Derecho a soñar La 1

Derecho a soñar

Lunes a viernes a las 18.15 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5177903
No recomendado para menores de 7 años Derecho a soñar - Capítulo 78 - ver ahora
Transcripción completa

O como dice él.

Lo que sea con tal de machacar a Mayra Velasco.

No, no tienen derechos de autor.

Otra cosa es el copyright sobre los diseños que crean

o sobre las marcas.

Pero de poco les sirve, ya sabéis que el mundo de la moda

es el reino de las copias. ¿Eres abogada?

Sí, Berta, sí, estudié derecho.

¡Eres abogada!

Lo que quiero es cambiar la imagen anquilosada que tenemos.

Lo más importante es la página web.

Por eso, lo que quiero es que Charlie y vos

se encierren, se sienten en la silla y hasta que no me traigan

un diseño que me fascine, no vengan.

La tipografía es una de las cosas que dijo que estaban obsoletas.

Y yo soy tan imbécil que te traía un regalo.

¿Y a esta qué le pasa hoy? -Aparta.

Estabas encima de él, ¿a eso le llamas trabajar?

¡Estábamos mirando el ordenador!

No es lo que imaginas. -Vale...

A ti te gusta Daniel.

¿Sabes lo que pasa, Charlie? Es que no entiendes nada.

La familia con este escándalo mediático,

de verdad, estaría bien que reconocieras

que estás pasando un momento difícil.

Va a cometer el mayor error de su vida y voy a impedírselo

No le hagas daño. -No pienso hacerle daño.

No voy a dejar que le hagas ninguna jugada.

No tengo preparada ninguna jugada. -Entonces, déjala.

¿No te das cuenta de que así le haría más daño?

Ha entrado un caso y me gustaría que lo llevaras tú.

¿Yo?

Yo te voy a acompañar como abogado titular.

Pero el caso lo llevas tú.

Tu estrategia, tú hablas con el cliente,

y estás presente en todo el proceso.

Pues vamos a brindar por este caso

y por los muchos que te quedan.

Faltaría celebrar que por fin has salido del armario de abogada.

Lo importante es celebrar algo. Claro.

¿Te parece una cena el viernes por la noche?

Para... Tú y yo.

Guapi, ¿desayunamos?

No, no tengo nada de hambre y tengo un dolor de cabeza...

Tú lo que tienes es una resaca como una casa.

Sí, sí, un poco, sí.

Pero bueno, estoy estupenda, ¿eh?

Oye, ¿y tú qué haces pintándote las uñas?

Pues nada, que me he pintado las de las manos

y aprovecho y me pinto las uñas de los pies.

Sí, sí, claro, claro.

Julia, te estás poniendo "estupendi".

¿Qué tal anoche? ¿Pasó algo? No.

No, claro que no.

Estuvimos tomando algo y...

¿Y?

Y charlando muy a gusto.

Hasta que nos despedimos y nos fuimos y ya está.

¿Y sabes qué?

¿Qué?

Pues que yo estaba tan...

Tan nerviosa que me metí en el cine a ver una peli.

¿Nerviosa, nerviosa?

Sí, nerviosa.

Por la cita y por...

Y por lo del caso.

Qué guay...

No sé, Oli, esta vez es diferente. Es mi primer juicio.

Lo de la otra vez fue una audiencia conciliatoria.

Juli, por fin eres abogada.

Después de todo todo lo que te lo has currado.

Además, es uno de esos casos que me gustan tanto.

Una mujer con despido improcedente por embarazo.

Dale su merecido, ¿eh?

Sí, eso haré, espero.

He hecho café de Ecuador, ¿te apetece?

No, no, ya me lo tomo en la oficina, tranquila.

Vale.

Oye Oli,

Una cosa, eh...

Tú, ayer, a Jorge y a mí,

¿cómo nos viste cuando estábamos en la barra?

(Pedorreta)

¿Qué? Madre mía, cómo estás.

Si es que estás coladita.

No, no, coladita sí que no.

No, vamos. No me pienso colar por mi jefe.

Ni loca, no.

A ver...

¿Sabes cómo os vi?

Insoportablemente acaramelados.

¿Por qué te crees que puse el champán y me fui ipso facto?

¿En serio estábamos acaramelados?

Te quiero contar una cosa.

Que... No, pero no te rías.

Que Jorge, creo, que me ha invitado a cenar.

A ver, ¿cómo que crees? Que sí, que me ha invitado a cenar.

Pero en plan celebración, nada de cita.

¿Me explicas qué diferencia hay entre una celebración y una cita?

Que no, que es celebración.

Que con todo lo de Chema y lo de Luis, pues...

Se nos había olvidado que... Que ya estoy colegiada.

Juli, asúmelo, por favor, tienes una cita con Jorge.

No pasa nada, todos tenemos citas.

Tienes una cita con Jorge. Deja de comerte la cabeza.

Sé feliz, fluye un poco, disfruta la vida que es preciosa.

Ya...

Y que no me haga tantas preguntas. ¡Ajá!

¡Dame un abrazo, anda! ¡Ay!

Dale un bocado, está buenísima.

(Sintonía "Derecho a Soñar")

(Teléfono)

Hola, buenos días. ¿Qué tal? Sí, eh...

Me gustaría reservar una mesa.

Sí, para dos.

Pues sería para el viernes a eso de las nueve.

Jorge Leiva.

Muy bien, y una cosa, eh...

¿La mesa podría ser con vistas?

Con las que tenéis ahí en el patio de fuera.

Muy bien, estupendo, muchas gracias.

Hasta luego.

Perfecto, Teresa, gracias. Estamos en contacto.

¡Uh! Qué bonita sorpresa para empezar el día.

Qué lástima que no sea recíproca.

Me encantan las mujeres duras.

Tengo un poco de trabajo, si no te importa.

No tengas tanta prisa, a esta hora, los funcionarios

no están activos, si quiera.

¿Sigues con mucho papeleo?

Sí, bastante.

Pero hay cosas que es mejor quitárselas de encima rapidito.

Ya...

¿Quieres que te eche una mano con el papeleo, digo?

Me conozco a todas las secretarias del edificio.

De algunas, sé hasta el perfume.

Y hay algunas como locas por hacerme un favor.

Te lo agradezco pero prefiero que no me relacionen con vos.

Bien pensado, porque se podrían poner celosas.

No sería la primera vez.

Tranquilo, no tienen motivos, vinimos a trabajar, ¿te acordás?

¿Sí? -Hmmm... Sí.

¿Pero sabes qué? Tengo la suerte de que, en mi caso,

placer y trabajo son lo mismo.

Sacame una duda que tengo.

¿Vos venís solo a piropear juezas

o te vale con la primera que entra en el ascensor?

¿Estás celosa, tú, ahora? ¿Eh?

¡Ah! Sí, un poco. No, no, en serio tranquila.

Eh... Yo vengo a un duelo de titanes.

Ah, ¿sí? ¿De qué se trata?

¿No te han informado en tu bufete?

Llevo la defensa de Mayra Velasco y me enfrento a Berta,

vuestra pasante.

O sea, que vos sos uno de los titanes, ¿no?

Perdoname, ¿quién es Berta?

Berta, Berta de Beltrán.

A la que le dan el último caso, la que no me quita ojo.

Ah...

Ah, no te hagas ilusiones, ¿eh?

Creo que no te quita ojo porque no quiere

que la agarres desprevenida, como a mí hace un ratito.

¿Y eso qué quiere decir?

¿Tú tampoco vas a poder dejar de mirarme a partir de ahora?

¿De qué se trata el caso?

¿Quién es María Velasco? -No, Mayra.

Mayra Velasco, es una estilista famosa.

Vosotros lleváis a una joven promesa

Que... La acusa de plagio, básicamente.

Por lo que cuentas, no creo que vaya a correr mucha sangre.

Bueno, el orgullo siempre arrastra sangre

y no sabría decirte cuál de los dos es más orgulloso.

Te garantizo que van a saltar chispas.

Interesantísimo, me muero por ver ese duelo.

Ahora, te voy a dar un consejito.

Para la próxima vez, trata de combinar mejor la corbata.

Con ese estilo, no creo que tu clienta se pueda concentrar.

Me encanta que te fijes en mí. -Chao.

Te queda estupendo ese pañuelo, ¿te lo han dicho alguna vez?

Me dijeron cosas mejores.

Esta semana todas vamos de uniforme Hugo Collado.

Bueno, yo no lo tengo muy claro porque me queda como un babero.

Se nota que no has visto

uno de los vídeos virales de internet.

¿Qué vídeo? "25 maneras de ponerse un pañuelo".

Tiene casi 40 millones de reproducciones.

¿En serio? Ajá.

No sabía que el mundo pañuelo tuviera tantos fans.

Pues cuando tengas un rato, póntelo, porque es hipnótico.

¿Hipnótico? Sí.

¿Te ayudo? Sí, sí, porfi.

A ver, a ti te pega... Vale, ya sé.

Sígueme a través del espejo, que te voy a enseñar.

Ya verás que es muy fácil. Cogemos el pañuelo.

Lo enroscamos.

Nos lo ponemos detrás del cuello.

Ajá. Ajá, le damos una vuelta.

Cogemos este extremo y lo metemos por aquí.

Ajustamos.

Le damos un nudo.

Y otro nudo.

¿A ver?

Muy bien, te queda genial. Es tu estilo, total.

Mucho mejor, sí.

Bueno, muchísimas gracias. Nada.

¿Pues qué quieren que les diga?

Yo no acabo de ver el parecido.

Pero está claro que lo mío no es la moda.

Así que ilústrenme.

¿Quién quiere ir a juicio y, exactamente, por qué?

Si me lo permiten... -Señor juez.

Aunque no tenga criterio en lo que a moda se refiere,

entienda que el resto de los mortales nos regimos

por algo sagrado, las tendencias.

No todos vestimos una toga que ha sido inmune al cambio

desde hace más de cuatro siglos.

Cuando un trabajador como yo sufre un plagio en toda regla...

Lo que mi cliente quiere decir... -Deje, déjele a él.

Si algo no le falta a su cliente son ganas de expresarse.

Adelante. -Muchas gracias.

A donde iba es que, en mi mundo, el de la moda, que es de todos,

cualquiera que sepa distinguir tres en un burro

es capaz de distinguir que estos dos modelos son idénticos

y que nos encontramos ante un descarado caso de plagio

que ha puesto en evidencia la ley del más fuerte.

Eso habría que valorarlo, porque mi cliente se declara

inocente de cualquier cargo.

Esa...

Esa persona que está ahí representa a la industria televisiva

pero no la exime de comportamientos éticos

donde se respete el trabajo ajeno.

En cualquier caso, mi cliente renunciaría

a ir a juicio a cambio de una disculpa pública

de la señora Velasco en el programa "Atrévete a cambiar"

y en sus redes sociales. -Ya, ¿y algo más?

Sí.

Una indemnización económica que aún no hemos valorado.

Ya, y se contentaría con eso, ¿verdad?

Bien, y sospecho que la otra parte pretende negar el parecido

aunque eso suponga ir a juicio.

Señoría, nuestra... -No tengo interés

en negar el parecido. -Ah, ¿no?

No, todo lo contrario. -¿Y entonces?

Mi única duda, y aprovecho a plantearla ahora que estamos aquí,

es si denunciar a este joven solo por difamación

o por difamación y también por plagio.

Perdón, ¿por plagio?

Hagan el favor de explicarse.

Si eso es un plagio,

esto también lo es.

Es una fotografía tomada en mi estudio

hace unos años de un diseño mío anterior al del señor Collado.

Mírenlo bien.

Mírelo bien, aunque no hace falta fijarse mucho

para ver que son prácticamente iguales.

Con lo cual, el que ha plagiado ha sido él.

Yo, a lo sumo, me habría plagiado a mí misma.

(Golpes)

¿Se puede? -Sí, claro.

Hace días que casi no se te ve el pelo por aquí.

Sí, he tenido que hacer varios trámites en los juzgados.

¿Qué tal tú en este despacho?

No me digas que te envía Victoria para sacarme de aquí.

Todavía no, pero no des ideas, que ella solita tiene bastantes.

No te lo voy a negar. -Ay, estoy deseando...

Que este nuevo engranaje funcione de verdad.

Estoy harta de remar cada minuto.

Estamos en el buen camino, no hay que desesperar.

Yo creo que hemos tenido mucha suerte.

Ni un recorte drástico, ni un despido, nada.

Sí, es verdad.

Yo vengo por otro asunto.

Eh...

Te quería pedir... Te quería pedir una cosa.

Dime, si está en mi mano...

Es algo personal.

Te tenía que pedir un favor.

Ya...

Ya, muy bien, lo que necesites, de verdad, dime.

No, no, si no te importa prefiero que lo hagamos en otro sitio.

Donde quieras.

Vale, si te parece bien, a la salida quedamos en la terraza.

A la salida, ¿hoy? -Sí.

¿En la terraza? -Sí.

Muy bien.

Ahí vamos a estar más tranquilos. -Sí, lo que necesites, de verdad.

Gracias, Jesús. -Muy bien.

Esto es una vergüenza, fíjese en los peinados.

Se nota que la foto es de hace años.

A lo mejor, yo no había ni nacido. -¿Qué tienes, nueve años?

Entonces, empieza a entender un poquito mejor lo que pasa,

esto me resulta un poquito infantil.

Efectivamente, la foto es de 2008,

lo que coincide con los inicios de su carrera, ¿me equivoco?

Pues claro que te equivocas.

Yo no llegué donde estoy gracias a un título universitario.

¿Y cómo llegó? ¿Inspirándose en los diseños de otros?

Disculpe, letrado pero se está excediendo con mi cliente.

Señores...

Mi relación con la moda viene de mucho antes,

mi madre era modelo de alta costura y yo mamé la moda.

Pero qué sabrás tú si no sabes ni escoger corbata.

Señores, bajen el tonito, que no es un bar.

¿Me permite, señor juez? -Adelante.

A los 11 años empecé a diseñar el vestuario

de las obras de teatro de mi colegio y de la academia de mi hermana.

A los 14 gané mi primer premio.

Y, desde entonces, tengo unos cuantos premios

que no me voy a poner ahora a enumerar.

No, mejor obviemos la enumeración.

Que nadie limite mi carrera a un título universitario

que cualquier hijo de vecino puede obtener poniéndole ganas.

Me gustaría dejar constancia de toda la documentación

que mi cliente está aportando sobre su carrera profesional

porque está debidamente documentada.

Por supuesto, soy un hombre transparente

que ama y respeta su trabajo.

Lo único que no respeta es el trabajo ajeno.

Una intervención más de ese calibre y suspendo la sesión.

¿Entendido?

Siga.

Decía, como ya he escrito muchas veces en mis redes sociales,

que para mí, la moda es como una religión.

Tiene que creerme, señor juez.

En mi vida he visto estas fotos, no sé qué pretende insinuar.

No se trata de que yo le crea,

aquí no valen las cuestiones de fe.

Se trata de que las pruebas demuestren o no

la veracidad de las acusaciones. -Señoría, si me permite...

Sí.

Tengo una amplia experiencia en casos de plagio

y es algo muy habitual que quien levanta la liebre

con una denuncia esté tratando de desviar la atención

del verdadero plagio.

¿Me estás acusando tú también?

Porque entiendo que para eso está el juez.

No, no, caballero, no.

Perdóneme, el juez no está para acusar a nadie de nada.

Letrada, por favor.

La próxima vez, antes de presentarse,

explíquele a su cliente cuestiones elementales

para que esto pueda discurrir con cierta normalidad.

Berta, por favor, dile algo.

Diles algo, no me puedo quedar aquí sentado mientras se mofan

de mis trabajo y de mis principios. -Hugo, por favor, siéntate.

Si me disculpan, necesito hablar un minuto con mi cliente.

Gracias.

Buenos días.

Buenos días.

He pasado por tu despacho y no estabas.

Acabo de llegar.

Claro...

Te llamé ayer de noche,

no me cogiste el teléfono, seguro que estaba desconectado.

He visto tu llamada esta mañana.

Me acosté pronto, necesitaba descansar y desconectar.

¿También necesitabas desconectar de mí?

No, de ti, no.

Es que me pasaron muchas cosas últimamente y...

A veces, me parece que todo esto no es real.

Como si estuviera en una película.

Siento no haberte devuelto la llamada.

No te lo digo para pedirte explicaciones.

Solo quería saber si estabas bien.

Sí, estoy bien.

¿Y tu madre?

Encantada en el retiro.

No para de hablarme de chacras y posturas de yoga.

Qué bueno.

Eso significa que no adelantará su vuelta a casa.

No, no creo.

Si sigue así, tendré que ser yo la que vaya a buscarla.

No creo que aguante mucho sin verte.

Eso pensaba yo pero parece que le sienta bien estar sola.

Te he echado de menos.

Y yo a ti.

Pero algo me decía que tenía que estar a solas conmigo misma.

No tengo muchas ocasiones de estar a solas.

Te entiendo perfectamente.

Pero la próxima vez que no me cojas el teléfono,

iré a buscarte donde estés, sea la hora que sea, ¿entendido?

Vale.

¿Nos vemos luego? Sí.

Ya me dirás qué te apetece hacer.

Adiós.

La llamaré para informarle de nuestro siguiente paso.

Espero tu llamada. -Y recuerde,

la próxima vez que tenga información sensible,

comuníquemela a mí antes que a nadie.

Vale, lo haré. -Si queremos jugar bien

nuestras cartas, necesito que estén todas sobre la mesa.

Vale, y hazme un favor, quítate esa corbata.

Es horrorosa.

Hay que ser ruin para sacarse un fotomontaje

del año de la pera.

Vuelvo a presentarte a mi abogado, Rodrigo.

Cualquier duda o queja, se la transmites a él.

Me voy, tengo mucho trabajo.

Crear tendencia sin copiar lleva su tiempo.

Parece mentira...

Tú, con tu enjambre de ayudantes y tu avalancha de recursos,

pisoteando al más débil.

Mofándote del talento de alguien como yo, que se ha ganado

cada céntimo de sus honorarios con cada gota de su transpiración.

Recuérdale al señor de quién fue la idea de iniciar esto.

¿Necesita que le refresque la memoria o sí se acuerda?

He pasado noches enteras sin dormir quemándome las pestañas.

¿Vas a venir tú a robarme los créditos?

Menuda farsanta está hecha.

Hugo, cariño, siento recordarte que los créditos los tenía yo

antes de que tú nacieras.

Deberías repasarte mi bio.

Me pregunto a cuántos no habrás tu fagocitado

en tu prolífera carrera. -Hugo, por favor.

Ahora entiendo que cambies tanto de revista, se sabrá todo.

Vámonos, porque así empeoras las cosas.

De verdad... -Berta, que quiero hablar con...

Eh... -Qué vergüenza.

Bueno, mira, esto no son formas de arreglar las cosas.

Hay que hablarlas delante del juez.

Hay que hablarlas.

Esta es la tipografía que estaba buscando.

Ahora sí invita a la lectura esta página.

Es increíble cómo podían estar con esa antigua, no puedo creer.

A parte de los cambios que se ven a simple vista,

también estamos trabajando en la interfaz

para aumentar el tráfico.

Excelente, además de eficaz, sos proactivo, ¿eh?

Gracias. -Me gusta.

Daniel, me gustás.

Me da tranquilidad saber que puedo contar con alguien aquí.

Solo intento hacer mi trabajo. -Mirá, te diré una cosa,

Hay dos tipos de personas,

las que hacen su trabajo y las que hacen bien su trabajo

y vos sos de las segundas.

Pues le agradezco mucho que me lo diga.

Te voy a dejar un archivo con mi biografía

para que lo metas en "Quienes somos", la parte esa.

Que como fui la última en llegar acá,

me gustaría que aparezca en la primera parte.

Cliquear y que aparezca mi nombre en primera línea.

¿Qué te parece?

Sí, sí, supongo que se podrá, no creo que haya problema.

Lo dejo a tu criterio, le tengo que hacer retoquitos

a la biografía, porque siempre me faltan cosas,

cursos, conferencias... Siempre me olvido de algo.

Tiene que ser difícil condensar tanta experiencia.

Lo difícil es acordarse, condensar, no condenso mucho.

Ah, eh...

Necesitaré también una foto para acompañar el texto.

Sí, claro, tengo un montón de fotos.

Me gusta hacerme fotos, tengo un amigo fotógrafo

que me hace un montón.

¿Cómo? -Me pone nerviosa, pero bueno.

Yo le puedo ayudar a elegir la más adecuada.

No lo había pensado, me parece buena idea.

Después te las mando y elegís la que más te gusta.

Perfecto.

¿Necesita algo más? -Sí.

No quiero ser pesada pero me gustaría que prestes atención

a la cuestión estética porque en este bufete

no le dan mucha importancia y a mí, eso me preocupa.

Si me lo permite y desde la humildad,

creo que soy la única persona de este bufete

ligeramente sensible al diseño. Bueno, después de usted.

Daniel, Daniel, Daniel...

¿Cuál era tu apellido? -Maroto, Daniel Maroto.

Daniel Maroto, ¿sabés qué?

Hay una sola cosa que me molesta de vos.

¿El qué?

Tutéame, por favor, de una vez.

Vale, sí.

Perdone, ¡perdona! Perdona, te tuteo.

Hay una cosita más que te quiero pedir.

Sí. -No sé si vos te ves capaz...

De llevar mi agenda.

Sí, sí, por supuesto, será un honor.

Es una agenda muy complicada, de difícil planificación

hay que adelantarse a las citas, estar atento a cualquier imprevisto,

cancelaciones...

Descuide, ¡descuida! Descuida, tengo experiencia y sentido común.

Vale, hay que estar atento a cada detalle,

no se te puede perder nada, esta es la del año pasado.

Estúdiala bien, ¿vale?

Hay una organización por colores que tienes que atender.

El verde es para clientes que facturan más de 30 000 euros.

El amarillo para clientes rasos, el rosa para asuntos personales

y el blanco para médicos, estética y ese tipo de cosas.

¿Pero incluye esto agenda personal también?

Aunque abarco mucho, soy una sola persona

y no concibo la vida sin trabajo y el trabajo sin vida.

Es el arte de saber encajar. -Sí, tienes razón, sí.

Vale, eh... -Ahora, como te imaginarás,

te quiero pedir una cosita.

Todo lo que pase entre mi agenda, vos y yo

tiene que quedar entre mi agenda, vos y yo.

¿Correcto? -Correctísimo, faltaría más.

Eh... ¿alguna cosa más?

Nada más, ahora, sí. Ya te pedí muchas cosas.

Pues gracias.

Que sí, hombre, es una tontería de estas que le dan a él.

Ni te preocupes, de verdad.

Oye, te tengo que dejar, sí. Gracias, ya hablamos.

"¡Ey, Berta!"

¿Qué tal? ¿Todo bien?

Si el objetivo del día era meter a mi cliente en un taxi,

sí, todo bien.

Si por el contrario, pretendía ganar el caso,

pues me parece que no.

Aunque no te lo creas, podía haber sido peor.

¿Sí? Pues no sé cómo. Me da miedo girarme y verlo detrás.

¿A tu cliente? Qué va, este ha tenido suficiente gente

vistiendo togas.

Yo creo que para él debemos ser asesinos en serie de la moda, ¿no?

Sí, la verdad es que con las togas y tu corbata, el pobre...

Ya ha tenido suficiente.

Bueno, ¿qué te ha parecido la foto sorpresa

que se ha sacado Mayra de la manga? -Pues un golpe bajo.

Lo tuyo no tiene desperdicio.

¿Lo mío? -Sí.

Siento decepcionarte pero para mí, también ha sido sorpresa.

No tenía ni idea de que iba a sacar esa foto.

Pero si te estabas pavoneando ante el juez.

No, pero ya me conoces.

No puedo evitarlo, es mi macho alfa interior que me posee.

Sin él, sería un osito de peluche.

Ya, pues que sepas que a los ositos de peluche

la gente no les hace daño.

Bueno, lo tendré en cuenta.

Aunque, algún golpe, me he llevado.

Sobre todo, de chicas que parecían inofensivas y luego, mira.

Ya, es que la gente también se equivoca, ¿no?

Además, a las chicas les gusta tener como amigos

a ositos de peluche adorables.

Bueno, oye de verdad si hubiera sabido

lo que tramaba mi cliente, te lo hubiera dicho

porque a mí no me gustan ese tipo de sorpresas.

Así que, yo qué sé, pero ya está hecho.

A ver si conseguimos que se pongan de acuerdo

e intentamos evitar el juicio.

Ya, pero intuyo que no va a ser fácil.

Son como el perro y el gato.

Sí, pero en fashion.

Mi cliente parece el perrito de Paris Hilton.

Y Mayra, ¿qué sería entonces?

Una gata de toda la vida pero con un collar de diamantes.

Bueno, pues ya me cuentas cuando hables con tu cliente

y me dices en qué fase estamos.

"Okey, makey".

Pues nada, vamos hablando, da recuerdos en la oficina.

De tu parte.

Daniel, ¿qué estás haciendo?

¡Daniel!

Perdón.

Pues... Es que es un encargo un poquito delicado.

Es confidencial y no sé si te puedo contar.

¿Me vas a contestar a la pregunta?

Sí, eh...

Victoria me ha pedido que le lleve la agenda.

Estoy mirando su agenda del año pasado

para ver cómo le gusta trabajar. -¿Todo esto es su agenda?

Ojalá, esto es una parte.

La estoy mirando para ver si consigo sacar una estrategia

a la altura de sus expectativas. -Dime una cosa, por curiosidad.

¿Te lo ha pedido ella o te has ofrecido tú?

No, no, no, me lo ha pedido ella.

Aprovechando que estábamos con los cambios de la web,

¿La web? ¿Otra vez? ¿Te ha pedido que cambies la web?

Sí- -¿Y tú qué habías hecho

para que ella te pidiera una cosa así?

Yo, nada, hice mi trabajo, pero lo hice bien y me lo dijo.

Pero yo no...

Tendrás que enseñarme a hacer algún nudo,

que de pañuelos no controlo.

Tienes que ver el vídeo, se aprende mucho.

Cuánto estilo hay hoy en la oficina, ¿eh?

Qué glamur, qué maravilla, qué bonito...

Cuánta envidia. -También.

Carol, ¿y tu pañuelo? Que no se diga.

No me van mucho las modas.

Vaya, parece que alguien tiene un mal día.

Sí...

Creo que Victoria la ha mandado fotocopiar medio archivo.

Pero si ya está digitalizado, solo es seleccionar e imprimir.

Pues no sé, será otra cosa, pero algo le pasa, eso, seguro.

(TOSE)

El mundo, que es un pañuelo.

¿Vos quién te creés que sos?

Eso pienso yo, ¿quién te crees que eres para entrar aquí

de esa manera y levantar la voz a un empleado?

Soy socia accionista de este bufete,

por si te olvidabas y esto no va con vos.

Estoy tratando de hablar con ese que está ahí

que no se atreve a dar la cara.

Y yo estoy intentando hablar contigo.

Te recuerdo que si necesitas los servicios del personal

que está en plantilla, deberías plantearlo antes.

Perdón, no sabía... -¡Calla!

Sos un salame, mino.

Lo mejor será que me vaya. -¡Quieto ahí!

¿Te pensás ir sin decir nada?

¿Pensás huir como una rata de alcantarilla?

Si te acabo de decir que... -Y eso, ¿qué es?

Trae mi agenda, que la tenés impresa delante de todos.

Victoria, no te lo diré más veces.

A partir de ahora, cualquier decisión que afecte

al personal que está en plantilla deberás exponerla a los socios.

Si no, no funciona. -Claramente no funciona.

Igualito que la web. -¿La web?

¿Qué pasa con la web? La web está muy bien como está

y te aseguro que no se cambiará ni una palabra en mucho tiempo.

A ver, si se me deja decir algo... -¡Calla!

Callate la boca. -Daniel...

¿No lo oyes?

¡Shhh!

Es el teléfono de tu mesa, lleva cinco minutos

sonando sin parar.

Sí, sí, perdón...

Ya, ¿no?

Jorge, tendrías que habernos visto la cara.

Es como si se hubiese sacado un conejo de la chistera.

Ya...

Lo peor es que me temo que el truquito le va a funcionar.

Ya, o sea, que no solo vamos a perder el caso

sino que nos vamos a tener que enfrentar

a una denuncia de injurias y calumnias.

Justo lo que necesitaba el bufete.

(SUSPIRA)

Esto ha sido muy poco elegante por parte de Rodri.

Cuando me lo he encontrado a la salida, se lo he dicho,

pero no te lo pierdas, dice que él no tenía ni idea de la foto.

Ya, ni idea...

Por favor, parece mentira, lo conoces perfectamente.

Yo creo que dice la verdad.

Seguro, la verdad...

Bueno, sí, me dio esa impresión.

Lo veo más tranquilo y relajado que la semana pasada.

Pero no lo quiero decir muy alto, no vaya a ser que haya sorpresas.

(Teléfono)

Hablando del rey de Roma... A ver...

Si llama es porque tiene novedades.

Espero.

Hola, Berta, ¿cómo estás? -Hola, Rodrigo.

Así me gusta, cordialidad ante todo. -"Dime".

Verás creo que tengo algo que os puede interesar.

Ah, ¿sí?

Mi clienta está dispuesta a negociar.

De acuerdo.

Pero no os lo va a poner fácil.

¿Y qué queréis?

"Una disculpa".

¿Solo eso? -"Sí".

Pero a lo grande, que salga en todas partes y se enteren todos,

"ya sabes a lo que me refiero, nada de en un despacho".

Vale.

Pensadlo y ya me decís, más fácil no lo puedo poner.

Okey.

Gracias por llamar, Rodrigo.

Nada, gracias a ti.

¿Qué dice?

Dice que su clienta está dispuesta a no denunciar

a cambio de una disculpa pública en las redes de Hugo Collado.

Habrá que ir a por ello, ¿no?

Tú no lo has visto esta mañana...

No lo he visto pero no quita que sea una buena noticia.

Mayra no quiere sacar tajada, solo quiere darle un escarmiento.

Algo es algo.

Sí, lo único que no creo que Hugo se quiera dejar aleccionar

tan fácilmente y menos, de forma pública.

¿Pues sabes qué te digo?

Un baño de humildad no le vendría mal.

No, no, ni dos.

"Bon appétit".

Pensé que me ibas a esperar.

Pensé que ya no venías. Lo siento tenía mucha hambre.

¿Tu madre no te dejó táperes para una semana?

Para un mes. ¿Cómo?

Cuando pruebes las albóndigas de mi madre, lo entenderás.

Para mí, este sándwich es como un regalo divino.

Si quieres, te puedo cocinar.

Tengo unos platos en mi repertorio que si los pruebas, te caerá

la lagrimita del gusto. Cuando quieras.

Aunque yo prefiero que se me caiga la baba.

Porque ya he sufrido bastante con mi madre.

Te vas a chupar los dedos, ya lo verás.

Estás poniendo el listón muy alto.

¿Tú no comes? No.

Tengo poco tiempo y prefería estar contigo.

¿Qué tal el día?

Bien, normal...

Lo mejor ha sido ver la cara de Victoria

cuando ha visto que todas llevamos el mismo pañuelo.

Casi sufre una combustión interna.

¿Y cómo es que todas lleváis el mismo pañuelo?

Ya te lo había contado.

Berta nos ha regalado a todas el mismo pañuelo porque es

del diseñador del caso que está llevando.

Parece que no me escuchas.

Sí...

Claro que te escucho pero tengo muchas cosas en la cabeza.

He estado con tu padre.

¿Cómo está?

Bien.

Dentro de lo que cabe.

¿Alguna novedad?

No te lo imaginas.

Sí, me hago una idea.

Discutimos...

¿Por qué?

Hablamos de ti.

De mí...

De nosotros...

Ya te puedes hacer una idea de lo que pasó.

Que no le hace ninguna gracia. No.

Alba, no quiero que nadie interfiera entre nosotros.

Hace un par de semanas, tu padre no podía decidir nada en tu vida.

No dejes que ahora estropee lo que tenemos.

No lo quiere estropear, solo se preocupa por mí.

Yo no quiero que terceras personas cambien lo que tenemos.

Ángel, las cosas cambian.

Para bien o para mal, siempre cambian.

No podemos controlarlo todo.

(Golpetazo)

¿Hola?

Perdona, ¿estás bien?

No sé quién eres ni lo que te ha pasado,

pero si quieres, podemos hablar, seguro que te ayuda.

(Pestillo abriéndose )

Ha sido horrible.

No entiendo qué les pasa, ¿por qué lo hacen tan difícil?

Solo quería complacerlas.

Perdona, no te entiendo, ¿me explicas qué ha pasado?

Que son un maldito enigma, Charlie. Las dos.

Y dale, ¿quiénes son esas dos? -Victoria y Carlota, ¿quiénes si no?

Me han echado una bronca monumental y no me la merecía.

Solo estaba intentando hacer mi trabajo.

¿En serio estás así por una bronca de trabajo?

Que no, Charlie, no fue una bronca sin más, no.

Parecía que me querían degollar.

De no ser por Jesús, me lapidan a golpe de grapadora.

Bueno, ¿pero a que no ha pasado nada?

Porque no había grapadoras que tirar,

Solo había sillas y pesan más de la cuenta.

Pero no pasó nada y seguro que no querían hacerte daño.

Que no, Charlie, que no estabas allí, que no.

Que me han humillado, Victoria me ha llamado salame.

¿Salame? ¿Eso qué es? ¿Chorizo en porteño?

Es un insulto en el argentino raro que habla ella.

Significa tonto, bobo, payaso... Lo busqué en internet.

A mí se me ocurren cosas peores que llamarte,

pero no te lo tomes a la tremenda. -Que sí, pero no es solo el insulto.

Lo ha hecho delante de Carlota.

¿Entiendes?

Victoria va a durar lo mismo que un helado en un colegio.

Victoria va a durar más que tú y que yo aquí.

También es verdad...

No, no, no, es que me pone de los nervios, no lo puedo evitar.

¿Has visto cómo se mueve, cómo va?

Y eso es lo de menos.

Lleva solo unos días y ya se queja de la plantilla.

Paciencia. -No, paciencia ella.

¿Has visto cómo se ha puesto por el estúpido pañuelo?

No quiero ni pensar cómo se va a poner

cuando haya un problema serio. -Bueno, no lo sabemos.

Como no sabemos, lo mejor es ir poco a poco.

No soporto a Victoria.

Ya está, ya lo he dicho. -Se te pasará.

Ya verás, se te pasará porque no puedes estar

todos los días con el hacha de guerra.

No te conviene ni a ti ni a nadie, por favor.

Es que no entiendo a qué ha venido esta mujer al bufete.

¿Qué intenciones tiene?

¿Cómo que para qué ha venido? -Sí, ¿para qué ha venido?

¿Por qué le gusta tanto el conflicto? Parece que lo busque.

Me parece que estás sobredimensionando las cosas.

Solo tenemos que adaptarnos todos un poco.

Entre todos, lo vamos a conseguir, ya verás, no te preocupes.

Sí...

Pues que lo haga ella también con nosotros.

Pues que lo haga ella también con nosotros.

Entre todos lo conseguiremos.

Un poquito de calma.

Ya veremos a ver.

Hmmm...

¿Tú me has llamado para hablar de Victoria?

¿O querías pedirme otra cosa?

Bueno, hmmm...

En realidad, quería pedirte...

Bueno, mira, es que todo esto me da mucho apuro, Jesús.

Pero, sí.

Tú sabes que yo estoy saliendo con un hombre...

que vive en Londres, ¿no?

Sí.

Algo he oído por ahí, pero no... No sé mucho, la verdad.

Bueno, tampoco hay mucho que saber.

El caso es que la cosa funciona bastante bien,

a pesar de las distancias, que, como sabrás, no ayudan.

Pero curiosamente,

hemos conseguido encontrar el punto.

Qué bien.

Y te preguntarás por qué te cuento todo esto.

Pues sí.

Sí.

Me tienes un poco intrigado.

No te voy a engañar.

Tú y yo no hablamos nunca de cosas tan personales, ¿no?

Bueno, a ninguno de los dos nos gusta hablar

de nuestra vida íntima, en eso coincidimos.

Bueno, a mí no me gusta hablar nunca de nada, en general,

que tenga que ver con mi vida.

No estoy acostumbrado, nunca, con nadie.

De nada.

Ya, no te preocupes, esto no acabará en un interrogatorio.

Pues te lo agradezco, me quedo más tranquilo.

Bien, pues...

Bueno, sigo:

el caso es que Jeremy... Se llama Jeremy.

Jeremy y yo llevamos saliendo juntos un año.

Exactamente este domingo se cumple un año.

O sea que es vuestro aniversario.

Sí, eso es.

Y quieres darle una sorpresa

y...

¿ahí es donde entraría mi ayuda?

Bueno, más bien...

Mira, lo que me gustaría es que fuera él

el que me diera la sorpresa a mí.

Y ahí entrarías tú.

No me puedo creer que esté haciendo esto.

Te advierto que yo, en el cole cuando hacía teatro, era

un actor lamentable.

No tienes que hacer teatro, solo haz una llamada natural.

Natural pero haciéndome pasar por un recepcionista de hotel

que no tengo ni idea de cómo hablan.

¿Cómo tengo que hablar?

Un recepcionista de hotel es escueto,

se expresa con sencillez.

Es muy fácil, Jesús, lo vas a hacer muy bien.

Y encima, en inglés. -Sí.

Pero en un inglés de recepcionista de hotel.

No te pongas estupendo, a ver si se te va a notar

el colegio de pago.

Un momento, me lo voy a apuntar todo en un papel,

así sé o que tengo que decir porque no puedo meter la pata.

Buenas tardes. -"Good afternoon".

¿El señor Binns? ¿Jeremy Binns? -¿Así lo tengo que decir?

Da igual cómo lo digas, lo cogerá él, que es su móvil.

¿Y si no lo coge él? A veces, la gente se hace pasar por otros

yo lo hago cuando te llaman los pesados de los comerciales.

A veces dices: "yo no soy".

Pero yo no creo que él haga eso.

Puede que sí, pero bueno, aún así, le das el recado

y le dices que eres del hotel Brisa y Mar.

Brisa y Mar. -En Cabo de Gata.

Cabo de Gata. -Eso es.

Toma, la tarjeta, por si le tienes que dar datos.

¿Está todo? Muy bien.

Luego, muy rápido, le dices

que le das la enhorabuena porque ha sido premiado

con un fin de semana con todo incluido

por ser el cliente 2017 del año. -2017, muy bien.

Entonces, si le interesa, le digo que tiene que confirmar

mandándome un mensaje a mi número de teléfono

que es el del hotel y le digo que ya le avisaríamos,

que le mandamos el "voucher" y toda la documentación, ¿sí?

Perfecto, lo tienes todo, ¿lo ves? -Perfecto, lo tengo todo.

¿Seguro que esto es un buen plan, Carlota?

Es un plan perfecto, Jesús.

A los hombres os encanta pensar que las ideas han sido vuestras

para sentiros seguros.

Si él cree que lo he organizado yo, pensará que me ha fallado.

Pero si lo estás organizando tú.

¿Pero no ves que son todo ventajas?

Él se va a llevar una sorpresa maravillosa,

a eso súmale la alegría que le dará cuando me sorprenda a mí

y me invite.

A él le encanta sorprenderme.

Sí le encanta sorprenderte, ¿por qué no dejas que sea él

quien te sorprenda de verdad?

No sé, digo yo.

Porque tiene mucho trabajo y no tiene tiempo.

Es el hotel favorito de los dos, el primero al que fuimos juntos,

encima, imagínate que cuando vamos a cumplir el aniversario,

te cae del cielo una cosa así.

Te cae del cielo, dice.

A ver, Carlota, déjame hacerte una pregunta.

Dime.

Si por lo que fuera él decide no invitarte, ¿qué pasaría?

¿Cómo va a decidir no invitarme?

No me odies, es una posibilidad. Podría pasar que, por ejemplo,

él decidiera usar la invitación con otra persona.

¿Qué persona? -No sé quién sea.

Su tía, su prima... Una amiga, yo qué sé.

¿Su tía? ¿Su prima?

Te puedo asegurar que eso no va a pasar.

Llama ya, por favor.

Jesús...

Brisa y Mar... -Cabo de Gata.

¿Quieres que te cuente el final de la historia?

¿Cómo que el final? ¿No ha acabado?

No me estás escuchando. Sí, te estoy escuchando.

¿Qué pasó con la bronca?

Parece que estás en otra parte. ¿Me quieres contar cómo acababa?

Bueno, al final, Daniel se encerró en el baño

y tuvo que ser Charlie la que lo consoló.

¿La bronca fue para tanto?

Yo no estaba, pero los gritos sí que los oí.

¿Gritos? ¿De Victoria?

Perdió las formas completamente. Era un estallido de furia.

¿Se habla mucho de Victoria en el bufete?

Claro, es la nueva jefa. ¿Se la critica?

¿Cómo no se la va a criticar? Tal y como ha entrado...

¿Cómo te parece que ha entrado? Pues...

Como un elefante en una cacharrería.

¿Tú qué opinas?

No es buena idea meter a una desconocida como socia.

Solo espero que no nos toque pagar a todos el pato.

No sé, además, es como muy cutre, ¿no?

Parece una niña mimada.

Pues sí.

Parece que hay que besar el suelo por donde pisa,

acaba de llegar. Estate tranquila,

el tiempo la pondrá en su lugar.

No sé, esos aires de "femme fatale"...

Creo que tiene la nariz operada.

¿Tú qué crees?

No lo sé, no me he fijado.

¿Pero te parece atractiva? ¿Atractiva?

No, no me parece atractiva.

¿Vamos a estar toda la noche hablando de otra?

No hablamos de otra, estamos hablando de Victoria.

Pues menuda fijación.

¿Qué te pasa, Ángel?

¿Que qué me pasa?

Nada, ¿por?

(Teléfono)

Puedes cogerlo si quieres.

No, mejor no.

Oye, Alba, tú sabes que...

Sabes que puedes confiar en mí.

Lo contrario sería imposible.

¿Qué planes tenemos para mañana?

Tú tendrás tus planes, yo mañana ya tengo una cosa.

¿Una cosa? -Una cosa, ¿de qué?

Una cena. ¡Uh! Una cena, ¿con quién?

A ver, pues ceno con Julia pero...

Porque se ha colegiado como abogada.

No va a volver nunca.

Claro que va a volver, cariño, claro que va a volver.

Y cuando vuelva, ¿va a venir a casa?

¿O tendrá una suya?

¿Estás seguro de que le van a despedir?

Segurísimo. ¿Quién de las dos quiere echarlo?

¿Victoria o Carlota? Las dos, me temo.

¿No te han dicho nada?

Me parece muy feo que vayan a despedir a alguien

y que se entere el último.

Si pierdes, tendrás que pagar mucho dinero.

Además, te arriesgas a que el juez te sentencie

con pedirle disculpas públicamente y es algo que temes.

No voy a rendirme antes de enfrentar la batalla.

Mi cliente no va a pedir disculpas públicas.

De forma privada, está dispuesto, pero por las redes, ni hablar.

¿Has hecho las paces con Victoria o no?

¿De verdad crees que tengo que hacer las paces con ella?

Bueno, no sé, lo que sé es que sois socias.

Sé que cuanto mejor os llevéis, mejor para el bufete

mejor para el trabajo.

No da buena imagen que los socios se comporten así

frente a los trabajadores, ¿no crees?

Prométeme que vas a cuidar a tu hermana.

No me perdonaría que le pasara algo y no poder ayudarla por estar aquí.

No voy a romper con Alba.

No te voy a bailar el agua. -¿Pero qué decís?

Oí tus mensajes y sé por dónde vas.

Ángel, somos socios y tenemos un negocio.

¿Te pensás que vine acá a llevar casos matrimoniales?

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 78

Derecho a soñar - Capítulo 78

02 may 2019

Julia está de subidón porque Jorge le ha prometido un caso y también la ha invitado a cenar. El caso de Hugo Collado se da la vuelta, la defensa tiene un as en la manga y ahora pueden convertirse en los acusados. Rodrigo y Berta rebajan tensiones. En la oficina varias chicas lucen un pañuelo del diseñador. Daniel hace avances positivos con Victoria, que le pide llevar su agenda. Victoria se da cuenta de que varias empleadas llevan el mismo pañuelo que le regaló Daniel y monta en cólera originando una pelea a tres bandas (Carlota-Victoria-Daniel). Carlota encara a Victoria por asignar trabajo a su asistente sin consultar. Daniel aguanta el chaparrón para luego terminar llorando a solas por el mal rato. Ángel está preocupado por Alba puesto que la nota distante a raíz de su conversación con Francisco. La pareja supera el bache y decide que pasarán la noche juntos. Carlota pide ayuda a Jesús para tramar un encuentro romántico con su pareja.

ver más sobre "Derecho a soñar - Capítulo 78 " ver menos sobre "Derecho a soñar - Capítulo 78 "
Programas completos (117)

Los últimos 119 programas de Derecho a soñar

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 117 Completo 51:10 62% ayer
    Capítulo 117 ayer Sorpresa. Sofía sale feliz del bufete y afuera está esperándola Jose, que según dice ha vuelto renovado y con pasta, un hombre nuevo. Lo inesperado de este regreso deja a Sofía ...
  • Nuevo Capítulo 116 Completo 55:21 77% pasado martes
    Capítulo 116 pasado martes Alba se refugia en casa de Sofía. Jorge no se puede creer lo que acaba de hacer: declararse. Maricarmen le pide a Francisco que hable con Alba, cosa que este hace. Sofía descubre que su deuda est&aa...
  • Nuevo Capítulo 115 Completo 52:30 78% pasado lunes
    Capítulo 115 pasado lunes Olivia saca a Rodrigo (con el que pasó la noche) de casa sin que Julia se entere. Carlos y Sofía siguen afianzando su relación. Ángel intenta solucionar las cosas con Alba pero todo em...
  • Nuevo Capítulo 114 Completo 53:43 68% pasado viernes
    Capítulo 114 pasado viernes Ángel toma por asalto la casa de Alba en un intento de evitar lo inevitable, pero Maricarmen lo saca por piernas. Más zorro, Francisco pasa de mentor a discípulo y le pregunta qué debe...
  • Nuevo Capítulo 113 Completo 51:19 66% pasado jueves
    Capítulo 113 pasado jueves Julia sigue con Héctor, pero el que esté tanto en casa afectará a Olivia por lo que Julia le pedirá a Héctor un poco de espacio. Jesús está decidido a contarle a A...
  • Capítulo 112 Completo 53:16 63% 19 jun 2019
    Capítulo 112 19 jun 2019 Julia se siente más confusa que nunca: disfruta del tiempo que pasa con Héctor, un chico objetivamente encantador… Pero también está Jorge, que parece decidido a comentarle &ldq...
  • Capítulo 111 Completo 52:02 75% 18 jun 2019
    Capítulo 111 18 jun 2019 Julia está indecisa con el tema de Héctor y Jorge. Alba le pide a su padre que acepte a Ángel. Daniel quiere “ludificar” la oficina y encontrará la colaboración de V...
  • Capítulo 110 Completo 51:36 77% 17 jun 2019
    Capítulo 110 17 jun 2019 Cupido anda suelto por nuestro bufete. Sofía ha descubierto una nueva luz para su vida en Carlos Segarra, Carlota reverdece viejos laureles con Antonio Reyes y Julia sigue entregada y complacida en su reci...
  • Capítulo 109 Completo 53:27 69% 14 jun 2019
    Capítulo 109 14 jun 2019 El despertar de Francisco en casa de Alba no es idílico, y ella empieza a sufrir las consecuencias de que todos sepan en el bufete que es la hija del jefe. Alba se enfada con Julia por su falta de confianz...
  • Capítulo 108 Completo 53:30 69% 13 jun 2019
    Capítulo 108 13 jun 2019 Jesús continúa con su caso relativo al Patrimonio Histórico, mientras en el juzgado Carlota y Berta se enfrentan a la vista previa por la muerte de un perro, cuya dueña acusa a uno de ...
  • Capítulo 107 Completo 52:59 67% 12 jun 2019
    Capítulo 107 12 jun 2019 Jesús continúa con su caso relativo al Patrimonio Histórico, mientras en el juzgado Carlota y Berta se enfrentan a la vista previa por la muerte de un perro, cuya dueña acusa a uno de ...
  • Capítulo 106 Completo 51:47 75% 11 jun 2019
    Capítulo 106 11 jun 2019 Julia está ilusionada con Héctor, anoche han vuelto a quedar. Maricarmen está muy triste por la partida de Madison. Francisco se está quedando a dormir en el bufete, sin que nadie lo s...
  • Capítulo 105 Completo 52:08 76% 10 jun 2019
    Capítulo 105 10 jun 2019 Jorge y Madison rompen su relación y ella decide volverse a Chicago. Pero el hecho de que Jorge vuelva a quedarse solo no facilita su acercamiento a Julia, pues otro abogado que le atrae, Héctor Col...
  • Capítulo 104 Completo 53:59 68% 07 jun 2019
    Capítulo 104 07 jun 2019 El caso de Juan Pedro demandado por acoso a Montse Vega provoca una discusión entre Jorge y Julia. Jorge está celoso de los encuentros que Julia está teniendo con Héctor, abogado de la...
  • Capítulo 103 Completo 50:25 68% 06 jun 2019
    Capítulo 103 06 jun 2019 Julia parece haber dejado definitivamente su etapa con Chema. Olivia la anima a emprender un nuevo camino y para ello hará lo posible para relacionarla con Héctor Moliner. Madison, cada día m...
  • Capítulo 102 Completo 53:05 66% 05 jun 2019
    Capítulo 102 05 jun 2019 Ángel le pide a Francisco que cumpla su parte del trato y que todo siga con normalidad, sobre todo con Alba. Jesús le pide a Carlota y Jorge que le den una oportunidad a Francisco. Julia conoce a H&...
  • Capítulo 101 Completo 51:04 77% 04 jun 2019
    Capítulo 101 04 jun 2019 Maricarmen paga la fianza y la salida de la cárcel de Francisco es inminente. Sin embargo, pese a su felicidad porque salga, Maricarmen sigue resentida porque Francisco no quiera vivir con ella. Por su par...
  • Capítulo 100 Completo 54:56 77% 03 jun 2019
    Capítulo 100 03 jun 2019 Es un viernes extraño en ZL&D. La noticia de la inminente salida de Francisco bajo fianza aviva los nervios de todos: se avecinan cambios. De todos, la más feliz por la próxima liberaci&o...
  • Capítulo 99 Completo 50:45 69% 31 may 2019
    Capítulo 99 31 may 2019 Victoria y Jesús llevan sendos casos en los que el abogado de la parte contraria es Rodrigo. El caso de Victoria, acusación de hurto contra una asistenta de hogar, se vuelve contra el denunciante al...
  • Capítulo 98 Completo 54:08 69% 30 may 2019
    Capítulo 98 30 may 2019 Alba llega tarde por culpa de la última de las compras compulsivas de su madre; un despertador. Berta invita a Julia al afterwork pero esta no lo ve claro y optan por quedar para cenar esta noche. Carlota ...

Añadir comentario ↓

  1. noemi

    todos los dìas desde Argentina lo veo. muy buena està la serie!!! felicitaciones

    03 may 2019