Un nuevo espacio para asomarse a los mejores documentales de divulgación histórica, científica y cultural, heredero del espacio anterior 'Docufilia'. De lunes a jueves a las 21.00 horas, con reemisión, de lunes a jueves a las 18.00 horas y fines de semana a las 17.15 horas.

Este  contenido solo  está disponible para España  y durante 7 días  desde su emisión  en TVE por restricciones de derechos. 

3910540 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
No recomendado para menores de 7 años Documenta2 - Stalin - Trotsky: un duelo a muerte - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por TVE.

México, 20 agosto de 1940,

Trotski fue asesinado a golpes en la cabeza con un piolet.

Con su muerte, llegó el final de un duelo

en el corazón del movimiento comunista.

Stalin, como cabeza visible del Kremlin,

había eliminado, por fin, a su viejo y encarnizado rival.

Stalin y Trotski, estaban a años luz el uno del otro.

Uno era hijo de un zapatero georgiano,

el otro, un intelectual judío.

Uno, un hombre metódico, calculador.

El otro, una mente brillante, entusiasta.

Uno, un cínico, el otro, un idealista.

Fue el final de un duelo que duró 20 años.

Un duelo político, un duelo de poderes,

un duelo entre dos hombres radicalmente distintos,

pero sobre todo, un duelo a muerte.

Pero hay una pregunta que sigue presente:

¿Por qué querría Joseph Stalin ejecutar a León Trotski

cuando ya le había quitado todo su poder

y había conseguido exiliarlo?

Stalin Trotski, un duelo a muerte

Petrogrado, febrero de 1917,

el zar Nicolás II abdicó debido a la presión del pueblo.

Pero para Lenin, el revolucionario, librarse del zar no era suficiente.

Necesitaba establecer un nuevo orden: el comunismo.

Orquestó metódicamente su toma de poder en octubre de 1917.

Y esto aseguraría el éxito de su revolución.

Tenía dos lugartenientes a su lado.

Llevaban 30 años allí,

y ambos eran personajes prometedores,

pero diametralmente opuestos:

Joseph Stalin y León Trotski.

Pero el duelo entre Stalin y Trotski

había comenzado una década antes.

Londres, 1907.

El congreso del partido laborista socialdemócrata ruso.

Trotski y Stalin se ven por primera vez.

Trotski estaba en el escenario, Stalin entre el público.

El entusiasmo de Trotski

fascinó y exasperó a su frustrado camarada Stalin.

Un lento veneno comenzó a rezumar en su relación.

Era la primera vez que Stalin salía del Cáucaso.

Y la primera vez que iba a Londres, la metrópolis del oeste,

y no podía creer lo que veía:

un delegado del partido en un congreso

que logró reunir a todas las estrellas

sobre las que él había leído en los periódicos

y estaba hablando ante todos ellos.

Estaba claro que Stalin admiraba a Trotski,

algo que trató de ocultar toda su vida.

Lo admiraba profundamente.

-Stalin se dio cuenta de que Trotski

representaba todo lo que éste odiaba:

era buen orador, extrovertido y una mente brillante.

Él no era brillante, Stalin era muy mal orador.

Cuando escuchas grabaciones de discursos suyos, resulta increíble.

Cuando se convirtió en el líder de la URSS, decía una frase,

hacía una pausa y todo el mundo le aplaudía.

-Podéis contar con que el camarada Stalin

cumplirá su obligación.

Con su pueblo...

-Bebe algo de agua, dice una segunda frase,

se detiene y todo el mundo le aplaude.

Es extraordinario. Es como una máquina.

-Y con la clase trabajadora.

-Físicamente, Stalin tenía un gran hándicap.

Estaba marcado por la viruela y era pequeño.

Y Trotski tenía, por supuesto, un físico imponente.

Los dos revolucionarios,

se enfrentaron al régimen zarista con pseudónimos.

Joseph Vissarionovich Dze Jugashvili se hizo llamar Stalin,

"el hombre de acero".

Lo tenía todo pensado.

Y Led Davidovich Bronstein

se ocultó bajo el nombre de León Trotski.

Ambos soñaban con cambiar el mundo,

pero socialmente, no podían ser más distintos.

Trotski tuvo una infancia supuestamente feliz

y una familia que le quería, que se preocupaba por él,

que le apoyó durante sus estudios y que planeaba un gran futuro para él.

Mientras que Stalin nació prácticamente en el arroyo

y se vio expuesto a una gran cantidad de violencia en su hogar.

Su padre era un borracho que le daba palizas.

-Observar a Stalin entre los socialdemócratas rusos,

que posteriormente se convertirían en el partido Bolchevique,

resulta muy interesante,

porque era el único que pertenecía a la clase trabajadora.

Los demás provenían de familias de intelectuales, funcionarios.

Stalin jamás sería como ellos.

Siempre sintió que no había tenido la misma educación,

que no era uno de ellos.

Stalin y Trotski crecieron en una Rusia gobernada por el zar.

Durante siglos, este régimen autocrático

había promovido la desigualdad.

La inmensa mayoría de la población estaba formada por campesinos

que vivían en pésimas condiciones,

tanto sociales como económicas.

El país entero soñaba con una sociedad distinta.

Stalin tenía 20 años

cuando se embarcó en su carrera revolucionaria.

Trotski tenía 17,

pero sus luchas tomaron formas radicalmente distintas.

A través de su cultura y educación,

Trotski tenía una visión más intelectual de la revolución.

Le encantaba debatir.

Desarrolló varias teorías sobre modos de tomar el poder.

Su análisis estaba influenciado por los grandes pensadores

socialistas y marxistas europeos,

con los que mantenía un contacto habitual.

Trotski vivió en el exilio,

en una especie de alta sociedad socialista.

Viajó por toda Europa

y se relacionó con todos los grandes revolucionarios,

todos los grandes socialistas europeos.

Llevaba una vida que, se podría decir,

era de la alta sociedad socialista.

Durante su exilio en Londres, Trotski conoció a Lenin

y se convirtió en uno de sus colaboradores.

Sus viajes y sus largas discusiones con intelectuales extranjeros

llevaron a Trotski a pensar en una revolución a nivel mundial.

Para él, tomar el poder no solo debería limitarse a un país.

Por otro lado, Stalin, era un hombre provinciano,

con gran disposición

que había sido ridiculizado por la inteligencia socialista.

Su única prioridad era la revolución en Rusia.

Para Lenin, el hombre que podría desempeñar el trabajo sucio.

Su pasado como delincuente fue aprovechado con inteligencia

por los dirigentes del partido.

Stalin no palidecía ante nada: extorsión, sabotaje y robo

no suponían ningún problema para él.

Era el rey revolucionario del Cáucaso,

jugaba al ratón y al gato con la policía.

Cometía atracos, organizaba manifestaciones revolucionarias

y asesinaba a gente.

Y jugó un papel muy importante

porque gracias a todo eso,

logró recaudar los fondos para asegurar la supervivencia

de la facción bolchevique en el exilio.

Porque, cuando estás en el exilio y no tienes ingresos,

¿qué otra cosa puedes hacer?

Por eso Lenin se refería a él como "el maravilloso georgiano",

que les conseguía dinero. Era genial.

En 1913, Stalin y Trotski volvieron a verse.

Esta vez en Viena.

Y ese encuentro confirmó la primera impresión de Stalin,

se sintió desairado.

Stalin tenía un complejo, algo que le carcomía

y que nunca había logrado superar: el deseo de eliminar a Trotski.

La hora de la revolución se acercaba.

Aunque Stalin y Trotski trabajaban para Lenin,

estaba claro que, más allá de los ideales que compartían,

eran individuos totalmente opuestos.

1917, fue un año crucial en la historia de la I Guerra Mundial.

Rusia luchaba junto a Francia

y los británicos habían sido debilitados por un conflicto

que ya se alargaba unos tres años.

Los soldados empezaban a sublevarse.

1917 fue el año del motín en las trincheras

y el comienzo de la revolución rusa.

En febrero, cada vez había más huelgas

y protestas en Petrogrado.

El zar se vio obligado a abdicar.

Se estableció un gobierno provisional,

pero los bolcheviques lo derrocaron pocos meses después.

En octubre, Lenin ocupó su lugar

como cabeza del primer régimen comunista de la historia.

Dio varios cargos a los brillantes revolucionarios que le apoyaron.

Trotski, por supuesto, junto con Lev Kamenev,

Grigori Zinoviev

y Nikolai Bukharin.

Stalin, el hombre del pueblo, destacaba entre estos intelectuales.

Los partidarios del zar soñaban con su regreso al poder.

Y acabaron enfrentándose a los bolcheviques en una guerra civil

que duró cinco años.

Fue ahí cuando Lenin se dio cuenta

de que necesitaba la elocuencia y el carisma de Trotski.

Stalin fue relegado a un segundo plano.

Trotski tenía unas cualidades enormes.

Era un gran orador,

un gran revolucionario y un gran líder.

Físicamente, no tenía miedo de nada.

Se desplazaba al frente en su tren blindado

durante la guerra civil.

Eso no suponía ningún problema para él.

En cuanto a Stalin,

él estaba desarrollando su propia metodología.

-Trotski aparecía en los congresos bolcheviques

y agitaba a las masas con su brillante oratoria,

la gente le seguía aplaudiendo

incluso cuando ya se había ido.

Stalin se movía entre la gente,

prestando atención a los militantes de rango inferior,

interesándose por su situación,

incluso conociendo sus nombres de pila,

cosas que eran totalmente ajenas a Trotski.

Por lo tanto, Stalin se ganó la reputación de "buen hombre".

-Hay que recordar que, en cuanto los bolcheviques

pasaron de San Petersburgo a Moscú en la primavera de 1918

y entraron en el Kremlin,

Stalin tenía aposentos propios allí

y trabajaba desde el despacho contiguo al de Lenin.

No fue una coincidencia que éste le nombrara secretario general.

Era el hombre del partido, muy cercano a Lenin.

-Y Stalin, empezó gradualmente a tejer su red de contactos.

Una red que le daría el control de los altos cargos del partido

y de sus nombramientos.

Stalin sabía lo que podía obtener del partido.

Pero, de momento, Trotski era el héroe de la revolución

y de la guerra civil.

Se desplazaba miles de kilómetros para animar a las tropas

que formaban parte del ejército rojo.

En su tren blindado, Trotski viajaba por todo el país

empleando las armas que mejor sabía manejar: las palabras.

Daba esperanza a los "rojos"

mientras desmoralizaba a los "blancos contrarrevolucionarios".

Para Trotski, el tren era un arma de guerra

además de un arma de propaganda.

Cada día, escribía un diario que imprimía a bordo

y lo distribuía en cada paraba.

Como un auténtico jefe de guerra,

compartía historias de las vidas de los soldados,

animándolos y recompensándolos.

Pero también utilizaba la fuerza

para hacer que los hombres se alistaran en el ejército rojo.

Que pasó de un millón de soldados en 1918,

a cinco millones, dos años después.

No dudaba en ordenar ejecutar a cualquiera que se opusiera a él.

Fortalecido por su éxito en Rusia,

Trotski confiaba en instigar la revolución por toda Europa.

En 1920 lanzó una ofensiva en Varsovia,

contra el ejército polaco,

aliado de los "blancos contrarrevolucionarios".

Pero cuando la victoria estaba a su alcance,

Stalin frustró sus planes.

Como cabeza del ejército rojo, Trotski ordenó a las tropas atacar.

Tukhachevsky, que era el comandante en jefe,

avanzaba de este a oeste, directamente hacia Varsovia.

Al sur, había una columna bajo el mando de Stalin

que tenía que entrar directamente en Varsovia.

Pero Stalin hizo caso omiso,

y en lugar de ir hacia Varsovia

para atacar a los polacos en una maniobra de pinza,

se detuvo delante de una ciudad distinta y la asedió.

No hizo acto de presencia en Varsovia.

En lugar de obedecer órdenes,

Stalin quería una victoria personal tomando la ciudad polaca de Lvov.

Su testarudez condujo a la derrota soviética.

Y se vieron obligados a realizar

importantes concesiones territoriales ante Polonia.

Entre Stalin y Trotski,

este incidente supuso una declaración de guerra.

Tras este acto hubo varios enfrentamientos,

lo que justificaría lo que sucedió después.

Lenin exigió informes de lo acontecido

y Trotski presentó uno extremadamente crítico con Stalin.

Tukhachevsky también presentó un informe crítico con Stalin

y no hace falta decir que el camarada Stalin

ajustaría cuentas 15 años después.

Stalin caviló su venganza,

pero, de momento, tenía que sonreír y aguantar.

Trotski se aseguró de que los bolcheviques

conseguían el poder por todo el país.

El ejército rojo acabó derrotando a los soldados

partidarios del antiguo régimen de los zares: los blancos.

Pero eso también convirtió a Rusia

en un campo de batalla totalmente devastado.

En 1921, tras una terrible sequía, la hambruna asolaba el país,

y un millón y medio de personas murieron de hambre.

Sin embargo, en el partido,

Trotski estaba en la cúspide de su popularidad.

Emergió como el heredero natural de Lenin,

que estaba gravemente enfermo y que pronto debería ser sustituido.

Gracias a su puesto como secretario general,

Stalin sabía que él no era el favorito para desempeñar el cargo,

pero ya había planeado cómo iba a volver a meterse en la carrera.

Stalin, que era menos inteligente que los demás, era sin embargo,

un estratega increíble.

No solo un pragmático increíble, sino un estratega increíble.

Tenía una estrategia para la creación del mito de Lenin

en la cual él se aseguraba una buena posición.

Crear "el mito de Lenin" era una idea maquiavélica

elaborada por Stalin,

para desviar las críticas y ganar la batalla contra Trotski.

Su plan tenía dos fases.

La primera tuvo lugar el día del entierro de Lenin.

Lenin estaba incapacitado

tras sufrir tres ataques que le habían debilitado

y el fundador de la Rusia soviética acabó falleciendo

el 21 de enero de 1924.

Tenía 53 años.

Una multitud se reunió en Gorki, cerca de Moscú,

para rendir tributo al revolucionario.

Sus fieles compañeros también acudieron:

Kamenev, Zinoiev y Bukharin.

Ellos portaron el ataúd, junto con Stalin.

Estos tres bolcheviques, viejos amigos de Lenin,

también tenían en mente sucederle,

pero lo que no sabían era que Stalin

pensaba utilizarlos para tomar el poder,

y que ya había sellado sus mortales destinos.

Solo faltaba un cabeza de partido: Trotski.

Trotski estaba gravemente enfermo en aquella época

y le estaban tratando en un centro de la costa del Cáucaso.

Ahora sabemos, aunque también se sabía en aquella época,

que Stalin le había mentido diciéndole que no volviera,

que era inútil, porque Lenin sería enterrado inmediatamente.

Sin embargo, ya se había tomado la decisión

de construir un mausoleo.

Trotski hizo lo que Stalin le dijo,

pensando que no llegaría a tiempo ya que tardaría varios días en tren.

Tomó la decisión de no ir,

lo que tuvo consecuencias permanentes.

-Stalin había organizado un entierro extraordinario.

Fue un evento novedoso,

ya no estaban en un sistema imperial,

ahora estaban en un sistema revolucionario.

Embalsamar a Lenin para poder exponer su cadáver ante el público

fue una idea aberrante y provenía de él, de Stalin.

La viuda de Lenin trató de detener el proceso de embalsamado

y los arreglos del entierro.

Estaba en contra de todo.

Fue entonces cuando Stalin le dijo:"Ten mucho cuidado,

puedo encontrar otra viuda para él inmediatamente".

Se trataba de una amenaza y no una amenaza velada.

Esas fueron sus palabras textuales.

Krupskaya, la viuda de Lenin,

tuvo que acatar todos los deseos de Stalin.

La segunda fase de su plan para acceder al poder

incluía el testamento de Lenin.

El 23 de mayo de 1924, cuatro meses después del entierro,

se celebró el decimotercer congreso del partido comunista

y Stalin leyó el documento.

Pocos meses antes de morir,

consciente de que no le quedaba mucho tiempo,

Lenin dictó unas palabras a su secretaria.

Sin nombrar específicamente a su sucesor,

Lenin dio su opinión

sobre las cualidades y defectos de los bolcheviques

que podrían sucederle.

Esto es lo que dijo:

"El camarada Stalin, tras convertirse en secretario general"

―y recordad que fue Lenin el que le nombró secretario general

a principios de 1922-.

"El camarada Stalin,

tras convertirse en secretario general,

tiene una autoridad ilimitada concentrada en sus manos".

Ésa es una declaración muy fuerte. Y continúa:

"Y no estoy seguro de si será capaz de utilizarla

con la cautela adecuada".

Lo que sucedió después, demostró que tenía razón.

-La paradoja es que -en su testamento-

Lenin advertía que Stalin era un personaje peligroso.

Pero en aquella época, Stalin era un oponente inferior

para los otros tres líderes bolcheviques.

Inicialmente, la lucha por la sucesión

no se libraba entre Stalin y Trotski,

sino entre Trotski, Zinoviev, Kamenev y Bukharin.

Y en aquella época, Stalin seguía en un segundo plano.

-Eso fue entre el 23 y el 31 de diciembre.

El 4 de enero, una semana después,

Lenin se sentía mejor y dijo una última cosa sobre ese tema.

Algo bastante sorprendente: "Stalin es demasiado brusco".

Ya era hora de que alguien se diera cuenta

entre todos esos agresivos bolcheviques.

"Stalin es demasiado brusco y ese defecto,

aunque tolerable entre nosotros,

se vuelve intolerable para un secretario general.

Por eso ,sugiero que los camaradas,

piensen en el modo de echar a Stalin de ese puesto".

En su testamento, Lenin es mucho más indulgente con Trotski.

Le reprocha su exceso de confianza,

pero también alaba sus cualidades intelectuales.

Le presenta como el hombre más apto del comité central.

Sin embargo, Trotski jamás se beneficiaría

de la apreciación de Lenin.

Contra toda expectativa, fue Stalin el que aprovechó su ventaja.

Stalin era muy astuto.

Él escenificó la lectura del testamento de Lenin

y dijo: "Camaradas, aquí están las últimas palabras

del camarada Lenin.

El camarada Lenin dijo que deberían quitarme de mi puesto,

por lo tanto, propongo dimitir".

Y por supuesto, como fue él el que organizó el congreso,

todo el público le gritó:

"Camarada Stalin no, quédate con nosotros".

Fue un bonito espectáculo.

Ante esa situación, Trotski estaba atrapado.

Y esto fue lo que dijo y lo que acabó con él para siempre:

"Debemos hacer lo que quiera el partido.

Está claro que el partido siempre tiene razón".

Por supuesto, si el partido es dirigido por Stalin,

será Stalin el que siempre tenga razón.

-Desde ese momento en adelante, creó un tipo de legado para Lenin.

Él creó el pensamiento leninista.

Así fue cómo le llamaron.

Al igual que el pensamiento de Marx, Engels, Lenin y luego Stalin.

Mientras el mismísimo Lenin

había recomendado tener cuidado con Stalin, éste llevó a cabo

el increíble truco de emerger como su heredero.

Trotski se dio cuenta de que había subestimado a Stalin

y de que le esperaban más sorpresas en el futuro.

En 1926, Stalin y Trotski,

se reunieron en el entierro de un antiguo bolchevique,

Dzerzhinsky, un amigo común.

Stalin iba caminando delante, Trotski unos pasos por detrás.

El hombre que había liderado la revolución una década antes

sabía que sus días en la cúpula del partido, estaban contados.

Esta fue la última vez que Stalin y Trotski

aparecían juntos en público.

Como la guerra civil había dejado millones de muertos,

Stalin y la mayoría de bolcheviques,

habían abandonado la idea de una revolución global.

Sin embargo, esa era una obsesión para Trotski.

Quería levantarse de nuevo en armas.

Stalin entendía que el país y el partido comunista

no estaban en el mejor momento para exportar la revolución.

El pueblo quería llevar una vida tranquila.

Quería beneficiarse de las ventajas que Stalin,

como secretario del comité central, les había concedido.

Eran ventajas materiales, ventajas en un país hambriento

―recordemos que la URSS siempre había sufrido de escasez-.

Por lo tanto, tener un trabajo que les proporcionaba

ventajas materiales:

un paquete de comida cada mes, un salario que se duplicaría,

luego se triplicaría y luego se cuadruplicaría,

era muy importante.

¿Y qué iba a decir Trotski a toda esta gente?

¿Qué tenían que ayudar a la revolución en Alemania,

en China, en Gran Bretaña?

"No, déjanos en paz".

Sucedía lo mismo que en toda maquinaria política.

Quieren estar en paz.

-Stalin entendía a la perfección

los detonantes de la psicología humana.

Y creo que tanto él como la gente que le rodeaba en el partido

y que se parecían mucho a él,

sabían manipular los detonantes de la ambición, de los celos,

de la envidia, de la violencia.

Sabían cómo destacar en la gente, los rasgos psicológicos

que les llevarían a pasar a la acción,

en beneficio del propio Stalin.

Para llegar a la cima del partido,

Stalin tuvo que utilizar a los miembros del politburó

y enfrentarlos entre ellos.

Primero, logró convencer a Zinoviev y a Kamenev

para que se aliaran con él y así apartar a Trotski.

Luego su manipulación continuó.

Logró que Bukharin también se enfrentara a Trotski,

Zinoviev y Kamenev.

Era un fantástico mentiroso y lentamente, pero con paso firme,

se libró de los viejos revolucionarios bolcheviques

que se interponían en su camino.

Al mismo tiempo, utilizó su puesto

como secretario general del partido

para nombrar a gente a la que pudiera manipular.

Incluso organizó ―en homenaje a Lenin-

un ingreso masivode soldados rasos al partido,

algo que hasta entonces solo estaba reservado a la élite de 1917.

Fue, de hecho, un puesto clave,

porque le permitió,

-a través de una serie de brillantes nombramientos- sustituir gradualmente

a aquellos que habían liderado la revolución

―y especialmente la guerra civil-

por una serie de cómplices que le debían sus carreras,

no a sus logros revolucionarios,

sino al príncipe de Moscú, al mismísimo Stalin.

Stalin creó una corte de fieles.

Sin embargo, por mucho que Trotski

denunciara la burocratización del partido,

por mucho que criticaba a Stalin por ser un hombre del sistema,

ya era demasiado tarde.

La trampa del zar se había cerrado implacablemente sobre "el profeta".

Trotski era el peor enemigo de Trotski,

una víctima de su increíble inteligencia,

de su brillante cerebro

que siempre le había llevado ―como a muchas otras personas-

a subestimar a Stalin.

"Es pura mediocridad", dijo Trotski.

Así es como describía a Stalin.

Nunca en la historia hemos visto un grupo de mentes tan brillantes,

cultas y extraordinarias que compartían el mismo objetivo,

destruir el antiguo orden y crear uno nuevo

y que entre ellos, existiera la mediocridad

y que fuera la mediocridad la que acabó triunfando.

En 1927, Stalin ajustó cuentas con Trotski.

Le expulsó del partido.

Trotski fue enviado a Alma-Ata, en las profundidades de Kazajstán.

Stalin quería librarse de su rival, pero no podía matarlo. Aún no.

Apenas diez años después de la revolución rusa,

nadie en el partido entendió esa decisión.

Luego Stalin exilió a Trotski, echándole de la Unión Soviética.

Trotski no sabía entonces

que jamás volvería a su país.

Aunque parecía que Stalin se había quedado con el partido,

el enfrentamiento entre los dos hombres

estaba lejos de terminar.

El duelo continuaría a larga distancia.

En febrero de 1929, Trotski llegó a Turquía,

a la isla de Buyukada, en la costa de Estambul.

Su mujer Natalia estaba con él, al igual que su hijo, Leon Sedov.

Trotski pensaba que Stalin lo había exiliado a Turquía

para aislarlo aún más y dejarlo indefenso.

No conocía a nadie en el país y tampoco hablaba su idioma.

Pero Trotski no se desanimó.

En julio de 1929, había creado el "boletín de la oposición",

en el que denunciaba

el comportamiento y la política de Stalin.

La paradoja es que exiliaron a Trotski,

o lo "eliminaron políticamente" ―o al menos eso creían-

pero desde ese momento

y durante toda la época de los años treinta,

Trotski continuaría sus actividades

y seguiría siendo un punto de referencia.

El único en oponerse a Stalin

y al poder del estado ruso tal y como se estaba produciendo.

Estaba exiliado no solo por ser una molestia,

sino también porque rechazaba todo compromiso político

y rechazaba ser silenciado.

Trotski intentó formar una oposición,

pero desde el exterior,

tenía muchas menos posibilidades de ser escuchado.

Stalin, "el pequeño rufián del Cáucaso",

a quien nadie había prestado atención,

se convirtió en el incontestable líder de la Unión Soviética.

Le apodaron "el pequeño padre del pueblo",

una expresión que, hasta entonces,

había sido reservada para los zares.

Gradualmente fue estableciendo su estrategia,

sus redes y sus hombres, para controlar la URSS

con mano de hierro.

Stalin se había librado de toda oposición

y desde entonces, su objetivo sería

industrializar el país lo antes posible

para que pudiera defenderse en caso de otra guerra.

En pocos años, Stalin cambió completamente

el rostro de la Unión Soviética.

Construyó el Metro de Moscú, construyó nuevas ciudades,

excavo canales y levantó presas.

Todo formaba parte de la edificación del socialismo.

El aura que creó alrededor de la Unión Soviética

fue bienvenida con entusiasmo

por la mayoría de los partidos comunistas de Europa Occidental,

en particular en Italia y Francia.

"Queremos dar un paso más

y formar la República Soviética Francesa,

que triunfe bajo la bandera comunista internacional,

bajo la bandera invencible de Marx, Engels, Lenin y Stalin.

Sabemos que la batalla será dura,

pero estamos seguros de nuestra victoria

y no tenemos miedo de la llamada de Dimitrov,

no tenemos miedo a enfrentarnos a un duro horizonte,

porque el timón de nuestro navío está en las firmes manos

del capitán más grande, nuestro querido y admirado Stalin".

-Ningún secretario de un partido comunista de la época,

desde principios de los años treinta

podía ser nombrado sin el permiso de Moscú.

Era supervisado personalmente por Stalin o por su secretariado.

Y normalmente los escogían con muchísimo cuidado,

siempre elegían a alguien

sobre el que tuvieran información comprometedora

que pudieran utilizar contra él.

Stalin se convirtió en un héroe

para los comunistas de todo el mundo.

Moscú era sinónimo de la "Tierra prometida".

Fortalecido por su fuerza y su éxito Stalin se equiparó a los más grandes

y su retrato colgaba al lado de los de Lenin, Marx y Engels.

"Por el partido bolchevique y su líder, Stalin.

Hip, hip, Hurra. Hip, Hip, Hurra. Hip, hip, Hurra".

Pero para tener poder absoluto,

tenía que librarse de cualquiera que pudiera arrojar

hasta el más mínimo rastro de sombra sobre él.

De nuevo, el camarada Stalin

logró llevar a cabo un golpe maquiavélico.

Se aprovechó del asesinato de Kirov -un miembro clave del politburó

ejecutado en circunstancias sospechosas-, para organizar

la eliminación sistemática de cualquier enemigo

y poner en marcha un reinado de terror.

En cuanto tuvo la información, inmediatamente comprendió

las ventajas políticas que podría sacar de este asesinato.

Se dirigió en su tren especial hacia San Petersburgo,

o Leningrado, como se llamaba en la época.

Organizó todo, se libró de los testigos

que podían contradecir su versión

y dijo que Kirov fue asesinado por traidores del partido

y que Zinoviev era el responsable, a igual que Kamenev.

Y por encima de ellos, estaba Trotski.

Eso le permitió ordenar los asesinatos de miembros del partido,

algo que, hasta ese momento, era impensable.

Y partir de ahí hubo grandes consecuencias.

Igual que con la sucesión de Lenin,

Stalin actuó de forma muy metódica.

Su estrategia comenzó con una gran campaña propagandística

que se extendía mucho más allá de las fronteras de la Unión Soviética.

En 1933, Hitler llegó al poder en Alemania.

Para los comunistas de todo el mundo,

el Führer se convirtió en el enemigo número uno.

Stalin no dudó en comparar

al canciller del tercer Reich con Trotski.

La propaganda anti-Trotski era extremadamente violenta.

Por ejemplo, el partido comunista francés publicó un folleto,

un folleto anti-Doriot,

con Doriot tras una máscara de Trotski o una máscara de Hitler.

Os podéis imaginar, en pleno auge del frente popular,

si asociabas a Hitler con los Trotskistas

y afirmabas que estos eran sus aliados,

el pueblo se quedaría petrificado.

No se podía apoyar a Trotski, eso era algo impensable.

Stalin puso en marcha un apisonadora propagandística,

en Vietnam en China, por todas partes.

Entre los años 33 y 36,

si un comunista se encontraba con un Trotskista, lo atacaba.

Y si era necesario, lo liquidaba, físicamente hablando.

Stalin iba desacreditando poco a poco

a los que representaban la antigua guardia del partido

omostraban cualquier tipo de lealtad hacia Trotski.

La segunda fase de su eliminación se llevó a cabo

durante los tres juicios celebrados en Moscú,

entre agosto 1936 y marzo de 1938.

Stalin había planeado

los casos contra los acusados hasta el más mínimo detalle.

Ordenó a los agentes de la NKVD, su organización policial,

a obtener confesiones de los antiguos bolcheviques.

Durante su juicio público,

Zinoviev, Kamenev y Bukharin, entre otros,

tuvieron que soportar el acoso y los insultos del fiscal Vishinski,

un fiel aliado de Stalin.

"Nuestro pueblo exige una cosa,

que estas venenosas sabandijas sean exterminadas".

-Ahora sabemos que estos juicios estaban totalmente adulterados.

Totalmente.

Eran pura ficción.

Los acusados se aprendieron sus partes, el fiscal la suya,

y llevaron a cabo una actuación.

Se hizo muy bien porque cuando tratas con el terror,

puedes conseguir que la gente haga exactamente lo que quieres.

Cuentan que se les decían a los acusados cosas horribles como:

"¿Habéis introducido uñas en la mantequilla de la gente?".

Y esos hombres tan inteligentes, esos intelectuales, respondían:

"Sí, lo hemos hecho".

"¿Y habéis introducido uñas en los huevos de la gente?"

Y ellos respondían: "No, no hemos podido porque tienen cáscara".

La prensa extranjera presenció el juicio

y todo les pareció normal.

-Los acusados son sentenciados a la pena de muerte,

con la confiscación de todos sus bienes.

Trotski también fue condenado a muerte "In absentia".

Y sabía que Stalin no dudaría en aplicar el castigo.

Esos juicios no se llevaron a cabo desde el comunismo

ni desde el socialismo, sino del estalinismo;

es decir, desde el irresponsable despotismo de la burocracia

que controla al pueblo.

¿Cuál es ahora mi principal tarea?

Revelar la verdad.

Demostrar y enseñar que los auténticos criminales

se esconden bajo el manto de los acusadores.

Pero las protestas de Trotski no sirvieron de nada

ante la poderosa maquinaria estalinista

que destrozaba todo a su paso.

Todos los libros de Trotski,

todos los trabajos en los que aparecía como héroe de la revolución

fueron retirados de las bibliotecas,

hasta que la imagen del fundador del ejército rojo

había sido completamente eliminada.

Y ahí está la famosa foto retocada de uno de los discursos de Lenin

en un escenario al aire libre.

Hay una pequeña escalera al lado del escenario.

Trotski está en ella.

Hasta que un día, desapareció.

Ya no había nadie en la escalera.

Eso era típico de la metodología de Stalin, el retocado de fotografías.

-Si ve esas fotos, no tenían la intención

de engañar a los antiguos bolcheviques,

o a los miembros del partido.

Pretendían enviar un mensaje y el mensaje era:

"No habléis más sobre esta gente.

Hablar de ciertos temas y en concreto hablar de Trotski

no solo es punible, sino que puede ser peligroso para ti".

Después de Turquía,

Trotski recibió asilo en Francia y luego en Noruega.

Pero gradualmente se fue volviendo un indeseable para toda Europa.

Ningún líder quería arriesgarse a ofender a Stalin

acogiendo a Trotski en su país.

Solo México accedió a acogerle.

Trotski llegó a Ciudad de México en enero de 1937.

Él y su mujer Natalia fueron recibidos

por Frida Kahlo y Diego Rivera.

Estos dos pintores mexicanos, comunistas militantes,

accedieron a darles la bienvenida.

Trotski aún esperaba poder reunir a los partisanos que le apoyaban.

Creó una nueva organización: la Cuarta Internacional.

También creó una comisión

para desmontar las acusaciones de los juicios de Moscú.

Pero incluso a miles de kilómetros de distancia,

Trotski podía sentir el nudo cerrándose en torno a su cuello.

En 1938,se enteró de la muerte de su hijo, Leon Sedov.

Estaba siendo operado en París de un simple apendicitis,

y murió en la mesa de operaciones.

Para Trotski, su forma de morir no dejó lugar a dudas.

Stalin había asesinado a su hijo

y ahora él era el siguiente de la lista.

Se retiró a su cuarto con Natalia,

se tomaba un poco de té

y pasados unos días, salió.

Durante esos días de luto, envejeció muchísimo.

A menudo, cuando las secretarias,

los camaradas y los guardias hablaban conmigo, les decía:

"No habléis de política con mi nieto".

Quería mantenerme alejado de todo eso.

Toda su familia había sucumbido,

había fallecido,

por participar en esa lucha.

En mi caso, quería que su nieto sobreviviera.

Y tuvo éxito.

Nadie más en mi familia llegó a los 88 años que tengo yo ahora.

Pero Trotski aún podía ser una gran amenaza para Stalin,

al menos eso es lo que temía el líder del Kremlin.

En 1939, Stalin -que pocos años antes

había denunciado a los "Hitler-trotskistas"-

firmó un pacto de no agresión con la Alemania de Hitler

para sorpresa general.

Quería conseguir tiempo para enfrentarse a los nazis,

pero sabía que su estrategia no había sido entendida

por muchos comunistas militantes del resto del mundo.

La hostilidad hacia el tratado germano-soviético fue intensa.

Todo el mundo seguía las reglas hasta cierto punto,

pero si hubieran podido librarse de esa extraña alianza con Hitler,

todos habrían estado de acuerdo.

Trotski era una figura conocida, era creíble,

había tenido prestigio como revolucionario,

jamás había negociado con Stalin desde su exilio.

Imaginaos que hubiera tomado una posición clara y decidida,

llamando a todos los comunistas a enterrar sus diferencias

y a rechazar el pacto germano-soviético.

A pesar de estar políticamente derrotado y condenado al exilio,

Trotski aún suponía un grave peligro para Stalin.

En 1939, su eliminación física se había convertido en una prioridad

El 24 de mayo de 1940,

unos 20 hombres disfrazados de policías mexicanos

entraron en la casa de Trotski.

Armados con metralletas,

dispararon al dormitorio donde él dormía con su mujer, Natalia.

Esteban, el nieto de Trotski,

se despertó asustado en la habitación contigua.

Mi abuelo estaba medio dormido,

porque solía tomarse unas pastillas por la noche.

Natalia lo sacó de la cama y lo puso en una esquina,

la esquina sudeste de la habitación, bajo una mesa.

Eso fue lo que le salvó la vida.

Milagrosamente, León Trotski y Natalia sobrevivieron.

La investigación demostró que Siqueiros

-miembro del Partido Comunista mexicano

y ferviente partidario de Stalin- había liderado el ataque.

Él y sus cómplices fueron detenidos

pero rápidamente los pusieron en libertad

debido a la falta de pruebas.

Los días posteriores al atentado se mejoró la seguridad de la casa.

Se instalaron puertas blindadas junto con una valla electrificada

y un sistema de alarma.

Pero Trotski sabía que el ataque del 24 de mayo era solo un ensayo.

La próxima vez, tendrían éxito.

Fue entonces cuando entró en escena Ramón Mercader.

Este joven comunista español

-un agente de los servicios secretos soviéticos

que también se hacía llamar Jacques Mornard y Frank Jackson-

llevaba meses planificando el homicidio de Trotski.

Primero, sedujo a una joven militante llamada Sylvia Ageloff.

Ella lo introdujo en la casa de Trotski.

Ramón Mercader se convirtió poco a poco en una figura familiar.

A veces, nos llevaba de excursión

por la campiña mexicana.

Sí,

y también nos hacía regalos.

-Trotski estaban muy aislado en su casa de México.

Vio llegar a un joven, parecía belga o tal vez canadiense,

nadie lo sabía y tampoco importaba,

pero era un gran admirador suyo.

Le dijo:

"No sé mucho de política, pero me encanta aprender

y quisiera intentar escribir un artículo apoyándole".

Así fue

El 20 de agosto de 1940, Ramón Mercader dijo

que quería enseñarle a Trotski un artículo que había escrito.

Trotski estaba sentado en su mesa.

Cuando se inclinó para leerlo, Mercader cogió el piolet

que había escondido en su abrigo y se lo clavó en la cabeza a Trotski

Entonces Esteban el nieto de Trotski que tenía 13 años por aquella época

llegaba a casa del colegio.

Inmediatamente sentí esa angustia de que algo horrible había pasado.

Así que volví corriendo a casa,

entré en el jardín e inmediatamente me encontré con uno de los guardias

y, a través de la puerta entreabierta,

pude ver a mi abuelo allí tirado,

sobre el suelo de madera,

cubierto de sangre,

con Natalia y los guardias.

Y cuando el abuelo me oyó llegar, le dijo a los guardias:

"Sacad a Esteban de aquí. Mi nieto no debe ver esto".

Y luego, cuando oyó los quejidos de su asesino,

también le dijo a los guardias:

"No le matéis.

Tiene que hablar".

Trotski fue trasladado inmediatamente al hospital.

Murió al día siguiente a consecuencia de las heridas.

Trescientas mil personas acudieron a su entierro en México.

Antes de morir, pronunció las siguientes palabras:

"Dile a nuestros amigos

que estoy seguro de la victoria de la Cuarta Internacional.

Ramón Mercader fue condenado a 20 años de cárcel.

Cuando volvió a Moscú en los años 60,

fue recibido como un héroe de la Unión Soviética.

Trotski pasó a la historia como el heredero frustrado,

el hombre de un comunismo diferente.

Pero su muerte también es testimonio del poder de Stalin,

capaz de asesinar a un enemigo

a miles de kilómetros de distancia, desde Moscú.

Matarlo políticamente no fue suficiente.

"El zar" tenía que ajusticiar al "profeta".

Cuando Hitler rompió el pacto germano-soviético en 1941,

Stalin libró una batalla épica contra la Alemania nazi

para ocupar su lugar

como uno de los mayores héroes de la guerra,

junto con Churchill

y Roosevelt.

Stalin no solo había vencido a Trotski,

sino que se había creado un lugar para él en la historia.

Documenta2 - Stalin - Trotsky: un duelo a muerte

52:01 16 abr 2018

Stalin y Trotski combatieron juntos por alcanzar el poder. Una vez conseguido se combatieron hasta acabar con todo lo que cada uno representaba: visiones diferentes del socialismo. Pero sus diferencias fueron más allá de lo político para adentrarse en lo personal.

Contenido disponible hasta el 23 de abril de 2018.

Histórico de emisiones:
10/02/2017

Stalin y Trotski combatieron juntos por alcanzar el poder. Una vez conseguido se combatieron hasta acabar con todo lo que cada uno representaba: visiones diferentes del socialismo. Pero sus diferencias fueron más allá de lo político para adentrarse en lo personal.

Contenido disponible hasta el 23 de abril de 2018.

Histórico de emisiones:
10/02/2017

ver más sobre "Documenta2 - Stalin - Trotsky: un duelo a muerte" ver menos sobre "Documenta2 - Stalin - Trotsky: un duelo a muerte"

Los últimos 60 documentales de Documenta2

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 52:09 hoy NOVA lleva a los espectadores en un viaje de misterio matemático - una exploración provocativa del poder asombroso de las matemáticas a través de los siglos. Descubrimos la firma de las matemáticas en la naturaleza, en el torbellino de una galaxia, … Contenido disponible hasta el 26 de abril de 2018. Histórico de emisiones: 26/05/2016 16/03/2017

  • 52:15 ayer El 25 de noviembre de 1915, Einstein publicó su obra más importante: la Tª de la Relatividad. Durante los últimos 100 años, la relatividad general nos ha permitido trazar los orígenes del universo hasta el Big Bang y apreciar el enorme poder de los agujeros negros. Contenido disponible hasta el 25 de abril de 2018. Histórico de emisiones: 13/10/2016 03/04/2017

  • La hija de Stalin

    La hija de Stalin

    51:34 pasado martes

    51:34 pasado martes Fue todo un hito en medio de la Guerra Fría. La hija de Stalin, Svetlana Alilúyeva, huye a Occidente (Nueva York) en 1967. Durante su infancia, en el centro del poder, fue la hija favorita de Josef Stalin. Pero la muerte y la violencia ensombrecen su vida (su madre y su hermanastro). Contenido disponible hasta el 24 de abril de 2018. Histórico de emisiones: 15/04/2016 24/02/2017

  • 52:01 pasado lunes Stalin y Trotski combatieron juntos por alcanzar el poder. Una vez conseguido se combatieron hasta acabar con todo lo que cada uno representaba: visiones diferentes del socialismo. Pero sus diferencias fueron más allá de lo político para adentrarse en lo personal. Contenido disponible hasta el 23 de abril de 2018. Histórico de emisiones: 10/02/2017

  • 2:56 20 oct 2016 Mira como empieza el documental 'La verdadera historia de la Torre Eiffel' Soy la Torre Eiffel. El monumento más reconocible del mundo. Todo el mundo qy¡ue llega a Paris me viene a visisitar.

  • 2:48 17 oct 2016 El uso de las últimas técnicas de filmación especialista en esta programa revela la "historia natural" de un bebé a partir de los recién nacidos y en movimiento a través de su crecimiento y el desarrollo a medida que estén niños pequeños

  • 2:09 05 oct 2016 El 15 de noviembre de 1915, Einstein publicó su obra más importante: la relatividad general. Esta teoría transformado nuestra comprensión de las leyes de la naturaleza y la totalidad historia del cosmos, que se remonta desde el momento presente para el origen de el tiempo mismo. Ahora, en la celebración de los 100 años de logros de Einstein, NOVA cuenta la historia dentro de la obra maestra de Einstein. La historia comienza con experimentos del pensamiento intuitivo y de fácil comprendido que establecen Einstein fuera de su búsqueda, y traza la revolución en la cosmología que todavía está jugando en la actualidad de laboratorios y observatorios. A través de cada paso de esta odisea, revela el NOVA ideas simples pero de gran alcance en el corazón de la relatividad, que iluminan la teoría y brillantez como de Einstein nunca antes. Desde la primera chispa de una idea al descubrimiento de la expansión del universo, el Big Bang, los agujeros negros y la energía oscura, NOVA destapa las ideas inspiradas y los avances brillantes de "la perfecta teoría ", tal vez la historia de ciencia más grande de todos los tiempos.

  • 3:10 29 sep 2016 Durante 52 minutos realizaremos un viaje a través del tiempo, en donde iremos descubriendo la extensa y apasionante evolución arquitectónica y artística de la Catedral de Santiago a través de los siglos. Revelaremos como fueron sus orígenes a partir del descubrimiento de las reliquias del Apóstol y sus discípulos en el siglo IX, lo que motivó la construcción de las primeras Iglesias prerrománicas que sirvieron de base a la actual catedral.

  • 1:05 21 sep 2016 Os avanzamos los primeros minutos del documental "El diario perdido del Dr. Livingstone", que indaga en la personalidad del famoso explorador gracias a la reconstrucción de su diario, que no había podido leerse( por su mal estado) desde su muerte, hace 140 años. Emisión: Miércoles 21 de septiembre a las 18:00 h en En Documenta2, en La2 de TVE.

  • 1:27 01 ago 2016 Documenta2 emite el próximo martes 2 de agosot el documental 'Dopaje - Alto secreto: La cara oculta del atletismo'.La cadena de televisión alemana ARD emitió un documental en el que aportaba pruebas del dopaje sistemático de los deportistas rusos. Participaron en el programa atletas y médicos implicados.

  • 2:50 29 jul 2016 El martes 9 de agosto podemos acercarnos a la historia de una mujer que escribió su nombre con oro en los Juegos Olímpicos de Montreal 76. Hace ahora 40 años, el 18 de julio de 1976 una joven gimnasta, Nadia Comaneci, se convirtió en una leyenda del deporte. Delante de más de 5 millones de televidentes asombrados, una niña de apenas 14 años de edad, se convierte en el primer atleta en su disciplina en obtener lo nunca antes visto, la puntuación perfecta, el 10. Logra así una de las hazañas más grandes en la historia de los Juegos Olímpicos.

  • 1:43 28 jul 2016 El lunes 8 de agosto Documenta 2 nos invita a conocer de cerca cómo es la figura del entrenador de deportistas de élite. Al mismo tiempo jefe, maestro y figura paterna simbólica, el entrenador es el un jugador clave en la industria del deporte.

  • 2:05 28 jul 2016 Documenta2 emite este 4 de agosto el documental  'Río de Janeiro: ¿Ciudad maravillosa?', que explora la historia de Río, segunda ciudad más poblada de Brasil y más icónica de todas. Una ciudad llena de contrastes que será el centro de atención en 2016. Utilizando la última CGI y 3D de realidad aumentada se recrean los monumentos y sitios emblemáticos. Viajaremos en el tiempo visitando la ciudad en sus orígenes como a megalopolis. La historia de Río de hoy se desarrolla en gran medida en sus figuras históricas que dieron forma al destino de Brasil. A las 21:00 en La2.

  • 1:36 15 jul 2016 Este episodio analiza cómo afecta la vida moderna en nuestra salud: el asma y las alergias provocadas por el exceso de limpieza, los efectos de la soledad de los individuos y la pobreza. Además, trata de predecir enfermedades mentales como el alzhéimer.

  • 1:34 11 jul 2016 ¿Y sí la invención del cine no hubiera sido cosa de los hermanos Lumiere y Edison sino de los hombres prehistóricos? Esa es la apasionante hipótesis del documental Cuando el Homo Sapiens hacia cine (Stone Age Cinema), que podéis ver este martes 19 de julio, a las 21:00 h, en Documenta2.

  • 2:38 11 jul 2016 Avance del segundo capítulo documental 'Predice mi futuro', que trata de explicar qué es lo que determina nuestra personalidad y felicidad futura. La adolescencia es una etapa en la que los jóvenes quieres arriesgar más y vivir emociones más fuertes. Sin embargo, no todos se descarrilan. Los científicos del proyecto Dunedin afirman que la mayoría de los adolescentes cometen actos delictivos y los dividen en dos grupos: los que lo dejan al llegar a la madurez, y los que nunca lo dejan y se convierten en criminales.  ‘Predice mi futuro: la ciencia de nosostros’, que podrá verse los días 12, 13, 14 y 18 de julio a las 18:00 h en Documenta2.  Todos los documentales estarán disponibles en A la carta durante siete días después de su emisión.

  • 2:59 11 jul 2016 Avance de primer capítulo del documental 'Predice mi futuro', que trata de explicar qué es lo que determina nuestra personalidad y felicidad futura.   ‘Predice mi futuro: la ciencia de nosostros’, que podrá verse los días 12, 13, 14 y 18 de julio a las 18:00 h en Documenta2.  Todos los documentales estarán disponibles en A la carta durante siete días después de su emisión.

  • 2:15 01 jul 2016 'Drácula, la verdadera historia de los vampiros' explica como el mito de los vampiros irrumpió en el mundo y cuando se produjo la "primera epidemia de preguntas" sobre Drácula, el escritor Brad Stoker cogió algunos elementos de aquí y allá para escribir su famosísima novela. La historia se remonta a los pequeños pueblos de Transilvania y las estepas en Valaquia, donde el mito sigue vivo hoy en día. Viajando a través del tiempo y el espacio, nada menos que el Conde Drácula se une a esta búsqueda emocionante. Lunes 18 de julio, a las 21:00 en La2

  • 2:57 22 jun 2016 ¿Cómo podía contar Hitler con el apoyo del público alemán? ¿cómo se las arregló para mantenerlos bajo su influencia durante tanto tiempo? Documenta2 estrena el documental ‘En busca del pueblo de Hitler: Alemania 45’. Se trata de una producción de la cadena alemana ZDF en las que se examinan las razones del liderazgo de Hitler al principio y al final de su régimen. Con material de archivo coloreado y privado, se evoca como nunca antes se había visto cómo era la vida en la Alemania en aquella época.

Mostrando 1 de 3 Ver más