Desafía tu mente La 1

Desafía tu mente

Lunes a jueves a las 22:05 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4774905
Para todos los públicos Desafía tu mente (2) - 04/10/18 - ver ahora
Transcripción completa

Ya nos hemos cambiado. Qué dolor de piernas. Vaya paliza me has dado.

Lo has hecho muy bien. En el sendero aquel, casi... Pero ha estado bien.

La verdad es que es un privilegio. Para mí es un sueño estar aquí

con un medallista de bronce en Juegos Olímpicos es un placer.

Bueno. Me has dado caña.

Vamos a ver ahora. Le daré caña a tu cerebro.

A ver si mantienes la confianza o la pierdes cuando te enseñe

lo que tengo detrás del panel. ¿Preparado?

Preparado. ¿Preparados en casa?

¿Sí? Pues descubro lo que tenemos aquí debajo.

Ahí tenemos lo que se conoce como la espiral de Fraser.

¿Qué ven en esta imagen? Quiero que se fijen muy bien.

¿Es una espiral?

- Sí, es como una especie de espiral. - Una espiral.

Porque hace así y se va metiendo.

Como una espiral con franjas azules.

Creo que es una espiral. ¿En casa creen que es una espiral?

Sí, es una espiral.

¿O les hemos vuelto a engañar? ¿Quieres acercarte y comprobamos?

Sí. Pues si nos acercamos

y vamos a la zona donde están los círculos enteros.

Cogemos uno. Este, por ejemplo.

Va por el mismo sitio. Es un círculo. Un círculo, redondo como tu medalla.

Pero si nos vamos atrás... El efecto óptico...

Se nos vuelven a mezclar las líneas y tenemos una espiral acaracolada.

Sí, así es. ¡Ala! ¡Qué fuerte!

Qué espectáculo... Es que los rombos hacen el efecto.

Muchos de ustedes han visto una espiral, ¿a que sí?

No es una espiral. Son círculos concéntricos. Lo van a comprobar.

Trataré de explicarlo. Como ven, hemos puesto dos letras A, ¿verdad?

Pues vamos a tratar de hacer el recorrido para unirlas.

¿Ven que eran círculos? A la ilusión óptica se la conoce

como espiral de Fraser, llamada como el psicólogo que la publicó,

James Fraser. El efecto de la ilusión se basa en una serie de líneas

con forma de trenzas que producen el efecto óptico

de trastocar el aspecto de la figura geométrica original,

de manera que lo que les parece ver es una espiral,

pero en realidad ven muchos círculos.

Es la primera prueba, solo calentamiento, y te hemos despistado.

Como calentamiento no está mal.

Vamos con la siguiente prueba. Tenemos un problema

sobre todo los que cumplimos años: tenemos problemas de memoria.

Me pasa muchas veces, no sé si te pasa...

Seguro que, cuando les cuente lo que me pasa, les será familiar.

Vas a una fiesta o estás en un sitio, en un acto público.

Te presentan a gente, te dicen "Pepe, Juan, Virginia"

y no te quedas con caras ni nombres. Luego eres incapaz de poner nombre

a las caras que has visto. ¿Te pasa? Suele pasar.

Les presentaré a parte del equipo que hace Desafía tu mente.

Aquí están sus nombres y voy a poner sus caras, sus fotografías.

Trata de archivar, ¿vale? Aquí tenemos a Héctor.

Tenemos a Sheila, Sergio, Esther.

A Óscar, Ángela, Jesús.

Tamara, Cristhian y Carolina.

Son solo una parte pero ahí les tenemos. Perfecto.

Carlos, ve a dar una vuelta en bici. Ahora le vamos a liar.

A ver cuántos logran recordar de estos diez nombres

que les dejamos ver durante diez segundos.

¿De cuántos han sido capaces de acordarse?

No se preocupen si no recuerdan muchos. A todo el mundo le pasa.

Ya estamos de vuelta. Hemos barajado las fotos y quitado los nombres.

Entonces yo te iré diciendo y tú me dices quién es quién.

Vale. En casa también.

Voy a intentarlo. Por ejemplo, ¿Cristina?

No había ninguna Cristina, no busques.

Le he hundido en la miseria. No me sonaba.

Ángela. Más conocida para nosotros como Angie.

¿Estás seguro de que ella es Ángela?

Sí. Correcto. Jesús.

De los chicos no me acuerdo. Ni uno. ¡Bribón!

Te voy a dar una pista. Es nuestro realizador.

A lo mejor en la imagen... ¿Puede ser este?

(Bocina) ¿Ese es Jesús?

Vamos a seguir hacia delante. Héctor.

Con un chico igual te has quedado. O con dos, quién sabe.

Sheila.

Sergio. ¿Está enfadado?

Puede ser...

Christian. En casa pueden hacer sus recolocaciones de nombres.

Si él está fallando, que de momento va bien.

Si me ayudan desde casa a moverlo. Empujen un poquito la mano.

Empezaste bien con Ángela y luego ya no sé. Carolina.

Carolina creo que es ella.

Esther. Óscar.

(Bocina) Y Tamara.

¿Qué? ¿Lo ha acertado todo o no? ¿Tienen alguna discrepancia

con Carlos Coloma? He de decir algo.

Se ha quedado con todas las chicas perfectamente.

Te veo maneras. Lo hemos intentado.

Ahora, con los chicos, la cosa se ha complicado bastante.

Sí. Seguramente, en casa

alguien se habrá fijado en que hay ciertos fallos.

Porque Óscar está aquí, Jesús está aquí, Sergio está aquí.

Han sido tres fallos porque a dos los has colocado,

a todas las chicas, perfectamente. No está mal. En casa, ¿mejor? ¿Peor?

¿Los han podido colocar todos?

Un truco para quedarse con los nombres de personas

es acordarse de alguna cualidad o característica de la misma

o asociarlo a algo conocido. Por ejemplo, en este caso

podríamos haber relacionado a Ángela con un ángel para recordar su nombre

o a Óscar con la estatuilla dorada de Hollywood.

El cerebro funciona por asociaciones, y para recordar cosas,

tenemos que hacer esas asociaciones nosotros mismos.

Les pediré un poco de imaginación. Figúrense una situación

en la que se encuentran en su casa, sacan un limón de su nevera,

y cortan una rodaja.

Y piensen que esa rodaja se la meten en la boca.

Saboréenla bien. ¿Qué ha pasado? Seguro que muchos de ustedes

han hecho algún gesto o aspaviento de desagrado,

por tener en la boca algo muy ácido.

Piensen en una película o en un libro que hayan leído

y seguro que han llorado o reído con la película o el libro.

Todos estos son ejemplos cotidianos de fusión cognitiva. ¿Qué es?

Se trata del poder de sugestión que tienen los pensamientos

o imaginación en las personas. La fusión cognitiva hace referencia

a cuando las personas respondemos al contenido del pensamiento

y lo vivimos en carne propia.

Vamos a ver si puedes leer esta serie de símbolos que tengo.

No le encuentro significado.

En casa también pueden intentarlo. ¿Podrías descifrar lo que pone aquí?

Como ven, hay una serie de símbolos y debo descifrar lo que pone,

pero no soy capaz. ¿Sabrías decirme lo que pone aquí?

Les voy a dar 10 segundos para darme la solución.

Vamos a ver qué dicen nuestros voluntarios.

Esta es igual que esta. Esta, igual que esta. Encajan un poco.

Una serie de piezas que pueden ir encajadas unas con otras.

Van bajando, se encajan. Scrabble, se llama.

Cubos raros.

Como tes extrañas, no le veo mucho sentido.

Puede parecer una T. Echándole imaginación, una E y una U.

Te he dicho que en este programa, y lo has visto con las espirales,

nada es lo que parece normalmente.

Entonces, mejor que me ayudéis un poco...

Ayuda, ¿eh?

Si todavía les cuesta, recuerden lo que digo siempre

en el programa: miren las cosas desde otra perspectiva.

¿Ahora qué? ¿Cuál es la palabra oculta?

- Yo lo sigo viendo igual. - Un puzle. No sé muy bien...

La H, la E. Help. Ayuda. Algo de eso. (Bocina)

No sé si en casa lo ha visto alguien pero la respuesta era coger lo hueco.

¿Lo puedes ver ahora? Ahora sí.

En el primer caso, no se ven las letras porque no hay fondo.

Existe una ley perceptiva universal: la ley figura-fondo.

En el caso de las letras, no las podemos percibir

porque son muy dependientes del fondo, del contraste negro.

Cuando aparece el fondo negro, aunque girado,

somos capaces de leerlo.

Después de esto, irás a las carreras. Si antes sabías, ahora ni te cuento.

Vas a leer lo que no está escrito. Ahora se ve claramente.

Venga, siguiente prueba. Esto te tiene que gustar

porque es como montar en bicicleta y buscar una ruta correcta.

Es un laberinto. Te doy el rotulador. Vale.

Vale. Punto de salida es este. Punto de llegada es este.

Vale. Pero solo puedes girar a la derecha.

Todo los giros deben ser a la derecha ¿Creías que iba a ser fácil?

No. Todos los giros a la derecha. Vale.

Empezamos desde aquí y hay que llegar aquí.

(RÍE)

Y llego aquí y me voy.

Por aquí y tal... No puedo salir, dar la vuelta.

A la derecha. Después, otra vez a la derecha. No puede ser.

Solo a la derecha. Tu bici solo gira a la derecha.

¿Tiene solución? Giro a la derecha, giro a la derecha.

Bien, vamos bien.

Giro a la derecha.

Giro a la derecha.

Meta.

Te voy a dar hasta el oro. (Fanfarria)

¿Han sido más rápidos que él?

Al principio me ha costado, pero luego he cogido cadencia.

Entramos en el laberinto.

No nos queda otra que girar a la derecha. Aquí, igual.

Y aquí, abajo. Lo mismo. Vamos hasta arriba

y ya estamos enfilados. ¡Ahí tenemos la salida!

¡Toma!

¿Se ha preguntado cómo afectan los rasgos sociales

a la toma de decisiones? ¿Tenemos un patrón común

para determinadas situaciones o cada cual elige

según su propia personalidad? Para comprobarlo

voy a proponerles un sencillo escenario.

Deberán elegir entre dos personas que son prácticamente idénticas.

Tenemos a la persona A que es inteligente, divertida,

trabajadora, valiente, responsable, atractiva y afectuosa.

Y a la persona B, que es inteligente, divertida, trabajadora, valiente,

responsable, atractiva y fría.

¿Cuál de las dos les gusta más?

Me quedo con la persona afectuosa porque tendrá un trato más cercano

y estaré más cómodo con ella.

- La primera. - La primera.

Me parece una persona más cercana.

Muy bien. Ya han respondido. Ahora voy a cambiarles la pregunta.

Si tuvieran que operarles a corazón abierto,

¿a cuál de las dos elegirían para que lo hiciera?

La cosa cambia, ¿verdad?

Pues entonces prefiero la fría. Si me opera y sale algo mal

supongo que actuará más rápido.

Probablemente, la que es cuadriculada.

Lo hace con más tranquilidad porque no le afectaría tanto.

Lo que diferencia a ambas personas es que una es afectuosa

y la otra fría. Se valora distinto según el escenario.

Mientras que en la primera pregunta nadie valora la frialdad

como algo positivo, cuando les hemos llevado a quirófano,

seguramente se ha convertido en una cualidad importante.

Este es un ejemplo que sirve para todo tipo de situaciones

de nuestro día a día.

¿Te gustan los enigmas? Sí. Me gustan.

Pues vamos a un enigma que es muy del mundo del deporte.

Esta es la historia de dos tenistas.

Presten atención los que están en casa.

Dos tenistas se han clasificado para jugar la final

de un torneo muy importante. Ya sabes cómo sois los profesionales.

Aunque están en la final, están preocupados, inseguros.

Les entran las dudas. Los dos van, por separado, a un adivino.

El adivino les dice a los dos, por separado, que ganarán la final.

Y resulta, y es lo curioso del caso, que llegan a la final y ambos ganan.

¿Cómo es posible?

Se suspende el partido y dan la victoria a ambos. No sé.

Que ninguno de los dos se presenta.

Le han sobornado y van a ganar los dos.

Pensando rápido, lo único que se me ocurre es que jueguen

finales diferentes. No, juegan la misma final.

¿Uno contra el otro? He dicho que juegan la misma final.

Será el mismo torneo, con el mismo nombre, sea cual sea,

pero que uno sea chico y otro, chica. O jueguen en diferente categoría.

¿Pero del mismo torneo, supongo?

Juegan en la misma categoría y los dos son chicos.

Hombre, tiene que ganar uno. El trofeo se lo van a dar a uno.

Pues será a dobles.

Efectivamente. ¿Han llegado a esa conclusión

o les ha costado un poco más?

Ah, bueno, claro. Que son pareja. Qué bueno.

Claro, jugaban la final de dobles y por eso los dos ganaron.

Podían haber ido al adivino juntos, ¿no?

Sí. ¡Qué tontería! Pero bueno.

Este es el final. Insisto: ha sido un placer inmenso para mí

estar con un crac como tú del mundo del ciclismo.

Y nos vamos a ir en dos ruedas.

Pero no vamos a pedales. Vente. Sígueme.

¿Ves? Dos ruedas, pero esta vez motorizadas.

Así, con estas creo que te voy a poder seguir.

Vamos a ver. Venga, a por ello.

¿Con cuál te quedas? ¿La verde o la negra?

Creo que me quedaré con la verde. ¿Sí?

Pues casco... Guantes no hemos traído.

Eh... Bueno, despacito.

Ala, vamos.

(Motor)

Para terminar, les haré una pregunta. Piensen porque la cosa va de pensar.

Pondré a prueba su capacidad lógica.

Un globo. Una aguja.

¿Cómo es posible pinchar un globo con esta aguja

sin que se escape el aire y sin que el globo explote?

Utilicen el pensamiento lateral. Empleen la parte de su cerebro

en la que se desarrolla la lógica. ¿Saben ya la respuesta?

Por ejemplo, podría ser así.

He atravesado el globo y no ha explotado ni perdido aire.

Vale, seguramente estarán diciendo: "haces trampa, has dicho

atravesar el globo". Bien. Pues vamos a atravesar el globo.

Su sentido común puede que estalle.

Pero el globo... De momento...

No. Y les aseguro que el globo es absolutamente normal.

No está trucado. Al hinchar un globo con aire,

la tensión aumenta, pero no es uniforme.

La parte del nudo del globo y su contraria son las zonas

con menos tensión. Podemos atravesar el globo por ahí sin que estalle.

¿Qué les ha parecido? ¿Sorprendidos? Pues no se desinflen,

nos vemos en el próximo programa.

Desafía tu mente (2) - 04/10/18

04 oct 2018

Hoy aprenderemos a mirar con otra perspectiva y comprobaremos que no todo es como siempre habíamos pensado. Además ejercitaremos la percepción visual para tratar de encontrar una palabra escondida.

Contenido disponible hasta 11 de febrero de 2027.

ver más sobre "Desafía tu mente (2) - 04/10/18" ver menos sobre "Desafía tu mente (2) - 04/10/18"
Programas completos (79)
Clips

Los últimos 217 programas de Desafía tu mente

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios