'Diario de un nómada' es la primera serie de aventuras protagonizadas por Miquel Silvestre en motocicleta hecha para la televisión española. Empezaron sus emisiones en enero del 2015 con un recorrido por toda Sudamérica, continúo en su segunda temporada por México y Estados Unidos con el título de 'La última danza de guerra' y continúa por el extremo oriental de Asia Menor, al Cáucaso y al monte Ararat; por el Sáhara hacia Dakar; y por la España vacía. Pudimos seguir la aventura casi kilómetro a kilómetro en RTVE.es y en el blog Diario de un Nómada: http://blog.rtve.es/nomada/

5457169 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
No recomendado para menores de 7 años Diario de un nómada: Carreteras extremas 2 - La española adicta a los inviernos - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad TVE.

Vuelve Miquel Silvestre con una gran aventura;

recorrer en moto las rutas más espectaculares del mundo.

Leyenda, historia,...

belleza... y riesgo.

Esto es... "Carreteras extremas".

Capítulo 9.

"La española adicta a los inviernos".

Mientras llega mi ferri... voy a ir al baño.

En fin, esto de enseñar baños no es que... sea muy “polite”, ¿no?,

muy educado, pero yo creo que vale la pena, porque...

va a sorprendernos para bien.

Como veis, un baño perfectamente equipado.

Aquí no hay nadie que lo cuide. Está abierto, cualquiera puede pasar

y... Es que está impoluto.

Bueno, impoluto, impoluto, quizás no, pero está muy bien.

La cisterna funciona; tiene aquí la lista...

de quién lo ha limpiado y a qué hora, con su firma.

Hay jabón.

¡Jajajaja!

¡Y funciona! Esto es acojonante. Está estupendo, señores.

Así da gusto.

Y encima... es mixto.

Aquí vienen hombres y mujeres y,... lo demás que haya.

Y todo el mundo lo cuida. Así da gusto.

La sucesión de ferris que hay que tomar

hace que el viaje se vuelva interminable.

O sea, ya estamos muy al norte y... no es uno, ni dos, ni tres,

es que es uno detrás de otro.

Por una parte como llegues antes de tiempo tienes que esperar

un rato en el puerto y, hace ya bastante frío;

y después... pagar un dinero

y, no poco es el rato de navegación; así que, es que las distancias...

hay que sumarles, no solamente los kilómetros

y que las carreteras son reviradas, que hace frío

y que tengo que parar cada poco tiempo, sino es que además

el tiempo de navegación. Los ferris son confortables. Ya lo veis, ¿no?

Están en perfecto estado, tienen los baños limpios,

tienen cafetería... Vamos, son como un salón,

pero...

Cuando coges el primero te hace gracia, cuando llevas siete

ya no te hace tanta gracia y, sobre todo...

no le hace gracia al bolsillo, pero... es lo que tiene Noruega.

¿Quieres ver fiordos?

Qué pedazo de puente, ¿eh? Eso para mí es una buena noticia,

porque si hay puente no hay ferri y por tanto puedo cruzar esto...

sin necesidad de apoquinar.

Eso está muy bien, pero por otra parte, este puente

lo que nos recuerda es el enorme esfuerzo que realizan los noruegos

para domesticar su caprichosa geografía.

Esto es muy bonito y es un auténtico suplicio para recorrerlo,

porque es que es un fiordo, un río, un lago, y no se podría viajar...

de sur a norte si no fuera gracias al desarrollo

de estas tremendas infraestructuras, de estos puentes larguísimos,

de estos túneles inacabables y... en fin,...

de este derroche de ingeniería bien hecha.

Lo que pasa es que, como ya sabemos,

estas infraestructuras a veces deben...

su existencia al esfuerzo de otras personas

que no siempre trabajaron de buen grado en el desarrollo...

del sistema de comunicaciones del país.

Noruega ha sido el hogar tradicional de dos pueblos distintos.

Por una parte están los germánicos, es decir, los noruegos rubios,

altos y de ojos azules, es decir, los vikingos;

o los que eran los vikingos, de los que hablamos en otra ocasión,

pero luego hay otro pueblo, que son los sami,

que son los habitantes originarios del norte de Escandinavia

y se distribuyen por Rusia, Finlandia, Suecia y Noruega.

Los sami a los cual se les llamaba lapones, ¿no?

Porque esto es Laponia, estamos ahora mismo en la Laponia.

Llamar a los sami lapones es como insultarlos, porque es

como les llamaban los germánicos, ¿no? Lapón es un poco como inculto,

tonto,... basto...

Y a los samis no les gusta mucho que se les llame lapones.

Así que cuidado. No hay que llamar lapón a los samis, sino solo samis.

El pueblo sami, que habla la lengua sami.

Que no es una lengua germánica, sino que es una lengua ugrio-finesa

y que no se parece en nada al noruego que hablan los noruegos.

Y aquí nos encontramos con una tienda sami,

una tienda sami para los turistas. Pero...

se ve que hace mucho frío porque los samis no están aquí.

Hay pocos turistas en esta época del año; hace una rasca que pela,

pues están simplemente...

la estructura de las tiendas, pero ellos no están, ¿no?

Lo que es curioso es comprobar cómo su economía tradicional,

basada en el pastoreo de renos, en la caza, la pesca

y también la agricultura, se ha convertido en...

el negocio con el turista. Aquí vemos como...

dice claramente que aceptan euros.

Aceptan euros porque por aquí pasan muchos turistas

rumbo a Cabo Norte. Pero si nos pasamos al otro lado...

de este portón de poblado sami,

de pega, nos vamos a encontrar que aceptan más monedas todavía.

Aquí vemos la carta de monedas

que aceptan los samis de este poblado operativo en verano,

y vengan los turistas en masa de viaje a Cabo Norte,

y vemos que aceptan... euro,

“pund”... y "dollars".

El “pund” es en realidad la "pound", la libra esterlina,

que cuesta un dinerito; y el dólar...

pues es la consabida moneda norteamericana.

Lo que me gustaría contaros ahora mismo, brevemente,

es que este símbolo, la S del dólar con las dos barritas,

deriva del símbolo español de Non Plus Ultra;

las dos columnas de Hércules... y la banda...

donde aparece escrita la leyenda Non Plus Ultra,

que está en nuestro escudo, en el escudo de España.

En fin, para conocer la historia de porqué el dólar

tiene el...símbolo del Non Plus Ultra como icono,

hay que ver otro de los episodios de "Diario de un nómada" de...

de cuando pasamos por las columnas de Hércules.

Así que... id a... Televisión a la Carta y lo miráis,

porque ahora no tengo tiempo de explicároslo; me estoy congelando

Lo que sí que os voy a contar es cuales son los productos que venden,

que básicamente son el salami de reno, habrá que probarlo,

y esta es la bandera del pueblo sami.

El pueblo sami ha tenido un reconocimiento legal;

de los primeros pueblos indígenas que ha tenido reconocimiento legal

en el mundo y, tiene su propio Parlamento y su propia lengua,

sus propios medios de comunicación.. Y esta bandera...

simboliza a esa unión de los pueblos sami en cuatro países

Cada franja de color es por un país:

Noruega, Suecia, Finlandia y Rusia.

Y este círculo representa a un lado el sol

y al otro lado la luna. Porque ya sabéis,

en Escandinavia hay casi seis o siete meses de oscuridad

y luego otros pocos meses de claridad prácticamente total.

La bandera sami, el símbolo del dólar

y un poblado indígena de pega. Bienvenidos a Laponia.

¡Uff!

¡Oh!

Vaya día. ¡Uff!

Pero bueno,... si no quieres frío, no te vengas a Escandinavia...

en abril.

Hoy ha sido un día de diversión cero.

Ha sido simplemente hacer kilómetros y es que ya ni el paisaje...

me impresiona, me parece todo igual; fiordos, ríos, lagos, todo lo mismo.

Lo que quiero es llegar a Cabo Norte porque estoy congelándome.

Creo que he venido demasiado pronto, o es que el tiempo...

está muy malo hasta muy tarde, no lo sé; pero se ven turistas,

pocos, yo creo que ninguno y, lo que hay es mucha nieve;

ahora mismo está nevando ahí fuera, están cayendo unos copos...

que me han acompañado bastantes kilómetros y, desde...

que he entrado en Laponia aquí no hay más que sufrimiento.

Pero, buf,...

voy a hacer un último esfuerzo por vosotros. Cerca se encuentra

lo que es un trifinio; ya sabéis que los trifinios me gustan mucho.

Son esos puntos donde confluyen las fronteras de tres países.

En este caso confluyen las fronteras de Noruega, Finlandia y Suecia,

y el punto exacto está, como no podía ser de otra manera,

en un lago, está en el agua. Pero yo creo que hay un monumento,

hay algo que marca el hito.

Y a mí estas cosas me gustan mucho, siempre las voy buscando,

y aunque me apetece cero salir fuera creo que vosotros os lo merecéis;

son las cosas del programa, descubrir los trifinios, por ejemplo

Así que, como lo veáis, me lo tenéis que agradecer,

porque no me hace ni pizca de gracia. Aunque,...

bueno, hay que hacerlo. No pensémoslo más.

Es que si lo piensas no lo haces.

Si lo piensas bien no haces esto; no vienes a Cabo Norte en abril.

Música

Canción en inglés

He venido a Finlandia. Como veis sigue nevando,

y lo que busco es el punto donde confluyen las tres fronteras,

Noruega, Suecia y Finlandia, que lo hacen en un lago

que ahora mismo se encuentra helado. He venido al centro de visitantes

porque he quedado aquí con Pilar, una española que vive en Troms,

más allá del Círculo Polar Ártico, y que me sigue por Facebook.

Ha visto las fotos del viaje yha escrito un mensaje diciéndome:

“Que yo vivo por aquí. Si quieres te cuento cómo es mi vida.”

Y a mí me interesa saber qué diablos hace una española

con seis semanas de noche polar. Vamos a ver que nos cuenta Pilar,

porque aquí hace un frío... que pela.

¡Ya son ganas de vivir aquí!

¿Qué diablos haces en... en Noruega?

Pues realmente porque me encantan los climas extremos,

y la nieve, la montaña y porque Noruega es un país...

increíble, precioso. La naturaleza...

Así que dije: “¿Por qué no?” Y nada y,...

eché unas prácticas para la universidad...

y aquí estoy, que llegué en agosto. Tú has vivido antes en otros sitios,

también bastante extremos, ¿no? Sí, sí. Hace dos años estuve dos años

en Siberia. Aquí los inviernos son muy largos

pero no son tan extremos. Sin embargo, en Siberia,

los inviernos son más cortos que aquí, pero claro,

las temperaturas sí que son mucho más extremas, llegando a los -35,

-40 grados. Entonces, tú hablarás ruso.

"Harasho, dasvidaniya, davai". Sí, sí. Un poco. Me defiendo.

Ya. Entonces estabas allí, ¿de qué?, ¿de profesora?

Sí, estaba de profesora en la Universidad de Krasnoyarsk.

Estuve dos añoscomo experiencia, a ver cómo era el pueblo ruso,

como son... No sé, aprendiendo un poco,

creciendo profesionalmente y, dije: “Bueno, ¿qué es lo siguiente?”

Y dije: “Bueno, algo más templado, pero tampoco cálido.”

¿Más templado? Hombre, todo es relativo en la vida.

Pero más templado Noruega.. Es curioso, ¿no?

Sí, porque en Troms no bajamos de -10 grados; para mí eso es...

un lujo. ¿De dónde eres? Por tu acento...

De Cádiz. O sea... Y allí poca nieve.

Pero por eso me gusta, por el choque que hay entre Cádiz y otros mundos;

no sé. Con los rusos te llevabas bien.

Exacto. Con los rusos sí que... me sentía algo más como en casa,...

más... No sé. Era fácil entablar conversación con ellos,

incluso si no sabías ruso, ¿sabes? Pero los noruegos son educados y...

No, sí, sí, sí. No tiene nada que ver,

sino simplemente son más corteses y...

y amables; pero claro, un poco más distantes

a la hora de entablar una relación amistosa. Cuesta.

Si quieres, nos tomamos el café y nos vamos a ver el lago, ¿eh?,

este de la triple frontera, que a mí estos puntos

donde coinciden la frontera de tres países, los trifinios, ¿no?

Pues vamos a tomarnos el café. Perfecto, venga.

En este mapa tiene que aparecer el punto.

Míralo, aquí está. Aquí es donde estamos, Kilpisjärvi.

Aquí confluye... Esta es Noruega, esta es Suecia,

y este que se mete aquí es Finlandia.

Entonces, este lago, esta mancha que se ve plateada,

es porque es el lago helado. Fíjate que gráfico ellos.

Sí, sí. Entonces estamos justo aquí.

Así que si pisamos el lago, pisamos la triple frontera.

Exacto. ¿Te atreves a pisar el lago helado?

Por supuesto. ¿Cómo acabaste... aquí, en Noruega?

Pues, porque después de Rusia vi un máster

que tenía las prácticas aquí, en Troms,

y como no quería desligarme mucho de los inviernos, dije:

“¡Ah! Bueno, ahí hay montañas, está el frío...”

Y dije: “¿Por qué no?” Así aprovecho también y veo las auroras boreales.

Eres adicta a los inviernos. Me encantan, sí, sí.

Pues aquí tenemos... un buen montón de nieve, ¿eh?

Sí, aquí... Parece encantada.

Casi nueve meses de nieve tenemos. ¡Ahí va!

Ya hemos pisado la triple frontera.

Estamos...

en el lago que separa los tres países.

Estamos en un sitio donde nos podemos sentir en tres países a la vez.

¿Y cómo te sientes viviendo en estas latitudes?

Pues la verdad que bien, excepto por las noches polares,

porque yo pensaba que realmente eso no...

no era para tanto, no me iba a afectar tanto,

pero sí que te cambia el carácter, te vuelve como más nostálgica.

¿Te prepararon, te advirtieron?, porque tú ya sabías

que había seis semanas de oscuridad total.

Y tener las 24 horas de luz, uy, de luz, de oscuridad,

hace que te sientes un poco como... claustrofóbica,

y la verdad es que se lleva mal, se lleva...

¿Os avisaron antes de lo que iba a suponer?

Porque a ti te dijeron que había seis semanas de oscuridad.

Exacto. Llegué aquí y tuvimos una reunión, todos los estudiantes

y todos los que veníamos de otros países, en la universidad,

y... y nos dijeron que...

que tuviéramos cuidado, que teníamos que tomar la vitaminas,

que podíamos ir a los solárium, que teníamos a disposición

24 horas un psicólogo en caso de que nos sintiéramos

un poco depresivos; y que bueno, que tuviéramos las rutinas

durante esta época, de...

sociabilizar más de la cuenta, asistir al club de encuentros

con otros estudiantes, o cosas así.

Y tu pensabas que eso eran... Yo no lo hice.

...exageraciones. Yo ni lo hice. “Bah, esto a mí, no”.

Y luego, pues sí, me paso.

La ventaja es que las noches polares tienen las auroras boreales, ¿no?

Sí, eso es lo mejor que tiene, que a cualquier hora

vas al súper a las tres de la tarde, es de noche,

y vas con tus auroras, acompañándote, mirando al cielo

Precioso, pero sí, algo bueno tenía que tener.

Y así que cuando llega la luz, es cómo renacer.

Exacto. Todo el mundo a la calle, todo el mundo, como estamos viendo,

practicando deporte; van a la montaña, hacen esquí,

cualquier cosa para estar aprovechando el sol.

Y tú recuperaste tu alegría. Yo sí; estuve en Navidades en Cádiz

y... me traje un poco del sol.

Y ya el 20 de enero volvió a amanecer,

el primer día que veíamos el sol y, ya...

continuamente, cada día, son como 20 minutos más;

y hasta ahora, que casi tenemos 24 horas.

Pues... bueno, me alegro que... haber pisado contigo este lago.

Ha sido un encuentro en un sitio curioso.

Me encanta hacer la serie por llegar a sitios así,

a los trifinios. Ya sabes que las fronteras

son lindes arbitrarias que dibujan los seres humanos sobre los mapas,

y que no tienen mucho sentido, porque la frontera podía estar

más aquí o más allá, que no iba a cambiar la historia de Noruega,

ni de Finlandia ni de Suecia, pero así lo acordaron; y...

Estas cosas lo que tienen es que..., te demuestra un poco cómo es

la historia y la política para establecer estas barreras,

que al final dividen a los hombres; porque ahora mismo, aquí,

no hay barrera que nos ha parado para venir desde Noruega,

pero en tiempos sí la hubo; porque Finlandia estaba

bajo el control de Rusia. Aquí había una frontera auténtica,

cerrada, que había que superar con tu pasaporte, tu salvoconducto,

tu visado y tu demás. En fin, me alegro de haberte conocido.

Igualmente. Y te vas a quedar en el lago helado,

porque yo me estoy congelando y me tengo que ir a Cabo Norte,

a ver si llego de una vez; el viaje se me está haciendo muy largo.

Yo sacaré los esquís y me iré. Bueno, Pilar, encantado.

Igualmente. Me voy sin hundirme.

¡Venga! Buen viaje.

Por lo menos no nieva.

Aunque... muy despejado no está.

Me encantan estas cabañas y, sobre todo...

la vista que hay. Esto es espectacular.

El río,... la bandera de Noruega,

la montaña nevada.

¡Buah!

¡Que caña!

Bueno, por lo menos no nieva;

pero es impresionante.

Te forras, te forras...

y aun así pasas frío. Pero bueno,...

La previsión es buena para hoy.

En principio... no nieva...

ni llueve en el...

ni en los últimos 700 kilómetros hasta Cabo Norte.

Así que... voy a intentar hacerlo hoy,

y si no... mañana;

pero ya casi estamos ahí.

Yo creo que... lo puedo conseguir, pero ayer,

con la ventisca,...

mientras me caía, no veía nada;

el suelo súper resbaladizo...

Me asusté. Pensé que no lo iba a conseguir.

Nunca sabes si... vas a lograr las metas y...

además es un poco absurdo, ¿no? ¿Qué importa?

¿Por qué obsesionarse con llegar a Cabo Norte en abril?

No vale la pena jugarse la vida... por una cosa así.

Pero,... no lo puedo evitar, me gusta.

Siento que es a lo que estoy llamado.

Pero también pienso en... en mi familia;

pienso en mi mujer, pienso en mi madre,

pienso en mis hijos.

¿Y si me pasara algo... haciendo esto?

En definitiva, no estoy salvando el mundo,

no estoy inventando nada; no estoy descubriendo una vacuna.

simplemente, el placer hedonista de sufrir;

sufrir para conseguir...

logros... que...

que no cambian nada, porque la exploración ya está hecha.

A veces pienso...

que se...

que nací tarde.

Pero tampoco sé si yo tendría la madera...

de tipos como Amundsen.

Probablemente no. Probablemente, simplemente,...

fantaseo con ser

uno de los exploradores a los que persigo.

Pero bueno, mientras tanto,...

me divierto haciendo esto. Supongo que todos buscamos...

nuestro lugar en el mundo y... que...

que este peregrinar, este vagabundear,

no es más que un... otro modo cualquiera de...

de hacerlo. Es mi... mi forma de hacerlo.

Música

Noruega fue un escenario de la Segunda Guerra Mundial.

En la carretera me encuentro este monumento en honor

a los soldados soviéticos que murieron en combate...

en esta región. Es curioso, porque nos encontramos

una bandera comunista, un casco y algunas monedas,

incluso rublos, que han ido dejando los visitantes, que por alguna razón

debieron sentirse conmovidos, supongo porque tuvieron...

algún familiar que falleció por aquí.

Nosotros también tenemos familiares, compatriotas españoles,

que murieron durante la II Guerra Mundial en Noruega.

Formaban parte de la brigada de la Legión Extranjera,

dentro del ejército francés, constituida por republicanos

que tuvieron que dejar España después de la guerra civil.

En 1940, los aliados decidieron la ocupación de algunos puertos

del norte de Noruega, especialmente Narvik, para impedir

la salida de los barcos que llevaban el mineral de hierro de Suecia

hasta Alemania. Aquí se encontraron el ejército británico y el francés,

combatiendo junto a los noruegos contra los alemanes.

La Legión Extranjera de los españoles republicanos

se encargó de la toma de Narvik; fue quizás la única batalla exitosa

porque Narvik se tomó, a pesar de dejar enormes bajas.

Lo triste es que ese sacrificio fue en balde.

Los aliados decidieron retirarse de Noruega, abandonar Narvik,

para acudir a la defensa de Francia;

que tampoco resistió demasiado. En la batalla de Narvik

destacó un legionario llamado Galloso,

y fue condecorado por su valor. La primera condecoración francesa

que recibiera un español. Luego vendrían muchas más.

Una triste historia,

poco conocida, y que nosotros nos encargamos... de recordaros.

# Y decían mis vecinos # que llevaba mal camino

# apartado del rediiiil...

Diario de un nómada: Carreteras extremas 2 - La española adicta a los inviernos

27:51 01 dic 2019

Nos vamos acercando a Cabo Norte. En medio del inclemente clima, descubrimos una instalación sami. Miquel tiene un encuentro sobre un lago helado entre tres fronteras: una compatriota española que ha hecho del frío norte su hogar.

Nos vamos acercando a Cabo Norte. En medio del inclemente clima, descubrimos una instalación sami. Miquel tiene un encuentro sobre un lago helado entre tres fronteras: una compatriota española que ha hecho del frío norte su hogar.

ver más sobre "Diario de un nómada: Carreteras extremas 2 - La española adicta a los inviernos" ver menos sobre "Diario de un nómada: Carreteras extremas 2 - La española adicta a los inviernos"
Xcerrar

Añadir comentario ↓

  1. Alberto Díaz

    Una vez más aprendiendo, disfrutando y sufriendo con Miquel. Tu humildad es abrumadora, en lo que a mi respecta tienes los huevos tan bien puestos como cualquiera de los exploradores a los que persigues, eres un referente. Como siempre, se hace corto.

    pasado martes
  2. CARLOS

    Al frío que has pasado lo compensa lo bien que nos haces pasar a moteros menos "aguerridos" como yo. Y las historias bélicas que incluyes le dan un matiz siempre interesante

    pasado lunes
  3. sergio

    Gracias Miquel. Por enseñarnos La ponia, por recordar a la gente que nunca se menciona, por presentarnos a Pilar y por pasar frio por nosotros.

    pasado lunes
  4. José Carlos Millán

    Nuevo interesante programa para llegar a Cabo Norte en el que Miquel ha visitado el área de Kilpisjarvi, en Laponia. Nos ha faltado algo de productos españoles para merienda y otros 30 min, de interesante programa

    pasado lunes

Los últimos 203 documentales de Diario de un nómada

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Mostrando 1 de 11 Ver más