www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.5.0/js
3316343
El hombre y la tierra - En busca de los indios del Alto Orinoco - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Teletexto-iRTVE.

Tras establecer contacto con los indios mahekodo-teri,...

...a principios de abril, emprendimos la ruta por el Orinoco.

Resultaba emocionante pensar...

...que, hace apenas 20 años, la expedición del coronel Rísquez,...

...que descubriera las fuentes del Orinoco en 1951,...

...había descubierto...

...este paraíso.

La selva del Orinoco llega hasta el borde de las aguas.

Contemplar los pájaros,...

...las inflorescencias de la vegetación, hubiera constituido...

...diríamos que la más prodigiosa ocupación de un naturalista.

Pero nosotros teníamos que navegar, en este caso...

...buscábamos a los indios interioranos,...

...aquellos que nos enseñarían cómo viven los yanomamos...

...según la cultura...

...que les ha permitido sobrevivir en una selva que es un paraíso,...

...pero que precisa una gran preparación...

...para poder vencer sus imperativos ecológicos.

Pasábamos cerca...

...de algunas montañas que son sagradas para los yanomamos.

El motor de nuestras curiaras, largas piraguas monóxilas,...

...hechas con un solo tronco de madera,...

...que se deslizan rápidamente,...

...era una nota invasora dentro del murmullo de los pájaros,...

...de los monos aulladores, la música de la selva...

...y delante de los yanomamos,...

...que nos miraban desde su paraíso.

Aquí el tiempo parece no haber pasado.

Los hombres y las mujeres...

...se presentan con la misma serenidad y nobleza...

...con que debieron presentarse hace 5 o quizá 10 000 años,...

...cuando los primeros hombres...

...comenzaron a establecerse en las selvas orinoco-amazónicas.

El cazador bebe agua,...

...quizá en la más primitiva y ancestral de las posturas.

Y las orillas,...

...pobladas de bellos pájaros como la garza,...

...van pasando en película...

...delante de nuestros ojos.

Todo cuanto vemos es absolutamente nuevo para nosotros.

Incluso asombrosa apostura...

...de nuestros guías, de los indios mahekodo-teri que nos acompañan.

El Orinoco, muy joven aquí, cerca ya de sus fuentes,...

...cerca de los altivos raudales donde han imperado los yanomamos,...

...nos acoge...

...verdaderamente dulce, verdaderamente amable,...

...en una marcha siempre refrescada...

...por la brisa que choca contra nuestros rostros.

El Orinoco nos muestra a su pueblo favorito, los indios waikas,...

...los yanomanos, por los que tanto tememos.

Los yanomamos,...

...que juegan, se bañan, pescan,...

...que obtienen tantas cosas del padre Orinoco.

Sin embargo,...

...este pueblo asombroso,...

...que vive según modos y modas tan primitivos,...

...hace apenas 50 años que comenzó a acercarse al Orinoco.

Antes vivían en el interior, tenían miedo al padre de las aguas,...

...que podía traer a sus enemigos...

...y a los invasores.

Poco a poco se fueron acercando al gran río.

Poco a poco descendieron de las selvas del interior.

Si el río les ha dado muchas cosas, como el contacto con los blancos,...

...también les ha ocasionado catástrofes.

La gripe, la malaria, el sarampión, que han diezmado...

...a los yanomamos, llegaron por el Orinoco,...

...a través de los expedicionarios, a través de los caucheros,...

...a través de los blancos que fueron contaminando ...

...al pueblo dueño del paraíso.

A veces las aguas son muy bajas. Es un verano muy seco.

Y es necesario descender de las curiaras para empujarlas.

Los guías dicen que no hay pirañas ni anguilas,...

...aquí no hay rayas, con sus temibles aguijones.

Estamos seguros porque, además de los indios mahekodo-teri,...

...viene González Núñez, un venezolano culto y amable...

...que vivió 18 años con los yanomamos.

Un venezolano que conoce el idioma waika y que se mueve...

...a sus anchas cerca de las nutrias gigantes...

...en este paraíso tan poco hoyado...

...por el hombre blanco.

Para un ornitólogo, contemplar...

...las orillas y las copas de los árboles con prismáticos...

...es una lección...

...de ornitología.

Las más hermosas de las aves viven y perviven...

...en este paraíso, donde pocas veces ha llegado el rifle.

Por ejemplo, contemplamos los hoacines, aves primitivas.

De jóvenes pueden trepar por las ramas de los árboles...

...con los garfios de sus articulaciones.

Los pájaros serpiente...

...o aningas americanos, verdaderamente bellísimos.

Nuestro viaje nos depararía también en nuestras breves paradas...

...la oportunidad de contemplar hechos asombrosos,...

...como la capacidad ingeniera de los yanomamos,...

...que construyen sus puentes colgantes en estío,...

...cuando las aguas están bajas, para atravesar los rápidos...

...en la época invernal,...

...la época de las lluvias.

Nos detuvimos con los ojos y los oídos abiertos para ver...

...un milagro de la tradición de los pueblos primitivos.

¿Cómo es posible que estos hombres,...

...desconociendo cualquier principio de las matemáticas,...

...construyan estos puentes?

Con normas intuitivas...

...pero que se basan en el conocimiento...

...de las maderas de la selva, de las resistentes y elásticas,...

...en el manejo de los bejucos,...

...con los que construyen y hacen nudos que durarán años,...

...mientras el pueblo yanomamo puede cruzar los raudales.

Porque este pueblo no amaba la natación ni la navegación.

Era un pueblo de interior que evitaba hasta hace 20 años...

...el contacto con los ríos, donde, según sus tradiciones,...

...estaban los enemigos.

Asombra el paralelismo en las capacidades...

...para construir puentes entre los yanomamos de Sudamérica...

...y los pigmeos del Congo.

Son pueblos forestales.

Son pueblos de pequeña talla.

Ambos temían el contacto con los grandes ríos.

Ambos nos han asombrado por su hospitalidad,...

...por su alegría...

...y por la complexión de sus cuerpos...

...y diríamos que serenidad de sus espíritus.

Finalizada la obra, una buena parte de los habitantes del shabono...

...cruzaron sobre el frágil puente...

...para darnos una demostración de la resistencia de su obra...

...y para que viéramos la agilidad y elasticidad...

...y capacidades locomotoras...

...de estos indios, ya que había también...

...mujeres con niños a cuestas.

No lejos de los constructores de puentes, el indio pesca también.

Diríamos que obtiene todos los recursos de los ríos,...

...sobre todo de los del interior, donde ha vivido mucho tiempo.

En este caso, el yanomamo ha atravesado...

...con la madera de su arco...

...un pequeño caimán.

El yanomamo come de todo.

Les hemos visto comer arañas.

Y no nos asombrará que coman las suculentas colas de los caimanes.

El indio waika o yanomamo...

...obtiene todos los recursos de la naturaleza.

Con los bejucos ata...

...sus piezas de caza.

Pocos pueblos hemos visto que organicen tan bien sus trofeos.

Los colocan de tal manera que en el largo transporte al poblado...

...no supongan para ellos un impedimento o un daño.

Pero la selva infinita,...

...la selva que trepida con el motor de nuestras embarcaciones,...

...nos reserva muchas y grandes sorpresas.

Como la sorpresa de las capacidades para la construcción de naves...

...por parte de los yanomamos.

Estos pueblos han comenzado a navegar en curiaras,...

...en piraguas monóxilas, hace apenas 20 años.

Antes...

...construían balsas,...

...suficientes para los pequeños ríos de su hábitat forestal.

Cuando llegamos a uno de los poblados,...

...se estaban dedicando a construir una de estas embarcaciones.

Pero nosotros...

...queríamos ver un sorprendente astillero de los yanomamos...

...en el que construyen...

...una embarcación...

...llamada tomoro,...

...porque se hace con la corteza de un árbol llamado tomoro coxi.

Las embarcaciones de corteza...

...son muy antiguas y ocupan una gran parte de América.

Los pieles rojas de los bosques del Canadá....

...se hicieron conocidos por las bellas...

...piraguas en corteza de abedul.

Y los indios de la selva virgen...

...del Orinoco, utilizando maderas,...

...conociendo las cualidades de los vegetales de la selva,...

...son capaces de construir altos andamios...

...para extraer limpiamente...

...un sector de la corteza del tomoro coxi y construir con ella...

...una piragua.

Los yanomamos trabajan deprisa.

Parecen infatigables.

Conocen todas las leyes de la dinámica...

...y del equilibrio para construir tanto los puentes...

...como estos andamios...

...de elementos vegetales...

...que les permiten alzarse 6 o 7 metros en el tronco...

...para extraer su corteza.

Ver trabajar...

...a estos hombres en medio de la selva,...

...utilizando elementos trasculturados,...

...como hachas o machetes de las misiones,...

...pero pensando que lo mismo hacían con piedra o fuego,...

...resulta...

...sobrecogedor.

La capacidad del hombre primitivo para sobrevivir.

Su capacidad para obtener cuanto precisa del medio...

...sin usar...

...los elementos del hombre de la civilización...

...por la que se siente...

...tan orgulloso de su técnica.

Estábamos asombrados viendo a estos hombres fuertes, hábiles,...

...perfectamente constituidos, que trabajan riéndose,...

...que parecen siempre felices,...

...y que construyen sus embarcaciones con corteza,...

...sin echar de menos...

...las más sofisticadas embarcaciones del blanco.

Uno creía bucear en la noche de los tiempos...

...al pasar aquella mañana en la selva,...

...viendo trabajar...

...a los yanomamo.

Observando su ingenio, su adaptación selvática.

Sabiendo que este trabajo lo harían con la misma perfección...

...hace quizá 2 o 3000,...

...y quién sabe si 5000 años.

Su cultura sólida, cristalizada,...

...ha bastado a estos pueblos para sobrevivir hasta nuestros días...

...con unas capacidades asombrosas...

...para la felicidad y para la paz.

Contemplados...

...por la bella waika, que apoyada en el tronco...

...observa también las capacidades constructoras de sus hermanos.

Estamos viendo como los hombres,...

...después de derribar el sector de corteza para la embarcación,...

...la parten en dos.

Podrán hacer dos tomoros o piraguas de corteza.

Después actúa el mejor dotado para la carpintería,...

...el indio que conoce mejor...

...los retoques necesarios...

...para preparar la piragua.

Todo es meticuloso, dentro de un rigor intuitivo.

Y el árbol, el gigante, privado de su corteza morirá.

Pero ¿qué representa para tantos miles...

...de árboles la muerte de un tomoro coxi para la piragua?

Mientas no lleguen las talas de la civilización,...

...mientras no entre la sierra abatiendo por centenares...

...a los árboles de la masa forestal, no pasará nada.

La selva le da al indio cuanto precisa.

Y el indio no roba nada a la selva.

Está adaptado ecológicamente, y es la lección que queremos sacar...

...de nuestra expedición Orinoco arriba.

La lección de un pueblo que conoce todo cuanto precisa de su medio.

De un pueblo que utiliza en "la cultura de la madera"...

...todos los elementos...

...para construir cuanto precisa.

Y cuando el hombre no degrada la naturaleza...

...y se adapta a ella,...

...el hombre es bello, es altivo, el hombre es feliz,...

...el hombre es como aquellos indios que veíamos...

...construir su piragua, que parecían un grupo...

...de bronces griegos...

...por la perfección de sus movimientos y sus cuerpos.

La selva le da todo al yanomamo.

Y pudimos observar...

...que el yanomamo no hubiera necesitado nada del blanco.

Hubiera podido sobrevivir...

...en su paraíso tantos milenios como llevaba ya en él.

En esta sencilla botadura,...

...en esta ceremonia tantas veces repetida en este pueblo...

...para cruzar un raudal, un estrecho río,...

...estábamos viendo una técnica, una cultura perfecta...

...cuyo origen se pierde en la noche de los tiempos.

La más depurada artesanía, la del hombre que trabaja alegre.

La del hombre que no hace nada, diríamos que a la fuerza,...

...porque la naturaleza le pide y le da lo que debe de hacer.

Ciertamente, los yanomamos hace solo 20 años...

...que navegan en piraguas monóxilas, han abandonado...

...las piraguas de corteza.

Y han aprendido de los makiritares a construir estas embarcaciones...

...vaciándolas mediante un proceso en el que se utiliza el fuego.

Las curiaras, como se llama a estas piraguas en Venezuela,...

...han servido en la adaptación del waika a los grandes ríos.

Las manejan bien y les resultan útiles...

...para transportar materiales y atravesar el Orinoco...

...para atender sus huertos forestales...

...y para sus expediciones de caza y pesca.

Precisamente retornaban...

...los pobladores de un shabono de pescar...

...cuando nos cruzamos con ellos.

Y nos enseñaron...

...una payara, un pez monstruoso...

...que tiene unos dientes capaces de impresionar...

...al más aguerrido aventurero.

Jubilosamente, como hacen casi todo,...

...los yanomamos desenvolvieron de las hojas su payara,...

...el trofeo del día.

Con detenimiento separaron sus mandíbulas para que nosotros...

...pudiéramos asombrarnos ante el pez que habían obtenido...

...del Orinoco.

Esta criatura depredadora está dotada de unos dientes...

...que encajan en alvéolos de la mandíbula superior.

Unos dientes que deben resultar terribles...

...clavados en el brazo de un hombre.

Pero parece que esto no ocurre casi nunca.

Este pez ataca a los otros peces...

...y no a los mamíferos de gran porte,...

...como hacen las pirañas.

Aprovechamos la oportunidad para filmar a los yanomamos...

...mientras preparan los peces obtenidos en el río.

Es una buena ocasión para comentar que la selva yanomama...

...es tan rica en recursos que solamente de las aguas...

...pueden obtener gran parte de las proteínas de que se nutren.

Los peces son abundantísimos.

Las especies, muy diferentes.

Y hemos podido comprobar...

...que el gusto de algunos bagres y peces del Orinoco...

...no tiene nada que envidiar a los exquisitos peces de mar o de río...

...que se consumen en los restaurantes de Europa.

Meticulosamente, y utilizando...

...las más primitivas de las armas para estos menesteres,...

...los dientes blancos y marfileños,...

...el indio despedaza y limpia los peces...

...de los que se alimentará,...

...previamente asados o sancochados,....

...como se dice en Venezuela cuando se cuece un manjar.

Llenos de admiración...

...y de alegría ante el espectáculo de este pueblo sano,...

...que obtiene tantos...

...alimentos...

...de la selva, continuábamos nuestro viaje,...

...porque más arriba, en el Orinoco,...

...nos esperaba un pueblo...

...que nos conduciría al interior de la selva,...

...hacia un poblado donde los yanomamos...

...vivían como han vivido siempre...

...en sus hábitats interioranos.

Gracias a los contactos establecidos...

...por Codesur y por nuestro experto González Miño,...

...que iba en la proa de la embarcación puntera,...

...sabíamos que los indios nos esperaban amistosamente.

Uno de los grupos más ricos y mejor establecidos, y habían destacado...

...a sus guerreros más representativos en una roca...

...para darnos la bienvenida.

Posaron orgullosos, con sus pinturas de guerra, sus adornos y sus plumas.

Querían demostrarnos que son los más fuertes,...

...que son los dueños de esta selva.

Que nos acogían amistosamente para conducirnos a su poblado de verano.

Tras el primer contacto habría una demostración de fuerza y habilidad.

Y, sobre todo, una exhibición del armamento.

Estos indios, que son guerreros y defienden...

...sus territorios de los indios vecinos,...

...tienen danzas que se basan en impresionar al visitante.

Se habían distribuido de tal manera...

...que las mujeres y los menos dotados esperaban en la orilla,...

...mientras los más fuertes,...

...el chamán y los jefes estaban en el centro del río.

Cruzaban el agua bailando.

Nos dispusimos para admirar a nuestros amigos,...

...que nos iban a conducir en una larga expedición selva adentro...

...hasta un poblado de verano...

...donde viven como sus ancestros,...

...en lo más profundo de las selvas, desde el principio de los tiempos.

Uno recordaba las expediciones de Stanley y Livingstone.

Recordaba los contactos de los españoles del siglo XVI...

...con las tribus...

...al encontrase con estos hombres, mujeres y niños...

...que no hablaban nuestro idioma pero que nos acogían...

...inocentemente,...

...demostrándonos su fuerza y por ella su hospitalidad.

Queda del más alto e importante ritual observar su danza.

Era importante permanecer quieto,...

...admirando a los guerreros mientras danzaban.

Porque querían decirnos...

...que siempre habían sido los dueños de la selva...

...y podríamos estar...

...únicamente como sus invitados.

Y no es difícil comprender que en la selva orinoco-amazónica,...

...con las armas y los medios del yanomamo,...

...nadie podría sobrevivir...

...a no ser que fuera yanomamo y poseyera la cultura de este pueblo.

El hombre y la tierra (Serie venezolana) - En busca de los indios del Alto Orinoco

07 oct 2015

Félix Rodríguez de la Fuente y su equipo navegan por el Orinoco, donde se cruzan con Los Yanomanos. Un pueblo de la selva venezolana que incluso desconociendo leyes matemáticas, construyen puentes perfectos. Se basan en el perfecto conocimiento de todas las maderas de la selva. Un pueblo de la selva que evitaba los grandes ríos porque, según sus tradiciones, es donde estaban los grandes ríos. Una aventura en las orillas del río Orinoco.

Histórico de emisiones:
18/05/1974
24/06/2010
06/09/2012

ver más sobre "El hombre y la tierra (Serie venezolana) - En busca de los indios del Alto Orinoco" ver menos sobre "El hombre y la tierra (Serie venezolana) - En busca de los indios del Alto Orinoco"

Los últimos 177 programas de El hombre y la Tierra

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Recomendaciones de usuarios