'Diario de un nómada' es la primera serie de aventuras protagonizadas por Miquel Silvestre en motocicleta hecha para la televisión española. Empezaron sus emisiones en enero del 2015 con un recorrido por toda Sudamérica, continúo en su segunda temporada por México y Estados Unidos con el título de 'La última danza de guerra' y continúa por el extremo oriental de Asia Menor, al Cáucaso y al monte Ararat; por el Sáhara hacia Dakar; y por la España vacía. Pudimos seguir la aventura casi kilómetro a kilómetro en RTVE.es y en el blog Diario de un Nómada: http://blog.rtve.es/nomada/

4896720 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
No recomendado para menores de 7 años Diario de un nómada - Ruta de los exploradores de América. Capítulo 7: En busca del Cerro Rico - ver ahora
Transcripción completa

Cruzaremos el Chaco en Paraguay.

¡El Chaco, infierno verde!

Sobreviviremos a un accidente.

Aquí hay que andarse con muchísimo cuidado. ¡Hostia!

A grandes males, grandes remedios.

Este es el pescado que me voy a comer, el Dorado.

Recorreremos la carretera de la muerte en Bolivia.

Me he hecho daño en una costilla.

Espero no tener una hemorragia interna

y acabar mis días en Bolivia como "Dos hombres y un destino".

Éste es Miquel Silvestre, viajero y escritor.

Trabajaba en un despacho pero un día abandonó la corbata

para hacer realidad el sueño de la aventura.

Desde entonces es un nómada.

He dado la vuelta al mundo

siguiendo el rastro de los exploradores menos conocidos.

Y he querido ver los lugares donde la Historia sucedió.

El monumento a Fernando Magallanes, aquí lo mataron.

Ahora comienza un gran viaje por Sudamérica

desde el Estrecho de Magallanes al Canal de Panamá

para contarlo en su diario. Su Diario de un Nómada.

Capítulo 7, En busca del Cerro Rico.

Esta es la famosa Triple Frontera.

Por un lado tenemos Argentina, por otro lado Paraguay y aquí

Brasil.

Este raro punto en el mapamundi

donde vemos una sola tierra dividida en tres líneas fronterizas

dibujadas en un mapa por los hombres,

nos va a servir como punto de partida para nuestra aventura

para hablar de lo absurdo de las fronteras dibujadas por los hombres,

para hablar también de las primeras gritos de libertad en América

y para contar el auge y la caída de un imperio.

Una de las fronteras con más transito del mundo,

el Puente de la Amistad que me lleva a Paraguay,

el monumento a Nienmeyer aquí de lado brasileño y tráfico

porque se van a comprar mercaderías de contrabando a Paraguay.

Estos chavales que están aquí son los que asaltan a los turistas

para ofrecerles descuentos, gangas, normalmente falsificaciones

y en fin, un gran mercado.

¿Por qué en Paraguay se vende esto?

¿Es más barato? -Sí. Es más barato.

¿Por qué? -Paga menos impuestos.

¡Ah! Paga menos impuestos, por eso viene toda esta gente a comprar ¿no?

¡Ya lo tengo!

Cuando digo que las líneas fronterizas son líneas absurdas,

imaginarias y arbitrarias dibujadas por los seres humanos.

En realidad, lo que quiero decir

es que son insoportables para los viajeros

porque una línea fronteriza no es más que una burocracia separada de otra.

Una vez habilitados legalmente para circular por el nuevo país,

lo que tenemos que conseguir es el segundo documento esencial

que es dinero.

1.777.000.

Las fronteras no solamente significan burocracia

sino significan monedas.

Cambiar es igual que perder.

Siempre se pierde algo de valor con cada paso fronterizo

y cada vez puedes comprar menos con el mismo dinero.

-¿Hubo negocio?

-¿Hubo negocio? Para él, para él...

Siempre para el cambista.

Yo normalmente me fio de la gente pero siempre hay que estar ojo avizor

pues cargo con lo que llevo en la moto.

Es decir, la bolsa de deposito y mi casco.

No quiero incentivar un crimen más en esta ciudad.

No quiero incentivar un crimen más en esta ciudad.

Aunque yo tengo que desdramatizar.

El mundo es muy habitable, la verdad.

Espero que ahora mismo no me pongan un cuchillo en el cuello

y este total quede completamente surrealista.

Paraguay es uno de los países menos poblados de América.

Su historia está trufada

de desastres bélicos y guerras civiles

que puede decirse comenzaron en tiempos de la conquista española,

cuando el legítimo adelantado del rey, Alvar Núñez Cabeza de Vaca,

fue depuesto y deportado por el usurpador Domingo Martínez de Irala.

La moto no paga. Very good.

Años después, Irala fue confirmado por el rey

ante los repetidos fracasos de los adelantados reales

y murió como gobernante del Río de la Plata.

Irala ha pasado a la historia por haber pacificado el Paraguay

permitiendo la poligamia y el concubinato

que él mismo practicara asiduamente.

En aquellos tiempos a Asunción se le llamó el paraíso de Mahoma,

aunque hoy en día puede llamársela el paraíso de los atascos.

¿A cuanto estamos de Asunción? -Media hora, 30 minutos.

¿Y en kilómetros?

-Diez.

-Diez kilómetros ¿no? media hora para hacer diez kilómetros

porque ya es todo el rato así. -El tráfico.

El tráfico ¿no?, todo es así. Nada, eso es lo que tiene Asunción.

Es una gran conurbación, el gran Asunción y es, eso.

¡Acojonante! Como un embotellamiento... en bloque.

Y esto, ¿es así siempre? -Los sábados más.

¿Los sábados más? ¿Y no está más tranquilo el sábado?

-El sábado es peor.

Ahí tenemos al fundador de Asunción,

Don Juan de Salazar y Espinosa de los Monteros,

natural de Espinosa de los Monteros.

Él fundaría el fuerte que luego se constituiría en la ciudad

de nuestra señora Asunción del Paraguay.

Este monumento conmemora la independencia del Paraguay.

Paraguay, gracias a ese grito de libertad

fue independiente de dos países respecto de España

pero también respecto de Argentina.

Los asuncenos siempre han mantenido

una relación de amor odio con Buenos Aires

porque la ciudad de Buenos Aires en su segunda fundación

por Juan de Garay salió de aquí.

Esa expedición salió desde Asunción.

Asunción era mucho más importante que Buenos Aires.

Buenos Aires no era nada.

Ahora sin embargo, Buenos Aires es una macrocapital,

una gigantesca urbe, llena de riqueza y de contradicciones, de color,

de gente y Asunción pues es Asunción.

La muy noble y leal ciudad

de nuestra señora Santa María de la Asunción,

se fundó efectivamente el 16 de Septiembre de 1541,

cuando Irala instituyó el cabildo de lo que hasta ese momento

sólo era un fuerte levantado por Juan de Salazar.

Música

Very good llevamos la música.

-¡Sí! AC/DC. -¡AC/DC mola!

¿De dónde venís?

-De España. -¿De España?

-Sí, ahora voy a Bolivia por el Chaco.

-¡El Chaco! Sí, está feo aquello, ¿no?

-Sí, tened cuidado. Hay que tener cuidado.

Vamos a cambiarle las cubiertas a la moto

para hacer el Chaco en condiciones que dicen que la ruta es muy mala.

¿Y tú ya sabes tratar con esto? ¿Ya lo has hecho antes?

-Sí, todos los días hago. -De las motos, ¿no?

¿Te gustan más las motos que los coches?

-Sí. -¿Esto que es macho?

-Tereré. -¿Esto es el tereré?

¿Le pones agua fría en vez de caliente?

-Agua fría con hierva. -Ah, ¿sí?

Y esto es lo que vas tomando mientras vas trabajando

para mantenerte refrescado.

-Sí, ¿vas a tomar? -¿Yo? A ver como está.

-Te va a matar el cansancio.

-Sabe a hierva.

-Sí, hierva. -¿Esas son para mi moto?

-Sí. -Podrían quedar bien.

¿Para que tienes este coche tan preparado?

Porque lo tienes aquí con un winchi y con...

-Para viajar por el Chaco para evitar incomodidades.

-¿Tú viajas con esto por el Chaco? -Sí.

-¿Y hace falta un vehículo de estas características

para moverse por el Chaco? -Sí.

¿Tan complicado está? -Sí,

por el tema de las lluvias hay mucho barro.

Juan de Salazar vino a Paraguay

en busca de un explorador desaparecido en el Chaco,

Juan de Ayolas.

¿El casco para qué?

-Esta es la piscina del pueblo, la pileta del pueblo.

Es que ¡con este calor!

Este señor tan amable me ha dado el agua.

A grandes males, grandes remedios.

Y esto no es nada comparado con lo que nos espera,

¡el Chaco, Infierno Verde!

Nuestro próximo destino es seguir esa pista

a través del llamado Infierno Verde

en busca de lo que perseguía Ayolas, el Cerro Rico.

Se me ha hecho de noche aquí en el Chaco.

Estamos en Pozo Colorado

y me voy a quedar en este pedazo de albergue, bueno hospedaje, hotel,

lujo total que se llama la Amistad.

Ahora veremos el cuarto.

A ver que es lo que nos ha deparado el destino hoy.

Esto siempre es una lotería,

no se sabe nunca donde se va a parar.

Tengo un cuarto básico pero suficiente.

Que tiene hasta su propio cuarto de baño...

con ducha.

Sólo falta que salga el agua

y entonces...

¡Oh, sale agua! Pues nada, estamos en el paraíso.

A mí, desde luego, no me hace falta más.

La puesta de sol sobre el Chaco.

¿Este es el pescado que me voy a comer? ¿El dorado?

-Ese es el dorado -¿del Pilcomayo?

-Del Pilcomayo de Bolivia. -Está crudo.

-No. -Ah.

Es como una trucha gigante.

Esto es el lomito.

-La costilla la tiene ahí.

-Muy bueno, muy bueno. Very good.

Son las siete y media de la mañana y el calor es insoportable.

Me he levantado a las seis y media para salir a correr

y el sol ya estaba muy alto y casi me achicharra las ideas.

Pero bueno, salvo imposibilidad manifiesta

hay que ir a correr todos los días aunque sea en el Chaco.

-Tiempo de irse. -Lleva un recuerdo de Paraguay.

-¡Hombre! La pegatina de Paraguay. Que bueno, porque ya me iba sin ella.

Muchas gracias. La voy a poner aquí

porque así siempre me voy a acordar de usted y del Paraguay.

El gran Chaco, una vasta región semiárida

situada al norte del cono sur.

¿Colonos alemanes?

¿Aquí en el Paraguay?

Filadelfia una colonia menonita en el Paraguay.

Religiosos alemanes instalados aquí

para crear su propio paraíso de prosperidad y devoción.

La avenida Hindeburg y la Friedhof Strasse.

¿Esto que hace aquí en Paraguay?

¿Y sois alemanes todos aquí?

-¿De dónde vienes? -De España.

¿Y te gusta el Paraguay?

-El Paraguay está muy bien, lo que pasa que aquí hace mucho calor

-Sí.

¡Hola!

¡Bien! Voy para Mariscal Estigarribia.

-Y, a cuánto está más o menos.

-Y luego, después de Mariscal Estigarribia,

¿cómo está la carretera?

-¿Ah, sí, pésimo?

-¿Como se llama usted? -Cándido.

-¿Cándido? -Sí.

-Que bonito nombre.

¿Sabe que hay un libro de Cándido?

De Voltaire,

decía que estaba muy contento con el mundo.

En teniendo tereré todo está bien. -Sí, todo tereré.

Aquí es donde dicen que empiezan los baches

o que hay un tramo de baches.

Vamos a ver si son tan malos como me cuentan,

los de la Transchaco.

Por ahora a mi me está pareciendo esto bastante sencillo.

Si, hace calor, ¿no?, pero no me parece un infierno.

Voy a Bolivia y lo que pasa es que he visto el cartel de migración

y he decidido preguntar aquí no vaya a ser

que en esa frontera tan chica no haya un departamento de migraciones

y no pueda entrar en Bolivia.

-Gracias a Dios que vio ese cartel grande que está ahí sobre la ruta.

Sí, está bien.

Ahora te vamos a sellar acá la salida.

-Sí. -Con este te vas directo hasta allá.

-Pero bueno, si no llego a preguntar, y me paso de largo,

me hacen regresar.

-Puede ser sí, puede ser no.

Este cartel nos indica Picada 500. Picada 500 no es ningún pueblo

sino que es la ruta en si misma, es una pista sin asfaltar

y si llueve se convierte en un barrizal impracticable.

Estos últimos 223 km a la frontera con Bolivia

donde pone allí Infante Rivarola

es el verdadero desafío de la Transchaco

porque hasta el momento, desde Asunción hasta aquí,

no hemos tenido ninguna dificultad, una tierra,

una carretera asfaltada con algunos baches y eso sí, mucho calor.

Salvo eso, nada, para niños. Ahora empieza lo bueno.

¡Ante la duda, gas!

-Esto vas con un poco de velocidad, en esta arena... Y adiós.

El Chaco austral es una de las últimas fronteras agrícolas modernas

La densidad demográfica es muy baja y el territorio pobre y áspero.

Me preocupa el tiempo,

con esos nubarrones que se ven ahí al fondo

es muy probable que esté lloviendo.

Esto así en tiempo seco es casi divertido

pero si se me pone a llover va a ser un infierno,

espero no haberme equivocado de decisión.

Juan de Ayolas participó en la fundación de Buenos Aires

y en 1537 salió a explorar el Chaco en busca de un mítico cerro rico

del que hablaban los indígenas.

Sin encontrar tal mina de plata, jamás logró salir del Chaco.

Está lleno de mariposas. Es como una aglomeración.

Aquí de repente es un tramo,

donde hay una vegetación diferente

y cientos, miles de mariposas.

¿Qué tal? ¿Aquí tomando el tereré?

-¿Dónde va?

Voy a Bolivia, ¿cómo está la carretera?

-Ya ves todo así.

-Pero, a mi lo que me preocupa es la lluvia.

-No va a llover todavía. -¿No va a llover todavía?

¿Tardecita va a llegar la lluvia? Ya está lloviendo.

No, no, si no va a llover en toda la tarde, no.

La aventura es la aventura que decía Belmondo.

Mira que charco, a ver si aquí no nos la pegamos.

¡Me cago en la leche! ¡Menudo mareo!

Aquí este sin problemas.

Vamos a ver por donde enfocamos este marrón

A ver... ¡Hostia!

Vaya, pues lo he enfocado por el lado malo.

Es que...

Los pies resbalan muchísimo.

Ahora todo está descojonado.

La palanca de cambios doblada,

me he dado una hostia en las costillas...

La Picada 500.

Ya nos hemos hecho la Transchaco, y esto es la frontera con Bolivia.

Bueno, está a 6 km pero aquí estamos.

Me he hecho daño en una costilla del leñazo que me he pegado.

Espero no tener una hemorragia interna

y acabar mis días en Bolivia como Dos hombres y un destino,

en este caso sería medio hombre sin destino.

¡Venga para arriba! ¡Venga para arriba!

He salvado un rebaño de ser asesinado

por los conductores homicidas bolivianos.

El ministerio de agricultura boliviano me debe una compensación.

Las hubieran arrasado.

Normalmente en las fronteras ya hay gente como mi amigo Jorge,

¿Cómo estamos?

Que es el mejor cambista de todo Bolivia

y me va a hacer el mejor precio, me va a dar 9 por euro.

-Según Miquel le vamos a dar 9 pero le vamos a dar a 8 no más por euro.

¡No hay manera!

-Hay que comer también aquí en Bolivia.

Y también que los que doy, les voy a dar nuevitos.

-Vale. Recién sacados de la fotocopiadora.

-Siete, ocho, nueve, diez.

-¿Quién es este señor que aparece aquí?

-Todos nuestros, digamos, próceres de la patria,

están siempre identificados con su nombre.

-Vale, gracias, Jorge.

-Pues nada Miquel, felicidades y bienvenido a Bolivia,

que lo pase muy bien, todos los bolivianos somos,

como te digo, gentiles y bienvenido,

siempre vengan aquí por esta frontera.

Primer repostaje en Bolivia y la primera en el corazón.

Precio internacional para extranjeros

que es el doble o el triple que para los bolivianos

pero por lo menos nos sirven,

que según cuentan algunos viajeros hay sitios donde no les sirven.

Pero eso es porque el vehículo tiene patente extranjera.

¿Y si lo lleno en una garrafa, que no tiene patente?

¿Me lo vende la precio de boliviano?

-Si lleva el bidón y tiene carnet boliviano, sí.

-¿Sí? Tú que tienes carnet boliviano cómprame combustible.

Qué, ¿Lo hacemos?

Te doy dos bidoncitos y ¿me los llenas tú a precio boliviano?

Conseguimos que un amable boliviano nos compre unos litros de reserva

que en este país en desarrollo nos harán falta con toda seguridad.

Y ahora, a Tarija.

Aquí comienza mi viaje por Bolivia

yendo a Tarija por una pista de tierra

y ahí se ve todo nublado sobre las montañas.

-¡Caballero!

Voy para Tarija. -Por ahí es la ruta.

-¿Y la ruta que tal está?

-No lo sé, la verdad no fui por ahí desde hace tiempo ya.

-Hace tiempo, ya no sabe si es de ripio, de asfalto...

No, es hasta 20 km más o menos es ripio y luego asfalto.

-¿20 km ripio y luego asfalto? Bueno, eso está muy bien.

¿Que masca? ¿Coca? -Sí.

-¿Está buena? -Sí.

El Pilcomayo, un río que desemboca en el Paraguay.

Otro de esos desastres ecológicos, este rio se está desecando

como consecuencia de la acumulación de sedimentos.

Quizás sea uno de los pocos casos en el mundo

que se produce ese fenómeno.

La exploración del rio Pilcomayo

trataba de llegar a donde nosotros vamos,

al cerro rico, a Potosí, a la Villa Imperial,

de donde se extraía la plata que alimentaba las guerras

en las que se involucraba la monarquía española.

Esa plata no se quedaba en los bolsillos de los españoles,

para nuestra desgracia, se iba para los banqueros genoveses.

¿Por qué está cerrado?

¿Puedo pasar?

¿La carretera está buena?

¿Sin problemas, no? Gracias.

Es una de las rutas más peligrosas del país

pero no se conoce como la carretera de la muerte,

la famosa carretera de la muerte que para mí

ya es una especie de Disneylandia motera.

Esto es droga dura de verdad.

Vamos a ello.

Bolivia es un país

que tenemos idealizado desde la película

de Paul Newman y Robert Redford, Dos hombres y un destino.

Bolivia se mostraba como un país de abrupta geografía

y con enormes contrastes

donde los pistoleros encontraron un final épico.

Estas referencias nos acompañan en nuestros primeros pasos por Bolivia,

una nación de grandiosa y diversa belleza pero de atroz red viaria.

El peligro es siempre algo relativo, en realidad,

está dentro de nuestra cabeza, está en la mente,

porque si somos como Uri Geller

que podía doblar las cucharas con el poder mental,

nosotros también podemos esquivar los camiones en esta carretera estrecha,

donde en principio no deberíamos de caber nada más que uno sólo.

Un escenario asombroso, puro,

parece virgen pero no lo es; la basura, aquí de nuevo,

enfangándolo todo.

¿Para Potosí?

¿Por ahí?

Potosí, la Villa Imperial.

El primero de abril de 1545,

el capitán extremeño Juan de Villarroel,

toma posesión del cerro rico.

En 1560, la población en su falda, ya superaba los 50.000 habitantes.

El 21 de noviembre de 1561

se convierte en la Villa Imperial de Potosí,

mediante unas capitulaciones.

Según mi altímetro estamos a 3.980 m de altitud sobre el nivel del mar

y la verdad es que el mal de altura ya se empieza a sentir,

cualquier esfuerzo hace jadear, pero bueno,

es Bolivia y sabíamos a lo que veníamos.

En 1625 era una de las ciudades más importantes del mundo,

con 160.000 habitantes.

A mediados del siglo XVII

la producción de plata comenzó a decaer

y con ella la opulencia de la ciudad.

A medida que el metal se agotaba,

la población se evaporó asediada por epidemias y hambrunas.

A finales del siglo XVIII sólo quedaban unas 30.000 personas

y el lujo, era sólo un recuerdo.

Potosí era un símbolo, un símbolo de lujo y de riqueza,

un símbolo de esplendor.

Una gran ciudad llena de teatros, de Iglesias, de fiestas;

pero también es el símbolo de la explotación humana,

decenas de miles de indígenas se dejaron la piel y la vida

en las minas extrayendo la riqueza ajena.

Potosí es un icono,

un icono del auge y caída de un imperio sin bases sólidas,

de un coloso con pies de barro.

La plata de América se malgastó por los reyes españoles

en guerras de religión y en conflictos internacionales políticos

que agotaron las betas de este cerro pero que nada dejaron

para el patrimonio de los habitantes de un lado y de otro del atlántico.

Cuando la riqueza fácil se agotó, España seguía siendo un país pobre,

pero había malgastado dos siglos de un posible desarrollo.

Y en el próximo capítulo...

Aprenderemos el nombre de un gran lago.

Que no es Titicaca, ¿verdad que no?

-Titicaca es malo. Titi-Caca.

Daremos un mitin revolucionario.

¡Amigos de los Andes, escuchad la soflama!

Visitaremos un símbolo.

Machu Picchu, very good my friend.

Diario de un nómada - Ruta de los exploradores de América. Capítulo 7: En busca del Cerro Rico

26:53 08 mar 2015

Viaje a Paraguay. Visita a Asunción y recorrido por el Chaco para llegar a Bolivia. Final en Potosí para hablar del auge y caída del Imperio Español.

Viaje a Paraguay. Visita a Asunción y recorrido por el Chaco para llegar a Bolivia. Final en Potosí para hablar del auge y caída del Imperio Español.

ver más sobre "Diario de un nómada - Ruta de los exploradores de América. Capítulo 7: En busca del Cerro Rico" ver menos sobre "Diario de un nómada - Ruta de los exploradores de América. Capítulo 7: En busca del Cerro Rico"

Los últimos 194 documentales de Diario de un nómada

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Mostrando 1 de 10 Ver más