Derecho a soñar La 1

Derecho a soñar

Lunes a viernes a las 18.15 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5041318
No recomendado para menores de 7 años Derecho a soñar - Capítulo 40 - ver ahora
Transcripción completa

Tu hermano y tú sois dos personas diferentes.

Haga lo que haga él, no tienes por qué sentirte responsable.

Ya, esa es la teoría,

pero luego, en la práctica, cuando recomiendas a alguien,

si no sale bien, te sientes responsable.

-¿Se puede saber quién eres y por qué no llamas antes de entrar?

-Soy Luis, el nuevo mensajero.

-Espero que te orientes mejor en la calle que en los despachos.

-He hablado con los vecinos y la cosa no pinta bien.

El otro día su padre se cayó por las escaleras.

¿Se cayó? Sí.

¿Le pasó algo? No. Solo que un vecino

tuvo que bajar porque ella no podía levantarlo.

-No tengo ningún problema en cuidar de mi padre.

Reconozco que hay días más complicados que otros, no lo niego.

¿Podrías levantar 93 kilos del suelo tú sola?

-No, claro que no. -Pues ya somos dos.

El cariño y el trato que le doy a mi padre

no lo encontrará en ningún lugar, porque soy su hija.

Le he contado a Jorge que soy abogada.

Vamos a brindar por la letrada Julia Rojas.

-Por mí, perfecto. Hemos llegado a un acuerdo.

¿Podrías hacerme una copia en este "pendrive"?

-¿Se puede saber para qué?

-Hazme la copia y se la enseño ya a Carlota.

-Este proyecto lo hemos hecho juntos y lo enseñaremos juntos.

(DANIEL) Aquí tienes la nueva web. (CARLOTA) Gracias.

-He optado por un diseño funcional con menús desplegables.

Es minimalista, más elegante que la anterior.

-En cuanto tenga un momento le echo un vistazo.

¿Todo bien con Jose? ¿Pasa algo?

No sé, no me escucha y, la verdad, estoy muy cansada.

Me pone de los nervios.

(JOSE) Adrián, te llamaba para decirte

que ya he hecho la transferencia.

25 000 euros.

He invitado a Ángel a cenar a casa.

¿Con tu madre? No, mi madre no está.

Tengo la casa solo para mí.

-Qué bien se está aquí.

Gracias.

¿Has puesto mucho café?

¿Está muy fuerte?

Sí, un poco.

Necesitamos la cafeína, ¿no?

Eso es cierto.

No hemos dormido casi nada.

No.

Si hoy no tuviéramos que ir a trabajar,

me pasaría el día entero así, contigo.

Yo también.

No me apetece nada ir a la ofi hoy.

¿Por qué no...?

¿Por qué no llamamos y decimos que nos hemos puesto enfermos?

¿Los dos?

No, no, claro que no.

De hecho, creo que...

Sería mejor que no fuéramos juntos.

Tengo que recoger antes de ducharme.

Cuando acabes, deja la taza en la pila, por favor.

Escucha, lo que quería decir

es que creo que es mejor que de momento no se sepa nada.

Ya sabes cómo son los rumores de oficina.

Claro. Estoy de acuerdo.

Bien. Pero son más de las 8:00

y tenemos que ponernos en marcha. Sí.

Tengo que ir a casa a cambiarme.

Alba.

Te lo decía en serio.

Me encantaría poder estar así todo el día.

Ojalá.

Me ha encantado la noche de hoy.

¿Estás listo? -Sí, sí, ya estoy.

¿Vas a ir con estos pelos?

¿Qué pasa?

No están mal.

Anda, péinate un poco. A ver, tampoco mucho,

pero al menos quítate la marca de la almohada.

Eso lo hace el casco de la moto.

Te deja niquelado, ni yendo a la pelu.

Bueno, tú verás.

-Oye, que no llegáis. Ya nos vamos.

¿Piensas ir con esos pelos a tu primer día de curro?

No te preocupes. Por lo visto ahora tiene cita con la moto.

-Te juro que funciona. Te deja niquelado.

-Oye, había pensado

en ir a buscarte al curro y celebrar lo de Luis

tomando algo.

Ajá, vale. ¿Sí?

-Venga.

Pero mejor buscamos otro sitio que esté bien.

En mi trabajo no hay mucho.

-Había pensado en la terraza de Olivia.

-Guay, así no hay que moverse. -Claro.

Vale, quedamos en mi trabajo.

Cuando terminéis, avisadme y así me escapo.

Yo te aviso. ¿Seguro?

Si no, lo dejamos para otro día. Que sí, me apetece mucho.

Puedes avisar a alguien de tu bufete,

a tu jefe, así lo conozco y le pongo cara.

Quita, que ya paso demasiadas horas con ellos.

Vale. Venga, que no llegáis. Nos vamos.

Venga, vamos.

Hasta luego.

(Se cierra la puerta)

(Sintonía "Derecho a soñar")

Perdona que te haya llamado con tan poca antelación.

-No pasa nada.

Prefería hablar contigo en persona en vez de por teléfono.

¿Seguro que no quieres tomar nada? Aquí mismo.

¿Un zumo, un café? No, gracias, acabo de desayunar.

Pilar,

quiero ser sincero contigo. Por favor.

Yo creo que si seguimos adelante con el juicio,

lo vamos a perder.

¿Por qué?

Según van las cosas, tengo la sensación

de que el juez estará de acuerdo con la parte contraria.

Pero tengo todas las cosas a mi favor.

He cuidado de mi padre, todo... Bueno.

Sin embargo, creo que podemos llegar a un acuerdo.

¿A un acuerdo? Sí.

Con todo lo que se dijo en el juzgado,

lo que he hablado contigo,

la información que hemos conseguido,

tengo la impresión de que es tu padre el responsable

de que no tengáis ayuda en casa.

Es él quien se niega a que nadie más lo cuide.

No, a mi padre lo que le pasa...

Pilar, no hace falta que disimules.

Soy tu abogado, no el de tu hermano.

Aquí puedes decir lo que piensas sin ningún problema.

Es que yo le prometí a mi padre...

Tranquila.

Recuerda que estoy sujeto al secreto profesional.

Lo que me cuentes no saldrá de aquí.

Le prometí que nunca lo abandonaría, que cuidaría de él.

Y es lo que has hecho

hasta que has podido. Y puedo.

Mira, a lo mejor me despides con lo que te voy a decir.

Estoy de acuerdo con tu hermano.

Tu padre necesita cuidados profesionales, Pilar.

No meteré a mi padre en una residencia.

¿Qué clase de hija haría eso? No lo meteré.

Ya has cumplido como hija con creces.

Y has cumplido tu promesa.

La situación en la que estáis os está sobrepasando.

¿Y qué es lo siguiente, que pase algo grave?

Que tu padre o tú os hagáis daño, eso sí que es una desgracia.

Y, sinceramente, no te lo puedes permitir.

Por mucho que quieras y lo hagas con tu mejor intención,

ya no puedes tú sola y no hay nada malo en eso.

No voy a dejarlo solo.

No.

No te digo que lo dejes solo.

Te pido que me dejes hablar con tu hermano

y negociar con su abogada algo intermedio.

Te prometo que encontraré una solución a todo esto.

¿Solución? No sé si hay solución. Pues déjame intentarlo.

Solo hablar, no tomes ninguna decisión sin contar conmigo.

Por supuesto, tienes la última palabra.

Pero tu hermano también debe hacerse cargo de este problema.

Es injusto lo que has aguantado estos años.

A lo mejor él puede hablar con tu padre y convencerlo.

Habla con él.

Gracias por la confianza.

-Me han dicho que ya estabas disponible.

-Sí, te iba a ver ahora. -Estamos conectados, está bien.

¿Tienes noticias del caso de Aguines?

-Sí, las tengo.

-¿Lograste hablar con él por teléfono?

-Siéntate.

Llamé a su agente

y al cabo de dos o tres horas me llamó él.

-Al final conseguiste hablar con el propio Jaime Aguines.

-No solo he hablado con él, he ido a su estudio.

Te llamé, pero no... -Tranquila, no te preocupes.

-Resulta que se acordaba de mi padre y no solo de mi padre,

se acordaba de mí y prefirió que nos viéramos en persona.

-¿Y has sacado algo en claro?

-Desde que me abrió la puerta lo entendí todo.

-¿Por qué? -Aguines sufre ELA.

-No. -Sabes lo que es, ¿no?

-Sí, bueno, más o menos, sí.

-Esclerosis lateral amiotrófica,

una enfermedad degenerativa neuromuscular.

Empieza afectando a las extremidades,

eso a grandes rasgos.

-Ahora lo entiendo.

-Imagínate lo que supone eso para un pintor.

Uno de los primeros síntomas es la descordinación de las manos.

-O sea, el cuadro era suyo.

-El cuadro es original, aunque no lo parezca.

-¿Cómo estás tan segura de que no te ha contado un cuento?

Puede ser que él tenga ELA,

pero también puede haberlo encargado a otro pintor.

-Dame un poco de crédito, Jesús. Estuve allí, vi los bocetos,

el estudio sobre el cuadro, todo. Estoy convencida de que es original.

-Él sigue pintando con su enfermedad.

-Él nunca ha dejado de pintar.

Desde que le diagnosticaron la enfermedad,

no ha vendido un cuadro, no ha hecho una exposición, nada.

-¿Y por qué ahora?

No lo entiendo. -Yo sí lo entiendo.

Quiere saber si es capaz, si puede hacerlo.

-Ya ves cómo le ha ido.

¿Has hablado con tu cliente?

-No, todavía no, lo tengo que llamar

y espero poder llegar a un acuerdo con él.

Porque Aguines está enfermo, es muy mayor.

Me gustaría ahorrarle un sobresalto como este, la verdad.

-La vida es muy rara, ahora igual incluso el cuadro vale más.

Es una de las últimas obras que ha hecho.

Lo ha hecho en esas condiciones tan terribles.

Eso lo hace especial.

A lo mejor le sale hasta bien a tu cliente.

Cuando peor esté de salud Aguines, mejor para el cuadro.

O no, a lo mejor el cuadro no vale un pimiento

y no le interesa a nadie.

-No lo sé, Jesús, habrá que verlo.

-Sí, sí, acabo de hacer el pago.

Ahora mismo. ¿Cuánto tardarán en fabricarlos?

Efectivamente, en cuanto se haga efectivo el pago,

¿cuánto tardarán?

50 000 unidades.

¿Solo?

Ah, perfecto.

Pues será cuestión de horas, porque, en realidad,

tenemos el mismo banco, así que será rápido.

Vale, muchísimas gracias.

Adelante, entonces.

Adrián.

Jose Manzana.

El del cierratodo universal, ese.

Acabo de hablar con la fábrica y ya he hecho la transferencia.

¿Qué te parece? Que estamos en marcha.

Sí, en una semana empieza la fabricación

y en dos semanas tenemos el producto.

¿Cómo lo ves? ¿Eh?

Ah, bueno, vale.

Te llamo en diez minutos. Vale, vale.

Pero que estamos en marcha, ¿eh? Hasta luego, te llamo.

-¿Y ahora dónde estás? -Ahora estoy entrando.

-¿Entrando ahora? ¿No era una fiesta de una nonagenaria?

"¿Cómo habéis tardado tanto?".

-Tendrá 90, pero tiene más marcha que tú y yo juntos.

"Menuda es". -¿Y qué te has puesto?

-Tu vestido. -"El nuevo".

¿Para esa fiesta? Pues habrás sido la sensación de la noche.

-Mira que eres idiota.

Seguro que eras lo más rico de toda la fiesta.

No me cabe la menor duda.

-Bueno, el cáterin estaba realmente bien.

"Tengo que enterarme de cómo se llama".

Es de estos para tener a mano. -"Ah, ¿sí?".

¿Comida de esta moderna o de la de verdad?

-Paco, es Segovia, ¿cómo va a ser? De verdad.

-Mira, si era buena comida, entérate.

Aquí siempre estamos buscando a alguien para las fiestas del bufete.

-Bueno, ¿tú qué tal?

-Bueno, aquí, en el despacho.

"Poca cosa". -¿Tienes un fin de semana liado?

-No, no, la verdad es que no.

El sábado, que iré a jugar pádel y, pues, no sé.

"¿Sigues ahí?". -Sí, sí.

-Pensé que se había cortado. Así que lo has pasado bien.

-Sí, muy bien.

Mi tía estaba muy contenta de vernos a todos.

-Me alegro mucho.

"Genial, genial, bueno, pues...".

Pues hablamos, ¿te parece?

-Paco, ¿cuándo nos vemos?

-No sé, esta semana la tengo...

-¿No decías que había poco movimiento?

-¿Qué? Bueno, sí, hoy.

Hoy, porque ha habido que suspender una reunión,

"pero el resto de la semana...". -¿Y si nos vemos el domingo?

Nos hacemos una escapadita.

-Venga, va, sí, vamos viendo.

"Conforme vaya yo solucionando asuntos"

te digo, ¿eh? -Ya, claro.

Vale.

Eh... Cuando puedas.

"Bueno, pues... Pues ya...".

Ya vemos. Un beso.

-Un beso.

-¿Y así quitaría la demanda? -Por completo.

Pero solo, y esto es imprescindible que quede claro,

si usted acepta que su padre ingrese en una clínica de su elección.

-A ver quién se lo dice.

-Él está dispuesto a hablar con él y a presentarlo como idea suya.

En eso no hay problema. Como tampoco lo hay en que usted

siga haciendo uso de la casa familiar de manera indefinida.

-No va a querer.

¿No podemos llegar a un acuerdo para que lo siga cuidando en casa?

Pilar,

tu padre va a necesitar especialistas dentro de nada.

La residencia es la mejor solución.

Ahora está bien y yo todavía tengo fuerza,

podemos aprovechar el tiempo que me queda.

Precisamente por eso te proponemos todo esto,

para que puedas disfrutarlo pasando con él tiempo de calidad.

No luchando día a día por darle unos cuidados

que cada vez serán más precarios.

A la residencia, ¿podré ir a verlo?

-Claro, no veo por qué no.

-¿Cada día?

-Eso dependerá de la residencia,

de los horarios que establezcan para las visitas, pero...

-Vale, acepto.

Es lo mejor.

Todos ganaréis en calidad de vida, ya verás.

-Su hermano quería hablar con usted, si le parece bien.

-Sí, claro, ¿aquí?

Sí, no habría ningún problema.

-Buenas.

-¿Qué tal, Charly? -Bien, bien.

Con los líos de siempre.

¿Y tú qué tal? ¿Mucho trabajo o estás más tranquila?

-¿Tranquila?

No sé ni lo que significa esa palabra.

Estoy hasta arriba como siempre. Hay días

que parece que se junta todo. -Ya, cómo odio esos días.

-Ah, y perdonad, pero todavía no he podido mirar lo vuestro.

-Eh... ¿Lo nuestro? -Sí, no he tenido ni un minuto.

-¿De qué estamos hablando, Carlota? Es que no...

Estoy un poco perdida, lo siento.

-Bueno, del diseño de la web, el que me habéis presentado.

-Ah, que te hemos presentado la web.

-Ayer.

-Y te lo ha dado Daniel. -Sí, en un "pendrive".

Ayer.

Pero todavía no he podido mirarlo.

-Claro, no te preocupes.

Cuando puedas nos dices algo.

-Sí, en cuanto tenga un minuto.

Me acabo de acordar de una cosa.

-Pili.

Pili, mírame, anda.

Siento muchísimo esto.

Tienes que creerme.

Llegar a esto contigo...

Pero conozco a papá

y nunca habría aceptado ir a una residencia por las buenas.

Lo sabes, ¿verdad?

-Sí.

-Así parece cosa de un juez, de los abogados.

Créeme que lo he hecho por él,

por nosotros.

Y sé que sabes que...

que no quería vender la casa.

Sé que nunca has pensado eso de verdad. No.

No querías defraudar a papá, como siempre.

Siempre has estado ahí para él,

sin importarte lo que sacrificabas al hacerlo.

Ya está bien, hermanita.

Ya puedes vivir.

-Manu.

Lo siento mucho.

Siento mucho todo lo que he dicho. Perdona.

-Nada, Pilar, nada. -Estaba tan rabiosa...

-Ya. -Perdóname.

(Se cierra la puerta)

¿Me has llamado? -Sí, sí, adelante.

El informe del que te hablé ayer. Échale un vistazo cuando puedas.

Y no hay prisa.

Puedes mirarlo en tu mesa, si quieres.

Pues si no necesitas nada más...

Nada más, eso es todo.

¿Cierro la puerta?

Por favor.

-Letrados.

Si me hacen el favor de acercarse...

Me he alegrado de ver que han logrado llegar a un acuerdo

que satisfaga a todas las partes. Muchas gracias.

Si la próxima vez

lograsen hacer esto antes de molestar a este tribunal

y ocupar la sala para nada más que para retrasar los casos

que sí son realmente importantes

y que sí merecen mi tiempo y mi atención,

se lo agradeceré de corazón.

Claro. No me hagan perder el tiempo.

Perdón, señoría.

Especialmente usted, letrada. -¿Yo?

-Desde que terminaste la carrera llevo diciéndote

que te muestres conciliadora en los comienzos de los procesos,

que tengas paciencia, pero nada, sigues empeñada en tu beligerancia.

Y es un error, Isabel, un error.

Fíjate el tiempo que hemos perdido con esta tontería.

En fin, tome nota, Leiva.

Y no vuelvan a molestar a este tribunal.

(Se abre y cierra la puerta)

¿Conoces al juez Quintana desde hace mucho tiempo?

-Sí, me conoce de toda la vida.

¿No te lo ha dicho tu socia? Qué raro.

¿Carlota? Pregúntale.

Pregúntale.

Carlota y yo tampoco es que tengamos una relación así...

Estoy convencida de que te lo contará encantada.

Bueno, le preguntaré.

-Vente a comer, anda.

Les va a encantar verte. -Otro día, ¿vale?

-Mañana.

-Mañana.

Sí, está previsto el juicio para las 13:00.

Exacto.

Gracias.

Muy bien.

Esto ya está. Voy a mirar lo del banco.

A ver si me han cambiado el recibo y lo han podido aplazar.

¿25?

¿25 000 cierratodo?

Ay, Dios, Jose, por favor.

Ah, no me lo puedo creer.

-Aquí tienes los últimos certificados que faltaban.

Échales un vistazo.

Comprueba que están en orden y me das el OK.

Y llamamos al notario para firmar. Pero ¿qué haces?

¿Qué haces?

-Quería chequear que todo estuviera bien.

-Pero no aquí, en casa.

-Está bien. Francisco, creo que estás exagerando un poco.

-¿Yo exagero? Y tú eres un ingenuo.

También tenemos que organizar el viaje con todo detalle.

Que no quede ni rastro.

Pero eso ya lo hablamos la semana que viene.

Lo más complicado será

lo de retrodatar la firma con el nuevo testaferro

y hacer como si yo no hubiera pasado por allí.

-No parece complicado.

-Mira, además de ingenuo, optimista. Eso me gusta.

-Será caro, sí, no te lo niego, pero complicado no.

-Ojalá tengas razón.

En asuntos de este tipo no me importa gastarme lo que sea.

-¿Y Fajardo?

-¿Por qué? ¿Qué hablas de Fajardo? ¿Por qué?

-Soy su abogado y creo que debería...

-No deberías, ni debes ni nada. Olvídate de Fajardo.

Soy yo tu cliente.

Eres mi abogado, ¿está claro?

Puede que tengas escrúpulos con esto y eso te honra,

como persona y como abogado, pero él lo tiene muy complicado.

Aunque quisieras, tal como veo las cosas en este momento,

no puedes hacer nada.

Bien sabe Dios que me gustaría ayudarlo, es amigo mío,

pero él mismo lo sabe: ayudarlo ahora es exponerse.

Fajardo está cogido por los huevos, está quemado.

Lo que debería hacer es llegar a un acuerdo con sus socios.

-¿Un acuerdo? -Sí, algún acuerdo, sí.

-Un acuerdo, ¿cómo qué? -De verdad que eres ingenuo.

Lo más básico de esto: si hablas...

-Hablando de hablar, ayer hubo un encuentro interesante

entre Fajardo y Jorge Leiva. Tranquilo, no pasó nada.

Como bien dices, a Fajardo no le conviene hablar

y Jorge pasa por un momento sentimental.

Está bastante afectado por la muerte de su padre.

Aunque...

-¿Quería saber sobre la muerte? ¿Preguntó sobre la muerte?

-No. ¿Debería yo saber algo sobre eso?

-Bueno, es que...

-¿Debería yo saber algo sobre la muerte de Felipe Leiva?

-No sé, ya no sé lo que es verdad ni lo que es mentira.

Tengo la cabeza como un bombo.

Cada noche a las 3:49 me despierto, ¿te lo puedes creer?

Pase lo que pase, todas las noches, no sé por qué, pero no falla.

En el móvil ahí están las 3:49. Y ahí tengo a Lourdes,

roncando a mi lado con la boca abierta,

que no hay manera, así no hay manera.

-Escúchame una cosa. -No, no, ¿tú me ves?

Me ves. Soy yo.

Soy yo. Lo único que pretendía era hacerle un favor a un amigo.

que estaba en apuros, solo quería eso.

¿Qué sé yo de matar?

Por amor de Dios, ¿cómo voy a matar yo a Felipe Leiva?

Lo más grande que he matado en mi vida ha sido un jabalí.

(MUJER) "La semana que viene hago escala en Madrid.

Tengo cinco horas y muchas, muchas ganas".

(FRANCISCO) También estaba Lourdes para decirme

que me lo había inventado, que lo había comprado.

De verdad, que... ni dormir ni creerme.

-Francisco, escúchame.

Está todo controlado.

¿Me oyes?

-Eso espero.

-Vamos a ver, ¿hay algo que no sea raro aquí?

Tienes una idea curiosa de lo que es raro.

El cilantro es bien normal, Luis. Sí, tienes razón.

Raro no, horrible. Si sabe todo a lo mismo.

-Como vais a discutir un rato, me voy a pedir un botellín.

¿Tú quieres? No, vuelvo luego al trabajo.

-Yo sí.

Tú también vuelves al trabajo y además coges la moto.

Vale, me pido un zumito de tomate, ¿te parece?

Pues mejor.

-También vais a discutir por esto, ¿no?

Va, ¿qué pido? Un zumo de tomate has dicho tú, ¿no?

Eh... Para mí una ensalada.

Vale.

-¿Qué te parece si tú y yo compartimos una pizza?

-No, también quiero una ensalada.

-¿Tú, una ensalada? ¿Desde cuándo? Estás de operación biquini, ¿no?

-Pero ¿tú eres tonto? Soy una persona que se cuida muchísimo.

-Claro, por eso desayunas unos bocatas de panceta

que no se los salta un torero. -Tú no entiendes nada.

El trabajo físico desgasta mucho.

Y necesita su dosis diaria de grasa. Eso es puro combustible.

Además, el ser humano es omnívoro, hay que comer de todo.

-Ya. -¿Ya está?

Hola.

Comiendo con la familia. Sí, sí, eh...

Chema, él es Jorge, eh...

Chema es mi... Soy su novio.

Hola. Encantado.

Supongo que no os descubro nada, pero Julia es una joya.

A mí me lo vas a contar,

que estoy enamorado de ella desde el colegio.

No sé qué haría sin ella en el bufete, estaría perdido, ¿verdad?

Ni yo tampoco, entonces.

Perdonad, que os debo de estar interrumpiendo.

Nada, eso, que sepáis que estamos contentos con ella

y que es más que una colaboradora, es mi mano derecha en el bufete.

Es que mi Julia vale mucho, pero ¿sabes lo que no entiendo?

Que esté conmigo, eso es un misterio.

Bueno, os dejo comer tranquilos. Encantado.

¿Adónde vas con tanta prisa? Quédate con nosotros a comer.

No, Jorge... seguro que tiene mucho lío.

Sí, hoy no puedo, otro día. Hecho.

Cuando acabe de comer, subo. Es viernes.

No hace falta que vuelvas.

Disfruta de tu familia y come tranquila.

No te preocupes, tenemos que acabar lo que...

Julia, de verdad.

Encantado de que me la robéis.

En realidad, quien nos la roba eres tú todos los días.

Nosotros recogemos sus pedazos cada noche.

(RÍE) ¿No?

Bueno, un placer. Igualmente. Queda pendiente.

Ir a comer juntos. Ah, sí.

Hecho. Hasta luego.

Hasta luego. -Hasta luego.

-Ahora sí que podemos pedir unas cañas, ¿no?

-Sí, por favor. Lo de la tarde libre iba para mí también, ¿no?

No. Lo siento, cariño, tienes que volver a trabajar.

Vaya. -El último mono siempre pringa,

cuñado. Bueno, ¿pides o qué?

Sí, pero ¿qué pido? Ahora tienes la tarde libre.

¿Te pido un botellín? No.

Qué bien, ¿eh?

Hola.

-Hola.

¿Cita romántica?

¿Cómo?

Las flores, que si son para una cita romántica.

No, no, ojalá.

Son para llevárselas a mi padre.

O sea que eres tú.

¿Cómo que soy yo? No te entiendo. Nada.

Vale, ahora ya te entiendo. ¿El qué?

Bueno, que siempre que le llevo flores,

me encuentro allí un ramo de margaritas frescas.

Sí.

Le gustaban mucho.

¿Sí?

Bueno, le gustaban todas las plantas en general.

¿No viste cómo tenía su casa?

Sí, sí, pero...

di por hecho que se las cuidaría alguien.

No, lo hacía él.

Creo que era una pasión que le venía de niño.

Quizá de mi madre, a ella también le gustaban mucho.

No, creo que era más bien de "El principito", del libro.

A mi padre le gustaba mucho ese libro.

Es más, fue el único libro que me leyó en mi vida.

Eso sí, me lo leyó muchas veces.

Últimamente tengo la sensación de que no...

de que no lo conocía.

Yo tenía una imagen que me había hecho de niño,

pero que en realidad no tiene nada que ver con cómo era él.

-Hola. Hola.

-Hola, Berta.

Disculpadme, pero tengo que irme.

Hasta luego. -Chao.

Adiós.

¿He interrumpido algo?

No, ¿por? No sé, estabais tan callados,

tan serios... No, no, estábamos hablando.

¿Y esas flores? ¿Son para mí?

Es broma, no te agobies, ¿eh?

Tampoco pasaría nada porque te regalase unas flores.

Me encantaría.

Estas son para mi padre. Ah, muy bien.

Pero...

Me encanta, gracias.

¿Vamos a tomar algo?

Vale. ¿Unas arepas?

Lo que tú quieras. ¿Sí?

Sí. Pues vamos.

Tú dirás, ¿adónde? ¿Para allá, para allá?

Para allá.

(Golpes en la puerta)

-¿Me buscabas? -Sí, pasa.

Quería hablar de la web. -¿Te ha gustado?

-Ahora, cuando estemos todos.

-¿Cómo, todos?

-Falta Charly, ¿no? -Ah, sí, Charly.

-¿Me buscabais? -Sí, pasa, Charly.

Cierra la puerta.

(Se cierra la puerta)

Quería felicitaros.

La web es una buena idea, un buen diseño.

Está muy bien, sobre todo teniendo en cuenta

el poco tiempo que habéis tenido para hacerla.

-Gracias.

-Perdona, Carlota, pero Daniel te ha entregado una versión que no es.

-Ah, ¿no? -Ah, ¿no?

-No, es un boceto.

He hecho una versión más actualizada.

De hecho, te la he traído aquí.

-Pero es la misma, ¿no? -Sí, mucho mejor.

-Eso espero, gracias. -A ti, Carlota.

Para nosotros lo... -No es definitivo,

porque lo tengo que consultar con los socios,

pero mi aprobación la tenéis.

-Cualquier cambio, lo que sea, ya sabes, aquí estoy.

-Nos dices y...

-Bueno.

Eso es todo.

-Oye, tu jefe es muy majete.

Sí, es muy buena persona. -Es un pijo, como todos aquí.

¿Qué?

-Los pijos también son buenas personas, Luis.

Además, Jorge no es nada pijo.

-Bueno, un poco pijete sí es. -Corta, que viene.

-¿Qué? ¿Está lejos? -No.

-Hola. Bueno, estamos hoy todos. -Hola.

-¿Es tu chico? Sí, Chema.

Berta. -Hola. Encantado.

-Encantada. ¿Qué tal? Él es Luis, mi hermano.

-¿Qué tal? -Encantada.

Él es Jorge. Sí, ya nos hemos presentado.

Por cierto, antes no te he preguntado.

¿Qué tal ha ido el juicio?

Bien. Ya te cuento el lunes, no te preocupes.

Ahora disfruta de tu tarde libre.

Bueno, que aproveche. -Muchas gracias. Igualmente.

Hasta luego. Hasta luego.

-Adiós. Hasta luego.

-Oye, ¿y si pedimos unas croquetas antes de que salga la comida?

Julia.

¿Eh? Si te apuntas a unas croquetas.

Sí, lo que queráis.

-La verdad, hacen buena pareja.

Son muy sencillos los dos. Me gusta para ella, ¿eh?

Sí.

Normal, no lo conozco mucho. ¿Qué quieres tomar?

-Y la dieta, ¿dónde la has dejado?

-Tú, es que no te enteras de nada, ¿verdad?

El sentido de la vida

es encontrar el equilibrio y no abusar de las dietas.

-Ah, claro.

El equilibrio entre el tocino y la morcilla, ¿no?

Oye, Chema está perfecto, no necesita ninguna dieta.

-Aprende, eso es amor, chaval.

-Amor ciego, ¿no?

(RÍE) -¿Te meto?

-Venga. -Te meto así un...

Dejad de hacer el bobo.

-Hola, cariño.

¿Has visto mis zapatillas? No las he visto.

Tú sabrás dónde están, son tuyas.

Bueno, bueno, ese genio.

¿Estás bien?

Bueno, estoy.

¿Quieres que hablemos?

No especialmente.

¿Y tú? No, no.

¿Te apetece que demos un paseo? ¿Un paseo?

Sí. ¿Ahora?

Ajá.

Jose.

Sí, hace muy buen día, podíamos aprovechar

para ir a una terraza y tomar algo, ¿no?

Pero ¿tú me ves? ¿Tú me estás viendo?

Estoy aquí con la ropa, Jose.

Si quieres ir a pasear, vete con los niños.

Precisamente lo hago

para que salgas un poco, para estar juntos,

hacer vida de pareja.

Lo del paseo con los niños, la verdad, me da igual.

De pareja, vida de pareja. Ajá. Claro.

¿Sabes lo que hacen las parejas?

Hablar, contarse las cosas, ¿eh?

Eh, espérate un momento, porque no sé de qué me hablas.

Ah, ¿no sabes de qué te hablo?

No. Ah.

Vale.

O sea, ¿tú recuerdas que quedamos que solucionaríamos los problemas

tú y yo juntos?

Eso es lo que hacemos, ¿no? Ah, ¿sí?

Claro. Seguro, ¿no? Es lo que hacemos.

Exacto. Muy bien.

Y entonces, ¿cuándo pensabas contarme

que has decidido tú solito invertir todo el préstamo en el cierratodo?

Eso te lo conté el otro día, cariño. Pero qué valor, ¿cuándo?

La noche que te ibas al teatro. Pero ¿qué dices?

Aquel día me dijiste no sé qué del "packaging"

y las unidades, pero nunca me dijiste que te ibas a gastar

todos nuestros ahorros en el cierratodo.

Por favor, me acordaría. Te dije

que iba a encargar 50 000 unidades. ¿50...?

No te preocupes. El negocio ya está hecho.

Jose, ¿tú te has vuelto loco? ¡50 000 unidades!

-Oye, ¿qué tal te han sentado las arepas?

Bien, ¿por? ¿A ti no? "So, so".

¿En qué andas?

¿No deberías estar celebrando que has cerrado un caso?

Debería, debería, pero...

Ángel estaba desbordado y me he ofrecido a echarle una mano.

¿De qué trata el caso en que estás?

Es un caso de una demanda por una cirugía estética mal hecha.

Ah.

Que las hay bien hechas. (RÍE)

No lo sé, pero esta ha sido un completo desastre.

Si quieres, te puedo ayudar.

Nos ha ido bien con este caso, ¿no? Ajá, por supuesto.

Encantado. Pero el lunes.

Ahora levántate y vámonos.

No quiero dejarte trabajando aquí un viernes por la tarde.

Tú ganas. Así me gusta.

¿Por qué no salimos esta noche y celebramos esta gran colaboración

sin precedentes en nuestra profesión?

¿Salir de copas? Sí, lo que quieras.

Podemos salir a bailar.

No sé. Te prometo que no hay nada mejor

para quitarse la oficina de encima.

¿A bailar, yo? Sí.

Por favor. (RÍE)

No bailo desde el colegio.

Y es que además me apetece estar en casa.

Llevo mucho tiempo sin estar solo

y quiero aprovechar antes de que vuelva Rodri.

Vale, bueno, pues otro día.

¿Por qué no te vienes?

¿Adónde? A casa.

Y cenamos algo.

Me queda una botella del vino que te gustó.

Si es por el vino sí, pero solo por eso, ¿eh?

Podemos ver una peli o simplemente charlar.

Echo de menos verte fuera de aquí

y esas conversaciones nuestras hasta las mil sin hablar de nada.

Sí, yo también, la verdad.

Bueno. Bueno, paso por casa primero

para ponerme algo más cómodo. Venga, ahí nos vemos.

Chao. Hasta ahora.

-Mi amor, entiendo lo que quieres decir.

Él no ha tenido la tarde libre como tú.

Que aprenda a ser responsable.

Mi amor.

Pobre chaval, menuda carita se le ha quedado.

Nada, chantaje emocional.

Si le toca trabajar, que trabaje.

¿Acaso te quejas cuando te debes quedar en el taller hasta tarde?

Ya, pero no es lo mismo. Yo trabajo de mi propio negocio.

Ah, esa va a ser la diferencia. Pues lo es.

Y bien grande es la diferencia.

A ver si te crees que todos tenemos un jefe

que nos da la tarde así porque sí a todos.

A lo mejor es porque me la he ganado.

Eso seguro.

Oye, y la tal Berta,

es muy mona y parece que tiene mucha química con tu jefe, ¿no?

Se conocen desde hace años, estudiaron juntos.

Ah, ¿sí? ¿Y no son novios ni salen juntos?

No, no, qué va.

Solo son amigos y ahora, compañeros de trabajo.

Ajá. Pero es cuestión de tiempo que estén juntos.

He notado por ahí... Chema, no digas tonterías.

No sé por qué das por hecho que una chica, porque sea guapa,

tiene que querer liarse con el primero que se le cruza.

Es que no he dicho eso, mi vida.

Solamente he dicho que harían buena pareja juntos, nada más.

No te pongas así, es un comentario sin más.

Estás más rara esta tarde...

¿Rara, yo? No.

Estoy cansada, Chema, es viernes.

Bueno, pues descansa en el sofá.

¿Vale.

Ah, gracias.

Te echas una siestecita, te levantas como nueva

y nos vamos a cenar por ahí.

Ay, ¿te importa si nos quedamos en casa?

¿Por qué me va a importar? Con estar contigo me basta.

Ay, eres un sol.

Bueno, tú descansa, ¿vale? Yo me voy a bajar

a comprar algo para hacer una cena bien rica.

Ay, por mí no lo hagas. Podemos pedir algo por teléfono.

Ni hablar, tú déjame a mí. Descansa.

Julia.

Estamos bien, ¿verdad?

Sí, muy bien.

Yo me alegro de que tu jefe sea un tío

así de majo, y que no se vuelva a repetir lo del supermercado.

Sí, Jorge es un caballero.

Un caballero, eh...

Bueno, me bajo a comprar.

Intentaré no hacer ruido al entrar, ¿vale?

Vale.

(Se cierra la puerta)

-Que no, ese era Cornide.

¿Seguro? Que sí.

Al que atropellaron fue a Cornide.

¿No fue Xavi?

No. ¿No recuerdas que Xavi estaba detrás con Begoña?

Es verdad, Xavi y Begoña.

Sí. Qué fuerte.

Cornide fue el que nos dijo: "Voy a cruzar sin mirar".

¿Te acuerdas?

Y lo atropelló una escúter o...

Hay que ser tonto, vamos, no me digas.

Ay.

Se pegó una leche...

Y el muy imbécil se reía.

Ay, vaya amigos.

¿Qué pasa?

Era todo tan fácil en aquella época...

Bueno, sería para ti.

Para mí los 20 fueron...

bastante intensos.

Ya. Demasiado.

No sé, yo pensaba que...

con esta edad iba a estar casada,

con hijos, con mis perros, con mi marido enamoradísima.

Ay, Dios mío, ¿qué he hecho con mi vida?

Pero si te va muy bien.

Me podría ir mejor.

Me iba mejor.

¿Echas de menos a Gonzalo? Un poco.

¿Un poco mucho o un poco una barbaridad?

Pues es que... no me lo esperaba.

De Gonzalo no.

Y sí, la verdad es que estoy un poco triste.

Se pasa. Ajá.

Aunque te parezca imposible, se acaba pasando siempre.

Ya lo sé.

Lo que pasa es que me ha pillado muy de sorpresa.

Solamente ha habido una vez

en mi vida que me haya dolido tanto una separación.

Cuando te fuiste a Estados Unidos.

Sí.

Se me rompió el corazón completamente.

Lo siento. No, no, además...

tenías que hacer lo que tenías que hacer, éramos unos críos.

Pero yo me quedé como...

como en pausa durante mucho tiempo.

Parece que fue hace siglos, ¿eh?

No.

No parece que fue hace siglos.

¿No te parece? No.

Hay cosas que no han cambiado tanto,

que parece que fue como si fuese ayer.

De hecho, no han cambiado nada de nada.

-¡Pero bueno! El mago de los tribunales.

¿Cómo estás? ¿Cómo estás?

¿Qué tal llegaste a casa? -Bien.

Mi compañera estaba dormida, así que me metí en la cama.

Mejor, así no tuviste que dar explicaciones.

Se las daré cuando vengas a visitarme.

¿Qué tal todo? ¿Cómo está Berta? ¿Cómo que Berta?

-Hacía que no me ponía una corbata

desde que fui a declarar ante el juez de menores.

-Yo trataría de no comentar eso en tu nuevo curro, ¿eh?

Nos han dado un caso de negligencia médica.

¿Me ayudarías a llevar la defensa? ¿Yo?

Eres abogada, ¿no?

-Apuesto lo que queráis a que en una hora y media lo tengo hecho.

-A ver si haces magia con ese también.

Estudios no tienes, pero hablar sabes, ¿no?

-¿Salimos a la calle y te enseño los estudios que tengo?

(MUJER) Asimetrías entre los pechos.

Ni siquiera sé si podré dar el pecho cuando tenga un bebé.

-En la clínica todos sienten culpa, por eso le ofrecen a la nena

5000 euros.

Me parece poco.

Hombre, depende de para quién.

-Don Francisco Zabálburu Eguía

confiere el siguiente poder a don Ángel Belinchón

para que en su nombre y representación

ejecute en las islas Caimán sin limitación alguna

cuanto proceda en el ejercicio de este poder.

¿Qué tal el fin de semana? Bien.

Volví al hipódromo.

Huy. ¿Qué pasa?

Ha quitado del estado que está soltera.

La última foto que subió es en la hípica

y pone de título un corazón. Está empezando algo con alguien.

¿Y si en lugar de vernos a escondidas

nos vamos un par de días por ahí? Este fin de semana o el siguiente.

Necesito que me organices un viaje a las islas Caimán.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 40

Derecho a soñar - Capítulo 40

07 mar 2019

Ángel y Alba intentarán disimular su romance en la oficina. Jorge logra convencer a Pilar, su cliente, de que llegue a un acuerdo extrajudicial con su hermano. Chema va a comer con Julia y Luis a donde Olivia y conoce a Jorge. Carlota expone a Daniel frente a Charly, que se saca un as de la manga. Sofía descubre que Jose se ha gastado todo el dinero del préstamo aunque decidieron que no iba a hacerlo. Maricarmen no logra quedar con Francisco, que le da largas como de costumbre.

ver más sobre "Derecho a soñar - Capítulo 40" ver menos sobre "Derecho a soñar - Capítulo 40"
Programas completos (52)

Los últimos 54 programas de Derecho a soñar

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 52 Completo 51:35 69% ayer
    Capítulo 52 ayer El caso sobre intercambio de niños da una espectacular vuelta de tuerca al descubrirse que el abogado de la parte contraria es Rodrigo, que en el juzgado vapulea sin piedad a Jorge, ya bastante maltratado ...
  • Nuevo Capítulo 51 Completo 51:45 73% pasado viernes
    Capítulo 51 pasado viernes Julia empieza a ser consciente de que debe romper con su rol maternal hacia Luis y, aunque algo menos, también hacia Chema. Tendrá una oportunidad de oro cuando Luis le cuente sus planes de irse a t...
  • Nuevo Capítulo 50 Completo 51:16 70% pasado jueves
    Capítulo 50 pasado jueves Berta y Jorge siguen conociéndose, pero a dos ritmos. Jorge lo pasa bien con ella, le gusta… Pero Berta ya publica en redes sociales que tienen una relación. Eso desatará su primera pe...
  • Nuevo Capítulo 49 Completo 51:54 73% pasado miércoles
    Capítulo 49 pasado miércoles Sofía decide tener la cita con su amigo Samuel, y después de dudarlo mucho, se lo dice a Jose. Francisco descubre que Jorge y Berta se han liado por un descuido de Daniel con su Feis. Jorge trabajar...
  • Nuevo Capítulo 48 Completo 51:41 72% pasado martes
    Capítulo 48 pasado martes Julia vive con Olivia pero se han calmado las tensiones con Chema, con el que quiere organizar un cumpleaños sorpresa. Chema y Luis disfrutan de una buena convivencia. En el trabajo Julia está plet&...
  • Capítulo 47 Completo 52:50 84% 18 mar 2019
    Capítulo 47 18 mar 2019 Carlota se enfrenta a un caso de violación de la intimidad que no está nada claro y requiere la ayuda informática de Charly para que investigue. Jorge sorprende a Julia encargándole un...
  • Capítulo 46 Completo 52:18 72% 15 mar 2019
    Capítulo 46 15 mar 2019 Julia decide trasladarse unos días a casa de Olivia para aclararse con sus sentimientos. En el fondo, le duele que Jorge esté con Berta. Ésta empieza a exponer su relación en las redes...
  • Capítulo 45 Completo 54:59 72% 14 mar 2019
    Capítulo 45 14 mar 2019 Julia, decepcionada con Luis, logra que la Jueza admita los documentos de la demanda de paternidad. Carlota despide a Luis, y Julia no hace nada por defenderle. Jorge gana el caso de Eva Esparza, pero no logra qu...
  • Capítulo 44 Completo 52:26 70% 13 mar 2019
    Capítulo 44 13 mar 2019 Ángel trabaja a destajo para dejar sus casos adelantados antes de su viaje a las Islas Caimán. Sofía lleva los preparativos del viaje con incomodidad, intuyendo algo turbio. Alba tambié...
  • Capítulo 43 Completo 53:03 72% 12 mar 2019
    Capítulo 43 12 mar 2019 El caso de Eva da un giro negativo al desvelarse que no siguió el protocolo de recuperación tras su operación. Julia se entera finalmente de que la cena que Jorge le mandó reservar ser...
  • Capítulo 42 Completo 54:57 72% 11 mar 2019
    Capítulo 42 11 mar 2019 En el bufete, Alba se entera de las supuestas vacaciones de Ángel; por otra parte, Carol vuelve a sentirse intimidada por Daniel. En el caso de negligencia médica que lleva Jorge, su clienta, Eva Es...
  • Capítulo 41 Completo 52:19 65% 08 mar 2019
    Capítulo 41 08 mar 2019 Un nuevo caso llega al bufete: Eva Esparza es una joven que se sometió a cirugía estética para aumentar el tamaño de sus pechos, pero una negligencia médica frustró su de...
  • Capítulo 40 Completo 51:34 68% 07 mar 2019
    Capítulo 40 07 mar 2019 Ángel y Alba intentarán disimular su romance en la oficina. Jorge logra convencer a Pilar, su cliente, de que llegue a un acuerdo extrajudicial con su hermano. Chema va a comer con Julia y Luis a do...
  • Capítulo 39 Completo 51:48 68% 06 mar 2019
    Capítulo 39 06 mar 2019 Es el día después de la obra de teatro de Carol y todos hablan de ello. Sofía tiene un mal día, la relación Jose pasa por un momento muy bajo por el tema del préstamo que...
  • Capítulo 38 Completo 51:41 70% 05 mar 2019
    Capítulo 38 05 mar 2019 Los problemas en casa de Sofía cada vez son más graves, ella termina arrastrándolos al trabajo y tras una serie de despistes Francisco la llama a su despacho. Jose tiene que decidir si invert...
  • Capítulo 37 Completo 51:44 79% 04 mar 2019
    Capítulo 37 04 mar 2019 Jorge está muy preocupado por lo que ha descubierto sobre su padre, no sabe qué pensar ni qué camino tomar. Entretanto continúa con el caso de inhabilitación que tiene entre man...
  • Capítulo 36 Completo 51:22 73% 01 mar 2019
    Capítulo 36 01 mar 2019 Julia es animada por su Coach a ser sincera consigo misma, sobre todo con respecto a la situación con Jorge. Ella acabará imponiendo a éste la necesaria separación entre lo personal y ...
  • Capítulo 35 Completo 51:54 72% 28 feb 2019
    Capítulo 35 28 feb 2019 Julia vuelve al trabajo después de unos días enferma. En el bufete finalmente se llega a un acuerdo entre las partes en el caso de los Álvarez de Medina, con una consecuencia inesperada para ...
  • Capítulo 34 Completo 51:50 83% 26 feb 2019
    Capítulo 34 26 feb 2019 Jorge deduce que muchos de los documentos borrados del ordenador de su padre están relacionados con Obrilservices, la empresa de Fajardo que está a punto de ser investigada por la Audiencia Nacional...
  • Capítulo 33 Completo 51:31 79% 25 feb 2019
    Capítulo 33 25 feb 2019 Luego de una cena de "reconciliación" con Jorge, Julia se confiesa con Olivia y ayuda a Sofía con los problemas que ella tiene en su casa con Jose. Berta y Carlota ayudan a pactar a su def...