'Diario de un nómada' es la primera serie de aventuras protagonizadas por Miquel Silvestre en motocicleta hecha para la televisión española. Empezaron sus emisiones en enero del 2015 con un recorrido por toda Sudamérica, continúo en su segunda temporada por México y Estados Unidos con el título de 'La última danza de guerra' y continúa por el extremo oriental de Asia Menor, al Cáucaso y al monte Ararat; por el Sáhara hacia Dakar; y por la España vacía. Pudimos seguir la aventura casi kilómetro a kilómetro en RTVE.es y en el blog Diario de un Nómada: http://blog.rtve.es/nomada/

4994675 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
No recomendado para menores de 7 años Diario de un nómada. Carreteras extremas: Dusambé, la ciudad que era lunes - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad-TVE.

Vuelve Miquel Silvestre con una gran aventura.

Recorrer en moto las rutas más espectaculares del mundo.

Leyenda, historia, belleza y riesgo.

Esto es, Carreteras Extremas.

Capítulo 6: La ciudad que era lunes.

Amanece un nuevo día sobre Dusambé, la capital de Tayikistán,

uno de los países más pequeños de Asia central

con a penas ocho millones de habitantes,

en su mayoría de etnia tayika.

Formó parte de la Unión Soviética hasta 1991.

Los tayikos son una etnia de origen centroasiática

que hablan una lengua indo irania emparentada con el persa.

La mayoría de los tayikos son de religión musulmana suní,

aunque en todo el país y, especialmente en la capital,

se respira un ambiente poco riguroso

aun manteniéndose toda la extraordinaria potencia

de las tradiciones culturales tayikas.

En el episodio anterior,

Miquel Silvestre había llegado de noche a la ciudad

y se había alojado directamente en un hotel,

con la promesa de enseñarnos lo más reseñable

antes de salir de viaje rumbo a la carretera del Pamir.

Pues me he quedado en este hotel que es así,

bueno, está limpio, es confortable, pero porque desde el octavo piso,

tiene unas vistas espectaculares

sobre la plaza central, el parque y el mástil de la bandera.

Veo el mástil de la bandera, ese que es el más alto del mundo,

e impresiona, ¿eh?,

porque estás en un octavo piso y aún te queda mástil.

Así que nada, vamos a ver si me dan de desayunar

alguna especialidad de la gastronomía tayika.

Y salimos para la siguiente etapa que es Kalaikún.

Y claro aquí como los kms son tan relativos

porque 280-290 kms en realidad son 7 horas de viaje.

Y eso que aquí todavía no es, es también Highway,

pero no es la parte chula de la Pamir.

La parte chula de la Pamir, es a partir de Korok,

no, a partir de Kalaikún,

que empiezas ahí pegado a la frontera con Afganistán,

ya en Korok es cuando la cosa se pone realmente interesante,

así que tendremos que esperar un día más

para sumergirnos en The Pamir Highway.

Eso, en la verdadera carretera del Pamir.

Así que vamos a ir tomando algo de comer.

Señora, amigo, algo de comer, ¿breakfast?

¡Food! ¡Big! And chai. -Chai

Ok. Good. No sé si me ha entendido mucho.

Bueno yo creo que por los gestos se me ha entendido bastante.

Yo a él le he entendido también que dos minutos.

Curioso el sitio, ¿eh?

Parece un quirófano... de mármol.

Lujo asiático.

Chai. Hadaso.

Hay que beber té, porque si pides café...

no os lo recomiendo.

El té es la bebida energética de Asia.

Cuando se viaja, se desayuna todo lo fuerte que se pueda,

todo lo que te den y se cena.

Porque durante el día,

puedo tomar fruta si venden en la carretera,

me puedo parar a comer algo,

pero no me paro en un restaurante o en un café a comer

a no ser que vea que ya lo tienen hecho,

entonces es parar, comprar y comer.

Pero no me paro nunca a que me preparen algo de comer,

porque significa perder un par de horas de viaje

que son vitales,

porque aquí conducir de noche es extremadamente peligroso.

Y una de las cosas que se aprecia cuando yo viajo por estos países

y al final es que me he formado viajando por estos países,

es que viajo siempre muy despacio

y viajo siempre muy pendiente de lo que hacen los demás.

En cuanto veo que alguien va por detrás,

me aparto para dejarle pasar,

porque es que si no, me pasarían rozando.

Es que ellos no están acostumbrados a las motos.

En Kirdistán no vi ninguna

y en Tayikistán he visto algún ciclomotor.

Entonces, mi consejo de motorista,

es que vayas siempre vigilante y siempre despacio.

Yo prefiero llegar aunque sea tarde y además no he venido a otra cosa.

Ok. This is the sour cream and this is ¿eh?... algo picante.

Very Good. Hadaso.

Bueno, pues me han traído unos huevos, tres salchichas

y una rebanada de pan y media.

En fin, el desayuno no es que sea muy abundante, pero sobreviviremos.

¡La aventura es la aventura!

¡Very Good!

Encantada de conoceros.

Amo España.

Sí, yo soy de Khorugh, la capital.

Gorno-Badakhshan.

Sí.

Sí, yo soy pamir.

Soy ismailí.

No, soy ismailí.

Claro que hablo pamiri.

¿Qué quieres que te diga?

Acabáis de escuchar ahora mismo,

una de las lenguas menos habladas del mundo.

Sí.

Sí, sí, está muriendo.

¿Dónde?

En Tayikistán se habla ruso y tayika.

En Pamir, inglés y pamiri.

Sí, sí, por los turistas.

Pues ya la habéis oído.

En el Pamir hablan pamiri,

que es una lengua de la que ya quedan muy pocos hablantes, 6000,

se está muriendo y son ismaelíes, chiíes.

Vaya, que se me cae el guante, ah, no, está aquí.

Entonces tienen unas costumbres de vida

un poco más relajadas que sus vecinos suníes,

porque aquí como veis, los tayikos son bastante relajaos en general.

Así que nada, nos vamos de aquí.

Dusambé, la ciudad que era lunes.

Así que recorremos con él las calles de una ciudad llena de contrastes,

pues pasamos de los viejos barrios de colmenas socialistas,

a las modernas promociones inmobiliarias de acero y cristal.

Dusambé, con unos 800.000 habitantes,

es la urbe más poblada del país y un escaparate

de lo mejor que tiene una nación pobre, aislada y sin salida al mar,

pero con una cultura milenaria que se remonta

al paso de Alejandro Magno por aquí.

Y así divisamos un extraño edificio con forma de platillo volante.

Parece que ese es nuestro destino.

¿De qué se tratará tan curiosa construcción?

Estamos en Dusambé, capital de Tayikistán.

El nombre en Tayiko significa lunes.

Es un nombre un poco raro para una ciudad

pero es que hay que tener en cuenta,

que esto no era una ciudad hasta hace bien poco.

Era simplemente un pueblo,

con un mercado semanal que se celebraba los lunes.

Lo que pasa es que la revolución socialista soviética,

tuvo consecuencias trascendentales para los tayikos,

especialmente para esta ciudad.

Por una parte le cambiaron el nombre,

pasaron a llamarla Stalinabad, la ciudad de Stalin

y por otro lado, amputaron de Tayikistán,

una parte de su territorio tradicional,

nada menos que las ciudades de Buhjará y Samarkanda

y se adjudicaron a otras república socialista vecina, Uzbekistán.

Con independencia del país,

en 1991 los tayikos recuperaron el nombre tradicional de la ciudad

aunque no el territorio perdido.

Lo que tengo a mi espalda es el circo de Dusambé.

Es una estructura un pelín peculiar

que fue construida durante la época soviética

para entretener y divertir

y también instruir a las masas proletarias del país.

Dusambé, experimenta hoy,

una reorganización urbanística fundamental.

Los viejos edificios de estirpe soviética

son sustituidos por nuevas moles de hormigón,

construcciones casi futuristas,

que tratan de demostrar la prosperidad del país.

Prosperidad un tanto discutible

a juzgar por lo que hemos visto a través de la carretera,

pero ahí permanece impertérrito, el circo popular de Dusambé.

No es el único rescoldo que queda vivo,

hay algunos edificios azules pastel sumamente llamativos,

edificios oficiales de un color casi dulzón.

Es surrealista,

da casi la impresión de estar paseando por una tarta,

cuando recorres sus calles.

Actualmente Dusambé es famosa en el mundo entero

por su mástil de bandera, es el más alto del planeta,

al menos del universo conocido.

Son 122 metros de altitud.

Dusambé como vemos, es una ciudad de grandes avenidas,

un diseño muy habitual en las ciudades soviéticas

y tiene su avenida principal

y una gran estatua dedicada a Ismail Samani,

que es el héroe nacional tayiko.

Era el fundador de una dinastía persa,

allá por el siglo X que reinó en Bukhará.

Tanto es de importante este señor

que hasta la moneda nacional se llama samani.

Y luego podemos encontrar samanís en todas las ciudades

en estatuas grandes y pequeñas.

Miquel arranca de nuevo y busca la salida de la ciudad.

¿Qué le estará pareciendo el nuevo país

de su ruta en Asía central?

Cada país de la antigua Unión Soviética, cada nueva república,

pues está caracterizada

por una presencia mayoritaria de un grupo étnico.

Los tayikos son los habitantes de Tayikistán

y Tayikistán es el pueblo de los tayikos.

Los uzbekos son los habitantes de Uzbekistán.

Los kazajos de Kazajstán y los kirguises de Kirguistán.

Bien, pues aquí, lo que abundan son los tayikos

y por lo que he visto, los tayikos son muy parecidos a los uzbekos.

Son una etnia turca y muy diferentes de los kirguises

que son una etnia más oriental,

más dependientes de los mongoles y bueno,

pues también he podido comprobar que igual que los uzbekos,

son extremadamente amables.

Y por ahora no me puedo quejar del calor humano

aunque sí de las dificultades administrativas y económicas.

Y luego también tengo entendido

que hay alguna carestía de suministro de combustible.

Sobre todo en la zona de Pamir

y que la policía a veces para de más para sacarse un sobresueldo.

Iremos descubriendo el país.

Ya os iré contando.

A pesar de todos los contrastes y dificultades,

lo que resulta innegable

es la extraordinaria belleza natural de Tayikistán.

Como la de este lago azul cobalto que aparece en la ruta

y que pareciera más una pintura al óleo

que un accidente geográfico real.

La llanura se ha terminado

y comienza la ascensión hacia las montañas

que ocupan el 90 % de la superficie del país.

Aquí la ruta se complica, arruga y retuerce,

aunque eso también hace el viaje más divertido e interesante.

Aunque el verdadero interés comenzará dentro de poco,

cuando lleguemos a la región fronteriza

con uno de los países de peor situación política y social.

Que bonito esto ¿verdad?

La carretera a veces es buena y otras veces no lo es en absoluto.

Me he parado en este punto justo

para enseñaros una cosa que os sorprenda.

Ese río que tengo a mi espalda

es la frontera entre Tayikistán y Afganistán,

así que esos pastos verdes, esas pedazo de montañas,

las aldeíllas con los paisanos que se ven ahí, eso es Afganistán.

Así que, he creído que os interesaría verlo.

No lo vamos a poder pisar, ya me gustaría,

pero no hay paso abierto.

La cuestión es que este punto

es uno de los que más cercanos están a ambos países

aunque todavía iremos más cerca de Afganistán

cuando recorramos el tramo de la Pamir Highway

entre Kalaikún y Korok.

Estamos prácticamente,

que podemos darnos la mano con el paisano del otro lado.

Lo que no tengo tan claro,

es que uno se pueda aventurar libremente,

que a mí me gustaría, ¿no?, bañarme en el rio

y pasar porque es que está muy cerca pero vamos, imagino que debe ser

una de las fronteras más vigiladas del planeta

y que a lo mejor en cuanto hagas eso, si pretendes regresar

te caen los drones o los pepinazos de los drones

y no del que vuelo yo para tomar algunos planos.

De otro tipo de drones.

¡Que bonito!

Tayikistán y Afganistán mantienen relaciones ancestrales.

El persa se habla en las dos orillas

y en Afganistán hay muchos tayikos y pamires.

Ambos países comparten una larga frontera de más de 1200 kilómetros

por un territorio abrupto y mal protegido

que es motivo de preocupación para Occidente

pues supone la ruta habitual de la heroína

que se dirige a Europa vía Rusia.

En cualquier caso,

la ruta fronteriza es de una belleza espectacular

y recorrerla supone un inquietante privilegio para el viajero.

Tremendo el taller.

Echad un vistazo al techo, para que se vea el nivel,

pero todo es funcional

y si no tienen un repuesto, se lo inventan.

Me encanta, como trabajan aquí, en cambio en España, cambian piezas.

Tú vas allí, diagnosis, ¡pum! 700 pavos, pieza nueva.

Aquí, 30 samanís y reparamos.

Se repara todo, lo que haga falta y todo, venga a funcionar otra vez.

Es así, en África, en Asia,

es que están los mejores mecánicos del mundo,

cualquier tipo, cualquier manitas de un pueblecillo,

es capaz de sacarte del lío

y además las personas importantes en estas comunidades,

no son ni el alcalde, ni el religioso,

aquí el que de verdad es un tío importante en el pueblo,

es el mecánico.

Todo el mundo tiene el teléfono del mecánico

así que cuando te quedas tirado en cualquier carretera

se para siempre alguien, un buen samaritano,

que aquí son todos,

e inmediatamente llama al mecánico, porque lo conoce

y ya se acerca el mecánico y te resuelven el problema.

Yo espero no tener que necesitarlo pero si lo necesitara,

seguramente me podrían sacar del lío,

salvo que fuera una cosa muy electrónica,

que ahí a lo mejor ya no.

Pero aquí, inyección lo que haga falta,

si hay un montón de coches traídos de Alemania, coches nuevos.

Problem.

Se ha pasado de rosca.

Pues ya que estaba aquí,

le he pedido que me apriete los tornillos

porque con tanto traqueteo pues se van aflojando

y justo esa llave yo no la tengo,

pero además es que es como si se hubiera pasado un poco ya.

Pero él es un máquina, tiene de todo

y sobre todo lo que tiene es ingenio.

Entonces, no hay que preocuparse tanto de las cosas que pueden fallar,

porque aquí puede fallar todo.

No se puede llevar solución para todo.

Lo que hay que hacer es encontrar a un tipo como éste.

Hay que poner un tornillo nuevo.

Tiene la rosca completamente pasada y, por lo tanto,

por mucho que lo apriete, no apretaba.

Es que la Gorda tiene ya sus achaques.

Tiene ya unos cuantos años.

Y sobre todo tiene kms muy malos.

Ha ido por muchos sitios como éste.

El tornillo es que ya se había pasado por completo

y claro, se movía el espejo y la maneta del embrague

y por mucho que yo apretara, es que está completamente pasado

así que el figura me va a cambiar el tornillo torx, que estaba pasado,

por un tornillo normal que se aplica y se aprieta

y se fija perfecto con un destornillador.

Este es el tornillo que ha puesto el mecánico, sin arandela ni leches.

Que hayan estudiado tantos años los ingenieros de la marca

para poner este torx y luego llega un mecánico de Tayiko

y te pone un tornillo normal y corriente, oxidado, y funcione...

Tras reparar la pequeña avería, Miquel se despide

y sale de nuevo de viaje en dirección Kalaikún.

La Pamir Highway es un auténtico desafío.

Según Miquel avanza, se va volviendo cada vez más bella

pero también más exigente y peligrosa.

Es una auténtica carretera extrema en Asia Central

¡Qué locura esta carretera!

Es que es muy fuerte porque esto a parte de ser extremo,

porque tiene Afganistán a esa parte que ya lo hace bastante extremo,

la sensación es un pelín inquietante.

Es que luego, esta montañaca, se cae sobre la ruta

y se va derrumbando, hay desprendimientos continuos.

Entonces, es muy bestia.

Pero es que hay veces en las cuales,

de esa boca del infierno que tenemos ahí,

sale un torrente y ese torrente

ha ido erosionando la base de la propia carretera

y es que se ha ido todo al carajo.

Ha colapsado la estructura.

Entonces tiene que pasar el camioncete por ahí

por un camino alternativo que se han inventado.

Y también he tenido que hacerlo yo,

y me he asomado y da mucho vértigo ese camino.

En fin, es muy flipante, es muy bonito

y la adrenalina es continua, ¿no?

Y eso que todavía no estamos de verdad en la Pamir Highway,

porque esto está muy bien asfaltado.

Así que nada, vámonos para Kalaikún,

porque se me está haciendo ya de noche

y esta carretera si que no es buena para hacerse de noche.

A oscuras esto tiene que ser muy malo.

Subtitulación realizada por Carmen Sevilla Machuca.

Diario de un nómada. Carreteras extremas: Dusambé, la ciudad que era lunes

26:50 17 feb 2019

Viajamos de Dusambé a Kalaikun para conocer la remota frontera con Afganistán.

Xcerrar

Añadir comentario ↓

  1. Mechu

    Que genial es esta serie. Lo único bueno de la tele

    25 feb 2019
  2. Miquel

    Más tiempo y más capítulos, por favor.

    24 feb 2019
  3. Fernando González

    Queremos que los capítulos duren más porque son muy interesantes y Miquel Silvestre es la caña de España y del mundo que recorre. Verry Good Rtve

    24 feb 2019
  4. Carlos L. Scoccia Cestac

    Excelente como siempre...!!! Queremos más...!! Más extensión de los capítulos, más capítulos, más viajes....!!!

    19 feb 2019
  5. Jose

    Se hace corto... es interesante y entretenido... hace falta más contenido así en tv.

    19 feb 2019
  6. Quique

    Como siempre, superinteresante. Ameno, entretenido y con un punto cultural muy importante. Ojala siga mucho tiempo.

    18 feb 2019
  7. Eva

    De los mejores programas que hay en televisión. Si que me gustaría que su duración fuese más extensa ya que los programas se hacen cortos. Excelente trabajo el de Miguel y su equipo.

    18 feb 2019
  8. José Miguel

    Esto es Diario de un Nómada en plena esencia. Pero para ser un documental que muestra las culturas, las gentes tal y como son, lo considero muy corto. Debe de cubrir mínimo una hora semanal. SoldemedianocheJM

    18 feb 2019
  9. Enrique Ortega

    Muy corto son los episodios por otra parte muy interesantes desde un punto de vista cultural y geográfico. Se nota que un 99% es obra de Miguel y un 1% de RTVE. Seguro que podría equilibrarse para el futuro que espero sea largo

    18 feb 2019
  10. Íñigo Elosua

    Magnífico como de costumbre. Siempre se ha dicho que la esencia viene en frasco pequeño, pero siento que se quedan muchas muchas cosas en el tintero. Gracias a RTVE y a Miquel por estas dosis de aventura y conocimiento, pero agradecería unas mayores de tan excelente medicina. ¡Quiero más!

    18 feb 2019

Los últimos 191 documentales de Diario de un nómada

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Mostrando 1 de 10 Ver más