'Diario de un nómada' es la primera serie de aventuras protagonizadas por Miquel Silvestre en motocicleta hecha para la televisión española. Empezaron sus emisiones en enero del 2015 con un recorrido por toda Sudamérica, continúo en su segunda temporada por México y Estados Unidos con el título de 'La última danza de guerra' y continúa por el extremo oriental de Asia Menor, al Cáucaso y al monte Ararat; por el Sáhara hacia Dakar; y por la España vacía. Pudimos seguir la aventura casi kilómetro a kilómetro en RTVE.es y en el blog Diario de un Nómada: http://blog.rtve.es/nomada/

4644203 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
Diario de un nómada - La ruta de la seda: Bujará, la joya de la ruta de la seda - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Vuelve Miquel Silvestre, el escritor nómada

que viaja en moto por todo el mundo.

Comienza una nueva travesía por Asia central,

desde la ciudad rusa de Volgogrado hasta la capital de Kirguistán,

pasando por las ciudades joya de Uzbekistán;

Jiva, Bujará y Samarcanda.

Una aventura total recorriendo

caminos imposibles de polvo y piedras,

soportando aguaceros terribles,

durmiendo en tienda de campaña,

cruzando herméticas fronteras,

conviviendo con animales salvajes.

(Continúa la música)

Comiendo lo que encontremos.

Pero sobre todo, descubriendo personas maravillosas.

Admirando monumentos magníficos

y contemplando paisajes inolvidables.

Esto es "Diario de un nómada:

Expedición Ruta de la Seda".

"CAPÍTULO 7. LA JOYA DE LA RUTA DE LA SEDA".

(Música)

Amanece sobre Jiva, la ciudad amurallada

que parece vivir dentro del cuento de "Las mil y una noches".

(Continúa la música)

Desde la azotea del hotel

contemplamos un maravilloso "skyline"

de casas de adobe, mezquitas y minaretes de cerámica azul.

(Continúa la música)

Resulta asombroso que estos lugares existan y sean reales,

aunque parezcan decorados de película de aventuras.

Hay lugares tan extraordinarios que no parecen de este mundo

y a muchos he llegado viajando en moto.

Llegar hasta ellos por mis propios medios

a través de caminos difíciles y escarpados

me ha regalado algunos de los mejores momentos de mi vida,

aquellos en los que he comprendido que el viaje tenía sentido

y que tanta belleza en ese instante

parecía estar reservada exclusivamente para mí.

Ahora nos dirigimos a una ciudad cuya visión por primera vez

me hizo sentir un auténtico explorador.

Las murallas, declaradas Patrimonio de la Humanidad,

protegían un oasis en el desierto, la capital del kanato de Jiva,

el más antiguo de los que existieron en la actual Uzbekistán,

que perduró desde 1511 hasta 1920,

aunque desde 1873 estuviera bajo protectorado ruso.

(Continúa la música)

Rusia se adentró militarmente en Asia central durante el siglo XIX

y tras la conquista de las ciudades de Taskent y Samarcanda

lanzaron un ataque sobre Jiva con 13 000 soldados.

Las murallas no pudieron resistir el asedio y la ciudad cayó.

Sobrevivió como kanato hasta 1920, cuando cayó en poder de los soviets.

(Continúa la música)

Comienza el viaje de nuevo.

Desde Urgench la carretera mejora. El asfalto está en buen estado,

aunque aquí el desierto del Kyzyl Kum es tórrido.

La temperatura no baja de los 45 grados

y el alquitrán despide el calor de un horno.

(Continúa la música)

¡Deshidratado! Estoy deshidratado. Vamos a comprar agua.

Para la etapa de Jiva a Bujará está siendo de lo peor

porque son 460 km. La mayor parte es por este desierto

y es la 1:00 de la tarde.

Aquí hace un calor... Estoy deshidratado y....

los lugares de refrescos son estos.

(HABLA EN INGLÉS)

(Música)

Pero...

No es fácil. No, natural.

(HABLA EN RUSO)

(HABLA EN RUSO)

No, no, no.

"Water...".

No. Sin gas.

(HABLAN EN RUSO) Sin gas.

Es que la mayor parte del agua que venden es con gas.

(HABLAN EN RUSO)

(Risas)

(HABLAN EN RUSO)

Espérate. Te voy a dar aquí...

Mira qué fajo tengo. Fajo de... ¿Estos son...?

Cada billete de estos... son como 10 céntimos.

Toma, 20 céntimos. Toma.

Un poco más. 20 céntimos cada uno, probablemente.

Tienes que andar con el bolsillo...

Llevar tanto fajo me da calor.

(RÍE)

¡Qué calor! Estoy volviéndome un poco chalado.

(HABLA EN RUSO)

(TOSE) Venga, vámonos al calorazo.

¡Ah!

Al final, a grandes males, grandes remedios.

¡Ah! ¡Ah!

Si me mojo la camiseta... durante un rato...

estoy más fresco.

Esto, aunque parezca mentira, se seca en cinco minutos.

Creo que me tengo que encharcar la chaqueta de cordura

a ver si... Y luego yo...

Los "pieses", los "pieses".

Porque las botas ahora me cocerían los "pieses",

pero al llevar... el calzado deportivo.

¡Ah, qué gusto! ¡Uf!

¡Ah!

Sí que un poco mejor, eh.

Me encanta Uzbekistán.

A grandes males, grandes remedios. O sea...

Hay que refrigerarse de algún modo

porque si no... puedo morir.

Voy a sacar todo lo que se pueda mojar

de la chaqueta, que es la documentación.

La voy a meter aquí.

Y voy a empapar...

la chaqueta. La voy a encharcar...

para que... con el viento... me refresque un poco,

porque el viento está ardiendo. Es una cosa espectacular.

Es un calor... del copón.

¡Oh! La chaqueta es de cordura.

En principio se empapan con... con la lluvia.

Y esto... tiene que...

Creo que tengo otra botella.

Esto va a ser la bomba ponérselo.

Aquí bien empapada. Ahora por dentro.

La espalda también.

Y ahora... el casco porque me estoy... abrasando.

¡Oh!

Vamos a tirar esto. Se lo voy a dar a la mujer.

Vamos.

¡Oh!

(RÍE) Hostia, qué gusto.

Está el agua caliente. Es como si me estuviera poniendo...

una bolsa de agua de esas para dormir en invierno.

Pero bueno, ahora con el...

con el...

Bueno, ni lo cierro.

A ver lo que aguanta esto húmedo. Es que...

la sequedad del ambiente es tan... tan extrema.

(Canción en inglés)

La solución de empapar la ropa alivia al nómada,

pero es un alivio muy breve.

(Continúa la música)

Un intenso calor evapora el agua casi de inmediato

y la sensación de ahogo vuelve incrementada.

(Continúa la música)

En Uzbekistán también encontramos los coches falsos de la policía

para desincentivar a los conductores de los excesos de velocidad.

Lo que pasa es que este, claro, con el sol que hace,

se ha descolorido un poquito y...

lo único que ves a lo lejos es una mancha blanca.

(RÍE) Así que creo que engaña un poquito.

Pero es lo que tiene el sol este que lo calcina todo.

Así que yo voy a volver a mojarme

porque estoy ya seco y... requemado.

¡Oh!

Lo del casco es....

absolutamente esencial.

Solo quedan 240 km de desierto. ¡Ah!

La aventura es la aventura, que decía Belmonte.

Y al que no le guste, que no venga.

(Continúa la música)

En Uzbekistán no hay nada

entre las lejanas postas de la Ruta de la Seda.

(Continúa la música)

Kilómetros y kilómetros de calurosa nada

y bastantes controles policiales.

Y por supuesto, gasolineras sin gasolina.

Una incómoda constante del país.

Qué asco de carretera. Ya se ha estropeado.

Hace un calor de muerte. Estamos a 80 o 90 de Bujará.

Y lo que no sé es si hay gasolina.

(HABLAN EN RUSO)

Miquel Silvestre entabla conversación

con su ruso de andar por casa para preguntar los kilómetros

que quedan hasta Bujará, el estado de la carretera,

y si puede conseguir gasolina de estraperlo.

(HABLAN EN RUSO)

Así que la carretera está mala. Son 70 km.

¿Qué estás buscando, la gasolina debajo del coche?

¡Ah!

(HABLAN EN RUSO)

Este no tiene.

Hay que repostar de alguna forma. Seguro que alguien nos vende aquí.

Estar viviendo en la peli de "Mad Max" mola, pero cansa.

Así podríamos definirlo.

(RÍE) Uzbekistán mola, pero cansa.

¡Ah!

Se me ha quedado la chaqueta como el cartón de tanto mojarla.

Está rígida.

Voy a ir para allá que seguro que alguien tiene gasolina.

Aquí detrás.

Las garrafitas estas nos salvan la vida.

(HABLAN EN RUSO)

Eso digo yo.

Con esto llego hasta Bujará.

(HABLA EN RUSO)

¡España! No.

España.

(Música rock)

Vamos a por el último tramo.

Por fin, vemos la señal que indica el desvío.

Y poco después la señal de entrada a la ciudad.

Bujará, la auténtica joya de la Ruta de la Seda.

Miquel se adentra en la población y al fondo se van dibujando

los bellos perfiles de las cúpulas azules.

Esta sí es una ciudad de cuento oriental llena de monumentos,

rincones y secretos. Capital del kanato de Bujará,

Estado de Asia central que pervivió de 1500 a 1785

y que tuvo una historia conflictiva

al pasar a manos de sucesivos conquistadores.

Como joya de la ruta fue asediada hasta por el mítico Gengis Kan,

quien fundó su propia dinastía como gobernantes de la región

en permanente conflicto con los persas.

(Continúa la música)

En el siglo XVIII Bujará pasó a ser emirato

al basar la legitimidad de su Gobierno

en los principios islámicos

y no en los de la herencia sanguínea de Gengis Kan.

Como le ocurrió a Jiva, pasó a ser un protectorado ruso

hasta que en 1920 fue asediado y conquistado

por el ejército soviético.

Los nuevos países de Asia central, como Uzbekistán,

nunca tuvieron un Estado

hasta que fueron anexionados a la Unión Soviética.

El comunismo, durante 70 años, ha dejado una huella imborrable

en estas sociedades, que aunque son musulmanas,

se aprecia en ellas una falta de rigor muy vivificante.

(Música)

El más alto minarete de Bujará en la Ruta de la Seda.

Le dicen la torre de la muerte porque, según la leyenda,

desde ahí arrojaban a los criminales como castigo.

(Continúa la música)

"Salam aleikum".

(Continúa la música)

¿Qué os decía yo de la Ruta de la Seda?

Mola, ¿verdad?

Es increíble tanta belleza.

Imaginad lo que tenía que ser para los viajeros de las caravanas

cruzar este desierto abominable y encontrarse este oasis.

Tenía que ser una emoción indescriptible.

Pensad lo que tuvo que sentir nuestro embajador madrileño

en el siglo XV, Ruy González de Clavijo,

cuando llegó a estas ciudades, a Samarcanda,

y se encontró con la corte de Timur el Grande,

el emperador mongol, el gran tamerlán.

González de Clavijo fue un hombre privilegiado

porque fue el primer europeo, el primer cristiano en llegar.

Pero yo también soy un hombre privilegiado.

Me siento extraordinariamente afortunado

por haber llegado a alguno de los lugares

más maravillosos del planeta y por haberlo hecho en un vehículo

tan escueto y de un modo tan arriesgado y exigente

como es la motocicleta.

Si he comprobado algo en mis viajes por el mundo

es que los chavales... Ven aquí, chaval.

Les encantan las motos a los chicos...

de todos los países de cualquier continente.

Quizás porque les recuerdan a sus bicicletas. ¿Moto? "¿Good?".

(RÍE) "Yes", eh.

Es otra de las consecuencias que tiene viajar en moto.

Cuando yo hablo de la cercanía es porque...

a la gente le genera mucha curiosidad.

¿Por qué viajas en moto? Moto.

(RÍE)

¿Por qué viajas en moto? ¿De dónde eres?

¿A dónde vas?

La moto les encanta. Grandes y pequeños.

Y quieren que les hagas foto con las motos.

(HABLA EN OTRO IDIOMA)

(RÍE)

Así consigues romper la barrera.

Inmediatamente tienen interés por saber quién eres.

Eso para el contador de historias...

es la mejor herramienta, es fabuloso.

OK, chaval.

(Motor)

(Música)

Nuestro nómada callejea por la ciudad vieja

en busca de un alojamiento céntrico y confortable.

(Continúa la música)

No tarda en dar con uno adecuado para sus propósitos.

(Continúa la música)

Pues aquí nos quedamos.

La moto... en el patio, como debe ser.

Muy chulo.

"Very good".

Y aquí estoy justo detrás de la madrasa que hay

en el centro de Bujará.

Esto es lo que me gusta a mí de Bujará en relación con Jiva,

esto no es un decorado, aquí la gente vive del poblado.

Esta es mi ciudad favorita de la ruta de la seda.

El viajero a veces cae de pie,

en la misma calle están cocinando un plato típico de Bujará,

será la comida del barrio para romper el ayuno del ramadán,

y también un buen tentempié para un hambriento motorista.

(Música)

Es el plato típico, uzbeko. Plov.

Está hecho con arroz y con no sé si es ternera o cordero.

Ahora lo sabré.

Plov.

Mi ciudad favorita de la ruta de la seda,

es que siempre que vengo alucino.

Y cuando yo llegué aquí en el 2009 y no tenía ni puñetera idea

de que existía este sitio, y me encontré con caminos de tierra

que llevaban al interior y que aparecían las madrasas,

las mezquitas, los minaretes...

Alucinaba en colores.

Me pareció el descubrimiento de mi vida.

Así que nada,

igual que me ha parecido un descubrimiento en mi vida

encontrar este hotel aquí y que ya tengo sitio para quedarme.

Tiene una pinta...

Buenísimo.

Vamos a probar.

Es ternera.

Me estoy comiendo esas vacas que se me cruzaban por la carretera.

Buenísimo.

Bueno, pues comemos algo y nos vamos a conocer Bujará.

El reportero polaco, Ryszard Kapuściński,

escribió algo que aquí se nos hace completamente notorio.

A pesar del rígido y cuartelero corsé del poder soviético,

los pueblos de aquí, pequeños, pero muy antiguos,

han logrado conservar sus tradiciones, su historia,

su orgullo y dignidad.

Sin duda, es por esto por lo que le gusta tanto Uzbekistán

a Miquel Silvestre.

Ryszard Kapuściński describió el color Bujará como el ocre,

en arcilla requemado por el sol.

Añadido que esta ciudad es comercial, mercantil,

bulliciosa, concreta y material, un mercado.

Y también una especie de puerto marítimo en el desierto

de Asia central.

Aquí se encuentran algunas de las mejores joyas arquitectónicas

de la ruta de la seda.

(Música)

Ah, mira, gorros.

Esto es astracán.

Esto, esto...

Uzbekistán es el mayor productor de astracán,

que es la lana que se supone más fina, más valiosa y más suave.

Los gorros de astracán son un detalle de clase y distinción,

lo que quizás no queráis saber es de dónde sale el astracán.

El astracán sale de una oveja de Asia central,

pero para conseguir esta lana tan fina matan a las hembras embarazadas

extraen el feto, y con la piel del feto hacen estos gorros,

así que si os compráis alguna vez un gorro de astracán

que sepáis de dónde viene.

Bujará es mi ciudad favorita de la ruta de la seda,

me gusta mucho más que Jiva porque tiene vida

y me gusta más que Samarcanda, a pesar de su nombre,

mucho más eufónico, mucho más conocido,

porque es como más concentrada, está menos dispersa

y, sobre todo, porque es un secreto, es...

Para mí fue un descubrimiento porque yo no la conocía.

Y luego cuando llegue aquí en el 2009 fue por casualidad,

no conocía nada de la ruta de la seda,

había oído hablar de Samarcanda y cuando encontré el cartel

sentí una emoción particular porque había llegado en moto

hasta Samarcanda, pero no conocía nada más.

Y cuando entré en Bujará sin saber lo que me iba a encontrar,

Y cuando entré en Bujará sin saber lo que me iba a encontrar,

porque simplemente buscaba un lugar para dormir,

me encontré con esto y, entonces, había muchos menos negocios,

había menos bares, menos restaurantes,

menos hoteles para turistas,

y podría decir, para que todos lo comprendáis,

que me sentí indiana Jones entrando en el templo perdido.

Realmente creí estar descubriendo algo y en realidad era así,

porque la exploración, el descubrimiento,

no tiene nada que ver con lo conocidos que sean los lugares

para otras personas, sino con la sorpresa

que supongan para ti,

porque explorar es simplemente dejarse sorprender.

Y yo en aquel viaje del 2009, cuando empecé el recorrido por Uzbekistán

sin saber nada de este país, simplemente buscaba una forma

de volver a España desde la frontera con China, donde había llegado

cruzando Kazajstán,

encontré estos edificios, estas personas,

encontré esta historia,

y fue como si yo fuera la única persona que conociera el secreto.

Por supuesto, después he aprendido que es un destino habitual

en las guías de mochileros y que no soy el único.

Pero lo importante no es ser o no el único, sino sentirse único.

Y el haber descubierto este sitio y haber llegado en moto

por mis propios medios, sufriendo todas las inclemencias del camino,

me convirtieron en el descubridor de Bujará.

Al menos así lo sentí yo y cada vez que vengo

recuerdo aquel sentimiento como si hubiera sucedido ayer mismo.

(Moto)

(Música créditos)

Y decían mis vecinos

que llevaba mal camino,

apartado del redil.

Siempre fui esa oveja negra

que supo esquivar las piedras

que le tiraban a dar.

Y entre más pasan los años

más me aparto del rebaño

Diario de un nómada - La ruta de la seda: Bujará, la joya de la ruta de la seda

30:03 24 jun 2018

La Ruta de la Seda nos lleva hasta la que es su mayor joya: Bujará, una ciudad de cuento oriental repleta de monumentos, rincones y secretos; donde la magia del entorno se combina con una población muy cercana.

La Ruta de la Seda nos lleva hasta la que es su mayor joya: Bujará, una ciudad de cuento oriental repleta de monumentos, rincones y secretos; donde la magia del entorno se combina con una población muy cercana.

ver más sobre "Diario de un nómada - La ruta de la seda: Bujará, la joya de la ruta de la seda" ver menos sobre "Diario de un nómada - La ruta de la seda: Bujará, la joya de la ruta de la seda"
Xcerrar

Añadir comentario ↓

  1. Gonzalo Manzanares Gascó

    Genial Miquel. Entroncando con de la Quadra Salcedo y la crónica de viajes.

    30 jun 2018
  2. Gonzalo Manzanares Gascó

    Genial Miquel. Entroncando con de la Quadra Salcedo y la mejor tradición de la crónica de viajes.

    30 jun 2018
  3. Raúl Álvarez Pizarro

    Genial como siempre, este documental está inflavalorado, no lo publicitan ni se le da importancia que tienen, tengo muchos conocidos que no lo conocían y opinan como yo que es una joya. Genial Miquel como siempre, mi hijo lo conoce como el loco de la moto.

    29 jun 2018
  4. Jose luis

    De lo mejor que ay en la TV, educativo, historia y viajes en moto. Solo se puede pedir que sea más largo que en 30 minutos te quedas con las ganas.

    29 jun 2018
  5. caronte44

    Magnifíco programa. Historia y aventura.

    29 jun 2018
  6. Sergio Vidal

    Muy buen programa. Lastima q sean tan cortos, deberia de ser almenos de una hora.

    29 jun 2018
  7. David agredano povea

    Excelente. Viendo el mundo de otra manera. Gracias Miguel Silvestre

    29 jun 2018
  8. Alfredo

    Un programa fantástico deseando ver más

    28 jun 2018
  9. ecasasnovas

    Excelente. Estoy aprendiendo sobre una parte del mundo absolutamente desconocida para mí. ¡Que ganas de viajar! Saludos Miquel!

    28 jun 2018
  10. Daniel

    Por siempre mas Miquel!!!

    27 jun 2018

Los últimos 178 documentales de Diario de un nómada

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Mostrando 1 de 9 Ver más