El señor de los bosques La 2

El señor de los bosques

Domingos a las 18.30 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4954263
Para todos los públicos El señor de los bosques - El Moal - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía del programa)

"El bosque de Moal

es la antesala de la Reserva de la Biosfera de Muniellos,

un lugar único donde la naturaleza aún conserva un aspecto salvaje.

Este valle es un santuario natural

para miles de hayas, castaños y acebos.

Aunque aquí el rey es el roble albar.

La abundancia de árboles de hoja caduca

provoca que, con la llegada del otoño,

el valle adquiera un aspecto multicolor espectacular.

Además, es una tierra que marida a la perfección

naturaleza y gastronomía,

pura inspiración para el plato de mi amigo Diego Ferrer".

Estamos en Asturias

y estamos en la tierra del cachopo. Hoy vamos a hacer uno muy especial

con parasoles en lugar de filete de carne

y lo vamos a rellenar de queso ahumado de Pría y cecina.

"Si hay un músico que ha paseado el nombre de Asturias por el mundo,

ese ha sido José Ángel Hevia.

Es un referente musical dedicado al folclore

y la cultura de esta tierra.

Y, además, inventó la gaita electrónica".

Hevia es uno de los mayores exponentes de la música asturiana

y por eso me lo he traído a su tierra natal.

Eres asturiano, ¿conocías el bosque de Moal?

No, no es mi zona natural.

Esta es la zona de Pizarra, la zona más suroccidental.

Es una maravilla.

Ver bosque autóctono rodeándonos por todos sitios.

Da un paisaje tan diferente, además.

Tú, ir a por setas, ¿vas?

No, los asturianos no tenemos esa cultura micológica tradicional.

Sin embargo, soy un gran amante de las setas en el plato.

Y me gustaría mucho entender de setas y poder disfrutar de identificarlas,

recogerlas, llevarlas a casa...

No sé, comer algo que tú has recogido desde la tierra, ¿no?

Desde pequeño tocabas con tu hermana.

Sí.

¿E ir al campo en familia, salir al campo de paseo?

Siempre, porque nosotros fuimos muy rurales también en la infancia.

Siempre íbamos a casa de mis abuelos,

además de participar obligatoriamente

en las tareas del campo, de cuando éramos pequeños.

Ayudando, a lo que se dice allí, a la hierba:

a recoger el heno para el ganado y tal.

Fíjate qué vergel, abajo, de setas.

Es que no hay como venir con el que sabe.

Los prados son sitios muy buenos para ver setas.

Y una variedad, algunas comestibles, como van a ser estas.

¿Tú, de lejos, ya sabes que son comestibles?

Sí, porque el género "Macrolepiota" son setas muy llamativas.

Además, vamos a incorporar estas setas

para la receta de la cocina, porque son riquísimas.

Esta seta se llama "Macrolepiota procera",

llamada vulgarmente "parasol".

Sí, tiene una envergadura como un paraguas.

También se llama "apagador". Tiene el pie muy largo,

el sombrero es escamoso, mamelón o pezón muy marcado,

escamitas por todos lados. La carne es blanquecina

tirando hacia gris, como este, que es un poco más adulto.

Las láminas son blancas y luego tiene un anillo,

que es la característica típica de las "Macrolepiotas".

Es un anillo doble,

porque tiene una parte algodonosa arriba

y otra parte... ¿ves que tiene debajo otro anillo?

Más carnoso. Más carnoso.

Y aparte de doble, es un anillo móvil.

Ah, sí. Sí. Mira cómo baja por el pie.

Sí, sí.

No confundir con el género "Lepiota", no "Macrolepiota",

que son miniaturas de estas estas,

con el sombrero también escamoso, con mamelón también,

pie y sombrero mucho más pequeños y, sobre todo,

un anillo no móvil. Las "Lepiotas" tiene el anillo no móvil.

Y algunas, muchas, ni siquiera tienen el anillo, sino zona anular.

¿Cómo huele esta seta?

Tiene un olor particular.

A fresco, a...

Es un poco a levadura a lo que huele.

¿A levadura? La levadura es un hongo también.

Un gran comestible, excelente.

Sobre todo, esta empanada está muy rica.

Como de estas setas no se usa el pie,

la vamos a cortar a una altura

en la cual aprovechemos solo el sombrero,

pero que no queden los pies fuera, que parecen palos.

La estética del monte, aunque sea una chorrada...

Sí, pero todo ayuda. Es útil.

Lo que hacemos es darle un corte a esta altura,

a la altura del anillo más o menos. Quedaría una cosa así, ¿ves?

Este pie queda más o menos oculto.

Esto lo metemos en la cesta que le vamos a llevar.

Y ahora te dejo que procedas tú con esto.

Vamos a ver si no la desgraciamos.

O el dedo. Sujétala bien para que no se parta.

La coges de mitad del anillo, un poquito. Ahí.

¿Por ahí? Bien, perfecto.

Esta la echamos también.

Nos vamos a ir. Tenemos ya suficientes,

Diego con esto va a estar contentísimo

y nosotros también. Ajá.

"Seta de gran tamaño con un sombrero beis

de hasta 30 centímetros revestido de escamas.

Tiene un olor harinoso y un sabor excelente.

Se puede confundir con la 'Macrolepiota venenata',

que es muy tóxica. Por tanto, extremar la precaución".

¿Por qué empezaste a tocar la gaita?

Quizá un poco como lo que nos rodea, por ecosistema.

(RÍEN) Porque...

Yo siempre viví desde pequeño

en una familia que tenía mucho apego a todas esas tradiciones.

Mi abuelo materno, Pepe, que era uno de esos mineros

que cantaba la tonada asturiana magistralmente,

lo tenía como algo tan natural...

Era algo que él escuchaba a la hora de la siesta en verano.

Aquellos sones de Remis, del Gaitero Mayor y tal,

me impregnaron de pequeño. En cuanto quise hacer música,

en vez de coger un piano o una guitarra como otros niños,

yo cogí la gaita.

¿Y este invento de la gaita eléctrica que hiciste tú?

La gaita en sí ya la inventó un vago, para no soplar mucho.

Nosotros tenemos una reserva de aire, un fuelle.

Lo llenamos de aire, apretamos y ahí podemos respirar tranquilamente.

La gaita electrónica fue un vago redomado ya

que inventó eso. Yo tenía un alumno, Alberto Arias,

que tenía un problema, ensayar en casa,

porque los vecinos se molestaban.

Entonces, empezamos a diseñar un aparato

que servía para ensayar en casa,

comunicándose con el ordenador, con una regla de plástico

con sensores de máquina tragaperras atornillados,

una serie de cables y tal.

Nos juntamos con otro amigo, Miguel Dopico,

que puso la parte informática y de aquello nació el artefacto.

Y la gente más purista, ¿cómo se lo tomó?

Al principio como un trauma, que es también lógico,

porque decir "una gaita electrónica"

yo digo que era como decir "un carro de bueyes con turbo".

Una cosa medieval pero traída a la tecnología.

En los 90 hubo un "boom" de la música celta

que parece que se ha esfumado. ¿Qué ha pasado?

Es que las músicas, como tantas modas, van y vienen.

Tienen picos y tienen bajos.

Pero el poso que queda cada vez que hay uno de esos picos

y luego baja otra vez la moda, digamos, es un poso muy importante.

Quedan escuelas, quedan músicos,

algo que prepara el camino para que dentro de unos años

surja otro fenómeno y vuelva a haber otro "boom" en el gran público.

"Los bosques de nuestra geografía

están surcados por kilómetros de senderos, pistas y caminos.

Antonio es un amante de estos bosques, montañero desde siempre,

y uno de los encargados de señalizar esas sendas

para que no nos perdamos nunca".

Antonio, ¿qué tipo de senderos homologados hay en el bosque?

En los bosques normalmente hay tres tipos de senderos.

Están los grandes recorridos,

que son senderos que tienen más de 50 kilómetros

y se tardan varios días en hacer.

Hay senderos de pequeño recorrido,

que duran hasta unos 30 kilómetros aproximadamente.

Y luego están los senderos locales.

Y cada uno tiene unas marcas específicas.

-¿Esto sería de gran o de...? -Este es de pequeño recorrido.

Quiere decir que es un sendero que se hace en un día.

Ahí anda alrededor de los 30 kilómetros.

Siempre y cuando veas estas dos franjas,

quiere decir que tú, siguiendo el sendero que llevas,

no te tienes que desviar.

Normalmente, en los pequeños recorridos son blanco y amarillo,

los grandes recorridos son blanco y rojo

y los senderos locales son blanco y verde.

¿Tiene un lenguaje universal?

¿Estas marcas valen para otros países también?

Sí, es la ventaja que tienen, son marcas conocidas en toda Europa.

-Históricamente, ¿cuál fue el origen de estas señales?

-Estas señales vienen... empezaron los franceses con ellas.

-¿Hace muchos años? ¿En qué época?

-Empezó después de la Segunda Guerra Mundial.

La gente tenía que caminar.

Bueno, caminaba. Se inventaron este código,

que luego se ha ido extendiendo al resto de países de Europa.

-Una duda que me queda a mí es cada cuántos metros lo hay.

-Es indiferente. Esto tiene que estar en los cruces, principalmente.

Esto es una asociación local

o alguien que se propone hacer un sendero

que consulta a la federación para que se lo homologue, ¿es así?

Sí. Antes lo teníamos los montañeros para no perdernos,

como los hitos. Pero, debido al turismo,

los ayuntamientos han visto

que la gente va siguiendo estas señales.

Entonces, hacen los senderos para presentar

sus cosas bonitas que tienen.

Solicitan a la federación un número y el poder utilizar las marcas.

Luego, una vez lo tienen pintado, se lo revisamos

y le decimos dónde está bien y dónde está mal.

El objetivo nuestro es que la gente disfrute de la naturaleza,

que no se pierda y que vaya segura.

Has vivido cuatro años en República Dominicana,

¿qué te ha llevado allí?

El destino. Y el destino mío lo escribe siempre la gaita.

En el 87 yo fui por primera vez a República Dominicana

a tocar a una romería asturiana.

Que parece raro, ¿no? En el Caribe una romería asturiana.

Pero eso... Un estado natural del asturiano es la emigración.

Allí había una colonia... y hay todavía muy fuerte

de miles de asturianos

y es normal que vayan gaiteros a tocar allí en las romerías.

Bueno, volví unas 20 veces a tocar.

Termine formando una familia astur-dominicana.

Mis hijas son dominicanas y asturianas

y era natural, de alguna manera.

Eso de irse los inviernos allá

acabó siendo cuatro años en República Dominicana.

Pero esta vez buscando algo

que está relacionado con la gaita y con la música también.

Buscando esas historias de los gaiteros viejos

que hace 50 o 70 años se fueron a América con la inmigración

y que dejaron ese rastro de "gaita criolla", como yo digo.

O sea, de música americana hecha con gaita

en Buenos Aires, en México, en Cuba.

Y la música caribeña y la asturiana, ¿cómo fusionan?

Fusionan de una manera natural, porque las dos

son músicas tradicionales y músicas folclóricas.

Aquí, en esta zona en la que estamos, en el suroccidente asturiano,

había desde siempre muchas rumbas de gaita.

Y las rumbas eran una cosa que los gaiteros se traían de Cuba

cuando volvían retornados los emigrantes.

Todos los asturianos tenemos familia,

absolutamente todos, en Hispanoamérica.

Y de una manera natural tienes esas historias impregnadas

y también la música estaba impregnada.

(Pájaros)

¿Escuchas? Es un petirrojo. Sí.

Es una zona de pájaros.

Al petirrojo aquí en Asturias lo llamamos la "raitana".

¿La "raitana"? ¿Y eso?

Bueno, es el nombre que se le da tradicionalmente.

Es un pájaro, además, como muy familiar,

muy que se pega a una persona incluso.

(EN VOZ BAJA) Mira.

Oye, pero ¿y eso?

Esto es una seta de la madera y es una seta típica del roble.

No tiene nombre vulgar, se llama "Hypholoma sublateritium".

"Sublateritium", debajo del lado.

Algo parecido a eso.

Vamos a sacar... Mira, son ejemplares jóvenes.

Vamos a sacar alguno.

Por eso es madera muerta.

Y, aunque no está muy madura

y se vería mucho mejor en un ejemplar maduro,

te voy a explicar alguna parte.

Esto tiene aquí una especie de velito,

velito cortiniforme que se llama, porque forma una cortina.

Las láminas primero son claritas,

pero luego ya van a ser de color pardo grisáceo.

Y la base del pie ya tiene un color ocráceo tirando hacia naranja.

Se pondría rojizo cuando es la seta más adulta.

El sombrero es un color teja.

Y es una seta que se extiende en los árboles

que descomponen la madera

y que tiene un sabor bastante amargo y es tóxica.

Con lo cual... ¿Ah, sí?

Lo que es la ignorancia, yo veo una seta, no veo nada tóxico.

Para verla, hacer una foto, siempre que no te la vayas a comer,

la puedes tocar y no te va a pasar nada. Vamos a dejarla aquí.

¿Por qué crecen así en el musgo?

En racimos. No es en el musgo, realmente son restos leñosos

que hay debajo, pero el musgo les aporta humedad.

Está muy húmedo. Entonces, al haber humedad,

se está hidratando el micelio, la parte interna.

Y, entonces, crecen.

"Seta con sombrero de cuatro a ocho centímetros

de color rojo ladrillo que se aclara en el borde.

Sale en grupos y tiene un pie curvado y de color blanco.

Crece formando ramilletes sobre tocones

y ramas caídas de los árboles.

El bosque de Muniellos y de Moal se merecen la fama que tienen.

Quedan pocos lugares tan salvajes como este en España".

Fíjate lo escarpado. Esto es muy asturiano, ¿no?

Lo agreste del paisaje. Sí.

Los valles asturianos, además, son muy cerrados

Sí. Entonces, Asturias,

en el mapa la ves pequeñita, pero si la estiras...

Es enorme.

Tiene que ser un montón de superficie.

Como Siberia casi. Exacto.

Mira. Es muy llamativo, esta seta es muy llamativa.

¿Y esta qué es?

Esta se llama "Mucidula mucida",

y es inconfundible.

"Mucidula mucida". ¿Y vulgo?

La llaman "seta viscosa".

Esta es casi exclusiva de haya,

pero a veces también sale en roble,

que es el caso. Ajá.

Y es una seta que fuera de ese hábitat

no la vas a encontrar.

¿Es de madera? Es de madera.

Es una seta que puede llegar a dañar a los árboles, descompone,

y forma colonias

que invaden con el micelio

y pueden estropear el árbol.

Te voy a enseñar para que veas qué maravilla de seta.

Tiene un anillo muy característico.

Es blanca. Las láminas que tiene debajo son muy distantes.

Y la textura viscosa de los múcidos.

Toca eso ahí arriba a ver.

La verdad es que es curiosísima la textura.

Póntela hacia la luz y mira si transparentan las láminas.

Sí. Ahí está.

A través de ahí entra la luz. Se dice que es hidrófana.

Significa que es transparente por humedad.

Y ahí entra la luz

y parece transparente. Transparente por humedad.

Desvélame el misterio. Si la como, ¿qué pasa?

Nada.

Que no te iba a gustar. ¿Ah, sí?

¿Es inocua? Es inocua.

Lo que pasa es que esta textura tan viscosa te haría un pastiche.

No podrías comerla.

A mí la "Mucidula mucida" me encanta.

Por su exclusividad

y porque es una seta que tiene una estética, un aspecto muy bonito.

"Seta con sombrero de entre cuatro y diez centímetros

y láminas espaciadas. Tiene aspecto de porcelana

por su color blanco puro y brillante.

Su pie es delgado con base bulbosa y anillo".

No termino de entrar en calor.

¿No sabes que el frío en Asturias es diferente

al frío del centro de Castilla?

Aquí puedes tener más temperatura, pero más sensación de frío

siempre por esta humedad. La humedad que hay.

Mira, ahí tenemos una seta...

Una seta de la madera,

que sale aquí en zonas húmedas. Vamos a sacar esta.

Mira, esta seta se llama "Pluteus".

Este género no tiene traducción.

"Pluteus cervinus".

Porque el color que tiene aquí arriba

recuerda un poco al manto de un ciervo.

Tiene un sombrero que tiene una especie de rayitas radiales

y las láminas, ¿qué tonos les ves?

Un poquito, así, ahí se ve al sol.

Rosáceo un poco.

Perfecto, lo has clavado.

Y el pie tiene como unos dibujitos.

Ajá.

Mira, cógela. El peso que tiene...

Es considerable.

Y lo de preguntar de comer no...

Estoy esperando a que me ilustres. (RÍE)

Es no comestible. No tiene valor. ¿No comestible?

¿Pero inocua o venenosa?

Inocua. No es venenosa, pero tampoco tiene buen sabor.

Tiene un poquito de olor, quizá.

Poco, sí. Huele un poco a rábano.

Como veis, estamos encontrando setas de la madera

pequeñitas, y, en este caso, el "Pluteus cervinus"

es una seta de la madera o restos leñosos

de muy buen tamaño.

Puede tener un tamaño de hasta 12 o 15 centímetros el sombrero.

Vamos a dejarla donde está, que haga su función,

descomponedora de la materia orgánica.

¿Ella sigue el ciclo vital o se muere o...?

No sigue el ciclo vital en desarrollo, no crece más.

Sí sigue soltando, porque está en madurez esporal,

ya que está de color rosa,

soltando esporas... Ya.

Que van generando más setas.

"Seta de gran tamaño con un sombrero de color pardo

que puede alcanzar los 15 centímetros.

Láminas prietas que cambian del color blanco al rosado

en la madurez, muy propio de esta especie.

El paisaje del suroeste asturiano

está salpicado de unas construcciones milenarias:

los cortinos. Estos elementos de piedra circular

protegen los panales de los ataques del oso.

Félix es un veterano apicultor que aún hoy

se mantiene fiel a este modo de cuidar a sus abejas".

Félix, ¿para qué sirve un cortín?

Bueno, pues en este caso, este que tenemos aquí

es para defender las colmenas del oso.

Hay otros

que son cuadrados, rectangulares.

Esos no tornan el oso. ¿Por qué? El oso, cuando hay una esquina

que se pueda ir abrazando, sube arriba.

Entonces, en uno redondo, nunca tiene donde poder agarrarse.

Estos cortines normalmente no tiene puertas.

-Si no hay, ¿cómo se accede al interior?

-Una escalera de madera. -¿Una pasera?

-Lo que se llama una escalera de peldaños.

Metían allí las ceras y dos personas,

uno desde arriba le daba al otro que subía hasta allí,

incluso tres, y bajaban la olla con la miel tapada dentro.

¿Por qué impedía la pizarra que se subiese el oso?

Si se sube arriba y se engancha a la pared,

ya está dentro. Pero aquí se engancharía

a la pizarra que está, la solera, digamos,

que sale para adelante. No le llega la pata a enganchar atrás.

Y no le da para subirse arriba.

Con uno así como este es imposible que suba el oso.

-¿Y qué atracción tan fuerte es la miel para el oso?

-No es la miel. La gente piensa, en general,

que el oso va a comer la miel. Si está ahí come de todo,

pero a él lo que le preocupa y de lo que quiere alimentarse

son de las proteínas de las larvas de abeja.

Sé que los osos se las apañan para entrar en sitios,

¿hay alguna anécdota? En una casa

tenían las colmenas en la galería.

Subió por la esquina de la casa,

se colgó de la galería, subió arriba, tiró las colmenas al camino

y se las comió abajo. Desde arriba se tuvo que tirar.

"A veces uno puede pensar que la música folclórica

es local, pero después de hablar con Hevia

queda claro que hasta lo más local es también universal.

Nuestra ruta por el bosque de Moal nos ha regalado un día perfecto,

con setas tan llamativas como la 'Hypholoma sublateritium'

o la 'Mucidula viscosa'.

Y además, una pradera salpicada de parasoles

con los que Diego se podrá lucir en la cocina".

¿Cómo ha ido ese paseo?

Encantados de la vida. Muy bien.

¿Qué habéis encontrado? Hemos encontrado.

Hemos encontrado cosas parecidas a esta que tienes en la mesa.

Pues mira.

¡Olé! Qué bonito. Una...

He traído una completa para verla bien,

aunque la usaremos también si quieres.

Esta viene muy bien. Por tamaño yo creo...

Perfecto. Y para el sol.

Sí, ¿verdad? Para poner un poco de sombra, por algo se llama así.

¿Es la "Macrolepiota"? Sí, la "procera".

¿Y esta cómo la limpiamos, Vicente?

Las escamas no se quitan, están muy pegadas y se rompe el sombrero.

Quizá a las láminas darles un poco de agua

y pasar un trapito. Para que caiga la tierra que tiene.

Y poco más, porque como crecen altas, no se manchan mucho.

Vamos a hacer una cosa. Yo tenía pensado hacer un cachopo,

ya que estamos en Asturias. ¿Cachopo de setas?

Cachopo de setas. Qué bueno.

Vamos a hacer el parasol a la plancha

y lo vamos a rellenar con un poco de queso ahumado de Pría

y vamos a poner también la cecina de León.

Un toque ahumadito. Hay que inventar.

Harina, huevo y pan rallado y a freír. A ver qué tal.

Muy bien. Vamos al lío.

Vamos a quitarnos esto para la faena.

José, vamos a cortar un poco el queso ahumado.

Eso es. "Afumáu" de Pría.

Lonchitas finitas, un poquito más gordas

¿Así? ¿Así, completo? Sí.

Veo que tienes destreza con el cuchillo, ¿te gusta cocinar?

A mí me encantan los quesos.

Los quesos describen, como la música tradicional,

igual, lo que es el modo de vida, el paisaje,

por qué se vive de una manera en una determinada zona.

Hay uno de oveja donde hay ovejas y uno de vaca donde hay vacas.

Por eso mismo, como la música tradicional.

Por tu paso por el Caribe,

¿la cocina del Caribe te ha marcado? Los sabores...

La cocina del Caribe, las arepitas de yuca

o los postres. No soy muy "postrero", pero el majarete de maíz...

La cultura del maíz la tenemos en Asturias muy dentro de nosotros

y esa la trajeron de allá, evidentemente.

Esa cocina me encanta también.

Ya tenemos los huevos batidos.

Voy a encender los fuegos para que cojan temperatura

y vamos a preparar la seta.

La pasaremos por esto para intentar que el volumen que ocupa ahora mismo

de ancho la seta, se compacte. No se reduzca.

La vas a hacer entera, ¿no? Sin cortar ni nada.

Entera, tal cual. Como si fuesen dos filetes.

Un cachopo. Un cachopo.

Un cachopo. Exacto, algo contundente.

Un filete de tapa y para dentro.

¿Por qué has estado tanto tiempo sin editar un disco?

Sin editar discos, sí, pero sin hacer música, no.

Todos los años estuve girando,

haciendo conciertos, renovando repertorio...

Yo trabajo más fuera de España que en España.

Y hace cuatro años, en 2014, decidí que quería

aquella aventura de hace mucho tiempo que había pensado, que era

seguir la huella de los gaiteros indianos.

Irme al Caribe, viaje muchísimo a La Habana.

Y entre La Habana y Santo Domingo grabé este disco

que se llama "Al son del Indianu" y que mezcla esa música asturiana

que se llevaron allá los gaiteros hace 100 años

y que después retornaron a estas tierras. Y traían...

Hoy día hay rumbas de gaita como la cosa más normal,

porque era una música que también fue de ida y vuelta.

Tenemos ya la seta, se ha quedado extrafina.

Así que vamos a preparar todo esto para hacer el rebozado.

Aquí tenemos dos panes diferentes:

tenemos el "panko", un pan grueso,

y el pan rallado habitual.

Vamos a mezclarlos para hacer un empanado diferente,

que se quede bien empanado y que a su vez sea muy crujiente

cuando hagamos la fritura.

Le vamos a poner el relleno del queso y la cecina aquí encima.

Mira, Hevia, si te parece, haz los honores.

Cerramos

y vamos al lío. Primero la harina.

Te la pongo en el huevo y tú la sacas

y se la pasas a Vicente al pan para que le dé un par de vueltas.

Enharinado.

Vamos a manipularlo apretándolo todo el rato

para que no se nos abra mucho. Al huevo.

Eso es.

Ahí vas, Vicente. A meterlo ahí, a mover.

Muévelo para que se... Sí.

Esto lo tenemos ya,

así que vamos a meterlo en la fritura.

Bien empanado.

Así está.

Tú experimentas un montón con la música, con la gaita,

pero ¿hasta qué punto te nutres y bebes de la tradición?

Todo. Yo bebo de la tradición porque esa es mi materia prima.

La tradición. Desde pequeño llevo mamando esa música

y cuando quiero transformar algo, necesito algo de lo que partir.

Y eso es la tradición.

Mira cómo va cogiendo esto ya...

colorcito.

Esto ya está.

¡Ha llegado el momento!

Dale, Vicente. Haz los honores. No, no, por favor.

Tú eres el invitado. Como os pongáis a discutir...

Vengo con un micólogo estupendo, pero no me fío hasta que lo pruebes.

No importa, así veo las reacciones.

Si os ponéis a discutir, empiezo yo.

Le damos para allá.

Muy rica. Sorprendente.

No sabes si te vas a encontrar pescado

o un cachopo o algo más...

denso, como carne.

Pero la textura de la seta

se te deshace antes de llegar

a la capa de la cecina, más contundente.

Es total, lo compro.

Sigue teniendo el sabor de algo de la tierra.

De algo muy de "terruño".

Hevia, un placer conocerte. Ha sido una suerte tenerte

y mucha suerte con el disco "Al son del Indianu",

que seguro es una maravilla.

Diego, gracias por haberme hecho descubrir cosas de mi tierra.

Qué bueno. Y esperemos que se repita.

Ha sido un placer el paseo. Muchas gracias a los dos.

Gracias. Un gusto.

Aquí el año que viene a la misma hora.

Como un clavo. Queda certificado.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • El Moal

El señor de los bosques - El Moal

27 ene 2019

Vicente Sevilla recorre con el músico asturiano Hevia el bosque de Moal. Es un rincón salvaje, antesala a la Reserva de la Biosfera de Muniellos, que sirve de santuario a hayas, castaños y acebos, aunque el rey es el roble albar.

ver más sobre "El señor de los bosques - El Moal" ver menos sobre "El señor de los bosques - El Moal"
Programas completos (36)

Los últimos 36 programas de El señor de los bosques

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios