Desafía tu mente La 1

Desafía tu mente

Lunes a jueves a las 22:05 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4806759
Para todos los públicos Desafía tu mente - 22/10/18 (1) - ver ahora
Transcripción completa

(Música instrumental alegre)

Desafía tu mente está en Logroño, la capital de La Rioja.

Un lugar que históricamente ha sido lugar de paso, cruce de caminos.

El más conocido, obviamente, el Camino de Santiago.

Pero hay muchos otros caminos que conocen los visitantes.

Por ejemplo, la Senda de los Elefantes, en la calle Laurel,

un auténtico espectáculo gastronómico con sus tapas, pinchos y, sobre todo,

estamos en La Rioja, sus vinos. Espero que el vino

no se les suba a la cabeza. Es necesario que apunten

y que disparen en el blanco. Para ello, tenemos a una invitada

que es una de las mejores deportistas de La Rioja.

Acompáñenos, que nos vamos de senda.

El cerebro es capaz de almacenar información de rápidamente.

¿Y si intentamos memorizar en un entorno muy ruidoso?

Comprobaremos qué sucede. Preparen su vista de lince

porque van a tener que encontrar todas las caras en esta imagen.

¿Jugamos?

Estoy en la Plaza del Mercado de Logroño, en el centro

de la capital riojana y estamos con Paula Grande,

una de las grandes deportistas de La Rioja.

Campeona de España de tiro con carabina.

Sí. Dispara, entre otras distancias,

a 50 metros. Imagino que vuestro entrenamiento principal

es entrenar la cabeza, el cerebro, para soportar situaciones de tensión.

Sí, creo que la mente en mi deporte es un 80 %. Debo trabajarla bastante.

Intentaremos poner bajo presión al cerebro de Paula Grande.

Y vamos a poner bajo presión a su cerebro también.

Prueba de memoria. ¿Qué tal la memoria en tiradores de carabina?

Creo que mejor no saberlo. No es necesario.

Vamos a comprobarlo. Atentos en casa. Enseñaré bajo este panel

una serie de números. Deberán recordar la mayor cantidad posible

de números que están escritos aquí. ¿Preparada? No daré mucho tiempo.

Vale. Te presionaré un poco. ¿Preparados?

¿Preparada? Pues vamos allá. Fíjense en esta lista de números

de dos cifras. Les pediré memorizar tantos como puedan en 10 segundos.

Tiempo.

¿Qué? ¿Hemos dado en el blanco o no? Poco, creo.

En casa pueden empezar a decir números en alto.

¿De qué números te acuerdas? 81. 88. ¿43?

(Bocina) ¿23?

23. ¿45?

Cuatro. Y... ¿91?

No. Aquí la memoria se pierde.

Sí. 96. 45. 10. 23.

96. 10. 45. 98.

96. 45. 23.

10. Y ya.

Lo que haré ahora es un poco más complicado.

Descubriré el panel y habrá otra serie de números.

Mientras traten de memorizarlos, yo seré un incordio.

Diré otra serie que no deben recordar. La buena es la del panel.

Paula, ¿preparada? Preparada.

Atentos en casa. Poco tiempo para memorizar estos números.

Además, con mi banda sonora favorita: mi voz. Vamos allá.

Comenzamos. 35. 43. 99.

18. 22. 63. 82. 16. 21.

57. 75, 98. 34.

86. 41. ¿96 puede ser? No... El 43 estaba, me parece.

He mezclado lo que decías y lo que intentaba memorizar.

83. 41. No. Pues ya está.

83. Y... ¿43 puede ser?

¿36? No he retenido más.

Difícil. ¿Sí? ¿Peor?

Mucho peor. Creo que recuerdo más los tuyos que los de ahí.

¡No! ¿Sí? No, creo que no veo...

Paula, dime. 16.

16, sí. 41.

Sí. ¿23?

No. A ver si voy a ser yo un incordio de verdad.

Pues es muy sorprendente cómo ha pasado Paula de cinco aciertos

sin interferencias a solo dos con la interferencia de mi voz.

No se preocupen si no recuerdan más de dos o tres.

Queríamos demostrarles precisamente eso, el fenómeno de interferencia.

Un estímulo o flujo de datos de la misma naturaleza

que lo que intentamos memorizar nos distrae lo suficiente

como para que la tarea sea casi imposible.

En este programa les hemos hablado de la pareidolia, la capacidad

que tiene nuestro cerebro de identificar caras. Le encanta

al cerebro las caras. Paula, a ti se te da bien identificar dianas.

Caras, no sé. Pero tenemos un dibujo, que también ven en casa,

y quiero que me localices el mayor número de caras posible.

Les doy a dar unos segundos a todos para que encuentren esas caras.

- Yo veo aquí una. - Aquí otro. Aquí. Aquí.

Aquí otra, esto es la nariz, la boca.

Aquí veo otra.

Bueno, esto podría parecer una nariz. Y una boca por aquí también.

Aquí, creo, pero no esto segura.

Creo que no. Pues aléjate un poco.

Verás como tu cerebro pone en marcha la pareidolia

para identificar rostros. Al lado de la cara del caballo.

Hay una. Aquí hay una. Correcto.

La otra que he visto es al lado del otro caballo, hacia arriba. Ahí.

Dos. Debajo de esa, hay otra.

Al lado del caballo marrón. Estoy cerca y no lo veo.

Abajo. Debajo del caballo hay otra. Cuatro.

Y más a la derecha, abajo, hay otra. Cinco.

Ahí en la esquina creo que hay otra. Seis.

¿En casa ven más caras? Tengo que decirte, Paula,

que, si contamos al jinete, en teoría hay 14 caras.

Seguro que han podido ver cinco de ellas o incluso seis.

Lo cierto es que hay 13 caras. Si contamos la de el jinete, 14.

¿Las ven ahora? Segunda oportunidad, cambiamos de panel.

¿Ven esta escena de un tranquilo parque?

Hay también unas caras ocultas en la escena. ¿Sabrían decir cuántas?

Tienen diez segundos para encontrarlas.

- En el tronco. - Aquí tenemos otra con las ramas.

- ¿Esto tumbado? - ¿El arbusto? ¿La fuente?

- Aquí hay dos: esta y esta. - Aquí podríamos tener otra.

Esto no sé si cuenta como otra cara. Esa no, ¿verdad?

Esta parece más fácil porque así, a simple vista: un, dos, tres,

cuatro, cinco, seis están claras. Eso sí.

Lo difícil es ver las otras. La de la nube se ve.

Esta. Clara. En el tronco, también.

¿Esto? Y la rama colgando también.

Tres. O sea, llevamos nueve. ¿El abeto?

Aquí. Nos faltan seis. En el otro abeto creo que también.

Once. Y me faltan cinco.

¿En casa encuentran las que faltan? ¿En el agua?

Vale. ¿Te gustan las flores? Ah, mira, sí. Es verdad.

Nos faltan tres. Lo mejor de las fotos campestres,

de pícnic, es lo que hay en la cesta. Pero no consigo del todo verla.

Una enfrentada a otra. Ah, vale, la copa.

Nos falta una. Aquí hay que alejarse y echarle un poco de imaginación.

Pero bueno, sí podríamos ver unos ojos, una nariz, una boca.

Sería la última. Se lo hemos puesto un poco complicado.

Comprobamos cuántas caras hay en esta imagen.

Empezamos con las caras de las personas del césped,

que son seis. Con la del tronco del árbol serían siete.

En la paloma blanca y en el seto se pueden apreciar otras dos.

Ya llevamos nueve. Si miramos al cielo, en las ramas del árbol,

en la nube y la fuente, sumamos tres. Ya van doce.

Fíjense en la cara que hay en este seto,

otra en la flor blanca y por último, en la cesta hay dos más.

En total en la imagen hay dieciséis caras.

¿Las vieron todas?

Algo me fascina de Paula. Me cuenta que, cuando compite,

a veces dispara a 50 metros. ¿Disparas a qué?

Yo no vería ni la diana.

A lo lejos se ve un punto negro pequeño. Hay veces que es así.

Enorme. ¿Pero cómo es de grande en...?

¿De cerca? Será así. Yo no vería ni la diana ni nada.

Pues va esto de ver el tamaño de unas figuras que tengo preparadas.

Tenemos aquí a nuestros amigos, los bomberos.

Quiero que me ordenes por tamaño, ustedes en sus casas también,

cuál es el más grande, el más pequeño, el mediano.

El de la derecha. A pesar de estar más desenfocado y al fondo...

- Parece el más grande. - ¿El más grande? El de la derecha.

Al tener paredes, parece estar al fondo y parece más grande.

Por lo que parece, el más grande es el más alejado.

El de la parte derecha. Luego va el mediano.

Luego, el pequeño. Sí.

Vamos a ver el tamaño real de los muñequitos bomberos.

Y los tres son exactamente iguales.

Sorprendida, ¿no? Pero lo que decías de las líneas y tal,

hace que tus ojos vean una cosa y tu cerebro lo interprete

de una forma que no es correcta. Los tres eran iguales.

Enigma. ¿Te gustan los enigmas? Si me los sé, sí.

Atentos en casa al siguiente enigma. Escucha muy bien lo que voy a decir.

A ver. Muy atentos a mis palabras.

Si un obrero tarda una hora en cavar un agujero, y dos hombres tardan

dos horas en cavar dos agujeros, ¿cuánto tiempo tardan dos hombres

en cavar medio agujero?

- ¿Media hora? - No cabe el agujero y el obrero.

Porque no se encarga de eso, no sé.

Un tercio de hora. Un cuarto tardaría uno, pues la mitad de un cuarto.

Paula. Yo que sé, ¿media hora?

Media hora. ¿Respuesta final? Sí.

Pero querida Paula, amiga mía, ¿cómo vas a cavar medio agujero?

No existen los medios agujeros. Era más fácil la respuesta

de lo que pensaba. Bueno, ha sido un placer tenerte.

Que haya suerte en todas las competiciones

por afrontar. ¿Qué tienes más próximo?

En España, la Copa de Federaciones. Y fuera, ya es Copa del Mundo.

Pues nada, a por ellos.

Estamos junto a José María Bea, nuestro Gran Maestro de la Memoria.

Aunque no sé si la prueba va de memoria.

Es una mezcla de memoria y de cálculo mental.

Él dice, veremos si es verdad, que es capaz de saber

el día de la semana de cualquier fecha de la historia.

¿Desde? Desde el año 1600.

¿Hasta?

Hasta el 2100 es lo que he practicado más, pero podríamos seguir.

¿Se lo creen? ¿Quieren que le pongamos a prueba?

Aquí no podrán participar pero verán cómo le ponemos a prueba.

Vamos a ver si es capaz de darnos el día de la semana de fechas,

que tengo apuntadas, y son fechas de acontecimientos históricos.

¿Empezamos? Venga.

¿Preparado? Estoy preparado.

21 de julio de 1969.

Repito: 21 de julio de 1969.

Se preguntarán qué pasó ese día. El día anterior,

alunizaron unos astronautas de la Nasa. El día 21,

Amstrong puso el pie en la luna. Quiero saber qué día de la semana

era ese tan importante. Vale. Un lunes.

Correcto. 6 de agosto de 1945.

¿Qué pasó ese día? Bomba atómica.

¿Qué día de la semana era ese 6 de agosto de 1945?

Pues era un lunes. Lunes negro, sí.

El centenario será un domingo. Venga, una más.

Venga. 19 de marzo de 1812.

Constitución de La Pepa. ¿En qué año...? No.

1812. Y el mes marzo, y el día 19. ¿Qué día de la semana era

cuando la firmaron? Jueves. El centenario en martes.

Vale. Y muchos se preguntarán... Son fechas históricas muy relevantes,

lo más probable es que por memoria o culturilla recuerde esas fechas.

Pero si te digo una fecha que no es memorable y que es muy pasada...

7 de septiembre de 1965, el día que nací yo.

Martes. Cumplirás 100 años el lunes.

Acuérdate cuando los cumplas.

Incluso podrían pensar que lo tenemos pactado y que ha estado investigando

porque se temía que le preguntaría por la fecha de mi cumpleaños.

Pues vamos a buscar a unos desconocidos para ti.

Sí. A unos voluntarios.

Te plantearán las fechas de sus nacimientos y debes decirlo.

Perfecto. ¿Preparado?

Preparado. Que vengan los voluntarios.

José María, tenemos con nosotros a Raquel, Alejandro y Cristina.

VARIOS: Hola. ¿Cómo estáis?

¿Sabéis el día en el que nacisteis? VARIOS: Bien. Sí.

Dile tu fecha de nacimiento. 26 de julio de 1996.

Digo viernes. Perfecto.

Viernes, correcto. Alejandro. 21 de enero de 1979.

Domingo. Este año va a ser un sábado.

Eh, para salir e invitar a cenar está muy bien. Cristina.

4 de enero del 83. Un martes.

Martes, correcto también. Imagino que queréis saber, igual que yo

y los espectadores es cómo lo haces, cuál es el método.

Repíteme tu fecha de nacimiento. 7 de septiembre de 1965.

Lo que hacemos es: sumo el día, 7. Cada mes tiene un código,

que sale del resto de dividir entre siete los días de cada mes

sumados a los anteriores. Octubre es cero.

Sigo con el siete en la cabeza. Me has dicho del año 65.

Para sacar el código del año, se divide entre cuatro para saber

los años bisiestos que ha habido hasta el 65. Se suma al 65.

Desafía tu mente - 22/10/18 (1)

22 oct 2018

Este programa quiere poner a prueba nuestro cerebro y cambiar la percepción de las cosas con juegos interactivos y experimentos diseñados para este fin.

Contenido disponible hasta el 11 de febrero de 2027.

ver más sobre "Desafía tu mente - 22/10/18 (1) " ver menos sobre "Desafía tu mente - 22/10/18 (1) "
Programas completos (79)
Clips

Los últimos 217 programas de Desafía tu mente

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios