'Diario de un nómada' es la primera serie de aventuras protagonizadas por Miquel Silvestre en motocicleta hecha para la televisión española. Empezaron sus emisiones en enero del 2015 con un recorrido por toda Sudamérica, continúo en su segunda temporada por México y Estados Unidos con el título de 'La última danza de guerra' y continúa por el extremo oriental de Asia Menor, al Cáucaso y al monte Ararat; por el Sáhara hacia Dakar; y por la España vacía. Pudimos seguir la aventura casi kilómetro a kilómetro en RTVE.es y en el blog Diario de un Nómada: http://blog.rtve.es/nomada/

3768101 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
Diario de un nómada - De Merzouga a Ouarzazate - ver ahora
Transcripción completa

Vuelve Miquel Silvestre, el escritor que viaja en moto y lleva un diario.

Comenzamos una nueva aventura por África.

Desde España hasta la capital de Senegal.

Destino: Dakar.

Un gran viaje para cruzar el desierto, las montañas,

el Sahél y llegar a la fértil sabana.

Una odisea llena de riesgos,

de bellísimos paisajes,

pero, sobre todo, de gente buena.

De esa gente que nos enseña que el África real

no sale en las noticias.

Abrimos una nueva página de

Diario de un nómada.

Capítulo seis: de Merzouga a Uarzazate.

(Música árabe)

Nuevo día sobre la gran duna de Merzouga

y Miquel sale a correr por su cresta de arena,

como hace todas las mañanas.

Una de las mejores cosas que tiene hacer Diario de un nómada

es correr por lugares tan maravillosos como este.

Ayer lo estuve haciendo en el Atlas nevado,

y hoy, en las grandes dunas de Merzouga.

Para mí, salir a correr por las mañanas

no se trata solamente de hacer ejercicio físico,

para mantenerme en forma.

Es también un modo de conectarme conmigo mismo.

Cuando por las mañanas me voy a correr,

mi cuerpo empieza a funcionar,

la sangre fluye, el azúcar se diluye en el torrente sanguíneo

y, de repente, me doy cuenta de que estoy vivo,

de que estoy pisando con pie firme

esta tierra tan espectacular que tenemos.

Es entonces cuando doy gracias a Dios por la vida que estoy teniendo

y de poder disfrutar todas estas oportunidades.

(Música árabe)

Estoy aquí con Abdul que me va a preparar el té.

¿Este qué es?

-Té con menta. -Té con menta.

Esta es la tetera, que parece normalmente la lámpara de Aladino,

porque la gente no sabe que, en realidad,

la lámpara de Aladino es de aceite y lo que prende es el aceite.

Por eso, tiene esa forma, se frota la lámpara de Aladino

y sale un genio como tú.

(RÍE)

Venga, Abdul, jefe de la lámpara, prepárame un té bueno.

Este es el té, ¿no?

-Se echan dos cucharas grandes. -Sí.

A ver, déjame ver el té.

¿Sabéis quién trajo el té a Marruecos?

¿Lo sabes tú, quién trajo el té a Marruecos?

¿Quién?

-Casablanca.

-Casablanca no, hombre.

Lo trajeron los ingleses.

El té a Marruecos

lo trajeron los ingleses.

Y se aficionó tanto la gente,

que es uno de los países que más consume té.

Ya lo decía nuestro viajero español, Ali Bey.

Hablaba del té.

El té es muy bueno.

Luego hace que esto bum, bum, bum.

(RÍE)

El viajero español escribió en 1803:

"En Marruecos se hacía antiguamente uso del café,

pero habiendo hecho los ingleses regalos de té a los sultanes,

pronto el uso de la bebida se extendió.

Se toma hoy más té en Marruecos que en Inglaterra.

El té se toma fuerte, rara vez con leche

y el azúcar se pone en la tetera.

-Un poco de azúcar. -Un poco de azúcar.

Al loro con el poco de azúcar.

¿Cuántas veces se hace?

¿Cuántas veces se vuelca?

-Dos. -Dos veces.

-Toma. -Ya se puede tomar.

-¿Bueno? -Muy bueno.

Está dulce como el caramelo y con la menta.

Bueno, no se debe brindar,

pero vamos a brindar, porque no tiene alcohol,

pero como tiene tanta azúcar, te embriaga igual.

Vale, me lo voy a tomar arriba del todo, viendo el desierto.

¿Vale? Estupendo.

A mi espalda, las grandes dunas de arena de Merzouga.

Y antes de navegarlas, me voy a tomar un té,

que es un estimulante bien fuerte.

Es que mi moto es muy pesada para navegar ese mar de dunas.

Ya me han dicho de antemano que no voy a poder hacerlo,

que pesa mucho, son 250 kilos, por eso se llama la Gorda.

Que se va a quedar encallada, que voy a tener que empujar.

Pero, en fin, yo lo voy a intentar de todas maneras

porque, donde yo voy, va mi moto.

Y es que, aunque sé que es una estupidez,

sin estupideces, el Diario de un nómada, no sería Diario de un nómada.

(Música rock)

A pesar de su volumen, nuestra Gorda navega bien por la arena.

Mejor de lo esperado, gracias a su enorme potencia de tractor.

(Música rock)

Sin embargo, al llegar a la duna, se hunde irremediablemente.

Miquel la descarga de peso,

quita las maletas y rebaja la presión de los neumáticos

para aumentar la superficie de contacto.

Presiones bajadas.

Vamos a ver si podemos

avanzar algo.

(Música rock)

(Música rock)

El desierto y su dureza extraordinaria siempre han supuesto

una atracción irresistible para los hombre occidentales.

Quizás porque hemos pensado, con razón,

que nuestras vidas aquí estaban en peligro.

Un hombre puede morir en cuestión de días.

Desde las descripciones de la sed terrible de Domingo Badía,

hasta las primeras ediciones del París Dakar,

el desierto ha supuesto un imán para los aventureros de todo el mundo.

Para mí,

el desierto es uno de los lugares más bellos que conozco.

No hay cosa que me parezca más cambiante que un desierto.

Nunca es igual a sí mismo.

Siempre cambia su paisaje.

Ali Bey también recorrió este desierto.

Sus notas lo describen:

"No se ve animal alguno, el ojo no divisa planta

y el hombre se halla rodeado solamente del silencio de la muerte.

El ataque de la sed se manifiesta por el cuerpo

con una suma aridez de la piel.

Los ojos parecen ensangrentados,

la lengua se cubre de un sarro espeso.

Cae uno a tierra y a los pocos instantes,

pierde el conocimiento".

Mucho ha cambiado el desierto desde la época de Ali Bey.

Hoy está mucho más concurrido.

Las dunas de Merzouga son un auténtico parque de atracciones

para los amantes del motor y la conducción off-road.

Aquí vienen quads, todoterrenos y las motos de toda Europa

para surfear por las dunas y nos encontramos con la gasolinera

con un detalle de tecnología punta, que es un medidor de presión digital,

una auténtica rareza en Marruecos, para que los vehículos puedan reducir

la presión de los neumáticos a la medida justa

para poder surfear por la arena.

En fin, maravillas de la técnica destinadas al turismo.

Y puesto que aquí todos los amantes de la aventura 4x4 dejan su pegatina,

Diario de un nómada no va a ser menos y lo plantamos aquí.

Porque pasamos por Merzouga, nosotros también surfeamos las dunas

y aunque se hundió la Gorda, valió la pena.

Eso sí,

a mí esto no me llega a convencer del todo.

Creo que ya lo he dicho, porque hay demasiada gente.

(Música árabe)

Poco después de comenzado el viaje,

descubrimos unas extrañas formaciones cónicas.

Miquel se detiene a investigar de qué se trata.

Aileikum salam.

-¿Cómo está usted, señora? -Muy bien.

-¿Sí? Muy bien.

Vamos a entrar en estas galerías,

porque son un río subterráneo.

Entonces, excavan estos pozos para que respire la gente.

Es una cosa bastante curiosa.

-Esto cosa de antes. -Sí, antiguo.

-Antiguo. -Sí, sí.

-El agua viene de la montaña por abajo

y está la palmera.

-Y entonces, cada familia tenéis un pozo, ¿o no?

-No, tienes una persona que trabaja.

¿Me entiendes o no?

-Ah, sí.

-Por ejemplo, en cada familia hay una persona que trabaja

-Y ese equipo lleva el agua.

Porque el agua es la vida.

-Sí, es la vida. Sin agua no puedes vivir.

-No puedes vivir, está claro.

-Pues vamos a entrar aquí... -Sí, para visitar, bien.

El túnel es angosto y está mal iluminado.

Esto es el pozo, antes nosotros subíamos con estas cuerdas.

Pero ahora, como hay gente mayor, para subir usamos la escalera.

-Antes no había esa escalera.

-Está nueva. -La escalera es moderna.

-Sí. -El año que viene, ascensor.

-Ojalá.

(RÍEN)

-Vale, esto es lo que se hacía antes.

-Se subía por aquí. -Sí.

-¿Tienes dos mujeres? -Sí.

-Una mujer tuareg y una bereber. -¿Una tuareg y una bereber?

-Sí. -¿Y cuál es mejor?

-Igual. -Las dos son buenas.

-No hay diferencia con el cuscús y el tajín.

-Cocinan el cuscús y el tajín bueno. -Sí.

-En España, si tienes dos mujeres te meten en la cárcelo en problemas.

-Cada mujer, un problema.

-Yo tengo dos problemas ahora. -Ahora dos, claro.

-Se llama Shiza. -Tu hija.

¿Cuántos varones tienes?

-¿Hombres, tienes? -Uno.

-Y dos... -Dos chicas.

¿Y eso es bueno o es malo? Lo que Dios quiere.

-Es bueno.

-Pero cuando tú cases a tu hija, ¿tienes que darle una dote?

-Sí. -¿Cuánta dote?

¿Cuánta dote para casar una hija?

-Mucho dinero.

-Es mejor tener hijos, porque entonces la dote te la dan a ti.

-Sí.

-¿La dote se paga en dinero o en camellos?

-En dirhams, ¿no? -Antes dromedarios.

-El agua no está. -Ahora está seco.

-No hay mucha, ¿cómo se dice? -Lluvia.

-Si hay lluvia hay agua. -Claro.

-En esta dirección. -Vale.

-¿Quieres subir? -Voy a intentarlo.

El señor mayor sube.

-Despacio.

-Yo también necesito dos esposas.

porque si no,

voy a tener muchos problemas.

(RÍE)

Otra de las tonterías que se suelen hacer en Diario de un nómada

para demostrar

que hacer estupideces

es siempre una actividad de lo más divertida.

(RÍE)

La señora aplaude.

(Música pop)

El viaje hacia el oeste nos lleva a descubrir el Marruecos del sur.

Lo que se conoce como la ruta de las mil kasbah.

Las kasbah son grandes edificios construidos en adobe.

Antiguamente, tenían función defensiva,

de ahí nuestras alcazabas.

Aunque con el tiempo se han convertido en casas señoriales

o en espectaculares medinas.

Algunas de estas kasbah han sido bellamente reconstruidas,

pero otras se encuentran totalmente arruinadas.

(Música pop)

Visitarlas ofrece una visión a un universo exótico,

misterioso y atrayente.

Este es el gran Marruecos,

que pareciera salido de un cuento de Las mil y una noches.

(Música pop)

Al fondo vuelve a brillar el magnífico Atlas,

como un sueño oriental.

Aunque las ovejas de la carretera nos recuerdan

que hemos de estar despiertos y atentos.

(Música pop)

Descendemos la cordillera hacia el llano.

Regresan las casas,

la vegetación y la gente.

Mucha gente joven.

Marruecos es un país lleno de niños y adolescentes.

(Música pop)

Y llegamos a Uarzazate,

una gran ciudad famosa

por ser la Meca del cine marroquí e internacional.

(Música pop)

Nos adentramos en la laberíntica kasbah,

porque aquí vive una española, que sigue Diario de un nómada

y ha invitado a Miquel a su hotel.

No resulta fácil encontrarlo

y, mucho menos, aparcar la moto en una geografía tan angosta.

Pero en Marruecos siempre hay solución para todo.

Bueno, lo primero es

dejar esta maleta tan pesada

y luego

vemos si se pueden dejar el resto de cosas.

Sí cabe, sí cabe.

-¿Aquí? -Perfecto.

-Perfecto, aquí está la moto estupendamente.

Es lo bueno que tienen las motos, que se pueden meter en cualquier sitio.

-Buena moto. -Sí, es buena.

Se llama la Gorda.

(IMITA UNA MOTO)

Si quiero luego, no salgo por ahí, acelero y saltó por ahí.

-No quiere salir en persona.

-Listo.

-Hola, ¿cómo estás?

-Bienvenido. -Gracias.

Estaba aquí flipando un poco con el laberinto que tenéis para llegar.

¿Nos enseñas entonces el sitio?

-Cuscús, me encanta. -Es nuestro hombre para todo.

-¿Qué está haciendo? ¿Pan bizcochado?

Ya solo falta que hicieras papas arrugadas.

Porque papas arrugadas y mojo no haces.

-No, cuando viene mi padre.

Están aquí todas las verduras, ya preparadas.

-Mira, mira, mira.

-Ya están preparadas... -¿Esto qué es?

-Calabazas, calabacín y, como tengo una cocina industrial estupenda.

-La mejor cocina que hemos visto en Marruecos.

-Hombre, la importé de España.

-Ya, tienes un pedazo de cocina.

-Sí, sí.

-Es como un escenario de cuento, o más bien, de película.

Porque dicen que este lugar es la capital del cine de África, ¿no?

-Sí, y además es un edificio antiguo de finales del XVII,

un palacio de justicia que restauramos.

-Impresionante.

-Tiene, como yo digo, ese sabor todavía.

Evidentemente no las puse en el hotel,

porque para abrirla es complicado, pero es el típico trabajo

de una puerta antigua bereber del Valle del Draa.

Era tan bonita que la pusimos aquí.

Como veis el tono turquesa.

Esta es tu habitación.

-¿Esta es mi habitación? -Por ejemplo, sí.

¿Sabes lo que es bueno? Como la kasbah está en la medina,

pues la mayoría de las habitaciones que dan al sur,

están más de cara a las callecitas, los muros de tierra.

Pero en esta tienes vistas a la mezquita.

-Para que me vuelva pío.

-Es a las 6 de la mañana cuando llaman a la oración.

-Bueno, como me suena a flamenco, no me disgusta.

-Para que te encuentres un poco con tu lado espiritual.

(RÍE)

-¿Y tú cuánto tiempo llevas en Marruecos para manejar esto tan bien?

-Pues mira, inauguramos el hotel en las navidades del 2003.

-Bueno, me encanta la habitación.

Voy a ver si puedo ver todavía la puesta de sol.

-La verás por los pelos.

-Y si me das de cenar, ya, estupendo.

-Te gusta el cuscús, ¿no? -Sí, me encanta.

-Lo que nos sorprendió realmente es que la kasbah, si te das cuenta,

está cerrada, son callejuelas estrechas y, de repente, subí aquí.

-Evidentemente estaba en ruinas. -Qué barbaridad.

-Pero mira las vistas.

-Qué caña, esto es un sitio fabuloso.

-Si te das cuenta, parece que casi tenemos playa.

-La llave de tu habitación. -Ah, muy bien.

-Con una manita de Fátima, para que te proteja de los malos espíritus.

Aquí muchas veces en las casas, cuando las terminan,

ponen la manita o la mano de un niño, si es en barro,

ponen la impronta de la mano en la puerta,

como un símbolo de bienvenida y de protección.

-De paz y de prosperidad.

Ahí estamos.

El sol africano.

Qué pasada, esto vale la pena.

Aunque sea una vez en la vida, darse un lujo africano.

La verdad es que Uarzazate

es un lugar

del sueño,

es como un decorado de cine.

En realidad, es que es un decorado de cine.

Es un grandísimo decorado de cine,

porque esta es la capital del cine africano.

Aquí se ruedan casi todas las películas marroquíes,

muchas películas africanas y algunas producciones internacionales.

Es que el escenario es grandioso: los Atlas nevados, con el desierto,

con estas construcciones de adobe tan llenas de tipismo y exotismo.

Tiene un espíritu

más calmo,

más de película romántica.

José Luis, el caballero Jedi.

La fuerza le acompaña.

Estamos de nuevo con Carmen, estoy viendo de día la kasbah

y es alucinante lo bonita que es, ¿no?

-Es la kasbah de Taourirt, está también restaurada por la UNESCO

y es de los pocos ejemplos de arquitectura en tierra

en lo que es la ciudad, la parte antigua de la ciudad.

Y mi hotel lo tenemos justo ahí, la haima esa que se ve y esa torrecita.

Dar Kamar en árabe significa "la casa de la luna".

-La casa de la luna, ¿no? -Sí.

-La verdad es que es como un sitio de cuento.

Completamente distinto, verlo a través de las callejuelas,

que luego verlo ya desde aquí, a la luz del día.

-Claro, estamos en medio de la ciudad, lo que pasa es que es

como viajar en el tiempo.

-Sí, exactamente. A mí me da esa impresión.

Lo que yo quiero es que, ya que yo no conozco esta zona,

es que tú me hagas de guía y me lleves a los estudios de cine.

(Música instrumental)

Me gustaría saber exactamente qué película conocida se ha hecho aquí.

Conozco Astérix y Obélix, pero no sé si ha hecho otro.

-"Astérix y Obélix en Egipto", que era la segunda parte, me parece.

Esta zona de Uarzazate es una zona de contraste:

están las montañas Atlas, tienes ese paisaje;

hay paisaje desértico;

está el desierto de dunas, propiamente dicho;

y luego, no solo están los oasis,

sino la arquitectura tradicional del sur de Marruecos, que es en adobe.

-Sí. -Entonces, claro.

Eso te hace que, de repente,

pareces que estás en la Edad Media o en el siglo VIII o por ahí.

Han rodado infinitas películas sobre la Biblia,

sobre el Antiguo Testamento, todas en Uarzazate.

-Ya, lo que pasa es que veo esto

y es un poco como kitsch.

Vienen los turistas,

pero yo lo que quiero es que me enseñes

es algún tipo de escenario grandioso, esos que uno se queda boquiabierto.

-Aquí cerca, "El reino de los cielos" de Ridley Scott lo estuvieron rodando

e hicieron especialmente para las cruzadas un castillo.

Un castillo que está a unos cinco kilómetros de aquí, escasamente.

-¿Un castillo medieval? -Medieval, de mentira.

Yo creo que es una cosa curiosa de ver.

(Música instrumental)

-Parece piedra, pero no.

Esto no es como un castillo de los de España.

Para castillos buenos...

Efectivamente, para castillos buenos los españoles,

pero queda mucho viaje

hasta que encontremos el auténtico que hemos venido a buscar.

(Canción de Extremoduro)

Diario de un nómada - De Merzouga a Ouarzazate

28:28 23 oct 2016

Miquel Silvestre explica el origen de la costumbre del té en Marruecos, antes de salir a navegar por las dunas con la Gorda.En la ruta descubre la arquitectura de adobe típica del sur del país y acaba su etapa en el hotel Dar Kamar en Ouarzazate, que pertenece a Carmen, una española en África.

Miquel Silvestre explica el origen de la costumbre del té en Marruecos, antes de salir a navegar por las dunas con la Gorda.En la ruta descubre la arquitectura de adobe típica del sur del país y acaba su etapa en el hotel Dar Kamar en Ouarzazate, que pertenece a Carmen, una española en África.

ver más sobre "Diario de un nómada - De Merzouga a Ouarzazate" ver menos sobre "Diario de un nómada - De Merzouga a Ouarzazate"
Xcerrar

Los últimos 155 documentales de Diario de un nómada

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 27:58 pasado domingo Llegamos a Budapest después de visitar el trifinio, punto donde se encuentran las líneas fronterizas de tres países: República Checa, Austria y Hungría. En la capital magiara contamos la historia de Ángel Sanz Briz, el diplomático español que salvó cinco mil judíos del Holocausto.

  • 29:06 12 nov 2017 El viaje comienza en Viena como ciudad fronteriza entre Oriente y Occidente. Visitamos la noria del Prater, saltamos de la torre del Danubio y conocemos el pasado español de la ciudad.

  • 28:51 20 ago 2017 Miquel Silvestre hace un viaje en moto por distintos lugares de España. En este capítulo visitará Cuenca.

  • 28:53 13 ago 2017 Miquel Silvestre hace un viaje en moto por distintos lugares de España.

  • 29:04 06 ago 2017 Miquel Silvestre hace un viaje en moto por distintos lugares de España 

  • 25:36 30 jul 2017 Miquel Silvestre realiza un viaje en moto por distintos lugares de España que en esta ocasión le llevará hasta Orense.

  • 28:46 23 jul 2017 Miquel Silvestre realiza un viaje en moto por distintos lugares de España. En esta ocasión se traslada de Cabo de Gata a Talavera de la Reina.

  • 28:37 16 jul 2017 Miquel Silvestre realiza un viaje en moto por distintos lugares de España, en esta ocasión llegará hasta Almería.

  • 29:28 09 jul 2017 Miquel Silvestre realiza un viaje en moto en esta ocasión hasta Valencia.

  • Final en Dakar

    Final en Dakar

    27:15 11 dic 2016

    27:15 11 dic 2016 Miquel Silvestre amanece durmiendo en una hamaca. Emprenderá el último tramo del viaje ya en el interior del África negra. Pasará por el lago Rosa, donde termina la antigua prueba del Rally París Dakar, antes de dirigirse a la Dakar real y enseñarnos un retrato de la populosa ciudad africana. Pero llegar a la meta no será el final de sus dificultades, pues todavía tendrá que resolver un último asunto burocrático.

  • 27:30 04 dic 2016 Miquel Silvestre comienza la última etapa de su aventura por el África profunda. Mauritania es un país pobre y desolado, malas carreteras y controles policiales. Una última parada en el parque nacional de Dwaling le llevará a Senegal. En Saint Louis, la capital colonial francesa, terminará la etapa.

  • 26:56 27 nov 2016 Miquel Silvestre se aproxima a la frontera con Mauritania. La frontera no resulta fácil de pasar y comienzan los problemas con el papeleo. Una vez dentro del país del desierto se dirige a Nuadibú, e intentará visitar la abandonada población española de la Güera antes del anochecer.

  • Villa Cisneros

    Villa Cisneros

    28:22 20 nov 2016

    28:22 20 nov 2016 Miquel Silvestre se recupera del accidente descansando en Villa Cisneros. Allí recorre los restos del legado español, la academia Unamuno, un fortín, un faro, una tapa de alcantarilla y la iglesia donde descubre una extraordinaria historia de defensa del legado español por los saharauis.

  • 29:20 13 nov 2016 Miquel Silvestre busca en las Lagunas de Nayla las ruinas de la fortaleza de los Reyes Católicos. Después toma la carretera construida por los ingenieros españoles para llegar a la capital del Sahara Occidental, Al Aaiun. Su siguiente destino será la ciudad de Dakhla, donde sufrirá un accidente.

  • De Sidi Ifni a Tarfaya

    De Sidi Ifni a Tarfaya

    28:19 06 nov 2016

    28:19 06 nov 2016 Miquel Silvestre entra en Sidi Ifni, la ciudad que fuera española hasta 1969. El siguiente destino es Tarfaya, antígua Villa Bens, otra población española donde pudo haber empezado uno de los más famosos libros de la historia: El principito.

  • 30:32 30 oct 2016 Miquel Silvestre conoce como se elabora el famoso aceite de argán antes de entrar en la laberíntica medina de Marrakech. Allí conoce a Hamid, un simpático bereber que le invita a cus cus. La siguiente parada es en Essaouira, la antigua Mogador portuguesa. Allí salta la tapia del cementerio cristiano para localizar la tumba olvidada de Cristóbal Benítez, un malagueño que fue el tercer europeo en llegar a Tombuctú.

  • De Merzouga a Ouarzazate

    De Merzouga a Ouarzazate

    28:28 23 oct 2016

    28:28 23 oct 2016 Miquel Silvestre explica el origen de la costumbre del té en Marruecos, antes de salir a navegar por las dunas con la Gorda.En la ruta descubre la arquitectura de adobe típica del sur del país y acaba su etapa en el hotel Dar Kamar en Ouarzazate, que pertenece a Carmen, una española en África.

  • 27:05 16 oct 2016 Miquel Silvestre visita Monte Arruit, lugar donde ocurrió una matanza de soldados españoles y se dirige hacia el desierto. Cruza la cordillera del Atlas, completamente nevada, y aparece frente a la gran duna de Merzuga. Allí se sube en camello y cena tajín en una jaima berebere.

  • 26:50 09 oct 2016 Miquel Silvestre es recibido en el Instituto Cervantes de Tetuán, donde le enseñan el libro de otro viajero español del XIX: Joaquín Gatell. Bajo una copiosa lluvia recorre el litoral marroquí hasta la bahía de Alhucemas, donde se produjo el famoso desembarco que inspiraría el de Normandía.

  • De Sevilla a Tetuán

    De Sevilla a Tetuán

    29:08 02 oct 2016

    29:08 02 oct 2016 Miquel Silvestre visita en Sevilla el lugar de donde zarpó la expedición de Elcano y Magallanes que completó la 1ª vuelta al mundo. En Algeciras toma el ferry de rumbo a Ceuta. Cruza la frontera del Tarajal y entra en Marruecos. Su etapa termina en Tetuán para conocer el barrio español, conocido como el Ensanche. 

Mostrando 1 de 8 Ver más