Derecho a soñar La 1

Derecho a soñar

Lunes a viernes a las 18.15 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5133633
No recomendado para menores de 7 años Derecho a soñar - Capítulo 64 - ver ahora
Transcripción completa

Francisco siempre ha pagado este piso,

Que me han llamado a declarar. -¡Joder!

"En cualquier caso, te buscaré un abogado".

-No, tranquilo. Ya me lo ha encontrado Alba

"en el bufete tuyo".

Francisco siempre ha pagado este piso,

y nuestros gastos desde hace veintipico años.

¿Hay algo más?

Estos años firmé muchos papeles, pero no sé qué eran.

Pues estaría bien localizarlos para que pudiéramos estudiarlos.

Bien, vale.

¿Y tu tío Joaquín qué tal?

Bueno, como está en la Fiscalía,

quería consultarle a ver qué le parece

la propuesta que me están haciendo. A ver si...

Y ya hablé con mi tío de este asunto.

¿Y qué te dijo? Que no se quiere meter en esto.

Y ahora no sé cómo decírselo a Francisco.

Aún me debes las cajas.

-Mira, esto es lo que hay. Lo tomas o lo dejas.

Puedes hacer chanchullos donde quieras.

Pero no te acerques a mis hijos ni a esta casa.

Yo trabajo en la autoescuela que denunció a Juanito Pacheco.

No nos intoxicamos con el sushi. -¿Cómo está tan segura?

-Porque yo también me intoxiqué, y no probé el sushi.

¿Sabes una cosa? No confío en ningún empleado.

¿Qué va a ser de comer?

¿Podría ser una cena para este viernes para 25 personas?

Ay, Oli, tampoco te sientas obligada.

Que te avisamos con poco tiempo. Te digo que estoy encantada.

Que quiero y puedo.

Si me entrega a los peces gordos, en lugar de 9 años

serán 3. El primer paso sería

una declaración firmada contra Fajardo.

Si no aceptas el acuerdo, será duro.

Y saldrás de ahí con una pena mucho mayor.

Saldrán a la luz todos tus trapos sucios.

Los chivatos, fatal en la cárcel. -¿Qué quieres decir con eso?

-Que no serías el primer socio del bufete al que se cargan.

Acuérdate de Leiva.

Te debo una disculpa. Tú no me debes ninguna disculpa.

Esto son cosas que pasan, enfados sin importancia.

No. No es un enfado sin importancia. Que ya está.

Tan inocente y puro como lo que usted ve, señor juez.

Una madre soltera...

con una hija a la que he sacado adelante con heroísmo.

El tono.

¿Qué pueden saber dos mujeres solas

de paraísos fiscales?

¿Quién puede condenarlas? ¿Y la justicia de los hombres?

Que no hemos hecho nada, por Dios.

Tienes que bajar el tono.

Tienes que hablar con sinceridad.

Y ahora mismo parece que estés sobre un escenario.

Bueno, un juicio es como una actuación, ¿no?

Sí.

Sí. Y Julia es la directora.

Mamá, no es una obra de teatro.

Concéntrate en las preguntas y responde sincera.

Y las preguntas te las va a hacer un fiscal.

La vas a liar. Ay, Alba.

No vamos a discutir. Si no, no vamos a ningún sitio.

Eh... Vamos a hacer una cosa.

Yo soy la fiscal, y te pregunto:

"¿Conoce usted al señor Francisco Zabálburu?".

¿Yo? De nada. Me dejó preñada hace 25 años y no le he visto más.

Yo era muy joven. Esto lo digo

para que entiendan lo de la edad. No.

Esto no lo puedes decir. No puedes decir que no le conoces

y luego decir que tuvisteis una relación.

El fiscal no va a creerte y pensará que ocultas información.

¿No es mejor que no conozca a Francisco?

No. Lo mejor es que digas la verdad y que seas honesta.

Cuanto más sincera seas, mejor irá todo.

Vamos a probarlo otra vez.

Soy la fiscal y te pregunto:

Eh... "¿Conoce usted alguna circunstancia personal

que haya podido influir en el trabajo como abogado

en los últimos tiempos del señor Zabálburu?".

Sí.

La arpía de su esposa,

que le hace la vida imposible

con caprichos y recriminaciones, que no sé cómo lo aguanta el pobre.

No puedes decir eso. ¿Por qué?

No. Has dicho que diga la verdad.

Ya, pero no puedes hablar así a las autoridades.

No puedes hacer un comentario de su mujer y...

¿Qué?

Huele raro, ¿no?

Sí, yo también lo he notado.

Yo no noto nada. No.

¿Qué...? Viene... de por aquí, creo.

Ah...

¿Esto?

¿Qué pasa?

Mamá, ¿una cebolla? ¿Qué crees?

No es tan fácil llorar así como así.

Y no huele tan mal.

(CRISTINA) ¡No!

¿Qué pasa? Por favor.

Ay, de verdad, estoy tan nerviosa que me va a dar un jamacuco.

-"Jamacuco" debe ser una palabra árabe.

Mozárabe. "Jama" vendrá de "jamal", y "cuco", es más español que el cuco.

Será mozárabe. Sí, seguro que es árabe.

¿Y tú qué vienes, de la Luna? Mira que ofrecerle ayer

un zumo de naranja a Carlota. Con lo sucio que queda todo.

¿Quién limpia luego? A ver.

Cariño, ¿desde cuándo la limpieza ha sido lo más importante aquí?

¿Eh? Lo más importante es tratar bien a los invitados.

Que disfruten. No, sí, tienes razón.

Pero estoy muy nerviosa por la declaración.

(CRISTINA) ¡No!

¿Qué le pasa? -¿Te acompaño yo?

Que no, que mejor voy yo sola. No pasa nada.

Que sí, que voy contigo. (CRISTINA) ¡No!

Pero ¿qué pasa, Cris?

¡Mi dinero! ¿Qué ha pasado?

¡Me faltan 43 euros!

¿Estás segura? ¡Sí!

¡Mi dinero para la...! ¿Para qué?

¡Para la clínica veterinaria!

Ay, es verdad. La clínica.

Sí, claro. Oye, pero ¿seguro?

¿No te has equivocado? ¿Que me he equivocado?

¡Que no me he equivocado!

¿Estás segura? ¡Que sí!

-Lo cogería el ratoncito Pérez.

-¿Te crees que yo soy imbécil? El ratoncito Pérez se lleva dientes,

no mi dinero. -Tranquilízate. No me hables así.

A ver, tranquila. Tranquila.

Vamos a comprobarlo, a contar, y si no,

reponemos. No pasa nada.

-¿No habrá sido el amigo de Luis, el que me encontré en las escaleras?

-¿Qué amigo, el...?

¿El Webo?

-Sí, el chaval ese. Podría ser él.

Si nos robó el felpudo, no tendrá problema en robar a Cris.

-Mira, de verdad, están los ánimos muy caldeaditos.

Yo estoy muy nervioso.

Por favor, si quieres ayudar, vete con tu hermana.

(Sintonía "Derecho a soñar")

(SUSURRA) ¿Y qué me dices de las noticias sobre nuestro caso?

Los periódicos dicen que don Francisco es culpable.

Y además, airean intimidades. -No me digas.

-Pero...

Pero que dicen hasta que tiene...

Que tiene una doble familia. O sea,

en plan que... aparte de Lourdes y Jesús,

tiene otra esposa y otra hija.

-Pero ¿tú qué eres, detective? -Eso pone en los periódicos.

Oye, ¿y tú... no vas a hacer una porra de las tuyas?

-No es el mejor momento. -Estaría bien para quitarle hierro

al asunto. ¿Va a la cárcel o no? 5 euros.

-Qué pesadito. Voy a por un café. -Espera, que voy contigo.

-Buenos días.

-Buenos días. -Hola, Ángel.

-Buenos días.

Buenos días.

¿Sabes algo del caso de la madre de la clienta?

¿Eh?

La madre de la clienta, la mujer que tenía que declarar.

Ah...

Pues... nada.

Que... estoy atacada, porque mi madre la va a liar.

La va a liar. Es que sé que la va a liar.

¿Por qué dices eso?

Porque se va a inventar algo y nos va a meter a todos en un lío.

Ha sido horroroso esta mañana.

A ver, tranquila.

¿Te preparo una tila?

¿Una tila? Sí.

Un litro de tila.

A ver, cuéntame.

(ACELERADA) Que esta mañana... Alba, tranquila.

A ver.

Esta mañana hemos hecho un simulacro para ver cómo declaraba.

Para ver qué decía. Y ha ido fatal.

Parecía una actriz mala, como de párvulos.

Como... los espectáculos de fin de curso.

Deberías tener paciencia.

Es la primera vez que tu madre va a un interrogatorio,

y no es fácil ir a un juzgado.

Ya. Pero se ha pasado todo el rato llorando.

Bueno, eso está bien.

Afloja al personal.

Pero es que lloraba con una cebolla.

¿Con... una cebolla? Con una cebolla.

¿Y cómo, la llevaba en la mano? No, en el bolso.

Menos mal que no llevaba un bote con lágrimas de cocodrilo.

¿Cómo estáis? Aterrorizada.

-Cariño, tranquila.

Estoy yo aquí. Vale.

Así que esto son los juzgados, ¿no?

Tenía que haber sido abogado. Cállate. No digas tonterías.

-Sofía. Dime.

Ha llegado el momento. ¿Preparada? No.

Creo que tengo un ataque de nervios.

A ver, Carlota: si yo cuando entre allí me aturullo,

¿qué? Que no. Que eso no va a pasar.

Ya. ¿Y si me quedo muda?

A ver, vas a hablar con naturalidad.

Lo hemos preparado muy bien. Ya, sí.

Pero una cosa es hablar en mi cocina y otra cosa es hablar aquí,

en medio de los juzgados.

Tranquila, de verdad. Sí.

-Chicas... ¿Qué haces, José?

Aquí es donde juzgaron al Solitario.

Al atracador de bancos. Lo vi en el telediario.

Fue en este mismo juzgado. José, por favor.

Solo faltas tú aquí con tus tonterías.

¿Te imaginas yo de atracador de bancos?

Carlota, por favor...

¿Y si me desmayo? -A ver, Sofía.

Escúchame. Esto es como cuando sales a la pizarra.

Llega un momento en que te acostumbras.

Y si te consuela, yo también estoy alterada.

Hombre, consolarme, no... No, no.

Es que... después de la nota de prensa que ha salido

sobre Francisco, no estoy para muchas bromas.

Es verdad, ¿eh? La prensa sacando los trapos sucios.

Qué vergüenza. Pero qué vergüenza.

Y qué desastre. No. Es más que desastre.

Además, estoy segura de que alguien informa a los periodistas,

porque hay muchas filtraciones. José, por favor.

-¿Habéis visto los muebles?

Son de caoba. Pero caoba maciza,

no contrachapada. ¿Qué pasa, que eres ebanista ahora?

Ojalá. Cada una de esas sillas

vale 2000 pavos. -Sofía, ha llegado el momento.

¿Estás preparada? Es esa puerta, vamos.

-Venga, tú conmigo.

Como es público y notorio,

todos los empleados fueron intoxicados,

pero no por comer sushi, como se alegó

en un principio.

El simple hecho de que Antonia Vidales

también resultase intoxicada y no probase el sushi

despeja cualquier tipo de duda al respecto.

Entonces bien,

¿cómo es posible que resultasen intoxicados?, nos preguntamos todos.

Evidentemente, en aquella comida

había otro plato que estaba en mal estado,

que podría haber sido, por ejemplo, la tarta.

Señora Borrego, ¿llevó usted una tarta

a la comida de trabajo con sus compañeros

que derivó en una intoxicación?

-Sí.

-¿Podría explicarle al tribunal si tuvo

algún problema al elaborar la tarta?

-No sé.

-¿No sabe? ¿No recuerda nada?

-Yo... no sé.

-No sabe. ¿Cómo es posible que no sepa?

Puestos a imaginar, ya que no tenemos colaboración

de la declarante,

podríamos pensar que tuvo un pequeño problema

al cocinar la tarta.

Por ejemplo, digamos

que la noche anterior de la intoxicación

se dispone a cocinar la tarta... y se le corta la nata.

Un caso muy común de intoxicación.

Ya en este punto, y sin tiempo para cocinar otra tarta,

el único camino sería haber tirado la tarta a la papelera

y haber explicado en el trabajo lo que había sucedido.

Sin embargo, la señora Borrego,

irresponsablemente, llevó la tarta

a la comida de sus compañeros, y no probó la tarta

porque sabía que estaba mal.

¿Fue así o no fue así? -No.

-Ocurre todos los días en todos los hogares españoles.

¿Llevó a la comida de trabajo una tarta en mal estado

y por eso no la probó,

señora Borrego? -Yo...

-Dígalo de una vez, señora Borrego.

¿Llevó a la comida una tarta en mal estado y por eso no la probó?

-Yo compré la tarta en el supermercado.

-¿Cómo?

-Sí. Le dije a mis compañeros que la había cocinado yo

porque me dio vergüenza que pensaran

que... la había traído hecha.

(Murmullos)

-Silencio en la sala. Prosiga, por favor.

-Eh... disculpe, su señoría,

pero necesito reformular la pregunta.

-Venga, reformule.

-Señora Borrego,

¿dice que compró la tarta en el supermercado?

-Sí. -¿Puedo preguntarle por qué?

-Porque no sé hacer tartas.

-Porque no sabe hacer tartas...

Está bien. No tengo más preguntas, su señoría.

Le recuerdo que su declaración puede ser tenida en cuenta en juicio,

por lo que se le exhorta a ser lo más veraz y exacta posible.

Tiene derecho a no declarar en su contra

y a permanecer en silencio ante varias de las preguntas.

¿Entendido? Entendido.

Bien. Según consta

en el expediente, usted forma parte del bufete

Zabálburu, Leiva... Duarte. Carlota Duarte.

...y Duarte, sí.

Y que durante mucho tiempo fue secretaria personal

del imputado en este caso, Francisco Zabálburu.

Sí. Estoy en el bufete desde el primer día. Llegué la primera.

Durante este largo periodo, ¿ha tenido conocimiento

de algún hecho relacionado con Obrilservices?

No. De hecho, yo creía que Obrilservices era...

Bueno, no sé decirlo bien.

Obrilservices era la empresa del cliente.

No pensaba yo que don Francisco estuviera vinculado a ella.

Debido a su antigüedad,

entiendo que Francisco mantiene con usted una relación estrecha

y de plena confianza.

Sí. Como cualquier abogado con su secretaria.

Bueno, limítese a contestar sí o no,

por favor. Ah.

¿Confiaba el señor Zabálburu en usted

hasta el punto de encomendarle los asuntos más importantes?

Sí.

¿Alguna vez le pidió que le encubriese de hecho o palabra?

Sí. No. A ver, perdón.

¿Quiere decir que si me pidió encubrirle en un delito?

Se lo puedo preguntar de otra forma.

Sí, por favor. Es que estoy nerviosa.

Yo nunca había declarado aquí. -Tranquila.

-No tiene por qué estarlo si dice la verdad.

¿Alguna vez el señor Zabálburu le pidió

que le ocultase información

relacionada con el trabajo?

Me refiero cualquier tipo de información.

Sí.

Me lo pidió, una vez.

Se lo pidió una vez.

¿Y puede decirnos en qué circunstancias?

Ah. Eh... sí.

Por las vacaciones de un empleado.

¿Recuerda el nombre de ese empleado? Sí.

¿Puede decirnos su nombre? Sí.

Ángel Belinchón.

Bien. Le voy a pedir que haga memoria y que se explaye

todo lo que pueda en este asunto.

¿Qué ocurrió exactamente?

Sí. A ver, quiero decir que...

don Francisco hace unas semanas

me pidió que organizara un viaje para Ángel.

Un viaje de trabajo. Pero me dijo

que no se lo comentara a nadie.

Que dijera como que eran unas vacaciones normales.

Perdón. Y doy por hecho que se encargó

de todos los pormenores del viaje del señor Belinchón.

Sí. Vuelos, hoteles, taxis... Todo.

Sí, claro. Yo me encargué de todo.

Me encargué de los vuelos, de los hoteles, de los taxis,

cambio de moneda... Todas esas cosas.

¿Y puede decirnos adónde viajó el señor Belinchón?

Sí. A las islas Caimán.

A las islas Caimán.

Un paraíso fiscal.

¿Puede decirnos cómo reaccionó usted

ante la petición del señor Zabálburu? Sí.

Pues como una profesional, haciendo mi trabajo y...

A ver, también le digo que me sentí un poco incómoda.

¿Por qué motivo?

Por una amiga.

¿Por una amiga? Sí.

¿Sabe qué pasa? Que mi amiga mantiene una relación

con Ángel Belinchón.

Y claro, le mentí, porque le dije que estaba de vacaciones

y él estaba en un viaje de trabajo.

¿Y su amiga trabaja en el bufete? Sí, claro.

¿Puede decirnos su nombre?

Sí. Bueno, me gustaría que esto... no saliera de aquí.

No se preocupe. Díganos el nombre de su amiga.

Alba Córdoba.

¿Cómo está mi... culturista favorito?

¿Sabes? Hace unos días que nadie me destroza la casa,

y estoy empezando a preocuparme.

No sé de qué me hablas, perdona.

Pues que se te echa de menos, Rodri.

Hasta tu desorden. Ah, ¿sí?

Ajá. Qué bien.

Sí. No sé, que no tiene...

Que no tiene sentido estar así. Con lo bien que estábamos en casa,

tomando una todos los días, comentando la jugada...

¿No?

No sé, ¿estás viviendo en algún sitio?

Me he alquilado un piso.

Bueno...

Enhorabuena. Me alegro de que por fin hayas dado el paso.

No sé. Si te cuadra un día,

podríamos quedar y... Está bien el piso, sí. Gracias.

Bueno, mira, veo que conmigo no tienes ganas de hablar,

pero... por favor, no pagues esto con Berta.

Ella no te ha engañado.

Si hay alguien que no ha sido honesto y no ha ido de cara,

he sido yo. Pues evidentemente.

¿Tirar por la borda nuestra amistad para estar tres semanas con Berta?

No es eso. Oye, que...

¡Silencio en la sala!

¡Silencio en la sala!

Queda demostrado que usted puso cayena

en la parte fina del tanga de su mujer.

¡Señoría...! ¡Silencio todo el mundo!

Nada...

Perdón.

Ha estado aquí Fajardo.

-¿Cómo que ha estado aquí? ¿En el despacho?

-No, no. Aquí no.

Prácticamente me asaltó a la salida del bufete.

Me advirtió que no abriera la boca.

Dice que sus socios son peligrosos, y que si acuerdo

con la Fiscalía, soy hombre muerto.

Me ha dicho que como le pasó a Leiva.

-Estamos pillados por todos los lados.

Ahora, a elegir entre lo malo y lo peor.

-Buena decisión. -Debes declarar contra Fajardo,

y dejar bien claro que solo testificarás contra él.

Nada de hablar de sus socios. Esos son los peligrosos.

-Y Fajardo hablará con ellos para que me maten.

-No. Ya se arriesgaron demasiado matando al padre de Jorge.

Si Fajardo va a la cárcel y ellos salen limpios,

no va a pasar nada.

-¿Y si Fajardo les delata?

-Entonces le matarán a él... y no a ti.

-No... Es demasiado arriesgado. Hablamos de mi vida.

-Francisco, debes correr el riesgo.

Si le delatas, él se comerá todo. Será el cortafuegos. Y la Fiscalía

no seguirá enredando, porque tendrán un culpable.

-No. No lo veo claro. -Debes actuar.

Y no perder el control de la situación, o será peor.

Han llamado a declarar

a la mujer con la que te has visto todo este tiempo.

¿Debemos preocuparnos?

-No.

-¿Sabe algo que pueda incriminarte?

-No más que mi mujer. Pero tiene un carácter impredecible.

-¿Qué quieres decir? -Es capaz

de cantar las 40 al que se le ponga por delante. Hasta a un juez.

-Sabes que pueden embargarle todos sus bienes.

Por lo tanto no nos interesa

que sigan hurgando en tus allegados. Podrían pasar a ser objetivos,

y eso sería una catástrofe. -No me calientes más la cabeza

con la Fiscalía. La Fiscalía

puede hurgar en mis allegados o donde quiera,

haya declarado yo o no.

Eso es lo que hacen todas las fiscalías del mundo.

-La clave es anticiparse...

y hablar con la Fiscalía antes de que la interroguen.

Si es como dices, podría cometer un error.

Si eso es lo que pasa, no te puedo garantizar nada.

-Y tú no tienes nada que ver con esto, ¿verdad?

Maldita la hora en que te di los poderes.

Papá.

-Carlota, qué sorpresa.

Es raro que te acuerdes de tu padre últimamente.

-Ya sabes que no me gusta que la gente me observe

y que hable de más en los juzgados.

-¿Yo también soy "la gente"?

-Venía a disculparme.

-¡Vaya! Parece que se ha abierto una grieta

en el muro de mi querida hija. Acepto tus disculpas.

-Quería darte las gracias

por haberte preocupado por mí.

El otro día no estuve muy agradable.

-Carlota, sigo muy preocupado.

La Fiscalía va a por Francisco. Es así de claro.

El asunto pinta feo. ¿Entiendes lo que te digo?

-No paro de darle vueltas y más vueltas.

-Creo que lo mejor sería

que disolvieras el bufete y te desmarcaras de esa gente.

-¿Desmarcarme de ellos? ¿Y cómo lo hago?

-Ejerciendo por tu cuenta. -Ah, sí.

Empezando de cero otra vez. -Escúchame por una vez en tu vida.

Ya no se trata de salvar tu orgullo.

Se trata de salvar tu carrera. ¿Lo entiendes?

-A ver, claro que lo entiendo. ¿Cómo no lo voy a entender?

Pero estoy presionada por la prensa, los interrogatorios,

los trapos sucios, los secretos que nunca supe...

Porque siempre tuve la sensación de ser la última en saber todo.

Me desespera. -¡Escucha con calma, por favor!

Has luchado demasiado para tirarlo todo por la borda en un segundo.

Eres una abogada excelente.

Todo el mundo valora tu capacidad. Todo el mundo

habla maravillas de ti como profesional.

-Pero es que no sé qué hacer. Es que no sé qué hacer.

-Ven aquí, ven aquí. Vamos a hablar tranquilos.

¿Necesitas algo más? Yo ya me voy al juzgado.

No, no te preocupes.

Mucha suerte. Aunque seguro que no la vas a necesitar.

Gracias.

Bueno, que tampoco es gran cosa.

Es solo prestar asesoramiento legal. Bueno, no te quites mérito.

Como decía mi abuela: ni tanto ni tan poco.

Lo estás haciendo muy bien. Gracias.

Pues en cuanto acabe, regreso, ¿vale?

No. ¿Cómo vas a volver con la hora que es? No hace falta.

Bueno, no sé. No me importa.

Y tengo trabajo... Que no.

Que no, que no. Te pilla mejor volverte a casa.

¿Cómo está el caso de intoxicación?

Me dijo Berta que en punto muerto. Oye, espera...

Que tienes... esto mal. Gracias.

Eh...

No, así.

¿El qué?

Que Berta me dijo... Ah, sí. Bueno,

no pinta muy bien, la verdad.

Parece que es una venganza personal, y el cliente...

digamos que no concreta mucho.

Me da que se están quedando sin estrategia.

Bueno.

Seguro que Berta piensa algo. Ojalá.

Bueno, cuando termines llámame y me cuentas.

Bueno...

Ya sabes, es mi cliente. No puedo.

Hombre, me refería a nivel personal, tuyo.

Si tienes una duda, si quieres consultarme algo...

Sí. Vale.

Bueno, me voy. Gracias. Que vaya bien.

Chao.

¿Qué tal el alemán? ¿Bien?

"Shurkets". ¿Cómo era "bujía"?

"Shur"... eso.

¿Que cómo estoy yo? Pues bien.

Bueno, no tan bien como tú.

En realidad, no va bien por aquí.

Pues nada, que tu hermana te echa mucho de menos,

y lo que te quería pedir... ¿Tú te podrías venir unos días?

¿Podrías...?

¿Dos meses?

Bueno, pues... pues nada, no puedes...

¿Qué voy a estar enfadado? No te preocupes, de verdad.

Si no puedes venir, nada. Oye, y que sepas

que yo te echo un montón de menos también.

Hasta pronto.

Esto de las declaraciones enloquece a cualquiera.

Son como una tortura.

Alba, es solo una declaración preliminar.

Ni siquiera es un juicio, así que tranquila.

Hombre, tranquila, tranquila, no.

Mi madre es tremenda. Recuerda la cebolla.

No me lo recuerdes.

Chicas, me quiero morir. Creo que la he fastidiado tanto...

¿Por qué? ¿Qué ha pasado?

Que no sé si he dicho cosas fuera de lugar.

Que no sé si lo he hecho bien o mal. A ver,

Carlota dice que lo he hecho bien,

pero teníais que haberle visto la cara. Se quedó de piedra.

Como recibiendo un jarro de agua fría.

Carlota ¿por qué?

Bueno, porque... no sé. Yo creo que he dicho cosas

que no... tenía que decir. Ay.

Pero ¿tan grave? Sí. No.

No sé. Yo qué sé.

Yo lo único que sé es que me van a despedir.

Ay, no. No digas eso. ¿Cómo? Pues despidiéndome.

A ver, escúchame.

Tú has sido honesta

con el fiscal. Sí.

Y le has dicho la verdad. Claro.

Pues ya está. No tienes por qué preocuparte.

Y... ahora intenta pensar en otra cosa.

Ya, eso es lo peor. Si pienso en otra cosa, me agobio más.

Entre la declaración, don Francisco,

la situación en casa... Ay, Sofi...

Ay, ven aquí.

Ya está. Gracias, chicas.

Venga, que ya ha pasado.

Hola, Macarena. -Hola.

-Traigo este paquete para Berta. -Vale.

¿Tengo que firmar? -Sí.

Venga, todo irá bien.

-Venga, gracias.

-Hasta luego. ¿Esto para quién es?

Para Berta. Muy bien, se lo llevo yo.

Vale, gracias.

Ay.

Sí, Berta. Es para ti. A ver. Gracias.

Oye, por favor. Cámbiame el papel del amigo invisible.

-Ni de coña. -¡Ah!

-No me lo puedo creer. ¡Ah!

-¿Qué te pasa? -Nada, nada.

Es algo relacionado con un caso, pero...

A ver, prestadme atención un momento. Quería informaros...

-¿Nos vas a interrogar? ¡Qué dices!

-Es que hemos oído por ahí que te han interrogado en el juicio.

¿Qué juicio? No era un juicio. ¿Quién dice esto?

-No sé, alguien lo ha dicho.

-Pero que también la mujer de Francisco declaró,

y a lo mejor no era el juicio. No pasa nada.

-Y puede que Jesús también. Ayer... A ver, un momentito.

Prestadme atención.

La cena del viernes será en la terraza...

A mí me parece bien todo, si no es en la terraza de Olivia.

-¿Tú eres tonto?

-¿Por qué? Olivia no cocina muy allá. Y su comida no tiene nada de bio.

-¿Tú qué eres, experto en cocina? -Pues no, pero algo sé.

Tengo un amigo que es cocinero internacional.

-Tienes un cocinero internacional, sí.

Tú eres un envidioso. -¿Envidia de qué?

Más bien Olivia justita de cocina. ¡Bueno, basta ya!

La cena del viernes será a las 20:30 en la terraza de Olivia.

Y quien no quiera ir, que no vaya. ¡Y punto!

-¿Ves lo que has hecho? -¿Yo?

Pues vale...

-Charly, ¿tienes un clínex? -No.

Bueno. Así que quiere hablar

antes de la declaración de Mari Carmen Córdoba.

Me alegro de que tenga las cosas claras.

-Le pido por favor

que no ponga en su boca palabras que no ha dicho.

Nunca afirmó querer declarar antes que nadie.

-Ah, ¿no? Entonces lo habré deducido de su actitud.

-Mientras no haya constancia por escrito,

puede deducir lo que le apetezca.

Estamos en un país libre.

-Es muy amable en darme su autorización.

Le aseguro que aprecio su gentileza.

Bueno, terminemos con esto. Tome nota de la declaración.

Señor Zabálburu, ¿está dispuesto a llegar a un acuerdo?

-El señor Zabálburu sí está dispuesto.

Pero quiero que conste que solo firma un acuerdo

para entregar a Fajardo Chaparro,

el único que sabe que tiene relación con Obrilservices

y único responsable y responsable directo

de la implicación de mi cliente en el caso.

-Como comprenderá, la culpabilidad de su cliente

está fuera de toda duda. Y hay más personas implicadas

en este delito penal. -Yo no acepto ninguna culpa.

Y no conozco a nadie relacionado con este asunto, excepto Fajardo.

-No obstante, la Fiscalía sigue ofreciendo cuatro años de condena

a cambio de una declaración completa, señor Zabálburu.

-¿Cuatro años? Hace unos días ofreció tres.

-Solo si nombraba otros miembros de la organización criminal

a la que pertenece, señor Zabálburu.

-Usted se equivoca o no recuerda bien. Nos ofreció tres años

si declaraba en contra de Fajardo Chaparro.

-De momento mi memoria funciona bastante bien.

Por eso le recuerdo que las personas implicadas,

como por ejemplo la esposa y...

la amiga del señor Zabálburu, que también

podrían ser citadas a declarar ante el juez, y quizá en ese caso

yo no fuese tan comprensivo.

-Señor fiscal, ¿está extorsionando a mi cliente?

Si es así, exijo que retire esa amenaza.

-No, usted no está en disposición de exigir nada.

-Basta. No tiene sentido continuar con esto.

-¿Perdone? -No acepto el acuerdo.

-¿Cómo ha dicho? -Que no acepto el acuerdo.

-Es mi deber recordarle... -Buenas tardes, señor fiscal.

Entonces, ¿va a durar mucho la declaración?

No, son unas preguntas rápidas. Tranquila.

Vale. Mamá, no te pongas nerviosa.

No te inventes nada y no llores. Ahora la nerviosa soy yo.

Tú no exageres. Calla, hija.

-Hola, Alba. -Paco, ¿cómo estás?

-Bien.

-Tienen 24 horas. Si no, no habrá acuerdo.

Es mi último ofrecimiento. -Eso no es lo que hablamos.

No tengo nada más que decir. -Se arrepentirá.

-¿Qué acuerdo?

-Señora Mari Carmen Córdoba.

(SUSURRA) ¿Qué pasa?

(Inaudible)

-Eh... vamos.

¿Querías verme?

Hoy ha declarado Sofía ante el fiscal.

¿Y cómo ha ido?

No voy a entrar en detalles,

pero tenemos que estar preparados para lo peor.

Lo peor...

Lo peor.

Yo he estado estudiando la prensa.

Hay un periódico que publica una foto de Francisco

saliendo del juzgado en portada. Sí, la he visto.

En los demás periódicos

hacen una breve mención, pero otro publica

una foto suya junto a Fajardo Chaparro

y el resto de mafiosos involucrados en la trama.

Una gentuza... interesante, la verdad.

Esto es el final, Jorge. O algo muy parecido.

El bufete se va a pique.

Y además, los clientes están huyendo despavoridos.

Incluso los más antiguos y de mayor confianza.

¿Te suena Horacio Candelas, amigo de mi padre de siempre?

Sí. Me acaban de decir

que ha llamado para prescindir de nuestros servicios.

¿Para qué nos vamos a engañar, Jorge? Este tema

ya no da más de sí.

O tomamos medidas ahora mismo... o nos hundimos con Francisco.

Es que ya nos estamos hundiendo. No lo voy a permitir.

Me he dado cuenta de que otros han tenido el mando de este bufete,

y me han tenido al margen para que no me enterase de nada.

Pero eso va a cambiar...

(SUSURRA) desde hoy.

¿Y qué podemos hacer?

No sé, ¿tienes algo pensado?

Tenemos que buscar un nuevo socio.

¿En lugar de Francisco?

Sí. ¿Qué opinas?

Cuenta conmigo.

Bien.

Señora Córdoba, tengo entendido que usted ha mantenido

y todavía mantiene una relación muy cercana

con el señor Zabálburu.

-Así es. -Una relación, digamos...

peculiar, que incluye una hija en común. ¿Es correcto?

-Es correcto. Nuestra hija Alba.

-¿Debo entender que le ve con frecuencia?

-Prácticamente todas las semanas desde hace más de 20 años.

-En este último tiempo, ¿ha notado algún comportamiento extraño en él?

-No. -Le pido

que haga memoria y que intente recordar

cualquier anomalía en su comportamiento.

No sé, cambios de humor, ausencia,

agresividad con usted o su hija...

-Nunca. Francisco es una persona muy equilibrada.

Por lo demás, siempre nos pasó una manutención.

Y no ha faltado ni un día a sus obligaciones con su hija.

-Doy por hecho que es consciente de que el señor Zabálburu

está legalmente casado con otra mujer,

con todo lo que eso conlleva para la sociedad.

-Siempre lo he sabido, desde el primer día.

-¿Qué opinión tiene sobre esta doble vida?

-Bueno, ese es un acuerdo privado que tenemos desde hace muchos años.

Así lo decidimos. Y con todo el respeto a su cargo,

no creo que a mi edad deba darle explicaciones a nadie

sobre nuestra vida íntima.

-No. No es mi intención meterme en su vida privada, pero...

No sé, quizá pudo haber visto

o escuchado algo extraño, como una carta, un documento,

alguna llamada internacional... -No.

Nunca he visto ni escuchado nada extraño.

No me consta que esté metido en nada raro.

Le veo como le he visto siempre,

y hacemos las mismas cosas normales que el resto del mundo.

-¿Es el señor Zabálburu quien paga el piso

donde reside con su hija y el otro donde veranean?

-Sí, así es.

Se ha ocupado de la niña y de mí desde el principio.

Nunca nos ha faltado nada.

-¿Conoce usted el origen de dichas propiedades?

-No lo sé exactamente.

Tendría que mirar los papeles que tengo en casa.

-¿Tiene los títulos de propiedad en su casa?

-Creo que sí.

-O sea, que estuvo usted presente en la compra de esas propiedades.

-Sí.

-Bien. No haré más preguntas por ahora, señora Córdoba.

Si no tiene nada más que agregar, puede retirarse.

-Si me permite, tengo algo más que declarar.

-Sí, adelante. Por supuesto.

-Quiero que quede claro ante las autoridades

que Francisco siempre se preocupó por su hija y por mí.

Y que es incapaz de hacerle daño a nadie.

A pesar de las idas y venidas a lo largo de los años,

nos queremos y nos aceptamos como somos.

Y estoy muy orgullosa de él,

como padre y como persona.

Eso es todo lo que tengo que agregar.

-Queda perfectamente claro.

Y ahora la Fiscalía da por terminado el interrogatorio.

Ah, estás aquí.

-Hombre...

No sabía que estarías aquí ahora. -Ya ves.

Voy de un lugar para otro.

-Pensé que estabas en el juzgado. Eso ponía en la prensa.

-Jesús, quería hablar contigo, de padre a hijo.

Estoy pasando por un infierno,

y creo que tengo algo que decir.

-Al fin coincidimos en algo. ¿Ves?

-No es momento de ironizar con tu padre.

Hoy he visto lo que me espera de cerca.

Mi vida está acabada.

Voy a ir a la cárcel, mi mujer no me habla,

mis mejores amigos me han retirado el saludo,

y este escándalo va a acabar con el bufete,

que es el trabajo de mi vida.

-¿Tu mujer no te habla?

¿De verdad?

No me digas.

¿Cuál de ellas, por cierto: la oficial o la otra?

¿O hay más? -No te permito...

-¿Dónde está ahora tu gran amigo Ángel?

No lo veo por ninguna parte.

¿Y tu otra familia?

Porque efectivamente tienes otra familia.

-La prensa ha dicho muchas mentiras. Ha tergiversado las cosas.

-Ah, ¿sí? ¿Ha tergiversado?

¿Sabes qué?

Estoy harto de que me trates como si fuera tonto.

¡No lo soporto más!

No lo sé de ahora, lo sé de hace mucho.

Descubrí hace mucho que tienes otra familia.

-¿Cómo lo has descubierto? -¿Cómo?

¿Te interesa cómo? Te lo digo, es muy fácil:

atando cabos, sumando uno y uno. Sin necesidad de salir de aquí.

¡Tengo una hermana! ¡Una hermana!

Y tú nunca me lo dijiste.

Y la conozco, además.

Y nos caemos bastante bien.

¿Y sabes qué? Quedamos para comer de vez en cuando.

¿Y sabes de qué hablamos?

Hablamos de ti.

De ti.

Mira. Coge.

Esto... es de lo que nos has privado, de tener una niñez juntos.

Y ahora vienes aquí... mendigando ¿qué?

¿Qué quieres, consuelo? ¿Apoyo?

-Tienes razón.

-¿Qué más debe ocurrir ahora, papá?

¿Cuánta gente más debe ir a declarar, todos nosotros?

Efectivamente, te has quedado solo, papá.

Ahora, por favor, acepta tu responsabilidad...

y deja de destrozar la vida de los demás.

Por favor.

Y coge el tío y me dice:

"Yo con mi edad sí que debería hacer la ITV".

Muy gracioso el tío. Además, que es superleal.

Me traía el coche desde que abrí el taller.

Chema... Además, que el tío

no es de aquí. Es de otro barrio. Es muy raro.

Chema... Pero bueno.

Y aparte, se trae el coche de propio

para que lo arregle desde Fuenlabrada.

Chema, que esto se ha acabado.

Siento que... las cosas han cambiado

entre nosotros, y...

y que vivimos momentos diferentes de la vida.

¿Diferentes?

Sí.

Y... te quiero muchísimo, pero...

Pero siento que no soy feliz.

Pero ¿es por mí o...? No.

No.

Y...

Tú has sido mi pilar todos estos años, y...

Y no tengo palabras para describir...

todo lo que significas para mí, y...

y el equipo que hemos formado juntos.

Y todo lo que has hecho por mí y por mi hermano.

Si es lo que has decidido, yo no... Sí, Chema.

Debemos ser honestos con nosotros mismos.

Ya...

No... podemos estar viviendo del pasado.

No, si yo no siento lo mismo.

Yo sigo enamorado de ti, como el primer día.

O parecido, no sé.

No...

Es que no... No me lo esperaba.

Chema, que...

Que...

Que yo te quiero un montón.

¿Tú crees que irá a la cárcel?

La acusación es grave, y hay pruebas contundentes.

El acuerdo no es malo, por la reducción de condena.

Le iban a declarar culpable de todas formas.

Antes o después me lo pagarás. -Ahora no tengo problemas para ello.

-Te partiría la cara. -Calma.

No te interesa sumar un delito más a los que ya tienes.

Me voy a llevar todas mis cosas para que estés solo.

No puedes seguir en tu casa como si fueras un invitado.

O sea, me estás diciendo que el Webo ha entrado en casa,

y en vez de llevarse la tele, el portátil o lo que sea,

ha ido a la hucha de Cristina y le ha cogido el dinero.

Este chico no es de fiar.

¿Cómo estás? No sé.

A lo mejor debería estar mal, pero es que tengo un alivio...

No le estarás contando lo que te digo.

Porque lo que hablamos entre nosotros se queda entre nosotros.

Queremos hacer una nueva aportación de un dato.

Hubo otro alimento en la cena de empresa

que sí fue consumido por todos los asistentes,

y no se ha tenido en cuenta hasta ahora.

Todos sabemos que lo que has hecho ha sido por orden de tu jefe.

A mí lo que me preocupa... es mi futuro.

¿No te han regalado nada? -No.

-Toma. -No se puede ser más basura que tú.

-Bueno, vuelves a insultarme. Vuelve la magia.

(SUSURRA) Que me van a matar. Primero a mí y luego a ti.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 64

Derecho a soñar - Capítulo 64

10 abr 2019

Las sombras se ciernen sobre ZL&D. Jornada de juzgados, citaciones y fotos en la prensa, que no da tregua destapando la doble vida de Francisco al enterarse de que Maricarmen ha sido llamada a declarar. También declara Sofía, inocente de que sus palabras caerán como una bomba entre sus propios compañeros. Por su parte, Fajardo Chaparro y sus mafiosos pasan de las sugerencias a las amenazas de muerte. Francisco está acorralado. Mientras los empleados de ZL&D son convocados a los juzgados uno tras otro, Carlota y Jorge toman una decisión crucial para salvar el bufete y Jesús le da a su padre la estocada definitiva revelándole que sabe todo sobre su otra familia, incluso quién es su hermana. Al margen de estos acontecimientos, el pobre Chema hace malabares para evitar lo inevitable con recursos desesperados, como tratar de convencer a Luis de que vuelva por unos días a España, pero finalmente Julia encara el terrible momento de poner fin a la relación. Final infeliz.

ver más sobre "Derecho a soñar - Capítulo 64 " ver menos sobre "Derecho a soñar - Capítulo 64 "
Programas completos (70)

Los últimos 72 programas de Derecho a soñar

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 70 Completo 51:45 70% pasado jueves
    Capítulo 70 pasado jueves El día se presenta pródigo en separaciones y despedidas. Julia, que acababa de dar por concluida su relación de pareja con Chema, abandona al fin el hogar que durante años había...
  • Nuevo Capítulo 69 Completo 52:01 71% pasado miércoles
    Capítulo 69 pasado miércoles Maricarmen va a ver a Francisco a la cárcel, y acaban discutiendo por el nuevo trabajo de ésta. Alba entrega el informe que le encargaron los socios, y descubren que el bufete está en aut&eac...
  • Nuevo Capítulo 68 Completo 52:49 71% pasado martes
    Capítulo 68 pasado martes Sofía ha dormido en el salón y sus hijos Alex y Cristina sospechan que algo pasa entre sus padres. Jesús acude a visitar a Francisco en la cárcel y se disculpa por sus duras palabras. ...
  • Nuevo Capítulo 67 Completo 52:04 70% pasado lunes
    Capítulo 67 pasado lunes La crisis en ZL&D es absoluta. Los clientes no paran de llamar pidiendo explicaciones por la detención de Francisco Zabalburu y algunos de ellos deciden abandonar la firma. Jorge, Carlota y Jesú...
  • Capítulo 66 Completo 53:05 70% 12 abr 2019
    Capítulo 66 12 abr 2019 Julia está triste por haber roto con Chema, aunque no quiere contárselo a Jorge. Irá a recoger sus pertenencias a casa de Chema y se despedirá de éste. Por su parte, Jorge repre...
  • Capítulo 65 Completo 52:12 69% 11 abr 2019
    Capítulo 65 11 abr 2019 Tras su charla con Jesús, Francisco decide aceptar la oferta de la Fiscalía y entra en prisión. La decisión conmueve a Maricarmen, Alba y Jesús. Mientras, Carlota y Jorge se pre...
  • Capítulo 64 Completo 51:34 66% 10 abr 2019
    Capítulo 64 10 abr 2019 Las sombras se ciernen sobre ZL&D. Jornada de juzgados, citaciones y fotos en la prensa, que no da tregua destapando la doble vida de Francisco al enterarse de que Maricarmen ha sido llamada a declarar. Tambi...
  • Capítulo 63 Completo 51:10 71% 09 abr 2019
    Capítulo 63 09 abr 2019 Nervios generalizados en el bufete por el incierto futuro de Francisco y del propio bufete. Sofía y Maricarmen lo viven con especial intensidad, ya que están preparando sendos interrogatorios con el...
  • Capítulo 62 Completo 51:33 78% 08 abr 2019
    Capítulo 62 08 abr 2019 Francisco se reincorpora al bufete. Ni su afeitado impecable ni su mejor traje ocultan su evidente aspecto demacrado. Mientras no cesan de llegar citaciones de la Fiscalía, Carol parece ilusionada preparan...
  • Capítulo 61 Completo 50:52 69% 05 abr 2019
    Capítulo 61 05 abr 2019 Maricarmen le dice a Alba que cree que Francisco es culpable. Julia tiene miedo de perder su trabajo justo ahora que va a empezar a llevar casos como abogada. Descubrimos que el Juez Quintana es padre de Carlota....
  • Capítulo 60 Completo 52:02 69% 04 abr 2019
    Capítulo 60 04 abr 2019 Sofía y Jose hablan de que su relación está llegando a su fin. Es el primer día de Julia como abogada, pero a pesar de su ilusión, perderá el juicio. Daniel insiste con s...
  • Capítulo 59 Completo 53:07 67% 03 abr 2019
    Capítulo 59 03 abr 2019 Acicateado por su mala conciencia y su sentido de la ética, Jesús decide sacar a la luz todas las verdades ocultas: habla con su padre tratando de hacerle reaccionar, le cuenta a Jorge que el verdad...
  • Capítulo 58 Completo 54:03 71% 02 abr 2019
    Capítulo 58 02 abr 2019 Ángel insiste a Francisco en que actúa de buena fe y quiere ser su abogado. Olivia recibe una citación de juicio rápido por el tema del extorsionador. Julia la convencerá de que...
  • Capítulo 57 Completo 51:41 72% 01 abr 2019
    Capítulo 57 01 abr 2019 Julia y Olivia planean una trampa para atrapar al extorsionador que está detrás de los ataques al bar. A raíz de los rumores sobre la investigación de la Audiencia Nacional se inicia e...
  • Capítulo 56 Completo 51:59 69% 29 mar 2019
    Capítulo 56 29 mar 2019 Julia decide junto con el Coach que debe ganarse la confianza de sus jefes para conseguir ejercer como abogada. Luis recibe una oferta concreta para irse a trabajar a Alemania. Han cometido actos de vandalismo co...
  • Derecho a soñar - Capítulo 55 Completo 51:40 68% 28 mar 2019
    Derecho a soñar - Capítulo 55 28 mar 2019 Alba ha pasado la noche en casa de Julia luego de conocer un secreto oculto durante años, ella es la hija de Don Francisco. Su jornada laboral será atípica, todo lo que la rodea tendrá...
  • Capítulo 54 Completo 50:16 66% 27 mar 2019
    Capítulo 54 27 mar 2019 Jorge se dirige a los empleados para decirles que les compensará con su dinero por los perjuicios que sufran por el comportamiento delictivo de su padre. El gesto es recibido con agradecimiento y admiraci&...
  • Capítulo 53 Completo 54:23 72% 26 mar 2019
    Capítulo 53 26 mar 2019 Ángel lo orquesta todo para quedarse el dinero de Francisco y que siga siendo el responsable de Obrilservices. Alba está entusiasmada con las nuevas historias sobre su padre que le ha contado Marica...
  • Capítulo 52 Completo 51:35 73% 25 mar 2019
    Capítulo 52 25 mar 2019 El caso sobre intercambio de niños da una espectacular vuelta de tuerca al descubrirse que el abogado de la parte contraria es Rodrigo, que en el juzgado vapulea sin piedad a Jorge, ya bastante maltratado ...
  • Capítulo 51 Completo 51:45 73% 22 mar 2019
    Capítulo 51 22 mar 2019 Julia empieza a ser consciente de que debe romper con su rol maternal hacia Luis y, aunque algo menos, también hacia Chema. Tendrá una oportunidad de oro cuando Luis le cuente sus planes de irse a t...

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos