Televisión Española estrena 'El Greco, alma y luz universales', una serie documental que recorre su trayectoria personal y artística, desde sus inicios en Grecia, hasta su muerte en Toledo. El serial, compuesto de seis capítulos, está dirigido por Miguel de los Santos y cuenta con las voces de los actores Antonio Medina y Manuel Galiana.

'El Greco, alma y luz universales' se compone de seis capítulos. ‘Camino hacia la eternidad’ será el primero de ellos, donde se buscará desvelar los enigmas del pintor, y su constante lucha interior por captar la esencia humana en un instante; ‘Las brumas de la memoria’, un recorrido por sus inicios en Creta y, posteriormente, en Italia, cuna del Renacimiento; ‘La Italia soñada’, que repasa la vida de El Greco en Roma, donde conocerá a algunos españoles que le hablarán de El Escorial, un proyecto de Felipe II; ‘Destino español’ mostrará la importancia de la ciudad de Toledo en la vida del pintor, donde conoció a su amor, Jerónima de las Cuevas, con la que tuvo su único hijo, Jorge Manuel; ‘La Gloria’, que es la que alcanzará después de pintar ‘El entierro del señor de Orgaz’; y el último, ‘La inmortalidad’, que muestra el momento en el que El Greco se consagra como uno de los mejores pintores de la historia, cuando crea su obra cumbre, ‘Asunción de Ovalle’, poco antes de morir.

Cada uno de ellos contará con los testimonios de los principales expertos nacionales e internacionales en la vida y obra de Doménikos Theotokópoulos: catedráticos y profesores de universidades de España, Creta o Florencia; historiadores; expertos en arte; autoridades religiosas; y otras personalidades, como Gonzalo Crespí de Valdaura, actual Conde de Orgaz.

4723905 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
El Greco, alma y luz universales - La Italia soñada - ver ahora
Transcripción completa

El Greco,

después de tener una formación como pintor bizantino

y alcanzar el grado de maestro pintor,

con lo que ello significaba,

decide trasladarse a la metrópolis.

-Su primera etapa es normalmente la de Venecia.

Aunque se sabe muy poco de su estancia italiana,

porque los documentos no son muchos y hay más bien suposiciones

que realidades.

-Se dice en una carta Giulio Clovio, que estuvo en el taller de Tiziano,

para intentar llegar a pintar como lo que eran sus...

en este momento podríamos decir sus ídolos, ¿no?

(Música)

Adiós a Creta, a Venecia, a Florencia.

El Greco llegaba a Roma con intención de establecerse,

pero su meta estaba en la España de Felipe II,

el imperio en que no se ponía el sol.

Allí trató de conseguir un puesto en la corte del rey,

aunque tampoco sería ese su destino final.

Síganos en busca de las fascinantes claves

del Greco, de su vida y de su obra.

En Venecia no había espacio para él.

Eran demasiado prepotentes y, de alguna manera,

ya tenían garantizadas las posibilidades de trabajo.

Al Greco en Venecia

no lo esperaba un gran destino.

Tal vez ese destino lo pudiese encontrar en Roma.

Codeándose con un príncipe muy potente

como el cardenal Alejandro Farnesio.

En Roma la primera intención del Greco

fue establecerse definitivamente en la Ciudad Eterna,

donde llegó a ingresar en el importante gremio

de pintores de San Lucas, y donde pintó numerosas obras.

Tras haber sido despedido por el cardenal Farnesio en Roma,

El Greco pasó por una situación especialmente difícil.

Lo despidieron, me parece, en julio de 1572.

En el mes de septiembre de ese mismo año, si mal no recuerdo,

se afilió al gremio de San Lucas.

¿Qué quiere decir esto?

Que, indudablemente, se la jugaba como profesional liberal.

Allí conocí al buen Chacón, un canónigo toledano

y al también español don Luis de Castilla.

Escuché por primera vez hablar del proyecto del rey de España,

Felipe II, con el que asombraría al mundo:

El Escorial.

También en Roma,

el Greco trabó contacto con el bibliotecario del Rey Felipe,

Benito Arias Montano.

Un hombre culto y enigmático, aficionado, como su señor,

a los harenes herméticos y heterodoxos,

a la alquimia, la astrología y los libros prohibidos.

Fue él quien me sedujo

para trabajar en ese moderno templo de Salomón.

España era la mayor potencia mundial.

He de reconocer que acceder a saberes ocultos

me seducía.

Hubo algo más que le impulsó a dejar Roma,

Miguel Ángel.

El Greco despreció la obra del pintor y escultor,

poco menos que adorando la Ciudad Eterna,

lo que le granjeó numerosas enemistades.

Sí, desprecié a Miguel Ángel.

Pero ya dijo el filósofo que somos tan hijos de lo que amamos

como de lo que odiamos.

A pesar de todo,

Miguel Ángel quedó grabado en mí hasta el final de mi vida.

En un momento dado, este joven griego, bastante seguro de sí mismo,

junto con unos artistas intelectuales

y personas que se relacionaban con la corte de Farnesio,

al llegar la noticia de que el papa recién nombrado, Gregorio XIII,

había decidido derribar el juicio final de Miguel Ángel,

por considerarlo indecente,

El Greco declaró dejando a todo el mundo estupefacto.

Sería bueno que lo hiciese

porque ahora lo podría volver a hacer yo y lo haría mejor.

Ahora bien,

semejante declaración hecha ante los seguidores de Farnesio,

incondicionales fieles de Miguel Ángel

y más que el propio Miguel Ángel,

suponía la expulsión inmediata de la Corte.

-La enemistad del cardenal Farnesio era algo muy pesado para soportarlo

porque era una persona que tenía mucha influencia en Roma.

No tenía apoyo ninguno, por lo tanto,

fiando del hecho que en España estaba Felipe II

y que él había trabajado con Tiziano

y Tiziano tenía muy buena relación con Felipe II,

confiaba en este hecho para encontrar en España mejor situación

de la que había dejado.

-La mayoría de los historiadores creen que se quedó en Roma,

y que luego, acudiendo tal vez a unos amigos y unos españoles,

se marchara a España.

Yo estoy totalmente convencido de que regresó a Venecia

y permaneció allí el tiempo suficiente para darse cuenta,

una vez más, que tampoco Venecia era el sitio apropiado

para desarrollar una carrera brillante.

Esa teoría se sostiene en la visible influencia sobre el Greco

de obras pintadas en Venecia por Tiziano y Tintoretto,

durante los años en los que, supuestamente,

el pintor estuvo en Roma.

Existen documentos

que prueban que antes de partir a Flandes como gobernador,

Juan de Austria visitó Venecia para suplicar al Dux

que retornara a la Liga Santa,

la alianza que mantenía con España.

Mi pregunta es la siguiente,

pero puede considerarse arbitraria e insólita.

Si el Greco y Juan de Austria se conocían de antes,

¿no sería posible que cuando Juan de Austria regresara de Venecia,

al finalizar su misión,

dirigiéndose a Milán para tomar el camino hacia Flandes,

se hiciera acompañar por el Greco encaminándole posteriormente

hacia Génova y España?

Sea como fuere,

los pasos del Greco se encaminaron a España.

(Música)

En 1576, el Greco llegó a España para quedarse hasta su muerte,

primero probó suerte en Madrid,

antes de instalarse definitivamente en Toledo.

Empecé a conocer España.

El orgullo y los usos de los españoles,

no siempre de mi agrado.

En Madrid fue feligrés de la parroquia de San Andrés,

patrón de los griegos.

No conseguiría el puesto que pretendía,

ni llegaría a conocer aún al rey Felipe II.

Madrid no pudo darle lo que estaba buscando en España.

Aquello que, con los años,

sería el germen de su eternidad.

Pero sí Toledo.

Como Ulises en la odisea,

El Greco llega al lugar del que siempre había sentido nostalgia,

aún sin conocerlo.

La mística de Toledo le llevó a catalizar su formación diversa,

a dejar de ser un pintor griego más

para convertirse con el paso del tiempo en quien llegó a ser.

Cuando llegué a Toledo

era un hervidero de espiritualidad.

Aún mantenía aquel sabor a las tres culturas

que lo hicieron famoso:

cristiana, musulmana y judía.

O que hizo de ella la única ciudad cuyo nombre pronuncia Sherezade,

en los cuentos de "Las mil y una noches".

Toledo siempre fue un lugar de cruce de culturas,

desde la escuela de traductores de Alfonso X,

donde se volcaron algunos de los saberes

ortodoxos y heterodoxos del mundo antiguo,

y especialmente del mundo musulmán, el legado musulmán.

Por lo tanto, Toledo nunca perdió esa fascinación de lugar

donde uno podía encontrar prácticamente cualquier cosa.

Toledo está plagado de antiguas leyendas,

como la del fabuloso tesoro de los visigodos

o la de la mesa de Salomón,

mítica reliquia judía en la que el rey bíblico

podía ver todos los secretos del universo.

En los relatos del Grial del s. XIII

escritos al otro lado de los Pirineos por Chrétien de Troyes,

por Wolfram von Eschenbach

y por todos los grandes padres de la literatura del Grial,

se apuntaba que la fuente de los relatos del Grial

podía estar en Toledo.

Eschenbach menciona a un personaje, Flegetanis,

que estuvo asentado en la ciudad que después ocuparía el Greco.

Precisamente, como custodio de las reliquias más sagradas,

más importantes de mundo hebreo.

Probablemente sean leyendas,

nada más que leyendas,

pero al final las grandes obras de arte,

las grandes obras literarias,

la gran cultura, se construye, precisamente,

sobre el acervo legendario.

Saberes herméticos, prohibidos,

herejías...

y catolicismo exacerbado.

Esencias de Toledo,

de mi Toledo.

Del Toledo del Greco.

Durante su estancia en Roma,

el Greco fue invitado a venir a España por Luis de Castilla,

hijo natural del deán de la catedral de Toledo.

No vino, al menos abiertamente,

a trabajar en El Escorial.

Don Luis de Castilla era hijo del deán don Diego de Castilla.

Hay que esclarecerlo,

un clérigo normalmente no tiene hijos, en algún caso los ha habido.

No hay que rajarse las vestiduras, pero en este caso,

don Diego de Castilla entró un poquito mayor al sacerdocio

y tuvo este hijo antes de entrar en el seminario

para formarse como sacerdote.

El Greco vino desde El Escorial.

A Felipe II no le gustaba la forma de pintar del Greco,

y entonces le dio la cuenta.

Le trajo para que lo hiciese en El Escorial,

y después le dijo que no le gustaba.

El Greco cogió su maletilla y llegó a Toledo.

El pobre hombre pues nada...

Se encontró con don Diego de Castilla,

que era el deán de esta catedral primada de España,

y se dirigió a él, ofreciéndole algo.

El deán era su patrocinador principal.

El Greco pensó que encajaría en el universo del monarca,

tan culto y avanzado, tan distinto de su leyenda negra.

Hasta compartían su pasión por la música,

ya que el rey tocaba la vihuela,

pero se equivocaba.

Eso sería después.

Cuando llegué a Toledo, pronto conseguí mi primer encargo.

Mi arte era único

y logré que así lo valoraran.

El primer encargo del Greco en Toledo

fue el retablo de Santo Domingo el Antiguo.

La valoración de esta obra puso de manifiesto

su carácter complicado y arisco.

La tasación de los cuadros en el s. XVI y XVII,

lo sabemos a través de los problemas que el Greco va a tener.

Era muy frecuente en cualquier artista

que se tasara por parte del demandante de la obra,

se buscaba un tasador por parte del artista,

como es lógico, exageraba la cantidad.

Luego terminaban, mayoritariamente, con una especie de hombre bueno

o tasador intermedio, los cuales, en ocasiones,

ni le daba la razón a uno ni a otro.

Dentro de eso, siempre ha habido artistas más polémicos

y menos polémicos.

El Greco siempre es un artista polémico,

pero había artistas que se conformaban con la oferta

con que se valoraba al inicio de la obra.

¿Qué sabían aquellos tasadores del valor de mi arte?

Tuve que aceptar mil ducados.

Algunos dirán que era mucho,

yo...

que muy poco.

Y, además, cobré en plazos.

Creo que el Greco rompió los precios del arte.

Rompió los precios porque tenemos documentación que habla

de que se consideran precios absolutamente exagerados.

Bien es verdad que en algunos casos, estos mismos problemas,

vamos a llamarles de índole de tasadores,

reconocían que era uno de los más grandes pintores que había.

Lo cual, indudablemente quiere decir, que sabía lo que valía

y podía exigir y exigió.

A pesar de los altísimos costes nunca antes vistos en España,

pronto le hicieron más encargos.

Y comenzaría los pleitos que lo acompañaron durante su vida.

Pinta "El expolio" para la catedral,

pero no pinta otras grandes obras para la catedral.

Será para las iglesias...

intelectuales del momento...

para otros conventos.

Digamos, lo que llamamos la Iglesia...

no funcionó.

El expolio de Nuestro Señor no era un tema religioso

que se pintara a menudo,

al contrario que las anunciaciones o los eccehomos.

Se trata del momento en que Jesús, conducido a la cruz,

es despojado de su manto,

que los soldados romanos se jugarán a los dados.

Para mí fue un nuevo pleito.

Me llevó años cobrar el cuadro,

pero lo conseguí.

La Iglesia acababa de salir del Concilio de Trento,

la temática era el elogio a los santos, es fundamental.

La Iglesia acaba de decir que el justo se salva por la fe,

pero ayudado de las buenas obras.

Las buenas obras de los santos

son las que tienen que ser representadas.

Es el boom, entre comillas,

de la pintura de corte de la santificación

del hombre que sale adelante por sus propios méritos,

que si alcanza, llega a la santidad, por lo tanto,

los encargos suelen ser reiterativos.

Santos devocionales fundamentales, sin olvidar la temática,

que en el caso de España,

siempre va a tener como eje a la Virgen.

El deán de la catedral quiere un cuadro para la sacristía

que llame la atención del celebrante

antes de salir a celebrar la eucaristía.

Entonces le pidió este cuadro, pero se le dejó un poquito a su aire,

podríamos decir.

Ahí hubo diálogo entre ellos,

a lo mejor con alguna palabra más fuerte que otra,

sobre si le gustaba o no.

Terminó convenciendo el Greco al deán.

Convenció a don Diego

de que él representaba a Jesús expoliándole,

quitándole la vestidura roja que lleva.

Abajo hay tres mujeres, que eran las tres Marías,

que bajan su vista por ni siquiera mirar

el pudor del cuerpo de Jesús totalmente desnudo.

Sin embargo, el cuadro no fue del agrado

del cabildo de la catedral,

que adujo su falta de concordancia con la iconografía católica al uso.

¿Por qué elegiría el Greco pintar este episodio tan poco común

de la vida de Cristo?

Mis secretos me guardo.

¿Acaso debo revelar toda mi vida y mis incógnitas?

De las relaciones amorosas del Greco se sabe muy poco.

Ese es quizá, junto con la manera de pintar

y su espiritualidad más íntima, su tercer gran secreto.

Solo sabemos que, al poco de llegar a Toledo,

conoció a Jerónima de las Cuevas.

Su relación tuvo que ser apasionada.

A los 10 meses de mi llegada, nació Jorge Manuel,

mi único hijo reconocido.

"La dama del armiño" ha sido durante muchos años

la imagen de Jerónima de las Cuevas,

aunque hoy se sabe que no es ella la mujer que aparece en el cuadro.

Ni ella es Jerónima ni yo pinté semejante retrato.

El Greco no se casó con Jerónima,

aunque dio su apellido al hijo de ambos

y nunca negó su relación con ella.

Hay quienes creen que murió tras el parto,

pero la verdad se desconoce.

Pintar y Jorge Manuel fueron mis pasiones.

No las mujeres.

El cultivo de la riqueza del espíritu.

Toledo pronto le dio también fama y fortuna,

que luego le quitaría.

Fue la ciudad donde encontró una filosofía,

una forma de entender la vida

y un reflejo de la mentalidad española.

Santos y demonios,

Quijotes y Sanchos.

Con los pies en el suelo y con la mística del cielo.

El apellido De las Cuevas no era habitual en Toledo.

Muchos investigadores e historiadores

han tratado, sin éxito, descubrir algún dato sobre Jerónima,

el enigmático único amor del Greco.

Sospecho adónde queréis llegar.

Es solo una conjetura.

Quizá Jerónima de las Cuevas fuera un nombre falso, inventado,

para proteger la auténtica identidad de una mujer que pudo ser judía.

Tal vez sea debido a la cantidad de población judía

que existió en Toledo,

pudiera tener algún antecedente.

Es posible que entre los ascendientes del Greco,

existiera algún antepasado judío,

pero no consta.

Lo cierto es que el Greco frecuentó a judíos conversos

y hasta vivió muy cerca de ellos.

¿Pudo ser él mismo judío?

Hubiera sido muy peligroso que el Greco hubiera mostrado

cualquier clase de simpatía hacia los judíos,

en un momento en el que los judíos estaban severamente perseguidos.

Hay ciertos detalles que hacen sospechar.

El hecho de que instalara su taller, su casa en Toledo,

muy cerca de la antigua sinagoga del Tránsito,

ya en la boca de la judería.

El hecho de que se instalase en unas casas

que habían pertenecido a uno de los grandes nigromantes

y expertos en judaísmo, como fue el marqués de Villena.

La verdad me la guardo.

La preservo solo para mí,

en mi derecho y mi privilegio,

allí donde estoy ahora.

La verdad.

Qué difícil concepto aplicado al Greco.

El Greco de los grandes enigmas.

De todos los desprecios a su obra,

hubo uno que dolió al Greco más que ningún otro,

el de Felipe II.

El rey necesitaba cuadros

con los que adornar los altares de El Escorial,

pintados por los mejores artistas.

Ese año va a Toledo, al Corpus,

y allí, parece ser que conoce al Greco o la fama del Greco.

Es cuando...

ese año se le pide que pinte un cuadro para el monasterio.

Y pinte el cuadro de San Mauricio

porque era patrono del Toisón de Oro.

De los reyes de España,

y además porque era todo un símbolo de lucha contra el paganismo.

El martirio, como tal, me importaba menos

que la humanidad del santo y de sus torturadores.

Es un cuadro que estéticamente es bellísimo,

pero no se atuvo a lo que esperaba Felipe II.

No es un cuadro de devoción.

Y menos, si se piensa que los rostros que hay allí,

según algunos, es Filiberto de Saboya,

el duque de Alba, don Juan de Austria,

Alejandro Farnesio.

Cómo voy a rezar yo delante de un cuadro...

Estos hombres eran militares,

pero cómo voy a rezar delante de un cuadro así.

Estaba sometido a terribles tensiones,

tormentos y éxtasis de mi alma,

encerrada entre muros de incomprensión.

El Greco seguiría desarrollando su modo de pintar

con la fijeza de lo inmutable.

Así también, la Liga Santa que pintó para el rey

y al que tampoco agradó.

Todo esto no llega a convencerle a Felipe II.

Esta es la gran pregunta

y esta es la respuesta que encuentra el padre Sigüenza,

diciendo que no fue del gusto del rey.

¿Pero no fue del gusto del rey en qué?

¿En el arte o en el contenido?

Felipe II, cuando llama al Greco es para que...

pinte un cuadro, pero supongo que para que pinte muchos más.

Está necesitando...

Ahora que el Greco soñase con quedarse y pintar todo esto,

pues podemos suponer que sí.

De hecho, se llevó una gran desilusión al ver que...

que era rechazado.

Ni siquiera fui a El Escorial a entregar el cuadro.

Mi orgullo me obligó a quedarme en Toledo.

Nunca fui a la Corte ni para ver el montaje de una de mis obras.

El desprecio...

con desprecio se paga.

En su lugar,

El Greco envió a llevar el cuadro y cobrarlo a Francisco Provoste,

criado, discípulo y hombre de confianza.

El sueño de pintar el Retablo Mayor del Escorial

se desvanece.

Toledo se convierte en la patria definitiva del Greco.

(Música)

El Greco, alma y luz universales - La Italia soñada

26:07 05 sep 2018

Adiós a Creta , Venecia, Florencia; el Greco llega a Roma con la idea de establecerse, pero no contento con sus logros vuelve a España. Felipe II le hará un encargo en el Escorial pero su pintura será rechazada por el rey y el Greco nunca se presentará en la corte ni para ver el montaje de su obra.

Histórico de emisiones:
23/11/2014

Adiós a Creta , Venecia, Florencia; el Greco llega a Roma con la idea de establecerse, pero no contento con sus logros vuelve a España. Felipe II le hará un encargo en el Escorial pero su pintura será rechazada por el rey y el Greco nunca se presentará en la corte ni para ver el montaje de su obra.

Histórico de emisiones:
23/11/2014

ver más sobre "El Greco, alma y luz universales - La Italia soñada" ver menos sobre "El Greco, alma y luz universales - La Italia soñada"

Los últimos 7 documentales de El Greco, alma y luz universales

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • La Gloria

    La Gloria

    25:46 07 sep 2018

    25:46 07 sep 2018 El tiempo del Greco se acaba, antes de morir pintará su obra cumbre. Atrás dejará el canon clásico y veremos el Greco al desnudo, sin más verdad que la de su pintura, en la que se funde el alma humana como nadie lo había hecho nunca. Histórico de emisiones: 14/12/2014

  • 25:22 07 sep 2018 En este episodio se nos muestra la gloria que hará inmortal al Greco, El entierro del Conde Orgaz. Todo ello unido al logro de la perfección estética y simbólica perseguida durante años desembocará paradójicamente en su declive frente al ascenso de su hijo como pintor y arquitecto, sobre el maestro. Histórico de emisiones: 07/12/2014

  • Destino español

    Destino español

    25:52 06 sep 2018

    25:52 06 sep 2018 En esta ocasión El Greco encontrará en Toledo una nueva patria, además de mujer e hijo, pero su carácter se irá agriando debido a que no ha conseguido convencer de su talento artístico a la corte de Felipe II; su espíritu aún permanecerá en Italia durante largo tiempo. Histórico de emisiones: 30/11/2014

  • La Italia soñada

    La Italia soñada

    26:07 05 sep 2018

    26:07 05 sep 2018 Adiós a Creta , Venecia, Florencia; el Greco llega a Roma con la idea de establecerse, pero no contento con sus logros vuelve a España. Felipe II le hará un encargo en el Escorial pero su pintura será rechazada por el rey y el Greco nunca se presentará en la corte ni para ver el montaje de su obra. Histórico de emisiones: 23/11/2014

  • Las brumas de la memoria

    Las brumas de la memoria

    25:21 04 sep 2018

    25:21 04 sep 2018 En este capítulo se abordarán la búsqueda del Greco por avanzar en el camino hacia su propia expresión artística desde Creta hasta la escuela de Venecia con Tiziano, pasando por la etapa florentina. Histórico de emisiones: 16/11/2014

  • Camino hacia la eternidad

    Camino hacia la eternidad

    25:43 03 sep 2018

    25:43 03 sep 2018 La serie contempla el análisis e interpretación de la figura yobra del Greco junto con su influencia en el Arte Contemporáneo. Histórico de emisiones: 09/11/2014

  • 6:01 06 nov 2014 La 2 de TVE se une a los actos conmemorativos celebrados este año con motivo del cuarto centenario de la muerte de El Greco con el estreno, el domingo 9 de noviembre a las 14.30 h, de una serie documental que se adentra en su vida y obra.  El Greco, alma y luz universales se compone de seis capítulos rodados en 4K y con cámaras de cine digital. Mira ya un adelanto exclusivo de la serie. 

Mostrando 1 de 1