Derecho a soñar La 1

Derecho a soñar

Lunes a viernes a las 18.15 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5215979
No recomendado para menores de 7 años Derecho a soñar - Capítulo 88 - ver ahora
Transcripción completa

¿Has hablado con ella? No, me quiere denunciar.

Tiene estrés postraumático.

Y una cicatriz que le cruza media cara.

Si fueron dos puntos al principio de la ceja.

A mi niña la han empujado. No tergiverses las cosas.

¡Pero si estaban jugando!

No soporto los juzgados, no me siento cómodo.

Tengo como una especie de...

de pánico escénico, me bloquea.

Yo te voy a ayudar.

¿Quieres...? Sí, hombre.

Vas a aprender de la escuela americana.

He redactado un borrador para el acuerdo de divorcio justo.

-Muy bien.

-Puedo recomendarle un abogado.

¿Y no es molestia? -No, qué va.

Y se me ocurre quién.

Por verte, sería capaz de cualquier cosa.

Cuenta conmigo.

Los hijos no están de acuerdo con la firma.

Están presionando al padre.

-Te he llamado para que este proceso sea justo y fácil,

no para que me compliques la vida y acabemos en una guerra.

No te hagas ilusiones.

Esto de trabajar juntos puede que lleve un tiempo.

Tú no quieres trabajar conmigo.

No digo que no quiera trabajar contigo.

Te advierto de que no va a ser fácil.

¿Sabes con quién estoy quedando?

No. Con Madison.

Pensé que no seríamos amigas. Me ha pedido perdón.

¿Sigues teniendo el perfil? No, no, no.

Me lo borré cuando empecé con Ángel.

Pero bueno, que es divertido para pasar el rato.

Lo importante es esto, explorar contactos.

Hay muchos y tienes que poner filtros.

Todo esto es mentira.

No es mentira, hay que saber distinguir el trigo de la paja.

ZL&D ya no es tu bufete. -¿Entonces, de quién es?

-Mío. Tienes que aceptar si quieres volver a pisar la calle.

O si quieres volver al bufete. No me importa, me parece bien.

-Muy generoso por tu parte.

-Te estoy contando lo que hay.

Ahora, la que manda acá soy yo.

Hola. Hola.

¿Qué tal? Bien, gracias.

Gracias por venir.

Anoche cuando te escribí, ¿era muy tarde?

No, estaba viendo una serie. Pero ¿pasa algo, Berta?

¿Quieres algo? Sí, cuando venga, le pido.

Por favor. Eh...

¿Todo bien? No, tampoco es muy grave.

Necesitaba comentarlo...

Hola. Yo quiero un agua con gas.

Y yo, un Virgin Mary.

Necesito comentarlo con alguien

porque creo que me estoy volviendo loca.

Sí, claro. Berta, me estás preocupando, ¿qué pasa?

Ayer invité a Madison al club hípico.

No conoce a nadie aquí y parecía simpática.

Sí, Madison parece simpática. Es una cerda.

Le presenté a todos mis amigos

y ellos le trataron de maravilla.

¿Te puedes creer que estuvo toda la noche sin hablarme?

Toda la noche, me quedé helada.

En mi vida me había sentido tan usada.

Y lo peor es que anoche me entero

de que ha quedado con mi amiga Eugenia esta tarde.

¿No es alucinante?

Sí, es feo, pero...

No, es que cuando se ha visto dentro, me ha tirado a la basura.

¿Y de verdad te importa tanto esto?

Que la gente queda... Claro que me importa, Julia.

Yo no tengo muchos amigos.

No, no, eso sí que no lo creo.

Tú sí que tienes amigos, seguro. Mira...

Yo conozco a muchísima gente, pero amigos de verdad

no tengo tantos.

Sí, es difícil tener amigos de verdad.

Sí, cuando estás en el colegio, el instituto, la universidad,

aparecen.

Pero luego, una se hace mayor y claro...

Te vuelves más exigente. Sí, es normal.

Que Madison se lleve a la gente que me importa me fastidia.

Por eso, quería comentártelo, porque sé que me entiendes.

¿Yo? Sí, por Jorge.

De verdad, no entiendo cómo ha preferido quedarse

con ella antes que contigo.

Bueno, las cosas no han sido exactamente así.

Julia, no disimules, yo la odio.

Jorge es mi amigo, pero lo que te hizo no tiene perdón.

Bueno, pues eso ya pasó. Gracias.

Perdóname, porque nunca hablamos de esto...

No te preocupes, si acabó sin que empezara nada.

¿Te puedo hacer una pregunta? Claro, lo que quieras.

¿Tú crees que Madison sabe lo mío con Jorge?

No, no tiene ni idea.

(Sintonía "Derecho a soñar")

Maricarmen, tienes que entrar en razón con este tema.

-Ya te lo dije.

Y te lo dejé claro, el que tiene que entrar en razón eres tú.

-¿No lo entiendes?

-Claro que lo entiendo, es difícil pedirle cosas a Lourdes.

Está acostumbrada a tenerlo todo.

Pues estoy harta, Paco. No puedo ser más clara.

Te pago la mitad de la fianza si ella pone la otra mitad.

Si no... -¿Qué, que me pudra aquí?

¿Te das cuenta, eso es lo que quieres?

-No me vas a liar.

-No te estoy liando.

Que no estoy en un bar y me he dejado la cartera.

Con el dinero de la venta de las naves

que he comprado, que te he regalado,

con parte de ese dinero, pagas la fianza y te queda mucho.

-¿Y por qué ella no pone nunca nada?

-Porque no tiene dinero.

-Ya, justo ahora, no tiene dinero.

Toda la vida, viviendo a cuerpo de reina.

Qué casualidad. -No es ninguna casualidad.

Lourdes y yo compartimos las cuentas.

Esas cuentas están congeladas.

No tiene dinero, vive de lo que le da su familia.

De Jesús. -Ya.

No me va a dar pena, ni lo intentes.

-Que no te estoy pidiendo nada para ella.

Te estoy pidiendo que me ayudes a mí, no a ella.

Lourdes no me habla, no viene a verme.

No quiere saber nada de mí.

Mi mujer eres tú.

Eres la única persona que puede sacarme de aquí.

Solo cuento contigo.

-Lo siento, Paco.

Te quiero, te quiero mucho.

Y no te preocupes.

Buenos días.

-¿Quién te autorizó a poner ese cartel?

-Nadie, no lo he consultado.

Pero es horrible, Victoria.

Vienen unos señores, se sientan medio tirados,

con las piernas abiertas...

Buenos días. -Buenos días.

-¡Vaya!

-Se lo estaba diciendo.

-Sí, es de pésima educación esa costumbre de los hombres

de despatarrarse. Se sientan ahí y hala.

No sé si es porque son unos maleducados

o porque tienen la necesidad de exhibirse.

-Estamos de acuerdo.

-Qué bien.

-Pero no sé si este es el lugar más adecuado para el aviso.

En un instituto o en un ambulatorio, puede.

Pero Macarena, esto es ZL&D, cariño.

-Además, esta es la primera imagen que tienen los visitantes.

-Y yo creo que lejos de dar una buena imagen,

lo que hace es ensuciarla. -Y no nos lo podemos permitir.

-No, claro.

-¿Por qué no buscas un sitio que sea más discretito?

Algo que no haga tanto daño a la imagen.

Algo más estético.

-En el office, por ejemplo.

-Muy buena idea.

¿Te parece? -Sí, lo entiendo, lo siento.

-Gracias.

Alba quería ir a cenar a un restaurante.

Pero cenaremos en casa. Yo creo que es mejor.

Así le tengo controlado.

¿Qué pasa, no te parece bien?

-¿Qué parte de "no quiero que mi hija salga con Ángel" no entiendes?

-No es tan fácil. Habla tú con ella.

A ver si la convences.

-Sí, claro, yo me hago cargo.

Con los problemas que tengo aquí...

No quiero discutir contigo. -Es importante para ella.

-Que vaya, pero luego me lo cuentas todo.

Eso sí, no te fíes de él.

Es muy mala gente.

-¿Qué te ha hecho para que le odies tanto?

-Son cosas nuestras. No te fíes de él.

-Paco, te echo de menos.

-Y yo a ti también.

-Pero yo digo a ti, tu piel.

Te echo de menos.

-No, yo te echo de menos a ti, querida.

Aquí, tengo todo el tiempo del mundo para pensar en ti.

En tu cara, en tu cuerpo, en todo.

-Hagamos un vis a vis.

-¿Un vis a vis quieres?

-Sí, me muero de ganas.

Si por mí fuera, te cogía ahora mismo y lo haríamos en la mesa.

-Te iba a poner aquí mismo...

-Lo puedo pedir yo. O Ángel.

¿Cómo va lo de los vis a vis? -Lo tiene que pedir el abogado.

Pero hay un problema.

-¿Cuál?

-Tú y yo no podemos pedir un vis a vis.

-¿Por?

-Bueno, sí, yo puedo pedir un vis a vis.

Pero puedo pedir un vis a vis con mi mujer.

-Pues eso, lo pedi...

No te puedo creer.

¿Y la gente que está casada? No todo el mundo está casado.

¿Ellos no tienen un vis a vis? -Sí, sí.

Pero tienen que demostrar que han tenido una convivencia

antes de entrar en la prisión.

-Así que te puedo pagar la fianza,

pero no puedo acostarme contigo. -Es la ley.

-Arréglalo.

-¿Arréglalo?

Estoy segura de que conoces a alguien que conoce a alguien.

No.

Llevas toda la vida dedicándote a la ley. Arréglalo.

-Si me conceden la libertad condicional, no tardaré en salir.

-Para eso, hay que pagar la fianza.

-Sí, para salir en libertad condicional,

hay que pagar la fianza.

-Arréglalo, no te digo más.

-¿Si no, qué?

-¿Hace falta que te lo diga?

Has dicho que era tu mujer. Demuéstramelo.

Pss.

Me arrepiento de haberle dicho que sí a mi madre.

¿Por?

Es que todo esto de la cena me parece formal y antiguo.

Sí, una pedida de mano.

¿En serio, te parece?

Alba, es una broma.

Es una cena y ya está. Tu madre quiere conocer a Ángel.

Nunca es una cena y ya está. Puede pasar cualquier cosa.

Como que se queme la carne. Con eso, ya contaba.

Lo que me preocupa es la situación que se genera.

Ángel querrá que conozca a sus padres.

Todo el mundo querrá conocer a todo el mundo y me agobio.

A lo mejor, Ángel pasa de convencionalismos.

O sus padres son unos hippies que viven en el monte.

¿A qué se dedican? ¿Los padres de Ángel?

Pues no sé.

No tengo ni idea de nada de su familia.

Mejor, las familias son un coñazo.

-¿Tengo la peste o qué?

-¿Por qué dices eso?

-No sé, llevas toda la semana evitándome.

Más bien, esquivándome. -Eso no es verdad.

¿Te pasa algo conmigo? -No.

Tengo un montón de trabajo

y Victoria me está pidiendo unas cosas para ya.

-Bueno, cuando dejes de estar liadísima, ya sabes dónde estoy.

Me debes una explicación.

Joder.

Esto es la planta tres. Sí.

Despacho 65-A. Vale.

Jesús, estoy muy nerviosa.

Yo también.

Es que esto de los juzgados a mí no...

Ya.

Soy más de despacho, de dar clase, de biblioteca.

Siento mucho haberte arrastrado. No pasa nada.

Quiero decir, que lo hago encantado.

Pero estos pasillos, con todos estos personajes,

siento como aprensión.

Espero que esto no dure mucho.

Un sermón de Victoria no lo soportaría.

Déjate de Victoria, tienes que calmarte.

Es que estoy nerviosa, estoy agobiada.

Va a salir todo bien.

Vale. Esto tiene solución.

Y estoy recibiendo un montón de mensajes

de las madres que me dicen que me lo merezco,

que soy una mala madre, que está bien que me demanden.

Olvídate de eso, no hagas ni caso.

Son chismorreos de madres.

Todo va a salir bien, Sofía, hazme caso.

Vale. Ya verás.

Esto fue un accidente. Sí.

Un simple accidente infantil.

Es verdad.

Y espero que lleguemos a un acuerdo.

Si vamos a juicio, no lo podría asumir.

Bueno, vamos paso a paso.

De momento, vamos a afrontar esta demanda.

Y eso corre de mi cuenta. ¿Cómo?

Ah, Jesús, muchísimas gracias, de verdad.

No sabes el peso que me sacas de encima.

¿Y cómo puedo agradecértelo?

Dejándome ganar al ajedrez.

Ah. Cuando seas una experta.

Vale. Por ahí. No, esto es el juzgado.

Vamos por ahí. Ah.

65-A. 65-A.

Venga, sal del baño, Carol.

Es que lo estoy pasando muy mal.

Tengo una angustia...

Por Charly, ¿no? Sí, no sé qué hacer.

Hay días que vengo superdecidida a decírselo.

Pero luego, me parece una locura. A lo mejor, no es una locura.

¿Y si ella no siente lo mismo?

Me niego a perderla como amiga.

(SUSPIRA)

Yo creo que...

tienes unos sentimientos muy bonitos dentro.

Y que no te tienes que torturar por ello.

Tienes que hablar con Charly.

Dile lo que sientes.

Y dile que sea lo que sea lo que siente ella,

no la quieres perder como amiga.

Si ya lo sé.

Eso es lo que pienso, pero luego, me imagino haciéndolo y...

¿Nunca te había pasado?

¿Lo que siento por Charly?

No.

He estado con tíos y he tonteado con alguna chica.

Pero nunca me he atrevido a dar el paso.

Pero te atrae.

Sí, pero no como Charly.

Y luego, pienso que a lo mejor es solo un amor platónico...

En un beso, sabrás todo lo que he callado.

¿Cómo?

Es una frase de Neruda.

Ojalá con un beso pudiese decirle todo lo que he callado.

Pues no sé si con un beso o...

o con mil palabras, pero algo tienes que hacer.

Porque esta indecisión te está matando.

Ven aquí.

Sí, este es el Royal. -Me estaba quedando sin.

Y este es el jardín verde. -Verde de jazmín.

-Perdona, de té, ni idea.

-Ella es Maricarmen. Víctor.

-Hola, buenas. Encantado.

-Igualmente.

-Un placer.

-Adiós, guapo.

-¡Qué guapo es!

-Sí, sí que está bueno, sí.

-¡Ay!

Oli. -Dime.

-No sé qué hacer para la cena.

-¿No se te ocurre nada?

-Bueno, había pensado...

como plato principal, solomillo Wellington.

-No, hija. Está más visto que el tebeo.

Y el hojaldre es un rollo.

No ves el punto de la carne. -Ya.

Y sale dura como una piedra.

-¿Y de entrante?

-Vichyssoise.

-Bueno, demasiado clásico.

¿Por qué no le sorprendes con una crema de manzana

con trompetas de la muerte?

-¡Huy, no!

Alba se lo tomaría como un mensaje subliminal a Ángel.

-Están riquísimas.

Lo aderezas con gorgonzola y mira.

-Se me hace la boca agua.

Luego me pasas la receta. -Eso.

-¡Ay! Estoy tan nerviosa con esa cena...

-Tampoco es una cena para diplomáticos.

Es tu hija con su novio. Relájate y disfruta.

-Si fuera tan fácil...

-Lo fácil que tú quieras. Te complicas mucho la vida.

Hola.

-¿Me pones un café y uno de esos bollitos que tienen...?

¿Cómo se llama?

-No sé, bollitos no...

¿Trenzas de jengibre y canela? -"Exactly".

"To take away, please". Para llevar.

-Sí, te he entendido.

-Hola.

Hola. -No quisiera ser indiscreta.

Pero tú eres la novia de Jorge Leiva.

-Bueno, su prometida.

-Ay, perdona, prometida.

Me encanta esa palabra.

Es tan romántica. -Sí.

-Ya casi nadie la usa.

Te he reconocido porque mi hija me dijo que eras americana.

Y guapísima. -Bueno.

Muchas gracias, pero no es para tanto.

Bueno, lo de americana, sí.

-Por cierto, soy Maricarmen.

La madre de Alba.

-Ah, claro, me la han presentado.

Su hija es muy guapa. Tiene a quién salir.

-De tú, por favor. Y gracias por el piropo.

-"How much?"

-Eh...6,50.

-"Thank you, bye bye".

-"Bye".

Es encantadora.

-Encantadorcísima.

-Y cómo me gustaría a mí eso de estar comprometida.

Los preparativos.

El gran día.

-De verdad, hija, tienes unos pájaros en la cabeza...

(SUSPIRA)

Julia, ¿puedes venir un momento?

Gracias.

Dime.

Eh... ¿Qué?

La firma digital, que no está.

Otra vez, yo ya no sé qué hacer.

Me desaparece, no está donde está siempre.

Como por arte de magia, ¿no? No, pero no está en su sitio.

A ver si la puedes encontrar, porque no hay manera.

¿Te lo vuelvo a explicar

o me llamas cuando la vayas a utilizar?

Ahora que lo dices, eso no estaría nada mal.

¿El qué no estaría nada mal?

¿Que te lo volviera a explicar

o que me avisaras cuando lo necesitaras?

¿Tú qué prefieres?

Yo prefiero que me llames.

Pero para cosas importantes.

A ver, esto estaba aquí. Herramientas...

Y no está, no hay nada. ¿Lo ves?

No estoy loco.

Le das aquí y aquí está: otros certificados.

¿Cómo que otros certificados? Y "voilà".

Tú esto no lo hacías así antes, esto ha cambiado.

A lo mejor lo has cambiado de lugar.

No, yo no he tocado nada.

Bueno, a lo mejor, un poco. Un poco, sí.

Sorpresa.

Hola. Cariño.

Eh...que... Qué sorpresa.

Esta es una copia del informe médico

de la herida sufrida por la hija de mi cliente.

-Herida de poca profundidad.

Dos puntos adhesivos.

Tampoco parece una cosa muy grave, en principio.

-No le parecerá a usted.

-Yo no veo...

En el informe, no aparece nada

sobre una cicatriz o una huella indeleble.

-Primero, no es especialista en medicina estética.

Y segundo, yo estoy segura de que este daño estético

lo arrastraremos toda la vida.

Me he estado informando.

He consultado con madres que han pasado por esto.

Participo en un foro sobre estos asuntos.

Y he leído numerosos informes.

Así que no venga con sus diagnósticos

de aficionado.

-Estamos aquí para intentar llegar a un acuerdo.

Les ruego se limiten a exponer sus pretensiones.

-Lo que yo creo...

-Mi hija y yo tenemos los mismos genes.

Mire aquí, esta cicatriz tiene más de 15 años.

Nuestra familia tiene una piel muy sensible.

No cicatriza bien y mi hija va a tener una marca en la cara.

Sí.

Además, queríamos que mi hija fuera actriz.

¿Y ahora, quién la va a contratar

con una cicatriz en la cara?

Dos puntos son dos puntos.

Ya sabe lo que quiere ser de mayor, qué precoz.

Sí, mi hija es muy madura.

Y tiene una buena madre que está siempre a su lado.

Una buena madre. Estoy siempre pendiente de ella.

La llevo al colegio, a clase de ballet, de piano.

No me importa no tener tiempo para mí, me sacrifico.

Soy una buena madre. ¡Vale ya con la buena madre!

Deberías leerte el decálogo para ser una buena madre

que ha publicado "Papis responsables".

Yo me lo sé de memoria. Es que de verdad...

Julia, ¿has visto a Daniel?

No, lo siento. Es que es increíble.

Cuando no lo necesitas, molesta.

Y cuando lo necesitas, desaparece.

Aquí me tienes, con mucho trabajo y buscando a mi secretario.

Dile que le estoy buscando.

Si te puedo echar una mano...

No, es cosa de Daniel. Eres un cielo, te lo agradezco.

Ojalá fueras mi mano derecha.

No sería yo la que dijera que no.

¿Te apetece cambiar?

En este momento de mi vida, me vendría bien un cambio.

Nunca lo hubiera pensado. Se os ve tan bien a Jorge y a ti.

Sí, estamos bien, pero no sé, un cambio...

Pero no ha pasado nada. No, no.

Me gusta la idea de trabajar para ti, una mujer.

A mí también me parece muy buena idea.

No sé, a Daniel lo podrían compartir Jorge y Victoria.

Pero ¿no ha pasado nada?

¿No ha pasado nada raro?

Creo que no te estoy entendiendo.

Algo en el ámbito privado, algo personal.

No, todo está bien entre nosotros.

Perdona que te lo pregunte, pero es mi deber saberlo.

Claro.

Bueno, pues hablo con los socios. Me apetece mucho.

Voy a ver si encuentro al inútil de Daniel.

Una cosa, Carlota. Dime.

Que esto ha sido muy precipitado y no quiero que Jorge...

No te preocupes, yo hablo con él.

Se lo digo de manera que no se lo tome mal.

Mi responsabilidad es plantear esta demanda.

No creo que vaya a haber acuerdo.

Son dos puntos que han truncado la carrera de mi hija.

-Espera, Inés. Las cosas no son así.

Estamos aquí para hablar y solo habla usted.

No es razonable.

-Si abandona esta sala, se entiende que no hay acuerdo.

Iremos a juicio con lo que eso supone.

-Hasta luego.

-Ya lo siento.

-Pues nos veremos en el juicio.

-Señoría.

No, no, no.

Dios, no, no. Juicio, no.

Jesús, esto es donde yo no quería llegar.

Esa mujer lleva horas hablando para decir que soy una mala madre.

Cálmate. No puedo calmarme.

Estoy hasta las narices de las madres así.

¿Que el niño se hace un rasguñito?

Pobrecito, mi niño.

No te lo tomes como algo personal.

¿Cómo quieres que no me lo tome como algo personal?

Cuando Cris empezó en infantil, era la única niña

que no sabía el abecedario en inglés.

Porque ahora, a los niños los estimulan desde la cuna.

¡Que te calmes, por favor! ¡No puedo calmarme!

¿Qué somos las madres, un payaso de una fiesta?

Perdona, Jesús.

Perdóname, pero es que esta mujer me ha puesto...

Perdóname tú a mí.

Vamos.

La situación ha cambiado.

Mi cliente tiene muchas dudas.

-¿Y qué motivo ha dado? Teníamos un acuerdo verbal.

-Considera que los proyectos de su esposa

son demasiado peligrosos.

-¿Qué?

Pero ¿qué tontería de los demonios es esa?

A Julio nunca se le ocurriría decir una cosa así, por Dios.

Lleva pegado al sofá desde que se jubiló

y todo le trae sin cuidado. No, no, no.

Esto es cosa de mis hijos.

-Sí, yo creo que sus hijos piensan lo mismo.

-¿Lo ves? Es cosa de ellos.

Yo, que los he parido.

Les he educado, les he dado todo lo que una madre les debe dar.

Y ahora, no entienden que yo quiera tener otras aspiraciones.

No entienden que quiera tener una vida propia.

Que ya no sean el centro de mi vida.

-Quizá lo más conveniente...

-¿Pretenden que me quede en el sofá, como Julio?

Yo me quiero divorciar precisamente por eso.

Porque me prometió que cuando se jubilara,

íbamos a recuperar el tiempo perdido,

íbamos a hacer otras cosas, viajar.

Pues yo lo voy a hacer.

Ahora, me toca a mí.

Ya he entregado una buena parte de mi vida

a mi marido y a mis hijos y me toca a mí.

-Tranquila, Pilar.

Si no hay posibilidad de negociar, tendremos que ir a juicio.

-¿Podría hablar con sus hijos?

Hacerles entender que esta decisión es suya y de su marido.

-Un momento, dos de mis hijos están a favor mío.

Les parece bien que me quiera divorciar y que cumpla mis sueños.

Los otros tres, no lo sé. Sobre todo, la pequeña.

-¿La pequeña?

-Sí, bueno, tiene 35 años.

Pero sigue siendo mi niña.

Aunque está muy unida a su padre, lo adora.

Yo creo que pretende evitarle a su padre un sufrimiento.

-Entiendo.

-Pero no comprende que Julio no es el mismo de antes.

Le da todo igual.

Es como si se hubiera bajado de la vida, pero yo no.

Yo todavía quiero hacer lo que siempre soñé.

Y ellos me quieren quitar mis sueños, mi vida.

Y a eso, no hay derecho. Es que no hay derecho.

-Pilar, por favor, tranquila.

Yo estoy completamente de acuerdo con usted.

Tiene derecho a hacer con su vida lo que quiera.

Divorciarse, viajar, lo que quiera.

Y vamos a luchar por ello. -Gracias.

Esto ha sido un mazazo para mí.

Creí que iba a ser más fácil.

Va a ser mejor que me vaya y lo piense fríamente.

-Me parece buena idea. Tómese un tiempo.

Hasta luego.

¡Hombre! -Hola.

-¿Qué tal?

¿Cómo va todo? -Muy bien, ¿y tú?

-Bien, con el asunto de la madre y su niña.

-Estoy enterada. Qué exagerada la madre.

-Es la decisión de mi cliente.

-Ya.

-El que me preocupa es Jesús.

-¿Y eso?

-Está muy nervioso, muy inquieto.

Mi cliente es un volcán, me trae loco hasta a mí.

Pero es que le veo... En la reunión, me daba pena.

-Ya se acostumbrará.

¿Hubo acuerdo? -No.

La madre quiere llegar a juicio porque dice que la herida

ha truncado la carrera como actriz de su hija.

-Pero por favor, si es una niña.

Es muy americano, lo habrá visto en alguna película.

Es como cuando caminas, tropiezas con una papelera y zas,

demandas al ayuntamiento.

-Hablando de americanos.

El otro día, en la fiesta de Madison, estabas espectacular.

-Gracias.

-Pero más guapa que nunca y eso es mucho decir.

Siempre estás muy guapa. -Rodrigo, por favor.

Que nos conocemos.

Lo pasamos bien. -Sí, estuvo bien.

-Sí. ¿Qué opinas de Madison?

-¿En qué sentido, físicamente, su personalidad,

el dominio del castellano? -Un resumen.

-Pues no me he fijado mucho, la verdad.

-Venga, ¿no te has fijado mucho? No me lo creo.

-Ya sabes que solo me fijo en las chicas guapas e inteligentes.

-Es verdad, se me había olvidado

que en la universidad, cuando conocías a una chica,

le preguntabas si había leído a Descartes.

-(RÍE)

Tus prejuicios te impiden apreciar mis cualidades.

-No, en serio, ¿qué te parece?

A ver, yo no consigo encontrarme con ella.

No sé muy bien cómo relacionarme.

No quiero hablar mal de ella. -No, no, Dios nos libre.

¿Quieres saber la verdad? -Sí.

-Es una pesada, es una pesada.

Y ha conseguido que Jorge sea más aburrido de lo que ya era.

-Eres malo.

-También te diré. Está bastante buena.

-A ver, sí, eso es evidente.

Está bastante buena, pero tampoco es para tanto.

El pelo hace mucho, exótica, el color de piel.

Y tampoco es tan alta porque...

-¿Nos tomamos algo?

-No puedo, tengo muchísimas gestiones que hacer todavía.

-Bueno, anda, lo acepto con alegría.

Porque incluso una falsa alegría es mejor que...

-Una verdadera tristeza.

Descartes. -Anda.

-Hasta luego.

-Hasta luego.

Se te ve mejor.

Victoria te hizo una visita. -Mejor que verte a ti.

Podríamos hacer para que venga siempre.

-Sí, pero me temo que va a ser imposible.

Entendiste cómo están las cosas, ¿verdad?

¿Todo bien? -¿Bien?

-Saldrás a la calle.

Pero el control del bufete lo tendremos nosotros.

Todo puede funcionar para todos si te portas bien

y aceptas la situación.

-¿Cómo lo has hecho? Es increíble.

Es verdaderamente increíble. -¿El qué?

-Me quitas el negocio, mi hija.

-Alba no tiene nada que ver.

-Claro, la quieres de verdad.

-¿Necesitas algo más?

-Pues mira, sí.

Quiero que muevas los hilos que hagan falta,

pero consígueme un vis a vis con Maricarmen.

¿Con Maricarmen? -Sí.

-Tendría que pedir algún favor.

-Tú lo has dicho.

Todo puede funcionar, pero para ambos lados.

Quiero un vis a vis.

-Impresionante, Francisco.

¿A uno le quedan ganas...? -Atrévete a reírte de mí.

-No te ofendas, que todo iba muy bien.

Por lo del vis a vis, no te preocupes.

Si hablo con la persona adecuada, no habrá ningún problema.

-Y a mi compañero de celda lo quiero fuera de la celda hoy.

-¿Algo más?

-De momento, no.

Si se me ocurre algo, te lo haré saber.

-Ya te diré cómo van las cosas.

Cuídate.

Descanse un rato y luego hablamos.

-Muy bien, gracias.

-Adiós.

-Hasta luego.

¿Me pasas una taza, Antonio?

¿Crees que los hijos le harán cambiar de opinión?

-No es raro que un hijo lo haga.

Además, Julio es muy mayor y no está preparado para esto.

No has cambiado de perfume. -Por favor.

-Me trae tan buenos recuerdos...

-Ay, de verdad.

-Vale, el caso, sí. ¿Mi opinión?

Le van a hacer cambiar de parecer.

Pero hay algo ahí...

-¿Algo, a qué te refieres?

-Cuando hablo con ellos, siento que tu cliente oculta algo.

-No me vengas con adivinanzas.

Si quieres decir algo, dilo. -Es solo una intuición.

-Carlota, quería comentarte una cosita sobre el logo.

¡Antonio! -Hola.

-Antonio Reyes...

-Ya nos presentaron.

-Encantado.

-Me tenés que contar cómo se pasa de ser actor de televisión

a un abogado tan guapo.

-Pues nada, algún día.

-Eso tiene fácil arreglo.

-¿Qué querías?

-Me encanta esto.

-Tengo que irme a los juzgados.

-Yo también. ¿Vamos juntos?

-Vale.

Y así.

Jesús, lo más importante de la toga

es entrar al juzgado con ella puesta.

No me hagas como los abogados que la llevan en el brazo,

remolonean, se la ponen.

A los jueces no les gusta. ¿Vale?

Por cierto.

Pedazo de toga, sí, señor.

Es bonita, ¿eh? Ajá.

Me la hice a medida. No hay togas de niño.

Es buena, es de seda.

Tiene un bolsillo interior.

Y el escudo, bordado a mano.

Muy bonito. Sí.

Pero abróchate.

Cuidado con esto. Importantísimo, los cuellos.

Que te quede bien, perfecta. Las mangas.

Tienes que estar cómodo porque si no,

empiezas a recolocarte mientras das tu alegato,

desvías la atención, un desastre.

Lo tendré en cuenta.

Solo la he usado un par o tres de veces.

Lo más importante, Jesús.

La actitud.

Eso es lo más importante.

Tienes que entrar en el juzgado y desde que plantes el pie,

tienes que proyectar desde aquí.

Seguridad.

¿Mm?

¿Qué haces con los nervios?

Para los nervios, utilizo el método Pacino.

¿Al Pacino?

Es una broma, ¿no? No, no, no, de verdad.

¿Tú te acuerdas de la película de Pacino

en la que hacía de abogado?

"El abogado del diablo". "Abogado del diablo".

Cuando estoy nervioso, cierro los ojos,

imagino a Al Pacino en la película y...

cojo su actitud.

Sobre todo, su expresión.

Y con esa expresión, entro en la sala.

Mirando a todas partes, a todo el mundo.

Que todo el mundo que se fije en ti diga:

ojo, que este tío va a ganar.

Entro en la sala como si fuera Al Pacino.

Al Pacino, ahí.

¿Mm?

¿Ensayamos un poco? Venga, va.

Mira, siéntate aquí.

Y yo te hago de Quintana.

Venga.

Letrado, su turno.

Con la venia, señoría.

Esta defensa cree que no hay lugar para la acusación...

A la demanda, perdona.

No hay lugar a la demanda...

No, Jesús, no, no, no.

La voz.

Mira dónde estoy. No te estoy oyendo.

La voz la tienes que proyectar.

Tiene que ser una voz firme, segura,

sin titubeos, al grano, sin correr.

Tienes que hacer pausas dramáticas, darle teatralidad.

¿Vale? Y luego, la posición corporal.

Mira cómo estás.

Tienes que estar recto, erguido.

Hombros hacia atrás, las manos en la mesa.

Bien plantado. ¿Vale? Venga.

Otro intento, venga.

¡Con la venia, señoría!

¡Esta demanda es absolutamente despropor...!

No, espera un momento.

¡Esta demanda es absolutamente desproporcionada!

No, no, no, no, Jesús, no.

No te puedes poner de pie, no puedes señalar con el dedo.

Simplemente, echarte hacia delante en tu sitio, sentado,

se puede ver como un gesto de agresividad.

Es como ser muy tajante con tus afirmaciones.

Muchos jueces lo toman como una agresión.

¿Se lo toman como una agresión?

Sí, porque estás condicionando su opinión.

Y tú lo sabes muy bien.

La única opinión que vale en el juzgado es la del juez.

Ten cuidado, porque algunos son muy tiquismiquis.

¿Sabes Satrústegui?

El abogado del pelo blanco. Sí.

Siempre que hace una intervención,

la termina con "en mi opinión".

En mi opinión. Ajá.

Por ejemplo, en tu caso.

Con la venia, señoría.

La demanda nos parece desproporcionada

y fuera de lugar en relación a los daños causados

por un accidente infantil.

La demandante busca sacar un rédito económico

basándose en dos puntos, señoría, dos puntos de sutura.

En mi opinión.

¿Eh?

-¡Bueno, Jesús!

¡Qué guapo estás! ¿A que sí?

Me viene genial que vengas.

Estamos con su entrenamiento

para que esté perfecto. ¿Qué le dirías?

Seguro que tus consejos son muy buenos. Estoy muy liada.

Pero estás muy bien.

Ahora que os tengo aquí.

Me gustaría convocar reunión de la junta para mañana.

No estaba previsto. -¿Pasa algo?

-No, no pasa nada, no os preocupéis.

Quería proponer una rotación del personal.

El otro día estuve hablando con Julia

y me vendría muy bien que fuera mi secretaria.

No te preocupes, tú podrías trabajar con Daniel.

Es un chico muy majo.

¿Julia te ha pedido dejar de ser mi secretaria?

No, no, no me lo ha pedido.

Estábamos hablando y no sé cómo surgió.

A mí me parece una buena idea y a ella también.

Si quieres, hablamos mañana.

Suerte y un consejo.

Es tan importante lo que dices

como la manera en que lo dices.

-Gracias.

-Estás muy guapo.

Bueno, ¿seguimos?

Jorge.

No se pudo ni llegar a un acuerdo.

Estaba aquella mujer hablando sin parar

de lo que es ser una buena madre.

¿Y qué tal con Jesús?

Pobre, estaba muy nervioso.

Es porque no se enfrenta en un juzgado.

Espero que esto se le pase.

Ha tenido un detalle precioso llevando el caso.

Seguro que estaba nervioso.

Pero controla muy bien los argumentos jurídicos.

Eso es verdad. ¿Cuál es el siguiente paso?

En principio, otra reunión. Es lo que intenta Rodrigo.

Si no, juicio.

¿Quizá un intento de conciliación ante el juez?

¡Por favor, con la supermadre es imposible la conciliación!

A ver si hay suerte. Pues sí.

Lo que me preocupa son las consecuencias en el colegio.

Algún comentario de alguna madre o de compañeros.

Tendrás que prepararla. Sí, voy a prepararla.

Yo no estoy preparada para recibir tantos mensajes.

¿Mensajes de qué? Mensajes de las madres.

No sé muy bien cómo leerlos.

No sé si me están apoyando y solidarizándose conmigo

o están criticándome.

Ya sabes, aquí opina todo el mundo.

Sí, la cuestión es opinar.

No lo soporto, de verdad.

Y juzgar si eres buena madre o no.

Paciencia, Sofi, paciencia. Sí, paciencia.

No sé cómo explicarle a Cristina

que de un accidente tonto, se ha hecho esta montaña.

Cristina es inteligente, entenderá lo que está pasando.

Pero tienes que tranquilizarte y no transmitirle tu angustia.

Me tendré que tomar un bote de valerianas.

O unas hierbas de esas de Olivia.

Voy a recoger las cosas.

Vale.

Es verdad.

No sé de qué hablas.

¿No sabes de qué te hablo?

¿Quieres quedarte con mi puesto de trabajo?

Ya sabes de qué te estoy hablando.

¿Has hablado con Carlota para quedarte con mi puesto?

Pensaba que eras buena persona.

No te lo voy a pedir dos veces. Para esto.

(SUSPIRA) ¿Y eso?

Pues nada, Sofi, que la he liado.

¿Por qué, qué ha pasado?

Le dije a Carlota que me vendría bien un cambio de aires

y me propuso ser su secretaria.

No pensé en Daniel ni en nada.

Lo tenías que haber pensado. ¿Y Jorge sabe algo?

Jorge.

¿Cómo voy vestido a la cena, de traje y corbata?

Mi madre es muy exigente. ¿No tienes esmoquin?

Te lo digo en serio.

¿De traje y corbata o informal? Arreglado, pero informal.

¿Y qué significa eso exactamente?

Déjalo, es una canción.

¿Una canción? Mm.

Cántamela. No, que no me la sé.

Un trocito. No te la voy a cantar.

Te parecerá absurdo, pero estoy nervioso.

Yo también y es solo una cena con mi madre.

¿La trato de tú, de usted o de su majestad, la reina?

Trátala de tú.

Si la tratas de usted, se sentirá mayor.

Y te va a echar de casa.

¿Llevo bombones o un vino? Lo que quieras.

A mi madre le encantan los regalos.

Lleves lo que lleves, te va a adorar.

No sé si voy a salir de esta.

Mi madre no es un monstruo. No, no quería decir eso.

Quería decir que... Es una cena, no pasa nada.

¿Vale? Vale.

(Abren la puerta)

Hola. Hola.

¿Qué tal? Muy bien.

He pasado una tarde estupenda. ¿Ah, sí?

Eugenia me cae genial.

Hemos estado en el club hípico y lo hemos pasado de miedo.

Qué planazo.

Sí, estamos pensando en organizar un evento benéfico.

¿Un acto benéfico?

Claro, una cena o algo así.

Para recaudar fondos para los caballos lesionados.

(RÍE)

¡No te rías! No puedo.

Queréis hacer una cena para los caballos.

Sí.

No sabes cómo te miran. O sea...

Tienen una mirada triste como si supiesen que no correrán más.

Es como si su vida no tuviese razón de ser.

Eso es muy emotivo.

Sí, es todo un drama, cariño.

¿Sabes cómo viven los caballos de carreras?

Es uno de los mejores clubes de España.

Los caballos vivirán mejor que nosotros.

No seas insensible. Se puede hacer algo más.

No, bueno, sí.

¿Y qué más?

¿Habéis estado con alguien, con Berta?

No, Berta no tiene esa sensibilidad para con los caballos.

Son unos animales muy sensibles

y saben quiénes pueden ser sus amigos.

A Berta solo le interesa mostrar sus dotes de amazona.

Oye, que lo hace muy bien, pero no ha venido.

¿Tú qué tal?

Bien, bien, sin más.

En la oficina, papeleo, trabajo, lo de siempre.

¿Quieres una copa? Está la botella ahí.

¿Qué pasa, no te ayuda tu secretaria?

Porque para eso está, digo yo.

Claro que me ayuda, me ayuda muchísimo.

Lo que pasa es que ahora tenemos mucho jaleo.

¿Pasa algo entre vosotros?

¿Entre quién?

Entre Julia y tú, ¿entre quién va a ser?

Si pasa algo... ¿Vamos a empezar con este tema?

Solo dime que no pasa nada y me quedo tranquila.

Pero dime la verdad. Ahora, es Julia.

Con Berta, no te da celos, se te ha pasado.

Ahora, le toca a Julia.

No pasa nada con Julia. Madison.

No pasa nada con Julia, no pasa nada con Berta.

Tienes que quitarte esa obsesión de la cabeza.

¿Lo próximo va a ser si tengo un lío con Jesús?

No sé, cariño. Yo estoy contigo.

Y es mi decisión.

¿No es suficiente?

Si lo que pretendes es que no tenga amigas

o que no haya estado... No, cariño, no quiero eso.

Solo quiero que me digas que no pasa nada.

No pasa nada con Julia. ¿Vale?

No tienes de qué preocuparte. Y menos, ahora.

¿Ahora, qué pasa ahora?

Que no va a ser mi secretaria.

¿Y eso, por qué? Bueno...

Porque no, cosas internas del bufete.

Pero tampoco quiero hablar ahora de eso.

¿No quieres hablar de esto?

Si no tuvieses nada que ocultar, podríamos hablar de esto.

Pues muy bien, venga. Vamos a hablar.

¿Qué quieres saber?

¿Por qué no es tu secretaria?

Porque Carlota no soporta al suyo.

Y como no lo soporta, me lo encasqueta a mí.

¿Alguna otra duda, alguna otra cosa que quieras hablar?

Nada más. Perfecto.

Voy a recoger esto.

Si le hubiera roto dos costillas, sería una bruta.

Un poco, sí.

Un niño dice eso. ¡Pero eso no es verdad!

Y que me van a denunciar tampoco es verdad, ¿no? Un niño lo dijo.

Voy a llevar un caso.

-No me lo creo.

-Voy a defender a Sofía.

A ti te pasa algo. Ya me lo ha dicho Charly.

-¿Qué te ha dicho Charly?

-Que estás rara y por algo será.

-Sé que estás ahí. ¿Qué pasa?

Eso me gustaría saber, qué le pasa conmigo.

¿Os ha pasado algo? No, no le he hecho nada.

¿Qué hacéis? -Estamos ensayando.

-¿Cómo ensayando?

-Para perder el miedo escénico. Estoy acojonado.

-Que no, hombre. Lo vas a hacer muy bien.

-Permíteme que lo dude.

¿Sí? Un aviso para José Manzanas.

Si no me deja pasar, será peor. No puedo dejarle pasar.

Voy a entrar de todas formas.

¡La otra vez nos hizo daño! Solo vamos a hablar.

¿Cómo...?

¿Julia?

¿Qué tal, es eficiente?

Sí, mucho.

Si no es por eficiencia, habrá otra razón.

¿Por qué te cambias?

Como jefe, has sido correcto y muy discreto.

¿Y cuál es el problema?

Trabajaremos mejor y nos comeremos menos la cabeza.

Tú no sabes lo que yo pienso. ¡Jorge, no seas ridículo!

Será lo mejor para ambos y punto. Y punto.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 88

Derecho a soñar - Capítulo 88

16 may 2019

Sofía ha de enfrentarse a una demanda por el accidente de la amiga de Cristina. Contará con la ayuda desinteresada de Jesús, inexperto a la hora de pisar los Juzgados. Sofía se siente especialmente alterada por la situación que está viviendo, trufada de intervenciones de otras madres que llegan a acusarla de mala madre. Por su parte la demanda de divorcio que lleva Carlota, de Pilar Buendía, que iba a ser de mutuo acuerdo, se encasquilla por la oposición de algunos de los hijos del matrimonio. Berta y Madison no acaban de congeniar, aunque Madison comienza a sospechar que su rival en relación con Jorge es Julia. Por casualidad y sin que Julia lo piense mucho se plantea la posibilidad de que deje de ser secretaria de Jorge y pase a ser de Carlota, lo que provoca un enfado monumental de Daniel. Maricarmen solo vive pensando en la cena que tendrá para conocer a Ángel, que le hace una gran ilusión. Olivia le ayudará a confeccionar el menú. Tanto Ángel como Alba están muy nerviosos con la cita. Carol vive momentos de confusión y desasosiego tratando de evitar a Charly, a la que no se atreve a confesar que está enamorada de ella.

ver más sobre "Derecho a soñar - Capítulo 88" ver menos sobre "Derecho a soñar - Capítulo 88"
Programas completos (109)

Los últimos 111 programas de Derecho a soñar

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 109 Completo 53:27 69% pasado viernes
    Capítulo 109 pasado viernes El despertar de Francisco en casa de Alba no es idílico, y ella empieza a sufrir las consecuencias de que todos sepan en el bufete que es la hija del jefe. Alba se enfada con Julia por su falta de confianz...
  • Nuevo Capítulo 108 Completo 53:30 69% pasado jueves
    Capítulo 108 pasado jueves Jesús continúa con su caso relativo al Patrimonio Histórico, mientras en el juzgado Carlota y Berta se enfrentan a la vista previa por la muerte de un perro, cuya dueña acusa a uno de ...
  • Nuevo Capítulo 107 Completo 52:59 67% pasado miércoles
    Capítulo 107 pasado miércoles Jesús continúa con su caso relativo al Patrimonio Histórico, mientras en el juzgado Carlota y Berta se enfrentan a la vista previa por la muerte de un perro, cuya dueña acusa a uno de ...
  • Nuevo Capítulo 106 Completo 51:47 75% pasado martes
    Capítulo 106 pasado martes Julia está ilusionada con Héctor, anoche han vuelto a quedar. Maricarmen está muy triste por la partida de Madison. Francisco se está quedando a dormir en el bufete, sin que nadie lo s...
  • Nuevo Capítulo 105 Completo 52:08 76% pasado lunes
    Capítulo 105 pasado lunes Jorge y Madison rompen su relación y ella decide volverse a Chicago. Pero el hecho de que Jorge vuelva a quedarse solo no facilita su acercamiento a Julia, pues otro abogado que le atrae, Héctor Col...
  • Capítulo 104 Completo 53:59 68% 07 jun 2019
    Capítulo 104 07 jun 2019 El caso de Juan Pedro demandado por acoso a Montse Vega provoca una discusión entre Jorge y Julia. Jorge está celoso de los encuentros que Julia está teniendo con Héctor, abogado de la...
  • Capítulo 103 Completo 50:25 68% 06 jun 2019
    Capítulo 103 06 jun 2019 Julia parece haber dejado definitivamente su etapa con Chema. Olivia la anima a emprender un nuevo camino y para ello hará lo posible para relacionarla con Héctor Moliner. Madison, cada día m...
  • Capítulo 102 Completo 53:05 66% 05 jun 2019
    Capítulo 102 05 jun 2019 Ángel le pide a Francisco que cumpla su parte del trato y que todo siga con normalidad, sobre todo con Alba. Jesús le pide a Carlota y Jorge que le den una oportunidad a Francisco. Julia conoce a H&...
  • Capítulo 101 Completo 51:04 77% 04 jun 2019
    Capítulo 101 04 jun 2019 Maricarmen paga la fianza y la salida de la cárcel de Francisco es inminente. Sin embargo, pese a su felicidad porque salga, Maricarmen sigue resentida porque Francisco no quiera vivir con ella. Por su par...
  • Capítulo 100 Completo 54:56 77% 03 jun 2019
    Capítulo 100 03 jun 2019 Es un viernes extraño en ZL&D. La noticia de la inminente salida de Francisco bajo fianza aviva los nervios de todos: se avecinan cambios. De todos, la más feliz por la próxima liberaci&o...
  • Capítulo 99 Completo 50:45 69% 31 may 2019
    Capítulo 99 31 may 2019 Victoria y Jesús llevan sendos casos en los que el abogado de la parte contraria es Rodrigo. El caso de Victoria, acusación de hurto contra una asistenta de hogar, se vuelve contra el denunciante al...
  • Capítulo 98 Completo 54:08 69% 30 may 2019
    Capítulo 98 30 may 2019 Alba llega tarde por culpa de la última de las compras compulsivas de su madre; un despertador. Berta invita a Julia al afterwork pero esta no lo ve claro y optan por quedar para cenar esta noche. Carlota ...
  • Capítulo 97 Completo 54:26 65% 29 may 2019
    Capítulo 97 29 may 2019 Maricarmen va a vender la naves. Julia discute con Olivia porque no la dejan dormir con tanto “amor”. Jesús empieza a llevar el caso de Ricardo Castro y su estanque de peces. Alba le ofrece a S...
  • Capítulo 96 Completo 52:05 74% 28 may 2019
    Capítulo 96 28 may 2019 Dos nuevos casos ponen en actividad al bufete ZL&D. Por un lado, un empresario adinerado ha despedido a la cuidadora de sus hijos acusándola de robo. Será Victoria la encargada de defender los i...
  • Capítulo 95 Completo 52:19 69% 27 may 2019
    Capítulo 95 27 may 2019 En el caso de la incoación de expediente de deportación contra Santiago Vega, Julia, que lo defiende, insiste en basar sus alegaciones en argumentaciones políticas. En el último moment...
  • Capítulo 94 Completo 51:47 70% 24 may 2019
    Capítulo 94 24 may 2019 El conflicto entre Alba y Maricarmen por el tema de la venta de las naves para obtener dinero para la fianza de Francisco está en un momento álgido. Por un lado, Maricarmen duda en entregar el que c...
  • Capítulo 93 Completo 51:20 68% 23 may 2019
    Capítulo 93 23 may 2019 Al menos dos acontecimientos amenazan con tener consecuencias importantes en el futuro de todos. Por una parte, Julia descubre que el procedimiento de expulsión del hijo de María es más retor...
  • Capítulo 92 Completo 51:35 66% 22 may 2019
    Capítulo 92 22 may 2019 Julia pide a Jorge ocuparse del caso de María Tembo y lo consigue. Está convencida de que será un caso fácil y podrá traer a su hijo de vuelta a España. Jorge tiene dudas...
  • Capítulo 91 Completo 52:09 67% 21 may 2019
    Capítulo 91 21 may 2019 El coach anima a Sofía a mirar la vida de una manera más alegre y ligera, ella lo intentará. Julia ha ligado este fin de semana por el Acorder y ha sido un desastre. Los socios reparten los c...
  • Capítulo 90 Completo 53:54 65% 20 may 2019
    Capítulo 90 20 may 2019 La demanda contra Sofía es retirada en el último momento por la demandante, y Jesús, después de tantos temores, no llega a intervenir. Jesús arrastra una descomunal resaca duran...