Derecho a soñar La 1

Derecho a soñar

Lunes a viernes a las 18.15 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5233678
No recomendado para menores de 7 años Derecho a soñar - Capítulo 92 - ver ahora
Transcripción completa

Casi nos denuncian y casi llegamos a juicio.

Y le culpé de todo a Álex. Pobre...

Sofía, si me dejas...

No, y era culpa mía.

Yo, como madre, soy responsable de esto.

Si yo hubiera estado en el parque, no hubiera pasado.

Quería saber todo lo que habla el personal

sobre la vuelta de Francisco.

Cualquier comentario, cualquier cosita que escuches

me gustaría que me lo digas. -Vale, sin problema, yo me encargo.

Nuestro trabajo es defender a nuestro cliente,

sus intereses y buscar la mejor solución.

Ya sé que va de eso. Solo digo que no debería ir de eso.

(SUSPIRA) No nos vamos a poner de acuerdo.

No, Jorge, no nos vamos a poner de acuerdo.

Van a soltar a papá. ¿En serio?

Pero es una noticia genial.

Sí, es estupendo, claro.

¿Y cuál es el pero?

La fianza que piden.

Pues se paga, no vamos a dejar a papá en la cárcel...

Es que piden mucho dinero.

¿Cuánto es mucho?

Un millón de euros.

-Te digo que me parece que Carlota

está tomando demasiadas iniciativas

por su cuenta.

-¿Por ejemplo?

-Por ejemplo, está planeando inadmitir a tu padre

cuando salga de la cárcel.

Al final he seguido con el Acorder.

¿Y qué, estás ligando mucho?

Bueno, un poco. Normal, ¿eh?, normal.

No se me da muy bien todo esto.

Una cosa es el trabajo y otra cosa somos nosotros.

-O sea, hay un nosotros.

-Sí, hay un nosotros.

Pero el problema...

es que no sabes cuándo parar.

-Quedó bien claro que tú te encargabas de los jefes,

no de los empleados.

-¿Y si hubiera hablado con Sofía? ¿Te hubieses puesto igual?

-¿Qué quieres decir?

-Lo sabes perfectamente.

-Tengo bien claro cuál es nuestro objetivo...

y qué estoy haciendo aquí.

-(LLORANDO) ¿Qué crimen hemos cometido?

Mi hijo lleva toda su vida aquí,

este también es su país, y ahora lo quieren echar.

-¿Qué haces? Dámela. No, hasta que quites la mesa.

Quítala. ¡Que me la des!

No me hables así, ¿eh? No me hables así, porque te prometo

que la tiro por la ventana.

Es más maja..., y me pega con Jorge.

No sé, a mí..., a mí no.

No me da buen rollo esa chica.

Pues a mí me parece maravillosa.

Vamos a dar clases de yoga kundalini.

¿Cuál es ese? El sexual.

Así luego puedo probar posturas nuevas con tu padre.

¡Ay, mamá! En nuestras visitas especiales.

¡No me cuentes esas cosas! (RÍE)

(SUSPIRA)

Hay una cosa que quiero hablar contigo.

En qué momento se me ocurre.

A ver, ¿qué pasa?

¿Necesitas dinero? Más o menos.

Es posible que a papá le concedan la libertad bajo fianza.

Pero ¡eso es genial!

Sí, lo que pasa es que...

la fianza puede llegar a ser de hasta de un millón.

¿De pesetas?

A eso llegamos... No te hagas la tonta, mamá.

¿De euros? No puede ser. Nadie tiene tanto dinero.

Tú estás a punto de tenerlo...

¿No estarás insinuando que lo pague yo?

Ni hablar. Papá tiene las cuentas embargadas.

Eso ya lo sé.

Y su mujer no va a pagar nada, y la familia de ella menos.

Ese no es mi problema.

Entonces ¿qué? Que se pudra en la cárcel, ¿no?

¿No tenías tantas ganas de estar con él?

Le dije a tu padre que le pagaría la mitad de la fianza

si vendía las naves. Pero ¿un millón de euros? ¡No!

Las naves que van a venderse y que tienes gracias a él.

Pero ¿tú de qué parte estás?

Lo que yo quiero es que la gente que me importa viva bien.

¿Y yo no te importo?

(SUSPIRA)

Claro que me importas.

Pero tú no necesitas un millón para vivir bien.

¡Ni hablar!

Para una vez que me sonríe la suerte...

Mamá, por favor.

Hazlo por mí.

Ni por ti ni por nadie. He dicho que no y es que no.

¡Dichosa fianza!

¡Que la pague Lourdes!

(Sintonía "Derecho a soñar")

(Timbre)

¿Qué tal estás, papá?

-Bien, bien, mucho mejor.

-¿Y eso?

-¿Por esto?

-¿Esto qué? -Son mis manos.

-Sí, ya, ya.

-Me he metido en un taller de esos que montan aquí.

La verdad, al principio,

me metí porque me aburría mucho y por sacar puntos de buena conducta.

-¿De qué es el taller?

-Alfarería.

-¿Tú estás trabajando con arcilla?

-Sí, sí, sí. Estoy modelando barro.

Estamos haciendo ceniceros, figuritas...

Luego ya vamos a trabajar

con el torno. Vamos a hacer floreros, jarrones..., lo estoy deseando.

-¿Tanto disfrutas?

Nunca te han gustado las manualidades.

-No solo por el cursillo, no.

Es que ha sido... como una revelación.

Ha sido como... (RÍE)

Como cuando san Pablo se cayó del caballo.

(RÍE) Al principio, pensaba: "Las manos..., ¿para qué sirven?".

Yo las manos las he utilizado siempre

para firmar contratos, para cazar, para fumar puros,

para cerrar puertas... Pero nunca pensé

que pudieran ser herramientas para crear...

de la nada. Es como un milagro, ¿sabes?

-Sí, sí, sí.

-Es como de algo informe darle forma,

es coger barro, húmedo, arcilla, y modelarla...

y sacar de ahí todo lo que puedas imaginar, ¿no?

Es como... Es como si fueras un pequeño dios.

-Muy bien.

Muy bien. Estoy muy contento de verte tan...

tan bien. -(RÍE)

-Muy bien.

Lo siento, pero he venido a hablarte de asuntos más prosaicos.

-Pues dime.

-El juez, por fin, va a fijar la fianza.

-Ah. -Vas a poder salir de aquí.

-Bien...

¿Y a cuánto va a ascender la fianza? -Ahí está el problema.

Piden un millón.

-¿Qué? Pero ¿estamos locos o qué?

Pero ¡si no hay riesgo de fuga ni de destrucción de pruebas, hombre!

-El juez no lo ve así. -Que le den morcillas al juez.

Se paga la fianza y luego se recurre.

-Ahí hay otro problema, y es que tus cuentas están bloqueadas.

Y mamá se niega en redondo a poner un duro.

-¿Me vais a dejar en la cárcel como si fuera un delincuente?

-Bueno, papá, es que has delinquido.

-No soy ese tipo de delincuente, yo no soy peligroso,

no tengo que estar encerrado

bajo siete llaves. -Bueno, ya veo que no has cambiado.

-Déjate de leches. El que está encerrado soy yo.

Ponte en mi lugar.

-¡Y me pongo, claro que me pongo!

Por eso quiero sacarte. -Pero no sabes cómo, ¿verdad?

Siempre me has decepcionado, tú y tu madre.

Así que, mira,

si mi primera familia no sabe sacarme de este lío, recurriré a la segunda.

Seguro que ellas saben hacer algo más por mí que tú.

-A ver, papá, razona un poco.

-¿De dónde crees que va a sacar Alba

un millón de euros? -Alba no está sola.

-No, afortunadamente, está con su madre.

No pretenderás que Maricarmen cubra el pago,

cuando ha estado toda la vida viviendo de lo que tú le pasabas.

-Bueno, déjame que yo hable con ellas... y ya te digo.

(Pasos)

"Good morning!". ¡Hola!

Pero, bueno, ¿y esto? El desayuno.

Huevos revueltos con curri, al estilo de mi familia.

Mmm, qué buena pinta.

Y esto es pan multicereales tostado y café solo.

Muy sano. Sí.

¿Y esto?

Un bol de muesli con yogur, para que empieces el día

con energía.

Pero si esto

es un desayuno de hotel de cinco estrellas.

Cuidado, que vas a tirar el zumo.

Mmm, zumo, qué bien. ¿De naranja?

Y zanahoria.

Qué bueno. Voy a necesitarte con fuerzas.

Bueno, entonces...

(RÍE) ¿antes del desayuno vamos...?

No, no, no. Que me tengo que ir a la ducha.

Ya, pero ¿no vamos a disfrutar el desayuno juntos?

Tengo un par de cosas que hacer; luego, clase de yoga...

y la reserva en el restaurante, no te olvides.

¿Qué restaurante?

Samurái...

Ah, que íbamos hoy. Que cuesta mucho reservar, por favor.

Vale, vale.

Ya te digo que después de este desayuno,

no sé si estoy yo para Samuráis.

No voy a tener hambre. Haz hueco. Me voy a duchar.

Venga.

Buenos días. -Buenos días.

Alba... Hola, Jesús.

¿Tienes un minuto? Claro.

Es para hablar de nuestro padre.

¿Has ido a verle? Sí.

Y ha sido... toda una experiencia, la verdad.

¿Por qué?

¿Estaba muy mal? No, todo lo contrario.

Estaba sorprendentemente bien.

Ah, bueno, qué bien.

¿Y por qué?

Parece que en un taller de cerámica

ha descubierto el poder de sus manos.

(RÍE) Sí. (RÍE) ¿De sus manos?

Sí, estaba todo el rato mirándoselas y diciendo:

"Mis manos... pueden crear".

Bueno, cosas muy extrañas.

Lo entiendo, es bueno descubrir cosas

que no sabías de uno mismo.

A papá le está sirviendo para eso la cárcel.

Sí, visto así...

Así es como lo tenemos que ver.

Creo que estos cambios de papá son para mejor.

¿Sabes una cosa?

Cada vez me gusta más hablar contigo.

Me gusta cómo enfocas las cosas y consigues subirme la moral.

No sé cómo, pero lo haces.

A mí también me gusta hablar contigo.

Le he contado lo de la fianza.

No le ha hecho gracia

saber que ni mi madre ni la familia de mi madre

van a hacerse cargo.

Ya.

Algo debemos hacer, hay que sacarlo de allí como sea.

No, si supiera cómo, lo haría.

Pero no tengo ni idea.

Papá ha sugerido que recurriría a vosotras.

¿A nosotras?

Sí, a tu madre y a ti. Ideas de bombero, supongo.

¿Crees que habrá perdido la cabeza? No, no, supongo que...

querrá que busquemos una solución.

Alba, ¿hay algo que yo no sepa?

No...

Porque tú y yo somos hermanos y estamos juntos en esto, ¿no?

Sí. Los dos queremos lo mismo para papá.

Claro.

Si tú supieras algo que yo no sé, pero que tuviera que saber...

yo estoy seguro de que me lo dirías, ¿verdad, Alba?

¿Verdad?

¿Verdad, Alba?

Por supuesto, Jesús.

No espero menos.

Yo estoy siendo muy sincero contigo.

¿Me puedes echar una mano con una cosa?

Claro, ¿qué necesitas? Ya tenemos comprador para las naves.

¿En serio? Bueno, es estupendo.

¿Podrías revisar, por favor,

el borrador del contrato? Sí, claro.

Gracias.

Y también quería comentarte otra cosa.

Es un borrador estándar.

Dime.

Bueno, mejor luego.

¿Segura?

Si, en otro momento. Con calma.

Vale, como quieras.

Me lo miro y te digo. Gracias.

Hola.

Hola.

Quería comentarte un caso que surgió ayer y me gustaría llevar.

Que surgió... ayer... Sí.

Eh... Olivia me presentó a María,

una amiga de unos amigos suyos. Es una mujer peruana.

Llegó a España hace más de 14 años con sus dos hijos.

Está viviendo aquí desde entonces.

Resulta que han detenido a su hijo mayor

y lo quieren deportar a Perú.

Pero ¿le han detenido sin más? ¿Sin denuncia previa ni nada?

No he acabado de contártelo todo.

María, hace cinco años, tuvo un cáncer.

Durante ese periodo, sus hijos estuvieron bajo la custodia

de los Servicios Sociales.

Vale. Ahora el chico se ha hecho mayor de edad,

es considerado ilegal y lo quieren deportar a su país, ¿no?

Bueno, yo no diría que Perú sea su país.

No sé.

Él se marchó de allí cuando tenía cinco años.

Tiene casi 20. Creo que es tan español

como tú y como yo. No, por supuesto.

No entiendo cómo no tienen en cuenta el arraigo.

Sí, eso es lo que no entiendo.

Debe haber algún error legislativo o administrativo claro...

¿Habéis presentado alegación?

Sabéis que hay 72 horas, ¿no? Sí, imagino que es el primer paso.

Pero..., bueno, quería pedirte si puedo llevar el caso

en horario de trabajo.

Por supuesto.

Para mí, como si fuera uno caso más del bufete.

Gracias.

Bueno, te advierto que no vamos a poder facturar nada.

María vive con lo justo

y apenas puede trabajar con lo del cáncer.

Bueno, será un caso más del bufete,

del cual te encargas tú,

y por el que no cobraremos.

Te lo agradezco mucho.

¿Y... a ti te importaría ayudarme?

Para nada.

Ya sabes que estoy aquí para lo que necesites.

Gracias.

Para que veas que no es todo defender a niñatos

a los que les sale el dinero por las orejas.

Sí, este caso me motiva un poquito más.

Me alegro. Seguro que lo vas a hacer muy bien.

Siento si a veces soy demasiado "ideológica",

pero, mira, va conmigo.

Por eso no me tienes que pedir disculpas.

Me encanta

que seas tan pasional, el problema sería lo contrario.

¿Y tú qué tal vas con el caso... de los niñatos?

Pues... justo estaba con ello.

Está claro que son culpables de los destrozos.

Ahora lo que toca... es intentar que paguen lo que les toque pagar,

que no nos hagan pagar de más.

No es tan...

interesante como el tuyo, pero es con lo que me toca lidiar.

Ya lo discutimos y me dejaste claras las cosas.

¿Algo más? No, ya está.

Venga, nos vemos luego.

Gracias.

Vamos con la asana del gato.

-Vale.

-Muy bien...

¿Vamos con otra?

-Ay, no sé si puedo seguir, Madison.

Que estoy muy oxidada.

-Mad.

-¿Mad? ¿Qué postura es esa? -No.

Que me llames Mad, como loca en inglés.

-¡Ah, Mad! -Total, yo estoy un poco loca.

-Vale, pues te llamo Mad.

Mejor que Madison, que me sonaba al polideportivo

que tenéis en Nueva York.

-(AMBAS RÍEN)

-(SUSPIRA) -¿Quieres un poco de agua?

-Sí, por favor.

-¿Descansamos? -Estoy muerta de sed.

-Gracias. -Me ha venido muy bien conocerte.

-¿Lo dices de verdad?

-¡Y tanto! Si estaba aquí, en casa sola,

marchitándome sin ver a nadie.

Y, chica, yo soy una mujer de naturaleza alegre, como tú.

-Cómo te entiendo. -Sí, ¿verdad?

Me ha venido muy bien conocerte.

Tener una amiga.

-¿Yo soy tu amiga?

-Claro que sí, la mejor de todas.

-Ay, qué ilusión. -¿Estiramos?

-Vale. -Venga.

Ay, me voy a partir.

-Es que estás oxidada. -Un poco.

-(RÍE) -(RÍE)

Quiero que busques toda la opinión publicada

sobre el asunto de los ecologistas.

-¿Te refieres a la opinión pública?

-No, a la opinión publicada.

Todo lo que se ha dicho en los medios de comunicación, periódicos...,

porque creo que ha cambiado la tendencia.

-¿A favor o en contra de los ecologistas?

-Bueno, por ejemplo, en "La Voz",

antes escribían editoriales en contra de las centrales nucleares,

de las empresas que contaminaban, y ahora...

-Sí, leí el otro día que defendían a las empresas

porque daban trabajo a las familias y todo eso.

-Sí, ha habido un cambio en ese periódico...

y un desprestigio de las causas ecologistas.

Lo que quiero saber es si es algo general

o se queda en esto.

-Lo que no entiendo es qué medios de comunicación quieres que estudie.

-Bueno, cuantos más, mejor.

-(RÍE) Eso es una cantidad ingente de trabajo, Carlota.

-Entonces, cuanto antes empieces, antes lo acabarás.

-Buenos días.

-Bueno, me voy, que tengo mucho trabajo.

-Perdona,

¿teníamos cita? Creo que no lo tengo apuntado.

-No, no busques. Simplemente, estaba por aquí.

-Ah, pasabas por aquí y has dicho: "A ver cómo interrumpo

su jornada de trabajo

con cualquier excusa". ¿No?

No sé cuál exactamente. -Sí.

Para sacarte de la rutina... o fuera de tu zona de confort.

-Ay, Antonio, esa expresión

de "zona de confort" la odio. Pero, si te refieres a eso,

como significa "zona de confort",

exactamente es que estoy donde quiero estar, sí.

-No te he pillado en buen momento, ¿no?

-Me encanta que pilles la indirecta.

-(SUSPIRA)

Tenés cara

de necesitar un café, ¿no?

-Pues sí. O algo más fuerte incluso. -Qué gracioso,

pero yo no tomo en horario de trabajo.

Así que te invito a un cafecito, con espumita.

¿Qué te parece? -Acepto perfectamente.

-Vamos. -Venga.

Hola, Jesús.

¿Tienes un minuto?

Claro.

Dime.

Estoy con el caso de la deportación del hijo de una emigrante.

Me gustaría ojear un libro que tienes.

No recuerdo el título.

¿El estudio sobre el flujo migratorio?

Sí, sí. ¿Sí?

Creo que era algo así.

Lo vi cuando te mudaste de despacho...

Aquí está.

A ver... Sí, era este. Pero creo que es te libro

está un poco desfasado.

Lo que te podría venir bien

es la tesis doctoral que hizo un compañero mío de clase. Pero no sé

dónde la tengo. ¿Y habla sobre esto?

Sí.

Lo que pasa es que desde que cambié de despacho...

no encuentro nada...

Bueno, no te preocupes, si me dices sobre qué habla,

Dice que lo estamos viendo todo con las gafas de cerca.

El problema no es que ahora haya cientos o miles de inmigrantes

cruzando el Mediterráneo hacia nuestras costas.

No, no, hay muchos más. Muchísimos más.

De hecho, para que te hagas una idea,

en África, en 30 años, la población

pasará de los 900 y pico millones de ahora

a más de 2000 millones de personas.

Mientras que en Europa

vamos al revés. Exacto. Exacto.

En Europa, en el mismo periodo, la población en edad de trabajar

bajará en más de 100 millones de personas.

Sí... Claro,

¿alguien cree que podemos detener a esos cientos de millones de personas

que vienen aquí a buscarse la vida,

a buscar una vida mejor, poniendo muros?

Es una locura. No, esa no es la solución.

Toma.

Gracias.

Me lo puedes devolver cuando quieras.

Me gusta que te interese este tema, a mí me interesa muchísimo.

Sí, sí, me interesa. Pero, sobre todo, me preocupa.

Me preocupa mucho.

Creo que Occidente no está a la altura de las circunstancias.

Gracias, Jesús.

Ay, perdón.

Perdón, perdón, se me ha hecho tarde...

(SUSPIRA) -¿Qué tal?

-He estado haciendo yoga con Mad, la novia de Jorge.

-Mad.

-Sí, Mad, como de "loca". Dice que la llame así.

-(RÍE)

-Y qué casa tiene el chico, tendrías que verla.

Muy moderna, para mi gusto.

Bonita, eso sí. Y con buenas calidades.

Pero pronto yo podré permitirme algo así.

O incluso mejor. -¿Has vendido las naves?

-No, todavía no,

pero, cuando las venda, millonaria. Aquí donde me ves.

-¿Ya hay comprador? -Bueno,

hay alguien muy interesado. Según mi hija, muy mucho.

-Pues enhorabuena...

-Pero por ti no te preocupes, ¿eh?

Quiero decir,

que no te voy a dejar aquí tirada Por muy millonaria que sea,

voy a seguir trabajando.

Esto de estar de cara al público me da la vida.

-Por mí no te preocupes,

lo importante es que pienses en tu misma.

-Ojalá pudiera pensar solo en mí.

Pero con esto de las naves...

-¿Qué pasa?

-Pues que posiblemente

parte de lo que cobre por la venta

tenga que usarlo en la fianza para que Francisco salga libre.

-¿Y por qué no la paga su familia? ¿No es millonaria?

-Él tiene las cuentas embargadas.

Y su mujer, desde que se hizo público lo nuestro,

no quiere saber nada de él. -Bueno, ya, ¿no? Normal.

-Francisco se ha portado muy bien conmigo,

pero me ha tenido siempre escondida.

-Ya. -Y nunca

se atrevió a romper con su mujer ni a darle su apellido a Alba.

¿Y ahora se supone

que tengo que perdonarle y darle lo que saque de las naves?

-Pues no le perdones.

-Que me quede todo el dinero para mí, ¿verdad?

-No, que le perdones si te sale de una manera natural

y si te apetece, no por una cuestión de ética y moral.

-No sé si te entiendo.

-Que le perdones si eso te hace sentir mejor, Maricarmen.

Y, si no,...

véngate.

Pero, si te vengas, véngate de verdad.

O sea, no escatimes.

Que corra la sangre.

(SILBA)

¿Cacahuetes?

¿Me pones unos cacahuetes?

-(ASIENTE)

Hola...

-Hola.

-Yo también necesitaba un descanso. Si es que trabajar cansa,...

mancha y estropea la ropa.

Si es que no puede ser bueno.

Si nos tienen que pagar para hacerlo...

Las cosas entre nosotras están un poco raras, ¿no?,

desde el otro día... -Bueno...

-Yo ya te dije que no quería cambiar nada,

y tampoco hay necesidad de hacerlo.

-Puede que no.

-Pero ¿por qué estás enfadada? Te noto rara.

-No sé, estoy como quiero.

-Pero es que me da pena verte así. -Ah, o sea,

¿quieres estar bien conmigo porque te doy pena?

-No, pero tampoco quiero verte

con cara de sufrimiento por ahí.

-Vale, perdona, no te estaba entendiendo.

No es que te dé pena, sino que no te apetece verme seria.

¿Quieres que vaya sonriendo todo el día? ¿Así mejor?

¿Qué querías contarme antes? Me ha parecido que estabas algo...

Sí, bueno,

estoy pensando... A ver, el descafeinado, por aquí.

Gracias. Y el té verde, por aquí.

Gracias. Y para ti, ¿verdad, cariño?

Sí, gracias. ¿A que le queda bien esa blusa?

Sí, es monísima.

Gracias. ¿Ves?

Y no quería ponérsela. Vete a atender esas mesas,

que están esperando.

Voy.

¿Te pongo? Sí.

Por fin.

Estoy pensando en convencer a mi madre

de que pague la fianza de Francisco.

Ah.

¿Con el dinero de la venta de las naves?

Sí.

Ese era el plan, lo que pasa es que se ha enterado

de que puede quedarse sin nada y se está echando atrás.

Vaya. Porque... ¿cuánto sería?

Puede ser de hasta un millón de euros.

¿Un millón?

Bueno, a ver, he hablando con los demandados.

Con sus papás, querrás decir.

Son todos hijos bastante bien apellidados.

¿Y? Nada.

Nacer en una familia pudiente no es delito,

y no debería usarse en contra de nadie

como agravante. La cuna no se elige.

Tú y yo tampoco es que hayamos nacido

debajo de un puente, míster relojito a medida.

Bueno, ya tuviste que saltar. Ya.

Pero nosotros no nos dedicábamos a destrozar restaurantes, macho.

Bueno, pero nuestra época de niñato sí tuvimos.

¿O no te acuerdas? No.

Va a ser verdad eso que dicen de que el alcohol produce amnesia

y no sé qué otras cosas que no recuerdo.

¡Qué poca vergüenza! A ver,

la cosa es que los demandados,

padres e hijos,

están todos de acuerdo en que les gustaría evitar el juicio.

Claro, los padres no quieren que sus apellidos

salgan en la prensa,

y los hijos, porque el día de mañana

puede ser una mancha en su currículum.

Correcto. Un resumen perfecto.

¿Y qué plantean?

Pues ¿qué van a plantear, Rodri? Un acuerdo extrajudicial.

¿De cuánto estamos hablando? No han dicho cantidades.

Pero están dispuestos a ser generosos.

Vale, pues lo hablaré con mi cliente,

a ver cómo lo ve él.

La última palabra es suya. Vale.

Pero esmérate un poquito. (ASIENTE)

Convéncele... con esa labia,

con tu salero, tu don de gentes...

No me hagas la pelota.

Vale.

Nada, te cuento con lo que sepa.

¿Vale? Vale.

¿Qué pasa?

¿Tienes un rato para hablar?

Claro. No es nada del caso.

Pues venga. Dispara, ¿qué pasa?

A ver...

Bueno, pues que...

-Jorge, cariño...

Hola, Rodrigo.

¿Qué tal? -¡Hola!

Tenemos reserva para comer. ¿Vamos?

Ay, la reserva, sí. Eh...

Vale, dame un minuto.

Cierro una cosa con Rodri y voy.

Te espero fuera, pero no tardes. Vale.

A ver.

Ay, chicas, lo siento, no llevo nada de suelto.

No pasa nada. Invito yo.

Gracias. Gracias.

Yo voy para arriba, que tengo trabajo.

Sí, y yo. ¿Vale? Hasta ahora, chicas.

Hasta ahora.

Adiós. Adiós, Maricarmen.

Adiós, chicas.

(SUSPIRA) ¿Ya habéis acabado, cariño?

Sí, mami, ¿me cobras? Sí.

¿Qué tal el yoga? Estupendo.

Estoy como nueva.

Cuánto me alegro.

Un descansito. -¡Por fin!

¡Por fin, qué lindas, madre e hija juntas!

Por fin las veo juntas. -Estoy tan orgullosa

de ella.

Sí, y yo de ti, mamá.

pero me voy a trabajar, ¿eh? Hasta ahora, cariño.

Adiós. -Hasta luego.

No me extraña nada que estés orgullosa de tu hija.

Es un encanto. Y ya sé que es muy buena en su trabajo.

-Ay, muchas gracias. -Además, tengo que felicitarte.

Este sitio que pusieron

está relindo. -No...

Casi todo el mérito es de Olivia.

La comida es riquísima. ¿Es de kilómetro cero?

-Ah, pero yo creía que kilómetro cero eran solo los zapatos, los coches...

-No, son todos los productos locales.

-Ah...

Pues no sé.

Pero no hay muchas huertas por aquí cerca.

Así que, por lo menos, diría que es kilómetro cinco.

-Vos sos muy graciosa, ¿eh?

No me hagas reír, que, además, tengo un dolorcito...

Últimamente me está doliendo por acá.

-¿Aquí? -Sí.

-Pero ¿muscular? -No sé, cuando me río.

-Ay... Para eso te vendría bien el yoga.

-Ah, mira, sí, pero todavía no tuve tiempo

de encontrar un centro.

-¡Vente con nosotras! Con Mad y conmigo, somos las "compiyoguis".

-¿Quién es Mad? -La novia de Jorge. Es estupenda.

Vente mañana y pruebas.

Vale. O "probás".

Como decís tú. (RÍE) -Pruebo, vale. Buenísimo.

-Vale. ¿Quieres algo?

-¿Un tecito?

-¿Blanco? -Vale.

-Vale.

No sé si me estoy enterando muy bien. A ver...

A ver, Rodri, no es muy complicado.

Te estoy preguntando si esto te ha pasado alguna vez.

Pues que estás con una mujer maravillosa...

Madison. (ASIENTE)

Pero te pasas todo el día pensando en otra.

Julia.

Sí.

(RÍE)

Es que... ¡mira que eres goloso!

No, pues no, de goloso, nada. (RÍE)

Lo que me pasa es justo lo contrario.

Yo no quiero todo, a mí lo que me pasa es que no sé lo que quiero;

ese es el problema.

¿Y eso que te pasa es tan malo? Yo no lo tengo tan claro.

Pues sí, es malo.

¿No te das cuenta de que estoy con Madison y no disfruto,

no estoy bien, estoy pensando en Julia.

Pero como tampoco estoy con Julia, tampoco disfruto con ella...

No, si entenderte, te entiendo.

Joder, menos mal que me entiendes. El clásico dilema

entre echar de menos y echar de más.

No sé yo si ese es el mejor resumen.

Bueno, menos por la parte del dilema...

yo no sé ya qué hacer.

¿Tú qué harías? ¿Yo?

(ASIENTE) (RESOPLA)

No sé qué decirte, tío.

Ya sabes cómo soy yo de inconstante.

Yo no sé si soy el mejor consejero, por lo menos para ti,

que te lo tomas todo en serio.

¿Y cómo quieres que me lo tome? Es que es un tema serio.

¿Tú sabes cómo me siento?

Yo me llego a sentir culpable.

Culpable.

Como que estoy engañando a Madison.

Pero no lo estás haciendo, ¿no?

¡Claro que no estoy haciendo nada!

Pero me siento así. Aunque no haga nada, me siento así.

Es como si tuviera metido aquí dentro un dispositivo

que, en cuanto estoy más o menos tranquilo y me va bien,

¡pa!, sabotaje.

Pero esto no es nuevo, lo vengo haciendo

desde que tengo uso de razón. A ver, a ver, a ver,

a ver, a ver, para el carro.

Déjate de historias; de cuando eras niño

o eras pequeño...

Bueno, pues no cuento nada.

No digo nada, ya está. No.

A ver, traumas tenemos todos.

Eso no es justificación.

Y yo no soy psicólogo. Ah, ¿no eres psicólogo?

Ah, pues dabas todo el pego, tienes una sensibilidad apabullante.

(SUSPIRA) Bueno, anda.

Vamos, que me tengo que ir a comer con Madison.

¿Comes todos los días con ella?

Casi todos.

Y restaurante

y restaurante... Bueno.

Bueno, pero luego...

Sí, luego ya... No vayas por ahí, que ya te veo.

Macarena, es para mensajería. Vale.

Muy bien. Sofía...

Dime. Una pregunta:

¿Qué pusiste de aperitivo en tu boda?

Estoy con los preparativos de la mía y le estoy dando vueltas.

No sé. Vaya pregunta. Igual pusimos un cóctel de gambas.

Era un clásico entonces.

Las gambas como ingrediente, pero en cóctel no.

Eso es muy viejuno. Ah, mira. Ángel, ven un momento.

Tú, que eres un sibarita,

¿qué te parece un cóctel de gambas

para una boda?

Pues no lo sé.

Anticuado.

-¿Ves? Si es que te lo he dicho.

Sí, ya, ya, ya, ya. Es que no.

Es que la boda es el inicio de algo,

no puede haber algo viejuno.

-¿Boda? ¿Están hablando de bodas?

¿Te casás, Ángel?

Ay, no sabía que habías llegado tan lejos.

-Bueno...

La que se casa es Macarena.

-Ah... Ah, vale.

Como yo te veía tan acaramelado

con esta chica últimamente, ¿cómo se llama?

-Alba. -¡Alba!

¿No hacen una pareja lindísima?

Sí, muy linda, muy linda. Sí, totalmente.

-Si te casás, invitame, che. ¿Eh?

Felicidades.

-Gracias.

¡Oh!

Pero ¡esto está malísimo!

Ese es el mío.

¿Te has pedido eso? Sí.

¿Se puede saber qué es?

Café descafeinado de fresa.

Café... de fresa.

Mira, yo he ido a juicio por cosas menos graves que este café.

(RÍE)

He estado hablando con Rodri.

A ver si repetimos esta semana.

¿El qué?

¿Lo de la borrachera? No. Eso no lo repito en mi vida.

Fue demasiado intenso para mí. No.

Pero si estuvo muy bien. No. Bueno, estuvo...

Reconozco que la parte que recuerdo no estuvo del todo mal.

Pero luego tengo ocho horas que son un autentico misterio.

No tengo ni idea de lo que pasó.

¿Cómo que ocho horas?

Me desperté en casa de Olivia,

y todavía, no me preguntes, no sé cómo llegué hasta ahí.

Sí, sí.

Pero ¿y pasó algo con Olivia? No, no.

No, no, no. (ALIVIADO) Ah.

(RÍE) No, dormí solito, en el sofá.

Afortunadamente,

no pasó nada.

"Afortunadamente".

Yo es que soy...

muy poco sexual,

digamos.

Sí, bueno, pero alguna novia habrás tenido.

No.

La verdad es que no me atrae el amor,

por lo menos no me atrae ese concepto que tiene la gente

sobre el amor.

A ver, explícate.

No sé, todo ese fervor,

toda esa pasión que se supone que uno debe sentir,

yo... creo que nunca la he sentido.

Me da hasta cierto miedo sentirla.

Ya, bueno, lo estás diciendo:

estás reprimiendo tus sentimientos. No, te lo juro.

No estoy reprimiendo nada.

No he sentido nunca nada así. Ya está.

Nunca he sentido nada tan apasionado como lo que sale en las películas,

en las novelas... Bueno, ya verás,

cuando te llegue el amor, ya perderás la cabeza,

te volverás loco, cambiará tu vida.

Mira, llegado ese caso,

espero no tener que pasar por esa sensación.

Tengo una vida muy bien organizada

y bastante me ha costado poner cada cosa en su sitio.

Pero no puedes renunciar al amor.

Eres muy joven, Jesús. Que yo no renuncio a nada, Jorge.

Estoy... Yo tengo mis amores platónicos.

Yo tengo gente a la que amo.

Son personas a las que quiero, pero desde la distancia.

Así... yo no altero sus vidas y ellas no alteran la mía.

(SUSPIRA)

¿Estás bien?

Esto que me acabas de decir...

es muy triste.

Que yo soy muy feliz, de verdad. Estoy muy bien.

Lo que pasa es que yo con el amor

supongo que me pasa un poco como con el derecho:

me interesa más la teoría que la práctica.

La teoría es el campo de lo ideal, de lo perfecto.

Y la práctica es ese barro

donde las mejores teorías se atrancan.

Es el terreno de lo real,

de lo imperfecto.

¿Sabes?

No, si se ve que le has dado vueltas,

que lo has pensado.

¿Qué sentido tiene meterse en el barro

cuando puedes estar en tu casa tranquilo y a cubierto?

No, si al final me vas a convencer y todo, ¿eh?

Bueno, ¿qué? ¿Nos vamos a tomar algo con Rodri este fin de semana?

¿Eh? ¿Un agua?

Un agua, no.

Unos "gin-tonics". No vuelvo a probar el alcohol

en la vida. No, pero nos tomamos unos cócteles,

algo suavecito, algo tropical.

Hola. Hola.

¿Terminaste ya de trabajar? Sí.

Y estoy agotada.

Parece que ya se ha ido todo el mundo.

¿Te apetece que tomemos algo?

Sí, como quieras.

Oye, Ángel, ¿por qué nunca me hablas de tus padres?

¿Qué mosca te ha picado con mis padres?

No sé, nunca me cuentas nada de ellos.

Si no te cuento nada, es que no hay mucho de qué hablar.

Pero ¿por qué?

¿Están muertos?

No, están vivos,

afortunadamente. ¿Entonces?

Pues entonces...

que no les veo mucho, eso es todo.

Pero ¿por qué? ¿Dónde viven?

¿Tú y yo no íbamos a cenar?

Sí.

Oye, ¿te apetece un libanés? No.

¿Un turco? No.

Bueno, pues no sé, donde quieras.

(TV) "Y ya vemos que no podemos contar

con la Policía".

"Harán lo que sea para que Basilio no declare en el juicio".

"No voy a permitir que le hagan daño,

ni a él ni a nadie de mi familia".

-¿Mamá? ¿Qué?

¿Por qué no sales nunca?

¿Y eso?

No... No, no sé.

Me he dado cuenta que desde que pasó lo de papá,

no te he visto salir. O sea,

quiero decir, haces todos los días lo mismo:

te levantas, nos pones el desayuno,

lo recoges, te vas a trabajar,

vuelves por la noche e igual, preparas la cena,

(SUSPIRA) la recoges, vienes, te tumbas

a ver la tele y después te duermes.

Es un poco aburrido, ¿no?

Hombre, visto así...

sí que suena aburrido, sí.

Pero es así, ¿no?

Bueno, sí.

Es que... salir me da un poquito de pereza.

Llego agotada del trabajo. Luego, venir aquí,

arreglarme para salir...

Estoy tan a gustito aquí

con vosotros. (RÍE)

Ya, pero no sé...

Salir, pasártelo bien...

¿No? Ya, sí.

Estaría muy bien. Pero ¿quién se queda con Cris?

Yo.

¿Quién se va a quedar si no? ¿Tú? ¿De verdad?

¿Tú te encargarías de Cris?

Hombre, claro, y tan a gusto.

Ah. Si ella está guay conmigo.

Bueno, "guay", a veces.

¿A veces? ¿Qué pasa, que no te fías de mí?

Sí, claro que me fío de ti, cariño. Muchas gracias por ofrecerte.

¿Y entonces?

Entonces ¿qué?

Mañana, ¿qué?

¿Mañana? ¿Qué tal lo tienes? Bien.

No sé. Bien, claro. ¿Sí? ¿Te atreves mañana...?

Claro, mamá. Estaría bien.

Es el día barato en el cine.

Hay una peli que me apetece mucho ver.

Además, van unas amigas, así que...

Ya está. Queda con ellas.

Yo, encantado, me quedo con ella. ¿De verdad?

Hombre, claro. ¡Ay!

¡Cómo te quiero! ¡Ven aquí!

¡Ay! Mamá, por favor. ¡Que mañana salgo!

(AMBOS RÍEN)

(Timbre)

Hola, María. Hola, Julia.

Siento venir a estas horas,

es que he salido muy tarde del trabajo.

No te preocupes. Pasa, adelante.

No quiero molestar.

Gracias.

¿Quieres tomar algo? No, gracias.

Siéntate.

Tengo una noticia.

¿Y son buenas? Sí.

Mi jefe me ha dado permiso

para que te defienda.

Así que voy a poder llevar el caso de tu hijo Santiago.

¡Ay, gracias a Diosito!

No, gracias a ti por confiar en mí.

Ya he pedido cita con el abogado de la Administración,

para que me cuente su punto de vista

y ver qué estrategia podemos aplicar.

A ver qué dicen, ¿no?

Sí, a ver qué dicen.

Pero no creo que les queden muchos argumentos

para defender su expulsión.

Después de tanto tiempo viviendo en el país,

debería tener el permiso de residencia permanente.

Ya lo sé, pero no se lo dieron.

No, ya lo sé. Y, además,

para expulsar a alguien así del país,

debe haber cometido un delito grave.

Pero ¿qué delito?

Si él no hizo nada.

Además, es un hijo buenísimo. Ya.

Pues por eso todo apunta, por el momento,

a que la Administración ha cometido un error.

¿Un error?

¿Tú crees que todo esto es por equivocación?

Sí, eso creo.

Y el fallo es tan evidente

que lo más seguro es que pierdan el caso.

Pero lo primero que necesitamos es que lo reconozcan.

¿Crees que ellos pueden perder el caso?

Sí. He estado revisando los precedentes...

¿Y Santiago se puede quedar?

Si ganamos el caso, sí.

Ay, por favor, qué alegría más grande.

Ahora, mucha tranquilidad y a ver cómo acaban las cosas.

Sí, lo único que pido es tener a mi hijito aquí, conmigo.

Ay, gracias.

Y hay algunas cosas que no te pregunté el otro día;

son unas dudas. Vale.

La que me ha caído fenomenal

es Vicky. ¿La llamas Vicky?

Bueno, Victoria, la argentina nueva de vuestra oficina.

Es jefa, ¿no?

Es la nueva socia, sí.

Socia. (ASIENTE)

Vaya.

Entonces, debe ser todo un cerebro.

Supongo.

Se ha apuntado a las compiyoguis.

Viene mañana.

"Compiyoguis".

Sí. Somos Mad, Vicky y yo.

¿Y Mad... es Madison?

Sí, le gusta que la llame así, Mad. Quiere decir "loca" en inglés.

Bueno, loca o loco. En inglés, las palabras no tienen género.

Ya, ya lo sé.

Estoy aprendiendo un montón de cosas con Mad.

Incluso he pensado que igual me lanzo a aprender inglés.

Un poquito. Vaya.

Veo que os habéis hecho muy amigas Mad...

y tú. Sí.

Es que es una chica estupenda.

Y muy sana. Y Vicky también.

Bueno... Si a ti te cae bien...

¿A ti no?

Yo no he dicho nada.

No hace falta, se te nota.

Lenguaje no verbal. Tu cuerpo lanza un mensaje claro.

Ay, mamá, no sé, no me gusta esa mujer.

Desconfío de ella desde el día en que llegó.

Ay, hija, no te reconozco.

¿Esos prejuicios?

Tú antes no eras así, no prejuzgabas

a la gente. ¿Antes?

Sí.

¿Antes de qué?

Pues antes de que conocieras a Jesús y te hicieras amiga de él...

y de que te enteraras de lo de tu padre.

Has cambiado.

He cambiado.

(ASIENTE)

¿En qué he cambiado, si puede saberse?

Ay, hija, tú sabrás. No, no lo sé,

por eso lo pregunto. (SUSPIRA)

No puedes tirar la piedra y esconder la mano.

Por cierto, hablando de tu padre...

Vas a cambiar de tema.

He pasado por la cárcel,

para pedir cita con él, para hablar de la fianza.

¿Y qué le vas a decir?

Pues que lo siento mucho, pero no puede ser.

No puedo quedarme sin nada después de todo lo que he pasado.

¿Qué te ha pasado a ti, mamá?

Hace cuatro días me querías vender la moto

de que habías sido muy feliz con papá.

Y lo he sido.

Y de que os habías querido mucho. Y nos hemos querido.

Y de que os seguíais queriendo. Y nos seguimos queriendo.

¿Por qué no haces algo por sacarlo de la cárcel?

No lo entiendes. También lo hago por ti, por tu futuro.

No quiero que te quedes desvalida.

No te escudes en mí, yo me gano muy bien la vida sola.

Mamá, por favor...

Tú, que puedes, tú, que eres la única que puedes,

¡por favor, haz algo! La única, no.

Lourdes también puede. Su familia tiene mucho dinero.

Siempre has querido diferenciarte de Lourdes. Siempre.

Ser una persona mejor que ella.

¿Y ahora, a la hora de la verdad,

te vas a portar igual de mal que ella?

Piensa que Carol es tímida. Lo debe estar pasando fatal.

Debes ser más comprensiva con ella.

Encima de que no me habla... ¿debo rendirle pleitesía?

-¿Tú sabes lo último de Julia?

¿Cómo que lo último de Julia?

Sí, ¿no notas que está como más contenta?

Estoy nerviosa con el caso del hijo de María.

Hoy voy a verla en el juzgado. ¿Cómo va ese tema?

No lo sé. Aún no lo tengo claro.

Siento que pierdo un tren, Rodri.

Ya pasarán otros, ¿no?

Ya, pero a lo mejor este es el tren de mi vida.

Sí, además, debe ser duro ese drama que están viviendo vos y ella.

Estar en una batalla entre Lourdes y Maricarmen, ¿viste?

Ver esa guerra entre sus madres debe ser horrible.

-No te entiendo.

Pues que las cosas que para ti y para mí

parecen obvias y evidentes,

para los que interpretan la ley no lo son tanto.

Entonces ¿el juez no está de acuerdo con nuestras razones?

-La vergüenza de pasar como la mala de la película...

y cosas así.

¿Estás de broma? No, no estoy de broma.

Alba, ¿tú le has confiado a Victoria asuntos personales?

-Estás todo el día con Jesús.

Que si Jesús esto, que si Jesús lo otro.

Desde que descubristeis que sois hermanos, yo ya no existo,

por no hablar de tu padre.

Estáis todo el día presionándome con la maldita fianza.

-(LLORANDO) Mamá, ¿dónde estáis? ¡Me habéis dejado sola!

Alex no está y se ha dejado aquí su móvil.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 92

Derecho a soñar - Capítulo 92

22 may 2019

Julia pide a Jorge ocuparse del caso de María Tembo y lo consigue. Está convencida de que será un caso fácil y podrá traer a su hijo de vuelta a España. Jorge tiene dudas respecto a su relación con Madison, pero contárselas a Rodrigo no le acaba de ayudar. Mientras, Madison y Maricarmen montan un grupo para hacer yoga juntas. Victoria se une a ellas, seguramente con intenciones ocultas. Alba sigue intrigada porque Ángel no le hable de sus padres. Ángel, preocupado porque Francisco vaya a hablar si nadie paga su fianza. Maricarmen duda si hacerse cargo de ella con lo que obtenga de la venta de las naves industriales. Mientras tanto, en prisión, Francisco ha descubierto el poder de creación de sus manos gracias a un taller de alfarería.

ver más sobre "Derecho a soñar - Capítulo 92 " ver menos sobre "Derecho a soñar - Capítulo 92 "
Programas completos (115)

Los últimos 117 programas de Derecho a soñar

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 115 Completo 52:30 74% ayer
    Capítulo 115 ayer Olivia saca a Rodrigo (con el que pasó la noche) de casa sin que Julia se entere. Carlos y Sofía siguen afianzando su relación. Ángel intenta solucionar las cosas con Alba pero todo em...
  • Nuevo Capítulo 114 Completo 53:43 68% pasado viernes
    Capítulo 114 pasado viernes Ángel toma por asalto la casa de Alba en un intento de evitar lo inevitable, pero Maricarmen lo saca por piernas. Más zorro, Francisco pasa de mentor a discípulo y le pregunta qué debe...
  • Nuevo Capítulo 113 Completo 51:19 66% pasado jueves
    Capítulo 113 pasado jueves Julia sigue con Héctor, pero el que esté tanto en casa afectará a Olivia por lo que Julia le pedirá a Héctor un poco de espacio. Jesús está decidido a contarle a A...
  • Nuevo Capítulo 112 Completo 53:16 63% pasado miércoles
    Capítulo 112 pasado miércoles Julia se siente más confusa que nunca: disfruta del tiempo que pasa con Héctor, un chico objetivamente encantador… Pero también está Jorge, que parece decidido a comentarle &ldq...
  • Nuevo Capítulo 111 Completo 52:02 75% pasado martes
    Capítulo 111 pasado martes Julia está indecisa con el tema de Héctor y Jorge. Alba le pide a su padre que acepte a Ángel. Daniel quiere “ludificar” la oficina y encontrará la colaboración de V...
  • Capítulo 110 Completo 51:36 77% 17 jun 2019
    Capítulo 110 17 jun 2019 Cupido anda suelto por nuestro bufete. Sofía ha descubierto una nueva luz para su vida en Carlos Segarra, Carlota reverdece viejos laureles con Antonio Reyes y Julia sigue entregada y complacida en su reci...
  • Capítulo 109 Completo 53:27 69% 14 jun 2019
    Capítulo 109 14 jun 2019 El despertar de Francisco en casa de Alba no es idílico, y ella empieza a sufrir las consecuencias de que todos sepan en el bufete que es la hija del jefe. Alba se enfada con Julia por su falta de confianz...
  • Capítulo 108 Completo 53:30 69% 13 jun 2019
    Capítulo 108 13 jun 2019 Jesús continúa con su caso relativo al Patrimonio Histórico, mientras en el juzgado Carlota y Berta se enfrentan a la vista previa por la muerte de un perro, cuya dueña acusa a uno de ...
  • Capítulo 107 Completo 52:59 67% 12 jun 2019
    Capítulo 107 12 jun 2019 Jesús continúa con su caso relativo al Patrimonio Histórico, mientras en el juzgado Carlota y Berta se enfrentan a la vista previa por la muerte de un perro, cuya dueña acusa a uno de ...
  • Capítulo 106 Completo 51:47 75% 11 jun 2019
    Capítulo 106 11 jun 2019 Julia está ilusionada con Héctor, anoche han vuelto a quedar. Maricarmen está muy triste por la partida de Madison. Francisco se está quedando a dormir en el bufete, sin que nadie lo s...
  • Capítulo 105 Completo 52:08 76% 10 jun 2019
    Capítulo 105 10 jun 2019 Jorge y Madison rompen su relación y ella decide volverse a Chicago. Pero el hecho de que Jorge vuelva a quedarse solo no facilita su acercamiento a Julia, pues otro abogado que le atrae, Héctor Col...
  • Capítulo 104 Completo 53:59 68% 07 jun 2019
    Capítulo 104 07 jun 2019 El caso de Juan Pedro demandado por acoso a Montse Vega provoca una discusión entre Jorge y Julia. Jorge está celoso de los encuentros que Julia está teniendo con Héctor, abogado de la...
  • Capítulo 103 Completo 50:25 68% 06 jun 2019
    Capítulo 103 06 jun 2019 Julia parece haber dejado definitivamente su etapa con Chema. Olivia la anima a emprender un nuevo camino y para ello hará lo posible para relacionarla con Héctor Moliner. Madison, cada día m...
  • Capítulo 102 Completo 53:05 66% 05 jun 2019
    Capítulo 102 05 jun 2019 Ángel le pide a Francisco que cumpla su parte del trato y que todo siga con normalidad, sobre todo con Alba. Jesús le pide a Carlota y Jorge que le den una oportunidad a Francisco. Julia conoce a H&...
  • Capítulo 101 Completo 51:04 77% 04 jun 2019
    Capítulo 101 04 jun 2019 Maricarmen paga la fianza y la salida de la cárcel de Francisco es inminente. Sin embargo, pese a su felicidad porque salga, Maricarmen sigue resentida porque Francisco no quiera vivir con ella. Por su par...
  • Capítulo 100 Completo 54:56 77% 03 jun 2019
    Capítulo 100 03 jun 2019 Es un viernes extraño en ZL&D. La noticia de la inminente salida de Francisco bajo fianza aviva los nervios de todos: se avecinan cambios. De todos, la más feliz por la próxima liberaci&o...
  • Capítulo 99 Completo 50:45 69% 31 may 2019
    Capítulo 99 31 may 2019 Victoria y Jesús llevan sendos casos en los que el abogado de la parte contraria es Rodrigo. El caso de Victoria, acusación de hurto contra una asistenta de hogar, se vuelve contra el denunciante al...
  • Capítulo 98 Completo 54:08 69% 30 may 2019
    Capítulo 98 30 may 2019 Alba llega tarde por culpa de la última de las compras compulsivas de su madre; un despertador. Berta invita a Julia al afterwork pero esta no lo ve claro y optan por quedar para cenar esta noche. Carlota ...
  • Capítulo 97 Completo 54:26 65% 29 may 2019
    Capítulo 97 29 may 2019 Maricarmen va a vender la naves. Julia discute con Olivia porque no la dejan dormir con tanto “amor”. Jesús empieza a llevar el caso de Ricardo Castro y su estanque de peces. Alba le ofrece a S...
  • Capítulo 96 Completo 52:05 74% 28 may 2019
    Capítulo 96 28 may 2019 Dos nuevos casos ponen en actividad al bufete ZL&D. Por un lado, un empresario adinerado ha despedido a la cuidadora de sus hijos acusándola de robo. Será Victoria la encargada de defender los i...

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos