Los bosques han tenido un papel fundamental en el desarrollo de la historia natural, social y económica de España, desde los tiempos más remotos hasta la actualidad. Esta serie documental quiere concienciar a la opinión pública de la importancia de estos ecosistemas.

Serie emitida en "La aventura del saber".

3652301 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
El bosque protector - Cambio climático y su influencia en los bosques españoles - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Teletexto-iRTVE.

En términos geológicos

el clima de la Tierra ha estado en constante cambio.

En la actualidad las causas meramente naturales

solo pueden explicar una pequeña parte

de las modificaciones climáticas de los últimos años.

Y la mayoría de los científicos sostiene

que las actividades humanas están modificando

el clima de nuestro planeta.

En este capítulo,

desde este inmenso laboratorio de la Antártida,

a más de 12.000 km de distancia de la península Ibérica,

mostraremos cómo influirá el cambio climático en los bosques ibéricos.

Ajenos al cambio climático

cientos de pingüinos papúa, barbijo o adelia,

junto a alguna cría despistada de emperador,

cumplen un año más con su ciclo reproductor.

Pasarán varios meses en estas costas del mar de Weddell

antes de que el frío invierno cubra de hielo el mar.

Estas gélidas aguas son de las más ricas del planeta.

La abundancia de krill hace que al caer la tarde

las ballenas jorobadas se den cita cerca de la costa

para su cotidiana cena.

Este espectáculo de sonidos y colores

invita a la calma.

Un refugio de vida salvaje,

donde el hombre se siente minúsculo

frente al indómito continente blanco.

El hecho de que el cambio climático sea un fenómeno a escala global,

ha motivado que cientos de científicos de las universidades

y centros de investigación más prestigiosos del mundo,

se den cita en el confín de la Tierra

para estudiar en los hielos antárticos algunos indicadores

del calentamiento del planeta.

Gracias al apoyo, en este caso de la Base Antártica

del Ejército de Chile Bernardo O'Higgins

ubicada en el Estrecho de Bransfield en el mar de Weddell.

Estos científicos pueden desarrollar complejas tareas

de reconocimiento y señalización.

Para medir, por ejemplo,

las grietas de los glaciares.

La misión fundamental de la dotación que se encuentra en la Base O'Higgins

es brindar apoyo a toda la actividad científica

que se realiza en la península Antártica,

básicamente el apoyo logístico que requiere esta actividad científica.

Y la segunda misión

que es de soberanía presencial en el territorio antártico

básicamente apuntado la exploración hacia el interior de la península.

Desde aquí se adentran en la meseta antártica

a través de los inmensos glaciares,

cuya singladura termina en la costa.

El acceso a la meseta se realiza a través de rutas balizadas,

ya que el lento pero constante discurrir de los glaciares

supone la presencia de las temibles y muchas veces traidoras grietas.

Elegimos este lugar para hacer una primera impresión

de la zona de nieve.

Vamos a hacer un agujero en la nieve donde vamos a registrar

las distintas capas de nieve que se han registrado en el último año.

Queremos ver cómo está la nieve si es que el agua se coló dentro

de esta capa nevosa para posteriormente poder hacer

una perforación de un testigo de hielo.

Para eso necesitamos antes de esa información,

que es lo que estamos haciendo aquí una perforación

y vamos a ver las diferentes capas.

Así podemos identificar tormentas muy fuertes que han habido,

o si ha habido mucho calor en la zona,

que nos puede ayudar a decidir si es un buen lugar

para hacer una perforación o no.

Cuando determinemos que es el lugar más apropiado

para sacar el testigo de hielo que vamos a sacar,

la idea es poder identificar los cambios climáticos

en la península Antártica en los últimos 20 años.

Ahora hacemos una perforación somera, es decir, máximo 20 metros.

Y se calcula que en esta zona el rango de acumulación varía

entre 80 cm y un metro de agua equivalente por año.

Entonces, si tenemos una perforación de 20 metros

vamos a poder obtener los últimos 20 años de registros de precipitaciones.

Eso lo vamos comparar con distintos puntos que visitaremos en el futuro

y entenderemos cómo ha evolucionado el cambio climático en esta zona,

en la península Antártica donde se han registrado rangos

de calentamiento muy fuertes.

No así en el interior de la Antártica,

y queremos ver por qué esta zona se calienta más que la otra.

Por qué en el interior de la Antártica

las temperaturas no suben tanto como acá.

Probablemente está muy ligado a la fuerte influencia marina,

porque la península está penetrando hacia el mar,

y el interior de la Antártica no.

Está más protegido por las corrientes circumpolares atmosféricas.

Mientras unos científicos tratan de estudiar la evolución del clima,

otros rastrean con tecnología de radar terrestre

la evolución de las grietas para buscar correlaciones

entre cambio climático y dinámica glacial.

Los glaciares de la península Antártica

tienen una dinámica bastante particular en relación

al resto de los glaciares localizados al interior del continente.

Esto es porque la península Antártica

es uno de los 3 lugares del planeta que más se está calentando,

producto del cambio global.

Vamos a instalar unas balizas de geo referencial

con un sistema de posicionamiento satelital

un sistema bastante preciso, nos da precisiones submétricas.

Vamos a medirlo en esta oportunidad

y la próxima vez cuando volvamos dentro de un año,

volveremos a medir estos puntos.

De esta forma podemos discriminar cual es la velocidad

y la dirección del movimiento de los glaciares de este sector.

Estas incesantes visitas a la Antártida

muestran la inquietud de los científicos que día tras día

nos alertan de la amenaza del cambio climático.

Pero si este llegara a producirse con la intensidad anunciada,

¿qué ocurriría con los bosques ibéricos?

El cambio climático va a afectar a los bosques españoles

de dos maneras fundamentales:

De manera directa, por cuanto las condiciones de temperatura

van a modificar incrementándose sensiblemente

o muy sensiblemente las temperaturas.

Y porque la lluvia va a cambiar también.

Y en algunas zonas va a haber poca lluvia,

menos lluvia incluso de la que hoy en día es capaz de sustentar

vegetación arbórea.

Por tanto habrá zonas de España donde la vegetación arbórea existente

sufrirá un estrés enorme y en muchos casos no podrá mantenerse

Eso directamente.

Indirectamente le va a afectar porque va a haber especies

que el sitio donde viven se va a ver seriamente comprometido,

o van a ser muy vulnerables porque se van a producir unas condiciones

a las que no están acostumbradas.

Indirectamente también porque las condiciones de estrés

con veranos muy cálidos, con olas de calor muy grandes,

frecuentes e intensas,

eso quiere decir que fenómenos que conocemos bien,

como son los incendios forestales,

de no tener medidas precautorias y de no concienciarse la población

pueden adquirir grandes proporciones y por tanto afectar

a muchas de esas zonas que van ya de por sí a estar estresadas.

Por tanto, directa o indirectamente,

el cambio climático supone una amenaza importante para buena parte

de nuestros ecosistemas forestales.

Los datos recogidos en los 38 observatorios meteorológicos

de la red principal repartidos por la España peninsular

en el período de 1971-2000, son reveladores.

Se ha producido un aumento medio de la temperatura anual

de 1'53 grados centígrados.

La temperatura ha subido en 36 de los 38 observatorios analizados,

de forma estadísticamente significativa al 95 por ciento.

Esta elevación de la temperatura media

es un 27% superior a la estimada

por los modelos climáticos predictivos para el siglo XXI,

que contemplan un aumento de hasta 0'4 grados por década

para este siglo.

De seguir en aumento la emisión de gases de efecto invernadero,

en el año 2050 podría llegarse a una subida media mínima

respecto a 2000 de dos grados y medio.

Y probable, en torno a los tres grados y medio.

Esto supondría entre uno y dos grados más

de lo estimado hace pocos años.

Si este hecho se produce

se puede afirmar que toda la mitad sur peninsular

habrá entrado en una clara africanización del clima.

El cambio climático va a modificar

en qué zonas del planeta llueve más o menos.

Y va a modificar también la vegetación existente.

Y va a modificar también que como consecuencia

de que en algunas zonas que ya llueve poco, llueva menos,

la presión por el agua que hay sea mayor.

Consecuentemente existe una relación entre

el cambio climático en algunas zonas del planeta

y los procesos de desertificación que ya están en marcha

en algunos de esos puntos del planeta, que, como digo,

se van a ver aumentados directamente por los propios cambios de clima

e indirectamente por las mayores presiones que

la población humana va a tener porque los recursos de los que depende

se van a hacer cada vez más escasos.

En cuanto a las precipitaciones anuales estudiadas

en el período 1947-1999,

no se observa aún una tendencia estadísticamente significativa.

Sin embargo,

la precipitación estacional en invierno sí ha comenzado

un descenso notable.

Lo mismo está ocurriendo con el número de días de nieve anuales,

en un descenso evidente.

Y la clara tendencia al aumento de las olas de calor,

tanto en frecuencia como en severidad.

Muchos de nuestros árboles no son ajenos al cambio climático.

Y algunas especies de pinos o robles

cuya presencia se remonta a millones de años,

han sido testigos de varias fluctuaciones climáticas.

De hecho bajo el calentamiento del holoceno,

estas y otras especies abandonaron las mesetas

y remontaron las montañas.

O se desplazaron hacia el norte

conforme se retiraban los casquetes glaciares.

Hoy día,

si estas especies tuvieran que regresar a los territorios perdidos,

se encontrarían con un problema añadido.

La destrucción de suelo por erosión debido a la falta de vegetación

no haría viable el retorno de estas especies.

La pérdida de suelo se produce básicamente

por falta de vegetación que lo sujete.

Parece que el remedio contra eso habría de ser,

poner vegetación en los lugares que no hay

que es donde más se produce el cambio, o sea,

recolectar o repoblar los lugares con mucha pérdida de suelo

para primero frenar y después ir manteniendo la formación de suelo

que tendría otra influencia

que también está ligada al cambio climático.

Cuando un lugar es seco y por falta de precipitaciones

algunas especies no pueden vivir se debe a dos cosas

a que hay poca agua y a que el suelo que tenemos debajo

tiene muy poca capacidad de retención de aquella poca agua que cae.

Hay algunos lugares que aún con precipitaciones considerables

siendo suelos muy arenosos muy erosionados

con mucha capa de tierra vegetal

no tienen ninguna capacidad de retención de agua.

Entonces el efecto final, aunque llueva,

es de una gran sequía, claro.

En muchos lugares la sobreexplotación de acuíferos

ha eliminado la capa freática próxima a la superficie

y colocado en situaciones de extinción

a numerosas comunidades vegetales.

En un escenario de cambio los territorios muy erosionados

solo podrán ser colonizados por especies poco exigentes

como los pinos.

Además, los pinos que tienen hojas aciculares

son menos vulnerables que las especies de hoja ancha

porque se enfrían con mayor eficacia.

Un incremento de las temperaturas

y la irregularidad de las lluvias, harán más difícil

el establecimiento y consolidación de nuevos bosques.

El debilitamiento de los bosques

por la falta de adecuación a las nuevas condiciones climáticas

los predispone a los incendios,

y a una menor respuesta a plagas y enfermedades.

Las plagas están causadas normalmente por insectos.

Son organismos cuya temperatura depende del exterior

y que los inviernos crudos y fríos

suelen ser beneficiosos

porque permite mantener las poblaciones controladas.

De manera que tras un invierno frío

muchos de esos posibles insectos van a ver mermada su población

y por tanto en la primavera siguiente

no estarán en condiciones tan buenas de atacar a aquellas especies

de las cuales se alimentan.

Un incremento de las temperaturas puede suponer inviernos muy benignos

y por tanto una menor capacidad del clima

de mantener controladas a esas poblaciones,

y en algunos casos está descrito que, efectivamente,

hay algunas de estas plagas que pueden desarrollarse.

Así pues el debilitamiento del bosque por estrés hídrico o térmico

junto a la aparición de enfermedades y plagas

contra las cuales la vegetación no tiene apenas defensa

pone a muchos de nuestros bosques ante una progresiva sustitución

por especies mejor adaptadas por su lenta fragmentación.

Y en el peor de los casos

ante la desaparición de algunas especies forestales.

La preocupante situación del abeto en algunas zonas del Pirineo

o del alcornoque en el cuadrante suroeste peninsular

puede ser un indicador de este complejo proceso.

La falta de vigor de los bosques actuales en un área extensa

permitirá que sean sustituidos paulatinamente

por especies más termófilas adaptadas a la aridez.

El pino pinaster de las montañas del interior valenciano

será sustituido por pino carrasco.

Y el alcornoque y el quejigo

dejarán paso a la encina.

En la mayoría de las sierras levantinas

o las de la mitad sur peninsular a excepción de Sierra Nevada,

el aumento de temperaturas supondría la desaparición de muchas especies

por falta de altitud.

Una de las más amenazadas

es el abeto más occidental del arco mediterráneo: el pinsapo.

También se verán afectadas

las poblaciones de pino silvestre en la sierra de Baza,

las de pino laricio de las sierras béticas,

o las de pino negro en la sierra de Gudar.

En todos estos casos los bosques que forman son muy reducidos

por lo que son más sensibles al cambio

y están en peligro de extinción.

En particular las especies andaluzas

por estar asociadas a una baja variabilidad genética,

motivada por problemas asociados a la intervención humana histórica.

El aumento de la temperatura llevaría asociado

una mayor demanda de agua.

En aquellos bosques donde la cantidad de agua sea elevada

se producirá incluso un aumento de la protección forestal.

Sin embargo, en bosques con déficit hídrico,

entre los cuales se encuentra la mayor parte

de los ecosistemas forestales españoles,

se pueden esperar cambios importantes,

que van desde la reducción de la densidad de árboles

hasta cambios en la distribución de las especies.

En casos extremos,

algunas áreas actualmente ocupadas por bosques,

podrían ser sustituidas por matorral.

Otras, actualmente ocupadas por matorral,

pueden quedar expuestas a importantes impactos erosivos.

Los suelos se han erosionado,

básicamente por los usos que han tenido,

en la península Ibérica y sobre todo en zonas montañosas, más pobres

de los medios rurales, pues se han hecho cultivos en tierras muy pobres

porque el hombre necesitaba obtener centeno, trigo, cebada

y en algunas ocasiones para su propio sustento.

Es evidente lo que llaman sociólogos rurales las tierras de hambre

que después de nuestra guerra civil

las zonas de Teruel, Cuenca, todas esas serranías que estaban cultivadas

pastoreadas, sembradas y laboreadas, a veces a mano,

esas tierras perdieron mucho juego cuando se han abandonado

cuando hubo el éxodo rural de esas zonas hacia las grandes ciudades

la industrialización del país, etc.

Hoy están invadidas de masas forestales.

Una de las causas por las cuales nosotros hemos multiplicado

por 1'6 o 1'7 nuestra superficie forestal arbolada

de hace 20 o 15 años para acá una de las causas es esta.

Otra de las causas es la repoblación de después de la guerra civil

que influyó también en esto.

Pero las dos han sido dirigidas básicamente en principio

a sujetar suelo, aunque tuviesen otras intencionalidades

sociales y políticas en su momento.

A medio plazo, que las especies se vean desplazadas por otras

dependerá de su capacidad de dispersión de semillas

y de una amplia variabilidad genética en sus poblaciones.

En ambientes secos los valores extremos del clima se manifiestan

con mayor rigor.

Y las especies diseminadas por el viento

se dispersan con más facilidad.

Las que fructifican todos los años tienen más posibilidad de dispersión

que las que lo hacen cada varios años o veceras.

En cuanto a la variabilidad genética cuanto mayor sea

más versatilidad tendrán para adaptarse al cambio.

Los bosques ibéricos son verdaderos sumideros de carbono

y lo seguirán siendo durante años.

No obstante, si las previsiones de cambio climático no varían

hacia la segunda mitad del presente siglo

invertirán su papel de sumideros,

para transformarse en emisores netos de carbono a la atmósfera.

El balance neto de carbono en los bosques

es el resultado de fotosíntesis por un lado

y por otro lado de los procesos de respiración.

Los procesos de respiración influyen por una parte sobre las plantas

porque fotosintetizan menos

y por otro lado sobre la materia orgánica y el humus

que está acumulado en los bosques

y que puede verse liberalizado según las condiciones térmicas.

Para España se han hecho algunos ejercicios de situaciones

que muestran, que efectivamente algunas de nuestras zonas

pueden pasar de ser fijadores netos, es decir, sumideros de carbono

a transformarse en aportes o aportadores netos de carbono

como consecuencia del cambio, en este tipo de proceso.

Por encima de esto están los incendios forestales.

Porque los incendios forestales

rápidamente oxidan la materia orgánica acumulada en el suelo

o en las plantas durante decenas de años

y consecuentemente pueden ser los liberalizadores de ese CO2

y contribuyendo así a hacer que los bosques no jueguen el papel

de sumidero que cabría esperar.

En cuanto a la reserva de agua en el suelo

durante los meses de verano disminuye año a año.

Lo que supone un grave riesgo para la supervivencia de algunos bosques.

El calentamiento global asociado a algunos cambios

en el régimen de precipitaciones.

podría suponer la desaparición de la vegetación arbolada

en los territorios que se encuentran en el límite

de adaptación a la sequía.

Siendo sustituida por vegetación herbácea

asociada a lluvias esporádicas.

Lo mismo ocurriría con los bosques de ribera

muy intervenidos por el hombre.

Un aumento de las temperaturas medias

irá unido al incremento de la evaporación,

y requerirán una mayor regularidad de la capa freática.

Si se perdiera esa regularidad,

los bosques asociados a los cursos de los ríos

podrían desaparecer.

El aumento de temperatura también podría provocar una mayor

dinámica foliar en los árboles.

La vida media de las hojas de los árboles perennifolios

como la encina, pasaría de ser de tres años a uno y medio.

Por el contrario,

en el caso de los árboles que pierden la hoja en invierno

como hayas y robles,

la duración de las hojas se vería alargada.

Adelantarían el momento de la brotación

y retrasarían el momento de la caída

lo que se traduce en un período vegetativo más largo,

y por tanto, mayor período de producción.

Ahora bien, es presumible que estas especies tuvieran que tolerar

períodos de sequía estival más prolongados

de lo que están acostumbradas a soportar.

Y probablemente muchas de ellas no lo resistirían.

En un escenario de cambio climático,

como el que indican los modelos predictivos

de aumento de temperatura y en el que la precipitación media

se mantiene aproximadamente constante,

los bosques húmedos del norte peninsular

presentarían una respuesta positiva aumentando su producción.

Sin embargo, en las condiciones mediterráneas

en las que el agua resulta el factor limitante más importante

se producirían los efectos contrarios.

Para poder detener el cambio climático

y evitar los efectos más perniciosos

tendríamos que ponernos manos a la obra

y disminuir drásticamente las emisiones de manera que

de aquí a 2050 para estar seguros tendríamos que haberlas reducido

del orden de un 80 por ciento.

Eso supone cambios muy importantes en nuestra forma de vida,

eso supone cambios muy importantes

en utilizar todas las tecnologías que tenemos a nuestro alcance

y eso requiere por parte de los gobiernos la adopción

de las medidas consiguientes para conseguir esos objetivos

que de acuerdo con lo que han suscrito en las últimas cumbres

sobre todo en la cumbre de Cancún, se pueda evitar

ese calentamiento peligroso sobre el clima.

Del mismo modo que los animales migran

para obtener los mejores territorios.

Las plantas también lo harán.

Cambiarán sus ciclos

o simplemente desaparecerán para siempre de las zonas

que durante miles de años les fueron propias.

Y esa desaparición podrá ser reemplazada

por otras plantas mejor adaptadas

pero será una sustitución artificial provocada por el hombre.

Esperemos que los compromisos ya adquiridos

y los que adquieran en el futuro los países

sirvan para que los bosques sigan la senda natural

de su transformación.

Estas aguas ahora salpicadas de icebergs multicolores

se verán cubiertas por una gruesa capa de hielo,

que volverá a reivindicar la grandeza de la gran dama de blanco.

El bosque protector - Cambio climático y su influencia en los bosques españoles

28:51 03 jul 2016

En este capítulo, desde el inmenso laboratorio natural de la Antártida, a más de 12000 km de distancia de la
Península Ibérica, mostraremos cómo podría influir el cambio climático en los bosques ibéricos.

Histórico de emisiones:
26/11/2011
15/03/2014

En este capítulo, desde el inmenso laboratorio natural de la Antártida, a más de 12000 km de distancia de la
Península Ibérica, mostraremos cómo podría influir el cambio climático en los bosques ibéricos.

Histórico de emisiones:
26/11/2011
15/03/2014

ver más sobre "El bosque protector - Cambio climático y su influencia en los bosques españoles " ver menos sobre "El bosque protector - Cambio climático y su influencia en los bosques españoles "

Los últimos 46 documentales de El bosque protector

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Poblet

    Poblet

    26:10 pasado sábado

    26:10 pasado sábado La espesura de este bello paraje catalán guarda una interesante historia forestal y cómo los trabajos iniciados a principios del S. XX , supieron recuperar el valor ecológico del bosque de Poblet. Histórico de emisiones: 23/10/2016 29/01/2017

  • Choperas

    Choperas

    25:37 08 sep 2018

    25:37 08 sep 2018 En este capítulo nos trasladaremos a la cuenca del Duero para descubrir los secretos del cultivo del chopo, la populicultura y su industria asociada. Histórico de emisiones: 16/10/2016

  • Las villuercas

    Las villuercas

    25:20 01 sep 2018

    25:20 01 sep 2018 En este capítulo nos adentramos en la comarca de las Villuercas- Ibores y Jara para explorar sus hábitats. La relación del hombre en los montes y entender por qué es necesario garantizar su conservación. Histórico de emisiones: 09/10/2016 15/01/2017

  • Torrente Enseu

    Torrente Enseu

    23:36 25 ago 2018

    23:36 25 ago 2018 Geri de la Sal es un pueblo leridano bañado por las aguas del Noguera- Pallaresa que mantiene una historia con los montes que le rodean. Mostraremos de qué manera el torrente Enseu se convirtió en una pesadilla y cómo una singular reestructuración hidrológico-forestal, mitigó sus crecidas. Histórico de emisiones: 02/10/2016 08/01/2017

  • 24:41 19 ago 2018 Desaparecida hace años de la península Ibérica, se está desarrollando un proyecto para recuperarla en el litoral andaluz. En dicho proyecto colaboran organismos alemanes y la fundación española MIGRES. Histórico de emisiones: 28/08/2016

  • 25:54 11 ago 2018 En la región de Murcia se encuentran Tetraclinis Articulata. En este capítulo se muestra la relación de este árbol con el hombre, cuáles han sido las causas que le han llevado a su situación actual y qué amenazas se ciernen sobre él. Su historia comienza en la ciudad marroquí de Essaouira. Histórico de emisiones: 08/02/2014 18/09/2016 25/12/2017

  • 19:45 10 ago 2018 La introducción del Arruí en Sierra Espuña, está lleno de controversia. Se describe cómo llegó hasta aquí, cómo ha evolucionado y cómo se gestiona para que su población sea un recurso cinegético compatible con los recursos cinegéticos de la zona. Histórico de emisiones: 01/02/2014 11/09/2016 18/12/2016

  • Elanio azul

    Elanio azul

    25:53 29 mar 2018

    25:53 29 mar 2018 En este capítulo veremos cuáles han sido los factores que le han permitido al bosque colonizar los terrenos agrícolas del sur de la península, que podrían amenazar su permanencia y cómo la comunidad de científicos se preocupa por conocer más sobre su ecología. Histórico de emisiones: 06/11/2016 05/02/2017

  • 19:14 11 dic 2016 La llegada en el s. XVI de la patata y el maíz propiciaron el declive de la castaña como alimento humano y por tanto la extensión ocupada por este árbol. Nos adentraremos en lso castañares españoles y conoceremos su problemática y también su aporttación a la economía del s. XX Histórico de emisiones: 28/08/2016

  • Bosques de la guerra

    Bosques de la guerra

    28:04 04 dic 2016

    28:04 04 dic 2016 En este capítulo reflexionaremos sobre los efectos de la guerra en un medio del que nadie habla tras los conflictos, el bosque. Escenarios, Verdún y los efectos del fuego de artillería, Vietnam y el uso masivo de herbicidas contaminados con dioxina, Liberia, y finalmente la primera guerra del Golfo.

  • 32:42 04 dic 2016 Desaparecida hace años de la península Ibérica, se está desarrollando un proyecto para recuperarla en el litoral andaluz. En dicho proyecto colaboran organismos alemanes y la fundación española MIGRES. Histórico de emisiones: 18/01/2014 04/09/2016

  • Bosques de piedra

    Bosques de piedra

    24:24 20 nov 2016

    24:24 20 nov 2016 En este capítulo se realizará un viaje en el tiempo a través de uno de los bosques de coníferas más antiguos, a los que hemos denominado Bosques de Piedra.

  • Incendios forestales

    Incendios forestales

    26:18 13 nov 2016

    26:18 13 nov 2016 Las especiales características climatológicas de la Península Ibérica ha hecho de ella que sus habitantes tengan una cultura acostumbrada al fuego. Histórico de emisiones: 29/12/2012

  • 24:12 14 ago 2016 La comarca del Marquesado de Zenete, en Sierra Nevada, en el documental se describe la recuperación del bosque a mediados del s.XX en un terreno prácticamente esquilmado por el hombre. Histórico de emisiones: 11/01/2014

  • 25:35 07 ago 2016 En este capítulo se muestra el pasado, presente y futuro de la industria de la resina. Una industria que ha constituido un claro ejemplo entre aprovechamiento y conservación del bosque. Histórico de emisiones: 04/01/2014

  • 22:22 24 jul 2016 Entre 1968 y 1973 tuvo lugar en el Sahel una de las sequías más importantes del siglo XX. Afectó a 6 millones de habitantes de la región y a 25 millones de cabezas de ganado, provocando la muerte de alrededor de 100.000 personas y hasta un 40% de pérdidas en el ganado. Esta sequía, con sus ramificaciones sociales y políticas, sirvió para elevar la desertificación al nivel de "problema global". En este capítulo mostraremos de qué manera afecta la desertificación a nuestro planeta y en especial a nuestro país. Histórico de emisiones: 17/12/2011 24/12/2012

  • Biomasa forestal

    Biomasa forestal

    24:41 17 jul 2016

    24:41 17 jul 2016 El cambio climático es una preocupación a nivel mundial. En el escenario internacional se suceden los esfuerzos por intentar alcanzar acuerdos de cooperación a nivel global que puedan dar pie a una estrategia coordinada para la reducción de los gases responsables de la alteración del clima. Las energías renovables son una pieza clave para la construcción de un sistema de producción más respetuoso con los ecosistemas del planeta. En este capítulo vamos a analizar las características de una de esas fuentes de energía, la biomasa forestal, así como las perspectivas de futuro que esta tiene en nuestro país

  • Restauración de hábitat

    Restauración de hábitat

    29:05 10 jul 2016

    29:05 10 jul 2016 Durante cientos de años el hombre ha modificado tan sustancialmente el bosque ibérico, que lo que vemos hoy, dista mucho de lo que en su día fue una extensa alfombra de vegetación. A veces la transformación fue tan radical, que sólo quedan algunos árboles centenarios y otras los bosques permanecen, pero muy fragmentados y alterados. Estas transformaciones de paisaje siempre han sido acompañadas de la correspondiente pérdida de fauna asociada. En este capítulo mostramos, de qué manera el hombre está intentando recuperar algunos rincones singulares de la geografía española para que puedan albergar de nuevo una fauna, que en muchas ocasiones resulta única. Histórico de emisiones: 23/12/2012 22/03/2014

  • Cambio climático

    Cambio climático

    28:51 03 jul 2016

    28:51 03 jul 2016 En este capítulo, desde el inmenso laboratorio natural de la Antártida, a más de 12000 km de distancia de la Península Ibérica, mostraremos cómo podría influir el cambio climático en los bosques ibéricos. Histórico de emisiones: 26/11/2011 15/03/2014

  • 24:54 26 jun 2016 Los pinares de silvestre de la Sierra de Guadarrama, son sin duda unos de los mejores bosques de esta especie en la Península Ibérica. Sus fustes rectos y la calidad de sus maderas han hecho que estos pinos sean muy utilizados desde hace siglos, para carpintería y construcción. En este capítulo se muestra de qué manera el hombre ha intervenido en las dos grandes masas de pinares que se encuentran a ambos lados de Peñalara, Valsaín, en la vertiente segoviana, y el Pinar de los Belgas en la madrileña y veremos cómo mediante una gestión adecuada han llegado hasta nuestros días. Histórico de emisiones: 19/11/2011 22/12/2012 08/03/2014

Mostrando 1 de 3 Ver más