Derecho a soñar La 1

Derecho a soñar

Lunes a viernes a las 18.15 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5235996
No recomendado para menores de 7 años Derecho a soñar - Capítulo 93 - ver ahora
Transcripción completa

-Mad.

-¿Mad? ¿Qué postura es esa?

-No, que me llames Mad.

-¡Ah, Mad!

-Vos sos muy graciosa, ¿eh?

No me hagas reír, que, además, tengo un dolorcito...

Últimamente me está doliendo por acá.

-Te vendría bien el yoga.

-Ah, mira, sí, pero todavía no tuve tiempo.

-¡Vente con nosotras! Con Mad y conmigo, somos las "compiyoguis".

-¿Quién es Mad? -La novia de Jorge. Es estupenda.

-Vale.

Me ha caído fenomenal Vicky. Se ha apuntado a las "compiyoguis".

Bueno, si a ti te cae bien...

¿A ti no?

Ay, mamá, no sé, no me gusta esa mujer.

Desconfío de ella desde el día en que llegó.

¿Y esos prejuicios? Tú antes no eras así.

No prejuzgabas a la gente.

Mi jefe me ha dado permiso para que te defienda.

Voy a poder llevar el caso de tu hijo Santiago.

Ay, gracias a Diosito. No,

gracias a ti por confiar en mí. Todo apunta, por ahora,

a que la Administración ha cometido un error.

¿Un error?

¿Crees que todo esto es por equivocación?

Sí, eso creo.

¿Crees que ellos pueden perder el caso?

Sí, he estado revisando los precedentes...

Entonces... ¿Santiago se puede quedar acá?

Si ganamos el caso, sí.

¡Ay, por favor, qué alegría más grande!

Ahora, amucha tranquilidad, a ver cómo acaban las cosas.

Sí, lo único que pido es tener a mi hijito aquí, conmigo.

Mañana es el día barato del cine y hay una peli que quiero ver.

Y van unas amigas, así que...

Ya está, queda con ellas.

Yo, encantado. Yo me quedo con ella.

¿De verdad? ¿Tú te encargarías de Cris?

Claro. Y tan a gusto.

¡Ay!

No puedo quedarme sin nada... después de todo lo que he pasado.

Mamá, por favor.

Que eres la única que puedes hacer algo.

¡Por favor, haz algo! La única, no.

Lourdes también puede, su familia tiene mucho dinero.

Siempre has querido diferenciarte de Lourdes,

ser una persona mejor que ella.

¿Y ahora, a la hora de la verdad,

te vas a portar igual de mal que ella?

Juli, te has dejado esto en el lavabo

y se te va a caer por el desagüe. Gracias.

No sé dónde tengo la cabeza.

Jorge, Chema... ¿Mal de amores?

Mal de amores, no.

Que estoy nerviosa por el caso del hijo de María.

Hoy voy a verla en el juzgado.

¿Cómo va ese tema?

Pues no lo sé.

Ayer, cuando hablé con ella, parecía que estaba todo muy claro.

Después, cuando se fue,

empecé a darle vueltas y...

No sé, hay cosas que no cuadran.

¿Qué cosas?

No lo sé, todavía no lo tengo claro.

He estado leyendo artículos sobre deportaciones...

Es que están aumentando muchísimo. Qué horror, de verdad.

Se hace todo desde las comisarías, siempre con la misma estrategia.

¿Desde las comisarías? Sí.

Detención, 72 horas y deportación.

No sé, yo...

¿Sabes qué creo? Que es una campaña silenciosa

que está aumentando por momentos.

Es la misma historia de siempre:

"Vienen los de fuera a quitarnos lo nuestro".

Si es que hay que ser...

Una campaña absurda.

Estuve hablando con Jesús el otro día

sobre las proyecciones migratorias de África.

No sabes cómo son los datos.

Todo esto de los muros, las vallas y las deportaciones,

en unos años no va a servir de nada.

Las cifras están aumentando muchísimo.

No sé, necesitamos otra visión,

y ya no solo humanitaria, sino también política y económica.

Es una falta de conciencia y de solidaridad, ¿sabes?

Mientras nosotros estemos bien,

el resto que se aguante. No es cuestión solo de solidaridad,

es una cuestión de economía.

Y los políticos solo piensan en ellos

y en sus carreras a corto plazo.

Lo de siempre.

Evidentemente, es más fácil meter miedo.

Puñetero voto.

Lo de siempre, manipulación.

Me pongo mala, ¿eh? Dime tú quien no quiere...

quedarse en la tierra donde ha nacido

donde tiene a sus amigos y a su familia.

Nadie. Claro. Pero es mucho más fácil

culpar a los otros, ¿no? Al que viene de fuera,

peruano o de donde sea.

Sí.

Me da una pena el mundo a veces...

(RESOPLA) Otra vez.

¿Qué pasa?

Ramiro, que no para de escribirme.

Qué pena. Para un tío con el que te lías y te sale rana.

Quiere que quedemos el viernes.

Llevo ocho mensajes sin contestarle, pero él insiste, erre que erre.

Qué plasta, ¿no?

No sé qué hacer. Con estas cosas no me aclaro.

Decirle que no quieres nada. Bien clarito: "No quiero nada".

Ya, pero tampoco quiero ser maleducada.

Maleducado... él, ¿no?

Te está llamando cuando es evidente que no quieres nada.

A lo mejor no tendría que haberle dado el número,

le borraría del Acorder, y punto.

Si te sigue insistiendo, le bloqueas el teléfono.

Ya ves tú, anda que no he bloqueado yo a tíos.

Bueno, me voy.

Que tengas buen día. Chao.

Y tú. Chao.

Chao.

Ramiro.

(Sintonía "Derecho a soñar")

Sí, las naves están al lado de la carretera.

Eso es.

Si quieren, entre hoy y mañana le envío el borrador del contrato.

De acuerdo. Vale.

Gracias. A usted.

Hola, Charly. Hola.

¿Qué tal, todo bien? No, todo va mal.

Por Carol, ¿no? Pues sí.

Ya ni me habla.

Pero no te enfades.

Si Carol está así es por el afecto que te tiene,

no por otra cosa. Pues menos mal que me tiene afecto.

Madre mía.

A ver, Charly, tienes que ponerte en su lugar.

Piensa que Carol es una persona muy tímida, debe de estar fatal.

Tienes que ser más comprensiva con ella.

Perdona, estoy siendo comprensiva.

Jamás lo he sido tanto como con ella.

A lo mejor te equivocas.

Igual puedes ser todavía más comprensiva

y ponerte en su lugar. Vale.

¿Y qué tengo que hacer para mejorar nuestra amistad?

Pues ten un gesto con ella...

que le haga ver que vuestra amistad no peligra.

¿Encima de que no me habla... le tengo que rendir pleitesía?

A ver, Charly, si de verdad quieres arreglar esto,

tienes que dejar tu orgullo de lado.

Lo siento, pero va a ser difícil.

Mi orgullo abarca demasiado.

Lo sé. (RÍE) Pero, de las dos, tú eres la fuerte.

Al menos en esta situación.

La obligación del fuerte no es abusar del débil, sino protegerlo.

Me vas a hacer llorar.

Yo, que no derramé ni una sola lágrima

con la madre de Bambi.

Estoy hablando en serio.

Vale. Jo, Alba, es que yo soy así.

Me salen las borderías casi sin pensarlo.

Lo sé. Y está genial que seas como eres,

es lo que te hace ser tan... especial...

y diferente.

Lo que intento decir es que no uses tu fuerza,

todo sabemos que la tienes,

y que intentes arreglar esto.

Carol no está en situación de hacerlo.

Vale. Dime exactamente lo que tengo que hacer.

Pues... ten un gesto bonito con ella.

¿Un gesto bonito?

¿Como qué? Bonito, como...

Bonito.

Ahí entra tu imaginación y tu conocimiento de Carol.

Ya.

Pero esfuérzate.

Qué bien espabilas para lo que quieres.

Alba, a mí no me salen las cosas bonitas.

Yo poto con las cosas bonitas.

Lo sé.

No sé qué puedo hacer para que un gesto mío

pueda ser bonito.

De verdad, dime qué tengo que hacer.

Pues un gesto que sea como una muestra de amistad.

Para que Carol se sienta mejor

y recupere la seguridad en sí misma.

Ya. Piénsatelo.

¿Vale?

Y eso, que no me gustaría

que tras la confusión de la semana pasada,

cuando Carlota propuso el cambio de secretarios,

pienses que yo no quería trabajar contigo.

No, hombre, para nada.

Es que no es así, sería todo lo contrario.

Me sentiría muy halagado

si trabajase contigo. Pues... muchas gracias.

¿No lo malinterpretas entonces? ¿Está todo...?

No te preocupes, Daniel, está entendido... y arreglado.

Vale, genial.

Jorge, yo ya me voy al juzgado. Vuelvo cuando acabe, ¿vale?

Perfecto.

Mucha suerte.

Gracias.

¿Tú sabes lo último de Julia?

¿Cómo que lo último de Julia?

Sí, ¿no notas que está como más contenta?

Dicen que tiene mucha más energía desde que ha vuelto al mercado.

El "mercado"... ¿Mercado de qué?

Hombre, Jorge, al "mercado",

al mercado de estar libre, del sexo, del Acorder.

¡Ah, bueno!

El Acorder... Ah, bueno, pues muy bien. Muy bien, ¿no?

Sí, dicen que ha conocido a alguien este fin de semana.

Y... ¿Y eso te lo ha contado ella?

No, no, ella no.

Pero la información es fiable, está contrastada.

Bueno, pues me parece muy bien...

que nos distraigamos todos. Sacar un poco la cabeza

del trabajo, de esas cosas.

Le va a venir muy bien. De hecho, se escucha que...

más que distraerse, pues...

que tuvo una velada romántica hasta altas horas de la madrugada...

"Altas horas de la madrugada", "velada romántica",

ya sabes cómo son los rumores. Seguro que la mitad es mentira

y habladurías... Si no es nada malo, está muy bien.

Si yo me alegro un montón por ella. Y hazme caso, la información,

contrastada. ¿Tú no la ves más animada?

Yo me alegro por ella.

Yo tampoco me he fijado, no sé.

Sí, yo creo que sí.

Que te dejo trabajar, ¿vale? Gracias.

A ti. Gracias. Chao.

Pues esto, para Correos. -Estupendo.

-Gracias. -De nada, a ti.

-¡Carol!

-Ay, Charly, ¿estás bien? -Sí.

-¿Qué ha pasado?

-Que los cristales están demasiado limpios.

-Menudo golpe te has dado. -Pero ¿estás bien?

-Sí, estoy bien. Solo me he roto el orgullo.

-¿Quieres que te traiga hielo o algo?

-No, estoy bien. Gracias. -Se te está hinchando, ¿eh?

-Sí, yo creo que te va a salir un chichón.

-¿Qué pasa, chicas?

Para variar, ¿de tertulia?

Escúchame una cosa, la reunión esa que teníamos,

se pospone. Me olvidé que tenía yoga después.

La dejamos para después de comer.

-Ah, ¿que se pospone la reunión? Qué pena.

-Perdóname, es que tengo una contractura desde ayer terrible.

¿Viste? -No, si te entiendo,

yo tengo una ciática

que no puedo con ella. -Claro,

de la silla, de estar sentadas. Bueno, ¿te quedó claro?

¿A las 17.30, después de comer? -Sí.

-¿Estamos? Venga. -Sí.

-A trabajar, chicas.

¿Qué habrá pasado en el cielo

que el Sol ha bajado a la Tierra? -Qué original.

El sol... (ACENTO) y las estrellas.

-Che, escúchame una cosita. Si ves a alguien que pregunta por mí,

decíle que me fui a comer, ¿vale?

-Chao, gauchita.

(SUSPIRA)

Victoria Iturbe, tío.

Esa mujer... me turba.

Me perturba,

me conturba, me "mastirba",

me mas... ¡Bueno, bueno!

Cómo estamos, ¿no? Madre mía, la que te ha dado con Victoria.

Es que no sé qué tiene esa mujer.

Es que me remueve, me provoca,

no sé qué tiene que me atrae mucho, es como un imán.

¿Qué tiene? ¿Qué será? ¿Qué será, Jorgito?

¿Qué será?

Pues no sé qué será,

porque yo... no le veo eso que tú le ves, ¿qué quieres que te diga?

Ah, pero te gustaría vérselo, ¿eh, pillín? (TARAREA)

No, la verdad.

Y vamos al tema, que no estoy

en uno de mis mejores días.

Vale, anda, vale. A ver...

He hablado con mi cliente.

Él también prefiere no llegar a los tribunales.

No quiere verse tan expuesto.

Decisión inteligente. (ASIENTE)

Lo que no quiere decir

que esté dispuesto a renunciar a lo que le corresponde.

Y eso se traduce en...

Él estaría conforme en retirar la demanda

a cambio del pago exacto del importe

de reposición y arreglo de todos los desperfectos,

según valor de mercado, más un euro.

¿Más un euro? (ASIENTE)

Sí, un precio simbólico por lo daños morales.

Eso sí, pide que se reconozcan en el eventual escrito de acuerdo.

¿Y pide un euro?

Sí, porque él considera que el honor es un valor intangible,

que representa lo que uno es,

en lo que uno cree, lo que uno valora,

lo que uno defiende.

Bueno, y tiene razón.

Y por eso razona que a la agresión contra un valor simbólico

debe corresponder,

tras el imprescindible reconocimiento de culpa,

una indemnización también simbólica.

(ASIENTE)

Que, en este caso, es un euro.

Un euro. Y todo lo demás, a precio de coste.

Pues me parece bastante razonable.

¿A que no te esperabas un acuerdo tan bueno?

Tan bueno para tus clientes, vaya.

Pues no, no me lo esperaba, te lo tengo que reconocer.

Pero, bueno, tu cliente,...

aparte de un filósofo, es un tipo bastante inteligente.

(ASIENTE) (ASIENTE)

¿Qué quieres que te diga? Me cae mejor que los míos.

Normal.

El mundo funcionaría mucho mejor

si hubiese más gente sensata y honesta como él,

en vez de tantos abogados como nosotros, pero...

Bueno, dirás: "Abogados como tú".

¿Qué?

Hay cosas

que no cuadran, señoría.

Estoy convencida de que ha habido un error

en la valoración de la situación de mi cliente.

Perdone, señora letrada, un error, ¿de qué tipo?

De procedimiento.

Explíquese.

Mi defendido lleva casi 15 años viviendo en España

de forma ininterrumpida.

Durante este tiempo, no ha salido nunca del país.

Además, ha crecido, vivido, estudiado

e incluso ha trabajado aquí.

Si eso no es arraigo notorio,

quiere decir que esta letrada no ha entendido nada.

En consecuencia, lo que pide es...

Pido que se paralice el procedimiento de expulsión

de mi cliente

y que se retrotraigan las actuaciones

hasta el momento anterior en que Santiago Vega

fuera indebidamente retenido.

¿Puede enumerar qué actuaciones son las que considera incorrectas?

Sí. En primer lugar, han sido parcialmente vulnerados

el derecho a la defensa y el respeto a la intimidad de las personas.

En segundo lugar, en el caso de mi cliente,

han sido vulnerados

el principio de igualdad ante la ley

y el derecho a la reagrupación familiar.

¿Tiene su defendido familia en España?

Sí, vive con su madre y con su hermano menor.

Como ya le he dicho desde hace más de 14 años.

¿A la Administración le consta que don Santiago Vega

ha vivido en España con su familia durante esos años?

-Sí, señor juez. Ha sido debidamente comprobado

que Santiago ha vivido aquí desde pequeño;

la niñez y toda la adolescencia.

No rebatimos ese argumento de la defensa.

-Si está probada su residencia familiar...

Mi cliente ha crecido aquí,

su mundo está aquí, su familia, sus amigos...

Su imaginario pertenece a este país.

No a su Perú natal, del que salió de niño

y del que apenas recuerda nada.

Comprendo. Señoría,

me gustaría añadir un último argumento

a mis alegaciones.

Aparte de las irregularidades que ya he comentado anteriormente,

en el caso de mi cliente, Santiago Vega,

se ha producido un notorio error de evaluación

en la incoación de su expediente,

dejando fuera de toda consideración

el manifiesto de arraigo familiar y social

del que Santiago Vega disfrutaba.

¿Qué tiene que decir a eso?

-Que el procedimiento aplicado está sujeto a derecho

y que las conclusiones que obran en el expediente

y que motivan su expulsión

son igualmente legítimas y contrastadas.

-Luego no admiten la alegación de vicio de procedimiento.

-No, no la admitimos.

-Ni la de indefensión del afectado. -Tampoco admitimos eso, señoría.

Qué mejor prueba en contrario

que el hecho de que aquí esté sentada mi ilustre colega. Señora Rojas...

Con su permiso, señoría.

Yo no hubiera podido acceder a defender a mi cliente

si no fuera porque su madre compareció en mi domicilio,

de noche, pidiéndome ayuda,

24 horas después de que su hijo fuera retenido.

-¿Es eso cierto? -Lo ignoro, señoría.

Desconozco en qué momento la madre

de la persona incursa en procedimiento de expulsión

solicitó los servicios de la letrada.

Si no hubiera sido por la intermediación

de una ONG de solidaridad y atención al inmigrante,

mi cliente no hubiera tenido derecho a la defensa jurídica.

Así pues, 72 horas después de haber sido retenido,

hubiera sido enviado de la comisaría al aeropuerto

y del aeropuerto a Perú,

privándosele su derecho a la tutela efectiva.

Señoría mía, estamos ante un juez,

luego el hecho es que sí hay tutela judicial

para su defendido.

No por la diligencia de la Administración.

Recuerdo, señoría, que en este caso la Administración

omitió su obligación de poner a manos de mi cliente

los medios de defensa jurídicos.

¿O no es así, señoría?

Bueno, señor, un placer hacer negocios con usted.

Me voy a hacer "puenting" con mi cliente.

¿Me llamas cuando sepas a cuánto asciende

el pago de la fiesta?

(ASIENTE)

Bien.

El que no está para muchas fiestas eres tú, ¿no?

Venga, anda, que te conozco como si te hubiera parido.

(SUSPIRA) ¿Qué pasa?

No, nada... No estoy teniendo un buen día, ya está.

Ya, pero... ¿falta de vitaminas, bajón de azúcar,

inspección de Hacienda...? (RÍE)

¿Qué? Sigues con lo de ayer, ¿no?

Mal de amores,

ni contigo ni sin ti...

¿Es eso?

Es eso.

Siento que pierdo un tren, Rodri.

Pues ya pasarán otros, ¿no?

Ya, pero a lo mejor este es el tren de mi vida.

No, no me pongas esa cara.

Yo lo siento así ahora.

Es que eso igual es un poco dramático.

¿No?

¿Ha pasado algo más desde ayer?

(ASIENTE)

Pues cuéntamelo, anda.

Así por lo menos

te desahogas, aunque no pueda ayudarte.

(SUSPIRA) Ay, pues nada...

Julia..., que por lo visto ahora está con alguien.

¿Eso lo sabes seguro?

Sí.

¿Te lo ha dicho ella? No.

No, me lo ha dicho Daniel. Entonces no lo sabes seguro, Jorge.

¿A ti te parece que ese chaval es una fuente fiable?

En este caso, creo que sí.

Y también me da igual, aunque no me lo hubiera dicho,

hubiera sentido lo mismo.

¿Y qué es exactamente eso que sientes?

Pues que la estoy perdiendo.

La tengo ahí delante...

y se me está escapando

El tren.

El tren.

Siento como...

Como no haga algo pronto, me voy a pasar toda la vida

lamentándome de no haberlo cogido a tiempo.

(SUSPIRA)

Pues, macho,...

si lo que quieres es un consejo, me lo estás poniendo muy fácil.

Haz lo que tengas que hacer.

Súbete a ese tren y a ver adónde te lleva.

La respiración es lo más importante.

Y... va.

-¡Ay, ay, ay, ay!

La postura del perro no se me da muy bien.

-Eso no es la postura del perro ni nada.

¡Es el perro salchicha! ¿Qué es eso?

-Las piernas y el cuerpo deben estar en ángulo,

y tensando más.

-Ya, pero me tira detrás de las rodillas.

-Dale, no seas llorona. Inténtalo, dale.

-Ay...

-Venga, un poco más estirada.

Más, más, para atrás. -¿Cómo, para atrás?

-Eso es. -¡Ah!

-(RÍEN) -¡Cuidado!

¡Que tus piernas tienen que estar en ángulo

no sobre mí!

-Es que me da calambre.

Tengo que comer más plátanos.

¿Por qué no tomamos algo?

He traído una limonada buenísima. -No, ¿qué limonada?

Vinimos a hacer yoga. ¡Venga!

-La cobra, vamos a hacer la cobra.

-La cobra, dale. -Al suelo.

-¿Y por qué no hacemos la de la vela también?

Es muy buena para la espalda.

-Va muy bien. Y la del diamante. -Sí, pero no,

la del camello. -Okey.

-(ACENTO) El camello. (RÍE) -¡Arriba!

¡Vamos! -¡El camello!

Las manos, en los tobillos.

Nos estiramos. -Yo, al camello, no llego.

-Ahí está el camellito, venga. -¡Ay!

-(RÍE) ¡Ay!

-¡No, no! -(RÍE)

-Dale, arriba, arriba, arriba.

¿Estás bien? -¡Uh, qué colocón!

(RÍE)

-Vamos a probar la de la pinza de pie.

-Sí, es un poquito más fácil. Arriba, vamos.

A ver...

La frente tiene que tocar las rodillas, ¿vale?

-¿Qué? -Dale.

-No, pero yo no llego. -Dale, que sí que llegás.

-Ay... -Dale, ponele garra.

-¿Te parece que no le pongo garra? Es que vosotras sois expertas.

-Que no, que estas son las posturas que todo el mundo conoce.

-¿Y por qué no hacemos la del cebú?

-¿Qué?

-¿Cuál es esa? -El cebú

se puede hacer en cualquier lado.

-Ya, pero ¿cuál es? Enséñanosla.

-No. -No.

Mejor no, es un secreto profesional.

Me la guardo para mí. Vamos a hacer una más facilita.

-Venga, vale, ¿cuál?

-La cobra otra vez.

-Venga. -Dale.

-Al suelo.

(MAD RÍE)

-(SILBA)

-(RÍEN)

-Venga.

-¡En serio! ¡Dale! -(MAD RÍE)

-Me está dando lumbalgia.

-Los brazos, más estirados, más arriba. Arriba.

-Arriba. Va, así, venga.

-Arriba. -Espera.

-Descansen, descansen.

-El consejero delegado

de la fábrica amenaza con despedir a muchos trabajadores

si los ecologistas no cesan en su batalla

contra las partículas contaminantes.

-¿A qué te refieres con muchos trabajadores?

-Muchos. 10, 100... No dijo cifra.

-Qué simpático el señor, ¿no?

Los elimina como si estuviera en un videojuego.

-Ay... Sostiene que es demasiado caro

regularizar las instalaciones de la fábrica.

Amenaza con desatar una guerra entre ecologistas y trabajadores.

Si los ecologistas siguen forzando

a que la empresa gaste dinero,

tendrán que despedir a trabajadores para ahorrar.

-Dime una cosa, que tengo una duda. Todo ese cuento

de que los gastos van a llevar a la quiebra a la fábrica,

¿ha salido del administrador o lo ha sacado de algún manual?

-Bueno, lo dijo muy en serio.

-No, ¿sabes lo que es serio?

Que ha muerto gente por las emanaciones de la fábrica,

vecinos del pueblo, personas.

-Carlota, no está probado que esa fuera la causa de las muertes.

-No, claro, han muerto porque han salido a tomar aire puro

por el bosque.

Por favor, ¿eh?

Las amenazas del Administrador son puro chantaje,

un chantaje inaceptable.

-Bueno, en todo caso, se mostró muy intransigente.

Así que no creo que vaya a aflojar.

Y ahora quiero saber lo que piensas tú al respecto.

-¿Yo? ¿Y qué puedo decir?

-No sé.

Dímelo tú.

-Mira, Carlota, llevas mucho tiempo en este oficio.

Sabes que el margen de maniobra de un abogado...

-No, sin márgenes de maniobra. Quiero saber qué piensas tú.

Porque eres una persona, ¿no?

-No entiendo. ¿Quieres saber lo que yo pienso sobre el asunto?

-Sí, eso es.

-Bueno, según las posiciones jurídicas

del consejero delegado...

-Sin posiciones jurídicas, Antonio.

-Sin posiciones jurídicas.

-Sí, solo quiero saber lo que piensas

sobre lo que ha dicho el administrador.

-Yo...

-(ENFADADA) Sí.

Antonio, tú.

-(SUSPIRA)

Es un chantaje.

-Bien.

Hija, parece que hubieras cruzado a pie el desierto.

-(ACENTO) Es que la postura del camellito cansa mucho.

-Bueno, yo me voy, que tengo que ir a hacer papeleo.

¿Os veo en la siguiente clase

del club? -¡Sí!

Dale. -Claro, nos vemos.

-Okey. -Chao, Mad.

-Hasta luego, Madison.

Ay, ¿tú también tienes que irte?

-No, querida, yo soy mi propia jefa.

Soy socia del bufete, así que entro y salgo cuando quiero.

-Qué gusto esto, ¿eh? Yo también entro y salgo

cuando me da la gana donde Olivia,

aunque no sea socia... socia.

Pero, entre nosotras,

dentro de poco podría comprarme, si quisiera,

diez terrazas como la de Olivia.

-¿Sabes? Esta sesión me sentó maravillosamente.

Tengo el cuello como más relajado.

¿Vos no? -Pues sí.

La verdad, me ha ido muy bien, tengo muchas cosas en la cabeza...

y en el corazón.

-No seas exagerada, no creo que sea para tanto.

-¿Que no? Si yo te contara...

-Pero ¿por qué es tan grave? ¿Es un hombre? ¿Tu hija?

-Francisco.

Que es mi amante desde hace..., bueno,

desde que me quedé embarazada de mi hija Alba.

Y que Alba es nuestra hija lo sabe todo el mundo,

pero la realidad es más compleja.

-Ya, me imagino. -No, no te lo imaginas, Vicky.

Nadie se lo puede imaginar.

Todos estos años viviendo en las sombras con Alba.

-Debe ser muy difícil, me imagino;

vestirla, darle de comer, todo sola...

-Sí, pero que no nos ha faltado de nada.

Pero, no sé, que la diferencia siempre ha estado ahí.

Como en los aviones.

Como si hubiera familiares de primera y de segunda.

-Y está Lourdes... -Que es la oficial,

como si dijéramos, la esposa legítima,

con todas las diferencias que eso implica.

Pero resulta que soy yo la que tiene que pagar la fianza,

tócate los pies. Si no, allí se queda.

-Pero ¿la tenés que pagar vos? -Lo que más me tortura

es no saber si debo pagarla o no.

-Para, no entiendo. ¿Vos tenés el dinero para pagarla?

-Es una larga historia. (ACENTO ARGENTINO) ¿Tenés tiempo?

-Tengo tiempo.

-Ven, que te explico. -Vale.

Resulta que, desde que pasó todo esto de Francisco,

de la cárcel, el tema de la fianza...,

bueno, en fin, aparecieron unos papeles...

Si nos remitimos al título II, capítulo II,

artículo trigésimo segundo,

párrafo segundo de la Ley de Extranjería,

veremos cómo el legislador

especifica, con completa claridad,

que tienen derecho a residencia permanente en España

aquellas personas que hayan tenido residencia temporal en el país

durante al menos cinco años continuados.

Artículo que avalaría mi argumento de que Santiago Vega

tiene derecho al permiso de residencia permanente,

puesto que lleva más de cinco años

viviendo aquí de forma ininterrumpida,

desde los cinco a los 19.

Sí, es cierto lo que dice la letrada.

De esos 14 años a los que ella alude,

técnicamente, solo el último de ellos puede computar

a efectos de calcular su tiempo de residencia temporal en España,

ya que en los años anteriores era un menor de edad

que estuvo bien bajo la custodia de su madre,

bien bajo el amparo de los Servicios Sociales.

Con perdón, señoría, pero no entiendo su lectura

ni su interpretación de la ley.

¿Por ser menor de edad uno no reside "en alguna parte"?

¿Y los años de minoría de edad

no computan como años vividos en un país?

Lo que quiero decir es que es la ley...

Si seguimos con el siguiente párrafo de la ley

que está citando mi colega, podríamos ver, y cito textualmente:

"Si se demuestra que alguien

tiene especial vinculación con España,

no hace falta que transcurran

ni siquiera los cinco años de residencia temporal

para obtener la residencia permanente".

Es cierto. Pero entonces usted deberá demostrar

esa especial vinculación de don Santiago Vega con España.

Qué mejor especial vinculación con España

que llevar más de 14 años viviendo aquí.

Es decir, más del 75 % de su vida,

además de tener a su familia, a su hermano y a sus amigos aquí.

Vamos, no sé, está claro, ¿no?

Señoría, la letrada parece creer

que yo deseo la expulsión de su defendido.

Pero yo no deseo ningún mal para él ni para su familia.

Me limito a cumplir con la función pública

que, como abogado de la Administración,

tengo encomendada.

-Modere un poco sus palabras, señora letrada.

Olvide que el caso que estamos tratando de esclarecer

tiene sus recovecos y sus sinuosidades.

¿Llama "sinuosidades" a una ley que raya el absurdo

y que deja a la gente sin derecho a la defensa?

Pues sí. A todo eso le llamo yo...

sinuosidades. En el plano metafórico, entiéndaseme.

Muy bien, señoría. Le pido disculpas

y retiro cualquier expresión

que haya podido ofender a mi colega y a usted.

Disculpas aceptadas.

Puede proseguir.

-Además, si nos acogemos a los criterios que rigen

para regular las iniciativas de reagrupación familiar

y nos remitimos a la normativa vigente,

encontraremos en el título I, capítulo II, artículo decimoséptimo,

un apartado B donde se especifica claramente

que "serán reagrupables los hijos de la persona residente

y de su cónyuge, incluidos los adoptados,

siempre que sean menores de 18 años".

Y subrayo esta precisión, señoría: menores de 18 años.

-Lo que quiere argumentar usted es que don Santiago Vega

no entraría en dicha categoría de personas reagrupables.

-Efectivamente, señoría, dado que es mayor de 18 años.

No tiene sentido hablar de "reagrupación"

de lo que previamente está "agrupado".

Explíquese.

Como ya he manifestado en reiteradas ocasiones,

Santiago Vega vive en España desde hace más de 14 años

con su madre y con su hermano menor,

así que la reagrupación familiar ya existía.

Esta es la clave en la que basamos nuestra alegación,

demostrado así el arraigo de mi defendido

en el territorio nacional.

Hago constar, señoría, que hubo una parte de ese tiempo,

cinco años, en los que el joven

incurso en expediente de deportación no residió con su familia,

sino en instalaciones de los Servicios Sociales

y bajo tutela de la Administración.

Eso ya se ha dicho anteriormente.

Entonces ¿por qué, tras tenerlo cinco años

bajo su custodia, los Servicios Sociales

no le dieron a mi cliente la nacionalidad española,

nacionalidad a la que tenía pleno derecho,

según la vigente Ley de Extranjería?

Muy sencillo, señora letrada,

señor juez, porque no era su cometido hacerlo.

¡Hola, Jesús!

-¿Qué tal?

¿Cómo estás? -Bien.

Vengo de una clase de yoga, así que estoy muy relajada.

-Eso va siempre va bien, la meditación,

para todo, en general.

¿Has leído el "Bhagavad-gita"? -Ay, no.

No, querido, déjate de meditación

y de libros raros.

A mí me va la parte física, ¿viste?

Saber que los músculos están donde tienen que estar.

-Sí, todo tiene que ver, está relacionado, cuerpo y mente.

Me parece. -Bueno, si vos lo decís...

¿Sabes qué? A tu hermana me gustaría llevarla

a una clase de yoga.

Es una divina.

-Sí, Alba es una gran persona.

-Sí, y no tiene la cabeza de adorno. Conocí muchas chicas lindas

que, a la hora de hablar, son un ladrillo.

Pero ella es una tipa...

ubicada. Yo, en su lugar, no sé si sería tan comprensiva.

-Es una chica muy equilibrada. -Sí, totalmente.

Además, debe ser duro ese drama que están viviendo vos y ella.

Estar en una batalla entre Lourdes y Maricarmen, ¿viste?

Ver esa guerra entre sus madres debe ser horrible.

-Perdona...

-Yo entiendo las dos partes. Por un lado, Lourdes,

ese dolor de descubrir que tu marido tiene un amante

y, como si eso fuera poco,

descubrir que tiene una hija fuera del matrimonio.

Pero ¿y Maricarmen? ¿Eh? También...

También la entiendo.

¿Qué podía hacer la pobre?

Aceptar ese pacto por el futuro de su hija.

-Bueno...

-La furia de Lourdes, totalmente justificada.

¿Y lo que sufrió Maricarmen siendo la otra toda la vida?

Por no hablar de la parte económica; también es importante.

-No es una situación fácil. -No.

Ser la otra es un infierno. ¿Qué quieres que te diga?

Además, todo ese drama interno,

el dolor de tener que ocultar tu amor,

el fruto de ese amor y, además, ser una vergüenza pública,

como ser la mala de la película.

El amor es frágil, no se puede estar manoseando;

si no, se termina rompiendo.

-Tengo un poquito de trabajo,

si no te importa... -Sí, perdóname.

Yo empiezo a hablar y no hay quien me frene, ¿viste?

Después la seguimos. -Cuando quieras.

-¿Sí? Dale. -Hasta luego.

-Chaocito. Chao. -Hasta luego.

Álex, he dejado la cena aquí y calentita, para que aguante.

Y quiero la cocina y todo limpito, tal cual,

para cuando vuelva. Vale.

Ah, no he bajado las mantas.

Si hace frío, las bajas y le das una a Cris.

¿La película no empieza a las 21.45?

Sí, pero en 10 minutitos estoy allí. ¿En 10 minutos

estás allí? ¿En qué vas, en avión?

(RÍE) Sí, en avión. Por cierto, el jarabe para Cris.

Se lo recuerdas, que se lo tome.

Primero este, el de eucaliptus. Si se encuentra peor, los dos.

¿De acuerdo?

Ay, por favor, llámame si hay algo. Que sí.

No va a pasar nada, no te preocupes.

Ya me encargo de que se tome los 50 jarabes.

Muy bien. Cuidado con las chuches.

Media horita de consola

y ya está. Tres cuartos de hora.

No, media horita. Venga, adiós.

Me voy.

Adiós. Cuidado con las chuches.

Zombis,...

os vais a cagar.

Ay...

Tienes un pelo...

-¿Dónde?

-No, no, en general.

-Ah.

-¿Usas algún champú especial o algo?

-Sí.

-¿Champú de caballo?

-No.

-¿Anticaspa?

-(RÍE)

-Gracias. -¿Puedo...?

Gracias. Gracias.

-Bueno, ya me dirás la marca. -Muy bien.

-Hasta luego. -Hasta luego.

Hola.

¿Querías verme?

Siéntate, por favor.

Gracias.

¿Ha pasado algo?

No, no grave, es...

(RÍE) Tranquila, no, no...

Te he pedido un té. Si quieres otra cosa, la pido.

No, está bien. Gracias. De nada.

¿Qué ha pasado?

Esta tarde he tenido una conversación...

algo inquietante...

con Victoria.

Otra vez esa mujer.

Sí.

Bueno, ¿y qué te ha dicho?

En concreto, nada.

Pero ha sido más lo que ha insinuado que lo que ha dicho.

No te entiendo, Jesús.

Es que estábamos hablando sobre los beneficios del yoga,

que ya ves tú,

y, de repente, se pone a reflexionar

sobre la relación entre Francisco, Maricarmen

y mi madre, y sobre las posibles consecuencias

que eso puede tener para nosotros.

Lo peor es que hablaba como si fuera de la familia,

como si tuviera muchísima información.

Es como si ella conociera al detalle

toda nuestra intimidad. Pero eso no puede ser.

Pues ella, incluso, se ha permitido poner en boca de Maricarmen

frases como "la vergüenza de tener que pasar

como la mala de la película..." y cosas así.

Estás de broma, Jesús. No, no estoy de broma.

Alba, ¿tú le has confiado a Victoria asuntos personales?

¿Yo? Sí.

Ni loca, en la vida hablaría con esa mujer de nuestra familia.

Entonces, no entiendo nada.

Si no te ha dicho nada en concreto,

¿por qué estás tan seguro de que conoce nuestra intimidad?

Por el tono.

Por el ambiente de las frases.

En las conversaciones, a veces es más importante

lo que se calla que lo que se dice.

Y su tono demostraba que sabía muchas cosas

de todos nosotros, muchas.

A lo mejor ha sacado datos de un artículo de Internet.

No, no creo, tiene que ser algo más.

El yoga.

¿Qué?

El yoga, Jesús, el yoga.

¿Qué tiene que ver con esto? Que mi madre, Victoria y Madison

van juntas a yoga.

Hoy han tenido una sesión. Se han hecho muy amigas.

¿Victoria y tu madre son amigas? Sí.

Vamos, lo que faltaba.

(SUSPIRA)

Pero ¿cuántos hay?

(RESOPLA)

Vamos.

Pero, tío, si no muere.

La cabeza...

Listo.

Madre, pero ¿cuántos hay aquí?

(Timbre)

No me lo creo.

Las balas.

No, no, no, no.

(Llaman a la puerta)

-¡Por favor, corre!

-Belén, ¿qué pasa?

-Que mi marido se ha caído. No puedo levantarlo sola.

¿Me echas una mano? -Vamos.

Claro. -¡Corre!

Las cosas no han ido tan bien como creía.

No sé, a veces creo que confundo

mi claridad mental sobre los casos con su claridad jurídica.

No te entiendo.

Que las cosas que para ti y para mí parecen obvias y evidentes,

para los que interpretan la ley no lo son tanto.

Entonces ¿el juez no está de acuerdo con nuestras razones?

No, el juez todavía no se ha pronunciado.

Pero los argumentos que da el abogado contrario

también están muy bien construidos.

¿Y qué dicen esos argumentos?

Básicamente, consisten en desestimar el arraigo familiar.

Pero ¿por qué?

Me pasa lo mismo que a ti, yo tampoco lo comprendo.

(Puerta)

Hola.

¿Qué tal, chicas, cómo estáis? Pues aquí estamos.

Le estaba contando a María todo esto.

La verdad es que no doy crédito.

Este tipo de cosas me crean como una desesperanza...

Lo que está claro para el resto de los mortales...,

y la justicia, erre que erre, es que no hay manera.

Sí, justo de esto estábamos hablando.

Jo, María, lo siento, ¿eh?

-No.

No tienes por qué disculparte, tú no tienes nada que ver con esto.

-Ya, pero me da vergüenza que seamos un país tan hostil.

Es que me da vergüenza.

Pero también hay buena gente.

-Sí, lo sé.

Llevo mucho tiempo viviendo aquí y he conocido

a mucha gente buena, pero también he visto de lo otro.

Pues si os cuento

el último argumento que han dado,

os vais a quedar muertas.

A ver, cuenta, cuenta.

Dice que como Santiago es mayor de edad

y no tiene un trabajo que pueda asegurar su integración

y su supervivencia en el país, pues que...

esto no da pie a tramitar su nacionalidad española.

(INDIGNADA) De verdad, yo lo flipo. -Pero...

Pero ¿cómo quieren que mi Santiago

consiga un trabajo fijo en menos de un año

si muchos de los españoles no lo consiguen?

María...

Tu hijo ya es español.

O por lo menos en un país justo debería serlo,

así que no vamos a caer en su trampa.

¿Álex?

¿Mamá?

(Teléfono)

Mamá, ¿dónde estáis todos? ¡Que me habéis dejado sola!

Álex no está, y se ha dejado aquí su móvil.

Ven ya, mamá, por favor. Ven ya. (LLORA)

¿Por qué no puedes

mantener la boca cerrada?

¿Por qué has tenido que contarle todas nuestras cosas

a Victoria? ¿Nuestras cosas? Mis cosas.

¿Tus cosas? Sí.

En el mundo, no existes solamente tú, mamá.

A lo mejor se lo he contado porque aquí ya nadie me escucha.

Ah, no, yo no te escucho. Pues no, estás todo el día con Jesús.

Que si Jesús esto, que si Jesús lo otro.

Desde que descubristeis que sois hermanos, yo ya no existo.

Por no hablar de tu padre.

Estáis todo el día presionándome con la maldita fianza.

¿Cómo no te va a presionar? ¡Está en la cárcel, mamá!

Si está en la cárcel, no es mi culpa. No lo es, pero está en tus manos

sacarlo de allí.

(SUSPIRA) A ver...

¿Lo que me has contado es todo lo que le dijiste a Victoria...

o hay algo más?

Dime la verdad, mamá.

¿Le dijiste algo más?

¿No le hablarías de...?

No...

Dime que no le dijiste lo de las naves.

Dímelo, por favor, que no le dijiste nada de las naves.

Pues sí, se lo dije.

Es increíble, mamá. Ay, hija,

que no hay ningún problema.

Que Vicky...

es un tesoro de chica, es... es...

Confía en mí, me apoya,

me escucha y me entiende.

Te entiende. Sí.

Es totalmente de fiar.

Ya. Tú no la conoces como yo. Es...

Es muy noble.

¿Vicky?

Sí, Vicky, ¿qué problema hay?

Nada, no hay ningún problema, mamá.

Tranquila, tranquila, cariño, ya está.

Ya estoy aquí, ya estoy aquí.

No ha pasado nada, ¿eh?

No ha pasado nada, va.

Tranquila, "cariñet". Tranquila.

¿Se puede saber dónde estabas?

Pero ¿te has vuelto loco o qué? He tenido que ir...

¿Cómo que has tenido...? ¡Que la has dejado sola!

Que se ha despertado y se ha encontrado sola.

¿Sabes la angustia que ha pasado? ¡Que me ha llamado llorando!

Que he tenido que salir corriendo del cine...

¡De verdad, Álex! ¡De verdad!

Pero... ¿En qué cabeza cabe?

¿En qué cabeza cabe?

¿Cómo te atreves a dejarla sola?

¡Eres un irresponsable! ¡Mira, mira...!

¡Nunca más te dejo a la niña!

¡Nunca más, Álex!

¡Ah!

Cariño, ya está. Ya está, tranquila.

Venga, va, mi amor.

¿Cansado, amor?

Sí.

Sí, ha sido un día complicado.

Yo también estoy molida.

¿Y eso?

Bueno, porque me he pasado el día lidiando con la burocracia española.

(AMBOS RÍEN)

¿Quién te lo avisó? Vale, tú.

Todo el día, de un lado a otro de la ciudad,

para conseguir un papel.

¿Y lo has conseguido?

Pues no.

No.

Además,

era un papel que no se podía utilizar...

Uno lo tenía, pero el otro me faltaba.

Era un papel que no se podía utilizar

sin antes rellenar el debido cuestionario.

¿Tienes el cuestionario?

No, porque lo dan un martes en vete tú a saber dónde.

(AMBOS RÍEN)

Ay, cuánto lo siento, cariño, pero... bienvenida a España.

¿Y tu infierno cuál ha sido?

Nada, uno al que ya... debería estar acostumbrado.

Cuéntamelo.

A ver, es que tampoco es nada grave.

Bueno,

cada vez llevo peor tener que defender a un cliente

que me parece un imbécil o un cretino.

Cretinos hay en todas partes, sobre todo en Estados Unidos,

lo sé por experiencia. Lo sé, sí,

hay en todas partes y es nuestra obligación defenderles.

Pero es que no puedo, es superior a mis fuerzas.

La cuestión es si son cretinos de los que pagan

o de los que dejan a deber.

Esa es la discriminación que debes hacer.

Buen consejo... Bueno...

Soy una pragmática abogada yanqui. "Money first".

Después, todo lo demás.

¿Tú no te aburres?

¿De qué?

De ejercer, de llevar casos, de... trabajar en esto. No...

No, a mí me gusta mi trabajo.

Lo único es que aquí sí que me aburro porque no puedo ejercer, pero...

Ya.

No sé, ¿nunca te ha pasado

que estás en el juzgado,...

en medio de un juicio, con el alboroto, las voces,

y, de repente, te ves a ti mismo en medio de todo eso y dices: "Puf,

daría lo que fuera por estar en cualquier otro sitio"?

Sí, me pasó una vez.

¿Y qué hiciste?

¿Que qué hice?

Coger un avión y venir a buscarte.

¿Por qué no me constaste que tu novia era rica?

-Alba no es rica.

Lleva toda la vida siendo empleada.

-A mí no me engañas, Ángel.

-Jamás te engañaría.

-Espero que así sea.

Vos, hasta ahora, me conociste como aliada,

nunca me conociste como enemiga.

¿Sabes qué? Vais a venir Olivia y tú a cenar a mi casa.

¿Vale? Genial.

A cristina le encanta tener invitados.

Se lo digo a Olivia, pero seguro que le parece perfecto.

¿Y qué te parece si invito a Jesús?

¿Jesús?

Te he creído siempre en todo.

Dime que tengo razones para seguir haciéndolo.

No tengo nada que ver, esa propiedad es de mi madre.

¿Vais a venderlas?

¿También te has enterado de eso?

Sigo diciendo que no tengo que pagar esa dichosa fianza.

-Si tienes un problemita con los papeles, con los trámites,

con lo que sea, puedes contar conmigo.

-Pero ya está Ángel.

Lo que necesitas es una persona un poquito más afín a vos,

alguien en quien confíes más.

-"Por mucho"

que yo esté convencida de que esto se trata de corrupción.

hasta ahora solo es una sospecha.

Al juez debo ir con algo mucho más concreto, ¿entiendes?

-Lo sé.

-Si lo entiendes, ¿qué has estado haciendo durante estos dos días?

Eso no es el fruto del trabajo de dos días.

¿Algo ha pasado con Charly?

No, con Charly, bien, no sé.

¿Nada interesante?

¿Te importa decirle a Oli que no me espere para cenar?

Llegaré tarde. ¿Tienes planes o... una cita?

¿Te importa mucho eso? No, no, no.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 93

Derecho a soñar - Capítulo 93

23 may 2019

Al menos dos acontecimientos amenazan con tener consecuencias importantes en el futuro de todos. Por una parte, Julia descubre que el procedimiento de expulsión del hijo de María es más retorcido de lo que parecía, hecho que afectará tanto a ella misma como a su entorno, incluido Jorge, quien, por si fuera poco, descubre que su amor imposible ha ligado con alguien por internet. Una situación similar a la de Antonio Reyes con Carlota, cansada de lidiar con la falsedad del mundo jurídico. Por otra parte, Maricarmen no tiene mejor idea que confiarle toda su intimidad a Victoria, que registra esta información como una máquina de calcular chantajes, operación que nuestra villana favorita pone en práctica ese mismo día para desesperación de Alba y Jesús. En medio de todo esto, Sofía decide retomar por una noche su vida de soltera dejando a Cristina al cuidado de Álex, quien por ser solidario con una vecina se llevará como premio una bronca monumental de su madre. No hay justicia ni para los mártires.

ver más sobre "Derecho a soñar - Capítulo 93 " ver menos sobre "Derecho a soñar - Capítulo 93 "
Programas completos (115)

Los últimos 117 programas de Derecho a soñar

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 115 Completo 52:30 8% hoy
    Capítulo 115 hoy Olivia saca a Rodrigo (con el que pasó la noche) de casa sin que Julia se entere. Carlos y Sofía siguen afianzando su relación. Ángel intenta solucionar las cosas con Alba pero todo em...
  • Nuevo Capítulo 114 Completo 53:43 68% pasado viernes
    Capítulo 114 pasado viernes Ángel toma por asalto la casa de Alba en un intento de evitar lo inevitable, pero Maricarmen lo saca por piernas. Más zorro, Francisco pasa de mentor a discípulo y le pregunta qué debe...
  • Nuevo Capítulo 113 Completo 51:19 66% pasado jueves
    Capítulo 113 pasado jueves Julia sigue con Héctor, pero el que esté tanto en casa afectará a Olivia por lo que Julia le pedirá a Héctor un poco de espacio. Jesús está decidido a contarle a A...
  • Nuevo Capítulo 112 Completo 53:16 63% pasado miércoles
    Capítulo 112 pasado miércoles Julia se siente más confusa que nunca: disfruta del tiempo que pasa con Héctor, un chico objetivamente encantador… Pero también está Jorge, que parece decidido a comentarle &ldq...
  • Nuevo Capítulo 111 Completo 52:02 75% pasado martes
    Capítulo 111 pasado martes Julia está indecisa con el tema de Héctor y Jorge. Alba le pide a su padre que acepte a Ángel. Daniel quiere “ludificar” la oficina y encontrará la colaboración de V...
  • Capítulo 110 Completo 51:36 77% pasado lunes
    Capítulo 110 pasado lunes Cupido anda suelto por nuestro bufete. Sofía ha descubierto una nueva luz para su vida en Carlos Segarra, Carlota reverdece viejos laureles con Antonio Reyes y Julia sigue entregada y complacida en su reci...
  • Capítulo 109 Completo 53:27 69% 14 jun 2019
    Capítulo 109 14 jun 2019 El despertar de Francisco en casa de Alba no es idílico, y ella empieza a sufrir las consecuencias de que todos sepan en el bufete que es la hija del jefe. Alba se enfada con Julia por su falta de confianz...
  • Capítulo 108 Completo 53:30 69% 13 jun 2019
    Capítulo 108 13 jun 2019 Jesús continúa con su caso relativo al Patrimonio Histórico, mientras en el juzgado Carlota y Berta se enfrentan a la vista previa por la muerte de un perro, cuya dueña acusa a uno de ...
  • Capítulo 107 Completo 52:59 67% 12 jun 2019
    Capítulo 107 12 jun 2019 Jesús continúa con su caso relativo al Patrimonio Histórico, mientras en el juzgado Carlota y Berta se enfrentan a la vista previa por la muerte de un perro, cuya dueña acusa a uno de ...
  • Capítulo 106 Completo 51:47 75% 11 jun 2019
    Capítulo 106 11 jun 2019 Julia está ilusionada con Héctor, anoche han vuelto a quedar. Maricarmen está muy triste por la partida de Madison. Francisco se está quedando a dormir en el bufete, sin que nadie lo s...
  • Capítulo 105 Completo 52:08 76% 10 jun 2019
    Capítulo 105 10 jun 2019 Jorge y Madison rompen su relación y ella decide volverse a Chicago. Pero el hecho de que Jorge vuelva a quedarse solo no facilita su acercamiento a Julia, pues otro abogado que le atrae, Héctor Col...
  • Capítulo 104 Completo 53:59 68% 07 jun 2019
    Capítulo 104 07 jun 2019 El caso de Juan Pedro demandado por acoso a Montse Vega provoca una discusión entre Jorge y Julia. Jorge está celoso de los encuentros que Julia está teniendo con Héctor, abogado de la...
  • Capítulo 103 Completo 50:25 68% 06 jun 2019
    Capítulo 103 06 jun 2019 Julia parece haber dejado definitivamente su etapa con Chema. Olivia la anima a emprender un nuevo camino y para ello hará lo posible para relacionarla con Héctor Moliner. Madison, cada día m...
  • Capítulo 102 Completo 53:05 66% 05 jun 2019
    Capítulo 102 05 jun 2019 Ángel le pide a Francisco que cumpla su parte del trato y que todo siga con normalidad, sobre todo con Alba. Jesús le pide a Carlota y Jorge que le den una oportunidad a Francisco. Julia conoce a H&...
  • Capítulo 101 Completo 51:04 77% 04 jun 2019
    Capítulo 101 04 jun 2019 Maricarmen paga la fianza y la salida de la cárcel de Francisco es inminente. Sin embargo, pese a su felicidad porque salga, Maricarmen sigue resentida porque Francisco no quiera vivir con ella. Por su par...
  • Capítulo 100 Completo 54:56 77% 03 jun 2019
    Capítulo 100 03 jun 2019 Es un viernes extraño en ZL&D. La noticia de la inminente salida de Francisco bajo fianza aviva los nervios de todos: se avecinan cambios. De todos, la más feliz por la próxima liberaci&o...
  • Capítulo 99 Completo 50:45 69% 31 may 2019
    Capítulo 99 31 may 2019 Victoria y Jesús llevan sendos casos en los que el abogado de la parte contraria es Rodrigo. El caso de Victoria, acusación de hurto contra una asistenta de hogar, se vuelve contra el denunciante al...
  • Capítulo 98 Completo 54:08 69% 30 may 2019
    Capítulo 98 30 may 2019 Alba llega tarde por culpa de la última de las compras compulsivas de su madre; un despertador. Berta invita a Julia al afterwork pero esta no lo ve claro y optan por quedar para cenar esta noche. Carlota ...
  • Capítulo 97 Completo 54:26 65% 29 may 2019
    Capítulo 97 29 may 2019 Maricarmen va a vender la naves. Julia discute con Olivia porque no la dejan dormir con tanto “amor”. Jesús empieza a llevar el caso de Ricardo Castro y su estanque de peces. Alba le ofrece a S...
  • Capítulo 96 Completo 52:05 74% 28 may 2019
    Capítulo 96 28 may 2019 Dos nuevos casos ponen en actividad al bufete ZL&D. Por un lado, un empresario adinerado ha despedido a la cuidadora de sus hijos acusándola de robo. Será Victoria la encargada de defender los i...