Derecho a soñar La 1

Derecho a soñar

Lunes a viernes a las 18.15 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5055078
No recomendado para menores de 7 años Derecho a soñar - Capítulo 43 - ver ahora
Transcripción completa

He visto tu estado de Face y...

que, bueno, que visto que... que ya no pone "soltera".

Bueno, que me dado cuenta de que...

de que solo necesitabas tiempo para darte cuenta

de lo que sentías por mí. ¿No?

-¿Cómo te digo?

No tiene nada que ver contigo.

Ya tengo las entradas para el teatro.

Te va a encantar.

¿Vosotras creéis que están juntos? Uy, ni idea, de verdad.

No era mi intención hacerte sentir incómoda con...

bueno, con esta gestión. No, no te preocupes.

Es parte de mi trabajo.

-Veo que no estás tan bravucona como ayer.

Teniendo en cuenta que eres una simple becaria,

deberías cuidar un poquito más cómo te expresas.

Te lo digo porque eres el último mono

y tu trabajo pasa por muchas manos.

-¿Por qué lloras?

-Por Daniel, que es que... O sea, ya no sé qué hacer.

¿Sabes? Va todo el rato contra mí, todo el rato.

Y es que no es solo él. Es que es todo el mundo.

Todo el mundo se sube a mi chepa porque me ven como frágil,

y yo no soy frágil.

-Quiero que no vuelva a operar en su vida.

Las otras mujeres han llegado a un acuerdo muy parecido al tuyo.

Si hubiesen denunciado en lugar de aceptar el dinero,

quizá me hubiesen ahorrado este sufrimiento a mí y a otras.

Tienes toda la razón. Ese tío es un carnicero.

Creo que si ofrece esa cantidad,

tenemos serias posibilidades de ganar.

Quiero ir hasta el final.

-Qué cara, qué porte...

Esto es una mujer.

Tú también tienes una cara riquísima.

Disculpa que no te he dicho nada al entrar.

Pero es que, verás, me recuerdas tanto a mi nieta...

Mira.

Tiene diez años.

-Es por tu hermana.

-¿Qué le pasa a mi hermana?

-Que siento que la estoy perdiendo, tío, y no sé qué hacer.

He pensado que, quizá, cambiando algo de mí, pues...

a lo mejor podría... Yo qué sé.

Pero no seas tonto. A Julia le gustas así, tal y como eres.

Que no, Luis, que eso era antes, tío.

Ella ha descubierto un mundo nuevo y le encanta,

pero yo no formo parte de ese mundo nuevo.

¿Qué te parece?

-No puedo verte, pero seguro que estás estupenda.

¿Qué es eso? ¿El qué, la crema?

Un tipo de barro de acción exfoliante.

No, lo de... lo de los ojos.

Ah. Bolsas de té, para las ojeras.

Pero si tú no tienes.

Por las bolsas de té.

Oye, ¿has notado lo del agua?

Sí. Me he tenido que volver a duchar con agua fría

porque has gastado toda el agua caliente.

No, no es eso, es peor. Se ha estropeado la caldera.

Pero si es buena, ¿no?

Ya ves. Lo malo es que ahora hay que comprar una nueva.

¿Y si llamamos a algún técnico o algo así?

Eso hice, y fue lo que me dijo, que hay que comprar una nueva.

Y son 300 euros.

¿Tú podrías?

Hombre, ahora mismo no, pero cobro el viernes, así que...

(Notificación de móvil)

¿Ya te está escribiendo tu amigo misterioso? Sí que madruga.

Mamá...

Ay, hija... Me cuentas tan poco que me pica la curiosidad.

Si me lo contaras directamente... Te conozco.

Cuanto más te cuente, más te querrás meter en mi vida.

Ay, hija, qué arisca.

Bueno, como te decía, el viernes te daré los 300, ¿vale?

Vale, gracias.

Aguantaremos duchándonos con agua fría hasta entonces.

Dicen que es bueno para la piel.

Adiós, mamá. Adiós, hija.

(Puerta cerrándose)

(Silbido de aprobación)

-Qué guapa te has puesto, ¿no?

¿Tienes algo especial? Qué va.

No te fijaste anoche, ¿no?

¿En qué?

En la joyita que te he comprado. (CARRASPEA)

¿Qué te parece? Una cafetera.

Tiene pinta de ser cara.

Es que no es cualquier cafetera, es la cafetera.

Si te fijas, tiene el tubito para hacer capuchino.

¿Eh?

Pero no te pierdas,

he comprado todas las variedades de café en cápsulas.

Por ejemplo, el Ristretto, que es corto, abrasivo,

pero con un sabor en la boca enérgico.

Ya. Y si no, ya por último,

nos queda el Decaffeinato Lungo,

que es el descafeinado suave de toda la vida,

pero que está hecho a base de granos

de la variedad de arábica de Kenia.

Bueno, muy bien. ¿Cómo te quedas?

Eh... Pero yo quiero un café con leche normal, que tengo prisa.

Un Soprano para la señorita para empezar el día con energía.

Claro que sí. Muy bien.

Y rapidita que es, ¿eh? Gracias.

Ajá. ¿Está rico? Muy rico.

Me voy, que tengo prisa. Bueno, eh...

¿Qué te parece si quedamos el jueves a cenar por ahí?

¿El jueves? Sí.

Así rompemos un poco con esta monotonía.

Eh... Vale. ¿Y adónde vamos?

Tú no te preocupes por eso, que yo lo tengo todo organizado.

Vale, genial. ¿Vale?

Que tengas un buen día. Igualmente.

-¿Qué está pasando aquí? Ayúdame.

¿Aquí qué ha pasado?

Pues nada, nada pasa, que me he puesto una faja.

Eso es lo que pasa. Pero ¿por qué?

Ay, José. Que mí me gusta mucho cómo eres.

Ya, pero lo necesito, porque últimamente estoy más gorda.

Estoy comiendo, con la ansiedad que vivo, como una loca.

Es por el estrés. A mí me pasa igual, no pasa nada.

Cariño, que a mí me gusta cómo eres. Tú no necesitas nada.

Me encantas. Ya.

¿Eh?

Sí, pero es a mí a la que le tengo que gustar.

(ÁLEX) Mamá.

Que... yo ya estoy. Ah.

Estás listo antes. ¿Qué pasa, tienes prisa?

Qué va, simplemente te lo digo para que sepas que estoy preparado.

Bien. Yo no, me quiero cambiar los zapatos.

¿Vale? -Venga. Calma.

¿Cómo va nuestro... tema?

-Bien, bien. -¿Y qué,

haciendo progresos ahí con el temita?

-Pues tengo una lista con todas las cosas que no le gustan de su novio.

-Toma, toma y toma. Muchas, ¿no?

-Bastantes.

-Bien. Por ahí, tío. Ese es mi chico, sí, señor.

-Me has hecho daño.

¿Qué ha pasado? -Cosas de chicos.

-Nada, nada. Nos vamos, ¿no? Sí.

Eh... Cris ya se ha ido, ¿no?, con la madre de... ¿Claudia?

Sí. Qué guapa estás, cariño.

Ay. Dame un beso, anda.

Venga. Buenos días.

Adiós. Nos vamos.

-Por fin.

(Sintonía "Derecho a soñar")

-Hola.

(Puerta cerrándose)

¿De qué habláis?

De la chica de las prótesis. Ah.

Bueno, ella se lo buscó, ¿no?

-Sin comentarios.

-Vamos.

¿Qué es eso? Un blanqueador dental, ¿no?

-¿Qué hace?

(Puerta cerrándose)

(Disparo de foto)

(Pasos acercándose)

Hola. -Hola.

Luis, el hermano de Julia, ¿verdad?

Sí. Hola. Hola.

Me iba a hacer un café. ¿Quieres?

Sí, uno solo, por favor.

Vale.

No te preocupes, que yo estoy harto ya de lidiar con la máquina esta.

Es un poco lío. Ya.

Eh... ¿Cómo lo quieres, largo?

Sí, gracias.

Y cógete más cápsulas si quieres, pero de estas, que son las mejores.

Yo también me las llevo cuando se me acaban en casa.

Ya tenía ganas de charlar contigo.

Gracias. Disculpa, ¿eh?

Es que he tenido una semana un poco de locos y no hemos coincidido.

A tu hermana la apreciamos mucho por aquí.

Ya, trabaja mucho.

Y muy bien.

Oye, eh...

Cualquier pregunta o algo que te surja,

no dudes en ir a mi despacho y consultármelo, ¿eh?

Si está en mi mano, te ayudaré encantado.

Porque tú eres jefazo aquí, ¿no?

Bueno, algo así.

Me ha comentado tu hermana

que estás usando tu propia moto para trabajar.

Sí, claro.

Bueno, pues... vamos a ver si arreglamos eso

y te damos un vehículo de empresa.

¿Sí? ¿Como un jefe?

No, hombre, pero la moto es parte esencial de tu trabajo y...

tenemos que ponértela nosotros.

Igual que a esta gente le ponemos ordenadores, material de oficina...

Buah, pues muchas gracias.

La verdad que la tengo bastante castigada.

Pues cuando quieras, ponte a mirar modelos

y escoge el que más te guste.

Ah, ¿la puedo elegir yo?

Sí, claro. Dentro de un presupuesto.

Además, me dijo Julia que tú...

estudiabas algo relacionado con el tema, así que...

Ajá. ¿Quién mejor para escoger la moto?

Buah, muchísimas gracias.

Hola. ¿Qué hacéis?

Aquí, conspirando contra ti.

Luis... ¿estás robando cápsulas delante de mí?

¿Eh? No, no, eh...

Le he dicho yo que se las puede llevar a casa.

Bueno, yo me voy que tengo que repartir.

Bueno, encantado.

Encantado. Muchísimas gracias.

Y mira eso que te he dicho, ¿eh?

Sí. Cuando encuentres la que te gusta,

me dices. Sí.

Hasta luego. Hasta luego.

Hola. Hola.

¿Qué te pasa?

¿La estás estrenando?

Te queda genial.

A ver, quedar bien, me queda bien, pero...

no puedo respirar.

Bueno, seguro que te acostumbras enseguida.

No sé, no sé. (RÍE)

¿Y a mí no me dices nada?

Hombre, estrenas también, ¿no?

¿No se nota? Te queda genial, pero genial.

Yo sé de uno que... también le va a costar.

(RÍE)

No sé yo.

(SUSPIRA) Oye,

tú tuviste problemas con la caldera, ¿no?

Sí. Bueno, a ver, suerte que lo pudimos solucionar,

porque ahora mismo no estamos para gastar.

Ya, es que 300 euros es un palo. ¿300?

Por favor, si como mínimo una caldera son 1000 euros...

¿Qué dices?

Pues mi madre me dijo que eran 300.

No, hombre. 300 debe de ser la... reparación.

¿No? La habré entendido mal.

Igual sí.

-Necesito las nóminas del mes pasado.

¿Para cuándo?

A lo largo de la mañana.

Vale.

Ángel, ya que te tengo aquí, aprovecho para...

¿Me puedes firmar aquí?

Y aquí.

Y aquí.

Vale. Muchas gracias.

Hasta luego.

¿Y no colabora? No.

He tenido que buscarla por mi propia cuenta.

Se llama Genoveva, pero todavía no he podido hablar con ella.

Buen trabajo.

Bueno será cuando haya dado con ella.

Pues vamos a trabajar, ¿no?

Estás más serio de lo normal. ¿Todo bien?

Sí.

Bueno...

No estoy en mi mejor momento, la verdad.

¿Quieres que te lo cuente?

Sí.

¿Seguro?

Ángel y Francisco me contaron toda la verdad

sobre los archivos que estaban en el ordenador de mi padre.

¿Los borrados? Sí.

Los han borrado ellos.

Para...

Para proteger a mi padre.

Pero para protegerlo, ¿de qué?

¿Qué es lo que hizo?

Estuvo...

Estuvo evadiendo dinero a paraísos fiscales.

Mucho dinero.

Si lo hubieran descubierto, hubiera ido a la cárcel seguro.

Lo peor no es enterarte de que tu padre ha cometido un delito,

sino darte cuenta de que no lo conocías,

de que todas esas lecciones de honestidad, de honradez...

eran mentira.

Te entiendo perfectamente.

Yo también tenía a mi madre idealizada.

Creía que era perfecta.

Pero en cuanto crecí, me di cuenta de que no lo era tanto.

Yo es que no me esperaba nada así de él.

Lamentablemente, nunca vas a saber por qué lo hizo.

Aunque todo lo que te ha llegado ha sido a través de...

Ángel y don Francisco.

¿Y qué más da?

No entiendo por qué querrían mentirme.

No ganarían nada con ello.

No. No, no quería decir eso, pero...

no sé, tú lo conocías mucho mejor que ellos.

Bueno, eso creía.

En todo caso, lo que haya hecho tu padre es su responsabilidad.

Si cometió algún delito o alguna irregularidad,

es él el que tiene que asumir la culpa, no tú.

Tú no eres tu padre.

¿Se puede?

Sí. Sí, claro, pasa.

Las nóminas que me pediste. Las nóminas...

eran solo una excusa...

para hablar contigo.

Quería pedirte perdón por no haberte contado lo de mis vacaciones.

No tienes por qué contarme nada.

Si no te lo conté es porque no son vacaciones.

Ya, pues... don Francisco las llamo así.

Quizá la llamo así para ser discreto,

pero ya te dije que era por motivos de salud.

Verás, hace unos días noté... (CARRASPEA)

...un peso en el pecho, así que decidí ir al médico.

¿Y qué te dijo? Nada.

Nada, no te preocupes. No era nada más que estrés.

Pero me dijo que tenía que bajar drásticamente mi volumen de trabajo.

Ya.

¿Y por qué no me lo dijiste cuando te propuse lo del fin de semana,

en lugar de inventarte una excusa sobre no sé qué?

Pues...

Pues imagino que no te lo dije por... por vergüenza.

Ya.

No querías parecer frágil

y que nadie dudase de que eres un abogado implacable, ¿no?

Algo así, sí.

Pues eso es una tontería.

No hay nada de malo en reconocer las debilidades.

Lo sé.

Lo sé, pero a veces se me olvida.

Oye, Alba, ¿te has...?

¿Te has hecho algo?

¿Algo? Sí.

Sí, estás... estás distinta, con...

con más presencia.

¿Es la camiseta? Top.

Es un top.

¿No te habrás operado?

¿Cuándo, en la pausa para el café?

¿Crees que se hace en media hora? Pues... no lo sé.

No lo sé, pero como ayer no estabas así, y yo...

Es que ayer no lo llevaba.

Ah. Es uno de esos sujetadores especiales, ¿no?

¿Te gusta?

Sí. Sí, sí, claro que me gusta, pero si te resultan aparatosos...

Vamos, que estás genial sin ese sujetador también.

O sea que no te gusta.

No. No, yo no he dicho eso.

Solo que estos sujetadores milagrosos, a mí...

Alba, estás genial al natural. No necesitas...

Claro. Tengo que trabajar.

¿Las nóminas te las dejo, me las llevo o qué hago?

¿Te has enfadado?

No.

(Pasos alejándose)

-Hola, Violeta, cariño. ¿Cómo estás?

¿Todo bien? Soy Mari Carmen.

Sí.

Oye, mira, que quería pedirte cita para el tratamiento de bótox.

Yo, cuanto antes, mejor.

Vale, genial.

Y llevó los 300 euros y se paga en el momento, ¿verdad?

¿Cómo?

Pero a mí me dijisteis que eran 300.

No, nadie me dijo que fuera una oferta temporal.

Ah, ¿sí? ¿No hacéis nada por menos de 500?

No me digas.

Pues me parece carísimo.

No, no me des cita entonces.

Llamaré a otras clínicas a ver si encuentro algo mejor de precio.

Bueno, lo intentaré.

Sí, ya, ya sé que vosotros sois una clínica seria,

por eso siempre os llamo vosotros, pero...

Es que 500 euros es carísimo.

¿Y... una rebajita por clienta habitual no me podrías hacer?

Bueno...

Sí, 400 euros ya me duele menos.

Está bien, dame cita entonces.

¿No esperamos a Julia?

Está liada hoy.

Pobre. La tienen explotada. Debería tener su pausa para comer.

Está ayudando a su hermano.

Con un trabajo de FP.

Si lo tiene que ayudar todos los días,

no le quedará tiempo ni para vivir.

¿Qué pasa, no tienes...? No tienes hambre, ¿no?

Sí, sí. Tengo hambre.

Lo que pasa es que... tengo que comer poco a poco.

¿Por? Bueno, porque...

¿Sabes? Con...

Con todo esto comprimido, no sé si me entra la comida.

¿Sabes?

Qué estúpidas somos.

¿Por qué? Preocupándonos por nuestro aspecto.

Si luego, total... nada.

Es por mí.

¿Qué pasa?

Nada.

¿Qué pasa? Dime.

Nada.

Pues que antes he ido al despacho de Ángel

y se ha fijado en mi nuevo...

Ajá. Y nada, dice que no lo necesito,

que es demasiado aparatoso.

¿De verdad?

Ah.

A veces me da la sensación de que me trata como si fuera una niña.

Y no lo soy.

No, no, claro que no, no eres una niña.

No. Oye, pero...

tú tienes derecho...

a ponerte lo que quieras,

aunque sea aparatoso.

¿Eh? ¿A ti también te parece aparatoso?

Eh...

A ver, no., cariño. Te queda superbién, ¿eh? Genial.

Gracias, Sofi.

Es que últimamente estoy como un poco insegura,

y creo que es por lo de las vacaciones.

Para una vez que tomo la iniciativa

y le digo que nos vayamos un par de días,

me dice que no sabe, que tiene que trabajar...

Y luego me entero de que se va de vacaciones.

Es para enfadarse, ¿no?

Eh... No. No hagas mucho caso.

Esto no... ¿No?

No.

Ya.

Mejor no le doy mucha importancia, ¿no?

Además, es que... que no son vacaciones, vacaciones.

Que se va por trabajo.

Ah.

Resulta que está muy estresado

y el médico le ha prescrito que se vaya un balneario.

A Euskadi o algo así.

Claro, a Euskadi. Muy bien.

Se va relajar mucho ahí, en Euskadi.

Lo que no entiendo es por qué me ha mentido.

Con lo poco que me gusta que me oculten cosas.

Bueno, a veces hay que...

ocultar cosas, ¿no?

No sé. Ah.

¿Otra vez el pollo al ajillo de tu ma...?

Uf.

¿Quieres probarlo?

¿Qué tal la vista, letrada? -Ay, qué susto me has dado.

Pues nada, si he venido solamente a hacer unos trámites.

Ajá.

Te has puesto muy elegante, ¿no?

Bueno, es que tengo que mantener el nivel

después de lo que me dijo tu contrincante.

¿Quién?

La abogada de la parte contraria.

Ah, Agustina. Sí.

Es verdad que te piropeó mucho, ¿no?

Sí.

Que a mí me gusta, pero hubo un momento que me pareció "too much".

Me pareció raro. Sí, bueno, ella es un poco rara.

Sí. No... No sé.

No me fío mucho.

¿Nos hacemos un "selfie"?

¿Aquí? Sí.

No sé. No me parece serio, ¿no?, hacerse aquí un "selfie".

Ya, pero me gustaría que mis seguidores viesen

que también trabajo, que no todo son vacaciones, zumos...

Ya... ¿No?

No sé, conmigo no cuentes.

¿Eh?

Hazte, haz que tu si quieres,.

Yo salgo fatal en las fotos. Oye, eres un rancio, ¿eh?

Perdóname, es que... Bueno, vale, que sí,

que tienes razón, que a lo mejor no es buena idea.

Por cierto, ¿le preguntaste a Julia

sobre los menús sin gluten del restaurante?

No, eh... se me ha olvidado.

Pues si quieres, dame el nombre del restaurante y ya me ocupo yo.

Si te digo el nombre del restaurante, no es una sorpresa.

Ya, pero es que si no, me quedo sin cenar.

Ya, bueno. Yo llamo, ¿vale?

Ahora, esta noche, en cuanto termine, me...

llamo y lo soluciono, ¿vale? Vale.

¿Estás bien?

Sí. Sí, ¿por? (RÍE)

No sé, porque te veo un poquito preocupado.

Sí, no sé, estoy bien, eh...

El juicio, me tiene preocupado. Ya.

Lo que te he dicho antes, no me fío de Agustina.

¿Quieres que me quede aquí para acompañarte?

No, no hace falta. No te preocupes.

A ver,

ya sé que mi ayuda tampoco es para tanto, pero...

Eh... No hace falta, de verdad. Muchas gracias.

Además, seguro que tienes mucho trabajo en el bufete.

Vale. No pasa nada, claro.

Y yo, encima, tengo que irme ya.

Hablamos luego. Vale, pues adiós.

Adiós.

Chao. Estás muy guapa.

Gracias.

-Nada, tío, esto no... no entra.

-Son casi igual que las de la oficina.

-Pues eso, casi igual.

Pero que no pasa nada, que aquí hay muchas variedades.

¿Tú quieres un cafelito?

-Qué va, yo con el Varianto que me he tomado...

"To" fuerte. Me ha destrozado.

-Claro, pero eso es normal, tío.

O sea, tiene una intensidad del diez y una acidez del ocho.

-Ah. -Claro.

¿No has notado así, como un sabor acidillo en el paladar?

-No, lo que he notado es una arcada.

-Bueno, pues te pongo uno más suave.

Este, que es el Vibranto,

que tiene el suave aroma de la jungla de Borneo.

-Paso. Casi que prefiero agua.

-Bueno, pues ya me lo pongo yo, tío.

Si tú no quieres un café con tanto cuerpo...

-Ah. -Pero esto no entra.

¿Qué? -Te hice las fotos del bufete.

No están muy bien, pero bueno. -A ver.

"Joe", cuñado, que est...

(CHASQUEA LA LENGUA) Están muy movidas.

-Un poco, pero ¿sirven para lo que quieres?

-Me puedo hacer una idea de cómo es la decoración,

todo vacío. -Todo vacío.

(DANIEL CHASQUEA LA LENGUA) Buah.

Para vacío, todo lo que dejado en la casa,

que he quitado ya los marcos con las fotos viejas que tenía.

-Ya. No, la verdad que...

está mucho más moderno todo esto. -Pero no sabes lo mejor, ¿eh?

-¿Qué?

¡Toma, toma, toma!

Sí, señor. ¿Y eso?

Qué guapo, ¿no?

-Y menos mal que está guapo, porque con lo que me ha costado...

Yo no recuerdo haberme gastado tanta pasta

desde la última boda que tuve en Alicante.

-¿Dónde la has pillado?

-En una tiendita del centro que tengo yo fichada.

No te creas que me han tratado bien. -No, ¿no?

-Bueno, el primero que me ha atendido,

de hecho me ha tratado fatal.

No sé si pensaba que yo iba a robar o yo que sé.

Cuando lo he comprado, me han dado ganas de volver,

restregarle la chaqueta en la cara y decirle: "Mira,

por idiota, te has perdido esta venta".

-Tendrías que haberlo hecho.

Esa peña va a comisión. Seguro que le hubiese dolido.

-Bueno, pero que me queda bien, ¿no?

-Te queda estupenda.

-Seguro que me queda mejor que al estirado ese.

-¿A quién? -Al pijo que curra con tu hermana.

-Ah, Jorge. He estado hablando hoy con él.

-Ah, ¿sí? ¿Y qué tal? Un pijo, ¿no?

-Sí, sí, un pijo de manual.

-Si yo otra cosa no, pero yo calo a la gente a la primera.

Sabes lo que te quiero decir, ¿no?

Francisco. -Ah.

Pasa. Pasa, pasa. A ver.

¿Qué tal, tienes lo nuestro? Sí.

Mira, lo tengo aquí.

Nada, un par de cositas. A ver.

Que no hay vuelo directo a las Islas Caimán,

que tiene que hacer una parada en... en Miami.

Bueno, pues ¿qué le vamos hacer?

Siéntate, siéntate. Eh...

No. Eh...

Sí, nada, tiene que hacer un trasbordo de dos horas,

solo. Bueno, tampoco es para tanto.

¿No? No.

Si quiere, también podría cambiar el vuelo.

Se lo voy a preguntar a... ¿Te encuentras bien?

Sí. Se lo voy a preguntar a Ángel.

¿También tienes reservado el hotel? Sí. Sí, sí.

Es el Caiman Palace, de George Town,

la capital de las Islas Caimán.

Perfecto todo. Un par de cosillas nada más.

Dime. Eh...

Me vas a reservar también un "tour" por las islas

y un trayecto en barco y otro en helicóptero.

En barco, muy bien.

¿Tienes otras cosas que hacer?

Oye, lo dejas todo porque esto es prioritario.

Sí, sí. No, no, no tengo nada más que hacer.

Bueno.

Solo es que estoy con una situación un poco incómoda.

Ah. Sí, porque...

la verdad es que no me gusta fingir a mis compañeras

la historia esta de las vacaciones y...

Ya. Ya, pero bueno, es tu trabajo.

Hombre, don Francisco, no, mi trabajo no es mentir.

Ya.

Bueno, pues nada, que ahora ya te he reservado el vuelo y el hotel

y lo gordo ya está hecho. Tranquila, tranquila.

Ya me encargo yo de lo demás.

Nada, solo tendrás que entrar en Internet.

Ya, ya eso... Ahí llego yo. De acuerdo.

Sí, sí. Y, eh... Pero ¿hay que hacerlo en inglés?

Sí. Sí, sí, sí.

O sea, tú has de poner en Google "Caiman Islands boat trip".

Nada más. Sí, ya.

En inglés, porque allí las páginas están en inglés,

en las Islas Caimán. Es que yo en Internet ya voy...

flojito, pero vamos, que del inglés, peor.

Ya. Bueno, pues mira.

Eh... Pero ¿seguro que hay que hacerlo en inglés?

Eh... Sí. Ay, venga, va, Francisco, mira, ya lo haré yo, tú.

Gracias, gracias. De nada. De verdad...

-¿En qué consiste la energía nuclear?

-Consiste en la energía que viene de las reacciones nucleares.

-Vale. ¿Qué tipo de reacciones?

-Fácil. Hay dos.

Eh... La fusión y otra que no me acuerdo.

-Tiene un nombre muy parecido, casi igual que "fusión".

-La fisión, Luis, fisión.

-Fisión. -Eso es.

-Fisión. -¿Qué tal va este?

-Yo, estupendamente voy. -Ya.

Oye, ¿queréis que os ponga algo de... de comer?

O de beber. -Sí, ¿no?

-Pan, yo quiero pan.

-¿Pan? ¿Solo?

Pero ¿por qué? No lo entiendo.

-No, o sea, me refiero a un bocata. -Ah, eso sí.

Además tengo salchichón que me traje del pueblo que es cosita fina.

-Vale. -Hazme a mí uno, ya que estás, anda.

-Dos bocatas para los señores.

-¿Dónde nos hemos quedado?

Sí, vale.

Entonces habíamos quedado que había dos tipos de reacciones,

que eran fusión y fisión.

Vale, pues dime, ¿en qué se diferencian?

-Ah, esta es muy fácil. Esta me la sé, no me la digas.

Eh...

Es cuando un núcleo de esos... -A ver, ¿núcleo de qué?

-De un átomo.

-Eso es.

-Se rompe... -Bien.

Se dividen. -Justo, se dividen, se dividen.

-Ajá. -Y ya está, y crean energía.

-Ya está. -Fácil.

-Qué suerte.

-Señoritos, los bocatas. -Qué bien.

-Muchas gracias. -Con sus zumitos.

-Qué buena pinta. -Has visto, ¿eh?

(CHASQUEA LA LENGUA)

¿Qué te has hecho?

¿Llevas gomina? -Sí, un poquito.

-Te queda fatal, ¿eh?

-Ah, muchas gracias.

¿Tú qué estás haciendo, tío?

¿Por qué meriendas así?

-No, es que se me había caído una rodaja de salchichón.

Ha sido simplemente por eso. No... No es que...

-Vale, vale.

¿Qué ha...? ¿Qué haces?

Tú, tú. Pero mira cómo te has puesto.

Te tendré que prestar una camiseta.

No sale si no lo pones en la lavadora.

-Que no, que no pasa nada.

Si ya ves, si esto se seca un poco...

-¿Cómo vas a ir con esa mancha a la calle? Piénsalo.

Te presto una camiseta, y el próximo día que me veas, me la devuelves.

-Bueno.

-La que has liado en un momento. -Flipas.

-¿Y Jorge sigue encargándose del caso es el del...?

-Sí, sigue con eso.

Ah, la parte contraria la lleva a una amiga tuya.

Agustina Montes. -Ya, ya lo sé, ya.

Vayamos a lo nuestro. Aquí tienes.

Harás escala en Miami.

Y el hotel, bueno, el mejor de George Town.

Aunque no será gran cosa.

Ya sabes, aquello es pequeño y la gente va a lo que va.

-Perfecto. -Ajá.

-Entonces, está todo listo ya, ¿no? -Sí, sí.

Bueno, falta un par de cosillas que se está encargando Sofía, pero...

-¿Pasa algo? -No. No te gires, no te gires, ¿eh?

Carlota, que no nos quita ojo.

-Ya.

Vayamos a tu despacho. -Eh...

Hay micrófonos.

-¿Crees que nos están espiando? -Sí, sí, sí.

Creo que sí. Vamos hacer como que no pasa nada

y que estamos muy a gusto.

-Bien. -Un ratito, hasta que se vayan.

Bueno, pues...

vamos a...

-¿A hablar? -Sí, un ratito,

como que todo está bien, todo es maravilloso, ¿vale?

-Ponme una cervecita, porfa. -¡Hombre!

Mira, me hace hasta ilusión verte. Últimamente no me frecuentas nada.

-Ya, es que he estado unos días en Ibiza

y ahora he estado hasta arriba con un caso.

-Sí, sí, si estas morenito, ¿eh?

-Sí, me lo están diciendo mucho.

-¿Quieres vaso? -No.

De la botella, como los valientes.

-¿Ya has estado arriba? -Ajá.

He tenido una reunión con Carlota, ¿sabes?

-Sí. Sí, sí.

-Quería aprovechar para ver a Berta,

pero se ve que está en el juzgado, y Jorge también, así que nada.

-O sea que soy tu tercera opción.

-No, mujer.

-¿Unas olivitas?

-Olivitas, como tú.

-Ajá, sí. Aceitunas.

-Gracias.

¿Sabes qué? Hay una cosa que no entiendo.

¿Por qué Berta sigue pasando de mí? ¿Qué tengo de malo?

No lo entiendo, de verdad.

A ver, soy guapo,

igual no una cosa loca, pero no estoy mal, ¿no?

Estoy en forma, más o menos, no tengo un gramo de grasa.

Tengo pasta, hago buenos regalos, soy un tío divertido,

estoy bueno... -Eso ya lo has dicho.

-Ya, porque es verdad.

-Ya. -Estoy bastante bien, ¿o no?

-Yo no digo que no,

pero es que a lo mejor resulta ese no es el problema, Rodrigo,

porque ¿sabes qué? El físico no lo es todo en esta vida.

-Que... O sea, ¿que no le gusto a Berta por mi carácter?

-No, no, yo no he dicho eso.

Además, yo a Berta no la conozco de nada.

Solo digo que si tú le has dejado claro a ella

que quieres estar con ella y ella te ha rechazado,

pues a lo mejor es que deberías aceptarlo y ya está.

-Pero eso es muy pesimista, Olivia. -No es pesimista, es realista.

No te queda otra que olvidarte de ella, Rodrigo.

-Pues mira, será realista, pero a mí me duele.

Igual no lo parece, pero yo soy un tío sensible.

Mira, fíjate si soy sensible

que el otro día me estaba haciendo un tatu

y tuve que decirle al que me lo estaba haciendo que parase.

-¿Por el dolor?

-Alucinas.

-A ver, enséñamelo.

-No, si al final no...

-Que me enseñes el tatuaje. -Si no...

-No, no, que digo que me enseñes el tatuaje.

-Bueno, vale. Bueno, vale.

-Pero si eso parece un pegote de alquitrán.

-¿Cómo un pegote de alquitrán? -No sé, eso no...

¿Qué es, un... un girasol o...?

-¿Un girasol? No, es un dragón.

No me voy a hacer un girasol. -No sé, tal y como está,

es que podría ser... no sé, cualquier cosa.

-Bueno, porque no está terminado, ya te lo he dicho.

-Pues si quieres, puedo acabártelo con henna.

-¿Con henna? -Ajá.

-Ah. Eso no duele, ¿no?

-No.

Aparte, se me da superbién hacer dragones de Komodo.

-Bueno.

Bueno, no sé.

Ya lo sé, pero para que su testimonio sea útil,

necesitamos que preste declaración.

Sí, pero debe entender que si no denuncia,

las malas prácticas van a seguir realizándose.

Sí, entiendo que no puede perder el trabajo,

menos en los tiempos que corren, pero solo le estoy...

Muy bien. Gracias por escucharme.

Nada, ¿no?

No, parece que no.

Oh.

¿Estás bien? No, no estoy bien.

Para nada.

La faja. Oh.

Es que me la quitaría ahora mismo.

Pero, Sofía, aquí, delante de todo el mundo...

Para presumir hay que sufrir. Ay, hija, pues que sufran otras,

porque yo, la verdad, no quiero sufrir, para nada.

Bueno, algún día, para una boda o lo que sea,

pero para diario, ni en broma.

Pues no creo que puedas devolverla. Está usada, Sofi.

No voy a devolverla. Si me la has regalado tú.

No sé, algún día la voy a utilizar.

Ay, el día que no quiera respirar...

Hasta luego. Adiós.

-Ay, per...

¿Has visto a Rodrigo? Se acaba de marchar.

Ay, menos mal.

Hola, Julia. ¿Qué tal? Hola.

Una cosa, tú te estás encargando de la cena con Jorge, ¿verdad?

¿La reserva de la cena de mañana?

Sí. Sí, es que es conmigo y...

Bueno, la cosa es que soy celíaca

y quiero saber si hay platos para mí,

porque es que si no, me quedo sin cenar.

Claro.

Es que mucha gente no se toma en serio esto de la celiaquía,

pero no poder tomar nada de gluten te condiciona un montón.

Ya, me imagino. Sí, a ver.

Yo creo que Jorge piensa que es una tontería

y no ha querido cargarte con esto

y por eso no te ha pedido que llames,

pero no es ninguna tontería.

No te preocupes. Es parte de mi trabajo.

A ver, que si quieres, me das el teléfono y llamo yo,

aunque... creo que era una sorpresa.

No, no, no, puedo encargarme yo.

Llamaré al restaurante y preguntaré si tienen menú...

Para celíacos.

Para celíacos, y si no, buscaré otra opción.

Vale.

Julia, gracias.

Me gusta mucho hablar contigo. Gracias.

De nada.

-Puede usted comenzar con su interrogatorio, letrado.

Con la venia, señoría.

Cuéntenos qué consecuencias tuvieron para usted

las intervenciones del doctor Villegas.

-Como se ve en las fotos,

mis pechos están llenos de cicatrices,

deformados

y además, mi...

mi pezón izquierdo está muy desviado.

Entonces, ¿son solo daños estéticos?

No.

También está dañado el conducto de la leche.

Si algún día soy madre, no podré dar el pecho a mi hijo.

¿Y está en sus planes ser madre?

Sí.

¿Tiene alguna otra secuela?

Desde que empezó todo esto,

he ido al psicólogo para recuperar mi autoestima.

Y tomo ansiolíticos; si no, no puedo dormir.

En algún momento,

¿el doctor Villegas o algún miembro de su clínica

le advirtió de los riesgos que entrañaba la intervención?

No.

Pero usted firmó el documento informativo que detallaba...

Sí, pero lo firmé una vez ya me habían operado.

¿Le dijo a usted el doctor Villegas Velasco

que era especialista en cirugía plástica?

-Disculpe, señoría. Se ha repetido ya muchas veces en este juicio

que no es obligatorio tener el título de especialista en Estética.

Cualquier cirujano puede hacer esta clase de operaciones.

-Sí, ha quedado claro,

y precisamente por esto, no hace falta que lo repita, letrada.

Le recuerdo que estamos en el turno de interrogatorio de su colega.

-Disculpe, señoría. No se preocupe, señoría.

Ya he terminado.

Pero me gustaría resaltar

que en el informe posterior a la intervención,

el cual obra en autos,

no se mencionan muchos de los daños que se infligieron a la demandante.

-Está bien.

Tras un breve receso, será el turno para la abogada de la defensa.

-¿Qué pasa? ¿Aún por aquí? ¿Todavía no te has escaqueado?

-Quería hablar contigo.

-Dime.

-Creo que esta conversación

la tendríamos que haber tenido hace un tiempo, cuando empecé,

porque desde el principio, me has estado tratando sin respeto,

aprovechándote de mi trabajo, cargándome los marrones,

y luego te has apuntado tú todos los tantos.

-No, tú flipas. No.

-No, no flipo. Es así.

Y lo sabes.

-Pero vamos a ver, Carol, si tú eres mi favorita,

si no tengo ojos para nadie más. -Pues no los tengas.

Que estoy harta de que me hables,

de que me lances pullas, de que te rías de mí.

-No sé, qué tía más sensible.

-Pues sí, soy sensible. ¿Qué pasa?

Mira, no quiero hablar contigo

de nada que no sea estrictamente profesional, ¿vale?

-Es que no lo entiendo, Carol.

Te he tratado siempre bien y pienso seguir haciendo lo mismo.

-No, por favor,

no quiero que me hables de nada que no sea de trabajo.

-No.

Vamos a ver, lo que no va a pasar

es que tú me digas a mí lo que yo tengo que hacer,

cómo te lo tengo que decir o lo que te tengo que decir.

Llevo mucho más tiempo que tú aquí,

y a mí las normas me las ponen los jefes, no las becarias,

que es lo que eres, que parece que a veces se te olvida.

Y becarias como tú las hay a patadas.

Así que si no te gusta lo que hay, puerta.

Seguro que no tardamos ni diez minutos en encontrar a otra.

Y por otro lado, sería menos rancia que tú y más agradecida.

-No sé ni para qué lo intento. -Eso mismo digo yo.

(AGUSTINA, TOSE Y CARRASPEA)

Ay...

(CONTINÚA TOSIENDO)

Ay, lo siento. Cada vez estoy más mayor.

-Por favor, letrada, comience. -Enseguida.

Hola, cielo.

Antes que nada, quiero que sepas que siento mucho lo que te ocurrió.

Señoría, se está refiriendo a mi cliente como "cielo".

Es cariñoso.

(JUEZA) Es impropio, letrada.

Llame a la testigo por su nombre o apellido.

-Está bien. El afecto me ciega.

Es que estoy tan preocupada por lo que le ha pasado...

Fue para usted muy traumática la primera operación, ¿verdad?

-Sí lo fue. Durante días no pude ni salir de la cama.

-Ah. ¿Por eso fue que se le pasó la fecha

de la revisión de la operación?

-No, yo fui a la revisión. -Sí,

pero una semana más tarde de lo que le indicó su médico,

como consta en este informe.

¿Qué le dijeron los doctores tras su operación?

¿Le dieron alguna medicación?

¿Le dijeron qué actividades tendría que evitar?

-Sí. Tomé las pastillas que me indicaron y también...

-Una de las órdenes de los médicos

fue evitar el contacto directo con el sol

y no realizar deportes bruscos

hasta un mes después de la operación.

¿Es así? -Sí, y lo cumplí.

-Oh. ¿Seguro que lo cumpliste, cielo?

-Letrada. -Ay, es que se me ha escapado.

Pero es que verá,

yo he visto una foto en... ¿Cómo se llama eso?

En el Face...

Es una red social, de esas que usáis los jóvenes.

Yo de eso no sé nada, pero esta es usted, ¿verdad?

Subida en una moto.

-Sí, pero solo me subí para hacerme la foto.

-Sí, teniendo en cuenta que esta moto

es de esas que van por los charcos, que suben a las rocas...

-Creo se llama motocrós, abogada.

Protesto, señoría. Es una foto privada.

-Bueno, mire, yo de eso no sé nada, pero por lo que me han asegurado,

su cliente colgó esa foto sin restricciones.

Está visible para todo el mundo.

Es como si hubiera pegado un cartel en la calle.

Señoría, la defensa argumenta

que los contratiempos surgidos tras la primera operación

se hubieran podido subsanar

si la paciente hubiera respetado el plan de recuperación prescrito.

Consideramos probado que esto no fue así.

-Con esto, levantamos la sesión por hoy.

-Así que te vas a las Islas Caimán, che.

-Ajá. -¿Vos sabés

que desde que jugás en la liga mayor,

me gustas más todavía?

-¿Tanto? -Bueno, tampoco te agrandes, ¿eh?

Que todavía te falta. Tenés que conocer a todos los jugadores.

-Precisamente de eso quería hablar. -¿Querías hablar o preguntarme?

-Las dos cosas.

-No sé por qué me da a mí...

Me juego a que va a ser más bien preguntas.

Vos sos muy preguntón, Ángel, ¿eh?

-Me gustaría saber quién está por encima de Fajardo.

-¿Francisco no te lo dijo? -No lo conoce.

-Bueno, no lo conoce, pero lo conoce.

-¿Qué quieres decir con eso?

-Resulta que Fajardo trabaja para un amigo mío,

y este amigo y Francisco se conocen,

pero hace años que se perdieron la pista.

Tu jefe hasta ahora solo trató con Fajardo,

y Fajardo va a caer.

-¿Cómo tienes tan claro que va a caer?

Porque si la comisión rogatoria descubre

el nombre de Francisco en las Caimán,

la fiscalía lo va a presionar y va a terminar vendiendo a Fajardo.

¿Eh? Y si no lo pillan a través de Francisco,

igualmente lo van a agarrar, porque lo tienen el punto de mira.

Y mi amigo está dispuesto a dejar caer a Fajardo.

-Bien. ¿Quién es ese amigo?

-No terminé todavía.

Y si Fajardo cae,

alguien tendrá que ocupar su lugar.

-Y muy probablemente será Francisco.

-O vos, Ángel, si sabés moverte bien.

Mi amigo me va a pedir... mi opinión

y me gustaría decirle que sos un buen fichaje,

pero hay que ver cómo se dan las cosas.

-Tú y yo hacemos muy buena pareja. Tendrías que venir a España.

-Pero acá está tu noviecita, ¿no? La hija del jefe.

Que, por cierto, ¿cómo vas con eso? ¿Ya la enamoraste?

-Sí. -¿Sí?

-Ajá. -Qué seguro te veo.

Pero ¿sabes una cosa?

Si vos querés meterte de lleno en este negocio, de verdad,

eso de conquistar a la hija del jefe ya no corre más.

Habría que buscar como nuevas fórmulas.

-Tú mandas.

Pero todavía no me has dicho quién es ese amigo tuyo.

-Los nombres no significan nada.

Para entrar en contacto con él, solo me necesitas a mí.

-Te necesito para eso... y para mucho más.

-A lo mejor algún día te lo presento si te sigues portando igual de bien.

¿Todo esto?

-He hecho unos pequeños cambios.

Está más moderna la casa ahora.

Te encanta. ¿O no?

-Necesito que vayas al juzgado

a entregar un documento de vital importancia.

Si no lo haces hoy, perderé el caso.

¿Podrás hacerlo?

Tienes poco más de media hora.

-No puede entrar.

-Necesito entregar esto. Es urgente, por favor.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 43

Derecho a soñar - Capítulo 43

12 mar 2019

El caso de Eva da un giro negativo al desvelarse que no siguió el protocolo de recuperación tras su operación. Julia se entera finalmente de que la cena que Jorge le mandó reservar será con Berta, a solas. No puede evitar sentir celos. Mientras tanto, Chema, también celoso, sigue intentando cuidar su imagen y la de su casa, para parecerse más a Jorge y al bufete en el que Julia trabaja. Luis conoce a Jorge quien, contra todo pronóstico, le cae bien. Álex sigue con su rocambolesco plan para seducir a Julia, pero las cosas no le van bien. Mientras tanto, Sofía sufre por no poder contarle la verdad a Alba sobre las “vacaciones” de Ángel. También sufre por su faja. Alba se viene abajo al ver que su nuevo sujetador no triunfa con Ángel. Carol reúne fuerzas para enfrentarse a Daniel y reprocharle su acoso. Pero no consigue nada. Maricarmen finge que la caldera está estropeada para conseguir de Alba dinero para una inyección de bótox. Rodrigo, al que Jorge sigue esquivando, se abre con Berta: no se explica que Berta le rechace.

ver más sobre "Derecho a soñar - Capítulo 43" ver menos sobre "Derecho a soñar - Capítulo 43"
Programas completos (52)

Los últimos 54 programas de Derecho a soñar

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 52 Completo 51:35 69% ayer
    Capítulo 52 ayer El caso sobre intercambio de niños da una espectacular vuelta de tuerca al descubrirse que el abogado de la parte contraria es Rodrigo, que en el juzgado vapulea sin piedad a Jorge, ya bastante maltratado ...
  • Nuevo Capítulo 51 Completo 51:45 73% pasado viernes
    Capítulo 51 pasado viernes Julia empieza a ser consciente de que debe romper con su rol maternal hacia Luis y, aunque algo menos, también hacia Chema. Tendrá una oportunidad de oro cuando Luis le cuente sus planes de irse a t...
  • Nuevo Capítulo 50 Completo 51:16 70% pasado jueves
    Capítulo 50 pasado jueves Berta y Jorge siguen conociéndose, pero a dos ritmos. Jorge lo pasa bien con ella, le gusta… Pero Berta ya publica en redes sociales que tienen una relación. Eso desatará su primera pe...
  • Nuevo Capítulo 49 Completo 51:54 73% pasado miércoles
    Capítulo 49 pasado miércoles Sofía decide tener la cita con su amigo Samuel, y después de dudarlo mucho, se lo dice a Jose. Francisco descubre que Jorge y Berta se han liado por un descuido de Daniel con su Feis. Jorge trabajar...
  • Nuevo Capítulo 48 Completo 51:41 72% pasado martes
    Capítulo 48 pasado martes Julia vive con Olivia pero se han calmado las tensiones con Chema, con el que quiere organizar un cumpleaños sorpresa. Chema y Luis disfrutan de una buena convivencia. En el trabajo Julia está plet&...
  • Capítulo 47 Completo 52:50 84% 18 mar 2019
    Capítulo 47 18 mar 2019 Carlota se enfrenta a un caso de violación de la intimidad que no está nada claro y requiere la ayuda informática de Charly para que investigue. Jorge sorprende a Julia encargándole un...
  • Capítulo 46 Completo 52:18 72% 15 mar 2019
    Capítulo 46 15 mar 2019 Julia decide trasladarse unos días a casa de Olivia para aclararse con sus sentimientos. En el fondo, le duele que Jorge esté con Berta. Ésta empieza a exponer su relación en las redes...
  • Capítulo 45 Completo 54:59 72% 14 mar 2019
    Capítulo 45 14 mar 2019 Julia, decepcionada con Luis, logra que la Jueza admita los documentos de la demanda de paternidad. Carlota despide a Luis, y Julia no hace nada por defenderle. Jorge gana el caso de Eva Esparza, pero no logra qu...
  • Capítulo 44 Completo 52:26 70% 13 mar 2019
    Capítulo 44 13 mar 2019 Ángel trabaja a destajo para dejar sus casos adelantados antes de su viaje a las Islas Caimán. Sofía lleva los preparativos del viaje con incomodidad, intuyendo algo turbio. Alba tambié...
  • Capítulo 43 Completo 53:03 72% 12 mar 2019
    Capítulo 43 12 mar 2019 El caso de Eva da un giro negativo al desvelarse que no siguió el protocolo de recuperación tras su operación. Julia se entera finalmente de que la cena que Jorge le mandó reservar ser...
  • Capítulo 42 Completo 54:57 72% 11 mar 2019
    Capítulo 42 11 mar 2019 En el bufete, Alba se entera de las supuestas vacaciones de Ángel; por otra parte, Carol vuelve a sentirse intimidada por Daniel. En el caso de negligencia médica que lleva Jorge, su clienta, Eva Es...
  • Capítulo 41 Completo 52:19 65% 08 mar 2019
    Capítulo 41 08 mar 2019 Un nuevo caso llega al bufete: Eva Esparza es una joven que se sometió a cirugía estética para aumentar el tamaño de sus pechos, pero una negligencia médica frustró su de...
  • Capítulo 40 Completo 51:34 68% 07 mar 2019
    Capítulo 40 07 mar 2019 Ángel y Alba intentarán disimular su romance en la oficina. Jorge logra convencer a Pilar, su cliente, de que llegue a un acuerdo extrajudicial con su hermano. Chema va a comer con Julia y Luis a do...
  • Capítulo 39 Completo 51:48 68% 06 mar 2019
    Capítulo 39 06 mar 2019 Es el día después de la obra de teatro de Carol y todos hablan de ello. Sofía tiene un mal día, la relación Jose pasa por un momento muy bajo por el tema del préstamo que...
  • Capítulo 38 Completo 51:41 70% 05 mar 2019
    Capítulo 38 05 mar 2019 Los problemas en casa de Sofía cada vez son más graves, ella termina arrastrándolos al trabajo y tras una serie de despistes Francisco la llama a su despacho. Jose tiene que decidir si invert...
  • Capítulo 37 Completo 51:44 79% 04 mar 2019
    Capítulo 37 04 mar 2019 Jorge está muy preocupado por lo que ha descubierto sobre su padre, no sabe qué pensar ni qué camino tomar. Entretanto continúa con el caso de inhabilitación que tiene entre man...
  • Capítulo 36 Completo 51:22 73% 01 mar 2019
    Capítulo 36 01 mar 2019 Julia es animada por su Coach a ser sincera consigo misma, sobre todo con respecto a la situación con Jorge. Ella acabará imponiendo a éste la necesaria separación entre lo personal y ...
  • Capítulo 35 Completo 51:54 72% 28 feb 2019
    Capítulo 35 28 feb 2019 Julia vuelve al trabajo después de unos días enferma. En el bufete finalmente se llega a un acuerdo entre las partes en el caso de los Álvarez de Medina, con una consecuencia inesperada para ...
  • Capítulo 34 Completo 51:50 83% 26 feb 2019
    Capítulo 34 26 feb 2019 Jorge deduce que muchos de los documentos borrados del ordenador de su padre están relacionados con Obrilservices, la empresa de Fajardo que está a punto de ser investigada por la Audiencia Nacional...
  • Capítulo 33 Completo 51:31 79% 25 feb 2019
    Capítulo 33 25 feb 2019 Luego de una cena de "reconciliación" con Jorge, Julia se confiesa con Olivia y ayuda a Sofía con los problemas que ella tiene en su casa con Jose. Berta y Carlota ayudan a pactar a su def...

Añadir comentario ↓

  1. juani

    muy divertida,me encanta que dure mucho tiempo

    13 mar 2019