El día del Señor La 2

El día del Señor

Domingos a las 10.30 h.

Espacio religioso para las mañanas de los domingos en La 2.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4845778
Para todos los públicos El día del Señor - Capilla Universidad CEU San Pablo - ver ahora
Transcripción completa

Buenos días desde el colegio mayor universitario CEU de Madrid.

La organización San Pablo lleva organizando ya 20 años.

El congreso "Católico y vida pública".

Una cita obligada para el día del Señor.

Lo está con nosotros el recién elegido presidente

de esta organización.

Alfonso, buenos días.

Hace 20 años el presidente era Alfonso Coronel de Palma,

que ha fallecido en fecha reciente.

Un día me llamó a su despacho

y me dijo que teníamos que organizar un sitio que sirviera

de encuentro para los católicos.

Hablamos con todo el mundo, con marxistas, con protestantes,

gentes de diálogo interno.

Un lugar donde todos los católicos pudiéramos llegar.

Todo un lugar de encuentro.

Cuando llevas 20 años es un proyecto que ha tenido éxito

y se ha consolidado.

Tan recién aterrizado como presidente

de la Fundación San Pablo,

¿cómo ves la asociación,

cómo ves el futuro de la asociación?

Estaría muy reforzada

por las que son las actuales líneas de la Iglesia.

La asociación nace en 1908

con la idea de que participen en la vida pública.

En ello está,

en la presencia de los seglares en el mundo puntos una línea reforzada.

El concilio Vaticano II entró

con la Iglesia en salida del papa Francisco.

Ahora estamos con un curso de jóvenes.

Y nació como una asociación de jóvenes propagandistas.

Esa vocación siempre ha estado ahí.

Nació un poco para despertar a los católicos que están adormecidos.

¿No sé si notas que el catolicismo está dormido ante los jóvenes?

Los jóvenes son los que están más despiertos.

Dentro de la Iglesia Católica

es importante el entusiasmo de los jóvenes.

Su capacidad de pensar de que todo es posible.

Y por otro lado, la tradición que les lega un saber de siglos.

Es profesor universitario también.

Has tomado el pulso en estos años de docencia.

La ventaja de ser profesor siempre se está en contacto con jóvenes.

Uno se cree que es joven por estar en contacto con ellos.

Hace 30 años que soy profesor.

La gente con la que convivo tiene 20 años.

El que no tiene 20 años eres tú.

Es una juventud entusiasta con ganas de trabajar.

En este congreso se dan cita alrededor de 500 personas.

¿Esa juventud está dispuesta a dar batalla en el mundo social?

Ha habido jóvenes muy comprometidos.

Es la primera vez que se hace en este congreso

un torneo de debate universitario.

Y están muy preparados.

Tienen mucha capacidad de discutir, de aportar ideas, de debatir.

Ha sido muy llamativa.

No sé si hay lugar para la esperanza.

Y puede haber un mundo mejor con los jóvenes

que están empujando desde atrás.

Tiene que haber un lugar para la esperanza.

Y desde luego con los jóvenes que vemos

comprendes que esa esperanza tiene aproximación real.

Nosotros estamos planteándonos programas

de formación muy ambiciosos.

Para actuar en la vida pública,

que es lo propio de la asociación Católica de propagandistas,

estamos trabajando la línea formativa.

La Fundación tiene una obra ingente en España.

¿Cuántos miles de alumnos tenéis?

Tenemos unos 35 000 alumnos.

Tenemos tres universidades.

Para nosotros lo fundamental está siendo la formación de los jóvenes.

Que se note la diferencia de cuando formamos.

Formamos profesionales, sino también personas.

Doctrinalmente que conozcan la fe.

Claro, lo propio es que formamos en la línea del humanismo cristiano.

¿Va a haber algún cambio los congresos de cara al futuro?

Va a cambiando algo,

pero hubo un momento de replantearse las cosas.

De hacer algo nuevo.

Los 20 años es un momento estupendo para reflexionar.

Alfonso, enhorabuena por tu nombramiento.

Enhorabuena por este congreso.

Como siempre es un éxito de participación y de buen ambiente.

Enhorabuena por la iniciativa que nació de ti.

Muchas gracias.

Gracias a ti.

Nos quedamos ahora celebrando la eucaristía celebrada

por el cardenal arzobispo de Madrid.

(Música)

(Coro)

Y con estas notas comenzamos la eucaristía.

Además del cardenal arzobispo de Madrid preside,

también concelebra el arzobispo de Burgos.

También participan celebrando tres diáconos permanentes.

Un profesor de CEU San Pablo

y delegado episcopal de catequesis.

(Coro)

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

-Amén.

-La paz de nuestro señor Jesucristo esté con todos vosotros.

-Y con tu espíritu.

La asociación Católica

de propagandistas ha celebrado

el 20 congreso católico y vida pública.

En la eucaristía quiere dar gracias a Dios

por el reflexión y el compromiso adquirido.

Nos han animado a escucharnos,

a hacerlo con la esperanza de los jóvenes.

La Iglesia tiene fe confianza en ellos.

El papa nos pide escuchar también el clamor de los pobres y responderles,

abrirse el corazón en la vida,

ofrecerles nuestro compromiso nuestra respuesta.

Cura sus heridas.

Ayudarles a reemprender la vida con dignidad.

Vamos a seguir apoyando tantas iniciativas de la Iglesia,

caminar todos juntos hacia

el que es nuestro objetivo, hacia Dios y la santidad.

-Queridos hermanos, antes de celebrar

estos sagrados misterios reconozcamos humildemente

nuestros pecados.

Apresura tu venida.

Señor,

ten piedad.

Reúne a los tés versos.

Reúne a los dispersos.

Cristo, ten piedad.

Dios todopoderoso tenga misericordia de nosotros

y perdone nuestros pecados y nos lleve a la vida eterna.

-Amén.

Gloria a Dios en el cielo,

y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor.

Por tu inmensa gloria te alabamos, te bendecimos, te adoramos,

te glorificamos.

Te damos gracias, Señor Dios, rey celestial, Dios Padre todopoderoso.

Señor, hijo único, Jesucristo. Señor Dios, cordero de Dios, hijo

del Padre. Tú, que quitas el pecado del mundo,

ten piedad de nosotros. Tú, que quitas el pecado del mundo,

atiende nuestra súplica. Tú, que estás sentado a la derecha

del Padre, ten piedad de nosotros.

Porque solo tú eres Santo,

solo tú, Señor, solo tú, altísimo Jesucristo,

con el Espíritu Santo en la gloria de Dios Padre.

Amén.

Oremos.

-Concédenos, Señor, Dios nuestro, alegrarnos siempre en tu servicio.

Dedicarnos a ti, autor,

de todos los bienes, consiste la felicidad completa y verdadera.

Por nuestro Señor Jesucristo,

tu hijo que vive y reina contigo

en la unidad del Espíritu Santo

y es Dios por los siglos de los siglos.

-Amén.

Colegiales de este colegio mayor San Pablo hacen las lecturas.

Lectura de la profecía de Daniel.

Por aquel tiempo se levantará

Miguel, el gran príncipe

que se ocupa de los hijos de tu

pueblo; serán tiempos difíciles

como no los ha habido desde que hubo naciones hasta ahora.

Entonces se salvará tu pueblo:

todos los que se encuentran inscritos en el libro.

Muchos de los que duermen en el polvo de la tierra despertarán:

unos para vida eterna, otros para vergüenza e ignominia perpetua.

Los sabios brillarán como el fulgor del firmamento, y los que enseñaron

a muchos la justicia, como las estrellas, por

toda la eternidad. Palabra de Dios.

-Te alabamos, Señor.

-Protégeme, Dios mío, que me refugio en ti.

-El Señor es el lote de mi heredad y mi copa;

mi suerte está en tu mano.

Tengo siempre presente al Señor, con él a mi derecha no vacilaré.

-Protégeme, Dios mío, que me refugio en ti.

-Por eso se me alegra el corazón, se gozan mis entrañas,

y mi carne descansa esperanzada.

Porque no me abandonarás en la región de los muertos

ni dejarás a tu fiel conocer la corrupción.

-Protégeme, Dios mío, que me refugio en ti.

Me enseñarás el sendero de la vida,

me saciarás de gozo en tu presencia,

de alegría perpetua a tu derecha.

-Protégeme, Dios mío, que me refugio en ti.

Lectura de la carta a los Hebreos.

Todo sacerdote ejerce su ministerio diariamente

ofreciendo muchas veces los mismos sacrificios,

porque de ningún modo pueden borrar los pecados.

Pero Cristo,

después de haber ofrecido por los pecados un único sacrificio,

está sentado para siempre jamás a la derecha de Dios

y espera el tiempo que falta

hasta que sus enemigos sean puestos como estrado de sus pies.

Con una sola ofrenda

ha perfeccionado definitivamente a los que van siendo santificados.

Ahora bien, donde hay perdón, no hay ya ofrenda por los pecados.

Palabra de Dios.

-Te alabamos, Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Señor este con vosotros.

Proclamación del santo Evangelio según San Marcos.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:

"En aquellos días, después de esa gran angustia, el sol se oscurecerá,

la luna no dará su resplandor, las estrellas caerán del cielo,

los astros se tambalearán.

Entonces verán venir al Hijo del hombre

sobre las nubes con gran poder y gloria;

enviará a los ángeles y reunirá a sus elegidos de los cuatro vientos,

desde el extremo de la tierra hasta el extremo el cielo.

Aprended de esta parábola de la higuera:

cuando las ramas se ponen tiernas y brotan las yemas,

deducís que el verano está cerca;

pues cuando veáis vosotros que esto sucede,

sabed que él está cerca, a la puerta.

En verdad os digo que no pasará esta generación sin que todo suceda.

El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.

En cuanto al día y la hora,

nadie lo conoce,

ni los ángeles del cielo ni el Hijo, solo el Padre".

Palabra del Señor.

-Gloria a ti, Señor Jesús.

El diácono permanente Pedro Jiménez ha leído el Evangelio.

El arzobispo de Madrid nos dirige la homilía en este domingo

desde la capilla del colegio mayor de San Pablo.

Querido hermano don Fidel, arzobispo de Burgos.

Consiliario nacional.

Queridos hermanos sacerdotes, queridos diáconos.

Excelentísimo señor presidente de la fundación,

consejeros de la fundación.

Director del colegio mayor San Pablo, queridos colegiales.

Queridos hermanos y hermanas que estáis aquí presentes.

Y los que a través de TVE seguís esta celebración.

La palabra que el Señor

nos ha dirigido a través de la Iglesia

y el congreso de católicos y la vida pública

que habéis celebrado

y que hoy clausuramos, ha tenido un lema.

"Fe en los jóvenes".

Y tiene mantiene en unidad

con la palabra del Señor y que intentaré haceros ver y explicaros.

Vuestro congreso ha querido partir de la gran estima hacia los jóvenes.

Y os di las gracias.

Esa misma estima es la que tiene nuestro señor Jesucristo.

Gracias a esa fe la Iglesia puede renovarse

y por eso el sino último propuso un modelo de Jesús joven

entre los jóvenes.

Se hace joven siempre entre los jóvenes.

Por la gracia de Dios he podido participar en este último sínodo

de obispos que acabamos de celebrar y muy directamente por ser miembros.

El Santo padre, el papa Francisco, ha querido partir

desde la confianza de los jóvenes.

En desde las consultas, del cuestionario online,

del presínodo que se hizo también con los jóvenes,

en todo ha querido que el sínodo se celebrase escuchándolos

y dándoles protagonismo,

así como también dándoles voz en el sínodo

a los jóvenes venidos de todas las partes de todo el mundo,

en situaciones sociales, políticas existenciales muy variadas.

La fuerza del Espíritu Santo

se manifestó en el sínodo haciéndonos ver

a todos que el camino de Emaús sigue abierto.

La esperanza como nadie es capaz de presentar.

Ellos acogen al Señor.

Aunque sea con tinieblas y oscuridad

como les pasaba a los discípulos de Emaús

que cuando iba con ellos le dijeron que era el único

que no se ha enterado de que lo habían crucificado a Jesús.

Sentían la necesidad de que les acompañase.

Sienten, perciben cercanía, atracción, confianza

en Jesús, que sin conocerlo, se había acercado a ellos.

Como sigue sucediendo hoy.

Por eso, el lema "Fe en los jóvenes"

no es ni más ni menos que aceptar

lo que Jesús tuvo con esos discípulos

que caminaban en la desesperanza y en la desilusión.

Hoy Jesucristo,

las diversas situaciones que se encuentran los jóvenes,

han de experimentar que Jesús hoy como entonces, camina con ellos.

Perciben que su compañía les agrada.

Suscita el interés, encuentran luz, encuentran perdón,

ven su propia vulnerabilidad y lo que empobrece su juventud.

Cuanto más van con el les pasa como a los discípulos de Emaús.

Se les abrieron los ojos.

Encuentran a un portador de una sana inquietud para ellos.

Su compañía es acogida,

es respetada y se alegran de este acompañamiento.

Y gracias a esa compañía,

sacudieron la desesperanza, la pesadez y la lentitud.

Esto es lo que habéis querido hacer también

en este congreso de católicos en la vida pública,

interesándonos por los jóvenes.

Además, ellos descubren que Jesús no solo no quita libertad,

sino que libera.

Pone en relación verdad y caridad.

Les hace ver su misión y vocación acompañándolos en todos lo que son.

Descubrieron quién era y se fueron sin demora.

Fueron a la misión.

Queridos hermanos,

hemos proclamado la palabra de Dios de este domingo 33 del

tiempo ordinario.

Yo lo resumiría al concluir este congreso

con la eucaristía en tres tareas

que nos invita a vivir nuestro Señor cuando se acerca

el final de los tiempos.

En primer lugar, ocúpate y salva a todos los hombres.

Esta es una atracción

que los jóvenes sienten el más profundo de su corazón.

También nos dice que se levantará Miguel el Arcángel,

serán tiempos difíciles.

Los que enseñaron a muchos la justicia como las estrellas,

por toda la eternidad.

Jesucristo nos ha llamado a formar parte de su pueblo.

Una misión para dar a conocer

a todos los hombres la sabiduría que viene de Dios.

A implantar la justicia de Dios,

que va más allá, más adelante, más al fondo a todos los hombres.

Hemos de dar eternidad.

Esta ocupación es la que el Señor quiere que tengamos.

El vendrá,

Él vendrá,

pero mientras tanto nos está diciendo

que no se ocupe de su pueblo.

"Camina y encuentra lo que Dios quiere para ti.

Manifiéstate en medio del mundo, con fe, defiende tu identidad.

Eres hijo y hermano de todos los hombres.

Perteneces a un pueblo que tiene la misión de ocuparse

que todos los hombres tengan

y vivan como imágenes de Dios mismo".

Queridos hermanos,

¿no haríamos así un mundo diferente si todos acogiésemos

la misión que nos da el Señor?

Ocúpate de tu pueblo que son todos los hombres.

Vive las obras de caridad,

esa de las cuales nos habla

el Evangelio de San Mateo en el capítulo 25.

Queridos hermanos.

Y vive, en tercer lugar, el diálogo con Dios en la oración.

Escucha su palabra. Dirígete por su palabra.

Ocúpate y salva a todos los hombres.

En segundo lugar, vive con la gracia en la vida de Cristo.

Qué hondura os quiere la vida humana

cuando descubrimos a Cristo que dio su vida por nosotros

y por todos los hombres.

Con su ofrenda realizada llega la perfección a todos los hombres.

Nos ha regalado y conquistado con su vida de una vez para siempre.

Hay muchos jóvenes que hoy apuestan por Jesucristo

y para hacer presente en este mundo su vida.

Esperan en él y aman como él.

Vive con la gracia de Cristo.

Vivir con esta gracia nos hace sentirnos parte de su Iglesia,

miembros de su pueblo

y descubrir que merece tener a la Iglesia como madre y como maestra

y sentir que somos familia.

Y podemos ampliarla si damos a conocer con obras

y palabras a Jesucristo.

Y por último, entran el río de la gracia de la salvación.

Jesús anuncia el final del tiempo,

y el evangelio que hemos escuchado,

nos invita a no tener miedo y quiere y desea

que entremos al rio de su gracia, de su amor,

de su entrega, de su salvación.

Vivamos de su gracia.

Entrar en este río de la salvación y de la gracia

nos hace huir y liberar nuestra mente y nuestro corazón

de prejuicios y estereotipos.

Nos hace entender la vida como servicio gratuito.

Somos servidores y creemos y tenemos fe en los jóvenes

que quieren servir a los hombres de su tiempo.

Que Jesucristo resucitado,

que viene a este altar dentro de un momento,

que no pasa,

el hijo de Dios se hace presente

en el misterio de la eucaristía.

Siempre esperando al Señor dentro del río de la gracia

y de la salvación que queremos que inunde esta tierra y este mundo.

Que el señor os bendiga y os acompañe a todos, amén.

Ha sido la homilía que ha dirigido el cardenal

arzobispo de Madrid

en este colegio mayor universitario San Pablo.

-Creo en Dios todopoderoso, creador del cielo y de la tierra.

Creo en Jesucristo su único hijo,

nuestro Señor,

que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo.

Nació de Santa María Virgen.

Padeció bajo el poder de Poncio Pilato.

Fue crucificado, muerto y sepultado. Descendió a los infiernos.

Al tercer día resucitó de entre los muertos.

Subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios

Padre Todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar

a vivos y muertos. Creo en el Espíritu Santo,

la Santa Iglesia Católica, la comunión de los Santos,

el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la

vida eterna. Amén.

Oremos a Dios padre.

Nuestra suerte está en su mano.

-Por nuestros obispos, consiliario si todos los obispos.

Por los presbíteros y consagrados.

Por los catequistas y todos los que participan

en el quehacer diario de la Iglesia.

Roguemos al Señor.

-Te rogamos, óyenos.

-Por todos los cristianos.

Para que salgamos de nosotros mismos.

Simpleza la voluntad de Dios.

Y de donación de oro mismo.

-Roguemos al Señor.

-Te rogamos, óyenos.

Por los frutos del sínodo.

Pedimos que la Iglesia siga cuidando los jóvenes

para que puedan encontrarse con Cristo

y que su vida sea una experiencia buena

y que hagan un ejercicio maduro de libertad,

reconociendo el venir realizándolo.

Roguemos al Señor.

-Te rogamos, óyenos.

-Por los pobres.

Para que la Iglesia de todos los hombres

y mujeres de buena voluntad prestemos atención

al hermano que sufre.

Y nos prestemos solidarios

y sensibles a las dificultades de las personas

que viven en pobreza.

Roguemos al Señor.

Por la asociación Católica de propagandistas.

-Te rogamos, óyenos.

-Escucha, Señor, estas peticiones que acabamos de hacerte

y las que estén también en nuestro corazón.

Dánoslas por Jesucristo nuestro Señor.

-Amén.

Comienza así la liturgia

de la eucaristía después de haber presentado

al Señor las peticiones de la Iglesia.

Los niños del colegio llevan las ofrendas, las flores.

Los niños del colegio San Pablo Monte Príncipe.

También del colegio CEU San Chinarro.

Y los del colegio profesionales.

También la colecta del decano mayor San Pablo.

Ha presentado esta colecta en la segunda jornada mundial

de los pobres.

La ha instaurado el papa Francisco desde el año pasado.

-Bendito seas, Señor, Dios del universo,

por este pan, fruto de la tierra y del trabajo del hombre,

que recibimos de tu generosidad y ahora te presentamos,

él será para nosotros pan de vida.

-Bendito seas por siempre, Señor.

-Bendito seas, Señor, Dios del universo,

por este vino, fruto de la vid y del trabajo del hombre,

que recibimos de tu generosidad y ahora te presentamos,

él será para nosotros bebida de salvación.

-Bendito seas por siempre, Señor.

-Orad, hermanos, para que este sacrificio mío

y vuestro sea agradable a Dios, Padre todopoderoso.

-El Señor reciba de tus manos este sacrificio para alabanza

y gloria de su nombre, para nuestro bien y el de toda su Santa Iglesia.

-El Señor esté con vosotros.

-Y con tu espíritu.

-Levantemos el corazón.

-Lo tenemos levantado hacia el Señor.

-Demos gracias al Señor, nuestro Dios.

-Es justo y necesario.

En verdad es justo y necesario,

es nuestro deber y salvación,

darte gracias, Padre Santo, siempre y en todo lugar,

por Jesucristo, tu Hijo amado.

Con su obediencia ha restaurado estos dones

que por nuestra desobediencia habíamos perdido.

Por eso, Señor, nosotros llenos de alegría

ya clamamos con los Ángeles

y con Todos los Santos diciendo sin cesar.

(Coro)

Santo eres en verdad, Señor,

fuente de toda santidad.

Por eso te pedimos que santifique

es estos dones con la fusión de tu espíritu,

de manera que se conviertan para nosotros en el cuerpo

y sangre de ese Jesucristo nuestro Señor.

El cual, cuando fue entregado

a su pasión voluntariamente aceptada,

tomó pan gracias lo partió y lo dio sus discípulos

diciendo:

"Tomad y comed todos de él.

Este es mi cuerpo que será entregado por vosotros".

Y dándote gracias de nuevo lo pasó a sus discípulos, diciendo:

"Tomad y bebed todos de él,

porque este es el cáliz de mi sangre.

Sangre de la alianza nueva y eterna

que será derramada por vosotros y por muchos

para el perdón de los pecados.

Haced esto en conmemoración mía".

Este es el sacramento de nuestra fe.

-Anunciamos tu muerte, proclamamos tu resurrección.

-Anunciamos tu muerte, proclamamos tu resurrección.

Ven, Señor Jesús.

-Así pues, Padre,

al celebrar ahora el memorial de la muerte y resurrección de tu Hijo,

te ofrecemos el pan de vida y el cáliz de salvación.

Y te damos gracias porque nos haces dignos de servirte en tu presencia.

Te pedimos humildemente

que el Espíritu Santo congregue en la unidad

a cuantos participamos del cuerpo y sangre de Cristo.

-Acuérdate, Señor, de tu Iglesia extendida por toda la tierra,

reunida aquí en el domingo,

día en que Cristo ha vencido a la muerte

y nos ha hecho partícipes de su vida inmortal.

Y con el papa, Francisco,

con nuestro obispo,

y todos los pastores que cuidan de tu pueblo,

llévala a su perfección por la caridad.

-Acuérdate también de todos nuestros hermanos

que durmieron en la esperanza de la resurrección

y de todos lo que han muerto en tu misericordia.

Admítelos a contemplar la luz de tu rostro.

Ten misericordia de todos nosotros,

y así con María, la Virgen, madre de Dios,

los apóstoles y cuantos vivieron

en tu amistad a través de los tiempos,

merezcamos por tu hijo Jesucristo

compartir la vida eterna y cantar tus alabanzas.

-Por Cristo, con él y en él.

A ti, Dios Padre omnipotente,

en la unidad del Espíritu Santo.

Todo honor y toda gloria.

Por lo siglos de los siglos.

-Amén.

El amor de Dios ha sido derramado

en nuestros corazones con el Espíritu Santo que se nos ha dado.

Digamos con fe y esperanza.

Padre nuestro, que estás en el cielo.

Santificado sea tu nombre. Venga a nosotros tu reino.

Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día.

Perdona nuestras ofensas,

como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden.

No nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal.

Líbranos de todos los males, Señor,

y concédenos la paz en nuestros días

para que, ayudados por tu misericordia,

vivamos siempre libres de pecado

y protegidos de toda perturbación

mientras esperamos

la gloriosa venida de nuestro salvador Jesucristo.

-Tuyo es el reino, tuyo el poder y la gloria, por siempre, Señor.

-Señor Jesucristo, que dijiste a los apóstoles:

"La paz os dejo, mi paz os doy",

no tengas en cuenta nuestros pecados,

sino la fe de tu Iglesia.

Y, conforme a tu palabra, concédele la paz y la unidad.

Tú, que vives y reinas por los siglos de los siglos.

Amén.

La paz del Señor esté siempre con vosotros.

-Y con tu Espíritu.

-Daos fraternalmente la paz.

Y nos damos la paz.

Nos prometemos a llevarla al mundo entero

y hoy especialmente a aquellos más desfavorecidos.

Hoy es la segunda jornada de los pobres.

Nuestro corazón se pone también a su lado.

Aquellos que menos tienen, aquellos que más lo necesitan.

A ellos también queremos llevarles la paz.

1}-Cordero de Dios,

-Cordero de Dios,

que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros.

Cordero de Dios,

que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, danos la paz.

Este es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.

Dichosos los invitados a la cena del Señor.

-Señor,

no soy digno de que entres en mi casa,

pero una palabra tuya bastará para sanarme.

Estamos celebrando esta santa misa

desde la capilla del colegio mayor San Pablo en Madrid.

Sede también de la asociación de propagandistas.

Con esta eucaristía

y la conferencia que tendrá lugar

a continuación se clausura este congreso.

(Coro)

Y mientras nos acercamos a comulgar física o espiritualmente

nos acompaña este coro universitario de la fundación San Pablo.

"Todos como ovejas nos hemos extraviado.

Todos han vuelto por su propio camino

y el Señor ha puesto en él la felicidad de todo el mundo".

(Coro)

Hoy celebramos este 33er domingo,

penúltimo del año litúrgico.

El próximo domingo ya es la natalidad de Jesucristo,

Rey del Universo.

Nos lo iremos a celebrar la diócesis de Almería, en Roquetas de Mar.

A las 10:30 de la mañana

desde la parroquia de Nuestra Señora del Rosario.

Ahí estaremos en el día del Señor

en la solemnidad de Jesucristo, Rey del universo.

(Coro)

El congreso católico que se organiza desde

hace 20 años la Asociación Católica de Propagandistas

a través de la fundación universitaria San Pablo CEU

propiciaron un marco de encuentro

para todos aquellos católicos y personas de buena voluntad

que estén interesados en lograr que la luz del Evangelio

ilumine todos los aspectos de la vida,

tanto en lo personal como lo social.

Fue una idea del recordado Alfonso, fallecido recientemente.

(Coro)

Este congreso tenía por lema la fe en los jóvenes,

en el contexto también del sínodo de la juventud

que acaba de tener lugar en Roma.

Vemos este mítico mosaico del pantocrátor

en la capilla de San Pablo.

Oremos.

Señor, después de recibir el don sagrado del sacramento,

te pedimos humildemente que nos haga crecer en el amor,

que tu hijo nos mandó realizar en memoria suya.

Él, que vive y reina por los siglos de los siglos.

Amén.

El Señor esté con vosotros.

-Y con tu espíritu.

-Bendito sea el nombre del Señor.

Ahora y por todos los siglos.

La bendición del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo

os acompañe siempre.

-Amén.

-Podéis ir en paz.

Así termina esta celebración. Con la despedida del diácono.

Les dejamos con este coro universitario.

Recordamos que el próximo domingo estaremos en Roquetas de Mar.

En la parroquia de Nuestra Señora del Rosario

a las 10:30 de la mañana

para celebrar la Santa misa

en el día de la solemnidad de Jesucristo Rey del universo.

Usted don último domingo ya del tiempo ordinario del año litúrgico.

Saludan ahora los directivos

de esta Asociación Católica de Propagandistas.

(Coro)

"Mesías", nos despedimos.

Se quedan en La 2 viendo "Pueblo de Dios".

Hasta el próximo domingo, feliz día del Señor.

(Coro)

El día del Señor - Capilla Universidad CEU San Pablo

18 nov 2018

Programas completos (633)

Los últimos 635 programas de El día del Señor

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios