Derecho a soñar La 1

Derecho a soñar

Lunes a viernes a las 18.15 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5227158
No recomendado para menores de 7 años Derecho a soñar - Capítulo 90 - ver ahora
Transcripción completa

No diría que no.

¿Te apetece cambiar?

¿Por qué has pedido el cambio? ¿No estás a gusto conmigo?

No, no estoy muy cómoda.

Nos comeremos menos la cabeza.

No tengo dinero, no le puedo pagar.

La deuda la tenía con José y José nos ha abandonado.

Podría ofrecerle una tregua.

Ah, una tregua, sí, claro, sí, sí.

Deje que hable con mis socios. Podemos organizar

un pago a plazos o algo así. Perfecto.

Cuando nos pague, no nos volverá a ver.

He redactado un borrador para el acuerdo

que es justo para las dos partes.

Puedo recomendarle un abogado para su marido.

Por verte, soy capaz de cualquier cosa.

Cuenta conmigo. Antonio Reyes, para servirla.

-Para servir a mi marido, será, ¿no?

Por cierto, que llega tarde.

Desde que no hace nada, llega tarde a todo.

-Voy a llamarle.

-Que tu cliente no haya venido no es muy buena señal.

-No le voy a dar un premio por ello.

-Ha tenido que reunir mucho valor para dar este paso.

Solo por eso, se merece un respeto.

Se ha ido con un montón de dudas y un gran disgusto.

-Me he dado cuenta.

¿Qué te dicen?

Que soy mala porque empujé a Sara a propósito.

Y ya no me quieren, pero yo quiero a Sara.

Estrés postraumático.

Y una cicatriz que le cruza la cara.

Si fueron dos puntos.

La han empujado.

No tergiverses las cosas, por favor.

Voy a defender a Sofía.

-¿Qué Sofía, mi Sofía?

-Tu Sofía, sí.

Estoy acojonado. -Que no.

Lo vas a hacer muy bien.

-Lo dudo.

-¿Unos gin tonics?

-A mí, nada, que ya sabes que no bebo.

-No, no, no, que un día es un día.

(RÍEN)

Otra, otra ronda, por favor. (OLIVIA) Sí, sí, otra.

¡Cómo pesa! ¡Ay!

¡Julia!

(RONCA)

-¡Madre mía!

Cómo se puede llegar a deformar la gente cuando duerme.

Tampoco está en su mejor momento.

Este no se despierta.

Con la cogorza que se pilló ayer,

necesitará dos días para recuperarse.

Tendría que espabilar porque tiene el juicio.

¿Por qué no le zarandeas, a ver si espabila?

¿Yo? No, yo no le toco.

Quiero decir, que me da cosa.

(Móvil)

Te va a vomitar encima. Calla.

(RÍE)

Mamá.

¿Vas a hablar con su madre? No, claro que no.

(Móvil)

-Ah.

-(RÍE)

(RÍE) Espera, espera.

-Ay. Buenos días, Jesús.

-¡Buenos días! ¿Qué tal?

-¿Qué haces aquí?

Estoy en mi casa. Ah.

¿Y yo qué hago aquí?

Has dormido aquí, en nuestra casa.

¿Contigo? -Sí, sí.

Y los reyes son los padres. ¡Anda!

Tú has dormido en el sofá y nosotras, en nuestras camas.

-Ah.

Me va a estallar la cabeza.

¡Dios!

¡Oh!

Yo ayer estaba con... ¿Con quién estaba?

Estaba con Jorge. Sí.

Estaba con Rodrigo. Y bebiste un poquito.

Un poquito. Sí.

Pero esto no puede ser por la bebida.

¡Ah!

Llamad a una ambulancia, creo que me estoy muriendo.

Pues hoy no te puedes morir, tienes el juicio de Sofía.

No. Sí.

No.

No.

Me voy a vomitar un poco.

-¿Dónde vas?

¡No, no, en el fregadero, no!

-(VOMITA)

(Sintonía "Derecho a soñar")

¡Hola! -Hola

-Son del bar de Olivia.

-Ah, pues entonces, te lo acepto, gracias.

-¿Te pensaste lo que te dije de ir a correr juntas?

-La verdad, se me ha olvidado completamente.

-No quiero parecer una pesada.

No me gusta correr sola. Quizá te parezca una tontería.

-Si decido ir a correr este fin de semana

porque me organizo, te mando un mensaje.

-Buenísimo, gracias.

Y hablando de organización, quería pedirte disculpas.

-¿Disculpas?

¿Por qué?

-Porque soy una recién llegada

y cometo errores de recién llegada.

Como disponer de Daniel. Así, rinde menos con vos.

-No creo que tengas la culpa de eso.

-Yo vine a colaborar, a ayudar y no a hacer cambios.

Y ahora, sin querer, hice un cambio.

-Bueno, pero yo creo que tienes que ver con ese cambio

tangencialmente, porque como te dije,

Julia y yo hablamos de trabajar juntas solo por mejorar.

-Daniel lo está viendo como una sanción.

-Ah, pues mira, ese es su error.

-Él no lo entiende así y me siento responsable.

-No sabía que estuvieras al tanto de su estado emocional.

-Todo es importante, Carlota.

No solo me preocupa el estado emocional.

Hay una situación realmente objetiva.

-¿Y es?

-El bufete está saliendo de una situación complicada.

Muchos cambios la salida de Francisco, mi llegada.

-Eso es cierto, sí.

-No es buen momento para una rotación.

Tenemos que dar una imagen de solidez,

de estabilidad.

Sobre todo, para los clientes.

-Puede que tengas razón.

-Pero si vos necesitás ese cambio, lo hacemos.

-No, en absoluto, esto fue una conversación casual.

Tampoco me he puesto a meditar en ello.

Pero ahora que lo dices,

tu apreciación es bastante correcta.

-¿Podemos posponer el cambio?

-Y eso me ahorraría tener a Daniel

intentando agradarme compulsivamente,

más de lo que lo hace.

-Yo, por mi parte, me comprometo a ocuparlo

el menor tiempo posible.

Necesito un secretario, pero no estamos para esos gastos.

Haré lo que pueda y le encargo poquitas cosas y listo.

-Perfecto. Pues muchas gracias.

-No, gracias a vos. Para mí, es un placer

hacer que las cosas funcionen.

Qué raro esto.

Estar así, para esto.

-Es rarísimo.

Lo importante es que lo vamos a hacer.

Estás muy guapo.

Y lo bien que hueles. -Pues anda que tú...

(RÍE)

-Gracias por esto, es importante para mí.

¿Te ha costado mucho que aceptasen el vis a vis?

-Hablar con la persona adecuada.

-¿Te gusta?

Creo que lleva feromonas.

Hacen que los hombres pierdan la cabeza.

-No hace falta que te eches nada para que pierda la cabeza.

-Bueno, una ayudita nunca está de más.

He contado las horas para estar contigo.

-Pues anda que yo...

-Espero que hayan puesto el sitio un poco mono.

Y que esté limpio.

-Pues claro, mujer.

¿Cómo no va a estar limpio? Coqueto, no sé.

Pero eso es lo de menos.

-Sí, es lo de menos.

¡Ay, Paco, tengo unas ganas de darte un beso!

¿Sabes?

Llevo la lencería de leopardo.

Se me están clavando los aros del sujetador.

Y el encaje me va a provocar un sarpullido.

Lo que sea, por el amor.

-No te preocupes, yo te quito los aros,

el encaje y todo lo que lleves.

(RÍEN)

Yo me he puesto con mi traje de presidiario,

calzoncillitos blancos y todo.

Me encanta verte así de contenta.

-Nos está yendo todo fenomenal.

Bueno, dejando a un lado que estés aquí.

Ha llamado un posible comprador de las naves.

-¿Ah, sí?

-¿Te imaginas? Voy a ser rica.

-Bueno, pasito a paso.

No hablemos antes de venderlas.

-Eso no va conmigo, yo soy apasionada.

Además, eso siempre te ha gustado de mí.

¿Nos van a ver? -¿Qué?

-Que si mientras estemos allí...

Que si habrá cámaras.

-No te preocupes, que no.

-Menos mal.

Y estará insonorizado.

Porque ya sabes que silenciosa no soy.

Acuérdate en el hotel de Calpe, que llamaron a la policía

porque pensaban que se estaba cometiendo un crimen.

(RÍEN)

-También te puedes contener un poco.

-¿Yo, contenerme? Ni hablar.

Si no grito, no es lo mismo.

Si me oyen, que me oigan. El mundo me da igual.

Solo me importas tú.

-Disculpen, cuando quieran.

-Vale.

No sabes qué cara tenía Jesús.

Le he acompañado a su casa para que se duchara

y hemos parado dos veces, tenía el estómago...

Pobrecito.

Pero me alegro de que se quiera divertir, es muy joven.

Espero que en sus planes de diversión,

no incluya la bebida.

Hoy tiene el juicio.

Madre mía. ¿Y los demás? No fue el único que bebió.

(RÍE)

Buenos días.

Oye, yo...

¿Puedo seguir pidiéndote cosas

o ya me tengo que dirigir a mi nuevo asistente?

Daniel no ha llegado. Dime qué necesitas.

Perfecto.

Si me traes algo para el dolor de cabeza.

Y un café.

Solo, con... Sí, Jorge.

No he olvidado tus preferencias.

Jorge.

Jorge, ¿puedes venir? Sí.

Buenos días. Buenos días.

He decidido cancelar la reunión de hoy.

Bueno, no te voy a engañar. Hoy me parece estupendo.

Bueno.

¿Y por qué?

He cambiado de opinión sobre lo de cambiar a Julia por Daniel.

Ah.

Victoria tiene razón, no es el mejor momento.

Deberíamos evitar cualquier cambio en la plantilla

hasta que remontemos la crisis.

A no ser que tú quieras trabajar con Daniel.

No. -¿Seguro?

Sí.

Quiero decir, que...

No, porque Daniel hace un trabajo excelente

con Carlota y yo, con Julia,

pues...trabajo bien.

-Pues nos quedamos como estamos. Estupendo.

Gracias, Jorge. Gracias, Victoria.

Estoy segura de que así estaremos todos más contentos.

Trabajando con gente más afín a uno, ¿no?

Seguro.

Cuidado con este, que tiene salsa.

-Vale.

-Oye.

Te has hecho algo en la cara.

Es que estás guapísima. -¿De verdad?

-Sí.

-No me he hecho nada.

Ni me he cambiado el maquillaje.

-Tienes como una luz...

-Hay trucos de belleza que no tienen precio.

Trucos que no se compran en las tiendas.

Que es el amor.

-El amor.

-Para estar guapa, el amor.

Es el mejor truco de belleza. -Claro.

-El sentirse querida.

Saber que tienes a alguien que te adora, que te desea.

Y yo he empezado muy bien el día.

-Lo tenemos claro, ¿no?

-Sí.

Primero y segundo.

-No prestas atención.

Este es el entrante

y este es el principal.

No lo metas en el microondas, mételo en el horno.

No es igual. -Vale. Primero y segundo.

Espero que salga todo bien. -Claro.

-Ahora iré a la peluquería.

-¿Vas a ir a la peluquería con estos táperes?

Vas a apestar a curry.

-Puedo pasar por casa. Tengo cita en 20 minutos.

Me voy a hacer un recogido superbonito.

-¡Hombre!

-Olivia, por favor, ponme una manzanilla

o algo que me mejore un poquito.

Tendría que estar yendo al juzgado,

pero me siento peor que mal.

-O sea, que no hemos mejorado nada desde esta mañana.

-¿Qué te pasa, estás malo?

-Se llama resaca.

-No es una...

Da igual.

-Para eso, aceitunas negras.

-No habléis de comida.

-Yogur natural blanco. Recompone la flora intestinal.

-Os ruego que no habléis de comida.

-Lo he leído.

-Es mejor el yogur espesito.

Cremoso.

-Los lácteos, cuando tienes la tripa así, es que no...

-¿Le pongo arándanos...?

-¿Tienes una papelera?

¿Papelera? -Va a potar.

Espera, el baño.

Aquí, a la izquierda.

¡A la izquierda!

Mm, gracias.

Oh. ¿Una noche dura?

¡Uf!

Pues tengo dos opciones: esta y esta.

Yo te recomiendo esta, es mucho más eficaz.

Veo que sabes de lo que hablas, pero prefiero la otra.

El granulado sabe a anís y me dan arcadas.

Ay, menos mal.

Pues sí, se nos fue de las manos.

Sobre todo, porque teníamos que trabajar hoy.

Creo que Rodrigo opina lo mismo.

Probablemente, esté peor.

Él, por lo menos, llegó a casa y se fue a la cama.

A mí me tocaron unas horitas de estar despierto.

¿Insomnio? No.

A Madison no le hizo mucha gracia

que saliese sin ella.

Sintió la necesidad de decírmelo.

Pues me alegro mucho.

Si no necesitas nada más, voy a seguir.

Siéntate un momento.

¿Has hablado con Carlota? No.

Va a haber un replanteamiento de la rotación de asistentes.

¿Y de qué va el replanteamiento?

Tú y yo vamos a seguir trabajando juntos.

Tanto Carlota como Victoria

no creen que sea oportuno hacer cambios ahora.

Con todo este jaleo.

Y ellas han decidido por ti.

Pues no, no han decidido por mí.

Sabes que nunca he querido que te fueras con Carlota.

Pero lo siento si te ha decepcionado la decisión.

No, no te preocupes.

¡Mmm!

¿A quién tenemos aquí?

Mister resaca.

(RÍE)

(RESOPLA)

No quiero vivir.

¿Tan mal estás?

No es una resaca esto. No.

Estoy muy cerca de la muerte.

En serio, alguien me ha envenenado.

O he contraído el cólera o algo así.

Estoy muy mala.

El cólera, donde Olivia.

No puedo ni sostener mi propia cabeza.

¡Uf!

Así no puedo ir al juzgado.

Puedes de sobra, que lo hemos hecho todos.

Lo que te hace falta

es una buena comida.

No me hables de comida, por favor.

El secreto es una comida contundente.

No, una comida ligera. No le hagas ni caso.

Lo mejor es comida rápida.

Tu hamburguesa, tus patatas, tu helado, tus nuggets.

Jesús.

Noches complicadas, días difíciles.

Voy a ver, que nos va a poner el baño perdido.

Es que es lo que hay.

Yo no puedo hacer otra cosa.

Jesús, espera.

Te tengo que dejar.

¿Cómo estás, tío?

¿Te has echado maquillaje? Pareces una geisha.

-No te rías porque...

Perdona, esto es muy serio.

Si salgo vivo de aquí, me voy al hospital.

-Que solo es una resaca.

-Que no es una resaca.

Alguien me puso algo en la bebida.

-Te pondrían lo mismo que a mí en las cinco que me tomé.

-¿Cinco?

Cuatro o por ahí.

-Bah, me estás vacilando.

-A ver, escucha. Vamos a hacer una cosa.

Cuando salgamos, te vas a tomar el mejor remedio contra la resaca.

Una buena cerveza negra.

-Me das un miedo.

-A ver, en serio, en serio.

-No puedo, no puedo.

Estoy hiperventilando.

-Vale, entonces, piensa: eres Al Pacino.

-Yo me siento como Torrebruno.

-A ver, Jesús.

En serio, focaliza.

Eres un gran abogado, eres lo más.

Vas a entrar en esa sala y vas a arrasar.

-Voy a entrar en esa sala y voy a desmayarme.

Eso, si no he vomitado. -Que no.

Hola, Rodrigo. -¿Cómo estás?

Muy nerviosa, pero bien. ¿Y tú?

Bien, muy bien. Sí, vamos a darlo todo.

-Como ayer, ¿eh?

Sí, sí, me lo creo.

Confío en ti, Jesús.

-Estoy preparado. Voy a arrasar.

-Ahí estamos.

¿Sabes si Sofi está en el juzgado?

Sí, acaba de llegar. Estaba tan nerviosa...

Pobrecita, lleva una racha que no sé cómo aguanta.

José, las denuncias, las deudas.

Nunca pide ayuda, se lo guarda todo para ella.

Tenemos que apoyarla.

Sí.

¿Y esa bandeja tan cuqui? La ha traído Macarena.

Para anunciar su boda. Me encantan las bodas.

Espero que nos invite a todos.

Muchas gracias, chicas.

¿Crees que nos invitará?

No lo sé, las bodas no me entusiasman.

A mí me encantan.

Y se me da genial organizar sorpresas románticas.

Le voy a decir a Macarena que le echo una mano.

A partir de la semana que viene y si sobrevivo a esta noche.

¿Qué pasa? La cena con mi madre y Ángel.

Lleva toda la semana ensayando recetas.

Y hoy ha llamado un comprador interesado en las naves.

Bueno, a ver si hay suerte.

Mi madre ya sabe en qué va a gastar el dinero.

Una parte irá para pagar la fianza de mi padre.

Ah. ¿Es posible que salga?

Sí.

Ángel lo está negociando. Lo sé por mi madre.

Me gustaría usar una parte para ayudar a Sofi con las deudas.

Qué generosa eres.

Es mi amiga, es lo mínimo que puedo hacer.

Bueno, me voy. Hasta ahora.

Justo a ti te estaba buscando. ¿A mí?

¿Son sin gluten?

Imagino que sí.

Voy a coger uno.

Estoy con el período y me entran unas ganas de dulce...

Quería agradecerte tu ayuda.

El recurso ha sido un éxito.

El juez alabó la claridad de la exposición.

Me alegro, muchas gracias.

Estaría bien tomar algo para celebrarlo.

Sí, bueno, serás la única que quiera salir conmigo.

¿La única?

Eso sí que no me lo creo.

Seguro que tienes un montón de amigos.

Bueno, Madison está acaparándolos a todos.

¿Madison?

¿Qué ha pasado?

No quiero hablar mal de ella.

Pero sí, lo voy a hacer.

Ha tenido unos detalles feísimos.

Queda con mi gente y me deja al margen.

Y ahora, con Eugenia, mi amiga,

está organizando una cena benéfica para una ONG

que ayuda a caballos lesionados y no cuenta conmigo.

(RÍE)

¿Caballos lesionados?

De carreras.

Ya. Es un poco raro, ¿no, Berta?

Sí.

(RÍEN)

Carlota, ¿tienes un segundo?

-Sí.

-Hoy es el último día que paso contigo.

Solo quería decirte que ha sido un honor para mí.

Que siempre me voy a emocionar cuando piense...

-No hace falta, hemos cambiado de opinión.

Continúas conmigo. -¿En serio?

-Mm.

Pues estupendo.

Iba a acatar la orden, pero no iba a ser lo mismo...

No sé si es porque te admiro profesionalmente...

-¿Me admiras desde fuera? Tengo una reunión.

-Claro.

-Gracias, Daniel. Pilar.

Tome asiento.

La otra parte está por llegar. Están ahí.

-Buenos días.

-Buenos días.

-Ya me conozco esa cara, Julio. Pero vamos a ver.

¿Va a ser imposible llegar a un acuerdo?

-Por su cuadro depresivo, le cuesta mucho salir de casa.

Espero que comprenda la situación.

-Aunque pase eso, estaría bien buscar una solución.

-Tengo aquí el borrador

del acuerdo de divorcio.

Sus hijos quieren dejar su postura muy clara.

Están convencidos

de que ella puede estar tomando decisiones imprudentes

que pueden mermar su patrimonio e, incluso, su salud.

No es verdad. -Pilar.

-No, no, es que no es verdad.

Yo conozco la postura de los chicos, Julio.

Y la sé porque ayer hablé con Manu y con Javi.

Y no me pueden engañar.

-¿Nos puede explicar?

-Bueno, la verdad es que esto querría hablarlo

a solas con mi marido, pero claro,

como él no está por la labor...

Julio, los chicos,

ellos no quieren que me gaste el dinero.

Para mí, todo esto es muy doloroso.

Lo vi claro ayer.

Les da igual que me vaya a Australia,

siempre que no toque un euro de lo que esperan heredar.

Y la niña, bueno...

Nuestra niña me dijo ayer que quién se va a ocupar de ti.

Que no quieren dejarse el dinero en cuidadores

y en residencias.

Pero mira.

A pesar de todo, les quiero.

Aunque son unos egoístas, son míos y les quiero.

Pero es que es injusto

que ellos me impidan hacer lo que llevo media vida esperando.

No me mires, si no quieres, o enfádate.

No me digas nada, pero no me pongas más trabas.

Que estoy muy cansada de luchar.

Acepta vender

y repartir mitad y mitad.

Si de verdad me quieres,

o que me has querido,

por favor, déjame vivir, te lo pido, déjame.

-Creo que firmar ese acuerdo es lo más sensato.

Si vamos a juicio, vamos a tener que pasar

muchas horas en los juzgados, va a haber mucho papeleo.

Por no hablar de las peleas.

Van a ser realmente agotadoras.

-Voy a firmar.

Aunque solo sea para que me dejéis en paz.

¿Dónde nos sentamos?

Aquí en medio no podemos esperar.

Tú vas ahí. Ahí.

Y yo creo que voy ahí. ¿Y Rodrigo?

Tendría que estar aquí ya.

Ya.

¿No hace un poco de frío?

No. Estás sudando.

Ya.

¿Y el juez?

Estará a punto de llegar, supongo.

Por favor, cuánta gente.

Sí.

Esto empezaba a las 12 y ya son las 12.

Qué calor hace.

Tengo como el cuello este... Me aprieta.

Y no...

Pero ¿estás bien? Estoy bien.

Es que estás blanco.

Estoy bien, estoy bien.

Estoy bien, Sofía, estoy bien.

Que no entre Inés es normal, no ha entrado Rodrigo...

-Buenos días.

Buenos días. -Me voy ahí.

-Falta una de las partes.

Entiendo que ustedes son la parte demandante.

-No, señoría.

-¿Entonces, qué hacen sentados ahí?

-¿No es aquí?

-No.

-No.

Me cambio, perdón.

Cambiamos, Sofía.

Tú vas ahí.

Perdón.

-Bueno.

Esperemos a que entre la demandante.

Que ya es hora.

¿Qué haces ahí?

-Pues he venido.

-Ya, ya veo.

Pensé que jamás me harías el honor.

-Ya.

-¿Y?

-¿Y qué?

-No creo que hayas venido para verme resetear un disco duro.

-No, he venido para hablar.

-¿Y traes algún tema en concreto o es hablar en general?

-Si te pones así de tonta, me voy.

Te quería explicar por qué te he estado evitando.

-Un poco.

-O por qué te he estado evitando a saco.

Que tiene una explicación.

-Te salva que me puede la curiosidad.

Tira.

-Pues a ver, que...

Que es que pasó una cosa...

Y al principio,

es como que ni yo sabía cómo me sentía. ¿Sabes?

-No, no sé.

-Pues a ver, que...

Que pasó una cosa de repente y que al principio,

me empecé a sentir de una forma

que no la entendía y luego,

cuando ya lo entendí,

no quería estar mucho contigo.

-¿Me lo vas a contar o no?

-Es que me da mucha vergüenza.

-Vamos a ver, Carol, que somos amigas.

¿Qué te da tanta vergüenza?

¿Te has apuntado a mimo, te gusta el reggaeton?

¿Te quieres rapar...?

-Que me gustas.

-¿Qué?

¿Que te gus...?

¿Que te gusto cómo?

-Pues que me gustas.

No sé cómo ha pasado y sé que no tengo ninguna oportunidad.

Pero te lo tenía que decir.

-Ya.

-Por encima de todo, somos amigas y quiero que lo sigamos siendo.

¿Crees que podemos seguir siendo amigas?

-A ver, pues tampoco...

No me lo esperaba, Carol.

Pero sí, somos amigas y es lo más importante para mí.

Y, sinceramente, no me gustaría cambiar nada.

-¿Seguro?

-Sí, te he echado mucho de menos.

Bueno, esto ya es...

-Perdón, ya estamos aquí.

-¿Le parece a usted tolerable este retraso, letrado?

-No, señoría, totalmente intolerable.

Pido disculpas a este tribunal y a todos los presentes.

-La impuntualidad es una falta de respeto.

-Reitero mis disculpas.

-Ha surgido un imprevisto que hemos tenido que discutir.

-Si nadie tiene que hacer más consultas de última hora,

podemos empezar.

Antes de comenzar con la exposición de las partes,

pregunto a la demandante si se ratifica

en su demanda. -No, señoría.

Mi cliente ha resuelto retirar la demanda.

-¡Vaya!

Empezamos tarde, pero terminamos pronto.

Caso desestimado.

La demandante deberá hacerse cargo de las costas judiciales.

Se levanta la sesión.

Y buenos días.

-Buenos días.

Jesús, gracias.

¡Huy, qué bien!

Gracias, Rodrigo, de verdad. Nada.

Quiero hablar con Inés.

Bueno, pues ya está.

Ya ha pasado el mal trago.

-No he podido ni abrir la boca.

-Estupendo. Más fácil, imposible.

-Pues no me gusta que haya ido así.

Sinceramente.

-Jesús, te habría machacado.

-Eso lo dices tú.

-¿Después de esta semanita, te estás viniendo arriba?

-Te he visto entrar y he tenido un subidón de adrenalina

y el miedo escénico...

Estaba dispuesto a ganarte. -¡Ay!

Por suerte, no has tenido que probarte.

-Me he quedado con la espinita de...

De decir mi alegato.

-¿Mm?

-Sí, estaba acojonado y lo que tú quieras.

Pero me lo había preparado a fondo.

-Si puedo ayudarte...

-¿Cómo?

-Te escucho.

-¿Lo harías?

-Te lo estoy proponiendo.

-Siéntate ahí.

-Vale.

A ver.

-Empiezo.

Señoría, ¿qué es un niño jugando?

Háganse esa imagen en la cabeza.

Inés, te estaba buscando.

Supongo que sé lo que me vas a preguntar.

Hombre, este cambio es lo último que me esperaba.

Te ha convencido Rodrigo.

No, ya tenía la decisión tomada.

¿Y eso?

Es por mi niña.

Me vino llorando y me dijo que Cristina no tuvo la culpa.

Claro.

No se cayó solo por el empujón. ¿Y por qué fue?

Cuando Cristina le empujó, Sara se pisó la falda.

Y llevaba falda larga.

¿Y cómo no te había dicho esto antes?

Porque le encanta ir con vaqueros. Solo iría con vaqueros.

Pero a mí me encanta cuando la veo con la falda.

Parece una princesita.

Se la pone para que esté contenta.

Ayer supo lo del juicio... ¿Ayer?

Sí, no tenía que saber nada ni de denuncia ni de juicio.

Si hubieras hablado con Sara antes,

nos habríamos ahorrado todo esto.

Solo quiero proteger a mi hija, aunque no estás de acuerdo.

Pero una buena madre... Vale, no sigas por ahí.

Lo que debe hacer una buena madre.

Mira, una cosa, las buenas madres no existen.

Lo dices para tener tu conciencia tranquila.

Mi conciencia está muy tranquila.

Y no soporto la guerra esta para ser buena madre.

Lo importante no es hacer las cosas bien,

sino que los otros las hagan mal. Yo no pretendo decir...

Sí pretendes y estás juzgando.

Bastante difícil es ser madre

como para tener que soportar los comentarios,

si lo haces bien o si lo haces mal.

No hay ninguna fórmula para ser la madre perfecta.

Sí, todo eso parece algo razonable.

Pero yo no voy a cambiar.

No, ni pretendo que cambies.

Si quieres ser la mejor madre, perfecto.

Si te crees eso, muy bien para ti.

Pero respeta a las demás.

Al fin y al cabo, Sara y Cristina van a seguir siendo amigas.

Sí, es lo único que me importa de toda esta historia.

Nada, apagado, salta el contestador.

Tengo curiosidad por saber cómo ha ido.

¿Seguirán en la sala?

O en el hospital, con Jesús.

Estaba fino. Espero que no haya vomitado.

-Me liberas la agenda de Jorge entre las 17:00 y las 18:30.

Apunta.

No será posible.

Tiene mucho lío y le he tenido que mover una reunión.

Tendrías que haber pedido cita con antelación.

No sabía que tuviese que pedir cita para ver a mi novio.

-Julia es la que mejor sabe si Jorge está ocupado o no.

-Una secretaria debe saber hacer hueco en su agenda.

-Sí, cuando se lo ordena su jefe, no tú.

-No estoy ordenando, estoy pidiendo.

-Pues a ver si limamos esa forma de pedir.

-Ya hablo yo con él.

Gracias.

-La has puesto en su sitio.

-No sé por qué la toma contigo. Yo tampoco.

-Ha ido directa hacia ti.

Hay novias que no soportan a las compañera.

No entiendo por qué Jorge está con una tía así.

Cariño.

Hola. Hola.

Llego pronto.

¿Espero a que termines?

¿Qué ha pasado? ¿Qué?

Fuera. Nada.

Estabais discutiendo.

Sí, pero ya lo he resuelto.

¿Seguro?

Sí, seguro.

No ha pasado nada.

Berta y Julia se han puesto desagradables conmigo.

Berta y Julia. Sí, Berta y Julia.

No quiero que esto se haga más grande.

A lo mejor he estado un poco desagradable.

Ya está.

Bueno, pues ya está.

Si no ha pasado nada, no ha pasado nada.

He pensado en la discusión que tuvimos anoche.

Quería pedirte disculpas.

Bueno, no hace falta.

Sí, no sé por qué me puse así.

Me paso el día sola en casa y pienso demasiado.

Bueno, es normal.

Es un roce, no pasa nada.

Ya, pero el hecho de haber dejado

todo lo que conozco en Chicago para venir aquí me da vértigo.

Sí, me imagino.

Porque te entiendo, Madison. Así, sí te entiendo.

Hablando, contándome lo que te pasa.

No con ataques de celos, acusaciones.

No sé, entiéndeme.

Estoy tan lejos de lo que conozco que...

El otro día, te vi aquí, con Julia, en tu despacho...

Por un momento, me pareció, igual son cosas mías,

por un momento, me pareció que hubo algo de conexión.

Es algo que no me quito de la cabeza.

Crece y crece y...

Me estoy volviendo loca, no sé lo que me pasa.

Yo nunca he sido celosa.

Y es que ahora, aquí, me está matando.

Bueno.

Ya está.

Lo siento, no...

No me he dado cuenta, no he visto que...

Que lo estabas pasando tan mal.

Estoy contigo, Madison.

No sé cómo decírtelo.

Así. Dímelo así.

Ven aquí

¡Ay!

Chinchín.

¡Mmm!

Sofi. Dime.

Si conseguimos vender las naves de mi madre,

me gustaría que me dejara ayudarte a pagar la deuda.

No, por favor.

¿Qué dices?

¿Lo dices en serio? Claro que sí.

Eres mi amiga. Si tengo el dinero, lo hago de cabeza.

¡Ay, por favor! Sería increíble.

Bueno, ya hablaremos del tema.

Pero muchas gracias. Lo digo de verdad.

Me pasas el contrato que firmó José

y vamos mirando formas de financiación.

Ay, sería fantástico.

Eres tan generosa y tan buena.

¡Ay, gracias!

De nada. Aunque no me fío del todo de mi padre.

Tengo dudas de si fueron compradas con dinero limpio o no.

Ah.

Debería preguntárselo a Ángel.

Alba, eso ya lo hablamos.

Es mejor no comentar nada a nadie.

No vayamos a complicarle la vida a don Francisco.

No contándoselo siento que le estoy engañando.

No, no contar las cosas en este momento

no quiere decir que le estés mintiendo.

No, pero eres demasiado buena.

(Móvil)

¡Ay! Luis.

"Hermanita, te echo de menos".

Y me manda una foto. Qué guapo.

¿Cómo está? Muy bien.

Sí que se entrega de lleno el Luisito al trabajo.

(RÍE)

Un aviso del Acorde.

¡Ah!

Que puede que Julia tenga una cita.

No. Ya estás largando todo.

Información.

No hay nada. ¡Julia!

Pues que tiene...

35 años.

Y en su foto de perfil, tenía un cuadro de Klimt.

Y nada, yo le di

a "me gusta" por darle y hemos hecho "match".

Pues queda con él este finde. No, no, es muy pronto.

Pronto es para casarse o tener hijos,

hipoteca o un coche, no para tener una cita.

¿No tendrá un amigo tan mono como él?

Y así me encaramo al plan.

Aquí se aprovecha todo.

Bueno, es que el patio está regular.

Oye, ¿y tú cuándo te vas a arrancar a ligar un poco?

Yo, arrancar, qué va.

Qué va, qué va.

Solo pensar en empezar me da una pereza...

¿Te vas?

-Sí, tengo una cena.

-¿Con la nena?

-Con Alba, sí.

Te conté que hablé con Francisco, ¿verdad?

-Sí, te pidió el vis a vis y lo de su compañero.

¿Va a aceptar todo cuando salga o nos va a dar guerra?

-Es bastante pragmático, así que tragará.

-Eso espero, por su bien.

¿Te vas a ir ya?

¿De verdad?

-Sí, quiero ducharme primero.

-Me encantaría verle la cara a la nena

si llegás con ese olor...

-Bueno.

-¿Eso es una despedida, así te vas a ir?

-De verdad, me tengo que ir.

-Y yo quiero que te quedes.

¿Por qué no le decís que tenés trabajo en la oficina?

-No puedo. Además, también hemos quedado con su madre.

-Ah, que es una cena familiar.

De eso no me dijiste nada.

¿Te preocupa que te vean así? Estás divino.

Estás hermoso. -Muy graciosa.

Puede haber gente en el bufete.

-Me estás provocando.

-Para ya, por favor.

-Ah, vale, perdona.

¡Cuánta responsabilidad!

Voy a pensar que te lo estás tomando demasiado en serio.

-¿Y si fuera así, tendrías algún problema?

-No.

Andá, divertite.

-Bien.

Va a ser un exitazo.

Mamá, hay demasiados adornos. No va a caber la comida.

Es una mesa de gala fina y elegante.

Estoy un poco nerviosa.

Va a ser un éxito, me he pasado el día cocinando.

No me has dejado ni entrar en la cocina.

Te vas a caer de espaldas.

Eso, seguro.

Que va a salir fenomenal.

¿Cómo estoy?

Me corta la respiración,

pero me quita 10 años. Sí, estás genial.

Tú también estás muy mona, pero súbete el escote.

Mamá, por favor. Yo soy a la antigua.

Una cosa lleva a la otra y a ver si coge confianza.

(Timbre)

Espera.

¿Me he pasado con el recogido? Mamá, por favor.

-Buenas noches.

Hola. -Espero no llegar pronto.

-Encantada de recibirte en nuestro hogar.

Mira, mamá, Ángel trae unos regalitos.

Ay, por favor, no era necesario.

-Bombones, por aquí.

Y me he tomado la libertad de escoger una colonia

para una mujer distinguida e inolvidable.

-Aquí, has acertado de pleno.

Más inolvidable que yo, no hay.

¿Brindamos?

-Sí, por favor.

-Adelante.

¡Oh!

Jesús, ¿necesitas algo?

-Carlota.

Vete a casa, por favor.

-Que no me voy a casa. ¿Cómo te voy a dejar así?

(Pestillo)

-Imposible.

No puedo vomitar.

-¿Cómo vas a vomitar si no tienes nada dentro?

-Tengo la cerveza que me ha obligado a tomar Rodrigo.

-No entiendo cómo te has dejado convencer.

-Me ha dicho que era lo mejor para la resaca.

Y yo sé que lo mío no es una resaca.

Es algo más. -¿Qué más?

-No sé, pero es algo muy malo porque no es normal estar así.

-Es normal si no has probado el alcohol en tu vida.

-Me vine demasiado arriba al salir del juzgado.

-Mm.

-Y no pude ni intervenir delante del juez.

-Bueno, ya lo harás.

Y lo harás igual de bien que cuando das clase.

-Si yo te agradezco mucho las palabras.

Pero es ligeramente distinto.

-Mira, Jesús.

Si eres brillante exponiendo en clase,

te hablo bajito, perdona,

lo vas a ser igual ante cualquier audiencia.

-¿Lo crees de verdad?

-Estoy convencida.

-Gracias.

-Y ahora, venga.

Vamos, que son más de las nueve. -No, no, no.

Yo me quedo aquí un ratito más.

Me quedo un ratito. Vete a casa, si quieres.

-Tienes que descansar.

-A casa, no voy.

En casa está mi madre.

Y no quiero que mi madre me vea en este estado.

No quiero que se preocupe.

-Jesús.

Perdona por la pregunta.

¿No has pensado en que deberías vivir por tu cuenta?

-Hombre, claro, lo he pensado mil veces.

Pero mi madre siempre se siente sola.

Se sentía sola cuando vivía mi padre con ella.

Imagínate ahora, con él en la cárcel.

-Venga, te acompaño a un taxi.

-Carlota, me quedo aquí un ratito.

Déjame un ratito. -Jesús.

-Vete tú, si quieres. Yo me quedo aquí.

(VOMITA)

Ahora, sí.

Ahora, sí.

¿Quién quiere postre?

-¿Te echo una mano?

-No, por favor. Prefiero hacerlo yo,

que sé dónde están las cosas. ¿Postre?

-Por favor.

¿No quieres que te ayude? -No, quédate con él.

Estoy flipando.

¿Por qué? La cena ha sido espectacular.

Precisamente, por eso. Es famosa por cocinar fatal.

Es imposible que hay hecho esto.

¿Quieres decir que ha comprado la comida?

Y la ha hecho pasar por suya. Qué mona, me la como.

Pues ha sido un acierto, estaba de muerte.

No digas nada, que te conozco.

No.

-No es por nada, pero el postre es mi especialidad.

-La cena está siendo maravillosa.

-Gracias.

-Me tienes que pasar la receta del entrante.

O mejor, vengo un día y me la enseñas.

-Claro, cuando quieras.

-Hay cosas que uno tiene que saber hacer.

-Ángel.

He de confesarte...

que no tenía muchas ganas de conocerte.

Sobre todo, después de ese primer día,

cuando os encontré a los dos...

-Sí, bueno...

No fue mi mejor momento.

-Pero estoy tan contenta de haberlo hecho.

Eres un cielo de hombre.

Educado, majo. Y guapo, las cosas como son.

Y creo que mi hija va a ser muy feliz contigo.

Mamá.

Tengo que decírselo.

Estábamos equivocados.

Ya te lo dije.

Y ahora, lo entiendo.

¿Un brindis?

Claro. -Sí.

-Chinchín.

-Chinchín.

Chinchín. Salud.

Va a venir a cenar una mujer de la ONG de inmigrantes.

Necesita asesoría legal.

¿Te importa ayudarla? Claro.

Tenemos a un grupo, creo que son 12 jóvenes.

Se les acusa de causar graves daños

a un restaurante durante su graduación.

-La que habrán montado para que les denuncien.

Se creen con todo el derecho de hacer lo que les dé la gana.

Insultar, destrozar un restaurante.

¿Victoria?

He tenido una conversación muy rara con ella.

Me ha hecho sentir incómoda.

Ha sido como si quisiera meterse en mi vida.

Tú debías encargarte de los jefes, no de los empleados.

El juez ha aceptado fijar una fianza.

-¡Hombre, por fin!

Es una muy buena noticia. -Esa es la buena noticia.

¿Y la mala? -La fianza.

Un millón de euros.

¿Qué?

Ni Lourdes ni su familia van a pagar nada para sacarle.

Si queremos sacarle, hay que encontrar el millón.

¿Tú no lo tendrás guardado por ahí?

No pongas esa cara, que era broma.

Se lo han llevado.

¿A quién se han llevado?

Le tendieron una trampa y se lo han llevado.

¿A quién se han llevado?

A mi hijo.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 90

Derecho a soñar - Capítulo 90

20 may 2019

La demanda contra Sofía es retirada en el último momento por la demandante, y Jesús, después de tantos temores, no llega a intervenir. Jesús arrastra una descomunal resaca durante todo el día. Pilar Buendía ha descubierto las verdaderas intenciones de sus hijos y consigue que su marido firme el acuerdo de divorcio. Victoria, decidida a ganarse a Jorge, consigue evitar que Julia deje de trabajar con él. Carol confiesa a Charly que la ha estado evitando porque ha descubierto que ella le gusta. Tiene lugar la temida cena entre Maricarmen, Alba y Ángel. Julia ha conectado con un chico en el Acorder: podría haber cita.

ver más sobre "Derecho a soñar - Capítulo 90 " ver menos sobre "Derecho a soñar - Capítulo 90 "
Programas completos (109)

Los últimos 111 programas de Derecho a soñar

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 109 Completo 53:27 69% pasado viernes
    Capítulo 109 pasado viernes El despertar de Francisco en casa de Alba no es idílico, y ella empieza a sufrir las consecuencias de que todos sepan en el bufete que es la hija del jefe. Alba se enfada con Julia por su falta de confianz...
  • Nuevo Capítulo 108 Completo 53:30 69% pasado jueves
    Capítulo 108 pasado jueves Jesús continúa con su caso relativo al Patrimonio Histórico, mientras en el juzgado Carlota y Berta se enfrentan a la vista previa por la muerte de un perro, cuya dueña acusa a uno de ...
  • Nuevo Capítulo 107 Completo 52:59 67% pasado miércoles
    Capítulo 107 pasado miércoles Jesús continúa con su caso relativo al Patrimonio Histórico, mientras en el juzgado Carlota y Berta se enfrentan a la vista previa por la muerte de un perro, cuya dueña acusa a uno de ...
  • Nuevo Capítulo 106 Completo 51:47 75% pasado martes
    Capítulo 106 pasado martes Julia está ilusionada con Héctor, anoche han vuelto a quedar. Maricarmen está muy triste por la partida de Madison. Francisco se está quedando a dormir en el bufete, sin que nadie lo s...
  • Nuevo Capítulo 105 Completo 52:08 76% pasado lunes
    Capítulo 105 pasado lunes Jorge y Madison rompen su relación y ella decide volverse a Chicago. Pero el hecho de que Jorge vuelva a quedarse solo no facilita su acercamiento a Julia, pues otro abogado que le atrae, Héctor Col...
  • Capítulo 104 Completo 53:59 68% 07 jun 2019
    Capítulo 104 07 jun 2019 El caso de Juan Pedro demandado por acoso a Montse Vega provoca una discusión entre Jorge y Julia. Jorge está celoso de los encuentros que Julia está teniendo con Héctor, abogado de la...
  • Capítulo 103 Completo 50:25 68% 06 jun 2019
    Capítulo 103 06 jun 2019 Julia parece haber dejado definitivamente su etapa con Chema. Olivia la anima a emprender un nuevo camino y para ello hará lo posible para relacionarla con Héctor Moliner. Madison, cada día m...
  • Capítulo 102 Completo 53:05 66% 05 jun 2019
    Capítulo 102 05 jun 2019 Ángel le pide a Francisco que cumpla su parte del trato y que todo siga con normalidad, sobre todo con Alba. Jesús le pide a Carlota y Jorge que le den una oportunidad a Francisco. Julia conoce a H&...
  • Capítulo 101 Completo 51:04 77% 04 jun 2019
    Capítulo 101 04 jun 2019 Maricarmen paga la fianza y la salida de la cárcel de Francisco es inminente. Sin embargo, pese a su felicidad porque salga, Maricarmen sigue resentida porque Francisco no quiera vivir con ella. Por su par...
  • Capítulo 100 Completo 54:56 77% 03 jun 2019
    Capítulo 100 03 jun 2019 Es un viernes extraño en ZL&D. La noticia de la inminente salida de Francisco bajo fianza aviva los nervios de todos: se avecinan cambios. De todos, la más feliz por la próxima liberaci&o...
  • Capítulo 99 Completo 50:45 69% 31 may 2019
    Capítulo 99 31 may 2019 Victoria y Jesús llevan sendos casos en los que el abogado de la parte contraria es Rodrigo. El caso de Victoria, acusación de hurto contra una asistenta de hogar, se vuelve contra el denunciante al...
  • Capítulo 98 Completo 54:08 69% 30 may 2019
    Capítulo 98 30 may 2019 Alba llega tarde por culpa de la última de las compras compulsivas de su madre; un despertador. Berta invita a Julia al afterwork pero esta no lo ve claro y optan por quedar para cenar esta noche. Carlota ...
  • Capítulo 97 Completo 54:26 65% 29 may 2019
    Capítulo 97 29 may 2019 Maricarmen va a vender la naves. Julia discute con Olivia porque no la dejan dormir con tanto “amor”. Jesús empieza a llevar el caso de Ricardo Castro y su estanque de peces. Alba le ofrece a S...
  • Capítulo 96 Completo 52:05 74% 28 may 2019
    Capítulo 96 28 may 2019 Dos nuevos casos ponen en actividad al bufete ZL&D. Por un lado, un empresario adinerado ha despedido a la cuidadora de sus hijos acusándola de robo. Será Victoria la encargada de defender los i...
  • Capítulo 95 Completo 52:19 69% 27 may 2019
    Capítulo 95 27 may 2019 En el caso de la incoación de expediente de deportación contra Santiago Vega, Julia, que lo defiende, insiste en basar sus alegaciones en argumentaciones políticas. En el último moment...
  • Capítulo 94 Completo 51:47 70% 24 may 2019
    Capítulo 94 24 may 2019 El conflicto entre Alba y Maricarmen por el tema de la venta de las naves para obtener dinero para la fianza de Francisco está en un momento álgido. Por un lado, Maricarmen duda en entregar el que c...
  • Capítulo 93 Completo 51:20 68% 23 may 2019
    Capítulo 93 23 may 2019 Al menos dos acontecimientos amenazan con tener consecuencias importantes en el futuro de todos. Por una parte, Julia descubre que el procedimiento de expulsión del hijo de María es más retor...
  • Capítulo 92 Completo 51:35 66% 22 may 2019
    Capítulo 92 22 may 2019 Julia pide a Jorge ocuparse del caso de María Tembo y lo consigue. Está convencida de que será un caso fácil y podrá traer a su hijo de vuelta a España. Jorge tiene dudas...
  • Capítulo 91 Completo 52:09 67% 21 may 2019
    Capítulo 91 21 may 2019 El coach anima a Sofía a mirar la vida de una manera más alegre y ligera, ella lo intentará. Julia ha ligado este fin de semana por el Acorder y ha sido un desastre. Los socios reparten los c...
  • Capítulo 90 Completo 53:54 65% 20 may 2019
    Capítulo 90 20 may 2019 La demanda contra Sofía es retirada en el último momento por la demandante, y Jesús, después de tantos temores, no llega a intervenir. Jesús arrastra una descomunal resaca duran...

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos