'Diario de un nómada' es la primera serie de aventuras protagonizadas por Miquel Silvestre en motocicleta hecha para la televisión española. Empezaron sus emisiones en enero del 2015 con un recorrido por toda Sudamérica, continúo en su segunda temporada por México y Estados Unidos con el título de 'La última danza de guerra' y continúa por el extremo oriental de Asia Menor, al Cáucaso y al monte Ararat; por el Sáhara hacia Dakar; y por la España vacía. Pudimos seguir la aventura casi kilómetro a kilómetro en RTVE.es y en el blog Diario de un Nómada: http://blog.rtve.es/nomada/

5466519 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
No recomendado para menores de 7 años Diario de un nómada - Carreteras extremas II -  Operación Iriki - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad TVE.

Vuelve Miquel Silvestre con una gran aventura.

Recorrer en moto las rutas más espectaculares del mundo.

Leyenda,

historia,

belleza

y riesgo.

Esto es Carreteras Extremas.

Bienvenidos a mi guarida.

Esto es lo que se conoce como una “man-cave”,

literalmente, la cueva del hombre.

Especialmente del hombre casado, sobre todo cuando ya tiene hijos

que están circulando por ahí.

De forma que así puedes tener todas tus cosas, tu escondrijo,

y hacértelo especialmente a tu gusto,

sin la intervención, siempre sabia y atinada, de tu mujer.

Pero, en este caso, no queremos ser sabios ni atinados,

queremos tener un local exclusivamente para nosotros.

Para poder planear nuestras aventuras

y, directamente, guardar la moto dentro,

que ya me parece el máximo lujo.

Es decir, poder estar trabajando, editando los videos,

escribiendo mis libros,

y ver la moto aparcada delante de mí.

Vamos, ha sido mi capricho.

Y entonces, ¿cómo vamos a estrenar un capricho?

Pues con una aventura.

¿Y dónde se puede ir en pleno enero?

Yo creo que la mejor época para viajar al norte de África

es, precisamente, el invierno aquí en España,

estamos hablando de enero, febrero, marzo,

es una época adecuada para ir al Sahara,

para moverse por las Dunas de Merzouga,

para bajar, incluso, hacia Mauritania,

para hacer el viaje a Dakar.

Incluso para cruzar el Atlas.

Aunque haga frío,

no deja de ser una maravilla ver esas montañas nevadas.

Así que vamos a estrenar nuestra aventura poniéndole nombre.

Y, si cuando hicimos Destino Dakar

fuimos al Erg Chebbi, que son las dunas de Merzouga,

que son las dunas de arena del Sahara más cercanas a Europa,

y eso las convierte un poco en un parque de atracciones,

donde van un montón de cuatreros, es decir, la gente que hace 4x4.

Pues creo que yo voy a hacer otras dunas, también muy bonitas,

muy espectaculares, y un poco más lejos.

Es también un poquito más complicado llegar hasta ellas.

Y así, aumenta la sensación de aventura

y se reduce, un poquito, la densidad humana.

Se trata de las Dunas de Erg Segaga,

y, sobre todo, del Parque Nacional del Lago Iriki

que, a pesar de que se llama lago, no es tal.

Porque es una superficie salina, seca y llana

porque el agua hace siglos que se evaporó.

Se trata de un ecosistema único en el mundo

y creo que va a ser sumamente interesante llegar hasta allí

y enseñároslo.

Y esto va a ser: Operación Iriki.

Vamos a pasar por unas montañitas, y luego las dunas de arena.

Así que, Operación Iriki comienza aquí.

Lo difícil de los mapas de papel no es consultarlos,

si no desplegarlos de forma ordenada

y, sobre todo, plegarlos como estaban.

Y entonces, cuál va a ser la ruta que nosotros tenemos prevista.

Desembarcamos en Melilla

y esta vez no nos vamos a quedar a conocer la ciudad y a visitarla,

a pesar de que es preciosa.

Es la ciudad que más edificios modernistas tiene,

después de Barcelona.

Pues bien, desde Melilla vamos a coger la carretera

que se llama La Interminable, ¿no?

Y cuando se llama La Interminable, por algo será.

Entonces es por aquí, por aquí, por aquí, por aquí, por aquí,

por aquí...

y prácticamente a unos 500 km vamos a encontrar Midelt,

ya en la ladera del Atlas.

Midelt es un buen lugar para descansar,

y al día siguiente, intentar el asalto hacia el Erg Chebbi,

cruzando el Atlas,

ya veremos cómo están los pasos de montaña, y llegar a Errachidia,

que es la ciudad, digamos, es la puerta del desierto.

Y, una vez que crucemos sus puertas, ya nos meteríamos

en lo que es la carretera que va hacia el famoso Erg Chebbi,

que ya estamos aquí, muy cerquita de la frontera con Argelia.

En Taourirt está el hotel de un español, Juan Antonio, Casa Juan,

que se ha ofrecido a hacernos de guía, conoce muy bien esta zona,

y entonces de lo que se trataría,

es de seguir esta pista hasta Foum-Zguid.

Y el Erg Segaga está aquí,

y aquí está el Parque Nacional de Iriki.

Cruzaremos el cauce del río Draa, y el río Draa es muy curioso,

porque es un río que gran parte de su recorrido

circula de forma subterránea y desemboca en el Atlántico.

Bien, una vez que hayamos llegado a Foum-Zguid,

pues entonces habremos invertido

gran parte del tiempo que tenemos previsto para el viaje

y tendremos que hacer el viaje hacia Marrakech.

Y una vez que llegamos a Marrakech,

pues ya nuestro viaje habrá prácticamente terminado

porque desde aquí ya se trata de coger la autopista hasta Ceuta

para regresar por Algeciras.

Ese es nuestro viaje.

Está previsto que lo hagamos en unos diez días

y calculo que serán unos 4000 km, pero muchos de ellos por pista,

con lo cual la cuestión se complica bastante;

porque nos podemos encontrar con muchísima arena,

y la arena es muy complicada de recorrer,

especialmente en una moto tan pesada como esta.

Pero hemos venido a intentarlo

y no nos vamos a ir sin dar el todo por el todo.

Viajar a Marruecos es relativamente sencillo

porque no requiere un visado específico.

Esto es lo que te va a permitir entrar en Marruecos.

En muchos países lo llaman título de propiedad,

nosotros lo llamamos permiso de circulación.

En francés y en los países francófonos lo llaman carta gris.

Y entonces esto, con tu pasaporte y el carnet de conducir,

te va a permitir entrar en Marruecos,

siempre que además dispongas de esto, que es la carta verde.

El seguro.

El seguro que nos cubre dentro de Marruecos

y nos cubre en toda esta lista de países.

Y los papeles que piden, ¿cómo piden ellos los papeles?

Los papeles siempre los piden con sellos, ¿no?

Es importante que los papeles vayan sellados, ¿no?

y que tengan apariencia de legalidad.

Por eso hay que llevar muchos papeles.

Por ejemplo, como la moto no es mía,

pues entonces yo me llevo una copia del permiso de circulación.

Porque esta moto es de BMW

y entonces tengo esto ahí con su sello del notario,

que es, simplemente, una legitimación de firma,

que dice que esto se corresponde con el original.

Pero lo importante es cuando viene el pregón del funcionario:

“¿pero a ti te han dejado la moto de verdad?”

y tú dices: “¡Sí, mira lo tengo ante notario!”.

Y aunque él no entiende que es la función notarial española,

lo que sí entiende es que aquí hay un sello,

y los sellos les molan mucho.

Bueno, llevar unas fotos, por ejemplo, es siempre útil.

No en Marruecos, pero cuando se cruza fronteras siempre es útil

porque te piden muchos papeles,

y entonces, a veces, te pueden llegar a pedir fotografía.

Así que con esta documentación que ya os he enseñado,

con el pasaporte y mis teléfonos móviles,

creo que me voy a ir a Marruecos sin ninguna dificultad,

bueno, con las dificultades propias del viaje a Marruecos.

Pero me faltaba algo que ponerle a esta moto;

porque, señores, cada uno tiene sus creencias,

y las mías son tan buenas como las de cualquiera.

Yo siempre le pongo a mis motos una cintita de la Virgen del Pilar.

Y, aunque esta moto no sea mía,

durante el tiempo que la use, será como si fuera mía,

y necesitaré protección.

Así que le voy a poner ahora la cintita en el retrovisor,

para ir protegido, y nos vemos en la carretera.

Bueno, pues ya estamos listos para irnos.

Ahora solo tengo que sacar la moto y dirección a Almería.

Cerramos y nos vamos.

Miquel Silvestre se pone de nuevo en marcha.

Cruza las calles de Madrid para tomar la N-4 de Andalucía,

y atravesar la estepa castellano-manchega

de llano perfil e interminables rectas.

Ya hemos hecho los primeros 100 km de nuestro viaje hacia Almería.

La verdad es que esta zona es feísima y aburrida,

porque es una llanura y autopista.

Quizá el escenario más tedioso para montar en moto.

Pero, sin embargo, es lo que tenemos que hacer hoy,

porque lo que queremos es llegar, cuanto antes, a Almería,

que está a más de 500 km de Madrid,

para que nos de tiempo a coger el ferri que sale a las 11 de la noche,

y llegar a Melilla por la mañana.

Y ahora nos vamos a comer antes de seguir rumbo a Almería.

Vamos a comernos un bocata.

Tras un rápido tentempié en un clásico bar de carretera,

nuestro aventurero retoma la marcha para hacer el resto de km

que le quedan por delante.

Aunque la autovía es buena, Almería queda lejos,

y el día se va consumiendo en esta larga etapa de transición.

Al atardecer, se divisan las granadinas cumbres de Sierra Nevada,

y Miquel piensa en que, quizá mañana a estas horas,

esté frente a las cimas nevadas del Atlas.

Y llegamos al puerto de Almería,

lo primero es conseguir el billete del ferri.

Uff. ¡Qué coñazo de viaje! Pero, por fin, hemos llegado.

Los viajes por autopista se hacen largos y pesados,

y encima, cuando cae la noche y hace frío, no molan nada.

Pero bueno, ya estamos aquí,

y ahora lo que tenemos que conseguir es el billete del ferri

y embarcar para Melilla.

Así que vamos a ver si nos dan la tarjeta de embarque.

¡Hola! -¡Hola, buenas!

Tengo una reserva para Melilla. -¿Me deja el pasaporte?

Si, el pasaporte.

Porque sin pasaporte, malamente entraríamos en Marruecos.

Esta es una de las cosas que tiene. Hay que proveerse de documentación.

Por cierto, ¿Cómo se llama el barco?

- Denia Ciudad Creativa

¿Denia Ciudad Creativa? Es que ya me parecía a mí.

Es que yo creo que estoy predestinado,

porque, ¿dónde he nacido yo? En Denia.

Lo que pasa es que siempre he considerado a Denia un pueblo,

pero, bueno, aquí le han ascendido a ciudad.

Así que, estupendo, hemos subido de categoría.

Muchas gracias. -Un placer.

¿Esta es la tarjeta de embarque, no? -La tarjeta de embarque.

Ahora toca embarcar y buscar un sitio seguro para la moto.

Después, subir los bártulos

y localizar el camarote

donde pasar la corta noche que nos espera

antes de pisar África.

Hombre, que buen recibimiento, algo de comer.

Pues la verdad es que traigo...

hambre Y té.

De esto vamos a beber mucho.

Pues es un buen recibimiento,

y la verdad, es que el barco este está fantástico.

¡Hola! ¿Qué tal?

-¡Hola, señor! ¡Bienvenido!

Pues mire, tengo una reserva. Ah, mira, aquí está. Aquí está.

-Señor trae camarote cuádruple. Camarote.

Es lo bueno que tiene este trayecto,

que es más largo que cuando vas por Ceuta, pero la verdad,

tiene la ventaja de que vas durmiendo en el trayecto,

y al día siguiente, te despiertas por la mañana

y ya puedes cruzar la frontera. ¡Muchas gracias!

-Qué tenga buena noche. Gracias.

¡Qué buen sitio!

Un camarote confortable.

La verdad es que tiene muy buena pinta.

Creo que he elegido muy bien esta vez.

Porque cuando vas de Algeciras a Ceuta o a Tánger Med,

la verdad es que el trayecto es solo hora y media, ¿no?

y aquí son 7 horas.

Pero la diferencia es que tú aquí duermes

y mañana por la mañana estás en Melilla,

puedes cruzar la frontera, que es un tramite estresante;

lo puedes hacer a primera hora de la mañana,

todo fresquito, descansadito,

y ya directo meterte en todo el mogollón.

Zarpamos.

Dejamos atrás Almería y nos dirigimos a Melilla.

Por si no lo sabéis,

es la ciudad española con más edificios modernistas,

por detrás de Barcelona.

Pero esta vez no vamos a tener tiempo de visitarla,

ya lo hicimos en otra ocasión.

Mañana se trata de cruzar la frontera lo antes posible

para tomar la carretera Interminable

e intentar llegar hasta Midelt, que está a los pies del Atlas,

y a partir de ahí, al polvo, a la arena.

Pues ya estamos en el puerto y, la verdad es que compensa,

porque hemos llegado puntuales.

Ya están llamando a la gente para los vehículos y desembarcar.

Ya estamos listos,

a ver si nos podemos tomar un café en Melilla,

llenar el depósito de combustible,

porque aunque....

la gasolina y el diesel es más barato en Marruecos,

es de peor calidad.

Mejor lo llenamos aquí.

Y hacemos una última llamada a mi mujer, a Teresa.

Y luego, una recomendación para los que hagáis este viaje:

desconectar los datos del teléfono

ya en cuanto perdáis la primera vez cobertura,

porque luego se coge cobertura marroquí

y me han cobrado 36 pavos por roaming

mientras estaba durmiendo.

Ahí he pecado de novato

y parece que no llevemos ya horas de vuelo.

En fin, siempre se aprende algo,

y las cosas que se aprenden viajando

es porque se han cometido errores.

Escarmienta uno rápido a base de golpes.

Pues ya estamos en Melilla,

y lo que me hace gracia cuando vengo a esta ciudad,

es que sales del puerto, todo el mundo que viene aquí,

que viene por puerto,

para entrar a Marruecos pasa por aquí

y muchos no se dan cuenta que les recibe

el Comandante Francisco Franco Baamonde.

Esta debe ser una de las pocas estatuas

que quedan en España de Franco.

Lo que pasa es que esta se libra de la memoria histórica

porque la estatua la tienen, no como Generalísimo,

si no como comandante de la legión.

Es decir,

como comandante de la legión que sirvió en la Campaña del Riff,

pues tiene una estatua en Melilla,

como otros tantos militares que han servido aquí,

y que han sido importantes para la defensa de la ciudad.

Porque gracias a los legionarios,

Melilla se salvó en más de una ocasión.

Así que, nos recibe el Comandante Franco

y nosotros nos vamos a buscar un sitio donde tomar un café

antes de cruzar la frontera,

porque todavía no ha amanecido y es bastante pronto.

Pues he encontrado un sitio abierto.

Este es un local típico de Melilla,

y aquí he quedado con un par de amigos melillenses

que quieren un par de libros de los que acabo de publicar,

e invitarme a desayunar, que siempre viene bien.

¿Qué pasa? -¡Hombre!

¿Qué tal? ¿Cómo estáis?

-Buenas. -Hola.

¿Qué tal?

A ver si me traen un cafetito para desayunar.

-¿El viaje ha ido bien o se ha movido mucho el barco?

El viaje ha ido muy bien.

La verdad es que es cojonudo lo de venir a Melilla,

porque vas durmiendo.

-Además descansas y luego carretera.

Claro, es que si vas por Ceuta.

Coges Algeciras-Ceuta, tienes que... gracias,

en algún sitio tienes que dormir.

Lo suyo es pasar la frontera por la mañana, ¿no?

porque pasar la frontera por la noche es un coñazo.

Dónde, tienes que dormir, llegas cansado...

-Yo creo que los de Almería se han quedado ya un poco con eso,

como es un horario tan, como no ha ido,

se han quedado con eso.

Este para ti. -Muchas gracias.

¿Y este? -Cayetano.

Para Cayetano.

¿Y el otro? -Para Cayetano, con cariño.

Los nuevos amigos charlan animadamente

mientras terminan su desayuno y entran en calor.

Pero el reloj es inexorable

y marca la hora límite para cruzar la frontera

sin demasiada afluencia.

Pues ya estamos en Marruecos.

Acabamos de cruzar la frontera de Melilla

y, además, hemos tenido la suerte de cara,

porque justo estaba allí con todo el mogollón, haciendo cola

y de repente ha aparecido Dani. ¿Qué pasa tío?

Y lo ha resuelto todo,

porque él es funcionario en el consulado de Nador

y conoce a todos los policías, los aduaneros,

y ha sido como pinpinpin, gracias a tu intervención.

La verdad es que mola viajar, ¿no?

porque las cosas suceden, a veces, de forma maravillosa.

Así que nos vamos. Vamos a tomar un té en Nador.

Miquel se dirige con Dani a la ciudad de Nador.

Es un corto recorrido de unas pocas de decenas de km;

aunque, en realidad, es un viaje en el tiempo,

pues la población fue española hasta el final del protectorado en 1969,

y guarda en su diseño urbanístico el mismo aroma a hispanidad

que otras ciudades marroquíes como la bella Tetuán.

Para Dani, mi mejor regalo de Reyes.

-Un muy buen regalo de Reyes.

Como dicen aquí "hadiat almuluk, tío.

Un regalo de Reyes "hadiat almuluk, chaval.

Pues mira, un maravilloso regalo de Reyes, y yo vivo solo aquí, tío.

Ya desde hace tres años que vivo solo.

¿Tres años en Melilla vives? -Desde hace dos años.

Desde hace dos años.

¿Y por qué no vives en Nador? -Viví cinco años en Nador.

¿A sí?

-Bueno pues porque mi mujer se fue...

¿Cuánto años llevas aquí? Siete años.

Siete años aquí de funcionario en Nador.

Pero antes habías estado en... -En Conakry.

En Guinea Conakry. ¿Y te pilló allí el golpe de Estado?

El golpe de Estado.

Y al final que, es que a mí me encanta África.

En este bar desayuno yo todos los días, tío.

Sí, porque tienes el Consulado ahí? Al lado.

Y aquí desayunamos unos huevos fritos con té, espectacular.

Y estamos al lado de Argelia y al lado del Sahara.

Y estás muy cerquita de Merzouga.

Nada, te conocían todos allí, eh. En la...

-Joder macho, si es que yo paso mucho tiempo en la frontera, tío.

Y mucho motero que pasa hacia Merzouga,

que se les pierden los pasaportes, que se les estropea la moto...

Ah claro, porque en el consulado, de todos los que tienen problemas,

acaban yendo por allí, ¿no?

Claro, al final, todos acaban yendo por allí.

Por eso me conozco a todos, de tantos años de pasar la frontera.

He de decir que, desde el 1 de enero de este año,

es más fluido el tráfico, cambió de sistema,

ya no hay que comprar el papel verde, sellar, entrada, salida,

verificar moto... si no que ahora...

Ahora directamente te lo hacen

Es este procedimiento.

En el ordenador. Efectivamente.

Ahora la salida con un código QR que tienen,

y las sucesivas visitas, es mucho más rápido porque llevando este papel,

verifican que entraste, que saliste y te lo hacen automáticamente.

¿A sí? Eso es, catalana.

Muchas gracias, colega. Muchas gracias, tío.

-¿Sacarina? No, no, sacarina, no. Amargo.

Que yo el té no lo puedo beber con azúcar,

porque es que es mucho azúcar, y yo de estos bebo muchísimo,

y al final, te vuelves volviendo diabético,

porque le ponen demasiado azúcar.

Pero esto es la bebida energética marroquí.

Es el whisky marroquí, como dicen aquí.

Whisky marroquí. Whisky morocan.

Es que, esto, me da la vida.

Lo que pasa es que, cuando tiene tanta azúcar es como un bombón,

que engancha mucho, te gusta mucho, pero luego las caries no perdonan.

Y al cabo del día se toman muchos tés.

Qué bueno, tío.

Además como a mí me gusta, amargo y fuerte.

Y venga, para La Interminable.

Diario de un nómada - Carreteras extremas 2 - Operación Iriki

26:52 15 dic 2019

Miquel Silvestre comienza una nueva aventura. Visitamos su cueva en Madrid. Tras el viaje en moto hasta Almería, el ferri Denia Ciudad Creativa nos llevará a Melilla, donde comienza este nuevo viaje. En la frontera de Melilla conoceremos a Dani, un español que trabaja en el Consulado de Nador.

Miquel Silvestre comienza una nueva aventura. Visitamos su cueva en Madrid. Tras el viaje en moto hasta Almería, el ferri Denia Ciudad Creativa nos llevará a Melilla, donde comienza este nuevo viaje. En la frontera de Melilla conoceremos a Dani, un español que trabaja en el Consulado de Nador.

ver más sobre "Diario de un nómada - Carreteras extremas 2 - Operación Iriki" ver menos sobre "Diario de un nómada - Carreteras extremas 2 - Operación Iriki"
Xcerrar

Añadir comentario ↓

  1. MARIA LUISA CASCAJO

    Siempre tan entretenido , que no falte nuestra dosis de nomada.

    16 dic 2019
  2. Sergio

    Estimado caballero Miguel y Señorías de la 2. Una vez más , muy bien en todo. La única pregunta, porque no llevaste a Etérea a esta aventura. Un cordial saludo

    16 dic 2019
  3. Luis Carlos

    Genial, como siempre. A ver si haceis capítulos mas largos que media hora sabe a muy poco.

    15 dic 2019

Los últimos 209 documentales de Diario de un nómada

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Mostrando 1 de 11 Ver más