www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5265399
Para todos los públicos En Portada - Amor de ley - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad TVE

Aunque algunos vecinos les siguen mirando con desconfianza,

esta escena

hubiese sido inimaginable diez años atrás.

Los Latin Kings de Ecuador, la Sagrada Tribu de Atahualpa,

nacieron aquí,

en el Parque Primero de Mayo de Quito en 1992.

En aquel entonces,

no tenía este aspecto.

Era una zona marginal e insegura.

Nadie pasa por medio de ese parque por temor que los roben,

que lo maten o violen a las chicas.

Y ahí reactivamos ese parque,

hicimos una actividad, no solamente estaban los LK,

estaba también la comunidad.

Y fue bonito que nos den un estrechó de manos y nos digan

‘qué bien, muchachos, están activando este parque’.

ya ya veíamos pasar a la gente con su familia.

gente en el parque viendo jugar a la pelota,

gente que caminaba tranquilamente,

Eso hacemos nosotros.

Quizás su cambio refleje también la evolución de los Latin Kings

y de otros grupos juveniles, como los Master o los Ñetas,

desde los años violentos y de guerra entre pandillas,

a la firma de una paz y a su legalización.

La represión policial era muy fuerte.

Nos veían como delincuentes, como el pandillero,

como el asesino, como el traficante, como el LK.

Hubieron muchos muertos,

muchos hermanos que murieron en estas guerras,

hermanos que estuvieron en prisión,

hermanos que hubieron que huir del país.

Existen resentimientos de años

con gente que no se olvida de las guerras

Los muchachos empezaron a entender

que vivimos en un sistema bastante injusto,

no solo contra nosotros sino con toda la sociedad

Para nosotras, como mujeres, es muy difícil.

Aquí las hermanas no pueden estar sin hacer nada,

ellas tienen que progresar

Una nación dentro de otra nación.

Que tenemos nosotros nuestras propias leyes,

nuestras reglas, nuestras políticas.

Campus de una de las mejores universidades de Ecuador.

No es fácil estudiar aquí, en la Pontifica Católica.

Y para algunos es una oportunidad única.

Es el caso de Patricio,

estudiante de cuarto de ingeniería informática

y del que pocos conocen su historia, su mérito.

Buen día, como les va, cómo va el proyecto?

Es una herramienta amigable para gente nueva

a esto de hacer páginas webs.

facebook, twiter ...

Oscar, los hermanitos ...

han tenido facilidades para manejar la herramienta

o alguna dificultad?

Poco a poco nos estamos capacitando

y queremos llevarlo a un nivel más profesional.

Nos dimos cuenta que tienen sus aspiraciones

quieren llegar a ser algo, metas que quieren cumplir.

Patricio estudia con una beca de la Universidad

y hoy, de forma excepcional,

luce la camiseta y los símbolos

que lo identifican como LK.

Oculto mi identidad puede existir rechazo,

o temor, ya que el LK tiene el estigma

tampoco conoce que mantengo una beca,

la mayoría de estudiantes de aquí

existe algún convenio con la universidad católica,

en realidad los que conocen

son los que están en el convenio de inicio,

que ya es casi dos años que se va trabajando.

En estos momentos, yo me dedico a estudiar

al cien por ciento

por mantener la beca,

pero igualmente trabajo en lo que es mantenimiento de equipo informativo,

computadoras, redes,

todo lo que tenga que ver con soporte, diseño web.

La PUCE y los Latin Kings inician en 2014,

una relación inédita,

que ha dado lugar

a diversos programas de apoyo y formación para adultos,

cuyo principal objetivo es abrirles salidas laborales.

El papel más importante que ha tenido la PUCE

ha sido el creer en ellos y seguir creyendo en ellos.

Y el haber querido relacionarnos como entidades iguales;

o sea, entre iguales.

Les estamos diciendo a todos ‘se puede confiar en ellos".

Son gente seria.

Son gente seria y que quiere trabajar’

Me interesó eso de la aplicación para teléfono.

Hay un estudiante

que se metió a hacer

todo el levantamiento de la información

para el que haya una aplicación del Kings cáterin

pero lo que necesita es reunirse con Uds.

para les den la información.

La aplicación la tira gratis

y puedes poner auspiciante y ganas por la aplicación.

Ese es un pago ya

por publicidad.

Miguel "Oso" está al frente del Kings Catering,

el proyecto apoyado por la PUCE

que más interés despierta entre los Latin Kings,

ya que no solo les capacita,

sino también les abre una salida laboral.

Kings Catering es una microempresa con una docena de empleados,

que además reciben formación de cocina y protocolo

en la Universidad,

que, a su vez,

es uno de sus mejores clientes.

La iniciativa fue, en primera instancia,

dar empleo a nuestros hermanos,

ya que nosotros,

por ser un grupo o una asociación vulnerable,

estigmatizada o vista mal en cierto punto,

aquí en el Ecuador no hay fuentes de empleo

por ser,

por el hecho de ser un LK

aquí hay casos de que no se les da un empleo.

En el proyecto de catering también participa King Fede.

Hace años,

nunca hubiese imaginado llegar aquí

y menos estar al frente de un proyecto

que puede servir para reinsertar a los hermanos que salen de prisión.

Ya viví lo que es el encierro de la prisión.

No es lo mismo salir de la cárcel a un trabajo,

que salir agarrado a las dos manos y a ver que hago.

Ya no somos los muchachos de antes,

los muchachos inexpertos que nos reíamos del error,

ahora tenemos la capacidad de analizar el error

y volver a evitar caer en ese error.

Lo que más nos pesa a nosotros es el estigma con el que cargamos.

El hecho de ser reyes,

el hecho de llevar los collares.

La policía no nos acepta completamente,

porque en mi barrio me ven pasar

y el patrullero ya se me pega o se dan una vuelta

y viene la moto y me dice’

bueno, caballero, operación de rutina. A la pared’.

Y yo qué puedo hacer.

Tengo antecedentes.

Si digo una letra mal dicha, una mala mirada, una mala palabra,

Desacato a la autoridad.

La serigrafía y el diseño gráfico es otro proyecto

que también despierta mucho interés.

Este taller es gratuito

y les permite la posibilidad de abrir su propio negocio

y dar una oportunidad, entre otros,

a aquellos Latin Kings recién salidos de prisión.

Son diseños propios,

que hacemos para que puedan ser novedosos

y puedan ser vendibles,

o puedan ser ofertables entre la gente.

Algo novedoso, algo que les guste.

Buen conocedora de los Latin Kings y del fenómeno de las pandillas,

la profesora Alejandra Delgado

ha estado desde el principio involucrada en estos proyectos.

Las dificultades económicas que ellos tienen

no les permiten la regularidad de la asistencia

a una institución de educación superior.

Entender que ellos están dando un cambio,

un cambio que es progresivo,

que no puede ser repentino, que no puede ser inmediato

y que requiere del compromiso de distintos sectores

de la universidad

en los cuales la universidad es solamente uno.

En un barrio del sur de Quito,

la familia Latin King se reúne, como cada semana,

el viernes por la noche.

Deporte, música, comida, charlas entre amigos.

Un ambiente relajado,

incluso entre los vecinos del barrio,

e impensable hace unos años.

Yo en la nación llevo 16 años, ya.

Y todavía hay incluso estigma de la propia familia.

Pero esa es la lucha que nosotros tenemos,

que todavía no, no aceptan,

todavía piensan que somos una pandilla, que delinquimos.

Nosotros, entonces, ya, somos padres,

yo tengo 32 años y mis hijos ya están grandes.

Entonces nosotros tenemos que ver el progreso

y ser el puente de que ellos no pasen lo que nosotros vivimos tiempo atrás,

discriminación, vivimos abuso, vivimos violencia.

Exhiben con su orgullo sus colores, sus lemas,

sus collares y sus símbolos.

Se consideran una familia, una nación.

Un espacio que les protege de otras violencias,

de la dureza de los barrios, de los vacíos de la emigración.

Yo cuando entré en la nación tenía 15 años.

Yo vivía en España,

quizás el hecho de unirte con latinos,

que compartan tus costumbres.

Y entonces desde ahí comencé a conocer a la Nación,

a conocer a los hermanos, en ese tiempo,

que fue en el 2005.

Nosotras, anteriormente, quizás vivíamos mucho el machismo,

quizás mucho el hecho de que no teníamos un papel muy protagónico,

pero en la actualidad somos mujeres adultas,

tenemos muchas de nosotras profesión

y nos encaminamos hacia otro estilo de vida

y hacia otro tipo de progreso.

El tren de Chimbacalle

atraviesa un callejón en el barrio El Recreo

en el sur de Quito.

Cientos de metros de paredes de arte urbano.

El sueño de todo grafitero se hizo realidad en 2015

en un proyecto para recuperar un espacio

durante mucho tiempo degradado e inseguro.

Estamos en la vía del tren donde se organizó un concurso de grafitis

y aquí esta uno de nuestros murales que hicimos

y los grafitis ganadores.

Manuel, King Majestic, el Inca,

está al frente de la Corporación

de Reyes y Reinas Latinas de Ecuador,

la mayor agrupación juvenil de Ecuador.

En su día,

también fue la mayor pandilla y una de las más temidas.

Aquí, en Ecuador,

al pandillero le conocen

a la persona que destruye la sociedad

o al joven que es rebelde

que, porque hace un grafiti, es pandillero;

porque se viste diferente, es pandillero.

O porque habla diferente, es pandillero.

Entonces es una sociedad muy, que discrimina,

muy discriminatoria hacia los jóvenes.

Ser Latin King es un estilo de vida, una religión, una nación.

Creada en los años 50 en Chicago,

hermana a sus miembros más allá de las fronteras.

Como seña de identidad sus símbolos,

sus colores, el dorado y el negro, la luz y la oscuridad.

Y la vida escrita en la piel.

Tengo este león que marca mi fecha de nacimiento,

tengo la vida loca, las cosas buenas y malas

que uno ha aprendido y ha vivido.

Un león rugiendo.

Este lado para mí es nación.

Y de este lado, lo que a mí me apasiona,

la música.

El grupo musical 326 se llama el de nosotros.

Esta telaraña, representa cuando estoy en prisión.

Cada país tiene un emblema con el que se representa.

Aquí tenemos al inca Atagualpa, aquí en el medio.

La corona que es el emblema universal de nosotros,

siempre los leones que representan al líder.

La fuerza y el conocimiento. La sabiduría.

Los Latin Kings son parte de la reciente historia de Ecuador.

De la profunda crisis de los 90,

que dispara la pobreza, la exclusión, la emigración.

En las calles, se multiplican las pandillas

y con ellas, la violencia.

Calculo en el año 97,

comenzaron a surgir todo lo que llamaban ‘naciones’,

que es donde las pandillas ya no eran las pandillas normales,

sino que ya había una organización interna,

ya había algo más organizado y comenzaron a surgir muchos.

Vino los Ñetas, Masters of Street,

Gambines de Hierro.

Era la novedad de las naciones y los collares.

Y comenzaron los enfrentamientos por los sectores, por los barrios.

Fue muy duro, muy duro.

Hermanos muertos, caídos en guerra, gente inocente.

Fue un conflicto muy fuerte.

La violenta espiral comienza a quebrarse

cuando los Latin Kings, los Ñetas, los Master y otros grupos

son capaces de sentarse a negociar

para poner fin a los enfrentamientos.

Buscábamos muchas maneras para calmar el conflicto,

pero todo era en vano.

Hasta que llegó un Coronel de la Policía,

se acercó y comenzó ha hablarnos.

Nos sentó a los líderes

y ‘bueno, hasta cuándo’.

Y se firmó una paz.

Esa paz a mucha gente no le gustaba,

comenzaron los líderes a tener atentados.

El vocero de los Ñetas sufrió un asesinato en ese tiempo y...

pero se puso la piedrita

para construir esto ya más fuerte

y se comenzó a llevar la paz.

Es un proceso, largo y complejo,

que toma como referencia

las iniciativas ya emprendidas en Nueva York y en Barcelona,

y aúna los esfuerzos

tanto de los jóvenes como de autoridades y académicos.

Son organizaciones que lo que piden finalmente

es que sean parte del sistema,

que no se las excluya,

que no tengan, digamos,

toda la problemática que tiene de vivir,

por ejemplo,

en barrios que no son aptos para la vida,

barrios periféricos, donde no hay referentes del estado,

donde el estado está ausente.

Tres cosas que buscaban en la pandilla.

Era reconocimiento, poder y afecto.

Y sobre todo,

ellos lo que querían era un empleo,

porque sus hojas de vida estaban ya manchadas,

porque tenían un récord policial

que nos les permitía trabajar en ningún lado.

Tuvimos un encuentro

con el Ministerio del Interior y de la Policía

para que determinados récord policial

que no son fuertes, que no son graves,

como asesinato,

ellos puedan ser limpiados en un proceso de recuperación

de estos jóvenes que querían ser escuchados

por parte del Estado.

Otra dimensión fundamental,

sin la cual esto no hubiese sido posible,

es la que tiene que ver

con la reforma penal y con la reforma policial,

sobre todo.

Es decir,

pasar de tener

una de las peores policías de América Latina

a tener, probablemente,

una de las mejores después de Chile,

con un salario completamente distinto,

con un proceso de formación y capacitación

hacia la prevención del delito y no solamente hacia la sanción,

constituyó un cambio fundamental.

Fue una época prácticamente

donde el ciudadano común del barrio

entendió a los chicos que estaban su costado,

que parte de ellos

eran sus hijos que tenían otros ideales.

Pero nosotros lo que buscamos es que sea sistémico

e involucrar a todos de forma integral y muy participativa,

porque si no hay participación

ni comprensión de las comunidades en este sentido,

siempre vamos a tener el problema

de la clásica estigmatización a nuestros jóvenes.

Guayaquil.

El gran puerto, la gran ciudad de Ecuador.

Guayaquil siempre ha sido estigmatizada dentro del país

como la ciudad más violenta, la ciudad,

un poco, donde la gente que vive acá

tiene como miedo a venir.

Mucha gente migró, muchos chicos quedaron solos,

con mayores niveles de exclusión social,

mucha migración, digamos, del campo a la ciudad,

un crecimiento desordenados, digamos, en espacios urbano populares.

Guasmo Sur es uno de esos barrios de crecimiento improvisado.

Aunque ha mejorado,

sigue siendo el más pobre y con fama de peligroso.

En este sector,

la agrupación de referencia es Master of Street,

de origen ecuatoriano,

pero también

con una gran influencia norteamericana.

El rojo y el negro son sus colores

y el hip hop, su ritmo.

Ya no nos ven como ‘ay,

hay que tenerles miedo a la pandilla’. No.

Y ya se dieron cuenta

de que no somos malas personas, sino que,

al ingresar en una pandilla,

buscábamos algo de atención.

Mucho de los chicos cuando ingresan en una pandilla

a veces, vienen de problemas familiares,

vienen de un entorno donde han sido maltratados.

Muchos de los chicos no tienen trabajo ahorita,

pero se la tratan de buscar, por decir.

Algunos pintan, hacen camisetas,

estampan camisetas, las vende,

otros cantan,

otros se van cantar y tratan de hacer dinero.

No tenemos absolutamente el apoyo de nadie.

Los eventos que nosotros hacemos es auto gestionado.

De parte, del municipio ni del gobierno,

no nos ayudan.

Nos ayudan porque no, no,

ellos creen que no somos algo positivo para ellos.

Fabricio García, hoy diputado suplente en el Parlamento Andino,

ingresó en los Masters con 15 años

y fue uno de los negociadores del proceso de paz.

Creo que todos en ese tiempo pusieron de su parte

y asumieron este proceso.

Si nosotros como organización

no asumíamos nuestra responsabilidad en ese momento,

la paz no se hubiera dado.

El estado nos prometió

un montón de cosas que nunca nos cumplió.

Pudimos hacer mucho más, además de la violencia,

pudimos haber erradicado mucho la drogadicción,

la violencia entre las juventudes,

el tema mismo de no inserción escolar,

el tema mismo de emprendimiento.

Las organizaciones a nivel nacional

creo que todas tuvieron un desencanto con la política.

Nosotros construimos la paz pero no logramos ir más allá.

En otro barrio de Guayaquil,

otros de los negociadores de la pacificación, Mario Guillén.

Al contrario que su amigo Fabricio,

vive alejado de la política y centrado en su familia y su trabajo,

este taller de metalurgia.

Hay cosas que quizás no se cumplieron,

pero hay otras cosas que sí.

Y de aquellas me siento muy orgulloso.

Las agrupaciones en este momento eso se respeta todavía,

eso lo superamos

y muchas veces en la calle nos vemos, colaboramos,

ya ves que algunos de nosotros

somos personas adultas, ya profesionales.

Algunos quizás no tuvieron tantas oportunidades como otros,

pero nos podemos ver en la calle, sean LK, sean Masters, sean Ñetas

y podemos hablar tranquilamente.

Acordarnos quizás de lo malo que pasó,

pero o sea lo superamos.

Hay muchas cosas que quedaron pendientes,

pero no ya por nuestra parte

sino quizás por las instituciones del estado.

Otro elemento fundamental

en todo este proceso es la legalización,

el reconocimiento como agrupaciones juveniles

de las hasta entonces llamadas “pandillas”.

Aunque provocó divisiones internas,

diversos grupos aprovecharon la oportunidad.

Y hasta que nos llegó el comunicado, el 2 de agosto de 2007,

que los LK son legalizados.

Y esto fue una bomba mundial,

todo el mundo ‘los LK se legalizaron, cómo así’.

Todo era ‘Ecuador, cómo hicieron’.

Fue algo muy bueno para nosotros.

En ese entonces Rafael Correa.

Nos citó, fuimos al Palacio, hizo una cena

y ahí salió la foto, la foto que se hizo viral en todo el mundo.

Los LK con el presidente del Ecuador.

Todo el mundo comenzó, comenzaron a llamar de NY,

de Chicago, de todas partes.

‘Cómo lo hicieron, qué hicieron”

En otra zona del sur de Guayaquil,

las orillas del Estero Salado

sirven de esparcimiento para los chicos del barrio.

Y también de lugar de reunión de un grupo de Latin Kings.

Se calcula que en Guayaquil, suman unos 700 miembros,

1.200 si se suma el cercano cantón Durán.

La nación no ha cambiado, lo que han cambiado son los tiempos.

Antes vivíamos unos tiempos de guerra,

ahora estamos viviendo unos tiempos de paz.

Cuando yo entré en la nación me dijeron

‘Aquí la nación es progreso.

Tú tienes que estudiar o trabajar,

no puedes estar vago.

Así me dijeron cuando yo entré en la nación

en 2002.

La sociedad que no nos ve como algo malo

es la sociedad que está a nuestro alrededor.

Pero, en cambio, la gente que no nos conoce,

que no son de nuestros sectores,

se llevan la imagen

que siempre ha aparecido en la televisión,

¡Ah, que los LK hicieron esto! ¿Ah, que los LK hicieron aquello!

Y muchas cosas que nosotros no hicimos

nos las achantaban a nosotros,

nos echaban la culpa a nosotros.

Buenas hermanos,

les damos la bienvenida la Tribu Imperio de Rey

del sur de Guayaquil.

Somos STAE, somos Ecuador,

somos una nación

y vamos a seguir luchando hasta dar nuestro último amor.

¡Amor de Rey! ¡Amor de Rey!

Muchos de nosotros venimos de hogares disfuncionales,

hogares que crecen con una sola madre,

o que crecen con un padre,

o con padres diferentes

que viven con distintos compromisos

y eso tal vez nos obligó, de una u otra manera,

a buscar en esta nación una familia que no tuvimos en casa,

un calor de un hermano, un calor de un amigo.

Nosotros, la Corporación de Reyes y reinas Latinos

entregamos las armas

y queremos entrar en la sociedad,

queremos ser vistos como personas, que podemos ayudar,

que podemos ser un aporte en esta sociedad.

Hemos cambiado nuestra manera de pensar, nuestra mentalidad.

Hoy por hoy es progreso

Y con el propósito de progresar, han emprendido,

con ayuda de la Universidad de Guayaquil,

dos proyectos:

una empresa de limpieza hospitalaria y otro de lucha contra la droga,

un problema creciente

entre los adolescentes de los barrios.

Usted sabe sin trabajo, la gente sigue,

sigue en las calles

aquí la cosa es ocupar al joven o bien en deporte o bien en trabajo.

Le digo la verdad,

hoy no hay ayuda de nadie.

Hace falta que haya un verdadero proyecto de reinserción social,

que no lo hay.

En la nación hay un punto que dice que

está prohibido consumir sustancias que dañen tu cuerpo,

porque tu cuerpo es tu castillo.

En estos sectores,

tratamos de cuidar, donde nosotros estamos parados,

que no haya droga

ni a nivel a fuera de las escuelas ni colegios,

porque nosotros hacemos reuniones en estos parques.

Ahora tenemos otra guerra, que es con nosotros mismos,

que es para superarnos.

Y esta es la más fuerte, mis hermanos.

Como a mí un día me enseñaron,

tenemos que ser fuertes en la guerra,

pero tenemos que ser más fuerte en la paz. ...

Uno de los efectos más palpables

de la legalización y del fin de la guerra entre grupos,

es el descenso de los índices de criminalidad.

En menos de una década,

la tasa ha pasado de más de un 16

a menos del 6 por cada cien mil habitantes.

Ecuador se ha convertido así

en el cuarto país

con menor número de homicidios de América Latina.

Es fundamental más bien la inclusión,

la política de apoyo,

que una política solamente basada en la seguridad, el control

y la criminalización de estas organizaciones.

Pero también Ecuador todavía tiene que hace un esfuerzo muy grande

para fortalecer una política trasversal

relacionada con la inclusión de la juventud.

Ecuador tiene un problema enorme de personas privadas de libertad.

Se está en 45.000 al momento de esta fecha.

Y es una situación enorme,

pese a la reforma que se hizo

en el ámbito en el Código Integral Penal

y en lo que tiene que ver con la situación de estos centros.

Las cárceles ecuatorianas no se han vaciado de presos

miembros de las distintas agrupaciones.

Al contrario, su número es mayor que antes.

El único mecanismo

que puede tener un joven

para sobrevivir en un sistema carcelario

tan deteriorado

es el entrar a pertenecer a una pandilla

y en ese caso

¿Cómo hacemos para volver a una política de inclusión,

de transición,

en donde los jóvenes

puedan de verdad tener espacios de rehabilitación

y no solo espacios de reclusión.

Es quizás uno de los retos más grandes

y no es un reto solo en el Ecuador.

Es un reto en Estados Unidos,

es un reto en muchas cárceles de Europa.

Un pequeño taller de tatuaje en un barrio del sur de Guayaquil.

Este es el refugio y medio de vida de Edison.

Tras varios años de cárcel,

su habilidad artística le ha permitido rehacer su vida.

Lo mejor que uno puede tener en la vida es la libertad

y cuando está en la cárcel no existe mucho, mucha amistad,

me entiende,

es algo que no se lo deseo a nadie,

porque estuve preso, en dos ocasiones.

Pero la última vez fue ya muy ...

ya me di cuenta de que de no quería lo mismo,

me entiende.

De ese tiempo, gracias a Dios,

entré en un proceso de cambio, en un proceso de reinserción,

dentro de la cárcel mismo lo hice.

Recibí al principio mucha ayuda de lo que es la Nación,

los Latin King.

En el trabajo que hago

me visitan muchos hermanitos a diario,

a tatuarse, a ver cómo me va, cómo estoy.

A parte de que siempre me gustó lo que es el arte

la pintura y eso,

más me interesé en tatuar

porque es un medio de ganarme,

de ganar dinero en base a lo que hago, me entiende.

Tengo un hijo de 4 años y medio

y me siento tranquilo,

más que todo

porque ya no estoy en esa parte violenta

o en esa inmadurez que tenía antes.

Es algo más tranquilo de lo que era antes, me entiende,

puedo pasear con él, con mi esposa por otro lado.

Estamos tranquilos.

A medio camino entre Quito y Guayaquil,

Ambato, una ciudad destruida varias veces

por terremotos y otras tantas reconstruida.

En unos de sus barrios populares, los Andes,

los Latin King,

la familia de los Reyes y Reinas Latinas,

trabajan con empeño en la recuperación de El Campín,

una zona degradada,

pero con mucho valor simbólico.

Los Andes fue la cuna de aquí de los LK, aquí empezó.

Entonces nos sentimos que era nuestra obligación

otra vez rescatar,

nos sentíamos mal,

nos dolía de ver tantas cosas y nadie hacía nada.

Ya no está abandonado, ya no está de basura,

ya no hay gente drogadicta, ya no hay delincuencia,

incluso los propios vecinos de por aquí

no podían bajar por estas gradas.

Pero ahora, con nuestra presencia,

no piensan dos veces bajar, no más porque se sienten seguros.

El objetivo de este proyecto de recuperación e inclusión social,

que cuenta con el respaldo de la Casa de Cultura de Ambato,

es hacer de El Campin

un lugar de cultura y de convivencia.

Existe un estigma sobre los LK, eso es inevitable entenderlo y verlo.

Y claro hay sectores del barrio que se han chocado

y han dicho no,

pues son delincuentes básicamente han dicho, sí.

Pero, claro,

luego de que en un momento dado

los LK decidieron ‘bueno, vamos a parar un poco’

Y cuando pararon

de inmediato esta escalinata, esta zona,

que es una zona donde se concentraba la delincuencia en el barrio,

volvió a sus dinámicas de delincuencia

antes de que los LK lo tomaran como un espacio suyo,

hicieron una apropiación de este espacio.

Entonces este sector

que se sentía menos inclinado a trabajar con el barrio dijo

‘bueno, vamos a’,

fueron a pedir a los LK que regresen,

que los articulemos

y eso ha ido generando un mejor tejido con la gente acá.

Con el apoyo de la Casa de la Cultura,

ya han recibido cursos de fotografía

y se apoyan proyectos diversos,

como tatuaje,

manicura o cocina.

Actividades todas que pueden darles una salida económica, un empleo.

Nueva oportunidades,

un futuro mejor.

Todo se puede, nada es imposible, para nosotros.

Queremos dar un mensaje al mundo,

un mensaje de paz,

que tengamos unidad que todos vayamos al progreso ...

Lo que quedó en el pasado, quedó en el pasado.

Hoy por hoy luchamos

porque la sociedad nos mire de manera diferente.

Nosotros construimos la paz

pero no logramos ir más allá.

De parte del municipio ni del gobierno,

no nos ayudan.

Ellos creen que no somos ...

algo positivo para ellos.

Tenemos sueños,

tenemos muchas cosas en común con mucha gente,

queremos avanzar y queremos progresar.

Las personas que vienen atrás,

las nuevas generaciones y nuestros hijos,

nuestros príncipes,

nosotros tenemos que alimentar la nueva generación

cosas positivas.

Dale esa oportunidad.

Esa oportunidad te la vamos a agradecer siempre.

Amor de rey.

Tienen que progresar

porque el progreso tuyo es el progreso de la nación.

Este camino no se lo hizo hoy,

ni tiene final.

Amor de rey.

(Música)

Subtitulado por: María Victoria CEREZO OLIVARES

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Amor de ley

En Portada - Amor de ley

06 jun 2019

En Portada viaja a Ecuador para mostrar un éxito poco conocido que tuvo lugar en los barrios más duros de este país: la transformación de las pandillas callejeras (Latin King, Ñetas, Masters y otras) en agrupaciones juveniles urbanas, con la consiguiente reducción de violencia y delincuencia.

La clave ha sido, no la represión policial, sino la vía política, la negociación entre las autoridades y los distintos grupos para que, mediante programas de formación y culturales, los jóvenes mantuviesen su identidad grupal pero se desvincularan de la violencia.

El programa, puesto en marcha hace más de 10 años, tuvo precedentes en Barcelona, Nueva York y Chicago. En todos los casos, ha probado su eficacia. En estos momentos, Ecuador tiene uno de los índices de violencia y delincuencia más bajos de América Latina.

ver más sobre "En Portada - Amor de ley" ver menos sobre "En Portada - Amor de ley"

Los últimos 799 programas de En portada

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos