www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4158341
No recomendado para menores de 12 años Días de cine - 10/08/17 - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

Deberías tener miedo.

Guy Ritchie estrena una nueva e irreverente versión

de las leyendas artúricas.

Una de las obras maestras de Fritz Lang

y uno de los pilares de la ciencia-ficción

celebra 90 años.

Se cumplen 100 años del nacimiento de un actor irrepetible:

Robert Mitchum.

(Música)

Hola, ¿qué tal? Bienvenidos. Comenzamos el programa de hoy

con la sana intención de hablar de aquello que amamos: el cine;

y también recordándoos que en verano siguen abiertas las salas

y siempre hay algo interesante que descubrir.

Comenzamos el programa de hoy con "Descontroladas".

Es una película protagonizada por dos estupendas cómicas

de generaciones distintas: Goldie Hawn y Amy Schumer.

¿Creéis que funcionará esta pareja?

Si Amy Schumer tenía una heroína, era Goldie Hawn.

Siempre le había gustado.

Trabajar con ella ha sido un sueño hecho realidad.

Tenía que ser su madre en "Descontroladas",

y, tras un parón de 15 años, la ganadora de un Oscar

por "Flor de cactus" regresa a la gran pantalla.

Solo soy una tía moderna que hace lo que le apetece.

Ver a Schumer en "Y de repente tú" le hizo aceptar el trabajo.

Antes de juzgarme, deberíais saber que me va genial.

Mis amigos son estupendos, mi apartamento es la caña

y tengo un curro que me encanta en una revista para hombres.

-¿Por qué has venido aquí? ¿No has venido con tu novio?

-No, estoy aquí con mi...

Mi madre.

Aunque tienen una relación algo distante,

Emily recurre a su sobreprotectora madre

para viajar a Ecuador cuando le deja su novio.

Salgamos esta noche. -No pienso salir por la noche.

Esta podría ser su oportunidad para acercarse.

Irse a beber con un hombre en un país extranjero

es una gran responsabilidad.

-Necesitamos vivir una aventura.

-¿Dónde demonios estamos? -En la ruta panorámica.

(GRITAN)

-¿Cuál es tu número PIN? -Uno, dos, tres, cuatro.

-Por el amor de Dios. -Iba a cambiarlo.

-No sé cómo dejé que me convencieras para venir aquí.

-Debería haberte escuchado.

-Eso es genial, pero tenemos que salir de aquí.

Madre e hija se ven atrapadas en una peligrosa aventura.

Lo tenemos controlado.

Están solas, y si quieren sobrevivir deben superar sus diferencias.

Te has metido con las pibas equivocadas.

-Eso. -Voy a hacer la cuenta atrás.

-Por favor. -100.

-99.

Esto voy a conservarlo,

así controlaré que cumpla sus promesas.

Se estrena también una comedia italiana

dirigida y protagonizada por un dúo muy conocido en su país:

Salvatore Ficarra y Valentino Picone.

"La hora del cambio" ofrece humor y entretenimiento

mientras deja en el aire una pregunta:

¿qué pasaría si gobernase un político honrado?

Disculpe, pero ¿dónde se ha visto un político

que cumpla lo que prometió durante la campaña electoral?

-¿Ah, no?

Recuperación de la zona peatonal de la plaza.

Introducción del reciclaje.

Cierre de la fábrica.

-¡Ha bloqueado todos los permisos

porque dice que se consiguieron mediante sobornos!

Humor mediterráneo, ligero y luminoso,

que enlaza con la mejor tradición de la comedia italiana,

aquella que utiliza la risa para poner en evidencia

los defectos del país y los paisanos.

Así que yo, que soy el cuñado del alcalde,

¿debo hacer cola como estos cuatro cretinos aquí?

-¡Lo que hay que hacer es echarle!

El 5 de agosto de 1927 se estrenaba "Metrópolis",

una de las películas más famosas y más importantes

de la historia del cine.

Aprovechando que se acaban de cumplir 90 años de ese estreno,

"Días de cine" ha querido rendirle un merecido homenaje,

no solo a la película, también a su director, Fritz Lang,

todo un maestro, un genio indiscutible,

del cine de todos los tiempos.

90 años después de su estreno,

es casi imposible decir algo nuevo de la película "Metrópolis".

Una producción de la UFA, obra del director Fritz Lang,

a partir de un guion de Thea von Harbou.

Ambientada en un futuro relativamente cercano

como retrato de una civilización marcada por el progreso

y las crecientes diferencias sociales.

(Música)

De las fascinantes imágenes de "Metrópolis"

se han hecho muy diferentes, incluso antagónicas,

interpretaciones.

Como metáfora contrarrevolucionaria o llamada a la resignación,

que conduce a las clases trabajadoras

a plegarse a los intereses del poder económico.

Formalmente, su inspiración es más arquitectónica,

en consonancia con casi toda la obra de Fritz Lang,

que pictórica,

a diferencia de buena parte del cine alemán de la época.

Diferenciándose temática y formalmente

del grueso de lo que se conoce como expresionismo alemán.

(Música)

La colaboración de Fritz Lang y Thea von Harbou

se extendió a lo largo de 13 películas,

de 1920 a 1932.

Fueron amantes cuando aún vivía la primera esposa del cineasta,

y después se casaron.

Juntos vivieron un momento cinematográficamente importante

como el paso del mudo al sonoro.

Tras divorciarse, él acabaría refugiándose

en el cine norteamericano,

y ella, abrazando vehementemente el nazismo.

(Música)

Juntos transitaron por los géneros populares.

Desde el melodrama romántico, como "La imagen errante"...

a dramas trascendentes como "Las tres luces",

...a la que Luis Buñuel atribuía su vocación cinematográfica.

(Música)

En la filmografía alemana de Fritz Lang

hay poemas épicos, como "Los nibelungos",

de exaltado sentimiento nacionalista en sus dos partes:

la muerte de Sigfrido y la venganza de Krimilda.

Entre los títulos más inspirados de la pareja

destaca "Dr. Mabuse, el jugador",

tomando prestado un personaje deslumbrante,

una especie de filántropo del mal

entregado a manipular el destino de los demás,

que se convertiría en tema recurrente

en la filmografía del cineasta.

Tras el éxito de "Metrópolis",

vendría un thriller abigarrado como "Los espías",

o una aventura espacial como "La mujer en la Luna".

"M, el vampiro de Düsseldorf" fue la primera película sonora

de Fritz Lang y, sin duda, una de las obras incontestables

de la historia del cine.

Repleta de hallazgos temáticos y formales

que han trascendido incluso más allá de los de "Metrópolis".

(Música)

Fritz Lang, que forjaría una apreciable y heterogénea obra

en Hollywood, se despidió de esa primera etapa alemana

con "El testamento del Dr. Mabuse",

una vuelta sorprendente sobre sus pasos

que se convirtió en una crítica casi paródica

a las consignas del nazismo.

(Ópera)

La secuencia que he elegido...

No sé si es mi secuencia favorita, pero sí mi tiroteo favorito

y de la pareja de directores que más me gusta, que son los hermanos Coen.

La película es "Entre las flores",

y yo la llamo "la secuencia Danny Boy"

o "el tiroteo".

Para poner en antecedentes, tenemos a Albert Finney,

que es un capo irlandés

y que está enfrentado con la mafia italiana.

Y Albert Finney está tranquilamente en su casa,

disfrutando, escuchando la canción "Danny Boy".

¿Por qué me gusta esta secuencia? Porque describe con imágenes

y la música tiene una gran importancia.

Al mismo tiempo, lo que ocurre es que puede describir el personaje

de una manera muy compleja.

La secuencia avanza

como una pieza que mueve la siguiente pieza.

Y podemos ver cómo Albert Finney está en la cama tranquilamente

y escucha algo que le llama la atención.

Ve humo,

y él, con mucha parsimonia,

se coloca las zapatillas, ve que la pistola está al lado.

Y un detalle clave que se desvela al final de la secuencia

es cómo apaga el puro y se lo guarda para fumárselo luego.

A partir de ahí, se convierte en el gran tiroteo.

Casi, como dicen los americanos, "bigger than life".

Es una gran ópera,

donde los tiros se convierten en redobles de tambor

y de gran percusión.

Y yo creo que Albert Finney está tan excepcional

que es algo mágico.

Y atentos a lo que ocurre al final,

tanto musicalmente como con el detalle del puro.

Curiosamente,

hay una secuencia en "Blancanieves" que tiene un montaje paralelo,

porque una parte clave de esa secuencia

es que hay un montaje paralelo entre los malos y Albert Finney,

que está tranquilamente en su cama,

que es la secuencia de Maribel, que va con los galgos,

y Daniel Giménez Cacho y Blancanieves están jugando

con la silla de ruedas y hay un montaje paralelo.

De alguna manera, cuando estaba visualizando la secuencia,

me acordé de esta de los hermanos Coen.

Robert Mitchum es un nombre que ningún amante del cine

puede escuchar sin pensar en un tipo lacónico, irónico

y de mirada cínica.

Precisamente, en esa mirada desganada

residía gran parte de su potencial. Hizo muchísimo cine.

No todo bueno, pero es verdad que él nunca estuvo mal

y dejó interpretaciones realmente memorables.

El 6 de agosto de 1917 nacía. Es decir, se cumplen ahora 100 años.

Y "Días de cine" tenía que rendirle este estupendo tributo.

(Música)

Yo soy Robert Mitchum.

"Días...".

-Esto es "Días de cine". -¿Cómo?

-Esto es "Días de cine". -Esto es "Días de cine".

(Música)

Robert Mitchum, intérprete de películas de Raoul Walsh,

Henry Hathaway y Rudolph Maté.

¿Qué opinión le merecen estos directores?

-El último es mucho más joven.

-Usted ha hecho películas con Minnelli y Preminger.

¿Cómo son?

-Uno está calvo y el otro se está quedando calvo.

Uno tiene acento austriaco y el otro no.

Encarnó como pocos al tipo duro,

aunque su primer papel en la RKO fue vestido de mujer.

Fue la viva representación del cine negro.

Estuvo en la guerra y no le gustó lo que vio.

Cabalgó con desenfado por el western.

Y dio un nuevo significado a la palabra terror.

Incluso creó un género propio que se limitó a un solo título,

el del reverendo Harry Powell en "La noche del cazador".

Nació en Bridgeport, Connecticut, hace ahora 100 años.

Por sus venas corría sangre irlandesa, escocesa,

india y noruega.

A los dos años perdió a su padre en un atroz accidente,

y a los siete soñó con emular al Hombre Invisible

cuando su madre le hizo el niño más popular del lugar

al publicar sus poemas en un periódico.

Desde entonces, supo que la fama no iba con él.

A los 14, se marchó de casa, convirtiéndose en un vagabundo

que alternaba el autostop y los trenes de mercancías

con las bandas juveniles y los conflictos con la ley.

Desde entonces, ese sentimiento de desarraigo,

de no pertenecer a nada ni a nadie, salvo a sí mismo,

siempre lo acompañó.

(Música)

Solo cuando cantaba se sentía feliz.

(Música)

Tras ganarse la vida como minero, dependiente, estibador,

portero de cabaret, boxeador e incluso ayudante de un astrólogo,

Mitchum aterrizó en el cine con la intención de ganar dinero

sin gran esfuerzo.

Comenzó como uno más del equipo

en la serie B del vaquero Hopalong Cassidy.

Y contemplando al veterano William Boyd,

empezó a entender el oficio.

Años más tarde, repitió la operación

examinando cada paso, cada gesto de Spencer Tracy,

cuando coincidió con él en "30 segundos sobre Tokio".

Tanta observación tuvo su recompensa y terminó por convertirle en mito.

A pesar de sí mismo.

¿Qué clase de películas podía elegir usted?

¿Podía elegir los directores con los que quería trabajar?

¿Le daba igual?

¿Usted no cree que el director hace la película?

(Música)

Seleccionaba sus trabajos en función de los días libres

previstos en el plan de rodaje.

No veía sus películas. Decía que no le pagaban por ello.

Y en más de 130 títulos hizo siempre de sí mismo

sin repetirse ninguna vez.

Adusto y lacónico con la prensa, su expresión inescrutable

a veces era traicionada por una ligera sonrisilla

que delataba su sentido del humor.

No se tomaba nada en serio.

Ni siquiera cuando su carrera estuvo a punto de hundirse

al ser detenido por posesión de marihuana.

Como si se tratara de su verdadera vocación,

Robert Mitchum se esmeró en ser el antidivo,

dejando para la historia frases legendarias.

Pero bajo la aparente desgana del americano impasible

subyacían el esfuerzo y la disciplina.

William Wellman enmudeció cuando le hizo una prueba

para "También somos seres humanos" y se olvidó de decir: "Corten".

Howard Hawks también intuyó su estrategia

y lo calificó como "el mayor fraude"

con el que se había tropezado en la vida.

Porque pretendía que nada le importaba

y era "el bastardo más trabajador que jamás había conocido".

Así, literalmente.

Ellos no fueron los únicos que destaparon su secreto.

¿Utiliza algún método en su trabajo?

¿De qué forma crea sus personajes?

100 años después de su nacimiento,

el magnetismo de su andar pausado y erguido,

y esa mirada casi siempre irónica,

fiera en ocasiones y alguna vez desdeñosa,

sigue en plena forma.

Firme en sus contradicciones,

la estrella que no quería resplandecer

siguió brillando hasta el fin.

Aunque cada vez que le ofrecían un trabajo,

anunciaba su retirada.

Nicholas Ray dijo una vez que la legendaria indiferencia

de Mitchum probablemente fuera una máscara

para protegerse de la decepción.

Quizás, porque Mitchum nunca dejó de ser

el niño furioso y vagabundo que quería que le dejaran en paz.

No tenía nada que decir.

Ya lo había dicho todo en la pantalla.

Guy Ritchie da un nuevo enfoque a las leyendas artúricas

y convierte al rey Arturo en una especie de superhéroe.

Venga, chicos. Es para hoy.

Esta película poco tiene que ver con clásicos

como la mítica "Excalibur".

"Camelot", "Merlín el encantador"

o la surrealista "Los caballeros de la Mesa Cuadrada

y sus locos seguidores".

Vale, muchacho. Ya está bien, apaga eso.

-Escúchame, tienes que hacer lo que te diga.

Tengo que sacaros a ti y al niño de aquí.

"Rey Arturo: la leyenda de Excalibur"

cuenta sus orígenes y cómo se convierte en el rey.

¡Corre, hijo!

-¿Has visto cuanto necesitabas? -He visto suficiente.

Tras el asesinato de su padre,

su tío Vortigern se hace con el trono,

mientras el joven Arturo se cría en las calles de Londres

sin tener ni idea de quién es.

¿Por qué se ha revelado ahora la espada?

-A medida que tu poder aumente,

también aumentarán las fuerzas en tu contra.

El rey legítimo surgirá.

Es inevitable.

-¡Eh, con las dos manos!

No quiere la responsabilidad de ser rey.

Sin embargo, cuando saque la espada Excalibur de la roca,

no tendrá más remedio que aceptar su destino.

¿Lo has sentido?

El poder.

-Nunca he tenido poder.

Ni he ansiado conseguirlo.

Debe aprender a manejar la espada, vencer sus miedos

y unir al pueblo para derrotar a los villanos

que mataron a sus padres y robaron la corona.

Es ahora o nunca, pero no vamos a presionarte.

-Estoy listo.

¿Tanta historia por esto?

-Tranquilo, pronto entenderás a qué viene tanta historia.

-¿Tienes miedo? -Puedo apañármelas.

-Deberías tener miedo.

"Rey Arturo: la leyenda de Excalibur"

tiene poco de fantasía épica medieval

y mucho del cine de Guy Ritchie.

Los excesos visuales que acompañan a muchas de sus películas

aquí no funcionan.

Mucha acción, estilo videoclipero, estética de videojuego,

espectacularidad visual y grandes efectos especiales.

Mucha estética y poca épica.

Una película con una estupenda producción y buenos autores

que se queda en mero entretenimiento palomitero,

lo que es una pena pensando en lo que podría haber sido.

Contemplad al rey legítimo.

-Y ahora, ¿qué pasa? -Ya sabes lo que pasará.

-¿Te convertirás en leyenda?

(Música)

Llegó el momento de echar el cierre.

Qué rápido pasa el tiempo cuando uno está a gusto, ¿verdad?

Lo bueno es que "Días de cine" vuelve la semana que viene.

Ya sabéis, nosotros no cerramos por vacaciones

y volveremos con toda la actualidad cinematográfica

y todas esas cosas que rodean al apasionante mundo del cine.

Nos vemos. Hasta entonces.

  • Días de cine - 10/08/17

Días de cine - 10/08/17

10 ago 2017

Programa de información y crítica, presentado por Elena Sánchez, en el que se repasan los estrenos cinematográficos más importantes de la semana.

ver más sobre "Días de cine - 10/08/17" ver menos sobre "Días de cine - 10/08/17"
Programas completos (476)
Clips

Los últimos 4.967 programas de Días de cine

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios