'Documaster' el estreno de las mejores series documentales de cultura, historia y ciencia.

5333868 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
No recomendado para menores de 12 años Documaster - Con la pata quebrada - ver ahora
Transcripción completa

Afición,

mucha acción.

-Va a comenzar la función tragicómica.

-¡Ay, qué desesperadísima estoy,

que mi marido se ha gastado el jornal de dos semanas!

-Oye,

baja la azotea.

¿Te has convencido de que me debes obediencia?

-Espera que lo piense...

-Baja la azotea.

¿Te has convencido ahora?

-Pues sí, parece que estoy un poquito recuperada.

-¡Toma, toma! (RÍE)

Este es el mejor argumento

que se puede esgrimir con las mujeres.

-Seamos sinceros...

¿Para qué sirve la mujer?

Para nada.

Absolutamente para nada.

Nos cose los botones, nos hace la comida

y dice que no estamos en casa cuando alguien viene a cobrar un recibo...

Bueno...

En algo ha de entretenerse.

¡Ah, que nos trae al mundo!

Sí, señor.

Pero también nos trae algunas corbatas que no podemos ponernos.

No quisiera parecer cruel,

pero cuando vemos salir a los niños de un colegio,

todos exclamamos: "¡Estos serán los hombres del mañana!".

Pero nunca hemos dicho delante de un colegio de niñas

que serán ellas las mujeres del mañana, ni del pasado mañana.

¿Eh?

¿Qué pasa?

(CANTAN)

Atención.

En esta película vamos a hablar de mujeres.

De mujeres del cine español desde los años 30

hasta casi nuestros días.

(Música)

En los años de la Segunda República,

que coincidieron con la aparición del cine sonoro,

la mujer logró alcanzar objetivos largamente aplazados.

En la vida real,

la mujer pudo por fin votar, aunque no le fue fácil conseguirlo.

También se legalizó el matrimonio civil

y el divorcio.

Hasta se permitió el aborto legal en algunas regiones del país.

La mujer pudo tener vida pública, incluso en el campo de la política.

Se había acabado aquello de: "Mujer casada y honrada,

pata quebrada y en casa".

Al menos, durante esos años.

Pudo trabajar sin necesidad del permiso del marido

y se batalló para que obtuviera el mismo sueldo que el hombre

por idéntico trabajo.

La ilusión republicana tuvo igualmente su reflejo

en la libertad sexual.

En esta canción, con buen humor y mucho descaro,

mujeres de toda condición se ofrecen por dinero a un preso muy rico.

Buena ocasión.

Pero la Iglesia no estaba dispuesta a tolerar tamaños desmanes.

Es mi tema. Mi manía.

Yo he visto el mundo,

no por un agujero, sino por una rejilla.

La del confesionario.

Mi experiencia me hace afirmar:

"En la tierra no hay más que un peligro,

la mujer".

-Pero usted, mi confesor de siempre,

no me conoce bien.

-Te conozco desde que naciste,

pero a las mujeres las conozco desde que nací yo.

Mi niñera, cuando a penas contaba yo dos años,

me dejó olvidado en un banco de la Alameda,

por irse de merendola con un lancero.

Huye de ellas, Gustavo.

Son el cólera, el tifus, el rayo, el terremoto,

la peste, la guerra, el diablo...

50 años oyendo beatas me dan una gran autoridad en la materia.

Por una se perdió el primer hombre.

Por otra se perdió España.

Y por muchas el mundo.

Huye...

Huye...

Vete a un bosque.

-Pero por los clavos del señor, padre mío...

-Preferiría verte perseguido por un toro bravo

a que te persiga una mujer.

Del toro te libras encaramándote en una ventana,

pero de la mujer...

¿Quién ha dicho que el diablo es malo?

Frente al cine alegre, se extendió el melodrama,

defendiendo valores tradicionales.

Se vieron mujeres víctimas de malentendidos,

esposas repudiadas por adúlteras o por simple sospecha de adulterio,

madres solteras engañadas por los señoritos,

mujeres prostituidas a la fuerza, otras con pecadora alegría...

¿Qué te pasa?

(Disparo)

¡Fermín, por Dios!

¡Escucha!

-¡Sal de mi casa!

¡Hala, a la calle!

-Pero mujer,

¿te echó por fin tu tía?

-Dice que miseria y deshonra es mucho.

¿Quieres llevarme a un trecho?

Estoy rendida.

-Pobrecilla, ¿para dónde te encaminas?

-Voy en busca del señorito.

Que vea a su hija, a ver si se apiada.

-Creo que usted debe ver a su madre y decirle la verdad.

-No puede ser,

he jurado no presentarme a mi madre

como no sea del brazo del hombre que me perdió

siendo su esposa ante la ley.

Esto...

ya ve que es imposible.

-Con ese...

¡Ay!

Buena tonta eres.

La gente vale por lo que tiene,

y tú podría tener cuán te apeteciera.

Decídete.

Para que te exploten los demás,

explótate tú misma.

-¿Qué quiere mi Gary Cooper?

A veces aparecieron en este cine prostitutas de lujo,

a imitación de las del cine americano.

Manos finas y largas,

alta de cuello,

recia de ancas...

Vaya jaca.

Y también otras prostitutas,

pobres o reclutadas en ambientes horridos,

cuya explotación en la vida real se denunciaba en algunas películas.

Las malas lenguas, la maledicencia, fueron muchas veces

un melodramático castigo para estas mujeres del cine

también en la vida.

Pero a fin de cuentas,

la mujer que prevaleció en el cine de la República

fue divertida.

La Guerra Civil dividió también a las mujeres

entre los distintos bandos enfrentados.

Y tanto los documentales, como algunas películas de ficción

dieron cuenta de ello.

Hablan las mujeres.

-No, la mujer a la cocina.

-Oídos los pareceres y oídas las opiniones,

que se callen las mujeres y que griten los varones.

-No queremos acatar decisiones...

-¿Quién eres?

-Soy popular.

Me llaman "La Pasionaria".

-Tenemos igual derecho.

-¿Derecho vosotras?

Nosotros damos el pecho.

-¡También lo damos nosotras!

(Música)

De un lado, jóvenes milicianas dispuestas al combate

o a prestar sus servicios en otros cometidos.

De otro, mujeres en la retaguardia, en la "quinta columna".

Hubo cineastas españoles y extranjeros

que arriesgaron sus vidas para capturar imágenes

de cuando estaba sucediendo.

(Sirenas, gritos)

Los vencedores pudieron narrar sus historias al acabar la guerra.

¿Sigues triste... preocupado?

¿Qué te pasa, Luis?

-Nada que merezca la pena.

-¿Y tú qué eres?

¿Comunista, no?

-¿Yo?

-Sí.

¿Qué llevas ahí?

-¿Dónde?

-Aquí.

¿Esto qué es?

¿La insignia de la Juventud Socialista Unificada?

-Es una medalla que me puso mi madre de pequeña

y que no me he quitado.

Te podía haber sucedido a ti o a cualquiera de vosotros.

-A mí no me ponen eso.

Y si me lo ponen,

me lo quito en cuanto hubiera tenido uso de razón.

-A ver tu documentación.

-Tome.

-Esto es un camelo.

Ahora te haremos un registro más detallado.

¿Pero por quién me han tomado?

-Por quien eres, un agente de la "quinta columna".

-Eso es falso. Yo tengo mis papeles en regla.

-Y nosotros tenemos los papeles que iban dentro de las revistas.

-Ahora te explican quién soy yo.

-¡Viva España! -¡Viva España!

-¡Viva España!

Tras la victoria de Franco, desapareció el derecho de votar

para mujeres y hombres.

También fue suprimida la posibilidad del divorcio

y, por supuesto, la del aborto.

Se proclamó que la mujer había sido liberada del trabajo

para defender el hogar.

-¡Qué bonito es todo! ¿Cómo se llama esto?

-Esto se llama raza, hijo mío.

Cientos de miles de personas se vieron obligadas al exilio.

(CANTA) "El día que nací yo,

qué planeta reinaría.

Por donde quiera que voy,

quema la estrella de día...

Estrella de plata,

la que más reluce.

¿Por qué me llevas por este calvario

llenito de cruces?

El día que nací yo

qué planeta reinaría.

Por donde quiera que voy

quema la estrella de día".

El cine español se atiborró de héroes legendarios masculinos,

nacidos de la reciente guerra o en épocas remotas

que fueron transmutadas al presente.

Somos vasallos de un gran destino.

El que ha tratado mal a España, nuestro señor emperador,

y alta honra el sacrificarse por él.

-Majestad, os di a mi esposo. Más hubiera querido daros,

pero más no tengo, señor.

-Levantaos, doña Magdalena.

Sin mujeres como vos,

España no hubiera tenido hombres como don Luis.

-Cristo, vence.

Cristo reina.

Cristo "empera". -¡Bendiga Dios tus entusiasmos!

-Debéis comprender a España.

(CANTA) "Es un placer sentir

cómo te quema este sol.

Español...

con aires de conquistador".

Y también hubo heroínas de leyenda.

¡A presidiros vengo,

pues soy mujer y de mujeres es esta junta!

¡De comadres habladoras

que por la lengua se les va toda la fuerza!

¡Cómo sois!

¡Mírenlo, dice el hombre de Fuenteovejuna!

¡Gallinas!

Vuestras mujeres dejáis que otros hombres gocen.

¡Libres cobardes nacisteis!

¡Amujerados, hilanderas!

¡Poneos basquiñas y tocas!

Dadme a mí un arma cualquiera.

-¡Arriba!

¡Dentro de poco todo será inútil!

¡Pensadlo!

¡Vuestra deshora está entrando por Zaragoza!

¡En pie!

-¡Es mejor morir!

¡Morir por Zaragoza!

-¡A la defensa!

-¡Viva España!

-¡Cobardes!

¡Cobardes!

¡Asesinos!

¡No, no venceréis!

¡No podéis vencernos!

¡Nunca entraréis en Zaragoza!

¡Nunca!

-Señor embajador de Maestranza.

(CANTA) "Cañones de artillería,

aunque pongan los franceses.

Cañones de artillería.

No me quitarán el gusto

de cantar por alegrías.

Con las bombas que tiran los fanfarrones

se hacen las gaditanas tirabuzones.

Que las hembras cabales

en esta tierra

cuando nacen ya vienen pidiendo guerra".

-Cerrad las puertas de la ciudad.

Que los soldados ocupen sus puestos.

Que se ice por toda la muralla el toldo de las Comunidades.

El Ejército Imperial viene ya.

¿Y si mañana el consejo perdiera?

Tendrán que discutirla conmigo.

¡Rápidos!

¡Prepararos para la defensa!

Mujeres como protagonistas de acontecimientos históricos

entre los que no pudo faltar el descubrimiento de América.

En el nombre del Padre,

del Hijo y del Espíritu Santo.

-Padre nuestro que estás en los cielos,

santificado sea tu nombre.

-Llevaremos sangre generosa

para alumbrar la noble familia de Las Españas.

Por encima del mar y del tiempo nos atará siempre una sola fe

en una sola lengua.

Será el milagro de todos los siglos.

(Música)

Como todas las mañanas,

estamos con ustedes para ayudarles a conservar la línea,

sin necesidad de dar de lado a las chuletas ni a la cerveza.

Control....

Música militar.

El cine reflejó la importancia adquirida por la radio,

destacando los programas especiales para mujeres.

(RADIO) "El famoso Trío Calavera se acerca a nuestros micrófonos".

-Soy Lina.

Perdonen la posturita, pero...

es que estoy en mi casa.

-¿Qué decías de la radio?

-Que por qué no pones la radio.

Ya la tenemos pagada...

-¿Qué emisora quieres?

Entre ellos, claro está, los seriales radiofónicos.

(RADIO) Es tan difícil para una madre llegar a decir ciertas cosas...

-No llores, Catalina.

-¿Cómo no voy a llorar si esto es tremendo?

-No me importaría morir en presidio si tengo la seguridad

de que mi hijo nunca sabrá

que yo soy su madre.

-Yo quisiera hacerte una reparación

por lo mucho que te he hecho sufrir.

Esa reparación puede ser decirle a Javier la verdad.

Que ellos... Que él...

sepa que tú eres su madre.

-No, don Antonio, no.

Podría darle la felicidad ahora,

pero prefiero que Javier...

que todos...

crean que soy yo solamente...

Ana Rosa.

Y los programas para hombres.

El fútbol, especialmente.

Al habla Matías Prat.

La expectación es enorme.

Gonzalvo intercepta y entrega a Segarra, que pasa adelantado.

Llega al frente, tira con la derecha y... ¡Gol!

(Interferencias)

Atacaban las fortalezas,

les echaban aceite hirviendo.

-¿Aceite? ¿Con lo caro que está?

-Te quiero mucho, pero esta faena no te la perdono.

-"Consultorio de Elena Francis".

(Música)

Tanto en ambientes pobres, como en los más lujosos.

Mujer española, que es decir mujer católica.

Si siéndolo cediste en usar modas francesas inmorales,

ahora, por patriotismo, no puedes seguir haciéndolo.

Decídete a ser española de verdad.

La patria te lo pide.

(CANTA)

A bailar.

¿Tú crees, mujer, que las costumbres inmorales no tienen nada que ver

con las desdichas de España?

Modérate en tus vestidos, en tus costumbres,

en tu ambiente, en las diversiones.

No atraigas más castigos con tus inmoralidades.

Con el fin de crear buenas patriotas,

buenas cristianas, buenas esposas y buenas madres,

se creó la sección femenina de La Falange.

Su directora, Pilar Primo de Rivera, dijo:

"Hay que ser femeninas, no feministas.

A las mujeres les falta el talento creador reservado por Dios

para inteligencias varoniles.

Se instituyó el servicio social, la mili de las mujeres.

Una prestación obligatoria para las solteras

que quisieran acceder a un trabajo, obtener un título universitario,

el pasaporte o el carné de conducir.

El cine dio cuenta de una de las actividades más conocidas

de la sección femenina.

Reivindicar los bailes regionales y pasearlos por el mundo latino.

Para las chicas, significaba poder viajar fuera de España,

llevando con ellas un mensaje oficial del régimen.

Advierto a la que no lo sepa

que los nervios deben quedarse en el guardarropa.

Que nadie piense que está en el escenario de un teatro,

esto es la plaza del pueblo de cada uno de vosotros.

Tenéis que bailar como lo haríais allí.

Eso se os pide.

De este modo, quienes están ahí fuera se creerán de nuevo en la patria.

Pensad que algunos se alejaron de ella no solo físicamente,

sino de manera más grata y definitiva.

Y pensar que lo que vais a comenzar dentro de un rato

es un mensaje.

-¡Viva las españolitas!

(CANTAN) -"5 de mayo, 6 de junio, 7 de julio, San Fermín.

A Pamplona hemos de ir, con una gaita con una gaita,

a Pamplona hemos de ir, con una gaita y un calcetín".

(Música)

Otra actividad de la sección femenina de Falange

fueron las cátedras ambulantes,

que pretendían educar a mujeres de pueblos y aldeas,

especialmente a través de la religión, la alfabetización,

la cocina y la artesanía.

Pero estas diligentes muchachas,

cuando abandonaban las aldeas en que habían hecho apostolado...

Seguían con la secreta ilusión de casarse,

y a ser posible, con el hombre de sus sueños.

Tienes razón.

Y dentro de dos días nuevas gentes, nuevos problemas.

Hay que olvidar.

¿No creéis que olvidar es una de nuestras obligaciones?

-Olvidar...

¿Tan pocas cosas os caben en el corazón

que tenéis que vaciarlo a cada paso?

¿Y eso eso, Tere, todo lo que sientes en estos momentos?

No, Tere.

Antes que a nada ni a nadie, te debes a ti misma.

A tu condición de mujer.

Escúchate a ti misma y no traiciones la llamada más noble

que podemos recibir.

(CANTA) "Yo quiero un novio guapo, bueno y fiel".

¿Por qué quedarse sola?

Usted también puede ser feliz y hacer feliz a un hombre,

contrayendo el sagrado matrimonio.

(CANTA) "Si me engaña con otra mujer.

Yo quiero un novio...".

Estas chicas del cine

hicieron del amor romántico su bandera.

(CANTA) "10 000 muchachas bonitas

en Madrid han florecido.

Y por calles y plazas, reparten banderas,

sonríen y cantan.

Las chicas de la Cruz Roja

novias de la primavera

abrieron sus corazones cantando, cantando,

se encuentran ahora.

Están cantando canciones, reparten sonrisas

y encuentran amores.

Amores...

-Amores como el viento.

El mío es un cortocircuito.

-Cada chispa es un suspiro.

-Te quiero, tormento mío.

Tu amor para mí es como un relámpago,

un trueno, una borrasca...

-El amor es pasión, es fuego, es una llama que arde...

Un ciclón en el medio de la noche.

-Una llama que arde sin consumirse.

Te quiero con altas y con bajas presiones.

Nuestro amor es como un huracán.

-Una llama que se enciende y se apaga.

-¡Qué barbaridad!

Qué montón de cursiladas estáis diciendo.

-Vaya, hombre.

-Claro. Según tú, el amor viene a ser como un mechero de gas.

Y por lo que tú dices, un parte meteorológico.

-Encima que te ayudamos... -Para lo que lo agradece...

-Anda y que te zurzan.

Por lo menos ha servido para saber que las mujeres

en cuestión de amor sois unas cursis.

-¿Por qué no podrá una prescindir de los hombres?

-Seguramente por la misma razón...

que los hombres no pueden prescindir de las mujeres.

-No había yo caído.

Es muy posible.

Pero ¿por qué los hombres...? -No sigas...

no acabaríamos nunca.

Desde que el mundo es mundo,

y hay hombres y mujeres.

Los unos se enamoran de las otras

y las otras de los unos...

pues eso...

-Este problema es una rosca.

-Toda la vida de Garcilaso de la Vega es un continuo

y apasionado sobresalto.

Murió joven,

a los 33 años.

Como un Dios fuerte y violento,

abrasado por la llama inmensa de un amor imposible.

Un director general de educación había declarado

que a la mujer se la debía alejar de la universidad,

ya que su sitio era el hogar.

Aunque las muchachas se fueron incorporando a los estudios,

algunas películas insistían en que lo hacían solo

para encontrar novio.

Por vos tengo la vida,

por vos he de morir

y por vos muero.

-Muy bien, señor,

¡muy bien!

Y perdone.

Según estas películas,

casarse era el destino lógico para cualquier mujer.

Me quiero casar.

Toma...

¿Conmigo?

-Con quien sea, don Ramón.

Con el hombre que sea capaz de quererme un poquito.

Aunque sea muy poquito,

porque yo pienso quererle por los dos.

Que ya son muchos años de trotar sola por el mundo

detrás del plato de sopa.

-¿Y tendré que renunciar a mis ideales?

-No pienses ahora en eso.

Por lo que más quieras, hija. Sé alegre, picarona...

Que vea en ti la mujer que le puede alegrar la vida.

Olvida tus tristezas y ríete.

-Sí, me reiré.

-Debo ser muy tonta, ¿verdad?

Nunca se me ha declarado ningún chico.

-¿Y cómo se te va a declarar?

Los hombres no se declaran,

nos declaramos nosotras.

Para eso nos pintamos, nos ponemos un ricito aquí,

nos soltamos el pelo o lo que sea.

Y nos ponemos tacones,

les miramos, les dejamos coger una mano

o les damos un tortazo a tiempo.

Ellos no lo cuentan para nada...

¡Pobrecitos!

Para resolver asuntos del amor

a veces era necesaria hasta la ayuda celestial.

Pobre gente.

Me parece que me tengo que ir para abajo.

-¿Tú crees en los cuentos de hadas?

El flechazo a los pocos momentos de estar con una persona.

Ha sido todo tan maravilloso,

tan emocionante.

-Sí, mamá, soy muy feliz.

Hoy ha sido un día maravilloso.

Figúrate que he conocido a un chico...

Bueno, no sé si le había conocido hace ya mucho tiempo...

o si le había soñado.

Pero ahora es verdad, ¿comprendes?

¡Es verdad!

-14 de febrero.

San Valentín.

¡San Valentín!

(CANTAN) -"Hoy es el día de los enamorados...".

Fueran Cupido o San Valentín,

en España también se celebraba el día de los enamorados.

Sobre todo desde que se puso en marcha un plan

de estabilización económica que animó al consumo.

Elena...

¿quiere usted ascender?

Le ofrezco el puesto de...

esposa del gerente.

¡Don Luis!

¡Elena!

(CANTA) -"Cariño mío.

Donde quiera que mis ojos miren

te ven a ti.

Cariño mío,

cuántas veces mis labios suspiren

lo hacen por ti".

-Un vestido de novia siempre es importante.

El más importante en la vida de una mujer.

¿Se imagina cuántas muchachas andan por esas calles,

soñando ponérselo algún día?

Es algo más que un vestido,

es todo un símbolo.

Blanco, como la nieve en las montañas.

No había desenlace feliz

si la historia no terminaba con un casamiento ante al altar.

(CANTA) -"No habrá nada mejor

cuando estemos unidos,

que vivir muy felices

nuestro amor".

Bodas de ensueño,

bodas de novela rosa,

bodas con novios normales

o con auténticos príncipes azules.

Este me va a oír. ¡Me va a oír!

-Los que la van a oír, madre, son todos esos señores.

Disimule un poco, por lo que más quiera.

-¡A ti te ha tomado por el pito de un sereno!

-Yo no soy ni el pito ni el sereno de nadie.

(FARFULLA)

Estoy dispuesta a casarme con el primero que pase.

Porque había hombres que se resistían al matrimonio

y eran obligados a la fuerza.

Para ellos, cualquier cosa era mejor que casarse.

Yo soy inocente...

yo soy inocente.

Y no tuvieron reparo en explayar en el cine su misoginia.

No estaban dispuestos a aceptar a la mujer

en su más proterva condición.

La mujer en su más proterva condición...

La de cazadora de marido...

-Es verdad, tiene razón. -¡Tiene razón!

-Esta no hará eso, os lo aseguro.

(SUSPIRA) ¡Es una joven encantadora!

Estoy seguro que os gustará.

Es sencilla, modesta, discreta.

No la gusta el modernismo. Además...

-No hay excepciones.

Son pícaras, perversas, desalmadas.

No es difícil elegir entre las mujeres...

Ninguna vale nada.

-¡Es cierto!

Las mujeres en la vida de los hombres deben ser un paseo militar...

-Si es bonita, puede servirme de modelo para un cuadro.

-La fealdad de una mujer es la mejor garantía de su caridad.

-Verás cómo te gustan.

-Me conformo con que no sean inteligentes.

Las mujeres que saben mucho me aburren.

-No existe ese peligro. -¿Son guapas?

-Maravillosas. -Bien.

La belleza es la única forma de inteligencia de las mujeres.

-De acuerdo.

-No me negarás que la niña está guapa de veras.

-Pero no es para claudicar. Pobre chico...

es para ahorcarles, como a todas.

-Porque las mujeres son unas chismosas.

-¡Y entrometidas!

-También las hay buenas.

-Pero esas se meten monjas.

-Para no aguantar a las demás. -Claro.

-Pues yo les he oído a ustedes que una mujer era necesaria en casa.

¿Lo recuerdan?

-¿Pero cómo vamos a decir nosotros semejante tontería?

-Aunque no fuera más que por no oírla hablar a todas horas.

-Pues ustedes querían comprar a plazos una radio,

que todavía habla más que una mujer.

-Bueno, ¿y qué?

A una radio se le aprieta un botón

y se calla.

¿Pero a ver dónde demonios aprieta usted a una mujer para que se calle?

-Entonces... ¿Tú no te piensas casar? -No, nunca.

Lo paso mucho mejor así.

Como dice mi amigo Álvaro,

el matrimonio es un suicidio castigado con cadena perpetua.

Tiene gracia, ¿verdad?

-Claro.

Y tu amigo Álvaro es tan ingenioso...

-Sí, tiene chispa.

-Lástima que sea un borracho, un abogado sin pleitos,

¡un tinta y un vago!

-Pero ¿qué te pasa? ¿Por qué te pones así?

Es buen chico y mi mejor amigo.

-Eso es lo malo, influye sobre ti. -No...

-Porque tú no eres así, Juan. Eres bueno y tienes buen corazón.

No crees que el matrimonio sea un suicidio.

-Su mujer sí...

-Tú sí te casarías y te enamorarías. Serías un hombre normal.

Pero claro...

Estás influido por Álvaro, que es un cínico.

-Vaya, se me han acabado los cigarrillos... Perdón.

Las chicas que se quedaban solteras, es decir, las solteronas,

eran el contrapunto del ideal maternal

propugnado por el franquismo.

En el cine cómico aparecían como feas, gordas,

viejas o algo alocadas.

(CANTA DESAFINANDO) Salieron juntos una mañana y se marcharon...

(Risas)

¿Viejas?

Estás muy atrasada de noticias.

La juventud ya no se estila.

Ahora somos nosotras las que partimos el bacalao.

Te voy a llevar al Palace

para que veas todo lo que todavía nos queda por delante.

Aunque básicamente es un cine hecho por hombres,

en algunas películas,

la amargura de la solterona fue vista como consecuencia

de la opresión religiosa o social.

¿Qué me miras?

Tengo mala cara, ¿verdad? -Horrible.

Cara de monja, de sacristana.

Pero si no te da el sol ni el aire.

-Oh, chacha, no exageres.

-Si no exagero.

A ver, ¿qué vas a hacer hoy?

-Tengo que ir a la catedral, comulgar, me toca guardia de honor...

-Sí, y luego lo de siempre.

Y tu madre tan contenta.

-¿Y qué culpa tiene ella?

-Pues que te pincha... y si se tercia, te acompaña...

Está bien para ella, que lo ha hecho todo.

Es viuda, gorda y andaluza... Pero tú...

Pero ¿tú sabes los años que tienes? -Sí.

Dilos, anda. No te dé miedo, dilos.

-35.

-Y de hombres, nada. Mocita, como dice tu madre.

Espabílate.

Si no, te vas a poner como la mojama.

(CANTAN)

Mi Tula.

Nosotras no nos casamos.

No nos casamos. (RÍE) -Mujer, qué ocurrencias.

-No, Tula, no me caso.

Ni tú tampoco, con lo maja que eres.

-¿Qué sabrás tú, Herminia? ¿Qué sabrás tú?

(Llantos)

Por Dios, Ramiro, no dejéis de venir el Día de los Santos.

Que los niños vean a su madre. (LLORA) -¡Tía!

¡Tía! ¡Tía!

-¡Adiós, tía Tula! -¡Tía! ¡Tía!

(Llantos)

Aquellas mujeres que no habían sido motivo de deseo,

o que no tuvieron oportunidad de casarse, es decir,

las mujeres que habían perdido el tren,

se quedaban, según la frase popular,

para vestir santos.

(Música melancólica)

(Coro)

Otras muchachas encontraban una opción metiéndose a monja.

¿Crees que durará mucho de monja? -Vete a saber,

las mujeres sois tan cabezotas.

-Es una pena que no me dejen salir del convento

para contar lo bien que se pasa aquí.

-Es verdad.

-Se metía a monja hasta el aperador de mi cortijo.

-¿Cómo dice?

-¡Ay, madre de mi vida!

¡Quién fuera pájaro!

-Eso sí es verdad.

¡Quién fuera pájaro!

-Y si tuviéramos alas como los pájaros,

¿dónde iríamos? -Yo, al fin del mundo.

-Yo, a Tierra Santa para abrir el calvario.

-Yo...

al portal de Belén y al huerto de Nazaret

donde vivió la Virgen con el niño. -Como que iba a tener un huerto.

-Claro que sí. Con un arroyo pasando por la cerca.

Lo dice el villancico.

La Virgen lava pañales y los tiende en el romero.

Los angelitos cantando y el agua pasa riendo.

(CANTAN)

Metidas a monja, esas muchachas ejercían su labor

en alejadas misiones, en la turbulenta vida urbana

o, como en este caso, en colegios para chicas descarriadas.

La Macarena y Triana son Andalucía.

Esperanza y Macarena, nuestro fervor.

A las dos les rezamos de noche y día.

Con amor y alegría, Santa María, madre de Dios.

Son una sola las dos, mi sevillana.

(TODAS) ¡Olé!

-Juan, tienes que andar. Piensa que puedes andar.

Muchachas que, en ocasiones, hasta lograban hacer milagros

y convertirse en santas.

¡Madre!

¡Puedo!

¡Madre, ya puedo!

¡Ya puedo!

-Mira qué regalo te trajo el Señor.

(Música suspense)

-¡Mis manos!

¡Muevo mis manos!

¡Y los brazos!

¡También los brazos!

-¡Milagro!

¡Ha sido un milagro! ¡Yo lo he visto!

Hubo monjas o santas que habían tenido un pasado alegre,

pero luego llevaron una vida recatada.

Su esposa ha vuelto, Señor.

¿Me oyes?

Ha vuelto y llama.

Ábreme otra vez las puertas de tu amor.

Quiero entrar.

Tuya soy.

Para ti nací.

¿Qué mandas hacer de mí?

Creo en ti.

Oh, Señor

de amor y verdad.

Para mí,

Dios mío, ten piedad.

¡Siempre tiene razón! -¿Quién dices?

-¡Mi novio! ¡Y dice más cosas!

No voy a contárselas. -No hace falta.

Quizá te dijeron:

"Esa monja tiene mucho que callar".

"¡Uy! Si yo la conocí antes de llamarse sor Belén".

¿No es eso?

-Sí.

Y que la vio muchas veces cuando usted era...

-Una mujer muy diferente.

Tápame, tápame, tápame.

Tápame, tápame, que tengo frío.

Si tú quieres que te tape,

ven aquí, cariño mío.

¡Oh, puchito, eres un cielo!

-¡Ay, qué tetitas!

Pero si necesitas más... -Ya sabes que gasto tan poquito.

¡Ay!

(CANTA) "Yo seré la tentación".

La libertad sexual tenía mala fama y a cualquier mujer que la ejerciera

se la podía considerar, simplemente, puta.

Con esto se demuestra mi feminidad.

De todo lo que tengo,

enseño la mitad.

(CORO) -¿Y eso por qué?

-Yo no lo sé.

Venga usted mañana

y se lo diré.

Venga usted mañana

y se lo diré.

Mujeres que podían prostituirse, o que disfrutaban de una vida alegre

contraria a las normas eclesiásticas.

¿Qué vas tú a decir, brasa de los infiernos,

que no sea dictado por el mismo diablo?

¡Si eres el pecado vivo! ¡El escándalo del pueblo!

¡La que quita el sueño a los hombres y la casa a las mujeres!

¡No corras, no! ¡Espera!

Eran las malas de las películas,

que destrozaban matrimonios ejerciendo su libertad.

¡Espera, ya no puedes escapar!

Pero como la justicia divina en la Tierra era implacable,

solían pagar sus pecados con la muerte.

¡No! Quiero morir frente al mar.

Alguien me llama desde él.

-¡Atención!

¡Carguen!

¡Apunten!

¡Fuego!

Lola.

Lola.

¿Me oyes? ¡Lola!

-¡María! ¡María!

¡Pronto! ¡Pronto, un médico!

Total, que estoy prisionera y al sentido de mi nombre.

Porque, puesto en mi bandera,

a mí, a mí me gustan, me gustan,

¡a mí!, ¡a mí!, a mí me gustan los hombres.

No lo puedo remediar y me voy a condenar,

porque a mí me gustan los hombres.

-Qué cara de zorra se me pone con este traje. Qué barbaridad.

(CANTA) "Quiero estar contigo,

siempre contigo, amor, amor".

Volvamos a las chicas que se casaban.

¿Qué solía pasar después de la boda?

(Gritos)

¡Que lo va a matar!

-Esto nos advierte que debes pensar en dejar tu carrera.

Al primer tapón... -¿Es eso todo lo que se te ocurre?

-Naturalmente. Para trabajar me basto yo.

Ya te lo dije. Y el cura acaba de decírtelo.

-La cocina. -¡Uy, cómo está todo!

Aquí se necesitan unas manos de mujer.

Qué desbarajuste. ¿No friega nadie? -Ya te dije que me haces mucha falta.

¿Te gusta? -No está mal, pero las vi mejores.

-Despreciativa. -Qué suerte tiene

de que mi madre me enseñara a ser limpia.

-¡Qué sueño de cocina!

Da gusto verla.

¿Ves? Una cocina así es lo que yo llamo la liberación de la mujer.

-¿Qué quiere tu jefe? ¿Que por atenderle a él me desatiendas?

Que se busque otra. -Serían solo unos meses.

-¡Que no! -Pero si te pasas el día fuera.

No vienes a comer y yo estoy sola.

-Te casaste para estar en casa. Ya has trabajado bastante.

-¡Teresa, la camisa, que voy a llegar tarde!

-¡Sí, ya está! -¡No lo veo que ya está!

Claro, como te da lo mismo... -Hoy tampoco ha venido la asistenta.

Y la seda es tan difícil de planchar. -Y como siempre estás en la Luna.

¿En qué pensabas, eh? -En nosotros.

-Tú siempre piensas en nosotros. ¡Cambia de tema, hija!

¡Teresa! -¿Qué?

-¿Qué has hecho? ¡Mi camisa de seda natural japonesa!

(RÍE) -¿Has llegado a creer, estúpida criatura,

que te traje aquí...? (RÍE)

-Entonces no lo entiendo. -Te he traído aquí

para enseñarte a hacer muchas cosas que no soñaste hacer en tu vida.

Aprenderás a ser mujer de tu casa. Debes obedecer mis órdenes.

No era nada nuevo.

De antiguo era sabido: la mujer honesta y casada,

con la pata quebrada y en casa.

Si tú piensas casarte, elige por esposa

una como la mía, que te quiera de verdad.

Que cuando te levantes te haga el desayuno,

que cuando llegue la noche te dé bien de cenar.

Qué delicia de mujer.

Yo ya no sé qué piensa Antonio.

A mí me gusta el matrimonio.

(Música)

Las extranjeras fueron, desde tiempos inmemoriales,

símbolo del libertinaje.

¿Han averiguado algo de ella? Yo sí.

Es extranjera. (TODAS) -¡OH!

-¿Qué me dices? -Lo sé de buena tinta.

Pero cuando el turismo se puso de moda en los años sesenta,

"España es diferente", pregonaba un eslogan,

la moral oficial tuvo que relajarse.

La sueca Elke Sommer lució el primer bikini que se vio

en el cine español, no sin reticencias de la censura.

Una vez abierta la veda, el éxito fue imparable.

¡No, un momento! ¡Un momento!

Eso.

-Por lo que veo, aquí las mujeres están siempre enfadadas.

¿No son felices? -Claro que no.

Tenemos un enemigo terrible: Erica. -Ocurre en todas partes.

Llegan las turistas, se ponen el bikini

y el elemento indígena desprecia el producto de la tierra.

(Música sensual)

-¡Ay, madre!

-Bueno, ¿me vas a dejar ponerme este bikini o no?

-¡Ya te dije que no! ¡Tú eres una mujer decente!

-¡El dos piezas lo llevan hasta las gatas!

-¡Tú no! ¡Yo soy español!

¡A los raciales como yo no se les hace de menos!

Esa porquería la cambias por un traje del Doctor Rasurel,

lo más decente inventado después del cinturón de castidad.

-¿Podemos ir tranquilos? -Pero ¿qué dices? Si va solo.

¡Oye, bájate un poco la persiana, que desde el bus se ve todo!

-Se empieza con la minifalda y, ¿sabes cómo se termina?

-No. -¡En un cabaret!

En tiempos del franquismo, este era el prototipo de la mujer española.

Carmen de España, manola.

Carmen de España, valiente.

Carmen con bata de cola, pero cristiana y decente.

Yo soy la Carmen de España,

y no la de Mérimée, y no la de Mérimée.

Pero, desde la muerte de Franco, incluso desde unos años antes,

muchas cosas fueron cambiando en el cine español.

Las antiguas folclóricas, por ejemplo, cristianas y decentes,

según la canción, se habían adaptado a los nuevos tiempos del destape.

No han dicho casi nada,

estos labios no saben aún mentir.

Y soy tan inocente

como una rosa blanca

en la madrugada.

Y llegaron las nuevas folclóricas. Estas, sin bailes ni canciones,

irrumpiendo en el cine español con arrojo,

y luciendo modos y maneras hasta entonces impensables.

¡Alehop!

-¡Que viva, que viva el pueblo americano!

¡Que compra, que compra el mejillón hispano!

-¡Estas son las nenas de Mejilloneras Redondo!

¡"Welcome"!

Fueron recibidas con entusiasmo; y no solo las nuevas,

antiguas actrices lucieron igualmente sus desnudos.

Eso sí, como la censura seguía vigente, aunque algo más relajada,

esos desnudos debían estar justificadísimos

por exigencias del guion.

Y vino la moda de las duchas,

la etapa más aseada del cine español.

(Música sensual)

¿Dígame? Ah, eres tú.

Sí, claro. Muy bien.

Estoy lista en diez minutos. Te esperaré en la calle.

Hasta luego.

-¡Ah, es usted!

Creí que eran los hombres que han traído los muebles.

-Si ya lo digo yo: como en casa, en ninguna parte.

-¡Desde luego!

(RÍE) ¡Tenía unas ganas de verte!

-Apaga la luz, ya sabes que me da vergüenza.

(Puerta)

-¿Qué desea? -Estamos sirviendo la comida.

¿Quiere salir al comedor o prefiere que se le traiga a la habitación?

-¡No! De momento, no. Gracias. No podemos dejar el trabajo.

-Toda pecado. -¡Una golfa!

¿Para eso hicimos una guerra?

(Música animada)

-Recientemente, en el País Valencià, una maestra supo que una alumna suya

de catorce años estaba encinta de su padre.

Los demás profesores lo sabían, pero no querían menear el asunto.

(Azotes, gemidos)

-Señora, ¿ha probado el último tratamiento de belleza?

(GIME) -¡Oh, sí! ¡Oh, sí!

¡Qué bien! ¡Qué placer!

¡Qué gusto!

-Flagélese hasta hacerse llagas,

y procure que la primera bestia que tenga a mano lama sus heridas.

No lo olvide, la flageladora llama a su puerta.

Aunque hubo protestas de los sectores más conservadores,

muchos espectadores masculinos apoyaron este cine con pasión.

Están a su disposición. -¡Deja de putear!

-¡Déjame, me haces daño! -¡Ven aquí!

-Vente conmigo. Si me das premio...

¡Déjame ya!

-¡Déjame!

-¿Sabes que hoy estás un poquito nerviosa?

-¡Estoy como quiero! -¡Te estás pasando!

-¡Vete a la mierda! -¡Sabes que te doy!, ¿eh?

-¡Le vas a dar a tu...! (GRITA)

-¡No he querido! ¡No!

¡No, por Dios! ¡No!

-Ahora verás la mala uva que tengo cuando me cabreo.

-¡No! ¡No!

-Te vas a acordar de esto toda la vida.

-¡Te lo advertí!

(Grito)

-¡Salvaje!

-¡Animal!

-¡Viejo verde! ¡Libidinoso! ¡Hilarión!

-¿Habéis leído esta semana "El caso"?

Un gachó ha dejado inservible a la parienta dándole con un palo.

-¿Y a qué es debido el entusiasmo del hombre?

-A que a la gachí le dio por lo fino y se agenció un bikini,

y se fue al parque sindical. La sacaron hasta foto.

Al llegar a la casa, el tío la mutiló.

-Don Félix, ¿cuántos años le caerán a ese gachó?

¡Ninguno si lo defiende usted!

-¿Y si la gachí no era trigo limpio?

¿Y si tenía un querido?

-En esas circunstancias, él tiene derecho a cargársela.

Y nada, a la calle en 24 horas, ¿verdad, don Félix?

Tenía razón el barrendero,

los malos tratos o el homicidio justificado

por defender en legítima defensa el honor masculino

estaba previsto desde la posguerra en el Código Penal.

El marido asesino podía ser castigado a una pena de destierro

en un radio de entre 25 y 250 km.

Ha pasado el tiempo, pero el castigo a los malos tratos

sigue siendo tema de debate.

¡Soy tu marido!, ¿entiendes? ¡Tu marido!

¿Qué te crees? ¡Soy tu marido y tienes que respetarme!

¡Respétame! ¡Respétame! ¡Vas a tener que respetarme!

Aunque haya familias que traten de disimularlo.

Lo sé, tesoro. Sé que estás confundida,

pero lo importante en un matrimonio es saber perdonar.

Tu marido es buena persona,

y él mejor que nadie sabe que se equivocó.

Olvídalo. Pelillos a la mar.

Hay que pensar en el futuro.

-Mira, lo que un hombre quiere

es volver a casa. ¡A casa!

¿Sabes qué es eso?

Un paraíso, el reposo del guerrero.

Y una mujer bien vestida, bien peinada, de buen humor.

Y una buena cena con las cosas que le gustan.

¡Que se note que te esforzaste para complacerle!

Pero tú...

Tú a lo tuyo. Y ahora, ¿qué?

-¿Qué te pasa? -Nada.

¡Déjame en paz!

-¡Que me planches la camisa!

-¡Que te la planches tú!

-Pero ¿qué dices?

Aunque ha habido mujeres que decidieron reaccionar.

No se te ocurra...

¡volver a ponerme las manos encima!

(Quejidos)

Un día me quería mucho,

pero al siguiente se le iba la mano con el vino y me pegaba una paliza.

Hasta un día que ya pude más.

Enganché el cuchillo del pan y mandé a mi marido al otro barrio.

Que Dios lo tenga en su gloria al muy cabrón y me perdone.

-Sabes que me gustaría no tener razón.

(Disparo)

Por nosotros.

(Grito)

Tras la muerte de Franco, se redactó y votó en referéndum

una nueva Constitución que organizaba España

como un Estado democrático en el que se reconocía la igualdad

de derechos de hombres y mujeres, sin discriminación por raza,

religión, edad u orientación sexual.

Un año antes, se celebraron las primeras elecciones democráticas

tras la Guerra Civil y cuarenta años de dictadura.

No sin dificultades.

Pegando sellitos rojos, ¿eh?

Los vais a quitar con la lengua ahora mismo.

¡Adolfo, Jorge, venga!

(Gritos)

¡Venga, vamos!

Pero, finalmente, ganó la población y las elecciones fueron una fiesta.

-¡Unidad popular! ¡Unidad popular!

(Música animada)

Aunque hubiera a quien le costara trabajo desprenderse del pasado.

Verá usted, a mí ese chisme me pone muy nerviosa.

No, no, no... -Conteste, que no pasa nada.

-¿Por qué no pregunta a una de esas? -Queremos conocer su opinión.

-Yo no opino nada. Lo mismo que marido, igual que él.

Y ya está, que me pongo muy nerviosa. -De acuerdo, pero ¿qué piensa?

-¡Lo mismo que mi marido! ¡Igual que mi marido!

¡Déjeme en paz, hombre!

Tras la guerra, regresaron muchos de los exiliados

y, en las nuevas Cortes,

fueron nombrados vicepresidentes de edad dos de ellos:

Dolores Ibarruri, la Pasionaria, y el poeta Rafael Alberti.

Aunque marginada la posible recuperación de la república,

comenzaba una nueva era.

También para el cine comenzaron nuevos tiempos.

Con humor iconoclasta, se dio una nueva versión

de géneros anteriores.

El descubrimiento de América fue uno de ellos.

Todo esto es para vosotros.

Esta tierra inmensa que, aunque esté mal decirlo,

la descubrí yo, ha sido conquistada en el nombre de España.

A la América me fui

dando gracias a Castilla.

Y estos indios que traje

son para hacerlos papilla.

La vida de las monjas que vimos antes fue otro tema.

¡Ay, madre de mi vida!

(Música)

Estuviste...

tan obscena.

-Me alegro de que le gustara. Se lo dediqué a usted.

-¡Espera, espera! Deja que te ayude.

-Pero ¿qué hace?

-Que Dios me perdone.

Me siento una nueva Verónica. -Me parece que está pasada de drogas.

¿Le importaría dejarme sola? -Sí.

O la vida púdica o íntima de algunas mueres.

(Música animada)

Otra vez sin decir nada de mí,

otra vez voy pasando por ahí,

donde voy procurando sin hallar

puede ser que te vuelva yo a encontrar.

Y hasta la violencia de género.

¡Perra!

-¡Espere, falta un detalle! -¿Cuál?

Quiere que me pegues y arranques mi piel.

Con esto te grito: ¡por Dios, pégame!

Te imploro y suplico.

¡Pégame! -¡Pégala!

-Tu puño en mi rostro. Yo no sé qué haré.

Chica, eres tonta. A los hombres no hay que quererles,

hay que dominarles. Es lo que buscan de nosotras.

-Pero le quiero. -Porque son como niños tontos.

-A los hombres hay que tratarlos como a las mulas.

En una mano, el ronzal; y en la otra, una estaca.

-No, no.

-Sí, sí. Deben gustarle las mujeres que barren, guisan y zurcen.

-¿Se me nota? -Mucho.

Debe ser el clásico "homo hispanicus" de esos de:

"La mujer honrada, en casa y con la pierna quebrada".

-No, no. Las piernas que las tenga bien, pero en casa.

-Eso. Y cosiendo como una loca. -Sin locuras, pero cosiendo.

Si una mujer no cose y no reza, me parece que no es una mujer.

(SUSPIRAN)

-¿Os dais cuenta de que todas tenemos el mismo problema?

Vemos más allá que cualquier hombre y hay que hacerse la corta de vista.

-Han impuesto una falsa supremacía.

Cuando no pueden demostrarla, hablan groseramente.

-Es verdad. Si hiciéramos lo mismo...

-Hemos decidido vivir mejor,

así que se acabó fregar, barrer y hacer comiditas.

La mujer se enfrentaba a retos nuevos y el cine lo contó.

Ya no dependía de tener un hombre cerca.

Sabía prescindir de él.

Hija, explícate, ¿por qué quieres dejarle?

-¡Estoy harta de él! -¡Ah!

Si todas las que están hartas se tuvieran que marchar de casa,

la de chachas que harían falta.

¡Ay! ¿Quieres una tila? -No estoy nerviosa.

-Yo sí.

-Te advierto una cosa.

Tuve que tragar que tu padre me pusiera los cuernos

con quien quisiera.

Porque en mi época las mujeres éramos tontas

y pensábamos que llevar cuernos era la cosa más normal.

Ahora es diferente.

-Los hombre no comenten adulterio.

Solo lo comenten las mujeres casadas.

Los hombres tienen amante, y eso es echar una canita al aire.

No es excusa para separarse.

Si lo fuera, el matrimonio hubiera desaparecido.

-¿Por qué no nos separamos?

¿Eh? ¿Por qué no?

-Mientras te siga queriendo, tú no te separas de mí.

-Un día te voy a perder el miedo, Sancho.

Presiento que no va a tardar en llegar.

-En nuestro Código Civil no existe la palabra divorcio.

-No comprendo. No hay lógica. -Sí la hay.

Aquí hilamos muy fino.

La sociedad tiene que defenderse. -Es increíble.

Esto solo sucede en España. -Estás muy equivocada.

Solo en Europa, y sin hablar del resto del mundo,

el matrimonio civil es también indisoluble

en Irlanda, Malta y Andorra. -Sin ir más lejos, en Paraguay.

-Por poco tiempo. La ley del divorcio puede caer para finales del 78.

-No te lo crees ni tú ni tu caballo.

-Eso lo arreglamos nosotros en cuanto lleguemos a las Cortes.

-¿Quiénes? -Los míos, los socialistas.

Y en 1981, llegó por fin el divorcio.

¿Has visto esto?

-El divorcio por fin llegó.

-¿Cómo que por fin? ¡O sea que te parece bien!

-Necesario. -¿Para quién? ¡Para ti!

-Soy soltero. -¡Ah, claro! ¡Te da lo mismo!

¡Incluso te agrada! ¡Así te puede caer una divorciada,

luego otra y después otra! ¡Y te forras!

¡Es una ley nefasta, te lo digo yo!

¡Va a acabar mal! -Chico, no seas antiguo.

Tiene sus ventajas.

Si te cansas de ella, te divorcias, y otra vez libre.

-Y si ella se cansa de mí, ¿qué? -Lo mismo.

-¡Uno ya no va a estar seguro en su casa!

-Eres un machista.

¿Es que te ha pedido divorciarse? -¡Hasta ahí podíamos llegar!

-Si quieres el divorcio, yo también lo quiero.

-¡Y si yo quiero...

me vuelvo a casar! -Perfecto, yo también.

-¡Eso ya no! Porque tú eres una mujer

y no es lo mismo. ¡Que estamos en España!

-¡Como si estuviéramos en China!

¡El divorcio es para todos! -¡No es lo mismo!

Si me ven casado con una tía buena,

dirán: "Pobre Juana, es una desgraciada".

Pero si te ven a ti, dirán: "¡Ese Camilo es un cabrón!".

-Pasa.

¿Qué ocurre?

-Necesito hablar, mamá. -Bueno, dime.

-Verás...

Resulta que en Venezuela...

¡un hombre se acostó conmigo!

-¡Ay, Virgen de los Remedios! ¡Virgen del Perpetuo Socorro!

¡No debí dejarte sola! ¡No pensáis en nada!

¿Quién es ese sinvergüenza?

¿Y...

te la metió?

-Sí.

-¿Mucho?

-Sí, mucho. Entera.

-¡Ah! -¡Mamá!

¡Mamá!, ¿qué te pasa? ¡Mamá, por favor!

-¡Desgraciada, que eres una desgraciada!

¿No sabes que puedes quedarte embarazada?

Algunas películas hablaron del problema de las mujeres

que querían abortar.

Las más pudientes podían hacerlo higiénicamente en Londres.

-Soy enfermera y colaboro con esta organización.

Yo os mandare a la clínica.

Tenéis que rellenar la ficha. -Yo no sé inglés.

-No te preocupes, están en castellano.

Vienen muchas españolas y hace años que la clínica las usa.

-¿Es verdad lo que se dice? -¿El qué?

-Que vienen muchas españolas. -Más del 50 % de las extranjeras

que vienen son españolas.

El año pasado, más de diez mil a esta clínica.

-No habría tantos problemas si vendieran la píldora a todos.

Es España, hacer el amor cuesta caro.

-¿Podemos pasar a la cocina? Tenemos prisa.

-¿A la cocina? -En la cocina es más práctico.

Otras debían abortar de forma clandestina,

a veces en condiciones peligrosas para su vida.

(Música tensión)

(Gritos)

No te dejes impresionar. Es el mejor sitio para estas cosas.

Si queda rastro de sangre, no llama la atención.

Y con lo restos de la carne nos desprendemos de lo que sobra.

Por la defensa del aborto legal y gratuito,

numerosas mujeres, y también hombres,

se lanzaron a la calle.

"Yo también he abortado", se decía en algunas campañas.

Y el cine lo contó.

Puesto que nadie puede obligar a una mujer

a tener un hijo no deseado,

el aborto debe ser legalizado.

-Te aseguro que si fuerais madres,

si los hijos los tuvierais vosotros,

si pasarais embarazados nueve meses con mareos, vómitos

y visitas al ginecólogo. En una palabra, si parierais,

los anticonceptivos irían a cargo de la Seguridad Social

y el aborto estaría legalizado desde hace muchos años.

(Música animada)

¡Mi padre ha muerto!

-Vamos a ver...

¿No murió cuando abandonó a tu madre en estado y se fue a América?

-¡Soy su heredera! Me ha dejado un barco.

(Música animada)

-¡Vamos a ver! ¡Vamos a ver, señores!

-Una casa de putas.

-Un restaurante asturiano.

-Atravieso medio mundo.

Dejo a un novio maravilloso a punto de casarse conmigo.

Me arriesgo a coger la malaria o a que me pique una serpiente

o cualquier bicho venenoso

y, cuando llego, me encuentro con...

un prostíbulo. -Un restaurante asturiano.

La mujer independiente y emprendedora

capaz de regir su propio destino

no fue frecuente en las películas españolas,

al menos hasta los años 80, como reflejo inevitable

de lo que ocurría en el mundo real.

Ven.

Siéntate ahí. Así.

Le sienta bien, ¿verdad?

Tenías ganas, ¿eh?

Venga, fuera. Levántate de aquí.

No sé que haré tras el 11, pero ahora soy vicepresidenta,

conserje y la madre que os parió.

Te vas a enterar. Toma esto.

Y ahora lárgate. Fuera de aquí.

No te quiero ni ver.

Pero no todo iba a ser fácil.

Vaya... Se le han pegado las sábanas...

-Tenía cosas que hacer.

-No te preocupes.

No hace falta que vengas todos los días.

Te puedes dar tu paseo, vas a tu peluquería, tu droguería...

Tu padre solía venir sobre las 11.

-Mira, Paquito, me gustaría que Chad volviera a trabajar para nosotros.

-¿Qué pasa? ¿Te gusta ese negro?

-Vamos a hacer una cosa.

El que no hace falta que venga siempre eres tú.

-¿Me estás despidiendo?

¿Me estás despidiendo?

¿Pero tú quién coño te crees? ¿Eh?

¡Te estás cavando tu propia tumba!

-¡Si tu padre...! -¡Déjale en paz!

Yo llevo el negocio y lo llevaré a mi manera.

-¿Seguro que está bien? -Está bien. No me pongas nerviosa.

A ver... -Mira a ver.

-¡Uy! ¡Está ardiendo! Así no le cogen en la guardería.

-Llévale tú al pediatra y yo me llevo a Sara.

-¡Genial! -Sara, vamos.

-Me reincorporo al curro y ya falto.

-Bueno, pues...

No sé, por una vez no es para tanto. Llama y ya está.

-¿A que no llamas tú y dices que te quedas cuidando al niño?

-Joder, no es lo mismo.

-Claro, no es lo mismo. ¿Dónde va a ir a parar?

Con dificultades o sin ellas la conquista proseguía.

Hola, buenos días.

-Al fin hemos llegado a un acuerdo con tu marido.

El divorcio será de mutuo acuerdo. -Bueno...

-Yo te acompañaré.

Hasta entonces. Y enhorabuena. -Gracias.

En bastantes de estas películas, incluso las dirigidas por mujeres,

el éxito profesional de sus protagonistas

no eliminaba en ellas la sensación de soledad,

la ausencia de una relación sentimental,

lo que significaba el vacio.

Hasta que aparecieron nuevas muchachas con ideas más rotundas

y un sorprendente desparpajo.

¿Estás diciendo que las mujeres somos todas unas gilipollas?

-Estoy diciendo que nos embobamos en cuanto vemos una polla.

-Por eso yo no las chupo. -Pues es fundamental.

Un tío no es tuyo hasta que no se la chupas.

-¿Creéis que existe un tío

que no piensa en echarte un polvo nada más verte?

-¿Se la chupas? -Joder...

-¿Se la chupas o no? -Pues sí se la chupo.

-¿Y a los anteriores también? -A todos. A todo el mundo.

-¿No puedo enterarme de a quién se la chupa mi hija?

-¡No puedes!

-El tiempo que hace que no me como yo una polla...

(RÍEN)

-Pues a mí me encanta la palabra polla.

Y pollón. (TODAS RÍEN)

-Luz.

-Música.

(Música)

Se dice que los viejos son doblemente niños.

Y también que en el fondo siempre tenemos la misa edad.

A casa vieja, puertas nuevas.

A vaca vieja, cencerro nuevo.

Frases, refranes, dichos...

Mientras, algunas mujeres mayores tienen su contrapunto filosófico.

No has probado el caldo.

¿Qué te pasa?

Tan joven y ya estás como vaca sin cencerro.

-Como vaca sin cencerro. -Sí.

Perdida, sin rumbo, sin orientación. Como yo.

-¿Como usted?

-Yo también estoy como vaca sin cencerro.

Pero a mi edad es más normal.

Nos perdemos por ahí como vacas sin cencerro.

Como vacas sin cencerro.

También hay mujeres del cine

a las que la edad no les impide sentirse vigentes.

¡Mamá, por favor, tienes setenta años!

-¿Crees que a los setenta no tengo deseos?

¿Crees que estoy enferma porque la compañía que deseo

no es la de un perro?

No, no. Quiero que te vayas de casa.

-¿Qué? -Lo que has oído.

He empezado a salir con alguien.

Búscate a alguien.

Alguien con quien hablar.

Pero no solo con las manos,

sino con los ojos, con la boca. Con todo.

Da igual que se sea un hombre o una mujer.

El cine nos ha ido contando en parte ciertas circunstancias

de la mujer a lo largo de los años.

En este documental, simplemente lo hemos esbozado.

Fijaos. En este tiempo, juntas, hemos reído, hablado,

compartido cosas personales y cosas muy personales.

Hemos saltado, bailado,

cantado, hecho el loco.

Hemos salido, hemos jugado.

E incluso, en el peor de los casos,

hemos llorado.

Pensad cuántas experiencias vamos a vivir a partir de ahora.

Y sentid que este año

será el más completo de todos los que hemos vivido hasta ahora.

Todo va a salir bien, ¿verdad?

-Claro.

En la era digital, en nuestros días,

las jóvenes tienen sus propios proyectos.

La vida continúa,

y ellas siguen en la lucha, a veces con sus secretos

y misterios.

(Música rock)

(Risas, vítores)

(Música créditos)

Documaster - Con la pata quebrada

01:20:25 11 jul 2019

Tomando fragmentos de 180 películas española d de ficción y documentales, Galán sigue la evolución de la imagen de la mujer en el cine español desde los años treinta del siglo pasado hasta la actualidad.

Contenido disponible hasta el 26 de julio de 2019.

Histórico de emisiones:
26/07/2015
02/05/2017
15/04/2019

Tomando fragmentos de 180 películas española d de ficción y documentales, Galán sigue la evolución de la imagen de la mujer en el cine español desde los años treinta del siglo pasado hasta la actualidad.

Contenido disponible hasta el 26 de julio de 2019.

Histórico de emisiones:
26/07/2015
02/05/2017
15/04/2019

ver más sobre "Documaster - Con la pata quebrada" ver menos sobre "Documaster - Con la pata quebrada"
Xcerrar

Añadir comentario ↓

  1. Nany

    Siiii...La evolución de la imagen de la mujer..pero a la imagen y semejanza de lo que dicta la izquierda sectaria.. Que maravillosa fue la República que tenía a la mujer "empoderada",, le permitía votar , le permitía desnudarse, y hasta le permitía divorciarse,, después vino Franquito y vistió a las mujeres de catetas y las llevaba a misa todos los dias ..Total. Un programa ABSOLUTAMENTE SECTARIO

    pasado viernes

Los últimos 61 documentales de Documaster

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Con la pata quebrada

    Con la pata quebrada

    1:20:25 pasado jueves

    1:20:25 pasado jueves Tomando fragmentos de 180 películas española d de ficción y documentales, Galán sigue la evolución de la imagen de la mujer en el cine español desde los años treinta del siglo pasado hasta la actualidad. Contenido disponible hasta el 26 de julio de 2019. Histórico de emisiones: 26/07/2015 02/05/2017 15/04/2019

  • Manda huevos

    Manda huevos

    1:30:38 pasado jueves

    1:30:38 pasado jueves Documental que narra el tratamiento de la figura del hombre en la historia del cine en España. Contenido disponible hasta el 26 de julio de 2019.

  • 00:26 03 abr 2019 Víctimas y supervivientes del régimen de Franco organizan la 'querella argentina' contra el olvido sobre los crímenes que padecieron. Filmado a lo largo de seis años, dirigido por Almudena Carracedo y Robert Bahar. Dirección y guión de Almudena Carracedo y Robert Bahar. Música de Leonardo Heiblum y Jacobo Lieberman.

  • 00:19 27 jun 2018

  • 00:14 10 ene 2017

  • 1:45 30 sep 2016 El documental 'El marido de la reina' descubre la historia desconocida del príncipe Philip, duque de Edimburgo y esposo de la reina de Inglaterra, el consorte más longevo de la monarquía británica (95 años). El marido de la reina Isabel II de Inglaterra aparece siempre junto a su esposa en actos oficiales, pero siempre tres pasos detrás de ella como establece el protocolo. Se le conoce como Phillip, el Duque, o Phillip el Griego. ¿Pero qué sabemos realmente de él? La imagen creada de él a lo largo de estos más de 60 años esconde un pasado que pocos conocen.

  • 1:54 23 sep 2016 Primeros minutos del documental que recuerda a las víctimas de los ataques que golpearon a Francia en enero de 2015: 'Charlie Hebdo. Se cruzaron en el camino de los asesinos'. La cinta analiza los atentados a la famosa revista satírica, una imprenta y un supermercado judío, en los que murieron 17 personas, entre ellas famosos dibujantes, policías y ciudadanos judíos. Los testigos de estos hechos dan testimonio de lo que vivieron durante los días 7, 8 y 9 de enero de 2015 en los que una ola de ataques terroristas dejó 17 víctimas mortales. Este viernes, 23 de septiembre, podemos ver el documental completo en Documaster. La 2, a las 00.15 h.

  • 2:52 15 sep 2016 Un viaje por el lejano norte al borde la tierra en busca del planeta blanco. Una ventura por el desierto helado para escuchar los secretos que nos desvela esta tierra helada. Algunos de los lugares más extremos de la Tierra como Alaska, Québec o Groenlandia albergan una fauna única que ha sabido sobrevivir a las condiciones más duras. Este documental ofrece imágenes espectaculares como la vida de las pequeñas belugas o los primeros momentos en la vida de dos crías de oso blanco que se mueven por el hielo. 'Planeta Blanco' se emite en Documaster en La 2 el viernes 16 de septiembre a las 00.45h.  

  • 2:51 02 sep 2016 François Duvalier estudió para médico pero su vocación desapareció al covertirse en el implacable dictador 'Papa Doc'. Para su tiranía utilizaba el teror y el vudú. Asesinó a 30.000 personas y dejó a su pueblo sumido en el miedo de sus supuestos poderes mágicos. Documaster estrena "La evolución del mal", una serie sobre dictadores.

  • 1:59 23 ago 2016 'La Era de la Estupidez' (The Age of Stupid ) es un documental en clave de ficción que nos invita a reflexionar sobre el trato que estamos dando al planeta y cómo será la vida cuando acabemos con los recursos de la Tierra. ¿Cómo viviremos en el 2055 si no paramos el calentamiento global. Un archivero del futuro, año 2055,  guarda en una torre en alta mar los restos de la humanidad y empieza a ver viejo material de archivo en vídeo desde el año 2008 para entender por qué la humanidad no hizo nada para frenar los efectos del cambio climático cuando aún había margen para revertir el desastre y el colapso de la sociedad. Martes, 23 de agosto, en Documaster.

  • 2:06 12 jul 2016 En la madrugada del 6 de junio 1944, 150.000 soldados aliados cruzaron el Canal de la Mancha inglés para poner en marcha una invasión desde el mar, en el desembarco más grande de la historia. Tenían la esperanza de romper las defensas costeras de Hitler y establecer un frente occidental en la Europa continental. Si tiene éxito, la ‘Operación Overlord’ cambiará el curso de la Segunda Guerra Mundial. La película documental 'Storming Juno' se centra en las horas previas al desembarco de Normandia. Toda la acción está dramatizada y se narra desde la perspectiva de tres soldados canadienses que luchan en las fuerzas aliadas y que fueron los primeros en entrar en combate en ese día histórico. Documaster estrena ‘Storming Juno’ el 12 de julio en La 2 a las 23:45 h. El documental estará disponible A la Carta durante 7 días tras su emisión

  • 2:39 04 jul 2016 Albert y Hermann Goering, hombre bueno, hombre malo; fueron dos hermanos completamente opuestos. Hermann Goering fue un político y militar alemán, un oficial nazi que llegó a convertirse en el número dos en el Tercer Reich. Albert, el hermano más joven, salvó a innumerables personas de la máquina de exterminio nazi, falsificando papeles y apoyando la financiación de los grupos de resistencia y ha sido injustamente olvidado en la actualidad. Un asesino frente a un salvador. Documaster estrena el martes 5 de julio a las 23:45h un docudrama que muestra los momentos más significativos de la vida de los Goering y examina la relación de los hermanos entre sí.

  • 2:15 24 jun 2016 Este miércoles 6 de julio, a las 23:45, podéis ver el interesante documental Cómo el ilustre y desconocido Jacques Jaujard salvó el Louvre, que cuenta cómo el entonces director del Museo lo vació casi por completo ante la inminente llegada de los nazis que tenían órdenes del mismísimo Hitler (artista frustrado) de robar todas las obras de arte que pudieran para mandarlas a Alemania.

  • 2:04 13 jun 2016 Documaster estrena un documental situado en la I Guerra Mundial que se centra en la Batalla de Verdún, en el nordeste de Francia. Fue la contienda más larga de la Primera Guerra Mundial. Duró diez meses, desde el 21 de febrero de 1916 hasta el 18 de diciembre de 1916. También fue una de las batallas más sangrientas por el tipo de armas que se usaron: lanzallamas y el gas venenoso. El capítulo 1 'Apocalipsis. La Batalla de Verdún' se estrena en Documaster el martes 14 de junio a las 21:00 h. El capítulo 2, se emite lo podremos ver el 15 de junio a las 23:45 h en La 2.

  • 2:36 12 may 2016 En este episodio de la serie de documentales que presenta ‘Esposas de dictadores’ se encuentran las primeras damas más discretas y conservadoras, pero no por ello han pasado desapercibidas en los respectivos gobiernos de sus maridos. Ellas nunca han hecho discursos públicos, pero algunas de ellas están acusadas de haber desempeñado un papel oculto afectando a un país entero. La lista de las esposas que protagonizan este episodio son: Agathe Habyarimana, Rachele Mussolini, Eva Braun, Pol Pot’s wives, Sajida Hussein, Safya Kadhafy, entre otras. El tercer episodio,‘Las cocineras del terror', se emite el miércoles 25 de mayo a las 00.00h en La 2. Este capítulo estará disponible a la carta durante 7 días desde su emisión.

  • 2:45 12 may 2016 El primer episodio de ‘Esposas de dictadores’ nos da a conocer las historias de Catherine Bokassa, Michèle Duvalier, Bobi Mobutu y Leila Ben Ali conocidas por saquear las arcas del Estado donde vivían. Todas ellas pueden ser comparados con María Antonieta: Acusados de haber despilfarrado el dinero del Estado o de haber vivido vidas extravagantes gracias al saqueo y abuso de poder. El primer episodio del ciclo de documentales de ‘Esposas de de dictadores’ iniciará el miércoles 18 de mayo a las 00.00h. en La 2. Este capítulo estará disponible a la carta durante 7 días desde su emisión.

  • 2:47 12 may 2016 El este episodio entra en un mundo que nunca se ha mostrado en las pantallas, es el mundo de las esposas de los líderes autocráticos y déspotas sanguinarios. Aquí se encuentran las Primeras Damas que ejercieron el poder de manera casi monárquica y ayudaron a reforzar los regimenes totalitarios de sus maridos. Algunas de estas mujeres se les conoce por los apodos: ‘Araña Negra’, ‘Lady Genocidio’ o ‘Lady Dragón’. Descubre si a Lucia Pinochet, Carmen Franco, Dalia Sotto o Suzanne Moubrark le corresponde algunos de estos calificativos. El quinto episodio, ‘Las reinas sin corona’, se emite el miércoles 1 de junio a las 00.00h. Este capítulo estará disponible a la carta durante 7 días desde su emisión.

  • 1:55 12 may 2016 Quiénes son las esposas de dictadoras? ¿Quienes son estas mujeres que han recibido los apodos de Lucyfer, la araña negra, lady dragón, la aprendiz de fascitas? ¿hasta dónde llegó su poder? ¿qué fueron capaces de hacer? Solo ellas han conseguido en poco tiempo tener, prácticamente, el mundo a sus pies. Se dice que algunas han matado; otras, cuentan con una colección de más de mil pares de zapatos y otras tienen pinturas originales de Picasso o Miguel Ángel. La lista de las Primeras Damas son cada vez interminables, por eso el documental ‘Esposa de dictadores’ lo conforman 5 episodios que se transmiten durante el horario de ‘Documaster’. El primer episodio del ciclo de documentales se inicia el miércoles 18 de mayo a las 00.00h. en La 2. Este capítulo estará disponible a la carta durante 7 días desde su emisión.

  • 2:18 12 may 2016 Las emperatrices rojas son las Primeras Damas con ideologías políticas. Oficialmente son los números 2 del gobierno de sus esposos y se declaran marxistas. En la lista de las mujeres más poderosas con pensamiento rebelde está Elena Ceausescu, Margot Honecker, East Germany, Mira Milosevic Serbia, Simone Gbagbo, Ivory Coast y muchas más. El segundo episodio del ciclo de documentales de ‘Las emperatrices rojas’ iniciará el martes 24 de mayo a las 11.30h. en La 2. Este capítulo estará disponible a la carta durante 7 días desde su emisión.

  • 1:10 28 abr 2016 Último capítulo de la serie 'Comandante en Jefe' que se emite en Documaster.  En mayo de 2011 el presidente Barack Obama está a punto de asumir el mayor riesgo desde que se convirtió en el Comandante en Jefe de los Estados Unidos. Cuando la CIA encuentra a Bin Laden, está en sus manos decidir que hay que hacer. Con su gabinete dividido, la decisión no será fácil: sin pruebas contundentes, el Presidente aprieta el gatillo, enviando una Fuerza de Operaciones Especiales de los Navy SEAL en un asalto encubierto. Los dos primeros capítulos de la serie 'Comandante en Jefe' se emitirán el viernes 29 de abrily el último el 6 de mayo. Todos ellos a las 00.30 h. en la madrugada del viernes al sábado en el espacio Documaster de La 2. Los documentales seguirán disponibles A la Carta durante 7 días más tras ser emitidos.

Mostrando 1 de 4 Ver más