Presentado por: Félix Rodríguez de la Fuente Dirigido por: Félix Rodríguez de la Fuente

Recuperamos a uno de los más importantes protagonistas de la historia de la televisión en nuestro país: Félix Rodríguez de la Fuente, legendario naturalista que falleció hace 32 años en Alaska, el 14 de marzo de 1980, mientras realizaba uno de sus documentales sobre fauna y naturaleza.

Más información en nuestro especial "30 años sin Félix".

3236481
cerrar cerrar

Subtítulos de El hombre y la Tierra (Fauna ibérica) - Taiga, el azor

Subtitulado por TELETEXTO-TVE. Seguramente, les sorprenderá a ustedes,... ..la imagen de un ave con la cabeza cubierta con una caperuza de cuero, ..que trata de buscar a tientas la carne sobre mi puño,... ..pero he de confesarles que si el pájaro me viera,... ..me consideraría como el peor de sus enemigos. Hemos pasados 2 largas noches y 2 días juntos, pero... ..para Taiga, el azor, que así se llama esta espléndida criatura, ..es muy posible que yo siga siendo todavía,... ..el peor de sus enemigos entre las criaturas vivientes. Mejor que mis palabras, van a ser las imágenes retrospectivas,... ..quienes les pongan al corriente de la aventura... ..que Taiga vivió conmigo; de la razón por la que no debe tener ..ninguna simpatía hacia mí. Una fría mañana del mes de enero, cuando yo estaba convencido... ..de que los azores migradores habrían llegado... ..a los altos páramos de la meseta y acompañado por Aurelio,... ..estábamos explorando el terreno. Como siempre que salimos al campo, íbamos leyendo cada rincón. Una cabaña construida por viejos labradores de la Alcarria Y en el suelo, pelo de conejo. ¿Será el azor, el pájaro que buscamos?,...seguramente no. El azor pela las presas, pero no arranca pedazos de su pellejo. Y un excremento fresco, que previo análisis nos permite comprobar... ..que ha sido "maese" raposo, el autor de la hazaña. Unos días antes, el zorro que había tomado en propiedad la cabaña... ..para pasar la noche, debió cazar por los andurriales, un conejo. Las imágenes nos permiten asistir a un espectáculo poco corriente,... ..¿cómo caza el raposo?, pues más o menos como un podenco de caza. Buscando con el oído, con la vista y con el olfato a su pieza favorita, ..el conejo, que ahí va corriendo que por desgracia para él,... ..va a ser alcanzado por el zorro. El conejo ha buscado refugio y espera inmóvil no ser descubierto, ..pero el raposo dispone de un radar infalible y astuto, ágil y veloz, ..cazará al conejillo, uno más, entre los muchos que matan... ..estos animales y también los cazadores humanos. Él ha sido quien dejó los restos en el patio de la cabaña alcarreña, ..que a nosotros nos hizo creer que se trataba de una pieza del azor Tras examinar los restos del festín del zorro,... ..proseguimos estudiando el suelo. Tanto Aurelio como yo, habíamos paseado ya por este lugar, ..y sabíamos que en alguna encina estaba la atalla del azor. Es decir, una rama limpia, con buenas entradas y salidas, ..desde la que el ave de presa observa, otea y ataca a sus piezas. Plumas de urraca, pelo de liebre y de conejo, no cabe duda,... ..aquí se aposta el azor para cazar. Si tenemos suerte, podremos capturar a la criatura privilegiada, ..a la más fantástica de las aves de los bosques europeos y asiáticos. Previamente Aurelio había preparado leña de encina,... ..con la que hicimos un aguardo apretado, teniendo en cuenta... ..que el azor puede descubrir un ratón en la espesura. Un aguardo frente a la atalaya del azor. Desde su frío interior, era una mañana gélida... ..con temperatura de 10 grados por debajo de cero. Teníamos que esperar a que posiblemente el azor migrador, ..que invernaba en la alta Alcarria, viniera a su atalalla para cazar. La historia hubiera terminado pronto si el azor no hubiera acudido. Y como ésta es una reconstrucción filmada de una aventura real, ..les ahorramos a Vds. toda una larga mañana de espera. El azor vino y desde el interior de nuestro cubil,... ..vimos a una criatura de hermosura fascinante,... ..el príncipe de los pájaros de la espesura. Sus ojos penetrantes nos tenían como petrificados, pero... ..sabíamos que tarde o temprano, el azor cazaría desde su atalaya. Las imágenes son más elocuentes que mis palabras. El azor había cazado una liebre. Ahora había que asustarle... ..y conseguir que se fuera y abandonara la presa. Se preguntarán ustedes, ¿qué pretendíamos con eso?,... ..queríamos capturar al azor. Sabíamos que nos observaba... ..y que volvería para saciarse en la pieza que había capturado. Colocamos lazos de nailon diestramente situados en el cuello.. ..y en las partes en las que el azor se agarra para comer. Después nos fuimos hacia un nuevo escondite. El azor entre tanto no dejaría de otear desde la espesura,... ..pero le esperaban los lazos seguros de nailon. Era importante que nosotros estuviéramos cerca,... ..porque cuando viéramos que el azor hace algún gesto... ..de estar trabado, es preciso asustarle de nuevo, ..para que el nudo se cierre en torno a su tarso... ..y así poder atraparle. La rápida construcción de otro puesto nos disponía para otra espera ..más corta que la anterior. Cuando el azor caza,... ..no tarda en retornar a su pieza, si cree que el hombre,... ..su mayor enemigo, se ha ido. Como esperábamos el azor retornó para comer su liebre. Le dejamos un rato para que se enlazara. Por uno de sus movimientos supimos que ya debía de tener una pata... ..metida en el lazo; salimos entonces rápidamente para asustarle, ..con la esperanza de que la trampa hubiera sido eficaz. Y allí nos encontramos con el ave más salvaje y más bella del bosque, ..al alcance de nuestras manos. Pero eso es un decir,... ..porque era una máquina de arañar. Sus uñas cortantes como navajas... ..y punzantes como leznas, se clavaban donde podían. Ayudados por el guante de cetrería inmovilizamos al pájaro; ..y como ya habíamos visto en los libros antiguos de este arte noble, ..el azor se entregó, dejó de arañar, sólo se quejaba. Siendo aquélla seguramente, la única batalla de su vida,... ..en la que no había vencido. El pájaro del Norte, la rapaz de la Taiga, se quedó inmóvil. Entonces Aurelio, experto halconero, le quitó los lazos de nailon,... ..con nerviosismo, era necesario liberarle y no dañarle las patas, ..tan preciado tesoro, que habían capturado tantas presas. Plumas que habían traído al rey de los pájaros rapaces, ..desde el lejano Norte; plumas de seda, uñas de acero. El azor, el pájaro noble, el pájaro que fue el precio de Castilla,... ..estaba en nuestras manos. Le pusimos rápidamente las pihuelas, ..que son unas correas de cuero con las que los halconeros sujetan.. ..las aves de presa al guante, a través de un anillo metálico... ..y de una correa más larga, la loha. Las pihuelas llevan en unas placas el nombre del propietario del pájaro Después se le colocan unos cascabeles para oírle cuando vuele, ..más tarde sobre el bosque. Y naturalmente la caperuza,... ..esa cofia de cuero que a ustedes les ha sorprendido y que... ..a nosotros nos permitirá manejar al azor durante dos largos días... ..y dos noches de insomnio y de absoluta dieta. Porque así, el hambre vencerá el temor que el pájaro... ..pueda tenernos, el día en que por 1 vez, junto a la chimenea,... ..le quitemos la caperuza. La emoción de un halconero, cuando quita por 1 vez la caperuza... ..a su pájaro recién capturado es indescriptible. ¿Cuál será la reacción del ave ante el rostro de su captor? ¿Cuál será la reacción de un ave salvaje, ante la presencia... ..de aquel a quien debe considerar como su peor enemigo? Pero viene en nuestra ayuda la carne que el azor ha probado ya.. ..con la caperuza puesta y un chasquido hecho con los labios, ..que le recuerda que es el momento de comer. El hambre lo hace todo, un azor en ayunas podría comerse... ..la mitad de su propio peso en carne, en un sólo día. Entonces, la fuerza de su tremenda agresividad le lleva a comer... ..en la mano del hombre. Paso a paso, el azor, a quien los árabes llamaban aljor, el noble, ..va dando rienda suelta a su noble carácter, hasta el punto... ..de que en esta 1 comida que es un documento inédito,... ..podíamos ya tocarle las garras de acero, a pocos milímetros del pico, ..capaz de desarticular los duros huesos de las aves,... ..sin que jamás nos rozara. El azor estaba empezando a hacerse amigo mío. Taiga, después de dos noches de insomnio y dos días de ayuno, ..empezaba a entrar en el hermoso juego de la doma. ¿Y por qué privar de la libertad a aquel hermoso animal? Todo empezó estudiando en uno de nuestros más hermosos... ..tratados de cetrería de Don Juan Manuel... ..y del Canciller Pérez López de Ayala... ..y de Fadrique de Zúñiga y Sotomayor, donde encontré... ..capítulos apasionantes sobre la doma del azor. El azor convenientemente templado, es decir con hambre,... ..puede ser controlado por el hombre si comienza a volarle al principio, ..con una larga cuerda que se llama "el fiador". El azor obedecerá, siempre que se le dé de comer... ..después de la señal convenida, pero ¡cuidado!,... ..el día que el azor no tenga hambre o haya comido previamente,... ..perderá toda influencia por parte del hombre. Entonces concebí la idea de capturar un azor,... ..para que valiéndonos de la cinematografía pudiéramos ver, ..lo que nunca vieron los halconeros medievales,ni los ornitólogos de hoy Pero antes, permítanme decirles la emoción y el nerviosismo... ..que tenía cuando llevé a mi azor al mismo lugar de la Alcarria... ..y le quité la lonja y el anillo. ¡Ay de mí, si el azor no vuelve!, ..porque yo, ya me había hecho amigo de Taiga. Yo le hablaba a Taiga y él me hablaba a mí. "Voy a devolverte la libertad, azor, podrás elegir entre tus árboles.. ..y mi compañía". Yo jugaba con ventaja,... ..el azor no había comido aquel día, a pesar de todo, tenía tanto miedo, .."¿si no viene?". Eché a correr llamándole: "Taiga". Nervioso, emocionado, "¿si el azor no viene?". Y el azor no venía. Y de pronto, un grito en el cielo, el grito de mi amiga... ..que me dice: "Te prefiero, voy a seguir contigo", .."dame la comida de tu puño, más cómoda... ..que la esquiva presa de la naturaleza" Y así, queridos amigos, respiré aquella tarde. El azor, como decían los libros de cetrería del siglo XIV,... ..había acudido a la llamada. Podía estar suelto en el campo,... ..en su monte, y me prefería a mí que al monte. Plumas de seda, uñas de acero, ojos de fuego. Y mi colaborador Aurelio y yo, a jugar con el azor,... ..fortaleciéndole con vuelos sucesivos; seguros... ..de que siempre que tuviera hambre acudiría a nuestra llamada. No puede imaginarse deporte más excitante,... ..no puede concebirse para un amante de la naturaleza,... ..espectáculo tan increíble, sobre todo para ustedes que lo ven.. ..gracias a la cámara de alta velocidad, ralentizada. Taiga era ya nuestra amiga, nos hablaba,... ..venía a comer a nuestra mano, y aceptaba nuestras caricias. El pájaro venido del Norte, el gran azor capaz de matar... ..una liebre en unos segundos, reposaba dulcemente sobre mi puño. Y una y otra vez, yo lo lanzaba a las copas de los árboles. Y una y otra vez, aceptando el juego el azor volvía a mi puño,... ..o al puño de Aurelio que también era su amigo. Un azor es infatigable, y verle venir llenando el aire, ..acariciando la brisa, clavándonos los ojos de fuego, ..es algo que nunca, jamás, se podrá olvidar. Taiga recibía siempre su premio, unas picadas en una pata de pollo, ..en un ala de paloma, en roja y fresca carne. Y jugando y jugando... ..nos metimos en el último capítulo de nuestra historia. Habíamos capturado al azor para ver, gracias a las cámaras... ..que ustedes no ven en este momento, su vuelo ralentizado. ¿Cómo un ave que vuela a más de 100 kms/hora... ..puede capturar a una liebre que corre a más de 70? De esta asombrosa manera, pero vamos a verlo más lentamente. No se pierdan un fotograma, porque costó medio año de trabajo. "El adiós siempre es triste",... ..estaba pensando con mi azor sobre el puño,... ..que le tenía que devolver la libertad. No podía privar yo a una criatura tan hermosa, tan vigorosa... ..y amante de su vida, de la sagrada libertad,... ..por mi puro egoísmo. "Mañana te vas a ir, Taiga. ¡Buen viaje!". Pero antes de irte enséñanos cómo eres capaz de cazar en el cielo, ..subiendo como un milagro, una de tus presas. Sabía muy bien lo que tenía que hacer para perder a mi amiga, ..dejarla comer todo lo que quisiera. Sin el hambre como aliciente, sería incapaz de volver a mi puño. Cuando Aurelio quitaba a Taiga las pihuelas de cuero,... ..estábamos los dos muy tristes y silenciosos. El milagro viviente, el azor, el noble, se iba a ir. Aquella noche dormiría en el campo. Pero el azor, amigos míos, es del campo, pertenece al campo, ..y para tener un azor es preciso un permiso especial... ..de la Administración. Quedan muy pocos azores. Nuestro azor migrador, tenía que volver a su Taiga,... ..a sus bosques norteños, porque ya estaba terminando febrero. Le miramos por última vez, "adiós, Taiga, buen viaje". Y así nos fuimos marchando,... ..sin atrevernos a volver más la cabeza. Y el azor, después de comer, quizá por primera vez,... ..desde que estuvo en nuestras manos, todo lo que quiso,... ..se fue al bosque, a la vieja encina. Y aquella tarde.. ..se recortaron las siluetas de las grullas en el cielo. También ellas iban hacia el Norte, hasta la tundra nativa,... ..era la época del retorno, los migradores volvían... ..a sus tierras ancestrales. Y Taiga, mi amiga,... ..la que me había enseñado los secretos y bellezas del vuelo, ..del mejor volador de todos los pájaros, se iría,... ..seguramente aquel amanecer.

El hombre y la Tierra (Fauna ibérica) - Taiga, el azor

26:18 31 jul 2015

 Mediante las reglas medievales de cetrería, amansa y adiestra al ave, hasta ganarse su voluntad. De esta manera, empleando cámaras de alta velocidad, consigue realizar un completo estudio fotográfico de los asombrosos movimientos de esta rapaz.

Histórico de emisiones: 

06/02/1976

13/06/2012

 Mediante las reglas medievales de cetrería, amansa y adiestra al ave, hasta ganarse su voluntad. De esta manera, empleando cámaras de alta velocidad, consigue realizar un completo estudio fotográfico de los asombrosos movimientos de esta rapaz.

Histórico de emisiones: 

06/02/1976

13/06/2012

ver más sobre "El hombre y la Tierra (Fauna ibérica) - Taiga, el azor" ver menos sobre "El hombre y la Tierra (Fauna ibérica) - Taiga, el azor"

Los últimos 187 documentales de El hombre y la Tierra

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • El juego de la caza, 1

    El juego de la caza, 1

    26:10 pasado viernes

    26:10 pasado viernes Entre los carnívoros más agresivos se encuentran los mustélidos como el turón. Cuando los jóvenes turones son capaces de salir de su guarida, se entregan al juego, que reproduce los movimientos que más tarde usarán para cazar. Histórico de emisiones: 24/02/197818/07/2012 

  • Los flamencos

    Los flamencos

    24:05 pasado viernes

    24:05 pasado viernes Difícilmente puede contemplarse un ave, a la vez más sugestiva y extraña que el flamenco. En estos ejemplares se aúnan caracteres de las cigüeñas, de las garzas y de los patos. Histórico de emisiones: 23/05/198118/07/2012 

  • El cazador social

    El cazador social

    25:32 pasado jueves

    25:32 pasado jueves El cazador social es otro de los capítulos de Félix Rodríguez de la Fuente dedicado al lobo. Un depredador que vive y actúa en el seno de grupos bien jerarquizados. Histórico de emisiones: 23/11/197817/07/2012

  • Águila imperial, 2

    Águila imperial, 2

    30:44 pasado jueves

    30:44 pasado jueves Una de las rapaces más bellas y escasas del mundo es el águila imperial, que tiene en la Península Ibérica su último refugio. Se estima, según el último censo elaborado por el Ministerio de Medio Ambiente, que hay 250 parejas de estas rapaces en la península ibérica, que habitan, mayoritariamente, el cuadrante suroccidental de la península. Histótico de emisiones: 07/07/197817/07/2012

  • Águila imperial, 1

    Águila imperial, 1

    28:40 pasado miércoles

    28:40 pasado miércoles Una de las rapaces más bellas y escasas del mundo es el águila imperial, que tienen en la Península Ibérica su último refugio. Se estima, según el último censo elaborado por el Ministerio de Medio Ambiente, que hay 250 parejas de estas rapaces en la península ibérica, que habitan, mayoritariamente, el cuadrante suroccidental de la península... Histórico de emisiones: 30/06/197816/07/2012

  • Las aves esteparias 3

    Las aves esteparias 3

    30:44 pasado miércoles

    30:44 pasado miércoles En la estepa castellana, generada por la acción del hombre, realmente estepas cerealistas, pervive una importantísima comunidad ornítica, en la que destacan las avutardas, sisones, alcaravenes, gangas, ortegas, aguiluchos y halcones peregrinos. Histórico de emisiones: 11/05/197916/07/2012

  • Las aves esteparias 2

    Las aves esteparias 2

    24:59 pasado martes

    24:59 pasado martes En la estepa castellana, generada por la acción del hombre, realmente estepas cerealistas, pervive una importantísima comunidad ornítica, en la que destacan las avutardas, sisones, alcaravenes, gangas, ortegas, aguiluchos y halcones peregrinos.Histórico de emisiones: 04/05/197912/07/2012

  • Las aves esteparias 1

    Las aves esteparias 1

    30:52 pasado martes

    30:52 pasado martes En la estepa castellana, generada por la acción del hombre, realmente estepas cerealistas, pervive una importantísima comunidad ornítica, en la que destacan las avutardas, sisones, alcaravenes, gangas, ortegas, aguiluchos y halcones peregrinos.Histórico de emisiones: 27/04/197912/07/2012

  • El buitre leonado, 2

    El buitre leonado, 2

    28:14 pasado lunes

    28:14 pasado lunes Ave carroñera de estepa y montaña, el buitre leonado vio acrecentadas sus posibilidades ecológicas en la Península Ibérica a medida que la desforestación histórica iba creando espacios desnudos, aptos para el vuelo de prospección del necrófago alado.Histórico de emisiones: 14/01/197711/07/2012

  • El buitre leonado, 1

    El buitre leonado, 1

    29:49 pasado lunes

    29:49 pasado lunes Ave carroñera de estepa y montaña, el buitre leonado vio acrecentadas sus posibilidades ecológicas en la Península Ibérica a medida que la desforestación histórica iba creando espacios desnudos, aptos para el vuelo de prospección del necrófago alado.Histórico de emisiones: 07/01/197711/07/2012

  • 28:10 21 ago 2015 En este capítulo, podemos ver cómo las marismas del Guadalquivir comienzan su ciclo biológico con las primeras lluvias de otoño. Aquí encuentra refugio a lo largo del año especies migradoras europeas y africanas: patos, gansos, garzas, garcillas, espátulas. avocetas, pagazas.... nidifican y crían en estas marismas. Aquí mismo cría el águila imperial en Abril y en el estío se suceden las paradas nupciales del gamo                                                               Histórico de emisiones: 23/03/197910/07/2012

  • 28:04 21 ago 2015 En este capítulo, podemos ver cómo las marismas del Guadalquivir comienzan su ciclo biológico con las primeras lluvias de otoño. Aquí encuentra refugio a lo largo del año especies migradoras europeas y africanas: patos, gansos, garzas, garcillas, espátulas. avocetas, pagazas.... nidifican y crían en estas marismas. Aquí mismo cría el águila imperial en Abril y en el estío se suceden las paradas nupciales del gamo                                                          Histórico de emisiones: 23/03/197910/07/2012 

  • 29:37 20 ago 2015 Podemos ver cómo las marismas del Guadalquivir comienzan su ciclo biológico con las primeras lluvias de otoño. Aquí encuentran refugio a lo largo del año especies migradoras europeas y africanas: patos, gansos, garzas, garcillas, espátulas, avocetas, pagazas... nidifican y crían en estas marismas. Aquí mismo cría el águila imperial en abril y en el estío se suceden las paradas nupciales del gamo.                                                                                                             Histórico de emisiones:09/03/1979  09/07/2012    

  • 30:47 20 ago 2015 Podemos ver cómo las marismas del Guadalquivir comienzan su ciclo biológico con las primeras lluvias de otoño. Aquí encuentran refugio a lo largo del año especies migradoras europeas y africanas: patos, gansos, garzas, garcillas, espátulas, avocetas, pagazas... nidifican y crían en estas marismas. Aquí mismo cría el águila imperial en abril, y en el estío se suceden las paradas nupciales del gamo.                                                                                                                                                           Histórico de emisiones:02/03/1979   09/07/2012    

  • 30:43 19 ago 2015 En este capítulo podemos ver las especies orníticas que anidan el subarchipiélago de la Cabrera, en el que destacan las gaviotas argénteas, las gaviotas de Audoin, el águila pescadora, el halcón de Eleonor, las pardelas y los cormoranes.                                                                                                                                         Histórico de emisiones:23/06/1978    05/07/2012     

Mostrando 1 de 13 Ver más