Derecho a soñar La 1

Derecho a soñar

Lunes a viernes a las 18.15 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5153928
No recomendado para menores de 7 años Derecho a soñar - Capítulo 70 - ver ahora
Transcripción completa

Ahora mismo, mirándote a los ojos.

-Tengo tanto que contarte.

-¡Ah!, cuenta.

-(RÍE) Tengo trabajo.

-¿Para qué buscas trabajo?

¿No te da con lo que te paso?

-No porque este mes no ha llegado la transferencia.

Quiero que me divorciéis.

No puedo más con mi marido.

Es un mentiroso.

Llevo 49 años casada con un mentiroso.

Sabes que Alba y yo tenemos una relación, ¿no?

Algo me ha contado.

A veces, en momentos íntimos, uno habla del día a día,

de los casos que tiene y...

A veces uno cuenta más de lo que debería.

No te vas a ir a ninguna parte.

Personalmente, y creo que hablo en nombre de Jesús,

no me planteo seguir si no es contigo.

Nos gustaría que fueras la consejera delegada.

¿Quién te quería ver?

Nadie.

¿Era Jorge?

Sí.

¿Hoy?

Solo quiere ayudar.

Sabe que lo hemos dejado y... ¿Ya se lo has contado?

Te ha faltado el tiempo.

Chema, no, no es así.

Puedes hacer lo que te dé la gana, ya te lo he dicho.

¡Pero yo alucino!

Lo que has hecho de intentar llevarte a Berta

sabiendo cómo estamos

es rastrero, muy feo y no se hace.

No, lo que no se hace es liarte

con la mujer de la que está enamorado tu mejor amigo.

¿Vamos a comer?

Así lo animamos un poco.

-Está bien, no puedo estar solo

y a lo mejor se me quita de la cabeza

Mamá...

¿Papá y tú os vais a separar?

No.

Discutís mucho todo el rato.

Llama a José. No está.

¡Llámale o entro yo a por él! Te lo juro por mis hijos.

¡Esta mañana estaba y se escondió como una rata!

Empieza a pagar o pasarán cosas malas.

Y entonces os haré daño.

Ya está, ya está, cariño.

Hay que llamar a la Policía. No, no podemos llamar.

¿No vas a hacer nada?

Ya está, Alex, ya está. Calma, calma.

Ya está, ya está.

-¿Qué ha pasado? -Papá, que... que...

Ha entrado un tío, un ladrón ha intentado entrar.

Llévate a Cristina. -¿Un ladrón?

Que te lleves a Cristina. ¿Cuándo?

-¡Yo no estaba! Solo me ha cogido del brazo.

Id a tu cuarto. -¿Qué ha pasado?

Idos a vuestro cuarto, Alex. ¡A tu cuarto!

¿Qué ha pasado? Cuéntame.

¿Quién ha venido? Cuéntame qué te ha pasado.

No me ha hecho daño. Tranquila.

¡Todo por tu culpa, todo por tu culpa!

¿Por qué? ¿Qué pasa?

Tranquila. Suéltame.

Tranquilízate. Déjame.

Tranquilízate. ¡Dime quién ha venido!

Por favor, que me estoy asustando de verdad.

Por favor, cuéntame quién ha venido.

(LLORANDO) No, no, me...

¿Qué ha pasado?

Me ha cogido y no me ha hecho daño.

¿A la niña le han hecho daño?

Un amigo tuyo, un matón.

Un matón que ha venido esta mañana, ha venido...

¡Como no te ha encontrado, nos ha pegado a nosotros!

Vale, vale. Estaba Cristina delante.

¡Estaba Cristina! ¿No os ha hecho daño?

¿Os ha tocado? No nos ha tocado.

Ha dicho que como no le pagues..., que como no le pagues...

¿Cómo iba a imaginar

que se podía permitir incluso

llegar a pensar en entrar en casa? ¡Porque tú no piensas!

¡No piensas en nada, solo en ti!

(LLORA)

¿Vosotras estáis bien?

No...

¿Te parece que esto es estar bien?

Tranquilo. ¿Te parece...?

No pasa nada, mamá está nerviosa... Estoy asustada.

Estoy muy asustada.

Estoy bien, Alex. -Si necesitas algo...

Gracias, cariño, gracias. De verdad.

Cuida a tu hermana.

De verdad, de verdad. ¿Segura?

Sí, estoy mejor.

Gracias, ve a tu cuarto.

José, te lo juro,

como no arregles esto

cojo a los niños y desaparezco.

Arréglalo.

¿Me oyes?

(Sintonía "Derecho a soñar")

Buenos días, Jorge.

¿Te apetece un café?

Eh... Sí, gracias.

Qué temprano estás aquí, ¿no?

No suelo madrugar tanto, pero estos días están siendo intensos.

Y las buenas noticias siempre saben mejor si hay algo con que celebrarlo.

Bueno, eso si son buenas noticias.

Si son malas noticias,

siempre se llevan mejor si hay algo con que pasarlo.

¿Seguimos en mi despacho?

Bien. Bien.

Adelante.

Me vas a decir que no.

¿Por qué?

No es nada personal, Ángel.

Apreciamos mucho tu profesionalidad

y sabes que eres una pieza importante para nosotros.

Uno de nuestros mejores abogados. Pero me dais por saco.

Bueno, eso no es así.

Es más, estamos dispuestos a mejorar tu situación, pero... no como socio.

Todavía no me has dicho por qué no.

Eres el abogado defensor de Francisco.

Nos dedicamos a esto. Sí, nos dedicamos a esto.

Pero desalojar a un socio porque está condenado

para meter a su abogado defensor no me parece la mejor estrategia.

Ah, ¿no? No.

Sobre todo por la imagen del bufete.

Claro.

Claro...

A eso súmale la situación económica, sabes que es delicada.

Sí, lo sé mejor que alguno de los socios.

Entonces entenderás que necesitamos una inyección de capital.

Es lo que venía a ofreceros.

Tengo un grupo de inversionistas dispuestos si yo soy socio.

No sé si no me escucháis o no me creéis.

No es eso, Ángel.

Ah, ¿no? No.

¿Entonces qué es?

Estamos valorando otras opciones, solo eso.

Bueno, me alegro de que tengáis ofertas porque estoy valorando

otras opciones.

He recibido propuestas de otros despachos.

Me alegro mucho.

De verdad.

Me alegro por ti, nosotros queremos que te quedes.

Pero en este negocio siempre es bueno tener ofertas.

¿Me invitas a que las acepte?

Para nada, no.

Aquí te valoramos mucho y queremos que te quedes.

Es más, te lo he dicho,

si podemos hacer algo para que estés a gusto...

Creo haberlo dicho ya.

Ya, pero es que eso no puede ser.

El consejo ha decidido que busquemos el socio por otro lado.

Lo siento, pero es lo que hay.

Bien.

Soy yo.

Esto no funciona.

No van a hacerme socio.

No.

No, escúchame, es hora de que aparezcas.

Lo haremos de la otra manera.

Iré en cuento pueda escaparme.

Mamá... ¿Qué vas a hacer?

Ay, Alex, hablamos luego. Prepárate para ir a clase.

¿No vas a hacer nada? Por favor.

Va, Cristina, va.

Por favor, venga...

Que te vayas a lavar los dientes.

-Vale. Siempre que vais a hablar de cosas importantes, sobro.

No sé qué haré, algo voy a hacer seguro.

No te preocupes, las cosas van a cambiar.

¿Quién era el hombre de ayer?

Un ladrón, ya te dije.

¿Un ladrón?

No te creo. Sé que discutiste con papá, sé que es culpa suya.

Sí, estoy muy enfadada con tu padre

porque...

Son cosas de adultos, Alex.

Son cosas nuestras que no te voy a contar.

El ladrón no va a volver.

¿Y cómo sabes que era un ladrón? ¿Ha robado algo?

Alex, por favor. ¿Ha robado?

No, Alex, ¿vale?

Déjalo ahí, no tengo ganas de hablarlo y ahora mismo...

No tengo energía para esto.

(RESOPLA)

Creo que estaría muy bien

que este fin de semana fuerais a casa de la tía.

¿De la tía? ¿Por qué?

Tengo ganas de quedarme sola con papá para hablar.

(RÍE) ¿Vais a arreglarlo?

Algo tenemos que hacer, así no podemos seguir.

¿No puedo ir a otro sitio?

No quiero ir al pueblo de la tía, no pinto nada allí.

¿Qué hago allí? ¡Sí que pintas!

¿Qué pinto? ¡No pinto nada allí! Pues sí, estás ayudando a tu madre.

(SOLLOZA)

Mamá...

Toma, Olivia, así está bien. -Gracias, guapa.

Que tengas un buen día. -Gracias.

¿Qué?

¿Preparada para el gran día?

-Calla, que me he dormido.

Me he levantado justa, ni he desayunado.

-¿Has podido dormir?

Me fascina tu capacidad para estar así calmada.

Yo estaría de los nervios. -¿Por?

-(IRÓNICO) No, por nada, no, no.

Porque es tu primer día como consejera, ¿se te ha olvidado?

-Evidentemente no se me ha olvidado, pero tampoco es para tanto.

-No, qué va, no, no.

Solo tienes que rearmar la moral

de una plantilla muerta de miedo porque todos creen que los echarán.

Solo te vas a tener que comer algunos marrones, pero tranquila.

-A mí eso no me quita el sueño.

Vamos, he dormido como un bebé.

-Eso es un don.

-Bueno, un don... Tampoco exageres.

A veces es una maldición pensar que puedes con todo.

Yo no soy ninguna heroína,

lo que pasa que, bueno, me va la marcha.

-Por eso eres la mejor elección para liderarnos a nosotros.

Yo no podría.

-Podrías perfectamente, Jesús.

-No, no, te agradezco el halago, pero no podría.

Tampoco está mal saber para qué vales y para qué no, para eso no sirvo.

-Lo dudo mucho.

¿Sabes lo que te pasa? Te infravaloras.

-Yo, sabiendo que tú estás al frente,

la verdad es que me quedo mucho más tranquilo.

-Bueno, me imagino que si fuera una persona normal,

ahora me tendría que poner colorada, ¿no?

-Pero como no lo eres

voy a tener que imaginarme que te pones colorada por dentro.

Carlota, sé que no sirvo para liderar nada en general,

pero sí que sé que...

como compañero de viaje sí.

Puedes contar conmigo para lo que necesites.

Siempre.

-Lo sé.

Lo sé, Jesús.

¿Vamos?

-Por favor. -¡Uf!

No hay duda.

O funciona de pena o es que Daniel genera campos electromagnéticos

porque no lo entiendo. -¿También te pasa?

-A mí no me pasa nada, es al reloj.

Cuando me acerco a ese tío, las pulsaciones suben a saco.

-Es justo lo que me pasaba a mí.

-Yo creo que Daniel es radioactivo o algo.

-¿Tú crees?

¿Y si nos está queriendo decir otra cosa?

-¿Qué cosa?

-Se supone que es inteligente, a lo mejor nos quiere decir algo.

-Nos querrá decir que Daniel nos altera.

-No, no, ¿nos altera cómo?

-Nos altera de que nos toca la moral, digo yo.

¿O te refieres a otro "nos altera"?

A mí no me altera de ninguna otra manera.

-No... -Ni a ti, o no me entero de nada.

-No, no, no, ¿qué me va a alterar?

Eh... No.

-Carol, tienes visita.

-Hola, cariño.

-¿Qué tal? -Mira...

He llegado antes y este chico tan majo me ha dicho que estabas aquí.

Uy, qué despacho tan internacional tenéis.

Con abogadas extranjeras y todo.

-¡Señora!, no soy abogada ni extranjera.

Soy el toque exótico de este bufete.

-Perdona, mujer, perdona.

-Yo tampoco soy abogada, pero a ella le gusta decir que sí.

¿Quieres que vayamos a tomar un café?

-No, no, prefiero esperar aquí, no vaya a ser que lleguemos tarde.

-No hay que salir, hay aquí una cafetera.

-Ah, ¿sí? Bueno, qué despacho más moderno.

Tenéis de todo.

-Sí, ¿me acompañas? -Claro.

Muchísimas gracias.

-Por aquí. -Sí.

¿Has visto la foto que subí anoche al Face?

Te he dicho mil veces que no te sigo.

Sabes que mi rollo va... por otro lado.

-Es el Face del bufete, no el mío.

-No, perdón, no lo he visto.

-Una foto de la residencia donde están aquellos dos abuelitos

que ayudaron Ángel y Berta a que siguieran juntos.

-Ah, sí.

-Me he marcado el tanto de que su felicidad se debe

a Zabálburu, Leiva y Duarte.

-Mira qué bien.

-Acabo de entrar y el alcance supera las 2000 personas.

Algún cliente podremos sacar.

-Por una vez en tu vida haces algo bien.

-¿Tienes alguna foto en tu ordenador que pueda utilizar para esto?

Algún caso... -Yo creo que sí.

-Si me las pasas, me haces un favor.

-Vale.

Aún no puedo creer que seas tan hermosa.

Vaya sustos me das.

¿Sustos o sorpresas?

Sorpresa.

Y muy agradable.

Así que muy agradable.

¿Qué me has traído?

Y hablando de sorpresas,

tengo otra.

Ah, ¿sí? Cuenta.

¿Recuerdas el fin de semana pendiente?

Ahora es un poco precipitado, pero ¿qué te parece la semana que viene?

Me parece genial.

Todavía tengo la maleta sin deshacer.

Tendrás la ropa arrugada, ¿no? (RÍE)

Más me la arrugas tú cuando me estrujas.

¿O no?

(Llaman a la puerta)

-Perdón, solo quería confirmar

que vais a asistir a la reunión de las 13.45.

¿Reunión? ¿Quién la convoca? Mi jefa.

Pero no sé más.

¿Tenemos que preocuparnos? -Tú aún no te preocupes.

Yo no podré asistir, tengo una cita con un cliente.

-No sé si a Carlota le va a hacer mucha gracia.

¿Y dónde me vas a llevar? No lo sé.

¿A tu spa del País Vasco? Hum... No.

A un lugar aún mucho más bonito que ese.

Ah, ¿Sí?

¿A cuál?

Es una sorpresa.

Hola.

Sofi.

Sofi. Ay, perdóname.

Tengo la cabeza que no...

¿Problemas?

Problemas.

Los mismos, ¿no?

Sí, los de siempre, pero cada vez peor.

¿Ha pasado algo más?

Ay, si ha pasado...

¿Tomamos un café?

Sí, claro.

Sí ha pasado algo, ¿sabes qué ha pasado?

Que yo lo veía venir y no he hecho nada para pararlo.

Yo soy... ¡imbécil!

Venga, no te mortifiques.

Lo que ha pasado en tu casa no tiene nada que ver contigo.

Claro que tiene que ver conmigo, yo veía lo que estaba pasando

y no lo he parado, ¿sabes?

Poner en riesgo la seguridad y la tranquilidad de mis hijos no.

Hasta aquí hemos llegado, no puede ser.

Me gustaría poder ayudarte.

No puedes, cariño, gracias.

Es una cosa que tengo que solucionar yo solita.

¿Y has pensado en alguna solución? Sí.

No, bueno, a ver...

No sé si voy a ser capaz.

Pero no te preocupes, que no todas las novedades son malas.

¿Y... cuáles son las buenas?

Las que te incumben a ti. Sí.

Un pajarito ha venido y me ha dicho...

¿Qué sabes, Sofi?

Sé que Carlota ha convocado una reunión con todos los socios

y que va a haber cambios, y creo que en esos cambios entras tú.

¿Tú crees? Sí, yo creo que sí.

Además, te lo mereces.

Ay, ojalá...

Julia, perdona, Jorge estaba buscándote.

Está en su despacho.

Gracias. De nada.

La fortuna llama a tu puerta. (RÍEN)

¿Crees que va a ser ahora? Seguro.

Vamos, no sé, te lo van a contar a ti antes que contárselo

a todo el mundo, ¿no?

Bueno, pues... voy para allí a ver.

Suerte.

Gracias. Vamos.

Jesús, dime.

¿Eh?

No, no, he salido un momento a hacer una cosa, pero no tardo nada.

Estate tranquilo, ¿vale?

Que no, Jesús, que en media hora como mucho estoy allí.

De acuerdo, hasta ahora.

Hola, Berta. -Hola.

-Jesús, que está muy nervioso.

Bueno...

Me imagino que será algo importante porque tengo mucho lío.

-No es tan importante, pero como es personal...

prefería hablarlo fuera.

-Te escucho.

-¿Quieres tomar algo?

-Un zumo de naranja natural. -Bien.

-¿Nos pones un zumo de naranja? -¿Algo más?

-No, yo estoy bien. Gracias.

Eh...

Mi padre está muy preocupado con toda esta situación.

Sobre todo con el jaleo mediático.

Teme que afecte a mi reputación si sigo trabajando en el bufete.

-Ya, bueno, mi padre también me ha dicho lo mismo, pero...

Pero, bueno, Berta, somos adultas, ¿no?

-Claro.

-Quiero decir que está muy bien escuchar sus consejos,

pero no siempre tenemos que seguirlos a rajatabla, ¿eh?

Al fin y al cabo... Gracias.

Somos responsables de nuestras decisiones.

¿No te parece?

-Sí.

-¿Eso es todo lo que me tenías que decir?

-Sí.

-¿Estás segura?

La cuenta.

-A ver...

Bueno, sinceramente, yo también he estado pensando

sobre todo este tema, sobre mi futuro,

mi futuro como abogada en la empresa...

-Berta, venga.

-Me han ofrecido ser abogada júnior en otro bufete.

Mi padre insiste para que coja el trabajo,

pero yo estoy muy agradecida por la oportunidad que me habéis dado,

por la confianza que habéis depositado en mí,

y realmente no sé qué hacer.

-Somos las responsables de nuestras decisiones, ¿te acuerdas?

-Sí...

-Berta, te necesitamos.

Vamos a salir de esta, te lo aseguro.

Ahora va a haber una reunión donde vamos a hablar de soluciones

y quiero que las escuches.

Tenemos que estar todos juntos.

Además, me parece que puedes hacer mucho por este bufete.

-¿Yo? -Sí, tú.

Necesitamos tu habilidad para las relaciones,

tus influencias...

De verdad, eres muy buena

en el trato con los clientes.

Necesito que les convenzas para que se queden, que les tranquilices.

Yo creo que además esto puede ser una gran oportunidad para ti porque...

podríamos... dejar la pasantía y pasar a ser abogada júnior.

-Eh...

Bueno, eso sería... fantástico.

-Te voy a decir una cosa, no siempre la apuesta más clara

es la más beneficiosa.

-Gracias.

Gracias.

¿Me dejas que te invite?

-Gracias. -Nada.

Yo confío en ti, de verdad.

Creo que en eso no te he engañado, es más, te lo he demostrado.

Lo sabes, ¿no?

Sí.

Bueno, eso creía.

Bueno, si eso creías, solo sigue creyéndolo, no ha cambiado nada.

Algo sí que ha cambiado.

No sé, en teoría la próxima semana me estrenaba como pasante

y voy a seguir siendo la secretaria. De momento.

Simplemente no se ha dado la situación

para que yo pudiera plantearlo bien.

Va a haber más oportunidades.

¿Crees que no me voy a reunir con Carlota y Jesús nunca más?

(SUSPIRA)

Julia, yo no tiro la toalla.

No la tires tú.

Hay que tener paciencia, ya está. Mira, Jorge, otra cosa no,

pero en esperar tengo 28 años de experiencia.

No sé, espero que por lo menos la experiencia sume puntos.

Espera un segundo y le digo que has llegado.

-De acuerdo.

-¿Se puede? -Sí.

-Ya está aquí Pilar Buendía. -Que pase, que pase.

-Ah, pero ¿no entras?

-Carol, entra, haz el favor.

-Claro, vamos.

-¿Qué tal, Pilar? -¿Cómo estás?

-Muy bien. -Bueno, siéntate.

-Bueno, ¿ha traído los papeles?

-Yo creo que sí, con la ayuda de Carol

creo que no falta nada, vamos a ver.

-Muy bien. -Vamos.

Las escrituras del piso, que son todas estas.

-Las amarillas, perfecto. -Sí.

El extracto de la libreta del banco que tenemos mi marido y yo.

-Bueno. -¿Qué más?

Las láminas del ahorro a plazo fijo.

-Muy bien.

-El resguardo de la pensión de mi marido.

Bueno, ya le dije a Carol que yo no tengo pensión

porque aunque echaba muchas horas como costurera

no cotizaba. -Ya, lo de siempre.

-Eso es.

Una pensión no, un monumento tendrían que ponernos a nosotras.

-Desde luego.

-Oye, pensión no,

pero el diploma de la Sección Femenina sí que tengo.

-No, no, pero esto ya no hace falta.

-Ah, ¿no? -No, no.

-Con la cantidad de cajones que he tenido que revolver,

dos días buscándolo.

Bueno, mira, ¿sabes qué?

Te dejo la carpeta con muchos más papeles

y Carol y tú los miráis tranquilamente,

así os ahorro tiempo.

-Perfecto, Pilar.

Lo ha traído todo. -Más que todo por lo visto.

-Entonces nos vemos pronto. -Muy bien.

-Muchas gracias. -A ver si va todo bien.

-Muchas gracias. -A usted.

-Hasta otro día. -Gracias, Carlota.

Hola.

-Hola.

¿Qué haces tú aquí?

-Vengo a mi lugar de trabajo.

-Pero si te quedan por lo menos dos horas.

-Quiero vigilar que nadie me quite el puesto,

que hay mucha lagarta suelta.

-De verdad, Maricarmen, si el puesto es tuyo.

Además, no se me ocurre nadie mejor.

-Precisamente del negocio quería hablarte.

-Ah, ¿sí? -Tenemos que cambiar la carta.

-Ajá.

-Que tú lo tienes muy...

A ver, que es un poco...

Musaka.

-Ya.

¿Y qué propones?

-He hecho una lista de especialidades.

Y... puedes venir a mi casa y las pruebas todas.

A mi hija le encantan.

-Genial, ¿no?

-Algunas más que otras, pero bueno.

-De hecho, a Alba las albóndigas... -¡Uh!

Las albóndigas son mi fuerte. -Le enloquecen.

Ah. hola. Hola.

¿Qué tal? Muy bien.

¿Se encuentra bien? Sí.

Se me ha metido una cosita en el ojo.

Ah, ya, claro.

Qué incómodo, ¿verdad? Sí.

A mí también solían metérseme cosas en los ojos.

Cuando discutía con mi marido, cuando más. (RÍE)

Desde que ya no discutimos, ya no se me mete nada.

Qué suerte que se lleven tan bien. Qué va, ya no nos llevamos.

Ni bien ni mal.

Por eso no discutimos. (RÍE)

Bueno, de hecho estoy aquí por lo del divorcio.

Ah, ¿se va a divorciar?

Lo siento mucho.

Mujer, no lo sientas tanto y felicítame.

¿Cómo? Claro.

Mira, desde que vi que lo mío con mi marido se había acabado,

me siento mejor que nunca.

Ah.

Vaya, ¿y no le da pena?

Sí.

Hombre, después de tantos años me imagino...

Ya, pero a rey muerto, rey puesto.

(RÍE)

Me alegro de que lo lleve tan bien.

Yo no sé si podría.

Mujer, la vida empieza de nuevo.

Yo todavía soy joven, ¿o no?

Sí, la verdad es que usted está estupenda.

Muchísimas gracias. ¿Qué edad tendría?

(RÍE)

Anda que no me queda tiempo por delante ni nada.

Bueno, me marcho corriendo,

no vaya a ser que mi marido se eche para atrás

y tengamos que divorciarnos por las malas.

Vaya usted. ¡Ay!

Otra cosa, otra cosa. ¿Qué?

Cuando empecé a ver que lo de las motas en el ojo no se lo creía nadie,

pasé a decir que tenía alergia al rímel.

Por si te sirve de consejo.

Gracias. Chao.

Anímate, mujer.

Vamos.

Pues menos mal que has venido...

-Ah, ¿sí?

Venga, pasa.

-Si no llegas a venir tú, igual me quedo muerta del todo en el cole.

-Ah, ¿sí?

Hombre...

Yo muerta, muerta, muerta, lo que se dice muerta no te veo.

Es más, te veo bastante bien, ¿eh?

-Porque has venido tú,

me estaba poniendo muy malita. -¿Sí?

-Sí, en cuanto te he visto se me ha pasado todo.

-Normal, ¿sabes por qué?

-¿Por qué? -Porque tengo poderes mágicos.

-¿Sí?

-¿Quieres que te haga algún truco de magia en especial?

-Sí, quiero que hagas magia para que mamá te vuelva a querer como antes.

-Cariño...

Mamá me quiere.

-No, ya no te quiere.

Antes sí, pero ahora ya no. -¿De dónde has sacado esa tontería?

-No es una tontería, te lo estoy diciendo en serio.

-Que no, que...

Que mamá está como siempre.

De verdad.

-No, mamá está enfadada.

-Pero ¿está enfadada...?

-No, está muy, muy enfadada.

No conmigo, solo contigo.

Con Alex tampoco.

-Vale.

Bueno, pero eso es normal, ¿eh?

La gente que se quiere mucho es normal que a veces...

estemos enfadados.

-No, eso le pasa a la gente que no se quiere.

Los que se quieren no se enfadan. -Hum..., ya.

Fíjate, cariño,

que tú a veces te enfadas con Alex, y es tu hermano.

O te has enfadado con una de tus amigas, ¿a que sí?

-Sí, pero no así.

-Así... ¿Así cómo?

-Papá, yo te puedo ayudar.

¿Cómo me vas a ayudar? ¿En qué?

-A que mamá te vuelva a querer no, pero a lo otro sí.

-¿Qué es lo otro?

-A pagar el dinero.

A eso sí te puedo ayudar.

-¿Qué dinero?

-El dinero que debes.

-¿Y tú cómo sabes eso, hija?

-No sé, lo sé yo...

Papi, si te doy todo el dinero de mi hucha,

¿ese señor dejará de venir y..., y se irá para siempre?

Gracias a todos por haber venido.

Tengo que deciros que llevo prácticamente 24 horas

pensando en qué deciros.

Lo primero que tengo que contaros, por cierto,

es que el consejo de administración

me ha nombrado consejera delegada en sustitución de Francisco Zabálburu

que, como todos sabéis, está teniendo problemas legales.

Llevo, como os decía, desde ayer

pensando en qué deciros

y no es fácil.

Es una situación complicada

y me hubiera encantado encontrar las palabras mágicas

que disiparan vuestros temores y dudas,

pero, desgraciadamente, creo que esas palabras no existen.

Así que, bueno, ya me conocéis y he optado por contaros la verdad

y por hablar con honestidad de la situación real del bufete

para ver si así también callamos esos rumores que corren por los pasillos.

Bien, la situación real

es que seguimos.

Seguimos sin despidos.

Nadie va a perder su puesto de trabajo en este momento.

Es verdad que estamos atravesando una época económica muy complicada

y es verdad que estamos perdiendo cuentas.

Yo creo que lo mejor que podemos hacer

es una revisión de nuestra cartera de clientes, analizar

quiénes continúan, quiénes se han ido,

y así saber a qué nos enfrentamos.

Voy a empezar a leer

los que nos han abandonado.

Empezamos por Ibáñez Ochoa,

Ramos Cid,

familia Sevilla...

La respuesta fue "no".

-Ya.

¿Creías que te iban a llevar bajo palio al despacho más grande?

-No tanto.

Me bastaba con un sí.

-Pues te equivocaste.

Hablé con mi hijo, me humillé.

Le dije que eras imprescindible,

que tu presencia era necesaria para la supervivencia del bufete.

Pero no confían en ti, ninguno de los tres.

No seré yo quien se lo reproche.

-No es que no confíen, es que me temen:

saben que soy mejor que ellos en muchas cosas.

Lo que no saben tus socios... -No son mis socios.

Ya no estoy en el bufete.

-No me olvido, Francisco, lo sé mejor que tú.

La noticia que te traigo viene con eso.

-Seguro que es una buena noticia, como todas las que traes últimamente.

-Los socios de Fajardo quieren que esté en el consejo de administración.

-¿Qué? -Te guste o no te guste,

ellos sí son tus socios.

Tú solito te metiste en este triángulo.

-¿Qué me quieres decir?

-Si no consiguen que esté yo,

meterán a otra persona, alguien peor,

no te quepa la menor duda,

para tomar el control del bufete sea como sea.

Lo necesitan.

Necesitan que el bufete siga brindándoles

apoyo legal para blanquear.

Sabemos mucho de ellos, demasiado.

Así que no tenemos más opción que aceptarles.

-Mientes.

Mientes como siempre. -No miento, y lo sabes.

¿En qué estabas pensando cuando empezaste a jugar con Fajardo,

a ganar dinero fácil?

¿Qué creías que iba a pasar?

Pero, tranquilo, que no es tan mala noticia después de todo.

De hecho, creo que es una muy buena noticia.

-Explícame eso.

-Imagina qué pasaría si nos enfrentáramos a ellos.

Fajardo Chaparro está en esta cárcel. En otro módulo, pero está.

Y también gente de la peor calaña dispuesta a cualquier cosa.

Si conseguimos que confíen en nosotros,

estamos blindados.

Estamos con ellos, punto.

Ya no hay vuelta atrás.

(Puerta)

Sé que para algunos de vosotros

la mayoría de estos nombres no significa nada

y que lo único que os importa es saber

en qué va a afectar a vuestro trabajo este baile de clientes.

También me ha llegado por alguno que se va diciendo por ahí

que vamos a hacer ajustes salariales.

No, no vamos a hacerlos.

No se van a bajar los sueldos.

No vamos a permitir que los trabajadores, vosotros,

paguéis con vuestros sueldos

los problemas que tenemos los socios

por culpa de otro socio y sus presuntas ilegalidades.

Eso sería muy injusto,

y yo, personalmente, no lo voy a permitir.

Es cosa nuestra encontrar la entrada de clientes,

es cosa nuestra encontrar la financiación suficiente

para que esta empresa siga creciendo por el camino adecuado.

Por eso pone nuestros nombres en la entrada.

Lo único que os voy a pedir es una cosa,

solo una cosa a cambio:

que trabajéis duro, más duro que nunca.

La reputación de este bufete ha sufrido un golpe casi mortífero

y la única manera de salir de todo esto

es con el trabajo bien hecho.

Quiero que nuestros clientes salgan encantados de este bufete.

Encantados por el trato recibido,

encantados por las estrategias legales

y, sobre todo, encantados por la resolución de los casos

porque quiero que se vuelvan a sentir orgullosos

de que seamos sus abogados.

No os preocupéis,

que todo esto no quiere decir que vayáis a hacer más horas, no.

Más horas no, pero sí mejores horas

porque quiero la mejor versión de vosotros.

Quiero que todos trabajéis juntos por el bien común.

Yo os he prometido que voy a cuidar

de vuestros trabajos y de vuestros sueldos,

pero también os prometo que os voy a exigir

lo mejor de vosotros.

Es la única manera de que salgamos de esta crisis:

todos juntos.

Ahora, por favor,

a seguir trabajando.

Gracias.

Ay, qué bien, salir un poquito a tomar el aire.

Sí, porque hoy ha sido un día...

Ha sido una caca de día.

Tendríamos que estar celebrando que eras la nueva abogada.

Es verdad, pensaba que Carlota lo iba a anunciar.

Vaya chasco.

Ya te digo. ¿Jorge no te lo había prometido?

Sí, pero no ha encontrado el momento para plantearlo.

No hay que fiarse de los hombres.

¿No lo dirás en serio?

No pueden ser todos iguales.

Claro que lo digo en serio.

Los hombres son o malos o mucho peor.

(RÍEN)

Vaya ánimos para mí, que estoy empezando con Ángel.

Ya... Un mensajito.

Ah, José.

A ver, no leo bien.

De verdad, José, es que...

¿Qué?

José...

Había quedado que este fin de semana los niños iban a casa de mi hermana

porque quiero hablar con él,

y va y dice que ha llevado a Cristina a casa de Claudia...

¿Y qué vas a hacer?

Tengo que poner orden en mi vida.

¿Cómo?

No sé, tengo que ordenar un poco la vida, tengo que...,

que hacer algo, ¿sabes?

Es que...

Había quedado con José que los niños iban con mi hermana

porque quería hablar con él...

Porque me voy a separar.

Ay, Sofi...

Si necesitas algo, lo que sea... Sí.

Gracias.

No sé, lo que necesites.

Los niños, lo que sea, de verdad.

Estarán con mi hermana, gracias.

Lo tengo que hacer sola. Ya.

Ay...

Venga, Sofi.

Mañana hago una fiesta en casa. ¿Te apuntas?

-¿Qué hay? ¿Mambo, hardcore? ¿Qué ofreces?

-Lo que tú traigas. -Venga, va.

(Mensaje)

-¿La alerta de tu medicación?

-Es otra noticia sobre el bufete.

Tengo una alarma que me avisa cada vez que suben una publicación.

Voy a por mi bolso.

No ha debido de ser muy buena, ¿no? Con la racha que llevamos...

¿Qué periódico es?

-No, no es un periódico, es de "Corazón de papel".

-No fastidies.

-¡Tía...!

¡Tía, que es Alba!

Gracias, chicas.

Bueno, me voy.

¿Quieres que te acompañe al coche? Vale.

Sofi, cualquier cosa que necesites, estamos aquí.

Cuídate mucho, por favor.

Nos llamas a la hora que sea.

Sí, gracias.

Ya os digo. Vale, hablamos.

Hasta luego, chicas. Adiós.

¿Tú lo esperabas?

Sí, se veía venir.

No sé, a mí me dan tanta pena las separaciones.

A Sofi también, ¿qué te crees?

A todos nos dan pena.

Sobre todo cuando es una misma la que rompe.

Eso lo dices por ti, ¿no?

Sí, también.

Pues lo de "todas para una y una para todas" está muy bien,

pero no me pienso separar ni por vosotras.

No tienes por qué hacerlo.

No hay dos historias iguales.

Por lo menos tú no tienes hijos.

¿Qué?

Quiero decir que teniendo hijos

una separación tiene que ser mucho más dura.

Bueno, en una ruptura siempre hay uno que sufre más.

Cuando una historia no funciona, si no se rompe,

acaba sufriendo todo el mundo.

Ya, pero ¿y los niños?

Los niños son los que lo pasan peor.

Pero hay que hablar con ellos

y, no sé, explicarles que a veces dos personas se dejan de querer.

¿Eso pasa siempre?

No, siempre no.

Las relaciones cuando no funcionan

es mejor cortarlas antes de que se envenenen.

Ya.

Eso está muy claro, cualquier niño lo entendería.

(RÍEN)

Por eso le has recomendado a Sofi tu psicólogo,

porque separarse es muy guay.

No, no es un psicólogo, es un "coach".

Ah, "coach", "coach". (RÍE)

Para el caso es lo mismo, es una persona que te dice qué hacer

cuando no sabes ni por dónde te da el aire.

(Mensaje)

Es Ángel.

¿Pasa algo?

Dice que quiere verme

y que no encienda la tele ni mire el ordenador.

Me voy.

Vale, pero...

No sé, ¿pasa algo? Cuéntame. No lo sé, no lo sé.

Dice que quedamos a mitad de camino.

Ya te lo contaré.

Que tengas buen finde.

Suerte, hablamos. Hasta el lunes, chao.

Chao.

Adiós, hija, un besito, ¿no?

A estas horas ya tendríais que estar preparados para ir a casa de la tía.

¿Has cerrado bien? Sí, sí.

Tu padre, de verdad, no sé lo que está haciendo.

¡José!

¿José?

¡José! No está, mamá.

Ha venido a buscarme al instituto, no está.

¿Al insti? Sí.

Me ha abrazado que casi me ahoga. No lo entiendo.

Se ha llevado a Cris cuando le he dicho que estuviera aquí...

Bueno, ya sabes cómo es papá, seguro que está por ahí con alguno de sus...

negocios geniales.

-"Sí, ¿dígame?".

"Que no, estás llamando a José Manzanas".

No soporto más, no soporto más.

Ya ni disimulas.

(SUSPIRA)

Sí, cariño, sí, lo siento, es que he perdido la paciencia ya.

Normal.

Alex, hazme un favor.

¿Por qué no vas a buscar a Cris a casa de Claudia?

Va, hombre... No.

Sí, hazme ese favor, va.

Vale.

Y le compras un helado, ¿te doy dinero?

No. ¿No?

Tengo yo. Muy bien.

Uno de esos de fresa y limón.

Con más fresa que limón.

Con más fresa que limón. Vale.

Voy para allá. Gracias, nen.

Te veo ahora.

(Portazo)

(JOSÉ) "Lo he estropeado todo, mi vida".

"Hace tiempo que tú ya no crees en mí,

pero es que no eres la única".

"Nuestros hijos tampoco".

"Aquí estoy de más".

"Quizá pienses que me voy por cobardía...

o por no ser capaz de dar la cara o de afrontar las cosas como un adulto,

y puede que tengas razón".

"Cuando consiga volver a ser un adulto,

si algún día lo consigo,

regresaré,

pero regresaré si tú me dejas que vuelva a tu lado".

"Mientras tanto,

te quiero mucho, Sofía, te quiero muchísimo".

"Y diles a los niños que también los quiero muchísimo".

"Intentad perdonarme

porque si no me perdonas tú ni los niños,

jamás podré perdonarme yo".

(LLORA)

Es más divertido leer lo que escriben sobre otros

que tenerlos en el portal.

Todo lo que han dicho sobre Francisco es muy desagradable.

Han mentido sobre su vida.

¿Y si le hacemos fotos y las vendemos?

Sacaríamos una pasta. -Cómo te pasas.

-Sin que lo sepa.

¿Cuándo se supone que viene de su viaje de negocios?

No lo sé, no sé nada, no ha enviado un mensaje esta mañana ni nada.

¿A ti te ha mandado algo?

Por ahora les he dicho que está en un viaje de negocios,

pero ¿qué voy a hacer?

Se ha ido.

Me preocupa que Alba quiera más.

-Ella no ha pedido nada.

-Lo sé.

Pero, reconocida o no, es tu hermana de sangre

y tiene los mismos derechos sucesorios.

Comprenderéis que una necesita tiempo para asimilar algo así.

Pues claro, ¿cómo no te vamos a entender?

Me había parecido que estabais enfadados.

-A mí, sinceramente, me sentó fatal enterarme por la prensa,

no por ti directamente.

Me acabas de proponer a Julia como pasante.

-¿Qué Julia?

¿Julia Rojas?

¿Te parece normal?

Los socios, Carlota, Jesús y él, no sé, ¿quién ha votado en contra?

A lo mejor Jorge no me quiere como pasante

y se escuda en la junta.

Estoy tan cansada de tener que escondernos,

de no poder abrazarnos

cuando lo necesitamos, como ahora.

¿Por qué no dejamos de escondernos?

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 70

Derecho a soñar - Capítulo 70

18 abr 2019

El día se presenta pródigo en separaciones y despedidas. Julia, que acababa de dar por concluida su relación de pareja con Chema, abandona al fin el hogar que durante años habían compartido. El hecho de que todavía no haya sido promocionada a abogada pasante es un contratiempo, pero no se deja hundir por ello. También Sofía llega a una decisión impostergable: tiene que separarse de Jose. Pero cuando lo tiene todo dispuesto para comunicárselo, descubre que él se ha adelantado y ha abandonado el hogar familiar. En cuanto a Alba, y aunque ella todavía no se ha enterado, el secreto de su filiación acaba de dejar de serlo para convertirse en ‘mercancía pública’. Mientras tanto, en el bufete, Ángel encaja su rechazo como socio poniendo en juego toda su capacidad de presión, Carlota asume su condición de nueva Consejera Delegada y los empleados de base siguen haciendo lo que pueden por ayudar a que la firma se mantenga a flote.

ver más sobre "Derecho a soñar - Capítulo 70" ver menos sobre "Derecho a soñar - Capítulo 70"
Programas completos (91)

Los últimos 93 programas de Derecho a soñar

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 91 Completo 52:09 62% ayer
    Capítulo 91 ayer El coach anima a Sofía a mirar la vida de una manera más alegre y ligera, ella lo intentará. Julia ha ligado este fin de semana por el Acorder y ha sido un desastre. Los socios reparten los c...
  • Nuevo Capítulo 90 Completo 53:54 64% pasado lunes
    Capítulo 90 pasado lunes La demanda contra Sofía es retirada en el último momento por la demandante, y Jesús, después de tantos temores, no llega a intervenir. Jesús arrastra una descomunal resaca duran...
  • Nuevo Capítulo 89 Completo 51:52 67% pasado viernes
    Capítulo 89 pasado viernes Sofía sufre por la demanda de la que ha sido objeto y Jesús sufre por haberse ofrecido a defenderla ante el tribunal, cuando sospecha que, dada su inexperiencia en ese campo, quizá no vaya a ...
  • Nuevo Capítulo 88 Completo 52:34 67% pasado jueves
    Capítulo 88 pasado jueves Sofía ha de enfrentarse a una demanda por el accidente de la amiga de Cristina. Contará con la ayuda desinteresada de Jesús, inexperto a la hora de pisar los Juzgados. Sofía se siente ...
  • Nuevo Capítulo 87 Completo 52:52 64% pasado miércoles
    Capítulo 87 pasado miércoles Sofía está nerviosa por la demanda que le ha puesto Inés a raíz de la caída de su hija en el parque. Por suerte Jesús le ha ofrecido ayuda. Sin embargo, Jesús est&...
  • Capítulo 86 Completo 51:26 68% 14 may 2019
    Capítulo 86 14 may 2019 Es domingo y vamos a mostrar cómo lo afrontan nuestros distintos protagonistas fuera de su rutina laboral. Julia aburrida acude a la terraza de Olivia. Maricarmen y Alba discuten, porque la hija ha quedado...
  • Capítulo 85 Completo 51:31 73% 13 may 2019
    Capítulo 85 13 may 2019 En el final de la semana, muchos de los conflictos se resuelven gracias a la intervención de héroes anónimos. Julia logrará, gracias a una prueba enviada por un anónimo, que la ...
  • Capítulo 84 Completo 55:59 69% 10 may 2019
    Capítulo 84 10 may 2019 Julia pierde un nuevo caso. Alba advierte a Jesús y Ángel que su madre está trabajando en la terraza. Olivia le pide a Luis que llame a su hermana. Los socios le piden a Victoria que readmita...
  • Capítulo 83 Completo 54:08 64% 09 may 2019
    Capítulo 83 09 may 2019 Día de situaciones tragicómicas en el bufete. Un grupo de vecinas de Tomasa llega desde el pueblo a saludar a su amiga. No se moverán de allí hasta conseguirlo. Esta invasión si...
  • Capítulo 82 Completo 54:18 65% 08 may 2019
    Capítulo 82 08 may 2019 Primeros roces por la convivencia entre Olivia y Julia. Sofía tiene problemas para dar de baja el teléfono de Jose porque no es la titular. Berta sube una foto con Alba a Photopic, provocando una gr...
  • Capítulo 81 Completo 53:35 71% 07 may 2019
    Capítulo 81 07 may 2019 Julia lleva un caso de despido improcedente como abogada. Sigue molesta con Jorge por su cita frustrada. Jorge está confuso respecto a las intenciones de Madison. Sofía recibe del Coach el consejo d...
  • Capítulo 80 Completo 53:21 72% 06 may 2019
    Capítulo 80 06 may 2019 Julia le confiesa a Olivia que está nerviosa por su cena con Jorge. Macarena y Tino inician un nuevo bulo con Ángel y Alba. Hugo, perdiendo los nervios, decide en el juzgado que no quiere ir a juici...
  • Capítulo 79 Completo 51:58 71% 03 may 2019
    Capítulo 79 03 may 2019 Rodrigo tiene un agitado día en los Juzgados en el que se encuentra con todo el mundo: con Victoria, a la que importuna con zalamerías; con Berta, a la que invita a compartir una velada en casa de J...
  • Capítulo 78 Completo 51:45 70% 02 may 2019
    Capítulo 78 02 may 2019 Julia está de subidón porque Jorge le ha prometido un caso y también la ha invitado a cenar. El caso de Hugo Collado se da la vuelta, la defensa tiene un as en la manga y ahora pueden convert...
  • Capítulo 77 Completo 51:11 70% 30 abr 2019
    Capítulo 77 30 abr 2019 El caso de plagio que lleva Berta, el del diseñador Hugo Collado, se complica con una nueva estrategia de Rodrigo, defensor de la estilista supuestamente plagiadora, y amenaza con traer una contrademanda p...
  • Capítulo 76 Completo 55:24 71% 29 abr 2019
    Capítulo 76 29 abr 2019 Sofía intenta recomponerse para afrontar su nueva realidad familiar y vital, y el coach le recomienda emprender alguna afición. Sofía se planteará aprender ajedrez. Jorge lleva junto a...
  • Capítulo 75 Completo 51:08 67% 26 abr 2019
    Capítulo 75 26 abr 2019 Sofía tiene su primer sesión con el coach. Julia le cuenta a Alba que su madre es dueña de medio polígono industrial porque Francisco lo puso a su nombre. Charly, Carol y Daniel buscan...
  • Capítulo 74 Completo 51:47 66% 25 abr 2019
    Capítulo 74 25 abr 2019 Victoria Iturbe, la caprichosa y sexy abogada argentina, irrumpe por fin como nueva socia de ZL&D y desde el primer momento asume el papel de jefa y divide las aguas. Por un lado los hombres del bufete, que s...
  • Capítulo 73 Completo 51:38 64% 24 abr 2019
    Capítulo 73 24 abr 2019 Maricarmen sigue sufriendo el acoso de los medios por el caso de Francisco. Por consejo de Olivia, decide irse unos días a un retiro de yoga. Alba, mientras tanto, duda si visitar a su padre en la cá...
  • Capítulo 72 Completo 51:06 66% 23 abr 2019
    Capítulo 72 23 abr 2019 Mientras en el bufete todos se preocupan por los comentarios insidiosos en las redes, hay una pequeña alegría al hacerse público finalmente el romance entre Alba y Ángel. Julia sigue d...

Añadir comentario ↓

  1. Estelas

    Hola como están, cuando van a poner en Internet el capitulo 71?

    21 abr 2019