Donde comen dos La 1

Donde comen dos

Viernes a las 23.15 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5290798
Para todos los públicos Donde comen dos - Galicia - ver ahora
Transcripción completa

# con la carrera de Magisterio y su Concha de Plata.

# Juan Manuel Montilla, acá el Langui.

# Rapero, actor, personaje de sección.

# Me lo dice aquí el querido profesor,

# con la carrera de Magisterio y su Concha de Plata.

# Espera que te diga esta historia de qué trata.

# Un día para mí, otro día tuyo entero.

# Un día para lujo... Otro, para zampar puchero.

# Cada uno a su manera, desde el fino tenedor

# a la cuchara de madera.

# Pablo Pineda y Langui se recorren el mundo de tranquis,

# compartiendo y degustando.

# Esperemos que en su casa lo estén disfrutando. #

(GRITAN)

(GRITAN)

¿Qué, Pablo?

Vaya, me encanta tu forma de hacer turismo, hijo.

¿Has visto? Había que venir por todo lo grande a Galicia.

No sé quién va disfrazado, si ellos o nosotros.

¿Quieres ir a tierra firme o al río?

A tierra firme, claro.

-Nosotros no vamos disfrazados, sois vosotros.

Como buenos gallegos, volvemos a ser vikingos.

(GRITAN)

Para desembarcar, tendrás que demostrar que eres un vikingo.

Primera norma que debe saber todo vikingo:

Si se mea por la borda, nunca se mea en contra del viento,

por que las leyes físicas te lo devuelven.

La segunda: Para intimidar a los que están en tierra,

tenemos nuestro grito de guerra. Chicos.

(GRITAN)

Grita, Pablo.

(GRITA) Más fuerte, Pablo.

(GRITA) ¡Más fuerte!

¿Qué tal mi grito de guerra vikingo?

Bueno... A ver cómo te lo digo.

Mejorable. Ya.

Así no. (GRITA)

¿Sí? (GRITA)

¿Eso es un grito vikingo? (GRITA)

(GRITA)

(GRITAN)

Veo costa. Preparaos para el desembarco.

-(GRITAN)

-(SOPLA EL CUERNO)

-¡Úrsula!

-¡Úrsula! -¡Úrsula!

-¡Úrsula! -¡Úrsula!

-¡Úrsula!

-¡Úrsula! -(GRITAN)

Estos vikingos están concienciados con la accesibilidad.

Sí.

Han llegado a tierra accesible.

Impulsivos. Me gustan estos vikingos.

-¿Estáis preparados para pisar "terra galega"?

-(AMBOS) Estamos preparados.

Pues aún os falta una prueba para mostrar vuestra valía.

Soplad del cuerno.

(SOPLA EL CUERNO)

-(GRITAN)

-Y ahora te toca soplar a ti el albariño.

-(GRITAN)

(GRITAN)

Beber y soplar. Y sobre todo, comer.

Prepárate, Galicia. (RÍE)

¡Bienvenidos a Galicia! Podéis pasar.

-(GRITAN)

Vale, ya estamos en Galicia.

A superarse.

(Música)

Pablo, que hay que seguir la estrella.

Qué estrella ni qué historia.

Esto es el Camino de Santiago.

Chico, la estrella Michelin.

Pedazo restaurante nos espera.

¿Sí, no? Venga.

(Ruido de motor)

Me he quedado sin batería. ¿No lo cargaste anoche?

No, anoche no lo cargué.

Vamos a ver, cargaste el móvil, viste la tele,

¿y no cargas la moto, tío?

No hago todos los días el camino

y no sabía que había tantos kilómetros.

Aquí no hay para enchufar.

Hay que continuar, tío. ¿Qué hacemos?

No lo sé.

Buen camino. Muchas gracias.

No tenemos batería.

Peregrini.

Míralo, míralo.

¿No podíamos haber cogido un autobús?

Claro, tú no, como vas ahí con la motillo.

¿Sabes qué te digo? ¿Qué?

Que tengo que asumir el reto.

¿Sí? ¿Cuál?

El de ir andando. ¿Sí?

Los kilómetros que quedan los tengo que hacer andando

y tú empujando la moto. ¿Cómo?

Empujando la moto.

¿Empujando la moto?

Lo de quedarme sin batería fue una señal del apóstol.

¿Sí? Motivación.

Sí, sí, motivación.

(Música)

Que solo queda un kilómetro, chiquillo.

Para ti es fácil, como no llevas la moto.

Antes, que si iba en moto, ahora, que si voy andando.

Pablo, se puede decir que me he hecho el camino andando, ¿no?

Desde luego. Aunque sean dos kilómetros.

Estamos en San Antón.

El último robledal antes de llegar a Santiago.

Sí. Eso sí,

veo árboles mucho más rectos que tú.

Qué cachondo eres.

Venga, venga, esa motivación, esa motivación.

Motivación.

Esa motivación hacia el camino.

Dicen que el camino está lleno de historias.

Y es verdad.

¿Qué historia hay detrás de esa silla?

Pues con 17 años,...

una lesión medular y una cara destrozada,

a mí me costó muchísimo aprender a mirarme al espejo.

Me llevó años aprender a que...

esto es lo que hay. Y con esto

es con lo que tenía que seguir viviendo.

Cuando era adolescente,...

salía de la ducha y me miraba mucho al espejo.

¿Cómo tengo el brazo, las piernas? Daba tres pasos para atrás.

Eso me ayudaba a conocerme,

a verme cómo era por fuera, para solucionar lo de dentro, ¿no?

A los jóvenes se lo digo muchas veces:

"¿Cuántos de vosotros cuando sale de la ducha

se mira desnudo al espejo?". Los chicos y las chicas se ríen.

"No, de verdad".

"¿Nos conocemos realmente por fuera para ayudarnos a trabajar

lo que tenemos dentro?".

A mí me parece importante. A mí me pasa igual.

Me miro en el espejo...

Y dices: qué guapo soy.

"Qué guapo estoy". A mí eso me pasa ahora.

Lo importante no es tener una cara más guapa o tener dos piernas,

puedo correr en una silla

y puedo disfrutar del resto de la vida,

así que, lo importante es seguir el camino.

Después de escuchar a Menchu, como para quedarse atrás.

Hombre, nos quedamos atrás.

Vale, Menchu. Que tengáis buen camino.

Mucha suerte. Encantado.

Chao. Que vaya bien.

Nos queda poco.

Amigo, te has lucido, ¿eh?

Se está haciendo de noche, aquí los dos perdidos...

Tranquilízate, tío quejas.

Eres un quejas, ¿eh?

Mira, por allí parece que hay un albergue.

¿Dónde?

Como dicen por aquí, malo será.

Por Dios. Vamos, tío quejas.

(Truenos)

(Tormenta)

Pues es lo que hay. Vaya.

A ver. Ay, tío, de verdad.

¿Qué pasa, macho? Que a mí esto me da yuyu.

Eres un quejica.

De verdad, vamos a buscar otro sitio, hombre.

Que se está haciendo de noche, que está lloviendo, que hace frío.

Me da yuyu. Eres un quejica.

Déjate de rollos.

Eh, vamos a montar el saco.

Chiquillo.

Langui, que yo me voy, tío.

A mí esto me da mucho miedo.

Te da cague, ¿no? "¿Cague?".

Yo me voy, yo me voy. Chiquillo.

(Música)

Por fin, Santiago de Compostela.

La plaza del Obradoiro.

Y la hora de comer.

Lo hemos conseguido. ¡Lo hemos conseguido!

Después de tanto recorrido, tío. Ven aquí.

(Música)

Santiago. Es la ciudad santa

de la cristiandad.

Roma, Jerusalén y Santiago. Jerusalén y Santiago.

Eso mola, ¿eh? Estoy contemplando a ese indígena.

No sabe si va o viene.

Seguro que es gallego.

¿Tú crees?

Seguro, vamos.

Seguro que sabe dónde está A Tafona.

Oiga, perdone.

Pero si es Manuel Manquiña. Hombre, los televisivos.

Pablito, ¿qué pasa? ¿Cómo estamos?

¿Qué tal?

Aquí, mirando mi obra.

Manqui, ¿sabes dónde está el restaurante A Tafona?

¿A Tafona? El restaurante estrella Michelin.

¿Vais a comer allí? Sí, claro.

¿De dónde venís ahora?

De recorrer España. Sí, toda España.

Buena, A Tafona tiene su precio, ¿tenéis presupuesto?

Claro. Tenemos, sí, sí.

¿Y coméis solos o aceptáis compañía?

A veces comemos con terceros. Sí, claro.

Pues ya que me invitáis, os llevo hasta allí. Venga, vamos.

Venga, seguidme. Está cerca de aquí.

Nos ha respondido con preguntas

y la única afirmación ha sido para invitarse.

Pues sí, me he dado cuenta.

Deberían de poner un cartel que pusiera:

Cuidado con los gallegos.

Es que te lían, te relían.

Y venga y va.

(Música)

...de ver Santiago. ¿Qué tal?

-Pablo.

-¿Qué tal? -Hola, Lucía. ¿Qué tal?

-Muy bien. Muchas ganas de venir aquí.

Vendréis con hambre, ¿no?

Sí. La verdad que sí.

A ver si descubrís el producto de nuestra tierra.

De las pocas chefs con estrella Michelin.

Increíble. Cada vez somos más.

¿Ah, sí? Sí, sí, sí.

Hay mucho talento en forma de mujer.

-Vamos. Cógete aquí.

(Música)

Venga, alegría. Olé.

Vamos a regar hoy nuestra comida con un espumoso gallego.

Es un albariño, y tenéis la suerte de tomar

la botella 40 de 166.

-¿Eh?

Maravilloso.

Pues sí, muy gallego, ¿eh?

-Muy gallego como nuestro menú. Vais a probar

de lo mejor que tenemos aquí, ¿vale?

Cocina gallega.

Elegiste mal viaje para perder kilos.

Entre tapa y tapa, algo de ejercicio haré, ¿no?

Aunque sea moviendo el brazo.

La base es producto gallego, mucha huerta

y mucha humildad.

-Teníais que llegar a Galicia para ver que hay una mujer chef

con estrella Michelin.

Para entender de verdad lo que es este concepto de feminismo activo.

Pero desde hace muchos años, muchos siglos.

Aquí no es una moda, es una realidad.

Ole por el feminismo activo. Sí, señor.

Tenemos

una zamburiña que curamos y acompañamos

con salsa ponzu.

Y un pan suflado con panceta porco celta

y pilpil de tomate.

Por aquí, un buñuelo de congrio.

Continuamos con una piel crujiente de bacalao

servida con una espuma ahumada de bacalao.

Y terminamos con un paté que hacemos con hígados de galo celta,

un poco de membrillo de casa y cebolla.

Como veis: congrio, porco celta, galo celta, lo más gallego que hay.

-Vale, chavales, un menú 100 % gallego.

Yo os pido que pongáis un buqué gallego para probarlo,

porque yo sé que dentro de cada español,

hay un gallego luchando por salir.

Sí, ¿verdad? Quiero probar

a ver qué tipo de galegidades tenemos.

Cosas muy facilitas.

Hay unos cuántos tópicos sobre nosotros.

Para ir de fiesta, los gallegos, cuando vamos de fiesta decimos:

"Chavales, Langui, Pablo, vámonos de carallada".

Vosotros, para ir de fiesta, ¿cómo decís?

"Vámonos de juerga". O "vámonos a darnos la mundial".

¿Qué entiendes por un despiporre? Si se puede decir en televisión.

Yo, por ejemplo, alguna vez...

he participado en despedidas de soltero...

¿Despiporre por qué, porque había mucho sexo y mucha...?

No, pero se pone la cosa como muy canalla.

A ver, cómo cuánto de canalla, para ver si eres gallego o no.

El concepto canalla es amplio.

Claro, es muy amplio. No.

Ahí se empiezan a pegar los lingotazos...

"¿Qué pasa?". "Venga, vamos".

¿Terminaste alguna vez en pelotas bailando encima de una mesa?

Por supuesto. Joder.

Pablito, me cago en la leche.

Ya verás cuando tu madre vea el programa.

Como lo vea la tuya. ¿Y tú?

La más fuerte, acabé en Seattle.

En Seattle, ¿dónde? Era un viernes...

En el mismo Seattle.

Empezó... ¿Cruzando el océano Atlántico?

¿En avión? Sí. Estuve a punto...

de comprar una empresa de aspersores en Seattle.

(RÍE)

Como la más locura.

Me quiere ganar en casa. No me lo creo.

Me parece que sois tan farsantes como nosotros.

(RÍEN)

Una empanada gallega, pero versión líquida.

Para comer de un bocado.

Disfrutadla.

-Bueno, chavales,

estábamos hablando de conceptos de galegidade.

Uno de los que se nos atribuye es el surrealismo.

¿Habéis visto alguna vez algo más surrealista

que una empanada, que se entiende por algo sólido, líquida?

No. No.

Pero el surrealismo...

es en toda España.

Y en todo el mundo.

No me importa cederos algo así como

de surrealismo artístico, esa bobada

mediterránea que representaba Dalí

de un reloj que se desmaya, un tigre que despierta...

Me da igual. Estamos hablando

de surrealismo tangible, que se pueda creer.

Esto, esto...

¿Notas la empanada, lo líquido?

Eso es surrealismo, chavales.

Os voy a explicar una anécdota surrealista que me pasó a mí,

y que caiga aquí muerto

si miento.

Una vez me invitaron a ser rey mago a una de esas cabalgatas

que se hacen. Me tocó ser Melchor,

que es el principal.

Y es costumbre por las mañanas ir a los hospitales

a repartir regalos a los niños

que están en pediatría, a las personas mayores...

Darles esperanza.

Y entonces, yo fui al hospital con Gaspar,

digo, con Gaspar y con Baltasar, y me perdí por un pasillo,

porque empezamos a tomar iniciativa,...

me perdí, yo noté que no había nadie,

ni enfermeros ni nada. La luz tenue.

Íbamos dándoles caramelos a los enfermos y, de pronto, me meto.

Fíjate qué ridículo, con mis barbas,

mi corona, a las once de la mañana, entro en una habitación

y veo la persiana bajada y a un señor a punto de irse al más allá,

moribundo total, y a su lado, una mujer...

acompañándolo en sus últimos momentos. Yo, entro,

abro la puerta, se me queda mirando,

y yo vestido como un gilipollas, con la corona, la barba, el bigote

y con el caramelo en la mano. No sabía qué decir.

Solo se me ocurrió salir del apuro con un surrealismo,

levante la almohada

del casi difunto y le dije: "Para endulzar el tránsito".

Dicho lo cual, me fui, cerré la puerta

y desaparecí hacia pediatría.

Me encontraron Gaspar y Baltasar: "¿Dónde estabas, Manquiño?".

Y yo les dije: "No digáis palabrotas,

que somos reyes magos".

Dime si eso no es surrealismo.

¿Qué es esto? Son erizos.

Los acompañamos con crema de patata,

unos anisados y lleva un poco de limón.

-Cuando hablamos de retranca, ¿qué entiendes por retranca?

¿Mucha guasa, vacile?

No des respuestas para preguntas elementales,

tan topicazas.

Yo creo que es la defensa del humor de los débiles, del campesinado,

que se defendía ante el feudalismo con imaginación,

con "sí, bueno, a ver si se puede".

Aquí se contaba el ejemplo de un paisano

que iba a visitar a un abogado y le decía:

"Oiga, si usted tuviera un vecino que tenía un castaño

que le carga el muro,

y que se le echan las ramas encima, ¿usted qué le diría?".

"Esto está ganado, tiene que cortarlo".

"Bueno, pues vaya cortando castaño".

-Vamos con nuestros mejillones.

Los servimos con vegetales del huerto,

un poco de curry y el propio escabeche.

¡Hm! Increíble, ¿no?

Bueno.

¿Qué pasa, Pablito, por qué lloras?

¿Te ha hecho recordar algún sabor? Está bueno.

Esto está impresionante. Pablo, pero para nosotros es normal.

(RESOPLA)

En el apartado sentimental, como gallego, lo has bordado.

Mira que llorar por un mejillón.

Se dice que el gallego no protesta, emigra.

¿Es verdad que sois tan resignados?

¿Se puede decir "huevos" en este programa?

Huevos. Sí, claro.

Claro. Estamos...

Estoy hasta los huevos de esos topicazos sobre los gallegos.

No nos resignamos nada, la prueba evidente soy yo.

Otra cosa es que sepamos medir nuestras fuerzas.

¿Me conformaría con un plato menor, por ejemplo?

¿Le llamas conformismo a este plato?

No. Decid conmigo:

los gallegos... Los gallegos...

no son... no son...

conformistas. conformistas.

Muy bien, chaval.

Qué palique tenéis los gallegos.

-La vieira de Cambados, que es vuestra reina.

La acompañamos de espárragos.

Lleva espárrago de tierra y espárrago de mar.

Lo coronamos con un helado de ajo.

-Qué bueno.

Y el depende, ¿no? Aquí sois

muy del depende, de la ambigüedad.

De como cuando te vimos en la plaza, ¿ibas o venías?

No sabíamos si ibas a subir la escalera

o ibas para abajo. Para arriba...

Creo que más que una ambigüedad, o una duda, estas cosas,

yo creo que es más una amplitud de ofertas.

Tú, por ejemplo. Yo.

Sobre esta comida, ¿tienes una opinión o tienes varias?

Bueno, hombre, la verdad que...

cada plato que ha salido,

me ha parecido muy bueno.

Eso no es ambiguo, te han gustado todos.

Pero... Aunque...

Ah.

Hay cosas que...

Esto...

Lo mejorarías. Sí.

Con esa respuesta te veo casi mesetario.

(RÍE)

-Congrio, doble cocción, baja temperatura

y lo terminamos en brasa.

Un poco de musgo de mar, es un alga que se llama nori.

Y hacemos una salsita con una mantequilla cruda.

-Me vino a la cabeza un topicazo sobre nosotros,

que es el amor por la nostalgia, la morriña.

El amor a lo tuyo, pero con un sentimiento que te supera.

Tú, ¿sientes tu tierra?

Sí. ¿La echas de menos?

Si te cantan una canción, si te sale ahí un cante,...

aunque no sepas cuál.

# Ay, la saeta,

# el cantar al Cristo de los gitanos,

# siempre con sangre en las manos,

Para, para, para. # siempre por desenclavar.

(LLORA)

Un cómico gallego

haciendo llorar a un malagueño con una saeta,

eso sí es surrealismo.

Venga, chaval, lo has conseguido. No finjas más,

gallego 100 %, coño.

Vamos a terminar entendiéndonos, chavales.

Para comer el congrio no te hace falta ver,

no tiene espinas. (RÍEN)

-Es lengua. La acompañamos de una salsa marinera

con almejas de carril y un poco de salmuera...

Mar y montaña. -Muchas gracias.

Pero yo creo que nos falta tratar

un tema elemental

y que media España está esperando que planteemos,

que es el concepto principal.

¿Y cuál es?

El concepto, en singular, ¿cuál es el concepto?

¿De qué concepto hablamos? ¿De qué concepto?

Del concepto.

¿Qué concepto?

Si lo supiera, te lo iba a decir.

¿Qué es el concepto? El concepto.

Langui, ¿a ti te ha quedado claro lo del concepto?

Pues claro, ¿a que no? O sí.

Ahora sí, lo mismo que te digo una cosa,

te digo la otra. Buen provecho.

Comed, comed.

(Música gallega)

Y aquí estamos, amigo.

Me he ganado una buena "enxenta".

¿Qué es eso?

¿No sabes lo que es?

Que nos vamos a poner finos, pero en gallego.

(Música)

Esto no es un restaurante.

Vamos a escoger el menú. Fíjate qué ojitos.

Nos pone ojitos y todo.

Parecía que nos estaban esperando.

Tienen que ser de buena familia. Mira ese.

A estas delicatessen hay que tratarlas de usted.

Es verdad.

Bueno, bueno, el marisco.

Ya sabía yo que te iban a brillar los ojitos, ¿eh?

Pablo, tengo que decir que este es uno de tus mejores días para mí.

Hombre, por favor. Me pierde el marisco.

Lo sé, hijo. A que buen sitio me has traído.

Antiguamente, las nécoras y todo el marisco

se llamaban arañas de mar.

¿Y sabes qué hacían? ¿El qué?

Lo hacían como abono.

¿Abono para los campos? Un sacrilegio, me parece.

Comida de pobres, vaya.

Y hoy, fíjate, comida de sibaritas.

Almejitas, navajitas, pulpo. El pulpo,

el más inteligente del mar.

De nada le ha servido a este. Además, tiene tres corazones.

Un sentimental, como tú. Igual, lo mismo.

¿Lo cogemos para el menú?

Apúntalo en la lista. Ahora mismo.

¿Ya sabéis qué queréis tomar? Buenas, pues sí, claro.

Navajitas...

Unas almejitas. Centolla, que no falte.

Hombre, por Dios. ¿Algo más?

Y pulpo.

Pero, chicos, antes de comer el pulpo hay que mazarlo.

¿Mazarlo? ¿Mazarlo?

Pero ¿no estaba ya dado matarile?

Sí, sí que está muerto, pero para que quede más blando cuando se cuece

hay que mazarlo antes, así hacía mi abuela.

Para que esté más blandito.

¿Me ayudas, Pablo? Sí.

Madre mía, esto es como una terapia antiestrés, ¿no?

Sí. Si quieres, te ayudo a desahogarte en gallego.

Ah, estupendo. Venga, Pablo, "camanduleiro",

hipócritas.

Ahí.

"Cacharulo". ¿Y eso?

Culo gordo. ¡Cacharulo!

"Pailán". "Morante".

¡Pailán!

"Langrán". Langrán, ¿y eso?

Perezoso. ¡Langrán!

Te veo pillándole el gustillo a esto, ¿eh?

Estás dando la del pulpo. Nunca mejor dicho, hijo.

Yo creo que se nos está quedando un poquito blando.

Pues al pulpo ya le hemos dado lo que se merece,

ahora vamos a cocerlo.

Venga, va. Muy bien.

-Espera. Tú, ¿cómo lo vas a meter ahí?

-Lo iba a tirar dentro del agua. -Pero ¿cómo se tira?

No se puede tirar de cualquier manera.

Hay que tirar con cierto estilo, cierta gracia.

¡Tri, tri, tri, triple de Fernando Romay!

¡Sí, señor!

Ole. No me des, que mancha.

(RÍE)

Dos metros y pico de gallego. Dos metros trece.

Ay, Pablopedia, no se te pasa ni un milímetro.

Nada, nada, ni uno.

Cuidado, no os deis arriba.

Ten cuidado tú, Fernando.

Bueno, Fernando, ¿cómo es la dieta de un baloncestista?

Pues variada, variada, tienes que comer de todo en su justa medida.

¿Que vas a hacer ejercicio? Hidratos de carbono.

¿Que no? Más proteína para coger músculo,

más verduras, tal.

A ver,

eso de las dietas mono no se qué no, tienes que comer de todo

y todo en su justa medida.

¿Has ganado en cuchareo desde que dejaste el baloncesto?

Eso, ¿ganaste en cuchareo? A ver, tío,

el otro día me subí a la báscula

y parecía el coche

de Carlos Sainz, el McLaren. Un McLaren.

Se puso de cero a ciento y pico en un segundo, pero ciento y mucho.

Pero tú, como gallego universal que eres,

que has estado en la Selección Nacional, en el Madrid,

has viajado por todos lados, ¿has perdido

algo de galleguidad en tus periplos?

No. No, ¿verdad?

Nunca se pierde la galleguidad.

Tú eres gallego 24 horas al día,

365 días al año.

-Señores, empezamos con pulpo de la ría.

-Ostras. Sí, señor.

De un símbolo gallego universal a otro gallego universal.

Señores, salud.

Salud.

Vamos a brindar con pulpo. Ah, no, que ya viene vino.

Vamos a brindar con pulpo y después con vino.

Eso es.

A este pulpo le estabas dando matarile,

te estabas cebando con él. Perdón, hijo mío.

Hijo mío,

no era nada personal contra ti.

Con eso de pedirle perdón,

ha cogido tres veces seguidas sin coger nosotros.

Dos.

Longueirón de Fisterra.

Qué bueno.

Vamos a tomarlo bien.

¿Sabéis cómo se llama esto?

Navaja. Navajas.

¿Estáis tontos o qué?

O sea,... esto es la vergüenza del gallego,...

que siempre dicen que es poca.

Un gallego nunca se va a comer la última.

Pero somos malagueño y madrileño.

Hala, venga.

Qué "jodío", ya se la ha quedado él, míralo.

Qué listo. El de Pan Bendito.

¿Tú te has sentido alguna vez diferente?

Sí.

Pero, tío, llega el baloncesto

y todo lo que son problemas se transforma en ventajas,

con lo cual, busca lo que sea diferente

y en lo que seas genial y hazlo.

¿Y vosotros?

Bueno, como sabes, el fútbol para mí,

era mi baloncesto, hasta que descubrí el rap.

Eh...

Que con un boli y un papel

podía escribir rimas, lo que pensaba,

lo que me gustaría cambiar, etc,

y empezaba a sentirme útil y encontré mi propio baloncesto.

¿Y tú? Mi baloncesto particular,

ha sido intelectual, mis charlas, mis conferencias.

Yo en mi baloncesto, he llegado a la Selección Española

y a conseguir una medalla olímpica,

pero vosotros sois unos puñeteros NBA.

Sí señor. Cómo moláis, de verdad.

-Siguiente plato: las almejiñas. -Olé.

Olé. Qué alegría.

-¡Guau!

-Buen provecho. -Qué buenas.

Qué almejones. Olé.

(Música)

La verdad, Pablo, estoy gozando.

Este día tuyo, para mí es el mejor.

Sí.

De todos los sitios donde hemos estado, tu día ha sido este.

No tiene que quedar ni una almeja.

Venga, vamos. Ahí está, ¿quién dijo miedo?

(Música)

Y por vergüenza, no cojo el pan y empiezo a mojar.

Por pan que no se diga, Pablo, toma.

Pan gallego, hijo mío. Será por pan.

Disfruta, que eres un disfrutón. Ahí, remángate,

que la salsa está profunda. Remángate.

¡Guau!

-Aquí tenéis el alien: la centolla.

Muchas gracias. -Guau, guau.

¿Sabéis en qué se distingue un gallego en la mesa?

¿En qué? ¿En qué?

Que ve esto y no se le pone vuestra cara,

que parece que habéis visto al octavo pasajero.

Si es que parece... Se sabe abrir y comer esto.

Esto, mira, trincas aquí

y mira cómo se abre esto.

Mira lo que hay aquí.

Mira qué bonito,

pero mira cómo beben los peces en el río.

Mira. Mira, mira, mira, esta por papá.

(RÍE)

Mira, mira, mira, esta por mamá,

y después se coge aquí un poquito de esto,

se le quitan la patas...

Y ya vamos comiéndolo poquito a poco.

Vamos a empezar un poco con el qué dirán,

porque veo que os estáis poniendo hasta las púas

y yo no estoy probando nada.

Señores, todos atentos, vamos a por el éxito, ¿vale?

Venga. Va.

Tenemos que ganar este partido. Va.

Hay que coger las tenazas,

trinca para fuera, venga fuerte,

vamos para allá. Se abre la esta.

La cogemos.

Espera. Trae, trae.

Anda que... aquí,...

el exquisito,...

que no sabe abrir el marisco.

Como a ti te da igual, que te lo comes sin pelar.

(RÍE)

Ya te ayudo yo. ¡Que no!

Que no, pues ya está. Trincamos ahí.

No hay que darse por vencido. ¿Tú puedes o no puedes?

¡Venga, que podemos! Trae.

No, tienes que pillarlo de más arriba.

Hacemos ahí.

"Cagüen" sus muelas.

Ya está, hala.

Ya está, ya puedes.

Ahora puedes trincar con esto, ahora ya está.

No, no, así, así.

Tú ahora coges ahí, le pegas fuerte y ya está.

Ah, sí. Ahí está, ya has trincado.

Hala. Tú coge, A comer.

vamos para dentro, no esperes, ya come tú solo.

Pablo, no nos esperas, chiquillo. Va para dentro, señores.

A vuestra salud.

A mí me gusta, antes de comer,

contemplar.

Cuando tengo una obra maestra así de cerca...

Y este silencio, es un silencio gallego.

Ostras, cómo está esta pata, ¿no?

Qué "jodío", MacGyver,

eres el MacGyver del centollo.

Qué bestia.

¿Y cómo se comporta un verdadero gallego a la hora de pagar?

Mira, a la hora de pagar, los gallegos somos todos baloncestistas.

Somos unos expertos en driblar. ¿"Triblar"?

Driblar.

Eso no es idioma gallego.

No, eso es jerga de baloncesto.

Significa zafarse del adversario.

Nos la ha jugado. Pues sí.

A esto lo vamos a bautizar... "despedirse a la gallega".

(Música de gaita)

(CANTAN)

Colexiata do Sar, Langui. Langui, Colexiata do Sar.

Bienvenidos. Encantado.

¿Os animáis? Nosotros nos animamos

a muchas cosas, pero... La gaita,

la pandereta... Pablo, engancha la gaita.

Si te ilusiona, yo te compro una gaita

y te pones a practicar, ¿vale?

(SOPLA)

Bien, bien. Fuerte, que tú puedes.

Muchacho...

Mete poco a poco, que te puede dar mareo.

Hay gente que se pega un año aprendiendo a tocar la gaita,

no vas a venir tú y de una bocanada vas a hacer sonar eso.

Entre soplar el cuerno y soplar la gaita,

yo pensaba que te daba un amarillo.

¿Ah, sí?

Mientras inflas la bolsa te desinflas tú.

Es una manera también de perder volumen.

(RÍE)

A ver, ¿aprieto yo?

(Pitido)

(Aplausos)

¡Pablo!

Pablo Pineda gaiteiro.

Ahí, ahí, claro que sí.

(RESOPLA)

¿Ningún rapero se animó a meter rimas?

La verdad es que no. ¿No?

Pues yo me puedo atrever.

¡Venga! Venga, pues vamos,

marcamos un poquito.

Desde luego, tío, qué generosidad.

Un artista como tú prestándose a rapear en la calle.

Sangre de barrio, sangre de barrio, Pablo.

# Donde comen cuatro, comen dos,

# por dos comemos este y yo.

# Cada uno, cada uno a su manera, desde el fino tenedor

# a la cuchara de madera. Pablo Pineda y Langui

# se recorren el mundo de tranquis,

# compartiendo y disfrutando,

# esperemos que vosotros lo estéis disfrutando.

Te digo, amigo Langui, que entre la Colexiata y nosotros,

hemos creado un verdadero hit.

Gracias, gracias. Muchas gracias.

Oigan, pero una monedita, no nos vendría mal.

Una vez hemos llegado a Santiago, nos podríamos quedar ahí.

"C'est fini" el camino, Santiago. No, señor.

Para hacer bien el Camino de Santiago,

hay que llegar al fin del mundo: a Finisterre.

Contigo al fin del mundo,

y yo creía que lo decías por decir.

Es que yo no hablo por hablar, hijo mío.

Kilómetro cero, cero, cero, final de la ruta de la Costa da Morte.

Desde luego que no queda de camino a ningún lado.

Antiguamente, decían

que esto era la tierra de los muertos.

Y también donde vivía el sol.

Me quedo mejor con la segunda versión.

Bueno, bueno.

Cómo me mola cuando dices "Bueno, bueno".

La verdad que quedan unos metritos para llegar

a lo que es el final, el final del mundo.

Así es que, amigo,

el último esfuerzo.

"Papá, Pablo". Hola.

Estamos en el fin del mundo.

Al norte, muy al norte. Casi al final de España.

"En Galicia". Sí.

"Traerás una camisetita, ¿no?". ¿De qué equipo?

Del Celta de Vigo, de Iago Aspas. Yo te llevo una camisetita

de Iago Aspas. Sí, señor.

Hemos desembarcado con unos vikingos.

Hemos hecho el Camino de Santiago, un buen tramo.

Hemos ido a comer marisquito, rico, que me ha llevado Pablo.

Hemos estado con Fernando Romay.

Os echamos de menos.

Y yo a vosotros, hijo.

No me llores.

Ahora voy a llorar yo, cuando llegue a casa y piense en ti.

Hemos disfrutado... Hemos disfrutado de muchas cosas.

Os digo una cosa, que no vuelvo a casa, que me quedo con Pablo.

Aquí se queda conmigo.

No, tío, no.

No voy a volver. Si vosotros lo único que me dais

es guerra, y Pablo..., bueno, quitando esos restaurantes

donde me ceba, el resto es un cielo, es un amor.

Ya mismo está en casa. -"Te quiero mucho,

te quiero de verdad". Y yo, hijo mío.

-"Yo también".

Y yo.

No llores, coño, que me vas a hacer llorar a mí.

Cuelga. Venga, un besito. Un beso.

Os veo pronto.

"Un beso grande". Os quiero.

Portaros bien.

Ay.

Amigo, nos falta hacer una cosa. ¿Qué cosa?

Parecer unos auténticos peregrinos. ¿Qué?

Dejar atrás todo aquello que forma parte del pasado,

en definitiva, que nos sobra. ¿Kilos?

Pues tú ves haciendo deporte. Sí.

De otra forma, no te veo dejando kilos.

Como no sea rodando hacia abajo. No, eso no,

pero sí esto que tengo aquí.

¿Qué es eso?

Mi título de Magisterio. ¿Tu título de Magisterio?

Sí.

Ya estoy harto

de ser Pablo Pineda,

el primer licenciado en Europa con Síndrome de Down.

Ya, pero es que lo eres, eres el referente, Pablo.

¿Qué quieres ser entonces? Pablo Pineda.

Punto.

Te entiendo. Así que,...

a tomar por saco.

¿Qué dices?

Se acabó. Ahora soy Pablo Pineda.

No dejas de sorprenderme, amigo. Sí.

Bueno.

Que se ha caído al mar, tío. No.

No. Sí.

Sí, se ha caído al mar.

Ahora te toca a ti, amigo.

¿El qué? Dejar algo.

¿Qué voy a dejar, chiquillo?

Tu móvil. ¿Mi móvil?

Tu móvil.

Que te veo todos los días pegado al puñetero móvil.

Hombre, pero ¿y quién te graba luego esas escenas

que no entran en cámara, esos chascarrillos?

Necesito mi móvil porque tengo mis "business",

mis trabajos, un hombre ocupado, mi asociación, mi club de fútbol.

Un hombre atado.

Claro, pero es que si no, tienes que decir:

"esto sí, esto no", "Chavales, por favor".

Atado. "Hagamos, no hagamos".

Subyugado. Es verdad, me dan ganas

muchas veces de decir: ¡Lo lanzo! Claro que sí, hombre.

Aquí se queda.

La verdad es que me siento mejor.

(Suena un móvil)

¿Ves?

No lo cojas.

Pero ¿cómo no lo voy a coger? Que no lo cojas.

Libérate, no lo cojas.

La última vez, Pablo. Que no.

A lo mejor es importante. No lo cojas.

Una vez solo. Que no.

Mira, Pablo, lo voy a coger.

¡La alarma del concierto! ¿Concierto?

Tengo un concierto en Jerez. ¿En Jerez?

Que no me acordaba. Que me tengo que ir.

Voy contigo, que al paso que llevas, pierdes el vuelo.

Vamos, corre, corre. Tira.

¡Hombre! ¿Qué pasa, Juan Manuel, qué tal?

Hombre, Pablo, ¿qué pasa, cómo va? Bien.

Vamos, que hay que ir a actuar. -Tenemos que subir al escenario,

que nos están esperando.

-¡Con todos vosotros, La Excepción!

Familia,

La Excepción.

¡Manos en el aire!

¡Busca, busca!

¡Más alto, busca, busca!

# El nacimiento es ese, pese a quien le pese.

# No mates a las reses, mátate tú en su lugar,

# o mejor no, mejor que lo haga otro toro de lidia.

# si se queda cojo, si hace falta, a los conejos yo los cojo

# y luego arrojo tu ignorancia y crueldad

# a las aguas más profundas de los mares de San Juan.

# Y a volar. # ¿Estáis disfrutando?

Familia, hoy en el escenario

me ha acompañado una persona

que tenía muchas ganas de conocer y compartir.

Esa persona...

Yo quería conocerla y pasar mucho rato con él,

he descubierto un verdadero crac.

Yo y muchos de nosotros

seguro tenemos que aprender de él, y quiero que le deis

un ruidito fuerte como se lo merece

al malagueño Pablo Pineda, ¡que es un pedazo de profesor!

¡Pablo, el mejor de los mejores!

(TODOS) ¡Pablo, Pablo! ¡Pablo, Pablo!

¡Pablo, Pablo!

¡Pablo, Pablo!

Para mí, estos cuatro meses con el Langui

han sido de emoción

tras emoción, aventura tras aventura,

en la que he descubierto un verdadero amigo,

porque Langui es un verdadero amigo.

¡Que la fiesta continúe! ¡Manos al aire!

Esas manos en el aire.

# Sin escaleras, era mi escuela.

Háganlo, díganlo, ¿cómo es?

# Sin escaleras. #

Pablo, Pablo, esto va por ti:

# Siempre, yo cuando chico,

# iba en carrito, primo mío, pal colegio,

# y con mi madre, y por Abrantes,

# hasta pasar el campo fútbol del Velázquez. Sin escaleras.

# Manos en el aire. Donde comen dos, comen siete.

# Sin escaleras...

# Más rápido, más rápido, más rápido, más fuerte.

-# Sin escaleras.

# "Everybody". # Una más, una más, una más.

¿Cómo es?

La última, para acabar fuerte.

# Félix, Isra y Juan Manuel. Fuerte ruido para Pablo. #

Sí, sí, sí. Un abrazo.

Ja, ja.

-(TODOS) ¡Pablo, Pablo!

¡Pablo,

Pablo!

¡Pablo, Pablo!

¡Pablo, Pablo!

¡Pablo, Pablo!

Me siento privilegiado por ser su amigo.

Vámonos, que mira todas las fans.

Madre mía. Vámonos, vámonos.

-"¡Hola, papá! -Hola, Pablo".

Joder, alguien está llamando ahora.

Se ha parado la imagen.

Venga, Juanma se ha ido.

Venga, tío. No puedo.

Nada, se ha ido la llamada completamente.

Mira, chiquillo...

(Truenos)

Aquí han invocado, han invocado, han hecho güija,

han invocado a los espíritus y esas cosas.

Ya, Langui, ya. Que no pasa nada, chiquillo.

(HABLAN EN INGLÉS)

Sí, "push". Muchas gracias. De nada.

Pineda. ¿Qué?

Eres un tío de barra, ¿eh?

Totalmente.

(RÍE)

Sube ya, boy scout.

¿Scout? Tu madre.

A ver, Lucas, ¿tú no estás harto de que te confundan

con el de Campeones? Yo estoy hasta aquí

de tantos Campeones. Pues yo estoy hasta aquí.

Ay, déjame en paz ya, Langui. Te oigo. ¿Tú a mí?

Todos los Síndrome de Down somos campeones.

Pues sí.

A ver.

Yo pensaba... Ah, vale.

(RÍEN)

Le estaba dando un poquito la vuelta.

Qué bien peinado vas, me cago en la mar.

¿Por qué te cortas el pelo como el norte coreano?

(RÍEN)

Oye, quítame a este pesado.

Ay. (RÍE)

# Replicando a su compadre, el Langui, lo tienes aquí,

# con su cuerpo, que se va a quedar como el tres de oros. #

"Good bye." Good bye.

"See you in Santiago." Qué guapa eres, hija.

Buen camino.

Espera, espera. Ya está.

"Good way." Muchas gracias.

"Thank you very much."

¡Bravo!

¡Bravo!

No frena, no frena.

Eo, eo, eo, El camino es un paseo.

Amigos, amigas, donde comen dos, Comen tres.

Seis. Siete.

Fernando Romay.

Qué bajito soy.

Entre soplar el cuerno de los vikingos,

ahora soplar la gaita, digo yo que me podías soplar la...

(Pitido)

(RÍE)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Galicia

Donde comen dos - Galicia

21 jun 2019

Langui y Pablo viajan a Galicia para visitar a Lucía Freitas, y comparten mesa con el actor Manuel Manquiña. A esta tierra llegan como auténticos vikingos y protagonizan un desembarco en Catoira municipio de Pontevedra. Hacen una parte del camino de Santiago y pasan una noche de miedo.

ver más sobre "Donde comen dos - Galicia" ver menos sobre "Donde comen dos - Galicia"
Programas completos (8)

Los últimos 8 programas de Donde comen dos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Galicia Completo 50:28 48% 21 jun 2019
    Galicia 21 jun 2019 Langui y Pablo viajan a Galicia para visitar a Lucía Freitas, y comparten mesa con el actor Manuel Manquiña. A esta tierra llegan como auténticos vikingos y protagonizan un desembarco en Cato...
  • Guipúzcoa Completo 48:59 45% 14 jun 2019
    Guipúzcoa 14 jun 2019 Langui y Pablo Pineda se encuentran con el chef Martín Berasategui; comparten mantel con el actor Karra Elejalde; e incluso intentan ser los “perfectos vascos” practican pelota y deportes rural...
  • Málaga Completo 49:14 48% 31 may 2019
    Málaga 31 may 2019 Langui y Pablo se encaminan hacia el sur de España, en concreto a Málaga, Allí comerán en el restaurante de Dani García, que será el encargado de guiarles por los secreto...
  • Madrid Completo 49:02 51% 24 may 2019
    Madrid 24 may 2019 Langui y Pablo visitan el restaurante del Casino de Paco Roncero en la capital. Allí compartirán mesa con la embajadora de Polonia. Madrid les ofrecerá muchas actividades, entre ellas: comer ...
  • Valencia Completo 49:56 43% 17 may 2019
    Valencia 17 may 2019 Langui y Pablo visitan la Comunidad Valenciana. Allí les espera el chef Quique Dacosta que regenta el restaurante que lleva su nombre en Denia. Compartirán mesa con Pau Arenós, un crít...
  • Roma Completo 48:09 46% 10 may 2019
    Roma 10 may 2019 Langui y Pablo salen de España, nada más y nada menos que a Roma. Comerán en el restaurante Metamorfosi con Lorenzo Milá. Aprenderán a comportarse como el perfecto italiano y a ...
  • Extremadura Completo 49:11 56% 03 may 2019
    Extremadura 03 may 2019 En esta ocasión Langui y Pablo visitarán el restaurante Atrio en Cáceres acompañados por Pablo Carbonell, y de paso darán una vuelta por Extremadura. Allí, montará...
  • Castilla La Mancha Completo 48:44 51% 26 abr 2019
    Castilla La Mancha 26 abr 2019 En el estreno, Langui y Pablo visitarán Castilla la Mancha: comerán en el Bohío, restaurante de Pepe Rodríguez y compartirán el postre con Samantha Vallejo-Nágera y su hi...

Añadir comentario ↓

  1. María José Martín

    Cada día me gusta más este programa sois los mejores Langi y Pablo nos dais una lección de vida en cada programa y tanto río como lloro sois fantásticos los dos espero que haiga otra temporada la espero .me encantaría que así fuera un beso para los dos

    22 jun 2019