'Diario de un nómada' es la primera serie de aventuras protagonizadas por Miquel Silvestre en motocicleta hecha para la televisión española. Empezaron sus emisiones en enero del 2015 con un recorrido por toda Sudamérica, continúo en su segunda temporada por México y Estados Unidos con el título de 'La última danza de guerra' y continúa por el extremo oriental de Asia Menor, al Cáucaso y al monte Ararat; por el Sáhara hacia Dakar; y por la España vacía. Pudimos seguir la aventura casi kilómetro a kilómetro en RTVE.es y en el blog Diario de un Nómada: http://blog.rtve.es/nomada/

3799122 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
Diario de un nómada - De Tarfaya a Villa Cisneros - ver ahora
Transcripción completa

Vuelve Miquel Silvestre,

el escritor que viaja en moto y lleva un diario.

Comenzamos una nueva aventura por África.

Desde España hasta la capital de Senegal.

Destino Dakar,

un gran viaje para cruzar el desierto, las montañas,

el Sahel

y llegar a la fértil sabana.

Una odisea llena de riesgos.

De bellísimos paisajes.

Pero, sobre todo, de gente buena,

de esa gente que nos enseña que el África real no sale en las noticias.

Abrimos una nueva página de "Diario de un nómada".

"CAPÍTULO NUEVE:

LA FRONTERA DEL OLVIDO".

(Música)

Las salinas de la laguna de Naila

y las moscas cojoneras.

¡Se meten dentro de la boca!

Me quieren...

Penetrar en los orificios nasales y llegar hasta el cerebro.

(Música)

Y quizá para huir de las moscas cojoneras

o simplemente porque le gusta complicarse la vida,

Miquel se lanza a recorrer el pegajoso barro salino de Naila.

La Gorda vuela sobre la arena

abriendo un profundo surco en el húmedo y plano suelo.

(Canción en inglés)

Pero hay que dejar de jugar y volver a la carretera asfaltada.

(Continúa la canción)

El desierto es enorme, las distancias interminables,

y aún estamos a más de 1000 km de Villa Cisneros,

nuestro último destino en el Sáhara Occidental

antes de cruzar a Mauritania,

país del que Miquel no guarda muy buen recuerdo.

Aunque eso es otra historia de la que ya hablaremos.

(Continúa la canción)

Ahora de lo que toca hablar es de una población

donde pudo haber nacido un principito que todo el mundo conoce.

En la entrada de Tarfaya

encontramos un camping de nombre Villa Bens

porque recuerda la anterior denominación de este lugar.

Villa Bens era el nombre español del pueblo,

porque fue fundada por el coronel Bens.

Otro de esos militares africanistas

que vino por aquí.

Apenas hay imágenes en el archivo de Televisión Española

sobre la antigua Villa Bens.

Rebuscando a fondo entre viejas cintas,

hemos encontrado un rarísimo documento de la época del cine mudo

titulado "Sáhara, aventuras de una cámara cinematográfica".

En él vimos unos edificios sin identificar,

pero que Miquel reconoció inmediatamente.

"Eso es el viejo cuartel de Villa Bens", nos dijo.

"Y eso el aeródromo.

Lo reconoceréis cuando lleguemos allí".

(Música)

Y eso estamos haciendo ahora mismo.

Entrando en Tarfaya,

la vieja ciudad española de Villa Bens.

(Canción en italiano)

Lo que tengo a mi espalda son las antiguas fortificaciones españolas

de Villa Bens o lo que queda de ella.

Villa Bens era un punto esencial en el tráfico aéreo

entre América, África y Europa.

Aquí se estableció un aeródromo y la compañía francesa Aeropostal.

La compañía francesa Aeropostal contrató a varios pilotos.

Uno de ellos era Antoine de Saint-Exupéry,

el famoso escritor francés.

Yo creo que no es tan descabellado pensar

que siendo un piloto joven recién caído aquí en el desierto del Sáhara,

y que además aquí no había mucho que hacer

y tendría bastante tiempo libre,

que fue aquí donde empezó a fabular

sobre la idea de un personaje perdido en el desierto

y un niño caído de las estrellas.

A mí, por lo menos, me gusta pensarlo así.

Era el antiguo cine.

"Antinc cinema".

El antiguo cine de 1920.

(HABLA EN FRANCÉS)

Qué gente más amable.

Ahora vamos a visitar el museo que Antoine de Saint-Exupéry

tiene en Tarfaya.

Y es una cosa curiosa porque él nació en Lyon

y en Lyon no tiene ningún museo.

Así que resulta que el único museo de Antoine de Saint-Exupéry

está en Villa Bens.

Antoine de Saint-Exupéry fue gran escritor,

pero también valiente piloto.

Después de su experiencia en Cabo Juby

como jefe de escala de la Aeropostal,

volaría en Sudamérica y en otras partes del mundo.

Cuando Alemania invadió Francia, se aprestó a combatir el nazismo.

Su avión desapareció misteriosamente el 31 de julio de 1944

al sur de Marsella.

Su cuerpo nunca fue encontrado.

Esta es su casa en Lyon.

Él nació aquí, en Lyon.

Mira, un dibujo original. -Mucho dinero.

-Mucho dinero, pero es un dibujo bueno, de verdad.

Me lo regalas.

Para regalo.

(RÍEN)

Aquí está, servicio postal entre la Francia y Marruecos.

Había... Los pioneros de la aviación se jugaban el tipo aquí.

Este es el mapa de la línea que abrió la compañía Aeropostal

con aviones biplanos.

Salía de Toulouse y hacía todas estas escalas.

Una de las escalas era Tarfaya, Cabo Juby.

Esto es Villa Cisneros, también en España.

Nouadhibou, Port Etienne, que era de los franceses.

Saint-Louis, en Senegal.

Este es uno de nuestros destinos.

Y aquí Dakar.

Y antes de Dakar, volaba hasta Sudamérica,

hasta el aeropuerto de Natal.

Y el paso de la cordillera de Los Andes,

que era de lo más peligroso.

Hay historias alucinantes de los primeros tiempos de la aviación.

Saint-Exupéry escribió libros como "Vuelo nocturno",

"Tierra de hombres" o "Correo del sur",

en los cuales narró su experiencia como piloto

de estas frágiles aeronaves.

La aeronáutica de principios del siglo XX

era una actividad arriesgada para pioneros y exploradores,

como el español Ramon Torres i Guasch,

quien en 1934

voló en solitario desde Barcelona a Tombuctú

en un viaje de ida y vuelta,

en un aeroplano de apenas 100 caballos.

Eran hombres de otra pasta,

capaces del arriesgado cruce de la cordillera de Los Andes.

En 1930, Henri Guillaumet, compañero de Saint-Exupéry,

se estrelló cerca de la ciudad argentina de Mendoza

y vivió una auténtica odisea para sobrevivir.

Y es acojonante porque tuvieron que planear

con el avión dado la vuelta. Lo utilizaron como un trineo.

Guillaumet también murió abatido durante la Segunda Guerra Mundial

luchando contra el fascismo.

Después de visitar el museo,

vamos a ver otro elemento, aquí en Tarfaya,

dedicado a la memoria de Antoine de Saint-Exupéry

y, de paso, vamos a ver también

el resto del primer establecimiento europeo por aquí, que fue inglés.

En la playa de Tarfaya hay dos elementos interesantes que ver.

Uno es el monumento que el pueblo le ha dedicado

a Antoine de Saint-Exupéry.

No hay nada que recuerde el paso de España por aquí,

salvo el cuartel, pero ninguna placa.

Sin embargo, a Antoine de Saint-Exupéry

sí le han dedicado este pequeño monumento

que, si uno no conoce la historia,

no entiende muy bien por qué hay aquí un biplano.

Pero para eso estamos nosotros, para explicarlo.

Esto es "Diario de un nómada", es un programa cultural

y enseñamos cosas como esta.

Esto está dedicado a Antoine de Saint-Exupéry,

autor de "El principito", en Tarfaya,

la antigua Villa Bens, Sáhara español.

Y luego el otro elemento interesante de ver está en el agua.

Es la Casa del Mar.

Fue un establecimiento comercial montado por una compañía anglosajona

que empezó a comerciar en esta zona

y supongo que llevó la Casa del Mar allí

para evitar el acceso fácil por parte de los habitantes locales,

que a veces no eran siempre amistosos.

Me gusta este lugar, Tarfaya, Villa Bens.

Cabo Juby.

(Canción en inglés)

Nuestro viaje sigue.

Estamos cerca de cruzar la invisible frontera del olvido.

(Continúa la canción)

Estamos en Tag,

en la carretera principal que nos lleva a El Aaiún.

Esto, que es una especie de mamotreto colocado a cada lado de la carretera,

es un monumento bastante relevante

que, sin embargo, si vas un poco rápido ni lo ves.

Pasa desapercibido.

Pero, en realidad, esta es la frontera

entre Marruecos y el Sáhara Occidental.

O lo que ellos llaman ahora el Sáhara marroquí.

Allí se quedó la marcha verde.

Es decir, esto era donde estaban los españoles,

estaban aquí acantonados,

y los miles de marroquíes

que en una marcha pseudopacífica

venían desde Marruecos

hasta aquí.

Y entonces el ejército español

recibió órdenes de desaparecer.

Y eso fue la descolonización del Sáhara.

En el año 75.

Entonces, esta frontera dejó de existir.

Por lo menos, militarmente,

porque en la mayor parte de los mapas

esto se sigue considerando una línea divisoria

y eso la República del Sáhara Occidental.

Y "Diario de un nómada" ha venido aquí para contártelo.

(RADIO) "Las tropas españolas continúan en sus puestos

listas para defender,

por una parte, los acuerdos de las Naciones Unidas

y, por supuesto, también los derechos

que, como todo pueblo,

tienen los saharauis a determinar su futuro como nación".

-"El gobierno de Marruecos insiste en continuar

con la proyectada marcha sobre el Sáhara.

Desconociendo, hasta el momento,

el llamamiento hecho por el Consejo de Seguridad

en su resolución 377

para que se adopte una actitud de prudencia y moderación

mientras se desarrollan las consultas encomendadas al secretario general".

-"Es la madrugada del día cinco.

Al día siguiente, la avanzada de la marcha

llega a las alambradas del puesto español de Tag,

evacuado días atrás".

-Estamos en el puesto de Tag, al lado de la frontera del Sáhara,

donde el día 5 a las 10:30 de la mañana

los marroquíes atravesaron la frontera.

Actualmente, todos estos camiones están transportando voluntarios

desde el campo de Tarfaya hasta el otro campo,

que está establecido delante de las líneas españolas.

El puesto de Tag, que ha sido abandonado por el ejército español,

está ocupado por fuerzas del ejército marroquí.

-Una señal que nos indica nuestros sucesivos destinos.

Primero nos vamos a El Aaiún, que está solo ya a 14 km.

Boujdour, 203.

Dakhla, antigua Villa Cisneros, a 544. Quiero...

que se vea

que aquí tenemos la vieja carretera construida por los españoles

y al lado,

sin pisarla, la nueva carretera.

No se entiende muy bien por qué no han usado la antigua carretera,

pero lo que está claro

es que la carretera que se construyó por los españoles, ahí sigue.

Es un camino perfectamente asfaltado

que a veces lo cojo porque me gusta más, no tiene tráfico.

Esto es un símbolo también

de lo que supuso el paso de España por el Sáhara.

Estas ciudades que vemos aquí no existían.

De hecho, la capital del Sáhara, El Aaiún,

es fruto del sueño de un español.

El Aaiún, que es hoy una ciudad bastante importante,

no existía hasta bien empezado el siglo XX,

que fue cuando un oficial español, el capitán Antonio de Oro Pulido,

sueño con construir esta capital para los nómadas,

para que tuvieran un lugar donde poder establecerse.

(Música)

Miquel decide meterse en la antigua carretera española,

todavía en perfecto estado,

pero que las autoridades actuales

decidieron no usar por no se sabe bien qué motivo.

El Sáhara Occidental, tan cerca y tan lejos.

Sobre esta ruta impecable que se clava en el horizonte

es imposible no reflexionar sobre las razones del olvido

de hechos tan recientes en el tiempo.

Por qué resiste más una lengua de asfalto en el desierto

que el recuerdo de un pueblo.

Hoy a casi nadie parece importarle nuestro legado en el Sáhara.

Y entramos en El Aaiún.

Cruzamos el puente sobre el río Saguia el Hamra

y nos recibe la capital del Sáhara Occidental.

(Música)

Esta es la iglesia católica de El Aaiún,

la ciudad fundada por Antonio de Oro Pulido.

Es el signo más representativo de nuestro paso por aquí.

También hay alguna construcción

como el mercado y las casas

circulares, que era una construcción específica del Sáhara

que idearon los arquitectos españoles, los ingenieros.

Aquí, junto con la Casa de España,

que mantiene la propiedad y titularidad

de algunos bienes españoles, esto es...

Lo más evidente de nuestro paso por aquí.

(Música)

"Encuadrada entre Marruecos, Argelia y Mauritania,

la provincia española del Sáhara

constituye parte considerable de nuestra patria

en el continente africano

sobre una extensión superior a la mitad de la España peninsular.

El Aaiún, los manantiales en el sector norte,

es la capital de esta inmensa terraza desplegada frente al Atlántico

y hacia las vecinas Canarias.

En este edificio está centralizada

la labor del gobierno general del territorio.

La urbanización de la pequeña ciudad,

con sus edificaciones de carácter oficial,

templos de moderna estructura y viviendas de blancas cúpulas,

ofrece una sugestiva estampa".

(Música)

Os voy a enseñar una de las cosas que se ven de El Aaiún

desde esta azotea.

En primer lugar,

lo que es relevante porque supone parte del mantenimiento

del legado español que, prácticamente está desapareciendo,

son estas casas semiesféricas

que construyeron los ingenieros españoles

para atraer a los nómadas del desierto.

Son unas casas que, por una parte, tienen una...

Optimización climática cojonuda.

Impide que se tenga mucho calor en ellas.

Además, mantienen esa forma como de jaima, de tienda,

para atraer a los nómadas, que antes vivían en campamentos.

Esto les permitió atraerlos.

Prácticamente, han desaparecido los barrios de estas casas,

pero aquí se mantienen.

Podemos ver esa forma tan peculiar que tienen.

Es completamente original.

Es una construcción típica española muy original.

Y es un legado que se está perdiendo y que debe conservarse.

Bien, luego, lo más importante de El Aaiún

no es esta zona nueva que se está construyendo, es bastante fea,

sino lo más importante,

sorteando estos peligrosos artilugios de la construcción marroquí,

es...

El oasis.

Esto es lo que vio Antonio del Oro

y decidió fundar una ciudad aquí porque tenía lo más importante,

tenía el agua.

La costa está muy cerca, allí, casi se ve.

Entonces, es un importante cruce de caminos

y consiguió convencer a las tribus nómadas

para que se asentaran aquí,

dejaran que los españoles se asentaran aquí,

y empezó a recolectar pobladores.

Es un auténtico éxito.

Las tropas africanistas, los militares se venían...

Muchos provenían de las campañas de descolonización de Cuba,

Puerto Rico y Filipinas,

y encontraron aquí un nuevo sitio donde realizar sus aventuras.

Eran gente superaventurera.

Ellos no querían estar en la península,

no querían estar en una vida cuartelera,

querían venir al desierto a explorar.

Y creo que se está haciendo poca justicia

a este tipo de militares aventureros.

Los que se le entraban a conquistar nada, porque no había nada.

Aquí no se pegó un solo tiro.

Emilio Bonelli funda Villa Cisneros en 1885

simplemente, porque consigue con diplomacia convencer

a los jefes nómadas de que era útil tener aquí

porque eran la autoridad.

Lo que les prometía era la autoridad y la tranquilidad.

Los españoles que vinieron a fundar El Aaiún no querían conquistar nada,

no había un ejército al que combatir ni una guerra que ganar

ni un imperio que dominar.

Ellos buscaban conocer y conocerse.

Conocer el Sáhara, conocer el desierto.

Este enorme espacio, esta vastísima geografía

que te pone ante el espejo de quién eres tú en realidad.

Por tanto, venían a conocerse, a saber quién eran ellos mismos

ante los nómadas y ante su propia soledad.

Yo siempre he sentido una particular vinculación por este tipo de gente.

Por las personas que huyen de las normas,

que no quieren meterse en los cuarteles,

que buscan explorar, conocer, descubrir.

Los ingleses a estos personajes como Lawrence de Arabia los idealizan,

los convierten en héroes.

Sin embargo, nosotros les condenamos al olvido.

A mí me gusta particularmente conocerles,

saber qué hicieron, quiénes eran, por qué hacían esas cosas

y después contárselo a los demás, contárselo a gente como tú

para que tú también sepas que El Aaiún

es el resultado del sueño de un español llamado Antonio de Oro.

(Música)

Tras dejar atrás El Aaiún,

avanzamos kilómetros y kilómetros por un desierto interminable.

Es sobrecogedora esta soledad

y el sol furioso que desciende de este cielo protector.

¿Qué clase de hombres forjaron aquí sus vidas?

En ellos piensa Miquel

mientras navega el mar de arena a toda velocidad,

sin importarle el baile de La Gorda sobre tan blanda superficie.

Hombres como el joven oficial Emilio Bonelli,

capaces de meterse sin ser invitado

en el despacho del presidente del Gobierno Cánovas del Castillo,

contarle su loco proyecto

de fundar poblaciones españolas en el Sáhara

y salir de allí con 7000 pesetas de los fondos reservados.

(Música)

El amanecer nos sorprende en la península del Río de Oro.

Paradisíaco lugar donde desembarcó en 1885 Emilio Bonelli,

con sus sueños y sin más ejército que su habilidad diplomática.

(Música)

Hoy este lugar sigue siendo tan bello y salvaje

como en aquellos tiempos.

Aunque los colonos extranjeros

son muy distintos a los que llegaron con Bonelli.

(Música)

Estamos a unos 30 km de Dakhla

y la pequeña población se encuentra en el extremo

de una península llamada del Río de Oro.

Es un lugar absolutamente maravilloso de desierto

y que tiene, además, dos mares enfrentados.

Uno al oeste, el Océano Atlántico, y un mar interior al este.

Es un lugar que ahora mismo se ha puesto muy de moda

para los deportes de vela porque hace un viento terrible.

Especialmente el kitesurf.

Entonces, hay muchos surf camps como este

donde estoy intentando alojarme,

porque lo he visto a través de la playa, he venido con la moto

y la moto se ha quedado tomando el sol,

pero el sitio es absolutamente fabuloso.

Este lugar antes se llamaba Villa Cisneros.

Era la primera población española fundada en el Sáhara.

Y lo hizo a finales del siglo XIX un aragonés muy tozudo

llamado Emilio Bonelli,

que tenía el sueño de establecer una colonia española en este lugar.

Con 7000 pesetas de los fondos reservados

que consiguió de un modo no muy ortodoxo,

convenciendo con mucha diplomacia a los jefecillos locales

de que traería la seguridad.

Y así se estableció esta pequeña población.

Lo curioso es que lo llamó Villa Cisneros

en honor al cardenal Cisneros,

que era gran consejero de los Reyes Católicos.

Y el que propugnaba la idea

de extender la reconquista por el norte de África.

Una vez reconquistada la Península Ibérica,

seguir expandiendo el cristianismo por el norte de África.

Lo que pasa es que se cruzó en el camino de los Reyes Católicos

un personaje algo peculiar, de origen incierto,

unos dicen que era genovés,

que les convenció de que se podía intentar llegar a las Indias,

donde generaban las especias, y donde estaba el dinero,

a través del Océano Atlántico.

Y eso cambió el curso de la historia y de nuestra política internacional.

Sin embargo, Bonelli cuando vino aquí se acordó del cardenal Cisneros

y llamó a esta población así, Villa Cisneros.

En Villa Cisneros quedan pocas cosas del legado español

porque esto fue tomado por los mauritanos, luego por los marroquíes

y nuestra presencia prácticamente borrada.

Pero hay cuatro elementos.

Está la iglesia, bastante fácil de ver.

Después hay un faro que también veremos.

Hay un pequeño fortín de vigilancia,

pero queda algo todavía más curioso que está escondido,

que es una tapa de alcantarilla donde pone Villa Cisneros.

Yo sé que existe la tapa, pero no sé dónde está,

y mi labor va a consistir en buscarla y en encontrarla para enseñárosla.

Si no la encuentro, todo esto que acabo de decir no sirve de nada.

Así que más me vale encontrarla

para poder tener una bonita conclusión

a esta parrafada que acabo de soltar para "Diario de un nómada".

Lo que Miquel todavía no puede imaginar

es que su conclusión real va a ser un poco diferente

y, desde luego, no tan bonita.

(Música)

Montar en moto por la arena es...

Una sensación como flotar,

pero sin flotar porque sabes que, en realidad,

no estás

sobre la nada, estás sobre la arena,

que es un material sumamente inestable y a la mínima: ¡Zas!

Al suelo. Y te puedes hacer daño.

Es una sensación muy curiosa,

es como estar surfeando, pero al borde del precipicio.

(Música)

Y decían mis vecinos

que llevaba mal camino

apartado del redil.

Siempre fui esa oveja negra

que supo esquivar las piedras

que le tiraban a dar.

Y entre más pasan los años,

más me aparto del rebaño

Diario de un nómada - De Tarfaya a Villa Cisneros

29:20 13 nov 2016

Miquel Silvestre busca en las Lagunas de Nayla las ruinas de la fortaleza de los Reyes Católicos. Después toma la carretera construida por los ingenieros españoles para llegar a la capital del Sahara Occidental, Al Aaiun. Su siguiente destino será la ciudad de Dakhla, donde sufrirá un accidente.

Miquel Silvestre busca en las Lagunas de Nayla las ruinas de la fortaleza de los Reyes Católicos. Después toma la carretera construida por los ingenieros españoles para llegar a la capital del Sahara Occidental, Al Aaiun. Su siguiente destino será la ciudad de Dakhla, donde sufrirá un accidente.

ver más sobre "Diario de un nómada - De Tarfaya a Villa Cisneros " ver menos sobre "Diario de un nómada - De Tarfaya a Villa Cisneros "
Xcerrar

Añadir comentario ↓

  1. Eugenio

    Excelente la serie. Muy interesante la historia que se relata. Estoy aprendiendo muchísimo! Felicitaciones!

    07 dic 2016
  2. dolores

    yo nací¿é¿¿Villa Cisneros en el 66 y nos fuimos de la noche a la mañana el 75...una pena... Grcias por el documental; me ha gustado mucho la entrevista al "guardiá¿ de la Iglesia". Esto deberíá¿verse má¿¿é¿¿É¿¿áña...

    20 nov 2016
  3. Apamotero

    Espero que no sea grave la caída

    15 nov 2016
  4. Javi

    Muy bueno, auténtico homenaje a los Españoles que dejaron parte de su vida en esta tierra. Gracias

    13 nov 2016
  5. Emilio

    Esperando el próximo capítulo.

    13 nov 2016

Los últimos 158 documentales de Diario de un nómada

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Bucovina, la joya escondida

    Bucovina, la joya escondida

    29:20 pasado domingo

    29:20 pasado domingo Seguimos en Rumanía, en la bella y montañosa región de Bucovina, donde se encuentran los maravillosos monasterios pintados, declarados patrimonio de la humanidad por la Unesco.

  • 27:21 03 dic 2017 Entramos en Rumanía por Transilvania, visitamos una mina de sal , hacemos una escalada llena de belleza y riesgos antes de recorrer los montes Cárpatos para alojarnos en el Hotel Drácula.

  • La gran llanura panónica

    La gran llanura panónica

    28:36 26 nov 2017

    28:36 26 nov 2017 Dejamos Budapest para jugar una partida de paintball en una antigua base del Ejército Rojo. Después nos despedimos de unos amigos españoles y recorremos la llanura panónica, la extensión de prado más grande de Europa.

  • 27:58 19 nov 2017 Llegamos a Budapest después de visitar el trifinio, punto donde se encuentran las líneas fronterizas de tres países: República Checa, Austria y Hungría. En la capital magiara contamos la historia de Ángel Sanz Briz, el diplomático español que salvó cinco mil judíos del Holocausto.

  • 29:06 12 nov 2017 El viaje comienza en Viena como ciudad fronteriza entre Oriente y Occidente. Visitamos la noria del Prater, saltamos de la torre del Danubio y conocemos el pasado español de la ciudad.

  • 28:51 20 ago 2017 Miquel Silvestre hace un viaje en moto por distintos lugares de España. En este capítulo visitará Cuenca.

  • 28:53 13 ago 2017 Miquel Silvestre hace un viaje en moto por distintos lugares de España.

  • 29:04 06 ago 2017 Miquel Silvestre hace un viaje en moto por distintos lugares de España 

  • 25:36 30 jul 2017 Miquel Silvestre realiza un viaje en moto por distintos lugares de España que en esta ocasión le llevará hasta Orense.

  • 28:46 23 jul 2017 Miquel Silvestre realiza un viaje en moto por distintos lugares de España. En esta ocasión se traslada de Cabo de Gata a Talavera de la Reina.

  • 28:37 16 jul 2017 Miquel Silvestre realiza un viaje en moto por distintos lugares de España, en esta ocasión llegará hasta Almería.

  • 29:28 09 jul 2017 Miquel Silvestre realiza un viaje en moto en esta ocasión hasta Valencia.

  • Final en Dakar

    Final en Dakar

    27:15 11 dic 2016

    27:15 11 dic 2016 Miquel Silvestre amanece durmiendo en una hamaca. Emprenderá el último tramo del viaje ya en el interior del África negra. Pasará por el lago Rosa, donde termina la antigua prueba del Rally París Dakar, antes de dirigirse a la Dakar real y enseñarnos un retrato de la populosa ciudad africana. Pero llegar a la meta no será el final de sus dificultades, pues todavía tendrá que resolver un último asunto burocrático.

  • 27:30 04 dic 2016 Miquel Silvestre comienza la última etapa de su aventura por el África profunda. Mauritania es un país pobre y desolado, malas carreteras y controles policiales. Una última parada en el parque nacional de Dwaling le llevará a Senegal. En Saint Louis, la capital colonial francesa, terminará la etapa.

  • 26:56 27 nov 2016 Miquel Silvestre se aproxima a la frontera con Mauritania. La frontera no resulta fácil de pasar y comienzan los problemas con el papeleo. Una vez dentro del país del desierto se dirige a Nuadibú, e intentará visitar la abandonada población española de la Güera antes del anochecer.

  • Villa Cisneros

    Villa Cisneros

    28:22 20 nov 2016

    28:22 20 nov 2016 Miquel Silvestre se recupera del accidente descansando en Villa Cisneros. Allí recorre los restos del legado español, la academia Unamuno, un fortín, un faro, una tapa de alcantarilla y la iglesia donde descubre una extraordinaria historia de defensa del legado español por los saharauis.

  • 29:20 13 nov 2016 Miquel Silvestre busca en las Lagunas de Nayla las ruinas de la fortaleza de los Reyes Católicos. Después toma la carretera construida por los ingenieros españoles para llegar a la capital del Sahara Occidental, Al Aaiun. Su siguiente destino será la ciudad de Dakhla, donde sufrirá un accidente.

  • De Sidi Ifni a Tarfaya

    De Sidi Ifni a Tarfaya

    28:19 06 nov 2016

    28:19 06 nov 2016 Miquel Silvestre entra en Sidi Ifni, la ciudad que fuera española hasta 1969. El siguiente destino es Tarfaya, antígua Villa Bens, otra población española donde pudo haber empezado uno de los más famosos libros de la historia: El principito.

  • 30:32 30 oct 2016 Miquel Silvestre conoce como se elabora el famoso aceite de argán antes de entrar en la laberíntica medina de Marrakech. Allí conoce a Hamid, un simpático bereber que le invita a cus cus. La siguiente parada es en Essaouira, la antigua Mogador portuguesa. Allí salta la tapia del cementerio cristiano para localizar la tumba olvidada de Cristóbal Benítez, un malagueño que fue el tercer europeo en llegar a Tombuctú.

  • De Merzouga a Ouarzazate

    De Merzouga a Ouarzazate

    28:28 23 oct 2016

    28:28 23 oct 2016 Miquel Silvestre explica el origen de la costumbre del té en Marruecos, antes de salir a navegar por las dunas con la Gorda.En la ruta descubre la arquitectura de adobe típica del sur del país y acaba su etapa en el hotel Dar Kamar en Ouarzazate, que pertenece a Carmen, una española en África.

Mostrando 1 de 8 Ver más