'Diario de un nómada' es la primera serie de aventuras protagonizadas por Miquel Silvestre en motocicleta hecha para la televisión española. Empezaron sus emisiones en enero del 2015 con un recorrido por toda Sudamérica, continúo en su segunda temporada por México y Estados Unidos con el título de 'La última danza de guerra' y continúa por el extremo oriental de Asia Menor, al Cáucaso y al monte Ararat; por el Sáhara hacia Dakar; y por la España vacía. Pudimos seguir la aventura casi kilómetro a kilómetro en RTVE.es y en el blog Diario de un Nómada: http://blog.rtve.es/nomada/

4396766 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
Diario de un nómada. Operación Plaza Roja - Odessa, perla del mar Negro - ver ahora
Transcripción completa

Vuelve "Diario de un nómada".

Este es Miquel Silvestre.

Este es Lenin.

Y esta es La Gorda.

Si los mezclamos todos, tenemos "Operación Plaza Roja",

una intrépida travesía al corazón del antiguo imperio soviético.

Se cumplen 100 años de la revolución de 1917.

¿Qué queda de aquel sistema político y social que dominó medio mundo?

Nuestro nómada quiere averiguarlo comenzando un largo viaje

desde los Alpes a las llanuras del Volga.

Tendrá que recorrer miles de kilómetros,

dormir al aire libre

y, sobre todo, cruzar muchas fronteras.

Escalaremos los Cárpatos,

surcaremos inmensos trigales,

comeremos en los mercados,

dispararemos un Kalashnikov

y conoceremos la gente normal que vive en todas partes.

Acompáñanos cada semana a conquistar Moscú.

CAPÍTULO OCHO:

"ODESA, PERLA DEL MAR NEGRO"

¡Ucrania! Granero de la Unión Soviética.

De estos inmensos trigales procedía la mayor parte del grano

que consumían los ciudadanos de la URSS,

aunque, paradójicamente, Stalin condenó a muerte por inanición

a millones de ucranianos

en un genocidio que ellos llaman holodomor.

Ucrania, una nación que considera a los cosacos

como padres de la patria.

Pueblos nómadas y guerreros que se asentaron a la derecha de ese río,

el Dniéper, para fundar un estado independiente

que los ucranianos nacionalistas

consideran el verdadero origen de su país.

Ucrania, un país que recuerda constantemente la victoria

contra los alemanes en la Segunda Guerra Mundial,

porque aquí se sufrió especialmente.

En Ucrania podemos encontrarnos cosas como esta,

una estatua de Darth Vader que era una de Lenin.

Ucrania es también famosa por unas escaleras muy célebres

donde se rodó una de las escenas más memorables del cine universal,

aunque la película era soviética,

de Eisenstein, el que se inventó el montaje cinematográfico.

¿Sabías que Kiev había sido fundada por los vikingos?

Ucrania es también curiosa porque es un lugar de peregrinación

para judíos ortodoxos de todo el mundo.

¿Y qué podemos encontrar hoy en Ucrania?

Una gran belleza natural,

el exotismo de una sociedad exsoviética,

bellos monasterios ortodoxos

y la historia de un español intrépido.

Ucrania es también un cruce de caminos

entre oriente y occidente, entre Asia y Europa.

Por eso por aquí ha pasado también mucha gente.

Y nosotros teníamos que pasar.

(Música)

Pero para pasar por Ucrania primero tendremos que cruzar la frontera.

Recordemos que en el episodio anterior

Miquel había acampado en un trigal de Moldavia,

muy cerca de la linde divisoria entre los dos países.

La mies del verano, verde, pletórica de granos y casi infinita

saluda al nuevo día y desea buen viaje a nuestro nómada,

que se adentra en los senderos de labor

para tomar la pista de tierra que le lleve a la carretera general.

(Música)

Tras un corto trayecto entre la arboleda,

se divisan los barracones de la aduana de Moldavia.

Y... Por supuesto, las aduanas, ya sabéis, que no se pueden filmar.

Yo voy a intentar coger alguno imagen con la cámara del casco

a ver qué tal se nos da

y, sobre todo, cómo de pesado resulta el papeleo.

En esta frontera parece que controlan un poco más

que en la que se pasa desde Rumanía, pero, bueno, hacen su trabajo.

Está bien que chequeen el número de bastidor,

porque, si no, el tráfico de vehículos sería...

Rumbo a Ucrania...

Por lo menos hacen este control para evitar que te roben tu coche

y se lo lleven a Ucrania.

¿Ok?

Vamos al lío de verdad.

Sin excesivas dificultades, Miquel supera este lado de la frontera

y se dirige a la aduana ucraniana,

donde espera un poco más de burocracia y control.

Al fin y al cabo, Ucrania está en guerra ahora mismo.

Es curioso, porque esto ya es Ucrania,

pero todavía no he pasado la frontera.

O sea, bueno, he pasado la frontera pero no he pasado la aduana.

Y tiene que estar en algún sitio.

"Hello". "Hello".

"Passport?". "Where are you come from?".

España. "From... Moldova?".

"From Moldova".

"Show me your passport and the passport of the bike".

"Passport.

Passport of the bike.

It's a little bit broken...".

"You stop for Volkswagen, border control and...

Your passport". Ok.

Llega la hora de la verdad.

¿Cuánto tiempo le harán esperar?

¿Y cómo de exhaustivo será el registro de su equipaje?

"Hello". "Hello".

"Passport, passport moto". "Passport moto... Passport...".

Inmigración. "Immigration".

"Passport". "Custom".

"Custom. Ok".

Pero Miquel pronuncia las palabras mágicas.

"¿Español?". ¡Español!

¡Oh! (RÍE)

En cinco minutos obtiene paso franco.

Este es el papel que me autoriza a salir.

Espero no perderlo antes de cruzar la frontera.

Así que el nómada entrega el papel al último guarda fronterizo

¡y por fin libre! ¡Ya estamos en Ucrania!

¡Ucrania! ¡Yuju!

¡Ya estamos en Ucrania! ¡Vámonos!

(Música rock)

Efectivamente. Ya estamos en Ucrania

y nos recibe una carretera estrecha y bacheada

que no perjudica el buen humor del viajero.

Al contrario, esto es lo que a él le gusta.

El paisaje sigue siendo verde,

pero aparece un nuevo tipo de vegetación:

cañizos y juncos propios de zona de marismas.

Estamos en el delta del río Dniéper, Parque Nacional llano y húmedo

que antecede a la costa del Mar Negro

donde se levanta nuestro destino: Odesa.

Cruzamos el Dniéper y empezamos a ver signos de urbanización

en las torres de alta tensión, los anuncios y señales...,

las iglesias,

las rotondas

y los monumentos a la victoria en la Segunda Guerra Mundial.

En Ucrania coexisten dos almas;

la que mantiene en pie

toda la simbología comunista de origen soviético

y el empeño por modernizarse y acercarse a occidente,

a la Unión Europea.

Esta coexistencia de dos almas genera algún conflicto.

El conflicto estalló en 2014, cuando las protestas prooccidentales

en Kiev hicieron caer el gobierno prorruso de Yanukóvich.

Las comunidades rusohablantes de Crimea y el sureste del país

iniciaron un movimiento secesionista, apoyado por Moscú,

que ha terminado con la independencia de facto

de la región de Donetsk y la anexión rusa de Crimea.

Estos antecedentes de guerra abierta inquietan a Miquel.

¿Qué clase de ambiente encontrará en Ucrania en general

y en Odesa en particular?

(Música)

Una ciudad fundada por orden de Catalina la Grande

y que llegó a ser la cuarta en importancia en el imperio ruso.

Una ciudad con una población tanto ucraniana como rusa,

una población mítica

que tiene un peculiar y poco conocido vínculo con España.

Estamos en Odesa, la perla del Mar Negro.

Una de las ciudades más habitables de Ucrania, con mejor clima,

destino vacacional y famosa por su marcha nocturna,

Pero quizás os sorprenderá saber

que esta ciudad la fundó un español.

Ahora lo vamos a ver.

Pero antes de dirigirse al centro, Miquel recorre una zona industrial

en busca de un monumento de la ciudad, muy original,

pero que apenas nadie visita.

En su búsqueda se interna en una fábrica en ruinas

para preguntar a un guarda.

"English?". No.

Estatua. Darth Vader.

El guarda le indica al instante.

Odesa tiene muchos monumentos principales,

pero para mí, este, es uno de los más importantes.

Está escondido en una fábrica,

prácticamente no se puede pasar sino a través de unos tornos

convenciendo a unos militares, pero es míster Darth Vader.

Pero lo mejor de todo es que esto era una estatua de Lenin.

Lenin transformado, travestido, de Darth Vader.

"Very good".

Estas son las cosas que nos gustan en "Diario de un nómada".

Después de la acampada de ayer

en medio de los trigales de Moldavia,

hoy, en Odesa, voy a dormir en este pedazo de hotel,

pero no lo voy a pagar yo,

porque, probablemente, no me lo podría permitir.

Esto es cortesía del departamento de turismo de la ciudad,

que tiene esta amabilidad con los medios extranjeros,

como "Diario de un nómada",

porque "Diario de un nómada" es de lo mejor que hay.

Y por eso, aunque no lo han visto en su vida...

(Motor)

...saben que soy un gran profesional de la televisión.

Así que, nada, como un VIP, me alejo...

Me alejo y me alojo.

(RÍE)

La verdad es que me hace falta una ducha y me hace falta una cama,

porque la acampada de ayer... el suelo estaba un poco irregular,

pero, bueno, te vas acostumbrando a todo.

Tuve visita hasta de la Policía de Fronteras.

Lo que pasa es que eso no lo pudisteis ver

porque ya era de noche y tampoco era plan de ponerme a grabarlos.

Pero...

Vamos a ver qué tal...

Es un lujo sencillo.

Y, además, tengo unas vistas flipantes.

¡Tengo unas vistas flipantes!

¡Me encanta!

Porque en un mismo encuadre tengo lo que es Ucrania.

Venid a verlo conmigo.

Por una parte, tengo ese edificio decrépito,

que prácticamente se está hundiendo,

más allá está una iglesia, que debe ser la catedral,

con su gran cúpula dorada,

que refleja el esplendor de la religión,

el nuevo esplendor de la religión

que no pudo ser aniquilado por el comunismo, aunque lo intentó,

pero es posible que el consumismo sí pueda,

como ocurre en occidente.

Y ahí tenemos ese centro comercial cojonudo,

construido en plan mamotreto,

para que la gente consuma. "Buy or die, we are in" Ucrania.

Me encanta este país con sus contrastes.

Es que...

a mí el Este... me flipa mucho.

Eso sí, un poco lejos del "Black Sea",

aunque el hotel se llama Black Sea...,

pero un poco lejos del "Black Sea" estamos.

Desde aquí no se divisa. Hay edificios por todas partes.

Tendremos que buscar

las escaleras de "El acorazado Potemkin",

la Casa de las Brujas

y, sobre todo, sobre todo,

la estatua que nuestro compatriota José de Ribas tiene.

No solamente la estatua, sino que tiene dos estatuas

y una calle, la calle principal.

¿Por qué? Porque José de Ribas fundó esta ciudad.

¿A que mola ver "Diario de un nómada"?

(RÍE)

Fresco, duchado, con pantalones limpios...

Me siento como un chico con zapatos nuevos.

Estoy encantado, encantado de haberme duchado

y de haber dejado la mugre de la acampada en el baño.

Y este debe ser mi guía. Stan.

Este es Stan, es nuestro guía de turismo.

Nos lo pone la oficina de la ciudad para enseñarme Odesa,

así que puedo dejar la moto aparcada,

que a veces es un deleite

poder caminar tranquilamente por una ciudad,

y él me va a ir enseñando los puntos más esenciales de esta población.

Y vamos a ir "to the Ribas statue". Yes.

A la estatua que tiene nuestro compatriota aquí en Odesa,

que es un flipe. Venga.

(Música)

Así que... "let's go to Odesa".

¿Qué es esto? "They are blessing?" "It's a priest. Yes, he is blessing".

Miquel y su nuevo amigo recorren a pie el centro de la ciudad

y lo primero que el aventurero le pide al guía

es que le lleve a comprar comida.

No son las escaleras del Potemkin todavía.

"Pryvoz Market". "Yes. Pryvoz Market".

Así que dices que aquí se puede comprar de todo.

(RÍE) "Almost everything". Casi de todo.

Buah, aquí ya empieza a oler a "market".

Este es el mercado Pryvoz,

uno de los mercados más grandes de Odesa,

donde se puede encontrar todo o casi de todo, al menos,

como nos ha dicho Stan. A mí, desde luego, me encanta,

me entusiasma cómo huele todo,

y la pinta que tiene la comida, y la gente que hay.

Es la vida en ebullición.

No se puede elevar el alma con el arte y la historia

con el estómago vacío.

¡Acojonante el Pryvoz Market!

Aquí voy a invertir

mis...

"50, the president. The president goes for the bread.

One president for the bread". Te cambio el presidente por el pan.

(RÍEN)

"Spasibo".

¡Qué pedazo de tableta de chocolate!

Con esto mi mujer alucinaría.

Mira, pesan el chocolate en una balanza,

como los camellos en España.

"It's nothing". "It's nothing... 3 are 3 ".

Es que esto de envolver chocolate en papel albal da muy mala pinta.

(BURLÓN) Esto en la frontera me puede dar algún problema.

Comprando chocolate pesado en balanza

y guardado en papel de aluminio, y con las pintas que tengo...

Yo creo que desconfiaría. "Ok. Very good".

Esto es cecina.

Es idéntica que la cecina. Además, está muy buena.

"It's the same", ¿no? ¿No "it's the same"?

Es cabeza de cerdo.

Ok. Nos vamos de aquí, porque si no...

Si no, nos perderíamos el atractivo de Odesa al atardecer.

Una ciudad llena de secretos y rincones.

La Casa de las Brujas.

Este es el famoso puente de la suegra.

(RÍE) Vamos a cruzar el puente de la suegra.

Y ahora que cruzo este puente de la suegra,

aprovecho para mandar un saludo a mi propia suegra.

Milagros, eres una tía estupenda.

La verdad, que tengo mucha suerte contigo.

"Nice". "Yes. Very nice.

Now we are going to the statue of Catherine the second".

Así que esta es la estatua de Catalina la Grande.

Catalina.

Catalina "the second".

(RÍE) Esa es la diferencia.

Ok. Y quién... ¿Este es...?

Ah, José de Ribas es este...

Así que este es José de Ribas,

que tiene una estatua compartida con Catalina la Grande.

Bueno, esta Catalina la Grande, o Catalina "the second",

la segunda, como dicen ellos, arriba presidiéndolo todo...

A mí, el que me importa, es este, José de Ribas, que vino aquí

y dijo: "Aquí se va a fundar una ciudad",

e hizo como los que fundaban ciudades en América,

estableció un plan y trajo gente, cosacos, vivir.

Para entender la trascendencia que supuso la fundación

de esta floreciente ciudad por un español,

hay que conocer primero a la persona

que le concedió semejante posibilidad,

Catalina la Grande, la más conocida zarina de Rusia,

que, paradójicamente, no era rusa,

sino una princesa alemana de bajo rango

que casó con el zar Pedro III.

Este era un personaje completamente refractario a la cultura rusa,

porque también había nacido en Alemania,

así que Catalina urdió un complot y un golpe de Estado

contra su marido junto a su amante Grigory Orlov.

Depusieron al zar, la entronizaron a ella como zarina

y reinó durante 34 años.

34 años en los que su reinado fue fértil en amoríos,

tuvo amantes diversos, victorias bélicas,

y una profunda europeización de Rusia.

En esa corte llena de intrigas de finales del siglo XVIII

aparece por aquí un joven español llamado José de Ribas.

Viene como ayudante del hermano del amante de la zarina,

pero pronto se enrola en el ejército ruso

y, por méritos propios,

destaca en sucesivas campañas contra los otomanos.

Cuando se firma la paz con el imperio otomano, en 1796,

él es uno de los tres plenipotenciarios.

En ese acuerdo se concede a Rusia la orilla norte del Mar Negro

y la zarina encomienda a José de Ribas

la fundación de una ciudad: Odesa.

Por eso aquí tiene esta calle, que está dedicada a su nombre,

y tiene esta estatua para él solito.

En la época soviética pretendieron cambiarle el nombre varias veces

a Deribásovskaya pero, sin embargo,

los habitantes de Odesa se negaron siempre.

Por eso hoy tenemos una ciudad

que tiene una calle dedicada un español

y "Diario de un nómada" tenía que venir a contároslo.

Uno de los amantes de nuestra emperatriz fue Potemkin

y, precisamente, la película más conocida del cine soviético,

y una de las mejores de la historia, es "El acorazado Potemkin",

de Eisenstein, rodada en 1925,

donde se narran los acontecimientos de la revolución de 1905,

precedente de la de 1917. En estas escaleras de Odesa

tiene lugar la escena más memorable,

que es cuando el carrito de bebé cae por aquí, por estos escalones,

y los soldados disparan a la multitud.

Hoy la multitud que circula por aquí

no corre más riesgo de ser disparada,

más que por sus propias cámaras.

Odesa fue escenario de una terrible batalla

durante la Segunda Guerra Mundial.

Las tropas que la conquistaron para el eje no eran alemanas,

sino rumanas, al mando del filonazi Antonescu.

La campaña estuvo terriblemente planificada.

Le costó más de 100 000 soldados, dos meses de asedio

y, prácticamente, destruyó la ciudad.

Posteriormente el poder soviético la declaró... ciudad heroica.

Desde Odesa iniciamos viaje hacia...

Moscú. 1136 km. Estamos ya casi al lado.

Evidentemente mi hotel es de este tipo de lujo oriental,

algo recargado, pero molón. Mola mucho.

Musicón.

Porque esto es Odesa. La fiesta perpetua.

Nosotros no hemos salido de fiesta,

pero para mí todos los días son fiesta.

Vamos a ver qué hay.

Una ensalada de pepino. El pepino está por todas partes.

A mí me encanta el pepino. Además, está sin pelar. Bueno.

Arroz, patatas, salchichas...

Una especie de tortilla. Vamos a probarlo.

Y lo más flipante son alitas de pollo para desayunar.

Y esto que...

son como albóndigas.

Vamos a probar las albóndigas. Albóndigas pálidas.

Albóndigas albinas.

¿Habéis visto alguna vez las albóndigas albinas?

Tienen esta salsita... Parece que hay cilantro flotando.

No sé lo que es, pero está bueno. Efectivamente, son albóndigas.

Luego esto tiene pinta de ser como una especie de requesón.

Requesón.

Luego esto tiene pinta de estar hecho con huevo.

Está hecho con huevo, aunque no puedo identificar la receta.

Bueno.

El caso es que tenemos que salir de Odesa

y nos vamos dirección hacia Kiev,

pero antes pararemos en algunos sitios

y creo que será interesante, porque son casi 800 km de viaje.

Así que... nos veremos en la carretera, amigos.

(Música)

Y así nos ponemos otra vez en marcha,

dispuestos a llegar a Kiev hoy mismo.

¿Qué sorpresas nos deparará el viaje por el nuevo país?

Estamos impacientes y excitados por vivirlas.

Aunque el desembarco en la capital de Ucrania

tenemos que contarlo en el próximo episodio.

(Música)

En el desayuno he comentado que Kiev estaba a casi 800 km de Odesa,

pero me equivocado. He calculado mal.

Está mucho más cerca. De Odesa a Kiev hay unos 468

y desde este cartel donde me encuentro, como se ve, son solo 452.

Y, además, la autovía está estupenda.

No sé lo que van a durar estos tres carriles,

pero, desde luego, la infraestructura...

me ha sorprendido para bien.

Así que vamos a aprovecharla mientras dure

y a dirigirnos hacia Kiev.

(Música)

Lo que sí podemos anticipar es que tan magnífica autopista

no duró todo el camino.

Como tampoco lo hizo el sol.

(Música)

¡Páralo! ¡Vale!

Y decían mis vecinos

que llevaba mal camino

apartado del redil.

Siempre fui esa oveja negra

que supo esquivar las piedras

que le tiraban a dar.

Y entre más pasan los años,

más me aparto del rebaño

Diario de un nómada. Operación Plaza Roja - Odessa, perla del mar Negro

28:25 31 dic 2017

Llegamos a Ucrania, granero de la Unión Soviética y visitamos Odessa, la ciudad del mar Negro que fue fundada por un español y plató de una de las películas más famosas de la historia del cine.

Llegamos a Ucrania, granero de la Unión Soviética y visitamos Odessa, la ciudad del mar Negro que fue fundada por un español y plató de una de las películas más famosas de la historia del cine.

ver más sobre "Diario de un nómada. Operación Plaza Roja - Odessa, perla del mar Negro" ver menos sobre "Diario de un nómada. Operación Plaza Roja - Odessa, perla del mar Negro"

Los últimos 174 documentales de Diario de un nómada

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Mostrando 1 de 9 Ver más