'Diario de un nómada' es la primera serie de aventuras protagonizadas por Miquel Silvestre en motocicleta hecha para la televisión española. Empezaron sus emisiones en enero del 2015 con un recorrido por toda Sudamérica, continúo en su segunda temporada por México y Estados Unidos con el título de 'La última danza de guerra' y continúa por el extremo oriental de Asia Menor, al Cáucaso y al monte Ararat; por el Sáhara hacia Dakar; y por la España vacía. Pudimos seguir la aventura casi kilómetro a kilómetro en RTVE.es y en el blog Diario de un Nómada: http://blog.rtve.es/nomada/

4978418 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
No recomendado para menores de 7 años Diario de un nómada. Carreteras extremas: El túnel más peligroso del mundo - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad TVE.

Vuelve Miquel Silvestre con una gran aventura.

Recorrer en moto las rutas más espectaculares del mundo.

Leyenda, historia, belleza y riesgo.

Esto es...

Capítulo 5 : El túnel más peligroso del mundo.

Ahora mismo me encuentro en el territorio de Kirguistán.

Estoy apenas a 50 kms de la frontera de Tayikistán,

pero lo que tengo ahí enfrente, cruzando el río, es Uzbekistán.

Lo curioso, es que Uzbekistán en realidad está hacia allá.

Eso es un enclave o un exclave de Uzbekistán en Kirguistán.

La existencia de enclaves y exclaves en Asia Central

es curiosa y conflictiva.

Recordemos un poco de terminología geopolítica.

Un enclave es una isla de un territorio, de una soberanía,

rodeado completamente por otro país.

Sería el caso por ejemplo de Lesotho dentro del territorio de Sudáfrica.

Todas sus fronteras lindan con un solo país.

Las cosas se complican un poco

cuando además de enclaves son exclaves, es decir,

el territorio pertenece o está bajo soberanía de un país vecino

de aquel en el que tiene su territorio enclavado.

Es el caso de ese enclave o exclave de Uzbekistán

en el territorio de Kirguistán.

Eso que parece una curiosidad, una broma,

si lo miramos bien aquí en el GPS del teléfono móvil,

podemos ver la islita de Uzbekistán dentro de Kirguistán

y como estamos pues a unos cuantos kilómetros

de la frontera principal con Uzbekistán.

Esto como viajero a mí me hace gracia, cojo la moto, me paro aquí,

veo un sitio, veo el otro me paro y digo:

¡Ah, mira!

Esto es un enclave o un exclave.

Sin embargo, para los habitantes del exclave es un problema muy grande

porque para comunicarse con Uzbekistán,

los uzbecos del exclave tienen que cruzar la frontera con Kirguistán

y las fronteras en Asia Central no son nada sencillas de pasar.

Además esto ha generado algunos conflictos, choques violentos,

ha habido algunas muertes, territorios minados, en fin,

es algo que no es ninguna broma,

la existencia de estos exclaves en Asia Central.

Esto viene de la descomposición de la Unión Soviética.

Es decir, en el año 1991, se descompone la Unión Soviética

y todos estos países surgen a la independencia.

Cuando la Unión Soviética era un solo país,

la existencia de estos enclaves y exclaves,

no tenía ninguna trascendencia

es decir, solo había una frontera que era la del imperio soviético.

Sin embargo, como consecuencia de la disolución de la Unión Soviética

y el nacimiento de nuevos estados,

la existencia de enclaves y exclaves,

supone una complicación enorme del tablero geopolítico de Asia Central.

Su origen además es bastante curioso,

no se sabe muy bien por qué están ahí.

El más famoso es el de Sokh

y se dice que es que en realidad un jerarca comunista uzbeco

se lo ganó a las cartas a un jerarca comunista kirguiso

y que por eso establecieron ahí las fronteras,

y nos encontramos con 60000 uzbecos, en su mayoría de etnia tayika,

encerrados dentro de Kirguistán.

Enclaves y exclaves, cosas que se enseñan en Diario de un Nómada.

Para eso hacemos la serie.

Nuestra llegada a Tayikistán ha sido un poquito complicada.

Salí de Osh y recorrí el valle de Fergana

y crucé la frontera prácticamente de noche

y digamos que el nuevo país del cual conozco nada,

porque es completamente nuevo para mí...

Nunca había estado en Tayikistán.

Por eso me apetecía mucho hacer esta ruta, por conocer un nuevo país.

Pues tiene todos los elementos que yo ya conozco de Asia Central,

es decir, la dificultad del terreno,

la rigidez administrativa y burocrática

y la amabilidad de la gente.

Pero se añaden una serie de complicaciones que no me esperaba

y que van a dificultar el viaje.

En primer lugar, mi teléfono español no tiene cobertura aquí,

está fuera de servicio.

Con lo cual, no me puedo comunicar con mi casa.

En segundo lugar,

tampoco puedo comprar una tarjeta de teléfono nacional,

que es lo que suelo hacer cuando viajo por ahí.

Mientras que en Kirguistán si se puede comprar fácilmente

una tarjeta sim card, con acceso a datos y voz,

aquí solamente lo puedes comprar

si tienes un domicilio estable en Tayikistán y no es el caso.

Y no hay manera, ¿eh?

Ya lo he intentado y no te lo venden.

En tercer lugar me encuentro

con que las tarjetas de débito no funcionan en los cajeros.

Hay un montón de cajeros,

pero la tarjeta de crédito española no me permite sacar dinero.

Afortunadamente he traído algo de dinero en efectivo, no mucho

y me encuentro con una dificultad que hace las cosas complicadas.

De Lenin a Lenin.

Ésta es la estatua más grande de Asia Central

del jerarca comunista Lenin.

Estamos en Juyand, la segunda ciudad en importancia de Tayikistán,

un nuevo país en nuestra ruta de Diario de un Nómada.

Se puede decir que aquí comienza nuestra aventura del Pamir.

Esta estatua se construyó

para conmemorar el 50 aniversario de la muerte de Lenin

allá por los años 70,

cuando parecía que la Unión Soviética duraría para siempre.

Ya sabemos que a partir de los años 90 todo se desmoronó.

Tayikistán era una antigua república socialista soviética,

de hecho, era la última frontera del imperio,

la última posta avanzada del Ejército Rojo,

porque más allá lo que hay es China y Afganistán.

Lo que ocurre es que como todas las repúblicas socialistas soviéticas

que nacieron de la independencia a partir del año 91,

esta estatua, que estaba colocada en el centro de la ciudad,

en un lugar preferente,

fue trasladada al parque de la Victoria,

un lugar un poquito más retirado.

Lo que ocurre es que no la tiraron como en otros sitios.

De hecho, se ha convertido en una atracción turística

y la moto de Diario de un Nómada también lo está siendo.

Very good, my friend.

La zona norte de Tayikistán

se presenta como una llanura fértil y poblada

donde proliferan huertos y cultivos.

El asfalto está en razonable buen estado

y el viaje no presenta demasiadas complicaciones.

De hecho, resultaría un poco aburrido

si no nos encontráramos pronto la primera sorpresa.

Hay peajes para usar la carretera general,

aunque cuando Miquel se aproxima, los guardias le indican

que cambie de carril por las bravas para pasar por un pasillo y no pagar.

¡Ok, Ok!

¡Very Good!

¡Hello!

¡España!

Siempre es agradable no pagar en los peajes,

pero la maniobra es tan arriesgada que resulta surrealista.

Este país es alucinante.

Los peajes son gratis para las motos

pero es que además te permiten meterte por medio de la autopista

y hacer un cambio de sentido a lo loco y en fin, son muy amables.

Pero bueno, es un dinerito que tienen que pagar los coches.

Pero parece que el surrealismo no ha hecho más que empezar.

Éste es mi amigo, el policía bueno de Tayikistán.

Como vemos,

para intentar refrenar las ansias homicidas de estos conductores

les ponen siluetas de policías fake, de policías falsos,

para que así los veas de lejos y levantes el pie del acelerador.

Los camiones ¿no?

Destruyendo el firme.

Es insoportable el tráfico que hay por esta carretera

que une a las dos capitales.

Son tan amables, pero muy peligrosos,

porque además se te aproximan para saludarte

porque no ven muchas motos de éstas por aquí

y entonces tengo que ir circulando por el arcén para dejarles pasar.

Para dejarles pasar, porque es que si no, me pasarían por encima.

Porque esto no funciona mucho.

Lo que funciona mucho, son los de verdad,

lo que pasa que eso da mucho miedo porque sacan el palitroque y ¡Pum!:

te obligan a parar y venga a soltar la mosca.

Por eso, estos son los que mejor me caen.

Y una de las cosas que también me ha llamado la atención

en mis primeros kilómetros por Tayikistán

es que de Juyand hasta Dusambé, que es la capital,

las dos ciudades más importantes,

primero hay que pagar un peaje.

Las motos no,

pero ha sido curioso porque me ha salido un tío ahí diciendo ¡niet!

Por el otro lado,

pero los coches pagan peaje para circular por una carretera como esta

normal y corriente, que esto no es ninguna autopista.

Lo único que se puede decir

es que por ahora esto no tiene muchos baches,

porque el resto de carreteras hay que verlas.

Y después, entre Dusambé y Juyand, hay un túnel.

Se llama el túnel de Anzob,

ya lo veréis, es el túnel más peligroso del mundo.

Se construyó por una compañía iraní, pero no lo terminó del todo

y por lo visto no tiene ni ventilación, ni iluminación,

ni siquiera asfalto.

Pero se usa por un montón de vehículos

porque es la única forma que hay

de ir a las dos ciudades más importantes de Tayikistán

sin pasar por el territorio de Uzbekistán.

Así se diseñaron

los planes y los mapas en Asia Central por los soviéticos.

Así que vamos a, no voy a decir disfrutar el túnel,

pero vamos a conocerlo.

Tras dejar atrás al policía de cartón piedra,

Miquel sigue avanzando kilómetros por la llanura

hasta que se hace necesario repostar.

Lo cual nos plantea

una de las primeras preguntas que nos hacemos en cada nuevo país.

¿Cuánto costará el litro de gasolina?

¿Benzin harashó?

-Harashó.

Ok, full.

Por ahora, hay gasolina en el camino y no sé de cuántos octanos será.

No será de mucho.

Pero lo que estoy viendo es que está a 6,40 somonis;

entonces un euro son 10,5 somonis.

Con lo cual, esto si es una cosa barata de Tayikistán.

Estamos hablando de unos 60 o 65 céntimos de euro por litro.

Alguna ventaja tenía que tener venir a Asia Central.

Además son muy amables porque me están llenando antes de pagar.

Normalmente, en Asia Central, se paga antes.

¡Full!

Se paga primero y te sirven después.

52,8... va ser cerca de 53, seguro.

¡Very good!

Vamos a ver...

dónde tengo los somonis.

Ok.

53 y ahí van 50.

Vamos a ver donde tengo las monedas.

Ah, mira, 3 somonis.

No hay monedas en Tayikistán.

Son todo billetes.

No hay papel moneda.

¡OK, harashó!

-Harashó.

Ya somos amigos este señor y yo.

Tiene pinta de que se va a poner a llover a lo bestia.

Que está lloviendo en el camino, ¿no?

Dusambé.

Niet harashó.

Vamos a tener que esperar un poco aquí,

porque va a caer un tormentón

de esos que te deja completamente mojado.

El tiempo, eso es lo malo que tiene: que te arruina el día.

¡Ok, spasiva!

Pues voy a esperar aquí un ratito...

a ver si termina de romper y pasa la tormenta.

Miquel decide esperar en la gasolinera

a que la tormenta se decida a pasar de largo o a romper definitivamente.

Aprovecha para comer algo y como ve que el tiempo no va a mejorar,

decide vestir su clásico impermeable amarillo.

¿Cuántos kilómetros tendrá ya esta gastada prenda?

Desde luego lleva ya unos cuantos hectómetros de lluvia soportados.

El cielo se abre y arroja sobre el motorista un violento chaparrón.

Está claro que no puede haber una temporada de Diario de un Nómada

que no llueva sobre nuestro viajero.

Pero como siempre dice, la aventura es la aventura

y al que no le guste que no venga a Asia central.

Miquel se detiene en otra gasolinera para protegerse del agua

y preguntar a los lugareños por el célebre túnel de Anzob

y si es cierto que no tiene luz ni ventilación.

Las respuestas que obtiene no son muy tranquilizadoras,

pero no le queda más remedio que seguir adelante.

Siempre adelante.

Hemos llegado a las montañas

que separan Tayikistán norte de Tayikistán sur.

Son el anticipo de la inexpugnable cordillera de Pamir.

La belleza de estas moles rocosas es lo que hemos venido a buscar.

Cimas, crestas, picos, nieve, riesgo, emoción y peligro.

Y mucho tráfico, porque esta es

la ruta principal que une las dos ciudades más importantes del país.

Así que Miquel Silvestre se lanza

a recorrer un majestuoso puerto de carretera estrecha.

Precipicios sin protección,

firme irregular...

Y sobre todo, muchos rebaños de ovejas.

Rebaños, rebaños y rebaños

y el animal aquí siempre tiene la prioridad.

Rebaños y también túneles.

Muchos túneles sin iluminación ni ventilación

donde el corazón se acelera por el miedo y el peligro.

Hasta que llegamos al peor de todos ellos.

La cosa se pone interesante.

Esa es la entrada del túnel de Anzob

que está considerado el túnel mas peligroso del mundo.

Y si no me creéis haced una pequeña búsqueda en google, "san google",

y buscad "the most dangerous tunnel in the world.

Os saldrá éste.

Son 5 kilómetros de túnel.

Lo construyó una empresa iraní

para unir las dos ciudades más importantes de Tayikistán:

Juyand y Dusambé.

Eran iraníes en honor a la tradicional amistad

que hay entre el pueblo persa y el pueblo tayiko;

porque esto fue dominio persa en tiempos del emir de Bujará.

La cuestión es que por algunos problemas económicos, políticos,

administrativos, burocráticos, pues no se terminó del todo.

Así que el túnel existe pero no tiene ni luz,

ni ventilación y yo creo que ni siquiera asfalto.

Por eso, en estos 5 kilómetros,

con estos camiones que pasan pocos controles de emisiones,

el ambiente se vuelve irrespirable y además no se ve nada.

Pero esto es Carreteras Extremas de Diario de un Nómada

y por tanto teníamos que venir a hacerlo.

Así que vamos a recorrer el túnel más peligroso del mundo.

A ver si es para tanto.

Miquel penetra en la oscura boca del túnel.

Al principio hay una débil iluminación

aunque el tráfico y la falta de ventiladores

hacen que el ambiente sea casi irrespirable.

La sensación de claustrofobia se agudiza

cuando de pronto desaparece toda luz

y solo rodea al viajero una espesa y malsana oscuridad.

El túnel del terror me ha parecido así, así...

Hombre, del terror, del terror no es porque sobrevives.

Pero un pelín de miedo sí da.

Es, sobre todo, la humareda.

Te asfixias, te da la impresión de que te mueres ahí

y que al final tu organismo no va a ser capaz de soportar tanto humo

y que te puedes marear y perder el conocimiento,

porque son prácticamente 10 minutos de túnel.

Son 5 kilómetros a 50 que puedes ir,

porque a más velocidad sería muy peligroso

y al principio hay luz, ¿no?

Y entonces dices: tampoco es para tanto...

Pero llega un momento en que zasca, se acaba la luz

y el suelo es como de cemento y después está peor.

Y, además, como vas profundizando y profundizando

empieza a haber filtraciones de agua y mojan el piso

y los vehículos van avasallando, van adelantándote,

no se respeta eso de que es el túnel es peligroso.

Da igual, quítate.

Y yo con la moto iba un poco,

en fin, iba un poquito...

Y bueno, menos mal que llevo luces suplementarias en la moto

para estos momentos, porque es que si no, no veía nada

y con los warnings puestos para que me vieran, por lo menos.

Pero bueno, ahí en la entrada del túnel veis perfectamente

la bandera de Tayikistán y la bandera de Irán,

hermanadas aquí para dar miedo a la peña.

Bueno, una prueba más superada.

Vamos a seguir haciendo tonterías.

Superado el largo túnel de Anzob comienza un pronunciado descenso

hacia la siguiente llanura donde se asienta la capital del país.

Un recorrido vertiginoso entre montañas, túneles, túneles, túneles

y también peajes en los que las motos, afortunadamente, no pagan.

Al anochecer, el viajero llega a la ciudad de Dusambé,

de grandes avenidas iluminadas

e imponentes edificios oficiales de color azul.

Miquel busca un hotel en el centro para poder enseñarnos la capital.

Aunque eso tendrá que ser en el próximo episodio.

Diario de un nómada. Carreteras extremas: El túnel más peligroso del mundo

27:47 10 feb 2019

El túnel más peligroso del mundo. Tras muchas dificultades llegamos a Korok, capital de la región autónoma de Gorno Bakdasan, donde vive el pueblo iranio de los pamires, de religión chií ismailí.

El túnel más peligroso del mundo. Tras muchas dificultades llegamos a Korok, capital de la región autónoma de Gorno Bakdasan, donde vive el pueblo iranio de los pamires, de religión chií ismailí.

ver más sobre "Diario de un nómada. Carreteras extremas: El túnel más peligroso del mundo " ver menos sobre "Diario de un nómada. Carreteras extremas: El túnel más peligroso del mundo "
Xcerrar

Añadir comentario ↓

  1. José María Ureña

    Después de ser padre se me apagó la pasión por las motos así como viajar con ellas, pero tras ver tú serie ha vuelto a renacer. Ver los lugares por donde discurren tus aventuras te hace disfrutar y soñar con poder realizarlos algún día no muy lejano. Por la corta duración de los capítulos no se pueden apreciar bellos paisajes y detalles que nos ayudarían. Gracias por tú serie.

    22 abr 2019
  2. José

    No me pierdo la serie.He cambiado mi Harley por una ninet urban gs y no me arrepiento.Me da ideas y sitios que visitar con consejos muy practicos.

    21 abr 2019
  3. Anibal

    Gran serie!!! Son tan apasionante que se quedan cortos, son episodios con mezcla de aventura, gastronomia, tradiciones...en una palabra, espectacular!!!

    21 abr 2019
  4. Jaime

    Muy buena serie donde siempre se aprende algo. Abre la mente e invita a salir de nuestro área de confort. Creo que todo el que ve la serie mira el mundo con otros ojos. Para las proximas temporada que estoy seguro que se van a emitir, plantearía a quién corresponda muy seriamente un mínimo de 40 minutos por programa, tanto por la calidad demostrada de la serie como por todos los seguidores, que cada día somos más.

    20 abr 2019
  5. Fernando Cores

    Hace mucho tiempo que no se disfrutaba de un programa de calidad como lo es este...entretenido, didáctico y real....si bien se antoja corto. Espero tomen en consideracion las opiniones aquí vertidas y continúen apostando por el genial Miquel Silvestre. Esto no es un programa de motos para moteros...es una ventana al mundo que una vez a la semana nos insufla optimismo, cultura y diversión...Un televidente agradecido.

    20 abr 2019
  6. Miquel Bauza

    Esta serie es de lo mejor que se ha hecho en años. Debería tener continuidad

    19 abr 2019
  7. María

    Estupenda serie de aventuras. Formato original. Y nos muestra todos los aspectos del viaje no sólo "lo bonito" cómo hacen otros. La magia de viajar en estado puro. Queremos más temporadas.

    19 abr 2019
  8. Carlos

    Una serie de calidad, algo digno de ver en la televisión y hecho en España, un documental que se ve repetido una y otra vez. Algo de lo poco que se salva de esta televisión de hoy en día, ojalá no nos privéis de seguir viendo las aventuras de Miquel.

    19 abr 2019
  9. Mihai Ciota

    De los mejores programas que se ven en hoy día , ¿¿¿¿¿¿

    19 abr 2019
  10. Raúl Cutanda

    Excelente programa, aunque en mi opinión, los capítulos se hacen cortos y las temporadas también. No estaría mal que alargaran más, para que se cuente mucho más. Diario de un nómada cuenta las cosas tal y como son, sin filtros.

    19 abr 2019

Los últimos 196 documentales de Diario de un nómada

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Mostrando 1 de 10 Ver más