Derecho a soñar La 1

Derecho a soñar

Lunes a viernes a las 18.15 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5161529
No recomendado para menores de 7 años Derecho a soñar - Capítulo 72 - ver ahora
Transcripción completa

Creo que he aprendido mucho,

aunque todo esto sea una condena judicial.

Ya sabes que al principio no lo veía muy claro.

Ya has cumplido con el objetivo, solo me queda desearte suerte.

Te parece que somos unos perdedores.

Hombre, Jorgito, vale, perdedores no,

pero la racha que lleváis no es para tirar cohetes.

Pero el partido todavía no ha terminado.

El tema más importante: la ampliación de capital.

¿Algún candidato?

-Yo sí, tengo uno.

-¿Quién?

-Victoria Iturbe.

-¿De qué me suena?

-Del caso de la petrolera argentina.

¿Y tiene dinero?

El suficiente.

-Estoy aquí para lo que necesites, para lo que quieras. ¿Me oyes?

Ojalá fuera así.

Estoy cansada de tener que escondernos de todo el mundo,

de no poder abrazarnos cuando queremos,

cuando lo necesitamos.

Como ahora.

Tenemos que acostumbrarnos.

Sí, ¿acostumbrarnos a qué? A esta nueva situación.

A este momento.

Nos tenemos que acostumbrar a vivir...

sin la persona con la que hemos compartido media vida.

Nos divorciamos.

Y, de un plumazo, yo perdí mi vida.

Mis amigos, mi marido,

mi hija se marchó a Estados Unidos...

(SUSPIRA) Hasta mi perra murió.

Tener que leer esa palabra al lado de mi nombre.

"Bastarda", eso me han llamado.

¡Qué sinvergüenzas!

¿No sé qué se creen los periodistas?

¿Que las personas de las que hablan no tienen sentimientos?

Me preocupa que el nombre de este bufete

este en boca de todo el mundo.

¿Y lo de promocionarla?

-Sobre eso, voy a apoyar lo que decida Carlota.

-Pues mi decisión... es que Julia continúe.

Eso sí, en su trabajo actual.

Cuando llegué a casa, José... se había ido.

Ha desaparecido.

Se ha llevado su ropa y me ha dejado una carta,

muy bonita, por cierto, pero... No me lo puedo creer.

Sofi, lo siento mucho.

Buenos días, mamá.

¿Mamá?

(TOSE)

¿Qué te pasa?

¿Qué pasa? Que no dejo de llevarme disgustos.

¿Qué ha pasado? Mira.

Bah, ¿y de verdad te extraña?

Otro caso de corrupción más.

Pero no te quedes con el titular, lee la noticia entera.

No tengo tiempo, mamá.

Un preso que estuvo en la cárcel con Francisco

le acusa de cobrar comisiones

por haber hecho de intermediario

en la venta de una refinería en Irán,

y que resultó ser "obsoleta e inutilizable". ¡Qué tonterías!

Espera, que viene lo mejor.

Que dicen que "Francisco es un criminal, con lazos

en Oriente Medio.., involucrado en un 'lobby'

que pretende desestabilizar la zona,

provocando guerras y alimentando

la industria de las armas". ¡Increíble!

No te creas todo lo que publican.

Mira, hazme un favor.

O mejor, háztelo a ti. Deja de leer esa basura.

Ya, pero estas noticias disparatadas están haciendo mucho daño a tu padre.

Es una injusticia.

No sé si injusticia es la palabra

que mejor define esta situación.

Quiero verle y preguntarle qué es cierto de todo esto.

Solo fui una vez a verle,

y acabamos discutiendo.

Quiero volver.

Hasta Jesús decía que hay que visitar a los presos.

¿Qué Jesús? ¿Jesús Zabálburu?

¿Qué dices?

Jesucristo.

Nuestro Señor.

¿Y desde cuándo estás tan familiarizada

con Jesucristo?

¿Sale en la "Biblia" eso? Si no sale, debería.

Bueno, mamá, lo que tienes que hacer es centrarte

en lo que es mejor para ti. ¿Vale?

Y dejar de guiarte por impulsos. Quiero verle cara a cara.

Bueno, si piensas que es lo mejor.

Exigiré un vis a vis con Francisco.

Lourdes o no Lourdes,

yo también existo.

(Sintonía "Derecho a soñar")

Toda tuya.

-Gracias. No me ha dado tiempo a tomarme uno

en casa.

¿Has visto las noticias?

-Lamentablemente, sí.

-No te veo muy preocupado.

-Si tuviera que hacer caso a ese tipo de publicaciones,

me volvería loco.

¿No? -Pero está en todas partes.

Incluso en los periódicos serios.

-Pues eso precisamente me hace dudar de su seriedad.

-Si te soy sincero, lo que me preocupa

es la imagen que pueda estar reflejando ahora el bufete.

Buenos días.

-Buenos días. -Buenos días.

-¿Qué tal?

¿Estáis hablando de lo que ha salido publicado?

Sí, se lo estaba diciendo a Ángel, y te lo digo a ti también,

creo que ahora mismo lo peor que podemos hacer es preocuparnos

por más cosas. Pero son acusaciones muy graves.

Ridículamente graves.

¿Crees que es mentira?

Hombre, a ver, mi padre,

él solito, desestabilizando Gobiernos de Oriente Próximo...

No sé, tú verás.

-Una historia bien contada

vende más periódicos que una noticia real.

No sé, pero está en todas partes.

-Eso no le da validez.

-Voy a ir a ver a Francisco. Me lo contará de primera mano.

-Pues ya me dirás qué te ha contado.

-¿No vas a ir a verle? -No, no voy a ir.

Tengo muchas cosas que hacer.

Y creo que ahora lo que nos toca

es ocuparnos de los pocos clientes que nos quedan.

Hasta luego.

¿Por qué crees que alguien mentiría acusándolo de algo así?

No lo sé.

Pero ahora no estaba pensando en eso.

Ah, ¿no?

En lo que me dijiste ayer.

Ah, ¿sí?

Y tienes razón.

Creo que ya está bien de escondernos.

Y nos merecemos...

el poder compartir nuestro amor con todo el mundo.

Me vas a hacer llorar.

¡Madre mía!

Pero ¿será cierto todo lo que dicen?

-A ver, están exagerando.

Los "haters" están desatados con don Francisco.

-Pero algo habrá hecho, ¿no?

-Hombre, yo diría que un poco más que "algo", ¿no?

-Es que, mira,

ya no son solo comentarios, ahora hay hasta fotos.

-¿Sabes que es un fotomontaje?

-¿De verdad? -¿Me lo estás diciendo en serio?

-No sé, a don Francisco siempre le han gustado las armas.

-La caza sobre todo.

-Ya, pero este es él.

-El de la foto sí que es él.

Pero ¿tú te crees que iría de caza

con metralletas y tanques de guerra?

-Ya, tienes razón.

Pues está superbién hecho.

-Espera, espera.

Aquí están hablando de Berta.

-Y de Alba.

-¿Dónde?

-No, no, no.

Por ahí sí que no paso, a mi Alba no la tocan.

-Bueno, es normal siendo la hija de don Francisco.

-¿Tú crees que habrá leído algo de todo esto?

-Pues espero que no.

Lo raro es que nadie habla de Jesús, ¿no?

-Eso es cierto.

-Parecía invisible.

Aquí están las escrituras de propiedad de la casa

y también los expedientes urbanísticos de uso del suelo.

Y también te he puesto

el proyecto del campo de golf,

visado por la Delegación Urbanística.

Muy bien. Es todo, ¿no?

No lo tenemos todo. Faltan las oraciones

al ángel de la guarda para que no les dejen sin su casa.

En este caso, sus ángeles de la guarda seremos nosotros.

Ah, ¿sí? ¿Tú crees?

Sí, bueno, al menos vamos a intentarlo.

Al fin y al cabo, estamos aquí para que se haga justicia. ¿O no?

No siempre.

A ver, ¿a qué te refieres?

Que a veces defendemos al malo. Ya, pero es que la abogacía es así.

Todo el mundo tiene derecho a una defensa judicial.

Y nosotros trabajamos para quien nos contrata. Eso sí,

luego ya depende de cada uno

preocuparse más o menos por hacer justicia.

Y esto, si te vas a dedicar

a la abogacía, más te vale que vayas asumiéndolo.

Jorge, te recuerdo que sigo siendo secretaria.

No, eres asistente.

Bueno, pues asistente.

Y ya que no soy abogada

por lo menos puedo opinar lo que me dé la gana.

Mira, Julia, escúchame.

Esta no va a ser tu última oportunidad.

Eres joven, vas a tener muchas otras. Hazme caso.

Y no hace falta ponerse así.

A lo mejor en otros sitios, aquí ya nos las espero, Jorge.

¿Estás pensando en marcharte?

Estoy pensando, y punto.

Jorge.

Nos esperan en la reunión.

Sí, voy.

Julia, ¿tienes un minuto?

Sí, claro.

Has elegido una buena profesión.

Y que no puedas ejercerla en este momento,

no es razón para que tires la toalla.

Puede que no hayas entrado con buen pie en este bufete,

y lo digo como abogada,

porque, como asistente, tu trabajo es impecable.

Carlota, lo siento. Es que no tenías que haber ocultado

que eres abogada.

Las mentiras

solo generan desconfianza. Tampoco mentí.

Pero no dijiste toda la verdad.

Y ocultar información...

también genera desconfianza. Ya.

Pero es que necesitaba el trabajo.

¿Y te parece razón suficiente?

Sí.

A lo mejor, desde vuestro punto de vista, parece raro,

pero, para quienes hemos tenido pocas oportunidades

y llevamos trabajando desde los 16 años,

pues, no sé, ciertas cosas nos parecen justificables.

Sobre todo si trata de conseguir un trabajo.

Eres valiente.

Y eso me gusta.

Y puede que en el futuro te abra puertas.

Pero, de momento, sigue haciendo tu trabajo;

lo estás haciendo muy bien.

¿Y esto? Míralo.

"Perdón", ¿por qué?

Porque soy una metepatas.

Hablé mal de Francisco delante de ti,

y eso no está bien.

Y me metí con su amante, que es tu madre, y eso

está aún peor.

Pero ¿cómo ibas a saberlo?

¿Sabes?

Mi padre me enseñó a que no dijese

nada malo de nadie que no fuera capaz de decírselo a la cara.

Si le hubiese hecho caso,

no habría metido la pata y no me sentiría mal.

Berta, que me pidas perdón, demuestra que eres una gran persona.

Tu padre debe estar orgulloso de ti.

Ahora que todo ha salido a la luz, estaremos más tranquilos por aquí,

pero lo importante es que tú estés bien.

Eso espero.

Lo secretos son...

Cuando los tienes, esconderlos es agotador.

Y, cuando se descubren, por lo que sufres.

Por eso es mejor tenerlo todo claro y no esconder nada.

Ya lo dice mi padre.

Un gran sabio el señor De Beltrán. Sí.

Bueno..., gracias.

Pues no sé. -¿Qué no sabes?

-La respuesta me parece un poco "light".

-¿"Light"? No, es diplomática.

-La mejor defensa siempre ha sido un buen ataque.

-¿Y?

-Que, si nos atacan,

ataquemos a muerte contra los "haters" estos.

-Estamos haciendo una campaña de lavado de imagen del bufete,

no nos podemos poner así.

-¿Chicos?

Alba ha cambiado el estado del PhotoPic.

-A ver.

"Por mi vida ha pasado un ángel".

Se ha echado novio.

-A ver esa foto.

Eh... ¿Estáis viendo lo mismo que yo?

-Pero ¡si su ángel es Ángel!

-Qué calladito se lo tenía. -¿Os lo dije

o no? Cuidadito con la mosquita muerta.

Telita, aquí, mi amiga. -No, no, no, no.

Por ahí ya no paso.

Hola, Alba.

¿Puedes venir un segundo al "office"?

Cuando vengas, te lo cuento.

-Muy bien.

Victoria Iturbe, mucho gusto. Encantado.

(ACENTO ARGENTINO) Ay, es que en mi país es uno solo.

Claro. -Carlota Duarte.

Encantada. -Encantada. Vos sos la D.

Pobrecita, te dejaron la última.

-Sí, bueno, pero las últimas siempre seremos las primeras.

-A ver si es verdad.

Eh...

¿Nos sentamos? (ELLAS) Sí.

-Gracias.

Bueno...

Pues estamos de suerte.

Victoria está de lo más solicitada, así que...

-Sí, sí, de España a Argentina, de Argentina a España.

Ahora súmale Chile,

Colombia..., debería clonarme.

-(RÍEN) -Pero hoy

ha podido encontrar un hueco en su agenda y está con nosotros.

Muchas gracias. -Bueno, qué deferencia.

Muy amable.

Tu carta de presentación

para nosotros fue el caso de la petrolera argentina.

Que, por cierto, brillante carta.

-Es que con la técnica aikido, el éxito está garantizado.

No sé a vosotros, pero esa técnica no me la enseñaron en la facultad.

¡Ah, no! Eso se aprende luchando, no se enseña en las aulas.

-¿En qué consiste?

-Bueno, en aprovechar las debilidades del adversario

para nuestro propio beneficio.

Y eso es una victoria segura. -Bueno,

nunca hay casos ganados. A lo sumo, casos por ganar.

-Usted no puede agarrar un caso pensando así.

-Bueno, ¿y quién dice eso?

-Lo digo yo.

Pero bueno,

a lo mejor es que estoy condicionada por mi nombre.

Victoria.

(RÍEN) Victoria, claro.

-Bueno, deberíamos ir a lo importante.

Como te habrá explicado Jesús,

este bufete no pasa por el mejor

de sus momentos económicos.

Y creemos que ha llegado el momento de hacer una ampliación

de capital, incorporando a un nuevo socio o socia.

-O sea, que me necesitan a mí para que el barco no se hunda.

-Bueno, este barco ha sabido navegar bastante bien durante 10 años.

-Sí, y tú no estabas.

-Todavía.

Bueno, chicos,

es una broma. Yo no me quiero poner ni grosera...

Es una forma de hablar, soy así.

No pasa nada. No te preocupes.

¿Nos relajamos?

Sí.

Cuéntanos cómo fue. ¿Te pidió salir él?

¿Qué pasó?

A ver, fue un poco complicado.

Tía, pero cuenta.

Que no, no voy a contar nada.

Venga, así nos das una alegría.

¿Una alegría? ¿Mi vida personal?

-Claro, el amor secreto.

O por lo menos cuéntanos cómo lo has hecho

para que no se entere nadie. Muy simple, con no contar nada...

¿Simple?

Pues para ser simple te lo has montado muy bien.

¿Qué es lo que me he montado muy bien?

Hija de Francisco,

hermana de Jesús, novia de Ángel.

Tú me dirás, nos vas a mirar a todos desde arriba.

Lo que tú digas.

Me voy a trabajar, chicas.

Pero ¿te has molestado?

-De verdad, qué poca gracia tienes, hijo.

-Ya te digo.

-¿Sabes a qué me recuerda esto?

Al chiste de la vaca que interrumpe.

-¿Al qué?

-¿No lo conoces? -No, pero no existe,

te lo estás inventando. -No.

Es superfamoso, ¿verdad? -Sí, sí, graciosísimo.

-¿Y cómo es?

-¿Estáis preparados?

Toc, toc.

Venga, tienes que decir: "¿Quién es?".

-¿Quién es?

-La vaca que interrumpe.

-No sé dónde está la gracia.

-Es que no la tiene, igual que tú. ¡Ja!

-Tú eras la lista de tu clase, ¿no?

-Sí. -Se te nota.

Todavía no hablamos de los porcentajes.

Es un detalle importante.

¿No les parece?

-Sí, sí, sí.

Bueno, Jorge y yo

tenemos cada uno el 40 % de las acciones

y las de nuestros respectivos padres, fundadores del bufete.

Y el 20 % restante

está en manos de Carlota.

-¿Qué proponen?

-Jorge y yo reduciremos nuestra participación

en un 10 % cada uno.

Con lo que quedaría

un 20 para ti, y Carlota se quedaría igual.

-¿Un 20?

Es que yo había pensado un poquito más.

-Pues esa es la oferta,

un 20. -Ay, no me gusta ser minoritaria.

Bueno, más adelante podríamos...

plantearnos igualar porcentajes.

Cuando viéramos que estamos a gusto trabajando todos juntos,

pero de momento esta es la ampliación que estamos buscando.

Me lo voy a pensar.

¿Les parece?

¿Sí? Por supuesto.

¿Y con respecto a la estructura de la dirección?

-¿Qué es lo que quiere saber? -Bueno,

no quiero parecer vanidosa, pero a mí me gusta mandar.

-¿Y...?

-Y que acá también quiero mandar,

para qué los voy a engañar.

-Aquí ya tenemos una consejera delegada,

que es Carlota. Y estamos muy contentos con ella.

Por lo demás,

en esta dirección intentamos colegiar al máximo

todas las decisiones.

Para ello, este consejo se reúne los lunes de manera ordinaria

y extraordinariamente cuando un tema lo exige.

Bueno... No, es que yo tenía pensado otra cosa.

Así que esto también me lo voy a pensar. ¿Mmm?

Nos damos un día, ¿dale? Sí, claro.

¿Sí? ¿Hablamos mañana?

Hablamos mañana.

Fue muy lindo conocerlos, ¿eh?

Te acompaño a la salida. No, no hace falta.

Conozco la salida, me acuerdo perfectamente.

Vos sos Leiva, ¿no?

El hijo

de Felipe Leiva, ¿no? El mismo.

Conocí a tu papá en lo de la petrolera.

Lamento mucho su pérdida, de verdad.

Era un gran tipo. Muchas gracias.

Sí, sí que lo era, y un gran profesional.

Yo no lo soy tanto, hay veces que la especie no se mejora.

Oh, seguro que sí. Además, vos y yo tenemos mucho que hablar.

Cuando quieras.

¡Chao!

-¡Chao! Adiós.

No te ha gustado nada.

Pues no.

La verdad es que no me ha gustado, no me da buena espina.

-Dale tiempo, Carlota. Ella es un... (DUDA)

Es exuberante.

Es... es una mujer...

echada "palante", como se suele decir.

-Sí, bueno, prepotente, más bien, ¿no?

-Es más preciso, quizá, sí.

Pero es muy buena en lo suyo, te lo garantizo.

-No, si no lo dudo.

Y tiene dinero, que es lo que necesitamos.

Lo que me da miedo es que, por las prisas, tomemos una decisión

que no nos beneficie, pero que no me haya entrado a mí por los ojos

no quiere decir que sea una mala opción.

-Yo creo que es una buena opción.

Yo también. -Bueno, está bien.

Pues... si estáis de acuerdo, adelante.

Colegiamos aquí, ¿no?

Jorge. Jorge, ¿qué tal la reunión?

Aceptable.

Ella tiene carácter, pero creo que será un buen fichaje.

Me alegro.

Ya sé que tus expectativas eran otras.

Todo se andará, no te preocupes.

Macarena, esto es para archivar.

Sí, claro.

Lo que necesitamos es aire fresco venido de fuera.

Y por eso hemos tomado esta decisión.

Capital fresco.

Por supuesto, eso también.

No se hable más. No te preocupes.

Por cierto, lo de esta tal... Iturbe, Victoria Iturbe se llama.

¿Lo de Iturbe está hecho ya?

No del todo, mañana se toma la decisión.

O sea, quiere decir que tengo alguna posibilidad.

Jorge, tranquilo, que es broma.

De todas formas, esta tal Iturbe me suena de algo, y no sé de qué.

Ella fue la que nos movió en Buenos Aires

el tema de la petrolera argentina

que llevó mi padre desde aquí. Sí... Sí, y quizá es eso.

Sí, no solo nos movió el caso allí,

también presentó la reclamación en la Corte de Justicia,

y ganó por goleada.

Chica lista.

Muy lista.

Bueno, si me disculpas...

No sabes cómo lloré.

Es que, aunque yo hubiera tomado la decisión...

Que se ha ido.

Ay, Sofi.

¿Eso quiere decir que Álex lo sabe?

Sí, sabe que su padre se ha ido.

Además, que está... la mitad de su armario vacío.

Ya.

Ay, Álex es tan maduro...

Le tendrías que haber visto ayer. Estaba ahí,

escuchándome, consolándome...

Cuando debería haber sido al revés, ¿no?

Mira, eso me recuerda a algo que me dijo el "coach".

"Debería",

"tendría"...

Sofi, nos exigimos demasiado a nosotras mismas.

Ya. Nos damos órdenes

de cómo deberíamos hacer las cosas,

y nos olvidamos del paso más importante,

que es escucharnos,

intentar entender lo que nos está pasando.

No, si yo sé perfectamente lo que me está pasando.

(SUSPIRA) Lo que me está pasando

es que llevo toda la vida al lado de José...

y que ha desaparecido.

¿Sabes qué pasa?

Que me siento tan sola.

Pues no, Sofi, no estás sola.

Tienes a tus hijos y a tus amigas.

Ya, ya lo sé, pero me siento sola.

Si te sirve de consuelo,

estamos las dos en una situación muy parecida.

Ay, es verdad, cariño. (RÍE)

Llevábamos tanto tiempo

en pareja que ya no recordamos cómo es estar solas.

No.

Oye, ¿y has pensado en lo del coach?

¿Lo que te dije el otro día?

Uy, no, esas cosas no son para mí.

La verdad, cuando me imagino tumbada en el diván...

Es que me duermo. (RÍE) Que no.

Que esto no es como un psicólogo de las películas.

Ah, ¿no? No.

El coach

te sirve para hablar

y para intentar entender lo que te está pasando.

No sé, visto así, a lo mejor, pero...

Piénsalo.

Ya sabes que yo empecé yendo por la condena que me puso el juez.

Y, no sé, ahora estoy contenta.

Bueno, pues igual le daré unas vueltas.

Pásame el teléfono, ¿vale?

Sí, te lo di el viernes.

Ah, ya. Es que lo perdí, ya ves que no...

Carol.

Carol, perdona.

¿Tú has visto a Ángel?

-Le he visto esta mañana, pero ahora no sé dónde está.

-Ya.

-¿Quieres que le diga algo?

-Pues sí, mira, sí.

Si le ves, dile que le estoy buscando, que es importante.

-Vale. -¿Vale?

-Pero ¿pasa algo?

-Nada, tranquila.

Una cosa, una cosa, una cosa.

Tú... en el "guas"...

En el guas, cuando tú miras una foto de alguien,

¿ese alguien lo recibe?

-¿El qué recibe?

-Quiero decir, si le notifica de alguna manera

que has visto su foto.

¿No?

No. -No, qué va.

-Vale.

O sea, es imposible que tú sepas

quién ha visto tu foto de perfil y quién no.

-Claro.

-Vale.

Pues ya está, el dinosaurio no te va a molestar más.

Gracias.

-De nada. Entonces, cuando vea a Ángel,

le digo que le estás buscando, ¿no?

-Eso es. ¿Vale? -Vale.

¿Vale? Gracias. -(RIÉNDOSE) De nada.

(Llaman a la puerta)

¿Me buscabas?

-Sí.

Cierra la puerta, por favor.

-¿De qué se trata?

-De mi hermana.

-¿Qué?

-¿Desde cuándo sales con ella?

-¿Te lo ha contado ella?

-Bueno, me lo ha contado a mí y...

a todo el mundo.

En esta foto...

se os ve bastante...

No sé, ¿cómo te diría?, bastante...

¿"involucrados"?

-Jesús, lo que tenga con Alba va en serio.

-No quiero que nadie la haga daño ni la haga sufrir.

-Encomiable.

Pero ¿sabes lo que me resulta más raro de todo esto?

Que sea tu hermana.

Porque, cuando yo la conocí, no lo era.

Y, cuando yo me enamoré de ella, tampoco era tu hermana.

Lo era, pero yo no lo sabía.

-¿Me das tu palabra de que eso es verdad?

-Pero ¿cómo iba a saberlo si entonces no lo sabía ni ella?

-Tú tenías más información.

-¿Información?

¿De qué hablas?

-Los papeles que me diste antes de irte a las Islas Caimán.

Yo lo deduje a partir de ahí.

-¿Se puede saber qué insinúas?

No tenía ni idea de lo que ponía

en esos papeles. Me estás ofendiendo.

-Y tú me estás ofendiendo a mí.

Estás ofendiendo a mi inteligencia

si pretendes que yo me crea

que no echaste un vistazo a esos documentos antes de dármelos.

-Te juro por Alba...

que, hoy por hoy, que es lo que más quiero en este mundo,

que no tenía ni la más remota idea de que era hija de Francisco.

Tu hermana.

-Bien.

Entonces, supongo que debo creerte, ¿verdad?

-Debes...

porque no te estoy mintiendo.

Pero que sepas que te voy a estar vigilando a partir de ahora.

-¿Vigilando? -(ASIENTE)

Por lo que se refiere a Alba, sí.

La vida me ha regalado una hermanita pequeña,

y yo la cuidaré todo lo que pueda.

-¿Algo más?

Repasemos.

Lo que tiene que quedar claro ante la juez

es que Amanda Luz te alejó de tu psicoanalista,

de tu círculo de amigos y, sobre todo, de tu hija.

Con que establezcamos esto de forma clara y sin rodeos

tendremos el terreno mucho más allanado.

¿De acuerdo? -(ASIENTE)

Sí, todo eso está muy claro.

-Bien. -Pero...

-Pero ¿qué?

-Hay algo más.

-Raquel, por favor, dime toda la información que tengas.

Sorpresas en el juicio, no.

-Eh, es algo que...

No te lo dije ayer porque me daba vergüenza.

Pero yo creo que es algo muy importante,

algo clave, algo que, quizá, pueda cambiarlo todo.

Pues dímelo, por favor.

-Verás, yo no estoy segura, ¿eh? -Sí.

Pero yo creo que... yo creo que esa mujer me hechizó.

-¿Cómo que te hechizó?

-Que sí, que me hizo como un ritual,

que me hechizó.

-Bueno, te hipnotizó, ¿eso es? -No.

No, no, no, no, no es eso. Dios, ¿cómo te lo explico?

Lo que quiero decir

es que esa mujer me hizo algo, me hizo algo...

Me sustrajo la voluntad.

-¿Cómo es eso de que te sustrajo la voluntad?

-Que me la sustrajo, que me la quitó.

-No, si el significado lo entiendo, pero el concepto es lo que no...

Raquel, ¿qué pasa?

-Dios mío... -¿Estás bien?

-No puedo, no puedo... -Lo dejamos aquí,

pero no digas nada de hechizos. -No puedo, Berta, no puedo.

Lo siento, lo siento.

-Pero ¿qué pasa?

¿Qué es esto?

-Hola, Berta, buenos días.

Te presento a Amanda Luz, mi clienta.

Amanda, Marta de Beltrán, la abogada de la señora Serrano.

-Mucho gusto. -Lo mismo digo.

¿No ha llegado todavía Raquel?

-Acaba de llamarme, que se retrasaría un poco.

-Pues nosotros vamos a ir entrando.

-Voy con vosotros. -Vale.

-Por favor.

-(MARTA SUSPIRA)

Me crucé con él en un traslado.

No tuvo el valor de mirarme a la cara.

Ese Fajardo no es más que una basura...

-Una basura que nos ha complicado bastante.

Me ha complicado, soy yo el que está en la trena.

-Ya.

Veo que te estás acostumbrado a la jerga del lugar.

-¿Qué sabes de sus amigos,

de esos que querían conseguir el bufete?

¿Tienes alguna novedad?

¿O era todo un bulo para tenerme acojonado?

-De momento, nada, pero pronto tendremos noticias.

-¡Sácame de aquí de una puñetera vez! -Hago lo que puedo.

Pero la denuncia que te ha caído no ayuda nada.

-Eso es una mamarrachada.

Eso es fácil de desmontar, Por favor, ponte las pilas...

-Entonces, es verdad que no conoces a Rivas.

-Pero ¿tú de qué vas? ¿Hasta mi abogado le va a creer?

-Te creo, pero debo estar seguro.

-¡No le conozco de nada! ¿No ves cómo funcionan aquí las cosas?

Habrá dado mi nombre en un interrogatorio.

¡Y todos tan contentos!

-¿A quién le beneficia una mentira así?

-¡A él! ¿A quién le va a beneficiar?

Sabe que mencionando un nombre importante,

puede negociar o ganar tiempo para otras cosas.

La Policía, también, ¿eh?, así se lucen,

diciendo que ha conseguido información,

aunque luego se sepa que no era cierto.

-Puedes estar tranquilo. Haremos que la verdad se imponga.

-Estoy harto de ver mi nombre arrastrado por el lodo...

Aquí, de un lado para otro, sin poder hacer nada,

encerrado en este cuartucho, sin que nadie

tenga un detalle de nada. ¡Me estoy pudriendo solo!

-No estás solo, la gente se preocupa por ti.

En el bufete están todos siguiendo la evolución del caso.

-Porque temen perder su trabajo. -No, no es cierto.

Hay gente que te quiere.

-¿Y mi hijo?

-Aguantando el tipo.

Ya sabes lo estoico que es.

-¿Y Alba?

-Bien.

No hablo mucho del tema con ella, no creo que sea apropiado.

-En este momento me preocupa poco lo que es apropiado o no.

-Estás reevaluándolo todo, ¿no?

-Aquí hay mucho tiempo para reflexionar.

-Sobre todo, en esta historia.

-En esta y en otras historias que no son esta,

pero que me importan más.

Por eso quería pedirte un favor.

-Lo que quieras.

-Quiero que venga Alba.

No sé lo que piensa de mí,

pero quiero tenerla sentada delante de mí para poder hablarlo.

No sé si eres la persona indicada,

pero me gustaría que intercedieras por mí ante ella.

Bueno, me parece que ya hemos esperado bastante.

Lo siento, pero hay más casos

y su clienta no va a venir. Empezamos.

-Le pido disculpas, mi clienta se indispuso antes de entrar.

Lo siento. -Yo lo siento por ella,

pero mi cliente sí que está aquí

y no podemos hacerle perder el tiempo,

ni a ella ni a la jueza, eso por descontado.

-Señora Luz, puede comenzar.

-¿Comienzo hablando de algo en particular?

-No, simplemente describa su relación con la señora Serrano.

-Muy bien.

Ante todo me gustaría aclarar

que lo que más me duele de toda esta situación

es haber perdido mi amistad con Raquel.

-Háblenos de cuando las cosas

comenzaron a complicarse entre ustedes.

-La verdad es que no sé exactamente

en qué momento se empezaron a torcer las cosas.

Estuvimos juntas en Mallorca,

pasamos un verano maravilloso.

Pero, a la vuelta, todo cambió.

Mejor dicho, Raquel cambió de golpe.

-¿Y a qué se debió ese cambio? Según su punto de vista.

-Intento buscar una explicación, pero no la encuentro.

Quizá fuera por alguna de sus amigas, quizá fue la envidia, o...

Esto me resulta especialmente doloroso decirlo,

pero... también puede haber sido por su hija.

-¿Su hija?

-Sí. Por favor, no tengo nada en contra de ella.

Me parece un encanto,

pero quizá sea un poco sobreprotectora

con su madre. Le he dado muchas vueltas a este tema,

porque me afecta emocionalmente, claro.

Pero, siendo sincera, no entiendo lo que pasó después del verano.

Puede... Bueno, yo creo que... Es que no...

No sé cómo decirlo. -Tranquila.

Sabemos que esto es difícil, pero puede decirlo.

¿Qué es lo que cree?

-(AMANDA SUSPIRA)

Es muy difícil decirlo,

pero después de pensarlo una y otra vez,

la única explicación que se me ocurre

es que sea algo médico.

-¿Se refiere a alguna condición médica de la señora Serrano?

Sí. Creo que hay una posibilidad de que Raquel sea bipolar.

Sofía, ¿tienes un minuto? Sí.

Estoy revisando algunos detalles de los estatutos del bufete.

¿Te importaría echarle un vistazo? Claro.

Es un poquito urgente.

Lo necesitaría para mañana por la mañana, para la reunión.

Ah... Vale.

¿Sí?

¿Estás bien?

Sí. Bueno, es que tengo un problema logístico.

¿Qué pasa?

Que me había organizado para salir un poquito antes.

Cristina está en una fiesta de cumpleaños,

debo ir a recogerla... y está lejos.

Pero es un problema mío, no tiene que ver con el trabajo.

No pasa nada, llamaré para decir

que voy a recogerla más tarde. Bueno, ya está, no pasa nada.

Seguro que encontramos una solución.

Lo que no quiero es ponerte más estrés del que ya tienes.

No, es un problema mío, lo tengo que solucionar yo.

Sofía, ¿seguro que estás bien?

Sí, bien, bien, bien.

Te lo estoy preguntando en serio.

Ah, bueno, lo que tú has dicho.

A ver, mucho estrés... y muchas cosas que se juntan

en esta semana, y ya está.

Veo que has reestructurado tu espacio de trabajo.

¿Cómo?

Parece que has cambiado cosas de sitio, ¿no?

La foto de José, por ejemplo.

Ah.

¿Dónde la has metido?

Nos hemos separado.

Ya te puedes imaginar cómo estoy.

Se ha juntado todo estas semanas.

Los problemas nunca vienen solos, ¿verdad?

Nunca.

¿Dónde está Cristina?

No sé muy bien, tengo que mirar bien la dirección.

Creo que por la zona de la universidad. ¿Por qué?

En media hora tengo que ir a la universidad, a dar clases.

Podría salir... A las 19.30 estoy,

la paso a recoger y te la llevo a casa.

No... No, de verdad. No, no, no.

Es un problema mío y lo voy a solucionar yo. Gracias.

Sofía, vamos a ver. Primero, me pilla de camino.

No te estoy haciendo ningún favor.

Quiero decir, no lo hago por ti. El motivo real

por el que me ofrezco a pasar a buscar a Cristina

es porque quiero que hagas tu trabajo en mi beneficio.

¿Sí?

Hombre, visto así...

Vale.

Genial.

Enseguida te paso la dirección.

Enseguida te pones con lo mío, ¿vale?

Por supuesto.

Jesús, gracias.

A ti.

No sé. ¿Era necesario publicar lo nuestro en Internet?

Pensé que no te molestaría.

Dijiste que te daba igual que se supiese que estamos juntos.

Y me da igual, pero de ahí a publicarlo en las redes...

(ENFADADA) Bueno, perdona.

Tendrías que habérmelo contado antes.

Ya te he pedido perdón. ¿Qué más quieres?

Mira, sí.

Voy a quitar la foto de perfil y a poner el estado

que tenía antes. Tampoco he dicho eso.

Pues es lo que ha parecido. Me habré explicado mal.

Yo soy feliz, me da igual que se sepa o no, nada va a cambiar.

¿Entonces?

Entonces... tenía que marcar un poco el territorio.

Hacerme respetar un poco, ¿no?

Qué tontería, si yo ya te respeto.

Entonces, no me respetes tanto y bésame.

¿Sabes?

Me están empezando a gustar esto de... las reconciliaciones.

Vamos a tener que discutir más a menudo.

Todo el mundo

debería disfrutar de esto.

Debería estar en la "Declaración de los Derechos Humanos".

¿Qué...?

He estado con tu padre.

Le gustaría que le visitaras.

Me ha pedido que te lo diga.

No sé si estoy preparada.

Normal. Tampoco tienes que forzar las cosas.

Ya.

¿Por qué no hacemos una cosa?

Hacemos como si yo no te lo hubiera dicho.

Cuando tu padre me pregunte,

le diré que se me olvidó comentártelo.

Ya, pero me lo has dicho.

Ya no puedo hacer como si no lo supiera.

Te parecerá raro,

pero... hace un mes, para mí, era mi jefe.

Y ahora...

cada vez que hablo de él noto algo como..., no sé.

¿Inquietud?

No, es algo más que eso.

Oye, Alba, si al final decides ir a ver a tu padre,

no le digas nada de lo nuestro.

No creo que sea

el mejor momento, y tiene muchas cosas en las que pensar.

(CARRASPEA) Bueno, ¿qué?

¿Me vas a decir lo que ha pasado con tu cliente?

-Lo que tenía que decir lo he dicho delante de la jueza.

-Ya, pero dime qué ha pasado de verdad.

Por algo no habrá venido.

-Rodrigo, esta actitud

no te va a favorecer en nada.

Además, que no tengo que darte explicaciones

de lo que...

-¿Victoria?

¡Victoria Iturbe

en persona! -A vos te conozco, ¿no?

-Sí, Rodrigo Álvarez de Miranda. -Encantada.

¿Te puedo ayudar en algo? -Sí, me vienes muy bien.

Quiero sellar estos papeles. Tengo un lío...

Son unos papeles de argentina.

¿Vos sabés dónde lo puedo sellar? -Sí, es en el despacho

que hay al fondo del pasillo. -Perfecto, gracias.

Llevo todo el día dando vueltas,

nadie me ha podido ayudar. -Ya.

-Después dicen que esto es el primer mundo, ¿no?

-La burocracia española, ¿qué te voy a decir?

Creo que tu amiga te está esperando.

-Bueno, "amiga"... -Ah, ¿no es tu amiga?

-Igual te parece un poco raro,

pero ya que te acabo de echar una mano,

igual me podrías salvar tú a mí. -Claro, decime.

-Tengo a esa mujer detrás de mí todo el día.

No sé qué hacer para quitármela de encima.

-Eso es terrible, pobrecito, no lo puedo creer.

-Eres así y es lo que pasa, no te dejan en paz las mujeres.

Supongo que a ti también te pasa. -Tal cual, imagínate.

Terrible. -Tal para cual somos.

¿Sabes que estamos estudiando poesía sudamericana?

Ah, ¿sí? ¿Qué bien? ¿Y qué tal?

Bien, me gusta mucho.

Ayer...

estuvimos viendo un poema que habla de volver a empezar.

Ah, ¿bonito?

Sí. Sí, sí, sí. A ver,

la cosa es que todas las líneas empiezan con la misma palabra.

Con "aunque".

Rollo... aunque lo pases mal...,

aunque te hagan daño..., aunque no sé qué...,

pues así siempre, y termina

con una frase que es: "Vuelve a empezar".

Ah, muy bien.

¿Entiendes? Bonito. Habla de no rendirse.

Sí, exacto. De que, por muchas cosas que pasen,

pues eso, que no te desanimen.

¡Ay! Debe de ser Cris.

¡Hola, cariño!

-Hola, mami. Pasa, pasa.

Adelante.

Ay, Jesús, muchísimas gracias por traerla.

Pasa. -De nada. Un minutito solo,

que me tengo que ir a casa. Vale.

¿Qué, cómo ha ido el cumple? -¡Genial!

¿Sí? ¿Has comido muchas chuches?

Sí. (RÍE)

Ve a lavarte las manos, que estamos a punto de cenar.

Te quedas a cenar, ¿no? -¡No! No, no, mejor que no.

No voy a molestar yo en una cena familiar.

Me voy a casa tranquilamente. Que no, que no molestas.

¿Te había presentado a Álex? Hola.

-Hola. -¿Cómo estás?

No, mira, si Álex ha preparado la cena para cuatro.

-No.

O sea, lo he puesto por... papá, me he equivocado.

Perdón, es la costumbre.

-No pasa nada, ¿eh?

Ya está, todo bien.

Te lo agradezco mucho, me quedaría encantado,

pero... esta noche no puede ser.

Ya... ¿Seguro? ¿Eh?

Seguro, seguro, tengo que revisar una tesis.

Me tengo que ir ahora mismo.

De hecho, ya me voy. Otro día.

Otro día, claro.

Otro día será. ¿No?

Sí. Muy bien.

Alejandro... -Adiós.

-Encantado. Te acompaño, ¿no?

Por favor. Por ahí.

Adiós, gracias.

Perdóname. ¿Qué?

Que no quería haberle dicho eso. Se ha ido por mi culpa.

Que no, que no pasa nada. Ya lo recojo yo.

¡Cris, a cenar!

Dame.

(Puerta)

¿Siguen esos buitres ahí fuera?

Hola.

Hola, cariño.

Entonces, ¿siguen en la puerta?

Si te refieres a esos periodistas de tres al cuarto, sí,

siguen abajo.

¿Te han dicho algo?

No. He pasado de largo, creo que ni me han visto.

Y es lo mismo que deberías hacer tú.

Y también deberías dejar de leer esta prensa basura, mamá.

Sigue con tu vida.

¿Cómo?

Centrándote en tus cosas.

¿En qué cosas debería centrarme? No tengo nada.

Soy... la amante...

reducida a un titular de prensa rosa.

¿Has hablado con Julia de tus papeles?

¿De qué papeles? Los que le entregaste

para que estudiase tu situación económica.

Ah, no. No he sabido nada de eso todavía.

Bueno, en cuanto la vea, le pregunto si ha podido echarles un vistazo.

¿Vale? Soy la mala de la película.

Se han ensañado conmigo.

Todos me ponen a parir.

Mamá, no digas tonterías. No eres la mala de ninguna película.

Estamos pasando un mal momento.

Pero todo esto pasará, ya lo verás.

En cuanto haya otro escándalo, nos dejarán en paz.

Eso espero.

Menos mal que te tengo a ti.

He hablado con... el abogado de Francisco.

¿Cuándo dejarás de llamarle Francisco?

Para que le llame papá, tienen que pasar muchas cosas.

¿Qué cosas?

Pues... tiempo. Por lo menos, tiempo.

Yo te entiendo, hija,

pero puedes estar segura de que tu padre te quiere.

¿Y qué te ha dicho su abogado?

Pues me ha dicho que la última acusación

no se sostiene

y que van a poder desmentirlo. ¿De verdad?

(ASIENTE)

Sí, son calumnias, caerán por su propio peso.

Bueno, me quedo más tranquila.

Ah...

Pedí un vis a vis con Francisco.

Mañana me lo confirman. ¿Tienes muchas ganas de verle?

Pues sí.

Yo sé que no quiere a Lourdes.

No la quiere.

Me quiere a mí.

Nosotras somos su verdadera familia.

Tengo muchos periodistas en casa.

Tengo que ir disfrazada para que no me reconozcan.

Estoy pensando en desaparecer.

-Oye, ¿no crees, no sé, que estás exagerando un poquito?

-¿Exagerando?

Tendrías que haber visto la nube de periodistas

que tenemos delante de casa. Ay... Si es que esto no es vida.

Ahora entiendo a los famosos.

-Nuestra clienta está dando mala imagen.

-¿Y eso por qué? -Porque se fue.

Dijo que iba al baño, que luego volvía, pero no lo hizo.

Creo que Amanda le sigue imponiendo.

-Eso seguro.

Y lo que nos vendría bien es poder demostrarlo.

Yo quería invitarte a cenar.

-¿Qué?

-Es como comer, pero por la noche. -¡Ah!

¡No! Gracias por la aclaración,

estoy con el idioma un poquito perdida, sí.

Firmaría lo antes posible. Estoy de acuerdo.

-Concierto la cita para firmar mañana.

-Perfecto.

Una cosa.

¿Dónde se va a instalar Victoria?

Chicos, hay que vaciar el despacho de Jesús

y colocar todas las cosas en el antiguo de Francisco.

-Claro, ahora mismo vamos.

¿Charly?

-(DESGANADA) Venga, va.

(QUEJÁNDOSE) ¡Ah!

-Qué casualidad.

Jorge, contesta, yo me encargo del comunicado.

No sé qué quiere.

Y como no sé qué quiere y me llama todo el rato...

Mejor que hables esto con un colega.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 72

Derecho a soñar - Capítulo 72

23 abr 2019

Mientras en el bufete todos se preocupan por los comentarios insidiosos en las redes, hay una pequeña alegría al hacerse público finalmente el romance entre Alba y Ángel. Julia sigue decepcionada por no haber conseguido el puesto de pasante, Jorge lo siente y se lo hace saber, pero tiene otros problemas. Los socios se reúnen con una posible nueva socia, Victoria Iturbe, que puede hacer que el bufete se recupere. Sofía sigue lidiando con su dolorosa separación de Jose, Julia le sugiere que consulte a su coach. Pero la ayuda inmediata la recibirá de la persona que menos esperaba, Jesús. Francisco, aún en la cárcel, trata de sobrellevar la situación. Le pide a Ángel que intente que Alba acuda a verlo. Maricarmen sigue cada vez más preocupada por las acusaciones a Francisco y el efecto que tienen sobre ella. Esta situación, en la que se ve obligada a enfrentarse a la verdad, la acercará a Alba.

ver más sobre "Derecho a soñar - Capítulo 72 " ver menos sobre "Derecho a soñar - Capítulo 72 "
Programas completos (91)

Los últimos 93 programas de Derecho a soñar

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 91 Completo 52:09 9% hoy
    Capítulo 91 hoy El coach anima a Sofía a mirar la vida de una manera más alegre y ligera, ella lo intentará. Julia ha ligado este fin de semana por el Acorder y ha sido un desastre. Los socios reparten los c...
  • Nuevo Capítulo 90 Completo 53:54 63% ayer
    Capítulo 90 ayer La demanda contra Sofía es retirada en el último momento por la demandante, y Jesús, después de tantos temores, no llega a intervenir. Jesús arrastra una descomunal resaca duran...
  • Nuevo Capítulo 89 Completo 51:52 67% pasado viernes
    Capítulo 89 pasado viernes Sofía sufre por la demanda de la que ha sido objeto y Jesús sufre por haberse ofrecido a defenderla ante el tribunal, cuando sospecha que, dada su inexperiencia en ese campo, quizá no vaya a ...
  • Nuevo Capítulo 88 Completo 52:34 67% pasado jueves
    Capítulo 88 pasado jueves Sofía ha de enfrentarse a una demanda por el accidente de la amiga de Cristina. Contará con la ayuda desinteresada de Jesús, inexperto a la hora de pisar los Juzgados. Sofía se siente ...
  • Nuevo Capítulo 87 Completo 52:52 64% pasado miércoles
    Capítulo 87 pasado miércoles Sofía está nerviosa por la demanda que le ha puesto Inés a raíz de la caída de su hija en el parque. Por suerte Jesús le ha ofrecido ayuda. Sin embargo, Jesús est&...
  • Capítulo 86 Completo 51:26 68% pasado martes
    Capítulo 86 pasado martes Es domingo y vamos a mostrar cómo lo afrontan nuestros distintos protagonistas fuera de su rutina laboral. Julia aburrida acude a la terraza de Olivia. Maricarmen y Alba discuten, porque la hija ha quedado...
  • Capítulo 85 Completo 51:31 73% 13 may 2019
    Capítulo 85 13 may 2019 En el final de la semana, muchos de los conflictos se resuelven gracias a la intervención de héroes anónimos. Julia logrará, gracias a una prueba enviada por un anónimo, que la ...
  • Capítulo 84 Completo 55:59 69% 10 may 2019
    Capítulo 84 10 may 2019 Julia pierde un nuevo caso. Alba advierte a Jesús y Ángel que su madre está trabajando en la terraza. Olivia le pide a Luis que llame a su hermana. Los socios le piden a Victoria que readmita...
  • Capítulo 83 Completo 54:08 64% 09 may 2019
    Capítulo 83 09 may 2019 Día de situaciones tragicómicas en el bufete. Un grupo de vecinas de Tomasa llega desde el pueblo a saludar a su amiga. No se moverán de allí hasta conseguirlo. Esta invasión si...
  • Capítulo 82 Completo 54:18 65% 08 may 2019
    Capítulo 82 08 may 2019 Primeros roces por la convivencia entre Olivia y Julia. Sofía tiene problemas para dar de baja el teléfono de Jose porque no es la titular. Berta sube una foto con Alba a Photopic, provocando una gr...
  • Capítulo 81 Completo 53:35 71% 07 may 2019
    Capítulo 81 07 may 2019 Julia lleva un caso de despido improcedente como abogada. Sigue molesta con Jorge por su cita frustrada. Jorge está confuso respecto a las intenciones de Madison. Sofía recibe del Coach el consejo d...
  • Capítulo 80 Completo 53:21 72% 06 may 2019
    Capítulo 80 06 may 2019 Julia le confiesa a Olivia que está nerviosa por su cena con Jorge. Macarena y Tino inician un nuevo bulo con Ángel y Alba. Hugo, perdiendo los nervios, decide en el juzgado que no quiere ir a juici...
  • Capítulo 79 Completo 51:58 71% 03 may 2019
    Capítulo 79 03 may 2019 Rodrigo tiene un agitado día en los Juzgados en el que se encuentra con todo el mundo: con Victoria, a la que importuna con zalamerías; con Berta, a la que invita a compartir una velada en casa de J...
  • Capítulo 78 Completo 51:45 70% 02 may 2019
    Capítulo 78 02 may 2019 Julia está de subidón porque Jorge le ha prometido un caso y también la ha invitado a cenar. El caso de Hugo Collado se da la vuelta, la defensa tiene un as en la manga y ahora pueden convert...
  • Capítulo 77 Completo 51:11 70% 30 abr 2019
    Capítulo 77 30 abr 2019 El caso de plagio que lleva Berta, el del diseñador Hugo Collado, se complica con una nueva estrategia de Rodrigo, defensor de la estilista supuestamente plagiadora, y amenaza con traer una contrademanda p...
  • Capítulo 76 Completo 55:24 71% 29 abr 2019
    Capítulo 76 29 abr 2019 Sofía intenta recomponerse para afrontar su nueva realidad familiar y vital, y el coach le recomienda emprender alguna afición. Sofía se planteará aprender ajedrez. Jorge lleva junto a...
  • Capítulo 75 Completo 51:08 67% 26 abr 2019
    Capítulo 75 26 abr 2019 Sofía tiene su primer sesión con el coach. Julia le cuenta a Alba que su madre es dueña de medio polígono industrial porque Francisco lo puso a su nombre. Charly, Carol y Daniel buscan...
  • Capítulo 74 Completo 51:47 66% 25 abr 2019
    Capítulo 74 25 abr 2019 Victoria Iturbe, la caprichosa y sexy abogada argentina, irrumpe por fin como nueva socia de ZL&D y desde el primer momento asume el papel de jefa y divide las aguas. Por un lado los hombres del bufete, que s...
  • Capítulo 73 Completo 51:38 64% 24 abr 2019
    Capítulo 73 24 abr 2019 Maricarmen sigue sufriendo el acoso de los medios por el caso de Francisco. Por consejo de Olivia, decide irse unos días a un retiro de yoga. Alba, mientras tanto, duda si visitar a su padre en la cá...
  • Capítulo 72 Completo 51:06 66% 23 abr 2019
    Capítulo 72 23 abr 2019 Mientras en el bufete todos se preocupan por los comentarios insidiosos en las redes, hay una pequeña alegría al hacerse público finalmente el romance entre Alba y Ángel. Julia sigue d...

Añadir comentario ↓

  1. Mar

    No entiendo el cabreo de Julia... que se sienta frustrada sí, pero que descargue así con Jorge (aún)... es como si le debiera algo pero eso no tiene sentido.

    25 abr 2019