'Diario de un nómada' es la primera serie de aventuras protagonizadas por Miquel Silvestre en motocicleta hecha para la televisión española. Empezaron sus emisiones en enero del 2015 con un recorrido por toda Sudamérica, continúo en su segunda temporada por México y Estados Unidos con el título de 'La última danza de guerra' y continúa por el extremo oriental de Asia Menor, al Cáucaso y al monte Ararat; por el Sáhara hacia Dakar; y por la España vacía. Pudimos seguir la aventura casi kilómetro a kilómetro en RTVE.es y en el blog Diario de un Nómada: http://blog.rtve.es/nomada/

3788664 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
Diario de un nómada - De Sidi Ifni a Tarfaya - ver ahora
Transcripción completa

Vuelve Miquel Silvestre,

el escritor que viaja en moto y lleva un diario.

Comenzamos una nueva aventura por África.

Desde España hasta la capital de Senegal.

Destino Dakar, un gran viaje para cruzar el desierto,

las montañas, el Sahel y llegar a la fértil sabana.

Una odisea llena de riesgos.

De bellísimos paisajes.

Pero sobre todo, de gente buena.

De esa gente que nos enseña que el África real

no sale en las noticias.

Abrimos una nueva página de "Diario de un nómada".

CAPÍTULO 8: SANTA CRUZ DE LA MAR PEQUEÑA

Érase una ciudad de cuento.

Érase una ciudad como de las 1001 noches.

Érase una ciudad que un día fue España en África.

(Música)

Érase una ciudad que por su muy particular historia

se convirtió en el objetivo prioritario

de "Diario de un nómada".

Llegando a Sidi Ifni, uno de los puntos esenciales

de nuestro viaje rumbo al Sáhara.

Esta era una posesión española fundamental en el norte de África,

y aquí libró España una de sus últimas guerras,

quizás la última guerra internacional que tuvo ya en 1957

y que a casi nadie nos enseñaron en el colegio.

Sidi Ifni.

Y aquí, en esta población marroquí dedicada hoy al turismo surfero,

ponemos nuestra pegatina de "Diario de un nómada",

para que sepan que pasamos...

Por aquí.

Sidi Ifni, "very good".

(Música)

El viejo funicular de Sidi Ifni.

Esa era la vía de suministro de la ciudad española

con el resto del mundo.

(LOCUCIÓN DEL NODO) La visita al puerto sirve para ponernos

al corriente de esta ingente obra de ingeniería

que supone el lanzamiento de 1800 m de cable teleférico

hasta una isla artificial construida en cemento.

Obra de gran envergadura que sustituye la falta de un puerto,

que por las especiales circunstancias de la costa,

es imposible de construir.

-Esto está completamente destruido porque da la impresión

de que los marroquíes, cuando tomaron posesión de Sidi Ifni,

intentaron borrar prácticamente

cualquier signo que recordara a España.

Y este funicular o el aeropuerto, en lugar de usarlos,

los desmantelaron.

Pero ni siquiera se desmantelan de forma ordenada, se desmontan, no.

Se deja que se arruine todo, ¿no?

Que simplemente se corrompa por el tiempo, la humedad, el óxido,

el descuido.

En el año 56 Marruecos logra su independencia

y desaparece el protectorado español.

En el año 58 se cede la provincia de Ifni,

Villa Bens y Cabo Juby.

En el año 69 se concede la soberanía sobre la ciudad de Sidi Ifni.

Y en el año 75, con Franco agonizante,

se organiza la Marcha Verde por Marruecos

y España abandona el Sáhara.

Y ese es el fin del sueño colonial español en el norte de África.

Y a veces nos da la impresión de que esa presencia

colonial española empieza con Franco y que esos símbolos franquistas,

el águila, el yugo y las flechas, los escudos,

son la verdadera esencia del paso de España por el norte de África,

y es muy anterior.

Sidi Ifni se funda y se conquista para la II República Española,

por el general Capaz.

Villa Cisneros se funda en 1885 por Emilio Bonelli,

pero los precedentes son muy anteriores.

Y son los que justifican precisamente el establecimiento

de esta ciudad aquí, de Sidi Ifni, y es Santa Cruz de la Mar Pequeña.

Una pequeña fortaleza que se funda en tiempos de los Reyes Católicos

mucho más al sur, en la laguna de Nayla,

en lo que se conoce como la Mar Pequeña.

Allí se fundó una torre de vigilancia,

una pequeña fortaleza conocida como Borx er Rumi,

la Fortaleza del Cristiano, Santa Cruz de la Mar Pequeña.

Hoy no queda nada, pero allí nos vamos a ir,

y cuando estemos allí, vamos a contar la historia

de una pequeña trampa que hicieron los españoles

para justificar la fundación de Sidi Ifni.

Ahora nos dirigimos a otra instalación de la época española

que aún se mantiene en pie.

Este es el antiguo aeropuerto español de Sidi Ifni.

Ahora está completamente abandonado.

Esa explanada que se ve ahí, completamente baldía,

era la antigua pista de aterrizaje, hoy convertida en patatal.

Yo lo que quiero ver es si me dejan visitar

el interior del antiguo aeropuerto.

Aquí aterrizaban los aviones de Iberia.

Qué tiempos.

El aeropuerto hoy está completamente abandonado como aeropuerto,

se utiliza como estación meteorológica.

En realidad, como estación meteorológica tampoco se utiliza,

es simplemente una excusa de los actuales...

Ocupantes de esto, ¿no?, de los que mandan.

Como para darle una función, pero ahora lo veremos,

es un caserón vacío.

En realidad, aquí no se hace absolutamente nada.

Y es una pena, porque esto podría ser un aeropuerto internacional

que trajera turismo a Sidi Ifni,

que es un sitio con muchísimo encanto.

El tiempo parece haberse detenido en el interior del aeropuerto,

como si ayer hubiese aterrizado el último avión.

Así que... Y esta es la antigua pista.

Bueno, todo eso era la pista, "la piste".

Dos kilómetros de pista que ahora son un patatal.

Subimos a la torre de control sin saber qué nos vamos a encontrar.

Alucinante.

Estamos en la torre de control del antiguo aeropuerto español

de Sidi Ifni, y en parte es como si le hubieran dejado

ayer mismo, ¿no? Hubieran salido a todo correr.

Está todavía el teléfono. Da señal.

Hola, ¿qué tal? ¿Qué tal?

Teléfono rojo, volamos hacia Moscú.

Vale, hasta luego.

Tiene línea directa con AENA.

Como os he contado, nada de estación meteorológica.

Eso es todo una mandanga, una milonga que se cuentan, ¿no?

Pero es flipante estar aquí. Es alucinante.

Es parte de la historia, que es parte de la historia

del colonialismo abandonado, ¿no?

Me encanta hacer "Diario de un nómada" por estas cosas.

Porque todo es sorpresa.

Está cerrado, está cerrado con llave. Igual hay documentos secretos.

La verdad es que es alucinante,

qué torre de control más básica tenían.

Me encanta.

"Very good".

(GRITA) "Very good in Sidi Ifni".

Hazme una foto buena.

(Flash)

(LOCUCIÓN DEL NODO) Ifni es otra provincia

del África occidental que revela la obra de España.

A pesar de lo exiguo de su territorio,

unos 1700 km², la extensión aproximada

de la isla de Lanzarote, su población es bastante densa.

La capital, Sidi Ifni, donde ningún vestigio humano

existía hace solo 30 años, es actualmente una ciudad

de más de 12 000 habitantes con calles y plazas bien trazadas

como las de España.

(Música)

Esto es la pista del aeropuerto español de Sidi Ifni,

que hoy se ha convertido en un caminejo de cabras

que lleva hasta el casco urbano.

Y es el que yo voy a usar para meterme hasta la cocina.

(Música)

Miquel se lanza a toda velocidad por la vieja pista de aterrizaje.

Es como si quisiera despegar,

aunque en realidad lo que vamos a hacer es muy parecido

a viajar en el tiempo.

(Continúa música)

La ciudad de Sidi Ifni se nos presenta igual

que se ve en nuestras viejas imágenes del nodo.

Las casas blancas de puertas azules,

la calle principal con el Cine Avenida.

La amplísima plaza de España.

Los edificios españoles siguen de pie.

Aunque ocupados por instituciones marroquíes.

El ayuntamiento, la prefectura y la iglesia, hoy desacralizada.

(Continúa música)

Es como si nada hubiera cambiado, salvo que han quitado

el busto del General Capaz, y cambiado de nombre la plaza.

Pero en realidad ha cambiado todo.

Estamos en Sidi Ifni, en la mítica ciudad de Sidi Ifni.

Mítica al menos para muchos españoles que durante años trabajaron

o sirvieron en el ejército español aquí,

porque esto, a orillas del Atlántico y protegida de la torridez

del ambiente general por un microclima,

era una pequeña población española como podía ser cualquier otra

de provincias en la península, pero en el norte de África.

Aquí se desarrollaba una vida ciudadana pacífica y tranquila,

sin grandes sobresaltos, con su paseo, su cine,

sus restaurantes, sus cafés, hasta que en 1957 estalló la guerra.

Aquí libró España su última guerra internacional.

Nunca fue declarada porque el colonialismo ya tenía mala prensa,

porque incluso los Estados Unidos prohibieron utilizar

el material militar que le habían cedido.

Pero la ciudad fue asediada

por el Ejército de Liberación Marroquí,

que era una milicia irregular, aunque en el fondo,

apoyada por el nuevo Estado de Marruecos que en 1956

obtuvo la independencia y que pugnaba por quedarse

con estas posesiones españolas.

Es una guerra además que se gana y se pierde.

Porque en 1958 España celebró el Tratado de Angra de Cintra

por el cual cedía a Marruecos la provincia de Sidi Ifni

y otras posesiones, como Cabo Juby y Villa Bens.

Sin embargo, se mantuvo la ciudad, como una especie de fuerte apache,

rodeado de enemigos, hasta 1969,

año en el que se produce la cesión definitiva.

Es en ese año cuando España abandona este lugar,

repatría a todos sus funcionarios, deja estas posesiones,

estos edificios vacíos, aunque sigue manteniendo

la titularidad española, pero bueno, fueron ocupados por Marruecos.

Y, sin embargo, los españoles nacidos aquí

fueron dejados a su suerte.

Muchos de ellos se quejan de que España los abandonó.

Sidi Ifni, un lugar de lo más particular, un lugar...

Que para todo aquel español que viaja a Marruecos,

debería ser un punto obligado de visita,

porque es una especie de testimonio vivo de nuestro pasado.

(Música)

España dejó atrás Sidi Ifni en 1969.

Y nosotros vamos a conseguir algo que no habíamos visto hacer

a nadie antes.

Hemos conseguido que nos abran el Avenida,

el cine español abandonado hace tantos años

y hoy mudo testigo de un tiempo que ya pasó.

(Continúa música)

La vida es un gran teatro y todos representamos nuestro papel.

Aquí estamos en el teatro español de Sidi Ifni, en el Cine Avenida.

"Très joli".

"Merci beaucoup".

(Música)

La provincia de Ifni es un Marruecos fértil,

muy verde cuando llueve.

Los dromedarios pastan indiferentes y tranquilos,

pero su presencia nos advierte de que estamos llegando

a otro territorio muy diferente:

al Sáhara, al desierto,

a la desolación más inmensa del planeta.

Pero este inmenso páramo no es monótono.

Nada hay más cambiante que un desierto.

Cada pocos kilómetros sorprende con un cambio de fisionomía,

especialmente cuando llegamos al mar.

(Continúa música)

Es emocionante contemplar el infinito resplandor atlántico

a nuestra derecha.

¡Acojonante!

¡Esto es acojonante!

"Very good, my friend".

El Sáhara es el desierto más grande del mundo.

Ocupa una gran franja en toda África, que va desde oriente hasta occidente.

A veces, cuando hablamos del Sáhara, nos referimos solamente

al Sáhara occidental, pero el Sáhara ocupa toda África

del centro y también llega hasta el este, hasta Sudán, Egipto.

Cuando hablamos del Sáhara occidental a veces tampoco somos conscientes

de que además de un desierto es una inmensa línea costera.

Esta enorme línea costera de acantilados tan impresionantes,

prácticamente vírgenes, donde baten las olas.

Imaginad cuál sería el estupor de los marinos castellanos

que fueron a conquistar las Canarias, tratando de encontrar un punto

en esta costa donde pudieran asentar una fortaleza,

me causa a mí... Admiración, ¿no?

Los tíos fueron costeando hasta encontrar un punto,

un punto que les acogiera y que permitiera fundar

Borx er Rumi, la Fortaleza del Cristiano,

Santa Cruz de la Mar Pequeña.

Estaba un poco más al sur.

(Música)

Pero más al sur lo que encontramos es la noche.

Y afortunadamente, las luces de la cercana población de Akhfennir,

famosa por su magnífico pescado fresco.

Esto está predestinado.

Me voy a quedar en el Hotel París Dakar.

Me encantan estos sitios.

Se aparca dentro del hotel,

porque es una auténtica princesita.

"Douche". -"Douche".

-Si tiene baño y todo.

-"Luxe".

(RÍE) Me encanta, me encanta.

100 dirham, O.K.

100 dirhams, 10 euros. 9,50.

Me encanta, y tiene tele, aunque es un monitor de ordenador.

Y tiene ducha y hasta un armario.

Con perchas.

Estos se lo ganan.

Y abajo hay como un café donde te puedes hinchar de couscous.

Esto es fresco.

Fresco de ayer.

-"Today", "today".

-Fresco de "today", fresco del día.

"Oh, mon ami".

(RÍE)

-Oh, là, là.

Allez.

-Qué caña el tío, qué caña.

Vale. La corvina a la plancha. No tahini corvina.

Ya tengo la comida preparada.

¡La comida! La comida.

¡Oh!

¡La corvina!

Me voy a poner de corvina hasta arriba.

Tengo la ensalada, las aceitunas...

Mm, mm...

Qué hambre.

Vamos a ver.

Mm... Fresca, fresca.

Este banquete por 10 euros. Me encanta el Sáhara.

Ah, qué bueno.

Pues nada, mañana a buscar la Fortaleza del Cristiano,

Santa Cruz de la Mar Pequeña, que está muy cerquita de aquí,

en las lagunas de Nayla.

Es un sitio absolutamente maravilloso,

pero eso os lo enseñaré mañana.

Hoy termino con esta maravillosa cena para mí,

así que buenas noches, señores.

(Música árabe)

El té siempre con su terroncito de azúcar.

Esa sería la ración de azúcar normal para un té.

En fin...

Miquel necesita un desayuno estimulante

para su exploración arqueológica.

Le preocupa no saber a ciencia cierta

si podrá encontrar las ruinas españolas que busca.

Superfuerte.

Superfuerte, porque además este ya no lleva menta,

no la hay aquí en el desierto.

En fin, no es que haya mucho que ver, a veces las pocas piedras que quedan

de la fortificación están cubiertas por la arena,

así que igual no encontramos nada.

Entonces, si la duna avanza y cubre las ruinas,

no hay ruinas que ver.

Y si se desplaza y las descubre, tendremos suerte

y veremos las piedras.

Y será interesante porque la historia de Santa Cruz de la Mar Pequeña,

que es una pequeña fortificación levantada

por Diego García de Herrera,

conquistador de las Islas Canarias, suponía una avanzadilla castellana

en el norte de África.

El precedente de nuestra presencia en este continente.

Y cuando digo que los exploradores españoles hicieron trampa

es porque en 1860, cuando se firma el Tratado de Wad-Ras,

el sultán de Marruecos concede a España la posibilidad

o el derecho de fundar una ciudad donde se encontrara

Santa Cruz de la Mar Pequeña.

Entonces, enviaron un barco, el Blasco de Garay,

al mando de Cesáreo Fernández Duro,

en el cual iba también Cristóbal Benítez.

Ellos tenían que localizar las ruinas que ahora vamos a buscar,

pero hicieron trampa, porque la Mar Pequeña,

que es una pequeña laguna no está en Sidi Ifni,

pero ellos dijeron que ese castillo se encontraba en la desembocadura

del Ifni porque estratégicamente les interesaba más.

Cuando en realidad está casi 400 km más al sur.

A la laguna de Nayla se puede llegar a través de la carretera

o también se puede intentar a través de la playa.

Yo lo voy a intentar a través de la playa.

Es un poco disparate, pero creo que va a ser más interesante.

(Música rock)

Pero al llegar a la Mar Pequeña no se puede seguir en moto.

Hay que buscar una embarcación al mando de alguien

que sepa dónde están las ruinas.

Ahí viene nuestro capitán,

es un viejo saharaui que habla español.

Amigo, ¿cuál es el barco?

Ah, el barco es ese. ¿No vamos en este?

Ese es nuestro barco para surcar la Mar Pequeña.

Da un poco de miedo.

(Motor)

El motor de 15 cv. -¿15 cv el motor?

-Motor de 15 cv. -15 cv, ah.

¡Vamos ahí! -¡Vamos!

¡Vamos al más grande! -¿Vamos al mar grande?

-A Canarias. -Canarias no.

(RÍEN)

Entonces, con esto puedes ir a Canarias.

-¿Ahora? -No, ahora no.

-Pero tú puedes ir. -No, no, no.

-Pero los españoles venían de Canarias.

Sí, venían. A Santa Cruz de la Mar Pequeña.

-A Santa Cruz de Mar Pequeña.

-Tu padre era soldado de España aquí en Puerto Cansado.

-En Puerto Cansado.

-Y por eso tú hablas español. -Sí, sí.

-Voy a llegar a Santa Cruz, voy a tocar las piedras,

las piedras del siglo XV.

(RÍE) -Muy antiguos.

Aquí estaban los cristianos, ellos solos,

y los bereberes les atacaban.

Normal, normal.

Habían entrado aquí y defendieron esta costa.

Tuvieron poco tiempo.

Es ahí. -Sí.

-Santa Cruz es ahí. ¡Ahí va!

(GRITA) En recuerdo de los exploradores españoles

menos conocidos, los más olvidados y los más dignos de reconocimiento.

¡"Very good"!

Míralo, aquí está.

Esto es lo que queda de la Fortaleza del Cristiano,

Santa Cruz de la Mar Pequeña.

Porque antes esto estaba más abajo.

-Más abajo. Arena, arena.

-La arena, la arena lo está cubriendo.

-Entra así. Entra... ¡Uh!

-Cuando era pequeño, cuando era pequeño estaba a tres metros.

-Estaba a tres metros.

-Pues "Diario de un nómada"

ha llegado a Santa Cruz de la Mar Pequeña.

Y aquí comienza nuestro viaje hacia el sur.

Ahora vamos hasta Tarfaya, la antigua Villa Bens,

llamada así con el nombre del coronel Bens,

que fue quien tomó la posición.

Y en Villa Bens hay una bonita historia.

Tiene que ver con una joya de la literatura universal,

que es "El principito".

Pero eso, como dicen en los cuentos, será en el próximo episodio.

Y decían mis vecinos

que llevaba mal camino apartado del redil.

Siempre fui esa oveja negra

que supo esquivar las piedras que le tiraban a dar.

Y entre más pasan los años,

más me aparto del rebaño porque no sé a dónde va.

Diario de un nómada - De Sidi Ifni a Tarfaya

28:19 06 nov 2016

Miquel Silvestre entra en Sidi Ifni, la ciudad que fuera española hasta 1969. El siguiente destino es Tarfaya, antígua Villa Bens, otra población española donde pudo haber empezado uno de los más famosos libros de la historia: El principito.

Miquel Silvestre entra en Sidi Ifni, la ciudad que fuera española hasta 1969. El siguiente destino es Tarfaya, antígua Villa Bens, otra población española donde pudo haber empezado uno de los más famosos libros de la historia: El principito.

ver más sobre "Diario de un nómada - De Sidi Ifni a Tarfaya" ver menos sobre "Diario de un nómada - De Sidi Ifni a Tarfaya"
Xcerrar

Añadir comentario ↓

  1. glaeken

    José Manuel Miquel uno grande y libre

    21 may 2017
  2. Emilio Salguero

    Cuantos recuerdos. Hasta sale la fachada de mi casa

    29 nov 2016
  3. Juan

    Muy entretenido. Una oferta diferente y emocionante. Además aprendes lo que no enseñan en donde deberían. Se aprende más en media hora de video que en muchas clases teóricas de historia y sobre cuestiones que no se suelen enseñar. Very good!

    07 nov 2016
  4. Emilio

    Una maravilla. Permite soñar...

    07 nov 2016
  5. Nacho Ferro

    A la cama no te irás sin... haber visto un nuevo capítulo de Diario de un nómada. Bravo Miquel Silvestre!!!!

    07 nov 2016

Los últimos 152 documentales de Diario de un nómada

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 28:51 pasado domingo Miquel Silvestre hace un viaje en moto por distintos lugares de España. En este capítulo visitará Cuenca.

  • 28:53 13 ago 2017 Miquel Silvestre hace un viaje en moto por distintos lugares de España.

  • 29:04 06 ago 2017 Miquel Silvestre hace un viaje en moto por distintos lugares de España 

  • 25:36 30 jul 2017 Miquel Silvestre realiza un viaje en moto por distintos lugares de España que en esta ocasión le llevará hasta Orense.

  • 28:46 23 jul 2017 Miquel Silvestre realiza un viaje en moto por distintos lugares de España. En esta ocasión se traslada de Cabo de Gata a Talavera de la Reina.

  • 28:37 16 jul 2017 Miquel Silvestre realiza un viaje en moto por distintos lugares de España, en esta ocasión llegará hasta Almería.

  • 29:28 09 jul 2017 Miquel Silvestre realiza un viaje en moto en esta ocasión hasta Valencia.

  • Final en Dakar

    Final en Dakar

    27:15 11 dic 2016

    27:15 11 dic 2016 Miquel Silvestre amanece durmiendo en una hamaca. Emprenderá el último tramo del viaje ya en el interior del África negra. Pasará por el lago Rosa, donde termina la antigua prueba del Rally París Dakar, antes de dirigirse a la Dakar real y enseñarnos un retrato de la populosa ciudad africana. Pero llegar a la meta no será el final de sus dificultades, pues todavía tendrá que resolver un último asunto burocrático.

  • 27:30 04 dic 2016 Miquel Silvestre comienza la última etapa de su aventura por el África profunda. Mauritania es un país pobre y desolado, malas carreteras y controles policiales. Una última parada en el parque nacional de Dwaling le llevará a Senegal. En Saint Louis, la capital colonial francesa, terminará la etapa.

  • 26:56 27 nov 2016 Miquel Silvestre se aproxima a la frontera con Mauritania. La frontera no resulta fácil de pasar y comienzan los problemas con el papeleo. Una vez dentro del país del desierto se dirige a Nuadibú, e intentará visitar la abandonada población española de la Güera antes del anochecer.

  • Villa Cisneros

    Villa Cisneros

    28:22 20 nov 2016

    28:22 20 nov 2016 Miquel Silvestre se recupera del accidente descansando en Villa Cisneros. Allí recorre los restos del legado español, la academia Unamuno, un fortín, un faro, una tapa de alcantarilla y la iglesia donde descubre una extraordinaria historia de defensa del legado español por los saharauis.

  • 29:20 13 nov 2016 Miquel Silvestre busca en las Lagunas de Nayla las ruinas de la fortaleza de los Reyes Católicos. Después toma la carretera construida por los ingenieros españoles para llegar a la capital del Sahara Occidental, Al Aaiun. Su siguiente destino será la ciudad de Dakhla, donde sufrirá un accidente.

  • De Sidi Ifni a Tarfaya

    De Sidi Ifni a Tarfaya

    28:19 06 nov 2016

    28:19 06 nov 2016 Miquel Silvestre entra en Sidi Ifni, la ciudad que fuera española hasta 1969. El siguiente destino es Tarfaya, antígua Villa Bens, otra población española donde pudo haber empezado uno de los más famosos libros de la historia: El principito.

  • 30:32 30 oct 2016 Miquel Silvestre conoce como se elabora el famoso aceite de argán antes de entrar en la laberíntica medina de Marrakech. Allí conoce a Hamid, un simpático bereber que le invita a cus cus. La siguiente parada es en Essaouira, la antigua Mogador portuguesa. Allí salta la tapia del cementerio cristiano para localizar la tumba olvidada de Cristóbal Benítez, un malagueño que fue el tercer europeo en llegar a Tombuctú.

  • De Merzouga a Ouarzazate

    De Merzouga a Ouarzazate

    28:28 23 oct 2016

    28:28 23 oct 2016 Miquel Silvestre explica el origen de la costumbre del té en Marruecos, antes de salir a navegar por las dunas con la Gorda.En la ruta descubre la arquitectura de adobe típica del sur del país y acaba su etapa en el hotel Dar Kamar en Ouarzazate, que pertenece a Carmen, una española en África.

Mostrando 1 de 11 Ver más