'Diario de un nómada' es la primera serie de aventuras protagonizadas por Miquel Silvestre en motocicleta hecha para la televisión española. Empezaron sus emisiones en enero del 2015 con un recorrido por toda Sudamérica, continúo en su segunda temporada por México y Estados Unidos con el título de 'La última danza de guerra' y continúa por el extremo oriental de Asia Menor, al Cáucaso y al monte Ararat; por el Sáhara hacia Dakar; y por la España vacía. Pudimos seguir la aventura casi kilómetro a kilómetro en RTVE.es y en el blog Diario de un Nómada: http://blog.rtve.es/nomada/

4887092 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
No recomendado para menores de 7 años Diario de un nómada - Ruta de los exploradores de América. Capítulo 5: El estuario de los caníbales - ver ahora
Transcripción completa

Cruzamos el infinito verde rumbo a Buenos Aires.

¡Pasto, kilómetros y vacas!

Hablaremos de antropófagos.

El primer europeo que pisó suelo argentino,

Juan Díaz de Solís,

tuvo mala suerte: se lo comieron los caníbales.

Y de otros carnívoros.

¿Qué se puede hacer aquí en un día de fiesta?

Pues empezar con un café en la boca

y seguir con un buen asado en las tripas.

La carne es todo,

representa junto con el mate lo que es nuestra Argentina.

Este es Miquel Silvestre, viajero y escritor.

Trabajaba en un despacho, pero un día abandonó la corbata

para hacer realidad el sueño de la aventura.

Desde entonces es un nómada.

He dado la vuelta al mundo siguiendo el rastro

de los exploradores menos conocidos.

¿Sabéis quién es ese señor que está ahí arriba?

He querido ver los lugares donde la historia sucedió.

El monumento a Fernando Magallanes; aquí lo mataron.

Ahora comienza un gran viaje por Sudamérica

desde el estrecho de Magallanes al canal de Panamá

para contarnos su diario.

Su diario de un nómada.

Subtitulado por TVE.

"El estuario de los caníbales".

Los primeros exploradores y navegantes del s. XVI

no buscaban América, perseguían llegar al Pacífico.

Por eso, América era un obstáculo

hasta que Magallanes encontró el paso al sur.

Hubo más exploraciones al norte.

Por ejemplo: la del estuario del Río de la Plata

por Juan Díaz de Solís.

Ese es nuestro destino: llegar a Buenos Aires

y contemplar el gran estuario que se pensó que podía ser

la salida al mar del Sur.

Pero llegar a la capital argentina no resulta sencillo.

Nos separan más de 2500 km a través de un océano verde:

la pampa.

La palabra proviene del quechua y significa "llanura".

¡Pampa y más pampa!

¡Esto es lo que hay: pasto, kilómetros y vacas!

Los españoles del s. XVI llamaron las pampas

a estas extensiones infinitas al oriente de los Andes.

Esta es la riqueza de la pampa.

Maiz, soja, es como un mar, kilómetros y kilómetros cuadrados.

Durante días navegamos por una estepa interminable

de hierbas altas y pocos árboles.

El espectáculo del horizonte, sin accidentes ni montañas,

resulta bello y magnífico.

Al final la monotonía se instala en el viajero de la pampa,

quien sueña con llegar a su destino.

¿A cuánto estamos de Buenos Aires?

A 190 kilómetros.

¿190 km todavía?

Puf, este país se hace interminable.

Ya tengo ganas de llegar.

Y de aquí a Buenos Aires todo es lo mismo:

pampa, pampa, verde, verde... -Sí.

Trigo, soja, maíz. -Es todo así.

Miles de km con lo mismo, esta etapa se me está haciendo...

Cuanto más cerca estás de los sitios, más largo se te hace.

Muy bueno el café, por cierto. -Muchísimas gracias.

Buen viaje.

¡Venga! -¡Miquel!

Así que me vais a hacer ahora de guía hacia Buenos Aires.

Correcto. -Ya tenía ganas de llegar.

La verdad es que se hace la pampa muy larga.

Los miembros de un club motociclista esperan a un alegre Miquel

en la entrada de Buenos Aires

para ayudarle a encontrar su camino hacia el centro

y evitar que se pierda en el laberinto de autopistas.

¡El monumento a los españoles, sí señor, sí señor!

Seguramente no se vea, pero eso es el planetario,

quiere decir que estamos dentro de Buenos Aires.

¡Buf! Ha costado, porque esto no se terminaba nunca.

Pero ya estamos aquí.

Mañana veremos la ciudad de día y será otra cosa.

Plaza de Mayo, Buenos Aires, en el mismo centro.

La gran capital del cono sur con más de 12 millones de habitantes

y sus incontables promesas.

Pero como toda gran urbe,

Buenos Aires son muchas ciudades en una.

Un recorrido en motocicleta permite visitarlas en el día.

La Buenos Aires de los suburbios,

y la de los barrios altos.

La ciudad de los policías. ¿Qué ha pasado aquí?

Menudo golpe, ¿no?

¿Se ha matado alguien? No.

Y la ciudad de los artesanos.

¿Eso qué es? -Anillos de monedas.

¿Puedo ver uno?

Lo que dice la moneda dice el anillo.

¿De Panamá tiene? -Sí, hay de Panamá.

A ver, encuéntreme uno de Panamá, porque ese es mi destino.

¿Sabe cómo se llama la moneda de Panamá?

El Balboa, ¿no? -Exactamente.

¿Y sabe por qué se llama así?

Porque Balboa fue el que..., ¿el del río puede ser?

No, el que descubrió el Pacífico. -¡Ah!

Fue el primero que vio el mar del Sur.

¿Sabe lo que decimos en España? -Qué.

"Eres más falso que un duro de madera".

¿Este es de balboa? -Sí.

Se lo cambio por el del Che Guevara.

Nuestro amuleto para el resto del viaje.

Con destino Panamá.

Ya tenemos a Balboa en nuestro poder.

La ciudad de los libros.

Siempre me ha gustado husmear por lo viejo, los libros usados.

Me parecen lugares con mucha magia.

¿Qué tal? -Hola, buenas tardes.

Estoy asombrado, esto es grande, eh.

La tienda esta de libros usados, es una manzana,

una cuadra, como decís aquí.

Una cuadra, sí. Hay unos 40 stand de venta.

Y la ciudad del fútbol.

¡La Bombonera! en el barrio de Boca!

Un clásico de Buenos Aires,

del auténtico Buenos Aires.

Y quizás la más conocida de todas: la Buenos Aires popular.

Colorida, típica y algo tópica.

Este es el barrio de La Boca,

una de las atracciones turísticas por excelencia de Buenos Aires,

y como todo lo turístico, a veces un poco reconstruido.

Pero cuando en cuanto te pierdes por el interior del barrio,

descubres una Boca auténtica y no siempre segura.

(En inglés): ¿De dónde es? -De España.

Bienvenido. -Gracias.

Es zona peligrosa, ya le habrán dicho.

Sí, pero ahora hay mucha policía.

Pero son peores que nosotros. -(Ríe).

Caminito, estamos prácticamente en la cuna del tango.

Este es Gabino Coria Peñaloza, autor del tango "Caminito",

a él se le debe.

Y no íbamos a venir a Buenos Aires y a La Boca

sin poner nuestra pegatina de 1 millón de piedras aquí,

en Buenos Aires, en La Boca, nuestra miguita de pan,

para que nos sigan el camino.

O mejor dicho, para que nos sigan el caminito.

Todas son Buenos Aires,

y todas tienen su origen en un acto algo empecinado

de dos españoles: uno sin suerte y otro con ella.

Dicen que esta ciudad está llena de sobraos,

de gente algo prepotente.

Y lo cierto es que si es por fundadores,

esta ciudad no tiene solo uno, tiene dos.

Don Pedro Mendoza, el primero.

En febrero de 1536 fundaría Nuestra Señora del Buen Aire.

La primera ciudad tuvo una vida muy efímera.

En 1541 fue abandonada y destruida por los españoles

porque fue asolada por hambrunas y por ataques de indios gerandíes,

que no eran nada hospitalarios.

Aquí tenemos al segundo fundador, a este le salió un poco mejor:

don Juan de Garay.

En 1580 fundó la ciudad de Santísima Trinidad

y el Puerto de Santa María del Buen Aire.

Desde entonces, aquí se ha quedado.

Este universo convulso, complejo, caótico y desordenado

tiene un punto de encuentro en común:

la carne.

¿Qué se puede hacer un día de fiesta en Buenos Aires?

Pues empezar con un café en la boca

y seguir con un buen asado en las tripas.

Esto es la tripa de la vaca. -¡Ah!

Esto es entraña, la carne más delicada del asado.

Esta es una parrilla a la que venimos todos los que andamos en moto,

hacemos muchos km y terminamos comiendo aquí.

Porque será particularmente buena, ¿no?

Es muy buena, muy buena, si no no te traería aquí.

Aquí tenemos un auténtico maestro en esto de los asados,

que creo nos va a alimentar bien.

Juan, ¿qué estás asando aquí? ¿Cuales son las carnes habituales?

Lo habitual en esta parrilla es: el lechón, cordero y chivito.

Después, del vacuno tenemos: asado, bife de chorizo y vacíos.

La especialidad de la casa es el bife de chorizo.

Enséñame uno.

Nosotros lo cortamos aquí: te voy a mostrar lo que es.

Tu no solo lo haces, sino que también lo cortas.

Esto se deshuesa, como tú puedes ver,

y sale el típico bife de chorizo argentino.

¡Ay Dios, yo me quiero comer uno de esos!

Es la primera vez que veo cortar carne a hachazos.

Esto se corta así para que el hueso no quede triturado.

La carne es todo, sobre todo nuestra carne,

representa junto con el mate a lo que es nuestra Argentina.

Juan, yo abandono tu cocina con muchísimo gusto,

pero no me despido de ti porque ahora voy a disfutar;

ahora lo voy a disfrutar de verdad. -Ok.

¿Qué pasa? -¡Miquel!

Campeón. -¡Qué gusto, estar a la altura!

Ya tengo ganas, ya. -Miquel, encantado.

Hola, Miquel, bienvenido a Argentina.

Gracias, gracias.

Vamos a sentarnos a comer una rica carne.

Ya tengo ganas, he visto lo que hace Juan en la cocina,

y, la verdad, que vengo desmayado. -Rico bife.

¿Esto qué es, el asado ya? -No, esta es la entrada:

chorizo y morcilla.

Esto se toma antes del asado. -Exacto, es la entrada.

Se come esto con unas papas fritas y después viene la carne,

el pollo y cerdo. -Ligerito, ¿no?

Para el colesterol ideal.

Vamos a taponar las arterias.

Que los ojos no coman más rápido que el estómago.

No, que no vayan más rápido que el estómago.

Lo que quiere decir eso es que no se llene con la vista,

tranquilo, pausado y lento. -Y lento.

El bife de chorizo, casi lloro de emoción.

Sírvete uno y pruébalo, a ver tu cara.

Es al punto, está bien, bien cocido, a punto.

Es que es como si se deshiciera.

Después de comer,

la tribu motociclista regresa al centro

en una cordial caravana de camaradería.

¿Estás por Argentina dando una vuelta?

Sí, estamos por el estrecho de Magallanes

y luego termino en Panamá. -¡Guau, suerte!

¡Gracias!

Buen viaje. -Gracias.

Antes de la despedida, una foto de grupo para el recuerdo.

(Todos): ¡Buenos Aires!

Nuestra noche en Buenos Aires no podía terminar

sin contemplar a los bailarines populares,

los que no bailan para los turistas, sino para sí mismos.

En el corazón de una ciudad legendaria

que, como todas las ciudades legendarias,

no es una, sino muchas.

Nos vamos a Colonia Sacramento, en Uruguay,

y lo hacemos cruzando el estuario del Río de la Plata,

como hizo el primer europeo que pisó suelo argentino:

Juan Díaz de Solís, descubridor de este estuario.

Juan Díaz de Solís,

quien buscaba un paso del Atlántico al Pacífico,

tuvo mala suerte: se lo comieron los caníbales.

Antes de embarcar, buscamos algo que leer,

preferiblemente prensa española.

Me gusta el papel, soy de la vieja escuela.

Alguna motito se ha caído, ¿no?

Las que tienen baliza son las primeras.

Las primeras en caerse, las que tienen baliza.

Toda navegación en un ferry exige sujetar bien la moto.

El estuario del Río de la Plata se ve pacífico, tranquilo,

pero, bueno, nunca está de más asegurarse.

La tranquila navegación por el estuario del Río de la Plata

nos trae a la memoria la historia de Francisco del Puerto,

un jovencísimo grumete desembarcado con Juan Díaz de Solís.

Los indios dieron muerte a los adultos,

pero respetaron la vida del niño.

Francisco del Puerto fue encontrado años después

por la expedición de Sebastián Caboto al río Uruguay.

Reclutado como intérprete,

el muchacho escapó de los españoles en cuanto tuvo ocasión

para regresar con los indígenas.

Esto es algo que nunca se tiene que hacer,

que es ir sin chaqueta.

Pero, puf, la humedad y el calor son insoportables.

Y solo pensar en callejear por Colonia Sacramento,

que es un casco histórico, ¡puf!, pues hace que me deshidrate.

Así que, vamos a cometer un poco la imprudencia

de ir sin protecciones,

y espero no arrepentirme de estas palabras en breve.

¿Vosotros sois de aquí? -Sí, te mandé mensaje ayer.

De Colonia Sacramento, me podéis hacer un poco de guías.

Exactamente. -Para eso estamos.

La nueva Colonia del Santísimo Sacramento,

situada frente a Buenos Aires,

se fundó por el portugués Manuel Lobo en 1680.

Pasaría sucesivamente hasta 1777 a manos españolas y portuguesas,

cuando Pedro de Cevallos la conquistaría definitivamente

para Carlos III.

¿Esto estaba así desde aquellos tiempos?

Era todo muro y estaba cubierto de vegetación, de árboles.

¿Ves ese helecho allí? Estaba todo así,

solo que a la altura del suelo.

Se empezó a reconstruir en la década del 80

respetando los formatos originales,

como las españolas y portuguesas,

conservando la forma en la que se encontró originalmente.

Es curioso, porque desde aquí no se ve ninguna otra orilla.

Cuando estás en una de las riberas del estuario,

la verdad es que parece un mar.

De hecho, Díaz de Solís lo llamó "mar dulce",

porque el agua era dulce, pero no veían orilla;

pensaron que podía ser una boca de mar

que llegara al Pacífico.

El Río de la Plata se nutre mucho del contrabando,

porque no se podían entrar productos no españoles.

Eso lo hicieron los portugueses

para poder abastecer a Buenos Aires de productos brasileños.

Todo tiene siempre un motivo económico.

Miquel, como te gusta la historia, acá tenemos:

Museo del Periodo Histórico Portugués.

El museo guarda vestigios

del tiempo en que dos potencias se repartieron América

e hicieron de Colonia pieza de intercambio

en su juego estratégico.

Este juego de avances y retrocesos se representa en el escudo portugués

del portón de Campo.

Tras la última toma por España de Colonia,

fue tomado como presa de guerra y llevado a Buenos Aires.

En 1996 el gobierno argentino lo devolvió a Uruguay

en un gesto de hermandad.

Así que en ese escudo prácticamente se encierra

la historia conflictiva y traumática de cuatro naciones:

España, Portugal, Argentina y Uruguay.

Así es, cuatro países involucrados en una historia,

dentro de un escudo de piedra, realizado en Río de Janeiro.

La calle de Los Suspiros,

la más conocida de Colonia Sacramento.

Y este nombre tan bonito, ¿sabéis por qué?

Hay varias teorías.

Una es que por acá bajaban las esposas de los marineros,

a despedirlos por esta calle. -Y suspiraban.

Suspiraban, esa es una de las teorías.

Y la otra, un poco más picante,

es que como era zona de prostíbulos se suspiraba también.

Y no os ponéis de acuerdo en cuál es la teoría oficial.

Nunca se va a saber. -Bueno, las dos son buenas.

Lo importante es tener una historia que contar.

Cada vez que cruzo una frontera y entro en un nuevo país,

me compro una pegatina para ponerla en la moto.

Aquí creo que tienen.

¿Cómo se dice aquí: pegatinas, calcomanías?

Adhesivo. -¿Adhesivo?

Pues ni pegatina ni calcomanía, un adhesivo del Uruguay.

"Soy maña", ¿qué es esto? -Un cuadro de fútbol.

¿Un cuadro de fútbol?

¿Qué es un cuadro, un equipo? -Sí, un equipo.

Ah, un cuadro se dice aquí.

"Soy maña"..., los maños en España son gente de Aragón.

Pues me voy a llevar un adhesivo de Colonia, ¿vale?

Y un adhesivo del Uruguay. Muchas gracias.

No quiero bolsitas, cuanto menos envoltorios mejor,

esto es muy malo para el medioambiente.

El plástico es terrible.

Vale, te doy 100 uruguayos.

¿A cuánto está el dólar con relación al uruguayo?

El dólar a 22. -A 22 uruguayos.

¿Y el euro a cuánto está? -Yo lo tengo a 28.

A 28 uruguayos. -Creo que está a más.

Porque como no usamos el euro acá. -No, verdad, aquí es el dólar.

¿Vienen muchos turistas españoles por aquí, por Colonia?

Sí, más o menos.

¿Les llamáis "gallegos", como en Argentina?

Depende.

Ahora yo soy un "depende" en Uruguay.

Mejor gallego. -Yo soy gallego.

Pues yo me tengo que ir a Punta Gorda,

que es donde mataron a Juan Díaz de Solís,

no queda muy lejos, ¿no?

Son unos 90 km más o menos,

entre 90 o 100 km.

Te acompañamos. -¿Ah, venís?

Sí, vamos con vos, vamos contigo.

Pues muy agradecido, así me decís dónde es.

Vale, fabuloso.

Pero antes de irme, siempre, la pegatina del nuevo lugar.

La de Colonia y la de Uruguay.

El 20 de enero de 1516 Juan Díaz de Solís,

quien había obtenido una capitulación

del rey Fernando el Católico para explorar las nuevas tierras,

desembarcó en algún lugar próximo a este monolito;

fue lo último que vio.

Bueno, camaradas, gracias por traerme al monumento a Juan Díaz de Solís,

y por la hospitalidad..., en fin; yo encantado.

En lugares como este y situaciones así

me viene a la cabeza un sentimiento contradictorio:

por una parte, no puedo dejar de pensar

en lo injusta que ha sido la historia,

con personajes como Juan Díaz de Solís,

que descubre este gran estuario, que intenta una exploración,

que da la vida,

y, sin embargo en España, ¿quién sabe quién es?

Pero, por otro lado, conocer la historia

y venir a los sitios donde efectivamente sucedió,

creo que es una de las mejores cosas que me ha pasado en la vida.

Y en el próximo capítulo:

recorremos el Uruguay, un país verde, acuático.

Me he mojado de arriba a abajo.,

Y con algunas fieras.

Esto es el verdadero monstruo del Uruguay,

¡tarántulas asesinas!

¡Brasil, very good!

Y en Brasil visitamos una aldea.

Hemos venido a una aldea guaraní, y estoy con mi amigo Cristino.

¿Qué tal, Cristino? -Bien.

Una misión y un prodigio natural.

Esas cataratas no son solo una postal,

son un testimonio de libertad.

Subtitulado por Cristina Rivero.

Diario de un nómada - Ruta de los exploradores de América. Capítulo 5: El estuario de los caníbales

25:56 22 feb 2015

Viaje a Buenos Aires a través de la Pampa. Recorrido por la ciudad para hablar de sus fundadores. Cruce del Estuario del Río de La Plata para visitar Colonia Sacramento.

Viaje a Buenos Aires a través de la Pampa. Recorrido por la ciudad para hablar de sus fundadores. Cruce del Estuario del Río de La Plata para visitar Colonia Sacramento.

ver más sobre "Diario de un nómada - Ruta de los exploradores de América. Capítulo 5: El estuario de los caníbales" ver menos sobre "Diario de un nómada - Ruta de los exploradores de América. Capítulo 5: El estuario de los caníbales"
Xcerrar

Añadir comentario ↓

  1. Manuel Francisco López Poveda

    Magníficos reportajes de Miquel Silvestre. Son maravillosos no me canso de verlos. Que sigan por mucho tiempo. Totalmente recomendables.

    08 ene 2019

Los últimos 194 documentales de Diario de un nómada

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Mostrando 1 de 10 Ver más