Derecho a soñar La 1

Derecho a soñar

Lunes a viernes a las 18.15 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5103751
No recomendado para menores de 7 años Derecho a soñar - Capítulo 56 - ver ahora
Transcripción completa

¿Qué tal?

Bien. ¿Y tú?

Bien.

Ayer me llamó... Álvaro de Quijano por la noche.

Solo me comentó que se pasaría hoy y que quería vernos.

Quería decirles que lo que han hecho ustedes...

no es defender a un cliente;

es defender a una familia.

Gracias.

-Todos los meses, mi padre hace una transferencia

a la cuenta de tu madre. ¿Y desde cuándo?

Desde agosto de 1993.

Somos hermanos, Alba.

De pequeña, solía imaginar cómo...

cómo sería mi padre.

Lo que nunca imaginé es que pudiera conocer también a un hermano.

Yo creo que no debemos decirle nada a nadie todavía.

¿Paces?

Claro que sí, guapa, en tus sueños.

¿Qué...? ¿Qué...?

¿Qué sueños?

-Alguien le ha dicho algo. -Pero ¿qué dices? Está fatal.

¿Estás bien? La verdad es que no.

¿Jorge?

Me ha dejado.

Supongo que en estos casos, lo mejor es... seguir adelante.

Cuéntame algo. (ÁNGEL) "Pues no sé".

"¿Qué te cuento?".

¿Que me paso todo el día en remojo? "¿No volverás muy arrugado?".

Sabes que es el riesgo que corrías por salir con un viejo.

¿Sabes que estoy testando el CierraTodo?

Está gustando mucho,

hasta el punto de que me han hecho otro pedido.

Ah, qué bien.

(TV) "Esta madrugada en Madrid,

la Guardia Civil ha incautado más de ocho kilos de una sustancia

que podría ser cocaína".

"Según declaraciones,

los paquetes tenían un sistema que no cerraba bien,

-y al frenar, salía sustancia...". -Mira, mira, mira.

-Si son tus CierraTodo. -No, no, no. No me lo puedo creer.

Que me piro.

-¿Que te piras? ¿Adónde?

-A Alemania. -Te va a ir bien, Luis.

Ya verás. (LUIS, OFF) "¿Y esto?".

Julia, esto es mucha pasta.

Te voy a echar mucho de menos.

Y yo a ti.

Sí, claro, estoy aprendiendo muchísimo y estoy muy contenta.

Pero ¿si tuvieras que expresar un deseo acerca de ello?

Me gustaría que esto no se quedara ahí.

La semana pasada no tuviste un caso propio, ¿no?

No, estuve ayudando a Jorge.

Con el caso, quiero decir. Pero no como abogada.

¿Valoras el trabajo que tienes actualmente?

Sí, estoy trabajando en contacto con el mundo del derecho,

y, no sé, creo que estoy bien considerada.

Pero...

Pero no quiero ser secretaria.

He estudiado Derecho para ser abogada.

Te felicito entonces. ¿Por qué?

Porque tienes algo fundamental en la vida:

un objetivo.

Pues no sé de qué me sirve tener un objetivo

si tampoco sé cómo conseguirlo.

¿Eso crees?

¿A qué te refieres?

Vivimos en tiempos en los que licenciados de cualquier ingeniería

trabajan de repartidores

o atendiendo llamadas telefónicas invasivas.

¿Tú dónde trabajas, Julia?

En un bufete.

Estás más cerca de tu objetivo que mucha gente.

Aun estando cerca de mi objetivo,

si alguien no me da la oportunidad para demostrar lo que valgo...

Por eso te hablaba de trazar un plan de acción.

Tienes que definir una serie de pasos

que te lleven a conseguirlo.

¿Y cuáles son esos pasos?

Solo tú puedes saberlos. Piensa.

¿Cuál podría ser el primero?

¿No se te ocurre nada?

No sé, creo que...

Creo que necesito un impulso.

Bien, un impulso.

¿Como qué?

Eh...

Confianza.

Necesito que alguien confíe en mí, pero que confíe de verdad.

Y que me den un caso porque creen que soy brillante,

y no por otras consideraciones.

¿Y cómo crees que es esa Julia brillante?

Pues

es una Julia que...

que saca lo mejor que tiene dentro

y que se siente 100 % segura.

¿Y eso de quién depende?

Eh... De mí. Entonces...

¿para qué necesitas que alguien confíe en ti?

¿Quién tiene que confiar en ti?

Yo misma, ¿no?

Y ahí tienes el primer paso.

(Sintonía "Derecho a soñar")

Los codos.

Cris, ¿todavía estás así? Va, "nens", espabilad.

Ay, Álex, ¿y los cordones de los zapatos?

Son así, se llevan por dentro.

Ah, ¿sí? Claro.

Bueno, de verdad... Si quieres, llevo a Cris hoy.

No, ni en broma, que no llegaríais ni a la hora del patio.

Prefiero ir contigo, que Álex va siempre mirando su móvil.

Claro. ¿Quieres que los lleve yo?

No, no hace falta, que quiero que lleguen puntuales.

(CRIS) No puedo con más cereales. Debes comer algo,

que hasta el almuerzo,

son muchas horas.

Dos cucharadas más y nos vamos. He comido mucho.

Pues déjalo. Va, ponte la chaqueta, rápido.

¡Venga, Álex, va!

Que ya, si yo ya estoy.

Sí, ya veo...

Venga, ve tirando.

Corre.

Venga, "nens", va, va, va.

Espabilad.

La mochila.

Dejamos esto así, ¿eh?

Hasta luego. Eh... Cariño.

¿Sí? Cariño.

Dime. Eh...

¿Quieres que haga algo? Haz lo que tengas que hacer.

Adiós.

(Timbre)

El táper o las Barbies.

¡El desayuno!

Te lo agradezco, pero acabo de desayunar.

Y... ¿Y tú quién eres?

Ya lo sabes.

Has alcanzado el siguiente nivel.

Ya no hay crisantemos para ti.

Bien.

Pero tú no puedes entrar en mi casa.

Y déjame a mí hablar con tu jefe, ¿vale? ¿Eh?

-No te pongas nervioso, José.

Pero si no pagas lo que debes en dos días...

igual vuelvo.

Pues... igual cierro la puerta y no te abro.

Sí, no es mal plan,

pero tendré que esperar a tu mujer al trabajo.

Ah, no. -O a tus hijos en el colegio.

Mira, mantén a mi familia aparte, sobre todo a mis hijos.

Como te metas con mis hijos... -O si no, ¿qué? ¿Qué me vas a hacer?

Paga. Te conviene.

(Puerta cerrándose)

-Tú y yo no habíamos coincidido a la hora de la entrada.

Como que yo tendría que haber abierto hace una hora, maja.

Ay, espera.

¿Te has quedado dormida o qué?

Sí, sí, dormida, pero en la cola del médico.

Es que he ido a hacerme unos análisis de sangre.

Las currantas como yo no nos podemos quedar en la cama, Charly.

Ya ves... Mira Ángel, que se ha quedado...

Bueno, hoy volvía de sus minivacaciones,

de su pedazo de spa.

Ay, para que luego digan que viven estresados, ¿no?

Ya...

¿Qué...? ¿Qué...?

Pero ¿qué es esto?

¿Qué ha pasado? Mira a ver si te han forzado la cerradura.

Pues sí, han intentado entrar, pero parece que no lo han conseguido.

-Bueno, por lo menos no se han llevado nada.

-Pintadas. De verdad, ¿eh?

¿Quieres...? ¿Quieres que llame a la Policía?

-No. No, no, no. ¿Y qué les digo? Si no han conseguido entrar...

Además, prefiero recoger todo este desastre que... que...

que perder tiempo poniendo una denuncia.

-Qué asco de gente, de verdad. Es que no hay derecho.

Mira, ojalá el universo se lo devuelva en forma de gonorrea.

-Te ayudo a recoger esto. -No, vete a trabajar.

-Sí, hombre, que sí. -Que no, Charly.

Que te va a caer una bronca.

Que no, que no pasa nada porque llegue tarde un día.

"Porfa", vete, en serio, que ya recojo yo este desastre.

-¿De verdad? -De verdad.

-Bueno, cualquier cosa, avísame. -Vale.

-Chao, guapa. -Chao.

De verdad, es que hay gente con mala leche, ¿eh?

Son unos gamberros o yo qué sé.

De verdad, es que como...

como los pille, les meto la maceta por donde les quepa.

¿Se puede? Ajá.

Qué pronto empiezas a trabajar, ¿no? Si no le coges ventaja,

el lunes te acaba comiendo.

Es una cosa que me enseñaron en Estados Unidos.

Ya...

¿Cómo estás?

Eh... Bien, normal.

¿Y tú? Bien, muy bien.

Me alegro.

¿Qué pasa, Berta?

No, nada.

Bueno, que es que no quiero que entre tú y yo, ahora las cosas...

sean raras, ¿sabes?

Después de...

Quizá como pareja, no hayamos funcionado,

pero tú y yo somos amigos, y no quiero que eso cambie.

Bueno, tú sabes que mi amistad la tienes y la vas a seguir teniendo.

Simplemente, pues supongo que es un poco difícil

retomar las cosas así, ¿no?, con tan poco tiempo.

No, difícil no es, si lo enfocamos como dos personas adultas.

Yo estoy bien, y deseo que tú también estés bien.

Simplemente, debemos dejar de lado, pues...

los arrebatos emotivos.

Te admiro.

Ya me gustaría tener ese control que tienes sobre ti misma.

No, simplemente hay que relativizar.

Habría estado genial, pero no ha podido ser.

Así es. Ocurre todos los días, ¿eh?

No hay que hacer dramas de esto.

¿Sabes? Esa actitud y esa mente fría

te va a venir muy bien en tu carrera.

Es lo que precisa un buen abogado.

Eh... Disculpad. Nos esperan en la sala de juntas.

Voy enseguida.

Perdona, no... no quería interrumpir.

No, no te preocupes.

Además, ya...

ya no hay nada que interrumpir entre Berta y yo.

Vaya, lo... lo siento. No sé, yo creo que ya...

voy a tener que empezar a... jugar la bolsa o algo así.

Ya sabes el dicho, ¿eh?

"Afortunado en el juego...". No, mejor que no.

A saber cuántas ludopatías han empezado por ese dicho.

Eh...

Tengo que irme, hoy tengo lío en el juzgado.

Bueno, mucha suerte.

Gracias.

Bueno, entonces la herencia de Luengo la llevas tú, Berta.

-Ajá. -Y el divorcio de Santos-Machado

lo hemos dejado para Ángel.

Que ya tenía que estar aquí; su avión llegaba hace una hora.

Habrá cogido atasco desde el aeropuerto...

Alguien tendrá que contarle la que se nos viene encima.

¿Tú tienes noticias?

-Hasta que la Audiencia Nacional termine, mejor no especular.

Vamos a estar tranquilos.

(CARLOTA) Siento mucho no compartir tu calma, Francisco.

Lo que creo es que cuanta más información podamos conseguir

sobre este caso, mejor.

Que es ninguna...

Perdona, pero no me digas

que no puedes hacer alguna llamada, por favor, ¿eh?

-Mejor no levantar la liebre. El tema no está para andar mareando.

-Nos vendría bastante bien tener algo más de información

si queremos saber cómo afrontamos...

No insistas, no haré ninguna llamada.

No vamos a hacer nada más, de momento.

Además, las palabras que le hemos dedicado Jorge y yo

al resto de la plantilla

han relajado las tensiones que había.

(CARLOTA) Ah, ¿sí? ¿Tú crees?

A mí, mucho más que eso, me preocupa que el nombre del bufete

se relacione con un posible delito.

Carlota, Carlota, estos temas deberíamos tratarlos

solo entre los socios.

-¿Es necesario que salgamos? -Por nosotros, no hay problema.

No, no, aquí no se va nadie.

Yo prefiero que la transparencia sea total.

Y ya que sacáis el tema, a mí me gustaría decir que...

aunque se confirmara todo lo que tememos,

no... no podrán hacer mucho al respecto.

¿A qué te refieres?

A que mi padre está muerto.

Y eso puede que sea una... tragedia para mí,

pero para este bufete es una buena noticia.

Pero dicho de esa manera... Sí, bueno, es que es verdad.

Si hubiera responsabilidades penales, él no podría asumirlas.

Y esperemos que la imagen del bufete

solo se vea afectada tangencialmente.

Sobre cualquier otro inconveniente que pudiera surgir

y afectar a nuestro despacho o a cualquiera de sus trabajadores,

yo ya dije que me haría cargo personalmente.

Y quiero que sepas que aquí... ninguno de nosotros vamos a permitir

-que cargues en solitario... -Bueno, yo creo

que no deberíamos alargar más esta reunión.

-Un momento. Falta el tema de los riesgos laborales.

-¿A quién se lo encargamos? -Carlota, por Dios.

-Resuélvelo tú. -Sí, claro.

-Buenos días. -Hola, ¿qué tal? Buenos días.

¿No está abierto aún? Quería tomar un café.

Hombre, pues abierto está, pero ya ve usted cómo estoy.

Bueno, una infusión me serviría. ¿Eso se puede?

Sí, si poder, se puede, pero va a tener que esperar un poco.

Si no hay prisa. Tenemos todo el tiempo del mundo.

Vamos, que se va usted a tomar la infusión, ¿no?

Ya veo cómo le han dejado el negocio.

Qué de vándalos hay por ahí sin otra cosa que hacer.

Supongo que, al estar en la calle, soy un blanco fácil.

Un poco sí, la verdad.

Esto lo tiene muy bien montado,

pero no está muy a la vista, aquí, en el callejón.

-¿No le había pasado antes? -Pues no, la verdad es que no.

Estaré más atenta de las señales...

Y seguro que no va a ser la última.

Pero, por favor, no me asuste usted.

Vamos, suficiente tengo ya con lo que tengo.

¿Por qué me dice eso?

Bueno, ya han visto que es fácil, que nadie los ha molestado...

Estos vuelven seguro.

Además, cuando la toman con un sitio...

Y, claro, cada vez irán a más.

Tendría que vigilar su negocio.

Ya. ¿Y cómo lo vigilo, pongo aquí una tiendecita de campaña

y me quedo con el saco y la esterilla?

No me refería a usted misma.

Hay otras maneras.

Otras maneras, ¿cómo? ¿Se refiere a una empresa de seguridad?

Sí, mi sueldo se lo doy a ellos y me arruino, ¿no?

-Lo que me faltaba ya. -No tiene por qué...

(CAROL) ¿Cómo vas?

-Pues liada, ¿no la ves? -Señorita...

No la molesto más.

El mundo está muy revuelto. Buenos días.

Hasta luego, mundo revuelto.

Gracias por salvarme.

Por Dios, qué hombre más pesado, vamos.

No tengo yo suficiente como para tener que soltar el estropajo

y aguantar a plastas.

La verdad que tiene pinta de aburrirse.

No he sido muy amable, pero es que me estaba poniendo muy nerviosa.

Charly me lo habían contado, pero se han pasado mucho, ¿no?

Tengo unas ganas de saber quién ha sido...

-Pues anda, que yo... -¿Estás asustada?

¿Asustada? Lo que tengo es un cabreo...

Vamos, como pille al que ha sido, le meto esto por...

En eso te puedo ayudar.

¿En qué, en meterles el palo de la escoba?

No, hombre, no; en saber quién se acerca cuando no está.

En la sala de mantenimiento aún tenemos cámaras

del antiguo circuito de vigilancia.

Lo decidieron cambiar porque querían un sistema megasofisticado

que funciona con sensores.

Pero las cámaras todavía siguen funcionando.

Pero una cosa, ¿podemos poner aquí una cámara que no sea mía?

No, pero sí en un ventanal del bufete

para que vea tu quiosco.

-Pues eso sería una muy buena idea. -Charly.

No es un quiosco, ¿vale?

Que aunque lo veas así, hecho un asquito,

se llama "food truck".

Venga, vale. ¿Quieres la cámara o no?

Oye, pues no sé.

La verdad es que no... no es mala idea, ¿eh?

Me tranquiliza pensar que hay una cámara,

y... y no sé, por lo menos quedaría constancia

si vuelve a pasar algo.

Pues cuenta con ello.

Charly.

"Food truck".

No, no, ¿vale? No "quiosco",

que lo de "quiosco" está más manido que...

Di que sí, que las palabras son muy importantes.

Nos vemos luego.

-Chao, chicas. -Chao.

Ángel, soy Francisco.

¿Cómo que ya sabes que soy Francisco?

A mí me la... Déjate de tonterías. ¿Cómo que no estás aquí?

¿Tejas de Tolosa?

Pero ¿qué haces comprando tejas de Tolosa?

Mira, coge el primer taxi que veas y te vienes para acá,

y te subes directamente a mi despacho, que te estoy esperando.

Venga, hasta luego.

Tejas de Tolosa... Este tío está tonto.

-Aquí tiene. -Gracias.

Vale, quedamos en eso entonces.

De acuerdo. Chao.

¡Berta!

¿Qué te pasa?

Eh.

Toma. Gracias.

Alba, no le digas a nadie que me has visto así, ¿vale?

Es que no soporto perder las formas.

Ojalá pudiéramos estar perfectas siempre,

pero la vida es así.

Pensaba que lo iba a llevar mejor.

Lo de Jorge, ¿no?

¿Me puedo sentar?

Parece que me importaba mucho más de lo que yo pensaba.

Cuando terminé con Gonzalo,

prometí darme un tiempo, pero es que...

No sé lo que me pasó.

Jorge es...

Es encantador, la verdad. Y un buen amigo.

Aunque no nos hubiésemos tratado durante todos estos años...

No sé, me hice ilusiones y...

No salió bien, pero es que últimamente, nada me sale bien.

No digas eso.

Yo creo que tienes razones para estar contenta.

Mira igual hace unos días no te hubiera dicho esto, pero

hay cosas más importantes en la vida

que tener pareja. No, si lo sé.

Si yo solamente es que siento que...

Dios, no quiero llorar otra vez.

Llora, eso es lo que tienes que hacer, desahógate.

Es que me pongo muy fea cuando lloro, y no me gusta.

Se me hinchan los ojos, se me hincha la boca...

No quiero llorar. No quiero. Pues llora...

Llora a oscuras y así, no tienes que verte.

Pero ten una pataleta y golpea la almohada y di palabrotas.

Lo que tú quieras.

Y luego, pues te tomas un postre con calorías,

como un helado o... O empieza por esta galleta.

Es que no puedo porque soy celiaca y esto tiene gluten y me sienta mal.

Gin tonics con amigas, y en media hora, eres una mujer nueva.

Es que yo siempre he tenido más amigos que amigas.

Pues no sabes lo que te has perdido.

Está bien tener amigos

y hablar con ellos de tus cosas o quedar con ellos,

pero hay un tipo de apoyo que solo las amigas pueden darte.

Ya, pero es que yo nunca... nunca he tenido ese... ese grupo de amigas

que te apoyan cuando tú más lo necesitas, ¿sabes?

Nunca es tarde. Yo estoy aquí.

Gracias.

No sabes lo bien que sienta un poco de solidaridad femenina.

Gracias, Alba.

¿Se me nota mucho que he llorado?

No. No.

¿No se me ha corrido el rímel? Un poquito.

Encima se me han olvidado las gafas de sol.

Ah, Daniel. Siéntate.

Quería proponerte algo.

Claro, dime.

¿Te gustaría ser técnico de riesgos laborales aquí?

-¿Es un cargo nuevo? -Bueno, un cargo...

Es una responsabilidad añadida a tus tareas habituales.

Bueno, pues gracias por pensar en mí lo primero.

Bueno, antes de agradecérmelo,

espera a que te explique de qué se trata.

Sí, sí, claro.

Tendrás que estar al tanto de la normativa vigente de seguridad

y comprobar que el bufete cumple con las normas,

tanto en las instalaciones como en la organización.

¿Y si no lo hace?

Pues se lo comunicas a dirección

para que ellos tomen las medidas necesarias.

Vale, perfecto. Sí, sí, acepto el cargo.

-Bien, pues... toma.

-Tienes que estudiarte este manual. -Me pongo con ello.

Y a partir de mañana, empiezas un cursillo

que se hace en horario laboral, ¿de acuerdo?

¿Y después de eso ya podré ejercer?

Bueno, se trata de un trámite nada más.

Hombre, no sé si veo la seguridad en el trabajo como un simple trámite...

Solo nos piden un técnico que esté al tanto de la normativa.

Tranquila, soy la persona perfecta para hacer que se cumpla.

-A ver, lo único que tienes que hacer

es echar un vistazo y... y poco más.

-Descuida.

No voy a pasar ni una.

Me pondré con el manual en la hora de comer.

Será un honor ser el encargado de seguridad de este bufete.

-Daniel. -Sí.

¡Ah! Una cosa. Eh... Si me permites.

-Claro. -Esto, yo...

después lo...

¿lo puedo poner en el currículum?

Bueno, si es relevante para ti, sí, claro.

Sí. Gracias.

-Vale. ¿Cuántas copias quieres? -Dos, para mí y para Jesús.

-Toma, tu "pen". -Muchas gracias.

-¿Qué tal? -Bien, ¿y tú?

-Toma. -Gracias.

(ÁNGEL) Buenos días a todos. -¿Qué tal el balneario?

¿No ves la cara de relajado que tiene?

-Pues sí que tienes buen color. -Qué suerte.

Nosotros aquí más blancos que un papel.

-Ha hecho más sol del que pensaba.

-Pues el color que has cogido te favorece. ¿Verdad, Alba?

Sí, sí, sí. Te queda muy bien. Gracias.

Os he echado de menos a todos.

-Y nosotros. Nosotros también.

-Oye, ¿esto de aquí son bollos? -Tejas de Tolosa.

Las traía para desayunar, pero el avión se ha retrasado y...

-Qué detallazo, muchas gracias. -Pues sí.

-Espera, toma unas tijeras.

Has pensado en todo, ¿eh?

No he dejado de pensar.

Es un detalle muy bonito.

Me alegra que te lo parezca.

(CHARLY) Están de vicio. Mira, prueba.

Buenas.

Mira lo que ha traído Ángel. ¿Quieres?

Ay, no, gracias, Carol.

Eh... Bienvenido, Ángel.

¿Qué tal el viaje? Bien. ¿Seguro que no quieres una?

No, muchas gracias.

Don Francisco te espera en su despacho.

Voy en cinco minutos.

Tal vez cinco minutos sean demasiado.

Bien.

¿Puedo coger otra?

(Llaman a la puerta)

Ya era hora.

-Disculpa, te dije que el avión... -Siéntate.

¿Cómo ha ido todo?

Bien.

-Mejor de lo que imaginaba. -¿Entonces está todo en orden?

-Puedes estar tranquilo. -Estaré tranquilo

cuando dejen de dar por saco con la investigación.

He tenido un destello de genialidad que te deja al margen de todo,

una operación que no habíamos planeado.

A ver, ¿qué destello de genialidad? ¿Qué tipo de operación es esa?

He transferido todo tu capital de las Islas Caimán.

Ya no tienes ningún dinero allí a tu nombre.

Pero ¿qué has hecho?

Vamos, tú ibas allí a buscar un testaferro para Obrilservices.

¿Qué tiene que ver mi dinero?

Esa cuenta te comprometía tanto como tu vinculación a Obrilservices.

¿Dónde está mi dinero?

¿Dónde está?

En una cuenta mía.

¿A tu nombre?

A mi nombre.

Pero ¿tú te crees que yo soy gilipollas o qué?

-No sé a qué te refieres. -A que me has robado,

que eres un ladrón.

¿Y esos gritos?

¿Es don Francisco?

(TINO) Don Francisco y alguien más.

Sé perfectamente lo que estoy diciendo.

Has aprovechado la ocasión y me has dejado limpio.

-Sinvergüenza. -Retíralo.

-¡No lo voy a retirar!

Y no te parto la cara porque no tienes ni media bofetada.

¿Está claro?

Don Francisco, por favor, se oyen los gritos desde recepción.

Además, en los otros despachos hay clientes.

Puedes retirarte.

No voy a seguir gritando.

Siéntate.

Y hablamos con algo más de tranquilidad.

A ver, don Francisco es un tío con carácter; se le nota.

A Jesús lo llevaría como una vela, derechito, derechito.

-Pues no me hubiera gustado tener un padre tan autoritario.

¿Sabéis dónde está el balance trimestral?

No sé dónde lo he dejado.

Gracias.

¿Sofi? Vaya cara traes.

¿Qué ha pasado ahí dentro? ¿Adónde vas?

Tengo que entregarle el balance a Francisco.

Pero... ¿te importa pasar conmigo?

No, no voy ahí dentro yo.

Si tengo que dárselo yo, voy sola. No, tú tampoco.

Mejor no entrar ahí ahora mismo. Pero ¿qué pasa?

¿Está Ángel ahí? Sí.

O sea que los gritos eran a él. Ahora se ha calmado un poco.

Esto es por lo de las vacaciones.

No les gustan a mitad de ejercicio, pero si esos días le corresponden,

tiene todo el derecho a cogérselas.

¿O no? Sí, sí, sí, sí. Claro.

La verdad que don Francisco chillando...

No lo había visto nunca, no es propio de él.

Por unas vacaciones...

(SUSPIRA)

Bueno, mira, dame el balance trimestral

y ya se lo llevo yo luego.

Igual es mejor que se lo dé yo, ¿no?

No, no, no te preocupes.

Dámelo y cuando se calme la cosa y se relaje, entro y se lo doy.

¿Vale? Vale. ¿Bajamos a comer?

Ay, no, gracias, cariño.

Hoy me he traído comida.

Pero en la nevera, no se estropea. Ya...

Además que unas risas de lunes no vienen mal a nadie.

No, gracias, Alba, de verdad.

Tal cual está la cosa, prefiero quedarme aquí.

Vale. Hasta luego.

Adiós, Sofi.

-No me has entendido bien. -Sí, te he entendido muy bien.

Mi dinero está a tu nombre.

¿No eres capaz de ver la jugada?

¿La tuya? Perfectamente.

Somos dos hombres honrados, ¿no?

Soy tu abogado. No te la voy a jugar.

Claro, eso te convierte en un ser de luz.

¿De verdad no eres capaz de ver lo que he hecho por ti?

El dinero deja rastro, era lo primero que te iban a mirar.

-Así que ahora está a tu nombre. -Así es.

A mí nadie me investiga; era lo único que podía hacer.

Me he puesto en riesgo asumiendo la titularidad de ese capital.

Me he puesto en una situación muy comprometida.

-Por ti. -Ya.

Mira, por favor, no sigas por ahí porque me harás llorar de emoción.

Si lo que te inquieta es tu dinero, te digo que está en buenas manos.

No, ¿qué vas a decir tú?

-No lo voy a tocar. -Eso lo dices aquí y ahora.

El dinero es tuyo, yo solo lo estoy custodiando.

Cuando esto termine, veremos la forma

de ponerlo poco a poco a tu nombre sin levantar sospechas.

¿Por qué no me dijiste lo que ibas a hacer?

Me diste libertad absoluta

para maniobrar en beneficio de tus intereses.

De momento, aquí el único que ha sacado beneficio eres tú.

Soy más leal de lo que tú te crees. Ya tendrás tiempo para averiguarlo.

Y hasta entonces, me como las uñas, ¿no?

En ese momento, me pedirás disculpas.

Ahora te las pido yo, que debo ir a trabajar.

Lo peor, el susto que te has llevado.

Bueno, el susto y el palizón, ¿eh?

Que tengo la espalda...

Hasta hace media hora, no he podido abrir, maja.

Ay, pobre...

Es que hoy es un día más raro...

Cuando tenía todo patas arriba, ha venido el típico pesado, pesado,

a darme conversación.

Nada, se ha empecinado en tomar algo y darme palique.

Muy oportuno, ¿no?

Pues sí, me ha puesto de los nervios.

¿Por qué, qué te ha dicho? Pues...

que tenía que vigilar la camioneta. Pero ¿en plan... 24 horas, tú?

Sí, vamos, lo que me faltaba era quedarme aquí 24 horas.

Bueno, yo qué sé. No, una empresa de vigilancia.

¿Y lo conocías?

No, no.

Qué raro, ¿no? Porque

a primera hora vienen siempre los mismos clientes.

Quiero decir que tú los controlas a todos.

Sí, más o menos sí. Y justo hoy,

aparece un cliente nuevo dándote conversación,

con todo hecho un desastre.

¿No te parece un poco raro?

Pues, hija, Juli, pues no tanto.

Sería el típico cotilla que...

como que le dan morbillo las desgracias ajenas.

Ya...

¿Y este se alegraba mucho de tu desgracia?

Hola. Hola. Menuda bronca en el bufete.

¿Qué ha pasado? Francisco y Ángel.

Si acaba de llegar. No ha tenido tiempo de hacer nada.

Ya. Pues Sofi y yo creemos que es algo de las vacaciones.

No veas los gritos que le ha pegado.

Podría haberse alegrado de su vuelta, como...

como todo el mundo.

Yo no sé si le han alineado los astros,

pero hay una energía muy rara en el ambiente, ¿eh?

Carlota, Francisco ahora no puede hablar.

Solo es un segundo, Sofía.

Carlota quiere hablar contigo. No, ahora no es momento.

Ya lo sé, se lo he dicho, pero ella insiste.

-No, que no, que ahora mismo no... -Gracias, Sofía.

A ver, Carlota, ¿qué es lo que pasa?

Tú me dirás qué pasa. ¿A qué vienen esos gritos?

No pasa nada, nada. Un pronto. Parece mentira que no me conozcas.

No me tomes por imbécil.

Recuerda que aquí tus socios somos Jorge y yo,

y que si está pasando algo,

-deberíamos saberlo... -Carlota.

Cuando pase algo que os afecte a ti o al bufete,

os informaré debidamente, ¿de acuerdo?

Con Ángel ha sido algo extraprofesional,

que no tiene qué ver con vosotros.

Y como supongo que no querrás entrar en chismorreos,

no tenemos nada más que hablar. ¿Algo más?

No. Buenas tardes, Francisco.

(Vibración de móvil)

(Vibración de móvil)

(Vibración de móvil)

¡"Epa"! ¿Qué pasa, Tuercas?

¿Qué me llamas, desde "Atomarporsaquen", no?

Sí, dime.

¿Qué?

¿En serio?

¿De becario de prácticas en el taller? ¡Buah!

Sí, sí, sí, sí.

Qué... Qué guay.

Y, eh...

¿El...? ¿El tema pasta?

Vale. Sí, sí, si es más de lo que esperaba.

Vale, vale, vale.

Vale.

Sí.

¿En menos de diez días? Pues claro.

Me sobran cinco.

Vale, pues muchas gracias, ¿eh, tío?

Mil gracias. Chao.

Llevo todo el día deseando hacer esto.

Y yo una semana soñando con que lo hagas.

Tengo tantas cosas que contarte...

Y yo quiero oírlas.

Necesito verte cuanto antes.

Y yo.

¿A qué venían los gritos de antes en el despacho?

Nada, nada, cosas de trabajo.

¿Por qué no me lo quieres contar? No tiene importancia.

Aquí lo único que tiene importancia somos tú y yo.

(Tacones acercándose)

Ay, perdón. Vuelvo luego, no... Sofía.

Dime. Sofía, yo... me voy a casa.

Tengo acumulado trabajo y me lo llevo.

Hasta mañana.

Adiós. Adiós.

¿Qué?

¿Qué de qué?

Sé que estás deseando decirme algo.

¿Yo? No.

Bueno, sí.

A ver, ¿cómo te digo esto?

Mira, Ángel es tu jefe,

es un hombre con experiencia, con mundo, y tú...

Yo soy una cría y una pánfila, ¿no? No. No.

Bueno, a ver, una cría sí que lo eres.

Yo solo te digo que... no te hagas demasiadas ilusiones.

¿Y qué pasa si me hago ilusiones? ¿Qué más da la edad?

Estamos en el siglo XXI, Sofía.

Ya lo sé que estamos en el siglo XXI.

Y sé quién eres tú y sé quién es Ángel.

¿Quién es Ángel?

¿Tienes algo que contarme de él?

No, nada. No, claro que no.

Mira, yo solo te lo digo porque soy tu amiga y no quiero que sufras.

Pues si eres mi amiga, compórtate como tal,

y deja de hablarme como si fueras mi madre.

No lo soy y no lo pretendo, y perdona si me preocupo por ti.

¡Buh!

Que no me hagas eso nunca más, que no hay cosa que más rabia me dé.

Pobre, sumergido ahí en su libraco.

Pues sí, y si no os importa, es importante para mí.

¿Y qué es, "Conversaciones con mi ego"?

(CAROL) ¿O una de amor? -¿Me dejáis en paz?

-¿Estando concentrado no devuelves las pullas?

Anda que voy a desaprovechar esta ocasión.

Eres más molesta que una mosca.

-Lo normal hubiera sido que te metiera unos 50 cortes.

Vamos a ver, ni siquiera he comido.

He adelantado mis tareas para sacar un rato de lectura,

así que no, no tengo tiempo para vuestros infantilismos.

Ay, es que se me olvida que eres tan adulto...

-Gracias a esto que hago, el bufete puede estar tranquilo.

-Pues sí, el hecho de que trabajes aquí

nos asegura la tranquilidad a todos.

Oye, vamos a ver, ¿os podéis marchar?

¿De "estoy estudiando", qué no entendéis?

"Manual de prevención de riesgos laborales

en oficinas y despachos".

¿Y eso?

Voy a ser el nuevo responsable de seguridad.

Uf, no sé si salir corriendo ya, ¿eh?

-Esperemos que no haya un incendio,

que sí querrás que te diga qué hacer.

Pues en todo caso, saldría corriendo hacia la salida.

Ahí está. ¿Ves? ¿Ves como no tenéis ni idea?

Echar a correr y apelotonarse en la salida no es una buena práctica.

En cuanto a seguridad, sois unas ignorantes.

-De eso nada, que vamos a poner ahora unas cámaras de vigilancia.

-¿Dónde? -En una de las ventanas,

donde da la terraza de Olivia.

Sabrás que unos gamberros la han puesto perdida.

Vamos a estar controlando, por si les da por volver.

¿Qué, entonces te subimos un bocata cuando bajemos?

-Déjalo, a nuestro héroe de la seguridad.

No tiene tiempo para nuestros infantilismos.

Bueno, ¿vamos a poner la cámara?

De tortilla con cebolla.

Espera un momento. ¿Mamá?

Mamá.

Ya está.

Que sí, que Sofía lo sabe, pero bueno,

no pasa nada porque ella no va a decir nada.

Ella no es de las cotillas.

Además, que me quiere un montón.

Ya...

Ya sé que hay que tener cuidado, pero es que han sido muchos días.

Demasiados.

Y a mí.

Eso de tener que estar siempre en vilo,

pendientes de quién nos mira, quién nos escucha...

Me encantaría.

Si pudiéramos...

Pero no sé cómo.

Te tengo que dejar. Un beso. Chao.

No te había oído llegar.

Ni yo a ti.

No te creas que te estaba escuchando, ¿eh?

Yo no creo nada. Que venía yo pensando en mis cosas,

tengo que cambiar la cita de la peluquería,

así que como para escucharte estaba.

Si dices que no estabas escuchando,

no sé por qué yo iba a pensar otra cosa.

Ah, y no tenías que haber cortado la conversación.

Me podría haber ido yo a la cocina y así hablabas con más libertad.

Prefiero hablar luego.

Como quieras. Supongo que...

ya tengo una edad para guardarme algún secreto.

Claro.

Aunque a mí me gustaba más cuando nos lo contábamos todo.

Cuando nos lo contábamos todo.

Porque no hay nada más bonito que la confianza entre madre e hija.

¿A que no hay nada más bonito que la confianza que tenemos tú y yo?

Porque tú me lo cuentas todo.

¿Verdad? Claro.

Todo lo que te puedo contar, que es poca cosa,

porque todo el día aquí metida, ya me dirás.

Pero mira, ya que preguntas, ha llamado Trini.

¿Y sabes? Está pidiendo precio para hacerse la lipo en las cartucheras.

¿Tú me explicas?

Y luego se pasa el día picoteando entre horas.

Por cierto, ¿vienes con hambre?

Me voy a poner con la cena. ¿Me ayudas?

¡Hola!

¿Luis?

¿Estás solo?

¿Qué pasa?

Nada malo. Algo muy bueno, de hecho.

Buenísimo.

¿Qué?

Me ha llamado Tuercas de Alemania.

Y me han cogido como becario de prácticas en el taller.

Ya está confirmado.

Ah. Y me van a pagar y todo, ¿eh?

A lo mejor, incluso me da para vivir allí.

Y si no, da igual, porque yo aprendo muy rápido.

En cero coma seré un hacha de la automoción.

Voy a ganar una pasta.

Claro.

¿Y sabes qué es lo mejor?

¿Qué?

Quieren que empiece antes de diez días.

¿En diez días?

(SUSPIRA) Sí.

¿Qué te pasa?

Nada.

No te pongas así, tronca.

No, si estoy bien, Luis.

Yo pensaba que te ibas a alegrar. Sí, claro que me alegro.

Pero... también tienes que entenderme a mí.

Eres mi hermano pequeño y yo quiero poder cuidarte siempre.

Ya, pero yo no quiero eso.

Yo también quiero cuidar de ti.

Tengo que aprovechar esta oportunidad.

Claro.

Y te va a venir muy bien, eso lo sé.

Tú estás hecho para la mecánica, y además, eres un chico muy listo.

¿Tú crees eso? Sí.

Sé que solo necesitas una oportunidad

para demostrar todo lo que vales.

Y lo voy a demostrar, lo juro. Estoy segura.

Si yo, viéndote así, ya... ya me siento orgullosa de ti.

Muchas gracias.

¿Por qué?

No sé, por ser así conmigo y por estar siempre encima de mí,

como una gallina con su pollo.

Qué tonto.

Pues no.

No me tienes que dar las gracias por nada.

Ya sabes que te quiero mucho.

Y yo, pero no me gusta ser moñas.

Ay, solo déjame que te abrace un poco más.

Vale.

Ay.

¿Qué haces, José? Pues intentar ayudar.

Pues mira, mejor que te quedes quieto,

te lo agradeceré.

Hombre, habrá que poner la mesa, ¿no?

No pasa nada, ya lo haré yo.

Hombre, yo creo que para poner la mesa, todavía llego, ¿no?

Que no, que no, que ya lo hago yo, o mejor, que lo hagan los niños.

¡Oh! Pero ¿qué te ha pasado? ¿Qué te has hecho aquí, José?

¿Cómo te has hecho esto?

Tropezando.

¿Tropezando? ¿Y cómo has tropezado?

Pues con uno de estos...

mobiliarios urbanos que pone el ayuntamiento...

¿Cómo se llama el actor americano... DiCaprio, cómo se llama?

Ah, Leonardo. ¡Con un bolardo!

Con un bolardo.

Iba pensando en mis cosas y...

mis números, y no lo vi.

Bolardo, bolardo... Ajá.

Pero ¿ves? Por eso te quiero tanto.

Ah, ¿sí? Porque a mí ya se me van las cosas

y eres tú la que tiene la cabeza siempre en su sitio.

Te necesito.

Oye, deberías ir al médico, ¿eh?, porque se está hinchando.

Sí, y además me está empezando a doler el diente.

Ajá, está muy negro. ¿Llamas tú?

José, por favor, que llame yo.

Para pedir una cita al médico, llama tú, ¿no? Llama tú.

Bueno, vale. Es que como siempre lo haces tú,

pensé que querías controlarlo, no sé.

Ya, ya, ya. Sí.

Siempre hago todo porque tengo un montón de cosas en la cabeza.

Tengo mucho en la cabeza, como para llamar al médico.

Pareces un niño. Ya llamo yo.

Haz cosas tú. ¡Hola, cariño!

-Hola. -¿Has terminado los deberes?

-Sí. ¿Cuándo cenamos? -Pero...

Ahora, ahora. Dentro de poco.

-A ver, vamos a ver los deberes. -Papá, ¿qué te ha pasado?

Nada, he tropezado en la calle

con uno de estos... Con un bolardo.

Exacto.

Son cosas que pone el ayuntamiento para que te rompas la espinilla.

-¿Y te duele? -No.

-A ver... -A ver si con esto se cura antes.

Ajá. Ajá.

Seguro.

Oye, ¿esto qué es?

Un crisantemo.

-¿Y quién te lo ha dado? -Un señor. Era muy simpático.

Dice que era una flor muy cara y que os iba a gustar mucho.

-¿Te gusta? -Sí, nos gusta mucho.

-Se la voy a enseñar a mamá. -Eh...

¿Sabes qué?

A mamá le dan alergia los crisantemos.

-¿Eh? -¿Pasa algo?

No. ¿Qué va a pasar?

Que no me gusta que aceptes cosas de extraños, eso es lo que pasa.

A ver los deberes.

Pensaba que me iban a dar un palizón, Julia,

o yo qué sé, o peor.

No sé, te imaginas cualquier cosa y...

Venga, tranquila.

No podía parar de pensar en los cuchillos, los cuchillos...

-¿Llevaban cuchillos? -Mis cuchillos,

los acababa de limpiar y estaban a la vista,

y como me tiraron al suelo...

te pones a pensar cualquier cosa que te va a pasar y...

Quería gritar y pedir ayuda, pero no había manera.

Panda de miserables...

Pero aparte del tremendo susto, ¿estás bien tú?

No sé. Estoy un poco magullada, pero sí, bien.

Bueno.

Lo peor ya ha pasado.

Y esta noche te vas a quedar a dormir aquí, ¿vale?

Ahora tenemos que pensar en qué vamos a hacer.

Yo, de momento, coger la moto, por si están por ahí todavía.

Chicos, tranquilos, no vayamos a tener ahora una desgracia.

Olivia está bien, está asustada, pero bien.

Tenemos que estar serenos para pensar qué hacemos.

¿Qué pinta tenían esos "malamadre"?

Es que no sé, porque llegaron en tromba y no me dio tiempo.

No sé, llevaban capucha, yo...

Empezaron a romper todo y a hacer ruido y...

Y es que me agarraron los brazos,

me... me taparon la boca, ¿sabes?

Me forzaron y me tiraron al suelo, y no sé...

Y miraba para ver si salía algún vecino, pero no salía nadie,

y miraba el bufete, a ver si había alguna ventana encendida,

pero no había nadie.

Es que me he sentido tan sola, Julia...

(SUSURRA) Ya está, ya está.

(OLIVIA LLORA)

(LUIS) Pero, Olivia,

eso es porque no lo vio don Francisco.

Porque si no, se pone la capa de superhéroe

y... pum, "nock out" a este, "nock out" al otro,

y así uno tras otro. Pam, pam, pam.

Calla, idiota.

¿Te imaginas a don Francisco, con la calva y la capa?

Vamos, que es lo que me faltaba.

Oye, Oli, yo creo que lo que tienes que hacer ahora

es poner una denuncia, ¿eh? No.

(LUIS) ¿Y de qué va a servir eso?

Como si la Policía fuera a hacer algo.

-Eso es verdad, ¿eh?

¿Te acuerdas cuando me robaron en el taller?

Pues aún los estoy esperando.

Y eso que vinieron para tomar huellas

y machacarme a preguntas.

Bueno, que sí, Chema,

pero hay que dejar constancia del asalto.

Si vuelven en algún momento, es importante que haya denuncia.

Que no, que no, que no pongo yo una denuncia.

No voy a comisaría, por favor, que no.

Si voy a renovar el DNI y ya estoy temblando

y se me pone cara de sospechosa.

Mira, mira.

Me emparanoió con que me van a enchironar.

Oye, pues esta vez va a ser diferente, ¿vale?

Porque vas a ir con tu abogada.

(CHEMA) Yo también voy, ¿eh?

Y yo. Voy a llamar a un taxi. Vale.

Oye, y... ¿robaron algo?

Yo creo que no.

Tampoco me he fijado mucho, pero yo creo que no, que no.

Y tenía la recaudación en el delantal, pero...

yo creo que sigue ahí, y el bolso tampoco...

O sea, no han robado ni dinero ni nada.

Es muy extraño, la verdad.

Y encima, es la segunda vez que pasa.

Es que como los pille, te juro que les meto la fregona...

Ay, venga.

Que ya está, ya ha pasado.

Sí, pero es que, de verdad, es que mira, es que...

Chicos, el taxi en dos minutos está. ¿Bajamos o qué?

Venga, vamos.

Coge tus cosas. Julia, dame un abrazo.

Que ya está, que ya ha pasado todo.

El que vino a hablarte de seguridad comercial,

¿te dejó alguna tarjeta o algún contacto?

No. Creo que los dos ataques

están relacionados con él.

-Buenos días. -Hola.

Esto es para ti.

Quiero pasar el fin de semana contigo.

-No se lo digas a nadie,

pero aquí guardo mis ahorros.

(Pitidos electrónicos)

Unos 250 y pico pavos tiene.

Los tendrá bien guardados, supongo, ¿no?

-Precisamente quería hablarte de él,

de don Francisco.

Como tú lo llamas.

Nuestro padre.

Es que yo no sé qué hacer, Jesús.

Está muy claro.

La verdad es que lo he estado pensando y...

Igual tiene usted razón, ¿eh?

Quedamos en que me paso cada semana.

Sí, sí.

-¿Qué está pasando?

¿Me está grabando?

¿Qué pretende?

Esto no puede ser, Francisco, ¿eh?

Me acabo de enterar, y no de la mejor manera precisamente.

Yo soy socia de este bufete,

y no puede ser que me entere de lo que pasa aquí

por la calle, como quien dice.

Cuando los matrimonios se quedan libres,

se dan cuenta de que no...

que la relación se ha desgastado

y que solo los unían los hijos.

Chema, y si nuestra relación

es una de esas...

(TV) "El gobierno ha concedido la medalla al Mérito Civil

al bombero fallecido el pasado sábado

-cuando intentaba rescatar...". -Mira, otro héroe, como tu padre.

-"...incendio en el edificio".

Se acabó, mamá, se acabó el cuento. ¿Qué cuento, hija? ¿Qué te pasa?

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 56

Derecho a soñar - Capítulo 56

29 mar 2019

Julia decide junto con el Coach que debe ganarse la confianza de sus jefes para conseguir ejercer como abogada. Luis recibe una oferta concreta para irse a trabajar a Alemania. Han cometido actos de vandalismo contra la camioneta de Olivia y ésta recibe la visita de Mario Castillo, un hombre con sospechosas intenciones. Ángel regresa de las Islas Caimán y anuncia a Francisco que ha transferido todo su dinero a una cuenta propia, así que se produce una discusión a gritos entre los dos. A Jose el Cobrador violento le pega. Daniel se prepara para ser Técnico en Riesgos Profesionales.

ver más sobre "Derecho a soñar - Capítulo 56" ver menos sobre "Derecho a soñar - Capítulo 56"
Programas completos (94)

Los últimos 96 programas de Derecho a soñar

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 94 Completo 51:47 68% ayer
    Capítulo 94 ayer El conflicto entre Alba y Maricarmen por el tema de la venta de las naves para obtener dinero para la fianza de Francisco está en un momento álgido. Por un lado, Maricarmen duda en entregar el que c...
  • Nuevo Capítulo 93 Completo 51:20 68% pasado jueves
    Capítulo 93 pasado jueves Al menos dos acontecimientos amenazan con tener consecuencias importantes en el futuro de todos. Por una parte, Julia descubre que el procedimiento de expulsión del hijo de María es más retor...
  • Nuevo Capítulo 92 Completo 51:35 66% pasado miércoles
    Capítulo 92 pasado miércoles Julia pide a Jorge ocuparse del caso de María Tembo y lo consigue. Está convencida de que será un caso fácil y podrá traer a su hijo de vuelta a España. Jorge tiene dudas...
  • Nuevo Capítulo 91 Completo 52:09 67% pasado martes
    Capítulo 91 pasado martes El coach anima a Sofía a mirar la vida de una manera más alegre y ligera, ella lo intentará. Julia ha ligado este fin de semana por el Acorder y ha sido un desastre. Los socios reparten los c...
  • Nuevo Capítulo 90 Completo 53:54 65% pasado lunes
    Capítulo 90 pasado lunes La demanda contra Sofía es retirada en el último momento por la demandante, y Jesús, después de tantos temores, no llega a intervenir. Jesús arrastra una descomunal resaca duran...
  • Capítulo 89 Completo 51:52 67% 17 may 2019
    Capítulo 89 17 may 2019 Sofía sufre por la demanda de la que ha sido objeto y Jesús sufre por haberse ofrecido a defenderla ante el tribunal, cuando sospecha que, dada su inexperiencia en ese campo, quizá no vaya a ...
  • Capítulo 88 Completo 52:34 67% 16 may 2019
    Capítulo 88 16 may 2019 Sofía ha de enfrentarse a una demanda por el accidente de la amiga de Cristina. Contará con la ayuda desinteresada de Jesús, inexperto a la hora de pisar los Juzgados. Sofía se siente ...
  • Capítulo 87 Completo 52:52 64% 15 may 2019
    Capítulo 87 15 may 2019 Sofía está nerviosa por la demanda que le ha puesto Inés a raíz de la caída de su hija en el parque. Por suerte Jesús le ha ofrecido ayuda. Sin embargo, Jesús est&...
  • Capítulo 86 Completo 51:26 68% 14 may 2019
    Capítulo 86 14 may 2019 Es domingo y vamos a mostrar cómo lo afrontan nuestros distintos protagonistas fuera de su rutina laboral. Julia aburrida acude a la terraza de Olivia. Maricarmen y Alba discuten, porque la hija ha quedado...
  • Capítulo 85 Completo 51:31 73% 13 may 2019
    Capítulo 85 13 may 2019 En el final de la semana, muchos de los conflictos se resuelven gracias a la intervención de héroes anónimos. Julia logrará, gracias a una prueba enviada por un anónimo, que la ...
  • Capítulo 84 Completo 55:59 69% 10 may 2019
    Capítulo 84 10 may 2019 Julia pierde un nuevo caso. Alba advierte a Jesús y Ángel que su madre está trabajando en la terraza. Olivia le pide a Luis que llame a su hermana. Los socios le piden a Victoria que readmita...
  • Capítulo 83 Completo 54:08 64% 09 may 2019
    Capítulo 83 09 may 2019 Día de situaciones tragicómicas en el bufete. Un grupo de vecinas de Tomasa llega desde el pueblo a saludar a su amiga. No se moverán de allí hasta conseguirlo. Esta invasión si...
  • Capítulo 82 Completo 54:18 65% 08 may 2019
    Capítulo 82 08 may 2019 Primeros roces por la convivencia entre Olivia y Julia. Sofía tiene problemas para dar de baja el teléfono de Jose porque no es la titular. Berta sube una foto con Alba a Photopic, provocando una gr...
  • Capítulo 81 Completo 53:35 71% 07 may 2019
    Capítulo 81 07 may 2019 Julia lleva un caso de despido improcedente como abogada. Sigue molesta con Jorge por su cita frustrada. Jorge está confuso respecto a las intenciones de Madison. Sofía recibe del Coach el consejo d...
  • Capítulo 80 Completo 53:21 72% 06 may 2019
    Capítulo 80 06 may 2019 Julia le confiesa a Olivia que está nerviosa por su cena con Jorge. Macarena y Tino inician un nuevo bulo con Ángel y Alba. Hugo, perdiendo los nervios, decide en el juzgado que no quiere ir a juici...
  • Capítulo 79 Completo 51:58 71% 03 may 2019
    Capítulo 79 03 may 2019 Rodrigo tiene un agitado día en los Juzgados en el que se encuentra con todo el mundo: con Victoria, a la que importuna con zalamerías; con Berta, a la que invita a compartir una velada en casa de J...
  • Capítulo 78 Completo 51:45 70% 02 may 2019
    Capítulo 78 02 may 2019 Julia está de subidón porque Jorge le ha prometido un caso y también la ha invitado a cenar. El caso de Hugo Collado se da la vuelta, la defensa tiene un as en la manga y ahora pueden convert...
  • Capítulo 77 Completo 51:11 70% 30 abr 2019
    Capítulo 77 30 abr 2019 El caso de plagio que lleva Berta, el del diseñador Hugo Collado, se complica con una nueva estrategia de Rodrigo, defensor de la estilista supuestamente plagiadora, y amenaza con traer una contrademanda p...
  • Capítulo 76 Completo 55:24 71% 29 abr 2019
    Capítulo 76 29 abr 2019 Sofía intenta recomponerse para afrontar su nueva realidad familiar y vital, y el coach le recomienda emprender alguna afición. Sofía se planteará aprender ajedrez. Jorge lleva junto a...
  • Capítulo 75 Completo 51:08 67% 26 abr 2019
    Capítulo 75 26 abr 2019 Sofía tiene su primer sesión con el coach. Julia le cuenta a Alba que su madre es dueña de medio polígono industrial porque Francisco lo puso a su nombre. Charly, Carol y Daniel buscan...

Añadir comentario ↓

  1. Carla

    Donde la puedo ver? Tengo TVE en USA. Algunos programas que los presentan en España no lo hacen en USA, y una paga para tener a tve.

    30 mar 2019