'Diario de un nómada' es la primera serie de aventuras protagonizadas por Miquel Silvestre en motocicleta hecha para la televisión española. Empezaron sus emisiones en enero del 2015 con un recorrido por toda Sudamérica, continúo en su segunda temporada por México y Estados Unidos con el título de 'La última danza de guerra' y continúa por el extremo oriental de Asia Menor, al Cáucaso y al monte Ararat; por el Sáhara hacia Dakar; y por la España vacía. Pudimos seguir la aventura casi kilómetro a kilómetro en RTVE.es y en el blog Diario de un Nómada: http://blog.rtve.es/nomada/

4420501 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
No recomendado para menores de 7 años Diario de un nómada. Operación Plaza Roja - Polesia, un kalashnikov y la frontera rusa - ver ahora
Transcripción completa

Vuelve "Diario de un nómada".

Este es Miquel Silvestre.

Este es Lenin.

Y esta es La Gorda.

Si los mezclamos todos, tenemos "Operación Plaza Roja",

una intrépida travesía al corazón del antiguo imperio soviético.

Se cumplen 100 años de la revolución de 1917.

¿Qué queda de aquel sistema político y social que dominó medio mundo?

Nuestro nómada quiere averiguarlo comenzando un largo viaje

desde los Alpes a las llanuras del Volga.

Tendrá que recorrer miles de kilómetros,

dormir al aire libre

y, sobre todo, cruzar muchas fronteras.

Escalaremos los Cárpatos,

surcaremos inmensos trigales,

comeremos en los mercados,

dispararemos un kalashnikov

y conoceremos la gente normal que vive en todas partes.

Acompáñanos cada semana a conquistar Moscú.

"CAPÍTULO DIEZ:

POLESIA, UN KALASHNIKOV Y LA FRONTERA RUSA"

(Música)

En el episodio anterior, nos encontrábamos en Kiev,

capital de Ucrania.

Una gran ciudad que mezcla la religión,

el pasado cosaco mitológico, la modernidad

y la historia reciente de la Unión Soviética.

Pero Miquel debe salir de viaje rumbo a Moscú, su destino.

Cada vez más próximo después de tantas jornadas de ruta.

(Música)

Cruza la frontera del río Dniéper

para penetrar en otra región de Ucrania

más próxima cultural y étnicamente a Rusia.

(Música)

Pero antes debe abandonar Kiev.

Se detiene en uno de los inmensos bosques que rodean la ciudad

y que, a pesar de su belleza, guardan una historia terrible,

una historia de guerra, violencia, asesinatos y crueldad

que jamás deberíamos olvidar para que no se repita.

(Música)

El camino está sembrado de cruces de hierro

y de banderas de Ucrania y Polonia abrazando los árboles.

¿A dónde llevará el sendero?

(Música)

Ucrania fue un solar totalmente castigado

durante la Segunda Guerra Mundial.

Tanto por los nazis como por los soviéticos.

Y no solo murieron judíos, también gitanos,

y, como en este lugar, católicos, nacionalistas ucranianos, polacos.

Las afueras de Kiev son boscosas

y están llenas de memoriales como este.

Quizás el más conocido sea Babi Yar, donde se calcula

que murieron más de 150 000 personas

asesinadas primero por los alemanes y después por los soviéticos.

La intolerancia no entiende de colores.

Solo tiene un color, el negro.

(Música)

(HABLAN EN INGLÉS)

(Música)

La matanza de polacos en Ucrania es una historia poco conocida.

Miles de polacos habían emigrado durante comienzos del siglo XX

a la región ucraniana de Volinia, ocupada por Polonia.

(Música)

Tras el pacto Mólotov-Ribbentrop de 1939,

alemanes y rusos se repartieron Polonia.

Volinia quedó en la zona rusa.

Los soviéticos limpiaron su área de burgueses y clases dirigentes,

en su mayoría polacos.

20 000 oficiales fueron asesinados en Katyn

y familias enteras deportadas.

En 1941, Alemania invade Polonia y Ucrania.

Surge, entonces, el nacionalista ejército insurgente ucraniano

que, además de luchar contra los alemanes,

asesinó a miles de polacos para limpiar étnicamente Volinia.

Se calcula que murieron 80 000 personas

en lo que los polacos consideran genocidio.

Todavía hoy es un hecho que genera controversia diplomática

entre los dos países.

(Música)

Las armas han causado mucho dolor en Ucrania,

pero también pueden tener un uso deportivo y lúdico.

(Música)

Pues esta va a ser mi actividad deportiva en Kiev.

Disparar, pero no paintball, disparar un arma de verdad,

un kalashnikov, el AK-47,

el arma más mítica de la historia destructiva del ser humano,

que es mucha historia.

Así que vamos a ver si me dejan uno de esos,

uno de esos gordos, grandes.

Se podría decir que, en realidad, esto es entrenamiento para cazar,

pero 9 mm muy de caza...

No sé qué pieza son las que se cazan con esto.

Desde luego...

Ucrania, que puedes venir a un campo de tiro

donde se adiestran los militares y los que no son militares

y pedir que te traigan un kalashnikov

y por 40 grivnas, que vienen a ser casi dos euros,

disparas una bala.

Hombre, yo soy pacifista,

pero también soy un fetichista.

El AK-47 es el gran símbolo de lo que ha sido el siglo XX,

que es mi siglo.

Así que como lo he visto tantas veces en televisión,

lo he visto en manos de tantos luchadores de un bando y de otro,

no me puedo resistir si vengo a la antigua Unión Soviética

es tocar un AK-47 y dispararlo.

En fin, estas cosas no las hay en España,

así que hay que venir a Ucrania para poder hacerlo.

Espero que no se le vaya de las manos,

porque yo con un arma soy muy peligroso.

(RÍE)

Las explicaciones en ruso son cojonudas para no entender nada.

Me he fijado en un detalle

y es que el instructor al principio iba desarmado,

pero cuando se acerca con el kalashnikov,

viene con una pistola.

Es como una medida de seguridad,

por si el que dispara por dos euros de bala

se vuelve un poco gilipollas.

E intenta iniciar algún tipo de revolución por su cuenta

utilizando su billete de 500 grivnas.

(Música)

Vamos a ver el desastre de puntería que tengo,

porque este cacharro

es... Complicado de manejar.

No parece muy fino.

(HABLAN EN INGLÉS)

Esto...

Mi instructor de tiro en la Brigada Paracaidista

estaría contento.

Este es mi trofeo de Ucrania.

Quizás...

No quiero imaginar a quién pondría aquí,

pero alguien cabría.

(Música)

Es una sensación disparar con un AK-47,

te sientes un revolucionario.

Sientes que estás liberando a alguien,

liberando alguna nación, alguna, yo qué sé, ideología,

lo que sea.

Siempre hay que buscar un motivo para disparar,

que es lo que hace la gente.

No son idealistas, sino buscan siempre

un motivo para satisfacer su ansia de disparar.

Y lo visten de ideología, de patriotismo, de lo que sea.

(Canción en inglés)

Abandonamos definitivamente la región de Kiev

y entramos en la pantanosa región de Polesia,

una inmensa área natural que se extiende por la zona fronteriza

de Polonia, Ucrania, Rusia y Bielorrusia.

(Canción en inglés)

(HABLAN EN RUSO)

(Canción en inglés)

El nombre de Polesia tiene raíz eslava y significa bosque.

Y esto es lo que nos rodea.

Bosques frondosos, bosques verdes, bosques espesos de altos árboles.

(Canción en inglés)

Resulta casi hipnótico para el viajero extranjero

recorrer esta llana geografía verde sin montañas a la vista

y siempre sumido en un túnel vegetal,

sin accidentes ni puntos de referencia en el horizonte,

conducir a La Gorda es como moverse sin desplazarse,

de algún modo, es una sensación parecida a flotar ingrávido,

a navegar.

(Canción en inglés)

Y como flotando en este océano verde de bosques y lagos

aparecen pequeñas aldeas de casas de madera

pintadas de colores.

Son islas de vida rural y sencilla,

donde no aparecen muchos extranjeros en moto.

Son estos pequeños pueblos los que muestran la Ucrania interior,

la que más le gusta al nómada.

(Canción en inglés)

Después del bullicio de Kiev, hemos venido a la Ucrania rural.

Es un cambio de universo completamente diferente.

A mí me gusta mucho, me encantan estos pueblecitos,

ahora con la luz del incipiente verano,

con sus casitas de madera, los niños jugando.

Aquí podemos ver el contraste que se vive ahora mismo

en los países de la antigua Unión Soviética.

Todavía en pie estos símbolos comunistas

que recuerdan la victoria contra los alemanes,

la glorificación del pasado del ejército rojo,

de los héroes socialistas

y al lado, la religión.

Una religión pujante, una religión ortodoxa,

que brotó prácticamente de los escombros del régimen socialista,

que durante años intentó extirparla

del interior del alma eslava y que, sin embargo, rebrotó.

Y hoy coexisten. Una frente a la otra.

Aunque es posible que le haga más daño a la religión

el consumismo que el comunismo.

Porque lo que estas gentes ahora desean

es consumir como se consume en Occidente.

Y en Occidente ya sabemos que el consumo

ha traído un debilitamiento de la fe.

El otro día me lo contaba mi guía por Odesa.

La religión está fuerte en Ucrania,

porque se produce siempre el mismo fenómeno.

Cuando la economía está mal, cuando hay falta de oportunidades,

la gente vuelve los ojos a Dios.

Nosotros tenemos que irnos a buscar un sitio de dormir

antes de cruzar la frontera con Rusia.

(Motor)

(Canción en ruso)

Atardece y el viajero se adentra en el pueblo

buscando lo que ya le anticiparan aquellos amables hombres

a los que preguntó. Un hotel.

(Canción en ruso)

Y lo que se encuentra es una humilde posta para camioneros.

(Canción en ruso)

En estas básicas habitaciones, sin apenas comodidades,

se alojan los marineros de este mar verde,

los conductores de los transportes internacionales

que van y vienen de Rusia o Bielorrusia.

Pero donde duermen los camioneros también se les da de comer.

(Canción en ruso)

Vamos a ver si nos dan algo de cenar en este garito de camioneros.

Ya sabéis que en los garitos de camioneros normalmente

sirven buena comida y abundante.

Así que si esto es

para camioneros rusos, bielorrusos, ucranianos y serbios,

seguro que se come bien.

(HABLAN EN INGLÉS)

Me he quedado un poco flipado, porque se supone

que los camioneros comen abundante.

Y además, los tipos que yo veo por aquí son bastante grandotes.

De modo que esto, no sé, por qué me han traído esta tapita.

Esto ya me hace más gracia.

De hecho, es un steak.

Filetazo de cerdo.

Algo duro, pero comestible, con el hambre que tengo...

Empiezo a sentirme mejor.

(HABLAN EN RUSO)

El "khorosho" es universal, el "khorosho" me encanta.

Cuando oigo "khorosho", me siento bien.

Me encanta cuando la gente es amable

y la verdad es que los ucranianos están siendo muy amables.

Me llevo mucha mejor impresión del país ahora

que cuando lo hice en el 2009.

Tuve un paso no muy afortunado por el país.

Pero hay que dar una segunda oportunidad a los sitios

y Ucrania me están mostrando su mejor cara en este viaje.

Su cara "khorosho".

Cuando la gente te dice "khorosho", "spasibo", "pozhaluysta".

"Pozhaluysta" es por favor, pero también es de nada.

Cuando dicen palabras amables,

a uno se le llena el pecho de confianza en la humanidad.

Todos podríamos vivir mucho mejor

si fuéramos más amables unos con otros y educados

aunque, bueno, eso también es curioso

en un país que tienen los AK-47 al alcance de cualquiera

que tenga un euro para pagarse un disparo.

En fin.

(Música)

Amanece en la aldea.

Los campesinos se atarean en sus labores de campo

como hicieran sus padres y abuelos.

Aquí el tiempo parece haberse detenido.

(Canción en inglés)

Miquel se pone en marcha.

Está muy cerca de la frontera más difícil de su viaje,

al menos sobre el papel.

La que separa dos países en guerra no declarada, Ucrania y Rusia,

que mantienen una relación explosiva por la anexión de Crimea

y el apoyo a los separatistas de Donetsk y Lugansk.

(Música)

¿Cómo estará la situación en el paso fronterizo?

¿Le tratarán como a un viajero o como a un espía?

(Canción en inglés)

Pronto aparece el primer soldado.

Un chico muy joven que le pide la documentación del vehículo

y le confirma a Miquel que no hay problemas

ni mucho menos hostilidades.

(Canción en inglés)

(HABLAN EN RUSO)

(Canción en inglés)

Eso ya es la frontera con Rusia, es decir,

lo tengo a tiro de piedra o a tiro de kalashnikov.

Lo pilláis ¿no?

Bueno, creo que se ve una especie de palitroque alto que sale.

Eso es el punto que señala el trifinio.

El trifinio es donde se juntan

las líneas fronterizas de tres países,

en este caso, Bielorrusia, Rusia y Ucrania.

No creo que me dejan llegar allí, hacerle fotos, filmarlo,

así que, bueno, voy a intentar otra vez filmar con la cámara de casco,

a ver qué es lo que consigo.

Sería una pena no poderos enseñar el monumento que es el trífido,

pero, en fin, es un monumento

que creo que simboliza la amistad entre los pueblos,

pero se ponen poco amistosos cuando intentas filmar en fronteras.

En todo caso, lo que es interesante de comentar

antes de cruzar esa frontera es que entre Bielorrusia y Rusia

no hay frontera.

Entre Rusia y Bielorrusia no hay ni siquiera guardias fronterizas,

no hay nada. Se puede cruzar libremente.

Pero esto se está complicando un poco, ¿no?

No existían estos guardas fronterizos

porque se entendía que son pueblos hermanos

y que prácticamente, Bielorrusia

es como la Corea del Norte europea, ¿no?

Sin embargo, Lukashenko, que es el que manda en Bielorrusia,

ha tomado una medida que ha molestado un poquito a los rusos

y es permitir la entrada por cinco días sin visado

si entras en el país a través del aeropuerto.

Del aeropuerto, de Minsk.

Entonces esto para los rusos supone un problema,

dicen que supone un problema,

porque podrías entrar en Bielorrusia sin visado

y cruzar la desguarnecida frontera entre Bielorrusia y Rusia

y entrar en Rusia de forma ilegal.

A mí no se me va a ocurrir hacer semejante cosa,

por qué no me quiero ver metido

en un lío diplomático muy serio, muy gordo,

y, en fin, cometer un delito,

porque entrar ilegalmente en Rusia no es una infracción administrativa,

es un delito, rasca.

Y no quiero que rasca en este país.

Quiero portarme bien porque ahora mismo

son los que están intentando petarlo internacionalmente

para demostrar que ellos marcan

el paso firme de su política internacional

y de la política internacional del mundo entero.

Entonces, yo...

A todo el mundo que sí, que sí, y a portarme bien.

Es lo que tiene, no quiero ser metido en una cárcel como espía.

Estoy ahora mismo en un trifinio, un lugar donde se encuentran

las fronteras de tres países, Ucrania, Rusia y Bielorrusia.

Absolutamente alucinante, con su monumento de estilo soviético.

Aquí parece que no ejerce jurisdicción ninguno de los tres.

Por eso, puedo meter la moto y a hacer este vídeo.

¿A que mola el sitio?

(Música)

Pero lo que suceda en Rusia lo veremos en el próximo episodio.

Y decían mis vecinos

que llevaba mal camino apartado del redil.

Diario de un nómada. Operación Plaza Roja - Polesia, un kalashnikov y la frontera rusa

26:53 14 ene 2018

Viajamos de Ucrania a la frontera rusa cruzando la boscosa zona de la Polesia. De camino visitamos un campo de exterminio y disparamos con un Kalashnikov.

Viajamos de Ucrania a la frontera rusa cruzando la boscosa zona de la Polesia. De camino visitamos un campo de exterminio y disparamos con un Kalashnikov.

ver más sobre "Diario de un nómada. Operación Plaza Roja - Polesia, un kalashnikov y la frontera rusa" ver menos sobre "Diario de un nómada. Operación Plaza Roja - Polesia, un kalashnikov y la frontera rusa"

Los últimos 181 documentales de Diario de un nómada

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Mostrando 1 de 10 Ver más