www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3973279
Para todos los públicos El árbol de los deseos - 08/04/17 - ver ahora
Transcripción completa

(Explosiones)

(NARRA) Soy Edu Soto y me han encargado una misión:

recoger deseos de niños por los colegios

de todo el territorio nacional.

¡Vamos!

Son libres de pedir lo que quieran.

Quiero que mi madre sea actriz de "Juego de tronos".

Con una única condición:

los destinatarios de sus deseos no pueden ser ellos mismos.

(RÍE)

Siempre, y sin excepción, deben de ser para otra persona.

Bienvenidos a "El árbol de los deseos".

El colegio Gran Asociación está en el barrio del Carmen,

en el casco antiguo de Valencia.

Pero en una zona tranquila, alejada del bullicio,

hasta que llego yo y se lía parda. (RÍE)

¿Qué mejor manera que comenzar nuestro programa con...

una entrada explosiva?

"Senyor pirotècnic, pot començar la mascletà".

(Explosiones)

(Bullicio)

¡Vamos, chicos! ¡Vamos!

(RÍE) ¡Hola!

¡Hola! (RÍEN)

¡Hola, "bon" día! (TODOS) ¡Hola!

¡Hola!

Bueno, bueno, cómo sois los valencianos, ¿eh?

¡Sois de traca! Es que escucháis un petardo y ahí que vais.

(TODOS) ¡Sí! Claro, porque para vosotros

es un símbolo de fiesta, de alegría, de celebración.

Y no vais desencaminados, porque tengo que comunicaros

que vuestro colegio, Gran Asociación, ha sido elegido

por el árbol de los... (TODOS) ¡Deseos!

Muy bien. Así que el árbol está ya creciendo

en vuestro colegio y, muy pronto, le vais a poder pedir,

cada uno de vosotros, un deseo.

No vale eso de "pues yo pido un deseo que es tener 100 deseos".

No, eso no cuela. (RÍEN)

Y hay una regla muy importante y es que ese deseo

tiene que ser para otra persona.

No puede ser para vosotros mismos, ¿lo tenéis claro?

(TODOS) ¡Sí!

Ahora voy a intentar simular un petardo valenciano con mi boca.

Y, cuando el petardo suene, os vais a volver todos a clase

a escribir vuestros deseos en las tarjetas.

Y luego los colgaremos del árbol, ¿vale? Y...

(SILBA)

(Suena un silbido)

¡Pam! ¡Vamos!

(Vocerío)

Vamos a repartir las tarjetitas.

¡Hola, hola! (TODOS) ¡Hola!

Vengo a traeros unas cosas muy bonitas

(TODOS) ¡Oh...! -¡Hala!

Para que podáis escribir vuestras tarjetitas.

Tarjetitas.

Una cosa. Que, como este mes, es mi cumpleaños

y voy a cumplir 10 años, ¿digo que tengo 10 años o qué?

Es que tengo aún nueve.

Mi tío Sergio Villanueva, que ha hecho una película,

solo lo han sacado en un cine de Madrid.

Pero a mí me gustaría que sea más conocida

y que la saquen en un buen cine de Valencia.

¡Hello! (TODOS) ¡Hola!

¡Hola! ¿Qué tal?

¿Cómo van vuestros deseos? ¿Van bien?

(LEE) Una barca para mi padre.

Una barca donde vaya a pescar roja, que ponga "Hola, Vicente".

Porque mi padre se llama Vicente.

¿Cómo te llamas tú? José Luis.

¿Y cuál es tu deseo? Una bici para mi padre,

que se la robaron. -Hay gente mala por todas partes.

Pero también hay gente buena. Sí.

¿Cuál es tu deseo? Mi deseo es que pinten

las paredes de tercero, cuarto y quinto de color verde.

Y que haya un interruptor que, cuando lo pulsas,

las luces vayan cambiando de color y haya música.

Eso es como una discoteca, ¿no? Sí.

¿A ti te gusta bailar? Sí.

¿Y qué música te gusta bailar? La de "Happy".

¿Yo te la canto y tú bailas? No, tengo vergüenza.

Esto te lo arreglo yo. Lo hacemos toda la clase

y ya no te da vergüenza. (TODOS) ¡Sí!

Venga. Todos de pie.

("Happy" de Pharrell) (CANTA "HAPPY")

¡Bien!

(Aplausos)

Podríamos decir que tu deseo casi se ha cumplido.

Vaya baile nos hemos pegado.

Quiero que mi madre sea actriz de "Juego de tronos".

Es que de joven le gustaba mucho ser actriz.

Bueno, no sé si de joven veía la serie, pero le encanta.

¿Tu nombre es...? Aitana.

Aitana, ¿qué le pides al árbol mágico?

Que mis padres viajen a Nueva York juntos por fin.

A ver, es que, cuando yo iba a nacer,

mi madre estaba embarazada y querían ir a Nueva York.

Entonces, el médico les recomendó que no.

Y, después, me presenté para fallera mayor infantil de Valencia.

¿Tú has sido fallera? Sí, pero me cogieron de la corte,

que son las que le acompañan.

Lo de la corte suena como algo muy así de la realeza, ¿no?

Vamos, que estabas tan ocupada que tus padres no podían

ni pensar en ir a Nueva York. No.

A mi hermano le gusta mucho el fútbol

así que vaya a jugar con los jugadores del Valencia.

Quiero darle la sorpresa a mi hermano porque le quiero.

Y, ahora, solo queda salir a vuestro patio,

porque el árbol de los deseos ya ha crecido

y ya está preparado para recibir todos vuestros deseos.

Así que... ¡hale hop!

Los alumnos del colegio Gran Asociación de Valencia

ya han colgado sus tarjetas.

Le han pedido a nuestro árbol

unos deseos que harán felices a sus seres más queridos.

Y él, con su magia, se encargará de que

algunos de ellos se conviertan en realidad.

Si alguno de ustedes piensa que mi aspecto es algo ridículo,

se equivoca de todas, todas.

Estoy perfectamente mimetizado con el ambiente que me rodea.

¿Y por qué me he desplazado hasta aquí? Muy fácil,

porque quiero decirle a un niño que su deseo se hará realidad.

¿Y qué pasa, que a este niño le gusta el baloncesto?

Pues no lo sé. ¿Le gusta el fútbol?

No lo sé. Pero, de lo que estoy convencido,

es que acude, aquí, al Real Club Natación Delfín,

para hacer natación.

¿Qué? ¿Ahora entendéis mi aspecto de Michael Phelps, verdad?

¿Cuál es tu nombre? Mauro Mellado.

¿Y cuál es tu deseo? Mi deseo es que,

yo tengo un abuelo que todos los días

se va a andar por el campo.

Y un día se encontró un zorro, un jabalí y una serpiente cascabel.

Y, para que le proteja y para que no le pase nada,

pues que le den un perro.

Hay muchos animales que salvan vidas humanas.

Oye, ¿y dónde vive tu abuelo que hay tantos animales sueltos?

Aquí, pero se va a Fuenteovejuna bastantes veces.

Ah. ¿Os lleváis bien o qué? Uf, superbien.

Siempre he estado con él y me hace la vida más fácil.

Qué bien. ¿Cómo le llamas a tu abuelo tú?

A ver, de pequeño lo llamaba Abu Feliz, porque era muy feliz.

¿Y lo sigue siendo? Claro, va a ser feliz toda la vida.

¿Cómo estás? ¿Bien? Estiramos un poquito.

-¡Hala! -¡Adentro!

¡Hale! Venga. Paco, de verdad, que yo no puedo.

Que yo no puedo, que esto tiene bichos ahí dentro.

¿Qué va a tener bichos? A mí me da miedo.

¿Hay bichos dentro? ¿Hay...? Tírate, a ver.

Es que no me quiero tirar. Estará fría el agua.

Pero, la verdad, no he venido a tirarme al agua.

He venido una persona que ha escrito esto.

¿Tú has escrito esto? Sí.

¿Pues estás preparado para nadar?

¿Sí? ¿Has calentado bien? ¿Sí?

Que se te quite la preparación. Hoy, de nadar, nada de nada.

Nada de nada. Tú te vas a venir conmigo,

porque tu deseo se va a hacer realidad.

¡Uh...! ¡Choca ahí!

Mauro está emocionado, por fin su abuelo tendrá un perro

que le acompañe y le proteja durante sus paseos por el campo.

Ahora es el turno de sorprender a Vicente,

que pedía un deseo para su padre.

Voy a ver cómo le cae la noticia, literalmente hablando.

¡Estoy loco!

¡Oye, perdona! Perdona, ¿me puedes pasar el balón aquel, por favor?

Es que estoy jugando aquí un partido y se me ha caído.

¿Por qué no me lo subes por ahí detrás, por favor?

Muchas gracias, Vicente.

Hola, mami, Camino. Buenas, hola. ¿Qué tal?

Os voy a contar una cosita:

tú habías pedido un deseo, ¿cuál era ese deseo?

Que mi padre tenga una barca para aprender a navegar.

Pues yo he venido hasta aquí, hasta este sitio tan bonito,

con un balón de fútbol, porque sé que te gusta mucho.

Y he venido para decirte que tu deseo...

se va a hacer realidad.

¿Estás contento?

Me he quedado muy, muy nervioso.

Estoy muy contento, no tengo ni palabras.

¿A qué se dedica tu marido? Es orfebre.

Qué bonito. Sí.

¿Qué le pasa con los animales, que parece que es

el Félix Rodríguez de la Fuente de Valencia? ¿Qué le pasa?

No, que le gustan mucho los bichitos

y todos los animales, pero más los raros.

¿Tienes bichos raros en casa? Tenemos, tenemos.

¿Qué tenéis? Tenemos insectos palo,

insectos hoja y tenemos peces, en casa tenemos muchos peces,

que les gustan mucho a los dos.

Le gustan mucho los peces y pescar.

Entonces, imagino que la relación entre padre e hijo es buena, ¿no?

Es muy buena, porque son iguales. Pues vamos a hacer una cosa.

Tú te vas a llevar al niño y me vas a dar el teléfono

de algún miembro de la familia.

Y vamos a liarle para que vaya al puerto de Denia

por temas de trabajo. Allí nos vemos y, a partir de ahí,

nuestra imaginación va a empezar

a navegar hacia un mundo muy lleno de sorpresas, ¿vale?

Pues vámonos. No le digas nada a tu padre, ¿eh?

¿Eh? Tu padre no se puede enterar que hoy va a ser

un día inolvidable. Cuanto menos sepa, mejor.

Hola. Hola.

Bienvenida a la casa del Árbol.

Gracias. ¿Habías estado

en una casa de árbol? No.

Mi sueño es que mi madre vea a una amiga,

que desde hace ocho años no se ven.

¿Cuál es tu nombre? Isabel.

Isabel. ¿Y cuál es tu deseo?

Mi deseo es que mi madre pueda ver a una amiga que está en Francia.

¿Y su amiga es francesa? No. Es de Huelva.

Desde que se va a Francia, ¿no la ha vuelto a ver?

No. ¿La echa mucho de menos?

Creo que sí. ¿Y tu madre de dónde es?

De Huelva. ¿Echa de menos Huelva tu madre?

Sí. O sea, que echa de menos un poco

el sur y la gente del sur, ¿no? Sí.

Me imagino que si tú has pensado en tu mami,

es porque tu mami seguro que tiene ganas de verla

un día tranquila, sonriendo, ¿no? Sí.

Encima, es que solo trabaja en casa,

entonces, lo único que hace, es cuidarnos,

comprar y recogernos del cole

y pues ayudarnos a nosotros.

Hay que conseguir que Ana entre en nuestra taberna andaluza.

Y qué mejor que dar un poco el cante y un mensaje claro, ¿eh?

También es verdad que contamos con la ayuda

de un cómplice. En este caso, Jorge,

el marido de Ana. Se llamará al final

este programa "El árbol de los compinches".

Sin ellos, no haríamos nada.

¡Ay, Ana! ¿Dónde está mi Ana?

¡Ay! Si te llamas Ana... Si te llamas Ana,

vas a tener un día espectacular.

Vas a revivir... Si te llamas Ana,

vas a revivir Andalucía.

¿Te llamas? ¿Tú te llamas Ana? ¿Te llamas Ana?

¿Sí? ¿Te llamas Ana?

Ven por aquí, Ana. Ven por aquí. Ven por aquí.

¿De dónde eres? De Huelva.

De Huelva, además. Pues hoy es tu día de suerte, Ana.

Oye, Isabel, pero ven para acá.

¿Tú te acuerdas de mí? Sí.

¿Te imaginas qué hago aquí?

No te preocupes, que te lo voy a contar.

Cuando le he visto, me he echado hacia atrás

porque me daba un poco de cosita.

Porque estaba supernerviosa.

Tu deseo se va a hacer realidad.

Qué bien. ¿Estás contenta?

Sí. Pero necesito

que me guardes el secreto.

Vale. ¿Vale? Vamos allá.

Bueno, pues nada. Estábamos ahí hablando de nuestras cositas.

Yo me imagino que querrás saber a qué viene todo esto.

Pues sí. La verdad es que sí.

Lo primero que te quiero anunciar, es que tu hija pidió un deseo

en nuestro programa. Entre todas las personas

que tiene a su alrededor, ha decidido pedir un deseo para ti.

La verdad es que es orgullo.

Es orgullo porque sabes que eres importante para ella.

Tu hija sabe que tú echas un poquito de menos tus raíces,

que es Huelva, que es Andalucía.

¿Es así? Sí. Yo nací allí, me crié.

Me fue de allí con 30 años.

Y, sobre todo, echo mucho de menos a la familia,

la pandilla de Huelva, porque era...

¿Tienes allí a tu pandilla de hace unos años?

Bueno, del colegio.

O sea, que sigues teniendo contacto con amigas y amigos de allí.

De Huelva. Hay otros que ya no tengo tanto contacto.

O sea, que las amistades estáis un poquito desperdigadas.

Sí. La verdad es que sí. Yo tenía mi amiga Ester.

Que esa... Bueno, con ella coincidimos en tercero de BUP

y fue muy intensa. La verdad es

que con mucha confianza y mucho cariño.

Y está en Francia ahora.

Hace mucho tiempo que no la veo.

Y... nada. A veces, lo dejamos ir demasiado.

Sí. La verdad es que sí.

Se echa de menos pues a mis hermanos, a los tíos,

a mi tata y a mis amigas.

Las echo mucho de menos allí.

Pues vamos a intentar quitarte un poquito la morriña del sur.

Y habíamos pensado en invitarte a disfrutar del arte

de una persona del Sur que se llama India Martínez.

Que disfrutes de una noche muy andaluza.

Que puedas escuchar música que te suene familia, de tu tierra.

Es que, además, India Martínez me encanta.

Isabel sabía que me encantaba.

Eso es una oportunidad única.

(CANCIÓN) #Es cruel. Perdóname.#

#Todo no es casualidad.#

Nerea ha pedido a nuestro árbol un deseo.

Que una compañera de trabajo de su madre, Arantxa,

pueda ver por la calle a gente con las camisetas

que ella misma ha diseñado.

¿Cómo se llama la compañera de tu madre?

Arantxa. ¿Cómo es Arantxa?

Pues siempre va alegre. Nunca va triste ni nada.

Una persona muy alegre. Qué bien.

Creo que es muy bonito que tú veas que alguien es muy alegre

y quieras devolverle un poco de esa alegría

que repartes siempre a los demás. Sí.

Me gustaría que el Árbol eligiera mi deseo

porque como siempre está con la esperanza de que eso pase,

pues le haría muy feliz a Arantxa.

Me ha encantado hablar contigo. A mí también me ha encantado.

Gracias. Adiós.

Ay, qué cosa más simpática.

Qué monos estos niños, que todos me dicen

que les ha encantado conocerme. A mí también a ellos.

Muy cerca de aquí está la tienda donde trabajan Arantxa

y la madre de Nerea, Alba, que, además, es mi gancho.

Y muy pronto va a pasar por aquí con su hija.

Porque quiero decirle a Nerea que el Árbol ha elegido su deseo.

Y voy a estar aquí esperando,

aquí clavado, estoicamente, como una estatua.

("Invisible Man" de Queen)

Una monedita, por favor.

Mauro, ¿tú sabes que estas tres personas que tienes aquí

han sido mis cómplices y llevan toda la tarde

engañándote piadosamente?

Estoy flipando. (RÍEN)

Ahora me voy a poner un poco más serio.

Me voy a quitar esto, por favor.

Oye, ¿y dónde nace ese miedo de Mauro

de que le pase algo al abuelo? ¿Por qué?

Una historia. Parece ser que mi abuelo,

el padre de mi padre, tenía sus ovejas.

Y una vez, fue al granero y se le cayó la paja encima

y se quedó atrapado. Entonces, había un perro

que le llamaban Vago.

Y nada, pues Vago fue a la casa. Empezó a tirar de las piernas

de los que estaban ahí en ese momento,

lo siguieron y pudieron salvarle de aquella manera.

Y me imagino que el abuelo

le ha contado esta historia al nieto.

El nieto luego lo hace todo un poco más grande

y la verdad es que me parece perfecto.

¿Qué relación tienen el abuelo y el nieto?

Poca gente tendrá la relación que tiene mi nieto con su abuelo.

Porque es... vamos. El abuelo es el todo.

Y el abuelo para el nieto, es igual.

Oye, entonces, tenemos que encontrar a un perro.

¿Tú tienes alguna idea de dónde podemos encontrar a un perro?

En una protectora. ¿Por qué?

Porque ahí están muchos perros y, también, el perro que pase

una vida mejor que en la protectora, ¿sabes?

Y, bueno, sobre todo, que el perro sea joven.

Sea más joven que el abuelo. Sí.

Pues os voy a prometer una cosa, que veníamos con la intención

de proponeros eso, porque este deseo se va a convertir

en un deseo triple, porque tú vas a ser feliz,

vuestro abuelo va a ser feliz.

Pero, además, un perro va a ser feliz porque le daremos un hogar.

¿El abuelo cómo se va a poner cuando se entere?

Es que el abuelo no sabe nada. -Por supuesto.

Si no, ¿qué hacemos aquí? Faltaría más.

El abuelo pondría una cara de... "what", ¿qué es esto?

Sí. Pues tú vete a cambiar,

porque ahora no es cuestión de ir con estas pintas

y con estas ropas por la calle. Y yo menos con esto.

Si voy con esto... Serías el Edu Aletas.

El Edu Aletas. Pues vete a cambiar y ahora nos vemos.

¿Vale? Adiós.

A ver, Raúl. Tú vas a ir a buscar a un perro.

Hay una protectora que se llama Modepran,

que os van a asesorar muy bien. Perfecto.

Yo lo siento mucho, pero no me voy de aquí con esto.

No puedo más. Menos mal.

Me voy a cambiar, descalzo, porque esto no se puede aguantar.

Adiós, familia. Nos vemos. Hasta luego.

(NARRA) Nerea le pidió al Árbol que Arantxa,

la compañera de trabajo de su madre,

pudiera ver a mucha gente por la calle

con las camisetas que ella diseña.

Oye, me causa mucha curiosidad porque, normalmente,

los niños que piden deseos, lo piden para alguien muy cercano:

para un abuelo, para un tío.

Y tú lo estás pidiendo para una amiga de tu madre.

Sí. ¿Por qué? ¿Es muy especial para ti?

Sí, porque ella me habla, me enseña las fotos

de las camisetas, me habla de esto,

me enseña un poco de moda. Me gusta.

Y yo pienso que le haría feliz.

(NARRA) Así que aquí estoy, haciendo de estatua,

esperando a que Nerea pase y comunicarle

que su deseo ha sido elegido.

Una monedita, por favor.

Muchas gracias, Nerea.

Gracias por tu moneda.

A cambio, te voy a dar esto.

Quiero que sepas que tu deseo ha sido elegido

por "El árbol de los deseos". ¿Sí?

He reconocido la voz y sabía que era Edu.

Me ha dado mucha emoción.

Arantxa es muy buena, muy alegre. Es amiga mía y de mamá.

Y se merece un regalo así tan bonito.

Estamos aquí con tu madre, que es Alba,

que ha sido mi compinche. Explícanos por qué Arantxa es

una persona tan especial.

Es muy luchadora.

Siempre está para los demás. Es muy fuerte.

Es una tía que no para. Siempre está haciendo algo.

Se lo merece, que ha pasado muchas cosas.

Tiene mucho afán de superación en todo.

Ha pasado una enfermedad, un cáncer.

Lo pasó muy mal, pero no lo habla como con tristeza ni nada.

Lo habla todo muy natural.

Hace poco, montón una tienda. Tuvo que cerrar.

La tienda que tenía, ¿tiene alguna relación

con lo que vamos a vivir hoy? Sí, sí. Claro.

Es una fan de la moda y está estudiando ahora Diseño.

Siempre se está preparando. No para de hacer cosas.

Ella diseña sus propias camisetas y creo que os ha hecho

una camiseta personalizada. Sí.

A cada una, la nuestra. Como nos ve a cada una.

Por ejemplo, la mía es la Gran Vía, que me encanta pasear por allí.

Es una foto que hice yo. Siempre feliz.

¿Y tú cómo crees que ella va a reaccionar

cuando empiece a ver a gente que lleva sus camisetas

y diga: "¿Y este quién es?"? No sé. O le da por gritar.

Pues qué ganas tengo de verlo.

¿Tú tienes ganas de verlo? Sí.

Yo ahora necesito que vayas a tomarte un café con ella

aquí dentro, en este mercado maravilloso.

Y yo voy a ir mostrándole su camiseta

en el cuerpo de personas que ella no conoce.

A ver cómo va reaccionando. ¿Si se da cuenta?

A ver si se da cuenta. Yo me imagino que sí.

Sí. Y Nerea me va a ayudar a...

a elegir a qué persona le ponemos la camiseta

y qué frase le decimos a Arantxa, ¿vale, me ayudas?

Vale. Nerea está ansiosa por ver

cómo reaccionará Arantxa

cuando se dé cuenta de que varias personas llevan su camiseta.

Esa misma expectación vive Ana, la madre de Isabel

que está a punto de conocer a India Martínez en persona.

¿Tú estás preparada para conocer a una artista,

India Martínez, que con su voz

andaluza te va a llevar, sin quererlo, a tus raíces?

Estoy dispuesta a donde tú me lleves,

me tenéis nerviosa perdida.

¿Sí?, pues, creo que se romperá mucho el hielo

conociéndola, hablando con...

¿Pero, la vamos a conocer de verdad?

Ahora mismo, ¿Ahora?, pues, venga, vamos.

Estoy deseando.

Huy. Ay, aquí está,

hola, India, ella es Ana.

¿Qué tal? Encantada de conocerte.

Igualmente.

Siéntate por aquí.

Oye, disculpad un poco la espera

que estamos liados ahí con el vestuario,

estamos de estreno. Estáis de estreno, qué bien.

¿Sabes por qué estamos aquí?

Estamos aquí porque Ana es de Huelva

y vive en Valencia.

Entonces, ella echa mucho de menos el sur

y su hija pidió que su madre se reencontrara con su Andalucía

y su pasado porque veía que tenía ahí esa morriña.

Pero, qué bonito que tu hija.

Sí, no me lo imaginaba, además, ha sido una sorpresa

eso de que sea tu hija la que se fije en ti

y sepa lo que necesita,

ha sido precioso.

Sí es verdad que se echa mucho de menos, cuando uno está fuera

es cuando más valora su tierra por eso cuando puedo, me escapo

me voy a Almería con mi familia,

a Córdoba a visitar a mis abuelos, mis tíos, mis primos.

¿Cómo influye Andalucía en tu trabajo?

Está muy presente siempre,

a ver, yo vengo del flamenco,

en la letras, en el deje, en los giros,

creo que hasta en mi timbre se nota que vengo de ahí

y me influye muchísimo.

Tu último single, "Gris",

¿es una nueva ilusión? Sí, claro, además.

es una canción que da muy buen rollo,

me gusta cantarla, la disfruto.

Además, esa letra habla un poco de la historia de la que hablamos

con Ana, ¿nos darías un pequeño regalito?

Sí, claro. ¿Sí?

Qué pena que no me traje la guitarra.

Dice:

(CANTA) #Y es gris

#por ti

#de tanto amor se fue desgastando

#y yo, y yo aquí,

#parada en esta espera

#tal vez, perdí la cuenta.

#Y es gris

#por ti.

#De gris

#dibujo mi ilusión en un trazo

#y yo, y yo

#aquí, pintándote de gris un cuadro.#

Qué bonito.

Bien.

Qué bonito, qué bien cantas.

Tenerla aquí, al lado,

eso es impagable.

eso es un privilegio.

Oye, pues, vamos a dejarlo aquí

porque tú te tienes que preparar para tu concierto.

Un placer, de verdad,

estoy encantada de haberte conocido.

Ha sido un placer. Gracias, bonita.

Esta noche, nada, preparada con las pilas puestas

para disfrutar de su música

y a disfrutar de ella.

Estamos en Denia, rodeado de barcos,

con el deseo de Vicente, viento en popa a toda vela.

Su tía, María José, que es mi cómplice,

está trayendo hasta aquí a Vicente padre.

Le hizo creer que se reunirá con un cliente, que soy yo,

para arreglar una lámpara muy especial.

¿Están a punto, no?

Muy buenas, caballero,

gracias por acudir rápido a mi llamada.

Me presento soy Mar, Lobo de Mar,

y le he llamado porque tengo una reliquia marina

y anda un poco fastidiado de salud.

Le pido, por favor, que lo arregle, me han dicho

que usted es un orfebre con unas manos brillantes.

Sí.

¿Cómo la ve usted, cree que tiene arreglo?

Veníamos a ver una restauración de unas piezas de un barco

y, pues, mira, me he encontrado con esto

totalmente, inesperado y no... sorpresa, sorpresa total.

Bueno, voy a dejar de hablar así, porque me canso.

Aún estoy en shock

y no me lo... vamos, o sea, no me lo creo, para nada.

Me he quedado a cuadros, me he quedado... la verdad.

Te veo nervioso. Sí, mucho.

¿Sí? Sí, no sé.

Pues, calma tus nervios porque aquí solo suceden sueños,

deseos y cosas bonitas.

Alguien ha pedido un deseo para ti.

¿Imaginas quién puede ser?

Me hago una idea. A ver, arriésgate.

Pues, Vicente. Veo que sirves para...

Detective. Sí.

Pues, mira, este es un programa donde realizamos sueños

y tu hijo que tenía la oportunidad de pedir un deseo

para fulanito, menganito o zutanito,

resulta que lo pidió para un tal Vicente

que es su padre y que eres tú.

Vicente estaba, totalmente, a sabiendas de todo

y me ha sorprendido mucho.

Ay, tú lo sabías todo.

Mucha emoción, la verdad, sí.

Vicente Dos había pedido un deseo, ¿y cuál puede ser el deseo?

A ver, di. Una barca para mi papi.

Oye. Vamos a ver,

no te hagas ideas que no son.

Llegamos a la conclusión

que tú eres un amante de los animales,

¿me equivoco? Sí, sí.

Te gustan los animales. Sí.

Conoces la naturaleza bien,

pero, el medio acuático no lo conoces aún.

No mucho, no. Pues, tu hijo Vicente

quería que fueras a navegar

y que aprendieras a navegar.

¿Ese es tu deseo?

Pues, vamos allá, vamos allá.

Viviremos juntos la experiencia y estoy dispuesto

a todo, visto lo visto con la sorpresa pues,

que sea lo que Dios quiera.

Yo, donde me lleven, iré.

Nos vamos.

El capitán nos ha dejado llevar un poquito el barco,

bueno, lo llevó más Vicente.

A ver, capitán, no veas qué capitán tenemos en el barco.

Por un ratito he sido el capitán del barco.

y gracias a mí, el barco no encalló.

Muy bien, Vicente, así. Ahí, para allá, vamos, Vicente.

Este rumbo, perfecto.

No hay mayor felicidad para un padre

que cumplir los sueños de su hijo.

Vicente senior ha podido navegar y Vicente junior está supercontento

porque su deseo haya sido escogido.

Pero, aún les queda mucho por disfrutar.

Yo, de momento, atracaré un rato en tierra

para ver cómo Mauro conoce al nuevo miembro de la familia.

Oye, tenéis una suerte de vivir enfrente del mar.

Sí. Ay, el mar, por favor.

Oye, ¿has elegido nombre? Sí, claro.

¿Y cuál es su nombre? Lebrón.

¿Lebrón y de dónde has sacado eso?

Del jugador de baloncesto LeBron James.

¿Y qué pasa, te gusta el baloncesto?

Sí, es mi deporte favorito.

¿Y la natación, también?,

o sea, que haces baloncesto y natación.

Y paddle. ¿Y te da tiempo a estudiar?

Sí. ¿Sí?, porque si empiezo a contar

las horas de fútbol, de paddle, de...

Oy. Ay.

Anda, ¿este es el perro?

Ay, qué monada.

Qué guapo.

Ay. Pero, bueno, Lebron, qué pasa.

Qué perraco.

Qué suerte tienes, tío, ¿eh?

Es que es fantástico.

Ese perro salvará a mi abuelo de serpientes, de zorros,

de jabalíes, de lo que sea.

Te haces cargo tú, ¿eh? Sí.

Tenlo fuerte, Mauro. Venga, fuerte ahí.

Sí, sí. Y tú te vas a ir

al punto de encuentro

con tus padres.

Me los llevas para allá y allí preparamos la sorpresa.

Oh, allí nos vemos.

Venga, gracias, Raúl.

Oye, vente para acá.

Vale, ven aquí. Venga, ahí, tira, tira ahí.

Lebron, ven aquí.

Así, así.

Venga, Lebron, venga, vamos.

¡Vamos, campeón!

Venga ahí.

Vamos, al galope, venga, campeón.

¡Venga, corre!

Muy bien.

El deseo que Nerea ha pedido es que Arantxa, la compañera

de trabajo de su madre,

vea por la calle las camisetas que ella misma ha diseñado.

Y para sorprender a esta incipiente diseñadora

hemos pedido a la madre de Nerea

que la traiga a este bonito mercado,

la siente en una mesa que tenemos, perfectamente,

apuntalada con todas nuestras cámaras

y tomen un café, tranquilamente, como hacen muchísimas tardes.

Y para ello tengo a una compañera de excepción que es Nerea.

No te preocupes porque nuestros planes

van a salir muy bien.

Eso espero.

Y para que esta sorpresa salga bien,

necesitamos la ayuda de unos amigos

que van a ser los portadores de esas camisetas

que nuestra amiga Arantxa ha diseñado ella misma.

¿Cierto? Sí.

Me encantan que los planes salgan bien,

pero, no cantemos victoria.

Hola, chicos, os vais a poner,

cada uno, una camiseta que os voy a dar

y vais a tener que ir a Arantxa y decirle una frase

que sobre la marcha vamos a ir decidiendo.

Mira, esta para ti, "I am a rock angel".

"Relax and enjoy the moment".

Esta es "Fashion Love Denis".

Esta es para la que queda que es "Always Happy".

Y esta va a ser "pa mí".

Esta va a ser "pa mí" porque yo soy sexy y lo sé.

(RÍE)

El objetivo.

Cuidado, a la morena. Vale.

¿Vale?

Bajas y le dices: "¿Qué hora es?",

que te vea bien la camiseta sobre todo, ¿vale?

Perfecto.

Mucha suerte, a por ellos.

Allí está, allí está.

¿Podría darme la hora, por favor?

Mira, a ver si se da cuenta.

Son las tres y cuarto. Vale, gracias.

Esa lleva una camiseta... Ya te han plagiado.

Yo creo que sí, que se ha dado cuenta.

Pero, si eran iguales.

Hombre, las tuyas molan más.

Tengo que conseguir un proveedor de camisetas baratitas

que las hagan. Claro, las buscamos baratitas.

No me lo puedo creer.

¿Nos haces una foto con la cervecería de fondo?

Claro.

¿Qué habéis hecho, locas de la vida?

¿De dónde sacasteis las camisetas? Pues, las compramos por Internet.

Son de una diseñadora valenciana, creo.

Yo creo que ya está con la mosca detrás de la oreja.

Sí.

¿No, tú qué crees? Sí, yo creo que sí.

Que son mis camisetas.

Que no. Ay, que está mirando, está mirando.

No lo entiendo.

Creo que te has rallado, se parecen mucho,

pero, no, porque en mi foto no es esa foto.

Ana está a punto de llegar al concierto de India Martínez,

pero, antes, quiero hablar con otra invitada de la sorpresa.

Esther vino desde Francia para reunirse

con sus amigas de la infancia,

después de nueve años sin verse.

¡Voilà, Esther!

(HABLAN EN FRANCÉS)

No me digas mucho más porque no sé mucho más.

¿Cómo estás? Bien.

Bueno, bueno, explícame un poco cuál es la amistad que nos une...

...con Ana. ¿Qué cosas habéis hecho juntas?

Yo a Ana la conocí en segundo de BUP.

Y a partir de ahí, compañeras de pupitre.

Tres años inseparables que fueron 2 de BUP, 3 de BUP y COU.

Luego ella se fue a estudiar a Granada; yo, a Sevilla.

Seguimos manteniendo la amistad en la medida de lo posible

pero hace mucho tiempo que no nos vemos.

Cuando te acuerdas de Ana, ¿qué recuerdos te vienen

a la cabeza? Me vienen muchas risas.

Y muchas tontadas.

Me vienen muchas fiestas. Me vienen viajes.

Me vienen locuras. Pero, sobre todo, una sonrisa.

Me viene una sonrisa. Me viene alegría

y saber que está ahí, ¿eh? Una época feliz, ¿eh?

Esa adolescencia en la que no tienes

una preocupación encima, ¿no?

De nada. teníamos la libertad de que Ana era mayor,

tenía su coche, podíamos movernos.

La última vez que os visteis... Pues cuando nació Isabel.

O sea que hace 9 años.

9 años que no nos vemos. Y fue el tiempo de tomarnos

un café y conocer a la niña.

Pues, Esther, vamos a dar un primer paso antes de que Ana

reciba la sorpresa de verte porque cuantos más seamos,

más nos reiremos. Así que pasen, por favor,

algunas amigas de Huelva que tenemos aquí.

Hola. -¡Por Dios!

Qué fuerte.

Volver a reencontrarme con Vanesa, con Marta, con Tere...

ha sido una sorpresa. Yo pensaba que iba a ver a Ana

y que iba a ser algo mucho más íntimo.

Pero sabiendo que están estas tres aquí va a ser mortal.

Ha sido un sorpresón enorme. Y muchísima alegría, claro.

Hay una niña de 9 años que está haciendo una sorpresa

para su madre pero que en realidad es un regalo para todas.

Sí, la verdad es que sí.

¿Vosotras sí que os veis? ¿Vivís en Huelva?

Sí, nos solemos ver. Con Esther sí hacía

muchos años que no os veíais. Hombre... Desde la boda.

Ah... -Desde la boda de Ana.

¿Qué recuerdo tenéis de aquella época?

¿De Ana? Que era la primera que tenía coche en BUP.

Lo tienes ahí en la cabeza el coche.

El coche de Ana... Se llamaba Pepe.

¿El coche se llamaba Pepe? ¿Qué coche era?

Era un Panda azul. ¿Dónde estará ese Panda ahora?

¿Dónde estará? Si el Panda hablara...

Si el Panda hablara...

Entonces ella no sabe que estáis aquí, pero nosotros

le hemos dicho que vamos a hacer un viaje hacia los recuerdos

del Sur a través de la música con India Martínez.

Pero antes queremos darle la sorpresa de que a ese concierto

no va a ir sola. ¿Estamos ahí? Chicas, abrigos y para afuera.

Venga, ahí estamos. -¡Ostras! El coche.

¡Ostras! Es igualito.

A ver cómo íbamos aquí. ¿Cómo se llamaba? ¿Pepe?

Pepe. Aquí tenéis a Pepe.

Cuando lo he visto no he parado de reírme.

Han sido mil recuerdos que me han venido a la vez

pero mucha emoción, mucha risa. Mucha alegría.

(RÍEN) ¡Cuidado!

Si te pregunta: "Yo no tengo ni idea, me la han regalado

para mi cumpleaños". Vale.

¡Es la que yo hice!

¿Otra? -Qué fuerte. ¿Otra qué?

Hola. Perdón, ¿el baño de mujeres? -Ahí al fondo.

¿Allí? -¿De dónde has conseguido

la camiseta? -No sé, me la han regalado.

Mi madre. -Está chula, ¿eh?

Gracias. Me voy al baño.

Mira, mira. Se tapa la cara.

¿Me tienes que contar algo? -¡Esa es mi marca!

Está registrada. -¿La tienes registrada?

Claro, está la marca registrada. ¿Cómo ha ido?

Madre mía. Lo tiene clarísimo. Me ha preguntado que de dónde

la he sacado y todo. Bueno, pues ahora llega

el remate final. Te quedas con la niña.

Claro. Yo me voy para allá. Adiós.

Esto no es normal.

Lo que tenemos es que asegurarnos...

Ese chico es... -¿Quién?

¿Me dices cuánto...? Mira ese chico.

¿Quién? Toma, toma.

Espera. ¡Arantxa!

Disculpa. Disculpa. ¿Sí?

Ah. Perdón. ¿Sí?

¿De dónde has sacado esa camiseta? ¿Esta?

Sí. Es que está corriendo por Internet

como la pólvora. Pero tú eres... No, no, no...

Ah, qué fuerte. ¿No eres Arantxa? Sí, soy Arantxa.

Ah, pero ella es la diseñadora.

¡Qué fuerte, tía!

Estoy alucinando. ¿Me la puedes firmar, por favor?

Te voy a matar. Y yo llamando a Silvia.

Hombre, cuando seas famosa esto será... Vamos.

Gracias. A ti, por favor.

¿Te puedo microfonar un momento? Vamos a sacar un micro

que tenemos escondido en una maleta, por favor.

Si no te importa. ¿Está encendido ya el micro?

Sí. ¿Le puedo preguntar, así como...?

Me gusta que sea como vivo, en directo.

¿Qué crees que está pasando? Que tengo unas compañeras

que hacen realidad muchos sueños.

Pues no vas mal encaminada. Pero hay una persona

que no es compañera tuya y que es la que ha liado este tinglado.

Ah, ¿sí? ¿No te lo puedes imaginar?

Es Nerea.

Nerea. -¿Esta lo ha liado todo?

No me lo creo.

¡Princesa!

Ay, si es que tenías que ser hija de tu mami.

Mi niña... ¿Qué has hecho? -Pedir el deseo.

Yo creo que le ha emocionado mucho. Ha salido todo perfecto.

Nerea podía pedir cualquier deseo que no fuera para ella misma

y de todas las personas que existen a su alrededor

la que le ha venido a su mente, la primera, has sido tú.

Es hija de su mami. Somos personas muy especiales.

Es una personita muy especial. Es muy emotiva.

Siente muchísimo. Es muy auténtica.

Ea, Nerea, dónde va la tía.

Aquí tengo a Nerea y a la gran compinche de esto.

Esto es...

Os voy a pedir una cosa. Claro.

¿Os vais madre e hija a dar una vuelta, a compraros

unas fresitas y me quedo yo un rato con Arantxa?

Claro que sí. Hasta luego. Adiós.

Te has empezado a mosquear, ¿no? Sí, un poco. Ya, ya, ya.

Una, bueno. Dos, ¿eh? ¡Tres! Y de repente cuando ves eso dices:

"¿Qué ha pasado aquí? ¿Me lo han copiado?"

Un poco. Empecé a barajar la posibilidad de que alguien

de la tienda había cogido la foto y había hecho algo.

Pero mis chicas son mis chicas. No son... No. Son mis compañeras.

Oye, qué buen ambiente, ¿no? Hablas de tus chicas de la tienda

y creo que son mucho más que compañeras de trabajo.

Son amigas, no son compañeras.

Yo confío en las personas todavía.

Cuando te apoyan en lo bueno y en lo malo, para mí, es lo más.

Arantxa es ajena a todo lo que le espera.

Sus compañeras de trabajo y amiga le van a dar una gran sorpresa.

Y es que en el árbol de los deseos nada es lo que parece.

Tú ya estás feliz viendo a tu hijo conduciendo este barco.

Mucho. Para mí ese sueño ya se ha cumplido.

Bueno, pero siempre hay sorpresas. Dentro de los sueños

nunca es lo que parece. Hay una sorpresilla más.

Ahora nos toca cumplir algo del sueño con algo de bichos.

A ti te gustan los bichos. Eres un apasionado de los animales

y para eso te traemos a Ramón que es un experto pescador.

Ah, vaya. Y os va a enseñar a pescar.

Me ha encantado la sorpresa. Completamente inesperada.

Ramón, tú que eres el experto. ¿Cómo ves lo de alcanzar un bicho?

Está complicado, Edu. Está muy mal la mar.

A ver qué tal se nos da. Los bichos están ahí,

vamos a intentar a ver si sacamos a un pez.

¿Te gustaría pescar un pez? ¿Sí? Pues venga, vamos a probar.

Vicente es el que con su afición a los peces, a la pesca,

a todo lo que tenga que ver con la fauna de agua,

me ha pegado esa afición.

Mira, vamos a dejarlo caer.

Y ahora ve soltando hilo. Muy bien.

Yo realmente hasta que he ido con Vicente, he ido a pescar

un par de veces en toda mi vida y no tenía nociones serias

de cómo se pesca.

E iremos soltando poco a poco.

Ve dándole, sin miedo. Que te vean.

Puedes ir soltando lo que quieras. Puedes soltar 20 o 30 metros.

O sea que dale sin miedo.

Hemos echado la caña a ver si había suerte.

¡Picada, Edu! ¿Ha picado?

Sí. Venga, tira, tira.

¡Ha picado uno! ¡Ha picado! ¡Ha picado!

¡Ha picado! Tenemos uno.

¿Es una caballa?

Es una caballa bien gorda.

Ahí la tenemos. Muy bien.

Pero bueno, pero bueno.

¡Ya tenemos para comer!

Esto es un regalo que os hacemos a padre y a hijo

para que os vayáis a pescar juntos. Toma, esta es para ti.

Qué chula. Esta, para ti.

Aparte de lo que ha sido la sorpresa en sí,

ha sido una experiencia inolvidable.

Mauro le ha pedido a nuestro árbol un perro.

Pero no un perro para él sino para su abuelo.

El niño tiene miedo de esos paseos que da por el campo su abuelo,

y que sufra algún percance.

¿Yo cómo le doy la noticia a ese hombre? Muy fácil.

Literalmente dándole la noticia.

Aquí voy, aquí voy.

¡Extra! ¡Extra! ¡El abu feliz nos cuenta sus secretos!

¡Extra! ¡Extra! ¡El abu feliz nos cuenta sus secretos!

Ahí están. Los vemos. Los hallamos.

¡Extra! ¡Extra! ¡Extra! ¡El árbol de las noticias!

¡El abu feliz al descubierto!

¡Extra! ¡Periódico gratuito! ¡Extra! ¡Extra!

¡Extra! ¡Extra!

Usted es conocido también, ¿no?

¿Usted no sale en la televisión?

En la televisión no, pero en los periódicos sí.

Aunque no lo parezca reparto un periódico muy especial.

Venimos de un programa que se llama

"El Árbol de los Deseos". Sí.

Bien, pues ese programa cumple deseos.

Y en este caso...

aquí detrás hay un deseo que lo ha pedido alguien.

No has tardado, vamos, ni un periquete.

Pues precisamente el deseo de tu nieto dice:

"Yo tengo un abuelo que siempre va a andar por el campo.

Y un día se encontró con un zorro.

Y con una serpiente de cascabel."

Bueno, lo de cascabel... Bueno, Cascabel.

La imaginación de los chiquillos.

Bien, bien. "Entonces querría un perro para que le proteja."

Madre mía, este chiquillo me deja alucinado.

¿Y tú te imaginas por qué?

Por mis paseos por el campo o algo de eso, ¿no?

Hay una historia que es que tu padre tuvo un percance

con unos sacos de paja.

Sí, se le cayeron encima y gracias al perro...

Cuando le cuento la historia dice:

"Abuelo, que me la has contado cinco veces ya."

Pues esa historia se le ha quedado a él ahí

y dice: "Si a mi abuelo le pasa algo en el campo

que haya un perro que lo salve y que le cuide."

Porque te quiere para mucho tiempo.

Sí, no, y yo espero poderle complacer en eso.

Espero poder seguir dándole mucho tiempo más.

¿Qué relación hay con el nieto que decís que es tan especial?

Yo normalmente voy a recogerlo al colegio,

si tiene natación lo llevo natación,

lo llevo a todas partes.

Tengo un hijo y un nieto y con el nieto

pierdo la chaveta, como se suele decir.

El nieto es muy importante en mi vida.

Arantxa aún sigue asimilando

que la gente lleve sus diseños por la calle.

A ver cómo reacciona cuando descubra que todas sus amigas

están posando con sus camisetas.

Me cuentas que tus chicas han estado siempre ahí.

Son mis chicas y mis amigas.

Yo pasé, pues como todo el mundo,

pues pérdidas y enfermedades.

Yo había una enfermedad, un cáncer linfático.

Y yo pasé una época que tuve que parar mi vida.

Acababa de tener a un nene. Hugo tenía un añito.

¿Entonces en eso qué aprendes?

Pues aprendes que hay gente que está.

Aprendes a que tienes que seguir.

Y tienes que seguir tú.

Hay gente que te puede apoyar y estar ahí.

Pero tienes que salir tú.

Y si lo haces con una sonrisa

creo que es mucho más llevadero.

Creo que has dado uno de los mensajes

más esperanzadores y bonitos

que hemos tenido en este programa.

¿Qué te parece si vamos a buscar a la parejita,

a madre e hija? Vamos a buscarlas.

Chicas, viene ahora. Tenéis que estar quietas.

Modo maniquí, ¿eh? -Sí, mannequin challengue.

Ahí tienes a las dos culpables. Una más que otra.

Una es la cómplice y la otra la culpable.

Y la otra la culpable.

Aquí las tienes. Chiquitina.

Preciosa mía. ¿Pero cómo puede ser?

Ay, tontaca.

Parece que nos han montado aquí un escaparate.

No me lo estoy creyendo.

¡Pero si sois vosotras!

¡Por favor! (RÍEN CONTENTAS)

¡Mi niña!

¡Jefa, jefa, jefa!

¡Ay, os quiero un montón!

Nerea, ¿en dónde me has metido?

Mira lo que estás montando. Eres lo más.

Me sorprende todo, que una pequeña como Nerea

sea tan grande, porque ha conseguido una cosa

que para mí era un sueño.

Vamos a cumplir un poquito más tu sueño.

Y vamos a ir repartiendo estas camisetas

para que algún día tú te cruces por Valencia y digas:

"Mira, si esa camiseta es mía."

Gracias a "El Árbol de los Deseos"

por permitir a niños

hacer realidad sueños de mayores.

(RÍEN CONTENTAS)

Volvemos con la noticia del día.

Custodio está a punto de conocer

al nuevo miembro de la familia:

el perro que su nieto Mauro ha pedido para que le acompañe

en sus salidas al campo.

Esto parece Venecia, ¿eh? Sí, la Pequeña Venecia.

Y a mí me gusta mucho cantar. Voy a ver si cantando

salen unos amigos que tengo ahí.

(CANTA) #¡Oh, sole mío!#

#¡Oh, amigo Mauro!#

#Amiga Eva, vengan aquí.#

#Oh, Mauro, amico mío...#

¿Pero dónde vas?

Ven aquí. Ay, mi chico.

¿Dónde vas con este perrito?

Es para ti. Se llama Lebron. -Es precioso.

Una pasada, ha sido la mayor sorpresa que me podía llevar.

Y más viniendo de mi nieto.

Me gustaría veros por un agujerito

a los dos en el campo. Os lo pasáis bien, ¿eh?

Sí, muy bien.

Porque, hombre, él es una joya de mi vida.

Muchas gracias por el detalle tan importante que has tenido.

Y sobre todo que pensaras en tu abuelo.

Hoy es un día para mí muy muy especial,

porque he tenido unas satisfacciones tremendas.

Ha sido algo, vamos, inexplicable.

Bueno, familia, ha sido un placer conoceros

y compartir con vosotros.

Igualmente.

¿Puedo coger algún periódico?

Hombre, mira, los que tú quieras.

Para dárselo a la familia. Son todos tuyos.

Son todos tuyos. Adiós, familia.

Se puede decir que es el mejor día de mi vida.

Y que mi abuelo va a ser muy feliz...

muy feliz en Fuenteovejuna con su perro.

Vamos. -¡Ay!

Me ha encantado. Gracias.

Ana está llegando al concierto de India Martínez

ajena a todo lo que le espera. Está a punto de rememorar

uno de los mejores recuerdos de su adolescencia

de la mano de sus amigas de Huelva.

Bueno, estamos en la puerta del auditorio.

Y me han dicho que India va a venir por aquí

y ya directamente nos vamos a colar con ella.

Ah, estupendo, sin cola ni nada.

Porque el concierto está lleno.

El concierto está abarrotado.

Entonces creo que va a venir en un coche azul,

me han dicho que va a aparecer con un coche azul.

Quizá nos hemos precipitado, hemos venido un poquito pronto.

¡Huy, es un... es un Panda!

¿Sabes que yo tenía un Panda? ¿Tú tenías un Panda?

Yo tenía un Panda, un Marbella.

¡Eeeeeeh! ¿Un Panda?

¡Ay!

(RÍE)

¡Ay, mis niñas!

(RÍEN CONTENTAS)

¡Ay!

¡Aquí, aquí, aquí!

(RÍEN)

¡Vane!

Ya me extrañaba que apareciera con un Panda.

Pero cuando vi que el Panda estaba lleno de amigas...

El momento de verlas ha sido de tal emoción...

que el corazón se me salía por la boca.

Mira qué ruedas, mira qué todo.

Dos puertas. Fíjate, el maletero.

Ábrelo, ábrelo. Maletero aquí fantástico.

Especial. Bueno...

¡Ay!

(RÍEN)

¡Ay, chiqui!

Me he emocionado mucho cuando eh visto a Ana.

Ver su cara, su sorpresa ha sido emocionante.

Mucho más emocionante de lo que yo esperaba

y me ha encantado.

Te veo bastante contenta.

Sí, sí, sí. Mucho.

Estoy mucho.

Es que no puedo explicarlo.

La ilusión, la sorpresa...

Ha sido espectacular.

Ahora lo que yo quiero y lo que queremos todos

es que os entre el sur por la venas, por los oídos.

Y que luego hagáis lo que queráis.

(CANTA) #Queremos marcha, marcha.#

#Queremos marcha, marcha.#

No veas estas con 20 años menos y con el Panda a todo gas.

Os dejo las llaves del Panda y os dejo con India Martínez.

Que os lo paséis muy bien.

Que disfrutéis de vuestra noche y de Andalucía.

Yo como madre me siento sorprendida

de que estén pendiente de mí.

¡Venga, Ana, tira!

¡Adiós!

(RÍEN)

Tus hijos te dan muchísimo cariño, muchísimo afecto.

Pero que estén pendientes también de otras necesidades

que ellos no pueden solucionar...

Eso es maravilloso.

(CANTA) #El canto alegre de mi corazón#

#hoy le pide a tu voz que no diga que no.#

#Que no te enteras.#

#Y si soy yo para qué dar vueltas hoy.#

#El canto alegre de mi corazón#

#hoy le pide a tu voz que no diga que no.#

(Aplausos y vítores)

#Quiero escuchar un te quiero de tu boca.#

(Aplausos y vítores)

"El Árbol de los Deseos" lo ha vuelto a conseguir,

que los sueños de los niños se hagan realidad.

Repartir un montón de camisetas de Arantxa por todo Valencia.

Que un perro entre en una familia

para hacer más feliz al "Abu Feliz".

Unir a un padre y a un niño en una aventura marítima.

Y el reencuentro de una amigas que hace tiempo que no se ven.

Pero lo mejor de todo es que nuestro árbol

sigue creciendo y hay muchos sueños más por cumplir.

Así que cuidado con lo que deseas

porque se puede hacer realidad.

¡Oh, vamos, vamos, papá!

¡Che, vamos, vamos!

¡Uh, ah! ¡Uh, ah!

¡Ahí va! Vale.

¡Ay! (RÍE)

Me habéis pillado aquí volviendo a mi ser.

Bien, grumete, vamos a trabajar duro.

(VOZ AGUDA) ¡Extra!

(VOZ GRAVE) ¡Extra, extra! No, así no.

Estoy preparando al personaje también, ¿no?

Maravilloso.

Voy a empezar.

Cerca del mar. Voy a repetir.

En el Árbol...

Esos no son, ¿no? No, no, no.

Ay, qué susto. He visto a dos abuelos.

(Campanada) ¡Ahí va!

Dos, tres, cuatro y cinco.

Muchas gracias.

Isabel le ha pedido a nu...

Isabel le ha pedido a nu...

Isabel le ha pedido a nuestro árbol mágico que se reencu...

Estoy desconcentrado.

¡Ahí va!

Bueno, pues...

(Campanada) ¡Tolón, tolón!

¿Esto qué va, con interruptor? ¿Esto cómo va? ¿Esto cómo va?

Está ahí. ¿Lo tiro ya? No.

¿Lo tiro ya? No.

¿Lo tiro ya? No.

¿Lo tiro ya? Ahora, Edu.

En todo el Ronin.

(RÍE)

Esto no es lo que parece, ¿eh?

Espérate aquí. Tú no mires, cariño.

Yo soy un pez y me pones esto y te digo:

"Venga ya. Venga ya, ¿Ande vas?"

Con Buenafuente ya te seguía.

Sí, pues mira ahora, repartiendo periódicos.

La cosa no ha acabado de...

Yo una de estas desaparezco.

A lo Copperfield. O sea, visto y no visto.

(CANTA) #Anita, Ana,#

#entra a mi taberna andaluza.#

A ver si va a llegar y voy a estar yo aquí haciendo el...

(CANTA) Pasaremos de la magia

y nos bañaremos en la playa.

Vene... Valencia.

(CANTA) #La felicidad, ah, ah, ah... Me la dio tu amor...

oh, oh, oh, oh.# Dentro, Edu.

El árbol de los deseos - 08/04/17

08 abr 2017

El Árbol de los Deseos visita esta semana Valencia, y en concreto, el decano colegio Gran Asociación, en pleno centro de la ciudad. Allí, Nerea pide al árbol que Arantxa, una compañera de su madre que ha sufrido varios reveses en la vida, vea cómo la gente lleva las camisetas que ella diseña. Unas camisetas que desfilarán por el precioso Mercado de Colón y sorprenderán a Arantxa tanto como el homenaje sorpresa de sus compañeras que tanto le quieren. Mauro pedirá al árbol un perro para que cuide de su adorado abuelo Custodio, que tantas horas pasa en el campo cuando va a su pueblo. Así, un perro de una protectora y el abuelo formarán una nueva pareja de amigos gracias a él. El deseo de Vicente será que su padre, amante de la naturaleza y el mar, aprenda a navegar. Y para eso qué mejor que sorprenderle con un viaje en un precioso velero en el puerto de Denia (Alicante), donde aprenderá algunos secretos de la navegación y podrá pescar junto a su hijo, algo que a Vicente le encanta hacer con él. Mientras, Ana pedirá al árbol que su madre, de Huelva, pueda reunirse con sus amigas de la infancia y, especialmente, con la que era su mejor amiga y hace 10 años que no ve y vive en Francia. Un deseo para esta nostálgica de Andalucía que empezará con la sorpresa de conocer a la artista India Martínez y terminará viviendo su concierto junto a sus queridas amigas como si fuera hace 20 años.

Contenido disponible hasta el 8 de abril de 2020.

ver más sobre "El árbol de los deseos - 08/04/17 " ver menos sobre "El árbol de los deseos - 08/04/17 "
Programas completos (8)
Clips

Los últimos 57 programas de El árbol de los deseos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Beatriz Elena

    Hola. Les felicito por tan maravilloso programa. Lo disfrutamos en familia. Edu Soto te felicito tu le pones magia y sentimiento. Un abrazo también para todo el equipo. Desde Tenerife.

    09 abr 2017