www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4106881
Diario de un nómada - Ruta por la España vacía: Valencia - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad TVE

Mikel, trae agua para la papilla del niño,

que ya no le queda casi.

¿Oído?

Nuestro nómada ahora tiene ahora familia.

Quizás sería el momento adecuado

para cerrar definitivamente su diario

y olvidarse de las grandes aventuras.

Todos tenemos un gen nómada. Tú también.

Lo que ocurre es que igual que los pueblos primitivos

se fueron sedentarizando

a medida que cultivaban la tierra para generar excedentes alimenticios

con los que mantener a su familia en los meses de invierno,

nosotros también nos sedentarizamos cuando tenemos familia.

Como es mi caso, que me he casado y tengo un hijo

y bien contento que estoy.

Creo que es lo más grande que me ha pasado nunca.

Pero eso no quiere decir que perdamos nuestro gen nómada.

Creo que el gen explorador no se pierde nunca.

Por eso a veces, somos capaces de venirnos a la montaña a por agua,

en lugar de comprarla en la tienda de la esquina.

Estamos en Arganda del Rey.

He dejado la Nacional III, la congestionada autovía de Valencia

porque quiero repetir uno de esos viajes míticos

que hacíamos en nuestra infancia, cuando éramos niños, en los 70.

Entonces, ir desde Madrid, hasta el punto más cercano de costa,

que era Valencia, unos 330 kilómetros,

era una auténtica aventura.

Hoy de Madrid a Valencia, apenas se tardan tres horas y media

porque la autovía es fantástica.

Sin embargo, "Diario de un nómada",

es un programa que le gusta, viajar lento, viajar despacio,

apartarse de las vías convencionales

y meterse por las carreterillas, por los pueblos,

para ver qué es lo que queda, qué permanece de aquel viaje tan épico.

Así es lo que vamos a hacer,

seguir nuestra línea genuina, desde el slow road al slow trip,

viajar despacio, para ver con interés qué es lo que permanece

del antiguo viaje de la Nacional III.

Música

Nos ponemos en marcha y tomamos la M-209.

Encontramos un paisaje llano de cereal recién segado

que apenas tiene tráfico.

Música

Como diría el Coronel Kurtz interpretado por Marlon Brando

en "Apocalipse Now"

"El horror. El horror"

Para mí esto es el horror,

porque son prácticas, se avanza rápido,

se hacen muchos kilómetros en poco tiempo,

pero son el tedio personificado en la conduciión.

Además que a mí, me parecen peligrosas,

porque la gente va muy rápido y como yo voy despacito,

pues entonces, creo que me ponen en peligro.

En cualquier caso,

hemos hecho prácticamente desde Arganda hasta Belinchón

sin ver a nadie,

por unas comarcales fabulosas.

Lo que ocurre es que no puedo seguir todo el rato,

porque ya la comarcal, ya no va tan paralela a la carretera de Valencia,

así que tengo que introducirme en este río de tráfico

para hacer casi 70 kilómetros

para volver a desviarnos hacia el paraíso,

en Valverde de Júcar.

¡Acompañadme hasta allá que os vais a enterar!

Música

Después de Villares del Saz,

nos desviamos por la CM-2103 hacia Valverde de Júcar.

Y entramos de lleno en el paraíso.

Desaparece el tráfico, las prisas

y retornamos al país rural de las carreteras estrechas

y la naturaleza a pie de pista.

Música

El suelo cuarteado del embalse de Alarcón.

Esto cuando uno va por la autovía prácticamente ni lo ve.

Vamos por el otro lado del Júcar y el embalse de Alarcón

y al otro lado, autovía llena de peña.

El problema será salir de aquí.

Pero bueno, creo que lo conseguiré.

Así que ahora vamos a Valverde de Júcar,

a la vera del Júcar,

y de ahí, vamos a reencontrarnos con la vieja Nacional III,

con el viejo trazado,

para visitar un lugar que en tiempos fue

un establecimiento de categoría

y que hoy está abandonado,

como le ocurre a muchos negocios que dependían del tráfico de viajeros.

¡Es la vida¡, marcada por el progreso que a veces es, cruel y sin piedad.

Música

Este viaje es muy emotivo para Mikel

pues es el que hacía de niño con sus padres

para pasar las vacaciones en Dénia, el lugar donde nació

y de donde era su primera novia de adolescencia.

Música

Estamos en Olmedilla de Alarcón.

Hemos venido desde Olivares de Júcar por la rivera del Júcar

y del embalse de Alarcón

y es una auténtica maravilla,

entre los pinos, las vides, los viñedos...

Nos hemos cruzado con 3 o 4 coches, aproximadamente.

Esto es un desierto, es como viajar solo por el paraíso.

A mí me encanta.

Música

El hotel Clarige, aquí, en la rivera del embalse de Alarcón.

Este establecimiento, era un auténtico icono

de la vieja Nacional III.

No solamente por la belleza del paraje donde está enclavado,

en la rivera del embalse de Alarcón,

sino también por su característica arquitectura brutalista

que llama la atención.

Más bien parece un bunker,

y de hecho, en alguna ocasión se ha utilizado como plató

para una película de cine, representando una fortaleza.

El hotel Clarige, era un establecimiento con pretensiones.

Intentaba ser un hotel de lujo,

aunque se quedó un poco a medio camino.

Su función más importante,

al menos la que más se recuerda por los viajeros de la vieja Nacional III

es la de servir de apeadero de la línea de autobús que unía,

Madrid con Valencia, Valencia con Madrid.

Yo mismo lo he utilizado varias veces,

sobre todo sus servicios y también la cafeteria

para tomarme algún bocadillo cuando tenía hambre.

A mi espalda tengo la otra rivera del embalse de Alarcón

que antes habíamos visto por el lado de Valverde de Júcar.

La Nacional III tiene dos embalses: el de Alarcón y el del Cabriel,

que es también muy bonito y que cuando se ve desde la autovía

prácticamente no se ve nada.

Mientras que antes, la Nacional III,

serpenteaba y te daba una visión maravillosa de ese embalse.

Dejamos el pantano a nuestra espalda

y recorremos unas estrechas carreteras

flanqueadas por bellísimos pinares.

El Sol se va poniendo,

y nos dirigimos hacía las tierras fronterizas de Cuenca y Albacete,

donde se cultivan las vides de los recios vinos manchegos.

Si hubiéramos conducido por autovía ya estaríamos en Valencia,

pero Mikel prefiere viajar lento

y así se oculta el Sol cuando aún estamos a mitad de camino.

Música

Son las siete de la mañana.

Estamos en La Roda, Albacete.

Me voy a tomar un café y a ver si me espabilo un poco.

Me desviado de la ruta principal de Valencia

para pasar la noche en La Roda,

porque, aparte de que me gustan estos sitios típicos,

con las navajas, los Miguelitos y los jamones,

es que muy cerca de aquí hay un pequeño monumento

que creo que nos va a sorprender.

Podríamos decir que aparte de ser un lugar típico albaceteño

que muy poca gente conoce,

es un auténtico monumento, al abandono, a la desidia

y a la dejadez.

Una pena.

aunque a veces también los elementos abandonados del paisaje,

pueden tener su atractivo.

Pues ya que estamos en La Roda,

vamos a comprar lo más típico que son los Miguelitos,

los Miguelitos de La Roda.

Me voy a llevar una caja para mi señora

que al final, todas estas cosas siempre le gustan

y cuando vamos recorriendo España,

de cada sitio nos llevamos lo más típico para llevar a casa,

y así por lo menos, me dan permiso para hacer "Diario de un nómada".

De qué hay. -Chocolate blanco, negro y de crema.

Los de crema son los más típicos, ¿no?

-Los típicos de siempre son los de crema.

Y desde cuándo se llevan haciendo los Miguelitos.

-¡Puf! Yo tengo 54 y ya estaban. -¿Ah sí?

Y se venden mucho. Usted vende Miguelitos...

-Todos los que pasan de Madrid de la autovía

que van a Alicante, Benidorm... -Todo el mundo para como yo,

yo paro y me llevo una caja de Miguelitos, porque no molesta.

Venga, pues entonces me voy a llevar una caja entera de crema.

-¿De docena o de media? -De docena.

¿Cuánto cuesta la docena? -Siete euros la caja de doce.

-Siete euros la docena. -Y cuatro, la media docena.

-Ya, pero sale mejor comprar la de doce.

Esto es como el rascar, empiezas con uno y no...

-Como las pipas, cuanto más comes más te apetecen.

-Venga, pues una caja de crema. -Vale, una caja de doce.

-Es el que más se vende.

Y el de chocolate blanco, ¿es más moderno?

-Los chocolates blanco y negro los sacaron prácticamente a la vez.

-Voy a probar el de chocolate blanco, lo voy a probar aquí directamente...

-Uno de chocolate blanco. -Venga, vamos ahí.

Este es mi desayuno aquí en La Roda, un Miguelito y un cortado.

-Una cajita de Miguelitos por aquí para este señor.

-Está bueno. -Sí.

Los de chocolate están muy buenos. -Es más dulce.

Este está bueno, pero quizá un poquito empalagoso.

-Más empalagoso, más empachoso. -Ya.

-Ahí tiene usted. -Pues muchas gracias.

-De nada. ¿Alguna cosita más?

-Nos vamos al palacio de los Gozalvez.

Vamos a pasar un poquito de frío.

Camino de... Villalgordo del Júcar.

Un pueblo de Albacete a la vera del Júcar.

Pues allí había una de las papeleras más importantes de España.

Y ahora ya de todo eso no queda nada.

Y uno de los edificios relacionados con este... complejo industrial

es lo que vamos a ver ahora.

Cada vez que duermo en una posta, en una venta de estas de carretera,

me acuerdo de aquella canción de...

Mi jaca, galopa y corta el viento camini...to de Jerez.

Música

Amanece, mientras Mikel recorre la CM-3114,

para intentar encontrar un palacio que ya no lo es.

Hemos dejado La Roda detrás, estamos ya en Villalgordo del Júcar

y aquí, está el palacio de los Gosálvez.

Creo que está ahí a la vera del río Júcar,

pero no hay un camino que me lleve hasta allí,

así que voy a tener que meterme entre la maleza y a trochar

para llegar hasta allí.

Pero creo que va a valer la pena.

Atención: "Riesgo eléctrico".

Y, "Zona peligrosa".

Estas son las cosas que le gustan a "Diario de un nómada".

Todo genuino.

Lo que vamos a ver es algo bastante curioso.

Evidentemente no está incluido en las guías;

resulta bastante difícil llegar,

pero para mí, es un perfecto símbolo del auge y caída

de esas sagas familiares de nuevos ricos españoles.

Esto, lo construyó la dinastía de los Gosálvez, Enrique Gosálvez.

Y pocos años después otro descendiente suyo

lo llevó a la ruina.

Modesto Gosálvez cuando murió, que era diputado a Cortes

en tiempos de la República,

pues cayó en el completo olvido, en la decadencia y el abandono.

Dicen que el sexo y el dinero son los motores que mueven el mundo.

En mi opinión, hay un motor más importante todavía

que es la vanidad.

Y gracias a la vanidad de una familia de nuevos ricos de Albacete,

tenemos... Versalles en La Mancha.

¡Flipante!

Fue un palacio de estilo versallesco francés.

Completamente arruinado en Villalgordo del Júcar,

aunque administrativamente, como es España,

depende de la provincia de Cuenca, De casas de Benítez.

Música

Esto está declarado como "bien de interés cultural".

¡Así es España, señoras!

Y si no le gusta, cámbiese de país.

Me han invitado al baile de la familia Gosálvez

y entro por la puerta de atrás.

Siempre me ha gustado recorrer ruinas

para preguntarme cómo era la gente que vivía aquí,

qué pensaban, cómo se relacionaban,

qué queda de sus almas impregnado en las paredes de este espacio.

La verdad es que es... sobrecogedor,

ver estas ruinas completamente vacías, abandonadas,

sin nadie que se preocupe de ellas.

Y parece que había un proyecto de convertirlo en hotel.

Pero, evidentemente con lo que puede costar restaurar esto,

no creo que llegue a buen término el proyecto

y que simplemente se deje que el clima lo deteriore más,

lo hunda por completo

y luego se lleven, simplemente, los escombros.

-¡Bueno! "Diario de un nómada" ha venido para enseñar lo que queda

y para que usted lo conozca.

El palacio de los Gosálvez, aquí, en la estepa castellano-manchega.

Música

Tras pasar la noche en La Roda,

Mikel se dirige hacia la antigua Nacional III,

dejando la provincia de Cuenca y sus largas rectas manchegas.

Música

Estamos llegando a la localidad de Minglanilla,

vamos por la antigua Nacional III que está desierta

y ahí tenemos a nuestro lado la A-3,

la autovía con su incesante tráfico de camiones.

Estamos a punto también de entrar en la Comunidad de Valencia

y de ver las Hoces del Cabriel que es un gran paraje natural

que nosotros vamos a disfrutar

y que los que van con prisa se van a perder.

¡Es lo que tiene las prisas!

Música

Eso que tenemos abajo es el río Cabriel,

y una familia de cabras montesas.

Esta ruina, era un restaurante,

y se situaba en uno de los miradores mejores de la Nacional III.

Y ahora como todo el mundo va por grandes viaductos

que te ahorran las curvas pero que prácticamente no ves el pantano

y mucho menos la naturaleza salvaje del Cabriel,

pues el negocio se ha convertido en una ruina quebrada.

Como les ha ocurrido a muchos de los negocios.

Alguno sobrevive y pronto lo vamos a ver en Requena,

porque Requena es una ciudad que vive del vino y del embutido

y tiene su propia vida económica, su propio desarrollo económico

y no depende tanto de los viajeros.

Pero aquellos sitios que dependía exclusivamente de los viajeros...

pues, se han quedado para disfrute de los animales salvajes.

La verdad es que no sé si eso es mejor o peor.

Posiblemente sea mejor.

Y los que nos aventuremos a hacer el largo camino a Valencia

podemos disfrutar en soledad de esta maravilla.

Música

El puerto de Contreras salva el desnivel del río Cabriel.

Sobre el cauce hay una presa y un puente de finales del siglo XIX.

Es la frontera entre Cuenca y Valencia.

Ha tenido tres trazados:

el primero fue el de una carretera de montaña

llena de curvas y pinos.

Música

El segundo consistió en la construcción de túneles

para la Nacional III.

El tercero, es el de la autovía

que regala a los conductores un paso rápido,

pero les hurta el regalo de esta belleza natural.

Música

Superado el accidente geográfico, aparece Caudete de las Fuentes,

y se extiende un amplio llano llamado Plana de Utiel, Requena.

Música

Estamos en Requena, la capital del vino de Valencia

y este bar, para mí, es mítico,

forma parte de mi educación sentimental.

Este era el lugar donde

cada vez que viajaba con mis padres a Dénia, que era donde veraneábamos,

nos parábamos a comer un bocadillo.

Y está prácticamente igual que hace más de 30 años.

¡Es flipante!

Música

-Hola qué tal. -Hola, buenos días.

-Un bocadillo de blanco y negro. -Vale.

-Eso es longaniza... -Y morcilla.

-Y todo es de aquí, ¿no? -todo de Requena.

-Pues este bocadillo va a ser como La Magdalena de Proust.

Que le hacían recordar las magdalenas que se comía de pequeño.

Un cultismo.

El bar, prácticamente sigue igual como lo recordaba,

lo único que pasa es que hay bastante menos clientela.

Música

-Venga, pues ahí tiene. -Ah, muchas gracias.

-Que aproveche. -Estupendo.

Pues este es el mítico bocadillo de blanco y negro,

sencillo, básico, pero para mí es un bocadillo muy emotivo,

lleno de emoción.

Vamos a recuperar la infancia de un bocado.

¡Mmm! Vuelvo a oír la voz de mi padre:

"¡Estate quieto y deja de joder!".

El bocado de embutido que comía cuando era un crío,

retrotrae al aventurero los recuerdos de su niñez.

Como si fuera una vieja película de súper 8,

ve a sus padres, a sus dos hermanas,

el ambiente de aquella España de los 70,

cuando todo parecía posible.

Música

El bar éste, tu familia desde cuándo lo lleva.

-Mis padres lo cogieron en el 89. -En el 89; ya antes funcionaba.

-Sí claro, el bar éste lo construyeron creo en el 74...

No, puede que antes, 68-69. -Ya, yo nací en el 68. Pues sí.

Yo recuerdo que estaba lleno de viajeros, sobre todo en verano.

Y ahora con la A-3, pues ya... se han ido muriendo los negocios.

-Cierto, claro. -Y aquí como te hagan...

-El pasajero ya va por la A-3.

-Y como te hagan el ramal directo para la carretera de...

-Olvídate ya.

Música

El kilómetro 300 de la Nacional III.

Estamos a poco menos de 40 Km de la ciudad de Valencoa.

Este es, quizás, el último gran tramo de la vieja Nacional,

desde Siete aguas hasta Buñol.

Y además se ve que la carretera va paralela a la Autovía

y sirve para superar el último tramo de montañas.

Cuando yo tenía 20 años

y hacia este viaje para visitar a mi novia,

que ella estudiaba en Valencia,

pues tenía una Yamaha tres y medio, una XT.

Y esa moto, pues no andaba muy rápido, andaba a 100-110

y por las largas rectas de La Mancha que hemos atravesado

me pasaban todos los coches.

Y justo aquí, en este carreterilla de curvas,

era donde yo les ganaba a ellos;

era el momento de gloria de mi vieja Yamaha.

Acabo de pasar por una curva en la que casi me mato una vez.

En fin, se te queda grabada esta carretera

en el imaginario sentimental

y para mí no es una ruta cualquiera.

La verdad que soy un hombre muy sentimental, muy emotivo

y... Siempre me ha gustado volver a los sitios donde he sido feliz,

aunque dicen que no se tiene que hacer, pero... A mí me gusta.

Música

El último tramo de Nacional III nos lleva a un nuevo descenso,

el puerto de Buñol.

Gran obstáculo montañoso que antaño desesperaba a automovilistas

y hoy superado por un fabuloso viaducto,

cuya comodidad espanta a nuestro nómada.

Un viejo mojón de la Nacional III.

Me encantan estos de piedra. ¡Sí señor, de los antiguos!

Además, como perfecto símbolo, aquí, al lado del inmenso viaducto de Buñol

Esto ha facilitado normalmente el tránsito,

porque antes había que hacerse todas estas curvas,

aunque a mí me parece que estas curvas

son mucho más divertidas.

Y ahora como no hay tráfico mucho más seguras.

Pero... Así es la cosa.

Esto ya ha quedado como pieza casi de museo,

en cambio eso es el progreso, la modernidad, el futuro.

Todos, en fila india y a portarse bien.

Me encanta esta vieja Nacional.

Ahí vemos la antigua fábrica de cemento

y una vez que la pasemos,

prácticamente ya no queda más remedio

que introducirse de lleno en la autovía,

porque la vieja Nacional III

ya se utiliza simplemente como vía de servicio de algunos tramos

y en otros está completamente pisada por la A-3.

Así que..., nuestro viaje alternativo llega hasta aquí

y lo siguiente será entrar en la ciudad de Valencia,

una de las capitales más bonitas de España

y allí inaugurar mi propia exposición de fotografías,

mis fotografías de la vuelta al mundo,

algo que me hace mucha ilusión.

Música

-Hola, qué tal cómo estáis. -Hola.

-Qué tal cómo vas. -Muy bien.

-¿Cómo ha ido el viaje? -Bien.

Bueno el viaje... largo. -¿El viaje largo?

-Se hace muy largo,

por donde yo voy siempre se hace muy largo,

porque como no piso una autopista, entonces se hace eterno,

pero ha valido la pena; muy interesante.

-Bueno, venga, vamos a ver las fotos.

-Aquí está la exposición. -Ah, muy chulas las fotos.

Mira ésta, la de los árboles.

Esa la tome en la República Checa.

-¡Puaff! Aquí tengo fotos de...

En México, Georgia, Egipto, La India, Turquía, Georgia... Egipto de nuevo.

Esa fue en Croacia. Eso es en la costa Dálmata.

El bora, el viento que hace que se mueva el agua,

ese es el viento bora.

-Unas fotos impresionantes, espectaculares.

-Bueno, aquí tengo toda una panoplia de lugares.

La Ruta 66, La Transfagaraşan en Rumanía,

El Atlas en Marruecos, el Salar Duyuri...

Esto es la carrera más alta del mundo en Alaska.

No es que sea la más alta del mundo, es que la llaman así.

Este es el palacio presidencial en Baku, Azerbaiyán;

ahí vive un dictador,

pero como financia al Atlético de Madrid, lo patrocina, es bueno.

Es un dictador bueno.

Mira. -Mikel más artístico, más...

-Es un monasterio ortodoxo en la bahía de Kotor, en Montenegro.

Otro bosque en la República Checa.

Esta muy bien. Pedazo de exposición.

Mola ver ahí tu trabajo.

Mira, esto es la colina de las Cruces en las Repúblicas Bálticas.

La historia de esto, es que...

las repúblicas Bálticas fueron, Lituania, Estonia y Letonia,

los países donde el cristianismo llegó más tarde

y arraigó la fe mucho más tarde que en el resto de Europa

y cuando los rusos invadieron las repúblicas Bálticas

y prohibieron la religión,

las cruces aparecían como símbolo de fe y rebeldía

contra el poder soviético.

Y los soviéticos, arrasaban con buldóceres la colina

y volvían las cruces,

hasta que al final tuvieron que dejarlas.

Así que este símbolo,

es el de la resistencia contra el poder soviético

y su victoria de resistencia pasiva contra los tanques.

Todo tiene una historia.

Esto es en Georgia, Batumi, en la costa del Mar Negro...

Y luego, ésta es una que me gusta particularmente

que es un cementerio de los héroes en Estados Unidos;

así tratan a los héroes en Estados Unidos.

Aquí sin embargo se les olvida, se les oculta,

no quieren saber nada.

En cambio allí, tienen los mejores cementerios.

Y los cementerios de los caídos en combate

están siempre en lugares absolutamente privilegiados.

Es impresionante ver estos sitios.

Las puertas de la galería se abren.

La gente llena el local

y los medios se interesan por el viaje de Mikel.

¿Ha sido difícil el cambio de culturas que has ido viendo?

-No, para nada, el cambio de culturas no es en absoluto difícil,

porque más o menos la gente es parecida en todas partes;

todos queremos cosas muy básicas, ¿no?

Que es reír, amar, comer..., pasarlo bien con los amigos,

tener un trabajo, tener la esperanza fundada

de que saldremos de casa por la mañana y regresaremos por la tarde

Y esas son las cosas que todo el mundo, en todos los países quiere.

Pues este ha sido nuestro recorrido hasta Valencia.

Un viaje que se puede hacer en tres horas y media,

nosotros lo hemos hecho muuucho más largo,

pero creo que muuucho más interesante.

Aplausos

Creo que más cosas, es difícil de hacer.

Subtitulación realizada por Teresa García Román

  • Ruta por la España vacía: Valencia

Diario de un nómada - Ruta por la España vacía: Valencia

09 jul 2017

Programas completos (69)
Clips

Los últimos 154 programas de Diario de un nómada

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios