Desafía tu mente La 1

Desafía tu mente

Lunes a jueves a las 22:05 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4811225
Para todos los públicos Desafía tu mente - 25/10/18 (2) - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Sé que todavía le están dando vueltas

al comportamiento de nuestras bolas en las rampas.

No se ajusta mucho a la lógica

y a lo que pensaban que iba a ocurrir.

Pero no se preocupen, que yo se lo explicaré.

Más tarde, hay que esperar.

Me arriesgo a que me llamen pesado, pero de eso va la siguiente prueba,

de pesar.

Les voy a contar en qué consiste.

Tenemos una balanza y tenemos ocho canicas.

Todas pesan exactamente lo mismo excepto una, que pesa más.

La prueba consiste en que ustedes decidan cómo pueden descubrir

cuál es la canica que pesa más

si yo les dejo hacer solamente dos pesadas.

Vayan pensando.

Ocho canicas, todas pesan lo mismo excepto una, que pesa más.

¿Cómo localizarían esa canica

si yo les dejo hacer solamente dos pesadas?

¿Están preparados? ¿Están pensando ya?

Mientras ustedes piensan, yo voy a buscar ayuda en la calle.

Yo pondría todas primero

para saber en cuál de las dos está la que pesa más.

Si yo pongo una canica en una balanza y otra en otra,

si no me equivoco, las dos pesan lo mismo

y no se mueve. Salvo que cojas la que pesa más.

Salvo que coja esa. Solo tienes dos pesadas.

-Todas en uno. -No, las cuatro.

Cuatro y cuatro.

De momento, apartaría dos, las dejaría sin pesar.

¿Cuatro y cuatro?

Pero consumís vuestra primera pesada.

Vale, sabemos que está en este platillo.

Sabemos que está ahí. ¿Y ahora qué hacemos?

Aquí está la que más pesa.

Descartamos esta, supongo, ¿no? Claro.

¿Y ahora qué?

Mientras nuestros voluntarios piensan cómo resolverlo,

les repito en qué consiste el juego.

Tenemos ocho canicas y hay una que pesa más que las demás.

Para adivinarlo, tienen la ayuda de esta balanza

pero no pueden pesarlas más de dos veces.

¿Con cuál se quedarían?

Recuerden que no pueden tocarlas.

Ahora piensen en casa.

Ahora pesaría dos y dos.

Me quedaría una sola.

Vale, habrá que cambiarlo.

Pues...

Creo que lo dividiría en cuatro partes, la primera.

Peso otra vez dos y dos y me quedo con una.

Y la que pese, me la quedo, a cara o cruz.

Cuatro me quedarían.

Entonces, esas cuatro... No, así no se puede.

El método es simple, tienes que pesar tres y tres.

Dejar dos en los platillos, pones las tres...

Si encuentras que en este platillo está la que pesa más

porque la balanza se desequilibra,

coges estas tres, descartas las que pesan menos...

Y aquí da igual, dejas una fuera y pesas un en cada lado.

En este caso, he cogido la que pesa más

y el platillo se desequilibra.

En el caso de que hubiera dejado la que pesa más fuera,

la balanza se quedaría equilibrada, con lo cual sabría

que la que pesa más es la que está fuera.

Tres y tres, esa era la solución.

¿Consiguieron encontrarla?

(Música)

Hoy tenemos un programa redondo.

De las canicas vamos a pasar a estas pelotitas de goma

con las que les voy a demostrar que tomar decisiones

requiere su tiempo.

Pensar requiere su tiempo.

Y cuanto más corto sea el tiempo que tenemos para pensar y decidir,

pues el acierto en esa toma de decisiones

puede ser bastante más complicado.

Para demostrarlo tengo aquí a un voluntario.

Julián, ¿cómo estás? Buenos días.

Esto es muy sencillo, vas a tomar decisiones,

pero de momento las vas a tomar con tiempo. Aléjate.

Lo que quiero que hagas es reaccionar

cuando yo te lance la pelota azul, y que la cojas.

Pero solo la pelota azul.

Si te lanzo la amarilla no debes ni moverte.

Vale. ¿De acuerdo? ¿Preparado?

Devuélvemela. Perfecto.

Perfecto.

Está claro que con tiempo para reaccionar

tus decisiones son muy acertadas. Sí.

Acércate a mí, más complicado todavía.

Vas a tener menos tiempo de reacción.

Solo si sale la pelota azul.

Has vuelto a reaccionar.

Sí. No tienes tiempo para pensar.

Tu cuerpo tiene que adelantarse a la jugada.

Vale.

¿Preparado? Sí.

Ahí has estado bien, vas aprendiendo.

Vas entrenando y vas mejorando.

Amarilla.

Azul.

Bien.

Coge solo la amarilla.

Cuanto más compleja sea la toma de la decisión,

más tiempo necesita tu cerebro.

Por lo tanto, más tardas en reaccionar.

Coge la pelota amarilla si la lanzo con la mano izquierda.

Amarilla. ¿De qué color es? Azul.

Ah...

La toma de decisiones es uno de los procesos más difíciles

a los que se enfrenta el ser humano.

Todos y cada uno de nosotros pasamos los días y las horas

teniendo que tomar decisiones.

Unas son más importantes que otras.

Así que ya lo saben,

cuando vayan a tomar cualquier decisión

intenten que nada ni nadie les distraiga.

Siempre es bueno tomar algo de distancia.

(Música)

Abandonamos los objetos esféricos. Ya no más canicas, no más pelotas.

Bueno, esta sí, vamos a seguir utilizando nuestra pelota

para intentar resolver nuestra próxima prueba

que llamamos "Test de números locos".

Ahora van a saber por qué.

Sólo tienen que rellenar los espacios.

(Alarma)

¿Qué tal? ¿Tienen la solución?

El primer participante. Iván, por favor, acompáñame.

Hola, ¿qué tal, Antonio?

A ver, esto es muy sencillo. Siete es igual...

A los siete días de la semana. A los días de la semana.

Esta era la fácil, Iván.

Tengo una mala noticia, las que vienen son más complicadas.

Y ahora vamos con la segunda.

Diría "los días", pero "de una 'A', 'B'"...

¿De año?

¿366?

A ver, 366 es igual a los "D"...

Días. De un...

Año bisiesto.

Perfecto, bien.

Lo bueno de esto es que el cerebro ya está preparado.

Conoce el sistema y le va resultando más fácil.

Por eso añadimos más dificultad.

Este es un poco más difícil.

Les doy diez segundos para que lo piensen.

Quizá aquí tengan que tirar un poco más del pensamiento lateral.

33... te iba a decir una cosa, pero...

¿33?

33 es igual a la "E" a la que "M", "C".

A la que "M", "C".

La energía es igual a la masa por la velocidad de la luz.

Suena un montón a Einstein, pero me da que no.

Si lleva la "M" y la "C", a lo mejor se refiere

a la que "me"... no sé qué.

33...

¿En casa cómo van? ¿Cromosomas?

No.

A la edad a la que me casó.

A la edad... antes de Cristo.

¡No! Antes de...

A la "E" a la que "M", "C".

A la edad a la que murió Cristo.

33 de toda la vida.

Y no hay dos sin tres.

30 y 30, 60.

De dos meses y medio.

¿"A", "R"?

90 son...

-¿90? -90.

Los "G", 90...

A los genes de laboratorio de un ratón.

Es un poco rebuscado y no creo que tengan 90 genes.

Alguna pista no, ¿verdad?

"A", "R". A los "G" de un "A", "R".

Tratad de abrir vuestro cerebro.

Sí, sí. (RÍE)

Abridlo.

-90... lo de los triángulos, ¿no? -No...

Intento pensar una "R" primero a ver qué se me ocurre.

Ahí estamos, sí, señor. Dos uno. Ya ves, sí.

Esta era la última, así que muy bien.

Os ha costado al principio, pero poco a poco habéis entrado.

Muchísimas gracias. Nada, hombre, gracias.

¿En casa qué tal? ¿Bien?

Si para terminar averiguaron

que 90 son los grados de un ángulo recto,

¿qué quieren que les diga? Son ustedes unos fenómenos.

Cuando se nos plantea un problema, normalmente recurrimos

a lo que los expertos en creatividad llaman "el momento tierra".

Es decir, aquellas ideas que tenemos en la cabeza

por nuestra experiencia previa

y que sabemos que nos han funcionado.

Lo que ocurre es que no siempre funciona

para los nuevos problemas, y entonces nos bloqueamos.

La solución es acudir al "momento aire".

Consiste en buscar ideas que tenemos abandonadas

o que no conocemos.

A esto se le llama "utilizar el pensamiento lateral".

¿Resolvieron todo gracias a su momento tierra?

¿O tuvieron que tirar de su momento aire?

(Música)

Comenzamos el programa con unas bolas locas

a las que todavía están ustedes buscándole una explicación.

Acabamos de jugar a los números locos

y les aseguro que ahora les voy a dejar locos

con la siguiente ilusión óptica.

Quiero que estén muy atentos a la imagen.

Bueno, ¿qué han visto?

¿Y si les digo que se centren ahora durante veinte segundos

en el punto blanco?

Muy bien, ¿qué es lo que han visto?

¿Es una única figura que gira en torno a un eje?

¿O son tres anillos independientes rotando en torno a ese punto

a la vez que lo hacen sobre sí mismos?

Pues depende de si se han fijado en el punto blanco

o si miraban a sus intersecciones.

En definitiva, han podido ver las dos cosas.

(Música)

Ya saben que aquí en "Desafía tu mente"

nuestra misión, nuestro propósito, nuestro empeño,

es hacer que su cerebro salga de la zona de confort

y que se lo estrujen para resolver nuestras pruebas.

Y creo que la que viene lo va a conseguir,

porque es una prueba complicada.

¿Qué tal se les da el idioma español?

Bien, supongo, ¿no? Porque me están entendiendo,

yo les entiendo, lo manejan cada día, lo utilizan...

¿Cuántas palabras se conocen? ¿1000, 2000, 10 000?

Y de esas palabras, ¿cuál es la palabra más larga que conocen?

(Música)

Tenemos con nosotros a Paula.

¿Cómo estás? Hola, muy bien.

¿Conoces muchas palabras largas? Sí.

¿Sí? Sí.

Dime la palabra más larga que conozcas, yo tengo tres aquí.

Son las más largas que del diccionario de la Real Academia.

¿Cuál es la tuya?

Esternocleidomastoideo.

Otorrinolaringólogo.

Pues bueno, la típica, esternocleidomastoideo.

Todo el mundo se queda con esa.

Esternocleidomastoideo.

"Supercalifragilisticoespialidoso". (RÍE)

O ácido desoxirribonucleico.

Bueno, podría ser.

Yo tengo aquí tres palabras largas, entre ellas "esternocleidomastoideo"

y una variación de la que has dicho.

Son las tres más largas que reconoce la Real Academia.

Son... léelo rápido.

Desoxirribocleótido.

Electroencefalografista. Más rápido, las tres.

"Desoxirribunocloitídido". "Ribo".

"Electroencefalos"...

"Electroencefalograsfi"...

"Desoxirre"...

Desoxirribonucleótido.

"Electroencefalogratisf"...

Es complicado decir cualquiera de estas tres palabras sin trabarse.

¿Son ustedes en sus casas capaces de hacerlo?

Yo lo voy a intentar, vamos allá.

"Desoxirribocleótido".

Tiene 21 letras.

"Esternocleidomastoideo" tiene 22

y "electroencefalografista" tiene 23.

Estas son las más largas que reconoce la Academia,

pero tengo una palabra mucho más larga.

No está reconocida, pero existe.

Por favor, que pase la palabra.

Esto sí que es un reto leerlo de un tirón.

Vale. ¿Preparada?

"Hipopotomostrosesquipedaliofobia".

"Hipopotomostros... es... quipedaliofobia".

Uy, muchos tropiezos. Más rápido.

"Hipotomonstruos...esquipedalifobia".

(RÍE) No sé qué has dicho,

pero desde luego, no ha sido esto.

"Hipopotomostrosesquipedaliof...".

¡Bua!

"Hipopotomostrosesi...".

Espera, a ver.

"Hipopotomostroses...".

"Hipopotomostro...".

Soy incapaz de leerla toda seguida, es muy larga.

"Hipopotomostrosesquipedaliofobia".

Repitan conmigo.

¡Caramba con la palabrita!

Madre mía, solo con verla ya te asustas.

¿Quién se la ha inventado?

Por cierto, ¿saben lo que significa "hipopotomostrosesquipedaliofobia"?

Miedo a pronunciar palabras largas.

¿He conseguido mi propósito de dejarles locos?

¿A que es irónico que una palabra tan larga se utilice, precisamente,

para denominar la fobia a palabras largas?

Para evitar problemas, en ocasiones se dice solo "sesquipedaliofobia".

Fácil, ¿no?

Pueden padecer hipopotomostrosesquipedaliofobia

si sufren aversión o nerviosismo al involucrarse en conversaciones

donde se usan palabras largas.

La causa es el miedo a pronunciar incorrectamente la palabra,

lo que representaría quedar expuesto al ridículo.

Después de la hipopotomostrosesquipedaliofobia,

recuérdenme que hable con el guionista,

lo siguiente les va a parecer un celestial paseo

por los recovecos de su mente.

Lucía, ¿tú te sabes alguna palabra larga?

Sí. ¿Cuál?

Hipopotomostrosesquipedaliofobia

¡Leches! Cómo viene la juventud de preparada.

(Música)

Ahora quiero que se concentren al máximo.

Tengo este panel lleno de lentejas

y tienen que descubrir en medio de ellas

una cara que está escondida.

Para ser más precisos, es la cara de un señor.

Les voy a dar 15 segundos para que lo resuelvan.

Máxima concentración, y adelante.

¿Lo tienen? ¿Han conseguido encontrarle?

Les aseguro que entre todas ellas hay un señor escondido.

Si se concentran, podrán ver su cara.

Vamos, que se agota el tiempo.

¿Y si les damos una pequeña pista?

Venga, va, voy a ser bueno y generoso.

Miren más hacia abajo en la imagen.

(Música)

Lentejas. Siempre me decía mi abuela:

"Si quieres las tomas, si no las dejas".

Espero que ustedes no las hayan dejado

y hayan sido capaces de encontrar la cara que estaba escondida.

Si lo han conseguido, no se pierdan lo que encontramos en la calle.

Ha habido de todo.

Gente que ha tenido muchos problemas para encontrarla

y otros que han sido rápidos. Vamos a verlo.

Madre mía.

No veo nada.

-Yo, de momento...

Una nariz, parece.

Aquí creo que puede haber algo, pero no lo sé.

No hay ningún espacio.

-Aquí. -Aquí.

Es como la mitad de la cara, una nariz y la parte del ojo.

Veo cosas muy parecidas a una cara, pero ninguna es.

Si hay muchas lentejas, entonces no sé...

Son todas iguales.

No, eso puede ser... No, ¿eso es algo raro?

Eso no es una cara.

Vamos a sombrear un poco más la parte de arriba

para que les resulte más fácil.

¿Lo pueden ver ahora?

Sí, señor, ahí está.

Después del primer plato de cuchara, nos vamos ya con el café.

Tenemos un panel lleno de granos de café,

y aquí tienen que encontrar a un bebe.

Les vamos a dar un poquito menos de tiempo

porque su cerebro está acostumbrado y ya saben el método

y le será más sencillo.

Diez segundos, encuentren a un bebé en medio de nuestro cafetal.

Venga, vamos a ello.

¿Lo ven?

(Alarma)

Nuestros voluntarios también tienen serios problemas

para dar con la cara del bebé.

No lo encuentro.

-Yo ya la tengo. -Yo también.

-Aquí. -Aquí.

A ver, que la he perdido. ¿Dónde estaba?

Pues quiero encontrarlo, pero...

¿Aquí puede haber otra?

Por mucho que me acerque no...

¿Aquí? No lo sé.

Aquí.

¿Ustedes lo han encontrado?

Venga, se lo voy a poner un poquito más fácil.

Efectivamente, ahí estaba.

(Música)

A simple vista son unas rampas, ¿verdad?

Les he dicho que lo podían hacer en casa.

Nosotros lo hemos hecho.

Nuestro equipo de atrezo ha cogido la plantilla

y en menos de una hora han conseguido esta maravilla

para que yo, una vez más, me haya quedado con ustedes.

Pues no, no están tan locas estas bolas.

Como ven, es todo cuestión de perspectiva.

A través de la cámara de televisión

ustedes no pueden reconocer los volúmenes

y se han dejado llevar por los relieves.

En definitiva, les hemos vuelto a engañar.

Hasta la próxima.

-"Hipopotomostro...". -"Desoxi...".

Desafía tu mente - 25/10/18 (2)

25 oct 2018

Hoy Antonio Lobato nos habla de peso y longitud y nos invita a buscar la palabra más larga de nuestro castellano.

Contenido disponible hasta el 11 de febrero de 2027.

ver más sobre "Desafía tu mente - 25/10/18 (2) " ver menos sobre "Desafía tu mente - 25/10/18 (2) "
Programas completos (79)
Clips

Los últimos 217 programas de Desafía tu mente

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios