'Diario de un nómada' es la primera serie de aventuras protagonizadas por Miquel Silvestre en motocicleta hecha para la televisión española. Empezaron sus emisiones en enero del 2015 con un recorrido por toda Sudamérica, continúo en su segunda temporada por México y Estados Unidos con el título de 'La última danza de guerra' y continúa por el extremo oriental de Asia Menor, al Cáucaso y al monte Ararat; por el Sáhara hacia Dakar; y por la España vacía. Pudimos seguir la aventura casi kilómetro a kilómetro en RTVE.es y en el blog Diario de un Nómada: http://blog.rtve.es/nomada/

4651608 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
No recomendado para menores de 7 años Diario de un nómada - La ruta de la seda: Accidente en Uzbekistán - ver ahora
Transcripción completa

(Música rock)

Vuelve Miquel Silvestre.

El escritor nómada que viaja en moto por todo el mundo.

Comienza una nueva travesía por Asia Central.

Desde la ciudad rusa de Volgogrado,

hasta la capital de Kirguistán,

pasando por las Ciudades Joya de Uzbekistán.

Jiva, Bujará y Samarkanda.

Una aventura total recorriendo

caminos imposibles de polvo y piedras.

Soportando aguaceros terribles.

Durmiendo en tienda de campaña.

Cruzando herméticas fronteras.

Conviviendo con animales salvajes.

Comiendo lo que encontremos.

Pero, sobre todo, descubriendo personas maravillosas.

Admirando monumentos magníficos.

Y contemplando paisajes inolvidables.

Esto es "Diario de un nómada".

"Expedición Ruta de la Seda".

Capítulo ocho.

Accidente en Uzbekistán.

(Música dramática)

Estamos en Bujará.

Una de las ciudades más bellas de la Ruta de la Seda.

Una auténtica fantasía oriental de cuento de las mil y una noches.

Es nuestra última población

antes de llegar a la mítica Samarkanda.

La deseada Samarkanda, donde llegara en el siglo XV,

un embajador madrileño llamado Rui González de Clavijo,

a la corte del emperador mongol, Timor El Grande.

Así que regresamos al hotel donde se aloja nuestro nómada.

Vemos que en el patio está aparcada la Gorda.

Así que él debe estar al caer para preparar la nueva etapa.

(Continúa la música)

Arrancamos y tenemos que cruzar el espectacular centro histórico

para ponernos en el camino.

(Música rock)

La carretera en esta zona del país es de mejor calidad.

Y el desierto deja paso a la fertilidad.

(Continúa la música rock)

Existen señales en la carretera

y existen señales en la carretera.

Hay algunas que tienen un significado muy especial,

y que te hacen sentir

una gran emoción cuando las alcanzas.

Son esas señales como la línea del Ecuador,

Trópico de Cáncer o ...

Samarkanda Región.

Este cartel que indica

que entramos en la región de Samarkanda,

todavía no estamos en la ciudad, nos quedan 150 km,

pero este es mucho más bonito

que el que hay a la entrada de la ciudad.

Aquí, debajo de las grandes letras de Samarkanda,

el viajero se siente explorador.

Esto es uno de esos carteles,

que mola encontrar.

(Música rock)

¿Pero qué ven mis ojos? Sandía uzbekas.

Las mejores sandías del planeta.

Esto es ideal para combatir el calor.

El calor, el hambre y la fatiga.

Tiene vitaminas, tiene agua, tiene fibra.

Y, sobre todo, están muy buenas y dulces.

(HABLAN UZBEKO)

Está bien.

Okey. Esta.

(HABLAN UZBEKO)

Okey. Necesito... ¿Me dejas el machete un momento?

Aquí impongo yo ley.

Vamos a ver cómo está esto.

Amigo, esto tiene una pinta cojonuda.

Matrícula.

(HABLAN UZBEKO)

Esto está buenísimo.

Está de muerte. Comiendo esto...

ya no hay calor que valga.

Me podría alimentar toda la vida de esto.

Están buenísimas las de Uzbekistán. Las mejores que he probado.

Siempre me han gustado.

Lo que pasa es que la carretera es un infierno.

O sea, el tráfico que hay entre Bujará y Samarkanda,

multiplica por mil lo que hemos hecho antes.

Pero este tramo ya, casi 80...

o 70 kilómetros de Samarkanda está en obras,

y el tráfico es infernal.

Los camiones echando un humazo.

Aquí las reglas de emisiones europeas

no se cumplen.

Y es que te lo echan en la cara y me intoxican.

Luego el polvo...

Como está todo en obras...

levantan polvo y me lo como entero.

Pero bueno, ya estamos más cerca de Samarkanda.

Nuestro destino principal en Uzbekistán.

Ahí os contaré la historia de Clavijo

y de Timor El Grande.

Grande, era un grande asesino, aunque eso sí,

un benefactor de las artes.

Hay asesinos y dictadores que luego tienen

mucho gusto estético.

Pero eso será luego.

Lo que Miquel Silvestre no puede imaginar

es que el verdadero infierno está a punto de comenzar.

Un acontecimiento imprevisto va a cambiar drásticamente

el sentido de la aventura.

El viaje ha dado un giro inesperado y bastante dramático.

Morrison es un compañero motorista

que había querido acompañarme parte de la ruta, y consiguió llegar

hasta Samarkanda, y me estaba ayudando

con la filmación.

Y a 30 kilómetros de Samarkanda,

una vez en la región de Samarkanda,

ha tenido un accidente imprevisto,

y, además, un poco absurdo,

porque se ha salido de la carretera por los baches.

Se ha pegado un leñazo importante.

Ha tenido suerte porque solo se ha roto una pierna.

Podían haberle pasado más cosas.

¿Qué te ha pasado, Morrison?

Pues a 30 kilómetros de Samarkanda, ya llegando...

he cogido una rodera que me ha sacado de la carretera

y me he caído por el terraplén.

No ha sido nada.

Pero he tenido la mala suerte de que se me ha roto la pierna.

Mira por donde ha caído.

Desde allí arriba.

(HABLAN UZBEKO)

Estoy bien. Ha sido mala suerte. No iba rápido...

Se ha ido la moto por el terraplén.

La verdad es que no es muy alto, pero...

Podía haber no sido nada,

pero he tenido mala suerte y me he roto la pierna.

Vamos camino del hospital, los baches son enormes.

Y me encuentro extrañísimo con la pierna rota.

Conseguimos que lo atendiera la ambulancia,

que lo llevaran a un dispensario local.

Allí le dieron primeros auxilios.

Le pusieron una férula de escayola para sujetar el pie.

(HABLAN UZBEKO)

(HABLAN UZBEKO)

(HABLAN UZBEKO)

(HABLAN UZBEKO)

(HABLA INGLÉS)

(HABLA INGLÉS)

(HABLA INGLÉS)

Te van a escayolar.

Si aguantas escayolado, a lo mejor te puedes ir a España.

Y tengo que decir

que los profesionales me parecen buenos,

que la gente es muy amable,

y las enfermeras y doctores son competentes, pero,

la falta de equipamiento es asombrosa.

Él ha decidido operarse,

pero para mí es inviable que se opere aquí.

Los tornillos tendrían que venir de Alemania...

Y además, después tiene postoperatorio.

No quiero dejar a un compañero aquí con una pierna abierta,

con una herida abierta que se podría infectar.

En unas condiciones

que me parece que no son las mejores.

Es mi responsabilidad sacarle de aquí.

(Música dramática)

He estado mirando en internet y he encontrado un billete de avión

que podría servirle.

Vuela desde Taken, capital del país,

hasta Estambul, y de Estambul a Madrid.

En unas 13 horas podría estar en Madrid, una vez cogiera el avión.

El problema es que estamos a unos 300 kilómetros de Taskent,

la carretera es muy mala,

hay mucho tráfico y no puede viajar en coche.

Además, tengo que conseguir que los médicos me autoricen

a sacarlo, porque lo quieren operar.

Yo quiero asumir toda la responsabilidad

de sacarlo del hospital.

Que me extiendan un documento

donde haga constar lo que le ha pasado

por si tiene problemas en la frontera y para la aerolínea.

En fin,

todo lo que viene ahora es una sucesión de pasos a dar

hasta poner a mi amigo en un avión que tenga

una trayectoria directa, en la misma compañía, a España.

En España supongo

que en cuanto entre con esa radiografía

y la pierna en el estado en el que la tiene,

en un hospital lo operarán de urgencia.

Es obligado hacer referencia

al exquisito trato personal que todo el mundo ha tenido.

Tanto Morrison como yo estamos agradecidos

a la gente de Uzbekistán

por habernos ayudado en un momento así.

¿Cómo vas?

Estaba pensando en cómo cambian las prioridades

en el día a día.

Cuando todo va bien, el problema es la gasolina,

hacer kilómetros, no tener problemas.

Y cuando va algo mal,

se va al carajo, tus prioridades pasan a ser otras diferentes.

La pura supervivencia.

Instinto de supervivencia

y te cambia la vida en diez segundos.

Tienes un accidente y te cambia la vida al cien por cien.

Ahora ya espero que este nos lleve a la estación a tiempo,

montamos en el tren y tendríamos la primera etapa

conseguida,

para tu repatriación.

Ahí está la estación)

(HABLAN UZBEKO)

¡Talgo!

Tren.

Bueno, hemos llegado hasta aquí. Hemos llegado a Samarkanda.

El primer motociclista que se accidenta en Uzbekistán

y el primero que entra en una ambulancia sonando la sirena.

(Silbido del tren)

Listo.

Ahí.

Con tu peso se abre.

Qué bien.

Ahora soy motorista otra vez.

¿Quieres ponerte esto debajo?

Me falta el casco.

(Silbido del tren)

Casco para la silla. Casco.

Morrison en su nuevo bólido.

Aquí comienza operación repatriación.

Tiene que llegar a Madrid.

Le quedan unas 20 horas de viaje con la pierna rota

y una información importante, y el dolor que lo está superando

como un campeón. Pero aquí no se puede quedar.

Entonces, el plan es el siguiente.

Lo metemos en un tren. Un tren talgo construido por España,

hasta Taskent, la capital, y allí hay vuelos internacionales.

El vuelo lo lleva en Turkish Airlines,

en primera clase hasta Estambul,

allí tiene conexión con Madrid.

Y como un señor. Nosotros lo llevamos a Taskent,

para asegurarnos de que coge ese vuelo.

Porque ese es su pasaporte a la rehabilitación.

Así que, macho, vámonos.

(Música dramática)

Las horas pasadas desde el accidente han sido frenéticas.

Porque había que comprar medicamentos, billete de avión,

conseguir una silla de ruedas,

y un modo de transporte a la capital del país.

(Continúa la música)

Cada paso que da Morrison es doloroso y complicado.

Pero una vez que los amigos se dejan caer en sus asientos,

pueden tomarse un respiro y pensar, quizá,

en lo fácilmente que se pueden torcer las cosas,

y en cómo todo el viaje es una aventura de resultado incierto.

El tren llega a la estación y hay que ponerse en marcha.

Estamos en Taskent con el taxista,

que tiene pinta de personaje medio loco.

Y... en fin...

Va hablando mientras conduce y le he prestado mi GPS

para que sepa donde vamos, pero no le hace caso.

Pero bueno, estamos en Taskent que es una pedazo de ciudad.

Es la Nueva York de Uzbekistán.

Venga ahí, un cambio de sentido guapo.

Esto es una aventura inesperada porque...

no pensaba venir a Taskent, pensaba estar entrando...

España. España.

Da.

Pensaba estar entrando en Kirguistán.

Pero las cosas de los viajes son así.

Y no podíamos dejar a Morrison tirado.

Estamos viviendo otra modalidad de los viajes.

Los viajes son así. Pueden suceder estas cosas,

y hay que estar preparado.

Es importante gestionar las crisis, tomar decisiones,

y la decisión de empaquetarlo,

y repatriarlo para España, en vez de que lo operaran aquí,

creo que es la mejor y su mujer me lo va a agradecer.

Porque si le abren,

las infecciones en el hospital son...

son... Bueno, las infecciones...

de coger la pierna, o si coge una septicemia...

palmarla ahí.

Eso no podía pasar.

Así que...

destino aeropuerto...

coger un avión y para España.

(HABLA UZBEKO)

(HABLAN UZBEKO)

City line. City line.

Okey, míster.

Esta es. Espera.

A ver ahí.

A ver, macho.

Morrison, vas a tener una cama de puta madre, tío.

Yo tengo una cama más pequeña, pero mola.

El sitio es confortable.

Pásate...

No creo que puedas pasar.

Estamos en las mismas. Dame la comida.

El libro...

Todo esto.

Venga.

Pero cuando veas la cama...

A ver...

Venga, tío.

Mira qué cama.

Venga que ya está.

Venga.

Venga.

A ver, levanta.

Espera, te voy a traer la almohada de mi cama...

Venga, ¿puedes levantar la pierna? Sí.

Vamos allá. Venga, tío.

Bueno...

Venga, otra etapa más conseguida.

Hasta las 4:50.

O sea...

Ahora cenar un poco. Yo bebería algo...

para conciliar el sueño...

Y mañana vuelta a empezar.

Pero hoy ya está conseguido.

Mi cama...

Oye, pues está muy bien.

Joder, qué día, macho.

Tengo que conseguir que coja ese avión, pero...

ya estamos muy cerca.

He pedido el billete con necesidad de persona

con movilidad reducida y...

y silla de ruedas.

Y va en business.

Tendrá más espacio y podrá entra en sala business,

en la sala VIP en Estambul,

y si se duerme lo despertarán.

Así que ya está la mitad hecho.

Ánimo, compañeros, que solo os queda una última etapa.

Venga.

Cuidado.

Okey.

(Música animada)

No, no, no, no.

Okey.

A ver, Morrison, ¿puedes...?

Sí, sí.

La yincana prosigue. Estamos en el taxi al aeropuerto.

Está al lado y se trata de que lo coja.

La incertidumbre que tengo,

es si le van a exigir

acreditar donde está la moto.

Porque él ha entrado en el país con una moto,

está registrado en su pasaporte,

y veremos si le ponen algún problema.

Espero que no tenga dificultades y le dejen salir.

Yo me quedaré hasta que me confirme

por teléfono que ha conseguido pasar.

En fin, siempre, todo es así.

Un poco complicado porque no conoces bien las reglas,

no sabes qué va a suceder.

Bueno, tiene su certificado médico que acredita su accidente.

Y espero que pueda salir para España.

En fin...

todo es así, paso a paso.

¡Muchas gracias por todo!

Te has portado como un campeón. Bueno, tío.

Manda un mensaje cuando pases el control,

y nos informas. ¿Vale? Vale.

(Continúa la música animada)

Acaba de pasar Pasaportes, ya está en dirección a Embarques.

Joder.

Morrison me ha mandado un mensaje: "En puerta de Embarque. Todo okey".

Ya lo hemos dejado en el aeropuerto.

Samarkanda está a 300 kilómetros, la carretera tiene mucho tráfico.

Está muy bacheada. Y si hubiera llevado a Morrison

por carretera en un taxi,

pues habría sufrido muchísimo

porque el hueso se le habría movido.

Es impresionante con el traqueteo.

Y... trasladarlo a Taskent,

que era el único sitio de conexión internacional,

ha sido una odisea.

Porque hemos tenido muchísima suerte

de encontrar billete en el talgo,

porque hay pocos trenes al día, son dos o tres,

y van siempre llenos.

Entonces llegar a la oficina y que tuvieran el billete de tren

nos salvó la vida.

Pude meter a Morrison en un vagón y viajar confortablemente,

refrigerado, con aire acondicionado y encima sin estos movimientos,

y sin jugarse la vida.

Hemos tenido suerte,

ha tenido suerte de no haberse matado

porque se metió un galletón a bastante velocidad.

Y cayó sobre tierra.

Creo que la tierra y la paja amortiguó el golpe

que dio tres vueltas de campana, pero bueno...

No tiene fractura abierta, podría haber sido peor.

Pero ahora estará volando a España,

en 12 horas estará aterrizando y estará en buenas manos.

Está en primera clase, la compañía sabe

que tiene movilidad reducida y viajará en silla de ruedas.

Le irán trasladando y le acompañarán al trasbordo.

Y te toca quedarse en la sala VIP.

Así que misión cumplida. Operación repatriación...

ha salido very good.

Morrison llegó a Madrid 48 horas después de su accidente.

Tomó un avión a Bilbao

y se presentó en el hospital de Cruces.

Tres días después le operaron con éxito,

y se recupera acompañado de su familia.

(Música rock)

Diario de un nómada - La ruta de la seda: Accidente en Uzbekistán

30:20 01 jul 2018

Llegamos a las puertas de Samarkanda, una de las ciudades más destacadas de la ruta; pero un inesperado accidente de un compañero motorista obliga al equipo a tomar decisiones y aparcar la moto en favor de su exitosa repatriación.

Llegamos a las puertas de Samarkanda, una de las ciudades más destacadas de la ruta; pero un inesperado accidente de un compañero motorista obliga al equipo a tomar decisiones y aparcar la moto en favor de su exitosa repatriación.

ver más sobre "Diario de un nómada - La ruta de la seda: Accidente en Uzbekistán" ver menos sobre "Diario de un nómada - La ruta de la seda: Accidente en Uzbekistán"

Los últimos 181 documentales de Diario de un nómada

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Mostrando 1 de 10 Ver más