Dirigido por: José Antonio Guardiola

Espacio que ofrece reportajes que acercan al espectador a la actualidad internacional a través de situaciones conflictivas que sufren determinados países. ''En portada'' tiene varios premios, entre los que destacan el Premio UNICEF y el Premio Rey de España de Periodismo.

Contacto

Escriba al programa En portada: enportada.tve@rtve.es

3289258 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
Para todos los públicos En Portada - Una historia de Baltimore - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

Ha pasado ya medio siglo desde que se pusiera fin sobre el papel

a la segregación racial en Estados Unidos

y se aprobase el derecho al voto de los negros.

Pero la violencia policial racista y las protestas y disturbios

que ha desencadenado, ponen en evidencia

que la lucha por los derechos de los afroamericanos continúa.

Crisis con nombres como Ferguson, Baltimore, Nueva York, Charleston...

O como Michael Brown, Freddie Gray, Eric Garner, Walter Scott...

Todos negros y víctimas de la brutalidad policial.

Baltimore se sumió durante varios días en el caos.

Las pacíficas protestas por la muerte de Freddie Gray

degeneraron en violentos disturbios con saqueos de comercios

y coches incendiados en medio de una ira incontenible.

Hubo varios centenares de detenidos y decenas de heridos,

entre ellos también policías.

Fueron decretados en estado de emergencia y toque de queda,

y desplegados más de 4000 miembros de la Guardia Nacional.

En los peores disturbios en esa ciudad

desde el asesinato de Luther King, en 1968, algunas de sus calles

parecían un campo de batalla.

Barrios afroamericanos como Baltimore Oeste,

son de los más duros de Estados Unidos,

y símbolos de la desesperación y desesperanza de muchos negros.

Desafían al otro lado. El del desarrollo, la modernidad,

la riqueza, el bienestar, el del puerto, el de los blancos.

El contraste es vivo reflejo de la brecha del país.

El Baltimore afroamericano es un lugar de vidas duras,

de drogas, criminalidad, muerte, cárcel, pobreza,

discriminación, pero también de superación y de retención.

Kevin Short lo personifica.

Extraficante, expreso, exdelincuente y ahora activista social.

He bailado demasiadas veces con el diablo.

Tengo suerte de estar vivo, si soy honesto.

Las calles, los tiroteos.

El resto de cosas que he visto.

He estado en prisión unos 12 años.

Kevin nació y creció en Baltimore Oeste

y fue traficante de drogas.

Empecé con poco. Unos miles de dólares al día.

Luego aumentó y aumentó y aumentó...

En la cárcel llegó su redención.

Lucha para evitar que otros niños y jóvenes negros

caigan en el abismo de la droga y la delincuencia.

Ahora vive en el otro Baltimore, el del bienestar.

Ese que en su anterior vida no existía para él.

No entendía que hay algunas personas en Baltimore

que nunca verán un arma, ni drogas, ni crímenes.

Kevin es como Baltimore. Dos vidas en una.

Dos mundos a un universo de distancia.

En Baltimore Oeste hay muchas historias sobre gente

que vive situaciones duras.

Como la adicción, el crimen, el encarcelamiento.

Gente normal que crece en la pobreza y lucha.

Las historias tienen mucha fuerza.

Toda esta zona, el bloque completo.

Desde esa esquina. Todo el camino.

Desde aquella esquina, todo el camino hasta aquí.

Ganábamos unos 23 000 dólares en un día vendiendo heroína

en este bloque.

-¿Cuánta gente había en el grupo trabajando para ti?

-Algunas veces 20.

Había tipos vigilando la esquina.

Aquí, con armas.

Había mucha gente comprando drogas cada día.

En todo el vecindario. En todas partes.

Y no solo éramos nosotros.

Había otros grupos vendiendo cocaína.

Vendiendo de todo.

Armas, cualquier cosa que quisieras...

En todo el vecindario.

Era un mercado de drogas al aire libre.

-¿De dónde sacabas la droga, la heroína, la cocaína?

-Proveedores diferentes.

Colombianos, nigerianos...

Diferentes grupos, distintas organizaciones.

A veces Nueva York... Cosas distintas.

-Parece que el barrio está abandonado.

-Parece abandonado. Parece como si hubiesen tirado una bomba sobre él.

Es de locos.

Pero esto es lo que las drogas hacen a una comunidad,

lo que hacen a un barrio.

Es difícil imaginar en medio de esta desolación

ese mundo de antaño.

Kevin nos cuenta que eso continúa en otras esquinas.

En cualquier caso, se respira tensión y cierto temor

a flor de piel.

No entendía que la toxicomanía es una enfermedad,

que la adición es una enfermedad.

En aquel tiempo no lo entendía, solo quería ganar dinero.

Empezó con 16 años vendiendo mariguana.

A los 19 traficaba también con heroína y abandonó los libros.

No drogarse le salvó del abismo total.

¿Dónde iba a ganar 20 000 dólares al día?

Eso es justo lo que piensas

y te quedas atrapado.

Y sigues y sigues...

Era una locura.

Veía a chavales inyectándose agujas en el cuello

y me aterrorizaba, tenía miedo.

Las muertes están a la orden del día en el Baltimore afroamericano.

Hay un 25 % de pobreza y un 37 % de paro entre los negros.

Una alta criminalidad y una grave desertización humana.

En el último año hubo 211 asesinatos en Baltimore.

En los viejos tiempos había más de trescientos.

Era bastante peor, pero todavía es malo.

200...

Son demasiados muertos.

La tasa de homicidios es una de las más altas del país.

Y es una de las ciudades más violentas.

La diferencia en la esperanza de vida con la zona rica

es de unos 20 años.

El 10 % de los adultos está en libertad condicional.

Aquí campan a sus anchas las patologías de Estados Unidos.

Violencia, marginación, racismo...

La bestia insaciable de la droga, pobreza, desempleo...

Los negros son el 14 % de la población del país,

pero el 30 % de las víctimas de la violencia policial.

El riesgo de morir en manos de la Policía

es 21 veces mayor para un negro que para un blanco.

En términos de justicia en Baltimore hay una larga historia

de problemas raciales.

La ciudad ha pagado millones de dólares en acuerdos

por casos de brutalidad policial en los últimos diez años.

Es un problema serio.

Baltimore tenía un millón de habitantes.

Era próspera y rica.

Las crisis y reconversiones hicieron mella.

Aumentó el paro y perdió un tercio de población.

Pero en su parte rica, la blanca, la comercial y financiera,

no hay prácticamente pobreza, ni desempleo,

ni casas vacías.

Tenemos una sociedad que no ha sido lo inclusiva que debería ser.

Y tenemos un alto número de personas que trabajan

y viven en nuestra ciudad que no tienen las capacidades

para participar en la economía global.

Las zonas deprimidas son impredecibles y brutales.

Las esquinas son lugar de cotilleo y de vida y muerte.

Sus gentes viven en medio de la tormenta de las drogas.

Mientras haya adictos

habrá gente que comprará heroína, cocaína, crack...

No se puede combatir solo el crimen,

hay que luchar contra la enfermedad de la adicción.

Kevin vio morir a amigos y enemigos.

No es solo la violencia policial.

Son décadas de discriminación de los negros

y de abandonarlos a su suerte...

(Música)

Este es el memorial de Freddie Gray.

Freddie Gray era un joven que murió bajo custodia policial.

Esto hizo estallar las protestas y llevar los disturbios en Baltimore.

Este mural fue pintado en su recuerdo,

y aquí fue donde fue detenido. Justo aquí.

Tenía 25 años.

Acabó con una grave lesión medular y muerto...

La fiscal acusó de homicidio a los agentes involucrados

en su detención y traslado a comisaría.

Incluso cuando estaba en las calles vendiendo drogas,

la regla era que si escapabas de la Policía y te pillaba,

te pegaba...

Era la norma.

La Policía lo sabía, los tipos en la calle también.

Yo lo sabía...

Los de mi grupo lo sabían.

Sucede desde hace décadas.

Lo nuevo son los vídeos. Los vídeos de los móviles.

Porque antes no los había.

No había redes sociales.

No había redes sociales ni móviles, así que...

No podías grabarlo. Ocurría todos los días.

-En muchos sentidos,

la muerte de Freddie Gray ha sido nuestro Katrina.

Nuestro despertar.

El suceso que ha centrado nuestra atención

en lo que necesitamos hacer.

-Hay un problema con la Policía que usa la fuerza

de forma indiscriminada o demasiado rápido.

Los agentes necesitan entrenamiento constante sobre cortesía y respeto.

Siempre pueden tratar mejor a la gente.

Desarrollan patrones de conducta a partir del permanente rechazo

que sufren en las calles.

Pueden convertirse en...

autoritarios, defensivos y groseros.

-Con frecuencia, hay gente que proviene del ejército

y esos no son antecedentes apropiados para la Policía.

Se necesita mucho más entrenamiento para hacer frente a las diferencias

entre estar en el ejército o en la Policía.

Los crímenes de negros, mayoritariamente,

tienen víctimas negras.

Los negros en Estados Unidos tienen una tasa de homicidios

seis veces superior a la de los blancos e Hispanos juntos.

El problema que tenemos es la delincuencia, no la Policía.

La Policía, en su mayoría, no es racista.

Va donde hay delincuencia.

Pero ¿qué piensan los tipos duros de las bandas de Baltimore?

Quedamos con dos de ellos ante un comercio incendiado

y saqueado durante los disturbios.

En el ambiente flota cierto sentimiento e inseguridad

de que puede ocurrir algo en cualquier momento.

En lugar de patrullar por la comunidad, intentan controlarnos.

Ya no es patrullar, es controlar al vecindario.

Quieren ser tu madre, tu padre... Decirte dónde ir, dónde estar.

Así que los chavales se han cansado y han comenzado a contraatacar.

No hay trabajo.

He rellenado instancias de trabajo durante años,

y no he visto todavía ninguno.

Puedes preguntar.

Cuando no encuentras empleo, cierran nuestros colegios,

nuestros centros recreativos.

¿Cómo esperan que actúen estos chicos?

-La Policía es la mayor banda de Baltimore.

La mayor pandilla de la ciudad de Baltimore.

Tú acabas con cadena perpetua por traficar con drogas

y a ellos les caen dos años por matar a un hombre.

Así son las cosas en Baltimore. Es de locos...

Tienen toda la autoridad, pueden hace lo que quieran.

Se pasean con armas, te pueden disparar,

te pueden matar y su compañero sacar una pistola,

colocarla y decir que la sacaste tú.

Justo enfrente se organiza un tumulto.

Una chica afroamericana golpea a otra con furia.

Esto es lo que pasa en Baltimore. ¡Esto!

No llegamos a saber la razón de su rabia...

Cosas así están aquí a la orden del día.

Al otro lado vemos el Arch Social Club.

Uno de los clubes de hombres afroamericanos

más antiguos del país.

Fundado en 1905, es una isla de dignidad en este mar de abandono.

Siempre se ha preocupado por los problemas sociales del barrio.

No se invierte dinero en ciertas áreas.

Ni en los colegios.

Ese es uno de los problemas en Baltimore.

No hay trabajo en Baltimore.

Meten el dinero en prisiones.

Hay más desempleo entre los negros porque no reciben educación.

Los blancos están más formados.

No tenemos los libros escolares adecuados,

ni los profesores adecuados en el colegio.

Kevin nos quiere mostrar sus orígenes.

La raíz de su caída al abismo.

Su historia es trasladable a muchos niños afroamericanos

a los que ahora quiere ayudar a encontrar otro camino.

Su infancia en este barrio con un padre alcohólico

fue traumática.

Estaba tumbado en una esquina.

Bebía tanto que se caía en la calle.

Cuando era un niño,

en lugar de mirar a mi padre como modelo a seguir,

miraba como modelos a los chavales en las calles que vendían drogas,

tenían coches, buena ropa, dinero...

Miraba a esos chicos como modelos, no a mi padre.

Si es importante en cualquier lugar del mundo tener dos progenitores,

en este ambiente lo es más, porque si solo hay uno,

hay mucha presión.

-Más del 72 % de los niños negros nacen de madres solteras

y crecen sin padres.

Las estadísticas son claras sobre el hecho de que,

quien crece sin padre, tiene una gran posibilidad

de acabar en la delincuencia juvenil y abandonar el colegio

y fracasar en los estudios,

y tener un comportamiento delictivo de adulto.

En Baltimore no solo la Policía está en la picota,

sino también un sistema social y económico

que permite la existencia de barrios y gente

en condiciones de vida impropias de una sociedad rica.

En sus programas de radio,

Doni Glover's reivindica los derechos de los afroamericanos

a una vida digna, a una educación decente y muchas cosas más.

Vive en el mismo depauperado barrio en el que vivía Freddie Gray.

Esto es Sandtown, Winchester.

Aquí, en Baltimore Oeste.

Es un barrio de 72 manzanas de edificios.

Mucha historia afroamericana.

Mucho orgullo.

No hemos visto realmente ningún desarrollo.

Ni dinero para las casas ni para los jóvenes.

Estas casas se están cayendo.

No hay nada para la gente.

No hay mercado, ni escuelas, ni centros de recreo.

La gente que está metida en un estilo de vida negativo

tiene muchas posibilidades de ser asesinada.

Tenemos un elemento muy negativo.

Cocaína, heroína, crack...

América está enferma mentalmente.

Mucho...

Y cuando haces daño a la gente...

y nunca corriges los fallos,

entonces algo está mal.

Es una enfermedad.

Resulta asfixiante y un tanto aterrador, no tanto

el sofocante calor, sino la soledad de sus calles y casas.

Para algunas personas

es una zona peligrosa.

Un ambiente peligroso.

Pero yo llevo aquí toda mi vida.

Doni nos lleva a una reunión de una comunidad de vecinos

a la que asiste Helena Hicks.

A sus 81 años, es la activista por los derechos civiles

más veterana de Baltimore.

Para nuestra sorpresa, allí está también la alcaldesa,

a la que no gusta mucho nuestra presencia.

Los problemas entre la comunidad y la policía

no son algo que haya sucedido de la noche a la mañana.

Ni en los últimos dos o cinco años.

Han ocurrido durante generaciones.

Y tenemos que darnos el espacio para curarnos

y comprometernos para entender

que se va a necesitar tiempo y esfuerzo.

"Nos piden que nos vayamos". Helena Hicks no está de acuerdo.

Proviene del Baltimore duro,

y lleva en la lucha por los derechos de los afroamericanos

desde los años cincuenta.

Participó en la marcha de Washington con Luther King

y en acciones contra la segregación racial.

No pudo contarle todas las formas de discriminación

que he sufrido en mi vida.

Porque me crié en tiempos de la segregación.

Pero la violencia degenera en más violencia,

en "mi pistola es más grande que la tuya".

"Tengo más gente en el campo de batalla que tú".

"Crearé un arma mejor que la tuya".

Eso conduce a la violencia, a otro tipo de violencia.

Baltimore es una sucesión de historias personales de lucha,

de caídas, de levantarse o de no poder hacerlo.

Pobreza, frustración, pérdida de esperanza,

falta de educación, adicciones y fácil acceso a las armas

conforman todo un cóctel molotov.

Las madres viven con miedo

por los peligros que acechan a sus hijos cada día,

cada hora, cada segundo.

Toya Graham es para muchos una madre coraje, una heroína.

Tiene seis hijos. Un único varón, Michael.

Le prohibió ir a las protestas.

Su madre le reconoció entre los que lanzaban piedras a la policía.

Fue y lo sacó de allí a guantazos.

Estaba al lado de la policía antes de verle.

Aquello era peligroso.

Y él no debería haber estado allí de ninguna manera.

Estaba realmente furiosa con él.

¿Pego a mi hijo normalmente? No.

Pero soy una madre que va a estar al lado de su hijo

cuando tenga problemas, cuando esté en malas situaciones.

Siempre estaré ahí mientras Dios me dé vida.

Cuando las cámaras se vayan y todo el mundo se vaya a casa,

seguiremos aquí y no habrá pasado nada.

A veces, no me encuentro cómoda en la puerta de casa,

porque no sabes si te van a matar.

Personalmente, en realidad creo que están dejando

que nos matemos unos a otros. Así es como lo siento.

Y lo entiendo.

A fin de cuentas, conozco a policías que dicen:

"¿Por qué vamos a querer protegeros si nos hacéis daño?".

Pero, al fin y al cabo,

son policías que se supone que deben protegernos y servirnos.

No lejos de Baltimore,

Kadiatou Diallo sigue batallando para que se haga justicia.

Su hijo fue asesinado por cuatro policías en Nueva York

a las puertas de su casa.

Fue el 9 de febrero de 1999.

Estaba desarmado.

Amadou era un inmigrante que trabajaba en la venta ambulante

para costearse los estudios.

Su madre vino después desde África

y lucha contra el goteo de víctimas por la violencia policial.

Vi a Ibrahim, su hermano pequeño.

Estaba con la cabeza agachada y le caían las lágrimas.

Le dije: "Por favor, hijo.

No te preocupes. Tu hermano está ahora en el cielo".

Y me dijo: "Pero, mamá, le dispararon mucho. Mucho".

Y pregunté: "¿Qué?". Él dijo: "41 balas".

Sufrí un colapso.

Era lo más terrible de escuchar.

La solución no es matar.

Hay también muchos policías asesinados

por la violencia de las armas.

El problema es mayor.

Tiene que haber ley y orden para que la sociedad pueda existir.

Pero no podemos aceptar que sea el precio de nuestros hijos.

Le hice esta promesa. Dije tres cosas.

Dije:

"Hablaré sobre ti, hablaré por ti...

y te honraré".

Ninguno de los policías fue condenado por esa muerte.

Igual que en otros casos.

Por eso el clamor por estas injusticias crece.

Lo mismo que por el encarcelamiento masivo de afroamericanos

que nacen y crecen en guetos y acaban entre rejas.

Las cárceles de Estados Unidos

albergan el 25 % de la población reclusa mundial.

La tasa más alta. Dos millones de estadounidenses.

La mayoría, negros y por asuntos de drogas.

Se invierte más en prisiones que en educación.

El debate sobre una reforma del obsoleto sistema penal y judicial

está en plena efervescencia.

Un tercio de los hombres negros será encarcelado alguna vez.

En las ciudades asoladas por las drogas,

el 80 % de los jóvenes afroamericanos

tiene antecedentes penales,

y sufrirán una discriminación legalizada el resto de su vida.

Serán ciudadanos de segunda.

Hay una enorme disparidad racial en el castigo penal,

y la guerra contra la droga ha diezmado las comunidades negras.

(Música)

En los últimos 40 años, Estados Unidos ha aumentado

su capacidad de encarcelar a más y más americanos

en una escala sin precedentes en el mundo de hoy.

Muchos niños han sido condenados por cosas que no eran delitos.

Esencialmente, estaban siendo traviesos.

Lo que necesitamos para los chavales es que se queden en el colegio,

el sitio más seguro para ellos y esencial para su futuro.

Kevin sobrevivió, pero estuvo años en el filo de la navaja.

Al salir de la cárcel, inició una nueva vida

en el Baltimore moderno y rico.

Dejó atrás el viaducto que conduce a muchos niños negros

del colegio a la cárcel.

¿Para mí ahora?

Este es más mi Baltimore, es más mi realidad.

En lo que respecta a mi trabajo, este está más centrado

en las personas que vienen de zonas pobres,

con problemas mentales, de drogadicción...

Ese tipo de cosas.

Para mí, el Kevin padre...

Kevin,

el empresario,

este es más mi Baltimore ahora.

Conoció gente de Baltimore Oeste

que consiguió ascender en la escalera social.

Su amiga Tomy es la dueña de una tienda de ropa

en la parte rica.

Su madre siempre puso gran empeño en la educación.

Pero ni ella se libra del racismo policial.

Iba por la 95 en coche, en invierno.

Estaba utilizando mi móvil como navegador.

Y la policía me paró

y dijo que estaba hablando por teléfono.

Sabía seguro que estaba con el teléfono, y dije:

"Mire, mi sistema de navegación está encendido. Todo mi teléfono".

Me puso una multa

diciendo que estaba escribiendo mensajes y conduciendo.

Creo que fui el objetivo porque llevaba un buen coche

y vio que era negra.

Y siempre me paran adrede por mi coche.

Las denuncias por abusos policiales a negros se repiten.

Pero las autoridades, con las que Kevin colabora

para ayudar a los chavales,

no quisieron hablar sobre el tema con nosotros.

Ni siquiera el vicealcalde.

Kevin y yo nos conocemos desde niños.

Los dos hemos experimentado este drama.

Mi hermana fue asesinada en esta ciudad.

Tengo familiares que fueron asesinados aquí.

Mi abuelo fue asesinado en esta ciudad.

La historia afroamericana está llena de dramas,

como se puede ver en el Museo de Cera

de los Grandes Personajes Negros

y su recorrido por la esclavitud, los linchamientos...

Pero también por la lucha por la libertad y los derechos civiles.

El país utilizó la esclavitud para su desarrollo,

y tiene aún, como nación, la mancha de la segregación.

Es un museo que expone desde lo más brillante

hasta lo más oscuro,

y todo lo que hay entremedias sobre cómo somos.

Queremos que los afroamericanos y los niños afroamericanos sepan esto

porque sus antepasados dieron su vida

para que tengan un sentido de quiénes son

y de por qué han de participar

en la configuración y desarrollo del mundo.

(Música jazz)

Nada mejor que trasladarse al emblemático barrio neoyorquino

de Harlem para conocer una parte importante

de la contribución afroamericana a Estados Unidos.

Su realidad cultural, sin la que resulta imposible entender

la propia cultura de ese país.

Harlem fue el lugar más destacado en la década de los veinte

y la de los treinta del siglo XX.

Y sigue siéndolo para la producción cultural

por la forma en la que los afroamericanos

hablan de su experiencia.

Produjeron música, teatro y arte

que ayudó a contar nuestra historia y cambiar el mundo.

Duke Ellington, Ella Fitzgerald, Louis Armstrong y muchos más.

El Apollo o el Cotton Club marcaron la época dorada del jazz.

Pero Harlem tampoco es lo que era.

La gentrificación ha cambiado su pulso vital,

al igual que puede suceder en otros barrios como en Baltimore.

Las casas de renta controlada

han dado paso a las valoradas en el mercado.

Y es increíblemente caro para personas con ingresos fijos

que son mayores o tienen empleos con poco salario o subempleados.

Así que, como resultado del desarrollo que está habiendo

en cuanto a posibilidades residenciales,

cada vez menos negros viven hoy en Harlem.

Rashawn Davis piensa que es una política urbana descabellada.

Como Kevin, quiere cambiar las cosas.

Lleva ya varios años en política.

Fue el candidato más joven a la alcaldía de Newark,

cerca de Nueva York.

Las comunidades de color son mayoritariamente

las comunidades pobres.

Personas que sienten que no tienen todas las comodidades

de los otros americanos debido a su raza.

Y piensan también que es porque no pueden encontrar un trabajo

o porque tienen un trabajo

y necesitan tener otros dos o tres más.

Una de las claves está, sin duda, en la educación.

A Alvin Irby, preocupado por los más pequeños

por su pobre nivel de lectura,

se le ocurrió una original iniciativa.

Introducir libros en las barberías afroamericanas

como forma de animar a la lectura.

Por desgracia, muchos niños negros son criados por una madre soltera.

Así que no ven a hombres leer con ellos en casa,

o ni siquiera ven a hombres leer en ningún lado.

Eso significa para millones de niños negros

que nunca ven a un hombre negro adulto leyendo.

Hay una amplia diferencia

entre los niveles de lectura logrados por los niños negros

y por los niños blancos.

Y eso influye a lo largo de todas las etapas académicas.

Son pasos en la dirección de romper el círculo vicioso.

El ascensor social no funciona en los barrios pobres.

Colegios cerrados, escuelas segregadas,

mal profesorado, bajo nivel, alto absentismo escolar.

Los jóvenes entran en un bucle. Dejan la escuela,

se meten en líos en la calle y acaban en la cárcel.

Cuando salen, no encuentran trabajo.

Las chicas se quedan embarazadas muy jóvenes,

abandonan la escuela y no saben cómo educar a sus hijos.

La brecha de las desigualdades crece.

Kevin cayó en el bucle.

Pagó con la cárcel su deuda con la sociedad

y no volvió a las andadas. Es un hombre redimido.

Se enfrentó a su destino y asumió sus responsabilidades.

Estudió en prisión.

Hoy trabaja para que otros no entren en el círculo vicioso.

Recorre el país,

y con su fundación Do Right hace lo correcto.

Empecé a trabajar con niños que tienen padres drogadictos.

Con niños en las calles.

Niños que estaban vendiendo drogas. Niños armados.

Espero que aprendan de mis errores y que lo puedan hacer mejor.

Ahora juega la partida lejos de las drogas y la violencia.

Es consciente de que contribuyó a destrozar

la vida de otros jóvenes,

jóvenes como estos de un instituto de Baltimore Oeste.

Les previene sobre los peligros

y les habla de su vida y de su libro,

"Lecciones de redención".

Perdí doce años de mi vida en la cárcel

porque vendía drogas.

Básicamente, vendía veneno a otra gente.

He aprendido de forma dura,

y he pagado casi doce años viendo a gente caer.

Viendo a gente siendo violada, viendo a gente siendo asesinada.

Conozco los sufrimientos ahí fuera como los conocéis en Sandtown.

La gente sufre y está bajo muchas presiones,

y sé que sencillamente estallan.

Pero yo nunca participaré en los disturbios, en los saqueos,

en los robos, en quemar cosas. Eso no es divertido.

En algún punto, tenéis que romper el ciclo,

y decir: "Vale.

No voy a hacer esto como hicieron mi abuelo, mi padre".

-Uno hace lo que ve.

Por eso vemos gente que nos dice qué no hacer,

o un amigo tiene un padrastro que le dice: "No hagas lo que yo".

Pero yo nunca tuve a nadie que me lo dijese.

Nunca vi qué ocurre cuando se hace de otra forma.

-No puedes borrar lo que viste, lo que viviste.

Siempre será una parte de ti.

Pero te da también una...

perspectiva diferente del mundo.

(Música góspel)

No puede ser que Baltimore Oeste caiga

y la otra parte de la ciudad vaya para arriba.

Porque eso no es bueno para la gente.

Es un momento importante en la historia de este país.

Porque la gente se ha unido en todo el país y ha dicho:

"Basta ya. Es suficiente.

Necesitamos tratar sobre los asuntos estructurales

que provocan problemas raciales".

(OBAMA CANTA)

(Risas)

(Aclamaciones)

A ello se refirió el presidente Obama

en el homenaje a los nueve afroamericanos

asesinados en la iglesia Madre Emanuel de Charleston

por un joven supremacista blanco.

Dylann Roof quería provocar con su masacre una guerra racial.

No lo consiguió.

Pero hizo recordar la importancia de las iglesias negras.

Sin Dios, no creo que lo hubiese logrado,

que hubiese superado todo lo que he superado.

Como Kevin, muchos afroamericanos buscan en las iglesias

el cobijo, el consuelo,

y expulsar la rabia, el dolor y el odio.

Es también una forma de evasión.

Me pregunto si la policía perdería su placa...

si no hace nada.

Vosotros deberíais perder el permiso para manifestaros

si solo hacéis ruido

cuando un policía está implicado en un asesinato,

pero calláis cuando un hermano es el culpable.

Nuestro compañero Kevin y su fundación Do Right

levantan vuestro ánimo.

Hace un trabajo increíble para nuestra comunidad

y nuestra gente. Estoy contento de tenerte.

Con rabia y miedo, pero también con esperanza,

los afroamericanos confían en que un día se cumplan

sus sueños de igualdad, justicia y libertad.

El camino todavía es largo.

Será difícil rebajar las tensiones raciales

si no se pone fin a décadas de abandono

de los barrios afroamericanos.

Estados Unidos siguen sin ser una democracia igualitaria.

Pero puede que esté emergiendo, o haya emergido ya,

un nuevo movimiento por los derechos civiles.

Porque las vidas de los negros importan.

(Música créditos)

En Portada - Una historia de Baltimore

40:14 17 sep 2015

La muerte en agosto de 2014 de un joven afroamericano en Ferguson por disparos de un policía blanco desató violentos disturbios. Las protestas se extendieron a otras ciudades como Baltimore o Nueva York. Estos sucesos han reabierto el debate sobre la discriminación racial y ponen en evidencia que el sueño de Luther King sigue pendiente. Tras la matanza en una iglesia de Charleston de varios afroamericanos por un supremacista blanco también se ha intensificado el debate sobre el control de armas.

La muerte en agosto de 2014 de un joven afroamericano en Ferguson por disparos de un policía blanco desató violentos disturbios. Las protestas se extendieron a otras ciudades como Baltimore o Nueva York. Estos sucesos han reabierto el debate sobre la discriminación racial y ponen en evidencia que el sueño de Luther King sigue pendiente. Tras la matanza en una iglesia de Charleston de varios afroamericanos por un supremacista blanco también se ha intensificado el debate sobre el control de armas.

ver más sobre "En Portada - Una historia de Baltimore" ver menos sobre "En Portada - Una historia de Baltimore"

Los últimos 698 documentales de En portada

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 41:06 ayer Gambia se ha convertido en referencia democrática en África. Su transición es un modelo, pero no está exento de amenazas. El pasado enero, en un hecho sin precedentes en la historia reciente de África, caía el régimen del dictador de Gambia sin derramamiento de sangre. Se dio paso a la democracia.

  • Tu casa es nuestra

    Tu casa es nuestra

    40:17 02 oct 2017

    40:17 02 oct 2017 El reportaje ‘Tu casa es nuestra’ muestra la trama de los desahucios en Varsovia. Un equipo del programa ha viajado a Polonia donde miles de inquilinos han sido desalojados de sus casas, después de que el edificio en el que vivían, de propiedad pública, pasara a manos privadas. Los afectados cuentan a ‘En Portada’ hasta dónde puede llegar la intimidación por parte de los nuevos propietarios. Muchos arrendatarios están viviendo auténticas pesadillas en Varsovia, porque algunos de los nuevos propietarios los presionan (con una subida desorbitada del alquiler o, incluso, mediante intimidación y acoso) para que abandonen su hogar, a fin de poder vender o alquilar las viviendas a un precio mucho mayor. Inquilinos, activistas y algunas instituciones denuncian un proceso al que han denominado “reprivatización salvaje”. Señalan a propietarios sin escrúpulos y a una “mafia” que utiliza todo tipo de estratagemas para forzar el desalojo de quienes se resisten a marcharse, y para silenciar a las voces críticas que se alzan en contra. Una ONG en defensa de los inquilinos y periodistas de investigación han destapado las conexiones entre algunos funcionarios del Ayuntamiento de Varsovia y grandes inversores inmobiliarios, envueltos en este proceso de reprivatización. La fiscalía y la Oficina Central Anticorrupción ya han practicado varias detenciones y siguen investigando una posible trama de corrupción. El proceso de reprivatización se inició en Polonia con la llegada de la democracia en 1989. Varsovia quedó prácticamente arrasada durante la II Guerra Mundial y el régimen comunista puso en marcha la rápida reconstrucción de la capital y la nacionalización de la propiedad. En las últimas décadas, antiguos dueños han empezado a reclamar sus derechos sobre la propiedad nacionalizada. Pero la ausencia de una legislación y de una vigilancia por parte de las autoridades ha llevado al desahucio y a la práctica indefensión de unos 40.000 inquilinos sólo en la capital polaca.

  • Un pueblo en dos países

    Un pueblo en dos países

    40:41 18 sep 2017

    40:41 18 sep 2017 Durante siglos, la oscilante frontera entre Francia y Alemania ha generado multitud de historias personales de unión o división, según los casos. En Portada ha buscado esos testimonios.

  • Los tiempos de Erdogan

    Los tiempos de Erdogan

    40:05 26 jun 2017

    40:05 26 jun 2017 En Portada aborda la división en Turquía entre partidarios y detractores del presidente Erdogan, un Estambul de relojeros en que el inexorable paso del tiempo afianza las dos Turquías, la tradicional que mira a Oriente y la más juvenil y moderna que se asoma a Occidente.

  • Entre muros y santuarios

    Entre muros y santuarios

    41:20 12 jun 2017

    41:20 12 jun 2017 En Portada aborda el asunto de la inmigración en Estados Unidos: Desde los centroamericanos que acaban de cruzar la frontera hasta aquellos que llevan allí toda una vida trabajando con permiso de residencia y ahora se han lanzado a tramitar la ciudadanía estadounidense por temor a una expulsión. La historia comienza en McAllen, una ciudad del sur de Texas. Allí llegan a diario decenas de salvadoreños, hondureños y guatemaltecos que cruzan el Río Grande en lanchas fletadas por coyotes. Y desde McAllen, En Portada desarrolla todo el proceso en el que se embarcan los que escapan de sus países en busca de una vida algo mejor. En la inmensa mayoría de los casos, la huida surge de la violencia o la pobreza.

  • 41:21 22 may 2017 En Portada recorre las dos orillas del Dniéster a su paso por Moldavia. El río delimita el conflicto más olvidado de Europa, el de Transnistria (en rumano/moldavo) o Pridnestrovia (en ruso), heredero de la disolución de la Unión Soviética. Cuando se cumplen 100 años de la Revolución Bolchevique, en este pequeño territorio europeo, de poco más de 4.000 kilómetros cuadrados, Lenin merece todo los honores y Moscú es el gran valedor. La autoproclamada República Moldava Pridnestroviana rompió con Moldavia en septiembre de 1990, pero no con la URSS. Delimitada por el río Dniéster al oeste y por Ucrania, al este, este pequeño territorio marca también una de las fronteras del pulso estratégico que, desde el fin de la URSS, mantienen Rusia, la Unión Europea y la OTAN en el este europeo. Hasta ahora, Pridnestrovia no ha conseguido el reconocimiento internacional, ni siquiera por parte de Moscú, su gran aliado. Este conflicto enquistado condiciona además al desarrollo de ambas orillas del Dniéster. Moldavia es el país más pobre de Europa y el más desconocido.

  • La paz empieza mañana

    La paz empieza mañana

    41:14 08 may 2017

    41:14 08 may 2017 En Portada ha sido testigo de la desmovilización de las FARC, la guerrilla más antigua de Latinoamérica. Para todos, sociedad civil, gobierno e insurgentes, comienza la paz, tras medio siglo de conflicto. ¿Se puede superar un conflicto que a lo largo de 52 años ha causado 220.000 muertos; 5 millones de desplazados; más de 40.000 secuestros; 60.000 desaparecidos que yacen en fosas comunes repartidas por todo el país? ¿Se puede poner a cero el contador de la historia?¿Por qué el gobierno de Juan Manuel Santos ha conseguido lo que intentaron, sin éxito, anteriores presidentes? . Nadie sabría responder con certeza, pero los analistas y expertos en el conflicto más antiguo de la región latinoamericana, coinciden en que sólo ahora se han dado circunstancias que antes no existieron: discreción en las negociaciones que han durado seis años y de las que sólo se tuvo noticia en el último tercio; una férrea voluntad por parte del gobierno y de las FARC para llegar a un acuerdo y la externalización del diálogo que transcurrió fuera de Colombia y con la mediación de gobiernos extranjeros y de Naciones Unidas. El proceso está en una de las fases más delicadas: la de la desmovilización de las FARC, la guerrilla que en los 90 estuvo a punto de ganar la guerra al Estado; la entrega de las armas y la puesta en marcha del calendario de incorporación de los guerrilleros a la vida civil. El llamado Mecanismo de Monitoreo y Verificación –del que forman parte el gobierno, la guerrilla y Naciones Unidas-, tenía una hoja de ruta para la entrega de las armas que debería finalizar el 1 de junio.

  • El temporal francés

    El temporal francés

    39:03 24 abr 2017

    39:03 24 abr 2017 Un día después de la primera vuelta de las elecciones presidenciales, En Portada retrata la nueva Francia. Un equipo del programa recorre el país para mostrar los cambios sociales, económicos y culturales que han configurado un nuevo mapa político.

  • 5:53 21 abr 2017 El viraje de Francia hacia la ultraderecha ha llegado hasta el sur del país, tradicional feudo de la izquierda. "No podemos aceptar que las fronteras no existan. Las fronteras nos protegen. Es una locura. Yo no estoy de acuerdo con todo lo que dice Trump, pero su elección en el país del culto al librecambio significa que se lo cuestionan. El voto sobre el Brexit es lo mismo: es el rechazo a eso. Quizás vivamos lo mismo en Francia", explica al programa de TVE En Portada, Robert Ménard, el alcalde de Béziers, la mayor ciudad de Francia en manos de la extrema derecha. Ménard no pertenece al Frente Nacional, pero llegó al poder con su apoyo. Béziers es también la ciudad más pobre de la región de Occitania, en el sur del país. La tasa de paro duplica la media nacional.

  • La casba rebelde

    La casba rebelde

    40:28 10 abr 2017

    40:28 10 abr 2017 La casba de Argel es mucho más que una medina, mucho más que el barrio más antiguo de la capital y más que el lugar reconocido en 1992 por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, por su interés cultural e histórico. La casba es el corazón del país y late en función del propio sentir de Argelia. Un pulso que se ha mantenido en paralelo con los acontecimientos más sobresalientes de su historia.

  • 40:55 07 abr 2017 En la actualidad, unas 3.000 mujeres y niñas yazidíes siguen siendo esclavas del Dáesh. En diciembre de 2015, Nadia Murad intervino en el Consejo de Seguridad de la ONU y pidió al mundo que pusiera fin a la barbarie. En su ofensiva en el norte de Irak, el Dáesh ejecutó a miles de hombres y secuestró a más de 5.000 mujeres y niñas yazidíes, para convertirlas en esclavas sexuales. Una de las protagonistas de este reportaje, Nadia Murad, narró ante las cámaras de 'En Portada' el horror que sufrió a manos de los yihadistas.

  • El puente de Bolívar

    El puente de Bolívar

    40:34 27 mar 2017

    40:34 27 mar 2017 En Portada viaja esta semana al punto fronterizo más dinámico de América Latina, el puente Simón Bolívar, que une Cúcuta (Colombia) y San Antonio del Táchira (Venezuela). A ambas orillas del río Táchira, colombianos y venezolanos comparten lengua, gastronomía, familias, historia, economía, problemas y conflictos. Unas relaciones fluidas, no exentas de problemas, que se vieron interrumpidas por el cierre del puente durante un año. Su reapertura en agosto fue una fiesta multitudinaria. Desde entonces, aunque el paso aún está limitado y no ha recuperado la fluidez de antaño. Colombianos y venezolanos cruzan a diario este puente en un incesante ir y venir, buscando en el otro lado lo que más les conviene. Los colombianos, la gasolina barata de Venezuela. Y los venezolanos, los comercios donde encuentran los innumerables productos de primera necesidad que han desaparecido de sus tiendas. Un trasiego de mercancías, abonado por la diferencia de precios, da pie también a un contrabando al por menor y otro, mucho mayor, controlado por grupos criminales.

  • Holanda en claroscuro

    Holanda en claroscuro

    40:21 13 mar 2017

    40:21 13 mar 2017 En Portada retrata las contradicciones de Holanda, un país abierto y tolerante en el que podría triunfar la extrema derecha. Las elecciones se celebran el miércoles 15 de marzo. El populista de extrema derecha Geert Wilders disputa la victoria al primer ministro holandés, el liberal Mark Rutte. En cualquier caso, y según las encuestas, ninguno obtendría mayoría suficiente para gobernar en solitario y de nuevo será necesaria una coalición. En Holanda en claroscuro escuchamos a representantes políticos, sociales, culturales contrarios y favorables a la extrema derecha y también a miembros de la comunidad musulmana y a refugiados. Musulmanes y refugiados están en el punto de mira de la extrema derecha. También hemos viajado a la ciudad de Almere y a la turística Volendam, bastiones en los que Wilders ha ganado en distintas elecciones.

  • Los últimos de Calais

    Los últimos de Calais

    39:23 13 feb 2017

    39:23 13 feb 2017 Las gaviotas han vuelto a colonizar las dunas de Calais sobre las que creció el mayor asentamiento de inmigrantes y refugiados que ha habido en Francia. Los propios desplazados se referían al campamento como 'La Jungla', un lugar insalubre sobre lo que fue un vertedero, sin apenas infraestructuras, tapizado de lonas y plásticos, donde se hacinaban cerca de 10.000 personas. Un equipo del programa ha vivido de primera mano este proceso, que sirve para analizar la política migratoria europea. El desmantelamiento del campamento de Calais fue un golpe de efecto ante 500 informadores de todo el mundo, que veían cómo los inmigrantes subían a los autobuses, aparcando así su sueño de pasar al Reino Unido. Esos autocares les trasladaban a los Centros de Acogida distribuidos por toda Francia. Además, ha sido un éxito político para el Gobierno de François Hollande, al que acusaban de mirar a otro lado y permitir un enclave extranjero en suelo francés. Aunque la dispersión ha rebajado la presión y los incidentes en la autopista del Eurotunnel, nadie duda que la medida no detendrá la hemorragia migratoria de quienes cruzan Europa, con la vista puesta en el Reino Unido, donde tienen familiares o amigos. De hecho, los Centros de Acogida se han vaciado lentamente y la presencia de los inmigrantes y refugiados en el área de Calais ha ido en aumento. Lo que pasó en Calais concuerda con las nuevas políticas de la Unión Europea que, pese a la falta de políticas comunes, sí parece estar de acuerdo en cortar los flujos migratorios de carácter económico y en endurecer sus políticas de asilo.

  • Guerra a la mentira

    Guerra a la mentira

    40:33 30 ene 2017

    40:33 30 ene 2017 Guerra a la mentira aborda una nueva forma de investigar los conflictos, aunque los hechos ocurran en lugares lejanos o inaccesibles: la investigación de fuentes abiertas, basada en analizar lo que se publica en abierto en Internet. Las nuevas tecnologías, con dispositivos móviles e Internet, permiten documentar lo que sucede en cualquier lugar del mundo en tiempo real y compartirlo en la red.

Mostrando 1 de 47 Ver más