www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5081977
No recomendado para menores de 7 años Derecho a soñar - Capítulo 51 - ver ahora
Transcripción completa

Esta mañana Berta ha hecho oficial que están juntos.

Ah, mira.

Ha subido una foto de sus pies entrelazados superbonita.

Debes cuidar tu intimidad.

Como socio, debes cuidar la intimidad del bufete.

Te pedí que por favor no subieras nada más

y has seguido haciéndolo.

Es una foto superinocente.

Pero es que tienes que pensar en las consecuencias de subir una foto.

Mi alias es "Alba Pequeña Flor".

Hay un montón de Albas Córdoba.

Así que me puse "Pequeña Flor".

-Disculpa, no he podido evitar escucharte.

Te apellidas Córdoba.

-Sí.

-¿Es de origen andaluz?

-Pues... no lo sé.

Supongo.

(TODOS) ¡Sorpresa!

-Pensaba que se había olvidado todo el mundo.

Felicidades, cariño.

¿Qué pasa, tronco?

¿Haces fiesta y no invitas?

No me gusta que se relacione con los chicos del centro de reinserción.

Bueno, ahí también hay buena gente.

¿No?

Han metido la pata

y, bueno, tienen derecho a reformarse.

¿O para qué sirven esos centros?

Me extraña que Ángel no me haya enviado ningún mensaje

para decir que llegó bien. Acabo de leer tus mensajes.

Claro que te echo de menos.

Venía a preguntarte si has tenido tiempo

para mirar la herencia de mi padre.

Me preocupan las consecuencias para el bufete.

Si los trabajadores se vieran afectados,

he pensado que me gustaría compensarles

con lo que se pueda capitalizar.

¿Compensarles?

Como abogada has estado estupendamente.

¿Y de qué me sirve

si no soy capaz de cumplir con mi trabajo?

Tú tienes todo el derecho de pedirme lo que necesites

y yo debería dártelo.

No puedo ni defenderme.

Me gusta esta Julia que baja un poco la guardia.

(Corriente eléctrica)

(Teléfono)

(Llanto de bebé)

"Sí".

(Jadeos)

(Llanto de bebé)

(Llanto de bebé)

(RESPIRA AGITADAMENTE)

¿Cómo te sentiste al despertar?

Imagino que como se siente uno

después de haber tenido una pesadilla.

Una mezcla de angustia y...,

y alivio por saber que todo era un mal sueño.

¿Y qué crees que significaba el sueño, Julia?

No lo sé.

A ver...

Soñar con carritos de bebé me preocupa un poco, la verdad.

Pero yo no he sentido

el tictac, tictac biológico todavía.

No sé, a lo mejor mi subconsciente.

¿Te planteas

que a lo mejor tengas reprimido el deseo de ser madre?

No, no lo creo, por ahora no quiero ser madre.

Bueno, a lo mejor es por tu crisis con tu novio.

Bueno, entre otras cosas.

Aun así,

creo que este sueño no va de maternidad,

por lo menos no de una manera obvia.

¿Entonces?

Había un carrito

y llantos de bebés,

pero estaban tu hermano y tu novio.

Hay datos que me llaman más la atención.

Por una parte,

la actitud que ellos adoptan cuando te ven.

Por otro lado me llama la atención

el rol que representas en el sueño.

Soy la madre, ¿no?

Algo así.

Creo que sigues

atrapada en ese mismo rol maternal de siempre.

Así que no he evolucionado en todas estas sesiones.

Sí lo has hecho, ahora tu angustia personal es mayor.

Ah, perfecto, he ido a peor, muy bien.

No lo pienses así.

Piensa que todo gran cambio requiere de una gran crisis.

Hoy voy a salir muy animada de aquí.

Me conformo con que salgas con el ejercicio semanal muy claro.

Quiero que intentes romper

con todo ese rol maternal que te has autodesignado.

Luis... no es tu hijo, es tu hermano.

La culpa de que Chema y Luis se apoyen tanto en mí es mía.

Bueno, yo no hablaría de culpa, sino de causa.

Cuando tu madre os dejó,

tú adoptaste tu rol.

Estos años has actuado más como madre que como hermana de Luis.

Y con Chema también.

Creo que llevas tanto tiempo jugando ese papel

que el papel ha moldeado tu personalidad.

No te has dado la posibilidad

de explorar, de perderte, de hacer cosas,

de descubrir quién eres.

Eso es cierto.

¡Eh!

Pero nunca es tarde,

ahora estás en un punto para romper con todo aquello que no quieres ser.

(Sintonía "Derecho a soñar")

(Móvil)

Hombre, ¿qué pasa, Tuercas?

¿Me llamas desde Alemania?

Qué guay.

Oye, muchas gracias por el mensaje que me enviaste por mi cumple.

Sí, me montaron un fiestón sorpresa que te cagas.

Sí.

Sí, estoy sentado, estoy desayunando.

¡Qué dices!

¿En serio?

Vale, pues mil gracias.

Sí, me lo pienso y te digo algo, ¿vale?

Venga, chao, tío. Muchas gracias.

"Danke".

"Frankfurt".

"Auf wiedersehen".

Ángela Merkel.

"Bitte".

"Schuss".

-¿Qué haces, Luis?

¿Qué estás diciendo?

-Me han dado un notición.

No te puedo decir nada, lo siento.

Vale, te lo cuento.

Pero ni mu a mi hermana

hasta que llegue a casa, ¿vale? -Que sí, que sí.

-Me han pillado mi trabajo.

-¿Qué? ¿Dónde?

·"Deutschland".

En Alemania.

¿Estás bien? ¿Qué?

Como estás con el teléfono todo el rato, a lo mejor ha pasado algo.

No, estoy hablando con las del cole.

¿No lo habías dejado?

No, no las madres del cole de Cristina,

ese lo había dejado.

Estas son las del cole, mis amigas, las que encontré por Face.

Ajá.

A ver.

¿Les mandas fotos del desayuno a las compañeras del colegio?

Ajá.

¿Y por qué?

Por compartir, José, por compartir.

¿Por compartir?

¿Es una especie de concurso, una yincana?

(RÍE)

Dicen que desayuno como una reina.

Sí, del Palacio Real.

(Timbre)

Ya voy yo.

¿Quién debe ser?

¡Álex, date prisa, tienes que terminar el desayuno!

Ay, "nen", como mínimo acábate el zumito, ¿no?

Si es que no me apetece.

El zumo te lo tienes que tomar, algo tienes que beber o comer.

No. Sí.

Venga, vamos, que no lleguemos tarde.

¿Quién era? -Nadie.

Se han confundido.

Que tengas un buen día, cariño. Tú también, hasta luego.

Venga, chaval. ¡Corre!

-Que voy...

-Venga. -Adiós.

(Puerta)

Oye, ¿te has fijado en el broche tan precioso

que me ha regalado mi amiga Mary?

Está conseguido.

Estoy igual.

Bueno, ¿qué te pongo?

Pues te iba a pedir un café, pero...

Vamos a darle un puntito diferente al lunes.

Me voy a tomar un zumo de...

De pomelo rosa.

¿No te queda?

¿Sabes lo que necesitas tú más que un zumo de pomelo rosa, Jorge?

A ver, cuéntame.

Una limpieza de aura, majo.

La tienes entre morado y violeta... tirando a oscurete, ¿eh?

Si tengo el aura oscurete, es que, vamos, estoy radiante, ¿no?

Bueno, pues me vas a poner una tostadita con tomate

a ver si limpiamos un poco el aura. Mejor.

¡Jesús!

¿Qué tal?

¿Vienes a desayunar?

Sí, claro, sí, sí.

Buenos días.

¿Qué tal el fin de semana? Muy bien, muy ocupado.

Muchísimo.

Leyendo propuestas de tesis todos los días.

No he tenido tiempo para nada.

Y supongo que con tanto lío de tesis no has podido mirar lo de mi padre.

No, no, claro, no he tenido ni un segundo, lo siento.

No pasa nada.

Lo siento de verdad, debes pensar que soy muy poco serio, ¿no?

No, hombre, no.

Son muchos años ya conociéndonos.

Lo que pasa que tengo la sensación como que...

No sé, como que el destino o algo está impidiendo

que pueda aclarar el tema, si es que se puede.

Bueno, yo de destino no sé mucho, la verdad.

Gracias. -Ay, Dios mío.

-¿Qué?

¿Estás bien?

¿Qué pasa?

-Chus,

tu aura...

-¿Mi qué?

-Tu aura.

No te preocupes, debe ser un día de...,

de auras..., auras malas

porque yo tengo la mía hecha unos zorros.

No, no, pero es que..., es que...

Estás realmente mal, ¿eh?

-¿Por qué?

-No sabría cómo definirla.

Es que está como..., como goyesca.

-¿Mi aura

está goyesca?

Qué fuerte. -Ya ves.

Cuando me llegó el mensaje no me lo podía creer.

-¿Alba cómo se ha enterado?

-No sé, supongo que por Administración,

siempre se enteran los primeros.

-Vayas sorpresas te llevas, con lo legal que parecía don Felipe.

-Sí, sí.

Audiencia Nacional son palabras mayores.

-Tiene que ser grave

para que le investiguen así, ya sabes, muerto.

-Yo solo espero que las cosas se queden como están

porque como hiciera algo ilegal como socio

igual nos vamos a la mierda.

-¿Tú crees?

Bueno, me lo monto por mi cuenta.

Me hago asesora de informática y punto.

-¿Y necesitarías una estudiante de Derecho?

-Bueno. -Pero ¿qué pasa?

-¿No te has enterado

de la que se está montando? -No.

-Pues...

Vas a flipar.

-Esto ya está.

¿Vamos? -No, no os vais.

Me lo tenéis que contar.

-Le tengo que llevar esto a Alba. -No.

Os dejo lo mío y me lo contáis.

-Prepárate porque el tema es muy fuerte.

Hola.

Hola.

Ayer al final no me llamaste.

No.

Salí a correr, llegué a casa destrozado y me quedé.

Necesitaba un día un poco tranquilo.

Claro, a mí también me vino genial.

¿Y esta noche?

¿Te apetece que piquemos algo y charlemos?

Me gustaría hablar de ciertos temas.

¿Qué temas?

Lo de tu padre, por ejemplo.

Ya.

¿Y... a qué te refieres con lo de mi padre?

Jorge, sé que la Audiencia Nacional está investigando.

Me he enterado en los pasillos, no sé por qué no me has dicho nada.

Perdóname.

Si no te he dicho nada es porque es un tema del que no me gusta hablar.

No sabía que era vox pópuli. No, perdóname tú a mí.

Últimamente es que no paro de meter la pata contigo.

No es meter la pata, Berta, no...

No pasa nada. Ya, bueno...

De verdad que puedo imaginar cómo te sientes y...

Dejemos el tema ya.

No sé, aunque no tratemos este tema...

podemos salir a cenar igualmente.

Si te apetece, claro.

¿Por qué no hacemos una cosa?

Vamos a ver qué tal... se da el día y luego te digo, ¿vale?

Claro.

Te dejo trabajar.

Oye.

Perdóname si estoy un poco raro.

No quiero que pienses que es nada contigo ni que te lo tomes a mal.

Es solo que es verdad que están pasando cosas

y tengo la cabeza saturada.

Te entiendo.

Luego nos vemos.

Chao.

Pero vamos a ver, Adrián,

¿tú y yo no teníamos un acuerdo de distribución apalabrado, hombre?

¡Un acuerdo verbal tiene el mismo valor que un contrato firmado!

¿Cómo? ¿Qué?

¿Que deje de acosarte?

¿Quién te está acosando a ti?

Encima, a mí... No te pongas chulito.

Por...

¡Ten cuidadín! ¿Sabes lo que voy a hacer?

De momento, cuando te pille te vas a enterar.

¡Ahora mismo voy a llamar a tu jefe, al señor Celinis en persona!

No, suerte tú la que vas a necesitar

cuando le diga el tipejo que tiene aquí en España.

¡Sí, tú, tipejo!

Y a la cara te lo voy a decir.

¡Tipejo!

¡Palurdo!

Es un caso de cambio de niños en el hospital al nacer.

Complicado. Sí.

Nuestro cliente es el padre de una de las criaturas, un aristócrata

al que conozco de las monterías.

Trátalo bien.

Perfil bajo, Jorge.

Gutiérrez de Quijano.

Esta familia tiene título nobiliario, ¿no?

Hijo del conde Juan María Gutiérrez de Quijano.

Ándate con mucho cuidado.

Ya, esto es un tema mediático.

Va a ser complicado mantener la discreción.

Bienvenido a la mesa de los mayores.

Sofía ya se habrá encargado de pasar toda la documentación.

A ti, Carlota,

este, unos padres que abandonan el colegio

después de una epidemia de rinitis, otitis,

no sé cuántas "itis",

tras sacar a los niños de la piscina.

Pretenden denunciar al colegio, así que te toca pararles los pies.

-He dicho mil veces que no me gustan los casos con niños.

-Podéis cambiarlos entre vosotros.

Como quieras, pero también hay niños.

-Da igual, me armo de paciencia, no te preocupes.

-Muy bien, al tajo, compañeros.

-Sí, compañero, el que parte y reparte se lleva la mejor parte.

Por cierto, Francisco, quería comentar otra cosa.

Hay rumores por la investigación de la Audiencia Nacional

a ObrilServices.

Se comenta que tu padre estaba...

involucrado en una trama de blanqueo.

Sí, algo he oído,

pero tampoco hago mucho caso de los rumores de los pasillos.

No, no, si no es un rumor de pasillos.

Me llega por un abogado que no es de este bufete.

Así que se está extendiendo más de lo que creemos.

Y la cosa es si estos rumores son...

o no son ciertos.

A ver, la investigación es un hecho.

Jorge.

Te estoy preguntando muy directamente y quiero que me respondas igual.

¿Tenemos que temer algo que puedan encontrar?

No lo sé, Carlota.

Yo ni siquiera estaba aquí cuando todo esto...

supuestamente ocurrió, no... No sé.

No sabes nada.

No, no sé nada.

Por el bien de la bufete

y de los puestos de trabajo,

espero que todo esté en orden.

Yo también lo espero.

-Bueno, ya está, ¿tienes algún otro tema que proponer?

-No, hasta luego.

-Hasta luego. Adiós.

(SUSPIRA)

Hola.

Necesito que me firmes el albarán

de las últimas compras para el archivo.

Sí, sí.

Muy bien.

Gracias.

Una... Una cosita.

Es sobre lo que comentamos otro día.

Lo de tu apellido.

Ah.

Sí. Me dijiste que era andaluz, ¿verdad?

Bueno...

Te dije que creo que es andaluz porque es Córdoba.

Si fuese Bilbao,

pensaría que es vasco.

Ah, claro, claro.

Tiene lógico.

¿Tu padre no es andaluz?

¿Mi padre? Sí.

No, no. No.

Mi padre era de Zaragoza o de algún pueblo por ahí.

No lo tengo muy claro.

Perdona, no sabía que había fallecido.

No te preocupes.

A ver, es triste, pero...

Fue hace muchísimos años, no llegué a conocerlo.

Murió antes de que yo naciera.

Además murió como un héroe, eso siempre le quita pena.

¿No? Sí, me imagino.

Seguro que fue excepcional.

Sí.

Era médico.

Un cirujano buenísimo, de lo mejor que había en España.

Pero su vocación... estaba en África.

En África.

Se fue allí a ayudar a los más necesitados.

Salvó muchísimas vidas.

De hecho, fue así como murió,

salvando a los demás.

¿Y eso dónde ocurrió? Quiero decir, ¿en qué país de África?

Pues...

No lo sé.

Mi madre me lo dijo alguna vez,

pero hace mucho tiempo y no me acuerdo.

Claro.

Increíble historia, la verdad.

Bueno, piensa que seguro que hay algo de tu padre en ti.

¿No?

Para empezar, el apellido.

(RÍE) No, no, Córdoba es el apellido de mi madre.

-Perdón, Jesús,

Te traigo las fotocopias. -Sí, dame, sí.

Bueno, yo os dejo. Venga.

Pero si faltan páginas, ¿no?

-Qué raro.

A ver.

Por aquí.

Señor Quijano, ¿le apetece tomar algo?

No, gracias, y es "De Quijano".

En rigor, "Gutiérrez de Quijano", puede prescindir del Gutiérrez.

Sí, claro, disculpe.

Señor De Quijano, ya hemos revisado la información de su caso,

pero nos gustaría escucharlo con sus propias palabras.

Si es necesario.

Pase, por favor.

Hace cuatro años, mi esposa Carmela Sánchez y yo

tuvimos a nuestro primogénito:

Juan Gutiérrez de Quijano y Sánchez.

No hemos tenido más hijos.

Ni los tendremos.

Carmela falleció hace un año en un accidente de tráfico.

Lo siento. Fue duro.

Sobre todo porque yo conducía.

Entonces ha criado usted solo a su hijo.

Con ayuda de la institutriz y del servicio.

El niño ha tenido una infancia muy adecuada.

Entiendo.

Según nos consta en la documentación,

hace mes y medio la clínica donde nació Juan

se puso en contacto con usted.

Así es.

Me dijeron que muy probablemente

en el nacimiento había habido un error

y se habían intercambiado dos niños.

Sí, Juan y...

Arturo Cuerdas Vázquez.

Juan y mi hijo biológico, mi verdadero hijo.

¿Y cómo descubrieron sus identidades?

Un análisis de sangre reveló que el grupo sanguíneo de Arturo

no es compatible con la familia que lo crio.

Esta familia se hizo las pruebas de ADN

y comprobaron que no es su hijo.

¿Llevaron a cabo sus propias pruebas de ADN?

Sí.

Y, efectivamente, Juan no es un Gutiérrez de Quijano.

Mi verdadero hijo es Arturo, y no el niño que crie.

Ya lo tienes. -¿Qué?

-¡El listado de los padres que van a denunciar al colegio!

-No puedo acceder a la página... -A ver, Berta,

te voy a decir una cosa y me vas a escuchar

porque no estoy para repetir.

Ahí fuera hay una guerra,

no me refiero solo a la del bufete, me refiero a un mundo de tiburones

¡que está esperando a que cometamos el más mínimo error!

para pisarnos y llevarnos a la profundidad,

donde creen que debemos estar.

El más mínimo desliz y zas, así que, por favor, cambia el chip.

-Lo siento, Carlota, de verdad,

pero el servidor se ha caído

porque no puedo acceder al listado...

-Cuando yo empecé, no había internet donde mirar las cosas.

Lo que hacía era que me levantaba

y salía a la calle a buscarlo.

¡Ve al colegio a por el famoso listado!

¿A qué esperas? -Voy, voy.

Voy, perdón. -(RESOPLA)

De verdad...

¿Ya tienes las fotocopias?

-Sí, ahí están. -Gracias.

Aquí faltan páginas.

-No, ¿otra vez?

-¿Se puede saber qué os pasa hoy que parece que estáis a por uvas?

-Carlota, te prometo que he hecho las cosas bien.

Desaparecen y no sé por qué.

-Soluciónalo. ¿Me puedes mirar

cuando te hablo? -Sí, perdón.

-Ve a hacer las que te faltan. -Ahora vuelvo.

-Vaya panda.

Esos intercambios son más frecuentes de lo normal.

Los intercambios en Maternidad han sucedido más de una vez.

Y la jurisprudencia no es tan uniforme como cabría pensar.

Por ello disponemos de múltiples opciones.

Díganos, ¿usted qué quiere conseguir?

Quiero que la clínica asuma su error públicamente.

Imagino.

Además, es muy probable

que le indemnicen.

Me parece bien, la cantidad me da igual.

Mi familia es rica.

Lo que quiero es que me entreguen a mi verdadero hijo.

Ya.

Pero...

Juan ha sido su hijo durante los últimos cuatro años.

Imagino que va a querer

seguir manteniendo el contacto con él, ¿no?

Prefiero reservar mi afecto para mi verdadero hijo.

Tengo prisa, seré directo:

quiero intercambiar a Juan por mi hijo biológico, sin más.

Entonces, para que nos quede claro,

quiere devolver a Juan a la familia Cuerdas Vázquez

y cortar todo vínculo afectivo.

Sí.

Ya, pero romper la relación será muy doloroso, sobre todo para los niños.

Existen fórmulas intermedias... Que no funcionan.

Ambas familias nos hemos conocido,

hemos quedado con nuestros verdaderos hijos,

pero eso es un parche.

Quiero solucionarlo definitivamente y cuanto antes.

Muy bien.

Tengo que irme.

Bueno, eh...

Nos vemos mañana en la primera reunión en el juzgado.

Perfecto.

¿Le acompaño? No, no es necesario, gracias.

(SUSPIRA)

No entiendo cómo se puede ser tan frío.

Supongo que la educación elitista que ha recibido

tiene mucho que ver.

Ya, Jorge, pero este señor no tiene corazón.

Habrá tenido muchas exigencias.

Y muy poco cariño.

Sí, imagino.

Y lo va a pagar con el pobre niño.

(SUSPIRA)

Sí, adelante.

-Perdón por la demora, Jesús.

Lo de Personal habían salido a comer por eso me ha costado un poco.

-No te preocupes.

¿Es por los cumpleaños?

-No.

Ah, ¿lo dices por las fechas que te he pedido?

No, no, no.

No, no, no.

Sabes que me gusta mucho la genealogía, la heráldica, esas cosas.

Estudios que yo hago.

Cosas.

No estoy organizando ninguna fiesta sorpresa, si es lo que quieres saber.

-No, no, es que me han preguntado.

Como han tenido que buscar el currículum de cada empleado

para sacar las fechas de nacimiento. -Entiendo.

Gracias.

Cierra la puerta, por favor.

-Claro.

Alba Córdoba.

28 de agosto de 1993.

28 de agosto de 1993.

Joder, papá.

¿Cuántos secretos más?

Yo le conocía menos, pero estoy en choque.

La verdad que no me puedo creer todo esto.

No sé, piensa que llevamos trabajando más de 10 años.

Es como si no le conociera, ¿sabes?

¿Qué pasa?

Te quiero pedir una cosa. Ah, claro, dime.

Es un favor y no sé si debería pedírtelo.

Dime.

¿Me puedes dar el teléfono del balneario?

Ah, no.

No, no, es que no lo tengo.

Organizaste el viaje y el bufete estaba de acuerdo,

tendrás información.

No, no, la verdad es que no.

Ahora mismo no.

¿Y el nombre aunque sea?

Hay un montón de sitios en esa zona, no sé cuál es.

¿Y por qué no le llamas al móvil?

Tiene las llamadas restringidas. Ah.

Sé que es del bufete y no tienes por qué hacerlo

pero estoy muy preocupada.

Ya, Alba, pero es que esto es un poquito...

Paranoico, ya lo sé.

Prefiero llamarle y quedarme tranquila, prefiero llamarle.

Como cuando Álex fue de campamento,

que estabas preocupada aunque te escribía.

No es lo mismo, Álex es un niño y...

A ver, que si Ángel está en un tratamiento antiestrés

y tiene las llamadas restringidas

pues déjale.

O sea, que él te llame cuando crea conveniente.

Ya, ya, tengo que respetar el tratamiento.

Sí. (SUSPIRA)

No sé, al principio se me hizo un poco raro que le quitaron el móvil.

Es normal porque todo el mundo está enganchado.

Al igual que yo le llamarán sus padres, del bufete, clientes...

¿Por qué no le mandas un "was"?

Así verás si hay el doble clic.

Le he enviado todo el día desde que se fue

y no me contesta, no los lee o no sé qué le pasa.

¿Y si llamo al balneario y pregunto por él?

No tengo que hablar con él, respeto el tratamiento,

pero sé si está bien o no.

Es una tontería. Sí, sí.

Tengo que ser fuerte y esperar. Eso.

Ay, Sofi, no sé qué haría sin ti, menos mal que me ayudas.

Hola.

¿A qué vienen esas caras?

¿Pasa algo?

No.

Sí pasa, pero nada malo.

Nada lo diría viéndoos la cara.

Bueno.

He conseguido un trabajo.

Eso es una gran noticia.

-No, espera, escúchalo entero.

-En Alemania.

¿En Alemania?

Sí, he conseguido un trabajo en Alemania.

¿Te acuerdas del Tuercas?

No, no me suena.

-Sí, el chavalito este que abrió un taller de mecánica

y que lo cerró por la crisis.

Sí, sí.

¿Está en Alemania?

-Sí.

Se fue allí, montó un taller y le ha ido superbién.

Además sabe un montón de alemán.

Sabía que ibas a poner esa cara.

Primero me pides que me responsabilice

de mis cosas

y luego decido yo algo... No, Luis, no es eso.

¿Entonces qué?

Entiendo que hay chavales que necesiten emigrar,

pero tú tienes la oportunidad de trabajar con Chema.

-Eso le he dicho yo.

-No quiero que me des trabajo por ser tu cuñado.

Me quiero independizar

y con lo que pagas... -Bueno, menos es nada.

A ver, un momento.

A lo mejor lo de Alemania no es mala opción de futuro.

-Me tendría que ir la semana que viene.

¿Y las clases de la FP?

Da igual, me sirve como prácticas.

EL título me lo sacaré.

Yo lo quiero aceptar, es una muy buena oportunidad.

Ya soy mayor de edad, no necesito tu permiso.

Pero, no sé, me gustaría contar con tu apoyo.

Y tienes mi apoyo.

Siempre lo vas a tener.

-Y el mío.

(Móvil)

Es mi jefe.

Sí, Jorge, dime.

¿Los documentos del caso Quijano?

Ah... No lo sé, espera un momento, no cuelgues.

A ver.

Jorge, que sí, que los tengo yo.

Perdona, ha sido un fallo. ¿Necesitas revisarlos?

Claro.

No, no, son muchas hojas.

Yo te lo llevo sin problema.

No, de verdad, no me cuesta nada.

Vale, muy bien, hasta ahora.

Se los tienes que llevar, ¿no?

Sí, los tiene que revisar para mañana.

Te llevo en moto. No te preocupes, es un momento.

No voy a tardar, pero no me esperéis para cenar.

Ah... Luego hablamos de Alemania.

Pero, bueno, que es una noticia maravillosa

y me alegro mucho por ti.

Buenos, hasta ahora.

-¿Tú crees que se alegra de verdad?

-No sé qué decirte, cuñado.

No sé qué le pasa últimamente por la cabeza.

Ya veo que el Doctor Malvado te ha dejado llamarme.

¿Qué tal por Euskadi? "Pues bien".

Acabo de venir justo ahora de la piscina de chorros y...

Y estoy a punto de tomarme un zumo muy verde.

Muy, muy detox de merienda.

"¿De merienda?".

Sí que estás relajado, has perdido la noción del tiempo.

Quería decir de cena.

Cuéntame, ¿qué estás haciendo?

Bueno, pues...

Me paso la vida en remojo como un garbanzo,

pero, eso sí, en agua de mar.

Quién te pillara en bañador.

"Tienen que estar locas contigo".

Si te refieres a las octogenarias, sí.

"Las tengo locas".

"Parece que les he caído en gracia porque se pasan todo el día"

hablándome de sus dolores, artrosis, reúma...

Pues tú relájate

porque cuando vuelvas te va a pillar todo de golpe.

¿Y eso?

Está todo un poco revuelto en el bufete.

"Parece ser que Leiva no era tan...".

Tan honrado como parecía.

La Audiencia Nacional investiga sus cuentas.

¡Vaya!

Vaya, eso sí que es una sorpresa.

Alba...

Alba, no hablemos del bufete.

¿Sabes que te echo de menos?

(Puerta)

Y yo a ti.

Bueno, te dejo, hablamos. Chao.

¿Qué tal?

Muy bien,

¿Y tú?

¿De dónde vienes?

De yoga.

Te veo muy bien equipada.

Te voy a enseñar una postura buenísima

para los dolores del periodo.

Se llama postura del zapatero, baddha konasana.

O algo así.

Espalda recta.

Plantas de los pies juntas

y la espalda recta.

Así.

Ay. Así.

Muy bien. Oye, mamá...

¿Papá en qué país murió?

Ay, pues en África.

Ya, pero África es un continente, hay muchos países.

Ah, eso, en... Espera.

¿Cómo se llamaba?

No me sale.

¿Sabes la peli esa del gorila?

¿La peli del gorila?

Sí, la mujer que se va a África y se hace amiga de los gorilas.

La veíamos cuando eras pequeña y siempre llorábamos.

¿"Gorilas en la niebla"?

Esa.

Pues era en ese país, es que no me sale el nombre.

No sé.

Era...

¿El Congo?

Eso, el Congo.

Fue hace tanto.

Algún día me encantaría ir.

¿Al Congo? Es peligroso, mira lo que le pasó a tu padre.

Quiero ver dónde murió como un héroe.

(RÍE)

¿Qué, hablando con tus amigas del colegio otra vez?

Sí.

¿Sabes qué pasa? Que hay una que está cenando lentejas.

Un poco pesadas para cenar, ¿no? Ya.

Cuando era pequeña, las odiaba.

Ahora le encantan y las hace dos o tres veces a la semana.

"Ja, jaja, jaja".

He tomado una decisión importante.

Ah, ¿sí? ¿De qué? Sí.

He decidido que me voy a ir a ver al señor Celinis a Milán.

¿Y por qué? ¿Hay algún problema? No, no, al revés.

Todo lo contrario.

Quiero librarme de los intermediarios e ir a hablar con el jefe, la cabeza,

"il capo", "capo di capi".

(RÍE) ¿Te parece?

Porque yo creo que los negocios con tanto mensajito

al final se convierten en algo impersonal.

Algo que no...

¿Qué haces? ¿Eh?

Que qué haces.

¡Cariño! (RÍE)

(RÍE) ¿Qué haces?

¿Qué? (GRUÑE)

Es un juego que hacíamos cuando éramos pequeñas.

Una decía "Transformación"

y todas teníamos que hacer un gesto así,

quedarnos como estatuas,

pero con una postura superfea, lo más monstruosa que pudiéramos.

(RÍE) Sí estás recuperando el tiempo.

Sí.

Me voy a tener que hacer un chat para hablar contigo.

Ay...

Cómo eres.

Buenas noches, "amore".

Buenas noches.

Sofía. Ajá.

Tengo algo que contarte.

¿Qué pasa?

Es muy importante.

(RESOPLA)

Venga, ¿qué pasa?

¡Transformación!

(RÍE)

(GRITA)

Ay, por favor, para, para.

Con esa cara tan fea voy a tener pesadillas toda la noche.

Voy a tener tu cara metida en la cabeza.

La tuya era muchísimo peor. (GRUÑE)

(RÍE)

¡José, José!

Oye.

¡Transformación!

¿Te ayudo? No, ya está.

Toma.

Muchas gracias.

Perdona por haberte hecho venir a estas horas.

Lo estaba pensando justo ahora

y tendría que haber ido yo a tu cas a recogerlos.

¿Tienes el recibo del taxi?

He venido en metro.

¿Cómo que en metro?

Tenías que haberte cogido un taxi, lo paga la empresa.

A tu casa te vuelves en taxi,

pides un recibo y me lo traes mañana.

Vale, vale. Gracias.

Es trabajo, y más a estas horas.

No, no te preocupes.

Tenía un poco de lío en casa, así que...

Me ha venido bien despejarme.

¿Todo bien? ¿Algún problema? No.

Mi hermano y...

Líos familiares, nada.

Bueno, supongo que no como estos.

No, no tanto.

Nuestros problemas son más de andar por casa.

¿Quieres tomar algo? ¿Te apetece un vino o...?

No.

Solo voy a estar cinco minutos,

tengo que volver a casa a resolver...

Como quieras.

He estado trabajando en el caso

y al final me está tocando más de lo que esperaba.

A mí también.

No puedo dejar de imaginar qué haría yo.

No sé, no entiendo la actitud de Álvaro Quijano.

De Quijano, no te olvides.

De Quijano, sí.

No entiendo por qué es tan frío.

Ya.

Como si...

su actitud estuviera dictada por otros, ¿no?<

Ajá.

¿Pesa tanto lo de la sangre azul?

Bueno, piensa que los hijos con título nobiliario

al final... llevan sobre sus espaldas

generaciones y generaciones de peso.

Eso también se traduce en una actitud,

en una forma de entender la vida.

Parece que sabes de lo que hablas.

Y, Jorge, tú no...

¿Qué pasa?

¿Tengo pinta de noble?

¿En serio?

(RIENDO) No, no, no, para nada, no.

Soy Jorge Leiva a secas, sin el "de".

Pero, bueno, sí que es verdad que conozco un poco ese ambiente.

De pequeño tenía un amigo que sí que tenía título.

A veces iba a jugar a su casa y...

Llegabas a la puerta, abría el mayordomo:

"Buenas tardes, señorito Leiva".

No jugábamos al polo ni a cosas raras,

hacíamos cosas de niños,

merendábamos galletas, chuches, patatas fritas...

Pero sí, nos las servían en bandeja de plata y con guante blanco.

Un poco... surrealista.

Yo no puedo ni imaginármelo.

Y...

Bueno, mi casa no era así,

pero sí que es verdad que mi familia era bastante clásica,

un poco convencional.

Estábamos todo el día

dando cenas.

Si no era en mi casa, era en casa de otros amigos.

Se iba de etiqueta.

Un cáterin...

enorme,

mesa de los niños, mesa de los adultos...

Divertidísimo.

Vaya.

Mira, igualito que yo.

Cuando había que celebrar, íbamos a la hamburguesería de barrio.

Pues hubiera cambiado todo por... haber ido contigo.

Eh...

Tengo que irme.

Te acompaño. No, no, tranquilo.

Hasta mañana.

Adiós.

¿Por qué no te pusieron el apellido?

Porque murió antes de que yo naciera.

Era una historia muy complicada.

Urge una solución para calmar a Carlota y al resto de los empleados.

Hace falta un gesto real.

Pero tampoco hay que volverse locos, ¿no?

Estamos todos un poco nerviosos.

Es probable que haya más dinero, ¿verdad?

Es posible, sí.

Ya sabes que esas cuentas son secretas y difíciles de investigar.

por algo se llaman paraísos fiscales.

¿Qué tal con Samuel?

Como reencontrarme conmigo hace 25 años.

Es una manera de volver a la adolescencia.

Y de ahí a revivir amores solo hay un paso.

Calla, calla, por favor. Es un producto nuevo.

Se llama el Cierratodo.

Es un producto capaz de cerrar cualquier cosa herméticamente.

Se me ha ocurrido

que tú podrías distribuirlo

en los sitios donde tú te mueves.

-No sé.

-Lo más seguro es que me vaya a Alemania.

-¿A Alemania? -Es un secreto.

No lo sabe nadie.

-Eso no se hace.

-No le va a hacer gracia que no se lo hayas dicho.

-Con estos poderes puede hacer lo que quiera

con las sociedades del señor Zabálburu.

-Las sociedades. -Son dos sociedades.

¿No lo sabía?

Sí, sí, sí, ahora lo recuerdo perfectamente.

-¿Procedemos al cambio de testaferro?

-No estoy seguro.

Hay nuevos datos que me obligan a recalcular,

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 51

Derecho a soñar - Capítulo 51

22 mar 2019

Julia empieza a ser consciente de que debe romper con su rol maternal hacia Luis y, aunque algo menos, también hacia Chema. Tendrá una oportunidad de oro cuando Luis le cuente sus planes de irse a trabajar al taller del Tuercas en Alemania. Por su parte, Jorge no lo está pasando mejor: la relación con Berta hace aguas y el caso de la semana, de implicaciones paterno-filiales, le removerá profundamente.

ver más sobre "Derecho a soñar - Capítulo 51" ver menos sobre "Derecho a soñar - Capítulo 51"
Programas completos (130)

Los últimos 132 programas de Derecho a soñar

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios