www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4676778
Para todos los públicos El Paisano - Sotés - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

Hola, amigos.

Soy Pablo Chiapella y soy de Albacete.

Aunque gran parte de los veranos de mi vida los he pasado en Ayora,

un pueblo de Valencia.

Recuerdo que de pequeño me quería quedar a vivir en el pueblo.

Mis padres salían locos.

Para mí el pueblo es un mundo sabio, auténtico y sobre todo divertido.

Ahora vivo en Madrid, pero el cuerpo me pide pueblo.

Vosotros ya me conocéis, y ahora me toca a mí conoceros a vosotros.

("Home is where the heart is")

Voy camino a Sotés, en La Rioja.

Al pie de la sierra de Moncalvillo. A 20 km de Logroño.

Aquí viven 244 paisanos.

En Sotés voy a pasar 48 horas.

Buenas noches, paisanos de Sotés.

("Sin documentos")

Sotés está en plena época de vendimia.

En este pueblo riojano el día a día lo marcan las viñas,

la uva y la elaboración del vino.

Ya tengo ganas de conocer a sus paisanos.

Llego a Sotés, aparco el coche en la plaza y me digo:

"Pablo, aquí tienes que disfrutar.

Gente que hace buen vino, mala uva no tendrá".

Mira, aquí tenemos el consultorio médico

y justo al lado el ayuntamiento.

¿Qué hay? Buenos días.

Y como veis, aquí hay una lista con el censo.

A día de hoy hay 244 paisanos en Sotés.

Que se han muerto dos ya. ¿Cómo?

Perdone, buen hombre, ¿qué dice? Que se han muerto dos ya.

¿Qué tal? ¿Cómo se llama usted? ¿Yo? Lucilo.

Lucilo. Muy bien. ¿Y qué dice? ¿Que se han muerto dos ya?

Sí.

Entonces no está actualizado el censo.

Pues hasta otro año no...

-Se han muerto más. Ah, que se han muerto más.

Desde que está ese censo se han muerto más.

Pero también habrán nacido más. Ninguno.

Lucilo, ¿cómo va el recuento? (RÍEN)

¿Se ha muerto alguien más?

Es que, por si no lo sabíais, Lucilo es el marcador electrónico

de los habitantes de Sotés.

Cuénteme usted. ¿Cómo es la gente en Sotés?

Buena. ¿Es buena?

Buena, sí, buena.

¿Y usted qué, ahora con quién vive? Yo vivo con una hermana y el cuñado.

Estoy soltero. Ah, ¿está soltero?

Sí, majo.

¿Cómo lleva la soltería? Bien.

¿Sí, le gusta? ¿La aprovecha?

Sí. Con lo mangante que he sido...

¿Ah, sí? ¿Ha sido usted muy mangante?

Sí.

Pero a ver, ¿qué quiere decir mangante?

He sido travieso.

Antes, como teníamos todos coche... Muchas noches a algún puticlub.

(RISAS)

Había casas particulares...

Lucilo, usted de joven era travieso, era mangante

y le gustaba la buena compañía. Hombre...

Lucilo, usted ha nacido para ser el enano de "Juego de tronos".

¿Qué recuerda de la mili? Nada, porque no estuve.

¿No estuvo? ¿Y eso? ¿Quieres que te lo diga?

Sí, hombre.

Tenía tres huevos.

Te parecerá que es mentira.

O sea, ¿tiene huevos de más? No, tenía.

¿Y qué pasó? Que tenía una hernia. Me libré.

Me la quitaron la víspera de Navidad.

Bajé por la mañana y una chavala me afeitó.

Serían las nueve o así.

Para las 11 me operaron y para las 5 a casa.

Lucilo no hizo la mili, pero no por falta de huevos.

(RÍEN)

Sino porque tenía tres.

Me contó cómo fue la historia.

A las 9 le afeitaron,

a las 11 le quitaron uno

y a las 5 ya estaba en casa.

Con dos huevos, sí, señor.

(Aplausos)

Eso sí que fue una noche buena, Lucilo...

("Vampire Weekend")

Llevo un rato buscando una tienda en Sotés.

No veo ninguna.

Buenas, ¿qué tal, caballero?

¿Una panadería? ¿Panadería?

Sí. Panadería no hay.

¿Y verdulería?

La verdulería vino ayer.

¿Pescadería? Vienen luego.

Pero entonces... ¿no hay ninguna tienda aquí en Sotés?

¿Entonces cómo se lo montan? Vienen aquí.

No tenéis frutería, no tenéis carnicería,

no tenéis pescadería, hala, lo que sí tenéis es chulería.

Claro que sí. ¿Tiendas, en Sotés?

No, no, no.

Si quieren vendernos algo que vengan ellos aquí.

(Claxon)

¿Esto qué es?

Ven, ven, ven.

(IMITA CLAXON)

Y digo: "¿Qué pasa, qué pasa, qué pasa?

¿Un atasco en Sotés? Pero a ver, si aquí solo hay tres calles".

Y no, no, no, no era un atasco. Era la pescadería.

El pescamóvil. ¿O cómo lo llamáis vosotros?

¿El coche trucha? (RÍEN)

Hombre, ¿qué tal? Buenos días.

Buenos días. ¿Aquí a comprar?

A comprar pescado.

Este viene los miércoles y los viernes.

Los miércoles con el pescado y los viernes con...

-Charcutería. -Charcutería y de todo.

¿Qué tal, señora? Bien, bien, bien.

(GRITA) ¿Cómo se llama?

No se asuste, hombre, no se asuste.

Que me asusto yo también. Vamos a ver, cuénteme.

Uy, uy. ¿Cómo se llama usted?

Martina. Martina, ¿qué tal?

Yo soy Pablo. ¿Me da dos besos? Sí, hombre.

¿Y usted? Yo también. Faltaría más.

Con lo joven que es...

-Ya está abajo. Que lo veo por aquí.

Claro, que tiene aquí el espejo retrovisor.

Merche, ¿qué tal? Muchas gracias por venir.

Hombre, Martina.

(RÍEN)

Qué habilidad para esquivar la cámara.

Es usted como un girasol, pero al revés.

Entre la habilidad que tiene para esquivar la cámara

y las gafas de sol, usted no es Martina.

Usted es la Pantoja de Sotés. (RÍEN)

Sigo andando por el pueblo, subo esta calle

y paso por delante del frontón.

Me encuentro con Unai. Unai, ¿dónde estás?

Hombre, si estás ahí. Es que sin balón no te reconozco.

Hombre...

¿Qué tal, chaval? ¿Cómo te llamas?

Bien. Unai. Unai.

¿Qué eres, de aquí, de Sotés? He venido de Logroño.

¿Y qué te quedas, aquí todo el fin de semana o cómo?

Me quedo...

Estoy con mis abuelos y...

Estoy aquí cuatro días. ¿Tienes coleguitas aquí?

Sí, muchos. ¿Muchos?

Muchos. ¿Cuántos, más o menos?

50... ¡50!

Oye, ¿qué tal te manejas con el balón?

Bien. ¿Eres bueno?

Sí. ¿Me enseñas un poquito o qué?

Vale. Venga, ¿dónde jugamos?

¿Aquí, en el frontón, por ejemplo?

Venga, chútame.

Oye, eres bueno.

Unai, ¿qué tal?

Me encantó jugar al fútbol contigo.

Que sepas que aquí estoy para jugar contigo al fútbol

para que me uses de portero, de delantero, de lo que quieras.

Me dijiste que aquí en Sotés tenías 50 amigos.

Pues quiero que sepas que conmigo ya tienes 51, Unai.

Claro que sí.

Llevo medio día en Sotés y ya he conocido al marcador electrónico,

a la Pantoja y al futuro futbolista del pueblo.

Sotés promete.

("Family and friends")

Hace muy buen día

y los paisanos me han dicho que tengo que subirme al monte

a ver las vistas.

Así que cojo el coche y para allá que voy.

Estamos en la sierra de Moncalvillo.

La sierra de Moncalvillo es todo esto que veis.

Aquí abajo, este valle, es el valle de Najerilla.

Desemboca justo en aquella población de allí, que es la más grande,

que es Nájera.

Y justo enfrente, aquellos montes que veis enfrente

son los montes de San Millán de la Cogolla,

que es donde encontraron el primer texto escrito en castellano

y está coronado por el monte de San Lorenzo,

que es el monte más alto de La Rioja.

Es aquel que está coronado por nubes. ¿Lo veis?

Al otro lado de la montaña está Sotés.

Muy buenas, caballeros. ¿Qué tal?

¿De batida? ¿Podemos hablar un rato?

¿Qué tal, caballeros? ¿Qué hacen?

Cazando. ¿Cazando?

Pero están como enfadados, ¿no? Cada uno mirando para un lado.

¿Qué tal? ¿Cómo se llama usted? Mani.

Mani. ¿Y usted? Quintín.

Pablo, encantado. Quintín y Mani.

Pero ustedes qué pasa. ¿Se conocen de siempre?

Hombre, de toda la vida.

-Nos llevamos dos meses.

A la misma escuela y a todo... O sea que son quintos.

Sí.

O sea que la historia es estar aquí parado

y esperar a que pasen. Estar aquí quietos...

-Esperando hasta que terminen.

Hasta que no te dicen que se ha terminado...

-Y en silencio porque se oye a los perros ladrar,

si viene, no viene...

¿Y un día aquí de buena suerte? ¿Qué se puede?

Podemos matar cinco o seis, o algún día ninguno...

-En un monte matamos allí un día a 14, otros días...

-Cero...

Hay de todo.

¿Es verdad eso que dicen...?

Que los cazadores siempre dicen que cazan más de lo que han cazado.

Exageramos un poco. -Sí, siempre.

¿Y eso por qué?

Porque es así. Se exagera.

Cuando se escapa algo uno dice:

"Es que era pequeño, es que me ha salido mal".

Si matas una perdiz cuando vamos con la perdiz

dices que has matado tres o cuatro.

Los cazadores somos exagerados. Mentimos mucho.

Y nos ponemos a cazar.

Total, que me quedo ahí callado...

(Música)

Cuando no se oyen perros ni nada se hace aburrido.

Si los oyes

estás más... Te activas, te activas.

(Música)

Es trepidante esto... Sí, sí.

Aburrido, si no hay... Te aburres todo el día aquí.

Tengo que reconocer que muy tranquilo no estaba.

Quintín, vamos a ver...

¿Tú para cazar te sientas así,

te pones la escopeta aquí con la culata mirando al suelo

y el cañón para allá.

O sea, que si te pasa el jabalí por delante,

tú el cañón lo tienes mirando para allá.

Si tú tienes que coger la escopeta, girarla, apuntar y disparar,

el jabalí ya está en Logroño.

De repente, Mani se levanta y hace...

¿Tienes miedo?

No... yo miedo ninguno.

Me parece que no le ha dado. -Es que esto es difícil.

Pues a mí me parece que no le ha dado.

Mani, o Quintín te conoce mucho o como cazador,

te tiene muy poquita confianza.

¿Le hemos dado algo o no? No.

Me ha pillado de sorpresa.

¿Pero le hemos herido o ni eso? No.

Pero has estado rapidísimo, ¿eh?

Para lo que he hecho.

Imagino que lo esencial a parte de un buen oído

es tener una buena vista. Vista, sí.

Nosotros vamos perdiendo algo. Ya, ¿algo?

¿Qué pasa, que de jóvenes a lo mejor pasaba una perdiz

por ventosa y cazabais 14, no?

¿Te gustan los caracoles? A mí me encanta todo.

Te preparamos una caracolada. Ajá.

Un placer.

¿Cómo has dicho que te llamabas? Pablo.

Pablo.

Como siempre he soñado con todo lo que quise,

no lamento ver las nubes en los días grises.

Soy de aquellos que quisieron borrar de su pasado

la vergüenza de aquel niño que estaba enamorado.

Entonces subo al coche para ir a dar una vuelta

por los viñedos de Sotés.

Claro, porque aquí está todo lleno de viñedos.

De repente, pumba. El cementerio. Parece el cementerio, ¿no?

Además hay un coche.

Y yo sentado en la arena, el viento que pega,

la ola lo vuelve a llevar. Y se fue...

¿Hola?

Pablo. José.

El Fiti para los amigos. El Fiti.

Me lo pusieron aquí en el pueblo cuando llegué.

Por una serie que había de "Los Serrano", no sé qué.

Que decía que las preparaba muy pardas como el Fiti.

Dices que cuando llegaste. Tú no eres de aquí.

No, soy de Córdoba.

Muy buenas, Fiti. (RÍE)

Buenas noches. Buenas noches.

Fiti, en Sotés, lo hace todo.

Fiti es el MacGyver de Sotés. (RÍEN)

Barrendero, jardinero, fontanero, electricista...

A ver... Esto no se puede decir, pero...

¿Cómo que no se puede decir? Sí, sí.

¿Qué has hecho, Fiti? Aquí, normalmente...

El Día de la Mujer Trabajadora, he llegado a hacer de gigoló.

Con tanguita y todo, ¿eh? No te creas tú que...

¿Cómo...? Sí, sí.

Has llegado a ser el gigoló del pueblo también.

Sí. Para las mujeres solamente, para los hombres no.

Vamos a ver, Fiti, una cosa es gigoló,

otra cosa es gogó

y tú, Fiti, tú eres stripper.

(RÍEN Y APLAUDEN)

A ver, a ver, te explico para que quede claro.

Stripper es el que se desnuda,

gogó es el que baila

y gigoló es el que cobra por tener sexo.

(RÍEN)

Ay, madre... (RÍEN)

Ay, madre, vecinas de Sotés, espero no haber llegado tarde, ¿no?

Yo estaba ayudando a una amiga. Sí.

A una amiga que llevaba el bar del frontón.

Me dijeron: "No te atreves a subir". Yo: "¿Que no?

Me cago en la leche, ahora mismo".

Me puse un delantal, un tanguita y, hala, para arriba.

Ah, ¿ese era tu uniforme, el delantal y tanga?

Sí, un delantal.

El segundo fue un poquito más complicado.

A ver, que ya iba a como de cowboy, así, con el sombrerito,

la gabardina, las botas camperas...

¿Ahora qué personaje elegirías?

Hostia... Pues igual de Spider-Man, ¿eh?

Sí, sí, sí.

No te creas tú, que es un tío que me motiva a mí.

Fiti, una cosita, ¿tú te has pensado bien

esto del traje de Spider-Man? Sí.

Que eso vas a empezar a quitártelo así, por el cuello,

vas a seguir por la pechera...

Vamos, cuando vayas por la pernera, tienes a todas el quinto sueño.

Bueno, y a tu mujer, la primera.

(APLAUDEN)

Fiti, también me contaste que aquí, en Sotés,

tú eres el encargado de dar el último adiós

a los habitantes de Sotés.

A ver, me encargo del mantenimiento del cementerio.

Sí. ¿Eso en qué consiste?

Pues el mantenimiento, tenerlo limpio.

Luego, cuando fallece alguien, hay que enterrarlo, lógicamente,

y, claro, también me encargo de eso. ¿Cómo que te encargas de...?

Sí, entierro a la gente.

¿Cuántos años has dicho que llevas por aquí, Fiti?

17. ¡17 años ya!

17. Entonces habrás conocido a gente

a la que igual, casualmente, le has tenido que cavar la...

A mucha gente. Sí, sí. ¿Y esto qué tal se lleva?

Debe ser... Pues hombre, al final...

Te jode un poquito. Es que...

Aquí nos llevamos todos bien, que es lo que tiene.

(ASIENTE) La verdad es que sí.

Somos una familia.

(Música)

Fiti, eres el encargado de abrirle las puertas de la eternidad.

Fiti, mira, llevo aquí solo 48 horas, nada más,

y una cosa tengo clara y creo que no me equivoco,

que es que, aunque no hayas nacido en Sotés,

para la gente de este pueblo

eres un auténtico hijo de Sotés.

¡Olé!

(Canción en inglés)

Más tarde voy andando por la parte alta del pueblo

y me encuentro con Ángel y con Esteban.

¿Qué tal, caballeros? (AMBOS) Muy buenas.

¿Qué tal? ¿Cómo se llama usted? Esa tabla es de 1400...

-Ángel. Ángel.

Yo, Carburo. A mí, en Sotés, Carburo.

¿Qué hacen? Nos estamos preparando para mañana

para la vendimia. Hoy no se vendimia.

No. Mañana empieza la cooperativa a vendimiar.

¿Y esto qué es? Esto es... Pues ahora es una cochera

y casa arriba, pero esto era una bodega.

Esto lo compró mi padre cuando yo tenía 15 años.

¿Ah, sí? Sí.

Y voy a cumplir 70 de aquí a un mes. Ajá.

¿Y usted, Carburo?

¿Qué edad tiene? Yo, 67.

¿Y lo de Carburo, a qué viene? Aquí, en el pueblo,

nos llaman por apodos a todos. -Motes.

-A mí, por ejemplo, preguntas por Ángel, hombre...

Y no saben quién es. Pero si preguntas por Carburo, pum,

ya enseguida lo sabe todo el pueblo. Usted no tiene mote.

No, yo sí. Alguno me llama Gallo otros me llaman... Nada.

¡Gallo! ¿Gallo? ¿Lo de Gallo por qué?

Porque cuando cantábamos, a lo mejor, te salía algún gallo.

¿Recuerdan así, a bote pronto, motes de aquí de la zona?

Manis. Ajá.

Rufo. Rufo.

El hermano, que son hermanos. -Hay otro que le llaman la Polla.

¿Y ese por qué es la Polla?

(RÍE) ¿Qué sé yo?

-Y a un primo nuestro, Bujías. -Bujías.

¿El Bujías? Bujías.

-Sarasa. -La madre...

-Sarasa. ¿Sarasa?

El Becerro. -El Feo.

Ah, bueno, ese ha muerto.

Todos, todos, aquí miras... -Cañas.

¿Cañas? En el pueblo, todos tienen apodo.

Q sea, que el que aquí no tiene mote es como que no...

Como que no es de aquí. ¿No?

Claro. Lo suyo es que yo me fuera

con un mote de aquí, del pueblo. Claro.

Así, a bote pronto, ¿qué se os ocurre?

El Zorro. ¿El Forro? Pues el Forro.

El Zorro. Ah, el Zorro.

Sí.

Gallo, Carburo, ¿dónde estáis? (RÍEN)

¿Qué tal? Muy buenas.

¿Qué pasa, que me imagináis con un gorro negro así, de ala,

lleno de tachuelas, a lo Tío Pepe,

con un antifaz de nailon a medida, con dos agujericos para ver,

con una capa así, a lo Batman, y saltando por los tejados de Sotés?

Me imagináis así, ¿verdad? (RÍEN)

Pues que sepáis que si es el Día de la Mujer

no soy yo, es Fiti, que va a hacer un striptease.

(RÍEN Y APLAUDEN)

(Música)

Y ya, por la tarde, voy bajando así, por esta calle,

y me encuentro...

con el tractor más grande de Sotés.

Este tractor era la madre de todos los tractores.

(Canción en inglés)

Muy buenas. Buenas tardes.

¿Qué tal, caballero? Muy bien.

¿Cómo te llamas? Yo me llamo Raúl Velasco.

¿Y qué haces con un 600 por aquí?

Pues nada, que había concentración de coches antiguos y digo:

"Pues voy a ir yo también". ¿Por qué no?

¿Y esta máquina para qué sirve? Esta sirve para coger la uva.

¿Qué, Raúl, cómo va el 600? Bien.

¿Dónde lo tienes? ¿En la puerta del bar, en tu casa,

en la bodega, dónde lo tienes aparcado?

(RÍEN) En la puerta del bar.

En la puerta del bar.

Raúl me contó que venía de vendimiar de Logroño.

Veo que te gustan La Burra y el rock'n'roll, ¿o cómo?

Sí, sí. ¿De qué es esta camiseta?

Esta camiseta es de un concierto, que hay un grupo de aquí, de Sotés,

los Bonkalo, que tocaron hace dos años

una gira de conciertos y tal, y fui a verlos.

¿Y te gustan? Sí.

Y es el estilo de música agropunk

y aquí yo soy el fan número uno de los Bonkalo.

¡No me digas! ¡Hombre! Y ellos lo saben.

Pues hazles un homenaje, ¿no? ¡Hombre!

Cántate algo. Que sí, venga.

(CANTA) "Es otro día gris,

es otro día gris,

es otro día gris, yo no puedo vivir sin ti.

Me abrazas y me besas,

luego rompes a llorar,

en la prueba del sida positivo vas a dar".

(TARAREA)

(RÍEN)

Lo que yo me esperaba es que fueras fan número uno de los Bonkalo.

Claro que sí. ¿Y ellos lo saben?

(RÍEN)

Pero ¿y les parece bien?

Raúl, en el mundo de la vendimia y de la uva

te auguro un gran futuro.

Ahora, en el mundo de la música, no sé yo ya qué decir.

(RÍEN Y APLAUDEN)

A mí me gusta llevar la camiseta metida por dentro del calzoncillo.

De toda la vida, me da más calorcito. O sea...

Ya sé que parece mal, lo sé de sobra...

Ajá. Me lo dicen siempre.

Es que no acierto de la otra manera, porque esto,

si la llevaría por fuera, me aprieta contra la tripa,

contra la piel. Ajá.

Como tengo esto del medio... ¿Sabes?

No sé, que voy más a gusto así. (RÍEN)

Vamos a ver, Raúl, que la llevas por dentro del calzoncillo, tío.

(RÍEN)

Bien metida, pero hasta el fondo, como la raíz de una buena parra.

Ahí, hasta el fondo, bien metida.

Fiti, coño, dile algo.

Ya le enseñaré algún día. Dile algo, hombre.

Imagínate que está haciendo un striptease

y cuando se quita la gabardina

lleva la camiseta por dentro del calzoncillo.

(RÍEN)

(Música)

Entonces, Raúl me invita a ir a su bodega.

(Música)

Raúl, un detalle.

Eres un gran fan del agropunk,

pero me llevaste a tu bodega en un tractor amarillo.

Me subiste ahí arriba.

Te imaginaba dentro de la cabina, ahí...

(CANTA) "Tengo un tractor amarillo, tengo un tractor amarillo,

tengo un tractor amarillo y no puedo vivir sin él".

(TARAREA)

¡Olé, olé!

(Música)

(Claxon)

Hombre, pues se pasa bien,

pero, la verdad, cuando se apaga también da gusto, ¿eh?

Baja, baja. O sea, que esta es tu casa.

Sí, esta es mi casa. Bueno, la de mis padres mejor dicho.

Por fin llegamos a la bodega y conozco a Ángel, su padre.

Ángel, buenas noches.

¿Qué tal, caballero? Pablo, encantado.

Yo soy Ángel. ¿Tienes más máquinas de estas?

No, no, solo... Me refiero al hijo.

Bueno... El hijo...

Gracias a él estamos aquí, si no, a lo mejor estaríamos en otro sitio.

Él estudió y sabe otras cosas que yo no aprendí.

Y yo sé muchas cosas que él todavía, pues...

No tiene la experiencia.

Lo que pasa es que tiene pinta de trabajar como si fueran dos.

Bueno... (RÍE)

Yo no le llego ni a la sombra de los talones a mi padre.

O sea, que a usted, realmente, lo que le daría mucha pena

es tener que abandonar... Por supuesto, porque yo lo he creado.

La familia tenía viñas y habíamos hecho una bodega

aquí cerca con mi padre, pero luego ya hicimos esto.

Pero lo que veo es que ha tenido suerte porque, realmente,

a su hijo se le ve como contento de lo que hace y le gusta.

Vamos, es como una seguridad de que esto

clarísimamente va a continuar. Sí, claro,

si el problema de las empresas familiares es ese.

Claro. El de que alguien,

con toda la ilusión y con todo su esfuerzo

las crea y las hace funcionar,

y si no viene nadie detrás que las haga continuar...

Porque las personas nos vamos. Todos.

Yo he visto a mis abuelos, he visto a mi padre,

mi madre es ya muy mayor...

(SOLLOZA) Y me iré yo.

Pero alguien se quedará. -Que no, que tú vas a tardar,

que mala hierba no muere. (RÍEN)

No, claro, pero es eso,

es bueno que esto continúe porque, si no,

¿para qué hemos trabajado

y hemos hecho lo que hemos podido para tener esto?

(Música)

Ángel...

Puede estar orgulloso de su hijo.

Y esté tranquilo, porque el futuro de la bodega

con su hijo al lado está asegurado.

A su lado tiene a la persona que va a conseguir

que su vino jamás salga picado.

Muchas gracias, Ángel. (APLAUDEN)

(Canción en inglés)

La historia de Ángel me ha hecho pensar

que las personas somos como estas viejas cepas riojanas.

La tierra donde nacemos y crecemos marca nuestro carácter

y nos da una denominación de origen.

(Continúa la música)

Había llegado la hora de la cena.

Iba camino de la peña de Quintín y Manis,

pero antes de llegar allí, veo que hay una puerta abierta...

(Barullo)

Follón. Vamos para adentro.

Hola. Hola.

¿Qué pasa? ¿Se puede? ¿Qué tal? Bueno, yo soy Pablo.

Yo, Rober. Rober, encantado, ¿qué tal?

¿Qué hacéis aquí? Muy bien. La cena de los miércoles.

¿La cena de los miércoles? La cena de los miércoles.

¿No cenáis los lunes y los martes y todo eso o no?

Entre amigos, no. Ah.

(RÍEN) Es la cena de colegas,

os juntáis todos los miércoles. Cena de colegas.

Por favor, un detalle de este tomate...

Con sabor a anchoa. Con sabor a... (RÍE)

(RÍEN) ¿Con sabor a anchoa?

¿Cómo le metes a este tomate el sabor a anchoa?

Joder, pues en la planta se lo pones.

¿Cómo se llama usted? Ricardo.

Ricardo, ¿qué tal? Encantado, yo soy Pablo.

Encantado. O sea, que este tomate

lo muerdo y sabe a anchoa. Sí.

Ya... (RÍEN)

Porque, previamente, ¿qué ha pasado? Le echan el abono de la anchoa.

Sí... Luego tiene el gusto a la anchoa.

Tú echas anchoa y sale con sabor a anchoa.

Echas gallina, con sabor a gallina. Lo que quieras.

Sabe a anchoa. Pero le echas gallina... ¿Cómo?

¿Viva, cocida, hervida...? El estiércol, de la basura...

Ah, el estiércol. Le echan...

-Llévatelo. -Aquí le echan la anchoa entera.

(RÍEN)

Ricardo, ¿dónde estás? ¿Qué tal? Muy buenas, Ricardo.

Oye, he estado dándole vueltas...

a lo del tomate con sabor a anchoa.

Yo creo que puede tener salida, ¿eh? (RÍEN)

Coño, mira las aceitunas, lo han petado.

Ya, con sabor a gallina, eso yo ya...

Ahí yo no lo veo tan claro, ¿eh?

Hombre, si le pusierais sabor a paella,

no sé, sabor a cocido...

¿O qué coño? Si estamos en Sotés, sabor a vino.

Sería el primer tomate que da resaca.

(APLAUDEN)

Luego hacéis un pepino con ibuprofeno y a vendimiar.

(Música)

Me ha dicho Quintín que tengo que buscar

una puerta verde.

Espero encontrarla, porque tengo un hambre que trino.

Puerta roja...

Puerta verde. Por fin.

¿Hola?

¡Hola!

Coño, Pablo. ¿Qué pasa? Fiti, pero ¿qué haces aquí?

A ver, me han invitado. Me han dicho: "Tú ven aquí".

¿Pero habrá show o no? ¿No vas a hacer show?

No, a ver.

Igual te lo preparo yo a ti, ¿eh?

Bienvenido a la cueva de Manis.

Bueno, bueno, bueno.

Bajo las escaleras y conozco a la soltera de oro

de Sotés.

Hombre, una mujer. Una mujer por fin.

Primero me voy a presentar. ¿Qué tal?

Encantada.

¿Y qué historia ha tenido ella? A ver.

Aquí, en este pueblo... Sí.

...normalmente hay un grupo muy selecto de solteras de oro.

No me digas. Aquí tenemos a la reina.

-Qué bien me quieren. Qué bien te quieren.

Me quieren bien. Entonces, eso es cierto.

Sí, sí, sí. Yo no...

Sí, sí. ¿Eres nacida aquí?

Sí, soy sotesina. Soy hija de Quintín,

que creo que le has conocido. Claro, sí.

Entonces, eres la soltera de oro.

Una de ellas. Una de ellas.

Nos falta montar una caravana de solteros y solteras.

Pues eso estaría bien, igual hacer un autobús del amor.

Sí, sí, sí. Y a ver qué pasa.

¿De dónde eres? Así nos traes aquí...

Yo soy de Albacete. En Albacete hay buenos chicos.

Por cierto, solteros también hay. ¿Sí?

Solteros también hay. ¿Y no os lo habéis planteado,

juntaros y a ver qué pasa? De coña... Ah, ¿entre nosotros?

No, no, no. ¿No?

Entre nosotros no. No, no, no.

Idoya, ¿qué tal?

Idoya, ¿qué hace una chica como tú en un pueblo como este?

Yo creo que a ti Sotés se te ha quedado pequeño.

Tú aquí no vas a ligar. No lo digo yo, lo dijiste tú.

"¿Entre nosotros? No, no, no".

Pues yo tengo un montón de amigas solteras

que estarían encantadas de encontrar a un buen mozo que sepa de vinos,

que se meta la camiseta bien p'adentro...

y que tenga tres huevos.

Idoya, espero que encuentres el amor

donde lo busques o donde menos te lo esperes.

Siéntate. Pero ya.

(Música)

Está claro que esto lo tenéis que hacer una vez a la semana,

porque más no se aguanta. No, no, no.

Una vez al mes. ¿Una vez al mes?

(CANTA) "Ya me ha dicho mi madre que no coma perdiz,

porque me hace la tripa cuchichí, cuchichí".

(CANTAN) "Cuchichí, cuchichí. Cuchichí, cuchichí.

Ya me ha dicho mi madre que no coma perdiz".

Me acuerdo que ya se habían arrancado a cantar,

y le digo: "Manis, lánzate", y dice: "Que no me la sé".

Y luego resulta que la letra era: "Cuchichí, cuchichí.

Cuchichí".

(RÍEN)

Manis, si Massiel pudo con el "La, la, la",

tú puedes con el "Cuchichí", coño.

(Música)

Tengo alergia en el corazón.

Voy cantando por la carretera.

De copiloto llevo el sol.

Voy caminando por la vida,

sin pausa, pero sin prisas.

Amanece en Sotés.

Ya es mi segundo día, y a ver qué me depara.

Lo que tengo claro es que terminaré vendimiando.

Y el llorar no me hace daño siempre y cuando tú no llores.

Ya por la mañana estoy paseando por Sotés

y me encuentro con Mario.

¿Qué tal, caballero? Hombre.

¿Cómo se llama usted? Mario.

Mario. Pablo. Mario Mayoral Marín.

Mario Mayoral Marín

Muy buenas, don Mario. ¿Qué tal? Buenas noches.

Me encantó encontrármelo enfrente de la puerta

de la iglesia del pueblo. Lo que no sabía es que usted

tenía la llave de la iglesia. Entre nosotros, ¿quién se la dio?

¿Dios?

¿O Fiti, que está en todas partes?

¿Quieres que vaya a por ellas? Hombre, pues sería un placer.

Ahora mismo.

(Música)

Esta es la llave de la iglesia.

Porque de joven fui monaguillo, claro.

Ah, que usted fue monaguillo. Aquí, casi todos.

Ahora vamos a dar las luces. Esta es la sacristía.

Esto es la sacristía.

Aquí está la ropa. Ah.

¿Y a usted le hubiera gustado vestir algún vestido de estos?

¿De cura? Sí. ¿No?

No, porque hay que ser cura. Hombre.

Mira, si quieres, como se vestía antes el cura,

este es el más grande que tiene, se lo coloco a usted.

¿Sí? Sí, lo visto de cura si quiere.

Venga, vamos.

(Música cómica)

¿Nos miramos a ver qué pareja hacemos?

Vamos a mirarnos.

Oye, pues muy bien. Muy bien, ¿eh?

Vamos a ver, usted me dijo que me iba a vestir de cura,

no de King África.

Que más que bendecir me apetecía ¡bailar, bailar!

¿Ahora me ayuda a quitármelo? Naturalmente que sí.

Salgo de la iglesia y, de vuelta al mundo terrenal,

me encuentro con alguien muy

pero que muy especial.

Hola. Hola.

¿Qué tal? Bien.

¿Cómo te llamas? Éder.

Hola, Éder. ¿Qué tal? Bien.

Yo soy Pablo. Encantado.

¿Eres del pueblo? Sí.

¿Cuántos años tienes? 14.

¿Qué tal te va en el cole, o el insti en este caso?

Bastante bien. ¿Sí? ¿Qué te gustaría hacer?

Pues moda y estética. Veo que llevas los ojos pintados.

Sí. ¿Y eso?

Porque siempre me ha gustado. Siempre me maquillo.

¿Ah, sí? ¿Pero para ir al insti también?

Sí. Y esto, ¿de qué te viene?

El tema de moda y estética. Siempre me ha gustado.

Desde pequeño, siempre me he vestido de drag queen.

Espera, ¿que te has vestido de drag queen?

Sí, tengo un traje de drag queen en casa.

No me lo puedo creer. ¿Sí?

¿Y cómo es este vestido de drag? ¿Te lo has hecho tú?

No, me lo compraron para mi cumpleaños.

Ah, te lo compraron. ¿Quién? Mi abuela.

Ah, tu abuela. Mi abuela va siempre conmigo

y mis disfraces y mis maquillajes.

O sea que tu abuela te suministra toda esta historia.

O sea que te llevas con ella fenomenal.

Oye, ¿sería mucho pedirte que te pusieras el traje?

No, me lo puedo poner.

Queremos verlo, por favor. Vale.

Venga, pues te espero aquí. Vale.

No me tardes, ¿eh? Venga, hasta ahora.

(Música)

Hola. Hombre.

¿Eres tú? Sí.

¿Qué tal? Bien.

Bueno, bueno, bueno, ¿y te lo compró tu abuela?

Bueno, está un poco roto. Es que bailo twerk también.

¿Perdona? Bailo twerk.

¿Sabes lo que es? Es el baile...

Un baile muy de cadera, ¿no?

Sí. A ver, ¿sabes?

Pero con música. Ah, solo con música.

¿Ni cantando? Cantando sí.

A ver, cuál. No sé, una de reguetón.

(CANTA) "A mí me gusta la gasolina".

(RÍE)

Entonces, los drag normalmente tenéis un nombre.

¿Cuál es el tuyo? Ederina.

Ederina. Muy bien, ¿no?

Oye, ¿y la gente del pueblo cómo...?

No sé, ¿cómo se lo toman, qué te dicen?

Que se lo tomen como quieran.

Yo siempre voy a tener mis gustos, y al que no le guste, que no mire.

Me parece muy bien.

Éder, ¿dónde estás?

Hola, Éder. ¿Qué tal?

Me dijiste que era tu abuela la que te ayudaba

a ser como eres. ¿Ha venido?

Señora, muchas gracias por enseñar a Éder

a ser Éder y Ederina tanto como quiera, de verdad.

Éder, cuando te vi vestido de drag queen, pensé:

"Es un candidato perfecto para 'Cámbiame'".

(RÍEN)

Pero créeme, Éder, a ti que no te cambie nadie.

No me bailaste twerking,

pero quiero reconocer que eres un valiente. ¡Olé!

La gente me señala, me apuntan con el dedo,

susurra a mis espaldas, y a mí me importa un bledo.

Qué más me da si soy distinta a ellos.

No soy de nadie, no tengo dueño.

A quién le importa lo que yo haga,

a quién le importa lo que yo diga.

Yo soy así y así seguiré.

Y voy andando tranquilamente por Sotés, bajo la calle

que lleva al frontón, y de repente me adelanta un tractor.

Pero bueno, un niño con tractor.

¿Qué tal? Hola, encantado.

¿Cómo se llaman? Yo, Diego.

Diego. Y Hugo.

Hugo.

Choca.

Qué chulo.

Cuéntame qué cosas tiene tu tractor.

Mira, esto se hace así, se puede quitar.

Pero esta luz, ¿para qué es?

Para que me vean los coches por la noche.

Que tú por las noches, ¿para qué coges el tractor?

Para jugar.

-¿Y adónde te vas a llevar el tractor?

¿Qué está haciendo el yayo ahora? -Pues vendimiar.

Me lo voy a llevar a su viña para que vendimie.

O sea que tú quieres parecerte al abuelo. Claro.

Otra pregunta que tengo. Esto pesará mucho, ¿no?

Sí. ¿Qué velocidad coge?

Le doy a los pedales... Sí.

...y coge la velocidad que yo quiera.

¿Y cómo frenas?

Pues con los pedales.

¿Cómo? A ver.

A ver, ¿eh? A ver cómo frenas.

No es que frenes, es que derrapas.

No tiene intermitentes.

¿Cómo señalas cuando vas para un lado y para otro?

Hago el sonido y ya está. Ah. ¿Qué sonido haces?

(CHASQUEA CON LA BOCA)

(Risas)

Hugo, ¿dónde estás?

Hola, Hugo. ¿Qué tal? Vaya horitas, ¿eh?

Oye, Hugo, vaya pedazo de tractor. Madre mía, es increíble.

O sea, me encantó. Tiene de todo.

Una luz para señalar dónde estás, una pala...

y un intermitente mágico.

Es increíble.

Que sepas que yo ahora, cuando quiera usar el intermitente

en mi coche, haré como tú.

(CHASQUEA CON LA BOCA)

(APLAUDEN)

Si quiero tocar el claxon, haré: "¡Mec-mec-mec-mec!".

¿Que quiero limpiaparabrisas?

¿Que quiero un poco de música? Raúl, canta un agropunk.

Hugo, a ti te hace mucha ilusión vendimiar con tu abuelo, ¿verdad?

Si sigues con esta ilusión, lo que tengo claro

es que el futuro de Sotés está asegurado. Muy bien, Hugo.

(APLAUDEN)

(Música)

Llevaba un día y medio ya en Sotés,

y había llegado la hora de la verdad,

había llegado la hora de vendimiar.

Hemos llegado.

Hola, buenas tardes. Muy buenas. ¿Qué tal?

Hola. -Hola.

A ver, ¿cuántos sois de Sotés? Que levanten la mano.

Uno, dos, tres, cuatro, cinco...

y seis. Los demás, ¿de dónde sois?

De Córdoba. -Córdoba.

¿Y hay duelo entre cordobeses y soteses?

¿No? Somos familia.

¿Y todo es recoger o tenéis algún momento de juntaros

y comentar la jugada? Sí, claro.

Una fumada, beber agua...

Empezamos ya algún chiste o... Ah, ¿hay alguien que cuenta chistes?

Sí, por allí. ¿Dónde está el cachondo?

Este, este. Tú eres cordobés y cachondo,

que es una cosa habitual. Más cachondo que cordobés.

A ver, cuéntanos algún chiste.

Un matrimonio que llevaba cinco o seis años casado.

Sí. Y no tenían hijos.

Y un día el hombre dice: "Voy a ir al médico

a ver si es culpa de la mujer o mía". Sí.

Va el hombre al médico, le expone el caso,

y le dice el médico: "Le voy a dar un botecito,

usted se va a su casa, se masturba,

y la semana que viene trae el semen y yo lo examino".

A la semana, va el hombre,

le dice el médico: "¿Hizo lo que le dije?".

Dice: "No".

"¿Cómo que no?". Dice: "No pude.

Ni yo con una mano,

ni mi mujer con las dos, ni mi suegra con la boca".

"¿Cómo que no?".

"Tenga usted el bote, cabrón, a ver si lo abre".

(RÍEN)

"Joze".

¿Dónde estás? Muy buenas.

José, ¿qué tal? Bien, bien.

Ya me imagino cómo debe ser tu DNI.

Nombre: "Joze". Apellidos: "Cachondo".

Nacionalidad: "Cachondolandia".

Sexo: "Muy cachondo".

(RÍEN)

Tengo un truco cuando me van a echar una foto.

Sí. Que tengo mucha oreja.

Sí. Cuando me la van a echar, las recojo.

Cuando me he hecho la foto, las suelto.

¿Y has probado a abrir y cerrar rápido?

Cuando hace mucho calor.

Para ventilar a los compañeros.

Pero vamos a ver...

Vamos a ver, José, ¿cómo lo consigues?

¿Cómo lo consigues? ¿Cuál es tu técnica?

¿Aprietas los dientes así fuerte? ¿Subes las cejas p'arriba?

¿Aprietas el culo p'adentro? ¿Lo haces todo al revés?

¿Cómo te lo montas?

Mira, yo lo intento...

Y las muevo, pero se me dispara una ceja.

¡Hombre, Fiti! ¡Ven p'acá! ¡Si está aquí Fiti!

Pero vamos a ver... Cago en la leche.

¿Pero qué haces aquí? Estás en todas partes.

Muy buenas. Sí, como Dios.

Me cago en la leche, ya sabes. ¿Qué haces?

Pues cortando las negras. Si quiero vino, tendré que cortarlo.

Sí, ¿porque luego te gusta bebértelo?

Sí, hombre. ¿Qué te gusta más,

recogerlo o beberlo? Beberlo mejor.

Beberlo, ¿no? Hombre, por favor.

(Música)

Vas a ser mi maestro. ¿Qué hay que hacer?

Primero, te vienes por este lado. Vale.

Está el terreno mejor. Vale. ¿Cojo el capazo?

Sí. A ver.

Abrimos un poco la cepa. Sí.

Le quitamos unas pocas hojas, y ahora el rabo.

Le cortamos el rabo. Vale.

Y tiramos así.

Manos a la obra. Manos a la obra.

Venga.

A ver si te pagamos el jornal o no.

(RÍEN)

¡Ah!

(RÍEN)

La mano abajo, muy bien. Eso es.

Muy bien, así no hay cortes.

¿Es la primera vez que vendimias? No, no, no.

Cuando era crío, vendimiaba, porque en Albacete

empieza por la misma época, más o menos.

Entonces, de crío, si querías tener billetitos...

Claro. En mi casa tenías que currártelas.

Así que iba a vendimiar. Alguna vez he ido, sí.

(Música)

En Sotés, la uva es la protagonista

y los vendimiadores son los directores de la película.

Una película que se repite año tras año

y nunca con el mismo guion.

Siempre mirando al cielo.

Ahora llueve poco, ahora graniza, esta semana helará...

Pero cultivando la tierra para poder recoger los frutos

de todo un año de trabajo.

Es la hora de la vendimia, el momento de la verdad.

(Música)

Sotés, llevo aquí 48 horas y ya puedo decir

que me siento vuestro paisano.

¡Paisanos de Sotés, sois muy buena gente!

(Música)

¿Qué pasa, tío? Hola.

¿Te ha gustado? Sí.

¿Sí? Oye, que lo de ser amigos te lo digo de verdad, no de broma.

Ya lo sé. Choca.

No te has enfadado, ¿no? Qué chorra.

Qué va, hombre. ¿Cómo me voy a enfadar por eso?

Muchas gracias por haber venido. Nada, hombre.

¿Cómo no van a venir? Ha sido un placer.

¿Sigue en pie lo de cruzar albaceteños con soteses?

Por supuesto.

-¿Un chiste? Venga, dale.

Le dice uno a otro: "¿Cómo te llamas?".

Dice: "Ja-ja-ja-jacinto Gómez". Dice: "¿Tartamudo?".

Dice: "No, el tartamudo mi padre, y el del registro un hijo de puta".

(RÍEN)

(Música)

¿Quieres que te lo diga? Porque tenía tres huevos.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • El Paisano - Sotés

El Paisano - Sotés

27 jul 2018

Pablo Chiapella, nuestro paisano, va camino de la Rioja, su destino es Sotés, al pie de la sierra de Moncalvillo, a 20 kilómetros de Logroño. El pueblo está en plena época de vendimia y Pablo cumplirá al pie de la letra el refrán ¿donde fueres, haz lo que vieres?..

Contenido disponible hasta el 3 de abril de 2023.

ver más sobre "El Paisano - Sotés" ver menos sobre "El Paisano - Sotés"
Programas completos (13)
Clips

Los últimos 48 programas de El paisano

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Adriana Camargo Garcia

    Me encanta el programa, viví 8 años en Zaragoza, ahora vivo en el sur magnifico de Chile y cada sabado es una alegria ver esos pueblos hermosos de España. Gente buena y que siempre me acogio con cariño, fueron 8 años llenos de de amor y aprendizaje, el programa me trae grandes recuerdos y adoro la sencillez de sus gentes. Gracias es un placer verlo.

    19 ago 2018
  2. Pedro Torres ramirez

    Familia el programa es genial es interesantísimo,vivo en Cuba y no me pierdo un capitulo. es también muy emotivo ,varias veces me a sacado las lágrimas.saludos a todos.

    09 ago 2018
  3. Gika

    Me parece una auténtica vergüenza de programa, todo preparado, forzado, con un intento de hacer gracia completamente fallido. Y con el dinero de todos...

    04 ago 2018
  4. Amparo

    más que un programa de entretenimiento, es un programa de acercamiento entre pueblos de nuestra geografía que nos demuestra que no somos tan diferentes. Enhorabuena

    31 jul 2018