'Diario de un nómada' es la primera serie de aventuras protagonizadas por Miquel Silvestre en motocicleta hecha para la televisión española. Empezaron sus emisiones en enero del 2015 con un recorrido por toda Sudamérica, continúo en su segunda temporada por México y Estados Unidos con el título de 'La última danza de guerra' y continúa por el extremo oriental de Asia Menor, al Cáucaso y al monte Ararat; por el Sáhara hacia Dakar; y por la España vacía. Pudimos seguir la aventura casi kilómetro a kilómetro en RTVE.es y en el blog Diario de un Nómada: http://blog.rtve.es/nomada/

5432742 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
No recomendado para menores de 7 años Diario de un nómada - Carreteras extremas 2: Rompiendo la cuarta pared - ver ahora
Transcripción completa

Vuelve Miquel Silvestre con una gran aventura.

Recorrer en moto las rutas más espectaculares del mundo.

Leyenda, historia,

belleza

y riesgo.

Esto es "Carreteras extremas".

CAPÍTULO 5 "ROMPIENDO LA CUARTA PARED"

Qué rasca, ¿no?

(RÍE)

Aquí hace un frío espectacular porque se está haciendo tarde,

se hace de noche, el sol ha desaparecido.

Y es evidente que esta nieve no está aquí de adorno.

Esto es... Mira, mira, cuidado.

Esto es es un pedazo de nieve

porque estamos muy alto, como se ve ahí,

aunque está precioso.

Pero esta nieve,

esta nieve tiene una cosa especial

que la hace diferente a las demás nieves, y es que es...

nieve africana, es nieve del Atlas,

y eso siempre da su puntito.

Qué buena, ¿eh?

Muy pura.

Todo se está complicando paulatinamente

porque no solo nos quedamos sin luz,

sino que aquí, en esta zona,

donde las roderas, que antes estaban secas,

ahora están mojadas.

Están mojadas por el agua del deshielo.

Cuando yo decía: "Por favor, no más barro".

¿No decía yo que la nieve del Atlas era especial?

¡Toma especial!

(RÍE)

Así que esto es lo que tengo ahora.

No sé cuántos manchones de nieve encontraré,

pero esto sí me puede complicar la vida.

Pero ¿qué hacemos? No puedo dormir aquí.

Así que vamos a intentar ir a un sitio habitado

o, por lo menos, que tengan cobertura de teléfono

para llamar a mi mujer, porque ese es el motivo

de no haber dormido en la cresta:

hablar con mi mujer y decirle que estoy bien.

En fin, vámonos.

(Motor de moto)

(GRUÑE)

Cuando me pasa en arena...,

saco la moto del hoyo de arena.

(BUFA)

Y la levanto.

(Pitido de insulto)

Se ha quedado del otro lado.

Vamos, Heteria,

que tú pesabas poco.

(GRUÑE)

(Motor)

Para estos momentos tengo una frase que viene siempre al pelo,

que es: "La aventura es la aventura",

como decía Belmondo.

"Y a quien no le guste, que no venga al Atlas".

Ahora vamos a intentar llegar a algún sitio.

Uf, menuda aventura.

He conseguido llegar a Agoudal.

completamente agotado.

Una pista horrible.

Pero bueno, he conseguido una habitación.

(RESOPLA)

Y no lo puedo grabar de otra forma,

solo con el teléfono móvil,

porque es que todas mis cámaras

se han quedado sin batería y sin memoria.

La pista se ha puesto horrible,

con nieve, con barro,

a oscuras,

un frío terrible, unas roderas,

he tenido que vadear ríos...

Bueno, ha sido una auténtica aventura

de carreteras extremas.

Esto sí que ha sido... Puf.

Y hemos llegado tardísimo,

a las 21:30, hora local,

que llevo más de dos horas circulando de noche.

Un sitio agradable, cojonudo. ¿Cómo se llama esto?

Albergue Afoud. ¿"Efud"?

Afoud. "Afud".

Afoud. ¿Afoud?

Albergue Afoud ha sido mi salvación esta noche,

porque estaba haciendo una noche bastante...

España, español es...

"la rodilla". ¿La rodilla?

Albergue de la Rodilla. (RÍE) Albergue de la Rodilla.

Bueno, pues ha sido mi rodilla salvadora.

En fin, mañana será otro día y seguiremos con esto.

A ver, que recargue las baterías y que tenga más memoria.

En fin.

Bueno, chicos, voy a ver si me dan algo de cenar

y...

hasta mañana.

Pero las cosas, en realidad, son algo más complicadas.

Este es el tractor donde tengo que ir a buscar

mi coche, que se ha quedado tirado en la montaña.

Si no podemos rescatarlo, estamos fastidiados.

Y este es mi conductor.

Así que comienza la aventura "rescate del vehículo".

Siempre nos pasa algo con el coche del equipo de producción.

Esto es una locura.

¡Operación rescate!

Vamos a ver si conseguimos sacar el coche de allí.

(AMBOS RÍEN)

Qué movida, qué movida.

Pero es que esta parte entera

de ríos que hay que vadear.

Y anoche lo flipé con la moto.

Y hoy vamos a fliparlo con el coche, si lo sacamos de ahí.

Como haya que remolcarlo con el tractor...

Venga, vamos para arriba.

Vámonos.

Como vemos, incluso el tractor tiene dificultades

para superar los obstáculos del camino.

¿Cómo debió ser para Miquel en moto y de noche?

Tras un viaje interminable, localizan el todoterreno.

Parece que está bien encallado.

Le ponen una soga y el tractor lo libera.

Esto será "Carreteras extremas" en coche,

una novedad porque siempre es en moto,

pero ahora vamos a ver cómo es esto

de conducir un 4x4, que es algo que no he hecho nunca.

(RÍE)

Miquel inicia la marcha acompañado de un pastor bereber

que le indica por dónde ir.

De otro modo, no evitaría el tramo de pista cortada.

La verdad es que tenemos suerte de que el coche se nos quedara

tirado anoche

porque, bueno, encontramos el albergue

y cada uno pudo dormir donde pudo.

Pero si hubiéramos seguido por la pista que indicaba el GPS,

porque era la pista que suponía que estaba abierta,

pues estaríamos en una situación muy comprometida

porque estaba completamente cerrada para los coches,

solo la moto podía pasar y con mucha dificultad,

pero los coches no podían pasar.

Ha habido que meterse por fuera de pista

para poder superar el paso de donde está la nieve

acumulada.

Al final, tuvimos suerte.

Mira esto qué guapo.

Parece que esto del 4x4 tampoco se le da mal.

Flipando. (RÍE)

Con carreteras extremas, porque yo en moto vale,

pero un coche de estos no lo suelo llevar.

Pero mira, igual me paso al 4x4.

Porque menos frío se pasa.

Al cabo de un rato recorriendo la desolación del Atlas,

se distingue al fondo la silueta

de l aldea bereber de Agoudal.

Miquel se interna por las calles polvorientas

en busca del camino al hostal.

Hola.

Ya está.

Aquí es donde llegué anoche y ahí está mi moto.

La aventura sigue.

Bueno, chicos, vamos a comernos

uno de nuestros últimos tajines,

mientras explico lo que ha pasado.

Se ha complicado un poquito la cosa

porque nos han confirmado los paisanos

ha llovido y ha nevado más que nunca.

No habían visto tanta nieve junta en 50 años.

Y no esperábamos la pista en tan mal estado.

Las roderas estaban llenas de barro.

De hecho, la pista estaba cerrada al paso de vehículos.

Nuestro coche se encontró con un tapón

y tuvimos que abandonar el coche allí

mientras buscábamos la solución.

Yo bajé hasta el pueblo recorriendo la pista a oscuras,

de noche, para llegar a un lugar con cobertura

porque en toda la pista no hay cobertura de teléfono.

Localicé un tractor porque en el pueblo

no hay talleres, y lo único que había era un tractor.

El tractorista ha accedido a llevarme de vuelta

hasta donde se encontraba el coche,

que estaba, prácticamente, a 2200 metros de altitud.

Estos señores que están aquí, que son nuestros cámaras,

saludad, chicos...

Os recomiendo leer los créditos al final de la serie

porque es donde aparecen.

Es curioso; siempre tiene más problemas

el coche que la moto.

La moto no tiene problemas en todas las temporadas

y, sin embargo, al vehículo de producción

siempre le ha pasado algo.

Hemos pinchado cuatro ruedas en Turquía,

hemos pinchado dos ruedas en Mauritania.

En este caso, hemos pinchado una rueda en Marruecos,

la hemos reparado por el camino y tuvimos este inconveniente.

Entonces, como el desarrollo de la acción no era el previsto,

no nos queda más remedio que explicar un poco

esta situación y romper, lo que se dice en cine,

la cuarta pared, es decir, hacemos un meta-documental.

Enseñamos un poco la intrahistoria de nuestro documental,

no solamente la aventura que se filma en moto,

sino que es una aventura en sí misma hacer esta serie.

Esto nos ha complicado enormemente la producción

porque, claro, nos encontramos con un día extra

que hemos perdido con esta historia.

Y tenemos que llegar a Marraquech mañana.

Así que no nos queda más remedio que poner el turbo

y hacer el recorrido por los Atlas en un solo día,

cuando se ha pensado hacerlo en dos.

Por todas estas carreterillas que se ven de amarillo,

quiere decir que no son muy buenas.

Las pintadas de verde quiere decir que son escénicas;

vueltas y revueltas sumamente complicadas

hasta que consigamos llegar a una nacional,

que las nacionales, en Marruecos, no son como en España.

Para aquellos que me preguntan si el coche de apoyo

significa facilitar la aventura, la respuesta es no.

Porque el coche de apoyo tiene más problemas que la moto.

Viajar en moto es muy sencillo, hacer un documental es complicado.

El nómada se pone de nuevo en marcha.

El viaje se hace largo

y la tarde se consume inexorablemente.

Miquel ha perdido de nuevo a su equipo de filmación

y tiene que preocuparse por encontrar

un lugar para dormir.

Se detiene en un caserío recóndito

y sus pobladores le invitan a quedarse con ellos.

Hola.

Ok, perfecto.

Muy bien.

No. Eh, eh.

(RÍE)

"Hello, my friends".

"Hello. How are you?".

Flipante donde estoy, donde me voy a quedar a dormir.

"Very good". (RÍE)

Vale, vale, vale.

Bueno, esto es alucinante. Mira.

Me han parado por la carretera, ella ya de noche,

me pararon y me dijeron: "Duerme en mi casa".

Pues a su casa me he venido.

(RÍE)

Venga ahí.

(HABLA EN OTRO IDIOMA) Eso, haced caso a vuestra madre,

o lo que sea.

(HABLAN EN OTRO IDIOMA)

Esta es mi habitación.

Mi habitación.

Aquí voy a dormir, con esta tropa.

(RÍE)

Qué majos son.

Bueno, pues...

para ponernos un poco al día:

anoche iba a dormir aquí,

me llamaron unos niños para que me alojara en esta casa,

y ya estaba cenado y todo

y estaba esperando que llegara el equipo con el coche

cuando recibí una llamada angustiosa

ya de noche, que habían reventado una rueda

y que fuera allí con un gato

porque el gato también se les rompió.

La otra rueda también está mal.

Y entonces, bueno, localicé el hijo de la señora

que hablaba inglés para enterarme,

y este señor me llevó en su coche hasta allí,

a tomar por saco, más de 20 kilómetros

por carretera de curvas.

Y allí no había...

Las ruedas estaban rotas, el...

La...

La llave para abrir las ruedas también se había roto,

el gato estaba roto, no podíamos solucionarlo,

así que me quedé a dormir en el coche

con uno de los cámaras, con Guillermo,

y mandé a los otros dos aquí, a alojarse con la señora

mientras llamábamos al asistente.

Y la asistencia es este señor, menos mal, un profesional.

Es un máquina conduciendo la grúa por las carreteras estas de locos.

Esta es la nueva situación, aquí, con mi colega,

que lleva el Land Rover en la grúa

con este otro colega.

Y bueno, es flipante porque hemos pasado la noche

en el coche porque se reventaron las dos ruedas

y estamos perdido en la montaña.

Y ahora, pues vamos a intentar resolver esta situación.

Los otros dos colegas durmieron en la casa de una señora,

donde yo iba a dormir, pero, al final, tuve que venir

a asistir al coche. En fin, una locura.

Ay, "very good, very good, very good".

(RÍE)

Primo, ¿me dejas tu móvil? Sí, sí, sí.

Sí. (HABLA EN OTRO IDIOMA)

Mientras vamos conduciendo...

Ah, qué bonito.

Sí, sí, la grúa. Eres un profesional.

Me está enseñando fotos y vídeos de cómo carga la grúa.

Y que me puedo fiar a tope.

Ay, sí, sí, sí. Mira cómo toma la curva.

(RÍE)

¡Ah, la curva! ¡La curva, Dios mío!

La curva de la carretera extrema. Mírala, es acojonante.

Esto es carreteras extremas, aquí, al borde del precipicio

y mi amigo con total tranquilidad.

¡Bien! Profesional, profesional.

Y en fin, ahora tenemos que llegar hasta Beni Melal,

que es una ciudad más o menos grande,

donde intentar conseguir ruedas nuevas

porque yo creo que ya no se pueden reparar.

Así que nuestra aventura continúa por las carreteras extremas,

pero lo que da más problemas es el coche.

La moto va estupendamente, eso no tiene pega.

Pero jamás hemos tenido tantos problemas con el coche

y esto no está destrozando el plan de viaje.

Pero nos proporciona nuevas aventuras,

como el compartir desayuno con estos caballeros.

Señores, salud.

Miquel persigue a la grúa por las pistas del alto Átlas

en un eslalon vertiginoso.

Es asombroso esa forma de conducir,

esquivando piedras y levantando polvo,

mientras se carga un pesado 4x4 de una tonelada de peso.

Eso que se ve ahí, es mancha urbana,

eso es Beni Melal,

la ciudad que está en ladera norte del Atlas.

Por fin hemos cruzado la cordillera otra vez

y nos encontramos ya en el llano.

Bueno, a punto de entrar en el llano.

En esa ciudad, que es bastante grande,

es donde tengo que intentar encontrar

ruedas de repuesto para el coche, porque si no,

no conseguiremos salir nunca de este país.

Y el tiempo se nos está acabando.

Hoy tendríamos que llegar a Marraquech

y poner el punto y final a nuestro viaje,

que está siendo de lo más movido.

Lo que no nos pase a nosotros es que no le pasa a nadie.

Nuestra grúa se ha averiado.

Esto es de coña ya.

O sea, se ha quedado sin frenos.

Entonces, tiene que ir muy despacio...

para no poder frenar en los stops.

Como vemos en Marruecos,

la legislación sobre el trabajo

es más laxa que la española, ¿no?

Desde que soy padre, estas cosas las veo muy diferentes.

Antes quizá nos las veía, no me fijaba.

Y desde que tienes hijos,

todos los críos del mundo te duelen.

No puedo evitar pensar que podría ser el tuyo.

Tras comprar un par de cubiertas nuevas,

el convoy por fin puede avanzar.

Ahora toca hacer los últimos 200 kilómetros

por carretera nacional hasta la ciudad de Marraquech.

La bebida energética marroquí, es adictiva.

La mejor fruta te la venden en la carretera.

Y baratísima, dos kilos me han costado un euro.

Así que enMarraquech me estoy metiendo

un buen puñado de vitamina C.

Siempre que veo fruta en el anden, compro porque está buena,

es barata, alimenta, tiene muchas vitaminas

y, además, ayudas a las comunidades locales.

Porque lo que venden es lo que cultivan aquí cerca.

Alguien a cultivado eso por aquí al lado.

Y comprándole a este señor, ayudas a la comunidad local.

Está siendo un día largo y agotador que, al final,

recibe el premio de alcanzar la ciudad imperial

con su tráfico y su vista de los Atlas nevados.

Ay, qué paliza.

Bueno, ya hemos llegado a Marraquech,

a casa de mi amigo Carlos,

donde todo el viaje empezó.

Y así podremos comentar

de cómo ha sido esta odisea porque realmente ha sido

durilla, ¿eh?

Más dura de lo que yo me esperaba,

pero hemos cumplido con el plan.

Estamos en Marraquech el día que estaba previsto.

Qué bien te cuidas.

Estupendo.

Y esto es carbón vegetal y luego pones aquí...

¿Eh? Pones aquí los pinchos.

Porque es la hora de la brocheta, ¿no?

La hora de la brocheta.

Es que he visto un montón de brochetas

por la carretera y me dan ganas de comerme una.

Mejor no puede ser.

Estupendo. Pues me voy a dar una ducha

y luego me como la brocheta, ¿vale?

Ya tengo mi última cena en Marruecos preparada,

porque ya mañana es coger la autopista hasta Tánger

y coger el ferri de vuelta a España.

Y bueno, me han regalado un pedazo de cena,

compuesta por la kefta, que es la carne picada,

las brochetas de pollo y cordero,

el tajín, que no puede faltar, y la ensañada marroquí.

Yo es que llevo comiendo esto todos los días.

Cuando salí de Madrid, lo que dije que echaba de menos

cuando viajaba pro el mundo eran tres cosas:

el aceite de oliva,

el vino tinto, el vino español,

y el jamón ibérico.

Me lo he estado reservando porque el aceite de oliva

y le vino lo he ido consumiendo en el viaje.

Pero esta delicatesen la he estado reservando

para cuando llegara el momento de celebrar

la victoria de haber consumado las carreteras extremas

en Marruecos.

Entonces, con vuestro permiso,

me voy a servir una copa de vino español,

de Rivera del Duero, y...,

sin desmerecer el resto de viandas,

anticipar mi llegada a España...

por el sentido del gusto...

y del olfato.

Todo esto está muy bueno, pero como esto

no hay nada en el mundo.

Ya casi me siento en casa.

Después de la cena, nace el bullicio del a plaza.

Las miles de luces se encienden para despedirnos de África

y reflexionar sobre cómo son los malos momentos,

los que luego se recuerdan con más agrado.

¿Qué nuevo destino elegirá el nómada

para recorrer otras carreteras extremas?

Sea cual sea, seguro que será también inolvidable.

# Me decían mis vecinos # que llevaba mal camino

Diario de un nómada: Carreteras extremas 2 - Rompiendo la cuarta pared

30:19 03 nov 2019

Sin embargo, la aventura se complica: el coche de apoyo comienza a dar problemas varios días, lo que hace que el tiempo corra en contra del viajero. Finalmente conseguirá llegar a Tánger a tiempo, dando por finalizada la aventura.

Sin embargo, la aventura se complica: el coche de apoyo comienza a dar problemas varios días, lo que hace que el tiempo corra en contra del viajero. Finalmente conseguirá llegar a Tánger a tiempo, dando por finalizada la aventura.

ver más sobre "Diario de un nómada: Carreteras extremas 2 - Rompiendo la cuarta pared" ver menos sobre "Diario de un nómada: Carreteras extremas 2 - Rompiendo la cuarta pared"
Xcerrar

Añadir comentario ↓

  1. Pedro A. Nieto Sierra

    Gran programa en formato demasiado escueto. Inmejorable cristalización de lo que entiendo ha de ser la misión de una televisión publica de calidad: educar y ayudar a crecer como personas. Conociendo otras realidades no tanto desde la contemplación pasiva, sino desde un acercamiento respetuoso al mundo, que está más allá de nuestra microaldea.; y por añadidura permite conocernos a nosotros. Nos queda el recuerdo nostálgico de programas memorables como Al filo de lo Imposible, éste , aun es presente y animo al medio que por mucho tiempo. Si una casilla de mis impuestos pudiera ir a inversiones ventajosas este programa estaría sin dudarlo en ese epígrafe. Gracias y a por muchas temporadas más.

    09 nov 2019
  2. EDU FLETA

    Gran acierto de TVE al aportar por Miquel. Very good my friends

    08 nov 2019
  3. alberto isern

    resulta interesante ver los viajes de Miquel, además siempre aprendes algo nuevo sobre historia o cultura. un programa a conservar. felicidades a TVE

    08 nov 2019
  4. Gorka Alzate

    Muy buena serie, muy interesante y muy bien hecha.....además del viaje también cultura con píldora de aventura. Para todos los públicos y eso es importante. Gracias a la 2 y gracias a Miquel Silvestre.

    08 nov 2019
  5. hermanos molero de la

    son muy cortoss tenian que durar 1 hora

    07 nov 2019
  6. RAFA

    Gran programa que encaja a la perfección con los contenidos que debe tener la 2 y de la televisión pública. Gran trabajo de Miquel y sus compañeros.

    05 nov 2019
  7. Sergio

    Se nos hace corto siempre con todas las cosas que este hombre tiene para contarnos. Valiente y grande Miquel ...

    04 nov 2019
  8. Luis Angel Oviedo

    "Diario de un Nomada" el mejor programa de tv2

    04 nov 2019
  9. Luis Angel

    Me encanta Diario de un nomada y Miquel Silvestre y es un de los mejores programas de Tv2

    04 nov 2019
  10. Nuria

    Me encanta Diario de Un nómada pasas un buen rato y se hace corto,espero que sigan los documentales ya que los espero cada domingo,gracias a Miquel porSu trabajo.

    04 nov 2019

Los últimos 201 documentales de Diario de un nómada

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Mostrando 1 de 11 Ver más