www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3344602
No recomendado para menores de 12 años El Siglo de Águila Roja - Programa 8
Transcripción completa

(Música)

La aventura ha terminado por hoy,

pero el viaje por "El siglo de Águila Roja" continúa.

Hoy conoceremos un poco más de Felipe IV.

En el capítulo, ha tenido que cerrar las universidades.

Pero después ha querido abrirlas.

¿Cómo era realmente Felipe IV y qué legado nos ha dejado?

Yo, Felipe IV,

no quiero ser recordado como el rey

que llevó a la deriva a un país tan brillante.

-Felipe IV llegó al trono únicamente con 16 años.

Muy joven para aquel momento.

Felipe III no fue tan longevo como su padre

ni como será su hijo. Él falleció muy pronto.

-Pasa a ser rey de España,

Nápoles, el Milanesado, Flandes, plazas del norte de África,

Portugal y su imperio, el imperio en América, Filipinas...

16 años.

-Hereda de su padre una monarquía que llegaba a abarcar

más de 80 países de la actualidad en todos los continentes.

-Yo soy el rey de un imperio donde nunca se pone el sol.

He visto ejércitos enteros morir,

y naciones grandiosas rendirse ante mi poder.

-Accedió al trono muy joven. Va a ceder su confianza

a una serie de personajes cercanos a él.

El primero es Baltasar de Zúñiga,

y posteriormente, el duque de Olivares.

-Delegar el ejercicio, la parte práctica del poder,

en un individuo de calidad, que es, a fin de cuentas,

el que se va a llevar las críticas, eso tiene enormes ventajas.

Y el valido era el que ejecutaba a su aire los deseos del rey.

-El valido es uno de los hombres más importantes del reino.

Posee títulos y un patrimonio nada despreciable.

-Mucha de la historiografía identifica a Felipe IV

como un rey incapaz

y más pendiente de las faldas y de las mujeres

que de las artes de gobierno.

Felipe IV heredó graves problemas de su padre, de Felipe III,

e intentó nuevas vías para solucionarlos, pero fue incapaz.

-Es un rey que es más de despacho que su padre.

Es un rey que lee más que su padre.

-Cuando uno se acerca a la cantidad de documentación

que él mismo generó de su puño y letra,

escrita por él, y ve la profundidad de algunas de esas cartas,

es consciente de que en ningún momento a lo largo de su vida

él rechazó sus obligaciones de gobierno.

-Yo, el rey.

-Era muy consciente de la necesidad de transmitir una determinada figura,

una forma, de la imagen real.

-El rey lo que quiere hacer es lo mismo que vemos hoy

con fotos de un político, de un gobernante, de un rey.

Quizá en el caso de España se ven sus fotos en despachos,

dependencias gubernamentales... Pasa igual en esa época.

-Aproximadamente, realizados por Velázquez,

tiene que haber como una veintena de retratos de Felipe IV.

Sin el apoyo de Felipe IV, la figura de Velázquez

no habría podido ser posible.

-Acercaos.

¿Qué os parece?

Virgen santa, pero si parece de verdad.

Creo que con eso ya está bien. Gracias, Diego.

-Fue un gran coleccionista de arte. Solamente en el alcázar de Madrid,

para su decoración, llegó a adquirir cerca de 800 pinturas.

-Felipe IV quiere los mejores cuadros que pueda encontrar.

Le compra a Carlos I, después de muerto,

un Mantegna, que está en el Prado ahora mismo,

un Tintoretto, que está en el Prado ahora mismo.

Y Rubens quizá es el pintor favorito del rey durante ciertos años.

Se queman bastantes cuadros de la colección real española

en 1734-35, cuando se incendia el alcázar de Madrid,

lo que era el antiguo Palacio Real.

Gran parte de la colección de Felipe IV

es la que tenemos en el Prado hoy día.

-Fue un gran amante de lo que era el teatro.

Acudiendo regularmente a las representaciones

que se daban en el Madrid de la época.

-Está aceptado que intentó escribir alguna obra de teatro

de no muy buena calidad y que nunca se llegó a estrenar.

-Con Felipe IV tenemos toda esta literatura

de creación espectacular en nuestro Siglo de Oro.

Calderón de la Barca es el gran autor de comedias

que se representan en el teatro, en el Coliseo del Buen Retiro.

-Los literatos, además, van a, por primera vez,

casi a tener el apoyo directo de monarquía y nobles

para poder llevar a cabo su trabajo.

Lope de Vega prácticamente escribía una obra por semana.

Los músicos están plenamente integrados en la vida de la corte.

Los pintores también van a estar integrados dentro de su cámara,

van a acceder al palacio.

Sin embargo, los últimos años de su vida,

cuando era consciente de que se iba acercando su fin,

empieza a frecuentar mucho más San Lorenzo del Escorial.

Visitaba el propio panteón de reyes que él mismo ordenó construir,

y él podía rezar directamente a sus propios antecesores.

Felipe IV falleció a la edad de 60 años.

Falleció en su cama de una larga convalecencia.

Ha sido el tercer rey en la historia de España

con un reinado más longevo de más de 44 años.

-Mi deber como rey es cuidar

de todos y cada uno de los súbditos de las Españas.

-Fue un gran rey. Intentó serlo, pero no lo pudo ser.

Fue el rey que le tocó en las circunstancias históricas

que le tocó.

-El que tiene que mandar es el rey.

Y cuida de nosotros por la gracia de nuestro Señor.

Y ya está.

El comisario ha organizado una excursión

para declararse a Lucrecia.

Pero lo único que oye es que ella está enamorada de otro.

Es un mal momento para esta pareja, que, como sabéis,

mantiene una relación de amor-odio permanente.

Pero ninguno de los dos puede vivir sin el otro.

Si apretara el gatillo,

acabaría con la causante de todos mis problemas.

Mala hierba nunca muere, Hernán.

Por eso tú y yo siempre sobrevivimos.

Es una pareja que funciona muy bien junta,

pero que funciona muy bien por separado.

-Es una de las parejas más explosivas.

Nunca sabes por dónde van a salir.

Ha sido una gran noche.

Sin duda, irrepetible.

Llevo toda la noche esperándote.

Las buenas esposas no hacen demasiadas preguntas.

Sin ser realmente personajes malos,

porque no creo que ellos se consideren malos,

sería como la unión del mal.

Los dos personajes que de algún modo

hacen cosas malvadas dentro de la serie.

Debo reconocer que...

en los asuntos turbios

tienes talento, querido.

No es lo único que hago bien.

Se trata de dos compinches a los que hemos visto robar

sin ningún escrúpulo.

Ya deben haber descubierto

que la corona de su majestad ha desaparecido.

Pero nunca sabrán que la robamos nosotros.

Aún no me has explicado cómo conocías el acceso

a la cámara de las joyas. Solo el rey usa esos pasadizos.

Y sus mejores amantes, Hernán.

Son dos personajes que no dudarán en matar a alguien

si eso les permite mejorar su estatus o alimentar su ambición.

¿Qué vas a hacer, Hernán? No dejaré que quede con vida,

lo mataré. ¡No!

Hasta que consiga sus tierras.

Una pareja que no se casa con nadie, ni siquiera entre ellos,

a la hora de sacar beneficio de una situación.

Me tomas por tonta, Hernán.

¿Desde cuándo haces negocios por libre?

Lucrecia, nuestras colaboraciones fueron fruto de interés común.

Nunca de la obligación.

A pesar de todo esto, la química entre ellos es muy buena.

Se complementan a la perfección.

El comisario es el brazo ejecutor de la villa

y está enamorado de Lucrecia.

De hecho, la sacará constantemente de apuros.

¿Te das cuenta, Hernán?

Con tu fuerza y mi cabeza,

somos el hombre perfecto.

Mientras que Lucrecia son los contactos,

es la clase alta, es el dinero.

La próxima vez, no me dejes al margen de algo así.

Parece mentira que te hayas olvidado tan pronto

de lo bien que nos iba cuando colaborábamos.

Colaboremos o no,

tú siempre te llevas el beneficio.

Supongo que será uno de tus dones.

Son una pareja de padres responsables,

porque si algo tienen claro es el bien de su hijo Nuño.

Felicidades, hijo.

No me puede creer que tengas ya 12 años.

Comisario, te has acordado. Claro, Nuño. Claro.

Pero no te he podido traer nada.

No hace falta, no te preocupes.

Mi hijo tiene razón.

Lo importante es tu presencia.

La atracción física entre ellos es evidente, es muy grande.

Y no dudarán en mostrarse distantes

si eso les lleva a conseguir un beneficio.

-Y lo más importante, cada uno sabe cuál es su papel.

¿Qué pasa?

Que me encanta verte tan feliz.

Has sido...

muy amable con nosotros.

Ha sido un placer.

Los matrimonios de conveniencia tampoco les son ajenos.

La marquesa tendrá que compartir al comisario con Irene.

¿Tanto frío hace en vuestra alcoba que necesitáis calentarla?

Es de agradecer que te intereses tanto

por que todo marche bien en la habitación de tus invitados.

No quisiera que un asunto menor enturbiara la felicidad

de un par de enamorados.

Pero la presencia de Irene no es lo que peor lleva.

Ambos no paran de meterse en líos. -Como el día en que el comisario

se queda ciego por culpa de la marquesa.

Fue un accidente, Hernán.

No quise hacerte daño.

Todos estos días a mi lado...

Ni siquiera tuviste el valor de decirme que fuiste tú.

Hernán.

¿Qué vas a hacer? Vivirás en la oscuridad.

No...

No... como voy a vivir yo.

¡No!

¡Hernán, por favor!

Como cuando la marquesa fue condenada a muerte por la Inquisición.

Y tú...

¿me has visitado?

¡Olvidándote de mí!

¡Todavía estoy viva!

¡Viva!

¿Y tú que haces? ¡Nada!

¿Adónde vas ahora?

A seguir haciendo nada.

Lucrecia ha recordado que casarse con el marqués de Santillana

supuso para ella el ascenso a la nobleza.

En la vida real, casarse con un noble

no era la única manera de formar parte de la nobleza.

Había otras formas. Vamos a verlas.

Le comentaba al comisario que nos disponíamos a salir de cacería.

¿Y si viene con nosotros, madre?

-Lo siento, es una cacería solo para nobles.

-La nobleza en España, en el siglo XVII,

tenía una base bastante amplia.

Es decir, en torno al 10 % de la población

era privilegiada en Castilla.

De hecho, España era, junto con Polonia,

el país de Europa que más nobles tenía.

-Dentro de la nobleza existía una jerarquía.

Naturalmente, no era unitaria.

-Su hijo no tiene clase para emparentar con mi familia.

-Había muchas diferencias entre el hidalgo más pobre

y el aristócrata más granado de la sociedad española.

-Una nobleza que es cortesana tiene que tener carruaje,

tiene que tener vestidos adecuados para estar en la corte,

para asistir las fiestas reales.

Tiene que tener la servidumbre que represente el estatus que tiene.

Las relaciones en la corte son muy parecidas a una guerra.

No puedes retirarte sin luchar, hijo.

El primer hijo sería el heredero,

el segundo sería cura, y el tercero, militar.

O viceversa, porque igual el otro era militar y el otro cura.

La cosa era que los tres primeros tuvieran un buen pasar.

-Ser noble consiste en algo más que tener un título.

-Los nobles tenían también su especial manera de enfermar.

-Un poco de agua.

-Hay cuatro enfermedades cortesanas.

Las cuatro enfermedades que sufrían los nobles

y no sufría el pueblo llano.

Que eran la gota, el mal de piedra,

los cálculos renales, vesicales,

y el dolor de ijada, el dolor de riñón,

el reuma y la sífilis.

-Hay que ver lo vago que te vuelves cuando quieres.

-Vago no, madre. Marqués.

-El ascenso social en una sociedad del privilegio como la del siglo XVII

era cuestión muy compleja.

-La gente del común podía ascender a la nobleza

prestando servicios especiales.

Por ejemplo, el que mantenía un caballo y armas a Fuero de León

durante tres generaciones podía ascender a la nobleza.

-Todos los que salen de la universidad van a ennoblecerse.

-Había otras posibilidades muy curiosas.

Por ejemplo, tener nueve hijos que sobreviviesen todos,

u ocho hijos varones. Entones, era nobleza personal.

-¿No te parece buen trato?

Tú tendrás mi título, mis riquezas.

Y yo, una esposa.

-Por la vía del matrimonio se llega al ennoblecimiento

en el que uno pone el título, el otro pone el dinero,

y la casa se salva.

La vía del mayorazgo es una vía de movilidad social

en el que muchos mercaderes pueden entrar en la nobleza.

-Me apetece tan poco como a ti este matrimonio.

Pero sé diferenciar las emociones de la política.

-Ese ascenso social también estaba frenado

por cuestiones relacionadas con la limpieza de sangre.

-Aquí aparece la distinción entre cristianos nuevos y viejos.

Cristianos convertidos y cristianos viejos.

-Acudían a los pueblos, preguntaban por la familia.

¿Usted conoce a este señor? ¿Conoce a sus padres?

¿Han tenido algún oficio manual, etc.?

Cuando de repente decía: "Conozco a la abuela,

pero al abuelo no le conozco", significaba que era judío.

Tienes ante ti

al hijo del conde.

Como se dice en la actualidad, hecha la ley, hecha la trampa.

Uno puede sobornar a los informantes.

-¿A qué has venido? -A devolverte algo.

-¿Cómo te atreves?

¡Soy noble, no puedes tocarme!

-La nobleza tiene unos privilegios debidos fundamentalmente a la sangre.

Son privilegios heredados que se fundamentan

en que apenas pagan impuestos, pagan algún impuesto específico

o algún impuesto sobre el consumo, nada más.

-El noble no es trabajador, porque es luchador.

Por lo tanto su función no es producir.

Su función es defender, diríamos, el sistema.

-Se veía muy mal, sobre todo en España,

que la nobleza tuviera un oficio.

Sobre todo si era un oficio mecánico.

-¿Y qué hacemos con los gastos?

-Pues lo que hemos hecho siempre, nada.

-Los nobles siempre tienen un lugar de privilegio en todas las reuniones.

Ya fuera una corrida de toros o el teatro

o incluso la asistencia a la iglesia.

Los primeros son siempre los nobles.

Míralos.

Mira sus ropas.

Somos mucho mejores que ellos.

La nobleza y la corona están unidas.

No son lo mismo exactamente, pero vienen de lo mismo, ¿no?

Debes aprender a controlar tus emociones en público.

Eres un noble.

Y la nobleza exige compostura.

Hemos visto cómo Sátur ha decidido estudiar,

pero las ganas le han durado poco.

En España, la universidad en activo más antigua es la de Salamanca,

nada menos que desde 1293, pero ¿cómo eran esos estudios?

¿Y los estudiantes?

Donde hay educación,

no hay distinción de clases.

-La educación en el s. XVII es una educación de ricos.

La gran mayoría de la población son hijos de campesinos

y de trabajadores y no van a la escuela.

-Esto no quiere decir que esa población fuese

una población sin cultura, nada más que era una cultura oral,

donde se transmitía el conocimiento a través de las veladas

al amor de la lumbre, los sermones, las sentencias, los refranes.

-Lucrecia, ¿qué es lo que vamos a leer?

No adelantemos acontecimientos.

Se formaban corrillos en los cuales una persona que sabía leer,

leía la gaceta o leía romances o leía poemas

o cualquier tipo de literatura ante un público

que miraba con los ojos desorbitados,

porque era la única situación en su vida en que les contaban cosas.

-No quiero que levantéis la cabeza de los libros

hasta que llegue el maestro, ¿entendido?

-La educación primaria en el medio rural se reducía a escuelas

y donde se aprendían las cuatro reglas.

La lectura, la escritura y las reglas aritméticas.

-Un niño de a pie, del s. XVII, ahí está en los cuadros de Murillo.

Se limita a jugar en la calle

y en cuanto se tiene de pie, a trabajar.

Esa es la realidad.

-¿Conoces a alguien que necesite un aprendiz?

-¿Un aprendiz para qué?

-Quiero ponerme a trabajar.

-La enseñanza no solo se entendía

acudiendo a una escuela, colegio o algo similar a nuestra época,

sino sobre todo entrando a servir como aprendices

en los gremios artesanos.

Aprendiendo el oficio iban pasando a las distintas categorías.

Aprendiz, oficial y rara vez llegaban a maestro.

Mi hijo tiene una educación digna de su linaje.

Sabrá comportarse perfectamente, no lo dudes.

Las familias pudientes lo que hacen es contratar un preceptor

para que eduque a los hijos.

Por supuesto estamos hablando de hijos varones

en la inmensa mayoría de los casos.

-Su responsabilidad se supone que era mucho mayor

que la de un maestro de escuela, porque estaba preparando

a la nobleza que serían los futuros dirigentes de esa sociedad.

¿Por qué recurre a mí?

Porque sabes leer, escribir y tienes estudios.

El preceptor era normalmente un maestro de letras

que por supuesto manejaba las lenguas clásicas

y que tenía como principal objetivo enseñar las lenguas clásicas

y al mismo tiempo, los rudimentos de una formación científica

que en la práctica se limitaba a algo de aritmética y de geometría.

Habladme de vuestro amigo, ¿es buen profesor?

Es el mejor.

Una persona que sabe leer, sabe latín, griego, aritmética

y ha viajado mucho.

-Tenían un maestro de letras,

pero tenían también un maestro de esgrima, un maestro de danza.

-Y a partir de ahí se les prepara

para acudir a las universidades que complementen su formación

y les permitan hacer carrera

en la administración pública o en los negocios.

En cuanto amanezca, partiré a la universidad de Alcalá.

Tengo que entregar estos libros.

¿A la universidad ha dicho?

Sí.

Yo quiero ir con usted. ¿Puedo ir?

-La enseñanza universitaria en el s. XVII se daba

en una treintena de centros esparcidos por toda la península.

El lenguaje en el que se daban las clases era el latín,

que era el esperanto de la época. No había exámenes.

Los cursos se iban pasando mediante certificados de asistencia.

Y las dos carreras universitarias

que cuentan con mayor prestigio son Teología y Derecho.

-Bienvenidos a la cátedra de derecho romano.

-La universidad del s. XVII es una universidad todavía

en Castilla y Aragón prácticamente medieval.

Se basa en las enseñanzas antiguas,

se basa en un modelo de clase magistral

absolutamente anquilosado, acrítico.

Posiblemente las dos más conocidas y adonde los mejores profesores

aspiraban a incorporarse serían las de Salamanca y Alcalá de Henares.

-Los estudiantes, conocemos sus características físicas,

porque en los libros de matrícula

se solía hacer una descripción física del mismo

y distaba mucho del look actual,

porque a los 20 años todos estaban desdentados, sucios,

algunos ya estaban calvos...

Es decir, correspondía a la esperanza de vida de la época.

-Se podía salir de las universidades

siendo una persona con una formación intelectual importante.

Pero desde el punto de vista científico era una universidad

completamente atrasada e inservible para los tiempos.

-Ahora sí, viva la cultura.

Las escenas de Sátur como estudiante

se grabaron en la universidad de Alcalá de Henares,

fundada en 1499.

Uno de los mayores problemas que tuvimos

fue atrezarla para quitarle los modernismos

y que simulara ser del Siglo de Oro.

Vamos a ver esa grabación.

Por localizaciones entendemos todo aquello

que no se graba en los decorados del plató.

Nosotros diferenciamos entre interiores naturales,

que son por ejemplo las estancias de un palacio,

los interiores de iglesias,

los interiores de cualquier edificación,

y los exteriores puramente tales,

como sería cualquier espacio al aire libre.

-¡El rey!

¡El rey en esa ventana, que le he visto!

Que ha pasado así.

-Las localizaciones perfectas son muy complicadas.

Entonces siempre hay elementos anacrónicos

que el equipo de decoración tiene que camuflar

o luego eliminarlos digitalmente.

Un exterior, una localización que teníamos es un torreón,

que justo en la base tenía que haber una zona de arenas movedizas,

estaba tan bien atrezado que alguien del equipo iba andando

y se cayó en las arenas movedizas.

-¡Socorro!

¡Que me hundo!

-Hemos utilizado muchos exteriores naturales en la serie.

De hecho, yo creo que en la Comunidad de Madrid,

todo lo que hay de castillos, palacios y alrededores,

hemos utilizado todo lo que hay.

Intentamos hacerlo dentro de 50 km a la redonda

por un tema de horarios de producción,

pero de vez en cuando lo que son castillos y palacios

siempre están en Toledo, Segovia

o fuera de lo que es el radio que siempre queremos.

-9807 3 primera.

-¡Cinco y acción!

Ya estás aquí.

¿Preparado para tu primer día? No.

-Corten.

(Música)

Yo no lo conocía, no había estado nunca.

Y te llamaba la atención,

porque llegué allí y centro de Madrid.

Entro y no puede ser.

El paraninfo está conservado tal cual.

Y cuando ruedas en estos escenarios es que te metes solo.

Porque te vuelves atrás, te vuelves a como era todo aquello.

Es fantástico.

Déjeme solo ya, por favor.

Que parece usted mi madre

acompañándome el primer día de la escuela.

-Te vas y ahí entra...

Vino José Pedro a hacer de rector, José Pedro Carrión.

Y la verdad que estuvo muy bien, pero son escenarios míticos

que están en el centro de la ciudad y no sabes ni que existen.

Y cuando la gente lo vea dirá que cómo lo habrán hecho.

Ayudadme a descolgarlo.

Cuando lo bajáis y con cuidado se pone aquí.

Aquí hay una nota.

Aquí hay una cámara, se supone.

-¡Cinco y acción!

(RÍE) Lo he tenido que levantar.

Perdón, perdón.

Olivia.

Viene Carmen Maura hace de la precursora de la marquesa,

que por cierto, estamos entusiasmados con ella.

Le ha dado una nueva dimensión en ese sentido

a la relación entre nosotros.

Para mí ha sido el mejor regalo.

Y es lo primero que le he dicho al conocerla en siete años

poder trabajar con ella.

El personaje que interpreta es Olivia,

es la mentora de la marquesa, es la creadora,

es la que le ha enseñado todo:

cómo tiene que vestir, cómo tiene que seducir,

cómo tiene que subir escalones para llegar adonde ella quiere.

Es su mamá, no su mamá de sangre, pero sí su mamá en la alta sociedad.

Compórtate como la mujer que te enseñé a ser.

Cabeza, corazón y cuerpo

han de ser partes bien distintas en una mujer.

Yo he trabajado mi relación con ella

desde la humildad, es decir, he intentado servirla como actriz

y como personaje y como persona.

Fue un gran honor tener a Carmen aquí,

porque además ella, texto aprendido, es superprofesional.

Luego nosotras le hicimos una cosa muy bonita,

que era que cada vez que se paraba la secuencia, nos poníamos

a cotillear sobre lo que queríamos hacer...

Y éramos las tres que hicimos una cosa muy bonita.

-Tú no digas nada, simplemente los miras.

-Vale. -Si algo tienes es, dignidad.

-Hombre, y un poderío...

-Miguel lo que hace es que siempre a mí me pone en puntos estratégicos

de la habitación de la marquesa o del salón de la marquesa

donde yo controlo todo.

Esta señora sin ninguna necesidad de movimiento de cabeza

cada vez que llegaba Olivia, las conversaciones que tenían...

Y a Olivia como que le molestaba un poco esa señora de negro.

"Vete, vete de aquí, que tú escondes algo".

(CANTURREA)

¿No sabéis llamar?

-Le traigo mantas.

Quizás las necesite durante la noche.

-Soledad la caló minuto cero.

Esta que es más rápida que todas las cosas.

No me mires con esa cara de "me debería haber hecho caso".

Yo no he abierto la boca. Todo se lo ha dicho usted.

En todo caso, estoy de acuerdo.

Estudiar una carrera, formar parte de la nobleza,

tener un hijo varón para perpetuar la dinastía.

El s. XVII fue un juego de ambiciones

para muchos de sus protagonistas.

Hasta aquí ha llegado nuestro viaje en el tiempo por hoy.

Nos vemos la próxima semana aquí, en "El siglo de Águila roja".

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 8

El Siglo de Águila Roja - Programa 8

05 nov 2015

Francis Lorenzo presenta el octavo programa, que aborda los siguientes temas: la figura de Felipe IV, la relación entre Hernán y Lucrecia, la nobleza y los matrimonios de conveniencia en el siglo XVII, la enseñanza y la universidad y, en la parte de making of, cómo se rodaron las escenas en la universidad y la llegada de un nuevo personaje: Olivia, la mentora de la Marquesa.

ver más sobre "El Siglo de Águila Roja - Programa 8" ver menos sobre "El Siglo de Águila Roja - Programa 8"

Los últimos 17 programas de El siglo de Águila Roja

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios