Desafía tu mente La 1

Desafía tu mente

Lunes a jueves a las 22:05 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4808219
Para todos los públicos Desafía tu mente - 23/10/18 (2) - ver ahora
Transcripción completa

Hoy hemos venido a Toledo a hacer que trabajen sus cerebros.

Estamos junto al Alcázar, casi se puede escuchar el Tajo

pasar por debajo de nosotros. Estamos en la plaza

de la Academia de Infantería del Ejército. Aquí se preparan

los oficiales y suboficiales del Ejército en el futuro. Ojo.

Carrera muy complicada y exigente, con mucha formación.

Cerebros muy entrenados, que desafiaremos en el programa.

No se lo pierdan. Quédense con nosotros. Arrancamos.

Pongan a punto su creatividad. Les pedimos que corten un pastel

en partes iguales. Debemos pensar como un ajedrecista para resolver

el reto de hoy. Abran los ojos para cazar

a un peligroso delincuente e identificar si una moneda

es verdadera o falsa. Explicamos el efecto en nuestra mente

de la palabra gratis. ¿Son de las personas que para procesar

la información dependen del contexto que les rodea? Se lo mostramos

en una de nuestras pruebas aquí, en Desafía tu mente.

Desafía tu mente está en la Academia de Infantería de Toledo.

Tengo una representación de los más de 500 alumnos que hay,

entre oficiales y suboficiales de la Academia. No os quejaréis,

menudas vistas tenéis, con el Alcázar ahí al fondo.

Todavía estudiáis. En el futuro, os encargarán misiones, cuando seáis

oficiales y suboficiales. Os aseguro es que en la vida os pedirán

una misión como la que os pediremos. Atentos en casa, la pregunta

también va para ustedes. Tenemos una tarta.

La misión consiste en pensar la forma de dividirla

en ocho partes iguales utilizando solo tres cortes. Os pediré

que os dividáis en dos equipos, que negociéis, que tengáis

una táctica vencedora y me la digáis con un portavoz en cada equipo.

Insisto. Es cortar la tarta en ocho trozos iguales

con solo tres cortes. Pues venga, todo el mundo a pensar.

Podéis empezar.

Ven que tenemos un pastel, ¿verdad? Pues me gustaría saber cómo lo harían

para partirlo en ocho partes iguales haciendo únicamente tres cortes.

¿Cómo lo harían ustedes? Piensen. Les voy a dejar 10 segundos.

VARIOS: Puede ser por encima. La gracia está en las porciones.

HOMBRE BOINA VERDE: La mitad y la pones encima.

¿Han llegado a alguna solución en casa? ¿Cómo cortar la tarta

con solo tres cortes en ocho partes iguales? Los dos equipos

me han contado la solución. Coinciden en la misma, la correcta.

Le pasaré la espada de Toledo al equipo que tengo a mi izquierda.

¿Cuál era la solución que habéis conseguido? La misma que la de ellos.

Hemos pensado que la mejor opción es hacer una cruz. Hay cuatro trozos.

Mediante un corte transversal conseguiríamos los ocho trozos.

Proceda.

¡Cómo corta esa espada! VOLUNTARIO: Corta muy bien.

Tantos años de estudio para acabar cortando tartas.

VARIOS: Se complica. Se desmorona. Madre mía. ¡La que vamos a liar!

VARIOS: Dale. Ya casi está. Después de la crema...

VOLUNTARIO: La teoría está clara. La teoría estaba bien.

VARIOS: Tenemos dieciséis trozos. Chúpate los dedos. Sí.

VOLUNTARIO: Parece incomible, pero...

Primero cortaríamos el pastel por la mitad en horizontal.

Después, cortaríamos el pastel en cuatro partes iguales. ¿Ven?

Así de fácil. No se preocupen si les ha costado resolverlo.

Es un problema de fijación o incapacidad de enfrentarse

a un problema desde un punto de vista distinto. Es un fenómeno

conocido como predisposición mental o tendencia a enfocar una situación

de un modo similar a como nos ha funcionado en el pasado.

Prueba superada. Ahora os vienen más pruebas.

No van a ser tan fáciles a partir de ahora.

Siguiente prueba. En esta ocasión, les pediré

que agudicen su percepción visual. Vamos a ello.

El cerebro está diseñado para que seamos capaces de descubrir

cualquier cambio en nuestro entorno. Especialmente, los que son evidentes,

rápidos, de sobresalto. Pero los cambios paulatinos, lentos,

cuesta bastante más identificarlos. Jugamos a ello.

Tengo junto a mí a David y Javier. ¿Cómo estáis?

AMBOS: Muy bien. Tenéis aquí un bonito puente.

Ven también una bonita fotografía con el Alcázar de Toledo al fondo,

el puente de Alcántara sobre el Tajo. Quiero que os fijéis muy bien

en los cambios que se producirán en esta imagen.

AMBOS: De acuerdo. En casa, muy atentos.

Serán cambios quizá muy sutiles. Fíjense muy bien en esta imagen.

Dentro de nada cambiarán muchas cosas.

Ya veremos sin son capaces de decir cuáles. ¿Preparados? Tiempo.

¿Cuántos cambios han visto en casa y cuántos habéis visto vosotros?

IZQUIERDA: La torre de la derecha ha desaparecido.

IZQUIERDA: Desaparece una torre del Alcázar. La barca.

IZQUIERDA: Los pájaros volando desaparecen y ha aparecido un avión.

AMBOS: La gente. DERECHA: La casa rosa.

La he visto cambiar de color. Las sombras del puente

también las he visto moverse. ¿Han determinado todos los cambios?

¿Y si os digo que en realidad ha habido nueve cambios?

AMBOS: Me lo creo. Para empezar, en el muro

había un arco. Hemos quitado una torre del Alcázar.

El avión desapareció. Este edificio antes no estaba. Este reloj

no pegaba mucho en el torreón. El edificio no era de color rosa.

Tampoco estaba la lancha navegando por el Tajo.

En el puente de Alcántara no había tanta gente admirando las vistas.

Y, por último, la vegetación que había en la orilla desapareció.

Si lo hubiéramos hecho más rápido os hubiera saltado más a la vista.

Al hacerlo tan despacio, encadenando la imagen muy lento, los cambios

se hacen invisibles a la vista. Gracias, no ha estado mal.

Cinco de nueve no está mal. AMBOS: Aprobado.

Más que aprobado. Notable.

¿Saben que en la forma de las nubes se pueden ver

figuras que parecen otras cosas? Les enseñaré precisamente

una ilustración de un atardecer. A ver si son capaces de ver el rostro

de un conocido personaje entre las nubes.

Prueben guiñando un ojo y el otro. Es broma, no hace falta

que se tapen los ojos ni los guiñen. Tienen que relajar la vista.

Díganme, ¿han visto a Marilyn Monroe?

Ojos y cerebro tienden a comprender y organizar lo que vemos imponiéndole

un sentido racional, aunque la experiencia individual

hace que el proceso sea único en cada uno de nosotros.

Como hemos visto muchas veces en el programa,

nada es lo que parece.

¿Alguna vez han jugado a un ajedrez como este? Como verán,

al lado del tablero de solo 16 escaques, cuatro por cuatro,

hay ocho fichas de ajedrez. ¿Se pueden ocupar con las ocho

las 16 casillas del tablero? Tienen 10 segundos.

Tengo aquí dos tableros de ajedrez. Jugaremos con este.

Tiene solo 16 escaques, 16 cuadrados.

Tengo al lado del tablero ocho piezas dobles.

Pregunta sencilla: ¿puedo colocar las ocho piezas dobles en el tablero?

¿Me caben teniendo 16 escaques? Podéis ponerlas, si queréis.

Tienen que entrar perfectamente. Vale. Bien, la prueba no es esta.

La prueba viene a continuación. Por eso tenemos otro tablero aquí.

Si os quito una de estas piezas. Es decir, tenéis siete y os quito

dos cuadrados del tablero, ¿creéis que podéis colocar

todas las piezas en el tablero? ELLA: Depende de qué dos cuadrados.

Vale. Os quito esto ahora y en cuanto los quite,

me decís en cinco segundos si sí o no, ¿vale? En casa también.

¿Podríais meter las siete piezas? ELLA: Sí.

AMBOS: Sí. ¿En casa creen que es posible?

Proceded.

Empiezan a resoplar y dicen: "en qué lío nos hemos metido".

IZQUIERDA: Sigue el camino. ¿En casa creen que se puede hacer?

- No se puede. - Ahora esto no voy a poder cubrirlo.

ELLA: Se veía más fácil. ¿Se puede cortar?

No. ELLA: Aquí, no.

ÉL: Así cuela y ya está. Sí, pero no se ve.

Podéis volver a vuestro sitio, que se os vea. La respuesta real es:

Imposible. No se puede hacer. La respuesta es que al quitar

dos escaques blancos nos hemos quedado con ocho negros

y seis blancos. Cada vez que situamos una ficha para cubrir

dos escaques, tapamos necesariamente un escaque blanco y otro negro.

Por lo tanto, con las seis primeras fichas

habré tapado seis escaques negros y seis blancos.

Me quedan dos negros, que no puedo tapar con la séptima ficha.

Nos preparamos para otra prueba. La percepción visual será importante.

Además, trabajaremos con presión, algo que después en vuestra profesión

vais a necesitar. Os pondré una imagen en la que veréis un coche

y un conductor. Es un delincuente que se ha escapado

y que debéis identificar. ¿De acuerdo? Vamos.

Preparados en casa. Tienen que estar muy atentos

porque tenemos que identificar al hombre que ha cometido

un terrible delito. Fíjense en la imagen.

Uno de estos hombres iba en el coche y es el culpable del delito.

¿Quién es? Les dejo cinco segundos.

- He dudado entre el A y el B. - Tenía el pelo negro.

- No tenía coleta como el C. - Hay otro con perilla, pero no era

la barba que tenía la persona que conducía el coche.

DERECHA: Diría que este. ¿El B, Juan Antonio?

IZQUIERDA: C. ¿C? Tenemos una discrepancia.

AMBOS: El B. ¿Seguro?

IZQUIERDA: El brillo pasaba de izquierda a derecha.

Por lo tanto, supongo que la barba no se veía.

Había un brillo que molestaba bastante.

IZQUIERDA: Los ojos marrones. No tenía patillas.

DERECHA: Sí. Cómo están los chicos del ejército.

Vamos a resolver. Igual os lleváis una sorpresa. ¿En casa

han pensado también que es la B?

(Fanfarria)

Ahí está. Prueba superada. La misión completada.

El mundo se divide en dos tipos de personas

según su procesamiento cognitivo: los dependiente de campo

y los independientes de campo. No me miren así, se lo explico ahora.

Vamos a ver. Los dependientes de campo son personas

que para procesar la información dependen del contexto

y las cosas que les rodean. A los independientes les gusta

abstraerse para analizar los datos recibidos. ¿No me entienden todavía?

Venga. Hagamos un juego y verán cómo lo comprenden mucho mejor.

Aprender jugando. No hay nada mejor. Observen la siguiente imagen.

¿Pueden encontrar la figura de la izquierda oculta

en la de la derecha?

A la derecha o cualquier lado, ¿no?

No sé. La colocaría en la parte de la esquinita.

Podría girarla por completo para que entre a lo largo

en la diagonal del cuadrado. ¿Quieren que veamos la solución?

Pues aquí la tienen. La gente con independencia de campo sabe

abstraerse del contexto y detectar la figura de la izquierda

embebida dentro de la de la derecha. Haremos otro juego parecido a este.

¿Encuentran la figura de la izquierda en la imagen de la derecha?

¿Se pueden quitar los cachos azules que sobresalen?

Dividiría la figura de la derecha para que forme la de la izquierda.

Una mitad abajo y otra arriba. Pero habría que dividirla.

Aquí tienen la respuesta. No se preocupen si no lo consiguen.

Son dos estilos cognitivos para funcionar, ninguno mejor.

Pero unos se adaptan mejor que otros a determinadas sociedades

y estilos de vida. Por ejemplo, en una sociedad abastecida

de la caza, los individuos con más capacidad de abstraerse y detectar

una presa camuflada en la maleza, tendrían más probabilidad

de sobrevivir. Es decir, los independientes de campo.

Sin embargo, en una sociedad horticultora, donde priman

los detalles y las relaciones entre objetos del entorno,

sería más ventajoso ser dependiente de campo.

Tengo en mi mano un euro. ¿Lo conocéis? ¿Cómo estáis?

Ya podríamos tener más de uno. Pues aquí tengo cuatro euros.

La pregunta que os hago y a ustedes en casa:

¿Cuál de estos euros que tengo aquí es el verdadero

y cuáles de los demás son falsos?

¿Son capaces de decirme cuál es la moneda verdadera?

Tienen 10 segundos.

MEDIO: La de la derecha, no. BOINA ROJA: Las estrellas de esta.

BOINA ROJA: El resto son iguales. MEDIO: Esta es diferente a las tres.

MEDIO: Es diferente a esta. PRIMERO: La tres, el mismo detalle.

Aquí no salen Las Canarias. Ah, bueno, es que no salen.

Esta creo que también es falsa porque no tiene este símbolo.

Hace mucho que no veo dinero en metálico.

Son todas iguales. Bueno, no. Aquí hay diferencia y aquí.

IZQUIERDA: Aquí tiene líneas, ¿ves? Y esta no la tiene.

MEDIO: Diría abajo izquierda.

BOINA ROJA: Elegimos abajo izquierda. MEDIO: Esta.

¿Abajo izquierda? VARIOS: Abajo izquierda.

La respuesta correcta es... (Fanfarria)

Espero que en casa hayan elegido la misma. Era la correcta.

No es fácil.

A la primera moneda le faltan las islas Canarias.

A la segunda, este elemento que hay bajo la O, y a la cuarta,

le faltan estas barras de la parte superior.

¿Qué tendrá la palabra "gratis" que hace los productos

tan tentadores? ¿Por qué sentimos el impulso irracional

de lanzarnos a coger un artículo gratis,

aunque no sea lo que realmente queremos? La mayoría de transacciones

tiene ventajas y desventajas. Cuando algo es gratis,

nos olvidamos de las desventajas. Proporciona tal carga emocional

que percibimos que se nos ofrece algo de un valor más grande del que tiene.

Imagínense que les ofrezco dos tipos de manzana: uno con muy buena pinta,

que cuesta cinco euros, y la otra, menos lustrosa, que está a dos euros.

¿Cuál elegirían? Seguramente, hayan elegido la manzana brillante

con una pinta irresistible. Pero ahora les presento

las mismas manzanas. La que antes costaba cinco euros, cuesta dos.

La que costaba dos ahora es gratis. ¿Por cuál se decantarían?

Estoy seguro de que casi todos han pensado lo mismo:

elegirían la que no cuesta nada.

La valoración general del programa es que los chicos de la Academia

han superado con creces las pruebas. Se han atascado en el ajedrez,

pero no pasa nada. Han cumplido. Me han dejado mal. Para vengarme,

siempre una prueba de coordinación viene bien.

Son pruebas imposibles o casi imposibles de realizar.

¿Estáis preparados, chicos? TODOS: Sí.

No quiero vengarme de ustedes, pero inténtelo en casa. Muy bien.

Brazo izquierdo. Hay que subirlo arriba y abajo. Sencillo.

Hasta aquí todo va bien. Qué fácil. Es el movimiento del brazo izquierdo.

Podéis parar. Brazo derecho. Este es más complicado.

Movemos el brazo al centro, abrimos, centro, arriba, centro, a un lado,

centro, abajo. Seguid, no paréis. Ahora tendremos que mezclar

con el otro y será esto terrible.

Vale, empezad a mover el izquierdo.

¿Qué está pasando? Seguid intentándolo.

Yo me quitaré del medio, que parezco un general. Es muy complicado.

En casa tienen problemas, pero no se preocupen.

Aunque no puedan hacer esta prueba de coordinación, son los oficiales

y suboficiales que en nada estarán en el ejército

y protegerán nuestras vidas. Hasta luego. Seguid.

Les voy a proponer un reto que seguramente no resolverán.

Tienen que conseguir darle la vuelta a este huevo dentro del vaso

sin tocar ninguno de los elementos. El huevo tiene que acabar

en esta posición. ¿Cómo lo harían?

Les enseñaré la forma de hacerlo. Solo necesitamos nuestro aire.

He necesitado una ayudita más pero al final he cumplido las normas.

No he tocado ni el huevo ni el vaso. Se preguntarán cómo es posible

que con la fuerza de mis pulmones lo haya levantado tanto.

Es el principio de Bernoulli. El aire que ha entrado

en el pequeño espacio ha sido suficiente para aumentar la presión.

El huevo ha salido disparado hacia arriba. La ley de la gravedad

hace el resto. La forma ovalada y la superficie lisa del huevo

han sido fundamentales para que funcionase

el principio físico. El aire no ha encontrado obstáculos

para recorrer y empujar la cáscara. Eso sí, si lo intentan en casa

tengan cuidado, levanten la cabeza. Después de soplar puede que ese huevo

acabe estrellándose en su cara y hagan una tortilla.

Desafía tu mente - 23/10/18 (2)

23 oct 2018

Hoy Antonio Lobato se desplaza hasta el Museo de la Moto y el Coche clásico en Hervás (Cáceres), donde nos va a ayudar a descifrar un divertido jeroglífico.

Contenido disponible hasta el 11 de febrero de 2027.

ver más sobre "Desafía tu mente - 23/10/18 (2) " ver menos sobre "Desafía tu mente - 23/10/18 (2) "
Programas completos (79)
Clips

Los últimos 217 programas de Desafía tu mente

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios