Dirigido por: Manuel Sánchez Pereira

El espacio ''Documentos TV'' es uno de los programas más prestigiosos de TVE. Estrenado en 1986, se ha caracterizado durante todo este tiempo por tratar en profundidad tanto temas de actualidad como procesos sociales e históricos de mayor duración temporal.

Documentos TV se estreno en Televisión Española el 29 de abril de 1986 con un reportaje sobre el Rey Juan Carlos. Hoy, casi 25 años después, los cambios experimentados por el periodismo no han impedido que el programa siga siendo un espacio privilegiado donde disfrutar de lo mejor del mercado documental.

Contacto

Escriba al programa Documentos TV: doctv@rtve.es

5209378 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
No recomendado para menores de 12 años Documentos TV - La guerra de las favelas - ver ahora
Transcripción completa

Disparos.

Detonaciones.

Llamadas de socorro.

El último año, más de 63000 personas fueron asesinadas en Brasil,

lo que lo convierte en uno de los países más peligrosos del mundo.

Esta violencia incontrolada y creciente fue un elemento clave,

que explica la victoria

del controvertido presidente Jair Bolsonaro,

que ha prometido relajar el control de las armas

y permitir que la policía dispare a los traficantes.

Los policías, como el inspector Beto Chaves se juegan la vida cada día.

Si un delincuente ve mi identificación...

Si ve mi tarjeta de identificación de policía, me mata.

Esta identificación, como la de todos los policías,

es una sentencia de muerte.

¿Qué clase de sociedad es esta?

Hoy es el entierro del sargento Wendel do Nascimento.

Recibió un disparo en un tiroteo con criminales

en una favela al norte de Río de Janeiro.

-¡Ve con Dios, papá!

¡Ve con Dios!

-Ya está con Dios.

Para el comandante André Batista,

la situación es cada vez más desesperada.

-¿Qué va a pensar un comandante

cuando uno de sus hombres, uno de sus hijos, muere?

Piensa que algo va mal.

En 2015 fui a veinticinco entierros.

Es una auténtica masacre de policías.

(Locutor TV) Nunca ha habido

tantos policías militares muertos en acto de servicio en Río de Janeiro

(Locutora TV) Un agente del BOPE muerto y dos heridos

en una emboscada en la región oeste de Río de Janeiro.

Un capítulo más en la lucha por el territorio

entre narcotraficantes y paramilitares.

(Locutor TV)En Río de Janeiro, la policía dice que tiene una pista

sobre los sospechosos que participaron en el tiroteo

en el que perdió la vida el coronel Luiz Gustavo Teixeira.

(Locutota TV)Los familiares de policías caídos,

dicen que estar en la policía militar

es como firmar tu propia sentencia de muerte.

769 agentes de policía han sido asesinados en Río de Janeiro,

durante los últimos siete años.

Suficientes para un batallón y dos comisarías enteras.

Pero la inmensa mayoría de las víctimas de asesinato

son varones negros pobres, de las favelas.

El año pasado,

5.144 personas murieron a manos de la policía en Brasil.

Una media de catorce al día.

¿Cómo hemos llegado a esta situación?

-En Brasil, primero llegó la policía;

después, el estado;

más tarde, la ley, y por último, la ciudadanía.

Durante mucho tiempo en el Brasil colonial, el Imperio del Brasil,

la policía funcionaba como una especie de gobierno.

Policía y gobierno eran casi sinónimos,

fuerzas opuestas al proceso de liberalización y democratización.

En el mundo democrático, la tendencia

fue a reducir y especializar los poderes de la policía.

En Brasil, el poder de la policía aumentó

y se confundió con la estructura del estado.

-Tanto la policía civil como la militar

consideran que el 1808 fue el año de su fundación,

con la llegada de don Juan y la familia real.

Con ellos venía la aristocracia portuguesa,

huyendo de las guerras napoleónicas.

Antes de 1808 no se documenta ningún cuerpo policial.

-Una sociedad esclavista, una sociedad llena de esclavos,

era algo a lo que los portugueses no estaban acostumbrados.

Había una gran presencia de negros en las calles.

-La esclavitud es la base del tipo de familia, justicia,

política y economía que tenemos hoy en día.

Somos hijos de la esclavitud, de la peor clase de violencia que existe.

Brasil fue el mayor país esclavista del mundo.

Aquí llegaron casi once millones de esclavos.

A Estados Unidos, menos de seiscientos mil.

-Por lo que sabemos de la experiencia

de los portugueses que se exiliaron con la familia real,

estaban muy incómodos y, a veces, incluso asustados.

Es peligroso salir a la calle, hay gente sospechosa,

así que necesitamos una fuerza represiva.

-En la lógica del liberalismo autoritario brasileño,

nosotros, los ciudadanos ordinarios, éramos incapaces de civilizarnos

y, por lo tanto, necesitábamos ley y orden.

Leyes más duras, orden procedente de fuera de la sociedad, desde arriba.

Tenían un lema: nosotros contra ellos.

Así empezó la militarización de la seguridad pública en Brasil.

Las consecuencias de la esclavitud

han dejado un impacto duradero en la sociedad brasileña.

-El odio a los pobres, el principal elemento del sistema esclavista,

sigue vivo entre nosotros.

Hablamos de la esclavitud pero no entendemos sus efectos.

El esclavo es una persona a la que hay que humillar

para poder explotarla.

Los pobres son lo mismo.

Los odiamos, porque los tememos.

Igual que antes se temía una revuelta de los esclavos,

ahora hay miedo a una revuelta de los pobres.

Y la policía es como un ejército,

que las clases altas usan contra los pobres.

-La brutalidad policial no existiría

si la sociedad no la aprobase de forma tácita.

Eso explica el apoyo a un gobierno partidario de esa política.

Está claro que todo nace de la sociedad:

si las creencias de la sociedad son brutales y salvajes,

la policía actuará de forma brutal y salvaje.

Entre 1964 y 1985,

Brasil estuvo gobernado por una dictadura militar autoritaria,

que desarrolló la doctrina de la seguridad nacional.

Esto justificaba una fuerte acción militar

en el interés de la seguridad nacional.

-Venimos de una dictadura militar,

de una ideología de simple y pura represión.

Tras la caída de la dictadura,

los políticos brasileños se dieron cuenta

de que si eran duros con el crimen recibirían más votos.

Fue la continuación de una política de guerra que, como hemos visto,

no nos lleva a ningún lugar.

Pero da votos.

-Nos enfrentaremos al crimen organizado a toda costa,

caiga quien caiga.

-Les diré lo que voy a hacer.

Los criminales deben saber que voy a luchar contra ellos,

que soy intransigente.

-Notarán un cambio de actitud, la presencia policial será mayor

y poco a poco acabaremos con todo tipo de crímenes.

-No estamos de acuerdo con ellos y no negociaremos con ellos.

-Continuaremos en esta línea de enfrentamiento

frente a esta situación en la que lamentablemente vive nuestra ciudad.

-Y vamos a invertir cada vez más.

Tenemos grandes operaciones previstas

y seguiremos luchando contra el crimen.

En 2018, el gobierno federal declaró una nueva intervención militar,

a favor de la seguridad pública en el estado de Río de Janeiro.

Pero, con tantas operaciones policiales y acciones militares

centradas siempre en las favelas,

los habitantes se sentían amenazados y desprotegidos.

-Estas personas no tienen valor.

Viven en un lugar donde las personas no tienen valor,

tienen el color de las personas que no tienen valor.

Pero sucede lo contrario.

Nuestro anterior secretario, Beltrame,

dijo que para hacer una tortilla hay que romper algunos huevos.

¿Quién quiere que su hijo sea uno de esos huevos?

¿Por qué una madre de Juramento tiene que pagar esa tortilla

y una madre de Ipanema no?

¿Cuál es la diferencia?

¿En qué se diferencian sus hijos?

Filipe Farias Gomes de Souza, un estudiante de dieciséis años,

es alcanzado por una bala perdida

durante una manifestación en Complexo do Alemão.

Sus amigos lo llevan al hospital con la esperanza de salvarlo.

-Fue el peor día de mi vida.

Sigo pensando en lo que sucedió y no puedo dormir.

Pero Filipe no sobrevive.

Siempre he trabajado, he criado a mis hijos con dignidad.

Tengo tres hijos que nunca se han metido en nada malo.

Siempre han trabajado.

Mis dos hijos estaban en el ejército.

Mi otro hijo iba a alistarse al mes siguiente y le hicieron esto.

Mis hijos no son malos, son buenos.

Yo los eduqué bien, les enseñé a respetar a los demás.

¿Por qué hacen esto?

¿Por qué matan a la gente de la favela

sin pararse a preguntar quiénes son?

Los matan y ya está.

-Es un país con 61.000 asesinatos al año,

una cifra que representa

el diez por ciento de todos los homicidios del mundo.

Está pasando algo muy malo, este país está enfermo.

¿Y cómo hemos llegado a esta situación?

Legalizamos el homicidio, naturalizamos el homicidio,

porque somos un país racista y clasista.

Esta es la idea:

como la gente tiene miedo, empiezan a difundir el hecho

de que el único criminal bueno es el criminal muerto.

Esta ideología ha derivado

en una normalización de la violencia policial

y en considerar, que cualquier habitante de la favela

es un criminal en potencia.

-Nosotros, como sociedad

hemos convertido las muertes a manos de policías de servicio,

en algo normal.

El último año, 920 murieron

en operaciones de la policía civil o de la militar.

920, tres personas al día, porque la policía se acerca y las mata.

-No hay balas perdidas en cualquier barrio,

y cada día el número de balas perdidas en las zonas más pobres...

ahí no están perdidas, llevan nuestra dirección,

buscan nuestros hogares, nuestro cuerpo, a nuestros hijos.

Vivo en esta realidad, tengo cuatro hijos en la favela

y he tenido que enseñarles a esconderse si hay un tiroteo.

Si hay disparos, vamos a la parte de la casa donde hay más muros.

Si ves a la policía, no corras.

-Recuerdo una entrevista

con un idiota del Departamento de Estado de los Estados Unidos

o del Pentágono, que hablaba de los muertos en un tiroteo en Irak.

Uno estaba ahí, otro se acercaba a ayudarle y le disparaban,

porque el ejército americano sigue disparando

aunque esa persona no tenga nada que ver.

Y entonces dijo:

“Los que viven en lugares donde hay muchos terroristas

tienen que acostumbrarse a eso”.

Y esa es la misma teoría de mucha gente aquí:

“Si vive en la favela, donde hay traficantes, ¿qué vamos a hacer?

Vive ahí, porque quiere”.

Cada día, 30 niños y adolescentes son asesinados en las favelas.

Para los pequeños,

el impacto de crecer rodeados por toda esa violencia

puede ser especialmente traumático.

-Cuando creces en la favela

y desde pequeño tienes que pasar por situaciones violentas,

tanto físicas como visuales...

Yo creo que si un niño de diez años

se encuentra con un cadáver dentro de una carretilla,

el impacto es para toda la vida.

Y así, día a día, se va formando la personalidad de una persona.

Crecer en esta situación es muy delicado.

Es muy...

estás fuera de muchas cosas que son habituales en una sociedad normal.

No todos son malos, pero los malos lo tienen más fácil

y son un espejo en el que te reflejas cada día.

La desconfianza por la policía

empieza muy temprano en esta comunidad.

A los diez años ya te has llevado un bofetón de un agente.

Vas de uniforme de camino al colegio, hay una operación en marcha,

tienes que volver a casa y la policía te trata como a un apestado.

Eso te marca para toda la vida.

La relación es de odio inmediato.

Todos los miembros de esta comunidad lo sienten así

y el policía piensa, que todos son traficantes, criminales

o están relacionados con alguien que sí lo es.

Cuando empecé a traficar, fue sobre todo por ese odio.

Quería descargar.

Vender drogas me ayudaba a superar las matanzas que había visto

desde que era pequeño.

Un niño que crece aquí y ve algo así a los diez años,

o tiene un encontronazo con la policía...

No es fácil de olvidar.

Todo empieza cuando alguien aprieta el gatillo.

El odio, el prejuicio y la desigualdad se multiplican.

Empecé a traficar a los dieciséis, quería vengarme:

la ciudad es vuestra, pero la favela es nuestra.

Ya no me vais a dar más bofetadas.

Ahora voy a tener un fusil como el vuestro y no os va a ser tan fácil.

Los miembros de las bandas empiezan en el negocio de la droga

en la adolescencia.

Cuatro quintas partes no llegan a cumplir los veintiún años.

Cuando vives en la favela te acostumbras al tráfico de drogas.

Creo que la gente no entiende cómo entran los niños en ese mundo.

No es que venga alguien y te diga:

“¡Hola! Te invito a mi banda de narcotraficantes”.

No funciona así.

Vas entrando, porque es tu comunidad, tus compañeros del colegio,

los chicos con los que juegas al fútbol, con los que te peleabas,

con los que ya has hecho muchas cosas.

Esos son los traficantes.

No es una empresa que te contrata después de que mandes tu currículum.

No funciona así.

Y usar un fusil es solo cuestión de tiempo.

La violencia es fascinante, te domina.

Entonces te das cuenta de que te has dejado dominar por la adrenalina,

los disparos, los gritos, el fuego, las bombas, el silencio.

Yo crecí con la violencia,

era parte de mi vida y de la de muchos niños de esta ciudad.

Eso es lo que más me preocupa, darme cuenta de que no se acaba conmigo.

No se acaba, porque hay otros niños como yo.

Solo espero que, como yo, sobrevivan para contar su historia.

Recuerdo la primera vez que mi madre me vio con un fusil.

Yo estaba sentado con chaleco y fusil,

en un sitio donde quedábamos mucho, como siempre.

Entonces apareció por la esquina, venía de comprar pan, y yo dije:

"Mierda, viene mi madre".

Estaba armado pero me daba miedo mi madre.

Me enfrentaba a la policía,

pero se me rompió el corazón cuando la vi acercarse.

Pensé que iba a pasar de largo, pero se acercó a mí y me dijo:

“Te quiero.

No me importa dónde estés ni con quién estés, yo sé quién eres”.

Fue muy fuerte.

Cuando se marchó, me di la vuelta y vi que todos estaban llorando.

Es una madre.

Ella no ve a un criminal, ve a su hijo.

Hoy soy padre y no sé si soportaría algo así.

No sé si soportaría ver así a mi hijo, perdido y con un arma.

Me vienen muchas cosas a la cabeza.

Las madres son increíbles, son muy fuertes.

Criar a tu hijo en la favela

significa vivir siempre sabiendo que un día podrías perderlo.

-Al cruzar la calle, me llamaron por teléfono.

Era el director del colegio de mi hijo pequeño, Willbert:

“Willbert está llorando, porque alguien le ha dicho

que han disparado a su hermano y que está muerto”.

Mataron a Rafael de rodillas, el 5 de diciembre de 2006,

mientras pedía que no lo mataran.

¿Cómo lo sabes si no estabas allí?

Yo no estaba, pero mis amigos que sí estaban presentes me lo contaron.

Cuando le dispararon, me llamó.

Después del entierro, yo estaba en casa llorando y el pequeño me dijo:

“No llores mamá.

Sé de dónde sacó las armas Rafael.

Voy a buscar un arma y mataré al policía”.

Pensé que me iba a volver loca.

Entonces dejé de llorar.

-¡Al suelo!

¡Al suelo!

¡No te muevas!

¡Quieto ahí!

¡Si te levantas disparo!

¡Estate quieto!

Pero fuera de las favelas

hay una auténtica sensación de que el crimen está fuera de control.

Una serie de sucesos violentos,

como el asesinato, aún pendiente de resolver

de la política Marielle Franco,

los intentos para pacificar las favelas de Río

y las masacres en las prisiones

llevan a pensar que Brasil está en guerra

y el crimen se ha convertido

en el tema principal de las elecciones de 2018.

Muchos ven a la policía como sus protectores

y están dispuestos a darles más poder.

El cuerpo policial más grande de Brasil es la policía militar.

Están bajo presión constante, para producir resultados

pero no pueden realizar investigaciones criminales.

Su principal misión es mantener el orden público,

incautarse de drogas y armas y hacer arrestos.

Es un trabajo imposible y desagradecido.

-Cuando hablamos con los agentes en el frente,

ellos también sienten que no hay salida.

En situaciones de guerra como esta,

si pensamos en lugares muy conflictivos,

vemos que las confrontaciones solo tienen lugar

cuando hay información para planificar una acción.

De lo contrario,

estás metiendo a tus hombres en una trampa y acabarán matándolos.

Dispararán por disparar y acabarán muertos.

-Si fuesen 100 o 120 periodistas,

la repercusión sería diferente, ¿verdad?

Hay que valorar la vida de los policías de otra manera.

Igual que la de nuestros jóvenes.

Es fácil juzgar el trabajo de la policía, pero no es tan fácil hacerlo

Ver a un niño de quince años armado y disparando, corriendo hacia ti.

La policía es mala, sí.

¿Y de dónde viene la policía?

De la sociedad, claro.

Debemos cambiar la sociedad antes de cambiar la policía.

Hay que tratar las causas del problema, no las consecuencias.

Cada día, más y más policías mueren.

(Locutor TV)El agente de policía militar Joubert dos Santos Lima

fue enterrado en el cementerio Memorial Parque de Niterói.

Murió ayer en un tiroteo en la favela de Brejal, en São Gonçalo.

Tenía veintiséis años y llevaba cuatro en la policía.

Al empezar dijimos que este año

llevábamos 116 policías muertos en Río

pero, contando a Joubert, ya van 117.

-El gobernador no sabe que existo.

Solo sabe que mi marido es el número ciento diecisiete.

Le dispararon con un fusil.

Llevaba chaleco, pero la bala le atravesó las costillas

y le salió por el cuello.

Murió en el acto, no tuvo tiempo de decir nada.

¡Lo he perdido todo en la vida!

¿Por qué Dios nos hace esto?

Me lo quitó a mí y a mis hijos.

Lo siento, es terrible.

Me avisó una amiga, porque su marido también es policía.

Murió a las 9:17, y a las 9:30 ella me dijo:

“Katianne, ¿sabes qué ha pasado?”.

Yo le dije: “¿Qué?”.

Fue por WhatsApp.

Me dijo que había muerto.

Hoy sigo pensando que va a volver.

Sigo esperándolo.

Es muy difícil.

Todavía le escribo por WhatsApp.

Hablo con él, esperando que responda.

“Estamos aquí, tu hijo quiere hablar contigo, los niños te necesitan”.

Aunque la violencia se concentra en las favelas,

gran parte de la demanda de drogas ilegales viene de las ciudades.

-Desde el punto de vista de la ley,

el narcotráfico no es una actividad violenta.

Nunca lo ha sido.

Desde mi punto de vista,

no me preocupa quién va a las favelas a comprar droga.

No me preocupa, porque el tráfico en sí no me molesta.

El problema es el arma, es la fuerza del fusil.

-No hay guardias armados en los bares,

no hay guardias armados en las bodegas,

no los hay en las farmacias.

El mercado de las drogas ilegales no es violento.

Una cosa está clara:

la gente quiere consumir esas sustancias que están prohibidas.

¿Y cuál es la respuesta del estado?

Más violencia.

Partiendo del argumento

de que ese mercado está dirigido por bandas armadas,

el estado legitima la represión del narcotráfico.

Pero lo que no se puede derrotar con armas es el deseo.

¿Qué posibilidades de éxito tiene esta guerra contra las drogas?

-La guerra contra las drogas nunca ha funcionado en ninguna parte.

En treinta años de guerra contra las drogas,

en Estados Unidos han gastado más de un billón

y no han conseguido, ni siquiera reducir el suministro:

el precio en el mercado americano ha bajado.

-Cuando pensamos en la intervención estatal en las favelas

con el concepto “guerra contra las drogas”,

la palabra “guerra” es un símbolo de desigualdad, tiene un matiz racial.

La guerra es contra las favelas,

contra la población negra,

contra los pobres.

Hay droga en todas las ciudades, pero la guerra tiene dirección,

tiene un lugar específico y personas concretas,

que asumen la idea de que estamos en guerra.

-Está claro que esto no funciona

en una sociedad que quiere ser igualitaria.

Para una sociedad que quiere fabricar y estimular el sector armamentístico,

tiene sentido, porque se fabrican armas, muere gente,

después otras personas compran armas para protegerse, muere más gente...

¿Qué somos ahora?

¿Un gran tanatorio llamado Brasil?

¿Una máquina de exterminación llamada Brasil?

¿Un mercado de armas pesadas llamado Brasil?

Si eso es lo que queremos ser como país, lo estamos haciendo bien.

Según un informe internacional reciente,

hubo más asesinatos en Brasil entre 2001 y 2015

que muertos en la guerra de Siria o de Irak.

Además de estimular la industria armamentística,

la guerra contra las drogas también ha hecho crecer exponencialmente

la población presidiaria en Brasil.

Entre 1992 y 2013 ha crecido más de un cuatrocientos por cien.

Brasil tiene la tercera mayor población encarcelada del mundo,

después de Estados Unidos y China.

Hay 726.000 personas encarceladas.

El treinta y seis por ciento,

todavía no tienen condena o están en prisión preventiva.

-Un presidiario en el sistema federal cuesta unos 40.000 reales al año.

En el sistema estatal son unos 23.000.

En un instituto,

los costes por alumno son de unos 2.300 reales al año.

Abrir este debate es mucho más fácil

que abrir una vacante en prisión y decir:

“Queremos encarcelar a los que se lo merecen,

pero no deseamos una sociedad donde la única respuesta sea la prisión”.

-La sociedad brasileña es tan desigual,

el racismo estructural tan profundo,

que este problema sigue viéndose como un problema ajeno

para las autoridades que representan a las élites y las capas medias.

El problema es de otros,

sobre todo de los suburbios, las favelas y los pobres.

El problema es de los territorios vulnerables.

Menos cuando una “bala perdida”

cruza la frontera, rompe el límite y alcanza a la clase media.

-La retórica de la guerra legitima la construcción del enemigo.

El valor de la vida de un policía es tan bajo,

como el de la vida de los que se definen como enemigos.

Comento esto, porque estoy cansado de oír

que los policías estamos ahí para morir o para matar.

¡Es absurdo!

Uno no decide ser policía para morir o matar.

Eso es una manipulación, y el discurso de la guerra

legitima la idea de que los policías pueden matar mucho,

pero también la de que pueden morir mucho.

En la guerra se puede matar o se puede morir.

-La violencia en Río de Janeiro

se debe a la ausencia de una policía de seguridad pública.

En 2016, el presupuesto de seguridad era mayor que el de educación.

En ningún lugar del mundo

se lucha contra la violencia con más violencia.

¡En ninguno!

Mientras los cadáveres se acumulan en ambos lados,

la gente empieza a cuestionarse la ideología subyacente.

-¿Para qué sirve una operación policial?

Llevo veintiocho años viendo operaciones policiales.

Van a la favela, gastan dinero público, arrestan a uno por aquí,

matan a otro por allá y se van.

¿De qué vale?

¿Qué cambios se han producido

en la estructura local, en la ciudad o en el estado?

Ahora mismo habrá alguna operación policial en marcha, en algún lugar.

No sirve de nada.

-Mi hijo fue a la Universidad Federal para estudiar Ciencias Sociales,

pero dejó la carrera.

Entró en la policía militar como soldado raso.

Era sábado y llovía.

Le dispararon el 17 de julio, 30 minutos antes de acabar su turno,

cuando otros cuatro chicos, más o menos de su edad decidieron,

que aquel iba a ser el último día de mi hijo.

(Locutora TV) Los dos policías que estaban en el coche, en esta esquina,

no tuvieron tiempo para reaccionar.

Los atacaron cuatro hombres y murieron en el acto.

Todavía se pueden ver marcas de disparos en un árbol

y trozos de vidrio por el suelo.

Los asesinos se marcharon con las armas de los policías.

Los soldados, de 21 y 29 años, eran del batallón Tijuca.

-No sé ni cómo calificar esa operación.

Se llamaba Operación Visibilidad

y consistía en poner a dos personas, dos policías,

que son personas aunque muchos no los consideren ni siquiera humanos,

en una situación de riesgo, a esperar su muerte.

Y eso es lo que sucedió, eso es lo que le hicieron a mi hijo.

-La sociedad en su conjunto tiene que pensar,

qué es lo que quiere de la policía.

¿Quiere una masa crítica, un cuerpo de policía comprometido?

¿Quiere una policía fuerte o una débil y dividida?

Una policía débil en la esquina de la calle es lo que quieren los oligarcas

un policía que pueda detenerlos es peligroso.

No quieren policías capaces de pensar.

Los quieren en su lugar, en el gueto, en la montaña.

-¿Quién se beneficia de esta guerra?

Yo creo que es una cortina de humo, que revela lo que ahora podemos ver.

Corrupción descontrolada en todos los sectores,

en la empresa, en la política.

Mucha permisividad.

Creo que las élites han invertido en esto desde el principio.

Y lleva años siendo así, es un poder hereditario.

Si vemos a los políticos, ya eran políticos sus padres, sus abuelos,

ahora sus hijos, sus nietos más adelante...

En este país no hay una verdadera entrada de aire fresco en el poder.

Todo está predeterminado, orientado,

es una forma de apartar la vista de las clases medias que pagan impuestos

que nos sostienen y que nos exigen.

Porque no eres tú el que roba, es ese chico negro de la favela.

Tenemos que eliminarlo, y yo no puedo hacerlo todo.

Mientras tanto, me voy a Europa,

compro apartamentos maravillosos y lo corrompo todo a mi alrededor.

Pero de una forma muy elegante, muy discreta, muy elitista.

Así somos.

¿Hay alguna forma de romper este círculo vicioso de violencia?

-Tengo que dejar de ver a los demás como mis enemigos.

¿Cuál es su ejército?

¿Cuáles de mis sueños conocen?

¿Qué sueños?

¿Saben algo de mis sueños?

¿Y yo sé algo de los suyos?

¿Por qué somos enemigos?

Y la pregunta que tenemos que hacernos es quién está ganando.

No son los chicos de la favela, con sus chanclas o descalzos,

comiendo precocinados,

con miedo de la facción rival, de su propia facción,

de la policía corrupta...

¿Quién gana?

Los policías no.

Pero alguien está ganando.

-Si no conseguimos vernos en los demás, seguiremos matando.

Seguiremos chocando.

Enfrentando ideas.

Y nos alejaremos más de las cosas importantes.

Tenemos que dialogar, debatir.

Esto solo acabará cuando nos veamos como una parte del problema,

parte de la violencia.

Siempre hablamos en tercera persona, o en segunda persona

nunca usamos la palabra “yo”.

-La gente quiere un servicio público.

Nosotros somos el servicio público.

Quieren lo que pagan.

Quieren poder caminar por la calle.

Quieren poder criar a sus hijos.

Ese es mi deseo.

Yo lo quiero y seguiré defendiéndolo hasta el fin de mi carrera.

Quiero transformar este lugar en un sitio donde mi hija pueda vivir.

Donde yo pueda hacerlo.

No quiero dejar el país, no quiero dejar mi estado,

no quiero dar la espalda a todo y aceptar que todo ha sido en vano.

-Los que toman las decisiones matan más que los que mataron a mi hijo.

No sé qué antecedentes tienen,

pero estoy segura de que matan todos los días en hospitales,

en hogares, de hambre.

Y siguen adelante.

Con sus sueños, sus esperanzas, sus vidas...

-Todos estamos hartos, buscando a un culpable,

pero todos tenemos las manos manchadas de sangre.

Tenemos que hacer algo para romper este ciclo.

-Cuando conseguí entender que mi enemigo no era yo misma,

ni mi vecino, ni el policía que le pegó, entendí que era algo más grande

Es un sistema, una cultura...

El policía que mata a nuestros hijos debe responder por sus actos,

pero hay gente detrás de él, hay mucho más.

Tienen responsabilidades más grandes, son los que mandan, los que controlan

Sé que no voy a ver en vida el cambio que quiero ver,

el fin de tantos asesinatos.

No puedo soportarlo más.

Y dicen que eso es justicia.

¿Eso es justicia?

¿Pero qué justicia me han dado a mí?

¿O a otras madres?

Nos han quitado a nuestros hijos.

¿Qué justicia es esa?

Documentos TV - La guerra de las favelas

47:54 14 may 2019

Los más de 63.000 asesinatos al año convierten a Brasil en uno de los países más peligrosos del mundo. La mayoría de las víctimas de las operaciones policiales son hombres negros pobres de las favelas y, por término medio, cada dos días muere un policía.
La desigualdad, el racismo y las políticas de seguridad de las últimas décadas han generado una violencia permanente en los barrios marginales, donde los dos bandos acumulan cadáveres, mientras se cuestionan quién y qué se esconde detrás de esta guerra de las favelas.
Muchos barrios marginales viven en un permanente estado de guerra. Una violencia que encuentra su base, además de en las desigualdades, en las políticas de seguridad implantadas en las últimas décadas.

Contenido disponible hasta el 29 de mayo de 2019.

Los más de 63.000 asesinatos al año convierten a Brasil en uno de los países más peligrosos del mundo. La mayoría de las víctimas de las operaciones policiales son hombres negros pobres de las favelas y, por término medio, cada dos días muere un policía.
La desigualdad, el racismo y las políticas de seguridad de las últimas décadas han generado una violencia permanente en los barrios marginales, donde los dos bandos acumulan cadáveres, mientras se cuestionan quién y qué se esconde detrás de esta guerra de las favelas.
Muchos barrios marginales viven en un permanente estado de guerra. Una violencia que encuentra su base, además de en las desigualdades, en las políticas de seguridad implantadas en las últimas décadas.

Contenido disponible hasta el 29 de mayo de 2019.

ver más sobre "Documentos TV - La guerra de las favelas" ver menos sobre "Documentos TV - La guerra de las favelas"

Los últimos 610 documentales de Documentos TV

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • La gran ola - Avance

    La gran ola - Avance

    1:36 pasado miércoles

    1:36 pasado miércoles La comunidad científica plantea la posibilidad de que un tsunami de olas de hasta quince metros alcance la costa atlántica onubense, gaditana y portuguesa, como ya sucedió en 1755, tras el terremoto que arrasó Lisboa. ¿Existe riesgo real de que se repita un tsunami en las costas atlánticas portuguesas y andaluzas? “La gran ola” habla, a través de expertos, de la necesidad de informar y concienciar a la población sobre la probable llegada de un tsunami, así como de dotar de recursos personales y de sistemas avanzados de detección y alerta.

  • Brexit, el tiempo corre

    Brexit, el tiempo corre

    59:03 pasado miércoles

    59:03 pasado miércoles Reino Unido y la Unión europea disponen de dos años para negociar el destino de sus ciudadanos, el aspecto económico y en especial la frontera con Irlanda. Durante 20 meses de acuerdos, desacuerdos e incertidumbres, hemos tenido acceso privilegiado a la trastienda de las negociaciones encabezadas por Michel Barnier, el hombre designado por Europa para fijar los términos del mayor divorcio de la historia. Contenido disponible hasta el 5 de junio de 2019.

  • Brexit, el tiempo corre

    Brexit, el tiempo corre

    2:14 15 may 2019

    2:14 15 may 2019 17.410.742 votaron a favor de la salida de la Unión Europea. En Junio de 2017, un año después de la celebración del referendum del brexit, británicos y europeos se preparan para la ruptura Disponen de dos años para negociar el destino de sus ciudadanos, el aspecto económico y en especial la frontera con Irlanda, punto de mayor confrontación. Durante 20 meses de acuerdos, desacuerdos e incertidumbres, hemos tenido acceso privilegiado a la trastienda de las negociaciones

  • La guerra de las favelas

    La guerra de las favelas

    47:54 14 may 2019

    47:54 14 may 2019 Los más de 63.000 asesinatos al año convierten a Brasil en uno de los países más peligrosos del mundo. La mayoría de las víctimas de las operaciones policiales son hombres negros pobres de las favelas y, por término medio, cada dos días muere un policía. La desigualdad, el racismo y las políticas de seguridad de las últimas décadas han generado una violencia permanente en los barrios marginales, donde los dos bandos acumulan cadáveres, mientras se cuestionan quién y qué se esconde detrás de esta guerra de las favelas. Muchos barrios marginales viven en un permanente estado de guerra. Una violencia que encuentra su base, además de en las desigualdades, en las políticas de seguridad implantadas en las últimas décadas. Contenido disponible hasta el 29 de mayo de 2019.

  • 3:42 08 may 2019 “Todo empieza cuando alguien aprieta el gatillo. El odio, el prejuicio y la desigualdad se multiplican”, afirma un extraficante, vecino de una de las favelas más peligrosas de Río de Janeiro. Brasil, con algo más de sesenta y tres mil asesinatos al año lidera las listas de los países más peligrosos del mundo. Las cifras no dejan indiferente a nadie. El pasado año, más de cinco mil personas murieron a manos de la policía en este país. Una media de catorce al día. La mayoría de las víctimas son varones negros pobres de las favelas, mientras que la estadística de policías muertos se salda con uno cada cuarenta y ocho horas. ¿Pero cómo se ha llegado a esta situación?, cuestiona el documental, “La guerra de las favelas”

  • 2:10 01 may 2019 Más de dos mil adolescentes de 12 a 17 años han acusado a miembros militares y civiles de los cascos azules de la ONU, por agresión sexual en las misiones de paz repartidas por el mundo La sfuerzas de paz de la ONU acumulan miles de denuncias por supuestos abusos sexuales a adolescentes desde hace dos décadas La ONU intenta desde entonces poner fin a esta explotación sexual pero ni la institución, ni los estados miembros han priorizado y solucionado esta grave situación

  • 1:38 24 abr 2019 La cabeza de la Iglesia Ortodoxa Rusa está representada por el Patriarca. Kirill es el actual máximo líder de esta enigmática institución, que congrega a más de cien millones de fieles y que se extiende imparablemente, incluso en el extranjero. “El proyecto de Kirill pasa por convertir a la Iglesia Ortodoxa rusa en una potencia universal”, afirma el historiador Jean Françoise Colosimo en “Dios salve a Rusia”. Y a decir verdad, el Patriarca ruso ha restituido la influencia política, económica y social, que la institución perdió durante setenta años con la Revolución.

  • 1:52 17 abr 2019 Amparado por el libre mercado y con internet como aliado, Amazon ha impuesto sus reglas de la venta al por menor, en el empleo, la logística y en toda la cadena de suministro Amazon, la empresa más fiable del mundo que satisface todos nuestros caprichos. Con trescientos millones de clientes repartidos por todo el mundo y ventas por valor de cien mil millones de dólares, el modelo implantado por Amazon ha transformado las relaciones comerciales tradicionales.

  • 2:06 03 abr 2019 Un equipo de expertos de la Universidad de Connecticut, en Estados Unidos instaló cámaras en los coches de varios voluntarios con las que registraron durante seis meses, los comportamientos y las distracciones más comunes de los conductores ¿Cómo nos distraemos al volante? Las cientos de horas de grabación desvelaron, que los conductores bebían, comían, escribían, se fotografiaban y consultaban permanentemente las redes sociales, mientras llevaban el vehículo.  

  • 2:12 27 mar 2019 El mismo día que el presidente de Estados Unidos tomaba posesión de su cargo, los servicios secretos estadounidenses investigaban la campaña de manipulación, que Putin había ordenado para ayudar a Trump a ganar las elecciones La posible complicidad de Trump en la injerencia rusa acorrala al Presidente y desata una guerra política y judicial en Estados Unidos Destituciones políticas, obstrucción a la justicia y ataques a la prensa son algunas de las acciones utilizadas por Trump, que están poniendo a prueba los cimientos de los centros de poder de Estados Unidos. “WASHINGTON, CAMPO DE BATALLA” se emite en DOCUMENTOS TV el martes, 2 de abril de 2019 las 23:55 h. por La 2 de TVE

  • 2:00 20 mar 2019 Ciento cincuenta mil australianos mueren cada año, pero tan solo hay dieciocho donantes por millón de personas, la mitad de la tasa de España, el país líder del mundo en donaciones. Australia busca alternativas de concienciación social con las que incrementar las donaciones de órganos. Detrás de las listas de espera se esconde el sufrimiento de muchas personas, cuyas vidas dependen de la generosidad de las familias, que donan los órganos del ser querido que han perdido. "Morir para vivir" nos acerca a las diferentes perspectivas de los que esperan y pasan por los trasplantes.

  • 1:59 06 mar 2019 En tan sólo diez años, el teléfono inteligente ha pasado a dominar nuestras vidas y lo peor es que, la frontera entre la dependencia y la adicción es tan sutil, que ni siquiera nos damos cuenta. ¿Es realmente posible una vida sin móvil? Teniendo en cuenta que miramos el móvil unas doscientas veces al día, las estadísticas arrojan otra cifra alarmante, la de los adolescentes, que cuando cumplan 18 años habrán pasado más de tres años de su vida frente a la pantalla. “Móviles, armas de adicción masiva” expone con claridad cómo nuestras conductas de comunicación y de interacción con los demás han cambiado radicalmente, desde que el teléfono inteligente ha irrumpido en nuestras vidas. Un hecho que ya ha provocado la apertura de espacios donde desintoxicar a aquellos que ya han sufrido los efectos de la adicción tecnológica. .

  • En la Brecha - Avance

    En la Brecha - Avance

    2:03 27 feb 2019

    2:03 27 feb 2019 “¿Acoso laboral? Sí, cuando sales al mundo empresarial te das cuenta que hay mucho machismo en el sector”, dice Yara, una joven empresaria, y añade, “siempre tenemos que estar justificando nuestra valía, parece que nunca sea suficiente”. Yara es la directora de uno de los clubes de jugadores de videojuegos más reconocidos de nuestro país. Y es una de las siete mujeres, que junto a una técnico de sonido, una cirujana, una cocinera, una piloto de la Fuerzas Armadas, una comisaria técnica de la Federación de Automovilismo y una estibadora ponen voz en el documental “En la brecha” a las discriminaciones, la invisibilidad y el acoso que ellas como otras tantas mujeres sufren a diario en el ámbito laboral.

  • 2:02 20 feb 2019 Dos de las necesidades básicas, la comida y la ropa están convirtiéndose en un grave problema de sostenibilidad para el planeta, debido a nuestros desorbitantes niveles de consumo y desechos Con lo que tiramos cada año a la basura podrían alimentarse los mil millones de personas, que pasan hanbre en el mundo.  Desde el punto de vista moral y medioambiental, los expertos animan a reconsiderar el impacto que tienen nuestras decisiones y a utilizar nuestro poder como consumidor para conseguir un mundo mejor

  • 1:46 13 feb 2019 Documentos TV aborda el inhumano experimento científico llevado a cabo en los años 60 y 70 en Estados Unidos, cuyo principal objetivo consistía en separar premeditadamente a gemelos, entregándoles en adopción a familias diferentes, a fin de cuestionar la particular relación gemelar que existe entre este tipo de hermanos idénticos.

  • 1:48 06 feb 2019 Los expertos advierten, que de aquí a diez años nos habremos quedado sin antibióticos con los que tratar las infecciones y que volver a la época, donde se moría joven por una tuberculosis es absolutamente posible Las bacterias que provocan las infecciones se han hecho resistentes a los antibióticos que las combaten El abuso de antibióticos en seres humanos y animales ha contribuido muy lentamente, a escala infinitesimal, a desarrollar la resistencia a los medicamentos antimicrobianos

  • 2:11 30 ene 2019 os hacemos llegar los contenidos del 5 de febrero de Documentos Tv: [M]OTHERHOOD, SER MADRE ES SOLO UNA OPCIÓN. Un estreno de ajena que aborda la libertad de elección de la maternidad por parte de un cada vez más elevado porcentaje de mujeres, la deconstrucción de mitos que se han generado en torno a ser madre y los tabúes que esos mitos han creado. Un espléndido trabajo que refleja las trabas que la sociedad pone a esas mujeres, que consideran y sienten que no quieren ser madres.

  • 2:09 23 ene 2019 Entre los dogmas de los adeptos a la curación por la fe destaca el de que sólo la oración y el Señor pueden curar y acudir a la medicina, aún en riesgo de muerte está absolutamente prohibido Miles de niños mueren en Estados Unidos por las creencias de sus padres en la curación por la fe, que rechaza el cuidado médico.  El debate sobre la libertad de culto está abierto, mientras cada año siguen muriendo niños en nombre de la religión

  • 2:15 16 ene 2019 En los últimos cuarenta años, los verdugos han ejecutado a mil quinientos condenados a muerte, mediante inyección letal, en la silla eléctrica, o incluso en la horca como dicta la ley en algunos estados, ante el profundo debate que fragmenta y polariza a la sociedad estadounidense. Estados Unidos es el último país de occidente que sigue ejecutando a los delincuentes. Las víctimas y los familiares intentan reconstruir sus vidas entre la rabia y el dolor, situando a sus asesinos a un lado u otro de la muerte.

  • 1:59 09 ene 2019 El crecimiento económico, la regla máxima del capitalismo y el símbolo del progreso dirige las sociedades, en una huida hacia adelante y siempre en beneficio de la supervivencia del sistema ¿Puede el capitalismo seguir ofreciendo crecimiento, empleo y prosperidad para todos? La élite financiera y la política insisten en la necesidad del crecimiento ilimitado para evitar el colapso, pero ¿no es esta exigencia la que nos lleva al caos?

Mostrando 1 de 31 Ver más