Un nuevo espacio para asomarse a los mejores documentales de divulgación histórica, científica y cultural, heredero del espacio anterior 'Docufilia'. De lunes a jueves a las 21.00 horas, con reemisión, de lunes a jueves a las 18.00 horas y fines de semana a las 17.15 horas.

Este  contenido solo  está disponible para España  y durante 7 días  desde su emisión  en TVE por restricciones de derechos. 

3388859 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
No recomendado para menores de 7 años Así empieza el documental  'Nelson Mandela Redibujado'
Transcripción completa

-Yo tenía muchas preguntas e ideas bulléndome en la cabeza

y oímos una voz que llegaba desde el corredor.

“Hola, alcaide”. “¿Cómo está?”

Pensé: “¿Quién es esa persona?”

Durante 27 años fue el gran enigma de la nación.

-¿Qué aspecto tiene? ¿Cómo suena su voz? ¡Nadie lo sabe!

-De repente, un gigante enorme entró en la sala y le pregunté:

“¿Quién eres?”. Él me dijo: “¡Soy tu abuelo!”

Y cuando lo dijo, yo me enfurruñé, estaba furioso.

Tenía un abuelo que estaba en la cárcel

y yo lo odié desde el mismo momento en que nos vimos.

Pero él fue capaz de sacar a escondidas un carta

para un amigo suyo.

“Mi nieto vino a visitarme. No sabía nada de mí”.

-¿Cómo explicar qué le convirtió lo que le convirtió en Nelson Mandela?

-Si tuviera que explicárselo a mis hijos,

se lo contaría cuento de hadas:

“Erase una vez, hace mucho, mucho tiempo

había un hombre valiente que llevaba mucho tiempo encerrado en prisión,

y un país que había condenado a la inferioridad a la raza negra.

-Cuando le cuentas a los críos de ahora lo que era el apartheid,

no se lo pueden creer,

les parece ridículo.

-Es uno de los sistemas más malvados creado por el ser humano.

-Todo el país compraba armas y se preparaba para la guerra civil.

-El país pendía de un hilo.

-¿Qué necesitaba Sudáfrica para que hubiera paz?

-Es un boxeador. -Un gran abogado.

-Un verdadero revolucionario de hierro.

-Un negociador magistral.

-El prisionero político número 1. -Un esposo.

-Un padre. -Un abuelo.

-Un visionario.

-Ni siquiera entiendo completamente cómo Nelson Mandela se transformó

a través de esas diferentes variaciones de su personalidad.

-El mundo aún no conoce a Nelson Mandela en toda su complejidad.

"Nelson Mandela redibujado. Sólo un hombre".

-Si se hubiera tenido que elegir en Sudáfrica

entre votar Dios o a Nelson Mandela,

Nelson Mandela habría quedado segundo por muy poco.

A él le daba miedo que la gente lo viera como el Mesías.

Porque entonces atribuyes poderes a ese hombre

que exceden de su capacidad como ser humano.

La Historia no es obra de un solo hombre.

Existía el riesgo de simplificar en exceso y de mitificarlo.

Cuando lo llaman santo, él se ríe. Porque sabe que no es un santo.

Es un ser humano, como tú y como yo.

Cuando el presidente de Ghana, Jerry Rawlings, nos visitó,

hubo una gran ceremonia llena de pompa:

la guardia de honor, una banda militar,

21 salvas de saludo disparadas por cañones...

El presidente Mandela ve a un niño, y pide que se lo acerquen

ante la mirada sorprendida de todos los medios del mundo.

El niño llevaba el uniforme del colegio; Madiba le dijo:

“¿Qué haces aquí? ¿Cómo te llamas?”

“Por cierto, este es el presidente Rawlings de Ghana”.

Esa era el tipo de cosas extrañas,

maravillosas y personales que hacía a menudo.

Trataba a aquellos con los que él no tenía nada que ganar

como si fueran reyes; la gente corriente, la gente humilde.

Interrumpió una ceremonia solo porque había visto a un niño allí de pie.

¡Me encanta!

Se había clasificado a Nelson Mandela como una especie de Santa Klaus,

un abuelo sonriente y bondadoso.

Madiba se había convertido en una especie de peluche bondadoso.

¿Por qué tiene usted tanto interés

en que me implique en los asuntos internos de Cuba y Libia?

Y espero que usted sea consecuente.

¿Le he dejado sin habla? No, no, no... Yo...

Cuando él sentía que no entendías el mensaje,

estampaba su autoridad.

También podía perder los nervios.

Le cortaré los fondos a esta provincia

si continua usando esos fondos para rebelarse contra el gobierno federal

Lo que dijo era completamente anticonstitucional.

Él decía que había cometido toda clase de errores en su vida

y que nosotros los habíamos olvidado.

Estudió más de 50 cursos de derecho y suspendió más de la mitad.

Cuando vino a Davos excedió por mucho el tiempo que tenía asignado,

así que tuve que interrumpirle.

Su presencia aquí tiene una trascendencia mundial.

Profesor Schwab...

Dr. Mandela...

Antes de que continúe, antes de que continúe...

Creo que no ha sido intencionado por su parte.

Puede que los demás piensen, yo no,

que no ha sido justo repartiendo el tiempo de las intervenciones

para esta reunión.

He pensado que debía dejar muy claro este punto.

Para él, que hacía su primer gran discurso fuera de su país,

no fue muy agradable que le interrumpieran.

-Dr. Mandela... Dr. Mandela...

Usted sabe que hemos mantenido una magnífica relación de amistad

cuando nos conocimos en Sudáfrica y durante los últimos días.

Por supuesto no era mi intención darle solo un minuto;

pero también acordamos que las presentaciones durarían 15 minutos

y ha hablado 47 minutos. Así que... Yo...

me disculpo si ha habido un malentendido.

Él nunca lo olvidó.

En nuestros siguientes encuentros siempre me lo recordó,

pero siempre lo hizo con humor.

Él era capaz de rebajar la tensión de un momento muy difícil

contando una anécdota o bromeando con la gente.

¿Ven estos audífonos? Las preguntas difíciles, no las oigo.

Creo que él utiliza el humor y las bromas

para que no le pongan en un pedestal.

Estoy totalmente retirado. He perdido el cargo.

He perdido la influencia.

¡Ahora soy una vieja gloria!

Y así es como quiero que me traten.

Lo que realmente resultó aleccionador

fue ver a Mandela enfrentarse a su primera nómina.

Él nunca había visto una nómina.

Cuando recibió su paga se quedó sorprendido

por lo mucho que le pagaban.

Enseguida decidió donar una parte a la caridad.

Él expresaba su humanidad de una forma franca y natural.

Reconociendo sus propias debilidades como persona

él nos hizo uno de sus mayores regalos.

Él dijo que solo estaría un mandato, que era un anciano

y que gente más joven debía coger las riendas.

Pensaba que los presidentes que estaban demasiado tiempo en el poder

corrompían el sistema político.

Sinceramente, no creo que sea correcto que un hombre de 81 años

siga dirigiendo el país.

Y tomó la decisión de dimitir como presidente,

a pesar de tener todo el poder.

Nos dio un ejemplo de como ser un líder no es algo vitalicio.

Él podría haber continuado al menos otra legislatura.

Y para muchos sudafricanos sin duda podría haberse seguido eternamente.

Nosotros dependemos de él como símbolo, como idea.

No sabemos ponernos en pie y caminar solos.

Tras casi 90 años de vida,

ha llegado el momento de que nuevas manos soporten la carga.

Nuestro amado Nelson Rolihlahla Mandela ha fallecido.

Es difícil ensalzar a cualquier hombre,

capturar en palabras no solo los hechos y las fechas

que componen una vida,

sino también la verdad esencial de una persona.

Fue precisamente porque podía admitir que no era perfecto

que lo queríamos tanto.

Es tentador recordar a Nelson Mandela como un símbolo.

Él era un hombre de carne y hueso.

Aceptar la complejidad es el principio

para comprender a ese ser humano.

Para comprender a Nelson Mandela hay que empezar por el final de su vida,

con el símbolo en el que se convirtió, e ir hacia atrás.

Lo vi por primera vez cuando yo era fiscal jefe en Johannesburgo.

Él estaba acusado con Oliver Tambo.

-Percy Yutar dirige la acusación del Estado contra Mandela

en Rivonia.

El fiscal era el Dr. Percy Yutar.

-Muchos entre nuestra gente tenían la impresión

de que él se había excedido en sus funciones como fiscal.

Yutar hubiera querido la pena de muerte.

No solo quería enviar a ese hombre a prisión, quería que lo ejecutaran.

Y, por supuesto, los guardianes me lo decían abiertamente.

“¿Qué sentido tiene estudiar cuando vas a morir?”

-El veredicto de culpabilidad de 8 de los 9 acusados

no ha sido en absoluto una sorpresa.

-¿Cómo puedes salir de la cárcel 27 años después

y ofrecer la mano del perdón y la reconciliación,

y no el puño de la venganza?

Tengo que ignorar mis sentimientos.

Tengo que pensar con el cerebro y no con la sangre.

Mandela controla completamente sus emociones y sus pensamientos.

Su control es impresionante porque tiene mucho control,

porque está lleno de ira.

Y también mucho rencor.

Tiene muchas emociones. Y él aprendió a controlarlas.

Era un domingo por la tarde.

Mi mujer cogió el teléfono y era Nelson Mandela.

Y me invitó a almorzar.

¡Quería conocer a ese hombre que quería verle muerto!

Nelson Mandela está a punto de sentarse a comer

con el hombre que le envió a prisión durante más de un cuarto de siglo.

La venganza dura es hacerles lo que ellos te hicieron a ti.

La venganza suave es...

el triunfo de tus valores, de las cosas por las que luchabas.

Para Madiba, el perdón era un acto de voluntad política.

Ver a Mandela como una especie de Papa Noel, un hombre anciano,

sin rencor alguno, como dice el cliché,

es una simplificación ridícula.

Me pregunto en qué otro país del mundo el presidente del Gobierno

invitaría a comer a alguien que le procesó 30 años atrás.

No mostrar ningún rencor y conducirse de una forma magnánima y generosa

era lo que él, fríamente, había considerado el medio más eficaz

para alcanzar sus objetivos políticos.

Cuando él salió y dijo que quería conocer a la Sra. Verwoerd.

¿Para qué quería Madiba conocer

a la viuda de la persona que nos había impuesto tantas privaciones?

¿Por qué quería hacer algo así?

Yo pensé, “¡esto es imposible!”

Ella vivía en Orania en aquel momento.

-Un enclave afrikáner exclusivo para blancos en el que los guardias

se ocupan regularmente de excluir a los negros.

Queremos nuestro propio estado afrikáner y tener un gobierno propio.

-¿El presidente Mandela sería de otro país?

-Sí, él sería de otro país.

Le explicamos que los negros no podían ir allí. Y él dijo:

“Estamos en 1990. Iré”.

El presidente Mandela visitó hoy una ciudad de Sudáfrica

en la que no es bien recibido.

En ese almuerzo se dirigió a la Sra. Verwoerd y le dijo:

“Necesito su ayuda para construir este país”.

Yo pensé: “¿Qué acaba de decir?”.

Yo creo que fue un auténtico golpe de genio.

Quería una situación en la que todos ganaran,

recordando en todo momento que lo que había pasado era inmoral.

Él comprendió que Sudáfrica

nunca podría ser construida por una mayoría.

Y que esa mayoría y esa minoría tenían que trabajar juntas.

Siempre fue un estratega.

Él comprendió que eso era importante tanto para aquella persona

-que se sintiera aceptada e incluida-

como para que la nación viera que había una forma mejor.

¿Era todo falso? ¿Era todo teatro?

¿Estaba interpretando un rol político?

La cuestión con Mandela es que no puedes ver las fisuras.

Él no permitió que sus sentimientos

nublaran lo que sabía que tenía que hacer como líder.

¿Es una persona que sienta ira? Sí.

¿Permite alguna vez que eso le degrade a él o a otros? No.

Chris Hani era, probablemente,

el segundo líder negro más popular del país en esos momentos

después del Sr. Mandela.

Yo estaba con él en el Transkei, en su casa,

cuando se enteró por teléfono de que Chris Hani había sido asesinado.

Él reaccionó, si cabe, con más control, más frialdad,

hizo preguntas concretas, colgó, salió,

tenía que saludar a un equipo de rugby

que le estaba esperando fuera.

Volvió a entrar en la casa,

le preguntó a su ama de llaves dónde estaba el desayuno.

Todo eso sabiendo que Chris Hani acaba de ser asesinado

y que el país estaba en un momento crítico, al borde de la guerra civil.

Mandela sabía que si expresaba sus emociones, sería catastrófico.

Él sabía que hay que ganar la batalla y no al hombre.

Yo podría destruir a algunos de mis rivales políticos

con absoluta facilidad.

Pero no puedo hacer eso, porque soy el presidente de un país.

La mayoría de los líderes, dijo,

tienen un grupo de electores que les siguen.

Si destruyes a esa persona,

en realidad estás negándote a ti mismo un punto de entrada

en el electorado al que representa.

Eso fue lo que pudimos ver en las entrevistas televisadas en el 93 y 94

con De Klerk.

En aquel agrio debate televisivo, antes de las elecciones

acusó al partido de De Klerk de usar el racismo para ganar votos.

¡Está incitando al odio racial!

Si acorralas a alguien en la esquina, no le dejas otra opción que luchar.

Tienes que encontrar formas de alcanzar compromisos

que te permitan avanzar hacia tu objetivo.

Mandela le ofreció su mano y le dijo:

Me enorgullezco de darle la mano para que avancemos juntos.

La visión de Madiba era que tienes que llevar a todo el mundo contigo.

A cada persona a la que conocía individualmente la utilizaba

como una oportunidad para que formara parte de un nuevo país.

¿Conoce la historia del fotógrafo que le estaba haciendo fotos?

Por lo que sé,

no era un entusiasta del nuevo gobierno en sus primeros días.

El fotógrafo tropezó y se cayó de espaldas a una fuente.

Y Mandela se acercó personalmente y le ayudó a salir del estanque.

Creo que desde ese momento, aquel tipo se convirtió,

sin duda a Mandela si no al nuevo gobierno.

Yo estaba en el hospital

para una operación importante en diciembre de 1998.

Dos semanas antes Mandela había perdido los estribos.

Es el partido Mickey Mouse,

que sigue intentando defender los privilegios blancos.

Nunca lo permitiremos.

Mandela se ha referido a nosotros como “el partido de Mickey Mouse”,

a lo cual yo le respondo que, en ese caso,

él encabeza el gobierno de Goofy.

¡Un debate muy maduro el que tuvimos!

Dos semanas después yo estaba esperando en el hospital

para someterme a una operación al día siguiente

cuando llamaron a la puerta:

¡y allí estaba esa famosa voz al otro lado de la puerta!

¡Inconfundible!

Dijo: “Hola”. Soy Goofy. ¿Está Mickey Mouse?

¿Puedo pasar a verte?”. Y era Mandela.

Fue a visitarle al hospital en un acto de genuina generosidad, pero,

al mismo tiempo, por detrás, las ruedas de la política siguen girando.

Me recuperé muy rápido después de aquello, como imaginará.

Hay que reconocerle su capacidad

para conquistar incluso a su peor adversario.

La consumación de toda la genialidad política de Mandela

―la estrategia, la compasión, la generosidad-,

fue la final de la Copa del Mundo de Rugby.

Cuando se planteó el asunto del rugby,

hasta sus propios electores pensaron que estaba siendo blando.

Él estaba preparado para decir a sus camaradas:

“Escuchad, entiendo que penséis que es una mala idea ir a Ellis Park

y participar en esa final de rugby, ¿de acuerdo?”

Pero quiero deciros que si lo hago, hay estos beneficios para el país.

Ver a los sudafricanos negros abrazar el símbolo supremo del enemigo,

el deporte del hombre blanco.

Él creía firmemente en la idea de construir una nación.

Y sabía que para conseguirlo,

tenía que subir a los afrikáners a bordo.

Nelson Mandela se pone la gorra.

Y lleva la camiseta con el número 6 de los Springbok.

¡Con ese entusiasmo infantil por nosotros!

Él comprendió el impacto

que eso tendría en la psicología de los afrikáners.

Yo creo que fue estratégico, pero también que disfrutó aquel momento.

Podemos mirar hacia atrás y decir

que fue la mejor jugada política de la historia y todo eso,

pero yo no lo creo.

Yo creo que aquella mañana se despertó y dijo:

“Eh, ¿dónde están mis colores?

¡Hoy quiero llevar mis colores!”. Yo lo vi como a un aficionado.

Fue un momento político trascendental en el que todo aquello

por lo que Mandela había luchado a lo largo de su vida se hizo realidad.

Después de la final nos reunieron

y ellos habían preparado un desfile con confetis.

Nos recogieron en el aeropuerto en un autobús.

Recuerdo las conversaciones en el autobús:

“¡Habrá diez personas! ¡Qué pérdida de tiempo!”.

Y cuando llegamos...

Fue muy especial.

Había dos millones y medio de personas esperándonos allí.

Su gran éxito fue persuadir a todo el país de que cambiara de opinión.

Decía:

“Debes dirigirte a sus corazones, no a sus cabezas”.

Hablaba de los blancos.

Se ganó a los blancos en Sudáfrica

pero también tuvo que ganarse a su pueblo.

Fue un juego de equilibrios muy difícil.

Y yo vi eso en una ocasión, la gente no dejaba de protestar.

Había unas treinta mil personas gritando:

“¡Queremos que se vaya Mandela! ¡No nos hables de paz!”

Con su propia gente,

tuvo que dirigirse a la parte racional de sus cerebros;

no a su corazón.

Les dijo: “¿Queréis que sea vuestro líder?”

“¡Yo soy vuestro líder!

¡Mientras yo sea vuestro líder, ejerceré el liderazgo!

¡Si no me queréis, decirme que me vaya a descansar!”

Y, de repente, se oía como en un murmullo:

“¡Oh, Dios mío!”

Y fue fascinante ver como se ganaba poco a poco a la multitud.

Y, cuando acabó, los había convencido.

En 1990, tras ser puesto en libertad,

el primer sitio al que viajó fuera de Sudáfrica fue a Nueva York.

Y yo le puse una chaqueta sobre los hombros

y una gorra de los Yankees en la cabeza, y él le dijo a la multitud:

¡Ahora ya sabéis quién soy!

¡Soy un yanqui!

¡Y la gente enloqueció!

Tenía una habilidad especial para hacer que la gente

sintiera que estaba allí especialmente por ellos.

Fue un cálculo inteligente.

Recuerdo...

Mandela recibe a las Spice Girls

cuando recibió a las Spice Girls; les dijo:

"¡Ah, no sabéis lo emocionado que estoy de veros esta mañana!

¡Llevo despierto desde las tres!

¡Estaba muy nervioso, sentado en el borde de mi cama!”

Y ellas le creyeron por completo.

Y las conquisto completamente.

¿Sabéis? Ellas son mis heroínas.

¡Y tú eres nuestro héroe, también!

No quiero ponerme emotivo,

pero este es uno de los grandes momentos de mi vida.

Todo el mundo quería tocar el manto de Mandela

y conseguir un poco de ese polvo mágico que brillaba en sus ojos.

Si Mandela quería seducirte, ¡te seducía!

Llamaba a todo el mundo por su nombre, incluida,

lo sé por experiencia, la reina Isabel.

El palacio de Buckingham aprovechó la oportunidad.

Si viene a comer, tienes un problema.

Con Madiba no existe tal cosa como una comida gratis.

Él siempre tenía alguna obra de caridad importante

para la que hacía campaña.

Nelson Mandela vino a un almuerzo en Londres.

Acabamos el primer plato, acabamos el segundo plato, acabamos el postre

y, cuando estábamos tomando el café, empecé a pensar

“me he librado por esta vez”.

Pero justo cuando acabamos de tomar café, se volvió hacia mí y me dijo:

“Verás, ayer vi a Bill Gates

y él me dio 50 millones de dólares para estas causas”.

Y mi estómago hizo: ¡ups!

Todos los que se acercaban a él

lo hacían con un temor absolutamente reverencial.

No he conocido a nadie nunca,

independientemente de su cultura o nacionalidad,

que dijera que Mandela no le había impresionado.

Tuvo más poder cuando se retiró que cuando era presidente de Sudáfrica.

-La Copa Mundial de la FIFA 2010 se organizará en Sudáfrica.

Cuando Sudáfrica fue elegida para acoger

el Campeonato Mundial de Fútbol,

la gente del comité principal tenía que sacarlo.

Y, aunque él estaba enfermo entonces, ellos se arriesgaron,

porque era bueno para ellos.

Podíamos fracasar,

pero ver el campeonato del 2010 nos volvería a dar fuerza y optimismo.

Habíamos triunfado más allá de nuestros sueños.

Todo el país enloqueció.

Esto es algo importante que la gente debería saber

el poder del fútbol.

Los políticos no pueden hacer eso y los discursos y documentos tampoco.

Él es el gran seductor,

el gran seductor político que dirige a la gente a su voluntad.

Él se identifica con sus ilusiones, sus deportes, su música.

Y ellos sienten esa unidad.

Él tenía una visión, una misión, un objetivo,

que era establecer la democracia en su país.

Tenemos una bandera, tenemos un himno nacional

y la gente se identifica con Sudáfrica.

Es muy importante para construir una nación.

Creo que muchas de las decisiones que él tomó como presidente,

y después de su presidencia,

trataban de inculcar a la gente una visión de futuro de Sudáfrica.

Él era muy firme en su creencia

de que tenía la responsabilidad de llevar al país a un lugar mejor.

Cuando has visto el abismo y estás dispuesto a sacrificar tu vida

tienes una claridad de visión absoluta.

¿Qué podría asustarte? Nada.

“En mi país primero vas a prisión y luego te conviertes en presidente”

Cuando pasas tantos años encerrado en prisión,

¿qué hace que sigas adelante?

¿Qué se siente cuando miras por la ventana

y ves una de las ciudades más bonitas del mundo a pocos metros?

¿Te preguntas si alguna vez volverás a ver la libertad?

¿Cómo afecta eso a tu alma?

Tenía un cuenco

estaba lleno de gachas.

Y puso un terrón de azúcar en el centro.

Y dijo: “Todas las mañanas comeré alrededor de ese terrón”.

¡Era la recompensa!

Lo reservaba para el final y, luego..

Y luego, al almuerzo.

Un trozo de brócoli colocado en el centro.

Comía lo de alrededor.

Lo reservaba.

Y luego, a la cena, la tercera comida.

Un trocito de carne. Comía alrededor.

Si no aceptas el hecho de que estás encarcelado, eso te destruirá.

La forma en la que te tratarán las autoridades de la cárcel

depende de tu conducta;

y deberás librar una batalla y ganarla, desde el primer día.

Dos hombres se acercaron a mí en el corredor, eran muy agresivos.

Yo le dije: “Atrévete a tocarme

y yo te denunciaré ante el más alto tribunal del país.

Y cuando haya acabado contigo, serás más pobre que un ratón de iglesia”.

No hay duda de que Mandela pasó sus días más oscuros en la tierra

en las celdas de la isla de Robben.

Luthulil murió en los 60 cuando él estaba en prisión.

Albert Luthulil,

la primera persona en suelo africano que ganó el Premio Nobel de la Paz.

Radio: Los objetivos por medios pacíficos,

siguiendo la ideología de la no violencia.

El hijo de Mandela, Thembekile,

murió en un accidente de coche cuando él estaba en prisión.

Me dijo: “¿Sabe, Sr. Brand?

Cuando me dieron la muerte de mi hijo,

lo hicieron de una forma horrible”.

Un guardián me dijo:

"Su hijo murió anoche en un accidente de coche”.

Él le preguntó: “¿Qué ha dicho?”.

“Que su hijo murió anoche en un accidente de coche”.

Y el guardián se fue.

Él estaba destrozado. Entró en su celda y empezó a llorar.

-Su madre murió estando él en prisión.

Mi madre fue mi primera amiga.

Estás en la cárcel, tienes familiares que mueren,

y tú no puedes ir a su funeral.

Eso es tremendo, sobre todo en la cultura tradicional africana.

Eso debió dolerle más que ningún otro castigo que pudieran infligirle.

Creo que es muy difícil para nosotros intentar siquiera comprender

cómo alguien que ha pasado por las situaciones

puede ser tan indulgente.

Él fue capaz de responder a los retos de la vida,

convirtiendo cada adversidad en una ventaja.

Un lugar que estaba diseñado para destruirte,

fuimos capaces de convertirlo,

gracias al liderazgo de Nelson Mandela,

en el gran símbolo de la victoria sobre la adversidad.

La convirtieron en lo que querían.

La transformaron en una institución educativa.

Mandela decidió que para comprender a sus guardianes

tenía que aprender su idioma, el afrikáner.

Él vino a verme y me pidió,

“Sr. Brand, debemos ayudarle con el afrikáans.

Y tenía razón,

porque los funcionarios y los guardianes no hablaban inglés.

Y, aunque lo hablaran, él intentaba hablarles en afrikáans.

Y algo pasó en el proceso porque, con el tiempo,

Nelson Mandela logró cambiar esa relación.

Las cárceles eran un lugar de lucha y, cuando llegábamos a la isla,

la lucha continuaba.

Un día, él me preguntó: “¿Por qué está tan triste, Sr. Brand?”

Yo le dije, “no van a ascenderme este año”.

Por alguna razón siempre ignoraban a Christo para un ascenso.

"¿Y qué le han dicho?”, me preguntó.

“No, es por el rugby; solo ascienden a los que juegan al rugby”.

“Ah, ¿así es como funciona?”

Y Madiba habló con el director de la cárcel.

Estaba con el ministro, cogiéndole el brazo,

y le dijo al ministro: “Ese es el Sr. Brand, el sargento.

Ha trabajado con nosotros en la isla de Robben muchos años.

Él me ayudaba con mis cartas, mis poesías, mis estudios.

Pero ese hombre no consigue un ascenso ¡porque no juega al rugby!”

Y al día siguiente, Christo fue ascendido.

El día siguiente me llamó el comandante

y me dijo que fuera a firmar. “¿Qué?”, le dije.

Y él: “ya hemos aprobado su ascenso”.

Al final, los guardianes de la prisión se convirtieron en presos

y él se convirtió en su guardián.

Nelson Mandela tuvo el coraje de soñar con un mundo diferente.

Nunca te permitas convertirte en prisionero del miedo.

Eso es el coraje: triunfar sobre tus propios temores.

Recuerdo que un preso me contó que, cuando se sentía mal,

miraba al patio y -si veía a Mandela paseando,

caminando con la cabeza erguida, con una gran apostura,

lleno de confianza- “sentía que todo era posible”.

Bajo esas circunstancias incluso para pasear

así se requiere un enorme valor.

Eso es lo que tienen que hacer los líderes:

ayudarnos a ver más allá del hoyo, para que tengamos esperanza.

Teníamos una fuerte sensación de que estaba pasando algo.

Se iniciaron conversaciones secretas mientras él seguía en prisión.

Su importancia era tan grande,

qué él no podía hacer nada que las pusiera en peligro.

Mandela tomó la decisión de iniciar conversaciones secretas

con el gobierno en prisión.

El temor de la ANC era que Mandela obrara por su cuenta.

Existía el horrible temor de que Madiba se hubiera vendido.

Yo no podía entender por qué él no había consultado a sus camaradas.

Mandela estaba increíblemente expuesto allí.

Él inició el proceso de negociación solo

contra un gran grupo de afrikáners muy bien preparados.

Nos reunimos con él en la prisión de Pollsmoor.

Y allí llegó ese hombre, con un mono azul y unas botas de agua.

Pero tu lugar en la vida o tu carisma

es independiente de la ropa que vistes.

Él decía: “Aunque fueran enemigos,

eran el tipo de enemigos con los yo sabía que teníamos que hablar”.

Ahora lo considero un momento extraordinario y lleno de coraje.

Él confiaba en la línea que estaba siguiendo.

Si el Sr. Mandela se compromete a no hacerse culpable de planear,

instigar o cometer actos violentos para alcanzar objetivos políticos,

yo, en principio, estaría dispuesto a considerar su liberación.

Mandela se negó a ser excarcelado.

Mi padre dice: “no puedo dar ni daré ninguna garantía

en un momento en el que ni yo ni vosotros, el pueblo, somos libres”.

Cuando eso ocurrió, recuerdo que pensé: “él ya no es un preso,

ahora él pone las condiciones”.

Él hizo que sintiéramos que podíamos cuestionar y aspirar a algo diferente

a las condiciones que existían entonces.

Al final, nos dijo: “Si me obligáis a suspender la lucha armada

mi capacidad de influir en mi Movimiento

para que participe en el proceso se verá seriamente dañada.

La lucha armada es el único poder real

que tenemos para empujaros en cierta dirección.

“¿Qué libertad me ofrecen si la organización del pueblo

sigue estando prohibida?”

Si piensas en renunciar a 27 años de tu vida.

Es absolutamente imposible.

La gran mayoría de nosotros ni siquiera se plantearía algo así;

sobre todo si para quedar en libertad

solo tienes que renunciar a la violencia.

Nosotros no vamos a luchar contra el sistema.

He dedicado mi vida a esta lucha.

He soñado con la idea de una sociedad democrática y libre.

Es una idea por la que espero vivir; pero,

Señor, si es necesario, es una idea por la que estoy dispuesto a morir.

David Motsamayi era, probablemente,

el hombre más buscado de Sudáfrica.

El viejo gobierno del apartheid le veía no solo como a un espía,

si no como a un traidor.

Él se entrenó en Argelia para el MK.

Se convirtió en un fugitivo.

Lo definieron como un terrorista.

David Motsamayi es un chófer. Es el conductor de Cecil Williams.

Era la persona que el Estado detuvo el 5 de agosto de 1962.

Era una identidad falsa.

“Mi nombre es David Motsamayi”. Ese era mi nombre en la clandestinidad.

Y él dijo: “¿No es usted el Sr. Mandela?”

Le contesté: “Ya le he dado un nombre”.

El Sr. Mandela solía decir

que si no resolvemos los problemas usando nuestro cerebro,

al final tendremos que resolverlos usando nuestra sangre.

Mandela nunca fue un pacifista

alguien a quien le preocupara la pérdida de vidas.

Admito que fui una de las personas

que ayudaron a organizar Lanza de la Nación.

El seguía el principio de conseguir la justicia para su pueblo,

y muy pronto tomó la decisión táctica

de que todo lo que pudiera hacer para conseguirlo era moralmente bueno

y aceptable.

No hay duda de que Mandela pensaba que la violencia

era una de las formas que tenían para avanzar.

Él no era un hombre violento,

pero comprendió que la violencia era necesaria.

Él comprendió que todo lo que habían intentado no funcionaría.

El sistema les impuso la violencia.

¿Hay alguna probabilidad de violencia?

La reacción del gobierno

ordenando la movilización general, a pesar de nuestra clara declaración

de que esta es una campaña pacíficas y no violenta,

cerró un capítulo por lo que respecta a nuestros métodos de lucha política.

Ellos respondieron resistiéndose.

Tienes que resistir y, si es necesario, devolver el golpe.

Hablando sobre el estado del apartheid en los años 60,

el primer grupo de soldados del MK eran increíblemente valientes.

Se formaron al calor de una lucha horrible, horrible.

Pero también eran muy inexpertos.

La presencia clandestina del Movimiento

y la presencia de Lanza de la Nación en el país era muy débil.

Creo que subestimaron el poder militar del adversario.

El mismo Madiba era, como operativo encubierto, absolutamente nulo:

veía a demasiadas personas, iba a muchos sitios que no eran seguros,

le hacían fotografías...

Tras eludir a la policía durante once meses,

fue apresado en un control de carreteras.

El 50% de los noticiarios de todo el mundo,

en la televisión y en la radio,

hablaron de él como “el líder terrorista negro”.

A la Sra. Thatcher le parecía muy adecuado

que pasara el resto de su vida en prisión.

Yo fui uno de los que dijo -con esta misma boca-

que deberían haberle colgado.

La ANC dice que el comercio está en su punto de mira.

Eso demuestra que es una organización terrorista típica.

Las palabras son muy poderosas;

era un terrorista o un luchador por la libertad.

La palabra “terrorista” fue una parte crucial

de la maquinaria de la propaganda,

y el trabajo de Oliver Tambos en el exilio era político,

político y político, para construir, de hecho, un símbolo.

La ANC lo usó como un símbolo,

y por eso se organizó la campaña “Liberad a Mandela”,

no la campaña “Liberad a nuestros líderes políticos”.

Él era el símbolo de la lucha por la libertad.

Lo más extraordinario es que este gigantesco concierto de rock

y toda esta energía es por un hombre

que ninguno de nosotros ha visto nunca. ¡Nelson Mandela!

Se convirtió en el rostro de esa lucha.

Fue elegido como imagen, y eligieron al hombre correcto.

Pero no era obvio para todo el mundo qué es lo que era

o qué defendía exactamente.

No sabíamos nada de él, solo era un rostro conocido en los carteles.

-Durante 27 años había sido un gran enigma.

-Nadie sabía realmente qué esperar.

Los factores que hacían necesaria la lucha armada siguen existiendo hoy.

No nos queda otra opción que continuar.

De Klerk había asumido claramente un riesgo enorme.

Él ignoraba qué clase de genio iba a salir de la caja

cuando abrió la puerta de la prisión.

-Él podría haber empezado la III Guerra Mundial.

-La gente estaba furiosa.

¡Coged vuestras armas y arrojadlas al mar!

¿Y si no hubiera entrado en prisión?

Nunca hubiéramos vivido juntos.

Éramos incapaces de disfrutar de una vida familiar normal.

Uno de las cosas que él ocultó

fue el precio que tuvo que pagar al convertirse en Nelson Mandela.

Porque el premio que consiguió fue enorme.

¿Mereció la pena el sacrificio?

Así empieza el documental 'Nelson Mandela Redibujado' - Avance

02:34 20 jun 2016

Documaster estrena el documental 'Nelson Mandela redibujado' que se acerca a la figura de un hombre que ha inspirado al mundo recorriendo su vida en sentido inverso, contando la historia de Mandela desde que fue anciano hasta el niño que creció en un entorno rural.

A través de testimonios de personas que pudieron conocerle, el documental nos acerca a la personalidad de Mandela intentando explicar qué fue lo que lo convirtió en un símbolo de la lucha por la libertad no solo para una nación sino también para el mundo.

Documaster estrena el documental 'Nelson Mandela redibujado' que se acerca a la figura de un hombre que ha inspirado al mundo recorriendo su vida en sentido inverso, contando la historia de Mandela desde que fue anciano hasta el niño que creció en un entorno rural.

A través de testimonios de personas que pudieron conocerle, el documental nos acerca a la personalidad de Mandela intentando explicar qué fue lo que lo convirtió en un símbolo de la lucha por la libertad no solo para una nación sino también para el mundo.

ver más sobre "Así empieza el documental 'Nelson Mandela Redibujado' - Avance" ver menos sobre "Así empieza el documental 'Nelson Mandela Redibujado' - Avance"

Los últimos 60 documentales de Documenta2

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 49:31 ayer A lo largo de la Historia nos hemos rodeado de animales porque nos proporcionaban abrigo, alimento, nos servían como medio de transporte, etc., pero, además, por el simple placer de la compañía que nos ofrecen. Y hay dos especies que son indiscutiblemente nuestras favoritas: el perro y el gato. Contenido disponible hasta el 3 de agosto de 2017. Histórico de emisiones: 14/12/2016

  • 49:38 pasado miércoles A lo largo de la Historia el hombre se ha ayudado de animales para hacer trabajos pesados. Hasta la invención de las máquinas utilizamos la energía de animales mucho más fuertes que nosotros para cultivar nuestros alimentos y viajar a lo largo de grandes distancias. Contenido disponible hasta el 2 de agosto de 2017. Histórico de emisiones: 13/12/2016

  • 49:41 pasado martes Nuestros ancestros solo sobrevivieron al frío porque otros animales les ayudaron. La utilización de pieles de animales permitió no solo la supervivencia sino la expansión del hombre por zonas del planeta más frías. Pero fue durante el Neolítico cuando los humanos descubrieron el curtido de la piel. Contenido disponible hasta el 1 de agosto de 2017. Histórico de emisiones: 12/12/2016

  • 49:28 pasado lunes La domesticación de animales para obtener alimento ha hecho de nuestro mundo lo que es hoy. Hace 12000 años, en el Creciente Fértil, se produjo la revolución Neolítica que permitió a los humanos pasar de ser cazadores y recolectores a agricultores y ganaderos. Contenido disponible hasta el 31 de julio de 2017. Histórico de emisiones: 08/12/2016

  • 2:56 20 oct 2016 Mira como empieza el documental 'La verdadera historia de la Torre Eiffel' Soy la Torre Eiffel. El monumento más reconocible del mundo. Todo el mundo qy¡ue llega a Paris me viene a visisitar.

  • 2:48 17 oct 2016 El uso de las últimas técnicas de filmación especialista en esta programa revela la "historia natural" de un bebé a partir de los recién nacidos y en movimiento a través de su crecimiento y el desarrollo a medida que estén niños pequeños

  • 1:34 11 jul 2016 ¿Y sí la invención del cine no hubiera sido cosa de los hermanos Lumiere y Edison sino de los hombres prehistóricos? Esa es la apasionante hipótesis del documental Cuando el Homo Sapiens hacia cine (Stone Age Cinema), que podéis ver este martes 19 de julio, a las 21:00 h, en Documenta2.

  • 1:49 12 feb 2016  (We were gladio) relata la verdad sobre el secreto mejor guardado de la Guerra Fría. Ciudadanos anónimos fueron entrenados para convertirse en espías. Una red paramilitar secreta dirigida por la OTAN para formar agentes durmientes con el objetivo de detener un golpe comunista en Europa Occidental. Desde el descubrimiento de su filial italiana 'Gladio' en 1990, sigue siendo un misterio quién estaba detrás de esta organización. La OTAN no habla de ello, los archivos han sido sellados, sus agentes son desconocidos. El documental destapa ahora los secretos de esta organización.‘Fuimos gladiadores’ se estrena en Documenta2 el 15 de febrero.

  • 1:52 12 jul 2013 Asi empieza el documental de la serie La Mafia, dedicado a Roy DeMeo, uno de los máximos responsables de la ola de asesinatos que sacudió a EEUU en la década de los 70. DeMeo descuartizaba a sus víctimas para que fuese imposible encontrar sus cuerpos.

  • 1:52 11 jul 2013 Así empieza el documental de la serie "La Mafia" que retrata a Joe Valachi, un sicario que fue el primero en romper el código de silencio de 'La Cosa Nostra'. Reveló los nombres de capos, jefes y soldados y explicó la estructura organizativa de la Mafia

  • 1:37 09 jul 2013 Así empieza "El hombre de acero y la heroína", el documental de la serie "La Mafia" que retrata al gángster de la operación French Connection; un hombre que planficó en la cárcel convertirse en el mayor distribuidor de heroína de EE.UU.

  • 3:10 29 sep 2016 Durante 52 minutos realizaremos un viaje a través del tiempo, en donde iremos descubriendo la extensa y apasionante evolución arquitectónica y artística de la Catedral de Santiago a través de los siglos. Revelaremos como fueron sus orígenes a partir del descubrimiento de las reliquias del Apóstol y sus discípulos en el siglo IX, lo que motivó la construcción de las primeras Iglesias prerrománicas que sirvieron de base a la actual catedral.

  • 1:05 21 sep 2016 Os avanzamos los primeros minutos del documental "El diario perdido del Dr. Livingstone", que indaga en la personalidad del famoso explorador gracias a la reconstrucción de su diario, que no había podido leerse( por su mal estado) desde su muerte, hace 140 años. Emisión: Miércoles 21 de septiembre a las 18:00 h en En Documenta2, en La2 de TVE.

  • 1:27 01 ago 2016 Documenta2 emite el próximo martes 2 de agosot el documental 'Dopaje - Alto secreto: La cara oculta del atletismo'.La cadena de televisión alemana ARD emitió un documental en el que aportaba pruebas del dopaje sistemático de los deportistas rusos. Participaron en el programa atletas y médicos implicados.

  • 2:50 29 jul 2016 El martes 9 de agosto podemos acercarnos a la historia de una mujer que escribió su nombre con oro en los Juegos Olímpicos de Montreal 76. Hace ahora 40 años, el 18 de julio de 1976 una joven gimnasta, Nadia Comaneci, se convirtió en una leyenda del deporte. Delante de más de 5 millones de televidentes asombrados, una niña de apenas 14 años de edad, se convierte en el primer atleta en su disciplina en obtener lo nunca antes visto, la puntuación perfecta, el 10. Logra así una de las hazañas más grandes en la historia de los Juegos Olímpicos.

Mostrando 1 de 4 Ver más