www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3718518
Para todos los públicos Destinos de película - Nueva York - ver ahora
Transcripción completa

Llegamos a Nueva York para conocer la ciudad

con más lugares de película.

Pegaremos la nariz al escaparate de Tiffany's

como Audrey Hepburn en "Desayuno con diamantes".

Comeremos en el bar en el que Meg Ryan

simuló el orgasmo más famoso del cine.

Y pediremos lo mismo que ella.

Conoceremos la casa y el cuartel de los Cazafantasmas.

Y recorreremos Central Park como tantos y tantos personajes.

Comienza "Destinos de película".

Esta es Nueva York, la ciudad que todos conocemos

aunque nunca hayamos puesto un pie en ella.

Nos suenan sus calles, sus taxis,

sus coches de Policía, sus camiones de bomberos

y las escaleras de incendios, los vagones del metro,

los carritos de perritos o las bocas de riego.

Ya no nos sorprenden las ejecutivas en zapatillas,

ni los porteros con uniforme, ni los limpiabotas.

Porque, gracias al cine, hemos crecido con una ciudad

en la que todo nos resulta familiar.

Hoy vamos a visitar algunos de esos lugares.

Son incontables así que, si nos falta alguno,

ya tenéis una excusa para volver.

Para recorrer los 5768 kilómetros que nos separan de Nueva York

lo más rápido es coger un avión, se tarda como en ir en coche

desde Valencia hasta A Coruña, unas ocho horas.

Nosotros ya hemos llegado y vamos a recordar algunas

de las mejores comedias románticas que se han rodado aquí.

Estoy en la planta 86 del Empire State Building,

uno de los primeros sitios que tenéis que visitar si venís,

si pisáis Nueva York. Las vistas son

absolutamente impresionantes.

Es una auténtica postal.

Este rascacielos tiene récord en destinos de películas.

¿Sabéis cuántas se han rodado aquí?

250, 250 películas en el rascacielos

más famoso de Nueva York, el Empire.

Pero hay uno que lo hizo mundialmente famoso: King Kong,

ese gorila que nos rompió a todos el corazón.

Yo, que tengo un punto romántico, asocio sobre todo este mirador

a aquel momentazo de la película "Algo para recordar".

Aquí se veían por primera vez Tom Hanks y Meg Ryan.

Voy a hacer un chiste malo: Mónica, ¿tienes algo para recordar?

Sí, yo recuerdo que este rascacielos

es uno de los sitios más deseados por muchas parejas neoyorquinas

para casarse el día de San Valentín.

Cada año escogen a siete parejas y se les concede ese capricho.

Solo tienen que enviar su historia de amor,

unas fotografías y los motivos

por los que quieren ser elegidos.

Ah, pues mira, eso no lo sabía.

¿Y algún consejo para visitarlo?

Hay que programar la visita

y comprobar el tiempo para disfrutar de las vistas.

Abren de ocho de la mañana hasta las dos de la madrugada.

Y preparaos para hacer cola para subir al mirador.

Este rascacielos tiene 73 ascensores

y ni más ni menos que 1576 escalones,

lo digo por si queréis hacerlo a patita.

Hay quien lo hace una vez al año y el récord lo podéis leer aquí.

También tienen el récord de visitas,

cada año suben aquí dos millones y medio de personas,

lo que son 6850 al día, incluidos los famosos,

que también tienen su foto.

¡Mira a Penélope Cruz!

Aunque dudo que estos hayan hecho cola.

Ya sabéis de qué película hablamos, ¿verdad?

Hacemos un viaje en el tiempo en la comedia romántica

y nos vamos hasta 1961.

La película comenzaba aquí, en la puerta de la joyería Tiffany's,

con una Audrey Hepburn y con una música

que era más o menos así...

(Canción "Moon River")

Ella se ponía aquí con un cruasán, con su café

y deseando tener joyas como las que hay aquí.

Nunca había ido a dar un paseo de día,

al menos desde que vivo en Nueva York.

Anduve por la Quinta Avenida a las seis de la mañana,

eso lo considero de noche, ¿no?

-Es de noche, sin duda alguna.

Tiffany's está en la avenida principal de Nueva York,

esta es la Quinta Avenida, la que separa las calles

que están al oeste de las que están al este.

Una calle llena de tiendas. Pero, bueno,

para situarnos en el mapa, cuéntanos, Mónica, sitúanos tú.

La ciudad de Nueva York se compone de cinco distritos,

llamados "boroughs", que son:

Manhattan, Bronx, Queens, Brooklyn y Staten Island.

Bronx es el distrito más al norte

y se ha convertido en un barrio latino.

Es la cuna del rap y el hip-hop.

Queens es el más extenso y donde están

los dos principales aeropuertos: La Guardia y el JFK.

Brooklyn es el más poblado y a este condado pertenece

Coney Island, donde se establecieron

los primeros parques de atracciones.

Staten Island es un distrito suburbano

conectado con Manhattan a través de ferry.

Y, por último, Manhattan, es el más denso

y el hogar de la mayoría de los rascacielos,

las universidades, las tiendas...

Es el "borough" donde venimos todos los turistas

y donde ahora está Màxim.

Y esta es la casa de Audrey Hepburn

en aquel maravilloso film de "Desayuno con diamantes",

el 169 de esta exquisita zona.

La Quinta Avenida está llena de tiendas y también de hoteles,

de buenísimos hoteles, pero quiero enseñaros El Hotel Plaza.

Este hotel ha sido escenario de muchas películas.

Recurro a mi cinemateca personal y os cuento algunas:

"Con la muerte en los talones". En este hotel secuestran

a Cary Grant porque lo confunden con otra persona.

"Cocodrilo Dundee", tremenda película.

"Tal como éramos", aquí se reencuentran

Robert Redford y Barbra Streisand

años después de su ruptura.

"Solo en casa II", Macaulay Culkin hace en este hotel,

bueno, todo lo que quiere como un niño.

Y Donald Trump hace un cameo en esta película.

"A propósito de Henry",

También "Te puede pasar a ti":

Nicolas Cage se da un capricho alojándose en el Plaza

tras haber ganado un premio de la lotería.

Así que vamos a conocerlo.

Si podéis pagar una noche aquí, genial, ¿eh?

Pero, si no, también es un destino turístico

y podéis disfrutar del interior. Venid conmigo.

Este es un decorado de película,

pero un decorado real, es el Hotel Plaza.

Podemos entrar y sentirnos un poquito Cary Grant

o Robert Redford y disfrutar.

Aquella es la parte privada, pero si queremos ser

como uno de los personajes del cine,

podemos pasar, aunque no podamos pagarlo,

a esta zona. Este es el maravilloso Hotel Plaza,

un lugar absolutamente de película.

Desde su inauguración en 1907, el Hotel Plaza estableció

el estándar del lujo y ha sido uno de los hoteles favoritos

de reyes, embajadores, deportistas y estrellas de cine.

El hotel ofrece espacios mágicos para cualquier evento

y se hizo famoso por las fiestas que se organizaban.

Es verdad que son famosos los fiestones que se han montado

en el plaza, pero el que dio la campanada

fue el que montó Truman Capote en este hotel.

Efectivamente, en 1966, Capote organizó

su baile en blanco y negro al que acudió lo mejorcito

de la sociedad neoyorquina, y que ha pasado a la historia

por el dineral que se gastó

y por las celebrities a las que congregó.

Los invitados llevaban máscaras y, a las 12 de la noche,

se las quitaban para verse las caras.

Al fondo de este pasillo es donde está

una de las mejores suites del Plaza.

No tengo palabras para describir esto.

Bueno, todas esas celebrities, esos actores famosos

que estáis imaginando se hospedan aquí.

Con vistas como estas, Central Park, maravilloso, ¿no?

La habitación es doble, tenemos que subir.

Arriba dicen que está el cielo de Nueva York.

¡Dios mío!

Aquí está toda la luz de Nueva York.

Esto es la maravilla de Manhattan.

Central Park es uno de los tesoros

más apreciados por los neoyorquinos,

pero lo primero que debéis saber es que este parque

no se recorre con una sola visita, ¡es enorme!

Ocupa más terreno que el principado de Mónaco,

no digo más. Una forma muy práctica

de recorrerlo es en bicicleta, como Màxim.

El parque tiene muchas zonas verdes, como esta,

donde se organizan conciertos al aire libre.

O esta, la preferida por los neoyorquinos

para tomar el sol, jugar al frisbee.

Uno de los lugares más visitados es el parque Strawberry Fields,

donde siempre hay músicos tocando canciones de John Lennon.

Esta es una zona, bueno, triste y maravillosa:

Estamos en el Strawberry Fields,

que es el punto que congrega a tanta gente.

Mira, suena la música de John Lennon.

Aquí es donde se le rinde homenaje cada año

y yo creo que en cada momento.

(TOCAN MÚSICA)

¿Seguimos conociendo Central Park?

(CANTA EN INGLÉS)

El parque tiene varias lagunas de distintos tamaños,

desde este pequeño estanque, que queda cerca del Hotel Plaza,

a este lago artificial a Jacqueline Kennedy Onassis.

Y es el sitio preferido de los "runners"

que recorren unas cuantas veces

la pista de dos kilómetros y medio que rodea el lago.

Pero cuidado, no hay cosa que más les moleste

a los corredores que encontrar turistas por aquí.

Seguimos.

Central Park tiene muchos monumentos y estatuas.

La de "Alicia en el país de las maravillas" se hizo

para que los niños se subieran a ella.

Ya veis que lo cumplen a rajatabla.

El obelisco del parque fue un regalo de Egipto

para agradecer a la ciudad su ayuda en la construcción

del canal de Suez. La estatua de la fuente Bethesda

está en la terraza más cinematográfica.

Uno de los primeros en sacar esta fuente en sus películas

fue, claro, Woody Allen, aunque el director neoyorquino

siempre saca Central Park en cualquiera de sus películas.

Yo me quedo con una de ellas, con "Annie Hall",

tiene todos los ingredientes que me gustan.

Cinéfilos, tomad nota,

os recuerdo otras películas

que también se grabaron aquí, en Central Park

"Un día inolvidable", Michelle Pfeiffer y George Clooney

chapoteando en la fuente Bethesda.

"Kramer contra Kramer", cuando Dustin Hoffman

le entrega el niño a Meryl Streep.

"Cuando Harry encontró a Sally", que se rodó por aquí.

"Con derecho a roce", Mila Kunis y Justin Timberlake

se retan en Central Park a ligar con otras personas

O "Sucedió en Manhattan", un cuento de "Cenicienta" moderno

con Jennifer López de camarera enamorada de un adinerado soltero.

Y así podríamos estar un buen rato

nombrando muchísimos lugares de Central Park.

Pero si queréis venir aquí en plan romántico

es Mónica la que os va a decir esos otros lugares

con ese puntito empalagoso.

El parque tiene cientos de rincones

donde sellar una historia de amor.

Muy cerca de la Terraza Bethesda se encuentra el puente

al que vienen los recién casados

para hacerse fotos.

Las parejas también pueden dar un paseo en calesa,

compartir una barca o hacer un picnic

en cualquiera de las praderas.

Y si queréis perpetuar aún más lo vuestro

podéis apadrinar alguno de miles de bancos

que hay por el parque.

Y ahora dejamos la comedia romántica

para irnos directamente al cine de aventuras.

Si tenéis más de 40 años os sonará esta música.

(Tema de "Cazafantamas")

En la parte oeste de Central Park nos encontramos

un edificio realmente famoso.

Este.

Es el Majestic.

Aquí vivían los espectros

que aterrorizaban a Nueva York en "Cazafantasmas".

Han pasado 30 años y todavía sigue teniendo

fans incondicionales.

Esta es la Biblioteca Pública de Nueva York,

un lugar también mítico para el cine.

Aquí es donde los "Cazafantasmas",

los tres, veían cómo se las gastaban los espectros.

La película fue un éxito en los 80.

Tanto que ya solamente con el tráiler

pusieron un teléfono para que la gente llamara

para ver si habían visto fantasmas por algún lugar.

Se colapsó, ellos decían:

"No podemos atenderles, estamos buscando fantasmas."

Si llega a ser un 901 se hacen de oro.

Voy a ver dentro de la biblioteca

a ver si continúa habiendo fantasmas. Mónica...

Lo que tienen son muchos libros,

dicen que más de tres millones de ejemplares.

Si queréis visitarla sin perderos

pasad antes por el mostrador de información

y pedid un plano de las distintas salas.

Mónica, digo yo que si hay tantos libros

estarán los míos, ¿eh? Voy a buscarlos.

Mientras Màxim busca sus libros nosotros aprovecharemos

para visitar el Astor Hall, este vestíbulo de mármol

al que se accede desde la Quinta Avenida.

Màxim está ahora consultando la base de datos

y parece que tiene buenas noticias.

Mónica, no te lo vas a creer, pero tengo la prueba

de que en la Biblioteca Pública de Nueva York

están todos mis libros.

Maravilloso.

Enhorabuena, Màxim.

La biblioteca tiene 20 salas de lectura.

Y en la DeWitt Wallace se puede ojear

la prensa de todo el mundo.

Pero la sala que más suena es esta,

la Rose Main Reading Room que ahora está en obras.

Hay otras salas de lectura más pequeñitas

pero igual de resultonas.

Aunque hay otra película que es un poquito más moderna

que también tiene un montón de fans.

Mónica, dales tú una pista.

La película "Noche en el Museo" está ambientada aquí,

en el Museo de Historia Natural,

uno de los más interesantes de la ciudad.

Muestra la evolución del hombre

y de los animales a lo largo de la historia.

Aunque tiene 46 salas de exposiciones

la que os interesa a los cinéfilos

es el Pabellón de los Dinosaurios.

Bueno, pues con un bicho tan grande como este

tenía que enfrentarse Ben Stiller

en la película "Noche en el museo".

Obviamente tuvieron que recrear todo este museo

en un decorado, porque si no imaginad

el destrozo que habrían hecho.

Mónica continúa tú.

Tendréis que reservar tiempo suficiente para visitar

todas las piezas famosas de este museo.

Como este Tiranosaurio Rex

o este Titanosaurio, que aún impresiona más.

A 10 minutos más o menos de la biblioteca

está la Estación Central. Aquí he quedado con un amigo

que sabe muchísimo de cine. Vamos.

Marc, Estación Central

es muy importante para el cine, ¿no?

Es muy importante,

se han rodado muchas películas además de ser

un edificio de los que ya no se hacen en esta ciudad.

Vale mucho la pena.

Pero con la cantidad de gente que veo por aquí

quitarlos a todos y convertirlos en extras...

Debe ser complicado rodar.

Esto es un truco Es imposible rodar aquí de día.

Por lo tanto todas las escenas se ruedan de noche.

Y toda la gente que está en esta película,

todos los extras están contratados,

no son pasajeros.

Todo Nueva York es un plató de cine, ¿verdad?

Sí, la verdad es que la ciudad pone muchas facilidades.

Porque es consciente

de que es un gran anuncio publicitario.

Tú colocas cualquier icono de Nueva York en una película

y la gente quiere venir.

Ya. Y ponen muchas facilidades.

He dicho que eres un gran experto en cine.

Además sé que sabes mucho de cine.

¿Pero qué películas se han rodado

en este escenario?

Mira, te voy a decir qué no se ha rodado aquí.

Es una película que la gente viene aquí

y la comenta, y no es verdad.

"Los intocables de Elliot Ness".

Hay gente que ve estas escaleras y dice:

"Ya casi veo el cochecito cayendo por las escaleras."

Pues no, eso era Chicago.

La película se rodó en Union Station.

Sí hay otro clásico muy importante que es

"Con la muerte en los talones".

Esta es la estación donde Cary Grant intenta huir

de ese gran enredo que le mete en un asesinato.

Y sale de la estación porque aquí es donde compra

un billete para huir de Nueva York.

El Vanderbilt Hall es una sala de espera

de más de 1100 metros cuadrados.

Lo más sorprendente de la sala son sus techos

con su famoso mural de las constelaciones

con más de 2500 estrellas.

Estas constelaciones lo divertido del tema

es que están hechas al revés.

Eso es porque el señor que se dedicó a pintar el mural

lo hizo mirando un mapa celeste al revés.

No se dio cuenta hasta que estaba terminado.

Ah, están inversas. Sí.

Ah, vaya. Se restauró en los años 90.

Y de ahí que se vea tan bien.

Pero durante este proceso de restauración

se dejó sólo un espacio sin restaurar

para que la gente pudiera ver el antes y el después.

Sí. No sé si ves que justo arriba

hay esa especie de ladrillo negro.

Eso es cómo estaba la estación antes de la restauración.

Ah, qué gracia. Y se analizó esta sustancia

y se comprobó que casi todo era tabaco.

El reloj de cuatro caras que preside el Vanderbilt Hall

es un icono de esta ciudad

y ha sido tasado en diez millones de dólares.

Pues una cosa bastante simpática

es que todos los horarios están equivocados en un minuto.

Es el minuto que te deja de margen para coger el tren.

O sea, si aquí pone que sale el tren a las 11:25

en realidad sale a 11:26.

Y es el minuto que te deja de margen

para poder llegar a tiempo.

¿Más rincones de esta estación?

Pues hay un rincón muy especial que se llama

la Galería de los Susurros.

Y es una galería que tiene un interés histórico,

porque es obra de un arquitecto valenciano.

Y eso es motivo de orgullo. Ah, ¿es valenciano?

Para ti especialmente. Exacto.

Y también porque es un lugar muy romántico.

O sea, los susurros de Nueva York son valencianos.

Son valencianos. Aquí ya me has dado.

Vamos a buscarlos.

Bueno, la bóveda es maravillosa.

¿Por qué le llaman de los susurros?

Pues porque tiene una geometría tan perfecta

que te permite hablar con alguien sin que la gente

sepa que lo estás haciendo.

Y funciona de una forma muy curiosa.

Tienes que ponerte uno de estos extremos opuestos.

Vete tú allí y te hablo a ver si me escuchas.

Voy a hacer la prueba.

Hola, Marc. Hola, qué tal, cómo estas.

¡Ostras, se oye!

Acabo de flipar. ¿Todo bien por allí?

Me parece el mejor "whatsApp" del mundo.

No, además no tienes que pegar gritos,

es sencillamente hablar, una conversación normal.

Pues genial la prueba, has acertado.

Quedo contigo en el centro. Hasta ahora.

Pensaba que era mentira, no lo había probado nunca.

Ves la calidad de sonido. Touché.

¿Por qué me has traído hasta aquí?

Pues porque cerca de la Estación Central

hay otra localización clásica de esta ciudad

y es la de "Superman".

Aquí tenemos el periódico. El edificio del periódico.

¿Cómo era, "Daily Planet"? "Daily Planet".

Aquí era donde trabajaba

Clark Kent, Superman, y Lois Lane.

Aquí era. Exacto.

Otra localización. ¿Dónde me llevas ahora?

Tengo un poco de hambre.

Si no te importa me gustaría enseñarte un restaurante

que es también un clásico de esta ciudad.

¿Cuál? El Club 21.

Ah, vale, pues vamos. Volando como Superman no.

Así que taxi, ¿no?

Moverse en taxi por Nueva York

sólo es recomendable para hacer trayectos cortos.

Y no porque sea caro, sino porque os arriesgáis

a meteros en un atasco o que el taxista

aún no tenga controlada la ciudad.

Como la licencia de un taxi puede costar

hasta un millón de dólares los dueños lo exprimen

al máximo y es frecuente que los subarrienden

a inmigrantes recién llegados.

Además de los amarillos

veréis otros taxis de color verde.

Son legales y funcionan con las mismas tarifas,

pero recorren zonas diferentes.

Y si veis alguno negro no lo paréis,

porque sólo funciona con cita previa.

Esto que viene aquí

son los grandes almacenes Bloomingdale's.

Igual os suena, es la tienda favorita

de Rachel de "Friends".

Siempre se pierde en Bloomingdale's.

¿Es esa? Y curiosamente "Friends"

es una de esas series míticas que transcurre en Nueva York

y está toda rodada en Los Ángeles.

O sea, ninguno de los escenarios son reales.

Ya nos estamos avanzando.

Justo aquí es donde está el Rockefeller Center.

El Rockefeller Center es un complejo de 19 edificios

que alberga oficinas, tiendas,

restaurantes, teatros, estudios de televisión

y su zona verde, los Channel Gardens.

El jardín es estupendo.

En Navidad es una pista de hielo.

Pero en primavera es una gozada, ¿eh?

El rascacielos más reconocible es este, el 30 Rockefeller.

Es el edificio que vemos todos los años en Navidad

en el tradicional encendido de su árbol gigante.

Esta famosa foto se hizo durante su construcción.

Este rascacielos tiene arriba un mirador, el Top of the Rock,

que compite con el Empire State por ofrecer las mejores vistas.

Aquí tenéis las dos panorámicas y juzgad vosotros mismos.

("Englishman In NY", Sting)

¿Por qué es tan emblemático este Club 21?

Este restaurante

es un restaurante esencial de esta ciudad

porque resume muy bien pues lo que es Nueva York.

Empezó como un speakeasy.

¿Tú sabes eso? No sé qué es.

Es uno de estos locales que servían alcohol

durante la ley seca, cuando estaba prohibido.

Y había algunos bares y algunos restaurantes

que servían copas sin que nadie lo supiera.

Y este era uno de esos.

¿Y los jockeys que hay ahí arriba de colorines qué es?

Hay 33, tantos como 33.

Y están así recién restaurados.

Y fue básicamente el regalo de unos establos de EE.UU.

que hicieron este gesto y, de repente, crearon

esa especie de tendencia. Ah, qué bonito.

Y bueno, llevan aquí...

Hay 33 fuera y 2 más dentro.

O sea, tienen 35 estatuas de estas

que pesan más de 60 kilos. Pues quiero verlas.

Vamos dentro entonces, ¿no? Venga.

Bueno, dentro... ¿Así no?

No, no puedes ir así, tío.

Pues bueno, has visto "Superman", ¿no?

Sí, mil veces. Espérame, que ahora vengo.

Marc, ¿así sí? Ostras, así sí. Seguro.

Vamos dentro. Venga.

Oye, has hecho esto muy bien, muy rápido.

Entramos al comedor. Tiene muy buena pinta, maravilloso.

Tiene elementos un poco especiales

que hacen de este comedor algo muy único.

¿Qué es lo particular de este sitio?

Mira el techo, está lleno de juguetes, hay casi 1000 juguetes

prestados por sus clientes.

Están todos colgados del techo.

De presidentes como J.F.K. o como Bill Clinton,

donaron juguetes que están colgados.

Este camión, este gorro,

todo esto puede ser de presidentes del gobierno.

Mira, esta es la raqueta de John McEnroe.

¿Qué me dices?

Durante los años de la Ley Seca, los clientes entraban por la cocina

y desde aquí se entraba, por este grueso muro, a la bodega.

El Club 21 suele guardar en su bodega el vino favorito

de sus mejores clientes para que, cada vez que vayan,

tengan su botella reservada.

Aquí están la de los presidentes Gerald Ford o Richard Nixon.

El director John Houston o Elizabeth Taylor.

Hasta Chelsea Clinton tiene guardada su botellita.

Donde antes se bebía alcohol a escondidas, hoy se ha creado

un exclusivo comedor, accesible para pocos bolsillos.

¿Y, ahora, a qué mesa me llevas?

A una muy especial, la mesa número 30.

Está justo en esta esquina. ¿Y por qué?

Pues es la mesa favorita de Humphrey Bogart.

Aquí es donde tuvo sus citas con Lauren Bacall.

¿Lauren Bacall y Bogart aquí? Exacto.

¿Qué pedimos aquí? Aquí, creo que tenemos

que pedir la hamburguesa este sitio la cogió

y la convirtió en algo un poco más de alta cocina.

Aquí se come la hamburguesa con cuchillo y tenedor.

Perfecto, pues, mientras pedimos la hamburguesa, Mónica,

háblanos de otras cosas que podemos pedir aquí en Manhattan.

La hamburguesa es el clásico americano por excelencia

y la sirven en restaurantes de postín como este

o en cadenas de comida rápida como esta,

donde las hacen muy buenas. El perrito caliente se toma

a la hora del lunch en cualquiera de los miles de carritos

ambulantes que hay por la ciudad.

Otro alimento callejero muy socorrido es el "pretzel",

un lazo de pan con sal gorda que gusta mucho por aquí.

Pero, el gran plato estrella es la pizza.

De hecho, la primera pizzería

que se abrió en EE.UU. fue en Nueva York.

En la misma mesa de Bogart te pongo a prueba,

películas rodadas en este local.

Un clásico mítico de la ciudad, "Wall Street".

Aquí es donde Michael Douglas enseña a Charlie Sheen

cómo se mueve por el mundo de las finanzas.

Pues esa película, me viene muy bien para abrir otro bloque,

películas de yupis, ejecutivos agresivos, ese mundo de Wall Street

y de altas finanzas, pero en el cine.

Bueno, me quité la corbata cambié de lugar en el mapa

y vine a la parte sur de Manhattan, posiblemente,

a la calle más famosa de todo el mundo,

esto es Wall Street.

Y ese es el edificio que siempre vemos en telediarios,

la Bolsa de Nueva York,

el edificio ese de los mercados, los mercados,

ay, los mercados.

Al final, ese edificio, la Bolsa, se ha convertido casi

en otro protagonista en infinidad de películas.

"Wall Street", con un Michael Douglas

especulando y estafando a todo el que se dejara.

"El lobo de Wall Street", con Leonardo Di Caprio

insuperable, que está inspirada en la vida de in bróker real.

O la gran apuesta que esta ya es más reciente

y habla de esa crisis financiera

del año 2008 que empezó aquí y nos afectó a todos.

Lo curioso es que aquí, también, hay tours que explican a la gente

lo que pasó en esa crisis

financiera, la verdad, es increíble, ¿eh?.

Mónica, ponnos al día un poquito más de esta zona.

Ya veis que Wall Street en sí es poquita cosa,

de hecho, os aconsejo que vengáis en días laborables

porque así, al menos, veréis brókeres con Smartphone y tablets.

No os perdáis el famoso toro de Wall Street, donde está

ahora Màxim, pero, ¿pero, qué está tocando?

Pues, aquí, no queda muy bonito, pero, dicen que da suerte,

así que, yo me arriesgo. Este morlaco que es bien grande

es el símbolo del poderío

económico y financiero de Manhattan

que es casi como hablar del poderío de todo el mundo económico.

Embistiendo y aquí, directamente, Wall Street.

Todo un símbolo de la ciudad.

Lo más curioso es cómo el toro acabó aquí, en 1989, su creador,

un escultor siciliano,

lo colocó por su cuenta con ayuda de una grúa

y sin permiso municipal como regalo de Navidad a la ciudad.

El ayuntamiento quiso retirarlo, pero, los ciudadanos lo impidieron

y tuvieron que indultarlo.

Ya hemos visto los símbolos del distrito financiero

y es inevitable acordarse, también, de lo que fue

otro gran símbolo de la economía mundial,

las Torres Gemelas, el World Trade Center,

es justo la zona en la que nos encontramos, ahora,

es un punto, absolutamente, turístico,

a pesar de lo que significó, a pesar de la dureza

de aquel día, de aquella tragedia.

Visitar esta zona es revivir unos hechos

que cambiaron la historia de los Estados Unidos,

el hueco que ocuparon las Torres Gemelas

se ha cubierto con dos estanques donde están escritos

los nombres de todas las personas

que fallecieron aquel 11 de septiembre de 2001.

También, se puede visitar el museo que cuenta

con recuerdos del día del desastre.

Y caminando hacia el sur llegamos a Battery Park,

aquí está el puerto del que salen los ferris

que van hacia Staten Island.

Este es el ferry que a diario cogía Melanie Griffith

para ir de su casa a Wall Street.

Era una secretaria que quería ser una gran ejecutiva.

Y esta película nos viene perfecto para hablar

de mujeres de armas tomar.

Ana, qué gusto verte.

Ejecutiva... Qué gozada tenerte aquí.

Ejecutiva en Manhattan, ¿feliz de cine?

Feliz de cine. ¿Te parece que vayamos en el ferry?

Vámonos. Pues bueno.

Este ferry es el barco que conecta el sur de Manhattan

con el condado de Staten Island,

el único que no está comunicado por el metro.

El trayecto dura media hora y lo mejor de todo

es que desde 1997 es, totalmente, gratis.

Al parecer, el dueño de los derechos de la línea,

cedió su explotación a la ciudad de nueva York

a cambio de que el servicio no costara más de 25 centavos

y como es una cantidad tan pequeña, no compensa cobrarla.

Este es el lado bueno para ver la estatua.

Este es el mejor, porque te pones en el otro y te pierdes todo.

En el derecho ves la estatua, ves mejor el distrito financiero,

ves todo el puente de Brooklyn, o sea, el derecho

es donde siempre hay gente.

Hay gente que se sube al ferry para hacer turismo.

Sí, lo cogen para ver gratis

la estatua en vez de pagar el turístico.

Háblame de tu trabajo. Pues, trabajo para

unos laboratorios farmacéuticos, soy Directora Global de Marketing,

es una maravilla, estoy enamorada de mi trabajo.

¿Es difícil llegar tan alto en un país como este?

Hay que sacar armas, hay que, simplemente, ser mejor

que los demás todos los días. Pero, es bonito, me encanta

el trabajo con lo cual, al final disfrutas...

Hacerlo con pasión.

La Estatua de la Libertad es el símbolo de Nueva York

y de la mismísima América.

Era la imagen que llegaba en busca del sueño americano,

fue un regalo del gobierno francés para celebrar el primer

centenario de la independencia norteamericana.

Se fabricó en Francia y fue trasladada

a través del Atlántico en 214 cajas.

El pedestal es lo único

que se construyó aquí, en Estados Unidos.

Me vas a perdonar, pero, cada vez que veo la estatua

me acuerdo de "Delitos y faltas", de Woody Allen, que dice que

la última vez que estuvo dentro de una mujer

fue al visitar la Estatua de la Libertad.

Genial.

Pues si sois de los que queréis conocerla por dentro,

deberéis coger el ferry oficial en el puerto de Battery Park.

Justo aquí, se venden las entradas para visitarla, además

de recorrer la estatua completa desde el pedestal

hasta el mirador de la corona, podéis comprar el ticket

que incluye la visita a la Isla de Ellis.

Eso sí, armaos de paciencia porque hay colas para aburrir

y estrictos controles de seguridad.

Para alguien que viene de fuera,

¿qué le dirías? No te puedes perder esto.

Uf, tantas cosas, no te puedes perder...

Por supuesto, andar el puente de Brooklyn.

Eso, si te convenzo, lo hacemos. Vale, lo hacemos.

Vale.

Manhattan está unida a Brooklyn a través de tres puentes,

Brooklyn, Manhattan y Williamsburg.

El momento más romántico para recorrerlos es al anochecer.

Venimos de Manhattan y nos colamos en Brooklyn.

Totalmente, este puente tiene

más de un quilómetro y medio para andar.

Tiene vistas espectaculares, creo que las mejores de la ciudad.

Es una experiencia única que hay que hacer

Veo es que hay que tener cuidado porque una zona es para ciclistas.

Sí, esto para ciclistas, lo otro, para peatones.

Y hay que tener cuidado porque van rápido.

El puente de Brooklyn fue inaugurado en 1883

y se convirtió en el puente colgante más largo del planeta.

Su construcción marcó un hito en la historia

de la ingeniería por ser el primero

en estar suspendido por cables de acero.

Además, durante muchos años, las torres que lo sostienen

a ambos lados, fueron las estructuras más altas

del hemisferio occidental.

La verdad, este puente ha sido como un actor de muchas películas

de esas rodadas en Manhattan.

Tiramos de memoria y hablamos

de esas que se rodaron aquí, en este puente.

"Un día en Nueva York", "Annie Hall, de Woody Allen.

"Cowboy de medianoche",

"Godzilla", "Soy leyenda",

y siempre con el puente

de Brooklyn, este puente, como referencia.

Muy cerca de los puentes de Brooklyn

y Manhattan, hay dos barrios

que os sonarán por las películas, Chinatown y Little Italy.

La calle más importante de Chinatown es Mott Street,

aquí se concentra la mayoría de los restaurantes

y si os gusta la comida china,

este es un buen sitio

para encontrar auténtica gastronomía oriental.

Por supuesto, en el barrio no faltan los mercadillos

al aire libre, ni las tiendas de falsificaciones.

Cruzando Canal Street, entramos en Little Italy,

el barrio italiano ha quedado

reducido, prácticamente, a una calle.

Pues sí que queda muy poco de aquella pequeña Italia

que tanto vimos en "El Padrino", esta era la zona, de hecho,

la empresa tapadera de Don Vito Corleone, estaba ahí,

en el número 128, es el mismo edificio, pero, ya veis,

que del mundo italiano aquí, ya queda muy poquito.

So sois golosos, un sitio, típicamente, italiano

que os gustará, es La Ferrara Bakery,

la cafetería italiana más famosa de Nueva York.

No dejéis de probar sus famosos helados

y los cannoli, una especie de galleta crujiente

rellena de crema. Pero aquí cerca hay

otro sitio muy conocido por los cinéfilos.

Porque este es el Katz's, el bar en el que Meg Ryan

simulaba el orgasmo más famoso de la historia del cine.

¿Y dónde sucedió? Aquí. "Cuando Harry encontró a Sally".

Y la flecha señala en esta mesa.

Aquí he quedado con una amiga, con Celia. Hola, Celia.

Hola. Que es directora de cine.

Bueno, si quedamos así, parece que vayas a simular el orgasmo.

No, no. Insuperable lo de Meg Ryan. No.

Para hacerlo mal, me callo. Aquello fue mítico.

Mítico, sí. Háblame de este lugar, del Katz's.

Pues es el Katz's es un sitio muy famoso,

no solo por la escena, sino porque lleva 125 años

aquí en el Lower East Side.

Y porque es un símbolo de la inmigración judía

en el barrio, la verdad. Incluso, el salmón ahumado

es muy famoso también por los judíos.

Oye, estás de directora de cine. Estás preparando proyectos.

¿Qué es lo que estás haciendo?

Yo estoy haciendo una película sobre la sociedad española

más antigua de EE.UU., que está en Chelsea

y que se llama La Nacional. Fue un lugar muy famoso,

muy importante para los españoles

que llegaron de España en los barcos.

Primero, en los barcos y, luego, en aviones.

Pero fue muy importante, fue clave para los españoles.

Podemos conocerlo, ¿no? Por supuestísimo.

Quiero verlo. Primero, como esto. Yo también.

Repartimos, eh. Pedazo de ración.

¿Se llama cómo? Esto es un pastrami.

Las raciones en este país son una locura.

Pues nada. Empieza tú. Tienes que tener cuidado

cuando pides algo. Empieza tú.

La especialidad más solicitada es el sándwich de pastrami,

un bocata que ha hecho famoso al local

y que os recomiendo que compartáis, porque llena muchísimo.

Por cierto, por si venís. Os dan un ticket en la entrada.

Aquí os apuntan la comanda, lo que queráis comer.

Y luego, pagáis en la salida. No lo perdáis,

si no, habrá que abonar algo más extra.

Antes de iros, echad un vistazo al local, porque tiene

recuerdos de muchos famosos que han parado por aquí.

Ese eslogan, "Manda salami a tu chico

en el ejército", tiene una explicación.

Durante la Segunda Guerra Mundial, el propietario tenía

a sus tres hijos luchando en el frente

y les enviaba salami. La tradición continuó

y, hoy en día, se sigue enviando fiambre a los soldados.

He convencido a Celia para que me traiga a un lugar mágico.

A la casa de "Ghost". Es aquí, ¿verdad?

Justo ahí. Esa es la fachada.

Cuánto habremos llorado con Demi Moore

y con Patrick Swayze.

Reconozco la película y reconozco esas típicas escaleras

de hierro, ¿no? Son míticas en Nueva York.

Y es porque antes todos los edificios eran de madera

y se incendiaban constantemente.

Entonces, cuando llegó el hierro y el acero,

pues, claro, todos los edificios, las estructuras fueron más fuertes

y ya no se incendiaban tanto.

Pero, bueno, las escaleras contraincendios pasaron a ser

míticas en Nueva York, claro.

Es un lugar de película. Tanto es así,

que justo debajo del edificio de "Ghost", ¿qué nos encontramos?

Un montón de guiones. Desde "Birdman",

"Avatar", "Monty Python", "Forrest Gump".

¿Cómo no tiene "Ghost", justo debajo del edificio?

La película. Bueno... "Finish".

O sea, se ha acabado directamente el guión de la película "Ghost",

debajo de la casa de Demi Moore.

O sea, todo el mundo se queda con el guión de la película.

Bueno, pues "Pulp Fiction".

¿Y qué se puede hacer por el SoHo?

Pues el SoHo es para comprar. Comprar, comprar.

Si tienes mucho dinero, claro.

¿Es caro el barrio? Mucho.

La verdad es que antes, hace ya unos años,

los años 70 o así, era un barrio muy bohemio,

donde vivían muchos artistas. Y luego, se tuvieron

que trasladar al Village y a Chelsea

porque no podían pagar los precios.

Y ahora, les ha pasado lo mismo.

Se han tenido que mover o trasladarse a Brooklyn.

Al Sur del SoHo, hay otro barrio igual de turístico,

que es Tribeca. Os sonará por el festival de cine

que creó Robert De Niro y que lleva ya 14 ediciones.

Aquí está la estación de bomberos donde los Cazafantasmas

tenían su empresa. Ahora la veis tapada

porque está en obras, pero en el suelo vemos

la prueba de que los Cazafantasmas grabaron aquí.

Otra fachada para la foto.

Pues yo tengo otra. Esta es la casa de Carrie Bradshaw,

la protagonista más estilosa de "Sexo en Nueva York".

Y como veis, han tenido que poner una cadena,

porque aquí venía la gente a hacerse fotos y no había manera.

Mira. Han sacado partido y la gente puede poner

un dólar para salvar vidas de animales abandonados.

No está mal. Han sabido sacar partido.

No te libras. Hazme una foto.

Yo quiero foto aquí. Por supuesto.

Muy cerca, encontramos Washington Square,

que es la plaza considerada como el corazón de Village.

El monumento es una réplica del Arco del Triunfo de París

y se construyó en conmemoración del centenario

de la investidura del Presidente George Washington.

Desde ahí, podéis aprovechar para callejear

por el barrio más querido por los neoyorquino.

Está lleno de restaurantes, teatros, músicos callejeros,

tiendas interesantes y cafés como este,

que es el que pintó Edward Hopper,

ese artista cuyos cuadros parecen fotografías.

Así que esto es Little Spain, la Pequeña España.

Solía ser. Ya no. Desgraciadamente, bueno,

pasó a la historia hace ya 35 años.

Pero durante los años 20, 30, 40, 50 y 60,

fue un barrio muy importante.

Y a la altura de Little Italy, Chinatown.

Donde vamos ahora, fue el corazón de Little Spain.

Y ese barrio tuvo durante esos años que he dicho,

unos 40 comercios solo dedicados a lo español,

donde podías hablar únicamente español.

La gente podía encontrar cualquier producto de España aquí.

Por cierto, esto es una iglesia.

Era también. Llamada Guadalupe.

Y fue la primera iglesia que dio

misas en español en todo Nueva York.

Iglesia para los de lengua española.

Claro. La bandera española que veo,

¿ya es el destino? Hemos llegado ya.

Eso es La Nacional. Mira qué buena mezcla.

La Nacional es una sociedad

que tiene casi 150 años de historia.

Sirvió de lugar de acogida de los inmigrantes españoles

que llegaban al Muelle 14.

Aquí encontraban un plato de comida caliente, habitaciones

y los primeros consejos para moverse por la ciudad.

Ahora se utiliza, principalmente, como local cultural.

¿Ahora qué sucede en este edificio?

¿Qué es lo que sigue siendo? Un hostal también,

donde puedes encontrar habitaciones económicas.

En función... Sobre todo, si eres español,

tienes más prioridad, claro.

Y ahora, se está intentando recuperar el restaurante.

Y en dos o tres meses, se va a abrir de nuevo

como la cantidad del lugar de la sociedad.

La Nacional tiene mucha historia. Más de un siglo.

¿La película para cuándo la vamos a ver?

Esperemos que dentro de un año.

Pero estamos ahí peleándolo mucho.

Pero con muchísimas expectativas.

Si venís a La Nacional, podéis aprovechar

para callejear por Chelsea, el barrio más chic de Nueva York.

Aquí está el High Line, que es parque urbano

más original de la ciudad. Fue construido sobre

la antigua vía elevada del tren y, por eso,

se han conservado algunos tramos.

Otro sitio que también está de moda, es el Chelsea Market,

un mercado urbano donde se puede ir a comer, a comprar

o a disfrutar del ambiente.

El edificio mantiene la estética de una antigua fábrica.

Antes que mercado de moda, fue una fábrica de galletas

donde se hacían las famosas Oreo.

Pues pasamos de la tranquilidad de los barrios de Manhattan,

al bullicio, a la explosión de luz, al paraíso de las hidroeléctricas.

Hasta la policía tiene luces de neón.

Times Square.

Me estoy acordando de la escena de "Vanilla Sky",

esa en la que Tom Cruise pasea por esta plaza de Times Square,

pero está completamente vacía en la película.

Claro, uno piensa: "Con tanta gente,

¿cómo consiguieron vaciar todo esto?"

La verdad es que esto de Times Square es

un auténtico carnaval de luces.

Uno va mirando y es incapaz de retener tantos anuncios

como salen aquí por minuto.

En fin. Mientras me quedo disfrutando de este espectáculo,

Mónica, háblanos de qué tenemos que hacer

para ir a otros espectáculos.

En la intersección con Times Square,

está Broadway, la zona de teatros donde se representan

los famosos musicales. Hay alrededor de 40 teatros

con una programación que se reparte en tres niveles.

On Broadway, Off Broadway y Off Off Broadway.

En el On Broadway, es donde están los grandes musicales,

los que están cerca de la avenida de Broadway,

o en una zona próxima, que son las grandes producciones.

Donde está el gran caché.

Luego, están los pequeños musicales,

que son de segunda y tercera categoría,

que no están tan cerca y tienen un caché más reducido.

A falta de entradas para el musical, me quedo

en Times Square, para disfrutar de una ciudad

que por las noches se transforma de una forma maravillosa.

Y así despierta Nueva York, con lluvia.

Supongo que nos va a echar de menos.

Nosotros también a ella. La ciudad de los sueños.

Algo tendrá esta ciudad, que siempre atrapa.

Nos despedimos de ella con aquella frase

de Woody Allen, el director que mejor la ha retratado.

Ah, mira. Aprovechamos la luz. Qué bien.

Qué bien haber traído a mi Melanie Griffith particular.

¿Cómo es este espectáculo? No entiendo nada de lo que pasa.

¿Estáis de viaje de novios? Sí.

Ah. Felicidades a los dos. Gracias.

-Va a ser difícil, porque eres muy alto.

27, toma siete.

Me pongo como ese, ¿no? Mirando para acá, ¿no?

Bueno, pues ahora me das el número de teléfono. (RÍE)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Nueva York

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Destinos de película - Nueva York

12 sep 2016

En el primer programa Màxim visita Nueva York, la ciudad considerada como un inmenso plató, por la cantidad de películas que se han rodado en sus calles. Gracias al cine, la ciudad resulta familiar: la Quinta Avenida, Times Square, la Estatua de la Libertad, los coches de policía, los taxis amarillos, los rascacielos…

El presentador comienza sus aventuras de película subiendo hasta la planta 86 del más famoso de sus edificios: el Empire State Building. Desde allí, y con unas espectaculares vistas, recordará alguno de los más de 250 clásicos rodados en esta localización, pero sobre todo, al primate más mítico de la gran pantalla: King Kong.

En este episodio, Màxim imagina a Diane Keaton y Woody Allen paseando por Central Park en ‘Annie Hall’, revivirá la famosa estación de bomberos que los ‘Cazafantasmas’ tenían como sede, visitará la casa donde Patrick Swayze y Demi Moore vivían su romance imposible en ‘Ghost’ y pegará su nariz al cristal del escaparate de Tiffanny´s que tanto entusiasmaba a Audry Hepburn en ‘Desayuno con Diamantes’.

Contenido disponible hasta el 28 de julio 2021.

ver más sobre "Destinos de película - Nueva York" ver menos sobre "Destinos de película - Nueva York"
Programas completos (8)

Los últimos 40 programas de Destinos de película

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos