'Diario de un nómada' es la primera serie de aventuras protagonizadas por Miquel Silvestre en motocicleta hecha para la televisión española. Empezaron sus emisiones en enero del 2015 con un recorrido por toda Sudamérica, continúo en su segunda temporada por México y Estados Unidos con el título de 'La última danza de guerra' y continúa por el extremo oriental de Asia Menor, al Cáucaso y al monte Ararat; por el Sáhara hacia Dakar; y por la España vacía. Pudimos seguir la aventura casi kilómetro a kilómetro en RTVE.es y en el blog Diario de un Nómada: http://blog.rtve.es/nomada/

3779500 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
Diario de un nómada - De Ouarzazate a Essaoiura (Marrakech) - ver ahora
Transcripción completa

Vuelve Miquel Silvestre, el escritor que viaja en moto

Subtitulado por TVE.

Vuelve Miquel Silvestre, el escritor que viaja en moto

y lleva un diario. Comenzamos una nueva aventura

por África.

Desde España hasta la capital de Senegal.

Destino Dakar. Un gran viaje para cruzar el desierto,

las montañas, el Sahel,

y llegar a la fértil sabana.

Una odisea llena de riesgos,

de bellísimos paisajes,

pero sobre todo de gente buena,

de esa gente que nos enseña que el África real

no sale en las noticias.

Abrimos una nueva página de... "Diario de un nómada".

Capítulo siete.

"Buscando la tumba de Cristóbal Benítez".

Abandonamos Ouarzazate para cruzar de nuevo el Atlas.

Es un Marruecos fértil, vibrante y pintoresco.

A mitad de camino nos detenemos a ver cómo fabrican

el famoso aceite de argán.

Bonjour.

¿Esto qué es?

Ese es el molino tradicional.

¡Ah!

This is de final argan oil.

Este es el aceite de argán.

Es un... No es como el aceite de oliva.

Es como cacahuete o algo así.

Me llevo el de gardenia y el de rosa para mi mujer.

Seguro que esto le gusta; aunque es un poco aceitoso.

Esto va a ser bueno para ella.

¡Adiós, señora!

La verdad es que resulta sorprendente...

la fe de esta gente, porque... aquí nos estaban ahora mismo

intentando colocarnos las geodas, todo lo que tenían,

porque esta gente vive de lo poco que le venden los turistas

que pasan por este punto más alto del Atlas

entre Ouarzazate y Marrakech.

Y cuando ha llegado la hora del rezo como un solo hombre

se han dirigido a su esquina para... rezar hacia La Meca.

Cumplen con su obligación como buenos musulmanes. Esas cosas..

me gustan.

El aspecto espiritual del ser humano siempre... me ha conmovido

y lo respeto profundamente. Pero...

estamos en Col du Tichka y también yo tengo que cumplir

con mi pequeño ritual, que es poner la pegatina de "Diario de un nómada"

No la voy a poner en la señal,

que seguramente no la dejarán, pero la voy a poner

ahí detrás, que es donde se ponen el resto de pegatinas

por los demás viajeros quepor ahí pasan. Así que...

vamos para allá. La pegatina... de "Diario de un nómada"

en el Col du Tichka; porque por aquí pasamos,

para que se nos pueda seguir... el camino.

Descendemos la cordillera, y en el llano nos reciben

las murallas de Marrakech, y su laberíntica medina.

En el siglo XIX, el viajero español Ali Bey,

la describió de un modo que le cuadra perfectamente hoy.

"Las murallas que forman el recinto de la ciudad

han sobrevivido a los estragos del tiempo y de los hombres.

Las calles de la ciudad son muy desiguales en anchura.

Dan testimonio de su antiguo esplendor.

Los accesos a las casas, un poco grandes, son casi siempre

callejones tan estrechos y tortuosos que con dificultad

puede pasar un caballo". ¡Bua!

Ya estamos un poco más...

frescos, y también a cubierto. Estamos en el Yat-Haraca,

en pleno centro de Marrakech, en la medina, el cogollo.

La verdad que ha sido un poco locura el meter la moto

por estas callejuelas laberínticas; pero... me ha...

salvado Hamit, que...

es el dueño de este riad, y que habla muy bien español.

La verdad.. es que el sitio es espectacular.

Dame algo de comer, macho.

¿Qué tal estás?, ¿todo bien? ¿Has descansado un poco?

A lo mejor te vamos a dar serpientes, o escorpiones en África.

Tienes que esperarte a todo. Vamos a preguntar.

Tienes una cocina estupenda. Está limpia, está perfecta.

Muchas gracias. He hecho un cuscús con verduras y pollo.

¡Hombre! El cuscús lo hacemos

con invitados en un día especial.

Aquí está. Claro, con el caldo del pollo...

sale y entonces se...

cuece el cuscús. Sí.

¡Bua!

Te voy a regalar una mano de Fátima.. ¡Hombre!

La mano de Fátima que ves aquí

es... Fátima, en árabe quiere decir la hija de nuestro profeta Mohamed.

Es la hija. Sí. Esto es tu hija,...

que es la gorda, y este eres tú; por eso te doy dos.

No servimos en los platos, se come directamente.

Es para poder aprovechar del sabor del cuscús.

Venga, pues vamos... vamos a ello.

Es como una paella.

Estupendo el cuscús ¿eh? Vale, pues vamos a...

Escuchamos música nahua, una minoría étnica

descendiente de los esclavos negros de Sudán, Mali o Senegal,

que llegaron a Marruecos en la época de las caravanas.

En esa época mítica que vivió Ali Bey

y otro gran explorador español del Sahara,

cuya tumba vamos a buscar a orillas del Atlántico;

Cristóbal Benítez.

Marrakech, ciudad populosa que alberga el alma de Marruecos.

Tan espiritual como pragmática. Pues estos son...

los gran taxis,...

que son los antiguos Mercedes 240 diesel,

y que llevan tantos pasajeros como pueden cargar. En este van...

dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete...

Mira, ahí ya se están metiendo...

¡Jajajaja!

Seis, se mente seis, seis con el conductor.

¿Has visto? Se meten seis con el conductor.

Eso es... aprovechar el espacio.

Miquel también aprovecha bien el espacio

para cargar con todo lo que necesita.

Nuestro nómada recorre la intrincada y populosa medina

buscando la salida por una de las puertas de la muralla.

Dejamos la urbe atrás y comienza el viaje

hacia el Atlántico por el valle del argán.

¡Vaya!, una cosa sorprendente. Me he encontrado una...

bodega de vino en Marruecos.

A mí...

como... he dicho muchas veces, me gusta bastante el vino;

siempre me ha parecido... algo...

diferente al resto de bebidas alcohólicas,

porque el vino es tradición, es cultura,

es gastronomía, es historia,...

y aquí de repente... me encuentro...

una bodega y...

no puedo evitar la... tentación de parar y...

y ver qué vino hacen porque... no sabía que en Marruecos

hacían vino.

Bonjour. Buenos días.

Sí, aquí producimos vino.

Claro que puedes verla.

Sí, claro. Vamos allá.

¿Esta en particular?

Sí. A principios del siglo pasado los franceses cultivaron viñedos aquí

Pero en Marruecos existían mucho antes,

desde los fenicios, los portugueses o los judíos.

Claro; vendemos el vino a españoles, italianos, japoneses...

pero no vendemos alcohol a musulmanes.

Sí, aquí tenemos trabajadores musulmanes.

Yo soy musulmán de hecho. Sí, bueno...

yo sí bebo vino... para probarlo, claro.

Es curiosa la legislación en Marruecos porque es verdad...

No se puede vender alcohol a... a musulmanes,

bien sea cerveza, bien sea licores espirituosos, o bien sea vino

pero sí se puede vender a los extranjeros.

Me encanta esto.

Nosotros excavamos esta cueva bajo tierra.

Excavaron esta caverna para...

para mantener el vino. ¡Esto sí que...

esto sí que mola!

Sí, solo para vino tinto.

Todo lo que producimos no podemos venderlo en Marruecos.

Por cierto, se me había olvidado decirte

que somos los únicos viñedos orgánicos de Marruecos.

No, no hubo filoxera. La filoxera es una enfermedad

que... agostó todos los viñedos en Francia,

por eso los franceses se fueron a España

a "enseñarnos" cultivar su tipo de vino,

especialmente en La Rioja, hasta que...

la filoxera vino a España también. Entonces la filoxera

arruinó todas nuestras cepas. Eso ha hecho que las cepas españolas

para sobrevivir y poder producir vino

tienen que mezclarse con el pie americano, es un injerto.

En Marruecos tienen la ventaja que jamás han tenido la enfermedad

sus cepas pueden ser muy antiguas, pues más de 200 años.

Entonces eso bueno, a los entendido en vino

siempre les supone un plus; al final estás bebiendo un vino de cepas...

muy antiguas. Cosa que en España, pues salvo en Canarias,

no conocemos; y en algún sitio muy...

en algún pago muy recóndito de la Península.

Pues ya tenemos nuestro vino, que... nos lo cenaremos...

más tarde.

El paisaje se compone enteramente de hermosísimas montañas

sobre las que salen gran número de casas aisladas,

lo cual le da un aire semejante a las montañas de Suiza.

"Desde la cumbre de algunas montañas se descubre al norte y sur

un paisaje también montañoso. A las tres divisé el mar

y la costa de Mogador". Ahí está Mogador

y así describió su llegada Ali Bey en el siglo XIX.

Esauira, la antigua Mogador, o Suera,

es hoy una ciudad turística que en tiempos de Ali Bey

era un importante puerto comercial, y como él describe:

"residían en Esuaria vicecónsules y negociantes de diversas naciones

de Europa que formaban una especie de colonia".

Desde aquí salían las mercancías europeas hacia Europa,

y venían desde Europa mercancías para el comercio de los colonos.

Ali Bey recibió, al llegar aquí, una festiva bienvenida

con festejos y alharacas debido a su alto rango.

Veremos qué tipo de bienvenida recibo yo al entrar hoy en Esauira.

No, no podemos. Ya, pero es que yo estoy trabajando.

¿Tú también? Gracias.

Después. Después, cuando terminemos.

¿Español? Español, sí.

La recepción que se... obtiene en Esauira hoy en día

es bastante diferente a la que tenía Ali Bey,

pero no deja de ser cálida. Eres siempre bienvenido,

especialmente si tiene "uro... uro", si tienes "uro"

entonces eres súper bienvenido; y...

recibes ofertas de todo tipo, de artesanía,

de perfumes,... cosas de fumar...

En fin, lo que tú quieras. Mogador fue plaza fuerte portuguesa,

alrededor del castillo real construido en 1506.

En el siglo XVIII, el sultán Mohamed III,

quiso que Mogador fuera su puerto de intercambio por Europa.

Encargó a arquitectos europeos el diseño de la nueva ciudad,

cuyo peculiar urbanismo mestizo admira a los visitantes.

Este es el cementerio judío de Esauira. Se puede visitar;

el que está cerrado ahora mismo es el cementerio cristiano.

Vamos a ver... si tenemos que esperar hasta mañana

para encontrar la tumba de Cristóbal Benítez o podemos verla

Pero por lo menos vamos a visitar este cementerio.

Los judíos en Marruecos eran una minoría marginada,

pero Mogador fue durante siglos la única ciudad en el mundo árabe

con población mayoritaria hebrea; alrededor del 40 %.

Hoy no quedan casi judíos en Esauira.

Emigraron en masa durante la guerra de los Seis Días.

Es un lugar espectacular, porque las olas... baten ahí.

Ahí está la fortaleza, la ciudad amurallada...

de Mogador;

y el cementerio, el judío y el cristiano,

están pegados a la costa. Pero Miquel no quiere quedarse

sin ver el cementerio cristiano.; así que intenta que en negocio anejo

le dejen subir a la terraza. A ver si...

este compañero me deja echarle un vistazo al cementerio

desde la terraza. ¿Terraza? Sí, sí.

Habla en francés

Ahí está.

Ahí está el cementerio cristiano...

de Esauira. Y se supone que la tumba

de Cristóbal Benítez tiene que estar aquí.

Hoy no puedo verla porque está... cerrado,

y además, una vez que consiga entrar si es que consigo entrar mañana,

tengo que localizarla, porque vamos, seguro que aquí no hay

ningún guía turístico que te diga: Cristóbal Benítez está enterrado.

Pero... tampoco es muy grande; daremos una vuelta

hasta que lo encontremos. Me parece un sitio espectacular,

espectacular; con la ciudadela amurallada,

el mar batiendo,... este viento...

azotando los muros.

Me causa una impresión tan profunda como la del cementerio español

de Tetuán, pero este todavía más por estar aquí,

asomado al mar, a este mar que ahora mismo está tan tan bravío,

tan agitado. Es...

espectacular. Me mola mucho, me encanta...

llegar a estos sitios y... y buscar ¿no? y...

y si tengo suerte encontrar la tumba y la emoción ¿no?

Y yo saber quién fue Cristóbal Benítez

y darme cuenta de que al otro lado del muro la gente pasa

y no se entera. ¿Cuántos turistas españoles vienen a Esauira...

a comprarse babuchas? Y nadie lo sabe.

Y quizás... después de ver el episodio,

alguien más lo sabrá, y podrá repetir mi viaje

y podrá llegar hasta aquí y decirle a Cristóbal: tú fuiste a Tombuctú,

fuiste el tercer europeo en llegar a Tombuctú, y volviste ¿no?,

y estoy orgulloso de ti.

Especialmente algún malagueño él era de Alhaurín de la Torre.

En fin... Espero que mañana podamos encontrarla

y todo eso tenga sentido.

Se ha hecho de noche, y necesitamos un lugar para dormir.

Pues como me tengo que quedar a dormir en Esauira

para ver si me abren mañana el cementerio cristiano

y encontrar la tumba de Cristóbal Benítez,

me he buscado un sitio que pertenece a un español

que me sigue por Facebook, y me dijo: si vienes alguna vez

a Esauira... te invitaré. ¡Hola!

Buenas. ¿Qué tal?

¿Cómo estás? Bien, ¿y tú?

Bien, cansado, tío. Sí.

Que... tendrás una habitación para mí ¿no?

Claro, claro que tengo.

¿Y tú eres nacido aquí o en España? En España.

Sí, sí.

Pero... este sitio... lo montó tu padre ¿no?

Sí. ¿Hace mucho tiempo?

Diez años ya. Diez años aquí, en Esauira. Y...

y qué tal. Bien, perfecto.

Tus clientes qué son, casi todos extranjeros ¿no?

Sí, la mayoría sí. Ingleses, holandeses, alemanes...

Mira, tienes vinos aquí.? ¿Tienes licencia para vender...

Tú tienes licencia ¿no? Veo que tienes vinos franceses.

Mira, yo he conseguido vino marroquí Estos son marroquís.

Venga, pues es tu casa. Invítame.

A mí me encantan las cocinas. Ya estoy viendo papeo aquí.

¡Hola! Hola, qué tal.

A mí me encanta el follón de las cocinas. Aquí...

preparando la comida. Esto es lo que mola. Me hace sentir...

Sobre todo me entra un hambre. ¿Esto qué es?, una ensalada.

Ensalada marroquí. Hay un poco de todo.

¿Esto qué son, hamburguesas? Sí.

Pero aquí sobre todo lo que tú sirves es pescado ¿no?

Sí. ¿Fresco de hoy qué tienes?

Gallo y rape. El san Pedro qué es.

Gallo. Gallo y rape.

¿Y tu chef de dónde es? De Senegal.

¡Ah, pues vamos para allá! Pues mira...

Pero eres de Senegal de dónde.

¿De Dakar? De Dakar.

Este es el rape que tienes. ¡Me cago en la leche! Menudo rape.

Sepia y gallo.

Vale, a ver. Vamos a hablar... Ven aquí, ven aquí.

Me tienes que explicar esto. Cuánto cuesta, porque...

Este gallo a cuánto sale.

¿A cuánto sale? Esto lo hacemos la ración con guarnición y todo

a 130 dirhams. Que son unos 13, y será abundante.

Trece euros más o menos. Menos.

Menos; 12,50 euros. Pues hoy me voy a dar un homenaje,

porque vengo con mucha hambre, y además me han...

entregado este vino. He comprado este,

que salía a unos 12 pavos. La Perna Negra.

Lo conoces ¿no? De Mogador.

Es de aquí, de Esauira. Pero como le he regalado al tío un..

un vino de Rioja, al final... Y me ha regalado este ¿no?

Este es el bueno ¿verdad? Sí, este sí.

Este todavía no lo has probado. No, este no, todavía no.

Te voy a dejar que pruebes un dedal.

Gracias. ¿Qué me recomiendas rape o gallo?

Hombre, el rape es más fácil de... de encontrar.

Mejor el gallo. Vale, pues entonces...

Yo quiero una ración de gallo.

Yo me siento y ya me... servís esto.

¡Venga, gracias! De nada.

A ver. ¡La comida ya está aquí!

Toma, voy a servirte un poco más de vino.

Gracias.

Y yo voy a disfrutar de esta cena.

Muy bueno. Sí señor.

Disfrutando aquí, en Esauira... de pescado fresco.

Very good.

Antes de irte si quieres te enseño una playa justo aquí al lado que...

con una ruina portuguesa muy bonita. Se ve todo Esauira desde allí.

¿Y se puede meter con la moto? Sí, por la playa se puede.

¡Ah, se puede ir por la playa! Es lo bueno que tiene Marruecos,

que si la playa aguanta la Policía no te dice nada.

Vale. ¿Te subes y me...? Sí, yo te enseño, sí.

Tengo tiempo ahora. Vale pues... Vamos a darnos

una vuelta por la playa de Esauira; me apetece meter la moto.

Con nuestro nuevo amigo recorremos los senderos de tierra

en busca de la salida a la playa.

Aquí ya no puedo ir contigo porque hay mucha arena.

El mar está ahí ¿no? Sí, justo enfrente.

Bueno pues voy a intentar llegar hasta allí.

Menos mal que has venido tú conmigo porque si no...

esto es imposible de encontrar. O te conoces la zona o no llegas.

Aquí hay muchos caminos. Vamos a ver si consigo llegar yo

sin caerme.

A mi espalda, esa roca que emerge de la playa

es lo que queda del fuerte portugués que defendía...

la ciudad de Mogador.

Y justo enfrente de mí... es lo que queda de la prisión,

el presidio, donde encerraban... a los malos.

Lo que más me gusta... de África

es siempre... la libertad. Es...

espectacular poder disfrutar de una playa así

a motor ¿no?

En España esto ya sería impensable, lógicamente,

por la protección medioambiental. Pero aquí todavía es posible.

Y es...

es como un sueño para un nómada. ¡Rock and Roll!

Canción en inglés

Pero hay algo que tenemos que hacer antes de irnos,

y hay que hacerlo a pie; así que Miquel se dirige

corriendo de nuevo a Mogador.

Nada, el cementerio cristiano sigue cerrado...

a las nueve de la mañana y...

si sigo las normas, no voy a poder visitar la tumba

de Cristóbal Benítez, porque yo tengo que seguir camino

hasta Sidi Ifni, que está bastante lejos; el viaje no puede esperar.

Amigo, el "guardian" ¿No "guardian"?

No está, el guardián no está. Entonces,...

investigando un poco esta mañana, cuando me he ido a correr,

he encontrado este maravilloso balcón, mirador, a la playa,

convertido en letrina comunal,

y... ¡Alucinante, precioso!

Pero lo mejor, lo mejor, es...

el acceso directo... a nuestro destino.

¡Míralo, aquí lo tenemos!

El cementerio cristiano; a nuestra disposición.

Bueno, pues ya estamos... en el cementerio cristiano.

Y ahora solamente tengo que encontrar la tumba

de Cristóbal Benítez.

Mi única vista para encontrar la tumba es...

una vieja fotografía que he encontrado en Internet,

donde se ve... que está pegado a una pared,

o por lo menos que tiene un muro detrás, y con una corona

de flores pero que parecen de escayola.

Y con esta pista tengo que encontrar en este laberinto de lápidas

la de nuestro compatriota.

Así que... vamos a intentarlo.

¡Míralo, aquí está! Cristóbal Benítez, canciller

del Consulado de España. Fallecido el 7 de septiembre de 1924

a la edad de 68 años. Su viuda e hijos.

La hemos encontrado. La tumba de Cristóbal Benítez.

Cristóbal Benítez, hemos venido a rendirte homenaje,

hemos venido a saludarte. Cristóbal Benítez fue contratado

por un austríaco llamado Oskar Lenz, que pretendía llegar

a Tombuctú. Era un viaje de extremo riesgo;

el Sahara entonces era súper peligroso,

y después de René Caillié, que era el primer francés

que lo consiguió, el primer europeo, se intentaron más expediciones,

y la de Oskar Lenz pretendía llegar. Oskar Lenz era un tipo rubio,

de ojos azules, que no hablaba árabe Era imposible que llegara.

Contrató a Cristóbal Benítez, que hablaba perfectamente el árabe,

y él consiguió... que la expedición llegara

y regresara. Y Oskar Lenz se hizo mundialmente famoso

al publicar su libro,

y atribuyéndose todo el mérito, adjudicando a Cristóbal Benítez

un papel secundario. Y Cristóbal Benítez escribió

sus propias memorias, su propio libro;

pasó completamente desapercibido; y al menos consiguió

el puesto de cónsul de España en Mogador.

Unos ganan la fama y otros cardan la lana.

Pero Cristóbal Benítez descansa en un cementerio precioso en Esauira

Muy poca gente viene a molestarle,

y espero que disculpe nuestra intromisión, la intromisión

de "Diario de un nómada", que a pesar que ha saltado la valla

y se ha metido un poco por la cara en el cementerio cristiano

de Esauira, lo ha hecho con todo respeto y admiración

por uno de los grandes exploradores españoles del siglo XIX.

Diario de un nómada - De Ouarzazate a Essaoiura (Marrakech)

30:32 30 oct 2016

Miquel Silvestre conoce como se elabora el famoso aceite de argán antes de entrar en la laberíntica medina de Marrakech. Allí conoce a Hamid, un simpático bereber que le invita a cus cus. La siguiente parada es en Essaouira, la antigua Mogador portuguesa. Allí salta la tapia del cementerio cristiano para localizar la tumba olvidada de Cristóbal Benítez, un malagueño que fue el tercer europeo en llegar a Tombuctú.

Miquel Silvestre conoce como se elabora el famoso aceite de argán antes de entrar en la laberíntica medina de Marrakech. Allí conoce a Hamid, un simpático bereber que le invita a cus cus. La siguiente parada es en Essaouira, la antigua Mogador portuguesa. Allí salta la tapia del cementerio cristiano para localizar la tumba olvidada de Cristóbal Benítez, un malagueño que fue el tercer europeo en llegar a Tombuctú.

ver más sobre "Diario de un nómada - De Ouarzazate a Essaoiura (Marrakech)" ver menos sobre "Diario de un nómada - De Ouarzazate a Essaoiura (Marrakech)"

Los últimos 152 documentales de Diario de un nómada

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 28:51 pasado domingo Miquel Silvestre hace un viaje en moto por distintos lugares de España. En este capítulo visitará Cuenca.

  • 28:53 13 ago 2017 Miquel Silvestre hace un viaje en moto por distintos lugares de España.

  • 29:04 06 ago 2017 Miquel Silvestre hace un viaje en moto por distintos lugares de España 

  • 25:36 30 jul 2017 Miquel Silvestre realiza un viaje en moto por distintos lugares de España que en esta ocasión le llevará hasta Orense.

  • 28:46 23 jul 2017 Miquel Silvestre realiza un viaje en moto por distintos lugares de España. En esta ocasión se traslada de Cabo de Gata a Talavera de la Reina.

  • 28:37 16 jul 2017 Miquel Silvestre realiza un viaje en moto por distintos lugares de España, en esta ocasión llegará hasta Almería.

  • 29:28 09 jul 2017 Miquel Silvestre realiza un viaje en moto en esta ocasión hasta Valencia.

  • Final en Dakar

    Final en Dakar

    27:15 11 dic 2016

    27:15 11 dic 2016 Miquel Silvestre amanece durmiendo en una hamaca. Emprenderá el último tramo del viaje ya en el interior del África negra. Pasará por el lago Rosa, donde termina la antigua prueba del Rally París Dakar, antes de dirigirse a la Dakar real y enseñarnos un retrato de la populosa ciudad africana. Pero llegar a la meta no será el final de sus dificultades, pues todavía tendrá que resolver un último asunto burocrático.

  • 27:30 04 dic 2016 Miquel Silvestre comienza la última etapa de su aventura por el África profunda. Mauritania es un país pobre y desolado, malas carreteras y controles policiales. Una última parada en el parque nacional de Dwaling le llevará a Senegal. En Saint Louis, la capital colonial francesa, terminará la etapa.

  • 26:56 27 nov 2016 Miquel Silvestre se aproxima a la frontera con Mauritania. La frontera no resulta fácil de pasar y comienzan los problemas con el papeleo. Una vez dentro del país del desierto se dirige a Nuadibú, e intentará visitar la abandonada población española de la Güera antes del anochecer.

  • Villa Cisneros

    Villa Cisneros

    28:22 20 nov 2016

    28:22 20 nov 2016 Miquel Silvestre se recupera del accidente descansando en Villa Cisneros. Allí recorre los restos del legado español, la academia Unamuno, un fortín, un faro, una tapa de alcantarilla y la iglesia donde descubre una extraordinaria historia de defensa del legado español por los saharauis.

  • 29:20 13 nov 2016 Miquel Silvestre busca en las Lagunas de Nayla las ruinas de la fortaleza de los Reyes Católicos. Después toma la carretera construida por los ingenieros españoles para llegar a la capital del Sahara Occidental, Al Aaiun. Su siguiente destino será la ciudad de Dakhla, donde sufrirá un accidente.

  • De Sidi Ifni a Tarfaya

    De Sidi Ifni a Tarfaya

    28:19 06 nov 2016

    28:19 06 nov 2016 Miquel Silvestre entra en Sidi Ifni, la ciudad que fuera española hasta 1969. El siguiente destino es Tarfaya, antígua Villa Bens, otra población española donde pudo haber empezado uno de los más famosos libros de la historia: El principito.

  • 30:32 30 oct 2016 Miquel Silvestre conoce como se elabora el famoso aceite de argán antes de entrar en la laberíntica medina de Marrakech. Allí conoce a Hamid, un simpático bereber que le invita a cus cus. La siguiente parada es en Essaouira, la antigua Mogador portuguesa. Allí salta la tapia del cementerio cristiano para localizar la tumba olvidada de Cristóbal Benítez, un malagueño que fue el tercer europeo en llegar a Tombuctú.

  • De Merzouga a Ouarzazate

    De Merzouga a Ouarzazate

    28:28 23 oct 2016

    28:28 23 oct 2016 Miquel Silvestre explica el origen de la costumbre del té en Marruecos, antes de salir a navegar por las dunas con la Gorda.En la ruta descubre la arquitectura de adobe típica del sur del país y acaba su etapa en el hotel Dar Kamar en Ouarzazate, que pertenece a Carmen, una española en África.

Mostrando 1 de 11 Ver más